Situación Actual
19º-24º
16 julio -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Freya Howll pj destacado
DANNY & KENNETH Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Matching tattoo [Priv. Ian & Rox]

Laith Gauthier el Miér Jul 10, 2019 11:29 pm

Junio 25, 2019.
Hospital San Mungo, Londres.
03:17am.

Ese día, como algunos otros, había tocado tener guardia junto con Roxanne. Era de esas noches tranquilas que no parecían tener nada especial, sin mencionar a la pareja de sanadores que esperaban en la sala de guardia mientras esperaban que alguien cruzara la puerta para ir a atenderle.

Laith sentado sobre el escritorio y Roxanne sentada en la silla como las personas normales, bebían su café de la cafetería y conversaban sobre la vida, como normalmente ocurría. A veces recordaban el pasado, o hacían planes a futuro, de esos que rara vez podían cumplirse.

Pero cuando vayamos a la playa de nuevo, voy a tatuarte “Propiedad de Laith, no tocar excepto Laith” así en toda la frente —él le dijo, — porque luego te intentan robar de mi lado, y no mola que te roben cuando nadie me está intentando robar a mí —se sonrió divertido, entretenido con la conversación.

¿Y qué pasa si alguien te intenta robar a ti? ¡Me dejarías sola porque nadie se me acercaría por ser de tu propiedad! —Roxanne soltó una risa, negando con la cabeza.

Bueno, quizá no te tatuaría que eres de mi propiedad… —se lo reconsideró, llevándose la mano al mentón mientras pensaba. — Pero podríamos hacernos un tatuaje que cuando estemos juntos se note que eres de mi propiedad, pero luego cuando estemos separados no lo parezca —se sonrió de nuevo.

¿Me quieres llevar por el mal camino de quedar como una pared de baño público? —y ojo, no decía que Laith lo pareciera, sólo estaba bromeando con él.

Y si hiciera un diseño al que no pudieras negarte, ¿te lo harías?

Trato.

Veinte minutos después, ya tenía Laith sobre un papel dos tatuajes: uno con forma de una pizza casi entera, con una rebanada faltante, y la rebanada por otro lado. De pepperoni que tenía forma de pequeños corazones. Y se lo mostró a Roxanne, como el diseño definitivo.

¡Estás haciendo trampa! ¡No hay forma de decirle que no a la pizza! —se quejó con una carcajada.

No hice trampa, ¿lo ves? Hice un diseño que te gustara —apuntó con su índice a las pizzas, dando dos golpecitos sobre el papel.

Con un puchero, Roxanne se lo pensó. — Pero yo quiero la pizza grande, así cuando comamos pizza te puedo decir que a ti sólo te toca una rebanada.

Y de ahí provino una nueva discusión.

Junio 28, 2019.
Casa de Ian Howells.
11:37am.

Una vez con el permiso consensual y por escrito de Roxanne, había procedido a hacer cita con su tatuador de confianza. Y no porque Ian fuera su amigo, ¿eh? Sino porque molaba su estilo y le había cogido particular agrado después de que le hiciera los tatuajes en las manos, así que se fiaba en él su piel. Lo que no se fiaba, sin embargo…

Vale, a ver, le dije que venía con alguien, pero tú te quedas atrás un momento —le dijo a Roxanne, habiendo decidido caminar hasta aquel sitio. — Que, o sea… Tú sólo hazme caso —la señaló con un dedo acusador y divertido.

Él estaba plenamente consciente de que Ian tenía tendencia de ligón y no le apetecía que incordiara a su mejor amiga.

Por eso es que nada más llegar a la puerta de Ian, y éste le hubo abierto, dio un paso hacia adelante cortándole la vista a Roxanne. Era muy guapa, y él sabía que el tatuador tenía un fetiche por las mujeres mayores, así que mejor prevenir que curar, ¡que ya le lastimaba mucho su ship Stean!

Quiero aclarar algo antes de nada —le dijo con una sonrisa, chocándole la mano a modo de saludo. — Ella sería mi mujer si fuera heterosexual, ¿vale? Así que nada de ligar con ella o mirarla mucho, que me pongo celoso y te pego, ¿eh? —que no, que Laith no le iba a pegar, lo dijo la sonrisa que tenía, pero igual preferiría que no la incomodase demasiado con intentos de ligue.

Y dicho aquello, se apartó.

Ian, ella es Roxanne, mi no-esposa-sólo-porque-soy-gay; Roxanne, este es Ian, mi colega y tatuador —hizo las presentaciones pertinentes, entrando a la casa como si fuera suya. — Ya tengo el diseño, así que te lo enseño y eso; trátamela con cariño que es su primer tatuaje —y ahí se sentía él una mala influencia por “desvirgar” su piel limpia de tinta.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Matching tattoo [Priv. Ian & Rox] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1216
Puntos : 1023
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ian Howells el Mar Jul 16, 2019 3:07 am


Él era consciente de que Laith iba a ir ese día a tatuarse junto a una amiga, pero en ningún momento—promesa de niño explorador—tuvo en mente que esa muchacha pudiese ser demasiado guapa y que le entrasen unas ganas irremediables de hacerle el acto sexual. De hecho le había preguntado a Laith que si estaba buena pero porque siempre preguntaba eso y claro, cuando ya le había dicho: “es mi mejor amiga” pues Ian ya había asumido que era fea. ¿Por qué? Pues porque no le dijo que estaba buena. Y si una tía está buena y alguien te pregunta que si está buena, uno tiene el deber de contestar si está buena o es un orco de Mordor. Si dices cualquier otra cosa que no evidencia el hecho de que está buena pues… es que es fea. Fea, fea, fea.

El caso es que esa ley con Laith no funcionaba, ¿sabes? Él era gay. Entre que su gusto por las mujeres estaba roto y que no iba a decir cosas así de sus amigas… pues claro, era como un dato erróneo. Y supo que fiarse de él había sido una mala idea cuando de repente tocó en su casa, le advirtió y le presentó a ESA MUJER.

Hasta el corazón empezó a irle más rápido cuando Laith le presentó a Roxanne. Alta, con un cuerpo despampanante, preciosa y…

—Hola —le saludó, forzándose a sonreír como si fuese una persona normal. Puto Laith: hubiera sido más fácil decirle: “Oye Ian, la chica que voy a llevar mañana está BUENÍSIMA, así que haz algo para que tu livido esté por los suelos cuando lleguemos y así no te pongas nervioso con tremenda madurita en casa.” Pero no, claro, no le dijo nada y ahora le había cogido desprevenido. Se acercó a ella para darle un beso cordial en la mejilla, muy correcto. —¡Un placer! Y tranquila, para otras cosas soy un bruto, pero precisamente esto se me da bien. —En eso miró a Laith. —Hay que tratarla con cariño para que luego quiera repetir, ¿no? —¿Por qué todo lo que le decía le sonaba con doble sentido? Obviamente se refería a que quisiera volver a tatuarse.

Tuvo la intención de decir como treinta y dos burradas pero se serenó porque era consciente de que diciendo burradas iba a quedar como lo que era: un jovencito idiota con espermatozoides en vez de neuronas en la cabeza.

—¿Queréis algo de beber antes de entrar al estudio? —dijo cuando los invitó a entrar y cerró la puerta tras de él. La casa estaba bastante recogida, a excepción de algunos juguetes de Perseo que estaban todos amontonados en una esquina. No sabía qué le había dado a Perseo por amontonar los juguetes ahí: la paranoia de los niños. —Tengo batido de chocolate, cerveza, agua…

Por su parte, Ian cogió una botella pequeña y fría de la nevera de coca-cola, esperando para ofrecerle a ellos cualquier cosa. Miró especialmente a Rox, pues para mirar al feo de Laith y preguntarle a él—que ya lo tenía muy visto—prefería mirar a la locura de mujer que ahora mismo pisaba SU SUELO.

—¿Al final qué os váis a tatuar? —A decir verdad como Laith se había encargado del diseño no tenía ni pajolera idea de lo que habían elegido al final.


Última edición por Ian Howells el Mar Jul 16, 2019 1:37 pm, editado 1 vez
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 957
Puntos : 668
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

S. Rox Jensen el Mar Jul 16, 2019 1:10 pm

Laith había hecho trampa y punto. Cuando le propuso hacer un diseño al que no pudiera negarse jamás había pensado en que sería una pizza, de hecho estaba convencida de que no lo lograría y así podría escurrir aquel bulto y seguir con su piel igual de inmaculada que estaba. Pero no, su mejor amigo había jugado muy sucio. Sabía que no se podría negar a la pizza.

Y allí estaban, en la puerta del amigo de Laith, que era tatuador y que le iba a quitar la virginidad a su preciosa y suave piel. Ay, ya se estaba arrepintiendo. ¿Si se desaparecía de allí quedaría muy de cobarde? Seguramente sí, además, Laith sabía donde vivía y seguro que iba a buscarla y la volvería a arrastrar hasta allí.

Suspiró.

Va a doler, me va a doler un montón, Laith —no para de repetir Roxanne, que daba igual lo que Laith le dijese, ella seguía repitiendo lo mismo una y otra vez. En bucle.— Ya verás como duele, y si me duele te odiaré un montón y entonces nuestras amistad tendrá que acabarse, pero ya tendremos los tatuajes a juego y no nos quedará más remedio que seguir siendo amigos obligatoriamente, pero por dentro te odiaré muchísimo y acabaré esquizofrénica perdida de tanto sentimiento contradictorio. Y todo por tu culpa.

Y se cruzó de brazos, como para darle más énfasis al disparatado discurso que acababa de soltar y que no tenía ningún tipo de sentido. Pero había hablado tan rápido que apenas había pensado en lo que estaba diciendo, además, en su cabeza tenía todo el sentido del mundo.

Mira, si nos vamos ahora te invito a toda la pizza del mundo, ¿vale? Olvidémonos de esto y vayámonos. Porfi porfi porfi —¿se estaba comportando como una niña de cinco años? Pues sí, y si me apuras de cuatro años también. Pero es que ella era sanadora, arreglaba el dolor de los demás y no soportaba el propio, ¿por qué tenía que someterse a semejante tortura? Porque en su cabeza aquello iba a ser terriblemente doloroso.

Pero nada, sus chantajes emocionales no sirvieron de nada y Laith tocó al timbre, no sin antes advertirle que se quedase atrás un momento. Rox no entendió nada, pero le hizo caso mientras seguía pensando en cuánto le iba a doler aquello. Pero aunque estaba distraída fue perfectamente capaz de escuchar la advertencia que Laith le hizo al tal Ian.

¡Pero bueno!

¿Por eso no ligo nada de nada cuando salgo contigo? —cuestionó, perpleja, al escucharlo.— Debería darte vergüenza, Laith Gauthier.

Riñó a su amigo, aunque su mirada era divertida. Pero definitivamente tenía que dejar de hacer eso o iba a regenerársele el himen a ese paso.

Encantada, Ian —lo saludo del mismo modo, con una sonrisa y devolviéndole el beso. Pero si el chico pretendía tranquilizarla diciéndole que era un bruto con otras cosas salvo haciendo tatuajes, pues la verdad es que no lo consiguió.— ¿Repetir? Mucho cariño vas a tener que poner para que eso pase. Tengo unas ganas locas de desaparecerme ahora mismo y aparecerme en… No, mejor no os lo digo, por si acaso lo hago —dijo, riendo nerviosa.

Siendo sinceros, el chico estaba lleno de tatuajes, al menos ambos brazos, o sea que algo del tema sabría, ¿no? Además si Laith confiaba en él… ¡Argh! Maldito Laith, todo era por su culpa.

Bueno, aquí apenas pasan de las once y media, pero en algún sitio seguro que son las cinco de la tarde, así que yo quiero una cerveza —dijo sin más. Porque o se relajaba un poco o iba a saltar hasta colgarse del techo cuando Ian la tocase con las agujas.

Notó como Ian la miraba y le sonrió intentando aparentar normalidad, cuando por dentro estaba: VA A DOLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEER.

En fin, calma. Es que su umbral del dolor era muy bajito, o eso pensaba ella, realmente nunca había hecho frente a un dolor de esos que dices: me quiero morir. Ni siquiera se había roto ningún hueso o algo similar.

Una pizza —dijo en parte orgullosa del diseño y en parte rencorosa con su amigo.— Enséñaselo, Laith —le pidió a su amigo, que era el que llevaba el diseño.— Estábamos aburridos haciendo una guardia, cuando el tramposo este de aquí —empezó a contar mientras le daba un suave golpe en el brazo a Laith, para dejar claro su punto de que era un tramposo.— El mismo que se hace llamar mi amigo, me dijo que sí me tatuaría un diseño al que no me pudiese negar, y va y hace una pizza. Es un puto. Sabe que nadie puede decirle que no a la pizza.

Estaba enfurruñada por la treta de su amigo, que había sido demasiado listo y había jugado muy bien sus cartas. La conocía demasiado bien y ella había sido demasiado ilusa como para pensar que no conseguiría hacer nada que le gustase lo suficiente. Pero aquella maldita pizza le encantaba y en parte tenía ganas de hacer aquella locura, aunque estuviese cagada de miedo.

Oye Ian, dime, ¿has quitado muchas virginidades? —lo preguntó así porque llevaba esos tres días reprochándole a Laith que iba a perder la virginidad de su piel por su culpa, y claro, pues le salió natural decirlo de aquel modo. Pero rápidamente se dio cuenta del fallo.— ¡De la piel! Me refiero de la piel. O sea, que si has hecho muchos primeros tatuajes. Eso.

Dios. Todo iba de mal en peor.

Atuendo.
S. Rox Jensen
Imagen Personalizada : Matching tattoo [Priv. Ian & Rox] S0WJx4j
RP : 10
PB : Blanca Suárez
Edad del pj : 29
Ocupación : Sanadora
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.900
Lealtad : Neutral
Patronus : Mariposa
RP Adicional : 000
Mensajes : 134
Puntos : 70
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5479-s-rox-jensen-id#80844 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/

Laith Gauthier el Mar Jul 16, 2019 10:58 pm

Puede que te duela, pero no te vas a morir del dolor, chérie —le prometió, — mira, que esto es una simulación para cuando tengas a mi sobrino, me tomas la mano y si te duele infernalmente me la rompes y no pasa nada. La derecha, que con la izquierda me la tengo que curar —le dio el privilegio de hacerlo sentir tanto dolor como Ian la hiciera sufrir a ella, estando completamente seguro que aquello no era ni por asomo parecido a un parto.

Laith soltó una risa negando con la cabeza cuando le dijo que le invitaba toda la pizza del mundo a cambio de no hacerla tatuarse. Para esas alturas, ya era un experto ignorando las quejas de Roxanne, ¡que por eso había hecho un contrato firmado y todo! ¡Literalmente hablando! Que ponía expresamente que Rox iba a ser la primera, porque sino quizá luego lo abandonaba ahí con su mitad de tatuaje.

Nada más tocar la puerta, advirtió a su amigo que no intentase nada con Roxanne, que no pasó desapercibida la conversación.

¡Por supuesto! A todo el mundo les amenazo que no te miren o les pego —era mentira, pero ese caso particular era digno de subrayarse, cruzándose de brazos mientras la miraba con reproche. — Que luego me quedo sin ti, ¿y qué pasa? Me abandonas —porque el drama iba antes de todas las cosas.

No pasó desapercibido que Ian hizo TODO LO CONTRARIO a lo que le dijo. Al menos esperaba que se controlara y no acosara a su pobre amiga, aunque quizá la forma en que la miraba ya era bastante como para considerarlo acoso. Se dijo a sí mismo que estaba demasiado nervioso, ¡y ya no por el tatuaje! Así que procedió a tranquilizarse.

Este sólo es un primer paso para mi malévolo plan de hacerte ver como un baño público —habló cuando la sanadora dijo que necesitarían mucho cariño para que quisiera hacerse otro tatuaje.

La dejó pedir su cerveza, porque era su no-marido, no su padre, y ya estaba grandecita para saber qué beber. Además de que un poco de alcohol no tendría por qué entorpecer el proceso. Laith se decantó por robarse otra coca-cola del refrigerador de Ian y, en el proceso, darle un empujoncito que en silencio decía “DEJA DE MIRAR A MI AMIGA COMO SI TE LA QUISIERAS COMER”.

Abrió su coca-cola y sacó de su bolsillo el trozo de papel en que había hecho los diseños, porque se había dado cuenta tarde que era un papel de trabajo y no pudo robárselo todo, y le dio pereza hacerlo de nuevo. Se lo tendió a Ian para que lo tomase y observase.

Sí, sé que soy un artista —adelantó, sonriéndose. Atrapó a Roxanne por las mejillas con una mano y le dio un beso en la frente. — Deja de quejarte, chérie, piensa en lo feliz que vas a ser cuando termine y tengas una pizza para siempre en tu cuerpo —le sonrió divertido, sabiendo que muy en el fondo debía estar emocionada por la idea, aunque el miedo ahora fuera más grande. — Sólo tenía boli azul, pero obviamente la idea es a color con sombra simple —le avisó su tatuador respecto al diseño.

Era un bonito diseño, casi caricaturesco de una pizza adorable con corazoncitos de pepperoni, y estaba, según Laith, dimensionado para sólo calcar y empezar, a menos que Roxanne decidiera que lo quería más grande… que lo dudaba mucho. Si eso, seguramente lo pediría más pequeño.

Esto está tomando un giro sexual que no preví —se quejó, esta vez enfurruñándose él cuando Roxanne preguntó sobre las virginidades. Que vale que sabía que hablaba de “primeras veces” tatuándose, ¡pero eso había sonado muy mal! — ¿Dónde me dijiste que lo ibas a querer? —le preguntó a su amiga, caminando con dirección al estudio y notando el rincón de los juguetes de Perseo. — Mira, ¿ves eso? Es del niño que me voy a robar, el más adorable del mundo —señaló a Roxanne. — ¿Estuvo aquí hace poco? —eso iba para el padre del niño que quería robarse.

Siguió su camino hasta el interior del estudio y ahí tomó asiento en uno de los cómodos sofás mientras Ian se las arreglaba para copiar el diseño en la hoja que dejaba la silueta en el cuerpo para usar como base al momento de tatuar.

Ella va primero, la pizza grande —lo avisó para que supiera qué hacer en primer lugar, aunque cuando empezara el proceso de tatuarse iba a estar al lado de su amiga.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Matching tattoo [Priv. Ian & Rox] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 33.005
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1216
Puntos : 1023
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier

Ian Howells Hoy a las 1:41 am

Con el pomo de la nevera en la mano, el tatuador sintió perfectamente la mirada de aviso de Laith, pese a que él creía estar comediendo su mirada. Que al menos esa era su intención, pues después de que Roxanne le sorprendiese siendo tan guapa, estaba intentando no babear con demasiada evidencia.

Cerró la nevera mientras miraba a Laith con una mirada tipo: "no sé de qué me estás hablando, la estoy respetando con la mirada" para entonces preguntar por el diseño y desviar el tema.

Al parecer se iban a tatuar unas porciones de pizzas y si al principio a Ian me pareció una idea divertida, cuando vio el diseño bocetado le pareció todavía una idea más perfecta para una amistad basada en la gordura. Que a simple vista Roxanne no parecía ser precisamente una gorda, pero teniendo en cuenta que era medimaga como Laith lo mismo es que todos los medimagos son delgados debido al estrés del trabajo.

—Oye pues mola —dijo mientras observaba el papel y tomaba un sorbo de su botella de Coca-Cola. No le había pasado desapercibido el hecho de que Rox se pilló una cerveza, cosa que le hizo vibrar el corazón. Él no había cogido una solo porque su no tan buen amigo Eckhart le había dicho que quedaba muy poco profesional y daba poca confianza. —Entonces vais a tener que esperar a lo pase a ordenador para pintarlo al gusto. Es sencillo y lo podía hacer a mano alzada pero sobre todo para cuadrarla con el color y la sombra.

Eso se lo había dicho a ambos, pero sobre todo a Laith. Siempre era mejor que el cliente viera el resultado final antes de empezar a tatuar. Con muchas personas hacia cosas a mano alzada porque se veía capaz y eran cosas sencillas, pero a la propia Rox le haría tranquilizarse verlo primero y ver como le quedaba el 'boceto' en el lugar antes de empezar a tintarlo.

Volvió a beber de su Coca-Cola y se atragantó cuando la guapa pregunto por virginidades. ¿La verdad? Miró a Laith en plan: "HA EMPEZADO ELLA." Luego miró a la mujer, sonriéndole divertido.

—Sí, tranquila, tengo experiencia en primeras veces. Sé cómo tratar a las primerizas, soy muy cuidadoso. Lo hago suavecito. —No pudo tomarse en serio nada de lo que decía, pero si que se contuvo en decir nada más explícito pese a que hubiese pasado por su cabeza. —No te preocupes.

Su atención fue captada por Laith, quién preguntó por Perseo al ver sus juguetes tirados por el suelo. Bueno, en realidad no estaban tirados, no para Persie y su lógica de que si estaban amontonados en una esquina ocupando poco lugar estaban en un sitio perfectamente óptimo.

—Sí, ayer pasó la tarde con Alex y conmigo. A Eris le entró una emergencia y tuvo que dejármelo de manera inesperada. —Entonces… a Ian se le iluminó una luz roja en la frente de alerta: ¿Y si Rox se pensaba que Alex era su novia? Podría haber sonado a eso. Quizás podía pensar que era un hombre fornido como había pensado el en un principio, pero por si acaso se imaginaste a la tía buenísima que era, decidió matizar SU SOLTERÍA. —Alex es mi compañera de piso. Está durmiendo. —Le dijo a Rox, señalándole con la cabeza al fondo del pasillo con la cabeza. ¿Por qué no podía ser fea y así no enamorar a Ian, eh?

Entraron los tres al despacho de Ian, un lugar pequeño dividido en dos partes por un biombo. La primera parte tenía dos sillones individuales, un escritorio y una estantería, mientras que en el otro lado del biombo podías encontrar la camilla y una cajonera portátil con todo lo necesario para tatuar. Él, nada más entrar, se sentó en su escritorio para encender el portátil y la impresora-escaner. En cuestión de segundos metió el papel en el escáner para tener el diseño en el portátil.

—¿Ella se tatúa la pizza casi entera y encima la primera? Que valiente. —Miró a Rox, sonriente. —Bueno, qué valiente y que amigo de mierda que te deja a ti el tatuaje más grande. Supongo que lo queréis a escala, es decir que se note que el trozo de Laith te cabe a ti.

Los miró a ambos y se rió el solo por lo mal que había sonado eso. Mientras seguían hablando, Ian dejó la Coca-Cola a un lado bien cerrada y abrió el programa con el cual editar, pintar y sombrear el dibujo. Cogió su tableta gráfica y con soltura en su mano comenzó a mover el lápiz, mientras con la otra mano se acariciaba la barba cual tick, concentrado.

—Tengo curiosidad: ¿Por qué razón Rox la grande? ¿Eres la más gorda, o la más grande? Son los dos motivos que se me ocurre, aunque sabiendo como come Laith y viéndote a ti, se me hace difícil de creer que seas la gorda del dúo. —JA, TOMA ESE PIROPO CAMUFLADO EN PROFESIONALIDAD LAITH. Ian le sonrió de manera encantadora, para luego seguir con la mirada fija en la pantalla.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.110
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 957
Puntos : 668
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.