Situación Actual
12º-19º
14 septiembre ➟ luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Gracias a todos pj destacado
Gracias a todos Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

¡Malvados renacuajos de las alcantarillas! |Priv. Alex L. Dyer

Joahnne Herondale el Mar Jun 11, 2019 5:13 am

¡Malvados renacuajos de las alcantarillas! |Priv. Alex L. Dyer LZbtYh9

¿Dónde está? ¿Dónde estás? ¡Mal… malvados renacuajos de las alcantarillas! — exclamó  Joahnne desesperada mientras daba vueltas por medio de la acera. Su insulto había cambiado el rumbo cuando una señora pasaba con su bebé —quién estaba más atento que todos los que la rodeaban—. No iba a fomentar una actitud irrespetuosa en un pequeño, sería mucha culpa a la cual afrontar en un futuro próximo. —Móvil precioso de la vida aparece frente a mí, sabes que no puedo costear otro. Te amo lo suficiente para no dejarte ir. — siguió con su delirio mientras caminaba de un lado hacia otro.

¿Dónde se encontraba? En pleno Londres dando vueltas y de una forma un tanto desastrosa. Hacia solo unos minutos había decidido que estaría bien volver al refugio pero antes quería sacarle una foto a un perrito precioso que era callejero pero aun así seguía siendo precioso, podía jurar que Saoirse mandaría muchos emojis de corazones. O eso pensaba. Y eso era lo que quería hacer hasta que al tantear los bolsillos de su jean se dio cuenta que no tenía nada. ¡Nada de nada! ¡El móvil desaparecido!

¿Dónde lo había perdido? ¡Era imposible! Si había estado en aquella cafetería tomando un chocolate caliente mientras comía de a poquito un cupcake. Hay que admitir que quién lo había cocinado tenía bendecidas sus manos porque la delicia que había consumido hacía que quisiera volver a probar otro. ¡Tal vez el de arándanos!

Vamos, yo sé que estas por algún lado. — murmuró volviendo a pisar sus propios pasos. Estaba intentando volver a la cafetería que había dejado unas cuadras atrás. Tal vez entre los cojines del sofá se escondía el móvil para jugarle una mala pasada.

Llegó y no encontró nada. Preguntó en la barra y nada. ¡Nada de nada!

No puede ser. — se detuvo en seco. —Me robaron. — concluyó con dos palabras hasta que un grito salió despavorido de su garganta. — ¡Me robaron! — le gritó a uno de los empleados de la cafetería que la veía como si le hubiese saltado un tornillo debajo de toda esa cabellera pelinegra.

Esa era su suerte. Una muy mala.

Tenía cosas importantes ahí, demasiadas que ya ni recordaba cuales.

¿Qué hago? ¿Qué hago? — imploró a los cielos mientras dramatizaba como nunca antes.

Tal vez llamar a tu móvil ¿No? Le dices que tienes cosas importantes. — acotó el empleado que enarcaba una ceja. No le pagan lo suficiente, debería quejarse.

¡Sí! ¡Eso! ¡Eso! ¡Muchas gracias Henry! — gritó viendo la placa de metal que llevaba su nombre, otro poco, mientras intentaba salir del establecimiento. A los segundos volvió con las mejillas rozagantes. — ¿Me prestas tu móvil para llamarme? — sonrió apenada con el volumen de su voz más bajo para no aturdir a nada.

El chico sacó de su mandil su móvil. —Cinco minutos y sentada aquí. — le ordenó como si fuese una niña pequeña. Joahnne solo dijo un “gracias” y marcó su propio número.

¡Por favor devuélvemelo tengo todas las cosas de la universidad! ¡Te lo suplico! ¡Está bien! ¡Te estoy mintiendo! No tengo nada de la universidad pero sí cosas muy importantes ¡Por favor lo quiero devuelta! — si no quería llamar la atención de los otros clientes, ahora si lo había hecho. El empleado negó con la cabeza. ¡Pediría un aumento!
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : ¡Malvados renacuajos de las alcantarillas! |Priv. Alex L. Dyer Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 12.701
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 177
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Alexandra L. Dyer el Miér Jun 26, 2019 6:44 pm


¿Adivinad quién trabajaba aquella mañana a pesar de que esa misma noche también trabajaba desde las diez hasta las seis de la mañana? ¡Bingo! Alexandra Desgraciada Dyer. Vale, su segundo nombre no era Desgraciada, pero podría ir a cambiárselo al registro perfectamente, porque eso era lo que había sentido que era cuando su despertador sonó a las ocho de la mañana.

Cuando la ascendieron le dijeron que le pagarían más, que no tendría que poner copas todas las noches y eh, eso sonaba a maravilla, pero no le dijeron que tendría que encargarse de otro tipo de tareas como la de hacer entrevistas para contratar camareras nuevas. UF.

Aquel era el día de las entrevistas, más concretamente empezaban a las diez de la mañana y terminaban a las dos del medio día. No era la primera vez que hacía entrevistas a jóvenes que buscaban trabajo, era la tercera vez, y de verdad que se había encontrado a cada uno que le daban ganas de salir corriendo.

Mucha gente pensaba que trabajar en una discoteca sería como estar todo el rato de fiesta con barra libre, pero nada más lejos de la realidad, era un trabajo bastante duro y del que acababas agotada y llegando a tu casa a las siete de la mañana, justo cuando el resto del mundo empieza su día. Precisamente por eso ahora Alex estaba buscando personal nuevo para la discoteca, porque habían despedido a una de las camareras por beber durante el trabajo y estar de fiesta.

Muy bien, pues ya te llamaremos, ¿vale? —le dijo con una sonrisa a la última candidata. Spoiler: no la iban a llamar.

Había entrevistado a más de treinta candidatos y no había encontrado a nadie que le gustase ni un poquito, lo cual significaba que quizá era muy exigente y también que estaba jodida. Ya eran las dos y cuarto del medio día y las entrevistas habían acabado.

Suspiró, aquella noche le iba tocar poner copas. Qué remedio si no había encontrado a nadie para el puesto. En fin, al menos ahora ya podía ir a comer aunque fuese un triste sandwich y descansar un poco antes de tener que volver a las diez para abrir la discoteca.

Se acabó la coca-cola zero y mientras recogía sus papeles un móvil empezó a sonar. Al principio se extrañó, aquel no era el tono de su móvil.

¿Qué coño…? —pero entonces cayó en seguida.— HOSTIA EL MÓVIL.

Os estaréis preguntado, ¿qué móvil? Pues bien, Alex se había encontrado un móvil extraviado en el asiento de la cafetería a la que había ido a tomarse un café hacía un par de horas, en un descanso que había hecho de tanta entrevista. Se lo iba a entregar al encargado de la cafetería, pero no le dio buena espina y prefirió guardárselo para llevarlo ella misma a la policía cuando acabase de trabajar.

Corrió hasta su bolso para cogerlo antes de que colgaran, quizá era el dueño que intentaba recuperar su teléfono. En efecto, la voz de una chica que parecía desesperada empezó a suplicarle que le devolviese el móvil, hablaba tan rápido que Alex no pudo evitar reírse cuando destapó ella misma su propia mentira sobre que tenía cosas importante de la universidad dentro.

Vale, tranquila. Claro que te lo voy a devolver —contestó cuando finalmente pudo hablar, todavía con una sonrisa divertida a causa de su interlocutora.— Lo encontré hace un rato y pensaba llevarlo a la policía pero no he tenido tiempo, justo acabo de terminar de trabajar. Estoy cerca de la cafetería donde te lo has dejado, la que está justo en frente de la estación de metro de Barbican, ¿nos vemos allí en unos cinco minutos?

Alex solía frecuentar aquella cafetería cuando tenía trabajo en la discoteca durante el día, muchas veces había comido allí y el café que servían le había salvado la vida en más de una ocasión. De hecho pensaba comprarse allí un sandwich frío para comer, pensó cuando notó como el hambre le apretaba el estómago.

No tardó en llegar, unos cinco minutos tal y como le había dicho a la chica por teléfono.

Hola, busco a una chica que ha perdido su teléfono, ¿sabrías decirme dónde está? —le preguntó a uno de los trabajadores, cuya chapita decía que se llamaba Henry, mientras agitaba el susodicho móvil en su mano, como para darle veracidad a sus palabras.
Alexandra L. Dyer
Imagen Personalizada : ¡Malvados renacuajos de las alcantarillas! |Priv. Alex L. Dyer MuQI90R
RP : 5
PB : Alysha Nett
Edad del pj : 29
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : O -
Galeones : 4.300
Lealtad : Vodka Absolut
Patronus : Charmander
RP Adicional : +1F
Mensajes : 45
Puntos : 21
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t6479-alexandra-l-dyer-id#93867 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6703-my-life-is-a-blonde-moment-cronologia#97571 http://www.expectopatronum-rpg.com/

Joahnne Herondale el Vie Ago 09, 2019 5:41 am

Henry, el pobre Henry. Su sueldo no era del todo malo, pero sabía que aspirar a algo mejor sería la mejor solución para no tener que lidiar con casos ridículos como el de la morena. Joahnne, se llamaba Joahnne según uno de sus gritos, una muchacha bastante bonita con la hebra de sus cabellos de un color bastante profundo del azabache, podía parecer negro, aunque tenía un resplandor azuloso. La realidad es que si no estuviese loca podría pedirle una cita, su amiga, su compañera de piso, estaría feliz de que lograse tener una relación —aunque sea pasajera— con alguien que no fuese su trabajo. Sí, debía cambiar de empleo, pero la situación era bastante complicada siendo universitario, estos horarios que tenía le mantenían un extra para poder estudiar que no desperdiciaba, es más, le sacaba todo el provecho posible. Tal vez, por eso es que se sentía tan cansado y con poca paciencia. No era del todo grosero, pero sí que tenía un tono bastante cuestionable.

¿Cosas de la universidad? Era una universitaria, eso argumentaba su falta de cordura. Cualquiera en fechas de exámenes olvidaba hasta de su nombre por tanta información acumulada. Sí, podía pensar que era así gracias a su esfuerzo arduo en el estudio. Lo que no sabía Henry es que era una fugitiva, una fugitiva del mundo mágico, un mundo que desconocía por completo y era lo mejor siendo así. De enterarse, sería un objetivo fácil para aquellos que practicaban el gobierno como si de una religión se tratase. Henry desconocía que Joahnne estaba así de perdida por ser ella misma, Joahnne, y porque su mente estaba en no perder su vida. No en preocuparse por donde dejaba el dichoso aparatito.

Negó con su cabeza, era todo un caso perdido. Al final, no era universitaria o puede que sí. Su mentira tenía patas demasiado cortas por lo visto. Sonrió cuando la azabache comenzó con muecas en su rostro, era un tanto tierna. Sacudió su cabeza, debía volver al trabajo, no necesitaba distraerse.

Disculpa, una taza de mocachino, por favor. — pidió una de las clientes con un poco de fastidio, parecía que ser solidario con un ajeno era ilegal para algunos.

Por otro lado, no tan lejano, Joahnne estaba vociferando, llamando la atención de la clientela mientras esperaba respuestas del otro lado del móvil. Sonaba, sonaba, daba tono, pero nadie contestó por unos eternos segundos, según la ex pelirroja, podría verse desesperar en menos de lo que canta un gallo, pero un ruido se oyó, una respiración del locutor detrás de su móvil.

Había comenzado con una mentira y después de tanto lloriqueo terminó desmantelándose ella misma, nunca aprendió a sostener mentiras. Solo una. Recordaba ser mucho más serena en sus años en Hogwarts, en algún momento en el tiempo que transcurrió se dio cuenta que guardarse a si misma no resultaba nada bueno, ser prefecta y capitana en Quidditch había sido una carga que pareció haber tenido bastante peso en ella. Ahora sin eso, pues se permitía disfrutar mucho más la vida. Técnicamente era una fugitiva, no era ejemplo de nadie. Un poco triste puede sonar, pero era una realidad, así lo sentía ella.

Casi gime cuando se mencionó el nombre de la policía, lo que le faltaba. Su vida muggle era prácticamente la de una hija perfecta. Sus credenciales de identidad estaban al día hasta tenía pasaporte y sus antecedentes penales estaban más que limpios. Nunca había querido tener que vivenciar una experiencia entrando a una comisaría ni por un móvil perdido. Le tenía bastante respeto, se podría decir.

¡Claro! Estoy aquí en la cafetería, no me moveré por nada del mundo. — exclamó. Henry con la atención puesta en ella solo se limitó a bufar, debería pedirle que ordenase algo si quería mantener su trasero en el taburete de la barra o en algún sillón. Ordenes del lugar.

Se removió inquieta entregando el pequeño aparato. —Gracias, en serio, sin ti, no hubiese tenido móvil. No sabes lo caro que están como para ir a perder uno. — dijo Joahnne sentándose en el taburete de la barra, a escasos centímetros de Henry. Este carraspeó y asintió.

No quiero sonar grosero, pero debes pedir algo sino me veré en el derecho de pedir que te retires.

No tardó mucho en abrir la boca y mostrarse sorprendida. ¡No lo había pensado! —Claro, claro. ¿Vale pedir agua? — cuestionó. Pudo notar como al empleado se le subía una de las cejas y fruncía el ceño, todo eso a la vez. — Era broma, que pocas pulgas tienes. Me gustaría un jugo exprimido, ya he tomado café hace un rato. — no era necesario explicar su elección pero así era.

Los cinco minutos pasaron, lentos y perezosos. Joahnne tamborileaba sus dedos sobre la placa de madera. Henry la observaba con disimulo. Esta podría ser una historia de amor, sin embargo, pronto se vio interrumpido. — Ella, es ella. — señaló con su dedo a la azabache que casi se atraganta con el sorbo de su jugo.

¡Yo! Soy yo. — alzó uno de sus brazos con una pequeña tos de por medio. — ¡Gracias! ¡Gracias! ¡Gracias! Te mereces una recompensa, pide lo que quieras y lo pagaré yo. — podría llegar a lamentarlo, tenía poco dinero y sin empleo eso era aún peor. No volvería a la calle a tocar canciones por unos míseros billetes, realmente apreciaba a la gente que tenía esa fuerza de voluntad pero el cruzarse con hombres poco respetuosos le hacía hervir de cólera. —Por cierto, me llamo Joahnne. Quisiera saber tu nombre, si llego a tener una hija le pondré el tuyo por esto. — claro, claro, dudaba seguir viva a este paso pero eso no lo diría en voz alta.
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : ¡Malvados renacuajos de las alcantarillas! |Priv. Alex L. Dyer Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 12.701
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 177
Puntos : 78
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.