Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

The time of the reckoning [Ayax&Lohran]

Lohran Martins el Miér Jun 26, 2019 3:38 pm

Recuerdo del primer mensaje :

The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 NCWTG9T
Jueves 20 de junio, 2019 ||  Edificio abandonado, Londres || 20:03 horas || Atuendo

Habían pasado cerca de dos horas desde que ambos, mortífago y fugitivo, llegaran a aquel destartalado lugar dejado de la mano de Dios. Se trataba de una antigua vivienda londinense que llevaba abandonada tanto tiempo que ni los fantasmas vivían en ella. ¿Para qué? Hacía tiempo que no había allí vivos a los que incordiar.

Fonollosa permanecía inmóvil, cabizbajo, atado a la silla, su rostro maltratado por los golpes de Lohran. En algún punto del interrogatorio, el brasileño le había golpeado demasiado fuerte y le había partido la nariz, de la cual brotaba un hilillo de sangre. También brotaba sangre de la comisura de sus labios.

Con todo y con esas, el mortífago no se había roto: había permanecido en silencio, sin mostrar ni un ápice de duda. No iba a confesar.

—Confieso que me gustaría que fueses un poco más parlanchín, Fonollosa.—Dijo Lohran, rompiendo el silencio en busca de algún tipo de reacción por parte del individuo.

No la hubo. Meric permaneció en la misma posición. Casi parecía que su cuerpo estuviera allí, pero su mente no. Su mente, quizás, estaría muy lejos.

Lohran había dejado de golpearle unos diez minutos antes, cuando había llegado a la conclusión de que de nada le iba a servir: aquel hombre no respondía a la tortura física, y muy probablemente estaba dispuesto a morir antes que confesar.

No obstante…

—¿De verdad merece la pena guardar silencio?—Lohran, que hasta entonces había permanecido sentado en otra de las sillas del lugar, frente a la de Fonollosa, se puso en pie y caminó un par de pasos en su dirección.—La pregunta que te he hecho es muy sencilla: Prue Martins. ¿Qué hicísteis con ella?

Silencio, una vez más. Lohran comenzó a sentirse frustrado, y tal y cómo se sentía bien podría haberle asestado un nuevo puñetazo. Se habría despellejado los nudillos, y con suerte habría podido romperle algún hueso al mortífago, ¿pero de qué le habría servido exactamente? Como mucho, pagaría sus frustraciones, y Fonollosa seguiría guardando silencio. La tortura física no funcionaba con aquel hombre.

Suspiró, negando con la cabeza, y se retiró. Caminó algunos pasos alrededor de la estancia, con aire pensativo, decidiendo si debía o no jugar aquella carta tan rastrera de la que disponía.

Después, pensó en su hermana… y pese a lo mucho que fuera aquello en contra de sus principios, decidió que daba igual: hacía ya mucho tiempo que Lohran había tocado fondo, que había vendido su alma.

—Sé dónde vives.—Sentenció, y guardó silencio, dejando que aquellas palabras calaran en Fonollosa. Y lo hicieron: nada más escucharlas, el mortífago dio un respingo, como si repentinamente hubiera regresado de un lugar lejano.—Sé que tienes familia. Mujer y dos hijos, ¿verdad?

—Ellos no tienen nada que ver en esto...—Dijo Fonollosa, rompiendo por fin su silencio, después de que Lohran lograra apresarlo.

—Aún no.—Coincidió Lohran.—Pero si sigues negándote a responder lo que te he preguntado, puedes estar seguro de que voy a hacer que tengan mucho que ver en esto. No estás ahí para protegerlos, así que puedo llamar a unos amigos y pedirles que los traigan aquí. ¿Te gustaría eso?

Por cómo se puso a temblar repentinamente, Fonollosa no disfrutaría en lo más mínimo la presencia de su familia en aquel lugar. Lohran no estaba precisamente orgulloso de aquello, pero si servía para recuperar a su hermana, estaba dispuesto a lo que fuera.

—No puedo decirte...—Lo intentó una vez más, pero Lohran le cortó.

—Pero sí que puedes. Porque si no lo haces, tus dos hijos y tu mujer van a sufrir las consecuencias de tu silencio. Y ni siquiera necesito hacerles daño: ¿Cómo te sentirías si te separo de tus hijos para siempre?

—¡Está bien!—Fonollosa alzó la voz, la desesperación marcada en su rostro.—Haz lo que quieras conmigo, pero a ellos no los metas en esto.

—Está bien. Pero para eso, tienes que empezar a hablar. ¿Qué habéis hecho con Prue Martins?—Lohran sonaba incluso razonable.

—Está en el Área-M.—Lohran ya se temía aquello, y sintió que algo dentro de él se despedazaba: no era lo mismo tener una sospecha que una confirmación. Y teniendo en cuenta lo que sucedía con los radicales cuando eran interrogados, cabía suponer que Prue… ya no fuese ella misma.—Es el nuevo juguete de Ayax Edevane...

—Cuéntame todo lo que sepas de ese Ayax Edevane.—Lohran apretaba la mandíbula, reprimiendo la ira, y tratando de no imaginarse lo que en aquellos momentos podía estar sucediendo con su hermana.

Fonollosa habló largo y tendido, ofreciéndole todos los detalles que conocía. Lohran no se sentía orgulloso por la manera en que había obtenido aquella información, pero solía decirse que todo valía en la guerra. Y sí, quizás su hermana como tal ya estuviera perdida, pero… eso sería algo que solucionaría una vez la tuviera de vuelta.

***

Lohran había hecho aquello solo, sabiendo lo que sucedería en caso de tener que rendir cuentas a su grupo: Fonollosa solo podría salir de aquello de una manera, y sinceramente, el brasileño no quería que un cadáver pudiera delatar al pelirrojo, cuyo nombre ahora conocía.

Sin embargo, pidió ayuda a alguien para deshacerse de Fonollosa, y cuando hubo terminado con él, uno de sus compañeros acudió al edificio abandonado con una furgoneta destartalada, que nada tenía que ver con las que se utilizaban de manera oficial en el grupo fugitivo.

Su compañero no hizo muchas preguntas, pues Lohran y él tenían una amistad que venía desde la universidad, y simplemente siguió sus instrucciones: los llevó a él y a Fonollosa al hospital muggle más cercano, y una vez allí, Lohran lo arrojó delante mismo de las puertas de urgencias. Se marcharon a toda prisa, dejando allí al mortífago, que no recordaría los hechos ocurridos esa noche.

Una vez la furgoneta se hubo alejado lo suficiente del hospital, Lohran ocupó el asiento del acompañante. Su rostro era serio y concentrado. Su compañero le preguntó qué debían hacer, y Lohran no dudó en responder.

—Tienes que cambiarle la matrícula a la furgoneta. Y el color. Seguro que pronto la policía muggle estará buscándola.—Le aconsejó.—Pero antes, necesito que hagas una parada.

Y le dio todos los detalles: Lohran quería hacer una visita a Ayax Edevane. Una visita que debía haberse dado hacía mucho tiempo.


Última edición por Lohran Martins el Miér Jul 03, 2019 2:38 pm, editado 1 vez
Lohran Martins
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 500
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 196
Puntos : 158
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/
Lohran MartinsRadical

Maestro de Dados el Vie Ago 16, 2019 1:59 am

El miembro 'Ayax Edevane' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 LpHNtx5
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3779
Puntos : 1714
Maestro de DadosModerador

Lohran Martins el Vie Ago 16, 2019 2:43 am

La patada de Lohran fue certera. Edevane, que en un intento de protegerse se había puesto en pie y alzado las manos en actitud defensiva, poco pudo hacer frente a la sorpresa del golpe: el pie del brasileño impactó directamente sobre su pecho, haciéndole retroceder bruscamente hacia la misma silla de la que se había levantado. La inercia del golpe hizo que la silla volcase y que el pelirrojo cayese de espaldas, golpeándose duramente la cabeza contra el polvoriento suelo.

Sin perder tiempo, Lohran caminó hacia el pelirrojo y le echó una mano a la pechera de la camisa. Con un brusco tirón, haciendo que uno de los botones se le arrancase, lo obligó a ponerse en pie, y le puso la varita directamente en el cuello.

—¿Te crees en posición de amenazar?—Le dijo, sus ojos casi fuera de órbita debido a la furia que sentía.—Tú mismo has cavado tu propia tumba asegurando que no puedes sacar a mi hermana de ahí. ¿Para qué mierda me sirve un pedazo de escoria como tú, entonces?—Y, sin perder un segundo, Lohran asestó un duro cabezazo en toda la frente a Edevane, para luego soltarlo y dejarlo caer, aturdido, en el suelo.

Se estaba dejando llevar por la rabia. Una pequeña parte de sí mismo le decía que no lo hiciera, que quizás todavía hubiera una posibilidad de recuperarla; la otra parte, mucho mayor, era consciente de la realidad. Y si no podía recuperar a Prue, ¿qué más daba todo? Al menos podría convertir en una masa sanguinolenta a aquella basura humana.

Le asestó una dura patada en el estómago, haciendo que se encogiera sobre sí mismo con un quejido, y acto seguido le pateó el costado con la suela de su zapato.

—Vamos, cuéntame. ¿Para qué sirves si no me puedes dar lo que quiero?—Con aquellas palabras, Lohran echó la pierna atrás para asestar una nueva patada al pelirrojo, reuniendo la mayor cantidad de fuerza posible.

¿Y si lo mataba? Pues muerto se quedaría, el hijo de puta.
Lohran Martins
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 500
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 196
Puntos : 158
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/
Lohran MartinsRadical

Maestro de Dados el Vie Ago 16, 2019 2:43 am

El miembro 'Lohran Martins' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 DGdZ8w8
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3779
Puntos : 1714
Maestro de DadosModerador

Ayax Edevane el Lun Ago 19, 2019 4:12 am

Las cosas eran un poco confusas: ¿por qué no iba a sentirse en posición de amenazar, no era él quién tenía a Prue en el lugar más peligroso de todo Inglaterra? La verdad es que cuando le hizo esa pregunta retórica, tan enfadado, Ayax se empezó a plantear si realmente no tenía él 'el poder' de la situación.

Y no, claramente no tenía el poder de la situación y se demostró cuando el negro golpeó su pecho fuertemente, haciéndolo caer hacia atrás con la silla. Ni tiempo tuvo de intentar buscar la manera de sujetarse a algo hasta que su cabeza chocó fuertemente contra el suelo. Tras esa confusión, solo pudo notar como tiraban de él y la varita se le clavaba en su cuello, viendo bien de cerca la cara de ese tipo. Le hizo una pregunta, pero se ve que era retórica porque el cabezazo no le dio tiempo a contestar absolutamente nada.

Una vez en el suelo tras ese golpe en la cabeza recibió una patada en el estómago y otra en el costado, haciendo que soltase varios quejidos por los golpes. No es que se sintiera precisamente en su mejor momento para responder nada, ni física ni verbalmente.

Lo peor de todo y lo que más le estaba sacando de sus casillas no era el hecho de que le estuviese dando una paliza, sino que el muy hijo de puta no parase de hacerle preguntas que luego no le daba tiempo a responder. ¿¡Sabes lo nervioso que le estaba poniendo eso?! Bueno, también le jodía estar recibiendo una paliza sin tener oportunidad ni siquiera de moverse, por lo que no tardó en aparecer la peor parte de su cabeza, alentándolo a ser la peor de sí mismo, pese a que estuviese en una situación tan poco ventajosa.

—¡Haz que pare de una maldita vez!

Elevó la mirada lo justo y necesario para ver como el hombre tenía intención de golpearle de nuevo, preparándose para sujetarle el pie con el que iba a hacerlo desde el suelo. Si se lo mantenía bien sujeto, con un golpe en su otro pie podría desestabilizarlo y hacerlo caer.

Por experiencia, si estabas en el suelo tenías dos opciones: o te levantas, o tiras al otro y, teniendo en cuenta la situación y la de golpes que se había llevado, veía mucho más plausible tirar al negro que poder levantarse entre tanta hostia.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 427
Puntos : 335
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Maestro de Dados el Lun Ago 19, 2019 4:12 am

El miembro 'Ayax Edevane' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 CuUuvb8
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3779
Puntos : 1714
Maestro de DadosModerador

Lohran Martins el Mar Ago 20, 2019 12:09 am

Edevane elevó las manos en un intento de protegerse de aquel golpe, pero no tuvo suerte: el pie de Lohran pasó entre las manos del joven y le golpeó directamente en el estómago, un golpe tan fuerte como para dejarlo sin aliento.

Se detuvo entonces, un momento, a pensar en lo que estaba haciendo. ¿Eran ciertas sus palabras? ¿No había forma de sacar a su hermana del Área-M?

Seguramente. Seguramente no volvería a ver a Prue nunca más, y eso era lo que le llenaba de frustración. Meses de recopilar información, de propinar palizas similares a mortífagos que habían resultado no tener nada que ofrecer, para llegar a aquella situación. ¿Iba a terminar todo así? ¿Sin más?

Lohran, todavía furioso, arrojó la varita de Edevane a un rincón alejado de la amplia estancia, para entonces llevarse la mano al bolsillo y sacar su navaja automática. Con un sonoro click, liberó la hoja.

Las cosas habían pasado a ponerse serias de verdad.

—Si no puedes ayudarme, no vas a salir con vida de esta.—Informó Lohran, su rostro todavía desencajado por la ira.—Si no puedo recuperar a mi hermana, al menos podré enterrarte a ti.

Sin darle opción a ponerse en pie, y para asegurar que aquel mal bicho no pudiese evadir la muerte de alguna manera, Lohran avanzó hacia él mientras aún seguía en el suelo para arrearle una patada, esta vez en plena cabeza.
Lohran Martins
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 500
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 196
Puntos : 158
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/
Lohran MartinsRadical

Maestro de Dados el Mar Ago 20, 2019 12:09 am

El miembro 'Lohran Martins' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 DGdZ8w8
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3779
Puntos : 1714
Maestro de DadosModerador

Ayax Edevane el Mar Ago 20, 2019 2:41 am

¡La madre que lo parió! Ahora mismo Ayax estaba… ¿estaba? Esa era la auténtica pregunta.

Después de los varios golpes en la cabeza, que ya de por sí le habían dejado totalmente confundido e ido, por no hablar de los golpes del costado y el vientre, que le impedían moverse e incluso a veces respirar, el pobre pelirrojo no sabía muy bien de donde iba a sacar fuerzas para levantarse si mentalmente había sido golpeado y físicamente se encontraba indispuesto.

Notaba como las fuerzas intentaban resurgir de su interior en eso que se suele llamar chute de adrenalina totalmente natural, pero a su cuerpo le costaba, pues estaba todavía bajo el shock de tremendos golpes en tan poco tiempo y de manos de una bestia negra como la que tenía delante.

Que Ayax había conseguido cuerpo con el entrenamiento, pero seamos sinceros: Martins le superaba con crece en todas las dimensiones.

Así que lo único que pudo hacer en ese momento fue protegerse la cabeza con las manos, pues sabía que un golpe mal dado podía hacer que acabase por completo aquella contienda. Bueno, y no solo la contienda: ¡su vida también!
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 427
Puntos : 335
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Maestro de Dados el Mar Ago 20, 2019 2:41 am

El miembro 'Ayax Edevane' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 DGdZ8w8
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3779
Puntos : 1714
Maestro de DadosModerador

Ayax Edevane el Mar Ago 20, 2019 2:54 am

El golpe le dio directamente en la cabeza, pero por suerte sus manos amortiguaron un poquito aquello. Sólo un poquito. En realidad ahora mismo sentía tanto dolor en la cabeza que prácticamente le dio igual el haberse protegido de aquello.

Y luego tuvo claro lo que hacer: INSTINTO DE SUPERVIVENCIA, capítulo uno: si un hombre está a punto de reventar tu puta vida porque está descontento con algo, haz que se ponga contento. Lo importante es la alegría; la felicidad, buscar en el objetivo algo que le calme y sacie su ira interior. ¿Capítulo dos? Si ese hijo de puta te está puto pegando hasta la muerte porque le has robado a su hermana y la tienes internada en una prisión de experimentación con humano: dile que la vas a sacar. No seas gilipollas. Dile que la vas a sacar. ¿La vas a sacar? Pues no. No la vas a sacar, pero él no sabe que no la vas a sacar y lo mismo piensa que por la desesperación del momento estás dispuesto a hacer un trato con él.

¿Y estaba dispuesto a hacer un trato con él? Joder, ahora mismo le ofrecían cualquier cosa con tal de no recibir más patadas en la cabeza y ya te decía yo que Ayax aceptaba cualquier cosa. De repente Níobe ya no era tan importante para él.

—¡Para, joder! —Salió el Ayax malhablado.

Olivia estaba por ahí, pero la incapacidad de Ayax para hacer nada más allá que quejarse la hacía ver débil y sin mucho poder.

—¡Deja de pegarme! ¡No puedes hacerme preguntas y luego pegarme! ¿¡No ves que no puedo puto contestarte!? ¿¡Qué eres, retrasado!? —Y entonces alzó las manos, para evitar otro futuro golpe. —¡Sacaré a tu hermana! ¡Pero deja de pegarme, joder!

Y escupió sangre, pues uno de los golpes en la cabeza había hecho que él mismo se mordiera la lengua—porque aquí nadie se escapa de ser un poco retrasado—y se había hecho bastante daño. Seguía con una mano en dirección al negro, en señal de “dame un respiro” para poder coger aire y seguir hablando.

—Si hay alguien en el mundo que pueda sacar a Prue de ahí, soy yo. ¡Así que no me mates! Y si me lo pides así: ¿cómo cojones te voy a decir que no?

Volvió a escupir, poniéndose lentamente en pie. Se puso primero de rodillas, llevándose la mano débilmente al costado, pero entonces vio algo importante delante de sus ojos: la entrepierna del negro. Por lo que decía el mundo, debía de ser muy grande, ergo abultar mucho. ¿Y sabéis lo bueno que tenía eso? Que de un buen golpe, probablemente le doliera mucho. Así que no dudó: golpeó su entrepierna fuertemente con la mano y se abalanzó contra él para quitarle esa navaja.

Desde que había visto esa navaja sabía que tenía que acudir al manual de supervivencia. Lohran entonces se vio privado de la navaja y atacado por el dolor, por lo que Ayax fue a coger su varita que había tirado por ahí y…

Se lo pensó, el retrasado.

Olivia era muy clara al respecto.

—¡Quédate! ¡Pelea contra él y mátalo! ¡No te vayas: vas a poner en peligro a tu familia!

Pero estaba tan mareado que sólo pudo ver como Lohran se levantaba hacia él con actitud agresiva. Ayax le apuntó con la varita pero sabía que en su estado no podía hacer nada y que en lo que se lo pensaba, el posible Avada Kedavra que saliese de allí, fuese totalmente eclipsado por una patada en su mano. Y con la suerte que tenía, lo mismo se auto-asesinaba con una maldición asesina.

Así que tras apuntar a Lohran, lo que hizo fue desaparecerse.

Apareció en su casa, trastabilló y cayó de cabeza al suelo. Literalmente su cabeza chocó contra la tabla del suelo de madera de su sala de estar y es que ahora mismo no se tenía en pie: no por el dolor físico del tronco, sino porque su cabeza le iba a explotar ahora mismo y estaba super desorientado.  

Las luces de la habitación se encendieron, apareciendo su madre y su hermana pequeña.

—Un negro me ha amenazado, tened cuidado... —Balbuceó Ayax desde el suelo.

No quería olvidarse de advertirlas y por lo que estaba sintiendo, lo mismo perdía la consciencia. Perdió la consciencia a los dos segundos.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 427
Puntos : 335
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Lohran Martins el Miér Ago 21, 2019 1:21 am

Como todos los golpes que había repartido sobre el cuerpo del pelirrojo, aquella patada también fue certera. El golpe le dejó atontado, teniendo en cuenta que había golpeado el centro neurálgico de su cuerpo, por lo que aquel encuentro tenía sus segundos contados: no pretendía dejar que aquel payaso se marchase con vida de allí.

Quizás se confió, o quizás la ira lo cegó. Quizás estaba tan desesperado como para creer que su hermana y él todavía podían tener un final feliz, a pesar de todo. Fuera lo que fuera… las cosas dieron un giro de ciento ochenta grados.

Quizás no debió dejarle hablar.

Con la navaja firmemente sujeta en su mano derecha, dispuesto a asestar un golpe mortal o cuanto menos grave, se detuvo al escuchar las palabras del pelirrojo.

Al principio, creyó que aquello no era más que un patético intento de salvar la vida, una excusa más para posponer su ejecución, y por eso estuvo a punto de asestarle un nuevo golpe que le cerrase el pico. Sin embargo, mencionó a su hermana… y seguramente ese fue el momento en que Lohran se confió.

El golpe que le acertó le hizo perder fuerzas. ¿Cómo no? Un golpe en semejante parte de la anatomía masculina tenía esas consecuencias. Terminó doblando la rodilla en el suelo, perdiendo unos segundos muy importantes que el maldito aspirante a mortífago aprovechó para recuperar su varita. ¡¿Es que no le había golpeado lo suficiente?!

Al verse con la varita apuntada directamente a su cara, Lohran valoró seriamente la posibilidad de lanzarse sobre él, aún a pesar de una posible muerte. Si algo llegó a detenerle fue… su hermana pequeña. Si algún motivo tenía para seguir con vida, ese motivo era Luciana.

Y fue por eso que perdió su oportunidad.

Edevane se desapareció, huyendo como el cobarde que era. En un intento desesperado por atraparlo, Lohran se lanzó hacia él, pero fue en vano: sus manos solamente asieron el aire que ocupaba el lugar que ocupaba el pelirrojo un segundo antes.

Sintió una rabia terrible, y cayó de rodillas en el suelo. Comenzó a golpearlo con sus puños desnudos, de pura frustración, mientras lanzaba gritos desesperados.

¿Qué podía hacer ahora? ¿Cómo iba a recuperar a su hermana? ¿Existía siquiera la posibilidad de hacerlo?

Desesperado, Lohran se sentó con la espalda pegada a la pared, cabizbajo y con ambas manos en la cabeza. Un sinfín de pensamientos negativos se aglomeraron en su mente, y sintió ganas de llorar. De tristeza, de rabia, de frustración… Los mortífagos le habían quitado a sus padres, a su hermana… ¿Cuántas cosas podía perder antes de volverse totalmente loco? ¿Quizás lo estaba ya?

Lohran permaneció allí hasta bien entrada la noche. Para entonces, notaba los nudillos hinchados, un dolor sordo en la entrepierna, y miraba la pared de enfrente sin verla realmente. Se sentía cansado, derrotado, cuando se puso en pie y se desapareció.

No sabía qué hacer con su vida.
Lohran Martins
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 500
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 196
Puntos : 158
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/
Lohran MartinsRadical

Ayax Edevane el Jue Ago 22, 2019 3:42 am

Miércoles, 21 de agosto del 2019
20:24 horas

Oxford University
Atuendo

Angelica Edevane, por norma general, vivía en Francia con su marido Mysha. Sin embargo, hacía ya unas semanas que había vuelto a Londres para hacer varias cosas: lo primero de todo, una entrevista para El Profeta que manifestaba la poca visibilidad que tenían las mujeres en el mundo de la Runología, así como la misma Runología. Era una entrevista muy entretenida que se podía encontrar en El Profeta desde la primera semana de agosto.

Es no es todo, por supuesto. En esa entrevista también decía que ahora mismo estaba en mitad de un estudio, que si bien no podía revelar nada del mismo, sí que se iba a emerger en una aventura arqueológica en busca de evidencias que pudieran respaldar su hipótesis. De hecho, hasta mencionó que estaba yendo a un curso de arqueología impartido en la misma universidad de Oxford y que gracias a eso había vuelto a Londres durante casi dos meses, pues su residencia oficial estaba en Francia.

Vamos, había sido una entrevista bastante formal que había tirado a lo cordial. Era una Edevane y siendo una runóloga con tanta implicación en el tema, era una manera de dar la visibilidad que se merecía.

Claro que Angelica no pensaba nada raro, ¿por qué iba ella a cortar sus alas en hablar abiertamente de su vida que, en muchas ocasiones, casi parecía pública? Es por eso que no se esperó que esa información pudiera ser realmente relevante para nadie, más que para los interesados en runología, pues ella estaba segura de que su estudio iba a ser muy bueno y a sorprender más de uno con lo que cree que ya está establecido.

La mayor de los hermanos Edevane había alquilado un piso en Londres, pues no quería volver a la casa familiar después de haber estado prácticamente tres años independizada. Sin embargo, sí que había ido varias veces a la casa a pasar el rato, sobre todo ahora que con Ayax las cosas ya se habían suavizado. Además, debía de admitir que aunque estuviese enfadada por todo el tema con los Davies, Gabriella Crowley era una cuñada maravillosa y se llevaba muy bien con ella. De hecho, fue ella quién le había entrevistado, por lo que la sinergia entre entrevistadora y entrevistada se notaba sólo con leer la entrevista.

Ese día, sin embargo, Angie se encontraba saliendo de la universidad de Oxford, después de una de sus clases de arqueología. Eran todos los días, por la tarde de cinco a ocho, por lo que no había mucho cambio en su horario. Esa noche Angie había quedado con Gabriella para cenar, ya que Ayax tenía un compromiso con su primo y Gabriella quería hablar con alguien de confianza, pues dentro de un par de días, en el fin de semana, iban a hacer la fiesta familiar en donde oficiar el matrimonio, así como decir la fecha de cuando se iban a casar.

Angie se sentó entonces en uno de los bancos de la calle, cogiendo su teléfono móvil: contestaba tranquilamente los mensajes que éste le había mandado durante toda la tarde, así como buscaba en el mapa donde estaba el restaurante en donde la había citado Gabriella, pues no tenía ni idea.

Se puso nerviosa buscando el sitio, pues habían mil y un local con el mismo nombre, por lo que decidió mandarle un audio a su marido.

—Cariño, ahora voy a ir a cenar con Gabriella. Todo bien en el curso y con mi familia, que por cierto, este sábado van a organizar una fiesta con motivo del nuevo compromiso de mi hermano, así que tendrás que venir y así les damos la gran noticia, ¿vale? —Y se sonrió ella sola. —Te quiero. Avísame cuando llegues a casa del trabajo.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 427
Puntos : 335
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Lohran Martins el Dom Ago 25, 2019 2:32 am

Sábado 22 de junio, 2019 ||  Refugio de los radicales, Londres || 20:38 horas || Atuendo

La derrota era un trago amargo, mucho más amargo de lo que cabría esperar.

Uno esperaría, después de haber perdido tantas cosas en tan poco tiempo, que una derrota más no supusiera un gran cambio. La fuerza de la costumbre y eso.

Pero no: Lohran se sentía como el mayor perdedor del mundo, después de haberlo intentado y haber fracasado. Lo peor de todo era saberse culpable de aquella situación: había perdido la paciencia y los papeles, había convertido aquello en un espectáculo de golpes y violencia sin sentido, viendo rojo y olvidándose por completo de otra cosa que no fuera la venganza.

Eres un perdedor, Lohran, se recordó a sí mismo, sentado en la oscuridad. No haces una a derechas.

Contempló la pequeña habitación, su cuarto, en la penumbra. Se trataba de un habitáculo de unos dos metros cuadrados con un pequeño camastro en uno de los laterales, un escritorio viejo, una silla, y una pequeña ventana. No había pósters ni ningún tipo de decoración en las paredes, a diferencia del de su hermana Lucy: la mestiza había logrado recolectar y recuperar de la basura unos cuantos trastos y carteles que le servían de decoración.

Él no. Él lo prefería así: vacío, como se sentía él desde que había perdido a Prue.

Menudo fracasado estás hecho, se recordó, justo en el momento en que una serie de golpes en la puerta llamaron su atención.

—Un momento.—Respondió con un golpe de voz seco y autoritario, al tiempo que se incorporaba.

Sin embargo, no hubo momento alguno: Lohran escuchó el chasquido metálico del pomo al girar, y la puerta se abrió. Antes siquiera de fijarse en quién entraba, Lohran ya estaba protestando por la invasión a su privacidad.

—He dicho que un...—Pero cerró la boca de inmediato al ver quién había entrado.

—¿...momento?—Preguntó de manera retórica, arrastrando las sílabas de manera desganada, su hermana pequeña.—Sí, te he oído. Pero preferí entrar igual. ¿Por qué estás a oscuras?

Lucy accionó el interruptor de la luz, y la bombilla desnuda del techo parpadeó unas cuantas veces antes de encenderse, iluminando toda la estancia. Su aspecto, a plena luz, era todavía más vacío y deprimente.

—¡Qué coñazo de sitio! ¿Te haría daño poner una plantita o algo?—Dijo Lucy, siempre tan directa y tan sarcástica.

—¿Vienes sólo para quejarte de la decoración?—Preguntó, de una manera que incluso a él le sonó cortante.

—Dios, Lohran, cálmate: soy tu hermana, no uno de esos puristas.—En esta ocasión Luciana, a sus diecisiete años, sonó realmente molesta.

Lohran se llevó ambas manos a la cara, dio un par de pasos por la estancia, y lanzó un largo suspiro. Lucy tenía razón.

—Vale, lo siento.—Se disculpó, suspirando de nuevo y sentándose al borde de la cama.—¿A qué debo tu visita?

Lucy, a su vez, dio la vuelta a la silla junto al escritorio, de manera que encarase la cama, y tomó asiento. Se inclinó hacia delante, apoyando los codos en las rodillas, y fijó la mirada en Lohran.

—Eres mi hermano. ¿Me hace falta un motivo para venir a verte?—Así era ella: nunca decía las cosas directamente. Sin embargo, Lohran detectó preocupación en su tono de voz, y como se conocían bien, ya sabía por lo que estaba realmente allí.

—Ya te lo dije: estoy bien.—Respondió Lohran.

—Sí, ya. Que lo has dicho, ya lo sé.—Lucy se encogió de hombros.—Pero de ahí a que sea cierto...

Lohran puso los ojos en blanco, suspirando, para luego fijar la mirada en la de su hermana. Durante cerca de diez segundos, la pequeña de la familia se la mantuvo como una profesional, sin parpadear, hasta que fue él mismo quien se rindió.

—Eres un puto grano en el culo, ¿lo sabías?—Le dijo Lohran con exasperación… pero consiguiendo sacar una pequeña sonrisa.

—Eso también lo sé.—Lucy dibujó una media sonrisa en su rostro, triunfante, para luego volver a ponerse seria.—Venga, capullo: cuéntame lo que te ronda la cabeza.

***

Así lo hizo Lohran: si bien Lucy ya conocía la mayor parte de la historia, el brasileño en este caso insistió más en los detalles personales. Le contó cómo se sentía él, cómo sentía que había desperdiciado la única oportunidad que tenía. Le habló de la sensación de derrota que estaba experimentando. Y, más importante aún, de la sensación de que no tendría otra ocasión de recuperar a Prue.

Lucy remarcó algo importante.

—Pero sí la tienes.—Dijo ella, lo cual hizo fruncir el ceño a Lohran.—Lo amenazaste con ir a por su familia, ¿no es así? Hazlo.—Las palabras de Lucy fueron frías como el hielo, lo cual sorprendió a Lohran.

Y no de manera positiva.

—Lucy...—Empezó a decir. En frío, la idea no le parecía tan bien.

—No he dicho que te cargues a su padre, su madre o sus hermanas.—Se defendió ella enseguida.—Pero, si capturas a alguien de su familia, a lo mejor, tienes una posibilidad.

Miércoles 21 de agosto, 2019 ||  Universidad de Oxford, Oxford || 20:24 horas || Atuendo

Secuestrar a uno de los Edevane no iba a ser una tarea sencilla, ni mucho menos: si bien era una familia famosa en el mundo mágico, también eran peligrosos, y por muy fácil que pudiera parecer localizarlos, el acercarse a ellos no iba a ser tan sencillo.

Lohran había valorado varias posibilidades: pasando por la prima del pelirrojo, Gwendoline, hasta llegar a la opción más segura, que no era otra que su hermana Angelica. A su juicio, aquella bruja parecía pasar menos tiempo con su familia que todos los demás, y además, sería justicia poética: intercambiaría con Ayax una hermana por otra, y así todos estarían contentos.

Le había llevado tiempo organizarlo todo, prepararse un plan que le garantizara el éxito. Al final, había conseguido elaborar uno que le parecía bastante sólido: habiendo memorizado su rutina, el mejor momento le parecía por la tarde, y para asegurarse de que no escapaba, debía envenenarla. Una vez comenzara a sentirse mal, a verlo todo borroso, sería muy sencillo meterla dentro de la furgoneta de su compañero. Una serie de ingeniosos hechizos la había convertido, temporalmente, en una ambulancia muggle.

En aquellos momentos, Lohran hacía el papel de ciudadano normal y corriente, un viandante más de la calle que consultaba su teléfono móvil; la realidad, sin embargo, era que no perdía de vista a Angelia Edevane.

La pelirroja se había sentado en un banco al otro lado de la calle, y de la misma manera que él, trasteaba con su teléfono móvil. Martins la observó durante algunos segundos, repasando mentalmente los pasos a seguir.

Cuando todo estuvo claro… pasó a la acción: se guardó el teléfono en un bolsillo y metió la mano libre en el otro, donde llevaba el veneno paralizante que utilizaría, en la forma de un fino polvo que Angelica debía respirar.

Cruzó la calle como si nada, con tranquilidad. Su atuendo, sumado a las gafas de pasta que se había puesto, le conferían un aspecto de lo más común. Nadie repararía en él, si es que por allí había algún otro mago aparte de Edevane y él.

Con paso tranquilo, caminó en dirección al banco junto al que se había sentado Edevane, procurando pasar por detrás de ella. Justo en el momento en que pasaba a sus espaldas, Lohran sacó discretamente la mano del bolsillo y espolvoreó el veneno alrededor de ella. Enseguida se transformó en una especie de gas incoloro que se arremolinó a su alrededor.

Y ella lo respiró.

Perfecto, pensó Lohran mientras seguía caminando. Sólo queda esperar que haga efecto. Entonces, no podrá hablar ni moverse, y estará a mi entera disposición.
Lohran Martins
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 500
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 196
Puntos : 158
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/
Lohran MartinsRadical

Ayax Edevane el Mar Ago 27, 2019 1:00 am

Angelica ni se fijó en que estaba siendo observada, ni que mucho menos había alguien en esa misma calle sin quitarle la mirada de encima. Ella siempre se había considerado una persona neutral, de esas que no hacen honor a la guerra ni a las diferencias. Era cierto que pertenecía a una familia purista, pero ella siempre había dejado bastante clara su posición con respecto al desprestigio de la sangre o incluso su inconformidad con cómo actuaba el gobierno actual. No lo hacía de manera activa, por supuesto: ella amaba a su familia pese a sus ideales y no era una persona que pudiese crear una revolución. Ella sólo era una nerd más que disfrutaba leyendo cosas sobre Runas o Historia Antigua, que gracias a Merlín se había enamorado de la persona ‘con la que le tocó’ casarse y que por fin veía que podía hacer su propia familia, basándose en lo que creía realmente correcto.

Es por eso que no pensaba, en lo absoluto, que alguien podría estar observándola. Ella misma se consideraba una Don Nadie, al menos en referencia a la guerra que se estaba teniendo actualmente en Inglaterra entre el gobierno y los traidores a la sangre mágica.

Así que mientras hablaba con una de sus amigas francesas por WhatsApp, mezclando palabras en inglés y en francés en su intento de aprender, sonreía mirando a la pantalla. Estaba mirando a donde tenía que ir, pero como acababa de salir de clase tenía varias cosas pendientes en WhatsApp a la que estaba contestando sin prisa.

Sin embargo, en un momento comenzó a sentirse mal. Reconoció haber respirado algo de un olor diferente, suponiendo que se trataba de algo natural debido a su poca familiarización con las pociones, pero de repente su cuerpo reaccionó cómo no se lo esperó. Tosió varias veces de manera inconsciente, como respuesta de su propio cuerpo ante el letargo que estaba sintiendo. Notó como sus piernas se adormecían, como sus brazos dejaron de responderle y el teléfono móvil caía al suelo. Intentó ponerse en pie, desesperada por esa sensación tan desagradable, pero lo único que pudo hacer fue caer al suelo. Intentó pedir ayuda pero… no se le movieron los labios.

Lo peor de todo es que seguía siendo absolutamente consciente de todo y eso la estaba volviendo loca por dentro. Estaba totalmente paralizada, como se había sentido en Hogwarts cuando algún idiota le había lanzado un petrificus totalus, pero en aquel momento era diferente… Sentía su cuerpo adormecido, mientras que con el hechizo lo sentía totalmente retenido, como si estuviese congelado. Eran sensaciones diferentes y… ¿le habrían echado algo al café que se tomó al salir de clase?

Asustada, vio como varios pies se acercaban a ella y unas manos le ayudaban a recomponerse, cargándola en su hombro. Pudo ver a una ambulancia y… ¿cuánto tiempo había pasado ahí tirada? Sin embargo, sintió algo de tranquilidad, pese a que en un hospital muggle no iban ni de lejos a descubrir qué le pasaba, o esa era la sensación que tenía.

Cuando la metieron en el interior de la ambulancia, supo identificar perfectamente que aquello NO era una ambulancia. La habían acostado en una especie de camilla a la altura del suelo y el interior de aquel lugar era cutre y para nada médico. Entonces fue cuando a la incertidumbre se le unió el miedo, creando paranoia y puro temor. No entendía qué le había pasado, no entendía en donde estaba y sólo quería moverse para salir de ahí. Eso sólo ocasionó que la impotencia de no poder mover ni un sólo músculo la desesperase todavía más, notando como se le salían unas lágrimas por los ojos.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 427
Puntos : 335
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Lohran Martins el Mar Ago 27, 2019 11:12 pm

Después de que Angelica Edevane respirara la solución que le había preparado uno de los compañeros del refugio, las cosas marcharon sobre ruedas.

Si algún lector se lo está preguntando, la respuesta es que no: Lohran Martins no obtuvo placer alguno de la desgracia de la hermana de su enemigo, de la misma manera que no había obtenido placer alguno al hacer creer a Meric de Fonollosa que su familia estaba en peligro. Por no haberlo sentido, no lo había sentido ni cuando había apaleado al pelirrojo, acto que había llevado a cabo motivado únicamente por la ira y la venganza.

Con todo, Lohran no dejó que su conciencia lo previniese de actuar: en cuanto Angelica Edevane cayó al suelo, afectada por el veneno, se puso en marcha.

—¡¿Se encuentra bien, señorita?!—Preguntó, fingiendo alarma, mientras fingía marcar apresuradamente el número de emergencias.—¡Llamaré a una ambulancia!

Con el teléfono móvil sujeto en su mano izquierda y pegado a la oreja del mismo lado, una máscara de preocupación en el rostro, Lohran se abrió paso entre las personas que se habían congregado alrededor de la mujer, casi como si se tratara de un espectáculo morboso. Un hombre de unos cuarenta y pico años, con cabello entrecano y entradas, se había arrodillado ante ella y le preguntaba qué le sucedía, con una mano delicadamente apoyada en su hombro y genuina preocupación en su rostro, de frente arrugada.

Lohran le puso una mano con delicadeza en el brazo, fingiendo un consuelo.

—Ya viene la ambulancia.—Le dijo, y luego fingió que, al otro lado de la línea, la operadora descolgaba.—¡Sí, hola! Necesitamos una ambulancia: una mujer se ha caído al suelo. Estamos en...

***

Minutos más tarde, la falsa ambulancia conducida por dos radicales disfrazados de paramédicos se alejaba ante los ojos de Lohran y los demás viandantes que se habían detenido a contemplar el espectáculo. Junto al brasileño, el hombre que se había arrodillado junto a ella observaba las luces intermitentes del vehículo alejarse, en teoría, en dirección al hospital más cercano.

El susodicho muggle dio un par de palmadas en el hombro a Lohran en señal de apoyo, y tras eso, igual que todos los demás, retomó sus quehaceres. La pequeña multitud se dispersó, cada persona en una dirección distinta, olvidando ya aquel incidente.

En otro momento, Lohran podría haber reflexionado acerca de lo impasible del ser humano ante sucesos como aquel, pero no pretendía ser hipócrita: él mismo había provocado aquella situación, y no tenía derecho a recriminarle nada a nadie. Lo único que podía hacer era tragarse sus remordimientos, especialmente cuando recordaba la expresión aterrorizada en el rostro de Angelica Edevane, y seguir adelante con su misión.

Así que, fingiendo normalidad, se guardó ambas manos en los bolsillos de sus pantalones, se dio la vuelta, y echó a caminar por la acerca como si nada. Su objetivo era un callejón no muy lejano, que había escogido para desaparecerse. Algunos minutos después, se encontraba en el lugar donde retendrían a Angelica Edevane hasta que su hermano pequeño cumpliera sus exigencias.

The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 5evsbez

El lugar, un antiguo almacén que en la actualidad estaba abandonado, se encontraba a las afueras de Londres. Los radicales se habían asegurado de fortificarlo con las pertinentes barreras mágicas, que no sólo mantenían alejados a los muggles sino también impedían la aparición en los alrededores. Asimismo, también habían colocado sistemas de alarma mágicos que impedirían a cualquier ser vivo, humano o animal, acercarse sin que ellos lo supiesen.

Lohran se apareció en la parte trasera. Enseguida vio la falsa ambulancia estacionada junto a las escaleras, y una de las hojas de la puerta doble al final de éstas abierta de par en par. Sus compañeros habían llegado y, seguramente, estarían poniendo cómoda a Angelica Edevane.

Subió las escaleras al trote, sintiendo una angustia en su interior que pretendía acallar a toda costa, y se sumergió en la penumbra del interior.

De lo que el edificio había sido en un pasado solo quedaba un esqueleto: una amplia estancia con grandes columnas, los restos de viejas máquinas que en otro tiempo debían haberse empleado para la confección textil, cajas de cartón mohosas abandonadas en los rincones…

El piso superior constaba de varias pasarelas que conectaban con las oficinas, cabinas de madera y cristal que había sido hecho añicos tiempo atrás. Una de esas pasarelas se había soltado de los cables de acero que la sostenían, sus tubos se habían partido, y ahora permanecía inclinada sobre una de las máquinas, sujeta al resto de pasarelas por los oxidados cables que resistían el paso del tiempo.

Lohran ascendió al piso superior utilizando una escalera de mano de dudosa resistencia, y recorrió la pasarela que conducía a la oficina principal. Desde aquel lugar, supuso, el encargado de la fábrica atendía llamadas en otro tiempo, y vigilaba que la producción fuera constante y rápida.

Ese día, los radicales la habían convertido en el lugar dónde retendrían a Angelica: la camilla en que la habían colocado al subirla a la furgoneta ocupaba el centro de la estancia, como Lohran pudo comprobar a través de los ventanales rotos mientras se acercaba. La pelirroja, por supuesto, seguía sujeta a la camilla.

—Siento el retraso.—Dijo Lohran, pasando al interior de la cabina. La puerta que antaño ocupaba el umbral había desaparecido, posiblemente utilizada por algún vagabundo para calentarse en el invierno.—Señorita Edevane, me alegro mucho de verla.

Sus dos compañeros, que ya no vestían de paramédicos, atendían cada uno a sus asuntos: uno de ellos, que tenía conocimientos de medimagia, administraba mediante un gotero el antídoto que neutralizaría la toxina empleada para capturar a Angelica, mientras que el otro hacía recuento de las pertenencias de la bruja.

Lohran llegó junto a ella en el momento justo en que su compañero medimago colocaba la aguja para el suero en el antebrazo de la mujer pelirroja.

—Cálmese: lo que le están poniendo es un antídoto. Pronto empezará a encontrarse mejor.—Y dichas aquellas palabras, Lohran se giró en dirección a la pequeña mesa auxiliar que los radicales habían traído consigo, y sobre la que habían colocado los efectos personales de la mujer. Entre ellos se encontraban su varita y su teléfono móvil, amén de otras cosas, pero a Lohran solamente le importaba el segundo: sería lo que utilizaría para comunicarse con Ayax.—Enseguida estoy con usted.

Con esas palabras, Lohran salió nuevamente al exterior de la fábrica, sujetando el teléfono móvil de la bruja en su mano. Una vez junto a la furgoneta, abrió las puertas y entró en la parte trasera, donde entre otras cosas había papel, bolígrafo, un sobre, y una jaula que contenía a una vieja lechuza capturada en los bosques y entrenada por los radicales para enviar mensajes.

—Bueno, amiga.—Dijo Lohran, sentado sobre una caja, escribiendo apresuradamente una nota con bolígrafo y papel sobre su pierna izquierda.—Espero que Ayax Edevane sea lo bastante humano como para perdonarte la vida. Si lo hace, ya sabes: no vuelvas aquí. Lárgate. Ya habrás cumplido con nosotros.

La lechuza, por supuesto, no hizo amago alguno de haber entendido el lenguaje humano, sino que se limitó a observar al brasileño con sus enormes ojos. Éste terminó de escribir la nota, y acto seguido, la introdujo en un sobre junto al teléfono móvil de Angelica Edevane.

Cuando hubo enviado a la lechuza hacia su destino, salió de la furgoneta, cerró ambas puertas y regresó al interior.

Carta:
Supongo que no necesito explicarte de qué va esto.

Cuando tengas esta carta en tus manos, llama a este número.

Estaré esperando tu llamada.

{A continuación figura un número de teléfono}
Lohran Martins
Imagen Personalizada : The time of the reckoning [Ayax&Lohran] - Página 2 1VGtoSh
RP : 10
PB : Michael B. Jordan
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 500
Lealtad : Radicales
Patronus : Ninguno
RP Adicional : +2F
Mensajes : 196
Puntos : 158
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6246-lohran-martins http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6275-cronologia-de-lohran http://www.expectopatronum-rpg.com/
Lohran MartinsRadical

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.