Situación Actual
10º-16º
13 octubre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow)

Axel S. Crowley el Miér Jun 25, 2014 1:33 pm

La convivencia en San Mungo podría ser al menos interesante si permitiesen a Axel relacionarse con los otros moribundos de la planta de enfermedades contagiosas. A él no le importaba contagiarse de otras cosas, quizás así conseguía las defensas necesarias para quitarse aquello que había pillado por su endemoniada curiosidad de Ravenclaw, puesto que la única manera que había tenido de pillar aquella enfermedad era por haber ido a buscar aquella planta que, ignorante por su parte, contenía el insecto que la trasmitía.

Había estado aquellas dos semanas dentro de una cuadrada habitación de tristes paredes blancas, lisas y con la sola distracción de un cuadro enfrente de él, siendo el único accesorio de decoración y estético de la habitación. Axel esperaba que no hubiera ninguna enfermedad infecciosa que diera delirios o locura, porque si todas las habitaciones tenían cuadros tan perturbadores aquella planta podría convertirse en la de psiquiatría. Se podía haber pegado horas mirando ese cuadro de todo el tiempo que estaba allí dentro sin hacer nada, ya que era su única distracción cuando no leía y que había llegado a pensar incluso en lo mal que tuvo que estar su pintor como para meter a una cabra con tanto pelo, a un gato egipcio y dos senos femeninos en el mismo cuadro de esa manera tan inquietante.

Por suerte para su aburrimiento, la hermana de Axel le había llevado algunos libros para que pudiera entretenerse en su lecho de muerte. Entre ellos se encontraban los necesarios para aprobar sus EXTASIS, además del tercero del Señor de los Anillos. El chico aun recordaba cuando conoció a Alice y Evan en Las Tres Escobas y se cernieron en una batalla verbal sobre el propósito de Gollum. Ahora el joven Ravenclaw tenía una opinión totalmente distinta a la de entonces.

El chico ignoraba totalmente el día en el que vivía, ya que el paso del tiempo era tan lento para él que perfectamente podrían haber pasado años, aunque lejos de estar tan mal como al principio, se encontraba mucho más vivaz y su rostro lo aparentaba, más ya no parecía un zombi. En aquel momento se encontraba leyendo el libro de la famosa saga muggle mientras se bebía algo que no sabía que era, puesto que la enfermera había optado por dejar de decirle lo que le daba para que Axel dejase de preguntar, intentar corregir, adivinar, o cualquier otra molestia proveniente de su actitud curiosa. Interrumpieron su divertidísima soledad con unos golpes en la puerta cuando se lavaba los dientes para quitarse aquel mal sabor de boca de la medicina, al tener el cepillo y la boca llena de pasta de dientes, no fue capaz de responder algo coherente. Se suponía que no era la enfermera, por lo que intentó proceder con el permiso para entrar.

-¡Pueghes entgrar! –Intentó decir desde el pequeño baño. Escuchó como abrían la puerta y pensó que sería la hermana. Escupió la pasta de dientes y se enjuagó la boca, para salir a recibir a la invitada.  

Para que no me imagines con un camisón y el culo al aire. Me niego.:
Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) 20111213_homewear_09


Última edición por Axel S. Crowley el Vie Sep 12, 2014 11:50 am, editado 1 vez
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Jue Jun 26, 2014 2:37 pm

Los hufflepuffs nos llevaban una ventaja considerable en cuanto a puntos se refería, cómo se nota que los profesores los consienten,  bueno, no, cómo se nota que hay slytherins tan tontos que logran perder puntos porque los pillan metiéndose con otros tontos. No me apetecía quedarme a ver como el gran comedor se cubría de amarillo, era una deshonra, y no podría aguantar mis ganas de lanzarles maldiciones a más de uno. Seguro que se ponen a restregárnoslo, igual que hicieron años anteriores las otras casa. Por suerte la diferencia era tal que Dumbledore no podría darle la victoria a los Gryffindor premiando a Potter y cía como hace siempre.

Partiendo de eso, decidí pasar unos días fuera del castillo, irme antes de tiempo. Logré convencer a mis padres, me miman mucho, para que me sacaran del castillo. Puede que no consiguiera que me sacaran para el banquete, pero sí había logrado que me dejaran ir a Londres el fin de semana. Pedí “amablemente” a mis compañeras de habitación que me cubrieran si algún profesor preguntaba por mí. Si reclaman mi presencia, cosa que dudo, mis padres me protegerán, tendrán siempre una buena escusa preparada.

Lrog había ido a buscarme a Hogsmeade, su sistema de aparición era de gran ayuda, y me encantaba que pudiera llevarme a cualquier sitio, ya que él no tiene la limitación que tienen los magos. Me llevó directamente al lugar donde quería ir. Tan servicial como siempre. Sin embargo había algo en lo que no había pensado…¿Me pondrán pegas para entrar? Voy a intentarlo, si me dicen algo pues…

Entré con paso decidido en San Mungo, haciendo caso omiso a la gente que me rodeaba, lo cierto es que esto era un caos, había gente por todos lados. Nunca antes había venido a este lugar, suerte la mía. Sin embargo, había prometido hacer una visita. Porque a pesar de lo que podáis pensar de mí, si digo algo lo cumplo. O lo intento al menos, sobre todo si es alguien a quien respeto. Porque aunque mi concepto de amistad difiere mucho del de el resto del mundo, hay  ciertos personajes a los cuales considero lo más cercano a amigos que pueda haber, aunque jamás diré esa palabra.

Con unas gafas enormes que cubrían mi rostro, llegué a la ventanilla de información. – Buenos días, ¿la habitación de Axel Crowley? – pregunté a la señora que se encontraba en ese lugar. – Segunda planta, habitación número 23. – respondió después de consultar unos papeles, sin apenas mirarme. Perfecto, aunque con mi altura podía pasar por un adulto, creo. Eso ayuda mucho, aunque no en Hogsmeade.  – Muchas gracias. – respondí con educación. Con la información que necesitaba, me dirigí hacia los ascensores. Menos mal que hay carteles con indicaciones, sino me pasaría horas buscando en ese lugar.

Al cabo de unos minutos, y después de haber soportado a un hombre que ocupaba lo que cuatro como yo en el ascensor, que me había aprisionado contra la pared, llegué a la planta indicada. No tardé mucho en dar con la habitación. Toqué varias veces, no fuera a abrir y encontrarme a un viejo verde a medio vestir en el interior. Abrí la puerta con lentitud al escuchar algo así como “puedes pasar” pero daba la impresión de que el responsable de esas palabras tenía la boca ocupada. Estaría comiendo.   Al entrar no había nadie en la habitación, era raro, muy raro. Cerré la puerta tras de mí y observé la estancia, debía ser aquí, ¿quién si no tendría tantos libros? Nadie salvo un ravenclaw con complejo de Einstein.  

- ¿Llego en buen momento? – Ni un hola, ni un ¿cómo estás? Tampoco sabía muy bien que decir en estas situaciones. Pasé mi mano por mi pelo, haciéndolo hacia atrás, para luego retirar las gafas de mi cara y guardarlas en el bolso. – Aquí me tienes, así podrás tener tu final feliz.   – comenté con un tono burlón. – No podía dejar que murieras sin darte un poco la lata en tus últimas horas de vida. -  Dicho esto, no sabía qué hacer. ¿Me acerco a él o me siento? Yo que sé. Lo que me pedía el cuerpo era quedar en esa posición, esperando que él dijera algo, o más bien me orientara.  – ¿Estás mejor? – pregunté al cabo de un rato, con cierta preocupación en la voz. Aparentemente no parecía estar tan mal, pero el que mejor lo sabe es él.

Spoiler:
A mí me ha dado por ir así. Pero a ti te hubiera quedado mucho mejor el camisón, hubiera sido más divertido xDD
Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Asi_viste_ana_de_armas_1070_320x
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Miér Jul 02, 2014 2:18 am

Axel se quedó boquiabierto cuando vio a la chica al salir por la puerta del pequeño lavabo. Primeramente, no se esperaba que la chica cumpliese lo que le había dicho, era conocido por muchos que San Mungo no era un lugar demasiado alentador que visitar. Era deprimente (no hacía falta más que mirar la decoración interior de las habitaciones) y estaba lleno de enfermedades. No era un lugar para una señorita como lo era O. Winslow. En segundo lugar se había quedado impresionado por algo que no había tenido cuenta nunca: la vestimenta. Pocas veces había visto a O. fuera de Hogwarts con ropa de calle. Por regla general estaba acostumbrado a verla con el uniforme de Hogwarts; casto y bastante sencillo. Estaba impresionante a pesar de haberse vestido, para probablemente el criterio de la chica, de la manera más normal. Axel sonrió con un considerable contento en el rostro.

-Pues no sé qué decirte, como puedes ver, ando muy ocupado… -Se tomó la libertad de bromear irónicamente, señalando con los brazos las cosas que tenía que hacer en aquel horrible y aburridísimo infierno. Acto seguido, la burla de la chica hizo que el moreno se llevase una mano al pecho.- Qué considerada eres. Has venido a verme morir, o mejor dicho, a darme una dulce despedida… Es mi primera vez, así que no sé si debo agradecértelo –Dudó con un gesto de lo más afable.

Se acercó hacia su camilla, pero no se subió en ella, sino que pasó por un lateral. La única visita que recibía Axel era la de su hermana, por lo que tenía esa felicidad de ver un rostro conocido y no estar soportando siempre a su hermana o a su enfermera. Que, aun siendo agradables con él, cansaba ver siempre los mismos rostros. Axel estaba mucho mejor y su enfermedad no era contagiosa, por lo que por una parte agradecía que el desmejorado aspecto que tenía hace unas semanas no lo tuviera ahora, pues no sería difícil espantar a su amiga o que ésta quisiera mantener cierta distancia prudencial con él. Axel llegó hasta la chica, puesto que se había quedado quieta en la entrada y se mantuvo quieto justo en frente de ella.

-Estoy mucho mejor, menos mal que no me viste cuando intentaba sobrevivir en Hogwarts... ¿Sabes que es la Escrofungulosis? –Preguntó retóricamente.- Yo aún no sé exactamente qué es. Sólo sé que ha atentado mortalmente contra mí y que no es contagiosa. –Aclaró puesto que no quería incomodar a O. con cualquier referencia ante la enfermedad que tenía.

El chico se agachó levemente y le dio un beso en la mejilla como saludo. Había besado los labios de la chica con anterioridad pero aquel no era ni el momento ni el lugar para repetirlo por muchas ganas que pudiera tener. Se separó y retrocedió hacia atrás hasta sentarse en su camilla, colgándole los pies. Le dio un golpecito justo a su lado, en el colchón de la cama y con la otra mano le señaló la silla de plástico que estaba justo en frente de él, invitándola a elegir sitio dónde sentarse.

-Gracias por venir. No creo que me des un final mortal feliz, lo cual debería hacerte feliz, pero me has librado de otro aburrido día en mi gran hotel de cinco estrellas. Te invitaría a algo de beber, pero no creo que quieras nada de lo que hay aquí dentro ahora mismo… -Comentó sin apartar la mirada de la chica en lo que decidía lugar en dónde sentarse.- ¿A qué día estamos? ¿Debo suponer que ya Hufflepuff os ha derrotado fatalmente? –Bromeó, siendo consciente de que para las serpientes aquello iba a hacer bastante humillante y estaba expectante de ver la reacción de O.

Axel nunca había sentido odio, ni desprecio, ni nada por el estilo por las demás casas. El Ravenclaw, a pesar de haber sido criado bajo una mentalidad un tanto retrógrada y clasista, supo construirse su propia base sin ser influenciado exageradamente por su familia. Sí, era de los que creían que la sangre influía, pero perfectamente un sangre sucia podría ganar a una limpia si éste último no sabía aprovechar sus capacidades.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Jue Jul 03, 2014 12:20 am

Mi primera visita a este lugar y no era tan desagradable como esperaba. Aunque sí que fue asqueroso ver el culo de aquella pareja de ancianos que caminaban delante de mí por el pasillo. ¿No saben lo que es un pijama?  ¿De qué sirve tener la parte delantera tapada y luego tienes toda la retaguardia abierta? ¿Qué sentido tiene? ¿Si estás enfermo no deberías abrigarte? Ilógico, no tiene ningún sentido para mí.

Entré tras sus palabras, aunque la habitación estaba vacía poco tardo en hacer aparición. Una extraña sensación me recorrió al ver su expresión. Nunca lo había visto quedarse boqueabierto, así que una de dos, o no tenía fe en que cumpliera con mi palabra o no esperaba verme. Vamos que era lo mismo lo vieras como lo vieras.  Me gustaba causar esa sensación. No me conoce como para esperar esto de mí.  Sin embargo, y a pesar de comentar con burla que venía a verle morir, no pude evitar sonreír con una naturalidad que pocas veces tenía, fue una sonrisa amplia que emanaba de mi interior. Nada frecuente.

- Deberías, encima que intento hacerte feliz… – añadí con un tono de queja al final, negando levemente con la cabeza y haciendo un amago de tristeza, pero me fue imposible. Para mí la muerte no era temida, la veía como algo placentero si era yo la causante. Pero eso no iba a decírselo, no quiero terminar encerrada en este lugar.

No tenía nada claro cómo proceder en estas situaciones, por lo que esperé junto a la puerta. Él pareció percatarse de ello, o eso creo, pues se acercó hasta donde estaba. Me resultaba raro verle después de tanto tiempo, se le veía tan diferente. Es lo que tiene el paso del tiempo, los vagos recuerdos y el hecho de que pasara por lo que paso.  Asentí con la cabeza, como si supiera lo que era eso que había tenido. – ¿Tan mala pinta tenías? Aunque me pregunto más bien, ¿porqué importarte que te viera como un moribundo? – Le pregunté ladeando levemente la cabeza, y llevando el dedo pulgar de mi mano izquierda a mi boca durante unos segundos emulando el gesto de un niño que espera impaciente por una sorpresa.  

Axel se agachó levemente y sus labios tocaron mi mejilla. Sonrisa tonta en uno, dos…. Sí, una pequeña sonrisa esbozaron mis labios. No era lo que esperaba, nunca me había basado así, ni yo a él, bueno una vez, pero sus labios eran más jugosos que su mejilla. Aunque pensándolo, mejor así, por mucho que dijera que no era contagioso el Esco…, lo que sea que tiene, mejor no arriesgarse.

¿Cama o silla? Esa eran mis opciones, caminé con lentitud hacia él, mientras pensaba en que era mejor. Si me sentaba en la cama sería más cómodo  y estaríamos al mismo nivel, si me siento en la silla será lo más correcto. ¿Con qué opción quedarme? Él hablaba, yo asentía sin hacerle mucho caso, algo de gracias y aburrido entendí.  Eso debe ser relacionado con mi visita y que se aburre mucho. Estate atenta leñes. – No te preocupes, vengo servida. – respondí a su ofrecimiento, lo cierto es que no me apetecía tomar nada, la visión de los ancianos de antes me había quitado las ganas de comer durante una semana. Al final opté por sentarme a su lado, con los pies colgando, era más divertido.  Miré al frente cuando me preguntó por el día en que estábamos y lo de los tejones. – Es el día en que decidí fugarme de Hogwarts para verte. ¿No es suficiente? – pregunté mientras me giraba lentamente para mirarle, haciendo un gesto con la mano como si fuera lo más obvio del mundo.  – En cuanto a ese tema, cuando me fui iban perdiendo, así que espero que los de mi casa hayan mantenido la diferencia en mi ausencia, aunque en el fondo me da igual. Si lo que quieres saber es si estoy aquí porque hayan ganado. – Comenté mirando al frente, realmente me daría mucha rabia que los tejones ganaran, son tontos a más no poder, sólo hay que mirar a Alice. A Axel le había dado mi palabra de que vendría, me he arriesgado a perder una noche con Damon por venir a este lugar, no iba a dejar que la imagen de los tejones ganando la copa me perturbara más.

- ¿Porqué no llevas uno de esos camisones tan “sexys” que he visto por el pasillo? – le pregunté recalcando la palabra sexy. Aunque no con la intención propia de la palabra ya que mi imagen de ellos no era nada buena. – Porque verte a ti con uno de esos haría posible borrar de mi mente la cosa tan horrorosa que he visto ahí fuera. – dije señalando la puerta y con cara de asco.  

Muchas cosas pasaban por mi mente en estos momentos, pero ninguna de ellas me parecía importante para fluir en esta conversación. Quizás fuera el lugar, el saber que había estado de nuevo en peligro mortal, pero me costaba decirle algo, como cuando lo conocí. – Bueno…y ¿Qué se supone que haces aquí? A parte de leer, obviamente. – pregunté cómo quien no quiere la cosa, aunque sentía curiosidad por saber cómo funcionaba este lugar. – Bonito cuadro surrealista. Aunque un tanto perturbador, nunca antes había visto un cuadro así. – Comenté con la mirada fija en ese cuadro que había en la habitación. Era caótico, si hay que verlo a diario puede que termines un poco ido del tarro. Quién sabe, quizás era eso lo que buscaban.
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Jue Jul 03, 2014 5:22 pm

Axel soltó un pequeño suspiro con un “oh” de fondo mientras se llevaba una mano al corazón, bromista, ante el comentario de que la chica había venido a hacerle feliz. El chico ya había pasado por la situación de que algún familiar viniera a visitarlo, mayormente su hermana, y no poder hacer nada más que estar acostado con la mente ida o bien durmiendo. Si hablaba, hablaba en párrafos cortos y con un dialecto un tanto limitado por simple inexistencia de fuerzas. Y no hablemos de su manera de caminar, que le dolía tanto el cuerpo que hacía movimientos precisos con cierta tendencia a la ortopedia. Era inevitable que ya de por sí se sintiese inútil y le daba todavía más vergüenza que pudieran verlo así. Nunca ha sido de los que reciben mimos cuando está enfermo, por lo que realmente cuando estaba tan mal siempre prefería recuperarse sólo.

-Sí, sobre todo los primeros días después de que me sacaran de Hogwarts.-Le explicó, haciendo una pause para sonreír.- Si llegas a verme medio moribundo hubiera perdido todo el sexappeal y no puedo dejar que eso pase.-Axel no era, en este ámbito, nada egocéntrico y mucho menos narcisista, por lo que lo decía totalmente en broma.- Además de que te hubieras comido los mocos, ya que no es que estuviera muy hablador en mi etapa moribunda.-Contestó el moreno.

La chica tras una decisión que, a simple vista, parece ser sencilla, eligió sentarse junto a Axel, así que este se sentó de lado, manteniendo la distancia pero haciendo que colgara simplemente una pierna, pues la otra estaba recogida encima de la cama. Preguntó sobre la copa de la casa, ya que por la carta parecía bastante afectada con eso de que ganaran los Hufflepuff. Axel pensaba que la casa amarilla no era digna de una copa como esa y ya hacía tiempo había asumido que Ravenclaw ya había dejado de tener oportunidad. Sin embargo, aceptaba que los tejones se lo habían currado. Aunque hubiera preferido mil veces que ganaran las serpientes.

-Totalmente suficiente.-Alzó ambas manos en señal de inocencia, aunque realmente era señal de conformismo. Para el chico que ella hubiera venido era suficiente, le daba exactamente igual el motivo.- Pues ánimo, porque yo no sé cómo lo hacen los Hufflepuff, pero sacan puntos a raudales.

De lo más profundo del chico salió una carcajada cuando nombró los típicos camisones que se utilizan en este tipo de hospitales. Axel los odiaba, además de que era humillante cuando alguien decide mirarte la parte de atrás, también eran pegajosos e incómodos. Los hombres no nos sentamos para hacer necesidades menores y levantar todo el camisón cuando tu fuerza es similar a la de un teletubbie es algo tremendamente complicado. Y humillante. Todo lo que hagas con ese camisón llevará el adjetivo “humillante” porque es lo que es. Axel se imaginó lo que pudo haber visto y dejó de reírse.

-Sí, librarías de tu mente lo que sea que has visto de horrible ahí fuera. Pero entonces tendrías un motivo para reírte de mí por la eternidad y no, gracias. Ese camisón es la cosa más degradante que he visto nunca… -Añadió y tras bajar la mirada un momento, volvió a mirarla a ella.- Antes lo llevaba, los primeros días porque me obligaban. Pero desde que recuperé un poco mi dignidad me dejaron pasarme al pijama. Llegas un poco tarde si querías verme en todo mi esplendor.-Se encogió de hombros.

La morena preguntó por el día a día de Axel y la verdad es que eso era bastante fácil de responder. Sobre todo porque no hacía gran cosa. Miró a su alrededor para saber por dónde empezar, pero sólo había libros…

-Intentaba prepararme los EXTASIS por si llegaba a tiempo, pero hace un par de días Dumbledore me contestó la carta que le mandé y los EXTASIS no se repetirán. Por lo que he malgastado mis días en estudiar algo de lo que me examinaré dentro de un año.-Le explicó.- Y luego paso el rato escuchando música con un artilugio muggle que me prestó mi hermana. Pero no te lo voy a enseñar, no quiero que me odies cómo cuando nos conocimos. –Recordó con diversión a la vez que veía hablar a la chica sobre el cuadro.- Y sí, mientras escucho música miro ese perturbado cuadro. Yo creo que quiere expresar algo… pero después de dos semanas no soy capaz de saber el qué.

Estar allí dentro sofocaba a Axel, llevaba en la misma habitación semanas, por lo que por las noches cuando había menos vigilancias y las enfermeras no rondaban constantemente los pasillos, Axel salía a estirar las piernas y encontrar alguna ventana que no tuviera rejas por dónde pudiera entrar un poco de aire. En una ocasión encontró algo todavía mejor: escaleras. Subió hasta la punta de arriba y encontró la azotea de San Mungo. No había tejado, sino que era todo llano y había cubículos para cuando llovía y demás sistemas eléctricos. Los bordes eran altos, por lo que hacían de barandillas y era el único sitio en dónde aparte de no sentirse vigilado, podía coger algo de aire. Axel se llevaba la varita con un libro y no necesitaba nada más para leer sin que cuatro paredes le devolviesen continuamente el aire que expiraba.

-No quiero aburrirte en mi suite porque sé que no te van los lujos. –Bromeó.- No me dejan salir, pero sé un sitio en dónde no tendremos que soportar la mirada de esa antropomórfica figura del cuadro ni los constantes ruidos de pasillo.-Axel se levantó de la cama y le tendió la mano.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Jue Jul 03, 2014 11:24 pm

Debía haber pasado por unos muy malos momentos para apenas hablar. Si no se callaba nunca, no paraba de hablar cuando le dabas cuerda. A eso súmale la curiosidad que tiene y puede pasar días hablando sin dormir. O esa es mi impresión. Llevaba razón, si lo hubiera visto antes tal como describiría, hubiera desaparecido y eso que no sé hacerlo. Primero porque pensaría que me pegaría esa cosa y segundo porque sería muy raro estar a su lado sin que hable.

- Así que ese es el principal motivo...no perder tu sexappeal. Me alegra saberlo. – comenté guiñándole un ojo con diversión. Sabía que bromeaba era frecuente en él. Siempre igual, un tira y afloja de a ver quien suelta la broma mayor. Siendo sincera, no quería ni imaginar cómo estaría esos días, por alguna extraña razón me sentía mal solo de pensar que pudiera morir, aunque le dijera lo contrario.

Tras mi elección de sentarme a su lado, momento en el cual él cambio de posición para estar girado hacia mí. Sin embargo yo permanecí con los dos pies en el aire. Me giraba cuando debía hacerlo y de paso así estiro los músculos de la espalda.  – Los tejones tienen comprados a los profesores. Son a los únicos que les dan puntos por abrir la boca. – comenté con cierta molestia al recordar lo sucedido en la última clase de adivinación. No, no, no, tejones fuera. Dejadme tranquila en mis días fuera del castillo.

El tema de los camisones planteaba pros y contras en mi mente. Todo dependía de quien lo llevara, desde luego debían prohibírselo a los viejos. Aunque imagino que será por comodidad para los enfermeros y médicos, pero ya podrían poner un poco más de tela y taparles esa parte.  Alcé las cejas, girando mi cuerpo al completo, colocando en esta ocasión una pierna flexionada sobre la cama, para estar frente a frente.

- ¿Vengo a hacerte feliz y no vas a hacer nada por hacerme olvidar esa imagen tan horrorosa de mi mente? – pregunté agachando la cabeza y con un tono de voz quebrado, como si intentara llorar. Para luego negar con la cabeza y sonreír levemente. – Te he visto de cintura para arriba, ¿por qué no puedo ver la parte de atrás? – comenté ladeando un poco la cabeza. Con la mirada recorrí su cuerpo y luego volví a fijarla es sus ojos. – Todavía me lo debes. – Añadí mientras me mordía suavemente el labio inferior. Puede que llegara tarde a verle en todo su esplendor, pero llegaría ese día.

Arrugué la nariz con gesto infantil imitando enfadarme. – Sé lo que es una radio. - Dije con recochineo. Odiar esas cosas muggles no implica que no pudiera darle uso a algo que llevamos años usando los magos, sólo un toque de varita y listo.  Espera, ¿acabo de admitir que se cosas sobre los despreciables muggles? Mierda.  – Yo que tú dejaría de mirarlo, porque el caos que representa solo puede terminar por volverte loco. No termino de comprender el arte moderno, cada vez es más raro. – Añadí mientras gesticulaba con las manos sin dejar de mirar el cuadro. No podía encontrárselo, no es como una obra de Van Gogh o de Miguel Ángel. Es un sin sentido este cuadro, quizás es eso lo que quiere expresar, que la vida es un sinsentido que nos cuesta diferenciar lo que nos rodea. Estaba comenzando a desvariar y apenas lo había mirado unos segundos.

De pronto se puso en pie mientras decía de llevarme  a otro lugar con menos ruido. Sonreí a su broma, esto era más lujoso que una habitación del Caldero Chorreante, eso sin duda. Fui a poner mi mano sobre la suya pero la retiré en el último momento mirándolo con seriedad y desconfianza. – ¿Está libre de lo que tú y yo sabemos, no? – pregunté sin más, no quería encontrarme a esos seres.  

Con una respuesta por su parte no necesité más, era mi caballero asesino de ciempiés. Al menos me los quitaba de encima, que era mucho ya. Me dejé llevar por él, adentrándonos en esos pasillos que estaban plagados de gente con pijama o camisón, sanadores y visitas. Pasábamos desapercibidos entre ellos, o eso creía ya que una sanadora bastante joven y guapa se plantó en medio. – ¿No deberías estar en tu habitación? -  Preguntó mirando a Axel. – Sólo me acompañaba al ascensor. – Respondí con altanería. Mal hecho Ophelia. Así solo llamas la atención. – ¿Y tú eres? – preguntó con un tono tan poco amable como el mío. – ¿Qué quién soy? Pues soy… – Esta vez hablé con un tono más amable, había metido la pata. Se suponía que debía estar en Hogwarts, no en medio de San Mungo.  Mientras hablaba con tono pausado y alargando las letras todo lo que podía sin llamar mucho la atención crucé una pequeña mirada con el cuervo, pidiendo su ayuda. Él la conocía, yo no tenía ni idea. Me mente había decidido paralizarse. ¿Por qué? Simple, no esperaba esta situación.
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Sáb Jul 05, 2014 12:39 am

Por lo que la experiencia de Axel decía, los profesores también eran razonablemente buenos con los Slytherin. Lluna y O. eran chica muy aplicadas y ambas hacían un buen equipo en clase. Suponía que con la rivalidad entre ambas casas la objetividad no estaba tan clara, pero Axel llevaba un mes sin ir a clase, por lo que no era quién para decir nada, pues probablemente tuviera una visión totalmente equivocada de la realidad. Axel no era nada bueno dando ánimos, así que simplemente lo omitió. Al fin y al cabo era O., no creía que necesitara ningún tipo de ánimo. En cierta manera era una chica que parecía tener una coraza impenetrable de sentimientos, o eso le parecía al chico. Parecía que delante de ella siempre había una invulnerable capa de protección, su rostro, su manera de ser… Siempre se lo pareció a Axel y en cierta manera tenía curiosidad –para variar- de saber lo que puede encontrarse bajo ella.

El Ravenclaw tenía claro que no pensaba ponerse un camisón de esos. Como si le pagaban o le sobornaban. Era sufrir una tortura china psicológica vivir con ese atuendo sobre ti mismo durante mucho tiempo y Axel ya la había sobrepasado. No iba a caer otra vez en esa artimaña. Sonrió ante el chantaje de la chica.

-Si me lo pones así, entonces aun no estamos en igualdad de condiciones. Yo aún no te he visto la parte de cintura para arriba como tú me la has visto a mí.-Pintó una leve sonrisa en sus labios.- Sé que te lo debo, pero no fui yo quién casi se desmaya por un miriápodo… Por cierto, te quedaba bien el pelo rosa, deberías habértelo dejado más tiempo -Se metió con ella.- Yo siempre cumplo mi palabra. Cuando salga de aquí terminamos ese juego.

Por él no había el más mínimo problema en terminarlo y es que era un hecho que se arrepintió de la presencia de ese maldito invertebrado tan pequeño.
¡O. Winslow sabía lo que era una radio! La impresión inundó el rostro de Axel y éste sonrió durante unos segundos. En realidad era un iPod, pero no quería entrar en debate ni destrozar el descubrimiento de la Slytherin. Quizás no supiera que es un iPod y explicárselo tampoco entraba en los planes de Axel de una charla especialmente amena y divertida.

-Pues muy bien, prestas atención en clase de Estudios Muggle. Alicia Weiss estaría orgullosa de tu aplicación. -Aprovechó para ironizar cuando escuchó en su voz ese deje de recochineo.- Lo malo del arte moderno es que intenta mezclar lo que es tradicional con la experimentación y es que… -Dudó un momento, intentando buscarle algo bueno a ese cuadro.- Simplemente ese cuadro es puro producto de un chute de anfetaminas. Si no, no entiendo tanta experimentación innecesaria.-Para variar, una ración de opinión personal.

Axel decidió salir de allí, pues ya que O. se había tomado las molestias y los riesgos de irse de Hogwarts para venir a visitarle, no pretendía tenerla metida en una habitación de cuatro metros cuadrados con poca ventilación. Sería deprimente. Le tendió la mano y ésta preguntó por lo evidente. Lo menos que quería el Ravenclaw era contagiar a la chica de esa enfermedad que le había hecho sufrir tanto física como académicamente. Aun no se creía que tuviera que repetir su último curso de Hogwarts. Aunque miraría el lado bueno: podría terminar de leerse todos esos libros que no les dio tiempo de la biblioteca. Con un asentimiento del chico, O. aceptó la mano. Axel se colocó unas zapatillas de lo más sosa, pero funcionales y salieron de allí.

Mientras caminaban por los pasillos Axel deseó no encontrarse con su sanadora. Le trataba estupendamente, era la mejor sanadora que había tenido nunca en ningún sitio, atenta, buena y, encima, agradable a las vistas. Pero evidentemente no le dejaría salir. Para su desgracia, se la encontraron de bruces. Ante la pregunta de la enfermera, Axel fue a responder, pero O. se adelantó. En aquel momento, hubiera preferido contestar el Ravenclaw, aunque sonrió al ver la cara de la Slytherin. Al ver cómo dudaba en la segunda pregunta que la sanadora le había lanzado, Axel entró al rescate.

- Se llam… -Así no era una buena manera de empezar, ya que realmente Axel aun desconocía el nombre de la Slytherin. Tosió para evitar decir el nombre, como si se hubiera atragantado.- Es mi novia. ¿A qué es guapa? –Sonrió con confianza a la enfermera, que le miraba con cara de pocos amigos. Últimamente Axel estaba realmente hablador y espontáneo, pero lo atribuía al hecho de las medicinas que se acababa de tomar, si no, no entendía dicha y extraña hiperactividad.- Vino a verme porque me echaba de menos y el curso acabó. Déjame acompañarla a la puerta, no quiero ser descortés.-Le pidió poniendo ojitos.

La enfermera no dijo nada, simplemente lo miró con cara de: “no tardes o te daré un chute de morfina que te dejará grogui”, lo cual al chico no le importaba, pues tener morfina en sangre era como ir al mundo yupi. Axel y O. se posicionaron delante de la puerta del ascensor. El chico apretó el botón y miró de refilón a la enfermera, que justamente había dejado de mirar para ellos. Cogió la mano de la chica y tiró de ella para subir por las escaleras y seguir corriendo. Una mala idea, en el último piso ya Axel estaba exhausto. Llevaba un mes sin moverse apenas para ir al baño y poco más, aquel ejercicio inesperado le había dejado muerto. Soltó la mano de la chica y justo quedaba el último tramo de escaleras para llegar a la puerta.

-Entra entra. Yo llego en una hora, en cuánto recupere el aliento del joven que llevo dentro…-Bromeó, inclinándose con las manos en sus muslos y expirando profundamente.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Sáb Jul 05, 2014 6:13 pm

Hablar de tejones no era lo mejor en estos momentos. Cada día les tenía más manía. Iban con la idea de que iban a ganar la copa de las casas, les daban puntos por decir calamares o cualquier otra tontería al azar, para mí habían perdido mucho los profesores al premiarlos con tanta facilidad.  Una cosa lleva a otra y acabamos hablando de los camisones tan poco fascinantes que los que vestían muchos de los enfermos.  Tras ver a los que había visto no me hubiera importado en absoluto ver a Axel con uno de ellos, pero no iba a ser esa mi fortuna.

- No la has visto porque no has querido. – respondí con una sonrisa traviesa y picándolo un poco. Ocasión tuvo, se deleitó besando mi vientre, lo que el ser más despreciable del mundo hizo acto de presencia y todo terminó. ¿Quién sabe que pudo haber pasado? – ¿Sí, verdad? Pero nada como mi color natural, no puedes negarlo, este color te atrae mucho más que el rosa. – Bromeé enrollando un mechón de pelo con los dedos mientras lo decía.  Mi estúpido miedo había puesto fin a una tarde la mar de entretenida, aunque él parecía estar más que conforme con terminarlo al salir de aquí. No estaba mal, con el verano no tendríamos que pensar en clases ni horarios. La ciudad sería nuestra.

- ¿Esa quién es? – pregunté con seriedad, aunque sabía quién era en mi vida la había visto o pisado una de sus clases. – En mi vida me veras en esa clase, deberías saberlo, pero sí que Lluna me cuenta cosas a veces. – comenté con intención de aclarar algo de modo innecesario, pues obviamente no necesitaba decir nada al respecto. Con la que le había montado cuando nos conocimos había quedado latente cual era mi opinión al respecto.

Asentí a sus palabras, el cuadro así como la mayor parte del arte moderno carecía de comprensión para mí. Nada tan bello como admirar la primavera de Boticelli era claramente comprensible y admirable, por muchos años que hayan pasado se sigue conservando en un estado envidiable. Obras que empleaban técnicas marcadas y bellas.

Axel sugirió salir de esa habitación, y aunque no me importaba quedarme en ese lugar junto a él, cierto era que aburría un poco bastante. Si estaba mucho tiempo así acabaría abstrayéndome y parecería estar petrificada. Le hice una pregunta que respondió de forma afirmativa. Un alivio saber que no habrían ciempiés en la azotea. Me había marchado de Hogwarts no quería terminar ingresada en este lugar por encontrarme alguno y del desmayo darme en la cabeza con cualquier objeto que pudiera causarme la inconsciencia. Eso sería muy mala leche por parte de Nemesís. Tú intentas dejar inconsciente a alguien y un gusano amorfo te deja inconsciente a ti por no hacer nada. Estúpido y divertido a la vez si lo ves desde fuera.

Dejándome guiar por primera vez por el cuervo, aunque fuera a través de los pasillos, tuvimos la mala suerte de encontrarnos con una sanadora. Por como lo miraba podía ser perfectamente la encargada de sus cuidados. Metí la pata por ser yo y no cuidar mi lenguaje en determinadas ocasiones como esta. Demasiado acostumbrada a hufflepuffs tontos y gryffindors creídos. Sin embargo ante su segunda pregunta, la cuál iba claramente dirigida a mí, no supe que responder. Pero Axel salió al rescate intentando decir mi nombre, algo raro teniendo en cuenta que seguía sin conocerlo. Sin embargo encontró un remedio para salir del paso. Algo que me dejó trastocada, ¿su novia? ¿En serio? ¿No había algo mejor que decir? Al ver la cara de pocos amigos de la sanadora y la confianza con la que hablaba él, me limité a sonreír y agarrar su brazo con mi mano libre pegándome más a él. A pesar de que nos dejó continuar su mirada era perturbadora, como si le fuera a hacer algo como tardara mucho. Esta mujer debería saber que las despedidas pueden ser muy largas.  – ¿Tu novia? – le pregunté con consternación – Podría ser tu prima o cualquier otra cosa. – Le comenté en voz baja mientras caminábamos hacia el ascensor con un tono de reproche. No existía para mí una palabra más carente de sentido que eso.  

Nos libramos y en un momento de despiste por parte de la sanadora Axel tiró de mí hacia las escaleras, emprendiendo una carrera hacia el último piso. Algo disparatado, pero con sentido, cuanta mayor distancia menor era el riesgo de que nos encontraran. Pocos metros faltaban para llegar a donde se suponía que íbamos, apenas un tramo de escaleras cuando soltó mi mano, exhausto por la carrera. Reí ante sus palabras sin poder remediarlo.  En un principio me había preocupado, a ver si iba a darle un patatus ahora por mi culpa, pero la preocupación se desvaneció con la misma rapidez con que había llegado. – Ven aquí abuelito, que te ayudo a subir. – Me burlé un poco, pasando mi mano por su espalda en señal de consuelo, cómo si eso fuera  a hacer que recuperara el aliento, y agachándome levemente a su lado. – Venga, que solo son unos escalones más y ya serás libre. – Esperaba que hiciera uso de mi oferta y se apoyara en mí para subir ese pequeño tramo.  Había sido una carrera ligeramente agotadora, si no fuera por la emoción de huir no hubiera realizado el mínimo esfuerzo en recorrerlas.

Atravesar la puerta fue un gran cambio. El aire puro golpeó con fuerza mis pulmones. San Mungo olía a limpio mezclado con anciano. Además brillaba el sol a través de las nubes. Un momento perfecto para estar al aire libre. – Esto está mucho mejor que la suite, sin duda. – comenté girando sobre mi misma una vez estábamos fuera y después de haberlo soltado unos segundos. Volví a acercarme a él – ¿Mejor? ¿Necesitas algo? – pregunté con una leve preocupación. No quería tener que bajar esas escaleras corriendo para llamar a aquella sanadora y que descubriera el lugar a donde se escapa.

- He de confesarte que me alegro por qué no pudieras hacer los EXTASIS. – dije una vez en la azotea y tras unos segundos de silencio. – Por una vez voy a necesitar realmente tu ayuda, don sabiondo. – Había pensado mucho en esto último. Después de estos meses era consciente de que podía confiar en otras personas, entre ellas Axel. Y dado que por alguna extraña razón no me importaba demasiado admitir ciertos puntos flacos ante él, era el mejor candidato para ello. – Tampoco vaya a subírsete el ego, que si te pido ayuda es porque no quiero volver a tener una nota baja. – añadí con un tono más relajado que el anterior. Horrores me había costado llegar a la conclusión de que necesitaba ayuda con ciertos conjuros, pero más aún me costaba pedirla. Me sentía tonta al hacerlo, cómo si no supiera hacer nada por mí misma. Es así mi orgullo.


Off: no me mates por semejante post, por alguna razón me he motivado demasiado hoy.  Embarassed Embarassed 
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Dom Jul 06, 2014 3:26 pm

Lo que había dicho la chica era totalmente relativo. Si Axel no lo había visto era porque no había tenido oportunidad, puesto que él no iba a rechazar algo así nunca. Sin embargo, hubo un imprevisto ese día de lo más inusual que hizo que aquello tuviera que quedarse a medias. Un auténtico fastidio, puesto que el juego que se había inventado O. era de lo más perverso para el pobre chico. No entendía como pretendía que pensara todas esas cosas con una hermosa chica desnudándole y besándole. Era impensable. Era incluso cruel.

-De eso no cabe duda. Siempre me han gustado las morenas.-Hizo un guiño.-Y me remito a recalcar que no fue porque yo no quisiera. Allí pasó algo y yo no tuve nada que ver.-Le miró con reproche.

Negó con la cabeza cuando O., totalmente negada a asistir a esa clase, contestó de manera cortante. Los pobres profesores de Estudios Muggles deben de pasarlo mal con menos de la cuarta parte de la clase siendo Slytherin. Entre lo malvado que podría ser con sus comentarios y el odio que podrían tenerle a ciertas cosas, debían de pasarlo mal con ellos. A Axel personalmente le daba igual esa clase, pues normalmente ya lo sabía todo.

Salieron de la habitación con la idea del chico de ir a la azotea, pues no pretendía mantenerla allí dentro con la ínfima posibilidad de que pudiera coger alguna enfermedad de las que están en aquella planta. El otro día había visto a un tío estornudar fuego y según tengo entendido la viruela de dragón si puede ser contagiosa, por lo que preferiría evitarlo. Se encontraron con una de las sanadoras de Axel, que no reparó en pararlos y preguntarles con autoridad que a dónde se dirigían. O. estuvo rápida, pues los reflejos de Axel parecían ir a cámara lenta. Aquella medicina le dejaba de lo más ido. Sin embargo no tardó en dejar callada a la Slytherin sin saber lo que decir. Axel improvisó y cuando consiguieron librarse de la sanadora O. se quejó por la increíble improvisación del Ravenclaw.

-No hubiera colado. Desde que estoy aquí sólo ha venido a verme mi hermana de mi familia. ¿Mi prima? Si ni siquiera conozco a mis primos.-Negó con la cabeza.- Además, soy un chico muy guapo. Pegaba que fueras mi novia y se lo ha creído. No seas quejica.-Se quejó, antes de tirar de ella hacia las escaleras.

Como le pillasen iba a terminar siendo amarrado en la camilla, ya que no era la primera vez que le veían por ahí yendo a buscar un vaso de agua o cualquier estupidez varia para poder estirar las piernas. Subieron corriendo las escaleras sin ningún motivo aparente, simplemente la euforia de momento, ya que después del primer tramo podrían haber ido caminando. Por culpa de esa euforia Axel terminó rendido en el último tramo, tuvo que parar para coger aire y que sus piernas también descansasen algunos segundos. El chico alzó una ceja con reproche ante lo que dijo la chica después de reírse de él.

-Eres un encanto.-Ironizó cuando le llamó “abuelito”.- Cuando lleves aquí un mes vendré a visitarte y a ponerte a pruebas físicas, a ver cuánto duras… -Le dijo, mientras aceptaba su ayuda hasta poder llegar a la puerta y salir hasta el exterior. Hacía un aire de lo más agradable, sobre todo después de no haber recibido nada de aire durante demasiadas horas seguidas. Axel asintió a lo de la mejora de la suite y ya se había recompuesto de esa pérdida de aire momentánea.- Sí, gracias, perfectamente. Ya sabes, la edad… -Bromeó quitándole hierro al asunto.

Hace un mes que había cumplido los diecisiete con una pequeña magdalena como tarta en aquella cutre habitación con su hermana. No había sido tan malo, pero definitivamente había sido la edad la culpable de su malestar. El Ravenclaw acortó camino hacia el borde de la azotea, siguiendo a la chica cuando sus siguientes frases fueron como un premio para sus oídos y su realización como Ravenclaw. La miró con una amplia sonrisa y unos ojos impresionados.

-¡Espera por favor! O. Winslow me está diciendo que va a necesitar de mi ayudar y que se alegra de que esté otro año en Hogwarts…-Exclamó hasta que llegó a apoyarse al borde, girándose para mirarla.- Es un hecho histórico, entiende mi euforia.-Exageró con una sonrisa que declaraba claramente el final de aquel irónico momento.- Es demasiado tarde para que no se me suba el ego, pero me alegra saber que ya lo admites libremente… Pero si mal no recuerdo tú siempre has sido de muy buenas notas. ¿Aprobaste todos los TIMOS con Supera las Expectativas y Extraordinario, no? No me defraudes, espero mucho de mi alumna favorita. –Esperó a que le afirmase sus expectativas.- ¿Al final Snape qué te puso en aquella inquietante redacción de la invención de una poción? –Preguntó, curioso e inquietante, para ver si podía alardear de que ella volviera a deberle una más.

OffTopic:
No te preocupes, cuando hay inspiración y motivación hay que aprovecharlo Razz
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Mar Jul 08, 2014 12:39 am

Tenía toda la razón, siempre pasaba algo y no era culpa de ninguno. Primero Snape y luego el ciempiés. Si probáramos hoy seguro sería una sanadora o alguna visita que él esperara. Una lástima, una verdadera lástima. Ya que hacía mucho que no me divertía tanto y era un digno adversario en ese juego tan poco alentador para el sexo opuesto.  - Ya, siempre pasa algo o alguien. – Comenté con cierta resignación. Me había quedado con las ganas de ver su baile sensual, pero sobre todo con seguir disfrutando de sus labios.

La idea de salir de la habitación a un lugar más tranquilo era muy tentadora. Íbamos con calma hasta que una sanadora apareció. La escusa del cuervo funcionó, pero a mí no me convenció. Por lo que me quejé nada más tuve la oportunidad, podía pasar perfectamente por su prima o cualquier otra cosa. Pero no, él escogió decir que era su novia. Enarqué las cejas ante sus palabras.  ¿Pegar que fuera su novia porque era muy guapo? ¡Venga ya!  

La carrera por las escaleras fue un tanto innecesaria pero a la vez emocionante. Este chico necesita algo de animación después de tanto tiempo encerrado en la habitación. Aunque claro estaba que no había sido nada bueno cuando se quedo sin aire. Me burlé un poco llamando abuelito y aunque me lo reprochara no podía negarse a aceptar mi ayuda. – No creo que pase aquí nunca tanto tiempo. Y si es así, espero que vengas todos los días a verme. Novio mío. – repuse con suma ironía al final sobre todo. Pero siempre con humor, yo no soy una persona graciosa, todos lo sabéis. Quería que se riera, picarlo como siempre. Me gustaba su sonrisa y quería verla. Al atravesar la puerta todo cambio, aire libre. Una pequeña carcajada se me escapó ante su respuesta.


Pedirle que no se le subiera el ego no sirvió de mucho, más bien al contrario. Negué con la cabeza ante sus palabras con una leve sonrisa casi imperceptible. Había alimentado su ego y eso no era nada bueno. Pero ya que había admitido necesitar su ayuda dejémosle con ese pequeño placer después de tantos días aquí encerrado. Me puse seria cuando dijo que no le defraudara. – Me ofende mucho que insinúes siquiera que puedo sacar algo menos que un supera las expectativas. - Respondí con tono ofendido agachando la cabeza unos segundos. – Ya te lo dije en la carta, el estúpido Riddikulus ha impedido que sacara un extraordinaria. Por eso te pido ayuda, bueno y por otro hechizo que ya sabrás cuando llegue el momento. Espero que no hagas que me arrepienta. – Le aclaré mientras me acercaba a él colocándome a su lado.  Apoyé las manos en el bordillo y miré hacia el horizonte. Observando los edificios colindantes mientras pensaba que responderle. Snape y poción, por poco olvido la excusa que le había dado. – Pues lamento decirte que no fue una nota muy buena. La verdad es que se la enseñé antes de la fecha límite y me dijo que hiciera otra.  Así que no sirvió de nada. – respondí con credibilidad encogiéndome levemente de hombros. Lo cierto es que había funcionado muy bien, pobres ratas. Pero no podía decirle nada más y si fingía que había recibido una buena nota me diría que le debo una y no me apetece deber nada falsamente.

- Ahora que estas en esta pequeña libertad y privacidad. ¿Qué deseas hacer o de que deseas hablar? Estoy aquí para ti y puedo cumplir casi cualquier cosa que me pidas. – Añadí con una ladeada sonrisa, mientras retiraba el pelo de mi rostro y lo colocaba tras la oreja.  Después de que las palabras salieran de mi boca me arrepentí levemente de lo dicho. Darle carta blanca significaba terminar con el pelo lila o cualquier símil. Siempre igual, hablando sin meditarlo bien ante él. Idioteces varias que pasan por mi cabeza. No lo comprendía, lo cual me asustaba. Era inconsciente lo que me pasaba, o puede que no tanto. EL riesgo era divertido, no se podía negar.  Mientras se decidía opté por girarme apoyando las manos a cada lado sobre el bordillo, con un leve impulso me senté en él. Tenía a mis espaldas una posible caída bastante dura, pero no me preocupaba demasiado. En alguna azotea cercana debía estar mi fiel amiga, la cual podía soportar mi peso si era necesario.

off:
Y ahora me quedo corta con respecto al anterior...sí, este es más ameno de leer xDD
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Miér Jul 09, 2014 7:45 pm

Axel sonrió como pudo cuando O. ironizó de esa manera tan elocuente ese “novio mío” al final de la frase. Estaba en medio de sus últimos escalones, pero le había hecho tanta gracia que incluso dejó caer la cabeza hacia adelante mientras negaba lentamente con ella. Llegaron a la puerta y O. la empujó para abrirla; Axel aprovechó para coger un pequeño ladrillo y ponerlo entre la puerta y el marco de ésta, para que no se cerrase, ya que sólo se abría desde el interior, como las típicas puertas de las azoteas. Puertas bastantes inútiles, la verdad. Eran magos, ¿y si se aparecían en la azotea sangrando porque es el lugar que mejor recuerdan? Se desangrarían bajo la desesperación de la cuestión que marcaría su muerte: ¿Por qué sólo se abre por un lado una puerta de entrada y salida?

-Tu novio estará aquí todos los días para darte la sopita.-Ironizó Axel después empujar el ladrillo con el pie hacia el lugar correspondiente, acercándose a la chica y, de la misma manera, hacia el límite. No obstante, Axel llegó primero, apoyándose en el borde.- Perdone mi ofensa, señorita. Pero nadie es perfecto.-Se esperaba un “Yo sí” como contestación, pero Axel continuó explayándose.- Podré enseñarte a hacer un Riddikulus. Será divertido ver tu reacción ante… ¿millones de ciempiés? ¿Quizás un ciempiés supremo? ¿Ver tu cuerpo siendo devorado por un ciempiés carnívoro? –Intentó adivinar con algo de elocuencia.- Tengo curiosidad por saber qué otro conjuro se le atraviesa a O. Winslow. ¿No me lo puedes decir  ya? Y creo que me merezco tú nombre, casi la cago ahí abajo salvando la situación. No saber el nombre de mi novia es algo serio.-Bromeó con ambos antebrazos sobre el borde y simplemente con la mirada posada en ella; con la cabeza levemente girada. Axel abrió la boca sorprendido cuando le dijo lo de la poción.- Snape es tan idiota… ¿Ni siquiera lo probó? Si estaba clarísimo. Pásame lo que tenía y yo lo pruebo en mi casa, ahora me he quedado con las ganas de saber si funciona. –Y era cierto, pues tenía la intención de que su curiosidad se saciase cuando O. le dijese: “Funcionó, a Snape le gustó y te debo otra.” Como era evidente, preguntó por la segunda opción.- ¿Y qué hiciste?

O. no tarda en sentarse en el borde, quedándose con toda la caída detrás de ella. Sabiendo lo mareado que se sentía Axel en ocasiones, lo más prudente sería no copiar sus movimientos. Nunca habría esperado escuchar las siguientes palabras de O. salir de su boca, no precisamente de la suya. Esta chica tenía una ácida lengua viperina y en muchas ocasiones parecía cuánto menos antipática. A Axel eso le gustaba, porque no era la típica chica que aceptaba cualquier argumentación, ni tampoco la que sonríe ante alguna ocurrencia. Normalmente eso a Axel le aburría; O. tenía esa característica con la que poder hablar, divertirse e incluso picarse. No era la típica, por lo que resaltaba. Por lo menos para el Ravenclaw. Muchos se conformarían con la chica que sonríe y acepta sin refutar.

El chico dejó su posición y se colocó en medio de las piernas de la chica, pasando sus manos por sus piernas. Axel era alto, por lo que le llegaba casi al rostro, quedando un poco más abajo debido al que el borde era bastante alto. No iba a negar la increíble atracción que sentía por la morena, una atracción inequívoca de una incompleta insaciabilidad. Aunque algo le decía al Ravenclaw que saciarse con alguien como ella era prácticamente imposible. Y es que “saciarse” es sólo para conformistas. Miró hacia arriba para buscar los ojos de la morena y frunció los labios, pensativo.

-Me gustaría hacer muchas cosas que no puedo. Como convertirme en el mago más conocido por sus descubrimientos, o el más famoso por todo lo que ha sido capaz de dominar. También me gustaría vivir en Londres, hace menos frío y la gente parece más simpática. Noruega es realmente repelente. También me gustaría besarte, pero la vida es así de injusta.-Se encogió de hombros en un gesto de resignación. Odiaba Noruega, pero más por su familia que por otra razón.- En vista de que no puedes cumplir nada de mis deseos… podemos hablar de los tour que me harás por Londres este verano.-Sonrió.-Mi hermana tiene trabajo aquí, por lo que intentaré que mis padres me dejen quedarme con ella aquí el mayor tiempo posible. Si, ya sé que no te interesa mi vida, pero hace tiempo que no hablaba y necesito ges-ti-cu-lar para no quedarme vegetal.-Dijo, moviendo la boca con algo de exageración al darse cuenta de que estaba hablando, como de costumbre, demasiado.- Aunque evidentemente tendré que lidiar con volver a mi tierra natal. Pero he decidido dejar que me saques por ahí para que en dicho momento, no me eches demasiado de menos.

Le encantaba decir esas cosas porque sabía que la chica saltaría con un gesto defensivo y de lo menos cariñoso, algo que le parecía de lo más divertido por el simple hecho de ver cómo saltaba, e incluso incomodarla. Axel no conocía mucho a O., pero algo le decía que tenía cosas mucho mejores que hacer que echar de menos a un Ravenclaw. Aunque por parte de Axel, no iba a mentir, no la echaría especialmente de menos, aunque se lo pasa mejor con ella que con cualquier cosa que pudiera hacer en Noruega.

-¿Así que a dónde tienes pensado llevarme? Los sitios turísticos ya los he visto, así que tendrás que currártelo para que puedas llegar a sorprenderme.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Jue Jul 10, 2014 8:55 pm

Lo miré con apremio, dedicándole una sonrisa de máxima felicidad y haciendo un gesto de victoria con las manos en respuesta a sus irónicas palabras. Sobra decir que todo era un paripé. Una forma más de burla ante la idea de terminar hospitalizada, pero sobre todo ante la idea de que viniera cada día a darme de comer.

La azotea era tan diferente al resto del edificio, mostraba una paz que abajo no se podría alcanzar a no ser que insonorizadas la habitación, algo sencillo siendo magos, pero como los menores lo tenemos prohibido es más complicado. El modo en que preguntó por mis notas había causado una leve ofensa en mí. Por todos debe ser sabido que no soy una simple cara bonita, adoro aprender pero sobre todo adoro sacar buenas notas, pues eso sólo es el reflejo de lo que he aprendido. El saber es el poder, y esa era mi motivación para conocer todo lo posible. – Pero algunos rozamos la perfección. – respondí automáticamente a sus palabras con cierta chulería en la voz y una pequeño gesto chulesco.

Negué con la cabeza según que iba nombrado posibles boggarts para mí. No quería escuchar nada sobre esos bichos. Había acertado, un ciempiés supremo eso era, pero no iba a decírselo porque implicaba que se viniera la imagen a mi mente y en estos momentos no me apetecía en absoluto. Sólo quería enfrentarme a él, y para ello requería de la ayuda de alguien, no podía negar lo evidente. Los boggarts se cebaban conmigo. – No, no puedo decírtelo. Cuando llegue el momento lo sabrás.  - Respondí con misterio, más que nada por chincharle y que la curiosidad le comiera. – Ya que eres mi novio e insistes tanto, mi nombre es Odette. – Dije con burla. No se lo iba a decir, eso estaba claro. Si se lo digo me llamará por ese nombre, tal como hacía la idiota de Dannielle Maxwell. Se creen muy especiales por decirlo en alto, cuando en el fondo quiero arrancarles la lengua y dárselas de comer. Sería tan idílico. – Inventé sobre la marcha una poción para eludir la migraña. Teóricamente quedó bien pero dudo mucho que pueda llegar a funcionar. – Respondí eludiendo su anterior pregunta. No iba a pasarle la lista de ingredientes, básicamente porque sabía los efectos que tendría y de conocerla alguien no quedaría impune lo que pretendo hacer. La rata no había tardado sino cinco días en morir, dos de ellos en suma agonía.

Lo miré con interés cuando comenzó a hablar. Tenerlo entre mis puertas era una gran tentación, el impulso de volver a rodearlo con ellas era superior a mí, pero lo controlé. Me mostré pensativa mientras él hablaba, tal como si pensara en las posibles soluciones a sus peticiones, aunque como el mismo decía, no podía hacer nada para conseguirlo. Asentí con la cabeza a su referencia a las injusticias de la vida. De lo dicho una, sólo una, era factible de conseguir, aunque requería de cierta ayuda. Sin embargo el que quisiera besarme tenía remedio también. Para qué negarlo, yo también quería notar el tacto de sus labios. Pero no iba a dejar que pasara con tanta rapidez, me gustaba mucho jugar con él.  

Al respecto no pude decir nada, pues no paraba de hablar. Sin darme cuenta, en un momento dado de su cháchara bostecé. Justo cuando decía “ya sé que no te interesa”. Qué puntual es mi organismo. Aunque no lo había hecho porque me aburriera, ni tampoco por que tuviera hambre, qué suele ser la otra asociación. Pero claro, ¿para qué sirven los bostezos? ¡Quién lo sabe! Para mí no tenía sentido alguno, a veces te dejaba cansada otras te dejaba con una sensación de calma asombrosa. Había sido prefecto el bostezo en estos momentos, pues poco me había enterado, es más, estaba a punto de desconectar y comenzar a dejar pasar por mi mente las cosas que haría con la llegada del verano.

Enarqué una ceja ante su petición. – ¿Sacarte por ahí? Perdona, había olvidado que eras un perrito al que  debo sacar de paseo. – Comenté con sorna mientras llevaba la mano a su cabeza y le rascaba tras al oreja.  Me lo había puesto muy fácil. Probablemente se ofendería, no me extrañaría, pero era mejor eso que decirle lo que realmente pensaba sobre la otra parte. ¿Echarle de menos? Venga ya, si me acordé de él es porque necesitaba una charla entretenida y alguien a quien poder decirle el desastre de mi ridikkulus. De resto ¿para qué?  Tenía muchas que hacer, cosas que planear. Pero no iba a decirle lo que realmente pasó por mi mente al escuchar esas palabras de su boca, podía herir su corazón y cómo está malito, no es cuestión de que pase más tiempo en este lugar.

Antes de que pudiera decir nada  o retroceder, le rodeé con mis piernas, por si se veía tentado a tirarme principalmente. Aunque la verdad era otra, le rodeaba con mis piernas para acercarlo más a mí. El tacto de sus manos en contacto con mi piel había sido un estímulo al que me había costado ignorar. – Cómo no me has dejado hablar, señor cuervo parlanchín, déjame decirte que puedo cumplir uno de tus tres deseos. Al menos intentarlo. – comenté con una traviesa sonrisa mientras me agachaba levemente, acercándome a su rostro lentamente, hasta quedarme a dos centímetros escasos de su boca. Lo miré fijamente unos segundos. – Tirando de contactos, quizás pueda encontrar el modo de que tus padres te den la libertad para vivir aquí. Además, ya no debe quedarte mucho para ser mayor de edad, ¿no? – Había comenzado a hablar con un simple susurró, para luego ir elevando el tono de voz mientras volvía a mi posición inicial. Ladeé la cabeza y me mordí levemente el labio mientras observaba su reacción.
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Miér Jul 16, 2014 4:25 pm

El Ravenclaw no pensaba que las cosas perfectas eran realmente buenas. Él no se consideraba perfecto, ni de lejos. Era un increíble sabelotodo, siempre que podía corregía a las personas, era un impaciente, un celoso, odiaba equivocarse y en muchas ocasiones pegaba de soberbia. Y es que… ser perfecto tiene que ser aburrido. No tendrías nada en lo que mejorar, nada que aprender… Las cosas perfectas, carecían totalmente de interés para él. Y O. le interesaba muchísimo, más era consciente de que no era perfecta. Quizás le molestara, pero era un hecho y ella debía de saberlo por sí sola. Alzó una ceja el Ravenclaw y negó levemente con la cabeza sin apartar la mirada de la chica. Poseía un gesto algo altanero, pero no pretendía serlo.

-No, no estás ni en esa fina línea que limita la perfección. Estás por debajo, bastante por debajo…-Hizo una simulación gráfica de lo que se refería, marcando la línea con una mano y bajando a ella hacia cierta distancia.- No es malo. Si fueras perfecta carecerías de misterios. Serías un libro abierto. Aburrida.-Se encogió de hombros.

¿Odette? Axel la miró con un gesto de sospecha y es que no se lo creía. Se lo imaginaba feo por su exigencia en ocultarlo, pero… ¿tanto? Odette era nombre de abuela. De abuela antipática y rácana. Esa abuela que no se preocupa por la salud de su hijo y sólo te da una albóndiga y no te da dinero cada vez que vas a verla. Ese tipo de abuela endemoniada. Odette, la abuela maligna. No, ni de lejos podía llegar a tener ese nombre, por lo que lo obvió. No pensaba preguntarle más nunca por él, esperaba que algún día ella se dignase a decírselo. Aunque bueno, él tenía segundo nombre, también horrible. No le gustaría que nadie lo supiera, por lo que en cierta manera entendía la decisión de O.

-Qué aburrido, para curar la migraña. No tiene ninguna dificultad. Además, ¿no tenías que hacer una poción que a su vez tuviera curación? En realidad no lo recuerdo. Pero no sé, Snape parece que cada vez piensa menos. La grasa de su pelo invade sus neuronas.-Dijo con algo de molestia, como si le hubieran suspendido a él. Y es que no le caía bien Severus Snape, era un pedante profesor con favoritismo y jamás le había puesto a Axel el Extraordinario y eso siempre le había molestado. Tenía un año más para intentarlo.

Después de eso Axel le contó su vida a O. Estúpido por su parte, teniendo en cuenta que el interés de la chica por su vida era más bien nula. Aun así, no se preocupó por lo pudiera estar pensando y simplemente acabó con su monólogo, el cual fue una petición de que le sacara en verano por Londres. Su símil de tratarle como un perro hizo que Axel le mirase desde abajo con cara de pocos amigos. El chico tenía amigos, bastante, pero no iba a negar que prefería pasar el verano quedando con los que realmente podrían aportarle algo. Diversión interesante, como lo era O.

-Pues más vale que no te olvides de tu perrito.-Añadió puesto que no podía hacer nada por salvar su dignidad después de aquella petición. Ya la conseguiría recuperar más adelante.

Axel había sentido atracción por muchas chicas y es que era un hecho inevitable, pero nunca había sentido tanta por ninguna. Se quedó con la mirada fija en sus ojos. O más bien en sus labios. Pensó en un principio que el deseo que podía cumplir era el del beso, más se equivocó, pues la chica no dudó en echar por otro camino. Axel sonrió ante su respuesta.

-Un año. He cumplido hace un mes los diecisiete. Muy divertido estando aquí. Me montaron una fiesta los ancianos de mi planta y todo.-Ironizó. Era broma, obvio.- De forma permanente es imposible. Puedo quedarme aquí bastante tiempo porque mi hermana trabaja aquí, pero mi madre querrá ver a su Crowley favorito.-Puso un mohín de lo más aburrido y asqueado. Evidentemente su Crowley favorito era su hermano mayor Lucian, no Axel.- ¿Y qué clases de contactos crees que tienes como para convencer a mis padres de poder quedarme aquí? –Preguntó curioso ante la seguridad de sus palabras.

La chica se mordió el labio inferior y Axel bajó la mirada hacia sus muslos, acariciándolos tranquilamente para no comentar nada sobre ese gesto de lo más sugerente. Lo hace a propósito seguro. El chico intentó contener incluso el comentario.

-Ese gesto… cómo te gusta tentarme, ¿verdad? –preguntó, elevando la mirada con reproche, pero haciendo caso omiso de su gesto. O por lo menos, intentándolo.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Vie Jul 18, 2014 12:09 am

Enarqué una ceja ante sus palabras. No me gustaba que me llevaran la contraria y mucho menos de ese modo. Pero me hicieron gracia sus palabras finales. “No es malo. Si fueras perfecta carecerías de misterios. Serías un libro abierto. Aburrida.” Yo creía que era más bien al contrario. Puede que la perfección fuera aburrida, pero serlo no implicaba perder el misterio, todo dependía del objetivo con que se mire. Sin embargo no iba a añadir nada al respecto, ya encontraría el momento oportuno para puyarle al respecto.

- Tenía que inventar una poción, pero yo tuve la ambición de hacer dos. Sin embargo, no me pidas más, tuve dos horas para inventarme una nueva. – comenté con exasperación, más que nada por seguir en mi papel. – Puede que esa sea la razón, habrá que regalarle un buen champú. – comenté con burla, para animarle, pues parecía molesto por la nota. Daba penita, la verdad, pero jamás le revelaría la verdad.

Saber de su vida me importaba poco, aunque algo se alegraba dentro de mí ante la idea de que quisiera verme en verano. ¿Tenía mejores cosas que hacer? Pues sí. Pero porqué no entretenerme un poco con él de vez en cuando. Su cara de pocos amigos reflejó lo que cualquiera podía pensar en ese momento. Sonreí dulcemente y le pellizqué el cachete momentáneamente mientras le hablaba. – Jamás podría olvidarme de ti. Eres muy ¿adorable? – Efectivamente, le había preguntado si era adorable. Lo cual era muy extraño, pues Axel me parecía muchas cosas, pero de lejos le preguntaría si era adorable. No es que no lo fuera. Lo de calificar positivamente a la gente no es lo mío, es un hecho de lo más evidente.

No podía mentir, me gustaba pasar tiempo con él, sobre todo si había un tira y afloja por medio, era de lo más entretenido y divertido. Pocos aguantaban tanto como él lo hacía. Quizás sí que tuviera alguna idea de a donde llevarlo si quedáramos otro día, lugares en los que no se imaginaría verme y por tanto le sorprendería. Mas no sería tan fácil, todavía no tenía esa certeza de cómo podría tomarse algunas cosas. Habría que probar suerte en algún momento.


Negué con la cabeza y reí levemente ante sus palabras. Debe ser que en su país la mayoría de edad es otra, pero me resultaba raro que un cerebrito como él no lo supiera. – No se en tu país, pero aquí ya eres considerado mayor de edad. Ya puedes hacer magia cuando te plazca y donde te plazca. – comenté sin más, con un ápice de burla, casi imperceptible, por el hecho de que no conociera ese dato. – Cuando salgas de aquí te daré la fiesta que te mereces. Aunque podemos tenerla ahora si quieres. Tú y yo solos. – Esto último lo dije con un tono de voz insinuante. Pocas cosas me entretenían y pocas personas eran merecedoras de aportarme esas ganas de festejar algo. Aunque me encantaba pasarlo bien y había muchas formas de hacerlo.

Medité un poco su pregunta, llevando mi mano a la barbilla con gesto pensante para terminar sonriéndole antes de comenzar a hablar. - Mis contactos son influyentes. Realmente tengo dos formas de lograrlo. La primera es que conozco a la gente apropiada para fingir un secuestro y así tenerte todo el verano encerrado única y exclusivamente para mí. – La idea de tenerlo solo para mí era inquietante, por una parte me aportaba charlas estimulantes, no sería aburrido, y por otro lado tenía ese algo que me cautivaba, ese no se qué que me atraía de un modo poco frecuente. – La segunda opción son mis padres, por mi serían capaces de todo. Quizás ellos si lo logren. – Todo era hipotéticamente probable, sabía de la fama de su familia, la cual no parecía muy diferente a la mía así que ¿por qué no probarlo?

No sé que me gustaba más, si tentarle o ver esa mirada de reproche que me dedicaba cada vez que lo hacía. Puede que no lo hubiera hecho aposta, pero era un autoreflejo ante sus caricias. – Me encanta, pero mientras sigas acariciándome así no podré evitarlo. – Respondí con un tono inocente. Me estaba tentando como nunca antes lo había logrado y eso no me hacía especial ilusión, estaba ganando terreno y yo perdiendo ventaja. – Te diré algo, o paras de acariciarme o no responderé de lo que pueda hacerte. – Añadí sujetando su barbilla y acercando mi rostro al suyo para unir mis labios a los de él, en un arrebato de pasión para al separarme morder suavemente su labio inferior mientras le dedicaba una mirada de deseo. Tenía claro que si continuaba con esas caricias no iba a contenerme mucho más, y era algo que quería evitar. Básicamente porque con la suerte que tenía aparecería Snape en cualquier momento.
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Lun Jul 21, 2014 12:11 pm

Axel no terminaba de entender cómo era que el profesor Snape era tan estricto con tan poca lógica. Bajo su punto de vista siempre lo había hecho todo perfecto y mucha gente, por mucho menos, siempre sacaba más nota que él. Se notaba su preferencia por su casa predilecta y también se notaba a la legua a quién le cogía manía. Por lo que el chico simplemente negó con la cabeza lentamente y se encogió de hombros con una sonrisa en sus labios ante lo del champú. Era un dato universal el hecho de que con el pelo de Snape era posible freír un huevo.

El comentario de Axel fue por el simple hecho de salvar la caída libre en la que se había metido su dignidad, más la contestación de la chica fue cuánto menos agradecida. El Ravenclaw la miró con sombro, tanto que se dibujó en su rostro una sonrisa de lo más ávida. No era alguien que se considerara adorable, pero no le sorprendió el hecho de recibir un cumplido, sino más bien, de recibirlo de ella. No parecía ser la persona que diera muchos cumplidos, sino más bien de recibirlos, por lo que fue imposible que Axel pudiera callarse ante tal acontecimiento. Quién sabe, a lo mejor no se repite hasta que los planetas se vuelvan a alinear con respecto al sol.

- ¿Adorable?-Enarcó una ceja e hizo una pausa.- ¿No se te ocurrió otra palabra? Adorable está bien para un perro que saca la legua mientras le acaricias detrás de la oreja… ¿No mejor inolvidable? ¿Impresionante? ¿Increíble? ¿Chachi? Incluso prefiero ese horrible adjetivo cómo lo es “chachi” –Comentó haciendo comillas. No entendía a qué persona le dio por inventar ese adjetivo. ¿Exactamente, qué significa chachi? Es lo más cutre del universo, una palabra inventada cómo síntesis de algo bueno.

Sí, Axel podría ser un increíble empollón en materias mágicas, alguien avispado, listo e inteligente. Alguien capaz de resolver cualquier problema en un tiempo récord. Ése era Axel y se enorgullecía por eso. No obstante, no era alguien capaz de recordar que en algunos países su edad ya se consideraba como la mayoría de edad. Sonrió tímidamente y se dio un leve golpe en la frente.

- Le atribuyo mi mala memoria a mi estado actual. Tenía asumido que podría utilizar magia una vez me graduara, como eso no pasó, asumí que no podía… -Negó la cabeza como si fuera una estúpida deducción. Pero era un hecho que cuando tienes algo metido en la cabeza, es muy difícil sacártelo.- Siempre podemos festejar dos veces, que yo no me quejaré si eres tú la que monta la fiesta. -Esbozó una ladeada sonrisa.

El chico la miró con una encantadora mirada, fija en sus ojos, cuando dijo la primera opción para conseguir que se quedase en Londres. Estaba claro que no era la opción más ética, pero sin duda divertida. ¿Sus padres se preocuparían por su hijo el más pequeño, ese que “desprestigia” la familia por no haber seguido con el incalculable linaje de Slytherin y ser la oveja azul? Sí, se preocuparían básicamente por la fama. La segunda opción era más convencional, pero los Crowley, por lo que sabía Axel, tenían como grandes aliados, o quizás sólo contactos, a los Winslow. Axel nunca había visto a ningún Winslow más él no era invitado nunca a reuniones importantes. Pero nunca se sabe la influencia que pueden tener.

- No te voy a mentir, me llama mucho más la primera opción. ¿Lejos de mi familia siendo secuestrado fingidamente por la chica más misteriosa de Hogwarts? –Enarcó una ceja y desdibujó aquella sonrisa para formar una pícara.- ¿Me atarás con esposas en las mazmorras de tu gran mansión? –Añadió. Aunque era consciente de que la forma más lógica de dejarle permanecer en Londres era la influencia de los Winslow sobre los Crowley y se dejarían de jaleos y búsquedas exageradamente innecesarias.

El chico ni se había percatado que estaba acariciando a la chica, pues cuándo se lo dijo se sorprendió a sí mismo por esas confianzas. Pero no iba a negarlo, tenía una piel sumamente suave y adictiva y Axel tenía es imperiosa necesidad de, si podía, permanecer cerca de ella y tocarla. Quizás fuera simplemente deseo; no le extrañaría. La chica atañó su acto al hecho de que él no parase de pasar sus manos desde sus rodillas hasta arriba, rozando su piel desnuda. La Slytherin le soltó una advertencia, seguida de un impresionante beso. Axel se quedó sin defensa (pues pensar después de eso era complicado), pero la miró con deseo mientras sus dientes apresaban con esa sensualidad el labio inferior del chico. A veces la única alternativa en aquellos momentos era simplemente sucumbir a aquello que más deseabas. Por lo que justo en el momento en el que la chica se separó de él, Axel subió su mano a su rostro y volvió a besarla con lo que parecía una impaciencia llena de avidez.

No fue él el que hizo que aquel beso durase poco, de hecho vivió aquel presente tranquilamente en su mejor momento. Luego se percató de que no debería besarla. Por una parte, porque le encantaba y, cómo hombre, tenía sus repercusiones. Segundo, porque se encontraban en un sitio dónde no deberían estar y al parecer eran expertos en ser pillados o interrumpidos. Y tercero porque acababa de pasar por una enfermedad que, en un principio, no era contagiosa, pero aun así no quería que la chica se incomodara por nada de eso. Se separó de ella y bajó su mano a sus piernas en dónde estaban en un principio, acariciándolas fugazmente por última vez.

- Yo tampoco respondo. -Sonrió con algo de encanto, divertido. Luego se separó de ella hacia atrás dando un giro en medio de la azotea para seguir caminando alejándose de ella.- Nada, perdona. No debería ir besando a chicas hasta que me ponga bueno por mucho que éstas me tienten. -La miró, más o menos a dos metros de ella y se encogió de hombros antes de sentarse sobre una placa de hormigón que probablemente hiciera de entrada de aire con el interior, ya que en la parte baja habían unas rendijas. Se acostó hacia atrás pasando sus manos por detrás de su nuca, mirando al cielo.- Entonces O., ¿cuándo ponemos en marcha la misión de secuestro para ese flipado de Axel Crowley? No creo que le echen de menos. -Dijo en voz alta para que la chica le escuchara sin problemas estuviera dónde estuviera.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.