Situación Actual
12º-19º
14 septiembre ➟ luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Gracias a todos pj destacado
Gracias a todos Pjs destacados
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Something we have in common {Freya&Gwendoline}

Gwendoline Edevane el Vie Sep 06, 2019 1:53 am

Something we have in common {Freya&Gwendoline} SgbXS6R
Martes 10 de septiembre, 2019 || Southwark, Londres || 19:57 horas || Atuendo

Con motivo de los recientes ataques del Juguetero—ese mago que había consagrado su existencia, por lo visto, a atacar refugios de fugitivos con artefactos mágicos en forma de juguetes, segando demasiadas vidas—, la Orden del Fénix había puesto en marcha un plan de evacuación para los fugitivos que, si bien no formaban parte de la organización, sí formaban parte de la red de contactos de ésta: a cambio de protección o lo que fuera que necesitasen, dichos grupos ofrecían aquello que pudiesen aportar a la causa.

Uno de los refugios, concretamente, se encontraba en el barrio de Southwark, al sur de Londres. Aquel lugar tenía una pésima reputación, relacionándose a menudo con la venta y consumo de drogas, así como con la delincuencia; casi parecía el lugar apropiado para asentar un refugio para fugitivos.

El refugio albergaba a unas veinte personas, más o menos, entre las que se encontraban cinco niños e, incluso, una joven squib que había logrado escapar a la persecución junto a sus padres. Se trataba de una base subterránea, un entramado de túneles situado bajo la catedral de Southwark. Gwendoline jamás había estado allí, pero su acompañante de ese día, sí: Xenobia Myerscough. La bruja había sido enviada a supervisar el traslado de aquellos fugitivos a un nuevo lugar seguro por medio de trasladores, entregados por el propio Dumbledore, que conducían a una nueva localización que solo él y Dexter Fawcett conocían.

La desmemorizadora estaba nerviosa, debía reconocerlo: hacía mucho que no hacía algo así, y por sencillo que pareciera, siempre cabía la posibilidad de que algo saliese mal.

—Cálmate.—Sugirió Xenobia, que caminaba a su lado por una calle que comenzaba a vaciarse, los ciudadanos volviendo a sus casas tras el trabajo.—Saldrá bien. Sólo hay que entregar el paquete, y listo.

—Ya.—Respondió Gwendoline, de manera distraída, con la mirada clavada en sus zapatillas de deporte.

Estaba nerviosa, y no se atrevería a negarlo: todo lo relacionado con el Juguetero la ponía de los nervios. Aquel individuo llevaba mucho tiempo sin hacer movimiento alguno, después de sus dos primeros ataques, y muchos habían comenzado a pensar que su amenaza se había terminado; ella no las tenía todas consigo, y no podía evitar que un desagradable escalofrío le recorriera la espalda con cada paso que las acercaba a la catedral.

—Saldrá bien.—Insistió Xenobia.—Se lo prometí a Samantha, ¿no? Y recuerdo que ella me prometió que me cortaría la cabeza si te pasaba algo.—La ex-periodista, poco dada a sonreír, hizo su mejor esfuerzo, y Gwendoline se lo agradeció.

—Sí, vale.—Gwendoline le dedicó una sonrisa forzada y la miró. Llevaba un atuendo parecido al suyo, y a ojos de cualquiera que las viese, parecían un par de deportistas. Xenobia, además, se había teñido de rubio el pelo para aquella misión.—Estaré bien, no te preocupes.

Recorrieron los metros que las separaban de la catedral en silencio, paseando de cuando en cuando la vista por los alrededores para asegurarse de que nadie las seguía. Por el momento, todo parecía ir bien, pero Gwendoline no se sentiría tranquila hasta que entregasen la preciada carga, que Xenobia llevaba en la mochila, y estuvieran de vuelta en sus respectivos hogares.

La catedral no tardó en alzarse ante ellas, y ambas brujas, después de cerciorarse de que nadie reparaba en ellas, cruzaron la puerta principal, que se abrió con un sencillo Alohomora conjurado por Xenobia. El lugar estaba cerrado al público a esas horas, por lo que esperaban no encontrarse a nadie en el interior.

La enorme capilla se extendía ante ellas, silenciosa como si de un cementerio se tratase. Gwnedoline no pudo evitar sentir que otro escalofrío le recorriera la espalda: en la penumbra, aquel lugar ofrecía un aspecto tétrico, como extraído de un relato de H. P. Lovecraft o Edgar Allan Poe.

—Vamos.—Indicó Xenobia, quien de inmediato comenzó a recorrer el pasillo a través de la hilera de bancos, en dirección al órgano que se encontraba al fondo. Gwendoline la siguió.

Por lo visto, debían tocar una serie de notas en el órgano, de tal manera que en el suelo se abriese una entrada con unas escaleras descendentes, las cuales conducían al refugio. Todo parecía sencillo.

Y lo sería, de no ser porque no habían caído en un pequeño detalle: el miedo al Juguetero les había hecho olvidarse de que existían otros problemas en el mundo mágico. ¿Qué problemas exactamente? Los mortífagos, que eran tan malos o incluso peores que el enemigo al que temían últimamente.


Catedral de Southwark:
Something we have in common {Freya&Gwendoline} 7rD19IcSomething we have in common {Freya&Gwendoline} 0bqRZl3
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Something we have in common {Freya&Gwendoline} Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 8.086
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1234
Puntos : 791
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Freya Howll Ayer a las 4:43 pm

¿Cómo es eso de que le has pegado a otra niña? — pregunté directa a mi hermana ganándome un llano silencio. Con Skadi recorríamos una zona bastante alejada de nuestro departamento, ella se mantenía callada como si no se tratase de un asunto de su conveniencia. —Skadi…— insistí. Alzó la mirada conectando con la mía, no pude evitar sentirme apenada de toda la situación.

Desde lo ocurrido el año pasado, Skadi, por decisión familiar, no pisaría Hogwarts hasta que cada uno de nosotros estuviese seguro de que no volvería a ocurrir un episodio similar. Es decir, hasta que el poder que nos gobernaba estuviese fuera de juego. Ella permanecería en nuestro resguardo y alejada de cualquier tipo de magia. No nos escondíamos, no éramos fugitivos, nadie nos estaba persiguiendo porque no había motivos exceptuando para una persona (si así se lo podía llamar). No la regalaría en bandeja de plata y este era un tema que ya habíamos hablado por lo que estaba zanjado. Por esa razón, Skadi asistía a un colegio muggle, nadie hacia preguntas, todos suponían que mi hermana estaba estudiando en casa, como una vez fue en mi infancia.

Sabes que no puedes usar magia, pero nos sorprendes y te sales con la tuya, encestando gratuitamente un golpe en el rostro de tu compañera de clases, creo no haberte educado así. — continué mientras nos dirigíamos a Bread Ahead, según el letrero que presentaba tal nombre.  

Hacia unos minutos nos hallábamos en la Catedral de Southwark, sí, era lejos teniendo en cuenta donde vivíamos, pero en una de esas aventuras que había realizado Skadi con la abuela la habían descubierto junto a toda la historia que conllevaba. Bastante bonita a la vista, aunque si querías tomarte una foto debías pagar cierto módico precio que a muchos turistas no les terminaba de convencer. A mí, menos.

Ella empezó. — quise reprocharle, pero su mirada me calló. —hablo de ti…— solo hizo que una ceja se alzase y maquinase más de un escenario.

Si bien mis abuelos se habían hecho cargo de la enseñanza de Skadi en el mundo muggle, este último tiempo, no todo era color de rosas. Era consciente de que nuestro reencuentro no fue del todo bueno y menos lo que pasó a continuación. Tampoco había que ser demasiado inteligente para que su regreso a las calles de Londres se viese afectado por mi reputación de modelo. El rumor de que había estado embarazada no se había ido del todo, menos cuando mi barriga se desinfló ante las cámaras y allí se volvieron a teorizar miles de estados de salud hasta la perdida del embarazo como que también era toda una estrategia de publicidad para llamar la atención. Pero como había mencionado, todo era un rumor, nadie había encontrado pruebas de que mi hinchazón de los primeros meses era un bebé como tampoco algún estudio médico.

Eran ridículos los medios de comunicación. Había dejado el modelaje y todas las empresas lo sabían. Era una pausa que necesitaba, mi representante —mi abuela— se había hecho cargo de todo lo que era la prensa y los comunicados se habían elevado a quienes correspondían, no obstante, aquí tienen a la gente que solo le gusta hablar mentiras sobre otras. Ese era el mundo del espectáculo.  

Skadi, no es ese motivo alguno para hacer lo que has hecho. — dije mientras abría la puerta del negocio y así entrar. —Sé que es duro para ti y para mí igual, las dos sabemos todo lo que sacrificamos para estar ahora juntas. No quiero que todo eso se vea interrumpido por las habladurías de ajenos. He escuchado a más de un programa de televisión hablando esporádicamente de mi y no por ello voy a lanzarles nada. — sonreí abrazándola. — Vamos, pidamos y nos vamos a casa.

Las donas en este lugar eran exquisitas y la muchedumbre cesó al cabo de unas horas. Las ventanas nos daban el indicio de que se estaba ocultando el sol hasta un nuevo día, era hora de volver. Con Skadi habíamos hablado de un poco más y como tenía la idea de volver al modelaje, al menos como modelo de ropa, no contemplaba la idea de modelar lencería. La marca que había dejado la cesárea daría de qué hablar y sabía que podía cubrirla sin que nadie se enterase, pero ese no era el problema, las dietas que ejercían las campañas para mantenerse delgada —más ahora que debía llamar la atención con un regreso— no estaban en mi lista de consideraciones.

Al salir tuvimos que recorrer la periferia de la catedral, parecía cerrada y era lo más probable, no había turistas merodeando y las celebraciones que se realizaban dentro habían ya sido realizadas.

Freya…— murmuró Skadi espantada. Alcé la mirada y vi como tres mortífagos caían elegantemente entre las tinieblas características de su aparición en frente de las puertas de la catedral a pocos metros de nosotras. Estiré el brazo posicionándome al frente de mi hermana. La oscuridad nos ocultaba, pero no por mucho.

Necesitamos irnos Skadi, ahora. — determiné dando unos pasos atrás. Esas personas las conocía, estar en las filas de Voldemort me habían dejado en evidencia más de una vez. Más de una conversación de mierda para que quién se llamaba mi padre no le hiciese nada a Skadi.

Pero van a atacarlos…

¿Qué? ¿A quiénes?

La abuela sabe que aquí hay un grupo de fugitivos, habló con uno de ellos cuando vinimos. — se me heló la sangre. Skadi no dejaría que nos fuésemos así como así y yo sabía que si ellos me veían esperarían que colaborase.

Jadeé. Estaban hablando de como entrar, precisamente ellos no eran sigilosos hasta que viesen a sus presas. —Pásame la poción multijugos, la que me corresponde. — los ojos curiosos me incomodaban, todos sabían que estuve entre los mortífagos exceptuando Skadi. Y este era un secreto que debía ser develado más tarde que pronto, pero henos aquí. — Me quedaré aquí, intentaré ayudar, pero te necesito fuera de esto. ¿Entiendes? Sé que eres valiente y la más fuerte pero no puedo si estás aquí. — con un asentimiento salió corriendo hacia el lado opuesto después de darme el pequeño frasco. Marqué el numero de mi abuela. — Hay fugitivos en la catedral de Southwark y se lo has dicho a Skadi. — reclamé. — Vinieron mortífagos, trataré de salvar a los que pueda, pero son unos malditos maniacos. — mordí mi labio. — Sí, todavía tengo poción multijugos. Nadie descubrirá que la celebridad Denisse estuvo por acá. Skadi está en los alrededores. — asentí, aunque ella no me viese. Colgué y suspiré.

Hoy no estaba como Denisse Howll, Freya, la modelo con su hermana. Era una extraña ante los demás gracias a una poción multijugos. No podía salir a lugares turísticos sin tener las preguntas típicas del supuesto embarazo o siendo perseguida, peor. Era una medida que no me había gustado tomar pero debía hacerlo si quería tener una tarde tranquila con mi hermana.

Something we have in common {Freya&Gwendoline} Tumblr_p7yamrVovM1shdbazo1_250Something we have in common {Freya&Gwendoline} Tumblr_p7yamrVovM1shdbazo3_250
Freya Howll
Imagen Personalizada : Something we have in common {Freya&Gwendoline} Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 13.602
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 197
Puntos : 93
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.