Situación Actual
9º a 5º
9 febrero➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Priv. »El Interés Propio

Ryan Goldstein el Jue Ago 01, 2019 11:53 am

Recuerdo del primer mensaje :

El Interés Propio


Era un grupo de tres que repartía volantes en una esquina del Callejón Diagón. La mujer pelirroja y regordeta de apariencia infatigable era la madre, acompañada de dos muchachos con rostros de un pálido nervioso que se esforzaban por colocarse a la par en su grado de empeño por hacerse ver, hacerse oír, frente a una masa indiferente de transeúntes, en un día húmedo y gris con nubes que presagiaban tormenta.  

Su nombre era Marie y salía a las calles desde la muerte de su hijo. Había aparecido en las noticias: el cadáver descuartizado de un hombre lobo fue encontrado en las inmediaciones del Valle Godric e identificado como Leonard Curie. En “El Profeta” lo publicaron casi al final del periódico, compartiendo la sección con una publicidad de lustradores para escobas. El titular lo ocupaban los recientes eventos que tenían a la comunidad mágica convulsionada por el miedo.

En el Ministerio no habían querido recibirla; las brujas y magos de Londres tenían ojos y oídos sólo para aquello que los tocaba de cerca, y eso era la amenaza real que representaban los radicales a sólo semanas luego de los ataques. Pero el odio y los problemas en el mundo mágico eran mucho más grandes de lo que se dejaba entrever y no se limitaban a los sucesos actuales de mayor dimensión mediática.

Marie Curie intentaba advertir a quien quisiera oírla sobre un grupo organizado que, cualquiera fuera su razón, perseguía y cazaba a los magos que presentaban esa ‘embarazosa’ condición conocida como ‘la afección de la luna llena’. Denunciaba a pleno pulmón la indefensión de un sector de la población mágica tratado a menos y en el que nadie reparaba, o por el que nadie sentía más que desprecio o profunda indiferencia dentro del clima de tensión que se respiraba últimamente.

—¡Vieja loca!

Marie quedó impactada por el repentino ataque y entreabría la boca sin comprender. Se dirigía a ella una muchacha con los ojos enrojecidos; colmada de ira, arrugaba uno de los volantes en un puño.

—¡Aquí han muerto magos!—gritó, y sólo entonces Marie comenzó a hacerse una idea de por qué su indignación. Estaba dolida. Hacía poco, el ataque de los radicales se había llevado a muchos consigo, muchos seres queridos. La muchacha, que no era más que una jovencita, se expresaba violentamente con el cuerpo, señalando lo que a su alrededor antes habían sido escombros, ‘bajas’, rostros de pánico—. ¿A quién le importan los hombres lobo? ¡Son tan peligrosos como los radicales! ¡Ojalá estuvieran todos muertos!

La gente había empezado a desviar la mirada, pero nadie hizo nada cuando la muchacha se enzarzó con la mujer pelirroja en un forcejeo. Quería tomar sus volantes y, presumiblemente, romperlos. Sólo los acompañantes de Marie se adelantaron a ayudarla, pero ella los apartó, especialmente al chico. Al hacerlo, soltó los volantes y la muchacha los arrojó por los aires, sacó su varita y los papeles comenzaron a incendiarse, deshaciéndose en cenizas bajo la incipiente llovizna que caía del cielo gris.

—¿¡Pero qué haces!?

—Déjala, Martin—Marie se interpuso en su camino—, ¡déjala irse!

—¿¡Pero por qué!?

Marie se arrodilló sobre el pavimento con la intención de recuperar un volante que de alguna manera escapó del destino de los demás. Había en aquel gesto una infinita tristeza.  

—Porque está de luto, como nosotros.

—¡No entiendo! ¡Ella…!

—¡Ella ha perdido a alguien, Martin!—exclamó la mujer, clavando en él sus ojos conmocionados—Como nosotros—repitió—. Está enojada y no sabe a quién echarle la culpa. No creo que sepa lo que dice—agachó la cabeza y buscó fuerzas en la foto de su hijo, enmarcada a un lado de la foto del incidente, un cuerpo destrozado por innumerables cortes—Sólo déjala irse.

La muchacha se iba, dándoles la espalda y arrebujada en su abrigo. Chocó contra un hombre en el camino y le lanzó una rápida mirada antes de escurrirse calle abajo. El mismo extraño se acercó a Marie Curie, protegido de la lluvia por un paraguas que era posible gracias a la varita que llevaba alzada en una mano. Ni a la mujer ni a sus acompañantes pareció importarles mojarse un poco. El cielo tronó y a su alrededor varios magos y brujas se dispersaron de la vía principal, apurándose por entrar a los locales.  

—¿Disculpe?

Marie levantó la mirada del rostro de su hijo y vio que le tendían una mano.

—Mi nombre es Ryan Goldstein.
 


*

Había historias sobre los bosques que rodeaban el Valle de Godric. La hora antes de ir a dormir estaba llena de sombríos relatos que hacían que los niños se escondieran debajo de las sábanas. Nidos de erklings, boggarts como “La Bruja del Caldero” que hervía a los niños antes de devorárselos, y cantidad de horrorosos personajes desfilaban por el imaginario de los locales.

Era también una reconocida reserva de criaturas mágicas, como el Bosque Prohibido en Hogwarts, pero que a diferencia de este último, acogía a todo aquel interesado que quisiera conectarse con la naturaleza, siempre con total responsabilidad y mientras que sus propósitos no desobedecieran ninguna ley mágica. Había incluso un vigilante forestal por la zona, el viejo Joe, del que se decía que estaba tan sordo como una tapia.

Al caer la noche, era posible sentir los estremecimientos que un aullido provocaba en el que supiera oír y se imaginara los colmillos sangrientos de los hombres lobos en luna llena. Desde hace algún tiempo el bosque había sido tomado por la constante presencia de hombres lobos, para disgusto de los pobladores del valle, pero últimamente, un pavoroso quejido animal durante las horas nocturnas hacía creer que algo terrible estaba sucediendo allí, que mantenía alertas incluso a las criaturas.

Pero de nuevo, sólo para el que supiera oír.

Fue durante las primeras horas luego de la noche de luna llena que Ryan se adentró en el corazón del bosque. Halló una pista de sangre y la siguió a través de la mata densa y misteriosa del boscaje tocado por el rocío. Hacía frío a pesar de los primeros rayos de sol. No estaba seguro de si la pista lo guiaría hasta algo real, cuando oyó las voces y el quejido de una criatura. Se acercó silenciando sus pasos con un encantamiento, y asomó la mirada por entre las ramas.

En el centro de un pequeño claro, dos hombres discutían. Uno de ellos, Ryan lo sabía, era el viejo Joe. No muy lejos de donde ambos entablaban un acalorado debate, otros hombres tiraban de un hipogrifo joven por medio de una cuerda y tenían problemas con controlar una maleta que se agitaba violentamente en el suelo y de la que salían por la tapa abierta alaridos de animal. En el lugar, se detectaban los últimos rastros de lo que debió ser un campamento improvisado.

—¡No te hagas el sordo conmigo, viejo! Has oído bien: ni una moneda más. ¿Quién te crees que somos? No voy a darte el puto bonus navideño. Tú sigue con la boca callada como hasta ahora.

El aire apestaba con el hedor a carne chamuscada. Habían arrojado a un fuego que ahora moría lentamente un saco de piel y huesos a medio carbonizar. ¿Qué hacer en aquella situación? Los hombres, presumiblemente carroñeros con propósitos clandestinos, se iban con una maleta que se le hacía sospechosa y en la que aparentemente querían forzar a una cría de hipogrifo a meterse dentro. El vigilante forestal estaba comprado y algo terrible había sucedido allí, se olía en el aire. Pero Ryan no quería simplemente capturarlos, quería perseguirlos y averiguar todavía más sobre sus actos ilegales.

¿Era eso posible si desaparecían? No, así que debía apostar a una situación de uno contra… Sí, cuatro, si contaba bien. Al menos, tenía bajo la manga el elemento sorpresa. Era en mitad de estos mismos pensamientos que se sorprendió a sí mismo con el avistamiento de algo inesperado. A tan sólo unos pasos, un segundo testigo del suceso le daba la espalda. Ryan actuó de inmediato y moviéndose con sigilo, y su varita apuntó a la garganta del desconocido. Rápido, en un gesto, le pidió silencio con un dedo en los labios. ¿Pero cómo le pides calma a alguien que lo tienes a punta de varita…? Ryan tenía que contar con el buen juicio de la otra persona.
Emme



Última edición por Ryan Goldstein el Miér Sep 11, 2019 3:02 pm, editado 2 veces
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. »El Interés Propio - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 000
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 607
Puntos : 469
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Joshua Eckhart el Vie Sep 27, 2019 12:04 am

Se había vuelto susceptible, el encierro lo había vuelto así, y de alguna manera sentía que aquel lugar le recordaba a uno al que lo llevaban sus más oscuras pesadillas. Otros eran los enemigos, pero el peligro era igual de mortal. Decían que el peligro era lo que a uno lo mantenía vivo. El miedo era el gatillo que podía volver a un hombre tan valiente como un león como tan cobarde como un conejo. Todo dependía de por dónde tomase al toro.

Cuando confrontó a un rubio que se tomaba su tiempo para actuar, lo sorprendió su respuesta, ¿y se atrevía a insinuar que él era el imprudente del par? Bufó, mas no se movió cuando amagó sujetarlo. Es más: lo retó con la mirada. No estaba para juegos.

Tenemos un trato —le recordó. — Si no cumples con tu parte, tus amigos y tú se quedarán sin una maleta —le amenazó abiertamente, con tono de advertencia.

Joshua nunca había sido capaz de sentir gran empatía por sus iguales humanos. No era culpa suya, ni una decisión, simplemente su cerebro y sus emociones trabajaban de formas misteriosas. Con las criaturas, con las que se había sentido más identificado desde que era un niño, el asunto era otro.

Si fuera por él, llenaría esa maleta de criaturas mágicas y animales y se marcharía sin un solo humano.

Reconocía, en silencio, que no podía hacerlo solo, y no se atrevería a decirlo en voz alta.

El plan no le gustó: se lo dijo a la cara, le parecía un plan temerario y no estaba seguro de confiar en él lo suficiente como para meterse en una maleta a esperar que él, precisamente él, les sacara de ahí. Incluso se burló de su deseo de hacerse el héroe. Incluso si sus intenciones fueran honestas, no quería poner toda su seguridad en las manos de otra persona, y menos si esta le generaba desconfianza.

Se negó, por supuesto, a la última parte de su plan. Antes de marcharse con dirección a los carroñeros, pensó que lo dejaría solo si el plan se torcía. Tenía la sensación de que Ryan haría lo mismo en su lugar, ¿era verdad, o su propia desconfianza hablando mal de otras personas para justificar su propio egoísmo?

Cuando estuvo frente al grupo de carroñeros más cercano a la división de pasillos, sin mover un ápice la seriedad de su rostro, pronunció:

El Ringmaster llama —y por dentro pensó que ni siquiera eran palabras inteligentes, que pudo haber dicho cuatrocientas cosas mejores.

Dejó su cabeza en silencio por un momento, esperando ver la reacción de los hombres, que mirándolo con cara de pocos amigos, suspicacia incluso, desviaban su mirada para verse entre ellos, calibrando si debían o no obedecer. Ese muchacho no le sonaba a ninguno, pero la rotación de personal era pan de cada día dentro de aquel lugar de vicio y narcisismo.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Priv. »El Interés Propio - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 25.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1398
Puntos : 1124
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ryan Goldstein el Dom Nov 03, 2019 5:44 am




Siempre había considerado las amenazas de un adolescente un despliegue innecesario de hormonas. Por dentro, a Ryan le causaba cierta diversión el aplomo del muchacho.

—Tenemos un trato—repitió.


*

La llegada de Joshua fue recibida con un par de miradas volteadas en su dirección. El comprador con que El Jefe no acababa de negociar un buen precio pareció apurado de pronto por la presencia del muchacho.

—¿Ya están por empezar allá arriba?—chasqueó la lengua, impaciente—Ok, tendrás tu dinero. Tú—apuntó a Joshua con un dedo—, entra y da una mano.

Se sintió un golpe metálico venir del pasillo, como si una de las celdas hubiera sido arrancada de su goznes. Los hombres salieron al pasillo a ver qué ocurría.

Los sorprendió un ataque sorpresa que derribó a dos en la primera oportunidad. Ryan había cumplido con su parte. Pero entonces comenzó el fuego cruzado.

Se corrió de la voz de que había un intruso y se abalanzaron pasillo abajo para hacerse cargo de él, excepto por El Jefe, quien en primera instancia quería asegurar su maleta. La perdió, para su consternación.

—¡Corre!

Ryan se había plantado en medio del pasillo, planeando hacer tiempo. Alzó su varita, a punto de arrojar un hechizo que hiciera de barricada, pero justo en ese momento, no hubo quien no sintiera el temblor.

El muro estalló desarmándose en una pila de escombros. Rocas punzantes y polvo saltaron en todas direcciones, y más pronto que tarde, una bomba de humo surcó el aire y aterrizo con un rebote y un chasquido.




Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. »El Interés Propio - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 000
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 607
Puntos : 469
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Joshua Eckhart el Miér Nov 06, 2019 7:45 am

No confiaba en ese rubio. Simplemente no podía confiar en él, ¿era porque el ladrón siempre piensa que todos son de su condición? ¿O porque su instinto, esa voz que hablaba en gruñidos a esas alturas del mes, le decía que hacía bien en no confiar, en que cualquiera podría su pellejo a la venta en caso de requerirse?

Pellejo.

Podía perder el pellejo ahí.

Había que ser imbécil para no percatarse de su estado físico. Si uno tenía dos dedos de frente podría decir que su estado enfermizo, pálido y demacrado, no era normal. Muchos como él debían estar en igualdad de condiciones tras su reciente luna llena. Uno tenía sólo que hacer dos más dos para percatarse de que algo no estaba bien con él.

Y el rubio lo enviaba a la boca del león, ¿sabiendo que cerraría sus fauces y lo atraparía dentro?

Había vuelto a ponerse nervioso para el momento en que el hombre reparó en su instrucción. Para Joshua, su voz fue un eco lejano repartido en varias zonas de su mente, cada cual menos importante que la anterior, hasta desaparecer.

Volvió la mirada, cazando el golpe metálico antes de que el resto de humanos lo percibiera por completo. Entró a la celda no porque se lo instruyeran, sino para ponerse a cubierto del fuego cruzado, tratando de convencerse a sí mismo que era parte del plan y que no tenía nada de lo que preocuparse.

Corre. ¿Corre? El licántropo se vio a sí mismo sumergido en una tesitura: reaccionaba lento, probablemente porque su cabeza iba demasiado rápido y entorpecía su respuesta física.

La maleta.

Se había levantado una densa capa de polvo y humo con los hechizos que se lanzaban, así que entornó su cuerpo hacia donde la última vez vio una maleta y fue hacia ahí, a tientas, queriendo encontrarla.

Un Joshua mental le decía que encontrase la maleta. Otro, que huyese de ahí. Otro pensaba en que no había un testamento y uno más que qué importaba si no tenía bienes personales que entregar. Al final, todo importó nada cuando –al menos creyó- encontrar la maleta y se dio a la retirada.

Todo importó nada a la hora de la explosión.

Joshua se encogió del miedo; le asustaban esos ruidos fuertes y repentinos. Su varita actuó por cuenta propia, emitiendo una explosión en respuesta que desintegró un trozo de escombro grande que iba a darle a su propietario en la cabeza.

Joshua pensó que debía haber alguna ley universal que dijese que “todo lo que podía salir mal saldrá mal”.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Priv. »El Interés Propio - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 25.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1398
Puntos : 1124
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ryan Goldstein el Lun Nov 25, 2019 3:29 am

Había visto entrar al muchacho a la celda, como el caballo de Troya. Eso significada que había cumplido su infiltración exitosamente, haciéndose pasar por uno de los centinelas que trabajaban para El Ringmaster.

A partir de entonces puso en marcha el plan, e hizo algo de estruendo. Lo suficiente como para llamar la atención. Un par de hombres salieron de la misma celda vacía por donde el muchacho había desaparecido y se lanzaron pasillo abajo en una carrera para ver qué estaba pasando.

Ryan, camuflado contra la pared del pasillo con un hechizo desilusionador, los atacó por la espalda. Lo que hubiera esperado que se convirtiera en un duelo de varitas se heló en el suspenso al sobrevenir el ruido de un temblor.

¿Las paredes?, ¿venía de las paredes? Se sentían golpes y ruido de desprendimiento, se sentía la venida de un suceso que estallaría de un momento a otro. Ryan y el resto de hombres del pasillo mantuvieron su posición, enfrentados pero mirando a su alrededor con evidente confusión.

Hilos de polvo se desprendieron del techo, lloviendo repentinamente. Antes de que nadie pudiera explicar qué pasaba, uno de los muros estalló en un centenar de escombros, obligando a los hombres a cubrirse.

Lo siguiente fue la progresiva aparición de una pantalla de humo que empañó la visibilidad del pasillo. Ryan retrocedió contra el muro todavía en pie, cubriéndose la cara con el revés del codo mientras que con la otra mano alzaba la varita, preparado.

Un golpe detrás de la cabeza lo hizo caer de boca hacia delante, y fue entonces que los gritos de los hechizos cruzados lo invadieron como si su propio cuerpo fuera una caja de resonancia. Se volteó a prisa y visualizó a su atacante desde el piso: la silueta de un joven recortada por el humo, un joven enfundado en máscara y capucha, y si no se equivocaba…

Sí, tenía una idea de quiénes eran.

Si no podía hacerles entender que él no era el enemigo, él tendría que pelear. Esa situación no era buena. Ni siquiera pensaba en el muchacho malhumorado, no había tiempo. Habiendo sido arrojado el suelo, Ryan se debatía contra una liana que quería cortarle los movimientos.

Mientras tanto, el resto de los hombres eran superados por el efecto sorpresa. En la confusión, en el humo, los hombres caían. Los atacantes llevaban máscaras. Uno de ellos, una chica de pelo largo con una bandana roja que le cubría la boca, avistó a un muchacho perdido con una maleta.

Sabía qué eran esas maletas. Eran maletas de contrabandistas. ¡Jo!, los habían cazado in fraganti en medio de una transacción. Sin tardearse, la chica le interceptó el paso, arrojándose al ataque.

Desde el anonimato de la confusión, alguien más reparó en el contrabandista de la maleta, y nadie vio cómo se le abrieron los ojos tras la densa pantalla del humo. Su voz llegó como un golpe de extrañeza, desde todas las direcciones y ninguna, y en medio del revuelo se sintió como una voz fantasmal y lejana, pero qué insistía en ser escuchada.

—¿¡Joshua!?

Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. »El Interés Propio - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 000
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 607
Puntos : 469
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Joshua Eckhart el Jue Nov 28, 2019 9:58 pm

Los oídos le silbaban: estaba aturdido. El lugar parecía estarse viniendo abajo, se sentía perdido, y todo estaba sucediendo demasiado rápido para alguien con un mal de cuerpo tan severo como el suyo. Tenía que correr y le dolían las piernas con el mero movimiento.

Tenía la maleta, era lo único que sabía. Tenía la maleta y tenía que salir de ahí, qué importaba todo lo demás. No: quiso regresar, meter a las criaturas mágicas heridas y largarse. Eso era lo que tenía que hacer. Su cabeza trabajaba tan rápido que ahora era el mundo lo que le quedaba lento. Había emprendido su camino hacia ahí cuando alguien se le puso en frente.

Sacó su varita y la empuñó, ésta se sacudió en un estremecimiento que le hizo hormiguear el brazo. Iba a atacar, no importaba quién era: ahí, todo el mundo parecía un enemigo y no iba a consentir el peligro de perder esa maleta de nuevo.

De haber tenido orejas animales, estas se habían movido a juego con su cabeza buscando el ruido que decía su nombre. Había un barullo que no le permitía escuchar bien, pero en el fondo lo había detectado con sus todavía sensibles sentidos.

¡¿Bill?! —le contestó a esa voz, tratando de encontrarlo mientras tosía humo.

¿Bill? ¿El mismo Bill que conocía? ¿El Bill amigo del zoquete de Mitchell? No podía ser, ¿no? ¿Qué estaba haciendo en ese lugar tan horrible, lleno de perversión y oscuridad? Bueno, también cabía la probabilidad de preguntarle a él qué estaba haciendo ahí. No podría explicarse muy bien.

A veces, las cosas simplemente no tenían explicación.

¡Bill, ¿dónde estás?! —tosió.

Podía oír más claramente que los humanos, pero no ver a través del humo. Tenía buena vista, pero no tanto; quizá, de ser oscuridad, le habría resultado un poco más sencillo.

Por lo pronto, seguía teniendo a la mujer a punta de varita, bien sabiendo que no podía perder la concentración si no quería irse con al menos un buen golpe. Retrocedió hasta que su espalda chocó con una pared, no porque se sintiera acorralado sino porque eso le quitaba el problema de cubrirse sus propias espaldas.

¿Qué hacer? ¿Correr, ayudar, buscar a las criaturas? Aferró con su brazo izquierdo la maleta contra su pecho, pues su mano aún era algo inútil y le preocupaba que se la arrebataran como un dulce a un bebé.

Su nivel de estrés estaba llegando a niveles estratosféricos.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Priv. »El Interés Propio - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 25.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1398
Puntos : 1124
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ryan Goldstein el Vie Nov 29, 2019 7:27 am

De entre la espesura del humo emergió una forma encapuchada y oscura. Apareció por un costado y bajó la varita de su compañera, quien reaccionó violentamente confundida, queriendo resistirse. Se miraron y en eso acabó todo, ella cedió, y Bill se movió deprisa.

—¡El humo!
—gritó, en una orden.

Unos pocos pasos, y se removió el pañuelo, sólo el tiempo suficiente para que el amigo de Evans lo reconociera. Sabía que los ojos debían irritarle, que podía hacérsele dificultoso respirar, lo sabía y ya tenía sus manos puestas en ello, para resolverlo.

Se acercó tendiéndole un pañuelo extra, que había tomado del bolsillo delantero de su sudadera, indicándole con el gesto que debía ponérselo, y pasó a colocárselo él mismo, anudándoselo detrás de la cabeza.  

No dudó en ningún momento en darle su ayuda, ni se preguntó qué hacía allí, de entre todos los lugares, o en mostrar su cara cuando eso podía ponerlo a él en un mal aprieto, razón por la que cubría su identidad.

Bill era, ante todo, solidario.

Pero la verdadera razón, era porque confiaba en él, y nunca hubiera imaginado que ese chico pudiera estar, de alguna manera, involucrado con el maltrato que en aquel lugar infligían a las criaturas.

Puede que sonara demasiado confiado, pero era simplemente un presentimiento que tenía con ese chico, y era demasiado fuerte como para pasarlo por alto o desoírlo.

Había cruces de voces, zumbidos de una reyerta, pero el humo empezó a disminuir rápidamente su volumen de un momento a otro, siendo succionado nuevamente por las bombas de las que había sido liberado.

Al recuperar la visibilidad del pasillo, los carroñeros habían caído, y Ryan con ellos. Sólo que a diferencia de los demás, él no se callaba, e incluso amarrado, su voz imperaba que lo escucharan.

Lo quisieran o no, lo que decía era extraño, y los miembros de C.L.A.W prestaron atención: ¿hablaba de un rescate?

Pero necesitaban la palabra de Bill para resolver ese asunto, que los tenía hablando a voces, y Bill estaba ocupado.  

—¿Estás bien?

Le alcanzó a Joshua un frasco pequeño.

—Es para los ojos—Bill se apuntó la zona de la cara con un dedo que circuló en el aire. Hablaba por debajo del pañuelo, pero la expresión de su mirada era atenta—. Échate unas gotas, ¿quieres que…?

—¡Estoy ciego!, ¡ciego!, ¡no veo!

Uno de los carroñeros recibió un Desmaius, por gritar tan alto. Ryan tampoco veía, su visión era borrosa, pero al menos a él lo dejaron hablar, y él no era fácil de hacer desistir.

—¡Bill!

Bill se volteó enseguida, dando órdenes.

—¿Dónde están T. y Myka?

—Poniendo las trampas, pero…

—¡Pier!, ¡Nat!—señaló a dos enmascarados, que levantaron la mirada, solícitos—¡La salida, AHORA!

Asintieron con presteza, antes de desaparecer en una carrera.

—¡Pero este tipo!—insistió, el vozarrón humano que era ese chico que usaba una máscara de gas, mientras seguía la dirección de los pasos de Bill, que iban hacia Ryan—, él dice…

Bill lo cortó.

—¿Viene contigo?

Se volteaba hacia Joshua, y por un momento, los demás enmascarados que cerraban el círculo parecieron confundidos. Bill daba a creer que, lo que dijera Joshua, lo tomaría por cierto. En eso, saltó la rubia de antes, expresando lo que pensaba el resto.

—¿¡Y ése quién carajo es!?


Todo se daba demasiado deprisa, pero es que no tenían tiempo que perder.
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. »El Interés Propio - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 000
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 607
Puntos : 469
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Joshua Eckhart el Lun Dic 02, 2019 6:36 am

Apenas podía ver por entre la bruma; el humo tenía un efecto lacrimógeno que hacía que sus ojos ardiesen y se enrojeciesen, amenazando con derramar lágrimas que nada tenían que ver con llorar. Y sus pulmones parecían haber recibido una fuerte dosis de algún insecticida que causaba que tosiera y no consiguiera sostener el aire por suficiente tiempo.

Seguía con la varita apretada cuando vio su rostro en lo que creyó era una milésima de segundo. No porque no hubiese tenido suficiente tiempo, sino porque luchaba contra sus propios ojos para enfocar una miserable cantidad de tiempo a la vez.

La ayuda de Bill terminó con un pañuelo alrededor de su rostro, cubriendo su nariz y boca, limitando el oxígeno viciado y tóxico que habían creado para su razia. Joshua se percató, entre ya no la agitación general sino la que existía dentro de su cabeza, que ese sujeto había durado medio segundo calibrando si era o no de fiar antes de ayudarlo, ¿tal vez porque se conocían de antes?

Se alivió, por supuesto, cuando la contaminación auditiva aminoró de forma importante, limpiando sus ojos con la parte interna del cuello de su camisa, tratando de deshacer de ellos el ardor que los lastimaba.

Estoy bien, ¿qué estás…? —no, no estaba bien, pero era lo que uno decía instintivamente a esa pregunta. Lo interrumpió el frasco que tenía que ponerse en los ojos.

El ruido y la cacofonía de las voces no terminaba.

Se trató de colocar las gotas, no sin dificultad. En realidad, todas las que intentó cayeron en sus párpados o en los pómulos, hasta que acabó deslizándolas con sus manos al interior de sus cavidades oculares, con un fresco ardor que duró unos segundos antes de desvanecerse. Poco a poco su vista se regeneraba para el momento en que volvieron a dirigirse a él.

Una voz en el fondo de su cabeza, animal y grave, reconoció lo divertida que sería la mentira, la puñalada por la espalda, después de que lo hubiese mandado a la boca del león que pudo haber cerrado sus fauces a su alrededor. La voz más lógica debatió que no tenía tiempo para enzarzarse en una discusión si quería llevar a cabo sus planes. Una larga discusión interna que, en realidad, duró apenas pocos segundos.

Viene conmigo —le dijo a Bill finalmente. — Hay que sacar a las criaturas que tienen aquí —reveló sus verdaderas intenciones, por si acaso a alguien le quedaba duda de ellas.

Llevaba la maleta con él, abrazada a su pecho con su débil brazo izquierdo, mientras la diestra empuñaba la varita firmemente. Sabía a donde ir, en principio: las criaturas heridas que tenían en el ala donde el thestral había fallecido.

No ignoraba, por otro lado, que aquel lugar estaba lleno de criaturas. Las escuchaba, incluso podía decir que las olía, y su parte más emocional no se perdonaba el pensamiento de marcharse dejando ahí a la cuantiosa cantidad de criaturas a la expectativa de su muerte como un mero entretenimiento para alguien con suficiente poder.

Tenía que hacer algo, y tenía que hacer algo ya. Así, se dispuso a caminar, sin pensarlo dos veces.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Priv. »El Interés Propio - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 25.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1398
Puntos : 1124
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ryan Goldstein el Lun Dic 02, 2019 7:14 pm


No hubo un solo minuto en que no pensara en el chico, y fue a él al que quiso encontrar entre el humo y el fuego cruzado. De no ser porque tuvo que defender su propia vida, nada lo hubiera parado de ir a asegurarse que el chico estaba bien, Joshua Eckhart.

De tal manera se había dado que los eventos, que ahora él estaba sentado en el suelo, atado de manos, y clavaba la mirada en ese mismo chico por el que se había preocupado, notando que, en el momento de la pregunta crucial (“¿Viene contigo?”), Joshua se replanteaba mentalmente qué decir, cuando la respuesta era muy sencilla.

¿Iría a meterlo en un aprieto?

—Diles.

Dio qué pensar. De no ser porque la situación era apremiante, porque había otras cosas de las que preocuparse, menuda cachetada de humor la que hubiera sentido, pero la gravedad de su propia situación —y lo que es más, de todos los allí presentes (porque Ryan pensaba en los demás, incluso entonces)— no se lo permitió. Hubo un segundo de tensión en el que encaró al chico con rotunda seriedad.

Sí, hizo bien en hablar en su favor. En cualquier caso, nada de eso importaba.

—Hay gente que hay que sacar de aquí—La tos lo interrumpió. Había conseguido emplear un hechizo para resolver el problema de la visión, pero también había tragado humo—. Los llevaré a las celdas.

—Sí, ya estamos en eso—dijo Bill, liberando a Ryan de sus ataduras con una sacudida de la varita. Él se levantó, con la determinación de accionar en ese mismísimo instante—. Los chicos han ido a las celdas, nos llevamos a las criaturas, a todos.

—Déjame ayudar.

Bill se daba cuenta que aquel hombre lo haría de todos maneras.

—Contaba con eso.

Los dos se voltearon a mirar a Joshua, que caminaba.

—Mi plan era usar la maleta, es un...

—Lo sé, tenemos algo igual. Nos bastamos. Josh, tú quédate la maleta.


—Iré a las celdas. Cuando se vayan, me quedaré y los ayudaré con la retirada.

—¿Tienes cómo salir?

—Tengo mis medios. ¿Puedes llevártelo a él?


—Sí.

Los miembros del C.L.A.W registraron las celdas y las vaciaron. Los hombres lobo fueron evacuados con la ayuda de Ryan. Por su parte, Bill requirió de la ayuda de Joshua en la operación de rescate del C.L.A.W, como si fuera uno más. No hubo un minuto de respiro, los miembros corrían, echaban abajo las rejas, y mientras tanto, se oía retumbar por todos los pasillos.

Habían colocado trampas para que los guardias no pudieran acceder a las rutas, frenándoles el paso con escudos de contención, pero los guardias descargaban hechizos para derribarlos que se sentían como poderosos fusiles que prometían acabar con todos ellos de poder alcanzarlos. Cuando la C.L.A.W se retiraba bajo las órdenes de Bill, los escudos cedieron, y tal como le asegurara antes, Ryan se demoró para darles tiempo en la huida.

—¿Seguro que estarás bien?


Bill estaba con un pie en la boca del túnel por el que él y los demás habían entrado. Miraba a Ryan, de espaldas a él y con la varita preparada para cuando los guardias llegaran; él asintió por encima del hombro, y le tendió una última mirada a Joshua.

En ese instante se oyó el inconfundible canto de un fénix.

—Te dije. Tengo mis medios. ¡Vayan!


De la varita de Ryan surgió una llamarada de fuego que creció rápidamente y adquirió la forma de un ave en llamas que ocupó todo el pasillo hasta el techo. Velo, era el hechizo. Demoraría a los guardias lo suficiente como para que la C.L.A.W tuviera una escapada exitosa. No fue sino hasta el final, que el ave fénix de Ryan atravesó la cortina de fuego a su alrededor y se arrojó sobre su dueño y compañero, y los dos desaparecieron con una llamarada.  
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. »El Interés Propio - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 000
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 607
Puntos : 469
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.