Situación Actual
10º-16º
13 octubre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Trembling hands. ―Joshua.

Ayax Edevane el Jue Oct 10, 2019 3:40 am

Trembling hands. ―Joshua. TWEUxEb
Sala de autopsias, Área-M | 09/10/2019 | 11:30h | Atuendo

Desde que Hunter y Ayax eran conscientes de la relación del otro con Joshua Eckhart, su trato profesional se había visto reducido a lo mínimo posible con tal de evitarse incomodidades y, por suerte, era fácil evitarlo pues cada uno tenía su campo bien definido y el becario trabajaba con otros extirpadores. Por parte del pelirrojo, no le parecía una persona grata aquella que se acostaba con su primo. No sólo porque se acostase con su primo, sino porque ya lo conocía de antes y no le parecía una persona adecuada para estar con Joshua.

Podría dar su brazo a torcer un poco y reconocer su buena actuación con respecto a los problemas de Joshua después del secuestro, pero eso no lo hacía mejor persona, ni mucho menos mejor partido.

Por desgracia, ese día tuvo que trabajar con él.

La extirpadora con la que Ayax pasaba mayor parte del tiempo―y la única persona que sabía toda la movida de Níobe―estaba colaborando con Biersack, por lo que el pelirrojo también tenía que estar presente en ese trabajo.

―¿Y cuál es tu opinión al respecto, Edevane? ―preguntó Hunter al becario que estaba un paso por detrás.

No había nada que le molestase más en ese punto que estar un paso por detrás que Hunter. Con respecto a sus responsabilidades en el Área-M, por supuesto, o eso creía Ayax. Sin embargo, lo miró con seriedad y dio ese paso hacia adelante.

―Si había dado resultados óptimos con el resto de pruebas y sólo ha fallado en esta, entiendo que puede haber sido o una sobredosis de algún fármaco o bien una reacción alérgica que desconocíamos del paciente. Dudo que haya sido un elemento en mal estado, pues aquí tenemos muy bien regulado eso sobre todo porque muchos son letales ―respondió, recibiendo el beneplácito de Aurora, la extirpadora acompañante―. Si me deja los informes, yo mismo puedo ver qué anomalías ha habido, o intentar encontrar la respuesta a esto antes de volver a probarlo con otro paciente.

Aurora se había ido rápido para atender una llamada importante de la directora Brewster, por lo que de manera totalmente indeseada, ambos se habían quedado juntos. Qué ilusión. Los dos eran consciente de  que el motivo principal de su recelo era Joshua Eckhart, pero mencionarlo haría a cualquier quedar por debajo del otro, pues ambos eran igual de profesionales. Así que Hunter se aprovechó de su poder en el interior del Área-M.

―Asegúrate de revisar bien todos los informes ―dijo, antes de mover la varita y hacer que una pila de informes volase hacia Ayax―, no tengo mucho margen para entregar esta muestra, así que hazlo rápido.

―Tengo más cosas que hacer, Biersack ―le respondió Ayax, sin resultar ofensivo―. Quizás no pueda ser tan rápido como quieres.

―Pues prioriza esto, Edevane ―le contestó.

―Llevo trabajando más tiempo con Aurora y sus asuntos tienen prioridad para mí.

―Sabes que no te conviene ―le hizo saber―, eres un becario del Área-M, no de Aurora, por lo que se espera de ti que sepas ajustar tu horario a las prioridades necesarias de cada extirpador. Dado que no eres uno todavía, más te vale mantenernos a todos contentos para que Brewster no tenga comentarios negativos de ti. Supongo que tu objetivo es terminar siendo extirpador; a nadie le gusta ser el recadero de nadie. Eres listo, sé que sabrás qué hacer.

―Lo tendré en cuenta. ―Fue lo único que dijo, sintiendo que se le hinchaba la vena de la frente y como apretaba los dientes.

No tardó en girar e irse de aquella sala, dejando atrás a Biersack en compañía de la paciente fallecida. Fue hacia su propio despacho―el cual compartía con otros dos becarios―, dejando sus cosas sobre su mesa y cogiendo aire tranquilamente. “Es un puto imbécil” resonó en su cabeza, siendo muy consciente de que Olivia, en la mayoría de casos, siempre decía lo que realmente pensaba.


***

Todo el trabajo que le había dado Hunter Biersack en ese momento había descolocado por completo toda su agenda de ese día, por lo que tenía que empezar a buscar tiempo. No quería hacer las cosas bien por Biersack, sino más bien por Brewster. No conocía a Hunter, pero le veía capaz de decir algo malo de él solo por venganza o porque todos los extirpadores son unos cabrones que buscan que nadie les quite el puesto.

No podía cancelar sus planes con Gabriella porque estaban vinculados con la futura boda, por lo que de camino a casa, se sacó el reloj y le dio la vuelta, haciendo que la conexión con el espejo comunicador de Joshua comenzara. Cuando su primo estuvo al otro lado, habló:

―Josh, acabo de salir del trabajo. ―Si era un poco observador se daría cuenta de que había salido como una hora tarde de su horario normal―. Aún no he comido y tengo que hacer varias cosas para mañana. Sé que habíamos quedado para cenar, pero voy a tener que posponerlo si quiero tenerlo todo terminado y estudiado para mañana, ¿te parece bien quedar mañana?
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.174
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 393
Puntos : 301
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Jue Oct 10, 2019 6:44 pm

Siempre que quedaba con Ayax, no importaba la hora, empezaba a esperarlo unas horas antes. Había ocupado el tiempo libre en la cocina preparando sus famosos cupcakes que sabía que fascinaban a su primo, exprimiendo jugo de zanahoria natural, y pequeñas cosas que podían hacer la futura noche más agradable.

Había acabado recostado en el sofá y con la espalda en el brazo del mismo, su gato ronroneándole en el vientre y una novela en las manos. De vez en cuando la mirada se le perdía en el reloj que colgaba de la pared, viendo cómo se consumían los minutos y esperando el momento en que su primo llegaría, para lo que todavía faltaba mucho tiempo.

Si era honesto, ya no estaba prestando mucha atención al libro. Lo leía y sentía que no comprendía lo que estaba leyendo; parecía incapaz de concentrarse en algo mientras estaba expectante de otra cosa, además de que tenía una renovada lista de locales para pedir comida que había ido adquiriendo tras el estrepitoso fallo aquella vez del chino y esperaba que alguno le agradase a Ayax.

Quiso ser positivo en el momento en que escuchó el espejo doble emitir un sonido, tomándolo de un costado suyo para responder al llamado y encontrarse al pelirrojo del otro lado. Iba a decirle sobre el postre que estaba preparado cuando oyó al otro primero y se dio cuenta de la verdadera intención de la llamada.

¿Recién ahora? —preguntó volviendo la mirada al reloj, ligeramente sorprendido de saber que había durado alrededor de una hora extra en su trabajo. Suspiró, incorporándose cuando escuchó sus palabras, asintiendo con la cabeza. — No te preocupes, quédate tranquilo —le contestó, ¿qué más podía decir? — Claro, cuando quieras, avísame —por dentro le pareció gracioso. — Asegúrate de comer algo, ¿de acuerdo? Cuídate.

Se lo veía atareado, y decidió no ser él quien pusiera más peso encima de su primo. Era evidente que el desenlace lo desmotivaba, pero, ¿qué iba a hacer? ¿Enfadarse? ¿Decirle que ese día, sino nada? No pasaba por alto el itinerario de su primo, que le había mencionado cuando habían hecho ese plan: tenía planes con su prometida con temas relacionados a la boda, y le pareció obvio que, si tenía que elegir, no iba a decidir cancelar los planes de boda.

Que lo supiera no significaba que le gustase.

Una vez cortada la comunicación se dejó caer en el sofá, hundiéndose en el respaldo con una pesadumbre repentina. Mirando sin mirar algún punto de la mesa de centro, pensó que quizá debió haber aceptado el plan con Bodhi de quedar. Sabía que si lo llamaba ahora iba a verse muy mal porque el otro no era idiota y se daría cuenta que quedaban porque ya no quedaba con su primo, y, si bien nunca se había esforzado por ocultarlo… era muy descortés. Un poco lo mismo con Hunter, a quien también había dicho que estaba ocupado esa noche y ya no estaba ocupado, así que ahora no sabía qué hacer.

Eso le daba tiempo de sobra para pensar en que Ayax le había cancelado porque antes a él que a su prometida, y era un pensamiento que lo frustraba. Lo sabía bien, que vendrían momentos así, pero no esperaba sentirse tan desplazado. Eso era ahora que estaban prometidos, ¿y luego? ¿Qué iba a pasar cuando se casasen y viviesen juntos?

Se puso de pie de inmediato, caminando; mientras lo hacía acomodaba pequeñas cosas hasta frenar frente a la habitación de Denzel. Ya no era la habitación de Denzel, y eso lo recordó con el puño en alto queriendo llamar a la puerta. Se sintió idiota, recargando su frente contra la puerta antes de continuar su camino hasta su propia habitación, donde se sentó frente al escritorio.

Lo sacó finalmente de sus pensamientos el sonido de pequeños golpes en la ventana; era una lechuza moteada que llevaba en la pata atado un trozo de pergamino. Joshua la reconoció al verla, abriendo la ventana para permitirle pasar, y leyó el papel en frente de ella mientras distraídamente acariciaba las plumas de su pecho.

Era un mensaje bien breve: “¿Tienes tiempo para vernos antes de tus planes?”, en una caligrafía elegante si bien masculina. No estaba firmado, mas bastaba ver al animal y la letra para saber de quién venía.

***

Había tenido tiempo antes de sus planes cancelados, y también cuando se suponía que se llevaban a cabo; al final había acabado cenando en casa de Hunter, quien además tenía intenciones de convencerle de pasar la noche ahí.

La noche llegaba a su final con dos hombres sentados sobre un sofá hablando del trabajo y los estudios; Joshua no había mencionado nada sobre su primo, pues era un respeto implícito: tanto como no hablaba de Hunter con Ayax, no hablaba de Ayax con Hunter, aunque eso último era mucho más complicado y a veces inevitable. Su primo siempre había estado muy presente en su vida.

Por otro lado, no tenía el más mínimo conocimiento de que Hunter no era precisamente ajeno a ello. De hecho, era culpable de la carga de trabajo extra que Ayax había tenido. Sí, quizá se lo había podido pedir a literalmente cualquier otro becario, pero el pelirrojo estaba ahí y era la excusa perfecta para ocupar su tiempo, en lugar de ocuparlo con Joshua.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 22.560
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1298
Puntos : 1033
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Vie Oct 11, 2019 2:22 am

Le desagradaba el hecho de tener que hacerle el trabajo tedioso a Hunter Biersack, pero le molestaba todavía más el hecho de tener que cancelar sus planes con su primo para tener todo al día para ese extirpador de pacotilla. Podría haber cancelado los planes con Gabriella, pero no lo había hecho por prioridad, sino porque era una cita concertada con una ex-amiga de la Crowley que era organizadora de bodas y les iba a ayudar a organizarse.

Sin embargo, sentía que igualmente era el plan menos importante de la tarde. No se le veía especialmente contento con su día, por lo que Ayax decidió ser bastante escueto, pues sabía que de extenderse probablemente terminaría echando pestes de Hunter.

―Sí, comeré nada más llegar a casa ―le respondió―. Gracias y lo siento.

Una sonrisa después, un molesto Ayax cortó la comunicación a través de los espejos, colocándose de nuevo el reloj en su muñeca izquierda.


***

Almorzó rápidamente en la mansión Edevane junto a su madre, para luego salir pitando a la cita con Gabriella y su amiga. Se pasaron, sin exagerada, cuatro horas en esa reunión, pues no solo tuvo que soportar un reencuentro entre amigas que hacía tiempo que no se veían y tenían que ponerse al día de todo, sino además el interrogatorio por parte de dicha amiga hacia Ayax y luego toda la parafernalia de la explicación de cómo hacer las cosas.

Luego, evidentemente, la pareja tenía que contarle a la muchacha todas las cosas que tenían pensado hacer, para que la otra hiciera un estudio de presupuesto―que era lo que menos les importaba a los dos ricachones―así como de tiempo de organización. Sin embargo, se veía muy positiva al respecto y creía que las cosas podrían salir perfectamente.

El pelirrojo se pegó todo el tiempo pensando en lo que tenía que hacer del Área-M, ¿sabéis lo mucho que le molestaría llegar al día siguiente sin terminar con todo aquello? En ese momento lo que más le molestaba era el hecho de darle una oportunidad a Biersack de ‘echarle la bronca’ o considerarlo por debajo.

No tenía que demostrarle nada a ese imbécil, pero tampoco quería evidenciar que no era capaz de nada. Así que cuando se fue de allí, rechazando a una Gabriella juguetona por presión profesional, volvió a casa―pues todavía estaban reformando la suya para irse a vivir―para ponerse con todos los informes de aquel experimento de Biersack.

Después de dos horas, dio con dos motivos que podrían ser el desencadenante de la muerte de aquella chica, además de descartar la gran mayoría de sospechas. Así que como buen profesional se pegó una hora extra―mientras se tomaba un batido de plátano que le había hecho su hermana pequeña―pasándolo todo a limpio para poder tener un registro nuevo y legible de todo, sobre todo porque después de la muerte repentina de la paciente aquellos informes no tenían sentido, los mirases por donde los mirases.

Así que cuando terminó, fue a ducharse y cuando terminó en su habitación, le escribió una nota a Gabriella:

“¡He terminado! Gracias por tu comprensión. Nos vemos mañana por la tarde en casa.
¡Buenas noches!”

Cabe añadir que Gabriella no era consciente de que esa noche había quedado con Joshua, pero Ayax antes de toda esa movida del Área-M había supuesto que no habría problema por ir a cenar con Joshua después de quedar con Gabriella y la organizadora. Eso sí, una parte de él sabía que no había comentado nada sencillamente para dejar hasta el final el posible disgusto.

Mandó la nota con su lechuza, para entonces tirarse en la cama con la satisfacción del trabajo bien hecho. Estaba solo en pantalón largo de pijama, pues esa noche hacía bastante calor y el hecho de haber estado encerrado en su habitación todo el rato había hecho que el ambiente estuviese cerrado y cálido. Cogió de nuevo el reloj que tenía sobre la mesita de noche y llamó a Joshua, pues con él si le apetecía hablar más largo y tendido y, por la hora que era, todavía debía de estar despierto; probablemente leyendo algún libro antes de dormir.

Si no le había dicho a Gabriella de tener un espejo comunicador todavía era, precisamente, porque no quería  tener que estar tan pendiente de ella.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.174
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 393
Puntos : 301
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Vie Oct 11, 2019 5:11 am

Se había mostrado comprensivo con su primo cuando le dijo que no podían verse; es más, se mostró preocupado cuando le dijo que no había comido todavía, por lo que le reiteró que tenía que comer algo, como si fuera necesario. Obviamente si Ayax tenía hambre iba a comer, sin importar si Joshua se lo hubiese dicho o no… pero igual se preocupaba.

No te preocupes —le devolvió la sonrisa, — no te estreses mucho —lo aconsejó antes de que la comunicación se cortase.

Podía ver que no estaba feliz; podía decirlo sólo con verlo, considerando todo el tiempo que tenían de aprender sobre el otro. Eso, sin embargo, no significaba mucho cuando la decisión estaba tomada y era evidente que él no había sido la mejor opción de la tarde. Por lo menos así lo parecía, siempre, para la opción cancelada.

Luego de su pequeño arrebato de sentirse relegado a un segundo puesto, por lo menos había quedado un improvisado plan que había venido de perlas para una tarde aburrida y una noche que prometía más de lo mismo.

Habían pasado casi volando las horas, y su noche había terminado con el cabello húmedo sentado en el sofá de la amplia sala de estar que tenía el desván donde vivía Hunter. Ya cenados, Joshua se había tomado la confianza de ducharse ahí y su varita bastó para cambiar las prendas que llevaba por algo más cómodo y casual.

Sentado con el cuerpo en dirección al extirpador, con una pierna sobre el sofá, miraba a un Hunter con el cabello todavía revuelto y sin camiseta. Le estaba contando precisamente sobre el caso que había tenido ese día; normalmente no le hablaba mucho de trabajo, pese a que por alguna razón parecía particularmente interesado en ese tema específico. Una suerte de humor, o simplemente queriendo saber si algo sabría Joshua que él no le hubiese dicho.

Así que mi hipótesis sobre la muerte de la paciente… —estaba diciendo, aunque lo interrumpió el sonido que provenía del reloj de Joshua.

Hubo un silencio incómodo del cual sólo se escuchaba la voz de Ayax intentando establecer contacto con el espejo doble de Joshua. Fue él el primero en romper el silencio.

Tengo que… responder y ver que todo esté bien —le dijo, pues no pretendía dejar a Ayax esperando por su respuesta, buscando su reloj y dándose un momento antes de contestarle.

La expresión de Hunter no dijo nada por un momento, y el licántropo se temió que aquello pudiese molestarle. Pero al final cedió. — Iré a ducharme mientras hablas —le dijo, aunque para ese momento la comunicación había empezado y del otro lado, aunque oscuro, era perfectamente audible.

Le robó un beso antes de levantarse del sofá y caminar hasta las escaleras, momento en que Joshua se apartó el reloj del pecho para mirar a Ayax del otro lado. Lo que había de fondo era lógicamente nada que el pelirrojo conociera.

¿Cómo estás, primo? —le preguntó, acomodándose en el sofá para relajarse. — ¿Terminaste todo lo que tenías pendiente? ¿Cómo te fue hoy? ¿Ya cenaste? —estaba nervioso y lanzó pregunta tras pregunta, como si así pudiese frenar al pelirrojo si quería preguntar algo sobre el lugar en el que estaba.

No, no podría frenar a Ayax Edevane si quería preguntarle algo y era consciente de ello. No es que estuviese haciendo nada malo, ¿no? No le debía fidelidad a nadie todavía, Ayax sabía que estaba con alguien y era completamente lógico y razonable que de vez en cuando fuese él quien visitase al otro… ¿Entonces por qué se sentía tan inquieto al respecto?

La parte visible de su cuerpo era una camiseta de tirantes y el cabello revuelto y mojado; detrás de él, la chimenea apagada y los dos sofás en frente de ella.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 22.560
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1298
Puntos : 1033
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Vie Oct 11, 2019 9:00 pm

Joshua no le hizo esperar demasiado, pero cuando la comunicación entre los espejos se hizo creó, Ayax pudo escuchar el beso aunque no se viese nada. Fue después de unos segundos cuando notó que el reloj se separaba y el rostro de Joshua quedaba centrado a través del espejo, en un lugar que evidentemente el pelirrojo no reconocía.

No le hizo falta más para saber lo que ocurría: estaba en casa de Biersack. Eso, o de otro amante, pero teniendo en cuenta que su última noticia es que tenían una relación sentimental más seria, suponía que era el extirpador. En ese momento sintió una rabia terrible recorriéndole el interior: se acababa de duchar y volvía a tener calor. Sabía que no había sido así―o eso quería pensar―, pero le parecía de ser sucio rastrero el haberle dado a Ayax trabajo para un día entero y aprovecharse de los planes abandonados de su primo Joshua. ¿Lo habría hecho siendo consciente de que esa noche habían quedado los primos? ¿De verdad había sido tan capullo?

En ese momento se le quitaron las ganas de hablar, aún a sabiendas de que Joshua no tenía culpa de nada.

―Bien, sí ―respondió entonces, casi con retraso, pues recibió la información con lo que parecía algo de lag―. Sí, cené mientras terminaba las cosas.

Hasta la fecha Hunter Biersack no se había metido en medio de la relación de Joshua y Ayax, por lo que todo lo que hacían fuera de esos horarios que el pelirrojo compartía con su primo le daba igual, sin embargo, sentía aquello como una jugarreta sucia para quitarle SU oportunidad de quedar con Joshua, por lo que en ese momento el desagrado con respecto al extirpador aumentó radicalmente.

―Me fue bien ―le respondió―, quedamos con la organizadora de bodas y hablamos de todas las prioridades, por lo que en principio va todo viento en popa para finales de enero. ―No sonaba muy entusiasmado, aunque eso no quería decir nada: en general Ayax no sonaba entusiasmado con los arreglos de la boda porque era algo que si bien tenía que pasar, tampoco es que le hiciese tanta ilusión. Se implicaba porque a Gabriella le hacía ilusión y quería asegurarse de que todo estaba a su gusto también.

Podría haberle dicho a Joshua que EL IDIOTA de su novio había sido el motivo principal de que no hubieran quedado hoy, pero no quería sonar como un niño de ocho años enfadado con el resto, además de que sin haber abierto la boca ya sentía que decirlo solo le haría quedar como un niñato caprichoso y celoso. Y Ayax no estaba celoso, sólo estaba enfadado porque ese cabrón había decidido darle a él SU trabajo para, además, quitarle SUS PLANES.

―¿Y tú? ¿En casa de Biersack? ―preguntó directamente, bajando los pies de la cama para sentarse en ella―. Está claro que él tiene mejor gusto para los apartamentos que tú y las dichosas paredes curvas. ―Intentó bromear, trayendo a coalición la broma más fácil. Pese a que Biersack era un idiota, Ayax era sincero y su casa parecía bonita y elegante―. Te dejo entonces, no quiero interrumpir. Pensé que estarías en casa y por si querías conversar antes de irte a dormir, que antes apenas pudimos hablar que iba con prisas y me quedé con mal sabor de boca el haberte cancelado los planes tan repentinamente.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.174
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 393
Puntos : 301
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Vie Oct 11, 2019 10:17 pm

No se dio cuenta que casi contuvo la respiración los segundos que Ayax tardó en asimilar la información recibida hasta que le dijo que estaba bien, y le confirmó además que había cenado algo. En el fondo, se había quedado con algo de preocupación de no saber si después de todo el pelirrojo había tenido tiempo de al menos comer con su agitada agenta, así que en ese momento se sintió aliviado.

Creía notarlo molesto, pero no estaba seguro del motivo, y su cabeza hacía su trabajo pensando quinientas razones, algunas más creíbles que otras. Ninguna de ellas suficientemente fuerte como para poder preguntar al respecto y quitarse la espina de adentro.

Asintió con la cabeza al oírlo hablar de su boda, y fue su turno de notar resentimiento en su interior. Por supuesto, ese era el plan que le había ganado al plan con él, así que era lógico que no le agradase mucho, sabiendo la ilusión que le hacía encontrarse con su primo. Le llamó la atención la palabra “prioridades”, entre su breve resumen. De todos modos, fue elegante y no dijo nada, simplemente atendiendo a sus palabras.

Entonces va bien —reafirmó, — ¿les hiciste saber todas tus excentricidades para tener una buena boda? —bromeó con él, pues los dos sabían que cosas muy mínimas podían bastar para hacer a Ayax sentir incómodo, y debían ser evitadas a toda costa en lo que se suponía era un día especial para él.

No había que ser Ravenclaw para saber que Ayax notaría de inmediato que no estaba en su casa, y menos todavía para saber que éste no dudaría en señalarlo si así lo quería. Haciendo un descarte simple, adivinó que estaba en casa de Hunter.

Sí, todo bien —asintió, pero entonces parpadeó a medias sorprendido y a medias ofendido, en broma claramente. — ¿Qué dices? Sabes que mi pared curva es lo mejor en arquitectura —se defendió, plenamente consciente de que dicha pared activaba el TOC de su primo, — tiene una escalera curva pero no es tan interesante —desvió inconscientemente la mirada hacia dicho lugar, a su derecha, mas no se la mostró.

El ánimo de la conversación, si bien no era pleno por las cosas que ambos tenían en la cabeza, se apagó un poco cuando le dijo que iba a cortar la comunicación.

Tengo algo de tiempo para hablar, si quieres —en lo que Hunter terminaba de ducharse y todo eso; no era mucho más de un cuarto de hora, pero, si podía elegir, quería dedicarle cada minuto disponible a su primo. — Mañana quedamos, ¿no? —era lo que el pelirrojo le había dicho en su breve conversación de aquella tarde, así que quiso confirmarlo, y esperar que al día siguiente no estuviese tan ocupado como para descartar su plan otra vez.

De nuevo se sentía desplazado y ni siquiera había sucedido. Sabía que todo se debía a que, casi desde que tenía memoria, había estado presente en la vida de Ayax como una prioridad. Si tenían tiempo libre, se lo dedicaban al otro; si querían hablar, buscaban a su primo. Ahora el tiempo libre del pelirrojo estaba enfocado a su prometida y su futura boda, o al menos así era como se organizaba todo dentro de su mente. Se temía que fuera cuestión de tiempo para que Gabriella también ocupase su lugar como apoyo incondicional y confidente de Ayax.

Si te ocupas o algo, me avisas, puedo pasar un rato por tu casa y ya está —la idea era verse, aunque fuera poco tiempo, sin el espejo de por medio. Le volvió a parecer gracioso: si Ayax le dijese en ese instante que quería verlo, iría sin pensarlo y sin reparar en los planes que tenía. Era gracioso porque de lo contrario sería triste.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 22.560
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1298
Puntos : 1033
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Sáb Oct 12, 2019 2:09 pm

Al igual que Gabriella tenía sus vetos para la boda, también los tenía Ayax. Habían acordado un total de cinco vetos, además de tres cosas que podían elegir sin opción a que el otro pudiera vetarlo. Si lo habían hecho así era sencillamente para hacer las cosas juntos, poder hablarlo todo y, por qué no, hacer una especie de juego. Había sido idea de la Crowley, por supuesto, que sólo quería acercarse lo máximo posible a su futuro marido y que ambos se implicasen en esa etapa de su vida, justo antes de casarse, pues quería casarse con un conocido.

Lo cierto es que estaba consiguiéndolo bastante bien para el poco tiempo que llevaban juntos. Para empezar, pocas mujeres podrían haber conseguido que el pelirrojo perdiese la virginidad antes de que llegase la boda, pero Gabriella era bastante persuasiva.

―Absolutamente todas ―le respondió con una sonrisa, pues Joshua era de esas personas que debían de conocer todas sus excentricidades, a excepción de Olivia―. ¿Por qué te crees que estoy tan implicado? ¿Te imaginas que el menú esté descentrado? ¿O que el mantel no pegue con las servilletas? No pienso pasarlo mal en mi boda, que el TOC es muy peligroso ―bromeó, divertido.

Lo gracioso es que el criterio de Ayax era muy diferente al resto, por lo que quizás para él un mantel y una servilleta que pegasen era, objetivamente, dos colores que quizás no iban tan bien juntos. O quizás el mantel tenía un motivo diferente al de las servilletas, ¿sabéis lo feo que era juntar dos estampados diferentes? Quizás Gabriella debería de haber tenido más de tres vetos...

Efectivamente estaba en casa de Hunter, a lo que Ayax conservó su cara de ladrillo con tal de no poner cara de disgusto. Sonrió frente al detalle de que él parecía tener una escalera curva, pero eso estaba bien, pues no era lo mismo que un pasillo, completo, curvo. Las escaleras de caracol estaban dentro del espectro aceptado por el TOC del pelirrojo.

Cuando Josh le dijo que tenía tiempo de hablar, pues lo cogió y no colgó, pues si le había llamado era precisamente porque quería hablar.

―Sí, no creo que mañana me llueva trabajo de última hora que tener que adelantar en casa ―dijo, encogiéndose de hombros, lo cual se pudo ver perfectamente desde el otro lado del espejo―. O eso espero porque definitivamente lo de hoy llegó sin previo aviso. ―Y tras esa aclaración, carraspeó levemente sin querer decir nada al respecto―. Igualmente podrías venirte a casa, mis padres tienen el cumpleaños de una tía abuela segunda política, es decir, que ni la conozco. Y Eva tiene una cita, así que tengo la casa libre. ¿Te hace volver a tirarnos por las escaleras con una caja de cartón? ―Era broma, obviamente―. Dentro de poco mi casa será otra, así que por compartir un poco de tiempo en la que siempre hacíamos el imbécil porque no sé si Gabriella nos va a dejar hacer el imbécil en la nueva casa. Eso sí, ya le he dicho que lo de saludarnos a pleno pulmón no es negociable.

Eso lo decía bastante divertido, pues con Gabriella era una persona seria con la que no solía hacer el imbécil. Era cierto que poco a poco se iba abriendo con ella, pero ni de lejos con cómo se abría con Joshua.

Así que algo más tranquilo al asumir que Hunter no estaría por la zona, pues sabía que para Joshua sería raro hablar con él mientras había otra persona, así como a Ayax le parecía raro hablar mientras había otra persona junto a Joshua, se acomodó. Miró al reloj de su mesita de noche para darse cuenta de la hora que era, bastante tarde y, de hecho, su primo parecía cómodo en la casa de Biersack, por lo que suponía que se quedaría a dormir allí.

―¿Y cómo te ha ido la tarde? ―preguntó, por por curiosidad―. Mañana te cuento qué tal todo en lo que estuve trabajando hoy, que no quiero tirar fuegos artificiales antes de ver que todo tiene sentido. Además, el extirpador con el que estoy trabajando ahora es… ―Evitó que se le notara un poco la obviedad del asunto―, un poco idiota e imprevisible.

No dijo una palabra más fuerte por dos razones: tarde o temprano Josh se daría cuenta de con quién estaba trabajando y sólo quería dejar claro que, profesionalmente, Hunter Biersack era IDIOTA, por mucho que luego lo respetase fuera del trabajo como pareja sentimental GAY de Joshua.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.174
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 393
Puntos : 301
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Sáb Oct 12, 2019 9:27 pm

Sonrió cuando le dijo que todas sus excentricidades estaban en la mesa, y esperaba que al menos Gabriella las tomase en cuenta. Sabía que su primo lo pasaba mal cuando había algo que se decía poco, pero le causaba incomodidad; a excepción de su pared curva, porque Ayax se quejaba de literalmente todo su departamento al principio: que si la pared, que si es enano…

Inteligente jugada, así al menos te preparas para un evento que disfrutes, recuerda pedir voto en las cosas que te parecen bien sólo a ti —le recordó divertido, ya que estaba seguro que al menos una cosa de la boda iba a hacerle ruido a sus invitados, pero al esposo iba a parecerle maravilloso.

Gran parte de su inquietud pasó al mismo tiempo que se terminó el tema de la casa de Hunter, sin que su primo mencionara nada particular al respecto. En especial porque Ayax le tomó la palabra de hablar el tiempo que tenía a solas antes de cortar la comunicación.

¿Tienes una caja de cartón suficientemente grande como para que quepamos? ¿Has comprado un refrigerador nuevo cuya caja tengas ahí? —preguntó divertido, siguiendo la broma de tirarse por las escaleras con la caja, ya que no eran ni de lejos los mismos niños que cabían en cualquier caja y podían lanzarse al suicidio escalera abajo. — Me parece bien, entonces estaré ahí para hacer el imbécil una vez más y que no se pierdan las viejas costumbres —dijo, disimulando como bien podía el extraño sentimiento que lo embargó al recordar que Ayax se mudaba a una casa donde Gabriella tendría una buena parte de voz y voto. — Tendría que ser divertido ahora, con todo el eco que tiene una casa nueva.

Tenía sentimientos encontrados. Cuando al mismo tiempo sentía que se alejaba de su primo, que tomaba su propio camino, también le reconfortaba pensar que había cosas que Ayax no tenía intención de cambiar respecto a él. Esperaba que fuera así, y que fuera una realidad. A veces pensaba que era como Maille tenía que sentirse; orgullosa porque su hijo estaba creciendo y madurando, y a la vez triste de ver que dejaba de depender de ella.

Joshua todavía no lo sabía, pero era muy probable que Hunter le hubiese contado todo lo relacionado a su caso para que hiciera un dos más dos simple si hablaba con su primo de ello, con algún tipo de plan que sólo el extirpador conocía hasta el momento.

Pues mira, si llevas veinte horas trabajando en eso —que veinte no, estaba exagerando, pero la idea se entendía, — debes haber llegado a algún sitio, apostaría por ello, así que tú tranquilo que ya le demostrarás lo que Ayax Edevane sabe hacer —trató de animarlo de la mejor forma que sabía: desde su egocentrismo y amor propio. — Yo tuve una tarde… algo densa al principio; resulta que también trabajo con un perfecto imbécil en Evolución Animal, y estoy a esto —levantó su mano para enseñarle una cantidad micrométrica entre sus dedos, — de mandarlo al demonio y hacerlo todo solo —bufó, pasándose la mano con que hizo la seña por el cabello y tirándoselo hacia atrás; se quedó medianamente quieto por lo húmedo que estaba. — Resulta que está obsesionado con lo que pasó en julio —le explicó a grandes rasgos por qué no lo soportaba.

A ver, no es que Joshua soportase a mucha gente y siempre prefería trabajar por su cuenta, pero si a eso le agregaban a un idiota que no había pasado por los eventos de julio preguntando cada media hora al respecto y no atendiendo las innumerables veces que le había dicho que no iba a hablarle sobre eso, era un poco peor. Puede que, en una situación normal, simplemente lo viese como un pesado y podría seguirlo ignorando hasta terminar el proyecto, pero era un disparador de su ansiedad y lo pasaba mal cada vez que preguntaba, pese a que lo controlaba como bien podía.

Luego volví a casa; hice cupcakes, así que los llevo mañana, y… también tengo jugo de zanahoria así que si lo quieres también está en mi nevera —le contó, sin intenciones de que se sintiera mal porque estaban destinados a su encuentro de ese día, sino sólo como dato, — después de eso ya no hice mucho —se encogió de hombros.

La verdad es que sí había hecho mucho, pero nada de lo que Ayax estaría precisamente cómodo de saber, tras haber ido a casa de Hunter. Detalles que el pelirrojo probablemente agradecía que omitiese.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 22.560
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1298
Puntos : 1033
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Lun Oct 14, 2019 3:07 am

Los dos eran dos piedras.

Y el hecho de que ambos fueran piedras era bastante extraño, pues no se daban cuenta de cosas muy evidentes. Si fueran dos primos no pedregosos, es decir, que realmente pudieran compartir todo como hasta ahora había sido, Ayax podría saber que Joshua y Hunter habían follado esa noche hacía un rato, mientras que Joshua no tendría reparo en saber que ayer por la noche su primo lo había hecho con su prometida. Sin embargo, los dos, como idiotas, tenían ese tema tabú porque era un tema que les incomodaba.

Era incómodo en los dos sentidos, además: Joshua no decía nada porque consideraba que Ayax no quería saberlo―¿o porque no quería que lo supiera?―mientras que Ayax evidentemente prefería no saberlo porque la imaginación era muy mala. De la otra dirección, lo mismo: Ayax no decía nada porque se sentía fuera de lugar hablando eso con su primo, casi como si lo estuviera traicionando o… reemplazando. Por supuesto, además sabía que Joshua prefería no saber cómo va eso del sexo heterosexual y normal.

―Mi padre se compró una radio, pero siempre podemos hacerle un engorgio ―sugirió, bastante serio y divertido―. Eso sí: esta vez somos más grande, lo mismo vamos a tener que poner mayores seguridades en la parte de abajo de la escalera porque ahora la caída será más fuerte como salga mal. Y de pequeño éramos más flexibles. ―Y bufó, pues le llegó a la cabeza un recuerdo recurrente y que nunca se le olvidaría―. Por suerte si ocurre alguna fractura, actualmente me siento capacitado para ayudarte.

Cuando mencionó la nueva casa, por un momento sopesó la idea de quedar ahí, pero habían dos riesgos: que no volvieran a quedar otra vez en la mansión Edevane, como en los viejos tiempos; y que Gabriella pudiera acoplarse en algún punto. Que sabía que su prometida era respetuosa con el tiempo entre primos, pero qué sabía Ayax.

―Esa es mi intención. Por suerte creo que resolví el problema. ―Se mostró contento, pese a que no quería hablar del tema en ese momento e intentó pasar de largo. No sabía si Hunter le habría contado algo y no quería relacionar nada ahora mismo.

Su primo al parecer había tenido que enfrentarse a la odisea de todo universitario: los trabajos grupales. Podías tener la suerte de que te tocase a alguien decente, pero lo normal era que no fuese así y que tuvieses que lidiar con alguien que no es grato para ti. En el caso de Ayax y Joshua, si lo pensáis fríamente teniendo en cuenta la cantidad de personas gratas que hay en el mundo para ellos, lo normal es que ese compañero fuera una persona non-grata.

―Hazlo solo ―le recomendó sobre la marcha cuando lo sugirió―, pero ni te lo pienses. No merece la pena estar perdiendo el tiempo con un dolor de cabeza y tú eres más que capaz de hacer eso solo. Si necesitas ayuda mañana te puedo echar una mano ―dijo, ofreciéndose. La magizoología no era una de sus pasiones, pero se había criado con dos magizoologos, por lo que tenía mucha influencia e idea, por no hablar de que en la mansión Edevane otra cosa no, pero cosas de criaturas mágicas había a montones―. ¿Obsesionado de qué tipo?

Por una parte podía ser positivo que alguien le hiciera pensar en todo eso y él tuviera que controlarse, pero obviamente había límites: si ese subnormal le terminaba exasperando podía ser muchísimo peor.

Lejos de sentirse mal por el hecho de que Joshua hubiera hecho cupcakes y zumo de zanahoria… se sintió bien. ¡Chúpate esa, Hunter Biersack! ¡Contigo no comparte cupcakes de limón y zumo de zanahoria hecho POR ÉL! Y sí, esos pensamientos tan infantiles los estaba teniendo Ayax Edevane, pero de una manera más adulta y menos entusiasta.

Le gustaba sentirse el favorito de su primo, ¿vale? Lo que hubiera sido una apuñada en el corazón hubiera sido que Hunter ahora mismo estuviese disfrutando de unos cupcakes que estaban destinados a ser DE ÉL.

―Tráelo todo ―le dijo, sonriendo como una gordo―. Sabes que no puedo decir que no a mi pastelero favorito. Y si quieres… podemos dar un salto a la casa nueva. Te la enseñé cuando la compramos, sin reformar ni amueblar, pero ya está prácticamente terminada. ¿Te gustaría? Gabriella insistirá en hacerte un tour cuando esté terminada, pero sé que serás más sincero conmigo y que con ella te limitarás a decir que todo está muy bonito.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.174
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 393
Puntos : 301
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Lun Oct 14, 2019 5:12 am

Desde que el sexo había entrado en la ecuación a sus vidas, se había convertido en un tema extraño e intocable. Si bien Ayax se había atrevido a confesarle que ya no era virgen, algo que Joshua no había hecho en su debido momento, la cantidad de veces que lo mencionaban era cercana a cero. Para el futuro magizoólogo era una cuestión de respeto: ya que no quería saber ni imaginar a su primo con nadie, simplemente evitaba decirle sus asuntos, pues estaría obligado moralmente a escucharlo de lo contrario.

Suponía que era algo completamente normal, el no querer saber la vida íntima de otras personas. Por supuesto, ignoraba que el agudo disgusto no era generalizado, sino enfocado única y específicamente a la vida sexual de su primo.

¿Me prometes que no me desapareces nada? —le preguntó divertido cuando escuchó que ahora estaba capacitado para reparar un hueso roto. — No, espera, tengo una mejor idea: me vuelvo a romper el brazo para ver si lo arreglas y empieza a funcionar como un brazo normal —se refería al izquierdo, que todavía no recuperaba toda su fuerza y motricidad. — Entonces tu misión es proteger esa caja, que la vamos a necesitar —y en algún momento la broma se había vuelto más seria.

Joshua le sonrió cuando notó a Ayax contento y satisfecho con su trabajo, sin insistir cuando notó que no le decía nada más. Ya le había dicho que se lo contaría mañana, así que no pensaba que fuera buena idea pedirle explayarse, en especial cuando no contaban con mucho tiempo para hablar.

Yo sé que soy capaz —le dijo, exhalando pesadamente, — pero se supone que también sea capaz de trabajar en grupo y tonterías del estilo, ¿para qué quiero eso? ¿De qué sirve? —preguntó retóricamente, pues en verdad era cierto que el ser humano era social por naturaleza… pero ellos dos iban un poco contra la naturaleza. — Te tengo a ti si necesitase ayuda —su tono sonó ligeramente enfurruñado.

Sabía que no siempre era así, pero le gustaba pensar que Ayax estaba disponible en todo momento. Al menos sabía que siempre podía contar con él, y en eso no se equivocaba. Subió un pie al sofá, recargándose en su propia rodilla mientras miraba al pelirrojo. Apartó la mirada un momento, disgustado del hecho de tener que traer cosas específicas al respecto a su mente. Como siempre, sólo era cuestión de dejarlo organizar su cabeza antes de que hablase.

Imagina que estoy tranquilo en mi parte del trabajo, o intentando dividir el proyecto, y de pronto salta con una pregunta, del estilo: “Pero, ¿qué pasó cuando estuviste encerrado?”, o queriendo que le confirme cosas que salieron en las noticias… Muchas de ellas ni siquiera las sé yo, y aunque las supiera, ¿por qué demonios me pregunta? Y si le digo que no quiero hablar de eso, le digo que no lo sé, o que qué le importa, se pone más insistente —le dijo, a la defensiva de repente; no con Ayax, sino con el tema en sí mismo. — Después parece que lo acepta… pero es cuestión de tiempo para que lo saque de nuevo a colación, cuando el tema ni siquiera está en la mesa.

Era un tema todavía bastante susceptible para él, y del que no disfrutaba hablar con nadie. Lo barría siempre que podía, porque no sabía lidiar con todo lo que le provocaba. Tanta vulnerabilidad le hacía preferir no hablar de ello, y sólo conseguía tratar el tema con sus personas de más confianza.

Incluso con Ayax, cuando pudo habló sobre los cupcakes y el jugo que había preparado; probablemente, si la suerte lo odiase, habría de pensar en pasarse brevemente por la casa ajena para hacerle llegar los cupcakes, o directamente dárselos vía cuervo. No se sentía bien consumiendo algo que hacía con especial dedicación para el pelirrojo.

Se volvió a incorporar, alegre de las palabras que Ayax le decía. Siempre se entusiasmaba cuando el pelirrojo le reconocía algo que hacía. — ¿Te has dado cuenta de mi plan secreto para engordarte? —preguntó divertido. — Para que no quepas por las puertas de tu nueva casa —claramente no era así, mas era divertido pensarlo.

Levantó una de sus manos, sabiéndose culpable. Era una persona educada, criada bajo el concepto de no decir nada si no había nada bueno que decir, así que las respuestas con Gabriella y con Ayax podían ser completamente distintas.

Por supuesto que me gustaría —le dijo; como si Ayax no supiera que lo seguiría hasta a Alaska si le decía que quería ver los pingüinos. — No me hago responsable si acabas teniendo que cambiar un papel tapiz porque he hecho que notes algo que te despierta el TOC —lo amenazó divertido. — ¿Podemos hacer el idiota si Gabriella no está? Soy un experto en hechizos reparadores —eso último lo dijo acercándose un poco al espejo, como un secreto.

Estaba seguro que Ayax habría mirado cien veces el tapiz antes de ponerlo en las paredes para asegurarse de que nada le molestase. Y no es que fuera un experto en reparar cosas, pero le parecía divertida la idea de hacer un poco el idiota con su primo.

Lo que fuera que iba a decir a continuación se cortó con el gesto de mirar arriba hacia su derecha cuando una tercera voz apareció:

Te espero arriba —le avisó Hunter, quien entonces había terminado de ducharse.

Regresó la mirada hacia el espejo. — Voy a pasar la noche aquí —le dijo, ya que era innegable y prefería hacer el intento por normalizarlo. — ¿Me llamas mañana cuando salgas de trabajar? —preguntó; no pensaba que Hunter fuese a quedarse sentado oyendo la conversación, pero igual era raro hablar cuando había otra persona, aunque fuese en pisos distintos. — Descansa.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 22.560
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1298
Puntos : 1033
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Miér Oct 16, 2019 3:24 am

Había un montón de cosas que te enseñaban en la universidad que uno siempre se preguntaba que para qué le iba a servir en un futuro, pues jamás en la vida ibas a encontrarle el funcionamiento. Por ejemplo en el trabajo de Ayax, si hubiese terminado siendo un sanador convencional, eso de trabajar en equipo le hubiera venido muy bien, ¿pero un magizoologo que, por norma general, trabaja solo a menos que trabaje en una organización mayor, tipo el Ministerio?

―Bueno, dicen que es importante saber trabajar en equipo ―respondió Ayax, encogiéndose de hombros―. Dicen. A mí siempre me ha gustado ser más independiente, como tú, pero hay que saber adaptarse a todo; incluso a los idiotas, pues lo más normal es que si tienes la mala suerte de que te toque cooperar con alguien, seguro que es idiota. Las desgracias no vienen solas.

Es eso de “si algo puede salir peor, indudablemente te saldrá peor” pero en versión trabajo en equipo. Siempre en algún dúo había uno que era el peor de los dos, el que no hacía nada o tenía una actitud desagradable y si no era el otro, es que eres tú.

Por lo que Joshua le contaba de su compañero con el que le había tocado trabajar, dicho en pocas palabras, era un absoluto subnormal. Sólo a ese tipo se le ocurriría preguntar siendo tan pesado al respecto, sobre todo cuando la víctima reiteró en repetidas ocasiones que no quiere hablar del tema. Podría sentarle bastante mal tanta insistencia, pero Ayax no quiso decirlo en voz alta sólo para no preocuparle, pues parecía estar tomándoselo con filosofía y no tener en cuenta la pesadez del tipo. Así que decidió soltar una pequeña broma que, en realidad, no era para nada una broma, pues se veía perfectamente capaz de hacerlo.

―Puedo aparecer la próxima vez y decirle un par de cosas ―dijo, ofreciéndose como tributo agresivo―, o darle una bofella. Soy medimago; recuerda que tengo tu carta de víctima y es mi deber defenderte.

Sonrió divertido cuando le confesó su plan secreto para engordarle, negando con la cabeza.

―Lo tienes difícil: entre mi entrenamiento y el estrés sometido, yo creo que pierdo más peso del que gano ―Lo había dicho con un tono divertido, pero realmente tenía tela: estrés en las filas de los mortífagos, estrés en el Área-M, estrés con la dichosa casa, estrés con los planes de la boda, ¡y por si fuera poco luego va un idiota fugitivo y secuestra a su hermana!

Le parecía genial quedar mañana en casa para hacer nada o menos, además de que tenía ganas de enseñarle la casa nueva para que pudiera verla y darle su opinión real antes de que la pudieran ver con Gabriella, pues Ayax notaba a la perfección el cambio de Joshua cuando su prometida estaba cerca.

―Me alegrará saber que aún estoy a tiempo de cambiar algo que sé que me va a dar el TOC tarde o temprano, por eso necesito tu ojo inspeccionador ―le concedió, para entonces sonreír―. Idiota a medias, ya veremos.

Finalmente se escuchó a Hunter de fondo―al pesado de Hunter, corrijo―y la conversación poco a poco llegó a su fin. El pelirrojo se limitó a asentir detrás del espejo, sonriéndole, para finalmente despedirse. Le iba a desear buenas noches pero… ojalá tuviera una mala noche.

―Hasta mañana ―se despidió.

Cortó la comunicación y se quedó allí, quieto y pensado en… todo. La verdad es que no ayudaba demasiado imaginar cómo iba a pasar Joshua la noche con Hunter, ¿por qué su mente era tan hija de puta y no paraba de hacer que se imaginase todo? Era tan perverso e incómodo que casi le echaba la culpa a Olivia de que fuese tan cabrona con su propia imaginación.

Pocas maneras tenía Ayax de quitarse eso de la cabeza y, probablemente movido por, quizás la envidia, quizás la copia, terminó desapareciéndose hacia la habitación de Gabriella en la mansión Crowley. La pilló leyendo la carta que le había mandado hace un momento en la ventana, para girarse y sonreír al ver a su prometido. No lo iba a negar, la muchacha sabía que él era raro, pero se sentía muy bien cuando era él quién la buscaba a ella.

Como si tuviera que dar una explicación, la miró y se encogió de hombros.

―Pronto vamos a tener que dormir juntos cada noche ―dijo, como excusa―. Mejor ir acostumbrándonos.

Ya, sí, claro. Seguro que era eso.

Gabriella se acercó a él y lo besó, cariñosa, poniendo sus manos en el torso desnudo de Ayax.

―¿Has venido sin camiseta a propósito?

Ayax ni se había dado cuenta de que se le había olvidado ponerse la parte de arriba del pijama, a lo que intentó hacer una broma.

―¿No estoy haciendo bien eso de ‘seducir’? ―Y rió, recibiendo otro beso.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.174
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 393
Puntos : 301
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Miér Oct 16, 2019 7:30 am

Su primo tenía mucha razón en afirmar que, por norma, a alguien a quien le gusta trabajar solo le va a tocar un idiota para trabajar en equipo, porque así es la vida y nunca solía ser suficientemente fácil. Era de ese tipo de cosas que uno comprendía con un suspiro y asumiendo que era injusto, pero era lo que era.

En su caso muy particular, estaba tratando el tema lo mejor que podía, que no es que fuera gran cosa. No necesitaba decirlo en alto para que su mente se llenase de imágenes de recuerdos, y ahí se convertían en “pensamientos hidra”, haciendo que su esfuerzo se multiplicase para volver a concentrarse. Normalmente era agobiante, no obstante, no siempre era tan malo. Contándole todo aquello a Ayax, lo tomó por sorpresa que se ofreciera como tributo agresivo, pero se sonrió gracias a eso. Nunca venía mal saberse respaldado por su primo.

Creo que la bofella se la voy a pegar yo cuando me agote la paciencia; lo veo venir pronto —admitió, aunque él, por el contrario, no hablaba muy en serio… o esperaba no hacerlo.

Supo que no es que fuese muy en broma cuando habló de su estrés; había sufrido particularmente un bajón los últimos meses, entre su trabajo, su matrimonio y los criminales haciendo de las suyas con sus seres queridos.

Mira, al menos no te veo desde aquí la arruga del entrecejo… ¿Y te imaginas que te salgan canas del estrés? Parecerá que vas navideño, blanco y rojo —bromeó con él y su estrés, aligerando el ambiente. Obviamente se preocupaba por él, e intentaba no darle motivos para estresarse por su culpa, pero encontraba mejor ayudarlo a distraerse antes que agobiarlo con su propio interés.

Y… se sintió especial. No hacía falta mucho para eso, pues llevaba diecinueve años conociendo a Ayax y amor de sobra de ventaja; sabía exactamente cuáles cosas despertaban el TOC de Ayax, sabía lo que le gustaba y lo que no le gustaba, cosas que a Gabriella le tomarían su tiempo si quería conocerlo tan bien como él, y quizá nunca lo consiguiera del todo. Más bien: Joshua esperaba que nunca lo consiguiera.

Sin embargo, el momento de decir adiós llegó cuando Joshua descubrió que ya no estaba solo, suficiente como para hacerlo cohibirse de hablar con completa confianza con su primo. Siempre era mejor cuando estaban a solas. Se despidió de él con una sonrisa, guardando su reloj en el bolsillo de su pantalón y subiendo la escalera de caracol.

Hunter ya estaba acostado en la cama, con un libro en las manos, y no levantó la mirada al sentir la presencia entrando en su habitación. Joshua llegó en silencio, dejando su reloj a un lado de su varita sobre la mesita de noche, que zumbó un segundo al sentir su mano cerca. Si tuviese que adivinar, era un reclamo por haberla olvidado ahí, mas se limitó a ignorarla.

¿Todo bien? —preguntó el extirpador, finalmente mirándolo cuando se sentó sobre la cama del lado contrario al que él se encontraba.

Joshua no contestó durante un par de segundos, en los que calibró si era una pregunta honesta o por mera cortesía. — Sí, todo bien —le contestó, con un ligero ademán de hombros.

El otro colocó el libro sobre la mesita de noche, expectante. Su varita no era la única que reclamaba atención después de haber sido ignorada un rato, y eso, por suerte, el otro supo interpretarlo, aproximándose hasta él hasta acabar prácticamente de su lado de la cama, besándole en los labios. Terminó el contacto con una mordida, haciendo que Hunter gruñera en reproche, pero estirando la comisura de su boca en una sonrisa.


Octubre 10, 2019.

No estaba teniendo un buen día. Joshua sabía por qué, bastaba con ver el collar que colgaba de su cuello, oculto bajo su camiseta. Faltaban apenas unos días para la próxima luna llena; estaba tenso, más de lo que usualmente estaba, por no mencionar, además, que no es que hubiese dormido precisamente bien.

Era un cóctel para el desastre considerando cómo habían estado siendo sus mañanas trabajando en su proyecto de Evolución Animal.

Sentados en una de las mesas del campus, Joshua hacía un listado de temas mientras Ernest jugaba con su pluma, dibujándose algún garabato en la piel del dorso de la mano. Se aburría, el muy desocupado, pero no era como para tomar su libro y ayudar. En cambio, sólo molestaba.

Pero, entonces  —hizo a su compañero suspirar, adivinando lo que venía, — si tienen diferentes números de víctimas El Profeta y la Magos Informados  —una revista de dudosa fiabilidad, — ¿eso significa que los medios mienten y realmente asesinaron a alumnos? Tienes que decirme al menos eso, ¿mataron a alguno de sus compañeros?

Había que reconocerle al licántropo que aguantó mucho a lo largo de su tiempo libre entre clase y clase, que era cada vez que se veían, como lo solía hacer; lo ignoraba como podía, hacía su trabajo… pero cuando sintió que el bombardeo de imágenes se volvía irrefrenable, perdió los papeles. Escenas sobre el secuestro o, peor aún, el asesinato que había presenciado en primera fila.

¿Sabes qué? —le dijo de repente, poniéndose de pie, — vete a la mierda —fueron sus literales palabras, dejando sobre la mesa un trozo de pergamino; — esos son tus temas y los espero por lechuza para dentro de cinco días, o lo haré todo por mi cuenta.

Dicho aquello lo había abandonado, sin mirar atrás. Sintió su varita vibrar en su bolsillo, pero no la tocó, temiendo que reaccionara a su energía en forma de magia. Se había marchado hasta encerrarse en el baño; tenía todavía una clase pendiente, así que quería un momento de paz para poder enfocarse en Fisiología.

Encerrado en un cubículo, usó la punta de uno de sus zapatos para no sentarse directamente en el retrete y se sentó sobre su tobillo en completo silencio, luchando contra sus propios pensamientos durante casi media hora. Temblaba sin darse cuenta, y tenía que contener la respiración para no hiperventilar, lo que hacía que se sintiese mareado. Con su mano izquierda se cubría los ojos; la derecha apretaba su reloj, resistiendo la tentación de usarlo. En general, sentía un desastre, donde todo se le estaba cayendo encima y que en cualquier momento iba a desmayarse. No siempre reaccionaba así a las provocaciones de Ernest, probablemente era una de las peores ocasiones.

Al final, había optado por saltarse Fisiología y apareció en casa, acostándose en la cama. Miró al techo tratando de calmarse, con un agudo dolor torácico que dificultaba sus abruptas inhalaciones, convenciéndose de que todo iba a estar bien. No se dio cuenta del momento en que se quedó profundamente dormido, fatigado por la contienda.

Se había quedado dormido con el reloj comunicador sujeto en su mano a la altura del pecho, y lo despertó la voz de Ayax intentando establecer conexión. Miró primero el reloj, abriendo la tapa correspondiente, notando que era hora de la salida de su primo. Usando de excusa el sueño, había mantenido una breve conversación donde Ayax le confirmó su disponibilidad y cortaron hasta entonces.

***

Había tomado un baño y se había tranquilizado bastante hasta el momento en que la hora acordada llegó. Entonces apareció en la mansión Edevane de Godric, en el recibidor. Ayax ya lo estaba esperando, así que aparecer detrás de la puerta era un poco tonto, en especial porque se suponía que nadie más estaba en casa.

Llevó la caja con cupcakes y la jarra con jugo hasta la cocina, dejando en refrigeración ésta última, antes de ir a las escaleras de la vivienda, donde tomó aire profundamente.

¡¡AAAAAYAAAAAAAAAAAAX!! —era el sitio con mejor acústica, así que probablemente, con tremendo grito, su primo lo escucharía en cualquier sitio de la casa donde estuviera… de todos modos, presentía que estaba en su habitación, así que se dirigió hacia ahí.

Todavía tenía consigo un regalo para su primo.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 22.560
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1298
Puntos : 1033
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Jue Oct 17, 2019 2:36 am

Al día siguiente en el Área-M las cosas fueron un poco tensas, ya que Ayax pese a que se creía capaz―y lo intentaba―no era cien por cien objetivo y le era imposible separar vida personal con vida profesional. Ver a Biersack le molestaba, sobre todo después de haberse quedado con sus planes con Joshua después de haberle destrozado la tarde con trabajo. Además, él notaba que el propio extirpador tampoco estaba siendo totalmente profesional con él.

Pese a que todo lo que Ayax había estudiado el día anterior parecía tener toda la lógica del universo, Hunter insistía en que la perspectiva del estudio no era la correcta, negándose a aceptar las conclusiones del pelirrojo. No le sorprendió en absoluto su falta de confianza, pues la tensión entre ellos era más que obvia, además de que parecía dispuesto a desprestigiar todo lo que Ayax pudiera refutar al respeto. Llegó un momento en el que el pelirrojo se limitó a darle la razón, pues Aurora―la extirpadora que también se encontraba allí―hizo de mediación entre ambos, intentando buscar partes útiles tanto en el estudio del pelirrojo como en el de Hunter.

El pelirrojo salió de allí enfadadísimo, creyendo que había perdido totalmente el tiempo el día anterior y para absolutamente nada. Estaba bastante harto de tener que trabajar para otros en vez de en sus propios proyectos, ¿y para qué? Los extirpadores eran todos unos egocéntricos desagradecidos que creían que su opinión era la mejor del universo y no prestaban atención a la perspectiva del resto. La única que había mostrado ser una profesional real era Aurora, que no mezclaba el orgullo en algo tan importante como lo era la ciencia. Biersack se le antojaba al nivel de O’Neill, los dos igual de prepotentes y estúpidos.

―No tendrás que trabajar más con él ―mencionó Aurora, caminando por los pasillos del Área-M junto a Ayax―. Pronto podrás trabajar en tus propios proyectos y dejar de depender del resto.

El pelirrojo elevó la mirada, arrugando ligeramente el ceño.

―He hablado con Brewster sobre ti porque Harries va a dejar su puesto libre en una semana. Nosotros lo sabíamos desde hace ya unos meses y la directora buscaba a un buen sustituto: te he recomendado. Has hecho un trabajo maravilloso estos meses, aunque algunos estén opacados por sus egos y no sean capaz de ver los logros del resto ―añadió, esbozando una sonrisa―. Además, tratas bien a los pacientes: creo que hacen falta extirpadores que sepan las prioridades del Área-M.

La verdad es que Ayax se había quedado sin palabras, pues estaba tan enfadado con el idiota de Biersack que no había imaginado ni de lejos la idea de recibir una noticia así en ese momento. El rostro se le iluminó, con una sonrisa bastante sincera. Era sabido que los puestos de los extirpadores eran limitados, puesto que los lugares de trabajos eran cuantificables y no había para una grandísima cantidad, por lo que estaba la opción de que aunque Ayax hubiese estado un año de becario, no lo contratasen como extirpador si siempre había una opción mejor. Sin embargo, había conseguido su propósito: ser la mejor opción.

―Gracias, Aurora ―le agradeció, visiblemente contento.

―Tú hazte el sorprendido cuando te llegue la carta de Brewster para ir a su despacho.

―Lo intentaré, aunque debo admitir que eso de evidenciar mis emociones nunca se me ha dado muy bien.

―¿Seguro? Yo estoy bastante segura de que Biersack no te cae bien.

―No sé de qué me hablas, señora Coleman. ―Sonrió, rondando los ojos.



Más contento que un cerdito en un charco de barro, Ayax volvió a su casa. No quería hacerse ilusiones hasta recibir oficialmente la noticia, por lo que no le dijo nada a nadie, aunque tenía muy claro que no iba a poder contenerse cuando estuviera junto a Joshua, pues a él se lo contaba todo. Y aunque sería muy triste que todo realmente no saliese como se esperaba, sabía que al menos tendría a alguien con quién llorar desconsoladamente antes de resignarse e irse a trabajar al ala psiquiátrica de San Mungo.

Que ojo, era un trabajo que también le gustaba, pero prefería estar investigando a tratando con locos, pese a que eso último también era entretenido, pues entre locos se entienden.

Se despidió de sus padres y de su hermana, para entonces quedarse solo en aquella gran mansión. Tomó una ducha antes de que llegase la hora y se vistió con ropa de estar por casa, poniéndose unas zapatillas de andar por casa.

Ya vestido, se miraba al espejo mientras con el peine se peinaba el pelo. Tenía el cabello duro, de esos que si deciden quedarse de una manera, se van a quedar así a menos que decidas algún método más agresivo para cambiar la dirección del pelo. Así que intentando evitarse esas incomodidades, estaba peinándolo a consciencia hacia atrás, sintiéndose un Señor del siglo XIV.

Se asustó cual Popheg al escuchar el grito de Joshua desde el piso de abajo, pues no se lo esperaba en absoluto. Desde ahí, el baño de su habitación, cogió aire y grito:

―JOOOOOOOOOSHU… ―Y se atragantó con su propia saliva, empezando a toser como un retrasado.

La muerte más estúpida: muerte por atragantamiento de saliva al gritar el nombre de tu primo como un imbécil. Sería recordado como la muerte más idiota de toda la familia Edevane, incluso por encima del tío-abuelo Maurice, que murió de una patada de hipogrifo por creerse mejor que él.

Salió de la habitación mientras aún tosía, dejando el peine en el baño y cogiendo la varita por el camino, haciendo un hechizo para que una botella de agua de la cocina fuese volando hacia él. Bebió de la botella en lo que Joshua subía las escaleras.

―Casi me muero ―le dijo, por si no era obvio, pues la tos se había escuchado tan fuerte como el casi grito que casi da―. Esto será nuestro secreto: jamás le digas a la familia que he sido capaz de atragantarme con nuestro gran saludo. ―Le señaló, ‘amenazante’.

Ayax tiró la botella hacia atrás y, antes de que cayese al suelo, levitó y fue volando hasta la cocina de vuelta. La mansión Edevane estaba llena de encantamientos de ese estilo, propios de una familia acomodada y que tenía muchos elfos domésticos a su cargo, especializados en la limpieza y el orden.

―Me estaba peinando antes de atentar contra mi propia vida ―dijo, haciéndole una señal con la cabeza para que entrase a su habitación para poder seguir peinándose―, ¿todo bien hoy? No veo los cupcakes, ¿has traído los cupcakes? ―Preguntó, entrecerrando los ojos mientras cogí de nuevo el peine y peinaba los pelos de un lateral hacia atrás.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.174
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 393
Puntos : 301
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Jue Oct 17, 2019 4:32 am

Se sentía en confianza en la vivienda de los Edevane, así que se movía por la casa como en la propia, en especial cuando detectó el grito provenir de la habitación de Ayax. Grito que, por cierto, se cortó en un ataque de tos que le hizo avanzar más a prisa a través de la escalera y el pasillo para llegar casi a la par al momento en que finalmente su primo empezó a respirar como una persona normal, pues había visto la botella de agua levitar hasta el pasillo.

Te escuché, ¿estás bien? —se preocupó, pero le hizo sonreír la amenaza. — ¿Puedes imaginarlo? Creerán que estás perdiendo el estilo, nadie puede saberlo, se harían falsas esperanzas de que dejaremos de hacerlo —le continuó la broma, entrando con él a la habitación.

Se sentó en la cama, entornado hacia el baño, mirando a su primo. Le daba gracia ver a su primo así, en especial se estaba fijando en sus zapatillas.

¿Crees que me atrevería a venir a tu casa sin tus cupcakes después de decirte que te hice cupcakes? Los dejé en la cocina —le dijo divertido, obviando que sería incapaz de plantarle cara y ver la desilusión en su expresión. — Creo que puedo imaginar un poco cómo te verás cuando seas viejo; recuérdame comprarte unas pantuflas, necesitas unas buenas pantuflas —le pidió, ya que le parecían feas las zapatillas que estaba usando.

Había ignorado a propósito la pregunta sobre su día. No le había gustado mucho su día hasta ese momento.

¿Recuerdas que me dijiste que escribías mucho? Te conseguí algo —le mostró el cuaderno, “Planes para la dominación mundial” era el título perfecto para los pensamientos e ideas de su primo. Parecía que Joshua no podía encontrarle regalos ocasionales medianamente serios.

Después de dejar el nuevo cuaderno de su primo a un costado, sobre la cama, se agachó para atrapar a Eckhy al paso, ya que estaba por ahí la zarigüeya de su primo, acariciándole el lomo mientras miraba a su dueño terminar de arreglarse.

Se puso de pie después de bostezar, estirándose para desperezarse y dejando de nuevo al animal en el suelo. Estaba seguro que podría seguir durmiendo de tener la posibilidad, pero en ese momento no era la intención, pues llevaba relativamente poco tiempo despierto; había seguido dormitando en la cama tras la llamada de su primo hasta que fue hora de ser una persona productiva y al menos ducharse. Ni siquiera había comido más que el desayuno.

Caminó a través de la habitación de su primo, buscando algo con la mirada con las manos entrelazadas en su espalda hasta encontrarse con su bolsa de dulces, los que siempre compraba y llevaba encima, revolviendo la bolsa buscando a ver si había uno de manzana.

¿Qué les haces a los dulces de manzana? —le reprochó, ya que habiendo variedad de sabores, le parecía increíble que no hubiese de manzana. — Me gusta tu colonia —dijo distraídamente, finalmente encontrando un caramelo con sabor manzana y sacando uno de naranja antes de guardar el resto de la bolsa, entregándole a su primo el segundo.

Veía a Ayax de buen humor y eso, por fortuna, influía en su propio estado de humor.

¿Asumo que te fue bien en el trabajo? ¿Con lo que estabas haciendo ayer? Te veo feliz —trató de adivinar el motivo de su alegría, del tema del que no había querido hablarle a través del espejo, sin la más pálida idea de que la noticia que había recibido no tenía nada que ver y, en especial, era mucho mejor que un trabajo bien hecho. — ¿O sólo te hace muy feliz verme? —bromeó con él.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 22.560
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1298
Puntos : 1033
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Vie Oct 18, 2019 4:00 am

El pelirrojo se miró las zapatillas, sin entender porqué Joshua decía lo que decía de que necesitaba unas pantuflas: sus chanclas eran perfectas, fresquitas y fáciles de quitar y de poner. No le gustaban los zapatos de estar por casa excesivamente grandes o acolchados, pues le daban muchísimo calor. Así que Ayax se miró los pies a propósito, elevando un pie para mostrar su calzado.

—Me gustan mis zapatos, ¿no te gustan mis zapatos? —preguntó, sintiéndose un poco ofendido.

Evidentemente esa ofensa era de broma, pues le daba bastante igual que a su primo no le gustase su calzado de estar por casa. Incluso le daría igual que a Gabriella no le gustase: ¡era dichoso calzado para estar por casa! Eso sí, le había entrado la curiosidad de saber por qué, si es que era lo más normal del mundo.

Cuando terminó de peinarse hacia atrás, dejó el peine sobre el mueble del baño y salió para coger la libreta que Joshua le había regalado. Sonrió al leer lo que había por fuera, para entonces abrirla, pasar las páginas y llevarse la libreta a la nariz, pues le encantaba el olor a libro nuevo. Puso los ojos ligeramente en blanco al oler, por la broma de que ese olor casi parecía droga.

—Gracias. Esta libreta la guardaré para mis más pérfidas ideas sobre cómo dominar el mundo. Quizás no sea para nada sútil, pero sin duda irá más a juego con sus intenciones —le respondió, con una sonrisa, para dar una zancada hacia el escritorio de su habitación y abrir el primer cajón de su cajonera, justo debajo del escritorio. En el interior habían varios cuadernos de distintos colores, así como un estuche de color azul en donde guardaba sus plumas—. Estos son los cuadernos que estoy escribiendo actualmente con distintas cosas. —Sacó uno de color negro—: En este escribo cosas que me surgen para el Área-M. —Sacó otro de color verde—: En este escribo reflexiones, normalmente basadas en mi día a día, de cosas que me doy cuenta o de lo que he aprendido. —Sacó otro de color rojo, el cual colocó sobre los otros, en una pila—. En este critico a la gente. Soy una persona honesta, pero también educada: no puedo decirle a la gente a la cara lo imbécil que es por mucho que me gustase, así que me descargo con una libreta. —Rió, para entonces sacar otro, pero se encogió de hombros—: Y si sigo no paro, pero tengo muchos. Luego mira…

Abrió el siguiente cajón, en donde habían muchas libretas apiladas y bien ordenadas por colores y tamaños. El TOC de Ayax en su máximo esplendor.

—Y esas son las que están llenas —dijo antes de cerrar ambos cajones.

En realidad si te fijabas en la habitación de Ayax te dabas cuenta de que todo estaba perfectamente ordenado bajo un patrón totalmente arbitrario: el que aliviase el TOC del pelirrojo. Todos los libros estaban de tal manera que el título pudiese leerse por la derecha, es decir, que el título fuese de abajo para arriba. Además, estaban ordenados por temas y tamaños. Desde que alguien le hacía ‘la travesura’ de cambiarle algún libro de lugar, se daba cuenta muy rápidamente.

Cuando Joshua mencionó lo de su colonia, Ayax se sorprendió: era la misma colonia desde que tenía uso de razón. Él era hombre de costumbres, por lo que desde que dio con una colonia que le gustaba no había visto la necesidad de probar ninguna nueva.

—Es la de siempre —le dijo, por si no se había dado cuenta, cogiendo el caramelo que le ofrecía Joshua para abrirlo y metérselo en la boca.

O quizás ya sabía lo de que su colonia era la de siempre pero lo decía igual porque le gustaba mucho. No sabía. Ayax reconocía la colonia de Joshua porque igual era la misma de siempre, un olor que le daba muy buenos recuerdos porque siempre lo relacionaba con él.

Cuando le preguntó por el trabajo, Ayax sonrió, dejó el cuaderno sobre su escritorio y se apoyó sobre el mismo, cruzándose de brazos.

—También —dijo antes de comenzar a hablar, en respuesta a su última pregunta—. En realidad todo lo que hice ayer no sirvió para nada, pues estaba trabajando con un extirpador que no valora mi opinión y desacredita mis observaciones y estudios, por lo que haber hecho eso y no haber hecho nada prácticamente hubiera servido de lo mismo. En el Área-M hay mucho imbécil prepotente. —Pero no quería hablar de eso porque no quería dar detalles. Si Biersack había hablado con Joshua de todo eso, pues Joshua sabría que el imbécil prepotente era él, sino prefería no decirlo de su propia boca. El respeto era muy bonito y dentro de ese respeto estaba no decirle a tu primo que su pareja era subnormal—. Pero sí que estoy feliz: ¿te he hablado de Aurora, cierto? Es la extirpadora con la que trabajo mucho. Hoy me ha dicho que uno de los extirpadores más viejos se va a jubilar y que Brewster, la directora, me tiene en mente para sustituir su plaza.

No pudo evitar que se le asomase una sonrisa en la boca, entusiasmado por la idea. ¿Sabéis lo que era para él poder tener por fin voz y voto y todo? ¿Empezar a hacer cosas realmente importante? ¿Ser… alguien allí dentro? A partir de ese momento Biersack ya no iba a poder desacreditar su opinión tan fácilmente, pues iban a ser iguales.

Alzó las dos manos antes de que montasen una fiesta.

—Aún no es seguro, no me lo ha dicho la directora en persona pero… Aurora supone que pronto lo hará, que ya está decidido. Aún así hasta que no sea oficial, no se lo he dicho a nadie, por si acaso. No quiero gafarlo, que llevo mucho tiempo ahí —le contó, relajando sus brazos sobre su regazo—. ¡Por fin!

Después de todo llegar a ser extirpador había sido su objetivo desde que se creó esa iniciativa, por lo que alcanzarla significaba un gran logro para él, sobre todo por lo que significaba.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.174
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 393
Puntos : 301
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.