Situación Actual
5º-11º
12 diciembre ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Trembling hands. ―Joshua.

Ayax Edevane el Jue Oct 10, 2019 3:40 am

Recuerdo del primer mensaje :

Trembling hands. ―Joshua. - Página 3 TWEUxEb
Sala de autopsias, Área-M | 09/10/2019 | 11:30h | Atuendo

Desde que Hunter y Ayax eran conscientes de la relación del otro con Joshua Eckhart, su trato profesional se había visto reducido a lo mínimo posible con tal de evitarse incomodidades y, por suerte, era fácil evitarlo pues cada uno tenía su campo bien definido y el becario trabajaba con otros extirpadores. Por parte del pelirrojo, no le parecía una persona grata aquella que se acostaba con su primo. No sólo porque se acostase con su primo, sino porque ya lo conocía de antes y no le parecía una persona adecuada para estar con Joshua.

Podría dar su brazo a torcer un poco y reconocer su buena actuación con respecto a los problemas de Joshua después del secuestro, pero eso no lo hacía mejor persona, ni mucho menos mejor partido.

Por desgracia, ese día tuvo que trabajar con él.

La extirpadora con la que Ayax pasaba mayor parte del tiempo―y la única persona que sabía toda la movida de Níobe―estaba colaborando con Biersack, por lo que el pelirrojo también tenía que estar presente en ese trabajo.

―¿Y cuál es tu opinión al respecto, Edevane? ―preguntó Hunter al becario que estaba un paso por detrás.

No había nada que le molestase más en ese punto que estar un paso por detrás que Hunter. Con respecto a sus responsabilidades en el Área-M, por supuesto, o eso creía Ayax. Sin embargo, lo miró con seriedad y dio ese paso hacia adelante.

―Si había dado resultados óptimos con el resto de pruebas y sólo ha fallado en esta, entiendo que puede haber sido o una sobredosis de algún fármaco o bien una reacción alérgica que desconocíamos del paciente. Dudo que haya sido un elemento en mal estado, pues aquí tenemos muy bien regulado eso sobre todo porque muchos son letales ―respondió, recibiendo el beneplácito de Aurora, la extirpadora acompañante―. Si me deja los informes, yo mismo puedo ver qué anomalías ha habido, o intentar encontrar la respuesta a esto antes de volver a probarlo con otro paciente.

Aurora se había ido rápido para atender una llamada importante de la directora Brewster, por lo que de manera totalmente indeseada, ambos se habían quedado juntos. Qué ilusión. Los dos eran consciente de  que el motivo principal de su recelo era Joshua Eckhart, pero mencionarlo haría a cualquier quedar por debajo del otro, pues ambos eran igual de profesionales. Así que Hunter se aprovechó de su poder en el interior del Área-M.

―Asegúrate de revisar bien todos los informes ―dijo, antes de mover la varita y hacer que una pila de informes volase hacia Ayax―, no tengo mucho margen para entregar esta muestra, así que hazlo rápido.

―Tengo más cosas que hacer, Biersack ―le respondió Ayax, sin resultar ofensivo―. Quizás no pueda ser tan rápido como quieres.

―Pues prioriza esto, Edevane ―le contestó.

―Llevo trabajando más tiempo con Aurora y sus asuntos tienen prioridad para mí.

―Sabes que no te conviene ―le hizo saber―, eres un becario del Área-M, no de Aurora, por lo que se espera de ti que sepas ajustar tu horario a las prioridades necesarias de cada extirpador. Dado que no eres uno todavía, más te vale mantenernos a todos contentos para que Brewster no tenga comentarios negativos de ti. Supongo que tu objetivo es terminar siendo extirpador; a nadie le gusta ser el recadero de nadie. Eres listo, sé que sabrás qué hacer.

―Lo tendré en cuenta. ―Fue lo único que dijo, sintiendo que se le hinchaba la vena de la frente y como apretaba los dientes.

No tardó en girar e irse de aquella sala, dejando atrás a Biersack en compañía de la paciente fallecida. Fue hacia su propio despacho―el cual compartía con otros dos becarios―, dejando sus cosas sobre su mesa y cogiendo aire tranquilamente. “Es un puto imbécil” resonó en su cabeza, siendo muy consciente de que Olivia, en la mayoría de casos, siempre decía lo que realmente pensaba.


***

Todo el trabajo que le había dado Hunter Biersack en ese momento había descolocado por completo toda su agenda de ese día, por lo que tenía que empezar a buscar tiempo. No quería hacer las cosas bien por Biersack, sino más bien por Brewster. No conocía a Hunter, pero le veía capaz de decir algo malo de él solo por venganza o porque todos los extirpadores son unos cabrones que buscan que nadie les quite el puesto.

No podía cancelar sus planes con Gabriella porque estaban vinculados con la futura boda, por lo que de camino a casa, se sacó el reloj y le dio la vuelta, haciendo que la conexión con el espejo comunicador de Joshua comenzara. Cuando su primo estuvo al otro lado, habló:

―Josh, acabo de salir del trabajo. ―Si era un poco observador se daría cuenta de que había salido como una hora tarde de su horario normal―. Aún no he comido y tengo que hacer varias cosas para mañana. Sé que habíamos quedado para cenar, pero voy a tener que posponerlo si quiero tenerlo todo terminado y estudiado para mañana, ¿te parece bien quedar mañana?
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.374
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 434
Puntos : 342
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Ayax Edevane el Miér Oct 30, 2019 3:08 am

Él nunca había sido una persona de muchas pesadillas, al menos a esa edad. Cuando era pequeño, en el hospital tenía muchas, al igual que cuando volvió a casa, sin embargo Olivia siempre había estado ahí para reconfortarle y darle sentido a esas pesadillas. De grande, no obstante, Ayax había empezado a darse cuenta de que no había nada tan malo y sólo tenía pesadillas por delirios cuando tenía mucha fiebre y poco más.

Ahora la cosa había cambiado: si bien no eran pesadillas fuertes normalmente, sí que tenía sueños turbios e incómodos, todo debido al estrés y a la inseguridad. El estrés era algo normal con todo lo que tenía encima y la inseguridad era producto de todo lo sucedido con Martins, pues seguía creyendo que su familia podía estar en peligro si ese negro decidía cobrarse algún tipo de venganza por lo sucedido con su hermana melliza. No podía dejar de pensar en que si algo pasaba por ese tema iba a ser culpa de él y que, a su vez, no podía saber absolutamente nada de lo que pasaría.

Todo eso estaba fuera de su control y la simple incertidumbre, la sencilla posibilidad de que algo pudiera pasar, pues le estaba condenando su sueño y su paz mental.

Por eso se había levantado de aquella manera después de aquel sueño tan perturbador y tan fuerte, producto de haberse ido a dormir con esos pensamientos tan horribles. Se había despertado casi en shock, sin esperarse que precisamente esa noche, en compañía de Joshua, le fuese a dar tremendo ataque nocturno. Para cuando se dio cuenta, su primo ya estaba sentado al borde de su cama, dándole fuerza mediante caricias en la espalda.

Él se había llevado las dos manos a la cara, apretándose sus ojos cerrados porque no dejaba de visualizar aquella imagen tan horrible de su hermana desangrándose en aquella camilla. Se quitó la mano del rostro lentamente, casi arrastrando sus dedos por su piel. Terminó mirando a Joshua en aquella oscuridad de su habitación, con ojos cansados y tristes.

―Pasa que mi sueño está siendo atacado por mis preocupaciones de la peor manera posible. ―Él no tenía miedo a las pesadillas, pues desde pequeñito se acostumbró: él tenía miedo a que esas pesadillas se hiciesen realidad, pues sabía que la posibilidad existía―. Ahora mismo tengo… miedo. ―Confesó, cosa que no había confesado nunca antes a nadie. ¿Ayax teniendo miedo, cuando era la persona más segura de sí misma? Aprovechó ese momento para abrirse, pues lo necesitaba y ahora mismo no creía poder hacerlo con ninguna otra persona―: ¿Y si… Martins decide vengarse por lo que le hicieron a Prue en el Área-M y vuelve a por mi familia de nuevo? Yo fui quién atrapó a esa mujer y quién estuvo frente a todo lo que le pasó. No puedo dejar de pensar de que sí intentó amenazarme con matar a una de mis hermanas, decida que finalmente alguna de ellas merece la muerte a cambio de la muerte de su hermana. ―Porque Prue Martins estaba muerta y si Ayax había entregado a alguien en ese momento no era ella, sino Níobe―. ¿Y el Ministerio de Magia? ¿Tienes idea de en donde terminaría si alguien se entera de lo que hice en el Área-M para sacar a la presa de allí? Me frustra pensar que no lo tengo todo bien hilado, que hay gente que lo sabe y de igual manera que yo le echaría a ella a los perros, ella podría echarme a mí en cualquier momento.

Hablaba muy rápido, como si esos pensamientos fuesen muy recurrentes en su mente.  

Aurore era una extirpadora en la que confiaba, pero tenía bastante claro que si tenía que echarle la culpa absoluta de lo de Níobe, lo haría sin dudarlo ni un momento. Incluso por un momento sopesó la idea de decirle a Martins que ella había sido la extirpadora que le había hecho todo a su hermana, por si le daba por matarla, quitarse a dos pájaros de un tiro. Pero al final no lo hizo: ¡y se arrepentía de no haberlo hecho porque ahora no paraba de condenarse mentalmente!

―Y no tengo manera de tranquilizarme ―añadió, bajando la mirada―. ¿Cómo puedo asegurarme de que nada de eso pasará? ¿Confianza ciega? ¿Es eso? ―Ya lo había pensado, pero eso no le convencía. Volvió a mirar a Joshua, vulnerable y nervioso―: ¿Cómo voy yo a tranquilizarme basándome en la confianza en un enemigo y en una mujer tan hija de puta como lo podría ser yo?

Miró hacia el techo entonces, cogiendo aire fuertemente por las fosas nasales. No estaba pidiendo consejo a nadie, sólo necesitaba desahogarse y no tenía a nadie con quién abrirse de esa manera: ¿aceptar sus cagadas y aceptar estar preocupado por las repercusiones? Eso no era típico de Ayax… No al menos del Ayax que conocía la gente. Hasta a veces se preguntaba si los Davies tomarían represalias para vengarse y hasta eso le preocupaba, aunque en menor medida.

Ayax entonces colocó la mano sobre la de Joshua, casi en necesidad de sentir una mano amiga de verdad. Una mano que le comprendía y le apoyaba.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.374
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 434
Puntos : 342
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Miér Oct 30, 2019 7:05 am

No estaba seguro de qué estaba sucediendo, así que su primera reacción fue la de asistir a Ayax para que se tranquilizase y le dijera el problema. Lo veía con las manos en la cara, todavía agitado, mientras su mano se deslizaba lentamente por su espalda una y otra vez. No se detuvo ni siquiera cuando su primo le confesó que efectivamente era un mal sueño lo que lo había despertado.

Sin embargo, se le encogió el corazón cuando lo oyó decir que tenía miedo. Desde que tenía memoria, Ayax Edevane nunca jamás había admitido que tenía miedo. Le habría dicho, sí, que estaba nervioso o preocupado por algo, pero, ¿miedo? Esa palabra parecía vetada del repertorio de emociones que el pelirrojo era capaz de revelar que sentía.

La necesidad de protegerlo, otra vez, lo había remontado a aquella noche cuando llegó a su departamento ensangrentado y fuera de sí. Deseó encerrarlo en un lugar donde nadie pudiese hacerle daño y cuidar de él en cada momento. En ese instante, se conformó con prestarle su hombro para que se desahogara, porque era todo lo que podía hacer por él.

Comprendía perfectamente sus inquietudes. No porque las hubiera vivido, sino porque eran muy fáciles de entender: un loco suelto secuestrador de hermanas y posiblemente sediento de venganza y cabos sueltos no precisamente confiables que podrían ponerle la soga al cuello y enviarlo derecho a prisión. Si era sincero: eran cosas que le preocupaban hasta a él, que no estaba directamente en la línea de fuego, pues se interesaba en su familia y lo que pasara con ella.

Le costaba un poco seguirle el paso por cómo hablaba y que su cabeza todavía estaba en proceso de encender del todo, pero por lo menos se sentía capaz de entender en esencia lo que le estaba diciendo justo en el momento, para conectarlo todo después.

No lo interrumpió: continuó acariciando su espalda, pensando en cuánto daría por conseguir quitarle todas sus preocupaciones de encima a su primo y que dejase de sentirse tan desesperado por las cosas que no podía controlar. Sabía lo mucho que molestaba a Ayax no tenerlo todo bajo control, y era un momento de su vida donde las peores cosas no las estaba controlando en lo absoluto.

Sintió un hormigueo en el estómago cuando la mano del pelirrojo encontró la de él, y la apretó en respuesta para hacerle saber que estaba ahí a su lado, de la forma en que pudiera. Su sujeción fue firme y decidió no dejarla ir pronto. Si fuera por él, en su letargo, pensó que no la dejaría ir nunca.

De hecho, no la soltó cuando dejó de acariciar su espalda para rodearlo con ese brazo y atraerlo hacia él, pasando a través de su cuello para atraerlo a su cuerpo. Ofrecerle algún tipo de consuelo físico, mientras ordenaba todo lo que sucedía dentro de su mente.

Sé que… es difícil lidiar con esto y que te sientes muy responsable —pues eso denotaba su preocupación por las repercusiones a sus hermanas. — También sé que no es lo que quieres escuchar, y puedes ignorarme si así lo crees mejor… pero, si me preguntaras qué haría… sería tratar de tener esperanza, porque hay momentos donde es lo único a lo que uno puede sujetarse… cuando siente que está cayendo —le dijo. — Esperanza de que Martins caiga, y que tu mentira se sostenga por su propia fuerza y no tengas que preocuparte por eso… Puede que no suceda pronto, o que no suceda en lo absoluto… Es un consuelo de tontos, pero a veces es lo único que se tiene con certeza.

Tomó aire profundamente y lo liberó despacio, pensándoselo seriamente un largo minuto hasta que finalmente encontró lo siguiente que quería decir.

No es de gran ayuda, y no me pediste mi consejo… Al menos sabes que voy a estar contigo siempre que me necesites, que puedes desahogarte cuando quieras con alguien que no te juzgue de ninguna manera… —le prometió, pues eso era lo único que daba por hecho. Algo firme tenía que decirle para que no pensase que sólo daba habladurías. — O si puedo hacer algo… sólo dímelo —aunque en ese momento dudaba que hubiese algo que hacer.

¿Qué haría? ¿Encomendarle de misión rastrear a Lohran Martins? ¿Deshacerse de los “cabos sueltos” y hacer que parezca un accidente? Primero, pensaba que era una locura y, segundo, eran tareas tan minuciosas que estaba seguro que en el mínimo caso de que Ayax lo considerase, desearía hacerlo por su propia cuenta para asegurarse que todo salga bien.

Lo único que tenía para darle en ese momento era su calma, una mano que lo sostuviera y un abrazo. Nada más, nada menos.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 24.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1350
Puntos : 1078
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Jue Oct 31, 2019 2:23 am

Se sentía mal. El estrés y la preocupación habían tenido un gran peso estos últimos meses sobre él, haciendo que se mostrase incluso indeciso e inseguro frente a muchas de sus decisiones. No le gustaba sentirse así y se sentía débil e idiota diciendo en voz alta todo lo que temía en ese momento. Ni siquiera se había planteado la opción de decirle nada de eso a Gabriella por dos razones: no quería empezar la relación con ella de esa manera y, por supuesto, no confiaba en ella lo suficiente como para mostrarle los demonios que le desgarraban. En ese momento tenía suerte de estar con la persona que más quería, pues se había liberado del peso de retenerlo todo para sí mismo.

De hecho, si se ponía a pensarlo seriamente, aunque Martins hubiese capturado a Ayax hacía unos meses para ‘advertirle’ de lo que estaba por venir, lo que realmente hizo que empezase con esa etapa de estrés y preocupación había sido que Joshua fuese secuestrado por los radicales, pues no había podido hacer gran cosa ante la incertidumbre de su muerte, o de si lo volvería a ver.

Lo de Martins realmente le preocupó cuando pudo acceder tan fácilmente a capturar a su hermana mayor sin que prácticamente le costase.

Agradecía la intención de Joshua de intentar hacerlo sentir mejor, pero “tener esperanza” para él no era una opción plausible. Tener esperanza era algo… inexacto, ni siquiera medible matemáticamente. Podías tener esperanza y que no ocurriese nada, o podías tener esperanza y que pasase absolutamente todo. Tener esperanza era la solución de los inútiles y de los pobres. Era un sinónimo de lo que había dicho: la confianza ciega, ¿y realmente pensaba que Ayax consideraba a eso una solución válida?

Sin embargo, la lista se reducía a dos opciones: tener esperanza o asegurarse de que los fantasmas no pudiesen aparecer en el futuro, encargándose de Aurore, la extirpadora del Área-M y de Lohran Martins. ¿Pero realmente quería matar a Aurore, la extirpadora que más le había apoyado allí dentro? No quería, pero sentía que debía de hacerlo. ¿Y a Lohran cómo iba a encontrarlo? Llevaba escondiéndose años, siendo un fantasma que solo se dejaba ver cuando quería dejarse ver: era un radical, tenía motivos para matarlos, ¿pero cómo lo iba a encontrar?

En ese momento se sintió derrotado, pues por mucho que considerase que la opción violenta era la más útil, no quería tener que recurrir a eso para solucionar sus problemas. Después de lo de Amalthea y la negativa respuesta de su familia a ello, ni siquiera se sentía orgulloso pensándolo. ¿¡Pero y entonces qué!? ¿Y si...?

Sin dejar soltarle la mano, suspiró.

―Tranquilo ―le dijo a su primo cuando le vio indeciso con saber qué decir o qué hacer―. Nadie puede hacer nada en este momento, ese es el gran problema.

Y por mucho que dijese por cordialidad que tendría ‘esperanza’, ni se atrevía. Sabía que no iba a poder y que terminaría dándole vueltas y vueltas hasta el día en el que Aurore se muriese por muerte natural o en el que saliese Lohran Martins como fallecido en El Profeta. Aunque quizás con ese último podía poner un margen de tiempo: si en tres meses no hace nada, se puede entender que o bien el Proyecto Níobe falló, o bien que está muerto porque el Proyecto Níobe salió exitoso o bien que… no le quedaban muchas ganas de vengarse.

―Ya está, estoy bien. ―No estaba bien, pero era lo que quería hacerse sentir. Sabía que no podría engañar a Joshua, pero tampoco pretendía, pues lo único que quería era intentar llegar él también a tranquilizarse del todo y salir del shock y del temor de esa pesadilla que tenía todo de real.

Pese a lo poco empático y cercano que era Ayax, le era imposible no sentir amor, cariño y preocupación por sus familiares. Ojalá que Olivia le hubiese desalmado por completo y así no tenía que lidiar con eso.

Se dio cuenta de que todavía estaba sujeto a su primo, pero no le dio incomodidad darse cuenta de cómo de fuerte le sujetaba la mano, sino bastante confianza y seguridad. Así que fue soltando lentamente su mano para liberarle, manteniéndose callado y con la mirada algo gacha.

―Solo me queda esperar a ver qué pasa ―dijo, siendo consciente de que eso era precisamente lo que le volvía loco―. Y aguantarme...
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.374
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 434
Puntos : 342
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Jue Oct 31, 2019 8:00 am

Nunca se había identificado como alguien con facilidad de palabra; no sabía expresarse verbalmente y tampoco se le daba bien dar consejos. Sin embargo, sintió la necesidad de intentarlo, como poco, siendo el pelirrojo quien necesitaba esa palabra de aliento. Deseó poder tener algo mejor que decirle, mas no lo había.

Lo miró, escéptico y comprensivo al mismo tiempo, cuando le dijo que ya estaba bien, sin creerle en lo absoluto. Lo interpretó como un esfuerzo por controlarse, y no le dijo nada al respecto, pues no era necesario. Los dos sabían la verdad, y tenían un objetivo en común: conseguir que Ayax se tranquilizase lo suficiente de aquellos malos pensamientos que lo estaban ahogando.

Permitió que fuese el primero en soltar su mano, de apartarse de él, prestándose a su asistencia en cualquier momento que lo necesitara. Suspiró cuando lo escuchó resignarse a tener esos pensamientos desagradables, a asumir la incertidumbre que lo tenía preso e incapaz de tomar las riendas del futuro.

Vas a estar bien —le dijo, — tú y tu familia, de algún modo siempre lo están —no podía prometerlo, pero sí tenía la esperanza de que en ese momento no le estuviese mintiendo. Inevitablemente, siempre quedaba la sensación de mentira en todas las promesas.

Era obvio: Joshua deseaba que fuera así. Y, por mucho que supiera que era un consuelo de tontos… últimamente la esperanza era lo poco que lo mantenía de pie. La esperanza de poder controlar sus noches de luna llena, la esperanza de que un día dejase de sobresaturarse de pensamientos negativos en cualquier momento del día, de conformarse con su futuro, de que todo estuviese bien en general.

Podemos conversar, si quieres, hasta que consigas olvidarte de esos pensamientos lo suficiente como para volver a dormir —aventuró a decir, dándole una solución práctica al problema de su mente, aunque no la tuviese para el problema real. — O sacar el ajedrez, te haría tener que concentrarte —aunque no fuera buena idea jugar a nada de lógica con tan poco tiempo de descanso. Más bien, debía ser una broma, de esas que Joshua a veces no sabía mostrar como tal por su escasa expresividad.

Podía no ser de mucha ayuda, pero todavía peor era simplemente quedarse callado, tratando de adivinar qué podría decirle que lo hiciera sentir mejor. Y tal vez no fuese lo más sano simplemente borrar de su cabeza ese tipo de problemas, pero tampoco lo era agobiarse por cosas sin solución inmediata.

No te lo dije porque quería que fuese sorpresa —comentó, estirándose y decidiéndose por la primera opción, Ayax estuviese de acuerdo o no; — pero estoy haciendo mi tarea de padrino, ¿sabes? He estado investigando sobre Boston y hay conferencias interesantes en invierno, así que tendrás que darme la fecha en cuanto la sepas —le dijo, pero sólo era la introducción para algo más interesante: — Es por esa época el Pri-Med anual, hay un tema muy interesante sobre diagnósticos difíciles, ¿alguna vez te pasó tener que diagnosticar algo así? ¿Que no fuese a primera vista lo que parecía? —preguntó.

Joshua conocía de lejos el modo de operación del cerebro de Ayax, y podía ser distraído con algo que encontrase sumamente interesante. Así que puso de su parte en hacerlo hablar, echarle cabeza a sus respuestas.

Con esto voy a comprarte: también va a haber una conferencia sobre psiquiatría, sus partes más controversiales y las innovaciones a la vanguardia —en ese momento se levantó para sentarse en la cama de abajo, aunque con el cuerpo inversamente paralelo al de Ayax para poder mirarlo desde su posición.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 24.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1350
Puntos : 1078
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Jue Oct 31, 2019 9:53 pm

No le apetecía nada de nada jugar al ajedrez en ese momento, pues eso requería mucha concentración que no tenía y el pelirrojo eran de esas personas que o se volcaban bien en la tarea, o preferían no hacerla. No quería verse jugando como un idiota, pues eso le molestaría todavía mal.

También era del tipo de persona al que no le importaban los “spoilers” o, como a él le gustaba llamarlos, los adelantos de las cosas. Él no era muy ávido de ver películas o series, por lo que no conocía los “spoilers” como lo conocía toda la sociedad actual del siglo XXI. Sin embargo, cuando Joshua dejó caer que iba a decirle algunas cosas, supo bastante bien que se refería al tema de ser padrino, pues ahora mismo era lo único que estaba pendiente en la agenda como algo “grande” entre ellos dos.

―Me caso el uno de febrero ―recordó casi para sí mismo―. Cualquier fin de semana de enero estará bien. No sé cuándo hará Gabriella la suya porque se la organiza un tercero, por lo que… siéntete libre de reservar la semana que más interesante haya.

Ya Gabriella y él habían acordado que las respectivas despedidas de solteros serían en enero, pero era muy complicado organizarlas a la vez porque Joshua era su padrino y sus damas de honor estaban organizando las de ella, por lo que cada uno iría cuando los respectivos organizadores dijeran de hacer las cosas y listo. Era mucho más fácil que estar cuadrando fechas.

―En el Área-M ha pasado varias veces. Como becario, además de ayudar, mis tareas prácticamente se reducían a intentar investigar errores de pruebas que no se sabían por qué eran ―le respondió―. Cuando estaba de prácticas también ocurrió alguna que otra vez, pero no demasiado.

Cuando terminó de escucharla, Ayax enarcó ligeramente una ceja.

―¿Las dos cosas en la misma convención? ―preguntó, algo entusiasmado.

Algo, muy poco. La verdad es que mirar hacia tan adelante ya le daba hasta vértigo, pues lo que más le preocupaba casi que parecían problemas a corto y medio plazo, ¿y si de aquí a allá pasaban cosas malas? Sin embargo, intentó tranquilizarse porque no quería darle peso a algo así o no iba a dejar de emparanoiarse todo el rato.

―Vamos al Pri-Med ―le dijo, pues le había gustado lo que había escuchado―. En realidad me valía cualquier convención interesante, pero una de medicina claramente me iba a llamar más si era sobre psiquiatría. ¿Seguro que a ti te gusta eso? ―Preguntó, mirando como volvía a bajar a su cama y le miraba de frente―. Yo soy un rarito al que le gustan las personas que están locas, pero hasta donde yo sé tu máxima tolerancia llega hasta las criaturas.

Bueno, estaba claro que Joshua también tenía predilección por las cosas raras: que le gustase Hunter Biersack decía mucho, además de que su persona favorita era Ayax, que no es que estuviese muy bien de la cabeza.

Entonces se colocó la almohada detrás de él para poder apoyarse y cuando se fue a apoyar, sintió el frío del sudor de su espalda. Incómodo, se quitó la camiseta de dormir y la tiró a los pies de la cama, metiéndose bajo las mantas y apoyándose esta vez más tranquilo y calentito a la almohada, en donde se acurrucó a sí mismo. Todavía tenía un rostro serio y algo incómodo por el mal sueño, pero sabía que era solo eso: un mal sueño. No iba a pasar nada en ese momento, pero aún así esa pesadilla había sido fruto de todas sus preocupaciones y volvían a estar ahí. Al final era un círculo vicioso del que era complicado salir.

Sabía que si llega a estar solo después de un despertar así, lo primero que hubiera hecho sería salir al jardín y caminar bajo la luz de la luna hasta que se le pasara todo y terminase rendido de nuevo en la cama.

Entonces se escuchó un sonido en la planta baja, en la puerta. Al principio Ayax entró en alerta, pero al escuchar una risilla joven, reconoció a su hermana. Eso sí: no venía sola. Como la puerta de la habitación del pelirrojo estaba ligeramente abierta, pudo escuchar como la otra voz era femenina. Menos mal, porque si llega a ser masculina hubiera salido a echar a ese LEVANTAFALDAS de una patada de la mansión Edevane.

―Eva ―le dijo a Joshua―. Tiene que estar borrachísima, como siempre que sale ―añadió, disconforme. Él nunca había sido de alcohol y nunca se había emborrachado, por lo que no sabía lo que era y le parecía una tontería.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.374
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 434
Puntos : 342
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Jue Oct 31, 2019 11:11 pm

Asintió cuando tuvo libertad a la hora de elegir el fin de semana de enero que mejor les acomodase, pues era una base bastante sólida mediante la cual basarse a la hora de empezar con la planificación minuciosa de todo lo que conllevaba la despedida de soltero de su primo. Entonces empezó a contarle lo más interesante que había encontrado en el Pri-Med y que iba a presentarse en su próximo evento.

Sabes cómo son esas cosas; hay muchas conferencias de distintos temas, algunas chocan en horas así que cuando se vaya acercando miramos cuáles son las presentaciones que más te llamen —le contestó con una ligera sonrisa a medio lado, detectando el entusiasmo que, si bien leve, había en el tono de su primo.

Claramente había elegido el Pri-Med como tema central porque era el tema que más interesaría a su primo, sin considerar mucho sus propios intereses. Al final, se sentía bien con tener a Ayax entusiasmado con su viaje, que era el punto más importante de la cuestión. ¿Él? Confiaba en su instinto Ravenclaw para no aburrirse y nutrir su curiosidad.

Seguramente te pregunte mucho, pero está bien —le contestó, encogiéndose de hombros. — Eso sí, no me hago responsable si vuelvo con un puffskein appaloosa —desvió la mirada, porque, aunque nunca había tenido un puffskein, sabía que esa variedad muy particular estaba casi exclusivamente en continente americano, más particularmente en Estados Unidos.

Al menos Joshua podía decir que era un buen dueño, así que no sentía ningún reparo en admitir que estaba considerando conseguir una nueva mascota. En especial porque era una variedad extraña y muy bonita, doméstica también. Todo estaría bien, sólo encontraría a un criador responsable y volvería a casa con un nuevo amigo peludo.

Vio a su primo quitarse la camiseta para dormir sin el sudor que había impregnado la prenda, pero lo distrajo –muy convenientemente- el ruido del piso inferior, haciendo que volviese la mirada hacia la puerta. Miró de reojo a Ayax cuando identificó que su hermana no estaba sola, notándolo tenso y algo molesto, mas se relajó en cuanto detectaron que la voz acompañante era femenina.

¿Va a estar bien? —preguntó, — ¿Quieres que baje discretamente con la excusa de ir por agua para ver que sólo esté con su amiga, hermano celoso? —encontró un tanto divertido que Ayax se enfadase por la posibilidad de que hubiese un tipo ahí abajo.

Claramente no lo entendía del mismo modo que Ayax, pues él no tenía ningún hermano o hermana de quien sentir celos cuando se le acercaba nadie. Tampoco era completamente ajeno; después de todo, asumía que debía ser algo parecido cuando sentía celos de su primo con su prometida. No podía ser más que celos fraternales… ¿no?

El pelirrojo le envió a la misión “Comprobar que no haya levantafaldas”, así que Joshua se calzó las pantuflas y se puso de pie para ir al piso inferior, de donde venían las risitas y las voces. Tenía el oído sensible por la próxima luna llena, pero no lo suficiente como para alcanzar a oír claramente la conversación que estaban manteniendo.

Tenía pasos suaves, como un fantasma, por lo que cuando llegó al piso inferior se encontró con Evangeline Edevane y su amiga, una chica que debía rondar su edad y que no reconoció de nada. No sólo eso, sino que detectó a un hombre. Estaban conversando sin haber visto que él entró en la escena. Eva se asustó con la presencia de Joshua, aunque estaba en… un estado inconveniente.

Si yo fuera tu amigo, me iría antes de que Ayax se entere —Joshua habló, llamando la atención del grupo y metiéndose las manos en los bolsillos del pantalón.

¡Joshua! —Eva habló en voz baja; — Es mi primo —les avisó a sus dos amigos, pues el muchacho ya parecía casi asustado de que fuese su hermano. — No tiene por qué enterarse…

Joshua enarcó una ceja. — Yo creo que sí, así que… tienes alrededor de… ¿cinco te parece bien? Segundos, antes de que le grite —miró a su prima, sin un atisbo de broma en su expresión.

No lo harías —Eva se ofendió, cruzándose de brazos y frunciendo el entrecejo.

Pruébame.

Lo más gracioso de todo es que, por un momento, Joshua sintió que esa situación tenía un cierto déjà vu. Después de todo, si bien su lealtad estaba con los Eckhart-Edevane, todo el mundo sabía que, dentro de la familia, quien de lejos tenía su completa fidelidad era Ayax desde que eran niños. Así que, sí, estaba dispuesto a empujar a Eva a los leones.

Claramente, una Eva borracha no estaba muy por la labor del raciocinio y la lógica.

Van tres… dos… —llevó la cuenta regresiva, — uno… —una mirada de reto entre los primos, mientras los amigos se miraban sin saber qué estaba sucediendo muy bien. Tomó aire: — ¡AAAYAAAAAX! —era un grito más controlado que “el saludo” que solía hacerse a horas razonables del día y no a plena madrugada, pero suficiente como para que su primo lo escuchase.

Eva se lanzó a por él, cubriéndole la boca con la mano y tratando de retener el llamado entre primos raritos. Era demasiado tarde.

Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 24.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1350
Puntos : 1078
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Vie Nov 01, 2019 4:24 am

Una vez Joshua le dejó claro que no le importaba realmente ir a una conferencia médica y de divulgaciones científicas, que si bien Ayax sabía que le interesaban, no era su campo, el pelirrojo sonrió. Le hacía ilusión ir a Boston y le hacía ilusión ir a un lugar así, por lo que si le añadíamos que iba a ir en compañía de su primo, pintaba con ser la mejor despedida de soltero del mundo. Que no es que él tuviera en demasiada estima las despedidas de soltero, pero la que parecía que tendría iba a ser muy entretenida.

Después de que el momento de la pesadilla pasase y pudiesen hablar un poco, ambos escucharon cómo las puertas de la mansión se abrían, dejando escuchar unas voces femeninas. El pelirrojo identificó la de su hermana, así como otra. Fue su primo quién se ofreció como tributo de ir a vigilar que todo estuviera bien―pues no sería la primera vez que se cuela algún ser masculino en la mansión Edevane―, por lo que Ayax asintió, no sin antes matizar:

―Protector ―le corrigió―. ¿Cómo qué celoso? ¡Protector! ¿Qué es eso de permitir que un tipo venga a intentar tener sexo con mi hermana A MI CASA? No. ―Negó con la cabeza―. Es inadmisible. Y más todavía estando borracha: eso no se hace.

Joshua se puso las pantuflas y salió de la habitación de Ayax mientras éste se quedaba tranquilo, pues sabía que si veía algo extraño lo solucionaría o le llamaría. Además, sabía perfectamente que de haber algún chico ahí, él sabría lidiar con la situación de manera más tranquila y cordial que Ayax, que evidentemente adoptaría una actitud un poquito más agresiva frente a ese tío de pilila hiperactiva.

Eva se llevó un pequeño susto al ver llegar a Joshua al lado de ellos y creyó―evidentemente borracha perdida, pues creer eso era idiota―que podría intentar convencer a JOSH de que le contase una mentirijilla a AYAX. ¿En qué mundo vìvía la Evangeline borracha que tenía delante? ¿En qué mundo crees que podrías conseguir que esos dos se contasen una mentirijilla de ese nivel? De hecho, hasta lo retó… Está claro que la Eva de ese momento no parecía tener demasiada sangre en la cabeza motivando a sus neuronas a trabajar.

Cuando el Ayax que estaba acostado en su cama escuchó su nombre, ladeó una sonrisa y se apareció escaleras abajo. Apareció directamente en el último escalón, caminando hacia en donde se escuchaban los cuchilleos. El pelirrojo iba solo con los pantalones de pijama, sin camiseta y sin zapatillas de estar por casa.

Fue gracioso porque hubieron tres caras resaltables:
Eva con cara de patata mustia porque había aparecido el AGUAFIESTAS de la casa.
Brett, el chico, con cara de miedo porque ahora tenía a dos Edevane queriendo echarle de la casa y ya no el estrés de su neurona borracha no sabía decidir qué ventana era más favorable por la que salir.
Diana, la amiga de Eva, que miraba a Ayax con cara de: “¿desde cuándo el hermano de Eva está TAN BUENO?”

Obviamente, Ayax miró a Brett.

―Tenemos Red Flú en la sala de estar si quieres utilizar ese método y no aparecerte en tu estado de embriaguez. ―Le invitó, señalando con el pulgar hacia atrás, en dirección a la sala de estar―. Diana, tú puedes quedarte.

Diana se sonrió: ¡se sabía su nombre! Pero claro que lo sabía, era la mejor amiga de Eva desde que ambas coincidieron en Hogwarts con once añitos. Había sido la amiga que más veces había ido a la casa.

Ayax, por último, miró a Eva, que estaba enfurruñada.

―Quita esa cara de niña pequeña: sabes perfectamente que papá y mamá no te dejan traer chicos a casa. Dentro de un par de semanas podrás aprovecharte de las noches en las que no estén, pero mientras esté yo por aquí, ya sabes cuánto me encanta seguir las normas y más todavía si son para molestarte ―le picó, ladeando una sonrisa y cruzándose de brazos, mirando a Joshua con una sonrisa traviesa.

―Te odio.

―Ya me echarás de menos cuando me mude ―le recordó, para entonces volver a mirar a Brett―: ¿Quieres que te de un mapa hasta la sala de estar? ¿O mejor hacia la puerta?

―No seas antipático.

Ayax miró a Eva con cara de: "¿pero qué me has llamado si estoy siendo super simpático?” Y luego miró a Joshua con una mirada intentando encontrarle el sentido en saber en qué momento había sido antipático: ¿antipático no hubiera sido sacar de una patada al levantafaldas ese? ¡Hasta le había dado la opción de utilizar la Red Flú para que a Eva ni a Diana se les ocurriese la brillante idea de acompañarlo a algún lugar!

―Venga, id para arriba: nosotros nos aseguramos de que vuestro amigo no se deje una pierna en nuestra chimenea ―le recomendó a las chicas.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.374
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 434
Puntos : 342
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Vie Nov 01, 2019 8:58 am

Vale, como digas —le contestó divertido, — Eso te lo concedo —lo de que no se debía aprovecharse de muchachas –de nadie, realmente- mientras estaban borrachos.

De cualquier manera, salió de ahí con rumbo a donde se encontraba Eva y compañía, intentando solucionar la situación por su propia cuenta. Obviamente su prima, especialmente en su estado, no veía en él ningún tipo de figura de autoridad. Trató de ir por el camino pacífico de hacer marchar al amigo y que no pasara a más, sin embargo, no era el camino que su prima estaba dispuesta a seguir.

Así que hizo lo razonable: llamar a Ayax, en especial picado porque Eva lo había retado a ello. Así que eso hizo, como un buen chivato.

Cuando el pelirrojo apareció y se acercó a ellos, lo gracioso es que, a la luz… Joshua incluso tuvo un pensamiento muy parecido al de uno de los tres participantes que no era él. Lo borró rápidamente de su sistema, escuchando cómo, muy educadamente, le invitaba a irse al demonio por su Red Flú, muy considerado dado el estado en que el muchacho se encontraba.

Si era sincero, pese al enfurruño de su prima… eso le había parecido entretenido, porque, de alguna forma, simplemente era como cuando eran más pequeños. Eva intentando convencer a Joshua de ponerse contra a Ayax, y no consiguiéndolo simplemente porque era Joshua y era Ayax. Claro que, en aquel entonces, no había catetos dándoselas de Donjuán.

Le devolvió una mirada divertida al pelirrojo cuando matizó que molestarla era una gran razón para seguir las reglas, teniendo esa pequeña discusión entre hermanos antes de que el Edevane volviese a buscar su apoyo al no darse cuenta de cuándo había sido antipático… Lo cierto era que Joshua había esperado algo mucho menos cordial, así que todo estaba bien.

Colocó una mano en su hombro como señal inequívoca pero silenciosa de apoyo antes de mirar a Brett.

La chimenea está por acá —le dijo, haciendo un ademán de cabeza con dirección a la sala de estar. — Yo vendría antes de que se le agote la paciencia —le dijo, tomando el papel de poli bueno, dejándole a Ayax el de poli malo.

El pelirrojo tenía su fama de conflictivo por sus años de colegio, y, ya que Brett también había compartido con ellos algunos años, le dio una mirada a Eva de “Auxilio” antes de decidirse por su propio bienestar y empezar a caminar hacia donde Joshua señaló. Parecía un buen borracho, no conflictivo como había aparecido la joven Edevane.

Una vez ahí, mientras Ayax arreglaba sus cosas de hermano mayor con el enfurruño de su hermana, Joshua tomó un puño de una urna sobre la chimenea, donde la familia guardaba los polvos flú.

¿A dónde? —preguntó.

Brett pareció dudárselo, balbuceando un momento. Al final terminó diciendo su zona: — Bayswater.

Lanzó los polvos y lo dijo fuerte y claro, antes de esperar a que las llamas crecieran y se volviesen de color verde. Todo parecía adecuado, así que, guiado por un nuevo gesto, Brett accedió y desapareció por la comunicación por chimenea. El fuego pronto se estabilizó, y Joshua cerró la urna antes de volver al encuentro de su primo.

No se quedó ninguna pierna en ningún sitio, parece que misión cumplida —le dijo a su primo. — No me hago responsable si se desvía por accidente: yo lo envié donde me dijo —levantó las manos, en señal de inocencia.

Era sabido que, en ciertos casos, moverse durante el transporte provocaba llegar a otro sitio distinto al que habían sido enviados en primer lugar. Las muchachas debían haber subido mientras él estaba enviando borrachos por paquetería.

¿Lo hace frecuentemente o simplemente tienes un sexto sentido? —le preguntó a su primo, siguiendo el camino hacia la cocina ya que el grito le había dado sed, — Porque si lo has adivinado, vaya puntería.

La verdad había sido que él se había propuesto tributo porque no quería darle a Ayax más cosas en qué pensar y, habiéndolo visto tan tenso, decidió que no le haría mal comprobar que todo estuviese bien. Ahora veían que tenía toda la razón en mundo en ir a revisar, ya que habían conseguido frustrarle una posible noche de sexo a su prima.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 24.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1350
Puntos : 1078
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Lun Nov 04, 2019 4:04 am

Joshua había hecho bien adoptando el papel de policía bueno, pues Ayax estaba siendo cordial por formalismos y porque le tenía respeto a su hermana. Quería que la mansión de los Edevane infundara también ese respeto a todos, no que fuese un cuchitril en donde poder ir a tener fiestas de pijamas después de emborracharse e intentar metérsela a la pequeña de la familia. No, gracias. Y sabía que como Evangeline, o el mismo Brett, decidiese enfrentarse al pelirrojo, quizás sí que perdía un poco la paciencia. Podía permitir que su amiga Diane viniese con ella a casa para no ir solas y estar juntas, pero nada más.

Pero en ese momento y después de haber tenido esa pesadilla tan reciente, solo le nacía ver a su hermana pequeña metida en su cama con el pijama calentito y durmiendo con esa cara angelical que tiene. Bueno, cuando ha bebido mucho babea una barbaridad, pero Ayax siempre le vería con cara de ángel, pues era su pequeña hermana a la que siempre había adorado.

Cuando Joshua y Brett fueron a la sala de estar, Diane se quedó un poco apartada y fue Eva quién habló:

―No íbamos a hacer nada, ¿sabes? Solo se iba a quedar a dormir en el suelo. ¿No ves que somos tres?

Ayax, todavía con los brazos cruzados bien serio y sereno, puso cara de circunstancia.

―No soy el hombre que más experiencia tiene en el ámbito sexual, pero no me hagas decirte las múltiples maneras que hay actualmente de que tres personas disfruten juntas ―dijo con toda la seriedad. Diane rió, mientras que Eva se puso colorada de rubor.

―¡No íbamos a hacer nada de eso! ―Se quejó, con sensaciones incómodas―. ¡Además, por esa regla de tres podría pasar también cualquier cosa entre Diane y yo! ―Intentó defenderse.

―Por supuesto ―le reconoció, incómodo. Esperaba que lo hubiera dicho por decir y no tener que lidiar con otro caso de homosexualidad aguda en la familia Edevane―. Pero Diane no puede dejarte embarazada con diecinueve años. Así que me vale si estás hormonada y quieres experimentar sexualmente antes de prometerte y casarte.

―¡Arg! ¡Deja de decir esas cosas! ¡Estaba de broma!

―Yo no.

Diane rió frente a la seriedad y escépticismo de Ayax en sintonía con el estrés de su amiga borracha que había empezado a huir escaleras arriba. Su amiga le persiguió antes de despedirse de Ayax tímidamente, siendo de cerca a una Eva que no paraba de farfullar cosas.

Se quedó solo durante un par de segundos, pues notó de nuevo los pasos de Joshua detrás de él, acercándose. Su pregunta le hizo gracia, pues en realidad no era ni una cosa ni otra. Era la experiencia del hermano mayor rancio y aburrido que se quedaba despierto hasta madrugada leyendo cosas o hablando con su primo con problemas para dormir sobre dudas filosóficas.

―Ella es una adolescente normal, no como fui yo o como eres tú ―le recordó, pues realmente Joshua todavía estaba en esa etapa en la que estaba Eva, solo que él tenía una vida más tranquila y menos fiestera―. Cuando se queda fuera de casa no puedo controlar lo que hace aunque me hago una idea… pero en casa no voy a permitir que se salte las normas ni que nadie tenga la poca decencia de aprovecharse de ella. ―Y entonces asintió, carraspeando―: Una vez la vi con un chico. No estaban haciendo nada, solo paseando muy melosamente por el jardín, también un día en el que mis padres no estaban porque mis padres habían viajado. Los pillé besándose frente a la piscina y con intención de meterse y… ―Ayax ladeó una sonrisa, casi traviesa―. Tiré al tipo a la piscina desde la ventana mientras mi hermana me gritaba desde abajo.

Le hizo una señal con la cabeza de volver a subir las escaleras para volver a la habitación, bastante más tranquilo de haber visto a su hermana subir solo en compañía de Diane. Sabía que Diane y ella no hacían la tijereta: había visto a Diane con novio en alguna ocasión. Eso le tranquilizaba, realmente.

En realidad ahora que había descubierto el sexo podía ENTENDER PERFECTAMENTE que algunas personas se saltasen las normas con tal de conseguirlo, pero igualmente si tenía que ver con su hermana pequeña era un rotundo no.

―Debe de estar deseando que me vaya de casa para tenerla para sí sola cada vez que mis padres viajen ―adivinó sin problemas.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.374
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 434
Puntos : 342
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Lun Nov 04, 2019 7:51 am

Tenía su gracia que, con la misma edad, Evangeline fuese tan distinta de Joshua. Eran dos polos opuestos. Mientras que para la menor de los Edevane el fin de semana significaba fiesta, amigos, alcohol y baile, para Joshua significaba… nada en realidad. Se veía con Ayax, si eso, o con una de las escasas personas con quienes tuviese una relación medianamente formal.

Sin contar a Ayax, que era su primo, y a Hunter, que era su amante, realmente su círculo social se había estrechado hasta ser casi nulo. Tenía a su amigo de nombre de perro, y a algún otro conocido también, pero… en verdad nadie realmente cercano.

Oyó la anécdota sobre el chico que había sido tirado a la piscina por Ayax mientras buscaba algo de agua para beber, sonriéndose sin querer pues había conseguido imaginárselo completamente. Aunque no lo dijera abiertamente, le gustaba la relación de sus primos, probablemente porque él no tenía hermanos y por tanto no experimentaba una relación de ese tipo, en la que podían pelearse sujetos del cabello y después apoyarse y cuidarse.

Tendría que haberte agradecido: le diste un baño —ironizó divertido, dando un sorbo a su agua mientras seguía a Ayax escaleras arriba.

Joshua no dijo nada cuando el pelirrojo asumió que su hermana estaba impaciente por tener la casa para ella sola. No lo comprendió muy bien porque no lo compartía; siempre había encontrado deprimente quedarse en la mansión Eckhart de Notthingham –la de su padre y donde se había criado- completamente solo. Debía ser precisamente por esas esenciales diferencias que tenían: él no tenía nada más que hacer que leer o pensar sobre cosas de Ravenclaw en una casa tan grande que hasta sus pensamientos hacían eco, Eva probablemente llenaría el vacío de amigos y licor.

Al final habían vuelto a la habitación, donde continuaron su conversación metidos en sus respectivas camas. Esta vez, Joshua no cayó tan abruptamente como la primera vez, mas eso no quitó que volviese a ser el primero en quedarse dormido.


Octubre 19, 2019.
Launceston Place.
20:35pm.

No había sido fácil que Joshua Eckhart reuniese suficiente coraje para salir a cenar con Hunter. A veces salían, sí, paseaban por ahí, más como dos amigos que como otra cosa. Tener una cena en un restaurante sólo para dos era… bastante más romántico, y por ende más… homosexual.

Todavía no estaba preparado para salir al mundo y que lo viesen con otro hombre. De verdad que no. Sin embargo, Hunter había descubierto qué palabras usar y de qué manera actuar para que el universitario hiciese lo que quería y, encima, le hacía creer que era su propia voluntad.

Lo tenía estudiado, como un temario: era, como un cachorro, débil y apto para ser entrenado. Sólo bastaba mirarlo; la forma inquieta en que no solía mirar mucho tiempo a las personas, apartando la vista de vez en cuando. Las uñas, pulcras, pero excesivamente cortas, seguramente porque nada más crecer terminaba mordiéndoselas. O la manera en que se aislaba, esperando que alguien le encontrase. Tenía su encanto, pues, a fin de cuentas, era influenciable siempre que la alternativa era el abandono.

Así era más o menos como habían terminado en Launceston Place. Era un restaurante refinado, elegante por supuesto. Lo mejor de todo es que tenía un área todavía más exclusiva, un piso arriba del salón principal, donde la decoración era más íntima y privada, y las mesas estaban relativamente lejanas unas de las otras. Lo mejor, para quien pudiese costearlo.

Habían llegado hace media hora, y para ese momento ya tenían sus entradas: Joshua tenía una ensalada, mientras que Hunter había preferido pasta. A su alrededor había cerca de tres o cuatro mesas ocupadas a diferentes distancias, cada cual tan metido en sus propios asuntos que no reparaban en la presencia de las otras mesas.

Excepto por Hunter, que de vez en cuando paseaba la mirada a través del salón, sin perder atención sobre la conversación que mantenía con Joshua acerca de un libro que había leído por su recomendación.

Sin embargo, lo vio, más temprano que tarde: ¿cuánto tiempo llevaba ahí? ¿Era casualidad? Dirigió una mirada hacia su acompañante, tratando de leer en él la respuesta. Al parecer, ni siquiera lo había notado: tenía la mirada fija en el plato. A unas mesas de distancia pudo localizar una cabellera roja en compañía de una mujer.

Pronto pasó a un segundo plano. En cuanto chocaron las miradas, Hunter se sonrió. Enigmático, malicioso a un tiempo.

No me quedó clara la parte en que… —Joshua le estaba contando sus impresiones sobre el libro, concentrado en ello y en mover ligeramente las partes que menos le apetecía comer de la ensalada a una esquina del plato.

Por eso lo tomó tan de sorpresa que lo callase con un beso. Le desconcertó, pero no le disgustó, correspondiendo a la vez que cerraba los ojos. Ya que estaban sentados lado a lado en una mesa redonda, era una cercanía que facilitaba ese tipo de contacto. Fue un beso largo, y, tras separarse, el licántropo exhaló. Tenía el rostro ligeramente acalorado.

Podías haberme dicho que me callara —lo miró a los ojos, pero pronto apartó la mirada. No se lo veía enfadado, en especial por la sonrisa a medio lado que trató de esconder.

No intentaba callarte —le respondió, cerquita de su oído, — ese fue un efecto secundario —Hunter colocó su brazo sobre el respaldo de Joshua, cosa de aproximarse a él.

Dirigió una breve mirada a la mesa vecina, expectante de ver resultados.

Ese zanahorio podía irse enterando que no importaba cuánto demandase del tiempo de Joshua por cartas y llamadas: al final, con quien volvía era con él.

Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 24.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1350
Puntos : 1078
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Mar Nov 05, 2019 3:47 am

Octubre 19, 2019.
Launceston Place.
20:35pm.
Atuendo de Gabriella
Atuendo de Ayax

Gabriella y Ayax habían ido esa noche a cenar como la pareja perfecta que intentaban aparentar que eran. Hacía una semana que oficialmente compartían residencia en Londres después de casi dos meses remodelando su nuevo hogar, por lo que podría decirse que estaban de celebración y muy contentos de su pequeño paso antes de la boda.

La Crowley había sabido adaptarse bastante al Edevane, proporcionándole el espacio necesario para no estresarlo, así como estando presente siempre que lo necesitaba. Gabriella nunca había sido una persona demasiado dependiente de nadie, por lo que le era muy fácil adaptarse a su prometido de actitudes extrañas, hasta el punto de que en muchas ocasiones le agradaba no tener que estar tan pendiente de él y que ambos fueran tan independientes. Sin embargo, pese a todas las formalidades: Ayax le caía bien, como persona y futuro marido, por lo que le gustaba hablar con él.

En realidad le gustaba hacer muchas cosas con él… y sentía que el pelirrojo en eso sí que tenía sentimientos muy recíprocos. Había sido curioso cuánto menos ver su evolución desde la primera vez que Gabriella se desnudó frente a él, hasta ahora.

Ayax había reservado en un restaurante muy elegante y caro, no con intención de impresionar a Gabriella—pues fíjate tú, ya estaban viviendo juntos, tenían sexo y sólo les faltaba hacer un crío—sino más bien porque el pelirrojo siempre había estado acostumbrado a eso y no era de esas personas que se conformaban con menos de lo que siempre habían tenido.

Evidentemente estaban allí para celebrar el estar viviendo juntos, pero en realidad la noticia era mucho más que eso: Ayax Edevane, oficialmente, se había convertido en extirpador del Área-M y la semana que entraba por fin iba a empezar a crear sus propios estudios y hacer lo que siempre había querido hacer.

—Lo sabía —le dijo Gabriella, subiendo por el ascensor al piso superior.

Estaban solos en el ascensor y Ayax acababa de apretar el botón número nueve, pues era un edificio alto en donde la última planta era la más íntima y privada.

—¿Sabías el qué?

—Cuando te conocí que estabas frustrado porque llevabas casi un año como becario: sabía que conseguirías convertirte en extirpador. ¿Y sabes qué? —Se acercó a él, sugerente—. Me gusta que lo hayas conseguido porque significa que no me equivoqué contigo. Me gustan los hombres que consiguen lo que se proponen. Bueno, no me gustan… —Corrigió, para matizar—: Me ponen.

Se puso ligeramente de puntillas frente a Ayax, besando sus labios. A Ayax no le había pasado desapercibido el atuendo que llevaba—pues se vistieron juntos—que era muy revelador a pesar de fingir ser bastante elegante y cauto.

Ayax se puso nervioso cuando Gabriella aún le estaba besando y el ascensor paró, pues él era muy cortado para esas cosas, sobre todo en público. Entraron al interior de la estancia especial y justo al entrar había un hombre impoluta y perfecta detrás de un mostrador, esperando el nombre de la reserva.

—Hola, buenas noches —saludó de manera extrovertida Gabriella, con esa sonrisa tan característica.

Ayax, con su cara de palo habitual, habló cual hombre:

—Reserva a nombre de Edevane, por favor.

—Síganme, por favor.

Estaban cerca de los ventanales para las vistas y la encargada no tardó en irse prometiendo que pronto vendría un mesero a atenderles. Gabriella se había apoyado con sendos codos en la mesa, mirando por la ventana con especial interés en todas las vistas: estaba maravillada con vivir en Londres, por lo que siempre se le podía ver admirando cualquier cosa. Era, sin duda, una persona muy diferente a Ayax y suponía que eso los complementaban.

Mientras la Crowley decía algo, Ayax observó alrededor, viendo algo que le rompió los esquemas.

Un Joshua. Un Biersack. Se besaban.

Que ojo, él sabía que mantenían una relación homosexual activa, es decir: se besaban, tenían sexo—de una manera muy extraña, debía de admitir—y todas esas cosas que hacen las relaciones normales como la que podría ser la de Gabriella y Ayax. Sin embargo, el pelirrojo no se esperaba dos cosas: ¿en público? ¿Y esa poca decencia? Y lo peor de todo: ¿desde cuándo la cosa estaba tan seria entre ellos?

Realmente esa sensación de desagrado no se debía a que fuera en público, pero el pelirrojo no supo identificar los celos que estaba sintiendo en ese momento. Le molestó muchísimo ver como Biersack le arrebataba ese beso a su primo mientras cortaba lo que estaba diciendo, pero más le molestó todavía ver a Joshua siguiéndole de esa manera el beso a Hunter. El pelirrojo se incomodó y no pudo apartar la mirada, seria y desagradable, de ellos. No entendía qué veía en ese imbécil de piel pintada y, por un momento, hasta deseó haber ido él mismo con Joshua a cenar y no ambos con sus respectivas parejas.

—¿Es ese tu primo Joshua? —preguntó entonces Gabriella, cogiéndolo desprevenido.

Claro: Ayax estaba mirando hacia allí y había hecho la ignorasión suprema al tema del que estaba hablando su prometida, el cual ni recordaba. El pelirrojo miró entonces a Gabriella, sin saber qué decir. Él solo quería pegar a Biersack y eso claramente no era una opción en ese momento, por lo que solo le quedaban dos posibilidades: hacerse el sorprendido y mentir a su prometida o… decir la verdad. No iba a encubrir la mentira de Joshua en ese momento por dos razones: estaba molesto y él había sido el idiota que sale a revelar su ridícula homosexualidad por ahí a los cuatro vientos.

—Sí —le respondió, secamente.

—¿Pero tu primo es gay?

Ayax arrugó el ceño. No le gustaba la palabra gay.

—Sí. —Volvió a responder.

—¿Pero de siempre? ¿Tu familia lo sabe? —preguntó, sorprendida.

—No lo sabe nadie… —Carraspeó—. ¿Cómo que “de siempre”? ¿No se nace así de roto?

Gabriella soltó tremenda carcajada que varias mesas cercanas se giraron hacia ella, pues Ayax lo había preguntado con toda la sinceridad.

—Yo qué sé, a lo mejor está experimentando. Es joven. A lo mejor es bisexual y ahora mismo sólo está probando cosas nuevas… ¡No lo sé, eras tú quién sabía que era gay!

Pese a que Gabriella no se estaba tomando eso como nada especialmente importante, pese a que sabía que tenía toda la importancia por los motivos obvios del matrimonio concertado, Ayax no pudo bromear con eso. Le preocupaban las repercusiones que podría tener el hecho de que su primo fuese gay, además de que fuese licántropo E IDIOTA por estar con Biersack. Además, en ese momento estaba demasiado tenso.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.374
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 434
Puntos : 342
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Mar Nov 05, 2019 8:57 am

Victoria. Ese beso supo a victoria para Hunter Biersack, lo supo desde el momento en que notó a su vecino de mesa. Enfadado. Incluso lo encontró divertido, muy por encima de todo. Ni siquiera prestó atención a quien acompañaba al pelirrojo, quien asumía debía ser su prometida o alguna amante. Si las miradas pudiesen matar, seguramente de aquí no saldría vivo, y eso sólo acrecentaba su jocosidad.

Sólo admite que el libro te gustó porque te lo recomendé yo —le sonrió, finalmente desentendiéndose de lo que sucedía en otra mesa que no fuera la suya, mirando a su propia compañía.

Pese al tono que usó, jactándose de ello, la verdad no era otra, sino que ese era un buen resumen para la impresión del licántropo. Después de todo, había un gran peso subjetivo al momento de leer un libro, y quizá había llegado a distorsionar la idea que pudo haber tenido de no haber sido una sugerencia.

Fue un buen libro —reconoció, sin darle del todo el buen sabor de boca de decirle que sólo le gustó por eso. Realmente, no lo encontró aburrido ni nada parecido.

Había vuelto su mirada hacia su plato, sólo por un breve momento antes de tener que levantar la mirada ante una estridente carcajada femenina. La encontró molesta, repentina y exagerada. Él, como muchos, había volteado a mirar aquella mesa, llevándose la sorpresa de quiénes eran los que la ocupaban.

Sabía que Ayax tenía planes esa noche. No sabía que esos planes incluían ese lugar tan particular, como si no hubiese otro puñado de restaurantes elegantes en Londres. En especial, porque a Joshua sólo le bastaba mirarlo para notarlo tenso y molesto. Su cabeza se encargó de crear las conexiones necesarias para agobiarle.

Probablemente estuviese molesto por él. Incomodado, cuando menos, ¿salir ahí con un hombre? Claro, volvió a él la inseguridad inicial que lo habría invitado a no hacerlo, de la que Hunter se había encargado anteriormente. Se preguntó por la risa de Gabriella y en su cabeza se formaron ideas de cómo aquello se relacionaba con lo suyo: probablemente estuviesen haciendo burla de lo sucedido. Sabía que a Ayax no le gustaban sus tendencias y aún así…

Hunter lo sacó de la marea de pensamientos que se agitaba creando un huracán en su cabeza. Se percató de ello, de la manera en que se enfrascaba en sus pensamientos hasta que su alrededor se redujo hasta ser nimio.

Oye —llamó su atención, — no dejes que te afecte, ¿a quién le importa? —inquirió con una ceja enarcada. Se llevó el tenedor con pasta a la boca, y esperó hasta pasarlo antes de hablar de nuevo. — ¿No se supone que ya lo sabía?

Se extendió un silencio breve, en el que Joshua organizó su mente. La respuesta era simple: a él le importaba.

Gabriella no lo sabe —contestó entonces, como una matización importante.

Hunter lo miró con una mezcla de falsa pena y diversión. Sonrió a medio lado, apartándole un mechón de encima del ojo. — No vas a creer que eso es cierto, ¿verdad? —preguntó, como si fuera lo más evidente del mundo. — ¿Te suena “en la salud y enfermedad”? No me parecería raro que lo tuviesen de tema de conversación, como cualquier cotilleo —se encogió de hombros.

Había hecho un gran trabajo si su propósito era inquietarlo más todavía.

No podía ser, ¿no? Joshua creía fervientemente que Ayax, siendo su mejor amigo en todo el mundo, no tomaría algo importante para él tan a la ligera, por mucho que luego Joshua mismo fuera y saliese en público con Hunter. Por lo demás, todavía estaba preocupado, su cabeza ocupada en buscar cien escenarios posibles mientras miraba su plato.

Ocasionalmente se le escapaba la mirada hacia la otra mesa, y fue algo que Hunter notó y no le gustó. Joshua no entendía, en medio de sus pensamientos intrusivos sobre su primo molesto o decepcionado de él, cuál era la necesidad de Gabriella de lucir así. Era un atuendo revelador, por supuesto, lo notaba incluso aunque estaba sentada.

Debió ser la entrada más tensa del mundo. Cuando terminó, Joshua apartó ligeramente la silla dispuesto a ponerse de pie.

Mírame —le pidió con un tono suave. Joshua primero miró a la otra mesa, pero luego volvió sus ojos hacia él. — ¿Estamos bien? —le miró a los ojos; su tono era suave, casi condescendiente. — Si no te sientes cómodo podemos irnos, ¿sabes? Sólo quería tener una noche agradable… —y fue directo al chantaje emocional, sonando decepcionado.

¿Lo peor de todo?

Funcionó.

No pasa nada —le contestó Joshua de inmediato. — Sólo vuelvo en un momento —y ya que la comida en tres tiempos estaba pedida desde el principio, no estaba retrasando nada poniéndose de pie.

Hunter le sonrió en respuesta, dejándolo marchar mientras le seguía con la mirada la dirección que tomaba para el baño de caballeros.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 24.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1350
Puntos : 1078
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Miér Nov 06, 2019 4:22 am

―¿Y desde cuándo sabes que es homosexual? ―cuestionó entonces Gabriella después de que el camarero se hubiese vuelto a ir después de pedir las bebidas y dejarles las cartas. Su mirada se había levantado por encima de la carta, desviando a veces la mirada desde Ayax a la mesa de Joshua y compañía. Hunter no era para nada su tipo.

―Pues… no lo recuerdo: ¿quizás hace ya un año? ―dijo sin estar muy seguro.

―¿Y… cómo fue? ¿Te lo confesó intentando salir del armario? ―Gabriella parecía divertida con la situación, pues era un cotilleo muy fuerte que el heredero de los Eckhart fuese homosexual y nadie lo supiera.

―No… ―Se le hacía MUY INCÓMODO hablar de todo eso, sobre todo partiendo del hecho de que estaba molesto con la situación y hablar de ello no hacía más que molestarlo más. Sin embargo, decidió aparentar normalidad porque no quería que su prometida se diese cuenta de lo mal que le había sentado ver a Joshua besarse con Biersack―. Un día los pillé besándose en casa de Joshua.

―Ya decía yo…

―¿A qué te refieres? ―No entendió, sobre todo, ese tono condescendiente.

―No sé, por lo poco que conozco a Joshua he podido percatarme de que es una persona muy suya que se abre poco con el resto. Entiendo que ser homosexual en una familia como la tuya no es fácil, sobre todo con los matrimonios concertados. ―Ayax tenía cara de patata incomprendida, por lo que Gabriella prosiguió sin que la patata tuviera que añadir nada―: Quiero decir que no creo que te hubiese dicho nada si no le hubieras pillado in fraganti con su amante. ―Resumió brevemente y el pelirrojo sintió eso como una patada en el estómago: ¿de verdad Joshua no le hubiera dicho nada si no le llega a pillar? ¿Hasta la fecha hubiera estado viviendo con ese dato oculto? Le había dicho que era un licántropo porque le iba a pedir ayuda pero… ¿le hubiera dicho que era homosexual?―¿O no lo crees? En mi familia tampoco está muy bien visto la homosexualidad y los dos sabemos nuestra opinión al respecto: Joshua no te hubiera dicho nada por miedo al rechazo.

Volvió a bajar la mirada a la lista de comida que tenía delante, sin ser consciente del desazón que estaba formando en el pecho de su prometido en ese momento, aunque éste estuviese disimulando mirando la página de vinos cuando él no bebía alcohol.

―¿Qué opinas al respecto? ―preguntó entonces.

―Biersack es idiota: el acompañante de Joshua es un compañero del Área-M. ―Desvió la atención al acompañante y no al hecho de la homosexualidad.

―¡Oh, ¿en serio?! ¿Es ese? ―Lo miró mejor por encima de la carta―. No me lo imaginaba así: ahora que lo veo entiendo la expresión que tanto usas de que parece que tiene un palo metido por el culo ―bromeó con su futuro marido, recibiendo de respuesta una sonrisa incómoda.

Ese palo en su culo no quería ni pensar qué era.

―Pero me refería a la homosexualidad de Joshua, ¿por qué no has dicho nada? Sé que te llevas bien con él... ¿cómo te lo tomaste? ―Ayax estuvo a punto de encogerse de hombros, pero entonces Gabriella vio como el primo Eckhart se levantaba de la mesa y caminaba incómodo hasta el baño. Decidió dejar el tema para después, priorizando―: Creo que tu primo nos ha visto y sabe que le hemos visto. Quizás deberías ir a hablar con él para dejarle claro primero que no voy decir nada y segundo que quizás, si no quiere salir del armario, no debería salir con su pareja a lugares públicos y morrearse en mitad de un restaurante. ―Sonó demasiado lógica que Ayax no pudo decir nada―. No sé, recomiéndaselo. El amor es ciego, pero no hace a uno estúpido.

El pelirrojo entonces suspiró, terriblemente inquieto. Cerró la carta y se levantó, quitándose la chupa de cuero que había llevado y dejándola sobre la silla, pues había empezado a notar como le sudaba la axila de los nervios. Caminó entonces hacia el baño de los hombres, yendo por el camino más largo sencillamente para no tener que pasar por delante de Biersack y tener que intercambiar una mirada con él, pues le resultaba repulsivo.

Una vez en el interior del baño, vio a Joshua apoyado en uno de los lavamanos, mirándose al espejo. De hecho, se vieron a través del espejo, pues el resto del baño estaba totalmente libre. La cara de Ayax era de absoluta seriedad e incluso para Joshua era fácil identificar que estaba molesto. Eso sí: ¿por qué iba el pelirrojo a estar molesto?

―No quiero sonar borde, pero creo que si quieres mantener en secreto tu relación con Biersack, deberías empezar a pensar las cosas antes de hacerlas: salir con él a un lugar como este te pone en evidencia y besarlo en mitad del restaurante hace obvia cualquier sospecha que pueda haber ―le echó la bronca―: ¿Y si no llego a ser yo quién ha venido hoy aquí a cenar? ¿Y si llega a ser tu padre en una reunión de negocios o Francis y Popheg para celebrar su aniversario? ―Le puso en situación para que se diera cuenta de la gravedad de todo, pues parecía un idiota.

Y le puso la situación más fácil: un familiar directo. ¿Sabéis lo feo que sería que se enterase Eva y se lo dijera a sus padres y luego éstos al suyo? Enterarse por terceros era sin duda lo peor que podría pasarle a una familia, sobre todo por las habladurías y los rumores, que siempre se distorsionaban.

Ayax aprovechó el poder echarle la bronca por su descuidado para sacar un poco la bilis de sus celos, sin darse demasiada cuenta, aunque realmente sí que se estaba dando cuenta y por eso se sentía tan indefenso aunque aparentara seriedad.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.374
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 434
Puntos : 342
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Miér Nov 06, 2019 7:24 am

Necesitaba un momento. Un momento, era todo lo que le pidió a Hunter. Éste siempre se mostraba comprensivo cuando necesitaba un momento, o cuando simplemente se frenaba y no podía seguir. Por eso es que estaba haciendo acopio de toda su fuerza en esa ocasión donde Hunter parecía entusiasmado con la idea. Ingenuo él, que ignoraba que gran parte de la insistencia de su pareja era precisamente porque sabía que estaba molestando a Ayax con su mera presencia.

En el baño, también hizo gala de ingenuidad: habría esperado que nadie lo siguiera, ni siquiera el pelirrojo. Se recargó con las palmas sobre el lavamanos, mirándose al espejo. Apenas un momento más tarde, la puerta se abría dejando ver a su primo a través de ella. Observó su reflejo, sin girar en su dirección, y una mano imaginaria le atenazó el pecho nada más vio su expresión.

No lo interrumpió mientras le echaba la bronca, simplemente escuchándolo. Dejó que se extendiera el silencio, dándose cuenta que estaba conteniendo la respiración, e inhaló despacio antes de encarar finalmente al pelirrojo.

Mi padre odia este restaurante, no vendría aquí a una reunión de negocios… y el aniversario de mis abuelos no está cerca y si ellos quisieran celebrar cualquier cosa irían a otro lugar —le contestó; al menos en eso había pensado, no en un familiar no tan directo. — Por lo demás… tienes tu punto, lo reconozco —se recargó en el lavamanos,

Estaba evitándole la mirada a Ayax y ni siquiera se esforzaba en ocultarlo. De su pecho al suelo, no iba más allá de su rostro y por supuesto no encontraba sus ojos. Le preocupaba qué iba a encontrar en ellos, así que había decidido quedarse con la curiosidad. Tanto como iba a quedarse con la curiosidad del por qué estaba su primo tan molesto, porque… al final, el único perjudicado ahí, en cualquier caso, sería él. El pelirrojo no tenía nada que ver y, como mucho, recibiría preguntas sobre si ya lo sabía o no.

Sólo quería salir, ¿vale? —¿era él quien quería salir, o había salido porque Hunter había insistido en hacerlo? — Me equivoqué, es todo, si pasase algo o alguien me viese… ¿qué más? —cuestionó encogiéndose de hombros. — Tomarlo como venga, es todo lo que hay.

Claramente si pudiese elegir NO quería que lo supieran, pero puestos a ello… Eran cosas que las dejaba para el Joshua del futuro. El pobre Joshua del futuro ya tenía mucha mierda con la que lidiar por las cosas que hacía el del presente.

Se había sujetado del lavamanos con ambas manos. Un pensamiento repiqueteó en su cabeza, trayendo a su mente la vívida imagen de Gabriella. Por lo poco que había conseguido distinguir de su atuendo… no es que fuese lo más recatado del mundo, aunque a simple vista así pareciera. Por dentro, le dio gracia: ¿la diferencia fundamental era… que ella era una mujer?

Pese a todo… la verdad es que tampoco le daba mucha gracia ver a su primo saliendo con su prometida, por mucho que en ese momento la vergüenza y su propio rechazo hacia sí mismo hablase más fuerte que todo lo demás. Tal vez eso era lo que más difícil estaba volviendo todo. Porque Joshua mismo no era capaz de aceptarse. No era fácil ser precisamente todo lo que no encaja en alguien que de algún modo siempre quiso pertenecer, y se sentía culpable por ello.

Así que —seguía mirando hacia el piso, a los pies de Edevane, — Gabriella nos vio —señaló algo evidente; — ¿qué dijo? —se interesó.

No sabía si Ayax iba a decírselo. No lo sabía porque… en realidad, no sabía ni por qué pensaba eso. Sólo lo pensaba, ¿tal vez porque se le notaba de lejos que estaba enfadado? ¿Quizá porque lo hacía sentir disgustado, o puede que sólo porque era una suerte de extraña confidencialidad de pareja? No lo sabía, y en ese momento se dio cuenta que estaba pensando mucho en todo.

¿Sabes qué? Déjalo —levantó las dos manos, frenándolo antes de que le contestase. De pronto se acababa de percatar que no quería saber la respuesta. — Sólo me iré, ¿de acuerdo? No importa.

Sin esperar respuesta, se volvió hacia la puerta, teniendo que caminar en dirección de su primo. Se iría, y Hunter se enfadaría porque le había dicho que todo estaba bien, sólo para acabar justo como no quería. En ese momento, no podía pretender que todo estaba bien… esperaba que Hunter pudiese reconocer que al menos lo había intentado. Nunca había podido ignorar a Ayax cuando estaba enfadado, y mucho menos cuando lo estaba con él, cosa que era insólita y muy extraña de ver.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Trembling hands. ―Joshua. - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 24.260
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1350
Puntos : 1078
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Jue Nov 07, 2019 3:50 am

Le pareció innecesario y muy molesto que Joshua le matizara que su padre odiaba ese restaurante, ergo no iría, o que el aniversario de sus abuelos no estaba ni siquiera cerca, por lo que tampoco irían. ¿No era obvio que era solo un ejemplo? ¿Por qué le corregía datos que había dicho al tuntún solo para ponerle en contexto? Quizás en otro momento no le hubiera molestado, pero en ese sí, pues sintió que solo lo había dicho para salir del paso, relajar tensiones o declarar que el punto de Ayax no era tan importante.

Peor se lo ponía: quizás sus familiares no iban ahí, pero los de Ayax sí. Solo de imaginar cómo se correría la voz si Bruno y Maille hubiesen estado ahí y hubieran visto eso…

―¿Qué más? ―repitió cuando lo escuchó. Ignoró un poco su tolerancia con el tema de que se supiera―. Las cosas son fáciles, Joshua: o se sabe, o no se sabe. No me hagas quedar a mí como un mentiroso que oculta algo tan importante cuando a ti te da igual ocultarlo o no ―dijo, para entonces añadir―: Además, sabes la repercusión que tendrá: tarde o temprano te vas a tener que casar con una mujer y el hecho de que le digas a todo el mundo que eres gay sólo va a hacer que tanto tu familia, como la de tu futura mujer, como ella y tú, tengáis los momentos más incómodos del mundo.

Para Ayax no era nada lógico por lo que estaba pasando su primo, pues no podía entender la frustración de ser gay y tener que renunciar a quién eres por tradición y presión familiar. Para Ayax siempre había sido un deber y se había acostumbrado al deber, adaptándose a ello aunque no le gustase o no estuviese cien por cien cómodo.

Le dijo claramente que Gabriella lo había visto, por lo que ya tenía a una nueva más en el club de los que lo sabían. Y no, obviamente Ayax no había hecho nada por evitarlo, pues no había sido su problema ni su descuido.

Estuvo a punto de contestar a lo que había dicho Gabriella, pero no lo hizo, pues Joshua le interrumpió diciendo que lo dejase. La verdad es que no creía que ayudase, en absoluto, la opinión de Gabriella en ese momento, por lo que lo mejor era no decir nada. Cuando su primo intentó huir de la situación sin decir nada más, Ayax intentó evitarlo con una pregunta. No iba a ser el drama de sujetarlo, pues sabía que Joshua no le dejaría con la palabra en la boca.

―¿Qué es lo que esperas? ¿Estar con Biersack toda la vida? ―preguntó cuando pasó al lado de él―. ¿Vas a dejarlo cuando te toque cumplir con tu deber? ¿Estarás con él a la vez que estás con tu futura mujer? ¿Ese es tu plan ahora mismo?

Joshua era joven y no tenía por qué lidiar con todo eso a esa edad, sin embargo, era un adolescente con un futuro que debía de haber sabido hace mucho tiempo. Sabiendo las responsabilidades a las que se va a enfrentar, tenía que tener muy claro cómo actuar.

El pelirrojo se estaba respaldando en sus responsabilidades y deberes para echarle esa bronca y sentirse hasta mejor consigo mismo, sin darse cuenta de que en realidad estaba dañando a Joshua. Ahora mismo estaba siendo preso de los celos: tenía celos de Hunter Biersack, de que hubiese sido capaz de cambiar a su primo de esa manera, de que le dedicase todos esos cambios a él y no a Ayax. Estaba celoso porque siempre había sido el primero en la vida de su primo y ahora ya no lo era. ¿Y lo peor de todo? Él quería seguir siéndolo, en todos los malditos sentidos.

No entendía nada de lo que estaba sintiendo, así que decidió acompañar la despedida incómoda por temor a lo desconocido.

―No hace falta que me contestes ahora, pero piénsalo ―dijo un poco―muy poco―más relajado.

Iba a decirle que no hacía falta que se fuera pero… ¡sí, que se largase! No quería tener que estar comiendo con la estúpida sonrisa de Biersack frente a él, pues se le iba a quitar totalmente el apetito.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 7.374
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 434
Puntos : 342
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 http://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.