Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane]

Joshua Eckhart el Lun Sep 09, 2019 1:19 am

Recuerdo del primer mensaje :

Julio 25, 2019.
09:27 am.

Era apenas su segundo día en el hospital y ya estaba enfermo de estar enfermo. Los calmantes no es que ayudaran, de hecho, estaba harto de sentir la cabeza en las nubes que no lo dejaba pensar con claridad, y al mismo tiempo no lo dejaba sentir dolor. Al menos ser consciente de su propio dolor lo había mantenido consciente aquellas tres semanas encerrado.

Había llegado en muy mal estado, y lo había recibido el sanador Howard, aunque su primo Ayax se había encargado de que casualmente se olvidara de haber visto la mordida del licántropo en su piel, pues Joshua no estaba registrado todavía ni pensaba registrarse pronto.

El antebrazo izquierdo sin hueso, pero en un estado increíblemente deplorable. El pronóstico era bueno, o al menos eso era lo que los sanadores pensaban, aunque Joshua no sintiera casi en lo absoluto la extremidad ni fuera capaz de mover ni siquiera los dedos. La nariz rota, que ya empezaba a recuperar su color normal, todavía un poco amoratada, y un par de costillas malheridas que estaban sanando bien. En un todo, no podía quejarse.

Lo que peor estaba llevando eran las pesadillas. Dormir era un infierno porque los recuerdos estaban a la vuelta de la esquina, así que cuando estaba desprovisto de pociones para dormir sin sueños, lo que era casi toda la mañana pues su primo tenía que ir a trabajar, se esforzaba en quedarse despierto, aunque estuviese aburrido como una ostra.

Cerraba los ojos y los veía. Las caras asustadas de sus compañeros, los rostros de los radicales que se los mostraron, A. J. Seward. También recordaba a Sybella Varnham, y cómo su varita y su mano le habían arrebatado la vida. A veces, en sus sueños, se descubría a sí mismo perdiendo por completo el control y volviéndose la bestia que su lado salvaje quería que fuera. Habían vuelto las pesadillas donde su primo lo encerraba en el Área-M. En general, estaba en un estado mental deplorable.

Había pedido a Ayax avisar a los Edevane que no quería recibir visitas, y hasta el momento lo habían respetado bien. No se sentía con la suficiente fuerza como para aparentar ni encargarse de la preocupación de nadie más. Del lado de los Eckhart, recibía ocasionales visitas de su padre, su abuela y su tía, pero también comprendían la facilidad que tenía Joshua de agobiarse en ese estado, así que eran bastante breves.

Y su tranquilidad también representaba soledad. Era como si el tiempo pasara despacio, limitándose a mirar a través del cristal que estaba a su lado, como si algo del paisaje que podía ver fuese a cambiar de un momento a otro. A veces se esforzaba en hacer reaccionar su mano izquierda, con su brazo en una férula, o contaba el constante goteo de la bolsa transparente que metía en sus venas suero y medicamento. La mayor parte del tiempo le sobraba el aire y se limitaba a suspirar preguntándose qué iba a suceder de ahora en adelante.

Tenía muchas cosas en la cabeza. Lo que sintió como una traición de un amigo cercano, que vivía con él y ahora tenía que enfrentarlo. Su postura frente a una guerra social en la que no había tomado partido hasta entonces. Lo que podría, o no, suceder con su entrenamiento a aspirante a mortífago. Y todo lo que quería era poder poner su mente en blanco, aunque fuera un momento.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Gwendoline Edevane el Sáb Oct 12, 2019 3:27 am

La curiosidad era una fuerza poderosa, capaz de mover a las personas y, en ocasiones, llevarlos a cometer errores fatales. No en vano, existía un dicho que tachaba la curiosidad de asesina de felinos.

Como dato extra, y posiblemente irrelevante para la situación, Gwendoline siempre había interpretado esa frase como si el gato estuviese descubriendo algo que no debía, quizás siendo testigo de un crimen, lo cual terminaba con él muerto. Una forma de interpretar la curiosidad al estilo de las películas de mafiosos ejecutando soplones.

Con el paso del tiempo, había comprendido bien su significado: a veces, el ser humano hacía estupideces movido por la curiosidad.

¿Tenía ella algún problema con que Joshua quisiese saber más de ella? No, al menos en un principio, aunque no le podía garantizar toda la verdad. En aquel mundo podrido, ni siquiera los familiares eran de fiar. Joshua no tenía porqué ser igual que la mayoría de miembros de su familia, eso lo tenía claro, pero ante la duda razonable, lo mejor era ocultar la verdad.

—Supongo que no tengo ningún problema con que nos conozcamos un poco mejor —le dijo finalmente, para luego alcanzar una de las sillas que había en la habitación y acercarla a la cama para sentarse—. No soy lo que se dice un libro abierto con mi vida privada, ni mucho menos, pero algo me dice que todos somos un poco de esa manera, ¿no?

El hecho de que no considerase su sangre mestiza un problema, un motivo de prejuicio… realmente, hablaba más de él que de ella. Gwendoline jamás se había sentido inferior a nadie sólo porque su sangre fuese menos pura que la de otros. Tampoco había enarbolado el apellido Edevane como un símbolo de estatus, de superioridad, frente a nadie. Se tenía más aprecio a sí misma como individuo que a esos detalles que tan poco importaban en realidad.

Si Joshua veía todo aquello de la misma forma que ella, se alegraba, aunque sobre todo por él. Esa forma de pensar era difícil de ver en aquellos días, cuando todo el mundo parecía haber aprendido a odiar a todo aquel cuya sangre no fuese lo bastante pura.

Un dato que ella desconocía, y que le resultaría terriblemente irónico de saberlo, era que su señor, el Señor Tenebroso, no era más que un mestizo. Un mestizo guiando a un ejército en que la mitad eran tan puristas que ni con mestizos gustaban de relacionarse. ¡Qué pena no conocer aquel dato!

—Me alegra que no tengas ese prejuicio —le dijo con sinceridad, aunque su rostro permanecía un tanto inexpresivo—. Es complicado arriesgarse a pensar así en compañía de según qué personas.

Como ya he dicho antes, en el ejército de Lord Voldemort había un gran número de puristas extremos a quienes ni la sangre mestiza les parecía lo suficientemente pura. Quizás no fueran una mayoría, ni siquiera la mitad, pero algunos no respetaban a un mago cuya madre o cuyo padre fuese hijo de muggles.

—Está bien. Ya hemos dejado claro que no tengo demasiada relación con esos primos tan simpáticos. —La palabra “simpáticos” iba cargada de ironía—. ¿Te gustaría saber algo concreto sobre mí? Puedes preguntar sin miedo.

Nuevamente, ciertas preguntas quizás no obtuvieran una respuesta de lo más sincera. A fin de cuentas, Gwendoline había construido una vida falsa de cara al mundo mágico, y si bien no llevaba la marca tenebrosa, fingía cada día ser como no era con tal de conservar su libertad y, mejor aún, su acceso a los archivos del Ministerio, que hasta el momento habían sido de gran utilidad para la Orden del Fénix.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1301
Puntos : 854
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Joshua Eckhart el Mar Oct 15, 2019 7:06 am

No es que la intención de Joshua fuese la de hacer en una visita a Gwendoline un familiar cercano. Ya lo había dicho antes; tampoco tenía ganas de preguntarle nada que después él no querría contestar, porque tendría que hacerlo por una suerte de acuerdo imaginario de “Yo he respondido, ahora responde tú”. Pero era incómodo y un poco extraño que dos desconocidos con sangre en común se encontrasen en una habitación de hospital donde una no parecía querer irse todavía y el otro no es que pudiera irse a ningún sitio.

Supongo que es… lo más inteligente —le contestó; no por nada era un dicho popular: “quien habla todo lo que sabe, dice lo que no le conviene”. — No es que espere tu autobiografía hablada —aclaró, dejando caer su cabeza hacia el lado izquierdo, sobre su propio hombro, aunque sin tocarlo.

Era una postura que lo ayudaba a concentrarse mejor; no sabía la ciencia detrás de aquello, pero funcionaba bastante bien, y por eso es que se le había ocurrido traer a colación la sangre ajena. Dados los tiempos, una persona podía sentirse inferior por eso, cuando, técnicamente, estaban aceptados en el Mundo Mágico.

Eres mestiza, no sangre sucia… —dijo, como si por un momento le extrañase que encima desprestigiaran a los mestizos por no ser suficientemente puros. Estaba claro que era una realidad.

Bajó la mirada cuando le preguntó si quería saber algo más, tratando de concentrarse en pensar en algo. La verdad era que… no se le ocurría nada. Tenía más bien limitados temas de conversación mientras estaba encerrado en una habitación y su mayor contacto con el exterior eran las personas que venían a visitarlo. Y ya su familia cercana se tragaba al Joshua desesperado por aire fresco que preguntaba por las noticias, o por el Quidditch, o lo que fuera que le hiciese recordar que había vida ahí fuera.

Volvió a acomodar su cabeza verticalmente y la dejó caer cansinamente sobre la almohada. En ese momento notó algo que, si bien no era su tema de conversación favorito, sí era el más movido entre los Edevane.

No tienes anillo —observó, y trató de calcular su edad. Le sacó alrededor de treinta años. — ¿No estás casada? —aunque pensó que era un tanto ilógico si lo que se quería era preservar la sangre y el apellido y Gwendoline no podía preservar ni una cosa ni la otra, así que el tema de su boda era más bien inútil.

Había agradecido profundamente que su abuela dejase de molestarlo con el tema cada vez que lo veía ahora que estaba encerrado en el hospital. En los meses futuros, sin embargo, tendría que ponerse a ello y ver cómo iba a solucionar su existencia: por fin ponerse la soga al cuello de la desheredación y la vergüenza familiar, o dar el brazo a torcer y permitir que lo involucrasen en un matrimonio concertado. Las dos opciones eran igual de aterradoras.

No es que tengas que casarte, pero… creo que Angie es menor que tú y ya está casada, así que… eso —y se dio cuenta de que no sabía exactamente su edad; — ¿cuántos años tienes, a todo esto? Si se puede preguntar —porque había mujeres susceptibles que le dirían que eso “a una dama no se le pregunta”.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Gwendoline Edevane el Jue Oct 17, 2019 3:35 pm

Ya sentada —cosa que no planeaba antes de cruzar el umbral de aquella puerta, a decir verdad—, Gwendoline cruzó una pierna por encima de la otra en una actitud que demostraba calma. Una calma ensayada, quizás, pero calma a fin de cuentas.

Joshua no se esperaba una autobiografía, y a Gwendoline le parecía sabio por su parte: no la obtendría. Teniendo en cuenta la poca experiencia que tenía tratando con aquel chico, para nada abierto a las conversaciones largas y las respuestas elocuentes, suponía que no era la clase de persona que obtiene confesiones profundas de gente a la que apenas conoce.

Supuso que, igual que ella, tendría sus amistades cercanas, las cuales le conocerían más a fondo. Sin embargo, de cara al mundo exterior parecía tan cerrado como ella… sino más.

El término sangre sucia no le gustaba. Por muy admirable que fuese esa actitud de ridiculizar el término que mostraban algunos afectados —como Sam, por ejemplo—, seguía siendo un término ofensivo. Un intento de creerse mejor que aquellas personas a las que iba dirigido el insulto.

Sin embargo, lo escuchaba tan a menudo que no reaccionó en lo más mínimo a su mención, manteniendo la mirada fija en su interlocutor.

—Algunos te dirán que eso da igual —le respondió—. Que soy exactamente la misma escoria que uno de ellos. —Hablaba sin tapujos, con cierta dureza en sus palabras—. A mí me da exactamente igual lo que piensen: únicamente me veo obligada a coexistir con ellos ocho horas al día.

Aquello era totalmente cierto: le daba exactamente lo mismo lo que pensasen de ella. Ni siquiera les exigía respeto. Desde que se había convertido en directora de su oficina, tenía una autoridad, y nadie la había desafiado. ¿Y el día que lo hiciesen? Bueno, seguro que la política del Ministerio en cuanto al acoso a otros empleados y la insubordinación algo tenía que decir al respecto.

Cuando sugirió a Joshua preguntarle lo que quisiera saber, francamente, se sorprendió: ¿Realmente le interesaba aquello? Apenas la conocía, ¿y ya se preocupaba por su vida sentimental?

Llegó a pensar en mentirle, sin más: decir que no tenía pareja ni intención de tenerla. Sería más sencillo, se ahorraría tener que inventarse una historia para esa persona que ocupaba un lugar especial en su corazón, y no cabría la posibilidad de que su mentira mostrase incoherencias.

Pero algunos miembros de su familia ya conocían este dato. No se refería a su abuela, por supuesto, sino más bien a Angelica, a Emmaline Eckhart y a su “amiga” Brooke.

—Tengo treinta —le respondió, sin ningún tipo de vergüenza. Avergonzarse de la edad le parecía, absurdo no, lo siguiente—. Y no estoy casada, aunque no es porque no haya encontrado a la persona adecuada. De hecho, todo lo contrario, aunque dudo mucho que nuestra familia la aceptase. —Miró a Joshua, valorando su reacción. Hasta ese momento, había descrito a la perfección la realidad: si supieran de Sam, seguramente las azotarían a ambas en la plaza del pueblo, o algo por el estilo—. Es una mujer.

Más de uno de sus familiares, en aquel momento, estaría llevándose la mano a la boca, escandalizado. A Gwendoline, incluso, le divertiría aquella situación. Una no podía llevar tanto tiempo trabajando en el Ministerio de Magia sin contagiarse un poco de ese sadismo que se obtenía al contrariar o hacer sentir incómodo a otro.

—Si voy a ser la mancha de este apellido tan noble, lo voy a hacer bien, ¿no te parece? —bromeó, divertida, con una media sonrisa—. ¿Y qué me cuentas de ti? ¿Ya te han emparejado con alguna hermosa dama de sangre limpia?

Joshua se le antojaba terriblemente joven como para tener que preocuparse por cosas así, pero no le sorprendería que ya le estuviesen buscando un compromiso. La familia Edevane funcionaba al estilo medieval: poco importaba el amor dentro de un matrimonio. Se trataba de un simple contrato legal que pretendía aliar a dos familias, sin más.

Como en Juego de Tronos, serie que tan cansada la tenía.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1301
Puntos : 854
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Joshua Eckhart el Dom Oct 20, 2019 1:00 am

Él no dijo nada más; no tenía nada que decir. Después de todo, dada su genética –o lo que creía fervientemente que era la realidad-, nunca había tenido que enfrentarse a juicios de ese tipo. A los ojos del mundo, hasta para los de sí mismo, siempre había sido un sangre pura de una familia reconocida en el mundo mágico, y no había lugar a dudas.

Así, no sabía lo que era ser repudiado y perseguido por su sangre, y nunca se había caracterizado por ser demasiado empático. Por tanto, lo que no había vivido era más difícil de comprender para él y en consecuencia cualquier cosa que dijera sonaría a hipocresía.

La pregunta que surgió después era con toda seguridad una serie de conexiones mentales que habían desencadenado su duda; era un tema recurrente en esas épocas del año en la familia Edevane-Eckhart, pero lo había preguntado porque le parecía demasiado mayor para no estar casada, aunque luego hubiese respondido mentalmente su pregunta al percatarse de que por su sangre y su género no es que fuese la mejor opción de la familia para unificarla con otra.

Tal vez en su sano juicio no habría preguntado algo si podía respondérselo a sí mismo, pero no estaba en sus cinco sentidos del todo gracias a la medicación, y su cabeza no trabajaba a la misma velocidad y ritmo a la que acostumbraba.

Y sí: se sorprendió. Levantó las cejas con una expresión breve de impresión cuando escuchó que “su persona adecuada” no era un hombre con el que iba a casarse; en todo caso sería una mujer con quien se casaría, recibiendo el claro rechazo del apellido al hacerlo. Parecía hasta orgullosa de ello.

Vaya —exclamó, pensando que eso debía ser lo que tenía que nadie esperase nada de ella.

Por su lado era lo contrario; de él esperaban algo, que mantuviera el apellido y que tuviera hijos con una mujer hermosa de buena familia. Que llegase al altar con alguien a quien ni siquiera conocía bien por un objetivo en común. Suspiró cuando ella le devolvió la pregunta.

Nada oficial, pero pronto, seguramente —respondió; — mi abuela es quien se encarga de eso —y no estaba seguro de hasta dónde era una buena idea dejar a Popheg influir en la decisión de elegir a su mujer. Se agobió un poco pensando en ello.

Sobre todo, tenía en la cabeza lo anterior. Gwendoline y él, sin saberlo, habían hecho una pequeña competencia de cuánto podrían decepcionar sus respectivos apellidos y ser una mancha para sus familias. A ella le faltaba ser licántropa, pero a él le faltaba enorgullecerse de sus gustos y decisiones.

Es que, en verdad, estaban en una situación parecida. La diferencia más grande radicaba en que Joshua no se veía en lo absoluto diciéndole a ella, tan abiertamente, que estaba con un hombre. De hecho, estaba tan metido en el closet que, si tuviese conocimiento sobre Narnia, estaría seguro que ahí era donde vivía. Las únicas dos personas que lo sabían eran su compañero de piso, que pronto dejaría de serlo, por un mínimo respeto a la convivencia mutua, y su primo, con el que no tenía secretos.

Así que… ¿simplemente decidiste que querías estar con una mujer? ¿Duncan o Astreia lo saben? —inquirió, más curioso de lo que le habría gustado sonar. — ¿Y no piensas que es raro? ¿O que estás mal, o confundida?

Y eso, aunque pudiera parecer falto de tacto, era más bien una suerte de empatía. Joshua estando con su amante a veces se descubría pensando que lo que hacía estaba mal, que estaba equivocado y confundido, que se le pasaría la tontería con la mujer correcta. Habiendo crecido en una familia machista y conservadora, naturalmente tenía en su sistema arraigadas las enseñanzas al respecto. No se equivocaba en pensar que lo asustaba la idea del rechazo. Sabía que incluso Ayax sólo lo respetaba por el cariño que le tenía.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Gwendoline Edevane el Dom Oct 20, 2019 11:37 pm

Poco a poco, Gwendoline se sentía más cómoda en compañía de Joshua. Su primo, si bien de pocas palabras, no hacía preguntas demasiado indiscretas, no sabía si por educación o por falta de interés real. Fuera cual fuera el motivo, la bruja daba gracias de que así fuera: mentir, si bien un acto necesario para su supervivencia, no era una práctica de la que disfrutara especialmente.

Confesó a Joshua una verdad sobre sí misma que ella había descubierto el año anterior, cuando Sam había regresado a su vida: que su pareja ideal no era un hombre, sino una mujer. Por supuesto, dejó el nombre de Samantha Lehmann fuera de la ecuación: ese no sería un detalle incómodo, si no más bien incriminatorio.

Su primo pareció sorprendido, y enseguida respondió a la pregunta de Gwendoline.

—Y está claro que a ti no te hace la más mínima gracia —señaló ella. Claro no; clarísimo—. ¿No está la opción de pedirles que se relajen? ¿Que te den un poco de tiempo mientras estudias? Si no, siempre puedes pedir que te trasladen a una universidad lo más lejos posible. —La sonrisa que mostró era un claro indicativo de que bromeaba—. Ya en serio… alguien de tu edad no debería tener que lidiar con ese tipo de preocupaciones, y menos en el siglo en que vivimos.

Fácil decirlo, sí, ¿pero quién cambiaba las costumbres retrógradas de aquella familia que, para empezar, era incapaz de aceptar que la magia no era algo exclusivo de los linajes mágicos puros? Si no eran capaces de aceptar algo tan sencillo, algo que les golpeaba en la cara día tras día, menos aún iban a comprender que un muchacho podía tener sueños que iban más allá de un matrimonio.

Un matrimonio concertado, además.

A Joshua, como al noventa por ciento de la raza humana, lo que más le llamó la atención de toda la conversación fue el hecho de que Gwendoline saliese con una mujer. Por una vez en toda aquella conversación, a la morena le pareció detectar algo de interés más allá de la mera cortesía.

—No es que lo haya decidido, si te digo la verdad. Simplemente, ella resultó ser mi persona especial. —Era muy difícil de explicar lo que una sentía cuando estaba enamorada, cuando descubría todos esos sentimientos hacia otra persona. A sus ojos, había dado igual que Sam fuese una mujer, pues lo que la había enamorado de ella… había sido ella, en sí. Difícil de explicar—. Mi abuela sí, mi padre no. No tengo suficiente contacto con él como para contarle ese tipo de cosas. Y tampoco creo que sea la persona indicada a la hora de comprender el amor.

En el lugar de Inglaterra en que se encontrase su progenitor, con toda seguridad, habría sentido esa puñalada directa al corazón, y cómo su hija retorcía el puñal casi con sadismo.

—La verdad es que no, nunca lo he visto de esa manera —meditó, intentando identificar si en efecto alguna vez había dudado de su propia cordura. No tuvo éxito—. Es como soy. Nunca me he detenido a pensar si lo que estaba haciendo estaba bien a ojos de otros, o si el mundo pensaría que soy rara. El mundo me da lo mismo: soy feliz con ella, y listo. Eso es lo que debería importar.

No pudo evitar preguntarse qué le molestaría más a su distinguida familia: si el hecho de salir con una mujer, o el hecho de salir con una nacida de muggles. Seguramente, los cerebros de todos aquellos retrógrados puristas terminarían cortocircuitando.

—¿Te sientes así con el tema del matrimonio? —preguntó, un tanto ingenua. Ella no tenía ese “radar” del que Sam hablaba, y no podía saber lo de Joshua—. ¿Querrías estar con otra persona, y no con la que quieren imponerte? Porque no deberías sentirte raro por eso. Como ya he dicho, no tendrías que estar lidiando con algo así a tu edad, ni en este siglo.

Si se enteraba de la verdad acerca de Joshua, quizás se sorprendiese un poco, pero lo más seguro sería que no: había vivido la homosexualidad muy de cerca durante toda su vida.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1301
Puntos : 854
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Joshua Eckhart el Miér Oct 23, 2019 8:34 pm

Apartó la mirada cuando le recordó que eso no le hacía mucha gracia; era un gesto que tenía, incómodo, como si la gente fuera capaz de verle en los ojos la verdad cuando no le gustaba. Era un tema que parecía inminente, y, al mismo tiempo, le disgustaba. No pensaba que nadie fuese feliz sabiendo que iban a prometerle con una persona que no querían por compromiso familiar para procrear y mantener el apellido.

Técnicamente —dijo, — tengo hasta graduarme para concretar algo, pero… Si no me pongo a ello, llegará el momento y no tendré nada… —estaba consciente de ello. Tenía que empezar pronto para encontrar una buena candidata y no tener que elegir a la primera que tuviese en frente por presión. Siendo como era, tan reservado y falto de socialización, era mejor empezar pronto, aunque no le gustaba.

Eso no era el caso de Gwendoline, pues lo sorprendió con el dato de que ya estaba con alguien y que su familia no iba a aceptarle. Algo que no fue una decisión, sino simplemente había aparecido y resultado ser su persona especial. Si bien era cruel, en su defensa no pensaba que Hunter fuera su “persona especial”, solo una persona con la que había resultado tener química y había llegado a cogerle mucho aprecio.

¿Y qué es lo que piensa ella? —Astreia, se refería.

Entonces se dio cuenta de cuál podría ser el principal problema. Que, a diferencia de ella, a Joshua le importaba mucho la opinión de los demás, en especial de su familia y sus seres queridos. No sabría lidiar con el rechazo de sus seres queridos, anteponiendo sus deseos a lo que él era o sentía. Le pareció a un tiempo osado y descabellado, ¿hacer algo sin pensar en la repercusión social? Incluso él, que no era muy sociable, tenía ese peso encima. Había sido enseñado a ser así.

Cuando le devolvió la pregunta, la miró, analítico. Queriendo saber si ella sospecharía algo, y se tranquilizó pensando que sólo le daba demasiadas vueltas. No había forma de que lo supiera, o eso quería creer, ignorante de ese “radar gay” del que los homosexuales hablaban. Tenían otra cosa en común.

Tengo deberes —contestó, su respuesta estándar. — A veces servir a la familia también significa hacer sacrificios, y tengo responsabilidades —no era su respuesta favorita, pero sí la que creía fervientemente que era la correcta. No la que le gustaba o la que quería. — Así que no importa mucho cómo me sienta al respecto, sólo cerrar los ojos y pedir una mujer con quien me lleve bien.

Sabía que Gwendoline podría no entender. Bastaba saber su apodo en la familia, “la mancha”, para saber que no es que pudiese contar con ella para entender lo que significaba tomar un papel en una familia como la de ellos. Hacer cosas que no querían porque era lo que se esperaba de ellos. Ver a su familiar más cercano, su mejor amigo, haciéndolo y pensando que porque él lo hace es lo correcto y su propia obligación.

Me causa intriga —admitió, un suspiro más tarde, — porque es… raro —frunció el entrecejo, incapaz de explicarse. Se tomó un momento para poner en orden su cabeza. — Uno crece pensando en estas cosas, sabiéndolas… y entonces llega alguien de la misma familia que ha tomado un rumbo totalmente distinto —aclaró de qué estaba hablando.

Por decirlo de otra manera: Gwendoline era una manzana que había rodado bastante lejos de su árbol. Al menos así era como su primo segundo la veía, quien siempre había obedecido a su familia, al menos en las decisiones más importantes. No concebía que alguien con quien técnicamente compartía algunos genes pudiese ser tan distinto, pero, después, se acordaba de Xerox y Serinda y hasta hacía sentido y se alegraba.

No iba a preguntar quién era la pareja de Gwendoline por dos razones muy importantes: la primera, seguramente no sabría quién era y no la conocería de nada; la segunda, porque no le importaba en lo absoluto. Así que se ahorraba recibir información quizá incómoda e innecesaria que no le interesaba retener en su memoria.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Gwendoline Edevane el Dom Oct 27, 2019 3:43 am

«Hasta graduarse», pensó Gwendoline, y a punto estuvo de acompañar este pensamiento con una vehemente negación con la cabeza.

Simplemente, aquellas costumbres retrógradas no iban con ella. No las iba a comprender ni a compartir por muchos años que viviese, ni tampoco por mucho que decidiera implicarse con aquella familia. Los Edevane representaban, a grandes rasgos, todo aquello que ella despreciaba, y se contaban con los dedos de la mano las personas decentes que había conocido bajo el techo de aquella mansión.

Optó por no criticar esta costumbre, sabiendo que de poco serviría: si Joshua lo creía, era porque lo habían educado así, y una conversación de treinta minutos con su prima segunda desconocida no iba a echar abajo lo que se había construido a base de años de enseñanza anticuada.

—Mi abuela lo comprende. O quizás no, pero me tiene el aprecio suficiente como para no decir nada al respecto —respondió, sintiéndose afortunada, al menos en parte, de que Astreia Edevane fuera su abuela—. Mi abuela no es famosa por su efusividad a la hora de expresarse.

Ella jamás había intentado abordar el tema de que Sam fuese una mujer. Había abordado un par de veces el evidente hecho de que era una fugitiva, pero Gwendoline se había apresurado a advertirle acerca de ese tema.

Quizás su abuela fuese capaz de amedrentarla en algunos temas importantes de la vida, ¿pero en su relación con Sam? Ahí no la permitía meterse. Astreia, por su parte, se conformaba con las clases de oclumancia que le estaba impartiendo, y con que su nieta fuese lo suficientemente cuidadosa al respecto.

Con respecto a Joshua, parecía encontrar curioso el que Gwendoline hubiese normalizado tanto su situación sentimental. Suponía que era normal, teniendo en cuenta la presión que tenía encima, pero no pudo evitar preguntarle si así era cómo se sentía: si, de alguna manera, se sentía atrapado en aquella situación.

Su respuesta era fácilmente argumentable, utilizando el argumento de vivir en el primer mundo, pero optó por ser un tanto más discreta.

—Supongo que es una forma válida de verlo —respondió, quedándose pensativa al momento, con los brazos cruzados sobre el pecho—. Pero también debes tener en cuenta que tu vida es tuya, y que nadie más la va a vivir por ti. Está muy bien eso de querer honrar a tu familia, pero todo tiene su límite. ¿No sirve que te conviertas en alguien de provecho de cara al futuro, como estás haciendo?

No, la respuesta era un clarísimo no: a ese tipo de familias de nada les servía aquello.

Es más: podía visualizar a Joshua alcanzando logros en la comunidad mágica, descubriendo cualquier cosa que le hiciera famoso, que si lo hacía cogido de la mano de una hermosa muchacha mestiza con la que se hubiera casado por elección propia, aquella panda de puristas seguiría considerándole una decepción.

Y entonces, Joshua casi meditó en voz alta acerca de algo que Gwendoline había pensado muchas veces. ¿Y había tomado ese rumbo ella misma, de manera voluntaria? Porque no recordaba a los Edevane suplicándole que formara parte de la familia.

—Esta familia nos consideró a mi madre y a mí una deshonra. —Se dejó fuera a su padre, el cual se había congraciado con ellos al renunciar a su matrimonio y a su propia esposa—. No les verías en su momento haciendo cola para que la pequeña Gwendoline posara con ellos para la foto familiar anual, o para que jugara con el resto de primos en el jardín de la mansión. —Bajó la mirada, lanzando un suspiro, y luego volvió a mirar a Joshua—. Si he tomado un camino distinto es porque siendo que no le debo nada a esta familia, igual que ellos han sentido siempre que no me deben nada a mí.

Eran palabras más duras de lo que en principio había pretendido, pero no dejaban de reflejar la pura y dura realidad: los Edevane se movían por el mismo interés que todas las familias puristas, y por lo visto, ponían por delante sus ideales antes que a la sangre de su sangre.

—Perdóname, no pretendía ofender. Siento si ha sonado demasiado brusco. —Si se disculpó, al menos de manera mínimamente sincera, fue por Joshua y no por los Edevane. El muchacho a ella, personalmente, jamás le había hecho nada.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1301
Puntos : 854
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Joshua Eckhart el Mar Oct 29, 2019 7:52 am

Llegados a ese tema, en verdad a Joshua le importaba poco hablar sobre su propio compromiso. Era algo inevitable y que temer o preocuparse al respecto no lo borrarían ni lo acercarían todavía más, así que simplemente prefería dejarlo estar. Por otro lado, la cantidad de personas a su alrededor con preferencias homosexuales –que él supiera- eran increíblemente pocas, por lo que era un tema que le llamaba muchísimo más la atención. Porque, básicamente, podía hablar de su matrimonio con cualquiera; no podría hacerlo sobre la homosexualidad del mismo modo.

La postura de Astreia parecía, en principio, ser igual a la de Ayax. El cariño que le tenía era lo único que frenaba su cuadriculada mente de decirle algo al respecto, casi obligándolo a respetar sus preferencias. En ese momento, le parecía inconcebible la idea de que alguien lo tomase de buena manera, y pensaba que esa era la respuesta estándar.

Gwendoline, de cualquier manera, seguía regresando al tema original de la familia. Lo cual era comprensible, tomando en cuenta que, a diferencia de él, ella no sabía que aquella “práctica” los unía, y no tenía forma de comprender que sus preguntas eran las de alguien tan dentro del closet que le atemorizaba que cualquiera fuera de su círculo inmediato de confianza lo supiera.

Creo que sabes cómo funciona esto —le dijo con obviedad, mirándola a los ojos antes de apartar su mirada hacia la ventana. — No basta ser alguien de provecho, sino ser… perfecto, de algún modo —la perfección no existía, así que era una utopía que se alcanzaba haciendo todo lo que los demás consideraban honorable. — Además… Bueno, se supone que tenga que evitar la extinción del apellido —que no es que eso fuese a realmente suceder, pero sí podría hacer que desapareciera su línea de Eckhart.

Tenía que tomarlo con cierta filosofía, en especial en ese momento de su vida, porque de lo contrario se agobiaría y acabaría huyendo a Alaska donde nadie pudiese encontrarle. Al menos todavía huir de la familia con rumbo desconocido no estaba sobre la mesa.

Por otro lado… La verdad es que Joshua no se sintió ni remotamente ofendido. Debía ser su diferencia de edad, o que él siempre había sido, incluso con su familia, emocionalmente distante, que ni siquiera notaba esos problemas de adulto de no integrar realmente a una parte de su familia, que eran ella y su madre. No había sentimientos heridos no sólo porque no se sintió aludido, sino porque no interpretó nada de lo que dijo de mala manera.

Y… sí, bueno, no lo entendía, porque para Joshua lo más importante era su familia cercana: “su” parte de los Edevane –la línea de Rabrours- y los Eckhart. Mas, sin embargo, ya se estaba acostumbrando a no comprender muy bien a Gwendoline, así que no es que realmente hubiese un problema ahí.

No me ofendiste —dijo, — ¿pretendías ofenderme para luego decir que no me ofenda? No lo conseguiste —su tono era monótono y estable, como lo había sido casi toda la conversación, pero, en verdad, había intentado bromear con ella. Obviamente no le salió como lo pretendía. — No digo que no lo entienda, que te hayas distanciado de un sitio que nunca te acercó… sólo dije que me parecía curioso.

Pudo haber puesto el ejemplo mental que había tenido sobre Xerox y Serinda, pero prefirió evitarlo porque pensó que ella podría malinterpretarlo. No es que se metiera con ellos por celos o alguna tontería del estilo, sino sólo porque era una especie de hobbie con el que no se aburría tanto y, alerta de spoiler: en el hospital se aburría mucho.

Así que… —silencio. Era un silencio que encontró incómodo, así que lo llenó con palabras vacías mientras pensaba en algo que decir. — ¿Te gusta el Qudditch? ¿Sigues algún equipo? —otro tema interesante: ¡Quidditch!

Aunque le daba la impresión de que ella no era precisamente una fanática del deporte. No sabía por qué, sólo era la impresión que le daba.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Gwendoline Edevane el Vie Nov 01, 2019 12:12 am

Ser alguien perfecto en base a unos estándares que no te representaban era, en esencia, tu propia muerte como individuo: dejabas de ser tú mismo para convertirte en aquello que otros querían que fueses. Tus gustos no importaban, solo los suyos, ¿y tu trabajo? Tampoco. Siempre habría alguna pega, algo que está mal contigo, algo que no haces bien.

Gwendoline sabía lo que se sentía al intentar agradar y complacer a un hombre que sólo veía en ella un proyecto de futuro. Quizás Duncan Edevane no fuese uno de los peores puristas de la historia, ni jamás llevaría una marca tenebrosa en el brazo, pero lo que estaba claro era su elitismo. Le encantaba sentirse importante, arrimarse al sol que más calentaba.

Su error había sido escucharle y llegar a obedecerle. ¿Cuánto peor estaría de haber permanecido en el seno de la familia Edevane?

—Sé cómo es, sí —respondió con aire ausente, la mirada perdida en la pared del fondo de la estancia—. Por fortuna, yo no podría perpetuar el apellido Edevane ni aunque ellos lo quisiesen. Te quita mucha presión de encima, quieras o no. —Y sonrió, indicando que se trataba de una broma, sin más.

Si se había puesto un tanto visceral con el tema de la familia había sido porque, a pesar de alegrarse de no formar parte de semejante banda de puristas y mortífagos, el desprecio de la familia siempre dolía, aunque fuese un poco. Y más por un motivo tan absurdo como la pureza de sangre.

Se disculpó, en caso de que hubiera ofendido a Joshua, pero su respuesta fue… ¿una broma, quizás? El tono apático del joven tampoco ayudaba a distinguirlo, así que optó por dejarlo estar y sonreír, sin más.

—”Curioso” es la palabra que normalmente se utiliza para definir lo raro, y lo raro, por norma general, no lo entiendes —argumentó ella, sin demasiada seriedad en su tono de voz—. Además, tú mismo lo dijiste: es raro, a tus ojos. Así que… bueno, me pareció importante resaltar que nunca se me dio la opción de opinar, nada más.

Gwendoline estaba bastante segura, en ese punto de la conversación, de que no alcanzaba a comprender del todo a Joshua. Y muy posiblemente no le entendería nunca, dado que no visualizaba en su futuro aquellas charlas como algo habitual. Quizás ni siquiera tuviese interés por ella una vez se le pasase el efecto de la medicación.

Mientras pensaba en esto, se produjo uno de esos silencios que sólo podían terminar de dos maneras: o bien alguien soltaba algo con intención de retomar la conversación, o bien una de las dos personas anunciaba que se le hacía tarde y que tenía que irse.

En este caso, fue la primera opción.

—La verdad es que no —respondió, componiendo una expresión de disculpa en su rostro—. En Hogwarts, mis amigos que invitaban de cuando en cuando a verles jugar, pero solía pasar las horas en la biblioteca con mi mejor amiga, que tenía miedo a las escobas. —Suspiró, sin poder evitar sentir añoranza por los viejos tiempos—. ¿Jugabas en Hogwarts? Quizás puedas contarme algo del mundo del Quidditch.

En realidad, el tema le daba igual, y lo único importante era… charlar sobre algo ameno. Podía defenderse un poco, pues había leído bastante del tema en libros mágicos, y se conocía las reglas. Quizás, incluso, también conocería a algún jugador.

¡Oh, bueno, sí! Conocía a uno: Zed Crowley, que en paz descansase y no decidiese levantarse otra vez de la tumba.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1301
Puntos : 854
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Joshua Eckhart el Lun Nov 04, 2019 8:02 am

No podría equivocarse si decía que nunca se había sentido “suficiente” para algo. La crianza con su padre y su familia en general le hacían querer llegar a una meta que siempre parecía imposible de alcanzar. Siempre dos pasos atrás de la persona que quería ser. Habían moldeado en él un perfeccionismo a veces casi insano, o un miedo atroz a ser imperfecto, cuando la perfección, filosóficamente hablando, no existía.

Cosas que, vistas desde dentro, nunca parecían ser tan malas como en realidad eran. Y prefería ver las cosas desde dentro porque verlas desde fuera era más inquietante, porque le dejaba ver todavía más cosas que no podía controlar.

Lo que no entiendes, si te interesa, lo investigas y lo aprendes —una mentalidad muy Ravenclaw. El sombrero no se equivocó en enviarlo a la casa de las águilas. — Si no… simplemente se le deja estar —se encogió de hombro. Sí, esta vez sólo movió su hombro derecho, dejando el izquierdo en paz. — Hay quien dice que somos producto de nuestras circunstancias.

A diferencia de Gwendoline, no tenía el pensamiento de que nunca llegarían a entenderse… realmente porque no había muchas personas en el mundo que entendiera. Sumando su inepta socialización y su carencia de empatía, Joshua se sorprendía frecuentemente sin poder comprender a la persona que tenía en frente, y no sólo entre desconocidos, sino entre seres cercanos también. Así que… estaba muy acostumbrado, y lo contrario era lo que le causaba sorpresa.

Silencio incómodo, uno de los dos tenía que romperlo. Los nervios traicionaron al muchacho y fue quien habló primero.

Lo cierto era que se arrepintió del tema que él mismo eligió, no porque detectase que era un tema poco interesante para su contraparte, sino más bien por sí mismo. Para Joshua, hablar de Quidditch significaba hablar de Puddlemere United, y eso conllevaba a sus jugadores favoritos. Y en ese momento empezaba a sentir hervir la sangre cada vez que pensaba en eso, pues por defecto lo llevaba a quien hubiera sido su jugador estrella: A. J. Seward. Uno de los hombres que había visto dentro de aquel maldito sitio.

Tenía que ser una extraña conexión de temas y uno podría pensar imposible que del Quidditch, Joshua tuviese recuerdos tan claros sobre el tiempo encerrado. Para él, no lo era. Un tema tan general lo llevaba al momento en particular donde se vio las caras con Seward dentro del encierro con los radicales, y la mirada que se dirigieron, imposible de olvidar.

No habría sabido decir cuál de los dos estuvo más tenso. Tenían información sobre la licantropía del otro que podía o no ser divulgada con oídos indiscretos. Era compartir un secreto que los dos podían romper en cualquier momento. Por otro lado, Seward tenía a su favor que era quien estaba en una situación de poder y que era la palabra de Joshua contra la de él, pese a que dudaba que sus compañeros ignorasen la información.

Más tarde pensó en su transformación en ese tiempo encerrado y… Sacudió la cabeza sin darse cuenta, incapaz de procesar que había pasado apenas segundos recorriendo tanta información en su mente. Descubrió su pulso acelerado y que había contenido la respiración en algún momento.

Bueno, sí, jugué en Hogwarts —contestó, de pronto desanimado con el tema en cuestión.

No siguió por el hilo del “Quidditch”, sino que la ventana le pareció particularmente interesante: ¿siempre había sido así de bonita? ¿Tan… transparente? En verdad no alcanzaba a ver una puta mierda dada su posición, la posición de la habitación respecto al edificio y… básicamente veía si estaba nublado o si estaba despejado, lo que era irrelevante en Londres: casi siempre estaba nublado.

Suspiró. — En verdad sólo quiero salir de aquí —dijo, más para sí mismo que para nadie, — ni siquiera sé si Denzel se ha acordado de mis mascotas… —en verdad, sólo hablaba de nervios, porque quería ocupar su cabeza en otra cosa que no fuera pensar en lo sucedido.

Y eso no era muy útil, porque su “amigo” no sólo lo había ignorado deliberadamente el escaso tiempo que estuvo dentro de aquel sitio, sino que ni siquiera se había dignado a comprobar que siguiese con vida tras salir de ahí.

Lo siento —recordó de pronto que no estaba precisamente solo para desvariar en esos asuntos. — Debe ser el medicamento —se excusó, y entonces se preguntó por qué se excusaba… pero simplemente lo dejó así.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Gwendoline Edevane el Jue Nov 07, 2019 1:32 am

La afirmación de Joshua de que cualquier cosa podía ser investigada y ser comprendida hizo que Gwendoline alzase ligeramente las cejas en un comedido gesto de sorpresa.

También ella había sido Ravenclaw, y también ella tenía una mente analítica que creía que la mayoría de cosas podían ser comprendidas si se les dedicaba el tiempo suficiente. Pero, con el paso de los años y las experiencias vividas, había descubierto una verdad sencilla y a la vez aplastante: sí, en el mundo existía una lógica, pero también existían cosas que la desafiaban por completo, cosas imprevisibles que no podían saberse por medio de la investigación.

Así funcionaba el universo. La misma vida en el planeta era una improbabilidad, el fruto de una enorme serie de coincidencias cósmicas. Y es por eso que a Gwendoline la sorprendió esta línea de pensamiento. También se alegró, en gran medida, de que no hubiese tenido nunca las cosas bajo control únicamente para que estas se fueran al infierno por un hecho imprevisible.

Eso no se lo deseaba a nadie.

—Y en gran medida, es así —le dijo, encogiéndose también ella de hombros—. Especialmente cuando eres demasiado joven como para tener derecho a decidir, o como para entender siquiera por qué ocurren todas esas cosas a tu alrededor.

¿Qué poder de decisión podía tener una muchacha cuya familia no acepta el matrimonio de sus padres? Porque así había sido su infancia, y en ningún momento nadie se había parado a preguntarle qué quería ella. Con el tiempo, había descubierto que estaba mejor sin aquella familia, y se alegraba en parte por haber crecido separada de ellos.

Total, ¿qué más daba si la hubiesen aceptado, o incluso hubiesen aceptado a Lamia Amery como una más de la familia? Al final, el cambio de gobierno habría llegado igualmente, y su madre habría terminado en el mismo sitio.

La mención del Quidditch desencadenó en un momento todavía más extraño y más incómodo de lo que podría haber sido el silencio que lo precedió: Gwendoline, a pesar de no ser su tema predilecto, había optado por seguir la corriente a su primo, pero su respuesta fue… cortante. Sí, esa sería la forma más adecuada para definirlo.

Estuvo a punto de insistir con el tema, de preguntarle en qué posición había jugado, cómo había sido su paso por el equipo, pero Joshua saltó con otro tema: quería salir de allí. No sabía quién era Denzel ni tenía la más mínima idea de si se había hecho cargo o no de sus mascotas, pero sí pudo identificarse con esa necesidad de salir de allí.

Después se disculpó, la mirada puesta en la ventana, como si al otro lado hubiese algo muy interesante.

Gwendoline guardó silencio, pensativa a su vez, y su mente empezó a trabajar. Comprendía lo mal que podía sentirse alguien encerrado entre aquellas cuatro paredes, pues lo había vivido. También sabía lo que se sentía ante la indiferencia general del personal —con contadas excepciones—, aunque suponía que no a todo el mundo le importaba eso.

—Mencionaste que tu primo, Ayax, es sanador, ¿no? —Y, si mal no recordaba, él mismo se lo había mencionado durante la fiesta de Navidad, justo antes de que el imbécil de Duncan Edevane entrase en acción hablando del Área-M—. Yo también tengo ciertos conocimientos —añadió, pensativa—. ¿Quieres que te saque de aquí? Teniendo familiares que pueden cuidar de ti en casa y asistiendo a las consultas cuando te lo ordenen, quizás pueda conseguir que te dejen salir antes.

Podía ser que no le hiciesen demasiado caso, teniendo en cuenta que era una mera estudiante. No obstante, quizás pudiera hacer algo. Quizás. A lo mejor Laith o Rox la ayudaban a mover algunos hilos…

—¿Puedes caminar? —preguntó, para luego añadir—: Y, más importante aún: ¿tienes ropa aquí?

Por aquello que estaba sugiriendo, estaba segura, le echarían una buena bronca, pero suponía que daba igual: entenderían que se trataba de su familia, y que su intención era buena. A su juicio, aunque tuviese algunos dolores, no parecía estar tan mal como para no poder dar un paseo.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1301
Puntos : 854
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Joshua Eckhart el Sáb Nov 09, 2019 10:15 am

Era cierto: si bien una persona era mucho el producto de sus circunstancias… había casos que escapaban completamente de ellas, o del pasado. Él lo sabía, la marca en su piel era la prueba de ello. Un solo fallo y había acabado maldito de por vida con una condición que haría que cualquier persona mágica le dirigiera una mirada particular. Había quien pensaría en la licantropía con desagrado, otros con pena. Algunos, simplemente con miedo. Lo desconocido siempre daba miedo.

Agradecía que hasta ahora sólo lo supieran un pequeño grupo de personas, más o menos confiable.

Entre una cosa y al otra, las cosas se pusieron densas entre ellos, más de lo que habían sido hasta entonces. Era, en su totalidad, por causa de Joshua y su cabeza, demasiado agitada y tocada por los eventos recientes, que porque Gwendoline hubiese dicho o hecho cualquier cosa indebida. Mismo Joshua había activado el disparador de aquella amalgama de malos recuerdos.

Se sintió encerrado y sólo pudo concluir que quería marcharse, que había cosas que hacer fuera de esas cuatro paredes. Lo dijo sin pensar, sin razonarlo tampoco, y por ello es que se sorprendió de que la mujer resolviera pensar en sacarlo de ahí.

La miró con sorpresa, las cejas ventadas y la expresión ligeramente confundida, tomado desprevenido.

Sí, Ayax es sanador —dijo en principio, confirmando el dato antes que nada, porque siempre le parecía más fácil hablar de su primo que de cualquier otra cosa. — No podría pedirle eso… Sé que lo haría, pero tiene cosas que hacer —dijo, volviendo a conectar la parte lógica de su cerebro a su habla. — La otra opción es estar con mi abuela, y no es el sitio donde me gustaría estar.

No se malentienda: él quería a su abuela. Sin embargo, la mujer con su edad y lo pesada que era, seguramente lo despertaría a mitad de su sueño para preguntarle si necesitaba alguna poción para dormir, o algo parecido. O querría hablar con él horas y horas, y ya se lo estaba imaginando. Así que se había resignado a quedarse ahí hasta recibir el alta.

No es que tuviera nada particularmente grave. Entre su brazo que estaba ya en proceso de sanar y sus costillas que pronto perderían el riesgo de romperse por completo, no estaba en un riesgo real. Pese a todo, el tema de su familia y el por qué estaba ahí obligaba a los sanadores a minimizar cualquier tipo de riesgo, por pequeño que fuera, por temor a una repercusión social contra el gobierno y su actuar.

Sí, puedo caminar —pues era perfectamente capaz de llegar al baño, no sin dificultad, pero por su propia cuenta, aunque jugaba a la víctima cuando su abuela o su tía-abuela estaban ahí para evitar que lo obligasen a salir de su habitación. La pregunta sobre la ropa lo hizo pensar mucho y volvió la mirada lado a lado buscándola en la habitación. — Tengo ropa —dijo, pero se corrigió: — creo. Llegué con ropa, pero no sé qué pasó con ella.

Joshua solía tener dos voces internas: la primera era la voz de la razón, esa voz lógica y metódica que decía que no hiciera tonterías. Esa voz decía que no saliese del hospital sin permiso explícito de su sanador de cabecera. Otra, esa voz que solía culpar de su impulsividad era eso: más temeraria y pasional. La que le incitaba a largarse de ahí sin mirar atrás.

Estaré bien… un tiempo, al menos —tranquilizó a su prima. — Si empiezo a volverme loco, te llamaré —hizo caso a la voz interna de la razón, aunque la de la impulsividad hablaba muy fuerte dentro de su cabeza. — Pero gracias.

Y eso lo hizo pensar en otra cosa.

Dijiste que… habías estado en el hospital hace poco, ¿te escapaste? —su voz se había contagiado apenas con diversión. Diríase que se había relajado bastante y había bajado un poco la guardia desde que viera a Gwendoline tan decidida a ayudarle a salir de ahí.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Gwendoline Edevane el Dom Nov 10, 2019 1:33 am

Dado el estado en que Joshua se encontraba, a simple vista y a su juicio, Gwendoline creía que podría sobrevivir perfectamente fuera del hospital. Sí, quizás tuviese dolores, pero estaba segura de que le recetarían algo para eso. Por lo demás, si no había riesgo, ¿qué más daba una cama de hospital que una cama normal y corriente?

Si en algo podía empatizar ella con una persona obligada a permanecer en una cama de hospital, por contradictorio que sonase, era en la necesidad de salir de allí. San Mungo podía ofrecer los mejores cuidados a las personas aquejadas de enfermedades o lesiones, pero… el hogar era y sería siempre el mejor lugar en que estar.

Así que enseguida se puso a proponer opciones e hizo varias preguntas a Joshua.

Una parte de ella esperaba que su primo optase por salir corriendo, disparado, saltando incluso de la cama, preguntando dónde tenía que firmar para largarse; otra parte, en cambio, se esperaba la respuesta real, esa que parecía un llamamiento al orden y a la responsabilidad.

No negaría que se sintió un poco decepcionada: casi esperaba ser cómplice de otra huida de San Mungo, y así ganarse el apodo de ‘Gwendoline, la fugitiva’. En otra ocasión sería, supuso.

—La opción sigue sobre la mesa —le aseguró, con una media sonrisa cómplice—. Aunque me parece que no tengo tu número de móvil, ni tú el mío. ¿Usas teléfono móvil o lo consideras algo muy muggle? —añadió, medio en broma. Muchos magos, aquellos que conocían los límites de la comunicación por la vía mágica y no rechazaban una tecnología por mera cabezonería.

Entonces, Joshua pareció leerle la mente: en efecto, sí, se había escapado de San Mungo… o casi. Lo suyo había sido el intento de fuga más corto de la historia, del que igualmente se había salido con la suya. Y el único motivo por el que había conseguido ese objetivo concreto había sido su cabezonería, su incapacidad para aceptar un “no” como respuesta.

No pudo evitar sonreír divertida, acordándose de la anécdota. Entonces no estaba contenta, y reconocía que los primeros días después del ataque radical al Ministerio habían sido un pequeño infierno; ahora, lo podía ver todo desde una perspectiva distinta.

—Sí, me escapé, aunque no fue esta última vez. Fue cuando atacaron el Ministerio. —Por extraño que resulte, se le escapó una breve risa, divertida. ¿Era capaz de reírse al recordar lo que había sido un hecho traumático? Sí, pero es que la fuga no tenía precio—. Me encantaría poder decirte que fue una fuga épica, que logré salir sin que me viesen, pero la realidad es que me pillaron nada más llegar al ascensor. —Se encogió de hombros, resignada, y negó con la cabeza—. Logré convencer a una amiga, la cual me había venido a visitar, y tuve que salir en silla de ruedas. Y si bien me encontré con el sanador que me había atendido en el susodicho ascensor, al final logré mi cometido —dijo, casi con orgullo, recostándose en la silla y alzando ambas cejas—. Tienes una prima que es una embaucadora profesional.

«Y no sabes hasta qué punto, en realidad», pensó, imaginándose que a Joshua no le haría demasiada gracia descubrir que Gwendoline cometía ilegalidades a diario, simplemente por esconder a una fugitiva y tener una relación con ella. O quizás gracia sí le hiciese, especialmente cuando avisara al Ministerio de Magia para cobrar una buena recompensa.

—Has mencionado unas mascotas, por cierto. —Volvió sobre el tema anterior—. Supongo que no te hará gracia que una completa desconocida se meta en tu casa, pero… en caso de quieras que alguien les eche un ojo, puedo hacerlo.

Cuando se lo ofreció, ni por asomo se imaginaba que Joshua tenía una pequeña granja, aunque sí se imaginaba que su ayuda no sería necesaria: tenía familia, a fin de cuentas, y echarle un ojo a unos cuantos animalitos mientras él permanecía ingresado tampoco es que fuese el sacrificio más grande del universo.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1301
Puntos : 854
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Joshua Eckhart el Dom Nov 10, 2019 10:35 am

En ese mismo instante, si Joshua fuese dado a ver series y caricaturas animadas muggles, se habría imaginado con un miniJoshua angelito en su hombro derecho y un miniJoshua diablo en su hombro izquierdo. El primero le recordaba su responsabilidad y no salir de ahí sin permiso, mientras que el otro le recordaba que estaba enfermo, pero de estar ahí, y que quería marcharse a casa a limpiar sus propias heridas sin que nadie lo hiciese sentir frágil o necesitado de ayuda.

Ganó el primero, al menos esa contienda.

Lo sorprendió un poco la pregunta sobre los teléfonos móviles. Desvió la mirada, y luego la regresó a la mujer.

No se me… dan muy bien los inventos muggles —le contestó desde la honestidad. — Tengo uno, pero… debe estar muerto en un cajón —ya que sólo lo utilizaba en contadas ocasiones para pedir comida a domicilio, la verdad era que se olvidaba hasta de cargarlo. Tampoco tenía mucha gente que llamar; a lo sumo, a su prima Angie.

Una parte de él, esa que hablaba en susurros desde las sombras de su mente, se preguntó si habría sido de ayuda llevarlo con él. Al menos habría podido avisar a su prima de que estaba vivo, ¿no? Trató de razonar que se lo habrían confiscado, tanto como lo hicieron con su varita.

Era así, de todos modos: el muchacho era como un anciano peleado con la tecnología. Se enfadaba con la televisión cuando no podía poner una película, o lanzaba el teléfono a otro lado de la habitación cuando éste hacía cosas raras de móviles que no entendía muy bien. Bendita sea la magia, que le permitía restaurarlo a su estado original cuando pasaba la molestia.

Al menos, eso había desencadenado un agradable tema de conversación, donde atendió las palabras de Gwendoline mientras ella le contaba cómo había escapado la ocasión en que estuvo ahí tras el ataque al Ministerio. Un escape que de épico no tenía nada, más bien parecía una mala comedia en la que a duras penas había conseguido su objetivo.

Sí, bueno… esperaba otra cosa —admitió, demasiado honesto para su propio bien, — como una salida por la ventana o un disfraz de sanador o algo —otra vez estaba bromeando, aunque en esta ocasión se notó un poco más que la primera broma que había hecho con su prima. Un pequeño cambio en el timbre de voz y una casi imperceptible sonrisa a medio lado. — Cuando menos saliste, que era lo importante de la misión —resolvió, pues al menos ella había respirado el aire fresco relativamente pronto, por lo que le contaba. Antes de lo esperado.

Lo único que a él lo frenaba era que no tenía ni la más remota gana de recibir una bronca de nadie. Y vaya que le vendrían de sobra si llegase a salir de ese lugar sin avisar, en especial de su padre.

Al mencionar de nuevo a sus mascotas, Joshua la miró con un gesto circunstancial. Por un lado, su lado razonable quería creer que Denzel no era un desalmado que dejaba abandonadas unas criaturas por casi un mes entero; además, quería pensar que Ayax tendría atención en ello porque sabía lo importante que era cada una de sus mascotas para él. La voz emocional, por otro lado… estaba preocupada. Hasta entonces se había olvidado de preguntar al Edevane si había pasado por su departamento y no volvería hasta entrada la noche, demasiado tiempo para lidiar con su preocupación.

Si no te molesta… creo que no me vendría mal saber que tienen comida y agua —le dijo, gobernado por la preocupación. Si no fuera por ello, ni de broma dejaría a una extraña entrar en algo tan privado como su departamento. — No sé dónde está mi llave; no sé si tengo llaves —dijo entonces, tanto como no sabía si tenía ropa. Eran partes de su memoria borradas, poco relevantes y por tanto echadas al olvido. — Vivo con otro tipo, pero… no confío en él —si antes lo había hecho, ya no. — A mi gato no le gusta la gente, no te recomiendo que lo acaricies a menos que quieras que te arañe —era el único aviso importante que sentía que tenía que dar; — mi serpiente tiene que estar en muda en estas fechas así que no comerá, mi bowtruckle estará bien sólo con que su maceta de menta esté bien regada… Mi gato, mi hurón y mi zarigüeya comen lo mismo así que no darán problemas, todo está a la mano encima del escritorio —le explicó. — Podrías dejar la ventana un poco abierta, para que entre y salga mi cuervo a su antojo —instruyó con simpleza, como si no fuese importante la cantidad de animales que había mencionado. — Es la última habitación, al fondo por el pasillo curvo: no hay pérdida —le dijo tras darle la dirección.

Su pasillo curvo, ¡cómo echaba de menos su maldito pasillo curvo! Parecía que no había pisado su hogar en muchísimo tiempo, y creció exponencialmente el deseo de salir de ahí, haciéndolo difícil de controlar.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Gwendoline Edevane Ayer a las 4:56 am

Con toda sinceridad, Gwendoline se había imaginado esa respuesta. De hecho, no le sorprendería imaginarse a algún miembro de su familia abofeteándolo si le descubrían utilizando un artilugio muggle como ese. Algunos puristas parecían alérgicos a todo lo muggle, aunque luego no tuviesen problemas en utilizar otras tecnologías, como los refrigeradores.

Los refrigeradores eran esenciales en la vida de cualquiera, mago o no.

—Te dejaré mi número, por si acaso decides resucitarlo —le dijo con una leve sonrisa.

La huida de San Mungo… seamos totalmente sinceros: no había sido uno de los mejores momentos en la vida de Gwendoline Edevane. De hecho, lo sentía como uno de los más bajos, especialmente cada vez que recordaba la discusión con el sanador, que había optado por dejarla por imposible. Había sido un momento un tanto infantil en su vida, no lo negaba, y era consciente de lo ridículo que había sido.

Por eso interpretó las palabras de Joshua como lo que eran: una broma. Y sonrió, divertida. Se sentía bien, aunque no fuesen lo que se decía muy amigos, por hacer su estancia en aquella habitación algo menos miserable.

Porque, podéis creerlo, estar ingresado en San Mungo era una forma de existencia muy miserable.

—Esa opción, la del disfraz, habría requerido demasiado tiempo y planificación, algo de lo que no disponía… o no quería disponer, más bien —apuntó, todavía divertida—. Y no me arriesgué con las ventanas porque… piénsalo, ¿no sería lógico que tengan un encantamiento destinado a prevenir huidas? Saltas a través y cuando quieres darte cuenta has caído nuevamente en tu cama. Es algo en lo que yo pensaría si fuese directora de este sitio. —Soltó un bufido, divertido—. Espero que, si no lo tienen, no me hayan escuchado y decidido ponerlo...

Cuando Joshua mencionó, casi de manera involuntaria, a sus mascotas, Gwendoline se ofreció para echarles un ojo. No se imaginaba, ni por asomo, que tendría tantas, pero escuchó con atención los cuidados que requería cada una de ellas. No mentiría si decía que se preocupó un poquito al saber que entre todas esas mascotas había una serpiente y una zarigüeya.

También le resultó curioso que Joshua la advirtiese de su gato. ¡Su gato! ¿De verdad un gato se había convertido en el animal más peligroso de aquella pequeña arca de Noé? Tenía a los felinos en un pedestal, pero… jamás habría imaginado que competirían con criaturas como aquellas.

—Gato peligroso; gato, hurón y zarigüeya que comen lo mismo; serpiente mudando la piel; abrirle la ventana al cuervo; regar la maceta del bowtruckle... —enumeró Gwendoline, contando las tareas con los dedos de su mano, asintiendo varias veces con la cabeza—. Vale, creo que lo tengo —dijo, asintiendo una última vez, todavía algo insegura frente a la hipotética amenaza de las mascotas de Joshua—. No me imaginaba que tendrías tantas mascotas. Es decir, sí, pensé que tendrías un gato, pero...

Gwendoline alzó ambas cejas, sorprendida. Sabía que las mascotas hacía compañía, y hasta aquel momento creía que ella tenía muchas viviendo en su casa, pero definitivamente no tenía un bowtruckle, una serpiente o una zarigüeya. Eso era totalmente nuevo para ella. Suponía que se las arreglaría, pero…

—Ya que voy, ¿necesitas que te traiga algo? Ya sabes: algún libro, alguna forma de entretenimiento... —Supuso que Joshua no tendría algo tan muggle como una videoconsola, viendo lo poco que atendía su teléfono móvil—. ¿Ropa? ¿Comida de verdad camuflada en una mochila nada sospechosa? —Esto último era una broma, pero… la comida de San Mungo podía ser bastante mala.

Bueno, como la de cualquier hospital, ¿no? Había cosas que no cambiaban de un mundo a otro.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The price you pay [Priv. Gwendoline Edevane] - Página 2 Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1301
Puntos : 854
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.