Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Priv. >> The Path of the Wanderer

Evans Mitchell el Jue Sep 05, 2019 5:33 am

Priv. >> The Path of the Wanderer CMeLiiq



Reconoció las calles a la luz de las farolas, y se dejó guiar por un raro sentimiento que lo incomodaba y reconfortaba a un tiempo, sin querer pensar mucho en ello. El pueblo de Edale le quedaba de camino, y pateó las calles en solitario, recordando vagamente cómo de diferente se había sentido alguna vez, antes de que todo fuera de mal en peor.

Evans se vio a sí mismo regresando al galpón de los cuatro fantásticos y supo que era idiota demorarse en aquella caminata sin sentido, pero no había podido evitar preguntarse qué había sido de Stella, alias “la despeinada”, no bien puso un pie en el lugar. Lo mismo se indagaba al respecto de tantos otros ex compañeros de Hogwarts, todos desaparecidos.

Era entonces cuando la culpabilidad lo alcanzaba inesperadamente desde algún punto de su consciencia. No era fácil pensar sobre las decisiones que había tomado cuando además se veía obligado a contemplar lo que la situación en la comunidad mágica le había hecho a otros, que conocía. Stella era una de esos rostros en los carteles de buscados que te revolvían el estómago de darles una mirada.

Aquellos eran tiempos oscuros, y la amenaza se esparcía como el arrepentimiento y el miedo en los corazones que acobardados se habían acomodado a la mentira y el terror, cuando era imposible realmente acostumbrarse a la sombra que se cernía sobre Londres, esa Londres húmeda y nublada, con callejones secretos que ocultaban una comunidad dentro de otra, pero ahora callejones revestidos en sus muros con los rostros de los que jamás se habían vuelto a ver desde que la persecución de los traidores comenzó.

¿Qué habría sido de Stella?

Allí, de pie, solo en la calle frente a la puerta del galpón, fue a plantarse sin nada que hacer, con las manos en los bolsillos y la expresión decaída. Lo iluminaba una farola.

Había cambiado desde los días de aquel verano.

En su rostro lampiño había dejado crecer una barba descuidada, el estrés lo tenía más delgado que nunca, y en general, nada quedaba de aquel joven despreocupado, excepto el mal carácter sumado al profundo cinismo de una agria existencia a base de insomnio.

Se estaba preguntando si entrar o no, cuando un rumor inesperado hizo que se volteara a mirar. Si le hubieran dicho que en su futuro vería a Stella Thorne, no le hubiera creído ni a la gitana con la bola de cristal.



***


La Feria, le llamaban. Era una caravana de gitanos que había levantado sus tiendas a las afueras de Londres. Notoriamente conocidos como ambulantes, se desplazaban en sus carromatos y acampaban temporalmente en tierra de nadie, atrayendo a cierta clase de magos.

Entre los pueblos gitanos, estaba la única comunidad de magos ambulantes de la que Evans había oído hablar. Auténticamente eclécticos y provocadores de intriga, llevaban siempre consigo artículos de todas partes del mundo, actuando de puente entre culturas que normalmente no se tocarían.

En Le Monde Magique habían publicado un artículo, de la mano de un ávido explorador de la cultura mágica,  que relataba su propia experiencia con la magia gitana. De su convivencia con las costumbres de este pueblo libre escribe su ensayo “The Gypsy”, y comenta: “Para ellos no hay fronteras, sólo cruces y caminos”.

Habituados y cómodos en la clandestinidad, se movían independientemente de los gobiernos, porque se consideraban libres de decidir su ruta —además de que, como se murmuraba popularmente, un gitano jamás se negaba a un negocio sin importar de qué clase—. Era lo que habían hecho por siglos de historia, y nada ni nadie había conseguido socavar su libre albedrío.    

Estaban al tanto de que la discriminación hacia los sectores más vulnerables de la población mágica londinense había incrementado hasta índices alarmantes. El terrorismo de Voldemort obligó a comunidades de seres y criaturas a internarse en la exclusión, abandonados por las leyes y marginados en una sociedad gobernada por el miedo, pero era posible verlos congregarse en La Feria.  

La oferta de curiosas novedades venidas de diferentes puntos del globo era lo que había despertado el interés de Evans, o eso se dijo, cuando pensó en retirarse hacia el Peak District y mezclarse en el trajín del comercio, justo al anochecer. El Peak District era una zona de tierras altas y espectaculares páramos, donde el senderista aventurado podía adentrarse en zonas boscosas y hallarse con cuevas secretas, además de descubrir pequeños asentamientos como el pintoresco pueblo de Edale.





Priv. >> The Path of the Wanderer FLJ5rWs
Evans Mitchell
Imagen Personalizada : Priv. >> The Path of the Wanderer VGl3uS3
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 23.950
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 570
Puntos : 421
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Stella Thorne el Sáb Sep 14, 2019 3:47 am

La rubia cerró sus ojos y dejó que el viento con olor a eucalipto mezclado con tierra mojada invadiera todo su ser, sintiendo una agradable sensación de paz y tranquilidad que hace tiempo no sentía. Stella se encontraba en el bosque de Edale, su querido pueblo. Siempre iba allí cuando su cabeza estaba ganando la batalla y hacía que se angustiara más de la cuenta, ya que pese a que ya ha pasado un buen tiempo siendo fugitiva, el encierro aún no se le da para nada de bien, es que siempre se ha caracterizado, desde muy pequeña, por ser una persona  que lucha por su libertad y la de los demás. Y a eso había que sumarle su último encuentro con los radicales que había hecho que de alguna u otra manera sus ideales una vez más sufrieran un remezón, desde allí que sinfín de preguntas se apoderan de su cabeza cuando la pillan desprevenida o cabizbaja, y es justo ahí cuando necesita escapar del refugio e ir a un lugar donde pueda respirar aire puro, donde pueda habitar su soledad pero sin sentirse encerrada, necesitando ir a un lugar donde al menos alguna vez fue feliz para volver a experimentar esa sensación, aunque sea a base de puros recuerdos.

Vio el atardecer, divisó como el sol hacía su gloriosa despedida dejándola rodeada de árboles con la luna de testigo, por un momento sopeso la posibilidad de quedarse a dormir allí, después de todo lo más terrible que podía pasar era agarrar un fuerte resfriado, nada que un poco de alguna poción mágica pudiera remediar en un par de días. Pero luego de un rato desistió, dándose cuenta que esa idea sólo había sido un arrebato de su nostalgia que buscaba con todas sus fuerzas aferrarse a un pasado que era mucho más colorido al actual.  Aun así, no pudo evitar ir a visitar un lugarcito más antes de partir nuevamente al refugio, uno que sabía estaría totalmente vacío a esta hora y podía aparecerse cerca de él sin temer a que un muggle la viera, ese lugar era el galpón de Edale, espacio donde por ejemplo practicó su primer golpe de Kickboxing, o donde dio su primera presentación actoral para la comunidad, o donde rió hasta  que le doliera la panza y las mejillas junto a Evans y el grupo de muggles preparándose para ese tan particular y divertida competencia de baile, y muchos, muchos recuerdos más. Ese lugar, como el bosque o tanto espacios del pueblo, eran un cariñito para el alma de la rubia, y se lamentaba tanto no poder aprovecharlos como era debido, a veces hasta soñaba con tener un giratiempo para volver y poder apreciar todo aún más de lo que ya lo había hecho.

Se apareció en el callejón cercano, se subió la capucha de su poleron y salió en dirección al galpón que quedaba a unas cuadras, lo que no se esperaba la maga es que a mitad de camino se iba a cruzar con dos hombres, que a distancia se veían peculiares, algo peligrosos pero que para Stella, quién desde chiquitita ha sabido defenderse de manera muggle, y ya más grande de manera mágica, no eran de temer. Pero con lo que no contó, es que pese a que al pasar a su lado bajó su cabeza e intentó cubrirse lo más posible, uno de ellos seducido por el cuerpo femenino de manera terca fue en busca de su rostro, rostro que pasos más allá reconoció perfectamente.

Esa…esa― comenzó a decir emocionado apuntando a Stella cuando la reconoció, es que habían tenido un día pésimo con su compañero en busca de fugitivos, habían recorrido mil lugares y nada, es como si de un tiempo hasta ahora hubiera una sequía de fugitivos que lo tenían angustiados y con sus bolsillo vacíos. ― ¿Esa, esa…qué? ¿Esa sándwich muggle te ha dejado más tarado o qué? ― le preguntó su compañero con el ceño fruncido.

Para fortuna de Stella, ambos cazarrecompensas eran tan idiotas que ni siquiera pensaron en bajar el volumen para hablar, por lo que pudo escuchar perfectamente que ambos comenzaban a hablar de ella, despertando su estado de alerta inmediatamente, ya habían sido tantas las veces durante este tiempo que había sido perseguida por esa misma clase de magos, que ya podía identificarlos con un par de palabras o gestos, por lo que enseguida comenzó a caminar más rápido sosteniendo firmemente su varita dentro del bolsillo de su chaqueta, quería llegar a la esquina y desaparecerse de allí, lo habría hecho ahí mismo pero nadie le aseguraba que ese par no fuera al fin y al cabo muggles.

Es-estoy seguro que es u-una fugitiva, Clark. Se-segurísimo. ―terminó por decir el más bajo y regordete de los dos. ― ¿Estás seguro? Pero si ni siquiera le hemos podido ver el rostro. ― le contestó al otro clavando su mirada en el cuerpo de Stella que ya se encontraba muchos pasos más allá, apunto de doblar en la esquina. ― S-sí, es ella. Es igualita a la fu-fugitiva del cartel de E-edale. ― insistió el hombre. ― Bien, pondré un hechizo anti aparición, así si es una ratita no se nos irá fácil, al parecer este día no será del todo perdido...― susurró junto a una sonrisa ladina.

Y así fue, en cuanto la rubia dio la vuelta a la esquina hizo el  intento de desparecerse pero no pudo, comprobando que no estaba para nada equivocada. ― Mierda. ― maldijo, para luego comenzar a correr con todas sus fuerzas, ya que esos idiotas podían doblarla en número pero Edale era su hogar y ella sabía mucho mejor que ellos como poder ocultarse.

En el tanto que giró su rostro para ver si venían detrás de ella no se dio cuenta que iba a chocar con alguien y ¡BAM!, le costó mantener el equilibrio pero aún así lo hizo, aunque la sorpresa que se pilló al ver de quién se trataba igual la hizo tambalearse un poco― Evans…― susurró de ojos brillantes, y pese  a la situación de mierda que los había hecho volver a encontrarse, la rubia no pudo evitar sonreír, porque le era muy bonito volver a encontrarse con ese rostro, muy bonito.― ¿Qué…qué haces aquí?. ―le preguntó aún demasiado sorprendida para hacer cualquier otra cosa que mirarlo.

Pero de pronto, la realidad la golpeó de sopetón, y por más que fuera increíblemente agradable volver a encontrarse con el castaño, era real que dos hombres la perseguían por lo que…― Unos cazarrecompensas me han identificado, y los putos han puesto una hechizo anti-aparición, creo que los he dejado un poco atrás, pero no sé por cuánto tiempo. ― le contó rápidamente, no era de reencuentros emotivos, era momento de accionar.

No se habían visto hace mil años, pero pese a ello por alguna extraña razón Stella confió enseguida en el chico de decir filudo y travieso andar, esa día había estado lleno de nostalgia del pasado, y Evans Mitchell sin duda pertenecía a esos recuerdos que a la rubia le hubiera gustado volver a visitar y vivir, por lo que sin siquiera pensar la opción de que el castaño no perteneciera a su mismo bando, le habló como si la vida lo hubiera puesto allí a posta para poder ayudarla.

Y de todo corazón la ex gryffindor esperaba que así fuera.
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Priv. >> The Path of the Wanderer Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 19
Ocupación : Estudiante 7º
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.521
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 879
Puntos : 507
http://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne http://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

Evans Mitchell el Dom Sep 15, 2019 10:25 pm




Molesto de puta madre, así lo tenía el encontronazo. ¿Y a ese qué…? Lanzó un improperio al aire, porque de recatado nada. Lo atropellaron doblando por una esquina, corriendo sin mirar. Instintivamente pensó que la intención era robarle. Sin embargo, se quedó mirando con cara de mala hostia cómo, quien sea, se apartaba. En vez de meterse la mano en el abrigo como quien quiere hacer creer que lleva un cuchillo o directamente sacando una pistola, se llevó las manos a la capucha. Si eras un ratero, no ibas mostrando el rostro, lo tenía claro.

—¿¡Pero de qué vas!?


Lo escupió en la calentura del momento, abiertos los brazos en un gesto de pura indignación y yendo al ataque con esa actitud de mal talante. Es que a ver, que casi le daba algo al corazón, de delicado que era con los nervios. No se esperó el desenlace. Se quedó sin habla, y como humo, la bronca se evaporó en la nada para ser remplazada por otro sentimiento, que dolía como los fuertes retortijones pero que, aun así, no disgustaban, porque algunas buenas emociones eran tan violentas como las malas, pero tan, tan diferentes.

Visiblemente alterado, se llevó las manos a la cabeza a modo de cámara lenta, boquiabierto e incrédulo. Torcía la boca en una sonrisa quebrada pero auténticamente espontánea. Lo había llamado Evans, así, vuelta de la ultratumba pero con una voz familiar que le brindó un repentino alivio. Evans se sujetaba el flequillo hacia atrás en lo que casi era una metáfora de lo que algunos podrían decir “despeinado por la noticia” cuando se recibía una novedad de tal impacto que era como si te pasara por encima un huracán.

—Estás jodidamente viva…


Se sentía puto enamorado. Todo ese tiempo le había hecho creer que estaba muerta y nunca la había vuelto a ver desde el ataque a Hogwarts, pero había que verla, allí, toda caradura, habiéndolo preocupado para luego ir y atropellarlo como si nada. Odiaba que hubiera desaparecidos, odiaba al gobierno, odiaba a casi todo el mundo, y ahora lo sentía más que nunca; pero Stella estaba bien, a ella no la odiaba. Le hacía pensar en épocas mejores antes de que todo lo malo sucediera. Qué tonta, de verdad, desaparecerse así.

Quería abrazarla ahí mismo, y lo hubiera hecho, de no ser porque la oyó hablar deprisa sobre cazarrecompensas, hechizo anti-aparición y tiempo. Entendía perfectamente qué hacer y actuó sin hesitar. Evans se observó a sí mismo siendo rápido y práctico cuando casi por naturaleza era un catastrofista en situaciones desesperadas. La realidad era que cada vez más se había ido acostumbrando a un estilo de vida crudo y violento, y cada vez titubeaba menos.

Lo que hizo fue tomarla por la muñeca sin mediar palabra e irrumpir forzosamente en lo que antes había sido su salón de ensayos. Se frenó un segundo para lanzar tras de sí un hechizo que retendría a los perseguidores y los confundiría de forma que no tuvieran idea de qué camino habían tomado. Los cazarrecompensas se toparon con una capa de niebla, y ofuscados, siguieron corriendo calle abajo, mientras que Evans los hacía huir a través de un escenario nostálgico y solitario hacia una puerta trasera que ambos conocían. No la soltaba porque quería desaparecerse con ella. Los hechizos anti-desaparición tenían un rango, así que era cuestión de seguir corriendo. Tuvieron la oportunidad, y desaparecieron.

A Evans se le había ocurrido un punto alejado del pueblo, por los alrededores, pero incluso para su propia sorpresa acabaron en las inmediaciones de la feria que lo había llevado hasta allí en un principio, internada en el bosque. Las luces los alcanzaban a través del boscaje. Había una cierta sensación de ilusoria seguridad en los sonidos y el murmullo que se desprende de una multitud reunida, y hasta se oía la música. Evans sintió que el corazón le palpitaba por la tensión de la huida y sólo entonces se dio cuenta del peligro que había supuesto para los dos estar tan cerca de que los aprendieran. Aun así, soltó a Stella, sólo para para volver a acercarse y abrazarla. No habían sido nunca muy afectivos entre ellos, pero el reencuentro con un amigo que había creído muerto rompió todas sus barreras. En vez de ser el idiota repelente que había sido siempre, actuó con una calidez nacida del sentimiento.  

Los dos habían cambiado, pero también, habían tomado caminos muy diferentes. En ese momento ni siquiera pensó en cómo explicarle las malas decisiones que había tomado, ni que se vería obligarlo a hacerlo aunque prefiriera lo contrario.

—Eres tú, realmente—Evans se apartó, inspeccionándola con la mirada. Sin aviso, estalló hilando rápidamente las palabras—: Me dices qué idea se te metió en la cabeza para hacer algo tan tonto como… Lo siento—se excusó en el acto, interrumpiendo lo que parecía un sermón si fin sobre los riesgos innecesarios que había corrido al visitar su hogar. Viniendo de Evans, que para estallar en histeria estaba mandado a hacer, ser capaz de callarse la boca era todo un gesto. Y añadió, sincero—: Pensé que estabas muerta, ¿sabes? De verdad, y... Me alegro de que no sea así.

Sonrió y estiró una mano para juguetear brevemente con un mechón suelto del cabello de Stella entre sus dedos, queriéndole señalar… ¿qué?, ¿tenía algo?, ¿qué?

—Tú finalmente hiciste algo con tu pelo—bromeó, recordando lo caradura que podía ser.


Evans Mitchell
Imagen Personalizada : Priv. >> The Path of the Wanderer VGl3uS3
RP : 8
PB : Grant Gustin
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 23.950
Lealtad : Los suyos
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 570
Puntos : 421
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4572-evans-mitchell?highlight=evans http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Evans MitchellUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.