Situación Actual
5º-11º
12 diciembre ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Priv. >> Unexpected Conversations

Ryan Goldstein el Mar Sep 03, 2019 1:11 pm

Recuerdo del primer mensaje :




Se la volvió a encontrar haciendo fila en un puesto de comida en medio de aquel clima de festival, y se sorprendió a sí mismo con lo rápido que la novia de Dexter llamó su atención, entre tantos rostros, bullicio, y la confusión habitual en la que te sumerge el gentío, sumado a la música de fondo. En cuanto a él, se había detenido sólo por el aperitivo y no esperó encontrarse con la mujer enérgica, risueña y apasionada que recordaba de lo que había sido una noche cualquiera, pero agradable. 

Lo había comprado la ocurrencia, esas ideas que te asaltan al pasar, de hacer un alto que le quedaba de camino, por y para sí mismo, dedicándose el tiempo de calidad que sólo consigues cuando te das cuenta de que no hay destino que valga la pena si sólo andas con prisa, aunque sólo se tratara de detenerse a por un taco. Los cinco minutos que se regalaba a modo de indulgencia personal —un hábito del que era culpable— planeó de disfrutarlos desde un banco en la plaza con vista al escenario, éste rodeado por una moderada muchedumbre.
 
No había contado con la compañía, pero ésta le complacía lo mismo que el taco, ese que devoraba con la parsimonia del que se propone saborear la comida y no sólo se atraganta. La serenidad, tan suya en sus maneras y un rasgo a través del que se expresaba relajado y sin preocupaciones, era la serenidad de un hombre echado al sol de la tarde, reclinado y conforme, que se sonríe con el entusiasmo libre y ruidoso de la tribuna que festejaba allá delante a la banda de turno. Daba la impresión de ser un hombre de placeres sencillos, que se recrea en la contemplación, pero piensa para sí mismo, piensa para sí mismo sin que nadie pueda saber jamás qué…, excepto Z. 

—… y me invitaba a los recitales, y yo iba y miraba. Lo miraba a él, por supuesto, y al público. Solía tocar, como pasa aquí ahora, con otras bandas de aficionados, así que tú eras capaz de ver la reacción del público de acuerdo al cantante, y cambiaba bastante. No es fácil captar toda esa atención cuando no conoces a tu público, pero si se sobrepasa la incomodidad del momento, puede funcionar… Mi ex era un completo narcisista, ¿ok?—añadió, en un rápida confesión que explicó—: Sí, de verdad que tenía una fijación con exagerarlo todo sobre su propia persona, incluso aunque fuera mentira, y yo puedo decirlo, porque salí con él, y porque admito, me gustaba de todas maneras, pero al caso; a él de verdad que le encantaba lucirse en el escenario. Tenía toda una teoría al respecto del performance, siempre hablaba de ello. Tú sabes, la presencia y la actuación, concuerdo, de verdad hacen del momento algo único, le da personalidad a tu presentación. Y desde el público, bueno, desde el público, ellos están bien atentos a todo lo que pasa allá arriba, y es mucho más que música alta lo que se transmite del escenario a la tribuna. Así que, un cantante tiene que adueñarse de su propio espacio, pero él lo llevaba un poco al extremo. No sólo porque exagerara su violencia al poner toda su energía en el escenario, con todos esos movimientos de rockstar... Sino que siempre rompía algo al final de cada recital, o se iba lanzando el micrófono, dejando a su paso un destrozo como si por allí hubiera arrasado un huracán… Bueno, él siempre fue de esa manera, incluso en nuestra relación… No creo que yo haya sido bueno para él, de todas maneras… Pero el
punto es, que lo que hagas en el escenario, que genere una conexión. 


Si había tocado al tema había sido después de la subida al escenario de un músico joven que difícilmente se abría paso con su música en un ambiente en el que no era conocido, y para un público de gustos disparejos. Sin tratarse de un público desagradecido, se había establecido entre cantante y audiencia una cierta distancia. El músico tocaba su guitarra sentado en una silla, habiendo entablado el mínimo de conversación al presentarse, y aunque el instrumento sonaba técnicamente precioso, había algo que faltaba, ya fuera en la potencia de su voz, ya fuera en su carisma. Se comenzó a animar cuando desde el público sonaron las palmas, y hubo un cambio.





Última edición por Ryan Goldstein el Jue Sep 05, 2019 12:09 pm, editado 4 veces
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Unexpected Conversations - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 585
Puntos : 450
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Zdravka E. Ovsianikova el Lun Sep 23, 2019 9:15 pm

No había pillado la referencia sexual que podría tener su propio comentario, pues obviamente no iba con esas intenciones, pero el hecho de que Ryan hubiera PENSADO TAN MAL, sólo consiguió que Zeta mirase al cielo y soltase una gran carcajada al respecto, pues la verdad es que ahora que reoía lo que había dicho, sabiendo como era ella, había parecido una proposición indecente. ¡Madre del amor hermoso! Menos mal que Ryan era tan bromista como con ella.

―¡No era nada de eso! ―dijo entre risas. ―¿Te imaginas que no me llegas a decir nada y te vas a casa pensando que te estoy invitando a tener sexo en el sofá con un drama de fondo como entretenimiento? Ya te imagino contándoselo a Dexter todo contrariado, creyendo que su novia intenta seducirte con películas triste. ―Que va, no podía tomárselo en serio: tenía una sonrisa de oreja a oreja. Hasta el momento podía alardear de haber sido siempre una mujer muy fiel que no invita ni acepta a otros a tener sexo en el sofá mientras tiene una pareja sentimental, por mucho que dicha pareja sea un poco despegada emocionalmente de ella.

No le sonaba la película de ‘Amor antes de ti’ pero le gustó el plan de Ryan. Que ahí parecía un plan de lo más normal, pero había que recordar que había personas que valoraba tanto el ‘fiesta y discoteca’ como el ‘peli y mantas’ y Zeta era de esas, prefiriendo incluso la segunda opción ahora que ya estaba más mayor, su trabajo era cansino y las resacas no le sentaban tan bien.

Obviamente prefería el plan de ‘peli y mantas’ con una pareja, pues todos sabemos como terminan esos planes, pero lo del sad buddy era igual de bueno, sobre todo porque al menos podía llorar sin parecer idiota.

―Me parece un planazo, pero yo soy una chica muy ocupada, ¿sabes? Lo mismo me pillas… yo qué sé, rascándome el ombligo. Asegúrate de que sea un día tipo domingo, en donde sólo quieres morirte en la cama y la idea de salir para ir a llorar sea muy llamativa. ―Su manera de hablar fue cómica y divertida, pues estaba en su gran mayoría de broma. ―Me reservo el honor de avisarte yo a ti también para cuando quiera repetir ‘La Chica Danesa’. Vivo con otras cuatro personas, pero reservaré el buen salón ese día sólo para nosotros, sin ningún fin sexual, solo ejercer como buenos sad buddys en comodidad. ―Y volvió a reír.

Desde que a Zeta le decías un par de cosas divertidas y que le hicieran especial ilusión, se venía arriba. Era una chica bromista por excelencia, por lo que desde que tenía un poco de confianza podía hablar de cualquier cosa contigo, con tranquilidad y sin presiones. La verdad es que precisamente con Ryan se estaba sintiendo bastante abierta.

La referencia de que era como un queso le hizo pensar seriamente en si tenía algo más profundo en relación con los quesos, pero al parecer la comparación era que como a los quesos no les nace tocar una guitarra, porque son quesos y los quesos no tocan la guitarra, a él tampoco le nacía. Pero vamos, por esa regla de tres podría haber dicho ‘cactus’, ‘elefante’ o ‘albornoz’ y en los tres casos también servía.

―Sí, por supuesto, yo creo que es así. ―Apoyó la perspectiva de Ryan. ―Te puede gustar mucho la música y volcarte a ello por decisión aunque no se te dé tan bien, cultivar tu oído y tu habilidad con los instrumentos, o puede que desde el principio tengas lo que se llama un vínculo con ella y sepas que tienes que unirte a ella. ―Ella sabía bien: su padre era de los de la primera opción, mientras que la músico de la familia indudablemente había sido Zeta. Desde bien pequeña tuvo unas dotes increíbles, así como muchísima virtuosidad y creatividad. ―¿Por mí? Los aprendería a tocar todos. ―Sonrió. ―Pero no te creas, una vez sabes lenguaje musical y algún instrumento, el resto son muchos más fáciles. Empecé aprendiendo a tocar la guitarra, que me enseñó mi padre y recuerdo que el bajo y el ukelele me resultaron super fáciles. El piano me costó un poco… y la batería era como un mundo aparte. ―Y entonces asintió con la cabeza. ―Y sí, me pican los dedos. Mucho. Demasiado.

Tenía la imperiosa necesidad de tocar si tenía una guitarra delante.

Aceptó el brazo de Ryan cuando se lo ofreció al tener ese escalofrío, pues Londres era un lugar traicionero. Lo mismo empezaba el día muy optimista con sol, pero siempre, siempre, terminaba nublándose. Confiar en el buen tiempo londinense era un gran riesgo.

―Busquemos a mi amor hispano ―dijo divertida, atendiendo a las lecciones de español que Ryan le estaba diciendo. ―¿Pero me estás diciendo esto de verdad o voy a terminar hablándole de mocos, pedos y eructos a mi amor hispano? ―Rió, entrecerrando los ojos para ‘desconfiar’ por lo hablado hace un rato. ―En realidad no le voy a invitar a un café, pero me vale con decirle que me ha gustado ―dijo finalmente.

Ella no era de esas que consideraba que un café quería decir nada, pero igualmente no se lo iba a decir: estaba con sus amigos y acababa de cantar, seguramente tuviese planes y obviamente mejores que irse a tomar un café con ella.

―Mira, atento. ―Advirtió a Ryan, acercándose entonces al rapero argentino conocido como Wos. ―“Hola, hoy me he hecho tu fan” ―dijo en español con una pronunciación la mar de marcada y cutre, para sonreír divertida. ―Y hasta ahí mis nociones de español que me ha enseñado mi amigo para poder hablarte y decírtelo. Muy buen concierto.

―¡Muchas gracias! ―respondió, con una sonrisa risueña y muy feliz. Él mismo consideraba que le había salido una buena actuación, por lo que estaba contento de tanto feedback, cuando siempre había tenido la crítica de que los londinenses eran unos malos críticos, muy fríos. ―Tú no eres de Londres, ¿verdad?

―¿Qué me ha delatado?

―Qué eres simpática. ―Wos rió, recibiendo un golpe en el hombro de lo que parecía su amiga londinense. ―Y tu acento. Se nota que lleva más que yo practicando.

―Algo más, sí: unos siete años de vida en Londres soportando londinenses antipáticos. ―Zeta miró a la chica en cuestión. ―Sin ofender, tú pareces simpática.

―No lo estáis arreglando.

Wos y Zeta se miraron, como compinchados contra los londinenses.

―Mira, éste es mi amigo el experto en español: lo mismo con él si puedes hablar más fluido.


***

―Jo, qué simpático era. ―Se quejó mientras lo buscaba en Instagram para poder seguirlo y stalkearlo. Ya estaba deseando ir a casa y buscar su música traducida al inglés. Sabías lo mucho que había trascendido tu música cuando encontrabas tu misma pista de audio con algún vídeo traducido por un fan. Eso sí que era genial. ―¿De qué estuvisteis hablando en español? ¿Sabes que eso es mala educación? ―Eso último lo dijo de broma, pues aunque lo fuera a él le había dado igual porque se había puesto a hablar con la amiga londinense del cantante.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Ryan Goldstein el Lun Sep 30, 2019 11:06 am




—Me imagino a Dexter momentáneamente serio—dijo, sumándose de buena gana al juego de “¿Qué pasaría si…?”—, preguntándome qué pasó con la película—Sonrió—. Se burlaría, por supuesto. Por creerme la broma. Siempre dice que coqueteo demasiado. Así que, me tomaría el pelo.

Dexter no era un hombre inseguro, no hasta donde él sabía, aunque sí solía hacerle notar a Ryan que era “demasiado coqueto” con prácticamente todo el mundo, y especialmente las damas. No había forma de que Ryan protestara al respecto sin recibir un jaque mate, de parte de un amigo muy observador que se partía internamente de risa con, como él lo llamaba, su “necesidad de hacerse el galán”.  

Estaba seguro, por otro parte, que más que salir con una broma, Dexter no sólo pasaría olímpicamente del tema “sexo”, sino que se enfrascaría con él en una seria conversación sobre “lo que no hacen los magos en frente de los muggles”. Ryan se sintió tentado a decirle a Zeta al respecto de las películas que “lo mantuvieran en secreto”, pero entendía que eso sí que le cobraría una mirada incómoda.  

“La chica danesa” le pareció una buena propuesta.

—No me importa la compañía—Se refería a ver la película en el salón comunitario. Y añadió—: Bien, tenemos una cita de sofá.

Se hizo con su móvil, ojeando sus contactos.

—Tengo que volver a agendarte—le hizo saber, sonriéndose—, como “sad buddy”.

Era de esperarse, que Zeta fuera de esas personas a las que les picaban los dedos. Era bonito pensar que se podía estar sujeto tan pasionalmente a un arte como la música, ya fuera en lo privado o en el escenario. Sobre la otra pasión de Zeta, su “amor hispano”, lo encontraron entre un grupo de amigos. Luego de introducirse, charlaron un rato. Le pareció instantánea la química entre el mentado WOS y Zeta, y se lo comentó ya sentados en la mesa del café, porque la invitó a un café.  

—Cuando te vuelvas con el chico a Argentina, sólo no le digas a Dexter que te alenté a conocerlo—pidió—. Bueno, le pregunté por la letra de la canción que me gustó. Por eso se puso a comentar la experiencia con aquella groupie que quería acercársele sólo por su popularidad*… Creo que le gustó toparse con alguien que entendía de música, para variar—Y aclaró—: Me refiero a ti.

Ryan tomó un sorbo de su café.

La había invitado a un café con mesitas en el exterior, no muy lejos de la plaza. De hecho, había visto el cartel desde allí, y le pareció bien acercarse y detenerse un momento. Lo cierto es que prefería ver un escenario desde lejos que estar demasiado cerca, especialmente si el ambiente era ruidoso y ajetreado.  

—¿Y tú—
se reclinó contra el respaldo, cruzando las piernas— como lo llevas? El amor—añadió. Había un tinte socarrón en su sonrisa, y continuó—: Tú has como si yo no fuera el amigo de infancia de tu actual pareja—sonrió—. Ok, quizá eso sea difícil. Quizá algo más general. Entonces, ¿cómo hay que amar?

Lo que hizo fue replicar la pregunta de Zeta.





Spoiler:

* ¿Cómo querés que no tenga sabor a poco si esa chica me dio un beso y después me pidió una foto?
Ya no sé qué tan real es lo que toco
Se me acerca y yo me construí una cerca para no volverme loco
(Aclara la situación en una entrevista)





Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Unexpected Conversations - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 585
Puntos : 450
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Zdravka E. Ovsianikova el Vie Oct 04, 2019 1:57 am

La eslovena también se imaginaba a Dexter totalmente serio, pues no se lo creería: ¿Zeta poniéndole los cuernos a Dex? ¡Já! Zdravka ponía la mano en el fuego en que eso jamás ocurriría; ella no era de esos.

Lo que no sabía es que al final esa afirmación iba a terminar cayéndole encima más pronto que tarde.

Rió divertida cuando el rubio le dijo que tenía que volver a agregarla en el móvil, no como Zeta, como ‘novia de Dexter’ o ‘Z’, sino ahora como ‘sad buddy’, un título que sin duda le venía como anillo al dedo. Aún no había compartido esa deprimente noche en compañía de ‘La Chica Danesa’ o alguna otra pregunta triste, pero Ryan se daría cuenta de que no habría mejor ‘sad buddy’ en el mundo que la eslovena, siempre con los pañuelos a mano, una tarrina de helado y comida basura.

Habían terminado sentados en la mesa de un café, pues el rubio le había invitado a uno.

―Será nuestro secreto. ―Jugó divertida con él, por si se escapaba con Wos a Argentina. Lo siguiente que dijo lo escuchó mientras probaba su café con leche, sorprendiéndose. La verdad es que hasta la fecha pocas veces se había acercado a un escenario sólo por el físico del cantante. Bueno, pocas veces no, ninguna vez. Si se acercaba era solo porque le había gustado la música. ―Qué bien… y qué pena no haber entendido ni patata de lo que ha dicho, qué rabia. Voy a seguirlo en el Instagram antes de que se me olvide.

Para variar en Ryan Goldstein, en vez de contestar a la pregunta de Zeta de antes, se la devolvió para que ella contestara primero. No era la primera vez que se lo hacía, por lo que ya iba conociendo al hombre que tenía delante. Antes se lo había preguntado a él pero le había llevado frente al cantante y, ahora, rescataba la pregunta.

La eslovena se sonrió, encogiéndose de hombros y bajando ligeramente la mirada al café. Ella siempre era sincera y no tenía nada que ocultar, ni a Dexter ni a nadie.

―Creo que lo llevo bien ―le respondió, pese a que Dexter últimamente la tuviese realmente descuidada y ella estuviese desilusionada con la relación. Sin embargo, no fueron por ahí los tiros de Zeta―: ¿Cómo hay que amar? Es triste. He tenido muchas parejas con las que siempre he creído que llegaría a buen puerto y he terminado con todas. A día de hoy te diría totalmente segura de que a todas las quise de verdad, pero a ninguna de la misma manera. Ahora mismo estando con Dexter me es imposible compararlo a cómo me sentía con otro, y eso me ha pasado con todos. ―Lo miró a los ojos, a ver si él entendía. ―Es raro. ¿Quién puede controlar cómo amar o cuánto amar? Si se pudiera controlar, entonces no es amor y el amor no es algo universal que todo el mundo sienta o pueda comprenderlo de la misma manera. ―Hizo una pausa―. Y lo sé porque no soy capaz de comparar mis sentimientos por nadie de mis ex-parejas, intentando hacer un recordatorio objetivo, claro.

Porque si tenía en cuenta cómo había terminado con la mayoría, quizás sus recuerdos estuviesen un poco envenenados por el rencor.

―Pero. ―Captó su atención antes de que hablase, con el dedo en alto―. Si tuviera que decir una respuesta más concreta: claramente hay que amar dándolo todo de ti. Si no das todo de ti, es que tantas ganas de amar no tienes.

Y eso con todo: si amabas algo de verdad―una persona, una pasión o una idea―había que darlo todo por ello.

―¿Y tú? ¿Me vas a contestar?
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Ryan Goldstein el Sáb Oct 05, 2019 4:58 am



—¿Triste? No, no triste—pidió con un dejo de humor, interviniendo brevemente pero escuchándola luego con sumo interés. Asintió espontáneamente a su mirada—. Tiene todo el sentido para mí. El caso contrario—añadió—sería preocupante. Diría de ti que estás obsesionada con tu ex y que no has superado bien la ruptura. Y para la otra persona, bueno, sería… Eso sí que sería triste… ¿Raro? ¿Por dedicarte por entero a una relación?—preguntó, en busca de una aclaración—. ¿O porque el amor es raro?

Sí, si tuviera que elegir una palabra para el amor, admitía que podía ser esa. Pero, ¿por qué el amor era raro? La experiencia era siempre arrebatadora, de algún modo ajena a uno mismo como fuera de toda dimensión de cantidad o tamaño, como ilusión o una verdad a la que es difícil acercarse incluso cuando se piensa que puede tocarse, sumergirte o a la que uno pueda aferrarse.

—Nunca lo intenté, controlarlo—comentó, con un guiño de humor—Pero bueno, sí que lo intenté una vez, de más joven—confesó—, y eso me salió maravillosamente mal.

Observó que Zeta volvía a sus ex’s como quien desentierra un cofre que guarda con cuidado.

—Eso suena, para mí, suena a una vida romántica muy intensa—dijo, empleando un tono que sonaba a probación.

Alzó ligeramente la cabeza ante el enfático dedo de Zeta, y se sonrió. Le parecía sobradamente tierno que acabara con aquella conclusión: “…es que tantas ganas de amar no tienes”. Definitivamente, se oía como alguien demandante. Pero dejaba claro el punto: las relaciones, eran compromisos. ¿Y él qué pensaba? Tuvo que haber esperado la pregunta, pero se mostró momentáneamente desconcertado. Luego, río.


—Bueno, claro. Pero para que nos entendamos… Tú sabes que soy un hombre bien parecido—señaló, con aparente modestia, una modestia que era un chiste. Sin embargo, daba la impresión de que tenía la intención de seguir un camino teórico, como si hubiera una explicación al final de esa teatralidad—. En eso podemos estar de acuerdo, bien. Y desgraciadamente, hay gente que tiene prejuicios con las caras así de guapas. Así que, cuando diga que el amor tiene que ser “libre”, no quiero que pienses—advirtió, apuntándola con un dedo— que sólo lo digo por ser un ligón o picaflor, como Dexter piensa. Él es un hombre con grandes, grandes prejuicios. Entonces...

Jugueteó con sus dedos sobre el mango de la taza, pero era Zeta la que tenía toda su atención, mientras que enumeraba con la otra mano a medida que hablaba.

—… ¿Cómo hay que amar?—Enarcó una cejaLibremente. Honestamente. Productivamente—añadió, propiciando un giro cómico a su discurso dado el tecnicismo de la palabra. Se demoró con una breve sonrisa. Y prosiguió, llevándose una mano al pecho en un gesto teatral—: Desde el corazón.

Se demoró con un trago de café antes de continuar.

—No hablo de reproducción—
aclaró, refiriéndose al término “Productivamente”—. Pero siempre pienso que amar a alguien es ayudarlo a crecer. Que esto tiene que ser algo recíproco, un dar y recibir. Si estás con alguien, que sea porque sientes que puedes crecer personalmente, ser mejor. Que sea productivo para ambas partes, si quieres ponerlo de esa manera.




Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Unexpected Conversations - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 585
Puntos : 450
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Zdravka E. Ovsianikova el Vie Oct 11, 2019 2:21 am

Era una soberana mierda arriesgarse en una relación y fracasar en el intento. Era decepcionante, pues no era fácil darle tu confianza, tu ilusión y tu tiempo a una persona, para luego darte cuenta de que no había servido para nada. Muchas personas solían decir que una relación siempre te esculpía en la experiencia, pero igualmente uno sentía que había perdido el tiempo. Quizás no era esa la sensación pero… salieses como el vencedor o como el perdedor, el sabor de boca era de derrota.

―Es un poco decepcionante cuando sale mal ―comentó a lo suyo, soltando suavemente aire por la nariz―, pero hay que tener mucha suerte para encontrar a tu compañero de vida desde la primera vez, ¿no?

Es que se ponía a pensarlo y mira que había que ser afortunado en la vida para dar con la persona ideal desde la primera vez. Lo cual era curioso, porque si empezabas una relación con ilusión por regla general cada relación va encaminada a ser para siempre, hasta que sencillamente no es.

―He tenido una vida romántica bastante intensa ―confirmó, arrugando el ceño.

Pese a que a ella hubiera tardado bastante en llegar a la conclusión, terminó haciéndolo: era normal que no hubiera dejado de tener parejas en Londres, pues siempre buscaba a alguien en quién protegerse, de la que tener algo de dependencia, una compañía que no la abandonase. Si bien siempre se había considerado una persona de carácter independiente, cuando llegó a Inglaterra con veinte añitos, se sintió tan pequeña que sólo buscaba a alguien en quién agarrarse para no estar sola.

Le pareció muy gracioso como Ryan decía que era hermoso, a lo que ella negó ligeramente con la cabeza, para entonces apoyarle con la broma.

―Sí, sé lo que es que la gente tenga esos prejuicios: ¡me pasa siempre! ―Se unió al Club de los Guaperas del momento―. ¿Pero seguro que no eres un picaflor o un ligón? Dexter insiste en que lo eres. No tiene nada de malo serlo. Es divertido, siempre que se sea claro y buena persona. ―Zdravka se encogió de hombros, pues ella no tenía ningún problema con los ligones esporádicos.

Ella también había tenido su época de hacer eso y era clara con sus acompañantes: no iba buscando nada serio. Siempre que dijeras eso para que ninguna de las dos partes se emocionase con la idea de hacerlo serio, ¿qué problema había?

La matización de que productivamente no era nada relacionado con la reproducción hizo que la eslovena sonriese, pues no hacía falta. Sabía perfectamente a lo que se refería y, lo cierto, es que coincidía bastante con él, pues le había gustado su manera de ver el cómo amar.

―Me gusta esa manera de pensar ―le respondió después de beber un sorbito de su café―. Siempre he pensado que desde que una relación te quita, en vez de aportarte, es que hay algo que está muy mal. No vale la pena unirte a una persona si te va a restar; siempre tiene que sumar y que te anime a llegar a sitios que ni tú te imaginas que puedas alcanzar.

La verdad es que aunque Dexter la apoyase con su sueño de la música, sentía que podría implicarse mucho más, entusiasmarse con ella y animarla a ponerse a escribir nuevas canciones y nuevos proyectos. Sin embargo, Dex estaba siempre ensimismado con la vida, en su propio mundo. Era un poco estresante sentir que le daba igual todo y que lo verdaderamente importante sólo se encontraba en su otro mundo, ese mental en el que Zeta no tenía ni pajolera idea de lo que ocurría.

Abrió entonces los ojos después de un momento de inopia, asintiendo con la cabeza.

―Haciendo repaso de mis relaciones, creo que bajo esa premisa, sólo valieron la pena dos de ellas ―comentó tras su pequeña reflexión―. Es difícil aprender a hacerlo bien. Después de todo, tampoco se puede pretender saber amar bien a la primera, como cuando no tienes ni puta idea de qué hacer en la cama cuando pierdes la virginidad ―dijo divertida, llevándose el café a los labios para beber.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Ryan Goldstein el Dom Nov 03, 2019 3:33 am




—He tenido toda clase de compañeros—Y se refería en general, a sus compañeros de aventura, sentimentales, amigos—. Pero nunca me propongo conocer a alguien desde ese día para toda la vida. Supongo que, cuando toca, simplemente te das cuenta de que hay alguien que siempre estuvo allí, apoyándote. Pero no es algo que tú puedas controlar, ¿verdad?

Sincerándose, el “para toda la vida” lo asociaba con los matrimonios arreglados, y por extensión, a los nobles y antiquísimos apellidos de sangre pura de familias en extremo conservadoras. La sola idea lo hacía sentirse claustrofóbico respecto a la tradición.

No sabía qué resultaría de pactar con alguien un futuro. Suponía que era siempre agradable la idea de que puedes contar con alguien que se alegre cuando te vaya bien y se apene contigo cuando no. Nunca le había surgido proponérselo a nadie, y cuando aparecía alguien con esa intención en su vida, él aclaraba qué era lo que no estaba buscando.

Pero no estaba muy seguro de por qué sólo podemos conseguirlo con un pacto (considerando el ejemplo del matrimonio en la cultura monogámica), o por qué pensamos que es de esa manera.

Quizá sea sólo que seamos un poco adictos a la dependencia del vínculo, por miedo a quedarnos solos. Quizá porque siempre se pensó y se hizo de esa manera, no porque los resultados fueran siempre los deseados, o porque la idea de “las almas gemelas” fuera algo a lo que uno podía aferrarse.

A Ryan le gustaba deliberar sobre las cuestiones cotidianas, conocer impresiones, calibrarlas, ponerlas en duda. Las verdades que se tenían asumidas eran las más divertidas. Lo acusaban de buscarle la quinta pata al gato, pero para él era puro deporte.

En lo personal, lo supiera él o no, puede que, rondando sus sesenta, recién pensara en sentar cabeza, juntarse con alguien que deseara una familia, pero sería sólo por no sentirse solo. De momento, él era libre. Se arrojaba al mundo en libertad, sin ataduras. Y era esa voluntad anárquica, libre, la que siempre ponía sobre la mesa cuando tenía algo que decir.

—Entonces me entiendes—comentó, a modo de complicidad entre guapuras—Eso es lo que le digo: no tiene nada de malo—alegó, sonrisa de por medio—. Pero él, bueno, es un tipo hogareño. Es más del tipo que busca una familia, si me lo preguntas; porque la familia es para él lo más importante. Yo, bueno, no soy ese hombre de familia. Pero tú nunca sabes.

Consideraba a Zeta como una valiente. Se había aventurado a pisar suelo extranjero con sus letras y una guitarra. Se había propuesto metas que otros —su familia, por ejemplo— podían decir que estaban demasiado arriba y no se dejaba desanimar fácilmente. Alguien que tenía tanta pasión y testarudez, dos elementos que puestos juntos no eran una mala combinación, claro que buscaba alguien que fuera su alma gemela.

En un repaso de sus relaciones, Zeta lo hizo detenerse en una valoración de su ocurrencia sobre las virginidades y arqueó una ceja, medianamente divertido.

—Pero, el caso es. Que cuando se trata de alguien nuevo, es como empezar todo otra vez. Yo sé cómo quiero hacer que se sienta alguien que está conmigo, pero cómo se dé el amor entre nosotros, ¡será tan diferente a cualquier otra cosa que haya experimentado nunca!

»Así que dos relaciones—señaló—Eso es lindo de escuchar. Dexter es un gran compañero, ¿sabes?—añadió, apegado a su papel de buen amigo— Es esa clase de tipo que, cuando te das vuelta, te enteras de que ha estado allí todo ese tiempo. Aunque, a veces, es tan reservado sobre sí mismo—comentó, aparentemente casual—. Pero si hablamos de relaciones significativas… tengo que mencionar a mi hija.

Sonrió.

—He conocido gente que me ha enseñado muchísimo—continuó—, que ha sido parte de mi vida de formas que no puedo dejar de agradecer. Nunca les reclamé más de lo que podían o querían darme, y viceversa. Así que, aquí y allá, tengo gente que de una relación me han hecho descubrir un mundo... Pero, si tengo que contar con los dedos, ¿un amante con el que haya tenido una relación de serio mutualismo?... sólo uno. Una, de hecho. Quizá porque éramos dos personas con mucha culpa y atravesamos juntos como… un mal momento, y nos apoyamos para salir de eso, mucho de hecho. Luego de superarlo, simplemente nos separamos. Pero seguimos siendo amigos.

»Disfruto mucho conociendo caras nuevas—
añadió, dedicándole una mirada—. Las personas no estamos hechas para vivir solas. Puede que no quiera sentar cabeza, pero las relaciones profundas te hacen crecer. Lo que pienso, lo que en general la gente me hace pensar, es que estamos tan convencidos de que hay una forma correcta de hacer las cosas, que además de que ello significa cobrarse una innecesaria cuota de ansiedad, nos pasamos de largo toda una serie de oportunidades, de experiencias, que sólo podemos tener con una mente y un corazónañadió, con énfasis— bien abiertos.





Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Unexpected Conversations - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 585
Puntos : 450
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Zdravka E. Ovsianikova el Lun Nov 04, 2019 4:03 am

Ryan, cuando conocía a una persona, al parecer no lo hacía con intención de que fuera para toda la vida. Suponía que se refería a nivel sentimental amoroso, pues obviamente Zdravka tampoco conocía a sus amigos con intención de que fueran para siempre, sin embargo, cuando empezaba una relación sentimental, sí que lo hacía con la motivación de que fuera para siempre, pues de otra manera carecía totalmente de sentido. Le gustaba tener esa ilusión de que funcionase el dúo que conformaba con la otra persona y poder mirar a futuro con ella, pese a que en muchas ocasiones no había funcionado.

La verdad es que llegaba un punto en el que era hasta desmotivante haber terminado otra relación más volvió a no funcionar a pesar de tus ilusiones y tu mejor versión, pero ahí veías a Zeta: ella no se desmotivaba. Le gustaba estar con personas a las que quería, por eso siempre le habían acompañado en Inglaterra las relaciones serias y estables.

―No sé… ―No quería llevarle la contraria porque tampoco es que fuera un tema de hechos argumentales, sino que cada uno se tomaba el amor con su propia filosofía de vida―. A mi me gusta que si conozco a una persona con intenciones serias, sea para toda la vida. O sea… he tenido relaciones esporádicas, pero no es que me de cuenta de que hay alguien que siempre estuvo ahí, apoyándome, como para que entonces me de un vuelco el corazón. ―Sería irónico que, más pronto que tarde, eso le fuese a pasar―. A mí me ha pasado más de… alguien aparece y como me gusta, intento que sea para toda la vida.

Dicho así, en voz alta, hasta parecía super gilipollas.

―Suena estúpido, pero una vez lo vives… es más normal: siempre me he rodeado de parejas estables, supongo que me gusta estar con gente. ―Y suponía bastante bien: Zdravka odiaba con toda su alma la soledad, sobre todo desde que lo había dejado todo atrás en Eslovenia y había viajado a Inglaterra.

Las palabras de Ryan la hicieron empatizar. Era raro en realidad: Zeta adoraba tener parejas estables por dependencia y estabilidad: ¿pero formar una familia? ¡Ewww! No había nada que a Zdravka le desagradase más que la idea de quedarse embarazada o tener que formar una familia. No encontraba ningún tipo de beneficio ni de placer maternal en la idea de quedarse embarazada y dar descendencia. Ella solo quería vivir feliz al lado de una persona que la hiciera feliz mientras hacía lo que le gustaba, simple y llanamente.

―Quiere tener tres hijos: dos niñas y un niño ―dijo con respecto a Dexter, pues ya se lo había dicho. Obviamente habían discutido al respecto, pero siempre lo dejaban en: “bueno, ya se verá”, como si en algún punto Zeta fuese a cambiar de pensamiento repentinamente―. Yo tampoco me veo mucho como madre de familia ―confesó al rubio―. Así que te entiendo. Al final cada uno tiene que vivir como sea feliz y punto.

Había dejado de prestar atención al café y a todo lo que le rodeaba para mirar casi con admiración al rubio sobre cómo hablaba de las relaciones, de esa manera tan abierta y diferente. Y decía “diferente” porque es que Zdravka jamás en la vida se había puesto a pensar de manera tan profunda el motivo de sus relaciones, o si realmente valían la pena, o si por ejemplo estaba perdiendo el tiempo. Ella había buscado en el resto lo que creía necesitar, pero quizás era precisamente lo que decía Ryan: creía que era la forma correcta de hacer las cosas, cuando realmente podría haber salido de su zona de confort y encontrarse a sí misma en una mejor versión.

¡Puff! ¡Es que si te ponías a pensar en todo eso podrías pegarte la vida pensando en todos los pequeños detalles innecesarios y decisiones estúpidas que has tomado durante toda la vida!

―Sí… ―dijo, acompañando a su afirmación con un asentimiento de la cabeza, medio ausente―. Qué profundo has sonado, Ryan. ―Le reconoció, para entonces añadir―: Pero es lo que dices, las relaciones son complicadas. Puedes intentar darle una oportunidad a todas con una mente y un corazón bien abiertos, pero estoy segura de que con la maldad, el rencor y todo lo que hay por ahí fuera, terminaríamos nosotros como los perdedores siempre. Perderíamos más de lo que ganaríamos, a la larga. Conocer a personas que valgan la pena cada vez parece más difícil. Y da rabia, ¿sabes? Parece que cuando las encuentras, a la mínima desaparecen dejándote un vacío que no sabes cómo llenar.

No podía evitar pensar en Xenobia, que se había convertido en su mejor amiga, por encima de cualquier amistad que había tenido nunca. Había sido la mujer que le había hecho abrir los ojos, la que le había empujado a arriesgarse, la que apoyó siempre su sueño, la que estuvo ahí en sus peores momentos y… todo. ¿Y ahora qué? Solo podía recordar lo bueno de ella, pues desgraciadamente había desaparecido tan repentinamente de su vida que ni cosas malas habían podido pensar de ella.

Bebió de su café para quitarse esos pensamientos de la cabeza.

―También es complicado darse cuenta, ¿sabes? ―Reflexionó―: De quién es importante y quién no. De quién parece ser efímero y quién merece quedarse… O a quién te gustaría conservar a tu lado. Porque luego es una mierda pues por mucho que tú sientas lo más fuerte por otra persona, en cualquier sentido emocional, puede no ser recíproco y llevarte una metafórica patada de rechazo en la boca. ¡Eso también es horrible! ―Zeta rió, natural y divertida, soltando aire en un suspiro resignado―. Al final es tan difícil todo que lo mejor es dejarse llevar y que pase lo que tenga que pasar, ¿o no? Al final tenías razón: no es algo que puedas controlar.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Ryan Goldstein el Vie Nov 15, 2019 1:31 am





“A mí me ha pasado más de… alguien aparece y como me gusta, intento que sea para toda la vida”. A Ryan se le escapó una breve sonrisa. Todos lo tenían, ¿un crush? Alguien aparecía en tu campo de visión, y se hacía la o él protagonista de tu propia historia. Aunque no, en su caso, no para toda la vida… Quizá porque, él mismo se consideraba, una persona que estaba en paz con su soledad. No porque no mordiera en ciertas ocasiones. De puertas afuera Ryan era muy sociable, y le gustaba mantener a las amistades, pero de puertas adentro, se encontraba generalmente solo. En ese sentido, ellos dos eran como las dos caras de la misma moneda.  

Negó automáticamente cuando Zeta dijo “estúpido”, pero no dijo nada; la dejó hablar. Su taza de café permanecía vacía. Se dedicó a estar atento, relajado en su silla. Cuando a él le tocaba hablar, lo hacía con ese carisma que le era costumbre en las conversaciones. Se recreaba cuando hablaba, y la cadencia de su voz expresaba una reflexión acompañada de ligeros reflejos de ocurrencia. Se entretenía mucho con sus interlocutores, su respuesta y reacciones. Su mente era centrada, y no divagaba en lo que era, llámese, el pensamiento aleatorio: la compra que no había hecho, el rededor cargado de distracciones, y así también podía olvidarse de lo que tenía que hacer inmediatamente después. Además, el tema, cuando se salía de lo que acostumbraba: misiones, muertes y terrorismo de estado, le interesaba.

No podía dejar de notar cómo se diferenciaban. Era como si Ryan fuera demasiado sencillo, y su falta de expectativa en las relaciones lo colocara en una situación de soltero independiente que no espera más de lo que le dan. Visto así, esa era una forma de que no se creara el vacío del que Zeta hablaba. Pero era natural, que si te aferrabas demasiado a otra persona, luego sintieras el vacío de su ausencia. No sucedía así con él, y las impresiones de Zeta, por provenir de un sentir tan diferente, le sembraban curiosidad. El único vacío que sentía con el tiempo, era el de la usencia espiritual y física, la muerte. La muerte de su madre, compañeros de andadas, amigos. Pero como la muerte, había un montón de cosas que escapaban al propio control.

—Hay un dicho—añadió—: Lo que no puedes controlar, tienes que dejarlo ir. De otra manera, puede provocarte mucho daño—Esa sonrisa, abnegada—. Yo vivo con esa máxima muy presente. Pero también me doy cabezazos algunas veces, qué le puedo hacer—De la nada, rió—. Gracias por ser tan sincera.  

»Tú dices que perderíamos más de lo que ganaríamos—continuó, regresando al tema y meditando hacia dentro sobre todo lo que Zeta había dicho—. ¿Pero es así? A mí me suena como al dilema del huevo y la gallina. Al final, depende de cuál sea tu postura. ¿Es ganar o perder el tiempo intentar construir un vínculo con otra persona? Si no ganamos nada, ¿entonces por qué intentar? Y si sólo vamos a perder, entonces también, ¿para qué intentar? Te he complicado la cabeza, eh. Pero, ¿sabes? Me cuesta pensar que, con lo franca que eres, no te vayas a dar de cabeza con lo que estás buscando, eventualmente.

Adelantándose con los codos sobre la mesa, se envolvió en un halo de complicidad. Había cierto tinte de socarronería en el brillo de su mirada.

—¿Y quién es esta gente malvada y rencorosa que te ha molestado tanto?, ¿quieres hablar sobre eso? Tiene que haber un caso en el que pienses ahora y te provoque risa.  



Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Unexpected Conversations - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 585
Puntos : 450
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Zdravka E. Ovsianikova el Jue Nov 28, 2019 4:00 am

«Lo que no puedes controlar, tienes que dejarlo ir.» Parecía una simple frase sin demasiada chicha, pero si te ponías a pensarla seriamente, tenía mucho en donde agarrarte. Le daba bastante rabia relacionar todas esas cosas con Dexter, como si el mundo le estuviera diciendo que pusiese las cosas en orden cuanto antes en la relación que mantenían o al final iban a terminar estallando.

Zeta también había llegado a la conclusión que exponía el rubio, aunque no de esa manera tan metafórica del huevo y la gallina. Aunque para ella eso de “no ganar” era lo mismo que “perder”, pero entendía su punto. Había relaciones que eran toda una decepción y terminaban haciéndote pensar que si de verdad valía la pena enfrascarse en una.

―Tarde o temprano espero encontrarme con mi pareja definitiva, por supuesto ―le reconoció, para entonces añadir algo importante porque si no iba a quedar fatal―: Si es que ya no estoy con ella.

¿Sabes qué ocurría? Zeta veía en Dexter una potencial pareja perfecta, pero que a día de hoy no se esforzaba una mierda en hacer lo que Zeta requería y necesitaba de una pareja, por lo que eso era el motivo principal de que sus ilusiones estuviesen un poco frías, pero también el motivo de que no quisiera dejarlo con él.

Cuando le preguntó por esa gente “malvada y rencorosa”, la eslovena hizo memoria, sonriendo a Ryan mientras jugaba con la cuchara y los restos de café. Se sorprendería al saber que hay adivinos magos que utilizaban los restos de las infusiones para averiguar el futuro y esas cosas. Mientras movía el fondo del café, recordó a Kelvin y recordó a Karl, sus dos mayores decepciones como pareja, de esas que realmente sientes liberación cuando las dejas.

―Risa, lo que es risa… ―Dudó, arrugando la nariz y moviendo la cabeza, como si no supiera identificar un momento que realmente recordase con cierto agrado―. Digamos que nunca entenderé como una persona está con otra, si su única intención es intentar ser mejor que ella, quitarle las ilusiones o tratarla mal. No lo soporto, aunque no lo soporto porque ya lo he vivido y he madurado, porque antes bien que lo soportaba. Zeta del pasado: eres idiota. ―Se auto-insultó en broma.

¿Sabéis la típica pregunta que se hace a la gente de qué le dirías a tu yo del pasado? Le recordaría que si algún día quiere salir con un tipo que empieza por “K”, que lo evite a toda costa o lo haga con un hacha en la mano.

―Supongo que por eso ahora me pego como un koala a las personas que veo que son buenas personas. Me encantan las buenas personas ―admitió divertida, ¿cómo si a alguien no le gustasen las buenas personas, no es así?―. En fin, ¿nos vamos? ―Soltó la cucharilla dentro de la tacita de café―. Te dejo acompañarme a la parada de autobús como un buen caballero.



***
14 de noviembre del 2019, 19:32 horas

Ese jueves estaba en su estudio musical, totalmente motivada con todo lo que estaba consiguiendo. Desde casi principio de mes llevaba escribiendo una letra para una canción que le estaba gustando mucho, por lo que llevaba una semana jugando con la instrumental intentando buscar la melodía precisa. Lo cierto es que llevaba toda la semana solo con la melodía, sin que nada le convenciese del todo, sin embargo, ese día la Musa de su Inspiración decidió hacer acto de presencia, obsequiándole con algo que le encantó. Cambió parte de la letra para que pegase mejor con la melodía, introdujo piano para reforzar el sentimiento y…

No sé, estaba contentísima.

¿Sabéis lo mejor de todo? La sensación de satisfacción por el trabajo bien hecho y por conseguir algo de lo que realmente te sentías orgullosa.

Sin embargo, también había algo malo en todo eso, ¿conocéis esa sensación de creer que lo estás haciendo todo perfecto, te está quedando todo genial y de repente viene alguien con visión objetiva y te dice: menuda puta mierda? Bueno, eso pasaba mucho.

Así que necesitaba enseñársela a alguien y recibir un feedback constructivo. Por norma general la persona que solía darle feedback constructivo era Alpha, pero llevaba sin contestarle al WhatsApp desde esa mañana, pues estaba de mudanza y tampoco le iba a decir que fuese para allí. Sin embargo, miró la hora, se dio cuenta de que no era muy tarde y… aprovechó para contestar a Ryan, su “sad buddy” que todavía no había podido ser un sadbuddy en condiciones.

» No, no estoy en casa.
» De hecho estoy en el estudio. Llevo toda la tarde componiendo, ¿te gustaría escuchar lo que llevo?
» Puedo mandarte un audio pero no es lo mismo, además no estoy tan lejos de donde vives, porque estás en casa, ¿verdad?
» ¿Te mando ubicación y vienes? Luego te invito a una hamburguesa. O a dos. O a una cerveza, ¡no sé, te dejo elegir!
» ¡Necesito feedback! =(

Si llega a ser otra canción, seguramente hubiera pedido feedback a Hester, que sabía que en ese momento estaría en casa limpiando a su conejito, pero la canción era bastante romántica y la había compuesto pensando en ella, por lo que realmente le gustaría mostrársela en una versión final. Hacía mucho, mucho tiempo que no componía para nadie, por lo que estaba hasta un poquito emocionada.
Zdravka E. Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Dependienta
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 24.875
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 274
Puntos : 219
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Zdravka E. OvsianikovaMuggle

Ryan Goldstein el Jue Nov 28, 2019 7:08 am

Cuando en la Orden, Ryan le preguntó a su miago por Zeta, intentando distender la nube de humo negro que parecía tener ocupado a Dexter en un ensimismado mal humor, la cara que le puso hizo que lamentara la pregunta, porque llegó incluso a tirar accidentalmente una taza de café y despotricar al viento, algo poco usual en un carácter tan sosegado y respetuoso como el que había conocido en Dexter. Eso le dijo que las cosas no iban bien.

No se enteró, sin embargo, de qué había pasado exactamente. Sólo sabía que Dexter no quería hablar de eso, y si insinuabas que querías sacar el tema, el hombre te daba calabazas, y cuidado, porque capaz que volvía a romper otra taza. Pero Ryan no era especialmente cotilla. Al menos él no tenía problemas de pareja con Zeta, y resultó que de un tiempo a esta parte se habían texteado normalmente, usualmente por naderías. Se había dado naturalmente. Ryan, que ya tenía la costumbre de mandar fotos compartidas, de sus comidas, de su día, de encontrar algo que le hiciera recordarle a ella, se lo mandaba.

Quizá todo habría empezado cuando le envío un meme recordando el episodio de la paloma asesina, pero al caso, él estaba en su casa, más exactamente su jardín, felizmente ocupado en sus plantas. La jardinería era uno de sus pasatiempos. Cuando, el móvil empieza a vibrarle en la mesa. Recibió más de un mensaje de tres personas distintas al mismo tiempo, lo típico. No te hablaba nadie por un tiempo, y de pronto, todos coincidían en el mismo preciso instante. Con mucha calma, Ryan acabó de traspasar unas orquídeas de maceta, y sólo entonces se sacudió la tierra para chequear el móvil.

El mensaje de Zeta le llamo la atención, por encima de dos intentos de ligue, y fue el suyo el primero que respondió. No sabía realmente por qué quería confiar en su oído. Quizá fuera porque le había comentado que su ex había sido músico, pero el que sabía de música era él, Ryan servía más de apoyo incondicional, pero no consideraba siquiera que su franqueza en el ámbito musical fuera de alguna utilidad práctica. Era por eso que intuía que Zeta, si es que acaso había entendido algo de su carácter, le estaba pidiendo un feedback con el que ella pudiera entusiasmarse, no porque Ryan fuera a ser todo menos franco, sino porque lo que ella buscaba era ese aliento extra que te hacía seguir adelante. Se sonrió sutilmente con la idea.

Se preguntó inconscientemente qué estaría haciendo Dexter en ese momento, y suspiró. Decidió que las dos hamburguesas lo convencían. Comida, era otra de las cosas que le había compartido, porque había que decirlo, era un buen amante de lo suculento, y sin culpa. Había algo más, sin embargo, y es que tenía curiosidad. Dexter no había dicho mucho, sólo “ella lo sabe”, un dato que su amigo, siempre considerado incluso en medio de un enojo, había creído que Ryan debía saber. Entonces, ¿Zeta sabía sobre el mundo mágico? Eso hacía que su amistad fuera más interesante, ¿pero valía la pena si eso la ponía en peligro? Se preguntó qué habría cambiado para que su amigo decidiera abrirse con Zeta, o si aquella aparente ruptura era o no algo que se resolvería si los dos se tomaban un tiempo.

Era penoso admitirlo, pero pensar sobre los problemas de los demás era más fácil que meditar sobre los propios, y como Ryan les tenía cariño a esos dos, no podía evitar cavilar al respecto, haciéndose preguntas. Sin embargo, no dio la impresión de que nada de eso le importara cuando se presentó al estudio con una bolsita en la mano, que prometía un regalo, y seguro que de pura gula. Saludó encantado, se dejó guiar, y observó con todo con una simpática curiosidad, y preguntó por la canción.

—Así que esto es el “estudio”—comentó, asintiendo lentamente en señal de reconocimiento, asimilando todo con los ojos. Se había dejado caer en una silla con ruedas, y se giraba en la silla—. Estoy entusiasmado—hizo saber, con la placidez de su carácter—, ¿es un estreno lo que escucharé?  
Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Unexpected Conversations - Página 2 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 42.700
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 585
Puntos : 450
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.