Situación Actual
5º-11º
12 diciembre ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

The vanishing of Stella Thorne {Ft. Kenneth Hurley}

Xenobia Myerscough el Vie Ago 23, 2019 1:03 am

The vanishing of Stella Thorne {Ft. Kenneth Hurley} JjBHNoW
Domingo 30 de junio, 2019 || Calles de Hogsmeade || 9:37 horas || Atuendo || Rubia

Xenobia Myerscough podía mentir a todos los que la rodeaban, pero definitivamente no podía mentirse a sí misma: estaba nerviosa, pues aquella no era una misión cualquiera.

El día anterior había tenido lugar un ataque por parte del grupo de fugitivos conocido como los radicales, el cual se había saldado con la muerte de Bellatrix y Rodolphus Lestrange, además del secuestro de varios ciudadanos del mundo mágico.

Por norma general, aquello no sería problema de la Orden del Fénix: los radicales podían tener maneras de hacer las cosas, valga la redundancia, radicalmente opuestas a las de los seguidores de Dumbledore, pero desde luego que no iban a meterse entre ellos y el Ministerio de Magia. La situación se resolvería como tuviera que resolverse, y Xenobia no tenía intención de interferir en ese asunto.

El problema era que una de los suyos, Stella Thorne, había desaparecido.

Teniendo en cuenta que la última vez que se había sabido de ella había sido en Hogsmeade, y que Hogsmeade y el Callejón Diagón eran, desde el día anterior, un hervidero de aurores, la misión se complicaba: no bastaba con que se apareciera allí ataviada con una capucha, tratando de ocultar su identidad.

Ese día, Xenobia Myerscough debía hacerse pasar por una bruja libre, algo que hacía mucho tiempo que no era.

⋆⋆⋆

Nueve y media de la mañana de un soleado domingo de junio, con una temperatura agradablemente cálida para la capital. Xenobia sentía que le sudaban las palmas de las manos, pero estaba segura de que no era por el calor.

Llevaba varios minutos caminando por las calles del pequeño pueblo mágico, camuflada entre sus habitantes, y le costaba creer que todavía nadie hubiera reparado en ella. Su aspecto, totalmente ordinario con un toque elegante, y su cabello rubio, parecían haber obrado el milagro.

«De acuerdo—, pensó, deteniéndose ante las puertas de Honeydukes—, tengo que intentar sonsacar a alguno de los aurores algo de información...»

Echó un vistazo a su alrededor, encontrándose con varios grupos pequeños de magos y brujas. Saltaba a la vista quienes eran aurores y quienes eran ciudadanos: el aspecto serio y rígido de los empleados del Departamento de Seguridad Mágica saltaba a la vista. Le alegró comprobar que ninguno de ellos era un antiguo amigo de su difunto prometido, Thomas Caul. De serlo, estaba segura, la descubrirían, y teniendo en cuenta cómo eran las cosas, no estaba segura de poder confiar en ellos.

Adoptó entonces el papel que había ensayado: el de periodista interesada en conseguir una exclusiva. Sacó de su bolso un cuaderno y una pluma, y se acercó al auror más cercano, un hombre de mediana edad, trajeado y con el negro pelo engominado peinado hacia atrás. Su bigote y su mostacho recordaban un poco al típico de los monsieur franceses.

—¡Disculpe, señor!—Exclamó con falsa jovialidad, componiendo una agradable sonrisa. El hombre, que hasta entonces anotaba las respuestas de una pareja de ancianos, alzó la vista de su pequeño cuaderno para mirarla.—Wren Ronan. Trabajo para el diario Wizard Whispers.—Se presentó, tendiéndole la mano al hombre, el cual la miró como si fuera un objeto extraño.—Es usted auror, ¿verdad? ¿Le importaría responderme algunas preguntas?

—Señorita, esto es una investigación oficial del Ministerio de Magia.—Explicó con el afectado y educado tono de cualquier caballero inglés, sin estrecharle la mano.—Si no le importa, ¿podría usted retirarse y dejarnos hacer nuestro trabajo?

—También yo hago mi trabajo, señor.—Fingió ofenderse.—¿Sería mucho pedir que me contestase a un par de preguntas?—Suavizó el tono de voz, esbozando una sonrisa inocente y atractiva.

Enseguida supo que había surtido efecto: el auror, tras algunas dudas iniciales, finalmente le dedicó su atención.

—¿Para qué diario ha dicho que trabaja, señorita?
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : The vanishing of Stella Thorne {Ft. Kenneth Hurley} BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 99
Puntos : 68
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Kenneth Hurley el Dom Ago 25, 2019 9:03 pm

Cometía incontables de equivocaciones, no había manera de que me mantuviera quieto a la espera de resultados. Y no, no es porque creyera que si no iba pasarían por alto algo o una cosa por el estilo, sino porque después de la plática con Danielle estaba seguro que había sido un ataque de los radicales. Lo pensé mucho antes de salir de su casa, trabajé lo mejor que pude en mi aspecto, hice que mi cabello creciera, mis ojos eran verdes, usé una gorra y unos anteojos, también la barba me la dejé mucho más vistosa y creí que sería suficiente para pasar desapercibido el tiempo suficiente para investigar un poco.

No contaba, aunque sí debí pensarlo, con toda la seguridad que habría en su lugar. Además estarían más al pendiente de quienes ingresaban. El culpable siempre regresa a la escena del crimen. ¿Por qué lo hacían de esa manera tan complicada? Solo lograban alterar más al gobierno y derrocarlo se volvía más difícil. Añadí a mi disfraz una gorra y traté de parecer lo más casual posible, solo un transeúnte más. Podía haber optado por hacer una poción multijugos pero ir como Danielle sería ahora sí meterla en líos.

Ni siquiera la desperté cuando salí, me escabullí lo mejor que pude y escondiéndome de la abuela. ¿Qué habría dicho si veía a un chico saliendo de su habitación?

Caminé con tranquilidad, no me quedaba mirando mucho tiempo a nadie para que ellos tampoco se fijasen en mí. Debía parecer un mago más, ¿quién se supone que sería? Era fácil decir que era un periodista peor, ¿si me preguntaban de donde? Bien me podría inventar que era un periódico para muggles. No, necesitaba algo mejor. Pensando en ello llegué a la zona de peligro, no tardó mucho en sentir como todos estaban en alerta. Ahí sí me sentí nervioso.

Cerca de mí escuché a una verdadera periodista, alcé bien la oreja para escuchar cómo se presentaba y todo lo que decía, con suerte podía usar su táctica con alguno de los estirados que se encontraban del otro lado. Lo único que me ponía de nervios era sí veía a Rocko por ahí, si fuese como perro eso no me importaría, pero me estaba arriesgando demasiado. Me crucé de brazos y vi a un mago con una cámara caminando por ahí. ¡Eso era! Lo seguí hasta estuvo bien lejos de miradas curiosas y lo inmovilicé para quedarme con la cámara. SI no tenía con qué escribir me haría pasar por un fotógrafo.

La colgué en mi cuello y volví a la escena con mucho más seguridad. Comencé a enfocar a mi alrededor y a tomar fotos de los edificios y los aurores que se encontraban presentes. Algunos me echaban y otros simplemente me ignoraban, fui por ahí hasta quedar cerca de aquella periodista rubia intentando escuchar su plática y ver si algo de la información que le dieran me servía.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : The vanishing of Stella Thorne {Ft. Kenneth Hurley} XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 180
Puntos : 121
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Xenobia Myerscough el Jue Ago 29, 2019 12:49 am

Wren Ronan, contra todo pronóstico, había logrado su cometido: hacer que uno de los aurores, temerosos del Ministerio de Magia, accediera a responderle algunas de sus preguntas. Poca era la información que realmente le interesaba a la persona que se escondía bajo aquella identidad, pero conocía los riesgos de ir directa al grano y preguntar por la presencia de la susodicha fugitiva en la escena del ataque. Tendría que camuflar su auténtico interés bajo algunas preguntas que, en lo personal, no le importaban.

Así que aprovechó aquella oportunidad que se le había abierto ante las narices.

—¿Ha habido algún tipo de comunicado por parte de los fugitivos? ¿Se sabe qué buscan?—Preguntó, fingiendo un interés completo, casi preocupación. La noticia del secuestro de todas aquellas personas había aparecido esa misma mañana en El Profeta.

—No sé si debería...—Empezó a decir, dubitativo, el auror.

—No se preocupe: preservaré su anonimato.—Aseguró Xenobia, interrumpiendo al auror antes de completar la frase.—Su nombre no aparecerá por ningún sitio en mi artículo, se lo aseguro.

¡Y tanto que podía asegurárselo! Como que no existía ni el periódico, ni el artículo… ni la propia Wren Ronan. Xenobia estaba encadenando una mentira tras otra, y se alegraba de haber tenido tiempo para memorizarse un poco el guión que le tocaba seguir antes de llegar al pueblecito.

—Todavía estamos esperando un comunicado por su parte.—Confirmó, muy a su pesar.—No sabemos todavía qué quieren, pero confiamos en dar con ellos antes de que la situación se descontrole.

—También he tenido ocasión de repasar la lista de nombres que aparecen en El Profeta. ¿Quizás se ha sabido de la desaparición de alguien más? ¿Alguna cuya denuncia haya sido cursada recientemente?

—Es un poco pronto para asegurar nada. El cuerpo de aurores todavía está buscando pistas en el lugar de los hechos.—El hombre se pasó la mano por el pelo, lanzando un suspiro. Se sentía incómodo, estaba claro.—Estoy desvelando cosas que no debería. ¿Seguro que puede garantizarme el anonimato?

—Se lo garantizo.—Aseguró Xenobia, quien sabía perfectamente el motivo por el cual al auror se le había soltado tanto la lengua: algunos hombres, una gran mayoría, tenían tendencia a bajar las defensas cuando una mujer les hacía preguntas.

Para que luego las consideraran el sexo débil.

A su espalda, Xenobia comenzó a escuchar el característico sonido de una cámara tomando fotografías: ese suave chasquido del obturador, el leve zumbido del flash al dispararse… Ella lo conocía bien, por lo que no pudo evitar perder la concentración durante un segundo y echar un vistazo por encima de su hombro. Vio a un joven con gorra tomando fotografías del lugar, supuso que para algún otro medio periodístico mágico, y no le prestó mayor atención; en su lugar, volvió a centrarse en el auror.

—¿Y no hay nada que pueda decirme? ¿Algún rumor o algún…?—Xenobia echó un vistazo fugaz por encima del hombro de su interlocutor, lo cual la llevó a distraerse y a no terminar su segunda pregunta.

Quien había llamado la atención de Xenobia y la había distraido era Cornelius Gaston, ni más ni menos que uno de los antiguos compañeros de Thomas Caul, su prometido. Y llamarle compañero era decir mucho: Thomas y él habían tenido diversos encontronazos, allá por el gobierno de Lena Milkovich, cuando Gaston había compartido varias veces comentarios haciendo alusión a la sangre de Thomas.

Un purista asqueroso, en definitiva, que había disfrutado muchísimo con la caída de su prometido. ¿Habría disfrutado, a su vez, cuando se había enterado de su fallecimiento? Seguramente, sí.

El asunto era… que Gaston la conocía. La conocía lo suficiente como para que un pelo rubio no lo engañase: aquel cerdo, en más de una ocasión, se había acercado a ella de manera bastante violenta e indecente, y si bien no le había puesto jamás una mano encima, sí había hecho ciertas insinuaciones. Ciertas insinuaciones para las que había tenido que estar muy cerca de ella, tanto como para reconocer su rostro si la tuviera cerca.

Sabiendo lo malo que podía ser que se encontrasen, Xenobia decidió retirarse.

—Disculpe. Creo que ya le he entretenido suficiente. Tenga usted un buen...—Mientras decía esas palabras, Xenobia ya estaba dándose la vuelta.

Y… se había olvidado del fotógrafo.

Al darse la vuelta se chocó directamente con él, de tal manera que no sólo hizo tambalearse la cámara en sus manos, sino que llamó la atención de las personas que les rodeaban. Y más cuando se apresuró a disculparse.

—¡Lo siento, lo siento! Perdón.—Y sin esperar su respuesta, se apresuró a sortearlo.

El problema fue que Gaston, que hasta entonces había estado charlando con un par de compañeros mientras caminaba cerca de la torre del reloj, interrumpió su conversación para prestar atención al incidente. Y quizás la distancia fuera suficiente como para que no la reconociese, pero no tenía intención de quedarse a averiguarlo.

Xenobia comenzó una discreta huida, sin pausa pero sin prisa, en dirección a un callejón que le permitiera desaparecerse.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : The vanishing of Stella Thorne {Ft. Kenneth Hurley} BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 99
Puntos : 68
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Kenneth Hurley el Dom Oct 13, 2019 4:11 am

Tomé la cámara y enfoqué a unos aurores que se encontraban a lo lejos, no les convenía echar a la prensa. Sabía de todas esas fotos y entrevistas que salían en el periódico, muchas de ellas estaba seguro que no eran aceptadas por el gobierno. Ocultar mi nerviosismo era algo difícil, además no era un experto tomando fotografías. ¿Y si se me trababa la cámara y tenía que destrabarla delante de un trabajador del congreso?  

Preocupado en un asunto que no había pasado comencé a estudiar la cámara como juguete nuevo. Tocaba los botones esperando no descomponerla, ponía el ojo en la mirilla y luego volvía al ataque. Tenía que tomar muchas fotos, quizá después servirían para algo. No estaba seguro de decirle a Danielle pero ya encontraría la manera.

Tan concentrado estaba en mis tonterías que perdí el hilo de la conversación que tenía aquella reportera con el auror. Alcanzaba a escuchar un par de palabras sueltas solo que no me decían absolutamente nada. Entonces lo que temía sucedió. La cámara hizo un ruido extraño y casi la aviento contra un auror que pasó a mi lado. ¡Carajo! Lo que me faltaba. Intenté arreglarla lo más seguro que podía pero sentía que hacía más ruido a cada segundo y mi paranoia me decía que había un par de ojos encima de mí. Me giré para alejarme cuando sentí un golpe contra mí.

No supe cómo pero el cordón de la cámara terminó enredándose en el brazo de aquella mujer, así que cuando comenzó a caminar yo fui detrás de ella. Parecía que no estaba prestando atención, era como si hubiese visto un inferius. Miré detrás de nosotros y un hombre no dejaba de mirarnos. Con pasos seguros caminaba hacia nosotros pero mi secuestradora estaba siendo más rápida.

Oye, oye...detente —solicité aún intentando zafar la cuerda. Ni siquiera sabía el por qué pero me sentía angustiado por la persecución improvisada que estábamos protagonizando—. Nos está siguiendo —avisé porque en mi corto entendimiento imaginé que ese sujeto era de quien huía—. Por acá —halé de ella hacia otro lado, uno con más personas que imposibilitara que el sujeto nos siguiera con facilidad. Lo que me faltaba era haberme metido en un problema. Era como si me persiguieran como si fuera un imán. Y ésta vez no había hecho nada de nada.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : The vanishing of Stella Thorne {Ft. Kenneth Hurley} XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 180
Puntos : 121
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Xenobia Myerscough el Miér Oct 16, 2019 1:51 am

«Si algo puede salir mal, saldrá mal», rezaba aquel dicho popular, que Xenobia para su desgracia había puesto a prueba en más ocasiones de las que le gustaría reconocer.

Creía que había sido cuidadosa a cada paso del camino, que se había asegurado de no llamar la atención… y entonces, aquel fotógrafo. Aquel muchacho que parecía haber decidido pegarse a ella y del que, por un momento fatal, se había olvidado.

De acuerdo: podía reponerse de aquel choque y simplemente marcharse de allí. No era para tanto, no era la primera vez que empujaba a alguien sin querer, y la distancia que la separaba de Gaston era suficiente como para que el auror no se percatase de quién era ella.

Sin embargo, de lo que no podía reponerse era de que se brazo se hubiese enredado, no sabía muy bien cómo, en la correa de la cámara fotográfica que empuñaba el muchacho. Casi parecía un chiste.

En el momento en que sintió esa presión sobre su brazo, se detuvo. No estaba tan desesperada como para no darse cuenta de que su cuerpo repentinamente arrastraba un peso extra de más del doble que ella, pero por algún motivo, el muchacho había entrado en pánico.

Fue ese escándalo, precisamente, lo que debió llamar la atención de Gaston, que enseguida aceleró el paso en dirección a ellos.

«Mierda», pensó Xenobia, quien a pesar de echar muchísimo de menos a su padre, no sentía un ansia especial por unirse a él en la prisión de Azkaban. «¡Mierda!».

Cuando quiso darse cuenta, el fotógrafo mencionó que estaban siendo perseguidos, y en ese momento se preguntó Xenobia cuando se habían convertido en un equipo. A fin de cuentas, no había reconocido a aquel muchacho como el fugitivo que era.

Guiada por el estupor inicial, se dejó llevar a un callejón cercano, pero una vez allí recuperó el uso de su cuerpo, y con un gesto brusco, se zafó de la mano del joven.

—¡Suéltame! —exclamó al hacerlo, para acto seguido buscar su varita en el bolsillo oculto que llevaba en su manga. La apuntó directamente al joven, más como un mecanismo de autodefensa que por considerarle una amenaza real—. ¡¿Quién eres tú?!

Sin embargo, el barullo procedente de la calle principal le respondió con claridad: en aquel momento, esa pregunta era totalmente irrelevante.

—¡Da igual! Si hay algún motivo para que estés huyendo, más te vale hacerlo —aconsejó Xenobia, para luego bajar la varita y alejarse corriendo por el callejón.

Las cosas se ponían feas, y lo más sabio en aquel momento sería marcharse. Así que Xenobia buscó el primer recodo en el callejón en que pudo esconderse, y una vez allí, se desapareció…

...o esa era su intención, pero en realidad, no sucedió nada. Enseguida supo a qué se debía.

«¡Ese puto hechizo anti-aparición!», pensó con desesperación. Odiaba aquel maldito hechizo con toda su alma. «¡Mierda!»
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : The vanishing of Stella Thorne {Ft. Kenneth Hurley} BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 99
Puntos : 68
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Kenneth Hurley el Sáb Nov 30, 2019 4:12 am

Pude haberme desecho de aquella mujer, pero siempre me ganaba el deseo de ayudar a los demás. Aunque eso me metiera en problemas y terminara comiéndome todo el castigo yo solo. Tampoco la dejé porque aquél mago me dio mala espina, era como si pudiera sentir su deseo de muerte. Era muy diferente a los magos con los que había convivido luego de mi rescate.

¿Por qué todas las cosas inexplicables parecía que solo me pasaban a mí? Era como si una doxy de la mala suerte me hubiese maldecido y ahora la estaba pagando. Miré el costado de aquella mujer, menuda pero parecía bastante ágil. ¿Por qué debíamos huir? ¿Había hecho una pregunta indebida? Traté de recordar lo que habían hablado pero solo lograba pensar en palabras aleatorias.

Cuando se separó de mí solo pude alzar las manos como señal de que no haría nada y no tenía nada con qué hacerle daño. Claro, tenía la varita pero no pensaba sacarla a menos que fuese necesario. Un fotógrafo que nada debía no debería sacar la varita y empuñarla contra nadie. Aunque era obvio que ella no pensaba lo mismo que yo. Miré la punta de su varita y luego busqué sus ojos en un intento por hacerle ver que no era de mí de quien tenía que cuidarse. ¡Por Merlín! Era más peligroso un puffskein que yo.

¿Qué? Yo solo quería ayudar. Ese tipo parecía tener ganas de atraparte, ¿lo hiciste enojar? —me era sencillo parecer tonto. La verdad es que la poca atención que ponía a mi alrededor me metió en más problemas de los que podía enumerar con ambas manos—. ¡Eh! ¡Espera, espera! —no entendí porque quería que se detuviera, había visto y escuchado suficiente pero mis pies se movieron solos. No quería ni podía quedarme ahí solo, era la excelente presa para todos los aurores. Ni con todo el entrenamiento que el malencarado de A.J. me dio podría con ellos, esto solo se volvía una pelea contra la pésima suerte que siempre me perseguía. Cuando dobló por el callejón creí que la perdería para siempre, sin embargo me frené de golpe al ver que estaba ahí—. No podemos irnos con magia y creo que haber salido corriendo como lo hicimos alertamos a los que nos vieron —aclaré como si no fuera obvio—. Puedo sacarte de aquí por los métodos no mágicos —o al menos intentarlo—, pero debes confiar en mí —bueno, ya era todo un experto huyendo así que ahora pondría a prueba mi destreza intentando salvarla a ella también.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : The vanishing of Stella Thorne {Ft. Kenneth Hurley} XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 180
Puntos : 121
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Xenobia Myerscough el Mar Dic 03, 2019 9:50 pm

Cornelius Gaston, un veterano del cuerpo de aurores que figuraba en sus filas desde antes incluso de que los mortífagos ocuparan el poder, era alguien que amaba su trabajo.

¿Alguna vez habéis conocido a una de esas personas sin ningún tipo de escrúpulos, sin ningún tipo de misericordia hacia nadie, que se consideran justos a su manera? Así era Gaston.

El auror no hacía distinciones: un criminal era un criminal. ¿Ideales? Los suyos propios, y el cambio de gobierno había sido para él un simple cambio de jefe. Los fugitivos, por muy tristes que fueran sus historias, no conseguirían ablandar su corazón: irían directos a Azkaban, y allí que se encargaran de ellos.

¿Se podría señalar algún punto a su favor? Sí, desde luego: para empezar, él optaba por capturar a los criminales con vida, a poder ser sin heridas de mayor consideración, y si existían pruebas de tu inocencia, se aseguraría de que éstas fuesen respetadas.

¿El único problema? Xenobia Myerscough, para él, estaba claramente en el lado de los criminales, y había sobradas pruebas de su culpabilidad.

Seguramente, aquella mujer le consideraría un traidor cuando, inevitablemente, estuviesen cara a cara y le colocase las esposas, leyéndole sus derechos —que básicamente se limitaban a un tratamiento medimágico muy básico y un juicio “justo”—, pero eso a él le daba igual: la había visto, y su principal objetivo era ponerla bajo custodia.

No había reconocido al joven, bien disfrazado y poco familiar para él; Xenobia, en cambio, le era conocida. Había conocido a su prometido, había trabajado codo con codo con él, y se había entristecido al saber de su muerte. Alguna vez habían tomado una cerveza juntos, en compañía de ella, y por eso la conocía también.

No le deseaba mal alguno, pero si era una criminal, sería tratada como tal. A fin de cuentas, ella había tenido una oportunidad que Thomas no, y la había desperdiciado.

Después de verla huir en dirección a un callejón sin salida, Gaston pidió la colaboración de dos de sus compañeros, a fin de que los números llevasen a Xenobia a tomarse la situación con calma. No quería matarla, pero tampoco pensaba dejarla escapar.

Hacia allá se dirigían los tres aurores, con rostros dispuestos e inexpresivos, mientras la bruja maldecía su mala suerte.

⋆⋆⋆

Efectivamente, en aquel callejón sin salida en que se había refugiado con intención de desaparecer, Xenobia Myerscough maldecía su propia mala suerte, que cuando una era fugitiva, parecía incrementarse exponencialmente: si algo podía salirle mal, le saldría mal.

No nos engañemos: también había cometido un error de novata, fruto de los nervios.

Que el hechizo anti-aparición estuviese presente era algo lógico, básico, casi de primaria de auror, pues era la mejor manera de cortarle las alas a un mago. Así que debió haberlo previsto, y haber actuado de una manera más calmada. Ahora, estaba segura, no tenía más opción que resistirse al arresto como pudiera.

Entonces, el joven al que había dejado atrás —y que a su juicio debía tener motivos para huir, igual que ella— apareció, contándole lo que ya había comprobado por su propio pie. Lo miró con sorpresa e incredulidad mezcladas en la expresión de su rostro, al tiempo que el chico le decía que debía confiar en él.

—La confianza no es algo que se venda barato en estos tiempos, chico —le respondió con toda la razón del mundo, y quizás un poco de exasperación, dada la tensión en el ambiente—. ¿Quién eres y por qué huyes?

Xenobia no estaba demasiado al día con el tema de los fugitivos, teniendo en cuenta lo desapegada que estaba en los últimos tiempos de los diarios mágicos, y lo poco que visitaba lugares mágicos en que pudiese haber carteles. Por ese motivo, no reconocía al joven, que seguramente, en alguna pared de la Inglaterra mágica, tenía un cartel pegado en la misma pared que el suyo propio.

—Habla rápido, porque creo que vienen hacia aquí —le recomendó, dando un par de pasos para asomarse a la calle que acababa de dejar atrás. No vio a nadie, por el momento, pero sabía que era cuestión de tiempo.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : The vanishing of Stella Thorne {Ft. Kenneth Hurley} BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.050
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 99
Puntos : 68
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.