Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Fire and Gasoline [Abigail & Harper]

Harper Jones el Miér Sep 11, 2019 5:06 am

Fire and Gasoline [Abigail & Harper] Yd03PRf

11 de sept.
9:00 hrs
Ministerio de Magia
ATUENDO

Harper se miró por décima quinta vez aquella mañana, aún no convencida del todo de la tenida que había escogido para aquel día, se miraba desde todos los lados posibles para convencerse al cien de su elección, resopló...es que sentía que algo le faltaba, un detalle.

Te ves hermosa, Harper. Ya deja de mirarte y ven a comer un muffin de chocolate.― exclamó desde su escritorio Vladimir Jones, quién miraba divertido el reflejo de su hija a través del espejo de su baño personal, reconociendo una vez más las innumerables similitudes que tenían su hija y esposa.

Eso lo dices porque eres mi papá, puedo ponerme una coliflor gigante de sombrero y para tí seguiré viendome hermosa.― bufó la castaña.

Vladimir soltó una carcajada, sacó una pequeña cajita que guardó en el bolsillo de su chaqueta y tras tomar un muffin caminó junto a una encantadora sonrisa hacia donde se encontraba su hija.― Touché.― dijo al llegar al dintel de la puerta del baño asumiendo su no objetividad a la hora de hablar de la belleza de su Harper, es que en su defensa Vladimir podía decir que era así de bonita, porque con Adalia la había hecho con mucho amor.

No me comeré ese muffin, papá. Sabes que cuando estoy nerviosa no puedo comer.― le señaló la castaña, quién había visto por el reflejo las intenciones del mago. Este sonrió.― Vale, vale.― dijo elevando sus manos en plan de inocencia, para luego acercarse al lavamanos y dejarlo allí. ― ¿Y me aceptarías esto?― le preguntó sacando la pequeña cajita de su bolsillo y mostrandosela.

¿Qué es?― preguntó curiosa arrebatándole la caja a su padre para abrirla.

Iba a esperar que ingresaras a tu último año, pero creo que este momento también vale.

Harper abrió los ojos sorprendida cuando vio su contenido, era un amuleto con una fotografía mágica en miniatura de los tres  unido a una delicada y hermosa cadena plata, la castaña sonrió y miró a su padre dulcemente.― Esta hermoso...Gracias, papá.― le dijo antes de abrazarlo.― ¿Podrías...?― comenzó a decir, para luego hacerle el ademán de sí él podía ponerle la cadena en su cuello.

Cuando lo hizo, y Harper vió su reflejo y el de su padre en el espejo, comprendió que ese era el detallito que le estaba faltando, y no era precisamente la cadena, que cabe señalar combinaba perfecto con su atuendo de aquel día, sino que era esa confianza, que solo su familia es capaz de transmitirle siempre.

Todo saldrá bien, ya verás. ― le dijo depositando un besito en la nunca de la castaña.


***


A paso seguro la maga caminaba hacia la oficina de la Ministra de magia, y pese a que su rostro mostraba una templanza inmutable por dentro las cosas eran muy distintas, su corazón iba algo desbocado al igual que su pulso. ¿La razón? Abigail la había invitado a ser su acompañante en un visita al Instituto Durmstrang, al parecer era para afianzar las redes y ver la posibilidad de un próximo Torneo de Magos, la verdad es que Abigail había sido muy escueta en la explicación de aquella salida, pero aún así esos pequeños datos que le había entregado habían sido suficiente para que el estomago de Harper se volviera un atado de nervios, porque sabía que invitarla para allá significaba que la pelirroja depositaba un granito de arena más de confianza en ella y no quería que se arrepintiese de ello. Es por eso que desde que se enteró de aquel viaje que realizarán juntas, se puso de lleno a investigar todo lo que ella le había pedido, tanto del lugar como de las personas que lo integraban.

Cuando ya estaba llegando a la oficina y podía ver a Cyril a lo lejos sintió un fuerte portazo proveniente de la oficina de Abigail, seguido de unos sollozos. La castaña enarcó una ceja y miró sorprendida como una chica, de un poco más edad que la suya salía corriendo del lugar llorando desenfrenadamente.

¿Mal día?― preguntó Harper al chico cuando estuvo cerca de su escritorio.

Mal día, semana, mes...― susurró bajito junto a una mueca.― Hoy tienen la visita a Durmstrang ¿no?― preguntó el mago a lo que Harper asintió.― Pues nada, no me queda más que desearte suerte...― terminó por decir ofreciendole un tímida sonrisa de lado que la maga respondió de igual manera.

Hace un tiempo hasta ahora Harper al igual que Cyril había notado que las cosas estaban algo extrañas, el primer indicio para la castaña fue cuando uno de sus días de entrenamiento llegó Izanagi en vez de la pelirroja, luego de ello vinieron una seguidilla de situaciones aisladas que al unirlas en su  cabeza como una gran puzzle le indicaba que algo había pasado y que había hecho que se detonara una gran ruleta rusa de emociones en la pelirroja que hacía que uno no supiera a qué atenerse, pero para su desfortuna, justo esa pieza clave que la ayudaría  descifrar ese enigma se encontraba extraviada, o tal escapando de ella solo por diversión.  Pero sea lo que sea, hacía que tratar con la maga fuera más difícil de costumbre, todo pendía de un hilo, cosa que no ayudaba para nada a los nervios de Harper, quién siempre ha sido una doña perfección y el mero hecho de fallar en algo que le importa le da terror.

Harper se detuvo en el dintel de la puerta, miró su reloj, quedaba un minuto para la hora acordada, le dió un leve apretón al amuleto que le había regalado su padre aquella mañana para luego dar tres golpes seguros a la puerta de Abigail, no entró hasta que recibió el permiso debido desde el interior.

Al entrar solo pudo observar la espalda de la silla de la pelirroja― Buenos días, Ministra.― le saludó.― He traído lo que me ha pedido ¿Quiere revisarlo ahora o ya de camino hacia Durmstrang?― le preguntó delicadamente, como quien camina cuidadosamente en un campo de minas que al leve roce explotan.


Última edición por Harper Jones el Jue Oct 03, 2019 2:52 am, editado 1 vez
Harper Jones
Imagen Personalizada : Fire and Gasoline [Abigail & Harper] Tumblr_peqxfybTqv1vby9weo8_250
RP : 8
PB : Dua Lipa
Edad del pj : 22
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia.
Galeones : 14.561
Lealtad : Mortifagos.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 80
Puntos : 50
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6059-harper-jones-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6078-harper-r-e-l-a-c-i-o-n-e-s http://www.expectopatronum-rpg.com/t6112-what-you-waiting-for-crono-harper-jones http://www.expectopatronum-rpg.com/t6113-harper-is-not-available-leave-a-message-correo-h-jones
Harper JonesUniversitarios

Abigail T. McDowell el Jue Sep 12, 2019 4:17 am


Till Kruspe era el director actual de Durmstrang, un contacto de Abigail desde hacía ya mucho tiempo. Había querido invitar a la pelirroja al castillo con motivo de hablar con ella sobre ciertos asuntos relacionados con una próxima edición de un Torneo de los Tres Magos. Ese tipo de cuestiones primero debían hablarse con el departamento encargado en cada Ministerio, así como con los colegios implicados, sin embargo, como el matrimonio Lestrange recién acababa de fallecer y el nuevo director tenía muchas gestiones, así como que la confianza con Abigail era mucho mayor, optó por pedir primero ‘permiso’ a la Ministra de Magia, sobre todo por si no lo veía conveniente teniendo en cuenta cómo estaba actualmente la resistencia en Inglaterra.

El director quería que el evento se desarrollase en el mismo colegio de Durmstrang, motivo principal de que invitase a la Ministra Inglesa a cerciorarse de que todo allí estaba en perfecto estado para abarcar un evento así.

Sin embargo, ahora mismo la pelirroja todavía se encontraba en su despacho. Acababa de despachar a una joven becaria que no se había tomado muy bien sus críticas basadas en su poca paciencia, por lo que había terminado saliendo del despacho de Abigail con muy malas sensaciones. Sinceramente, a Abigail le daba muy igual a quién pudiera destrozarle el día su actitud de mierda.

Seguía en ‘busca y captura’ de una solución para la maldición que seguía retenida en su antebrazo, utilizando encantamientos y pociones que sólo servían para retrasar los efectos mortales de aquello. Llevaba ya dos meses con aquello y… se había dado cuenta de que aunque la consecuencia final fuese la muerte, durante todo este tiempo había estado viviendo con las limitaciones de todos los efectos secundarios. Parte de esos efectos secundarios era perder totalmente el control de su cuerpo, de sus sentidos, por no hablar de la clara falta de energía. A todo eso, además, se le sumaba la actitud de Abigail, que evidentemente era mucho más hostil y mordaz, tanto fuera como dentro del Ministerio de Magia.

Le costó convencer a Alexander de que él no sería su acompañante a Durmstrang ese día, pues tenía que encargarse de varias reuniones, por lo que había avisado a Harper. Esa chica tenía potencial y su obstinada decisión de impresionar a Abigail hacía que fuese una persona muy útil para la pelirroja. Sabía que obedecería, además de que quería una compañía de confianza que no estuviera dando por culo todo el rato.

Observó el reloj cuando marcó las nueve de la mañana, casi como si su reloj biológico le hubiera hecho mirar. La puerta sonó un segundo después de que el segundero pasase las en punto. Estaba observándose la maldición en su antebrazo, pero se bajó la manga de su americana antes de darle permiso para entrar a Harper.

―Buenos días ―dijo por mera educación, girando su silla para quedar de cara a su escritorio.

Le había pedido a Harper que buscase información tanto de Durmstrang como de los miembros importantes del profesorado actual. No quería tener que encontrarse con ninguna sorpresa y era información que podría encontrar muy fácilmente en el Ministerio de Magia Inglés si iba de parte de la Ministra de Magia. Ir de parte de la mismísima McDowell te abría cualquier tipo de puertas, por eso la pelirroja siempre demostraba mediante algún objeto o informe la certeza de que una persona iba de su nombre.

―Cuéntame tú qué has encontrado de relevancia. ―Le ordenó, levantándose de allí para acercarse a su vitrina. Se sirvió un vaso de agua. ―Si todo está correcto y no hay nada que tener en cuenta con respecto al lugar o al profesorado, no hace falta que me comentes nada. ―Bebió del vaso.

No le ofreció a Harper, sin embargo, ella era de las pocas que tenía la libertad de coger y servirse lo que quisiera, pues a Abigail le cansaba repetir las cosas y para el tiempo que pasaba en el despacho con ella, ya le parecía redundante.

―Actualmente al único que conozco es a Till Kruspe; lo conocí en la universidad y de ahí la invitación directa hacia mi persona. Sé que la subdirectora, esa tal Lindemann destaca por ser bastante polémica, ¿hay que preocuparse por ella? ―Si mal no recordaba era también la profesora de Encantamientos en el colegio y había salido varias veces en el Profeta por sus controvertidas opiniones con respecto a la reforma de educación europea.

Abigail no la conocía, pero le caía mal sólo por lo que había leído de ella. Quería saber si era tan insoportable como la pintaban, o si por el contrario iban a tener una velada en paz.
Abigail T. McDowell
Imagen Personalizada : Zorra lo mires por donde lo mires
RP : 11
PB : Hayley Williams
Edad del pj : 30
Ocupación : Ministra de Magia
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 36.112
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No tiene
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 891
Puntos : 657
http://www.expectopatronum-rpg.com/t150-abigail-t-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t153-te-atreves-relaciones-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t158-cronologia-de-abi-mcdowell http://www.expectopatronum-rpg.com/t173-lechuceria-de-abi-mcdowell#850
Abigail T. McDowellMinistra de Magia

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.