Situación Actual
10º-16º
13 octubre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Priv. >> Daily Resistance

Ryan Goldstein el Vie Sep 20, 2019 7:01 am

Priv. >> Daily Resistance 76K5YkS


En el año 2016 el Ministerio de Magia cae derrocado por el golpe de los mortífagos. Este acto se declaró ante la opinión pública hacia dentro y hacia fuera de Londres como un “golpe de emergencia” frente a la ineficacia del viejo ministerio, acusado a su vez de conspirar contra los ciudadanos de la comunidad mágica y el estatuto del secreto en una alianza con las esferas gubernamentales muggles —siempre proclives a la guerra y hambrientos de poder— que sólo beneficiaba al gabinete a cargo en detrimento de la dignidad y los intereses de los magos y brujas que, por derecho de sangre, son quienes han de decidir por el bien mayor.

Luego de la asunción de Abigaíl T. McDowell, la propaganda y la censura se utilizaron como herramienta de control sobre la opinión pública. El Profeta pasó a manos de una nueva dirección y se “sanearon” las oficinas del plantel laboral. Otros diarios, como el Quisquilloso, fueron cancelados con la promulgación de la actual Ley de Medios. Ningún canal de información se difundiría sin la previa aprobación del Ministerio. La sanción de esta ley conllevaría a un grave delito que no quedaría impune, tanto como para quien o quienes promovieran falsas noticias como para quienes prestaran oídos a esas mentiras. Se limitó así a la prensa y a la programación radial, y mágicamente, todas las ‘otras voces’ desaparecieron.

Los índices de popularidad del Nuevo Ministerio crecieron notablemente desde aquel año de cambios. Los resultados de las encuestas dirigidas a la población para evaluar su contento no estaban del todo manipuladas. Los defensores del gobierno se expresaban honestamente indignados frente a la amenaza de los traidores a la sangre y debatían cada vez con más odio y violencia sobre la inferioridad muggle y prestaban demasiada atención a las teorías conspirativas que afirmaban la existencia de una agrupación no-mágica de peso internacional dedicada al robo de magia. Desde que la mentalidad purista era la norma, todo se resumía al “ellos” y al “nosotros”. ¿Pero por qué?

No todos los fugitivos lo entendían, ¿por qué la opinión pública crecía tan favorablemente hacia el gobierno y su régimen del terror? Familias desaparecían, amigos eran asesinados y se sabía que el que te atraparan vivo era un destino peor que la muerte. En cada esquina, cada rincón, se cometían crímenes con la mayor impunidad, ¿en nombre de qué?, ¿la pureza de sangre? Tanto miedo y tanta violencia, ¿pero por qué los magos y brujas de Londres no se rebelaban contra el gobierno que provocaba tanto mal?

Parecía increíble que la propaganda del gobierno hubiera tenido tanta influencia sobre la psicología de las masas. Sin embargo, había también muchos rostros agachados, una indignación silenciosa que no hallaba eco, una necesidad casi inexplicable y puramente humana de poder escuchar el sonido de la propia voz a través de un medio, el que sea, que expresara lo que uno pensaba y sentía, que canalizara todas las palabras que morían en la garganta. Era común a todos los sistemas opresivos, la necesidad de la resistencia.






En los cuarteles generales de la Orden del Fénix era habitual cruzarse con rostros familiares, aunque Ryan jamás se detuvo tanto como cuando vio a Xenobia. La reconoció al espiar por encima del hombro una segunda vez, y se sonrió evocando gran parte de sus recuerdos favoritos en Ilvermony, que eran sobre él montado en una escoba.

Se aproximó a Xenobia con curiosidad.

Había llegado a El Refugio con una edición de El Profeta bajo el brazo y un café para llevar en la mano. Encontró a la ex thunderbird en una de las zonas comunes, así, al pasar rumbo a la sala de reuniones, habiendo llegado temprano, quizá con demasiada antelación, a una de las reuniones rutinarias de la Orden.

—Dime que no es una sorpresa—
La abordó directamente por llamar su atención, y sonrió—. Hola, Pivot.

En el quodpot el equipo se organizaba según una estrategia de juego, y recordaba haberla llamado mil y un veces de esa manera en el aire. Si la quod amenazaba con rebotar del pot, la verías intimidando a la defensa y yendo a encestar la pelota perdida.

Lo que Ryan curiosamente no llegaba a pescar en la laguna de su memoria en ese mismísimo instante era cuál era su nombre real. En cuanto a su rostro, la veía diferente a como la recordaba, volando por encima de las alturas; pero de algún modo, era a la vez la misma.



Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 41.500
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 552
Puntos : 422
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Xenobia Myerscough el Dom Sep 22, 2019 1:29 am

La vida de Xenobia Myerscough se componía esencialmente de días malos, días muy malos, y días menos malos, o al menos así era desde aquel fatídico agosto de 2018, cuando su mundo había quedado reducido a pedazos.

¿Qué era para ella un día menos malo, exactamente? Pues posiblemente uno en que pudiera marcharse a cumplir algún encargo en el exterior, algo que le mantuviese la mente ocupada y, a poder ser, la dejase demasiado cansada como para que se le cerraran los ojos en cuanto tocase la almohada. Esos eran los días que escaseaban.

Luego estaban los días malos, que eran… básicamente, lo normal en su vida: días en que disimulaba su mal humor constante, en que procuraba permanecer alejada de todo y de todos, y en que básicamente se regodeaba en su propia miseria.

¿Y qué tenía que ocurrir para que tuviese un día muy malo? Bueno… desde despertarse tras una noche de pesadillas muy reales, hasta encontrarse con algún recuerdo de su antigua vida entre sus cosas… Muchas cosas podían convertir un día simplemente malo en uno muy malo, y en parte empezaba a estar acostumbrada.

¿Qué día era ese? Uno de los muy malos.

⋆⋆⋆

Se había despertado excesivamente temprano, de golpe, empapada en sudor, y había tenido que recordarse a sí misma una y otra vez que estaba a salvo, hecha un ovillo en su cama. Las pesadillas la habían llevado de vuelta a aquel fatídico día en que los mortífagos habían asaltado su hogar, acabando con la vida de su prometido y llevándose a su hijo a saber a dónde. Por no mencionar que horas antes habían acabado con su hermano y encerrado a su padre.

Las pesadillas la devolvían a aquel lugar, y cuando eso sucedía… lo único que podía hacer era llorar una vez más todas sus pérdidas.

Volver a dormir resultaba impensable, por lo que en el momento en que había logrado recuperar el dominio de sí misma optó por dar un paseo. Eran cerca de las seis de la madrugada, y el refugio dormía. Caminó hasta eso de las siete, y para entonces acudió a asearse un poco. Creyó que una ducha caliente calmaría sus nervios y espantaría los malos recuerdos, pero no fue así.

Y menos cuando se encontró, entre sus cosas, el libro de El Principito.

¿Qué tenía ese libro de especial? Bueno, era de los pocos recuerdos que conservaba de su infancia. Su madre solía leérselo, ese mismo ejemplar que se había ido conservando con el paso de los años, y la propia Xenobia había continuado con la tradición, leyéndoselo a Daniel antes de que se fuese a dormir.

Ahí fue cuando su día se volvió muy malo.

Después de deambular todo el día de aquí para allá como un fantasma, Xenobia había terminado en una de las salas comunes. Se trataba de un amplio lugar de esparcimiento con varias mesas en que los residentes jugaban a diferentes juegos, leían libros o simplemente conversaban. Había un viejo tocadiscos, incluso, y de cuando en cuando se dejaba caer por allí para escuchar algo de música.

En ese momento sonaba John Denver con su famosa Take me home, country roads, y Xenobia escuchaba de manera ausente mientras ojeaba el cuento infantil. Se había recostado en uno de los bancos de los laterales, a la luz de la falsa ventana frontal, encantada con magia para mostrar un paisaje que no estaba ahí: unas hermosas montañas nevadas.

La canción le recordaba a su antiguo hogar, en Estados Unidos, además de a su vieja amiga, Zdravka. Recordaba una ocasión, una de esas en que había añorado su hogar y a la eslovena le había sucedido lo mismo, en que había interpretado esa misma canción a la guitarra. Recordaba haber derramado incluso una lagrimilla al recordar a sus padres y su hermano.

Buenos momentos comparados con el presente.

En esas la encontró Ryan Goldstein, otro de los habituales del refugio y antiguo conocido del colegio de magia Ilvermorny. Alzó la mirada del libro en su regazo para mirarlo a él, y pese a lo malo que estaba siendo el día, forzó una leve sonrisa. Poco exitosa, seguramente.

—Buenas, Ryan.—Dijo, cerrando el libro, dejándolo sobre el banco e incorporándose hasta quedar sentada de una manera algo más correcta.—¿Cómo va eso?—Preguntó, más por ser educada que por otra cosa, cuando reparó en el ejemplar de El Profeta que llevaba bajo el brazo; ahí frunció el ceño, o más bien arrugó la nariz con asco, como si estuviese oliendo algo realmente apestoso.—No me digas que confías en lo que cuentan esos. Si lo que buscas es rigor periodístico, en esas páginas no lo vas a encontrar.

Resultaba extraño echar tierra encima del que había sido su último trabajo remunerado, pero las cosas habían cambiado mucho: El Profeta ya no informaba, sino que se limitaba a actuar como una mera herramienta política. Vender el purismo como la panacea de aquel siglo era su especialidad.

Sobraba decir que ella ya nunca lo leía.

Atuendo:
Priv. >> Daily Resistance XQ4SoLI
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 50
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 82
Puntos : 53
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Ryan Goldstein el Lun Sep 23, 2019 1:48 am





—Haciendo lo que se puede—contestó, refiriéndose vagamente a la situación general en Londres. Se entretuvo por un instante con el paisaje de las montañas nevadas, pensando que debía sentirse bien el imaginarse de estar en cualquier otra parte cuando se vivía en el encierro. A la mención del periódico, lo abrió sobre la mesa—. No es que me guste, pero—Se interrumpió y la miró con interés— ¿Tú ya no lo lees?

Los titulares de El Profeta en ese último tiempo podían ser muy evidentes en sus intenciones segregacionistas, y constituir un cúmulo de difamaciones y mentiras para aquellos que militaban en favor de las voces que intentaban ser silenciadas, pero esos mismos titulares seguían siendo la comidilla de una parte importante de la población mágica londinense.

Ryan consideraba que era importante saber qué decía “el enemigo”, y hubiera pensado que alguien dedicado al periodismo como Xenobia no habría perdido de vista la necesidad de actualizarse y estar al corriente de las “primicias” que lavaban el pensamiento de una comunidad cada vez más embrutecida.

Reconsiderándolo, era cuestión de caer en la cuenta de que un periodista sin una pluma —metafóricamente hablando— perdía mucho de su sentido si lo suyo era la polémica. En cualquier caso, y quizá por aquella misma cuestión, Xenobia era la persona más indicada para tratar un asunto que, hacía un tiempo, lo tenía pensando.

Tomó asiento frente a Xenobia.

—Honestamente, no he podido dejar de leerlo—confesó, y abrió las manos sobre la mesa en un gesto desarmado—. Cuando estás en la calle y oyes hablar a la gente, o hablas con ellos, incluso si se trata de la conversación más casual… No puedo dejar de pensar que sólo repiten lo que leen—Sonrió, aparentemente resignado— De verdad me molesta.

Hacía tiempo que Ryan había trabado amistad con un periodista que publicaba para Le Monde Magique. Era, a su vez, el propulsor de varias iniciativas independientes y tenía contactos aquí y allá, lo que él muy orgullosamente llamaba su “red neuronal”. Incansable activista y a favor del destape y la libre difusión de la información, fue la persona en quien Ryan se inspiró al momento de planear mentalmente una posible estrategia mediática. ¿Por qué? Porque no podía dejar de leer e indignarse a cada palabra de lo que publicaban en El Profeta.  

¿Quizá sus ideas podrían hacer eco en Xenobia?



Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 41.500
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 552
Puntos : 422
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Xenobia Myerscough el Lun Sep 23, 2019 10:22 pm

Xenobia había perdido por completo el interés por la basura publicada en El Profeta hacía ya tiempo. Porque no era más que eso: basura, mentiras camufladas bajo una capa de pomposidad. Asesinos retratados como héroes; víctimas retratadas como peligrosos criminales; figuras que no podían servir de ejemplo para nadie ensalzadas como modelos a seguir para progresar en una sociedad edificada sobre el asesinato impune de inocentes… ¿De qué servía leer aquello, exactamente?

Y la rabia que sentía al abrir un ejemplar del diario y encontrarse semejante propaganda en gran medida tenía mucho que ver con el hecho de que, hacía un tiempo, ella misma firmaba publicaciones en esas páginas. Que se hubiesen vendido de semejante manera era un insulto, ya no sólo contra los damnificados de aquel gobierno, sino contra cualquier ser humano con dos dedos de frente que amase, aunque fuese un poquito, la carrera de periodismo.

—Soy incapaz de digerir tanta basura sin que me den arcadas.—Lo dijo sin tapujos, como solía hacerlo todo. Muchas cosas habían cambiado en ella, pero seguía sin tener problemas a la hora de espetar verdades a la cara.—Incluso han pintado el secuestro masivo por parte de los radicales como un nuevo triunfo del Ministerio, cuando todo el mundo sabe que han puesto en evidencia su debilidad.

Por mucho que no simpatizara con las formas de actuar de los radicales, había que reconocerles el mérito: en cada paso del camino, habían conseguido poner de manifiesto la debilidad del Ministerio de Magia. Además, estaban dispuestos a dar la vida por una causa en la que creían.

Ryan se sentó en una de las sillas al otro lado de la mesa. Ella escuchó sus palabras con la misma atención que le prestaría a cualquiera de los otros compañeros del refugio: con la de una periodista que no había perdido del todo las viejas costumbres. Lástima no tener a mano su vieja grabadora, a fin de mostrar una imagen periodística completa.

Por poco que sirviera.

—No te diré que no. Aunque, tal y cómo lo veo, eso sólo puede deberse a tres opciones: o bien están conformes con lo que se les dice, en cuyo caso posiblemente simpaticen con la causa; o bien tengan miedo, y prefieran repetir a pies juntillas lo que se les dice; o bien, la peor de todas, sean unos ciegos ignorantes que son incapaces de mirar a su alrededor.—Esa última parte la dijo con acritud, aunque todas las conductas anteriores le parecían reprochables. Sin embargo, la ignorancia era algo que despreciaba, quizás por haberse dedicado gran parte de su vida al mundo de la información.—Sí, definitivamente, a mí también me molesta. Pero mientras los Masbecth estén a cargo del periódico, y quién tú sabes en lo más alto de la sociedad, dudo mucho que eso vaya a cambiar...

Bonito sería poder cambiar el mundo con la fuerza de la palabra, ¿verdad? Sin embargo, estaba segura, las cosas ya no funcionaban así. De lo contrario, los asesinos de Thomas y Odell, culpables también del encierro de su padre y el secuestro de su hijo Daniel, habrían pagado por sus crímenes.

Por lo que ella sabía, seguían vivitos y coleando, haciéndoles a otras familias lo mismo que a la suya.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 50
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 82
Puntos : 53
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Ryan Goldstein el Lun Sep 30, 2019 11:00 am





La desinformación podía desconcertar o indignar al lector inteligente, ¿pero qué tan cierto era aquello que decía Xenobia sobre que “todo el mundo sabe”? Incluso aunque se hiciera molesto o incómodo considerarlo, gran parte de la suerte de la Londres actual estaba en manos de una masa de la población mágica que por una u otra razón prefería mantenerse ignorante. Ryan quería pensar, sin embargo, que había modos de vencer esa cobardía.

—Hay quienes no lo creen—dijo, en un tono apaciguador que tiñó el hilo de su reflexión—, hay quienes piensan que el Ministerio es más fuerte que nunca. Están preocupados por una amenaza y resguardados por el Ministerio que necesitan, el que los protegerá.

Había toda clase de opiniones ahí afuera; asumir que los magos y brujas de Londres podían leer entre líneas la situación actual a pesar de los grandes y llamativos titulares de El Profeta, era sólo evadir el problema de lo irreflexivo que podía ser el pensamiento colectivo. Hacía falta que recuperaran los espacios de debate, esa era una batalla pendiente.

El mismo tono de Xenobia al hablar sobre los lectores de El Profeta daba a entender que la ignorancia de la masa era algo amargo sobre lo que pensar. Más cuando estabas involucrado, cuando habías perdido mucho. Se hacía hasta fácil odiar a Voldemort y todo lo que representaba, antes que enfrentarse a la desesperante realidad de la indiferencia pasiva del colectivo.

Ryan se aferró al último comentario de Xenobia.

—Posiblemente no lo haga—Hizo su café a un lado y se acomodó con los brazos sobre la mesa. El periódico permanecía entre ellos como un desafortunado recordatorio—. Los radicales apuestan por el hierro y la varita—continuó, utilizando aquella expresión para describir la violencia—, lo mismo el Ministerio. Pero hay cambios que necesitan un proceso. Puede ser más lento, más frustrante, pero no es por casualidad que un gobierno suprima los canales de diálogo. Es algo que no se hace, como suele pensarse, desde una posición de poder. Se hace desde el miedo.

Se proponía mantener una conversación aparentemente casual, mientras que toda serie de ideas acudían a su mente, todas relacionadas con la militancia alrededor del mundo por la libre expresión. Había quienes perdían la esperanza con la palabra, con el diálogo, con la gente, pero al mismo tiempo, no se podía pensar en una sociedad más justa, más humana, más feliz, sin aquellos elementos que completaban la fórmula hacia una meta deseable.

—Tú eres periodista, ¿qué escribirías si tuvieras de nuevo esa oportunidad?




Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 41.500
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 552
Puntos : 422
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Xenobia Myerscough el Miér Oct 02, 2019 3:14 pm

Sin lugar a dudas, Goldstein o cualquier otra persona que llegase nueva a la vida de Xenobia Myerscough agradecería haberla conocido en su época buena, cuando si bien era deslenguada y directa, también se mostraba siempre positiva y feliz. En aquellos días, ella era de esas derrotistas que luchaban una guerra que creían perdida de antemano, y que únicamente seguían adelante por costumbre, porque ya llevaban haciéndolo demasiado tiempo.

No era de extrañar que su discurso sonara un tanto derrotista.

—¿Más fuerte que nunca? No lo creo —comentó, cruzando ambos brazos sobre la mesa y posando la mirada sobre la superficie de ésta—. Esa es la visión que quieren que tenga el ciudadano medio, pero no hay más que ver los acontecimientos más recientes para saber que no es así. Los Lestrange, por ejemplo. —Alguien había dejado una servilleta de papel sobre la mesa, e involuntariamente sus manos fueron hacia ella—. Y estoy bastante segura de que el Ministerio actual únicamente protege a aquellos que le son fieles. E incluso estos han de tener cuidado.

Pensando en sus propias cosas, Xenobia comenzó a romper aquella servilleta en tiras finas, sin ningún motivo más allá de su propio nerviosismo. Pequeños gestos como aquel denotaban lo afectada que estaba su mente por los acontecimientos de los últimos meses.

Teniendo en cuenta lo abrupto de aquella conversación, sin introducciones, Xenobia parecía a la defensiva, y lo estaba: no sólo hablaban de la profesión que más amaba, sino que además todos aquellos debates la traían de vuelta a una realidad que jamás desaparecía del todo: sus propias desgracias.

No obstante, intentó calmarse a medida que Ryan hablaba. Sus palabras sugerían ciertas cosas que, en aquellos momentos, le parecían como mínimo un sueño imposible. Le costaría no mostrarse cínica al respecto.

—Sinceramente, no lo sé —respondió a su pregunta. Amaba el periodismo, pero casi había olvidado lo que era formar parte de un medio de comunicación—. Quizás algo que me llevase de cabeza a Azkaban. Nunca me he caracterizado por censurarme, precisamente.

Dejó a un lado el montón de papelitos en que había convertido aquella pobre servilleta y se recostó sobre el respaldo del banco, todavía cruzada de brazos. Su expresión era pensativa.

—En el poco tiempo que pasé trabajando para El Profeta, lo mío era el periodismo de investigación. —Su mirada voló brevemente en dirección al ejemplar que descansaba sobre la mesa, para luego volver al rostro de Ryan—. Supongo que, si volviera a escribir, me gustaría seguir en esa línea. No me gustaría estar escribiendo sobre visitas de celebridades, exposiciones o eventos deportivos. Me gustaría escribir sobre cosas que importasen.

Por supuesto, lo estaba planteando todo de una manera hipotética. No esperaba que la pregunta de Ryan pudiera ir en serio, ni por asomo. Y puestos a ser hipotéticos, seguramente le gustaría hablar de aquella situación que vivían, denunciar los crímenes que se cometían a diario contra aquellos que el gobierno había señalado como traidores.

«Qué ironía», pensó con un toque de sarcasmo. «Los traidores acusando a los traicionados de traidores». Le dijo la sartén al cazo era una expresión que se quedaba corta para describir la hipocresía que les rodeaba.

—¿Sobre qué escribirías tú? —preguntó de pronto—. Eres escritor, ¿no? ¿Te has dado de bruces alguna vez con la censura de este nuevo gobierno? —Sentía curiosidad de verdad, pues no recordaba si Ryan había escrito algún libro nuevo en los últimos tres años.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 50
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 82
Puntos : 53
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Ryan Goldstein el Vie Oct 04, 2019 5:29 am





Los Lestrange habían sido sin duda una baja dentro de las filas de los mortífagos. Xenobia medía los hechos de la realidad a la luz de la lupa, de seguro un hábito que, o había desarrollado durante su profesión, o había sido el motor que la empujara a lo largo de su carrera.

Observó disimuladamente la troceada servilleta que se deshacía en las manos de la periodista. Él pensaba que era un gesto típico de reserva en aquellas personas que no ocupaban todo su pensamiento en la conversación, sino que se desdoblaban entre lo que les preocupaba y lo que expresaban en voz alta. Sin embargo, era directa con sus opiniones y así lo había, según recordaba.

—Te creo. Te recuerdo sin pelos en la lengua—añadió, con un dejo de humor. Se mostró interesado ante la mención al periodismo de investigación—. Creo haber leído algo tuyo, sí. No sé si de El Profeta, pero sobre temas de actualidad.  

No se esperó la alusión a sus libros, y sonrió.

—Antes, ¿quieres un café?

Lo preguntó, reparando en que él era el único con una taza a mano. Había una expendedora de café en la sala común, y se ofreció con un gesto a levantarse por aquel trago caliente. Luego, retomó la palabra.

—Mis libros son relatos de mis viajes, así que no han generado nunca polémica—repuso tranquilamente—. Pero es el “darme de bruces” con la censura del gobierno lo que me ha hecho soltar la lengua sobre el asunto—Y admitió—: Me ha puesto a pensar. Y no quisiera que todo quedase en palabras.

Prosiguió:

—Tú quieres escribir, ¿verdad? ¿Qué dirías si tuviéramos un diario?—propuso de pronto, tanteando la posibilidad—Llámalo, “el diario de la resistencia”. Me preguntas qué es lo que quiero escribir, pero es más lo que quiero hacer y lo que creo que puedo hacer posible, como un diario. Clandestino, sí.

>>No soy periodista, sólo un escritor aficionado, pero tú eres una y tienes agudeza, experiencia, eres directa… Y creo que si conseguimos un cierto público, estarán deseando leer algo que les dé… No digamos “esperanza”, porque la esperanza suena a un término vago ahora mismo... Pero que le dé voz a sus ideas, a lo que saben que pasa pero de lo que no pueden hablar. Y con suerte, que genere una discusión, aunque sea a escondidas.

Se había volcado de lleno en la verbalización de su idea, dejando a la vista que le había dedicado más de un pensamiento. Había coherencia y unión en su discurso, pero se cuidaba de no sonar demasiado caluroso. No solía ser ferviente sobre nada en particular, y prefería hacer prevalecer la objetividad.

—He pensado una y otra vez sobre lo que la prensa clandestina ha significado en distintos movimientos contra un régimen que es corrupto. ¿Por qué no crear algo que genere esa chispa, ese eco de conflicto entre tanto silencio? Poner una bomba, da que hablar—señaló, en una clara referencia a los Radicales—Pero una bomba no es sólo destrucción y heridos. Puede ser presentada de otras maneras—Calló un instante. Y añadió—: ¿Tú qué opinas?


Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 41.500
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 552
Puntos : 422
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Xenobia Myerscough el Sáb Oct 05, 2019 1:34 am

Aquellos conocidos suyos que habían leído sus trabajos en prensa —los más controvertidos, al menos— la habían señalado como una especie de Lois Lane: capaz de llegar hasta el fondo del asunto, defendiendo la verdad al precio que fuese. A ella le sonaba un tanto exagerado, pues para empezar tampoco había escrito tantos artículos incendiarios, aunque aceptaba la premisa de éstos eran mucho más llamativos que las críticas a obras de teatro, exposiciones y demás.

Entonces, quizás, no se lo tomaba demasiado en serio. Creía en el rigor periodístico, sin lugar a dudas, pero no podía decirse que estuviese tan concienciada con los temas de interés social. Las cosas serían muy distintas en el presente.

—En el poco tiempo que estuve trabajando en El Profeta, escribí un par de artículos incendiarios, sí —reconoció—. Seguramente, recuerdas bien el caso de Atticus Crownway. —Dibujó una media sonrisa en el rostro, haciendo memoria ella misma del asunto.

Atticus Crownway era, en pocas palabras, un ex-auror de sobra conocido en el submundo mágico, y no precisamente por ser el azote de los traficantes. Una rigurosa investigación había sacado a la luz que el susodicho aceptaba sobornos para hacer la vista gorda, facilitando la entrada de bienes robados y objetos malditos en Londres. Dicha investigación había sacado a la luz diversos nombres dentro del mundillo, y últimamente había llevado a Crownway a Azkaban.

No tenía ni idea de qué había sido de él, ni mucho menos, pero no le sorprendería que hubiese recuperado su antiguo puesto en el Ministerio. Puestos a emplear a chusma…

Aceptó con un asentimiento de cabeza y un encogimiento de hombros la invitación de Ryan a café.

—Sólo, por favor —le indicó. Le vendría bien para despejarse la mente después de la noche tan terrible que había tenido.

Si había preguntado respecto a la censura había sido fruto de una sincera curiosidad. Ryan era el único escritor que conocía en persona, y para más seña, seguía viviendo en libertad —si es que así podía llamársele a la vida bajo aquel régimen—, pero cierto era que no había tratado temas excesivamente polémicos. A no ser que en alguno de su viajes se hubiese topado con alguna tribu mágica que prefiriera que sus secretos no fueran aireados, claro, pero en dicho caso, imaginaba que tendría el suficiente rigor y respeto como para no escribir sobre ello.

Mientras no hiciesen daño a nadie…

Ahora bien, si esa respuesta no la sorprendió, la explicación que siguió sí lo hizo. No sin cierto escepticismo, sujetando la taza de café entre ambas manos, Xenobia escuchó. ¿Se trataba de algún tipo de propuesta profesional? Si es que podía considerarse profesional a algo así, claro.

No podía discutir la lógica de sus argumentos, y como ejemplo tenía el Stalingrado de la Segunda Guerra Mundial: las hazañas del francotirador Vasili Záitsev, difundidas a través de publicaciones clandestinas que podían contar la verdad o podían perfectamente haberla exagerado, habían infundido valor al pueblo ruso para hacer frente a los alemanes.

Sin embargo, ¿cómo se podría llevar a cabo algo así dadas las circunstancias en las que vivían? Eran otros tiempos, y vivían en un mundo muy diferente.

—Es algo bastante gordo. —Suspiró, recostando la espalda sobre el respaldo del banco en actitud pensativa—. Digamos que acepto la premisa de que algo así pudiese servir para infundir valor, o cuanto menos para demostrar la verdad. Se presentarían algunos problemas bastante complicados de subsanar. —«Complicados, pero no imposibles», pensó—. Para empezar, dos personas difícilmente podrían llevar adelante un proyecto así. Harían falta ya no sólo empleados, sino fuentes de información, contactos… Y eso es únicamente logística.

El asunto más complicado de todos era, precisamente, que quien estuviese involucrado en un proyecto así se jugaba el pellejo. Y cuantas más personas estuviesen metidas en el ajo, más peligroso sería para los implicados.

—Supongo que podría funcionar —tuvo que coincidir, aunque no dejaba de sonar escéptica—, pero imagino que eres consciente de lo peligroso que sería. No es que a mí me preocupe que me descubran, ni mucho menos, pues como ves, ya poco me pueden quitar. Pero tu caso sería distinto...

Aunque, claro estaba, Ryan debía ser perfectamente consciente del peligro que le rodeaba. A fin de cuentas, allí estaba, formando parte de la Orden del Fénix. ¿Qué diferencia existía entre eso y llevar una publicación clandestina? Ambos actos eran ilegales según los estándares del nuevo mundo mágico, pero desde luego, un periódico clandestino que dijese las cosas que el Ministerio no quería que se supiesen haría mucho más ruido.

Sería cuestión de tiempo que alguien comenzase a atar cabos, a guiarse por la información publicada por ese periódico, para llegar a sus responsables.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 50
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 82
Puntos : 53
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Ryan Goldstein el Lun Oct 14, 2019 3:24 am






—Esa fue una noticia que voló rápido—recordó—. El tráfico ilegal es un mundo aparte, y suelen salirse con la suya porque se mueven en las sombras. Lo sabrás, porque no habrá sido una investigación fácil de llevar a cabo. Si te has movido entre las redes del tráfico ilegal, esto te será de algún modo familiar.

Ryan tenía conocimiento personal de lo que era el tráfico ilegal. Desde movimientos antigubernamentales a organizaciones de compra y venta ilegal, existía un amplío coro de posibilidades en la agitada marea que iba a lo largo y ancho del mundo.

—Admito que lo es—reconoció, esbozando una media sonrisa. Era un asunto gordo, mayúsculo, gigantesco. Suponía un intrincado método de organización, implicaba compromiso y un prospecto moderado de esperanzas. Se mostró seguro en lo concerniente a los esperables obstáculos—Puedo hacerme cargo en lo que a logística refiere.

Lo principal era resolver el asunto de la distribución, ¿a quiénes?, ¿por vía de qué medios?, y por supuesto, planificar la noticia. Era vital decidirse por un enfoque, que impactara, que convocara. ¿Debían empezar con boletines, folletos?, ¿hallar una manera de recaudar noticias de los mismos lectores? Lo que pudiera resultar de la movida clandestina era imposible de calcular a largo plazo.

El régimen del terror en la comunidad mágica londinense tenía como consecuencia fundamental el silencio y la parálisis generalizada. Era una situación que podía cambiarse. La acción de la palabra tenía el poder transformador que en aquellos tiempos estaban necesitando, aunque no fuera a ser fácil; ¿pero qué lo era? Había quiénes podían embarcarse en el peligro olvidando momentáneamente el riesgo, pero Ryan no pertenecía a ese grupo, su trabajo lo ponía siempre en la línea de fuego.

—Tampoco te tienes que preocuparte por mí—dijo—. Lo que a mí me interesa es que tú quieras estar dentro. No lo hagas por infundirle valor a un desconocido, o no sólo por eso. Hazlo por ti. Quizá encuentres en esto algo que haga que valga la pena… ¿Porque asumo que puedo contar contigo?, ¿qué me respondes?

Se adivinaba que Ryan estaba habituado al arte del convencimiento. Era su forma de abordar a las personas una mezcla de amabilidad, sugestión y disimulada presión. Quizá por eso mismo haya sabido apreciar desde su ángulo la importancia que podría traer consigo un proyecto de tamaño calibre.

—Mi plan es también atacar la imagen internacional del gobierno—añadió, con evidentes ganas de explicar el proyecto— Es ambicioso, lo sé; pero si articulamos nuestros esfuerzos con la presión de la opinión internacional sobre lo que verdaderamente acontece en Londres, se puede esperar que suceda algo de “magia”. No hay que desestimar el poder de la opinión pública… Al final del día—continuó, en lo que era un mero comentario—, quizá estaríamos arrojando una moneada, sólo para ver qué pasa.



Ryan Goldstein
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance 49cqD5y
RP : 10
PB : Kevin Pabel
Edad del pj : 33
Ocupación : Bibliotecario
Pureza de sangre : Pura
Galeones : 41.500
Lealtad : El Archivo (?)
Patronus : Secreto
RP Adicional : 000
Mensajes : 552
Puntos : 422
http://www.expectopatronum-rpg.com/t4821-ryan-goldstein https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif https://www.askideas.com/wp-content/uploads/2016/11/Just-Funny-Kiss-Me-Gif.gif http://www.expectopatronum-rpg.com/t5650-ryan-goldstein-correo#85057
Ryan GoldsteinMagos y brujas

Xenobia Myerscough el Miér Oct 16, 2019 1:51 am

Rara era la ocasión en que Xenobia se embargaba en un viaje a través de los recuerdos, únicamente para recrearse en sus viejas glorias. Un tiempo atrás, antes de toda su tragedia personal, quizás si hubiese podido deleitarse en la sensación de haber desenmascarado a Crownway, pero en la actualidad eran demasiados los malos recuerdos que tenía.

Con todo y con esas, si en un futuro elaborase una lista de Grandes Éxitos, sin lugar a dudas ese ocuparía el tercer lugar.

Como Ryan bien decía, no había sido fácil, y no mentiría si dijese que se había sentido mucho más protegida gracias a la presencia de Thomas en su vida. Sin embargo, el peligro había estado ahí, igualmente.

Todo aquel asunto llevaba a una propuesta por parte de Ryan: por lo visto, quería poner en marcha un periódico, una publicación clandestina que contrarrestase a El Profeta y otras publicaciones controladas por el Ministerio, abriendo la mente a aquellos que se habían tragado sus mentiras por pura ignorancia.

Y no sólo eso: también pretendía ser un grito de socorro de cara al exterior. Un sueño ambicioso, desde luego, y Xenobia no sabía si realmente podía creer en él.

Se acercó la taza de café solo a la boca, aspiró por unos segundos el fuerte aroma del café amargo, y bebió un sorbo. Lo paladeó durante algunos segundos antes de tragar, con aire pensativo, mientras valoraba lo que su compañero de la Orden del Fénix acababa de poner sobre la mesa.

—Estoy un poco oxidada —aclaró tras dejar la taza de nuevo sobre la mesa—. Supongo que es evidente, teniendo en cuenta que llevo desde hace casi tres años sin escribir nada. —Al menos, no para la prensa; para sí misma, había escrito mucho, todo ello guardado a buen recaudo entre las tapas de cuero de su diario—. ¿Necesitas una respuesta inmediata? ¿O puedo consultarlo con la almohada?

Un amago, una sombra apenas, de una sonrisa, asomó a los labios de Xenobia. No era una expresión habitual en ella aquellos días, así como tampoco lo era el bromear en sí. Su carácter se había amargado todavía más que aquella taza de café que estaba bebiendo.

¿Y por qué quería pensárselo, exactamente? Pues porque volver a escribir la haría retraerse a aquella época de su vida en que lo había tenido todo. Aquellos eran los recuerdos más dolorosos: echar de menos aquello que sabes que no puedes recuperar es lo más parecido a apuñalarte el corazón con un cuchillo, girarlo y arrancarlo de cuajo… para luego repetir.

—Es ambicioso, desde luego —tuvo que coincidir. Lo era, no había discusión posible—. Pero supongo que cosas más grandes surgieron de lugares mucho más pequeños. No me voy a poner en plan revolucionaria ni nada por el estilo, pero la historia, desde luego, está llena de éxitos de este tipo.

«Y de fracasos, no lo olvides», se recordó a sí misma, pero no lo dijo en voz alta. No creía que Ryan necesitara saber, una vez más, lo que estaba en juego.

—Deja que lo piense, y te daré una respuesta —solicitó, con un tono de voz mucho más suave de lo normal. Era como una fiera amansada, o algo por el estilo—. Lo antes posible —añadió, esbozando un nuevo amago de sonrisa que no llegó a cuajar.

⋆⋆⋆

Domingo 22 de septiembre, 2019 || Zona segura para fugitivos, Londres || 19:08 horas || Atuendo

Xenobia había consultado la propuesta de Ryan con la almohada dos veces sin llegar a tomar una decisión.

No es que la propuesta en sí fuese el problema. Complicada, quizás, y entrañaría un riesgo considerable, pero aquellos dos factores jamás la habían preocupado, ni siquiera cuando tenía algo que perder. Nunca había tenido miedo de lanzarse de cabeza al peligro, y no iba a empezar entonces.

Entonces, ¿cuál era el problema?

Xenobia Myerscough tenía miedo de reencontrarse con la persona que había sido en otro tiempo, de mirarse en el espejo del pasado y añorar todo lo que había perdido.

Durante sus primeros meses como fugitiva, había añorado profundamente el volver a escribir. Recordaba la indignación que había sentido todas aquellas ocasiones en que, refugiada en aquel mismo refugio con Thomas, había tenido ocasión de leer algún ejemplar de El Profeta, cuyo rigor periodístico brillaba por su ausencia.

Por aquel entonces todavía conservaba una visión positiva del mundo, creyendo que el mundo que la rodeaba se había sumido en una suerte de locura pasajera. Creyendo que las cosas se solucionarían pronto.

Y luego había llegado Daniel a sus vidas, y prácticamente todo lo malo había dejado de importar.

Actualmente, Xenobia era una víctima de esa misma locura pasajera, que ya estaba durando mucho. Se sentía de alguna manera como la víctima de un naufragio que el mar había arrojado a la orilla. Seguía con vida, sí, pero no le quedaban más que restos, recuerdos a los que aferrarse.

Podía resultar confuso seguir su línea de pensamiento, pero en realidad era muy sencillo: volver a escribir, volver a ejercer como periodista, sería abrir la puerta a la persona que había sido, a la persona que lo tenía todo, y no sabía si sería capaz de lidiar con ello.

⋆⋆⋆

El domingo, seguía sin tener claro qué hacer, y como solía hacer cuando tenía demasiadas cosas en la cabeza, había optado por ponerse a tallar algo. Se había sentado a la sombra de un árbol en el patio central, y había comenzado a dar forma con el cuchillo a un pedazo de madera que se había encontrado en una de sus expediciones al exterior.

¿Forma de qué? Tal vez un animal, tal vez un coche, tal vez una persona… o tal vez nada. Jamás sabía lo que saldría de un trozo de madera hasta que terminaba con él.

En el suelo, a su alrededor, se acumulaban las virutas de madera. El pedazo que estaba tallando, que cuando había empezado tenía el tamaño de la cabeza de un bebé, había reducido su tamaño hasta caber en su puño. Poco a poco iba tomando una forma característica: una delgada silueta que empezaba a asemejarse a una escoba. ¿Una Nimbus, quizás? Ya lo sabría cuando terminara de darle forma.

Como labor terapéutica, daba resultado: a medida que la figura iba apareciendo, sus pensamientos se habían centrado en ella. ¿Para decidirse? No demasiado, pues se había olvidado por completo del asunto.

Tan absorta estaba en su labor que apenas se dio cuenta de que alguien se le acercaba. Únicamente se dio cuenta cuando un par de piernas enfundadas en vaqueros desgastados y un par de zapatillas de deporte igual de gastadas aparecieron en su campo de visión. Solo cuando alzó la vista vio a Charlie, uno de los huérfanos del refugio, mirándola en silencio.

—Charlie —dijo Xenobia—. ¿Puedo ayudarte en algo?

—Me han pedido que venga a buscarte —explicó el niño, con una aguda y nerviosa voz—. Quiero decir, no a ti en concreto, sino a cualquier miembro de la Orden del Fénix...

Xenobia frunció el ceño, extrañada, y enseguida se olvidó de la escoba en miniatura que estaba tallando hasta hacía apenas unos momentos.

—¿Qué ha pasado?

Y el niño procedió a explicárselo todo, con esa misma voz nerviosa. Minutos después, Xenobia se apresuraba a través de los pasillos en dirección a la sala de reuniones donde le habían dicho que debía presentarse: por lo visto, había un pequeño grupo de fugitivos que necesitaba de su ayuda.

El destino querría que Ryan Goldstein también estuviese en el refugio.
Xenobia Myerscough
Imagen Personalizada : Priv. >> Daily Resistance BvIj3vc
RP : 10
PB : Felicity Jones
Edad del pj : 32
Ocupación : Desempleada.
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 50
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Búho real
RP Adicional : 000
Mensajes : 82
Puntos : 53
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6735-xenobia-myerscough-id http://www.expectopatronum-rpg.com/t6744-relaciones-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6737-cronologia-de-xenobia http://www.expectopatronum-rpg.com/t6742-correo-de-xenobia
Xenobia MyerscoughFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.