Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Trembling hands. ―Joshua.

Ayax Edevane el Jue Oct 10, 2019 3:40 am

Recuerdo del primer mensaje :

Trembling hands. ―Joshua. - Página 2 TWEUxEb
Sala de autopsias, Área-M | 09/10/2019 | 11:30h | Atuendo

Desde que Hunter y Ayax eran conscientes de la relación del otro con Joshua Eckhart, su trato profesional se había visto reducido a lo mínimo posible con tal de evitarse incomodidades y, por suerte, era fácil evitarlo pues cada uno tenía su campo bien definido y el becario trabajaba con otros extirpadores. Por parte del pelirrojo, no le parecía una persona grata aquella que se acostaba con su primo. No sólo porque se acostase con su primo, sino porque ya lo conocía de antes y no le parecía una persona adecuada para estar con Joshua.

Podría dar su brazo a torcer un poco y reconocer su buena actuación con respecto a los problemas de Joshua después del secuestro, pero eso no lo hacía mejor persona, ni mucho menos mejor partido.

Por desgracia, ese día tuvo que trabajar con él.

La extirpadora con la que Ayax pasaba mayor parte del tiempo―y la única persona que sabía toda la movida de Níobe―estaba colaborando con Biersack, por lo que el pelirrojo también tenía que estar presente en ese trabajo.

―¿Y cuál es tu opinión al respecto, Edevane? ―preguntó Hunter al becario que estaba un paso por detrás.

No había nada que le molestase más en ese punto que estar un paso por detrás que Hunter. Con respecto a sus responsabilidades en el Área-M, por supuesto, o eso creía Ayax. Sin embargo, lo miró con seriedad y dio ese paso hacia adelante.

―Si había dado resultados óptimos con el resto de pruebas y sólo ha fallado en esta, entiendo que puede haber sido o una sobredosis de algún fármaco o bien una reacción alérgica que desconocíamos del paciente. Dudo que haya sido un elemento en mal estado, pues aquí tenemos muy bien regulado eso sobre todo porque muchos son letales ―respondió, recibiendo el beneplácito de Aurora, la extirpadora acompañante―. Si me deja los informes, yo mismo puedo ver qué anomalías ha habido, o intentar encontrar la respuesta a esto antes de volver a probarlo con otro paciente.

Aurora se había ido rápido para atender una llamada importante de la directora Brewster, por lo que de manera totalmente indeseada, ambos se habían quedado juntos. Qué ilusión. Los dos eran consciente de  que el motivo principal de su recelo era Joshua Eckhart, pero mencionarlo haría a cualquier quedar por debajo del otro, pues ambos eran igual de profesionales. Así que Hunter se aprovechó de su poder en el interior del Área-M.

―Asegúrate de revisar bien todos los informes ―dijo, antes de mover la varita y hacer que una pila de informes volase hacia Ayax―, no tengo mucho margen para entregar esta muestra, así que hazlo rápido.

―Tengo más cosas que hacer, Biersack ―le respondió Ayax, sin resultar ofensivo―. Quizás no pueda ser tan rápido como quieres.

―Pues prioriza esto, Edevane ―le contestó.

―Llevo trabajando más tiempo con Aurora y sus asuntos tienen prioridad para mí.

―Sabes que no te conviene ―le hizo saber―, eres un becario del Área-M, no de Aurora, por lo que se espera de ti que sepas ajustar tu horario a las prioridades necesarias de cada extirpador. Dado que no eres uno todavía, más te vale mantenernos a todos contentos para que Brewster no tenga comentarios negativos de ti. Supongo que tu objetivo es terminar siendo extirpador; a nadie le gusta ser el recadero de nadie. Eres listo, sé que sabrás qué hacer.

―Lo tendré en cuenta. ―Fue lo único que dijo, sintiendo que se le hinchaba la vena de la frente y como apretaba los dientes.

No tardó en girar e irse de aquella sala, dejando atrás a Biersack en compañía de la paciente fallecida. Fue hacia su propio despacho―el cual compartía con otros dos becarios―, dejando sus cosas sobre su mesa y cogiendo aire tranquilamente. “Es un puto imbécil” resonó en su cabeza, siendo muy consciente de que Olivia, en la mayoría de casos, siempre decía lo que realmente pensaba.


***

Todo el trabajo que le había dado Hunter Biersack en ese momento había descolocado por completo toda su agenda de ese día, por lo que tenía que empezar a buscar tiempo. No quería hacer las cosas bien por Biersack, sino más bien por Brewster. No conocía a Hunter, pero le veía capaz de decir algo malo de él solo por venganza o porque todos los extirpadores son unos cabrones que buscan que nadie les quite el puesto.

No podía cancelar sus planes con Gabriella porque estaban vinculados con la futura boda, por lo que de camino a casa, se sacó el reloj y le dio la vuelta, haciendo que la conexión con el espejo comunicador de Joshua comenzara. Cuando su primo estuvo al otro lado, habló:

―Josh, acabo de salir del trabajo. ―Si era un poco observador se daría cuenta de que había salido como una hora tarde de su horario normal―. Aún no he comido y tengo que hacer varias cosas para mañana. Sé que habíamos quedado para cenar, pero voy a tener que posponerlo si quiero tenerlo todo terminado y estudiado para mañana, ¿te parece bien quedar mañana?
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 327
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Vie Oct 18, 2019 9:35 am

Cómo te lo digo… —Joshua fingió pensárselo seriamente, dubitativo, — Digamos que, si no supiera cómo eres con la higiene y los objetos personales, diría que le robaste los zapatos a Rabrours —lo puso en las palabras más sutiles que pudo, pero no importó, porque acto seguido fue directo: — parecen de viejo.

Sabía que, sin importar su opinión sobre sus chanclas, iba a seguirlas usando, como usaría la ropa que le daba sólo dentro de su casa; en el exterior seguramente las cosas serían distintas. Cuando menos era honesto con él, y eso siempre era importante.

Exageró su reacción de sorpresa y mirarlo como bicho raro cuando olisqueó así el cuaderno, como si fuera un adicto con su droga. En verdad sólo jugaba, pues reconocía que era un olor muy agradable y reconfortante, tener algo nuevo para leer o simplemente algún nuevo sitio donde escribir.

Primo, creo que tenemos que hablar sobre las adicciones —le dijo, haciendo parecer que era tremendamente peligrosa la adicción al aroma de libro nuevo.

Se acercó a mirar cuando le mostró su cajonera y los cuadernos que ahí guardaba, escuchando con mucha atención todo lo que le decía al respecto. Podía escuchar a Ayax todo el día hablar de algo que, para cualquier otro, debía ser irrelevante, así que no dejaba ver que se aburría o que quería que se callara. Al contrario; le encantaba cuando su primo se entusiasmaba hablándole sobre cualquier cosa.

Espera, espera, préstame el rojo, quiero ver si has escrito algo sobre mí —amagó tomarlo, aunque no lo hizo en realidad, o no al menos sin permiso explícito de Ayax. No quería hacerlo sentir incómodo tocando sus cosas personales sin autorización. Entonces vio todos los cuadernos que ya estaban llenos, sorprendiéndose honestamente. — En momentos así es cuando más noto que te gusta escribir; es bueno, quizá en el futuro puedas escribir un libro sobre alguno de tus estudios —le reconoció.

Luego de eso había empezado su misión para robarse un caramelo, con la dificultad de que los que más le gustaban eran los que menos le gustaban a Ayax y había un conflicto de intereses porque no encontraba ninguno de manzana. Tan enfrascado estaba en su búsqueda dentro de la bolsa y posteriormente dejándola en su sitio, que se le escapó el comentario sobre la colonia.

Dirigió la mirada hacia Ayax cuando le hizo saber que no era nada nuevo. — No dije que fuera otra, dije que me gustaba —se encogió de hombros. — Es muy representativa, muy “Ayax” —como si ese fuera un adjetivo aceptable. — No sé, me gusta —resumió, porque no encontró cómo explicarlo.

Nuevamente dedicó toda su atención al pelirrojo cuando comenzó a hablarle sobre su trabajo, en especial cuando supo que todo lo que hizo no sirvió para nada. De haberlo sabido, tal vez habría conseguido convencer a su primo de ir con él, si de todos modos no iba a rendir frutos. Joshua podía ser increíblemente objetivo, mas, cuando se trataba de ponerse del lado de Ayax, aquello cambiaba, sobre todo si no conocía a la tercera persona.

Pues fijo es un idiota; eres muy bueno investigando y sacando conclusiones, así que cuando menos habría que prestar atención a las opiniones ajenas; aunque claro que siendo un lugar tan exclusivo, no me extraña que se suban a las nubes —probablemente no hubiese usado “idiota” como calificativo de saber quién era el idiota prepotente, pero no sabía de quién hablaban.

Asintió al escuchar el nombre de la extirpadora de quien más escuchaba de la boca de su primo, curioso. Alzó las cejas, abriendo los ojos y la boca en un gesto de sorpresa y emoción en cuanto escuchó la noticia, y se frenó en cuanto Ayax detuvo la celebración.

Tonterías —le contestó, colocándole las manos en los hombros y apretándoselos con cariño. Se notaba una diferencia en la fuerza de ambas manos, pero Joshua lo ignoraba lo mejor que podía. — Escúchame, eres el tipo más inteligente que conozco, estoy seguro que te mereces esa plaza —dijo seriamente. — Así que respeto que no quieras celebrar antes de tiempo, pero te prometo que celebraremos por lo alto en cuanto te llamen para ofrecerte el puesto, ¿entendido? —su tono era ligeramente amenazante pese al contenido de sus palabras.

A pesar de que le dijo que no celebrarían todavía, sí tiró de sus hombros para separarle un poco del escritorio y poder abrazarlo cómodamente. Estaba realmente feliz por él, probablemente casi tan entusiasmado como el propio pelirrojo. Quería verlo triunfar en todo lo que se propusiera.

Estoy orgulloso de ti —le dijo, palpándole la espalda un par de veces con cariño, — ya verás que todo saldrá bien… o te ayudaré a quemar toda la isla porque son subnormales —pues Azkaban y el Área-M se encontraban en una fortaleza en una isla.

No le cabía duda de que, aunque el extirpador prepotente no, habría gente en ese lugar que había reconocido el potencial que tenía Ayax y que sabía que ahí podía explotarlo muy bien, con sus propias investigaciones y estudios. Si bien no estaba todavía seguro de cuán ética era la experimentación humana, compartía con su primo el saber lo importante era para él, y sólo eso bastaba para que lo alegrase.

Entonces le soltó, retrocediendo un par de pasos para darse mutuo espacio a respirar tras la muestra de afecto. El moreno pensó para sus adentros que al fin su día parecía empezar a mejorar.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Sáb Oct 19, 2019 3:31 am

Evidentemente, teniendo en cuenta cómo vestía Ayax regularmente, siendo una persona que podía pecar de excéntrica en muchas ocasiones y de hortera en otras, le daba exactamente igual lo que pudieran parecer su ropa de estar por casa, la cual era elegida exclusivamente por comodidad.

Cuando le enseñó todos los cuadernos y pidió el rojo, supo que realmente no lo cogería. Dudaba mucho que hubiera algo de Joshua en esos cuadernos, pues tenía suficiente confianza como para decirle las cosas, pero quizás de Biersack sí que pudiera haber algo después de un año siendo uno de los becarios del Área-M. Además, prefería que no leyese por el sencillo motivo porque ahí estaban todos sus pensamientos, incluidos los que no tenían filtro, provenientes de lo que él llamaba Olivia.

―Quizás ―le respondió, pues él también lo había pensado―. De pequeño quería escribir sobre ciencia ficción, ¿te acuerdas? Recuerdo tener una época en donde decía todo el rato que me haría rico y famoso después de publicar mi libro. Lo cual es estúpido… ―Parecía que se iba a meter con su sueño de infancia, pero en realidad era solo una broma―: Porque yo ya nací siendo rico.

Se hubiera reído cuando Joshua estuvo de acuerdo con él en calificar a Biersack de idiota, aunque no supiera que era él, sin embargo, se limitó a bufar levemente. Se sentía un poco mal riéndose él solo de Hunter y el juego de palabras ignorante que estaba teniendo con Joshua, pero… valía la pena.

―Se suben y no bajan. Parecen no darse cuenta de que en cualquier momento pueden caer. ―Rodó los ojos, para pasar de tema, pues por respeto tanto a Biersack como a Joshua, pues su primo no sabía que hablaban de él, era mejor dejarlo aparcado.

Además, Ayax tenía una noticia que dar por la que estaba realmente entusiasmado: pronto sería extirpador. O, al menos, había muchísimas posibilidades. Dudaba mucho que en la lista de prioridades hubiese alguien mejor que él o que de repente llegara alguien mejor. Él había dado parte de lo que haría de poder tener acceso como extirpador a todos lados y había recibido muy buen feedback del resto de extirpadores simpáticos―no como Biersack―por lo que creía que al final algunos compañeros sí que habían dado un reporte positivo con respecto a él.

―Por supuesto ―le respondió, con una sonrisa. Había que celebrar que por fin había conseguido la meta que se había puesto hace dos años y medio―. Quiero pensar que hay pocas posibilidades de que esta oportunidad se pierda, pero igualmente… no quiero escupir al aire sin tener entre mis manos una carta de Brewster. ―Sonrió, recibiendo el abrazo de su primo con cariño―. Quizás quemar una isla rodeada de agua no sea demasiado inteligente, pero yo entiendo tu punto ―bromeó.

La ilusión que le hacía todo eso no se podía describir en palabras, sobre todo porque el propio Ayax no era mucho de palabras ni de exteriorizar sus emociones.

―Bueno, bueno, dejemos las celebraciones a lo grande para cuando sea oficial: ahora o comemos cupcakes o vamos a que veas mi futura casa. ―Hizo una pausa, para entonces decidir él―. Mejor vamos primero a ver mi casa y luego cenamos, que ahora mismo no tengo hambre.

Además, se le apetecía muchísimo jugar al ajedrez, pues hacía montón de tiempo que no lo hacía y casi que parecía que había perdido la maña. Cuando era más joven jugaba mucho con su primo, ya que los dos eran mucho de intentar buscar la manera de burlar la defensa del otro y eso los divertía. Y aunque muchos considerasen el ajedrez un juego aburrido, a Ayax le divertía saber por dónde iba a tirar Josh.

―¿Te acuerdas que cuándo éramos más pequeños jugábamos mucho al ajedrez? ―preguntó, siendo consciente de que se acordaría―. Tengo uno nuevo: es de cristal y se ve bastante guay cuando las piezas se rompen. ―Omitió decir que luego se arreglaban solas, pues suponía que era lógico, ¿quién querría un ajedrez de un solo uso?
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 327
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Sáb Oct 19, 2019 5:19 am

Sabía que entre ellos había mucha confianza, pero eso no significaba que quisieran hacer sentir incómodo al otro toqueteando sus cosas más personales, sobre todo un cuaderno, que poseía reflexiones muy privadas, pese a que Joshua ni sospechase de aquellos pensamientos que Ayax nombraba de otra persona ni sabía que pudieran estar escritos en papel.

Hablando sobre la escritura, enarcó una ceja cuando su primo dio a notar que iba a desprestigiar su sueño de la infancia; no le quedaba, siendo tan egocéntrico como era, así que lo extrañaría que realmente lo hiciera. No lo decepcionó al afirmar que lo ridículo era ser más rico de lo que ya era y no su sueño, por lo que se sonrió divertido.

Te falta la fama —señaló, de todos modos. — Así que lo mismo y no es mala idea —pese a que ya podría conseguir su fama en el ámbito científico y médico en el futuro.

Pronto descubrió que eso podría ser antes de lo que habría sospechado en un principio, con la noticia que le alegró saber sobre el nuevo puesto al que estaba aspirando llegar el pelirrojo y lo cerca que estaba de recibirlo. Su alegría era casi como si fuese él mismo mejorando en su trabajo, pues la sentía personal y cercana.

No importaba el extirpador idiota: estaba seguro que su primo conseguiría ser uno después de haber recibido una noticia así. Es más, ni lo dudaba, esa confianza les tenía a las habilidades del pelirrojo y en lo dedicado que era en su trabajo, así que lo abrazó en felicitación pese a que no iba a celebrarlo todavía, ya que esos eran los deseos del pelirrojo.

Tampoco había mucha lógica en disponerse a quemar un lugar con tanta seguridad como esa isla, así que su plan tenía muchos más fallos que simplemente ser una isla. Al menos Ayax sabía de qué estaba hablando, por lo que simplemente se alegraron de la noticia y esperaron su confirmación para poder celebrarla como se debía.

Asintió al ser el otro quien tomaba la decisión de cómo iban a pasar su tarde. — Lo que tú quieras —le dijo a su primo.

Sí, Joshua no había ni comido ni almorzado ni nada. Había tomado un batido de plátano y una galleta cuando despertó antes de ir a la universidad, y entonces más nada. Recordaba que tras su siesta tenía mucha hambre, pero luego se había metido a duchar y todo eso, por lo que su estómago ahora se había encaprichado y ya no sentía hambre, así que no es que tuviese urgencia de comer nada.

Le extrañó que su primo recordase sus juegos al ajedrez, asintiendo con la cabeza. Le enorgullecía que, siendo el menor, siempre se había sentido un rival digno de Ayax. Sabía que su primo no era del tipo de personas que dejan a las otras ganar, así que sabía que toda su competencia y sus victorias habían sido honestas.

Por supuesto —contestó, para oír el motivo. — Vaya, ¿de cristal? Pinta ser muy impresionante, ¿acaso quieres que barra el piso contigo? Puedo enseñarte cómo se rompen todas tus piezas —trató de picarlo con una sonrisa divertida, con esa competitividad que nacía entre ellos.

No había jugado ajedrez mágico… probablemente desde hace unos años, si la memoria no le fallaba. Su séptimo año no tenía tiempo ni ganas de jugar a nada, y simplemente, ya que no tenía uno con el que jugar en su departamento, tampoco lo había hecho a lo largo de la universidad.

Pero será luego de que me des un tour por la casa, no quiero que me eches cuando te enfades de perder y no verla —bromeó con él, consciente de que su primo realmente no se enfadaría al grado de echarlo, aunque eso sucediera.

Permitió que fuera Ayax el que hiciera una aparición conjunta, dirigiéndose hacia su nueva casa. Sintió el golpe de la aparición, quizá porque no estaba en su mejor estado, pero no fue nada serio, simplemente había dado un paso hacia atrás para recobrar el equilibrio.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Lun Oct 21, 2019 3:23 am

―Más quisieras: recuerdas a un Ayax impaciente, el que tienes delante ha mejorado en su capacidad estratégica ―le respondió, en contraposición a su pequeña amenaza para picarlo―. Sólo sé que hay que jugar después de comernos los cupcakes, que no quiero que me dejes sin comida porque te vayas picado. ―Se la devolvió, divertido.

Ahora mismo a Ayax no le importaba sacrificar a sus propios peones con tal de salvaguardar a los reyes, cuando antes siempre era una persona que jugaba de manera muy defensiva. Tal y lo que había aprendido, a veces hacía falta que los peones fuese a la primera línea de la batalla para que el auténtico poder se pudiese quedar bien defendido.

Fue Ayax quién hizo la aparición conjunta en dirección a la casa nueva, la cual estaba ubicada en un barrio mágico de Londres. Aparecieron directamente en el interior, en la sala de estar justo al lado de la puerta principal.

Era una casa de dos pisos rodeada de un muro de protección, el cual constaba con un jardín bastante poblado en plantas y flores, además de una piscina bastante simple. No era ni de lejos tan grande como la de la mansión Edevane, pero sí para bañarse una familia de cinco personas, pues tres hijos eran los que al menos Gabriella pretendía tener con el apellido Edevane. Ya se lo había dicho a Ayax y a él le pareció perfecto.

A través de la sala de estar se podía ver la entrada, pero al otro lado de esa gran estancia estaba el comedor, el cual tenía unos ventanales que dejaban ver el jardín trasero y la piscina. En la primera planta se podía encontrar la sala de estar, el comedor y la cocina todo sin prácticamente muros entre ellos, por lo que era un espacio amplio con muchísima libertad. Había un baño bajo las escaleras, pero se lo enseñó muy por encima. Las decoración de prácticamente toda la estancia inferior era blanca, negra y con pequeños detalles en color rojo.

Luego subieron al piso de arriba, en donde había un pequeño pasillo que daba lugar a cinco puertas: la habitación principal de ellos dos, que constaba con propio baño y vestidor, así como a las tres habítaciones individuales, la cual sólo había una a medio decorar de manera infantil. Además, había otro baño ahí encima para las tres habitaciones individuales.

Después de hacer un tour por la parte de arriba, volvieron a bajar y esta vez en vez de ir para la zona de la sala de estar, fueron hacia el otro lado, en donde había un pequeño pasillo que daba a dos habitaciones. Una de ellas era una especie de estudio, en donde había un escritorio. En principio iba a ser el despacho de Gabriella, pero sabiendo que más pronto que tarde tendrían hijos, lo orientó más a que fuera una sala de estudio común para toda la familia, aunque ella tuviera su propia mesa. Luego fueron a la otra, la cual era el despacho de Ayax.

El despacho de Ayax tenía dos grandes ventanas, además de las paredes de un gris claro. Todo el mobiliario era oscuro, con algunos detalles en madera blanca aparentemente desgastada. Tenía el escritorio en mitad de la estancia, de tal manera que él se sentaba mirando hacia la puerta. Detrás de él se encontraba una gran biblioteca, mientras que a mano izquierda las ventanas daban hacia el jardín trasero también. Había un sofá de tela―pues el cuero se le pegaba y no le gustaba―negra y una mesa sobre una alfombra blanca y negra.

Así que veinte minutos después, una vez abrió la puerta de su despacho, Ayax le sonrió:

―¿Qué? ―Le miró, dando un par de pasos hasta pisar la alfombra y seguir hasta poner las manos sobre su propio escritorio. La poca decoración que había en la zona era gris, blanca y negra. Lo único que tenía cierto motivo más allá de lo liso era la alfombra. Además, las cortinas eran stocks de color negro que se podrían bajar tapando por completo toda la ventana―. ¿Qué te parece mi pequeño rinconcito? No seas muy cruel que sabes que a la mínima que me digas algo no voy a poder evitar tener que cambiarlo. Ya no voy a poder ver la alfombra del vestidor con lo mismos ojos y por tu culpa voy a tener que cambiarla o no me voy a poder cambiar de ropa tranquilo en ese sitio ―le reprochó divertido, pues habían tenido una larga charla sobre la alfombra del vestidor pues tenía un motivo geométrico que no era simétrico. Y ya está… Josh había conseguido despertar su TOC y hacer que no encontrase el zen cuando la miraba.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 327
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Lun Oct 21, 2019 4:35 am

Joshua había recorrido toda la casa con un ojo curioso y analítico. Ayax tenía razón y no se contentaba, en la privacidad de su confianza, en decir que todo estaba bien y muy bonito: cuando algo le gustaba, era muy específico en el por qué le gustaba, a veces por cosas que parecían tontería, pero en las que él, muy particularmente, se fijaba. Como los ventanales, que se los imaginaba abiertos durante la primavera, con el viento fresco entrando a través de ellos, o el pequeño espacio que había entre la puerta del baño y el escalón de la escalera.

Asimismo, cuando algo no le gustaba, era muy específico del por qué. No es que hubiera muchas cosas, normalmente se limitaba a un acomodo estratégico de lo que a él le parecía que lucía bien en las decoraciones. Se mostró totalmente honesto y abierto con él en lo que respectaba a su casa, hasta que el paseo se terminó en el despacho de su primo.

Cuando entró en su despacho, caminó a través de todo el lugar mirándolo de arriba abajo; deslizó uno de sus dedos por la tela del sofá, encontrándola al tacto suave y firme al mismo tiempo. Se fijó en su alfombra, pensándoselo largo y tendido, siguiendo el patrón con los ojos e hizo lo mismo con las cortinas. No habló hasta que terminó su arduo análisis de toda la habitación, oyendo a su primo de fondo.

Yo te pregunté si querías mi opinión o querías mi visto bueno, así que tú tienes la culpa de que haya mencionado que es asimétrica —lo acusó de vuelta cuando dirigió su mirada hacia los ojos verdes de su primo. — Además, tú lo dijiste: me agradecerás cambiarla ahora y no cuando lo notes tú mismo —se enorgulleció con una sonrisa, hasta ponerse de pie en el centro de la habitación, frente al escritorio.

Dio un vistazo panorámico antes de hablar.

Me gusta el sofá, pero tengo la impresión de que no será cómodo si quieres tomar siestas en él, así que a menos que quieras una tortícolis evita hacerlo —empezó a hablar, entonces levantando su mano en dirección a un espacio en blanco en la habitación; — tengo la sensación de que aquí falta algo, pero tú no te preocupes que ya me encargo yo —y su sonrisa, esa sonrisa traviesa, decía que iba a regalarle algo que pudiese colgar ahí. Y, sabiendo cómo solían ser sus regalos, Ayax ya podía empezar a pensar que iba a acabar en un cajón y no sobre la pared.

Descansó su peso apoyando una mano sobre el escritorio antes de acercarse a la estantería, siguiendo el trayecto blanco desgastado que tenía.

Esto me gusta, creo que es muy interesante, buena decisión —le dijo, para entonces acabar en frente de una de las ventanas, viendo el movimiento de la cortina al subir y bajar hasta dejarla arriba y ver a través. — Creo que en general todo está bien, la alfombra aquí luce bien —volvió a dirigirse hacia su primo, resuelto. — ¿Lo decoraste tú solito? —se interesó.

Por su tono travieso decía que dudaba que Ayax pudiese hacer tan buen trabajo decorando. La verdad es que no, en especial porque era su pequeño rinconcito y no tenía que ser a gusto de su prometida, sino ser un sitio sobrio y tranquilo donde pudiera trabajar y hacer sus cosas en paz. Había cosas que le gustaban particularmente, y otras que, siendo su sitio, habría hecho distintas. En un todo, le parecía bien.

Si lo pienso detenidamente… voy a odiarte cuando Gabriella quiera darme un tour por la casa, porque tendré que fingir sorpresa o algo parecido —aunque Joshua no es que fuera muy expresivo y lo mismo daba si fingía sorpresa o no. Bastaba con que caminara detrás de su anfitriona diciendo que le gustaban las cosas que le gustaban y omitiendo decir las cosas que no. — ¿Cuándo tienen en mente mudarse?

Siempre le disgustaba pensar en eso; lo notaba como una opresión en la boca del estómago que le hacía sentirse extraño. Lo ignoraba tan bien podía, asegurándose a sí mismo que era una tontería y que sólo eran los nervios de que su primo empezara una nueva etapa en su vida en la que él no era tan indispensable.

Yo seré el gran tío que le regale a tu hijo su primer perro y me odiarás porque te cae mal el perro, pero no lo tirarás porque sabes que no te lo perdonaríamos ni yo ni tu hijo —lo amenazó divertido con una sonrisa. Era su esfuerzo por quitar los pensamientos anteriores de su cabeza y transformarlos en un “seguiré estando presente de todos modos”.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Mar Oct 22, 2019 1:40 am

El tour había sido agradable pues Joshua no había disparado demasiado el TOC de Ayax, a excepción de con esa dichosa alfombra que no sabía por qué había permitido que entrase en su casa. Iba a recomendarle a Gabriella poner una de un color liso y listo, así se evitaba buscar errores que atormentaban su trastorno y le alejaban del zen absoluto.

Una vez en el despacho, Ayax confiaba en que no hubiera nada TOCqueoso, aunque sí era verdad lo que había dicho del sofá, pues él tampoco había visto el sofá demasiado cómodo. Sin embargo, no había ido buscando un sofá cómodo, pues era SU despacho y no quería que nadie se acomodara allí dentro, en su espacio de soledad y tranquilidad.

―No es mi intención echarme siestas ahí teniendo una cama tan cómoda en el piso de arriba, ni tampoco que nadie se acomode de más en mi sofá en MI despacho ―declaró con énfasis a quién pertenecía ese pequeño rinconcito de la casa―. Ese “no te preocupes” me sugiere que debo preocuparme mucho. ¿Debo esperarme alguna burla a qué soy pelirrojo? ―Enarcó una ceja, divertido.

Persiguió con la mirada a Joshua mientras toqueteaba todo y lo observaba, sin darse cuenta de que no apartó la mirada de él sin tener muy claro por qué. Mientras subía y bajaba las persianas, Ayax se medio apoyó en el escritorio, para entonces sonreír con orgullo por su pregunta.

―¿No lo parece? ¿Ya te imaginabas mi despacho de color verde y naranja, combinado con lila y amarillo? ―Se metió con su propia excentricidad, pues él era consciente de que había cosas que a él le gustaban que, al parecer, OBJETIVAMENTE, no quedaban bien. ¿Acaso eso no era cuestión de gustos―. Me dejé aconsejar un poco por la de la tienda y opté por algo bastante neutro, ya que pretendo estudiar y trabajar aquí dentro. Pero siendo justos… sí, la decoré yo solito. Gabriella me daba su apoyo con la mirada cuando decidía cosas. Si ponía cara de limón ácido es que estaba eligiendo mal… ―Eso lo dijo más divertido, encogiéndose de hombros.

Debía de admitir que independientemente de que Gabriella fuese a ser su mujer y futura madre de sus hijos, la muchacha le caía bien. Se veía teniendo hijos con ella y formando una familia para la posteridad. Era una persona… divertida, algo que Ayax nunca se había considerado, ya que su humor no solía ser del agrado de todos.

Cuando se quejó por tener que hacer el tour dos veces, le quitó peso al asunto: ¿de verdad se creía que le iba a poner en ese compromiso?

―Ella sabrá que ya la has visto, se limitará a preguntarte que qué te pareció todo ―le dijo, pues no pretendía hacerlo sufrir de nuevo y mucho menos fingiendo―. Pues… en principio en dos semanas. Ella está formalizando en el Ministerio de Magia su residencia en Inglaterra, ya prácticamente tiene un trabajo en El Profeta y… encima a mí me van a ascender así que… ―Sonrió inevitablemente―. Todo parece señalar a qué es el momento. Me aseguraré de que en la despensa siempre haya crema de cacahuetes y mermelada de frambuesa para nuestros míticos sándwiches de madrugada.

Era curioso que pese a que cada uno tarde o temprano fuese a tener una vida totalmente diferente a la del otro, siempre estuviera tan presente la figura de su primo en sus decisiones de futuro. Él esperaba que vivir con Gabriella no cambiase nada, que Joshua pudiera seguir apareciéndose en su cocina nueva para comer sándwiches de madrugada mientras hablaban de agujeros negros o alienígenas en las fosas marinas, pero sabía que las cosas cambiarían, pues ya no era la familia Edevane y la mansión Edevane, sino que era Gabriella y una nueva casa.

―¿Un perro? ―preguntó, arrugando la nariz―. Nunca he tenido un perro, ¿por qué no le regalas un elfo doméstico? ―Ayax, tan chapado a la antigua y tan mago como siempre―. O un… kneazle. Siempre he tenido curiosidad por los kneazle.

Eh, pero que no tenía nada en contra de los perros, ¿eh? Es solo que… todos los muggles tenían perros y era más especial tener alguna criatura mágica, sobre todo si era un elfo doméstico, que además de hacerte compañía, te lo hacían todo y se aseguraban de la seguridad del niño. Iba a pensar seriamente lo de traerse a algún elfo doméstico de la mansión Edevane con ellos para tenerlo en la casa.

―Pero no me importa si es un perro ―aclaró, ladeando una sonrisa―. Siempre he pensado que las criaturas mágicas y los animales son buenos para el aprendizaje y el comportamiento de los niños. A mí me ayudó mucho tener a Freddie, el elfo doméstico, cuando volví a casa del hospital cuando era pequeño ―le confesó, pues no creía haberle contado ese nunca porque obviamente no venía a cuento―. Le tengo especial cariño a ese elfo, pues pese a todo normalizó la situación cuando mi hermana y mis padres me trataban como si fuera de cristal. Supongo que un perro es igual… ―Reflexionó―, da igual los problemas que te puedan pasar en tu vida, el perro te va a querer igual y se va a comportar igual de feliz y cariñoso contigo.

Suponía que Freddie, que era una criatura inteligente, lo había hecho siendo consciente de que sería algo bueno para Ayax, pero hasta ahora no lo había pensado. Si elegía un elfo doméstico de la mansión, sin duda serí Freddie.

―Estaba pensando en traerme conmigo a un elfo doméstico y Freddie es de lo más antiguos: perteneció al padre de mi abuelo ―le dijo, dándole a entender que era su elfo elegido, al menos de momento. Le gustaba eso de tener a un elfo cien por cien leal a su familia que hubiese trabajado para todas las generaciones.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 327
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Mar Oct 22, 2019 4:31 am

Ayax aclaró que la intención del sofá no era ser cómodo, sino servir de asiento, y eso le pareció bien a Joshua… también pensó que era tonto tener un sofá y no poder echarse siestas en él, pero no dijo nada porque en cierta parte su primo tenía razón. Quizá tenía que ver que desde que vivía solo tomaba muchas siestas en su sofá, ahora que no había nadie alrededor que lo despertase con su presencia o que quisiera ver televisión mientras estaba plácidamente dormido.

Me ofende que pienses así de mí —dijo, pese a que su tono no sonaba ofendido en lo absoluto. — Pero sí, probablemente. O algo muy genial, depende de qué me encuentre cuando busque —le dio las dos opciones: algo espectacular o algo divertido. Los regalos de Joshua eran una ruleta en la que nunca sabías qué premio te tocaría.

Sonrió divertido al oírlo preguntar cómo se imaginaba su despacho. La verdad es que, tanto como con los regalos de Joshua, los gustos de Ayax eran así de variopintos. En especial en su sitio especial de la casa donde a quien debía gustarle era a él.

Buen chico, la verdad es que me sorprendiste —le confesó, — ¿cara de limón ácido? Curioso, uno pensaría que esa cara te gusta —porque a Ayax le gustaba el limón, lógica básica.

Si era honesto, no estaba muy seguro nunca de qué esperar con la prometida de su primo. Ni siquiera le interesaba simpatizar con ella, y la trataba con cordialidad porque era un hombre educado, más allá de su asocialización. Pero no le agradaba, y ella, como con literalmente cualquier otra persona del mundo, lo hacía sentirse a la defensiva porque nunca sabía qué esperar. Así que sí, se relajó cuando supo que no tendría que pasar el teatro ahora tras Gabriella.

Mientras el pequeño mundo de Joshua se ponía gris y nuboso al oír que en tan sólo dos semanas empezaría su vida de casi casado, Ayax supo volver a sacar el sol cuando le hizo saber que siempre tendría en la despensa los ingredientes para sus sándwiches especiales, haciendo que sonriera y se motivase de nuevo. Eran los detalles a los que se aferraba para no sentirse desdichado y echo a un lado.

Tendrías que avisarla también de eso: de que hay peligro de que un cuervo llegue a las tantas de la madrugada y sólo seré yo que no puedo dormir y quiero hablar contigo —le dijo divertido, pues sabía que más de un susto le había sacado a su primo cuando le enviaba cartas nocturnas. Tenía que dar mal rollito despertarse por un cuervo en la ventana.

Le habló sobre su plan de regalarle un perro a su futuro sobrino, empezando una discusión sobre mascotas y criaturas mágicas mientras Joshua se lo pensaba.

Yo tampoco he tenido un perro… siempre quise un perro —recordó, pensándoselo muy seriamente. Sin embargo, entre que a su padre no le gustaban mucho las mascotas y ahora vivía en un departamento pequeño con ya demasiadas mascotas, su sueño de tener un perro parecía lejano. — ¿De verdad? —preguntó.

Sabía que Ayax le tenía cariño a Freddie porque tenía dos dedos de frente y ojos, pero no sabía que había sido porque ese elfo lo había ayudado cuando era pequeño a sobrellevar su delicado estado. Asintió dos veces, señalándolo para darle la razón, cuando el pelirrojo razonó el gran motivo para tener un perro. Su gato era algo así, pero era mucho más independiente y no estaba ahí en todo momento. Al menos respetaban su mutuo espacio.

¿Crees que te dejen llevarte a Freddie? —preguntó, curioso. — No es una mala idea tener un elfo doméstico en una casa nueva —Ayax sabía cuál era su postura frente a los elfos domésticos: no le gustaba que fueran domésticos. Al menos lo llevaba mejor cuando sus amos no eran crueles o desagradables con ellos. Cosas de amante de las criaturas.

Dio un nuevo paseo por el pequeño espacio del despacho, pasando delante de un librero. Estaba pensando irrelevancias, como lo mucho que le gustaba siempre tener un librero lleno de libros académicos que había leído, lo que era muy común en todas las profesiones.

Acabó frente a su primo, dando un nuevo vistazo alrededor. — Me gusta tu casa —dijo, como si lo viese necesario, como un resumen hasta llegar a esa conclusión, — excepto la alfombra del vestidor —eso sí que no le gustaba ni a él, era difícil de mirar sabiendo que no era simétrico. — ¿Te apetece si volvemos para comernos los cupcakes? —en ese momento su estómago rugió, como si recordase que tenía hambre y estuviese de acuerdo con ir a comer algo.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Miér Oct 23, 2019 1:07 am

―Claro, a mí me gusta ―le respondió, divertido―: Pero a ella no. Por eso sabía que era algo malo. ―La lógica aplastante era aplastante se viese por donde se viese.

Además, pese a que él le gustaba las cosas ácidas, entre ellas el sabor del limón, era consciente de que era un sabor poco agradable para un paladar normal, por lo que sabía perfectamente que “cara de limón ácido” era sinónimo de desagradado. Y Ayax no ponía cara de limón ácido cuando probaba un limón ácido, pero porque le gustaban los limones ácidos, ¿sabes? ¿Se entiende la diferencia?

Sabía que cuando viviese con Gabriella y compartiese la cama con ella, las cosas por la noche iban a ser bastante diferente. ¿Cómo se tomaría la Crowley que algunas noches llegase un cuervo y los asustase en mitad de un sueño profundo porque Joshua no podía dormir y quería hablar con Ayax? Quizás el método de correspondencia vía carta no era la mejor opción a esas horas teniendo en cuenta las posibilidades de infarto. Pero tampoco veía una opción plausible lo de empezar a escuchar un Joshua en el reloj reclamando su atención. Era raro.

―Será avisada, aunque quizás vamos a tener que buscar otro método de comunicación nocturna porque no quiero despertarme con un cuerpo infartado a mi lado ―le dijo sonriente, tomándoselo a broma pero diciendo en serio la necesidad de buscar otras maneras.

Él no tenía ningún tipo de trauma recordando sus experiencias con Freddie cuando volvió del hospital. Realmente lo que más le molestaba de esa época es que su familia le diese tanta importancia a todo, recordándole todo el rato que debía de tener cuidado y que si había algo raro, tenía que decírselos. Nadie tomó en serio sus primeras sugerencias con respecto a Olivia, ¿y ahora qué? ¿Tanta preocupación para qué? Ahora tenían a un hijo medio loco que sabía que estaba medio loco y que por tanto lo ocultaba muy bien.

―No creo que me pongan problema, tienen un montón de elfos en casa y Freddie siempre ha sido con el que mejor me he llevado. ―Casi decía “favorito” pero Ayax no trataba a los elfos domésticos como objetos. Era como tener un mayordomo, pero la diferencia era que era una criatura mágica que le gustaba vivir por y para la servidumbre. Había personas―como Joshua―que consideraban que los elfos no deberían de ser domésticos, pero es que ellos quieren ser domésticos y muchos se ponen tristes si les das la libertad. Al menos en la familia Edevane, todos estaban felices trabajando para ellos, pues podría decirse que ellos también tenían una familia allí―. Seguro que no habrá problema y, por lo que tengo entendido, Gabriella también está acostumbrada a tener sirvientes, aunque los de su mansión en Noruega no son elfos, sino humanos.

Ayax no conseguía entender la diferencia entre un mayordomo elfo y un mayordomo humano, pues para él la diferencia principal es que un humano podía traicionarte o ser antipático, mientras que un elfo doméstico te iba a rendir pleitesía hasta el fin de sus días. Además, tenía la capacidad de desaparecer literalmente de un chasquido de dedos y aparecer sólo si era necesario, ¿no era perfecto? Todos los elfos de la mansión Edevane tenían “su lugar” en el sótano, en donde todos tenían un rincón en donde poder vivir entre ellos, aunque su prioridad máxima era que los Edevane estuviesen bien.

Tendría que pensar en dónde meter a Freddie, ¿quizás en el hueco de la escalera que no sirve para nada?

―Ya le preguntaré a mi madre y a Gabriella si les parece bien ―dejó el tema, para entonces sonreír―: Claro que te gusta, es la mejor casa. Espaciosa, luminosa… sin mucho TOC más que aquella dichosa alfombra del vestidor... ―Repitió después de él, para asentir con la cabeza―. Venga, te reto a intentar ganarme al ajedrez mientras comemos algo.


***

Crussssh…

La reina de Ayax había destrozado a su caballo, el cual llevaba tiempo importunando su jaque al rey. Estaba en el salón principal de la residencia oficial de Ayax, hasta la fecha, los dos sentados en el mismo sofá de dos plazas mientras en el centro de ellos levitaba el ajedrez. Las fichas rotas caían a una especie de doble fondo, reconstruyéndose sobre la marcha una vez estaban fuera del tablero.

En la mesa que tenían al lado estaban los vasos a medio terminar, así como varios envoltorios de los cupcakes. En la parte de Josh había dos, mientras que en la parte de Ayax había como cinco. ¿Había dicho ya que le encantaba sus dotes de hostelero?

―¿Y ahora qué? Ese caballo parecía tú única opción… ―Le picó, mirándole y alzándole ambas cejas en un gesto de reto.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 327
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Miér Oct 23, 2019 2:57 am

Sonrió ante la lógica de su primo de que la cara de limón no le gustaba porque sabía que si era de otra persona a la que no le gustaba el ácido de limón significaba que algo iba mal. La verdad es que tenía su punto.

No lo sé, creo que a estas alturas tendremos que desarrollar telepatía o algo —le dijo, aunque claramente iba de broma. — Pensaré opciones y te las diré cuando las tenga, aunque a estas alturas parece algo complicado —se encogió de hombros, pues realmente era así, ¿qué otros métodos de comunicación no habían experimentado?

Sí, la mensajería instantánea también llamada “usar teléfonos móviles”, bastante más discretos que las cartas y las llamadas por espejo.

Asintió con la cabeza al oír que no creía que tuviese problemas ni con sus padres ni con su mujer al tener a un elfo doméstico. Joshua todavía se preguntaba cuán ético era tener una criatura mágica por sirviente, sabiendo que la criatura tendría que vivir para servir y nada más, pero cuando menos sabía que los Edevane no los maltrataban, que ya era ganancia para esas pobres criaturas.

Me parece bien —le dijo a lo de hablarlo con las dos mujeres. — Hay algo que no me gusta y es que no tiene ningún pasillo curvo, ninguna casa que se precie sobrevive sin un pasillo curvo —sonrió divertido, pues eso era, en su juicio personal, importante, mas no indispensable. Sólo entonces pasaron a lo verdaderamente importante.

***

Gruñó suavemente cuando le rompió su caballo, quizá su mejor esperanza para poder ganarle. Ayax tenía razón y había mejorado muchísimo su defensa con la mejor ofensiva, así que le estaba costando más de lo que recordaba hacerle tropezar y abrirle un espacio directamente a su rey.

Cállate, el juego no se termina hasta que uno gane —le sonrió, picado, aunque ya estaba empezando a preocuparse.

Sabía perfectamente que su única oportunidad ahora era conseguir distraer a Ayax lo suficiente para tomarlo por sorpresa y atacarlo desprevenido. Enfocó en eso su estrategia, porque no quería darle a su primo motivos para molestarlo el resto de la tarde por su victoria.

Estaba tan concentrado en el movimiento sobre el tablero, que levantar la vista lo pilló a él con la guardia baja. Lo vio distraído e imperfecto; notó sus pecas, la fina curva de sus labios sonriéndose por dentro por su inminente victoria, acompañado también del brillo orgulloso en su mirada. Concentrado tan sólo en el juego entre ellos, sin prestarle atención, simplemente siendo él y no necesitando nada más que eso.

Su mano había seguido moviendo piezas hasta que al bajar la mirada Joshua se descubrió en jaque mate. También notó que el pulso se le había acelerado, y se sintió extraño por eso. No era ansiedad, sino otra cosa a la que no supo darle nombre.

Te dejé ganar porque eres el anfitrión —sacó una frase de mal perdedor, divertido, queriendo sacarse la imagen de Ayax jugando de la cabeza. — No quería que te pusieras triste —siguió en el papel. — Quizá has mejorado sólo un poco tu defensa; un poco —reconoció a medias, juntando los envoltorios de los cupcakes y doblándolos en sí mismos para recogerlos más fácilmente.

Buscó su vaso y le dio un buen sorbo, aclarando la garganta cuando el líquido hubo pasado del todo.

¿Qué? ¿Me vas a dar la revancha para mostrarte que fue cosa de suerte? —se contradijo, ¿era suerte o lo había dejado ganar? Sin embargo, su sonrisa decía la verdad, picada y un poco decepcionada de su derrota. Tendría que concentrarse más si quería una victoria en el futuro.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Jue Oct 24, 2019 3:21 am

No iba a mentir diciendo que tenía el juego totalmente ganado, pues desde que perdiese un poco de concentración podía cagarla estrepitosamente. Además, veía ciertas oportunidades de las fichas blancas―que eran Joshua―y sabía que de no estar totalmente atento podría jugársela sin que él se diese cuenta. Ayax no era de esos que cantaban victoria antes de tiempo, pues en más de una ocasión se había llevado un correctivo de prepotencia.

―Lo sé: este juego se terminará cuando yo gane ―le respondió, solo para picarlo y ponerlo nervioso, sabiendo que estaba viendo el tablero bastante negro.

Y no dijo nada más, simplemente jugando. Ayax en ese momento no se percató de absolutamente nada, ni de la mirada de Joshua, ni mucho menos de su cambio por un sentimiento repentino. Él solo movió su reina para hacerle jaque mate a su rey, siendo totalmente acorralado por una torre y un alfil, para dar por finalizada la partida.

Se echó hacia atrás, poniendo sus dos manos por detrás de su cabeza. Ayax tampoco era de esos que se regodeaban en su victoria: odiaba que la otra persona lo hiciera y como su primo le caía bien, pues con él no lo hacía.

Con la gente que le caía mal, sí. Bueno y con Francis, el abuelo de Joshua. A ese pobre señor le encantaba molestarlo e importunarlo con sus comentarios.

―Sí, ya… ―No se lo creía, pero igualmente sonrió―: No querías que me pusiera triste. ¿Suelo ponerme triste cuando mi primo pequeño que asistió a Ravenclaw me gana jugando al ajedrez? ―Preguntó retóricamente, pues nunca se había recordado triste―. Me pico, claro, pero porque ganar a un Ravenclaw tiene su mérito. Ahora, sin embargo, ganó la astucia a la inteligencia ―le dijo, picándole un poquito.

El pelirrojo también se acercó a la mesa para coger su vaso y terminarse el zumo que Joshua había hecho, para servirse un poco más, pues la jarra estaba allí, siempre fría gracias a la magia.

―¿Pero fue cosa de suerte o es que me dejaste ganar? ¿Qué te parece si primero te pones de acuerdo con tu mal perdedor interior? ―Sonrió, ladino y divertido, bebiendo del vaso antes de volver a dejarlo sobre la mesa y pasarse la lengua por los labios, pues estaba muy bueno―. Venga, vamos a jugar otra para ver si es que sólo estabas calentando el cerebro.


Una hora y media después

Joshua había ganado la siguiente partida que habían jugado, pero había estado tan reñida como lo había estado la primera, con tan mala suerte de que en uno de los movimientos que había hecho el moreno, confundió al pelirrojo y lo atacó por donde no se esperaba. Ayax le reconoció la victoria inteligente, pero como es evidente, habiendo ganado una y una, hacía falta un desempate justo en el que poder declarar un claro vencedor.

Siempre lo habían hecho así: o uno ganaba las dos que jugaban, o siempre tenía que haber un desempate. Se llevaban muy bien, pero eso no quitaba que fueran tan idiotas como para dejar las cosas en tablas, sino que siempre tenían que hacer honor a su competitividad innata para que aquello terminase con alguno de los dos con el ego un poquito más alto.

Al menos sus piques siempre habían sido sanos, por lo que era divertido enfrascarse en horas de jugar con el otro, pues siempre, perdieses o ganases, no ibas a salir cabreado.

Sin embargo, la última partida que jugaron fue… catastróficamente fácil de ganar y no entendió el por qué. Parecía que Joshua repentinamente había dejado de prestar atención o que su concentración había desaparecido por completo. Ayax lo notó, pues no estaba dando caña como al principio y casi que parecía mover porque tenía que hacerlo y no porque tuviera una estrategia pensada.

También pensó que lo mismo es que ÉL ERA MUY BUENO, pero sabía que jugando con Joshua una victoria tan fácil no solía ser lo típico.

―Pues jaque mate ―dijo repentinamente, hasta sorprendido él de que aún con tantas fichas en la mesa, hubiese podido llegar al jaque mate de esa manera, pues había burlado sus defensas con mucha facilidad―. Iba a remarcar que la astucia del jugar sucio ganaba de nuevo, pero algo me dice que tus neuronas se quemaron con la anterior partida. Las hiciste hacer demasiado esfuerzo para ganarme, pero no dan para dos partidas contra mí. ―Se metió con él, bastante divertido y con un tono jocoso, para nada ofensivo.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 327
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Jue Oct 24, 2019 7:02 am

Lo más gracioso de todo es que los piques de Ayax no eran lo que lo ponía nervioso; más bien, podría decirse que lo que le había jugado a favor era lo que el pelirrojo no hacía. Ni siquiera le había prestado atención para distraerlo al grado de que Joshua perdió la concentración de sus fichas y su rey quedó indefenso al grado de que lo apresaron las fichas negras.

No sabía si ibas a empezar a ponerte triste hoy —le contestó resuelto, como una razón milenaria para haberlo dejado ganar, con el mal perdedor por dentro que lo llevó a contradecirse a sí mismo. — Venga, que ya te enseñaré que la astucia no le gana a la inteligencia —renovó su espíritu competitivo, mientras las fichas empezaban a colocarse de nuevo por su cuenta.

***

Tras su victoria, sólo había una forma de acabar aquello: con un desempate que dijese cuál de los dos se llevaba el imaginario premio inexistente del día. Joshua se estaba motivando con el juego, así que pensó que la tercera ocasión sería tan buena como la primera, pero cometió un error garrafal del que se arrepentiría momentos más tarde: volvió a levantar la mirada.

No sabía qué clase de poción se había puesto de colonia o qué tenía el pelirrojo ese día, que atraía su mirada y sus pensamientos como un imán atrae el metal. Prácticamente en cada pausa lo miraba, y notaba algo nuevo en su primo que le llamaba la atención: la pestaña que tenía en el pómulo, lo fantástico que se veía concentrado, la forma en que respiraba lentamente, o cómo enarcaba la ceja después de cada uno de sus movimientos, tratando de contener su expresión para no mostrarse victorioso antes de tiempo.

Cuando se daba cuenta, tenía que mover antes de que Ayax notase dónde tenía los pensamientos, haciendo que su nivel de respuesta se redujera potencialmente hasta ser un movimiento rápido basado en una instantánea mirada al campo de juego, sin intentar descifrar la estrategia ajena y sin hacer la propia.

“Maldición”, se dijo a sí mismo, dentro de sus pensamientos, “tengo que dejar de mirarlo y empezar a concentrarme o a este paso me va a…”

Pues jaque mate —interrumpió sus pensamientos.

El Ravenclaw miró el tablero como si no entendiese, viendo cómo ninguna de sus fichas cumplía su función de proteger a su rey. Sobre todo, lo tomó por sorpresa lo que su primo dijo sobre sus neuronas, ¿cómo se supone que le dijera a Ayax que nada tenía que ver, sino que no podía concentrarse porque no podía mirar otra cosa que no fuera su rostro? Se pensaría que era raro, como poco. El propio Joshua pensaba que era raro, pues nunca le había sucedido perder de forma tan humillante porque estaba distraído con no otra cosa que su primo.

Sigue soñando, seguramente se quedaron tan tranquilas tras su arrasadora victoria que se les olvidó el desempate —le dijo, siguiendo el hilo de Ayax. — Saborea tu victoria de hoy, que la próxima vez no necesitarás desempate de lo rápido que te voy a vencer —defendió como mal pudo su orgullo. A su vez, se acercó para quitarle la pestaña que tenía en el pómulo, una de sus tantas distracciones de ese rato.

No estaba molesto, aunque sí un poco decepcionado consigo mismo, sin entender todavía por qué había sucedido tal cosa. Y lo peor es que, corroborando la existencia de los intrusivos pensamientos sobre el pelirrojo, todavía notaba su pulso inquieto, nervioso. Lo que era todavía más extraño era que en medio de la agitación sentía paz; era una extraña contradicción que lo hacía sentir vulnerable.

Por cierto —dijo, queriendo cambiar de tema mientras miraba las piezas del ajedrez guardarse, — ¿recuerdas lo que me pediste? Sobre Adae —hacía tiempo habían tocado el tema y no lo había sacado a colación hasta entonces. — Decidí hacerte caso —y buscó en su bolsillo una hoja de papel perfectamente plegada varias veces por su mitad.

No decía la gran cosa; era una carta más bien un tanto impersonal hecha con su puño y letra donde ponía a Adae un poco al corriente de lo que sucedía en el exterior. Si bien hablaba sobre el castillo, mencionando libros que le había prestado, Joshua no contaba mucho sobre sí mismo. Vamos: como una conversación normal con una persona cualquiera, siendo sólo él.

Se la dio a su primo, sin importarle si quería mirarla o si la pasaría sin revisarla. Debía estar bien consciente de que Joshua no intentaría nada en contra de Ayax, ni siquiera se le había pasado por la cabeza ayudarlo a escapar ni ninguna locura por el estilo.

A ver si… te ayuda de algo —pues recordaba que su primo había dicho que el niño, que ahora no debía ser tan niño ya cerca de dos años más tarde desde la última vez que se vieron.

Había tenido sus dudas al escribirla, especialmente porque pensaba que iba a encontrarla desalentadora, pues le hacía saber que había un mundo ahí fuera que giraba sin él. Por otro lado, era una suerte de empatía. Últimamente Joshua, sin estarlo realmente, se sentía bastante solo de vez en cuando. Supuso que tenía que ser algo parecido lo que vivía Adae encerrado en su prisión, así que decidió intentar aliviarlo un poco.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Sáb Oct 26, 2019 3:59 am

No se había percatado de nada porque estaba cien por cien concentrado en el tablero, pensando que los movimientos que estaba haciendo Joshua eran propios de alguien igual de concentrado que él con ganas de demostrar que era mejor. Sin embargo, no había sido así: a medida que pasaba el tiempo de esa última partida, Ayax cada vez se daba más cuenta que o bien su mente ahora mismo estaba a otro nivel de perspicacia o bien la de Joshua se había quedado atrás.

Que era normal, realmente. Habían días y días. No siempre se podía tener uno concentración suficiente para tres partidas seguidas: quieras o no, el ajedrez jugado con paciencia y estrategia podría ser muy pesado y cansado.

―Sabiendo lo despistado que has jugado esta última, no sé si me sabe demasiado esta victoria… ―le respondió, haciendo un movimiento con la mano para que el ajedrez que levitaba entre ellos comenzase a recogerse por sí solo, colocándose sobre la mesa que tenían delante―. La próxima vez te quiero al cien por cien de tu rendimiento, ¿eh? A mí esto de dejarme ganar no me gusta. ―Le picó.

Sabía que estar despistado era algo normal, por lo que tampoco quería preguntarle si todo estaba bien. Tal y cómo le iba la vida con todo lo del secuestro, Ayax estaba un poquito cansado de preguntarle y no quería resultar cansino. Obviamente estaba cansado por él, pues no quería que se pensase que era un pesado preguntándole siempre lo mismo a la mínima.  

Se sorprendió de que sacara el tema de Adae de repente, pues sinceramente: no se imaginaba que realmente fuese a escribir esa carta para el prisionero. A Ayax le hacía ilusión que lo hiciera, pues el niño además de caerle bien―era un chico muy inteligente y curioso―estaba teniendo problemas, por lo que él creía que aunque fuese una carta desalentadora, le ayudaría el darse cuenta de muchas cosas. Llevaba tiempo sin ser objeto de experimentación debido a su estado, pues al ser un paciente bastante joven, nadie del Área-M quería arriesgarse a perderlo.

Ahí en donde lo veías, era uno de los más cuidados y Ayax, en todos estos meses de becario, se había encargado de su bienestar y salud mental. ¿No es irónico que alguien que no está bien de la cabeza se encargue de la salud mental de otros?

―Pensé que no lo harías ―le reconoció, para entonces matizar―: Es decir, te vi tan escéptico cuando te lo sugerí que pensé que lo pasarías por alto. ―Cogió la carta doblada, para desplegarla y leer por encima lo que decía.

La leería en profundidad―aunque no había mucha profundidad, para qué mentir―antes de dársela a Adae, pero más que nada para poder comentar el contenido con Joshua o si había algo curioso que remarcar. Después de echarle un ojo, volvió a doblarla con cuidado, dejándola también sobre la mesa.

―Es muy tú ―le dijo divertido, ladeando una sonrisa―. Si todo sale bien, haré que te escriba una de vuelta. Estoy haciendo terapia con él, pues ahora mismo está en modo intocable, desde hace ya par de meses. Si bien está en un sitio duro en el que vivir, el hecho de literalmente no hacer nada tampoco le está sentado nada bien.

Tampoco le apetecía mucho hablar del prisionero, pues no lo estaba pasando demasiado bien y sabía que Joshua había tenido relación con él. Por mucho que fuera un sangre sucia―cosa que no tenía por qué conocerse en Hogwarts―había tenido relación con su primo y se caían bien. Y Ayax comprendía que, aunque fuera un hijo de muggles criado por dos mujeres―menuda aberración de la naturaleza―, era un chico simpático.

Ayax, todavía apoyado de costado en el sofá, apoyó su brazo encima del respaldo del sillón, sujetándose la cabeza con la mano y mirando a Joshua.

―Aunque ya lo supiéramos desde pequeño… ¿no se te hace raro que ya seamos tan grandes? Bueno, tú sigues estudiando… Casi que parece lo mismo de siempre, aunque en vez de estar internado en Hogwarts, puedes tener una vida fuera de ahí ―matizó antes de continuar―: Pero ahora que todo me está viniendo de golpe, me estoy dando cuenta de que la vida es más complicada de lo que me habían dicho, ¿eh? ―dijo, algo divertido.

Iba a ser ascendido, estaba preparando la boda, estaban remodelando una casa en la que irse a vivir, había perdido la virginidad―eso para Ayax era muy fuerte―, por no hablar otros temas ajenos a él: el secuestro de su hermana, la fila de los mortífagos…

―Vamos a tener que cuadrar una vez al mes un día tranquilo de primos que no pueda ser pospuesto por ningún otro plan ―añadió.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 327
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Sáb Oct 26, 2019 6:55 am

Ya te lo dije, la próxima no podrás descuidarte ni un segundo —amenazó divertido, intentando ignorar cómo había resultado su última partida en el ajedrez. Esperaba que se le quitara la tontería y aquello no se repitiera en un futuro. Entonces ya se preocuparía de estarse quedando subnormal, que era pésimo hasta para sí mismo.

Le dio un vistazo al ajedrez, preguntándose por qué no se había podido concentrar en ello durante el transcurso del desempate. No supo responderse a sí mismo, quizá porque no había respuesta, o no fuera una que a él personalmente le agradase. Terminó por apartar la idea a un lado para cambiar de tema, al del muchacho que estaba en el Área-M y servía para ambos como un conocido en común.

Joshua también se había sorprendido viéndose a sí mismo escribir aquella carta, pero al final la había terminado y decidió entregársela a Ayax como un puente de conexión con el interior y el exterior de aquella prisión de máxima seguridad.

Yo también lo pensé —confesó, encogiéndose de hombros. — Pero, ya ves, al final la escribí, quizá sirva de algo —repitió, mostrando todavía sus dudas a la función de aquella carta en el proceso de salud mental de Adae. Peor era nada, ¿no?

Enarcó una ceja divertido cuando le dijo que la carta era “muy él”, sin saber muy bien a qué se estaba refriendo. ¿A que era breve? ¿A que era seca? ¿A que era impersonal? Reconocía que era una carta muy distinta a la que le escribiría a Ayax, por ponerlo de ejemplo, pero al menos era honesta en sus intenciones, pues su primo debía saber que probablemente no lo habría hecho si no se sentía muy conforme con la idea.

No pudo evitar sentir cómo se le erizaban los vellos de los brazos cuando escuchó noticias sobre la aguililla –recordando que el animal de Ravenclaw es un águila-, pues sin querer se había imaginado cómo sería su vida si estuviese dentro de ese sitio. Ya no era un sueño muy recurrente, pero el miedo permanecía, porque Joshua no había encontrado la forma de quitárselo del todo de encima.

Prefirió no decir nada sobre Adae, porque era un terreno dificultoso que prefirió no caminar.

Recargó la cabeza encima del sofá, quedando con la cabeza mucho más inclinada que su primo, el que se recargaba en su brazo. Sus cuerpos estaban en la dirección del otro, así que tenía su sien contra el respaldo del sofá mirando a Ayax.

Bueno, si me lo preguntas, hace tres años no pensé que estaría aquí —y por “aquí” se refería a “en esta situación”, no como una especie de comentario suicida. — Cambiaron las cosas y… a veces ni siquiera me siento partícipe de nada —después de todo, llevaba tres años sin reconocer al hombre que miraba en el espejo. — Así que no sé qué esperar cuando tenga tu edad… —con planes de boda, un trabajo, y todo eso. — Al menos me alegra poder vernos cuando queramos y no sólo en fines de semana en Hogsmeade.

El Joshua de hace tres años pensaba que en ese momento de su vida estaría estudiando leyes con una vida que no le gustaba mucho. Ni en sus sueños más salvajes se habría imaginado que sólo un año más tarde un licántropo lo mordería para cambiar su vida para siempre, o que se decantaría por su vocación y volaría del nido familiar para independizarse lejos de su padre, o que el año siguiente se diese cuenta que aparentemente prefería tener una pareja sentimental varón en lugar de una mujer. Vale que había cosas buenas, pero no sabía cuánto tiempo le durarían.

Todo cambiaba demasiado rápido, y sentía como si la corriente lo arrastrase y no le dejase decidir nada.

¿Puede ser una vez cada dos semanas? —preguntó muy en serio. No le gustaba la idea de la posibilidad de pasar treinta días sin ver a su primo. — Necesitaré “Vales para ver a Ayax sin que me diga que no”; tú vas a ser el tipo casado y con compromisos, ya te estoy dando ideas para mi regalo de navidad —sonrió a medio lado.

Tan sólo el día anterior era prueba de ello, si bien se había compensado de inmediato. Se temía que fuese cada vez menos fácil compensar cuando Ayax empezara a tener más obligaciones y ocupaciones con las que cumplir.

O me pondré cómodo en el sofá de tu estudio haciéndote conversación mientras estás trabajando, te pasaré la factura de mi quiropráctico por comprar un sofá incómodo —lanzó una nueva amenaza, un tanto menos seria. La idea no es que fuera invadir el espacio personal del pelirrojo en realidad, pero podría ser un recurso desesperado para una situación desesperada. Todo dependía de lo que les deparara el futuro a ambos.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Mar Oct 29, 2019 3:12 am

¿Quién se esperaría hace tres años que estarían en donde están ahora? Hace tres años todavía Milkovich estaba en el poder, eso para empezar. Después… las cosas habían cambiado muchísimo y ambos habían pasado por cosas que podían traumatizar a cualquiera, por lo que entendía a su primo, sobre todo siendo consciente de la experiencia que había vivido recientemente.

Lo de no sentirse partícipe de nada, pese a que sabía que no tenía que ver con él, lo hizo sentir un poquito aludido, pues a fin de cuentas ahora mismo Ayax estaba haciendo su vida con Gabriella―o al menos empezándola―y todo lo que hacía lo estaba haciendo en un segundo plano, en donde Joshua tenía una participación casi nula. Era cierto que era su padrino y tendría importancia al final, pero ahora mismo… Ahora mismo Ayax estaba enfrascado en varias cosas en las que su primo no tenía cabida.

―Es normal ―dijo, intentando empatizar con él. A Ayax no se le daba bien empatizar con las personas, sino que a él se le daba mejor empatizar con las piedras, sin embargo, su primo era su persona favorita y le conocía bastante como para saber lo que estaba viviendo―. Vas a tener tiempo de hacerte a la idea para cuando tengas mi edad. Me tienes a mí como referencia, ¿o no? Ya te estás dando cuenta de las cosas que no tienes que hacer: no te comprometas con una pro-muggle, asegúrate de no dejar a un mellizo negro malvado por ahí si capturas a su hermana… ―Eso era, obviamente, una sátira a todas sus cagadas monumentales y hechos históricos de estos dos años. Soltó una risa, por supuesto.

Cuando mencionó lo de que las quedadas obligadas fueran cada dos semanas hizo que Ayax se hiciese falsamente el pensativo, para finalmente asentir: claro que él prefería también eso. Rió con el detalle de los vales, para entonces sentarse más cómodamente, cruzando sus piernas.

―Esos vales ya los tienes y lo sabes ―le dijo, antes de escuchar su gran amenaza del quiropráctico que le hizo soltar una carcajada sincera―. Vale, vale, ya lo voy pillando: a partir de ahora mi sofá de piedra va a ser igual que tu pasillo curvo, ¿no es así?

Porque si había algo evidente en esa vida es que a Ayax no le gustaba el apartamento de Joshua, pues el pasillo curvo le rompía absolutamente su zen visual y mental y otra cosa parecía ir aclarándose en la vida: si bien la alfombra del vestidor sería cambiada, el sofá del despacho de Ayax no, cosa que Joshua le recordaría mucho.

―Aunque viva con Gabriella en una nueva casa, sabes que estarás igual de invitado que lo que lo has estado siempre en esta ―le recordó, por si acaso ERA TONTO y pretendía hacerse el olvidadizo―. Mi casa es tu casa. Siempre va a ser así.


***

Se habían quedado mucho tiempo en el salón siendo simplemente Ayax y Josh, hablando de todo y de nada. A veces hablaban del pasado, a veces del futuro, pero la verdad es que el presente no lo tocaba ninguno de los dos, pues ambos preferían no darles demasiadas vueltas a sus problemas actuales.

Después habían cenado y pronto en la madrugada se habían ido a dormir. Ayax se quedaba en su cama, evidentemente y, como siempre habían hecho, sacaron de debajo de la cama del pelirrojo otra cama con ruedas, en donde siempre se había quedado su primo cuando se quedaba a dormir. Que Ayax recordase, esa cama solo la había usado Joshua en toda su existencia, pues no tenía más amigos ni más primos gratos en su vida.

Habían hablado un poco antes de dormirse y el pelirrojo sintió que su primo se había quedado dormido para cuando él todavía no estaba ni cerca de quedarse dormido. Se había puesto de costado, mirándolo desde su cama―un poco más elevada―, preocupado. En general estaba preocupado un poco por todo, pues estaba teniendo muchas emociones fuertes en muy poco tiempo y, al igual que su primo, le estaba costando asimilarlo todo. Además, le preocupaban varias cosas, entre ellas Joshua y su problema después del secuestro y por un momento deseó que ojalá fuese solo eso, así podría dedicarle a él todo su tiempo.

¿Lo otro que le preocupaba?

Cuando por fin se quedó dormido, su otra preocupación hizo aparición. Se había quedado dormido con pensamientos muy negativos y con una sensación de inseguridad, por lo que la pesadilla no tardó en aparecer.

Se trataba de una escena paralela a la que había visto con Lohran Martins, pero al revés. En su sueño era el negro quién le daba a Ayax una ubicación en donde encontraría a Eva, su hermana pequeña, en las mismas condiciones en las que él había dejado a Prue Martins. Sin embargo, cuando llegaba lo que se encontraba era una camilla chorreando sangre con el cuerpo asesinado de su hermana pequeña sobre ella, un claro mensaje de venganza después de que Lohran se hubiese dado cuenta del estado real de Níobe.

El pelirrojo empezó en un principio a moverse, incómodo con su sueño. Sin embargo, la pesadilla no cesó ahí: si bien lo que él más temía era perder a un ser querido, sabía que otra de las repercusiones de que fuera por su culpa fuese la reacción familiar, por lo que en su pesadilla comenzaron a aparecer todos sus familiares, culpándole de la muerte de Eva. Primero sus padres, luego Angelica, luego hasta el propio Joshua…

Se sentó de golpe en la cama tras un sonido asustado, con la camiseta de su pijama sudada. Tenía cara de horror, todavía desubicado después de esa pesadilla tan real y, sobre todo, una respiración muy agitada.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.774
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 419
Puntos : 327
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Mar Oct 29, 2019 7:09 am

No pudo evitar sonreírse cuando le dijo que no hiciera lo que él: prometerse a alguien pro-muggle siendo que su comunidad penalizaba y condenaba esa mentalidad, y no dejar mellizos negros malvados de las hermanas que capturase. Obviamente Joshua no iba por la vida capturando a nadie, así que entendió de inmediato la broma, aunque se trató de convencer que no daba ni puta gracia porque formaba parte de la lista de cosas malas que habían pasado ese año, no sólo para él sino para la familia Edevane directamente.

Tú llevas un año entero quejándote de mi departamento, ¿por qué yo no me puedo meter un poco con tu sofá incómodo? Qué sensible —lo molestó, divertido. La verdad no era otra que… sí, probablemente lo sacase a la luz cada vez que tuviera oportunidad.

Sabía que no estaba vetado de ninguna forma en la nueva casa, pero obviamente, ya que no era sólo la casa de Ayax, y aunque lo fuera… había ciertas restricciones. Le gustaba pensar que era una persona decente que va a los lugares con invitación de antemano y se queda lo justo, entendiendo su propia percepción del tiempo justo de una visita. Probablemente pudiese pasarlo un poco por alto siendo la casa de Ayax solamente, pero con Gabriella no se sentía ni remotamente en confianza. Así, equilibraban bastante la balanza.

Por supuesto —contestó, — aunque te vas a arrepentir de decirme eso el día que quieras patearme fuera porque paso demasiado tiempo ahí —nuevamente, no hablaba muy en serio, pero la broma quedaba.

***

Tras una tarde y noche muy agradables llenas de conversación y piques con su primo, se habían acomodado en su habitación. La nostalgia le embargó cuando sacó la cama de debajo de la suya y el intrusivo pensamiento de que seguramente esa fuera la última vez que la ocuparía se le incrustó en la mente, lo suficiente para que un nuevo bofetón de realidad le diese en el rostro.

Al final, estaba tan cansado que no se dio cuenta del momento en que se quedó dormido. Ni siquiera había tomado posición de dormir: estaba boca arriba con un brazo tras la cabeza y el otro sobre el estómago, cuando siempre dormía de lado y con la almohada a ambas partes entre los brazos y bajo su cabeza. Le cobraba factura lo sucedido durante el día y la anterior mala noche de sueño, como si no hubiese tomado esa larga siesta en ningún momento.

Había empezado a tener un sueño agitado, de esos sueños extraños y locos que uno a veces tiene. Según Joshua iba entendiendo se trataba de una extraña civilización oculta entre los humanos del mundo, lo que aparentemente eran extraterrestres y estudiaban desde dentro a la humanidad. Su participación en su sueño transcurría entre descubrir a una de esas entidades al percatarse de una falla en su disfraz y… para ser honestos, ni el propio Joshua estaba entendiendo mucho su sueño.

Por desgracia –o por suerte-, cuando abrió los ojos todo su sueño se fue a negro y se borró de su memoria con la rapidez de un parpadeo. Lo había despertado de su frágil sueño el sonido que había emitido el pelirrojo al despertar, y por un momento se encontró confundido al no reconocer de buenas a primeras dónde se encontraba.

Notó, más temprano que tarde, que estaba en la habitación de su primo, y reconoció su respiración muy cerca, haciéndolo girar su rostro para verlo sentado sobre la cama. Por cómo respiraba podía notarlo inquieto, aunque no podía ver su rostro desde su posición.

¿Ayax? —preguntó con un hilo de voz ronco. Tuvo que aclarar la garganta mientras se sentaba también, subiendo su brazo a la cama para tocar la pierna de su primo y llamar su atención. — ¿Qué sucedió? —insistió.

Buscó con su mano su reloj, aunque la falta de luz no lo dejó reconocer bien qué hora era, así que terminó levantándose para sentarse pesadamente al borde de la cama de su primo, acariciándole la espalda para ayudarlo a calmarse. Sintió su camiseta ligeramente húmeda por el sudor, pero, a decir verdad, no le importó mucho. En ese momento sólo ocupaba su mente que su primo le dijera qué había de malo.

¿Pasó algo? —inquirió, aunque ya empezaban a funcionar sus conexiones neuronales para percatarse de que seguramente fuese una pesadilla, sin que el pelirrojo todavía le hubiese dicho nada.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1328
Puntos : 1058
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.