Situación Actual
10º-16º
13 octubre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow)

Axel S. Crowley el Miér Jun 25, 2014 1:33 pm

Recuerdo del primer mensaje :

La convivencia en San Mungo podría ser al menos interesante si permitiesen a Axel relacionarse con los otros moribundos de la planta de enfermedades contagiosas. A él no le importaba contagiarse de otras cosas, quizás así conseguía las defensas necesarias para quitarse aquello que había pillado por su endemoniada curiosidad de Ravenclaw, puesto que la única manera que había tenido de pillar aquella enfermedad era por haber ido a buscar aquella planta que, ignorante por su parte, contenía el insecto que la trasmitía.

Había estado aquellas dos semanas dentro de una cuadrada habitación de tristes paredes blancas, lisas y con la sola distracción de un cuadro enfrente de él, siendo el único accesorio de decoración y estético de la habitación. Axel esperaba que no hubiera ninguna enfermedad infecciosa que diera delirios o locura, porque si todas las habitaciones tenían cuadros tan perturbadores aquella planta podría convertirse en la de psiquiatría. Se podía haber pegado horas mirando ese cuadro de todo el tiempo que estaba allí dentro sin hacer nada, ya que era su única distracción cuando no leía y que había llegado a pensar incluso en lo mal que tuvo que estar su pintor como para meter a una cabra con tanto pelo, a un gato egipcio y dos senos femeninos en el mismo cuadro de esa manera tan inquietante.

Por suerte para su aburrimiento, la hermana de Axel le había llevado algunos libros para que pudiera entretenerse en su lecho de muerte. Entre ellos se encontraban los necesarios para aprobar sus EXTASIS, además del tercero del Señor de los Anillos. El chico aun recordaba cuando conoció a Alice y Evan en Las Tres Escobas y se cernieron en una batalla verbal sobre el propósito de Gollum. Ahora el joven Ravenclaw tenía una opinión totalmente distinta a la de entonces.

El chico ignoraba totalmente el día en el que vivía, ya que el paso del tiempo era tan lento para él que perfectamente podrían haber pasado años, aunque lejos de estar tan mal como al principio, se encontraba mucho más vivaz y su rostro lo aparentaba, más ya no parecía un zombi. En aquel momento se encontraba leyendo el libro de la famosa saga muggle mientras se bebía algo que no sabía que era, puesto que la enfermera había optado por dejar de decirle lo que le daba para que Axel dejase de preguntar, intentar corregir, adivinar, o cualquier otra molestia proveniente de su actitud curiosa. Interrumpieron su divertidísima soledad con unos golpes en la puerta cuando se lavaba los dientes para quitarse aquel mal sabor de boca de la medicina, al tener el cepillo y la boca llena de pasta de dientes, no fue capaz de responder algo coherente. Se suponía que no era la enfermera, por lo que intentó proceder con el permiso para entrar.

-¡Pueghes entgrar! –Intentó decir desde el pequeño baño. Escuchó como abrían la puerta y pensó que sería la hermana. Escupió la pasta de dientes y se enjuagó la boca, para salir a recibir a la invitada.  

Para que no me imagines con un camisón y el culo al aire. Me niego.:
Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) - Página 4 20111213_homewear_09


Última edición por Axel S. Crowley el Vie Sep 12, 2014 11:50 am, editado 1 vez
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) - Página 4 Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Sáb Oct 18, 2014 9:41 pm

Una sensación placentera recorría mi ser de arriba abajo, dejando mi cuerpo en una relajante nube, como si no estuviera en esta habitación, como si nada ocupara mi cuerpo.  Sólo me centraba en respirar lentamente, restableciendo mi frecuencia cardiaca. Mi mano libre dejo su espalda para pasar a su rostro, acariciándolo suavemente una vez más mientras los últimos pasos de tan maravilloso bailen daban paso al final esperado. Una sonrisa ladeada completaba mi sudoroso rostro, mojando con lentitud mis labios. Mi mano libre pasó a acariciar su torso, disfrutando del calor de su piel.

- Si quieres que te digan en que mejorar. – dije con suma burla, acortando esa pequeña distancia para darle un corto beso.  Que las palabras eran una mera broma había quedado latente, de no serlo no hubiera disfrutado como lo había hecho. Por no decir que no hubiera llegado a este estado de relajación. No hubiera fingido para no dañar su ego, la sinceridad en este tema es algo importante. No me imagino esa situación. Sería destrozar la autoestima de la otra persona. Interesante, una nueva forma de dañar y humillar. No lo olvidaría.

El Ravenclaw fue deslizándose hasta bajar de la cama. Por unos segundos se me pasó la idea de mandarlo a tomar viento, así como la idea de que comenzara a vestirse y salir como si nada. Esto último sería lo más probable, a fin de cuentas es lo que solía hacer yo, quedarte en la cama junto a la otra persona charlando o durmiendo me parecía innecesario. Ni que tuviera un vínculo emocional con esa persona. Sin embargo, todo esto podía pasarlo por alto si existía la posibilidad de repetirlo una y otra vez después de un leve descanso. ¿Por qué no? Era una de los mayores placeres de esta vida, por encima de la tortura. Un placer que te dejaba con ganas de más, al menos a mí, y la mera idea de repetirlo tras quedar más que satisfecha solo aumentaba el deseo.  Mientras él se quitaba esa cosita que cubría su miembro, opté por acomodarme en la cama, elevando un poco mi rostro al apoyarme en la almohada. Acariciaba mi vientre con distracción mientras él volvía a subir por mi cuerpo, obligándome indirectamente a retirar las manos mientras él mordía mi piel. Una pequeña risita escapó a través de mis labios, producto de la sensación electrificante que continuaba recorriendo mi cuerpo. La mínima caricia me hacía reír de un modo encantador.

Rodeé su rostro con mis manos  – Quizás mentía. – Repliqué guiñándole un ojo. – Me has sorprendido y mucho, cuervito. – Comenté sin quitar la mirada de su rostro. Le di un pequeño tirón de pelo al escuchar sus palabras. – Eso no se elige. – Añadí, imitando su tono de voz. Aun recuerdo cómo me dejo claro ese dato tiempo atrás en Hogsmeade. Con respecto a la animagia seguía confusa, estudiando la teoría e intentando practicarla por mi cuenta, el tiempo diría si lo lograba o no.  – Sube – Susurré, no me desagradaba que estuviera con su rostro tan cerca de mi pecho, pero quería hacer algo.

Rodee su torso con mis brazos, haciendo que giráramos cual tronco hacia un lado, quedando yo sobre él. Deslizándome hasta quedar mi cuerpo en parte sobre la cama y en parte sobre él, quedando nuestros rostros muy cerca.  Mi mano recorrió su torso en zigzag, llevando hasta el bajo de su vientre, rozando su zona pélvica. – ¿Es el momento de atarte a la cama? – pregunté con travesura, mordiéndome el labio inferior. – Ahora vengo – Añadí, robándole un pequeño beso.

Mientras él descansaba en la cama, bajé lentamente de esta, buscando mis bragas. Tras ponérmelas y cubrir mi cuerpo con un cardigan gris salí de la habitación. Sin hacer mucho ruido descendí por las escaleras y crucé la casa, hasta llegar a la cocina. – ¿Desea algo mi ama?- Preguntó Lrog nada más verme aparecer. Le sonreír levemente – Quiero un bol de fresas y dos vasos de refresco. Bien frio. – Un chasquido y ante mí tenía el bol. – ¿Envías el refresco a mi habitación? – Fue una pregunta retórica, Lrog iba a cumplir mi petición sin mucha discusión. Puede que el elfo no viera bien que hiciera ese tipo de cosas cuando no estaban mis padres, sin embargo no iba a reprenderme por ello, no era su trabajo. Salía de la cocina cuando oí que chasqueaba los dedos. Al pasar por el salón pensé en recoger la mochila de Axel, mejor era que tuviera sus cosas cerca, pero  como buen elfo, Lrog ya había recogido toda la ropa que había en el suelo, doblándola y colocándola en una esquina, junto a la mochila.

Abrí la puerta de nuevo, entrando en la habitación con las fresas entre mis manos. Subí a la cama, quedándome de pie y mirándolo desde arriba. – ¿Quieres? – pregunté mostrándole una de las rojas frutas y llevándola lentamente a mis labios, dando un suave mosquito y disfrutando de su agradable y ácido sabor. Todo ello mientras me arrodillaba a su lado, mirándolo con cierta picardía y son una amplia sonrisa. Dejando el bol de fresas sobre el colchón me acomodé, sentándome mejor con las piernas flexionadas a un lado y apoyándome ligeramente en él.  

- ¿No podrías decirme cuál es tu boggart? – pregunté cogiendo una fresa y llevándola a sus labios. Mis palabras parecían una petición, sin embargo le exigía una respuesta, él sabía ese detalle de mí y yo apenas sabía cosas sobre él. Era un modo de equilibrar la balanza. Y si se niega, pues hay otros métodos menos placenteros de lograr información.
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) - Página 4 Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Miér Oct 22, 2014 12:24 pm

Nunca iba a preguntarle a ninguna chica que qué tal después del sexo. Había muchas variantes de contestaciones que podían ser crueles y dejar su autoestima por el suelo, algo que no tenía intención de que pasara. O. era una chica muy directa sin miedo a decir lo que realmente pensaba, por lo que si todavía no había dicho nada malo, es porque realmente no lo había. O eso quería pensar Axel, el cual en aquellos momentos sólo podía pensar en cosas positivas. Y es que era imposible sentir algún tipo de preocupación después de llegar al éxtasis del climax, era una sensación que dejaba cada parte de tu cuerpo totalmente en calma.

-Ya decía yo que no te veía complicándote la vida mintiendo en una situación como esta… -Y es que le daría igual el chico, ella sólo quería las cosas bien hechas.

Axel subió tras que la chica se lo dijera, posicionándose a su lado para girar y quedarse con las tornas cambiadas. Él con la espalda contra el colchón y ella encima, o por lo menos con medio cuerpo encima del chico. Su afirmación, después de esas caricias hasta su pelvis le hicieron sonreí con travesura. La verdad es que estaba cansado, la idea de que lo ataran e hicieran todo el trabajo era cuánto más atractiva. Pero no le dio tiempo de contestar, pues O. no tardó en levantarse diciendo que ahora venía. Axel observó cómo se ponía la ropa interior y aquel cardigan, sin apartar la mirada de ella. Era realmente atractiva y con aquella ropa puesta incluso parecía una mayor tentación.

Axel aprovechó que estaba solo para hacer dos cosas. La primera, ponerse nuevamente los bóxers, pues se sentía incómodo estando totalmente desnudo en una casa que no era la de él y que no conocía. Sólo conocía el salón, las escaleras y la habitación de O. por lo que sentía un poco cohibido teniendo en cuenta que se trataba de la mansión Winslow.

Volvió a acostarse en la cama, boca arriba y con las manos por detrás de su cabeza, pensando en lo satisfecho que se encontraba. Sonriendo por la situación que acababa de presentarse delante de él. No sólo el hecho de que ver a O. desde aquella posición, divertida y de pie delante de él, sino cuando le enseñó aquella pequeña fruta tan llamativa. ¿O. trayéndole a Axel fresas a la cama? Pues sí, definitivamente le había gustado, si no le hubiera traído granadas caseras. La chica se sentó a su lado de rodillas y él se mantuvo en la posición, más se apoyó con el codo de costado para poder mirarla directamente.

-Claro que quiero, si me has dejado sin fuerzas, necesito reponerlas si vas a querer atarme la próxima vez.-Sonrió.

Le sorprendió el hecho de que le preguntara por su boggart, recordaba aquella vez en Hogsmeade cuando pudo haber pasado algo, pero no pasó absolutamente nada por culpa de que apareció el boggart de la Slytherin. No era nada más ni nada menos que un simple ciempiés. Incluso le pareció gracioso que alguien que aparentaba tanta autoridad tuviera miedo de algo tan pequeño e insignificante. Suponía que para alguien como ella, sentirse en esa desventaja de conocimientos sobre el otro era importante. Respecto al chico, no tenía ningún miedo físico que viera e hiciera perder sus estribos. Su miedo era mucho más psicológico, su miedo desde siempre había sido el rechazo, sobre todo por parte de su familia, la cual exige en él algo que no hay. Axel era un chico que sí, que su ansia y ambición de poder podía realmente hacerlo terminar como sus hermanos, pues sin dudas sus ideales a pesar de parecer tolerantes, estaban claros. Pero por otra parte, tenía un interior mucho más independiente, un interior que anhelaba conocimientos y que sin duda separaba mucho de lo que su familia esperaba de él. Era la oveja negra, en todos los sentidos que pudieras pensar y sin duda, su destino no estaba escrito, lo cual para su familia no estaba bien visto. Pero Axel podría descubrir el mayor poder en el lado de Lord Voldemort y unirse a ellos por vocación, pero de la misma manera puede pasar todo lo contrario. Tenía miedo de su familia, muchísimo, pero aun así no quería verse cohibido por ellos.

La primera vez que se enfrentó a un boggart, del armario salió la figura de su padre, tan autoritaria y seria como siempre. Pasaron los años y finalmente, al sentir como todos sus hermanos eran vivas representaciones de cabeza de familia, del armario salía absolutamente toda su familia, sin contar su hermana, la única que puede permitirse ser diferente al resto por ser la mimada  y única chica de la familia. No sabía exactamente qué contarle a O., al fin y al cabo… el chico nunca había reflejado su miedo por su familia y, de hecho, a pesar de tenerlos un poco de tirria, les tenía un respeto descomunal.

Se comió la fresa que la Slytherin le ofreció y se me pegó su tiempo para masticarla y pensar en una respuesta. Al final, se decantó por lo más fácil, alargando todavía más la espera.

-Bueno, creo conveniente de que si yo te digo mi boggart, me digas de una vez por todas: tu auténtico nombre. Yo llevo esperando mucho más tiempo…-Podría haberlo descubierto en Hogwarts, pero conoció a O. bastante tarde y no coincidió en ninguna clase con ella  antes de enfermar. Además de que resultaba mucho más tentador que se lo dijera ella.- Bueno, mi boggart…-Pretendía decírselo, pero no explicarle el por qué. Eran dos cosas muy distintas y no quería dar explicaciones. O. no sabía mucho de él, pero sin duda explicárselo todo aparte de darle muchísima pereza, no le resultaba necesario.-…Supongo que mi familia. En un principio era sólo mi padre, pero finalmente mis tres hermanos son perfectamente clones de él, por lo que en general… sí, mi familia.-Se rascó la mejilla, encogiéndose de hombros mientras cogía otra fresa.-¿Por qué crees que cada día alargo más mi vuelta a Noruega?-Dejó caer para cambiar de tema rápidamente.

Se irguió para sentarse y dejar de estar acostado, apoyando su espalda contra la cabecera de la cama para comerse tranquilamente la fresa y poder mirar a O. directamente a los ojos.

- ¿Y tú qué? Confiesa bandida… que como sigas sin decírmelo realmente voy a empezar a pensar que tienes un nombre muy feo como para querer ocultarlo tanto.-Confesó.-¿Omilga? ¿Odisea? ¿Orégana? -Dijo al tuntún, consciente (o esperando) que no fuera ninguno de esos, así se daría cuenta de que probablemente su nombre no fuera tan feo.
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) - Página 4 Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Sáb Oct 25, 2014 1:39 am

En pocas ocasiones podía llegar a sentirme de ese modo. Axel había conseguido satisfacerme de un modo que pocos lograban, demostrando que guardaba muchos secretos bajo esa cara bonita. Lo cual solo aumentaba mi deseo de saber que ocultaba, conocer lo que podría ofrecerme, descubrirlo poco a poco, saboreando cada ápice. Conocerlo del todo no, me aburriría muy pronto, por suerte no se dejaba descubrir con facilidad.

Estos momentos es en los que agradecía los continuos viajes de mis padres, poder disfrutar de la mansión con ésta intimidad hacía del momento más gozoso. Saber que tenía un poco a mí merced al joven Crowley solo aumentaba mi deseo de no dejarlo marchar, por mucho que pudiera insistir. Más después del juego de placer que acababa de acontecer en este dormitorio. La espera había merecido la pena, tan solo por descubrir la fiera que se ocultaba bajo la fachada de un empollón de Ravenclaw. Me apetecía atarlo en ese momento, repetir el momento de gozo, volver a sentir esa electricidad recorriendo mi cuerpo. Siendo dominante ante él, tal como deseaba desde un principio. Hacer una de esas fantasías que recorrían mi mente.  Pero no se podía continuar sin tomar algo para reponer fuerzas.

Así que me dirigí a la cocina, donde pedí a Lrog unos vasos de refresco frio y unas fresas. Apenas tardé unos minutos en hacer el recorrido y volviendo a la habitación. Comiendo una fresa mientras me sentaba de rodillas a su lado. Llevé una a sus labios mientras esperaba una respuesta a mi pregunta.

- Bueno, tu quieres saberlo hace más tiempo, sin embargo dijiste antes que harías lo que yo quisiera, ¿no? – pregunté ante sus palabras. No estaba muy segura de querer decirle mi nombre, no es algo que me agradara confesar. Y mucho menos darle más información sobre mí sin saber nada sobre él. Deslizaba mi mano por su torso mientras él hablaba, mientras con la otra mano comía fresas con lentitud, saboreándolas.

- Interesante. – susurré al conocer su boggart. Desde luego no me lo imaginaba. Debía ser un boggart digno de ver, más que nada por poder observar como era su familia sin tenerla delante. Aunque no comprendía como podrías temer a tu familia de ese modo, podía preguntármelo mucho aunque no preguntaría. No tengo esa curiosidad que tiene él, quizás por eso yo sepa tan poco de él, mientras que conoce mucho de mí. Debo replantearme el aumentar mi curiosidad solo en ese punto, para estar a igual nivel. Conocerle mejor era un punto a favor para saber por dónde podría salir. Y dado que nuestro plan era que se quedara varios días atado a mi cama, podría conocer más detalles personales.

- Tonta de mí. Yo pensando que alargabas tu vuelta para disfrutar de mi compañía. – respondí con fingido dolor, poniendo cara de tristeza y mordiendo de nuevo una fresa. El momento había llegado, la insistencia por conocer mi nombre no iba a parar. Quizás mejor decírselo yo que esperar a que otra persona lo mencione. – Podría ser esa la razón por la que no te lo digo, porque es sumamente feo. – Aclaré moviendo mi cuerpo para acomodarme. Pasé a sentarme sobre sus piernas, mirándolo directamente a la cara y con cada una de las mías a cada lado de las suyas. En la mesa de noche que tenía a su lado habían aparecido los vasos de refresco, por lo que estiré la mano y bebí un largo trago, disfrutando del frio que recorría mi garganta mientras me pensaba el decirle o no mi nombre.  

Volví a dejar el vaso sobre la mesa, pasé una mano por mi pelo y deslizándola con lentitud por mi cuello y la línea central de mi cuerpo. – No es tan feo como esos que dices. Pero… – Sí, me estaba costando horrores decírselo. – Tengo nombre de loca. – confesé mordiéndome el labio con nerviosismo. – ¿Seguro que quieres conocerlo? – pregunté después de respirar hondo. – No prefieres que… – Comencé a decir inclinándome hacia delante y besándole con pasión, sujetando su rostro entre mis manos.  Al separarme le dediqué una dulce sonrisa.  Dibujando un camino serpenteante por su cuello con mis dedos y acercando mis labios al mismo, dándole suaves mordiscos por el mismo. Intercalándolos con algunos besos. Hasta llegar a su oreja, donde, tras apresar su lóbulo entre mis labios le susurré mi nombre. – Ophelia -  Continué dándole suaves besos, descendiendo mis manos por su torso hasta llegar a sus bóxers, elevando mi cuerpo para tener el espacio suficiente y poder acariciar su miembro a través de la tela con la única intención de haberlo desconcertado lo suficiente como para no recordara luego mi nombre.
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) - Página 4 Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Axel S. Crowley el Vie Oct 31, 2014 1:03 pm

El boggart de Axel probablemente fuera conocido solamente por aquellas personas que estuvieron en su clase el día en el que practicaron el encantamiento Riddikulus. Nunca más había visto su boggart, pues jamás ha tenido que enfrentarse a él nuevamente. Por suerte, fue uno de los pocos que con una ración de su miedo fue capaz de hacer el hechizo de manera satisfactoria, por lo que no tuvo que repetirlo en ninguna otra ocasión. No obstante, al contrario que muchos, Axel tenía que vivir con su familia, en este caso, su boggart, la mayoría del tiempo libre de cuando no estaba en Hogwarts. Era una presión constante y personalmente estaba deseando el día en el que poder independizarse de una vez por toda, algo que tenía todavía más difícil, ya que era el primer Crowley en repetir curso (algo por lo que mofarse de él siendo para colmo Ravenclaw).

Sin embargo, en aquel momento Axel estaba demasiado contento como para ponerse a pensar en cosas que le amargaran aquella situación. El boggart fue una pregunta curiosa, cuánto más inesperada, pero no le resultó para nada difícil contestarle, sobre todo teniendo en cuenta que fue simplemente una respuesta escueta y sin demasiados detalle. Agradeció que O. no preguntara, pero rara vez O. le preguntaba algo que tuviera como consecuencia una respuesta mucho más elaborada. Se conformaba con poco, por lo menos respecto a la vida de Axel. Por él era perfecto, pues no era un chico al que le gustase hablar de sí mismo.

En parte –la parte más grande de todas-, en esos momentos debía de estar preparando todo para volver a Noruega, por lo que sí, se había quedado para pasar con O. sus últimos días en Londres. Pero había sido realmente divertido ver ese dolor tan fingido que a la vez fue tan adorable, por lo que se ahorró decir absolutamente nada.

-Dudo que no me lo digas por eso.-Alzó una ceja, mirándola con insistencia, colocando sus manos sobre los muslos de la chica al haberse sentado sobre él. La miró con descaro.-No intentes despistarme…-Y la miró con descaro, humedeciéndose los labios.

Por un momento sus frases desconcertaron a Axel. ¿Realmente le ponía nerviosa confesarle el nombre que tenía? No entendía por qué lo odiaba tanto, si después de dieciséis años ha tenido que convivir con él. Por costumbre, como mínimo, debe de aceptarlo. Axel se quedó callado sin poder objetar nada cuando los labios de la chica volvieron a atrapar apasionadamente a los de él. Esbozó una sonrisa a pesar de devolverle el beso, subiendo por sus costados con sus manos. La chica se separó, besando su cuello a continuación, momento en el que Axel cerró los ojos y bajó con sus manos y con lentitud el cardigan que poseía, haciendo que se deslizase suavemente por sus hombros y cayese sobre la cama. El Ravenclaw sintió como la mano de la chica bajaba por todo su torso y cómo la piel se le erizaba bajo sus besos y su roce. Fue entonces cuando notó toda la atención nuevamente en su parte más delicada. Volvió a sonreír, esta vez de manera pícara, al escuchar ese susurro revelador. Ophelia… sin duda después de las atrocidades que había pensado, ese le parecía el más idóneo: sencillo, bonito y sin ningún motivo como para querer ocultarlo. Aprovechó que O. se había elevado un poco para sujetarla y apoyar su espalda contra el colchón. Se puso encima sin apenas pegar su cuerpo al de ella. Cogió una de las fresas y la pasó con un gesto en igual medida erótico y divertido por uno de sus pezones, para luego lamerlo.

-No entiendo por qué tanto odio a tu nombre si es muy bonito. Y que sepas que no se me va a olvidar nunca… -Susurró divertido.- Tampoco entiendo esta insaciable atracción que siento en estos momentos… eres como un imantado polo opuesto, incapaz de resistir su acción…-Concluyó, llevándose la fresa a la boca.

Fue entonces, cuando se la comió, cuando subió hasta su rostro y besó con suavidad su garganta y el interior de su cuello, acariciando con su mano el interior de su muslo.

-Entonces…-Dejó caer, mordiéndole el labio inferior, un gesto que ella acostumbraba a hacer mucho.-¿Vas a atarme a la cama o prefieres que te ate yo a ti?
Axel S. Crowley
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) - Página 4 Tumblr_mvdlkleVzt1smvvego1_250
RP : 0
PB : Xavier Samuel
Edad del pj : 20
Ocupación : Estudiante de criaturas m
Pureza de sangre : Pura
Galeones : -
Lealtad : ¿Esto se come?
Patronus : No tiene
Mensajes : 338
Puntos : 6
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Axel S. CrowleyInactivo

O. Winslow el Dom Nov 30, 2014 7:56 pm

No había marcha atrás, ya conocía mi nombre, ese nombre que tanto odiaba y que nadie más entendía mis motivos. Ilógico que no fueran capaces de apreciar mi decisión cuando todos intentan alardear de ser tolerantes. Pero no, en cuanto a mi nombre se refiere nadie era capaz de comprenderlo. Lástima, sería todo tan simple si dejaran mi horrendo nombre en paz. Mis intentos por desconcertarle surtieron efecto, no el deseado, pero sí uno más apetecible. Sentir de nuevo sus manos desnudándome, el tacto  de su piel con la mía. La lucha de nuestros labios en cada nuevo beso, el deseo que volvía a emerger en nuestro interior. Sin duda valía la pena pasar por el trago de confesar mi nombre si con ello lograba poseerlo una vez más.  

Innegable era que ambos queríamos continuar con las caricias y dejar a un lado las palabras, mas era interesante y entretenido ver cómo nos confesábamos sin dejar de jugar. Un entretenimiento sano para recuperar fuerzas  y continuar con lo importante. Porque ahora mismo mi nombre y su boggart estaban en segundo plano.  

Por razones desconocidas no podía dejar de sonreír ante sus palabras. Que hubiera vuelto a ponerme de espaldas al colchón solo aumentó mi deseo. – De bonito tiene poco…pero intentaré que lo olvides, haré que durante estos días te olvides de todo. – Susurré mientras se comía la fresa. La respiración había vuelto a acelerarse mientras jugaba con la fresa en mi pezón. Por lo que mis palabras habían sonado entre cortadas. No dije nada al respecto sobre los polos opuestos, pues era algo que desconocía, yo también me sentía extrañamente atraída por él y no sabía cómo explicarlo. En mi cabeza no tenía sentido, aunque no es algo a lo que debamos darle vueltas, simplemente deberíamos dejarnos llevar por el desenfreno y la pasión.

- Eres mi invitado, debería dejarte a ti esa elección…. – respondí acariciando su torso una vez más. – …pero… – iba lentamente respondiéndole, mientras me deslizaba y dejaba de estar debajo suyo. Bajé lentamente de la cama, abriendo el cajón de la mesa de noche, donde cogí un par de pañuelos. – …prefiero atarte. – Terminé la frase subiendo de nuevo a la cama, obligándole a tumbarse boca arriba. Me senté sobre su vientre y fui llevando sus manos cerca del cabecero, atándolo así con los pañuelos. Ataduras sedosas y fáciles de soltar, pero que me proporcionaban cierta ventaja.

- ¿Estás preparado para continuar con el juego? – pregunté sin esperar respuesta alguna por su parte. Con nuestros cuerpos pegados de nuevo comencé a dibujar una línea de besos desde la comisura de su boca hasta el abdomen. Dando pequeños mordiscos aquí y allá, hasta llegar a la línea que marcaban sus bóxer. Lo miré desde abajo con una pícara sonrisa mezclada con inocencia y comencé a retirarlos con lentitud. Buscando provocar en  él el mismo deseo que antes había provocado en mí, que me pidiera ir más rápido aunque disfrutando del momento…
O. Winslow
Imagen Personalizada : Creo que alguien me echa de menos [+18] (O. Winslow) - Página 4 Ana-de-armas-13-150x150
RP : 8
PB : Ana de Armas
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria(Oclumancia)
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 19.600
Lealtad : Voldemort
Patronus : 000
Mensajes : 665
Puntos : 351
http://www.expectopatronum-rpg.com/t147-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t164-relaciones-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t433-cronologia-de-o-winslow http://www.expectopatronum-rpg.com/t1394-baul-de-o-winslow
O. WinslowInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.