Situación Actual
5º-11º
12 diciembre ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Happiness hit them like a bullet in the back [Kenneth&Dorcas]

Dorcas Meadowes el Vie Ago 23, 2019 7:38 am

Happiness hit them like a bullet in the back [Kenneth&Dorcas] X33bx3X
Zona segura de fugitivos | Jardín/invernadero | 16hrs | Atuendo

Cuando eres fugitiva lo que más tienes en tu vida es tiempo, pero uno diferente al resto de las personas comunes y corrientes, porque era un tiempo privado de libertad, o a medias, ya que sí,  podías andar a tus anchas, pero solo en un lugar: el refugio.

Y para alguien como Dorcas que ya casi lleva dos años viviendo en ese lugar, a esa altura del partido ya tenía un cronograma para toda la semana con actividades, tanto individuales como colectivas. Y eso la ha ayudado mucho a sobrellevar su estancia allí, ya que pese a no ser una persona muy extrovertida y desbordante de energía, si existían momentos en que anhelaba caminar libremente por las calles primaverales de Londres, o leer un libro en un parque bajo la luz del sol, o peor aún habían noches en que le daba por extrañar y el no poder ir a ver sus seres queridos, o no saber el paradero de algunos la angustiaba y le hacía sentir un poco de asfixia en esa especie de encierro que le otorgaba esa zona segura para fugitivos. Pero su alma hufflepuff, quien se empeñaba en ver siempre el lado positiva de las cosas, siempre terminaba por alentarla y darle ánimos para darlo todo a la mañana siguiente.

Su cronograma era muy variado, pero se centraba principalmente en tres cosas: uno de ellos es seguir aprendiendo y nutriéndose de conocimientos, para ello siempre tenía sus horas sagradas de lectura, o de ensayo donde practicaba elaboración de pociones que más tarde le podían servir a los demás; otra cosa primordial es generar instancias colectivas de convivencia en el refugio, donde se encarga de generar actividades grupales como enseñar un día a cocinar una tarta de manzana, u organizar noche de películas o juegos de mesa, o ser la primera en inscribirse para luego animar a los demás a los diversos talleres que a veces se impartían; y por último pero no por eso menos importante, es el tiempo dedicado a la Orden, estando siempre dispuesta ayudar cuando la necesitasen.

Ese día en particular, era de esos que titulaba en su cronograma como “libre”, de esos que Dorcas le dejaba a la vida para que esta la sorprendiera, y vaya que lo hizo ese día…

La rubia se encontraba en el jardín del refugio, específicamente en la zona de plantación muggle, allí gracias a los conocimientos entregados por Clementine antes de su partida, podía cuidar de las plantas y nutrirlas para que crezcan sanas y fuertes. En esa oportunidad estaba cortando las hojas de la parte inferior de la plantación de tomates, ya que estas eran más propensas a adquirir enfermedades y luego infectar todo el resto de la planta. Y eso no quería por nada del mundo la rubia, quien se encontraba toda orgullosa y feliz del hermoso crecimiento de los tomates.

Y fue ahí detrás de esa enorme planta que cubría casi por completo su pequeño y diminuto cuerpo,  que Dorcas solo por casualidad eleva su mirada para echar un rápido vistazo a su alrededor, y entre las hojas vio algo, o mejor dicho a alguien que hizo que su corazón se detuviera por una milésima de segundos― Kenneth…―susurró bajito.

Al otro lado de esa gigantesca plantación, unos pasos más allá se encontraba el castaño con ojos curiosos mirando todo su alrededor junto a otro fugitivo que al parecer le estaba haciendo un tour por el lugar. Dorcas temblorosa por la emoción de verlo allí de una pieza y tras pensar mil y una cosas de lo que le pudo haber pasado tras su último encuentro, salió torpemente del lugar y saltó sobre él sin previo avisa para darle un fuerte abrazo, de esos que casi te dejan sin respiración.

Solo se separó de él un poquito para poder ver su rostro y cerciorarse de que era real, que su querido compañero tejón estaba allí a su lado,  sano y a salvo. ― Estas vivo, estas bien…―su voz le tembló un poco por la emoción, y sus ojos se aguaron de pura felicidad. Volvió abrazarlo y fundió su rostro en su hombro, más que nada por miedo a que fuese una vez más otro de esos sueños en que compartía un agradable momento con él, o Rhea y luego despertaba en su habitación, sintiéndose más sola y triste que nunca, aunque a diferencia de esas veces jamás lo había sentido tan real.
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : Happiness hit them like a bullet in the back [Kenneth&Dorcas] Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 15.060
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428
Dorcas MeadowesFugitivos

Kenneth Hurley el Lun Ago 26, 2019 4:42 am



Había escuchado eso de la zona en la que podría estar seguro, sin ese temor de persecución continúa ahora que era un buscado por la ley mágica.  Dannielle me explicó como llegar y lo que debería hacer pero tardé mucho tiempo en decidir ir. Me daba miedo llegar y darme cuenta que pude haber sido parte de la Orden desde el inicio y ese año con los radicales no hubiese existido nunca. Darme cuenta que podía no serles de ayuda, que todo lo que aprendí de magia no servía para lo que debíamos enfrentar.

Fue sencillo decidir cual sería mi entrada, una en donde nadie imaginaría que yo estaría. La biblioteca general. Al principio usé el disfraz que había estado usando, con el cambio de color de ojos y todo, para luego volver a ser yo cuando estuve en el lugar. Silbé con fuerza al ver que no debería estarse tan mal, incluso me gustaba más que al área que se habían adueñado los radicales. Parecía un turista ahí y me imaginaba que en cualquier momento me echarían.

¿Kenneth? —el saludo me pilló desprevenido y salté hasta casi golpearlo.

¿Phil? —ahora me parecía mucho mayor. De todas las personas que imaginé que podría encontrarme en el lugar, Phil no figuraba en esa lista pero si para nada.

Todos te creían muerto, están los afiches pero cómo nadie te había visto era difícil saber si...¡Oh, Merlín! Que bueno que estás aquí —no me daba tiempo de hablar, me tomó la mano y me la estrechó cómo si fuésemos amigos de toda la vida. No es que no lo considerara mi amigo pero eran demasiadas cosas que procesar y no me dejaba pensar—. Sígueme te mostraré el lugar.

No me dio tiempo de decirle que no estaba ahí para un tour, para que me diera tareas, para que me enseñara el lugar. Estaba ahí para no encontrarme con conocidos, estaba ahí buscando una razón para continuar viviendo esa vida de fugitivo, saber que no era tan inútil como parecía serlo.

Lo seguí porque no tuve otro remedio, comencé a divertirme con sus comentarios porque no recordaba que fuera así en el colegio. Guardé silencio y lo seguí escuchando y poniendo toda la atención que podía. Sin embargo pronto me desvíe al jardín. Phil me siguió sin dejar de parlotear y yo me reía un poco incómodo por no darme espacio. EN mi tiempo con los radicales había pasado tanto tiempo a solas que ahora interactuar así con alguien se me complicaba, algo muy diferente a cuando me convertía en perro.

Estábamos hablando del jardín y me asombró verlo en tan buen estado. Ahí sí que ayudaría mucho, aprendí otros estilos y cómo hacer pociones más practicas usando menos ingredientes. ¡Oh! Moría de ganas de echar una mirada cómo era debido. Pero entonces pasó algo que no creí que pasaría, no ahí al menos.

Los delgados brazos que me rodearon y el cuerpo menudo que se colgó de mí eran un bálsamo para todo lo terrible que viví. El olor dulzón mezclado con libros viejos se impregnó en mi nariz y todos los recuerdos me golpearon de repente. No pude reaccionar porque estaba en shock, no quería escuchar nada, no quería entender nada...solo quería que ese momento durara para siempre.

Cuando se alejó sentí que me quedaba sin respiración. Quería gritarle que no, que no se alejara de mí, quería volver a abrazarla y asegurarme que era ella. Vi en sus ojos la euforia que yo viví cuando supe que Danielle hablaba con ella, jamás imaginé que me la encontraría en éste lugar. Aunque debí considerarlo a decir verdad.

Dorcas... —murmuré antes de que ella fuera la que me abrazaba de nuevo. En ese momento éramos solo ella y yo, Phil dejó de existir. Me animé a tocarla un poco más, la sujeté de la cintura y la atraje a mí con fuerza, hundí mi nariz en su cabello y cerré los ojos. Dorcas. Pensé en ella mucho tiempo, deseé volver a encontrarme con ella muchas noches y al mismo tiempo tenía miedo de verla, saber que toda esa tortura que me impuse no serviría de nada—. Lo estoy, no van a librarse de mí tan fácil —la solté solo porque no podría ver su cara si hablábamos así, eso no quiere decir que alejé mis manos de ella—. ¿Tú? ¿Qué haces aquí? ¿Estás...estás ayudando a la Orden? —una parte de mí sabía la verdad, la había sabido hace mucho pero me engañé. Solo lo creería cuando me lo dijera ella, necesitaba escucharlo de su boca para mortificarme más.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : Happiness hit them like a bullet in the back [Kenneth&Dorcas] XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 180
Puntos : 121
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Dorcas Meadowes el Mar Sep 10, 2019 9:35 pm

Los años tras el ataque ocurrido aquella noche en Hogwarts habían transcurrido a la velocidad de la luz, y desde entonces muchas cosas habían cambiado, no solo en el mundo mágico sino que también en la vida de todos esas personas que de una u otra manera sus caminos dieron un giro inesperado, encontrándose inmiscuidos en una vorágine llena de incertidumbres y sin un fin cercano.  Dorcas tuvo suerte de encontrarse en el lugar indicado y poder tener la fortuna de conocer a las personas indicadas que la llevaran al refugio, pero como su caso no hubieron muchos, a veces menos de lo que ella le gustaba observar, aún habían muchos casos de personas que no se sabía su paradero, o peor aún se sabía dónde estaban pero en un lugar que el solo hecho de escuchar su nombre hacía que un escalofrío recorriera toda la columna de la rubia, el Área-M.

Ese día al igual que muchos ya, la ex tejona se encontraba en uno de sus lugares favoritos del refugio, el jardín. Estar allí y ayudar a las plantaciones y flores crecer la llenaba de una calma que pocas veces tenía la dicha de contar, era agradable estar ahí, estar rodeada de naturaleza, aunque fuera poquita le hacía recobrar energías y pensar en un futuro mucho más esperanzador. Lo bonito fue que ese día, ese lugar aparte de entregarle todas esas cosas maravillosas a Dorcas le hizo un regalito totalmente inesperado, y el mejor de todos hasta la fecha. Frente a sus ojos, con solo unas ramas de tomate como intermediaria divisó a Kenneth Hurley.

No alcanzó ni a pensar en qué hacer cuando su cuerpo ya había reaccionado y tenía al castaño abrazado fuertemente entre sus brazos. No sabía si este era otro más de sus sueños, pero la verdad es que no le importaba, porque si era así, pues ella aprovecharía cada segundo antes de volver abrir sus ojos y dejarse inundar por la realidad. Pero cuando Kenneth tomó de su cintura y la acercó aún más a él,  Dorcas supo que este no sería otro más de sus sueños, porque jamás en ninguno de ellos había sentido al castaño tan real como ahora, podía sentir el calor que emanaba su cuerpo, su olor tan característico, y el sonido de su voz que pese a parecerle más ronca que años atrás seguía pareciendole tan cálida como antes.— No, no lo harán.— le corroboró con una sonrisa enorme y radiante, cuando el mago se alejó un poco de su cuerpo, la rubia llevó ambas manos al rostro del chico, como si tuviera miedo a que en cualquier momento se fuera a desvanecer y al mismo tiempo redescubriendo ese rostro que hace tanto ya sus ojos no tenía el agrado de observar, y que tanto habían extrañado toparse.— Pues...sí, ayudo a la Orden , y también vivo aquí hace mucho tiempo, esa noche del ataque logré...

Chicos, yo...mejor los dejo, que...bueno...— comenzó a decir Phill algo incómodo.

¡Phill, no te había visto, lo siento!— exclamó Dorcas, que efectivamente recién se daba cuenta de la presencia del otro mago, se alejó de Kenneth y se acercó al otro chico para saludarlo.—¿Tú has traído a Kenneth al refugio?.— le preguntó sonriente, a lo que el chico negó con su cabeza.— No, no, lo he encontrado en el salón y le he empezado a hacer un tour por el lugar.— le respondió, la rubia volvió a clavar su mirada en Kenneth.— ¿Y que te ha parecido?— le preguntó, y sin dejarle tiempo para contestar se acercó a él sonriente y le dijo.— Siempre he creído que este sería uno de tus lugares favoritos ¿sabes? Hay muchas plantas y flores que sé que te encantaran, allá en el invernadero están las mágicas, acá en el exterior están las muggles, me ha costado mucho pero he logrado hacer crecer unas...— se detuvo de pronto, dándose cuenta que había comenzado a hablar sin parar como hacía cada vez que estaba sumamente emocionada o feliz.— Buah, lo siento. Que ni siquiera te he preguntado ¿Cómo estás? ¿Qué ha sido de tí? Ay, es que tengo muchas preguntas y cosas que contarte...¿Qué te ha traído hasta acá? No estás solo de paso ¿verdad? Dime que no...¿Tienes hambres? Porque creo recordar que quedo un buen trozo de tarta de manzana del almuerzo, puedo preparar un té y así poder hablar...ponernos al día...

Las tartas que hace Dorcas son geniales, y no a todos los deja probarlas en horarios fuera de comida, eh. Si yo fuera tú aceptaría sin dudarlo ¿La invitación también se extiende para mí?— preguntó el chico a la Dorcas mordiéndose el labio inferior, como saboreando ya en su paladar la tarta. —Claro que sí, Phil.— le respondió la ex tejona, quién luego volvió a depositar su mirada en el castaño, y sin pensarlo mucho nuevamente volvió a abrazarlo.— Kenneth...— susurró sonriente.— ...me alegra tanto verte, es que ni te imaginas.
Dorcas Meadowes
Imagen Personalizada : Happiness hit them like a bullet in the back [Kenneth&Dorcas] Tumblr_phzuffXsj31qjz9w2o6_250
RP : 7
PB : Kiernan Shipka
Edad del pj : 17
Ocupación : 7º curso
Pureza de sangre : Hija de muggles.
Galeones : 15.060
Lealtad : Dumbledore.
Patronus : tejón<3
Mensajes : 259
Puntos : 161
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3324-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t3332-relaciones-dorcas-meadowes http://www.expectopatronum-rpg.com/t6326-cronologia-dorcas-meadowes#92267 http://www.expectopatronum-rpg.com/t3482-dorcas-meadowes-c-o-r-r-e-o#57428
Dorcas MeadowesFugitivos

Kenneth Hurley el Dom Oct 27, 2019 3:06 am

El olor de Dorcas era peculiar, o quizá simplemente no lo había olido en ninguna persona más. ¡Hey! No es que fuera un fetichista extraño solo es que ahora los olores me llegaban con mayor fuerza y claridad. Además que el sitio en el que me encontraba me obligaba a pensar solo en aquellas flores que desprendían aromas agradables.

Realmente no quería escuchar lo que ya sabía, sin embargo la dejé hablar. Y la dejé porque me gustaba el sonido de su voz. Estaba sorprendida y me gustaba volver a escucharla. Cuando Danielle me dijo que Dorcas ayudaba, me cegué y pensé que solo lo hacía de vez en cuando, que no vivía aquí y se escondía como todos los demás. Estaba en un gran error.

Sí, claro que lo haces —murmuré con una sonrisa mientras apartaba unas ramas de su cabello. De ser por mí la hubiese vuelto a abrazar pero Philip nos recordó que seguía ahí. Lo miré con la boca abierta. Que incómodo debió haber sido para él. Carraspeé y me alejé de Dorcas uno o dos pasos, no estoy seguro.

Miré con la cabeza gacha a Phil, y guardé las manos en los bolsillos de mi pantalón. Me sabía mal haberlo olvidado cuando era él quien me había dado aquél pequeño tour por el lugar. Lo entendía porque yo también me había sentido como una sobrante, un mal tercio. Miré de reojo a Dorcas, que continuaba siendo tan pequeña como la recordaba, ¿o yo había crecido todavía más?

¡Oh! Estoy seguro que hiciste tu mejor esfuerzo, solo que está claro que me necesitaban por aquí —y eché una rápida mirada al lugar. Había algunas que estaban marchitándose y otras que no parecían estar creciendo de manera adecuada. Solo bastaba con cambiarles la tierra, ponerlas en una maceta más grande para que sus raíces pudieran estirarse y...recordé de nuevo que no era un sitio en el que debería de alegrarme de estar o de encontrarme con ella.

Y volvía a hacerlo. Hablaba y no parecía que fuera a callarse pronto. No me molestaba. Recordaba que siempre había sido así. Por lo regular yo era muy parlanchin en el colegio pero cuando estaba con ella prefería que fuese al revés porque significaba que se encontraba a gusto a mi lado.

Bueno, es que he pasado muchas cosas —y no creía adecuado decirlas de golpe. Ya había visto la reacción de Danielle, no quería hacerle pasar un mal trago a Dorcas también. Alargué las manos y las coloqué en su cabeza para calmarla. Si hablaba tan rápido y hacía tantas preguntas seguidas me sería difícil seguir y responderlas todas—. Respira, te lo voy a contar todo —o al menos lo que creía importante que supiera.

De nuevo la solté de golpe haciendo que mis manos se quedaran suspendidas en el aire cuando habló Phil. No quería olvidarme de él pero estando con Dorcas sería complicado que me concentrase. En ese momento mis tripas se removieron, a saber si escucharon o no pero el dolor hizo que mis manos terminaran en mi estómago.

En ese caso me uno —no me molestaba que nos acompañara, de hecho me sentaba de maravilla. Era mejor que tuviésemos a alguien más a que de pronto nos quedáramos solos después de tanto tiempo. No era el mismo Kenneth que había desaparecido un buen día. Si ya era un pillo en el colegio y pensaba tanta tontería, ahora era mucho peor.

Sentir de nuevo el cuerpo de Dorcas contra el mío me hizo reaccionar, un poco más tarde pero reaccionar al fin y al cabo. Volví a estrecharla, ésta vez con más fuerza. Coloqué mi mentón sobre su hombro y antes de hundir mi rostro entre su cuello vi los ojos que me lanzaba Phil. Sí, era tan obvio para los demás lo que sentía por ella pero Dorcas parecía no darse cuenta. Quizá así era mejor.

Vamos, vamos. ¿O quieres que te lleve como koala en mi espalda? Ahora soy más fuerte que antes, ¿eh?  —le ofrecí agachándome. La tomé de la muñeca y la insté para que se subiera—. Apuesto mi pedazo de tarta a que llegamos antes que tú —amenacé a Phil para que no fuese a decir nada. Suponía que sabía que ella no pensaba en mí de esa manera, así que mientras mantuviera el secreto estaríamos bien.
Kenneth Hurley
Imagen Personalizada : Happiness hit them like a bullet in the back [Kenneth&Dorcas] XN1d2Wv
RP : 7
PB : Dylan O'Brien
Edad del pj : 20
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 8.515
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : ---
RP Adicional : 0
Mensajes : 180
Puntos : 121
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6484-kenneth-hurley http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6502-one-day-at-a-time http://www.expectopatronum-rpg.com/
Kenneth HurleyFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.