Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

¿Quién iba a decirnos qué íbamos a ser amigos? —Freyita.

Ian Howells el Mar Oct 22, 2019 1:41 am

¿Quién iba a decirnos qué íbamos a ser amigos? —Freyita. UHmS1ko
Hay's Galleria (centro comercial) — 18:28 horas — 21 de octubre 2019 — Atuendo

Misión: comprarle un regalo a Eris Masbecth.
Problema: no sabía comprar regalos para féminas que no tuvieran connotaciones sexuales.
Solución: pedir ayuda.

El problema de la solución era: ¿a quién narices le pedía ayuda? Nada más pensar en posibles ayudas se le vinieron a la cabeza cuatro personas: Juliette—su hermana—, Stella, Freya y Laith. Ese último porque era gay, por supuesto y, por tanto—aunque suene homófobo—tenía que tener conocimientos para saber qué regalarle a una mujer aunque él nunca le tuviera que regalar a una mujer porque sólo le iban los penes. ¡Pero era gay, así que da igual!

El caso es que descartó a Stella porque era una fugitiva y recordemos que Ian quería mucho a Stella, pero no se arriesgaba a ir con ella por lugares públicos porque quería seguir conservando su fachada de ciudadano ejemplar. También descartó a su hermana porque siempre le decía que solo pensaba en ella o para cambiarle los pañales a Perseo—que en realidad ya no usaba—o para que le ayudase con regalos. Y lo cierto es que tenía razón. Así que entre Freya y Laith lo tuvo claro: a Laith le veía demasiado el careto y la verdad es que con Freya había terminado teniéndola en bastante estima, tanto que hasta la consideraba su amiga, ¡imagínate! Años lanzándose pullas e insultos y míralos ahora.

El caso es que le envió un mensaje al móvil para ver si le apetecía hacerle de consejera.

>> FREIAAAAAAA
>> Hola Smile
>> ¿Tienes planes para hoy? Iba a ir al Hay’s Gallerie con Persie hoy para comprarle un regalo a Eris…
>> Pero yo soy un poco inútil con los regalos, ¿sabes?
>> (Y no digas que soy inútil con todo, no solo con los regalos, que me lo veo venir)
>> Me preguntaba si podía sobornarte con un gofre de chocolate a cambio de que des tu consejo de fémina con gusto para la moda.
>> O un helado si no te gustan los gofres de chocolate.
>> ¿Pero a quién no le gustan los gofres de chocolate?

Lo mejor de todo es que aceptó, por lo que Ian le dijo hora y lugar del Hay’s Gallerie, justo en una heladería en donde había helados, gofres, batidos, crepes y todo lo que se te ocurriese y, antes de la hora acordada, ya estaba allí con Persie.

Perseo, como de costumbre—pues era un niño de costumbres bien arraigadas—se pidió un vasito de helado de fresa. Ian le insistía en que no se pidiera un cono porque siempre se manchaba, pero es que el dichoso niño siempre metía las manos dentro del helado y luego SE LAS ESPARCÍA por la cara. Comer helado con él era como meterlo en una charco de barro. Parecía que quería comerse el helado por la boca, por la nariz, por los ojos y por todos los poros de la piel.

Ian había esperado y no se había pedido nada todavía más que una coca-cola, para así acompañar a Freya y tomar algo juntos. Estaba jugando con la patineta de su hijo, moviéndola de un lado con el pie mientras miraba al niño.

—¿Pero por qué te manchas?

—Porque sí —dijo él, contento.

—Pero luego tienes que limpiarte.

Persie cogió una servilleta y se la restregó por la cara, sin conseguir ABSOLUTAMENTE NADA pues el helado se había medio secado y estaba pegajoso. Sin embargo, él lo consideró una victoria.

—¡Ya! —Y sonrió ampliamente, haciendo que Ian también sonriese.

Ian llevaba con él una mochila con cosas para niños revoltosos, entre ellos un paquete de toallitas húmedas. Ya le limpiaría antes de salir.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Mar Oct 22, 2019 9:12 pm

Me despierto jadeando, la habitación a oscuras y mi piel se siente pegajosa por el sudor que la recubre. El ritmo cardíaco errático como los pensamientos que corroen mi mente y no se detienen ni por un mísero segundo. Bajo, nuevamente, los parpados y aprieto con fuerza, como si todo fuese un sueño y que despertaré en minutos. Pero, no. Nada cambia, sigo sola, sin nadie, vacía. Los gritos resuenan en mi cabeza, no desaparecen, no quieren.

Siento mi corazón hundirse ante los recuerdos: el dolor en el vientre de forma desgarradora, los sollozos desesperados de Skadi que aclamaba que me soltase, mi garganta destrozada y seca de tantos gritos que emitía.

—Y me siento un tanto decepcionado de que no te dignaras a mencionar que seré prontamente abuelo. — no es necesario buscar la reacción de mi hermana porque su chillido de asombro no tardó en llegar a mis oídos en el momento que coincidimos en esta habitación hace varios minutos atrás. —¿Quieres saber algo? No me apetece ser abuelo y menos que tú sientas un gramo de felicidad así que te hablaré de un trato bastante decente. —

— Basta, basta, basta. — murmuré cansada y sin poder detener el río de lágrimas que surcaban mis mejillas.

Quería que todo se detuviera.

¿Tan difícil era ser feliz? ¿Por qué?

Mi madre había sido una persona maravillosa, la sonrisa nunca había desaparecido de su rostro. Me enseñó todo un mundo de sueños, pero pronto murió. Nunca culpé a Skadi de su nacimiento. Mi madre había dado la vida por ella y ¿Cómo no hacerlo? Si desde un comienzo había sido una luz en nuestras vidas, había encontrado la esperanza con ella. Quién se hacía llamar “padre” había abusado de mi libertad, de mis derechos, de mí en su totalidad, no permitiría que Skadi sufriese aquello. Era lo lógico, lo coherente.

¿Se vengó porque salimos de su cuidado? Odiaba cuidar niños, los elfos domésticos hicieron más de autoridad paternal que él. ¿Se estaba vengando por haberlo denunciado? ¿Qué mierda tenía en mente?

— ¿Freya? ¿Cariño?— abrió la puerta Senna, mi abuela. Mi aspecto no debía ser el mejor: sentada en medio de la cama abrazándome en desesperanza, acurrucando mis piernas, las lágrimas que no dejaban de descender por mis pómulos. —Oh… cariño… ¿Quieres que llame a Eric? O ¿Dante?

— Estoy bien, estoy bien, fueron pesadillas… No es necesario llamar a nadie, no quiero preocupar a nadie. — repetí frotando mi rostro.

— Te cancelaré las entrevistas que tenías programadas para esta semana. — suspiró. — No fue una buena idea comenzar con el modelaje en esta época.

— Gracias… — murmuré escuetamente.

Desde el mes pasado estábamos intentando tener entrevistas para desmentir el embarazo y que mi imagen sea buena así las empresas no tuviesen dudas o requisitos extremos al contratarme. Estaba resultando. Las redes sociales habían sido un aliado con los directos y las historias. Sin embargo, seguía presente el murmullo.

En octubre, todo cambió.

Soñaba aquellos recuerdos tormentosos de una noche sin escapatoria, todo mi cuerpo se entumecía y rememoraba cada golpe, cada desgarro, cada grito. Horas y horas en unos cuantos minutos. Parecía irónico. Un par de horas de sueño y las ojeras volvían a dominar mi día a día porque rechazaba caer en las garras de Morfeo, no si debía presenciar todo como la primera vez.

***


La madrugada había sido fatal, el tazón de cereales sin terminar seguía en la encimera y aunque las horas habían pasado no sabía que más hacer. Había intentado ponerme a estudiar, no sirvió para nada. La concentración se evaporaba y tampoco quería caer en el Ministerio a trabajar con estas pintas, en tan malas condiciones no rendiría y todos preguntarían. Skadi ya había partido al colegio, intentar animarla no había salido de todo bien. Sabía que se sentía culpable de todo lo ocurrido, no importaba lo que le dijese.  

Eric pasó por casa, unos minutos antes de irse a no sé dónde, prometiendo regresar al anochecer y pasar conmigo un rato sabiendo que tendría insomnio.

Todo el tiempo estaba pensando en ella, solo para revivir y derretirme, una vez más, en el dolor. En unos días, se cumpliría un año. Un año de que Skadi había vuelto con nosotros. Un año que Robert Pendragon no se presentaba frente a mí. Un año de que la perdí.

Los mensajes entrantes hicieron vibrar mi móvil, despejándome.



Ian H.
En línea
No me importa, eres un inútil en todo.

Y vale, haré mi buena acción diaria como dirían los boys scouts.

Por supuesto, mi precio es caro.

Los gofres de chocolate + helado.

Luego dime donde quedamos, en el Hay´s Gallerie y el horario, hoy ha sido un día libre.



Tardé unos minutos en contestar, no me apetecía salir y hacía un momento atrás había vomitado todo el almuerzo. Intenté sonar como siempre, estaba a punto de rechazar, pero me aferré a la idea estúpida de ver a Persie en un acto egoísta de tener un niño en mis brazos. ¿Cómo sería tenerla a ella? ¿Iría a hacer las compras con ella de la mano? ¿Pasearía por las galerías con mi bebé?

Con ese pensamiento llegué a la heladería citada. Las manchas purpuras debajo de mis ojos estaban cubiertas por maquillaje, había utilizado un poco de gotas para ojos así ocultar lo rojizo que estaban. Intentaría pasar una buena tarde, ese era el único objetivo.

Divisé a Persie que era un solcito y no pasaba desapercibido.

Me acerqué a ellos a paso decidido y le sonreí al niño que radiante me observó. — Hola Persie, ¿Cómo ha estado el niño más bonito del mundo? — pregunté. Mi corazón sintió una punzada, pero lo ignoré. — Un día de estos te lo robaré. — dije como quién no quiere la cosa. — ¿Quieres recorrer la galería ahora o comemos antes algo? ¿Qué nos recomiendas Persie? ¿Quieres ver las tiendas?
Freya Howll
Imagen Personalizada : ¿Quién iba a decirnos qué íbamos a ser amigos? —Freyita. Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.902
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 223
Puntos : 110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Ian Howells el Miér Oct 23, 2019 1:10 am

Mientras Ian observaba a su hijo hermoso comerse aquel helado que tan buena pinta tenía, Freya hizo acto de aparición bastante puntual. La verdad es que en compañía de Perseo era más tolerante con la gente impuntual, ya que se lo pasaba genial con su hijo, aunque éste solo le prestase atención al helado y estuviese demasiado ocupado en la tarea de mancharse.

―¡Freia! ―saludó sonriente Persie, sin esperarse que repentinamente apareciese la amiga de su padre.

Bueno, en su mundo Persie tenía muchos amigos: los de la guardería además de los amigos de su padre: Laith, Stella, Alex, Freya… E Ian estaba bastante seguro de que esos cuatro preferirían a Persie que a Ian, los muy desgraciados. Amigos para esto.

Perseo la saludó con alegría, con las manos totalmente manchadas de helado.

―Todo el mundo me dice lo mismo ―respondió Ian a lo de que se lo iba a robar―. Se nota que se porta bien con vosotros al frente, pero en verdad es un dolor de cabeza, ¿a que sí, Persie?

―Chi ―dijo, pues Ian lo tenía enseñado: cada vez que él decía “¿a que sí, Persie?”, él tenía que decir que sí, mientras que sí decía “¿a que no, Persie?” él tenía que decir que no. Cuando Perseo se dio cuenta de que Freya volvía a dirigirse a él, la miró con los ojos bien abiertos, para entonces sonreír y asentir, medio sacando la lengua por fuera para llevarse una cuchara de helado―. Primero comer. ―Y elevó el vasito.

Entonces Ian bebió un poco de coca-cola antes de mirar a Freya y hacer el dramático:

―Hola, ¿eh? ¡HOLA A TI TAMBIÉN! ―Le pinchó con el dedo en la barriga―. Saludas primero a mi hijo y luego no solo no me saludas si no que me amenazas de robármelo, ¿crees que estas son formas? ―Se puso en pie entonces, estirándose y desperezándose un poco―. Todos mis amigos prefieren a Persie antes que a mí, voy a tener que empezar a mirármelo o... dejar de traer a Persie conmigo ―reflexionó divertido, riendo.

Tenía agujetas porque había empezado a hacer ejercicio. Se había enterado de que pronto iba a haber un torneo de kickboxing y quería ponerse en forma de nuevo para poder participar, por lo que había empezado corriendo y haciendo ejercicio en casa en su tiempo libre. Pronto empezaría a ir al gimnasio para darle al saco de boxeo y buscar carne fresca a la que humillar en la tarima. Para entrenar, claro; siempre para entrenar.

―¿Qué te apetece? ¿Gofre? ¿Helado? ¿Las dos cosas, pedazo de gorda? ―Le preguntó en broma pues obviamente de gorda tenía lo que Ian de caballero inglés. Sonrió antes de continuar―: Yo me pediré un gofre con nutella y una bola de helado de kinder bueno encima o algo así, ¿te apetece lo mismo? ―Y le hizo una señal de que no se levantase, sino que se quedase con Persie―. Vigilalo, yo voy a pedir ―añadió, guiñándole un ojo amistosamente después de que le dijera lo que quería.

Ian fue hasta la caja y esperó a que una señora le pagase los helados a sus nietos, para entonces él dar un paso hacia adelante. El trabajador era un chico joven, a quién le pidió todo antes de pagar. Él dijo que en un momento se lo llevarían todo a la mesa, que no se preocupase, por lo que el tatuador volvió a la mesa unos tres minutos después.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Miér Oct 23, 2019 2:15 am

Tenía pruebas y cero dudas de que Persie era de esos niños queridos por quién lo conociese. No me resultaba extraño que todos quisiesen pasar tiempo con él antes que con Ian. Yo misma, por ejemplo, si me ponían en balanza a ambos elegiría al pequeño. Había millones de razones, pero nunca se llegaban a contabilizar.

Hice un puchero. — ¿Tengo que pelear por Persie? — dije medio en broma, medio en serio. — Eso es una mentira, él es un sol y se porta muy bien. Le tienes envidia, todos amamos a tu hijo antes que a ti. ¿Sabías que la envidia nunca es buena? Mata el alma y la envenena. — negué con mi cabeza, todavía sin ocupar ningún asiento alrededor de la mesa. Podía ver cómo las mejillas del niño estaban embardunadas de helado, parecía que se había intentado limpiar, pero hizo todo lo contrario. Se me escapó una sonrisa, en ese momento me había olvidado de todo el malestar del día. — Vale, vale, comeremos algo primero como dice este príncipe.

No pude decir más porque el drama queen hizo acto de presencia, alcé una ceja inquisitivamente. ¿Una escenita de celos? Por supuesto que me iba a olvidar de su presencia si estaba aquí con Persie. De todos modos, me removí en mi lugar cuando sentí su dedo pinchar mi vientre. Era una zona sensible, más en estos días. Fingiría estar bien, fingiría que nada ocurría, todo por un día.

Le saqué la lengua. — Hola Ian, no te pongas celoso que te hace ver muy feo y dejas de ser atractivo. — me burlé picándole en el hombro. — Para mí fueron las mejores formas. ¿No sabías? Vengo por Persie que es un amor, a ti te estoy usando solo para alcanzar mi objetivo. — mencioné con una sonrisa, no era del todo mentira, pero eso me lo guardaría para mí misma. — Deberías, no tienes a nadie rondando por tu alrededor y eso que dicen que los padres solteros son candentes. — agregué con mala intención. — Eso sí, no te atrevas a no traer a Persie, menos si te juntas conmigo, ese era el trato. Yo te entrego mi amistad, si tu me permites pasar tiempo con tu hijo. Es un gran trato, recuérdalo.

Por supuesto que era una mentira más grande que una casa, nunca hubo un acuerdo entre ambos. La relación simplemente se dio. Con los años, ambos parecíamos haber madurado en nuestros ámbitos personales, cada uno con sus propias experiencias y no podía descartar el hecho de que era alguien especial. Ian había movilizado en mí algo en aquellos pasillos universitarios y no podía ocultarme un pequeño secreto, me aferraba a su realidad como si fuese posible para mi vida. Tener un hijo. Era un gran padre, cada encuentro que habíamos tenido a él no le faltaban palabras para contar algo relacionado a Persie. Sus anécdotas me hacían ilusionarme, había creado una dependencia a siempre preguntarle sobre él, aunque me pareciese desconcertante qué tanto quería tener un hijo teniendo en cuenta que nunca estuvo entre mis planes.

Me crucé de brazos. — Discúlpame, pero tengo mejor cuerpo que el tuyo y que conste, hace tiempo he dejado de practicar kickboxing. — contesté al haberme llamado “gorda”. Quedó atorada en mi garganta un “no tengo demasiado apetito”. Había “peleado” por esto, era mi precio por la compañía. — Hablando de gordura. Vale, pide lo mismo a ver si me lo acabo antes de morir de diabetes. — dije ocupando su silla. — Deberías vigilarme a mí, quién dice que no desaparezca con Persie y haga realidad mi sueño de robártelo. — sonreí. Lo vi alejarse y mi centro de atención volvió a ser el niño rubio que cautivaba a más de uno con su sonrisa.

— Oh, Persie, mírate, deja que te limpie las mejillas. — con voz melosa saqué una toallita húmeda del paquete que siempre llevo en la cartera. Me incliné para tener mejor acceso y acariciarle las mejillas con la humedad y quitar todo el pegote. — Ahora sí puedes seguir comiendo. ¿Qué helado pediste? — escuché su respuesta atenta. —¿Hubiera sido así? — murmuré en un susurro. Emma. Se hubiese llamado Emma si nacía, Senna tuvo que ocultar todos los vestiditos cuando todo ocurrió. Era la única que sabía el sexo del bebé, todos apostaban en ese momento sobre el sexo y el posible nombre que le pondría. Sin alejarme pasé mi mano, jugando con el pulgar, sobre los cabellos de Persie. ¿Hubiera salido rubia como el padre o castaña como Skadi? ¿O un manto mucho más oscuro como mi cabello? Me estaba haciendo mal pensar en esto, pero no podía alejar el río de pensamientos tristes.

Ian regresó a los minutos. Y otra vez una sonrisa se plantó en mis labios, una mucho más fingida.  —¿Y? ¿Cómo te ha ido esta semana? Cuando enviaste esos mensajes hoy me di cuenta que no te había contestado de la última vez. Como te habrás enterado, volví al modelaje. Ropa informal y formal, nada de lencería, por el momento. He estado atareada con una que otra entrevista y una campaña que se lanzará en dos meses. — comenté sobre la ausencia. Eric había sido más extremo, llamó a Skadi para saber si estaba bien o simplemente lo estaba ignorando por hacer un chiste malo. Puedo decir que ambas opciones eran correctas.
Freya Howll
Imagen Personalizada : ¿Quién iba a decirnos qué íbamos a ser amigos? —Freyita. Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.902
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 223
Puntos : 110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Ian Howells el Jue Oct 24, 2019 3:20 am

Se había puesto celoso pero en plan de broma, pues sabía que su hermoso hijo era el foco de atención de todo el mundo y, en el fondo, le parecía bien. Esa cosita tan bonita que ÉL y Eris habían hecho merecía ser exhibida en todo el mundo sólo por lo bonito que era. A Ian le encantaba alardear de niño, pues además de ser adorable, era muy inteligente. Estaba claro que en eso había salido a la madre, ¡aunque Cassidy decía que de chiquitín Ian también era muy avispado!

―Tendré claro que cuando quedes conmigo a solas será a desgana ―dramatizó, falsamente ofendido, pues realmente no le ofendía en absoluto―. Si no tengo a nadie rondando ahora mismo a mi alrededor es porque estás tú espantándomelas y mira, ¡no me quejo ni nada!

En realidad el hecho de ir a pasear con un niño, además de no tener ningún tipo de alianza, lo señalaba como padre soltero y, obviamente, a muchas mujeres se les caía la baba con un padre soltero tan guapo de un hijo tan mono. Por no hablar, claro, que Ian era bastante joven y quién no se acercaba por atracción o interés, se acercaba por curiosidad de si era su hermano pequeñito o su hijo. Pero vamos, si hacía cuentas… tres. Había conseguido el número de tres chicas gracias a Persie y se había acostado con dos de ellas. La otra era una madre soltera que en realidad lo que buscaba era un compañero de penurias con hijo que pudiera jugar con su hijo también y había quedado un par de veces con ella para que Perseo y Mark―el hijo de la otra―jugasen juntos.

Cuando se metió con su ‘gordura’ inexistente, bufó por su contestación.

―No podemos tener una discusión justa entre qué cuerpo está mejor de los dos: tú no vas a ser objetiva porque eres una egocéntrica y dirás que el tuyo y yo soy hombre: ¡obviamente prefiero el tuyo! ―Rió divertido, negando con la cabeza mientras rodaba los ojos―. Así que esa discusión me niego a tenerla: yo estoy muy buenorro.

Ian entrenaba, ergo aunque no vistiese con ropajes que marcasen sus músculos o su torso, tenía un cuerpo bastante formado. Le gustaba verse guapo en el espejo y siempre intentaba estar a su gusto. Pero claro… obviamente él entre él mismo y una mujer buenorra, iba a elegir a la mujer buenorra siempre. Por mucho que se viera guapo, siempre le iba a parecer que tenía mejor cuerpo una mujer.

―Sé en donde encontrarte ―le amenazó divertido cuando se puso en pie, señalándole con los dos dedos de la mano después de llevárselo a sus ojos. Sabía que no le iba a robar a Persie, pero no estaba de más avisar.

Mientras Ian pedía, Persie se quedó junto a Freya. El niño sabía hablar, pero todavía estaba en pleno aprendizaje pues sólo tenía dos años y medio. Sabía entenderte un poco, sabía hablar otro poco y… básicamente sabía comunicarse con las cosas típicas, sin ir mucho más allá. Por no hablar, claro, que encima era un despistado y siempre quería estar atento a todo, consiguiendo no prestar atención a nada. Eris e Ian se habían preocupado por si tenía déficit de atención, pero todavía era pequeño y estaba descubriendo el mundo.

Se dejó limpiar tranquilamente, mirando a su amiga, para entonces mirar el vasito de helado derretido que tenía entre las manos.

―Frecha ―le respondió, sonriendo―. Es mi favorito.

Entonces Perseo, al sentir las mejillas fresquitas, antes de que Freya guardase las toallitas húmedas le pidió una señalándoselas, para limpiarse él mismo las manos y la cara de nuevo.

Mientras Persie se acicalaba, Ian volvió a sentar sus posaderas en la silla entre ambos, dejando su móvil sobre la mesa porque siempre se lo ponía en el bolsillo delantero y al sentarse le molestaba, pues solía usar pantalones ajustados. Y sí, utilizaba pantalones ajustados porque le estilizaban sus hermosas piernas y su culito respingón, pero a nivel de utilidad para guardarse las cosas eran incomodisimos. Menos mal que no tenía que llevar llaves.

Ian no se percató de la sonrisa falsa en los labios de Freya, pues estaba maravillado viendo como Persie se limpiaba a sí mismo cual niño independiente.

―¿Me he enterado? ―
Se hizo el modesto que no sabía nada de la vida de Freya. Sin embargo, Ian tenía un instagram de su negocio de tatuajes y otro privado y, con dicho instagram, seguía al de Freya, por lo que en realidad sí, sí lo sabía―. Qué bien, nunca me he enterado mucho de eso… ¿básicamente te pagan por ponerte ropa que te queda de lujo y sacarte fotos, verdad? Qué fácil lo tenéis las guapas ―dijo divertido, para entonces añadir―: Pero por lo que he visto de Freya Howll, sus buenas fotos son en lencería. ―Unió el dedo índice y el pulgar, como si estuviera dándole el visto bueno―. ¿Tuviste que hacer un curso de modelaje o algo así? ¿Para posar y esas cosas? ¿O el fotógrafo es quién te dice lo que tienes que hacer? ―Eso era genuina curiosidad, pues no sabía si todo era obra del fotógrafo o si la modelo sabía qué hacer―. ¿También haces desfiles?

No, Ian Howells no tenía ni pajolera idea de moda. Lo más cercano a la moda que tenía era su madre, una actriz famosa que también se sacaba fotos y toda la vaina, sin embargo, Cassidy siempre había sido muy recelosa con esa vida porque no quería inmiscuir a sus hijos magos, por lo que realmente sabía prácticamente nada.

―Yo he estado bien… he estado tatuando y eso. No sé, nada nuevo, realmente ―dijo entonces, moviendo su vaso de coca-cola―. Me animé a entrenar estas semanas porque a mitad de noviembre hay un torneo de kickboxing y ya me apunté. Pero de resto… todo bien. ―Parecía aburrido, pero es que su vida ahora mismo iba viento en popa.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Freya Howll el Lun Nov 11, 2019 6:31 pm

Un pequeño error había cambiado toda mi vida. De repente, estaba esperando un bebé en una de las peores situaciones y con un irónico acompañamiento. No me quejaba de ellos, no estaría acá de no ser de esa manera. Y si lo miraba desde el presente, parecía nada, parecía patético el miedo que me había generado la idea de ser madre al descubrirlo en Las Vegas, no era consciente que había mayores temores y pesadillas que se escurren entre los dedos sin posibilidad de quitarlas de tu mente. En ese entonces, yo era la ajena. Me jactaba de no ser inocente, de ser estratega, pero en un segundo había caído en la ilusión de cuento de hadas: pensar que podría salvar a mi hermana de las garras pestilentes de un ser que abogaba ser nuestro padre, lograr ser como mi madre con Emma, disfrutar de la tranquilidad que antes había apreciado. Fui ingenua. Tonta e ingenua.

Ahora, parecía ser de esas madres que proyectan sus sueños perdidos en la vida de sus hijos, aclamando por metas y deseos que no se pudieron realizar o fueron prohibidos en su momento. Viviendo a través de un tercero, gozando de sus logros como propios. Por supuesto, no era técnicamente de ese modo, solo era una amiga que disfrutaba mediante Ian a un niño sonriente que conquistaba mostrando sus dientecitos. No podía negar que sonaba patético, comprometedor y poco ético.

— Si quieres ligar con alguien solo tienes que decirlo — dije mirándolo a los ojos. — Me marcharé tan rápido como vine. — alcé una ceja inquisitiva. No era mentira, si se encontraba a alguien con quién pasar el rato podría pirarme sin hacer un escándalo de ello. Éramos amigos, no una pareja y si lo fuésemos pensaría que serían de aquellas que están a favor del poliamor. Claramente no estábamos en esa página, por el momento. — Pero, me llevo a Persie, es muy pequeño para verte hacer cosas chanchas con otra gente. — agregué antes de finalizar con el tema. No quería juzgarlo, es más, no lo creía capaz de hacer algo de tal calibre. ¿Pedir el número de alguna mujer? Si, eso sí. ¿Invitarla a pasar un rato? Bueno, tal vez. ¿Lamerle la cara? No, ese era un límite. O eso esperaba. No podía concebir la idea de tener un niño y estar enrollándome con un ajeno, estando él a un lado. —Y sí, te estas quejando como un crío, ni tu hijo es así de desagradecido con mi presencia. Deberías aprender de él. — le regalé una sonrisa cariñosa al rubio que seguía con su helado.

Bufé en réplica. Este juego entre ambos era divertido. En los años que fuimos distante con el otro —por cosas de la vida— ambos habíamos madurado o aprendido de situaciones que surgieron en el camino, cambiándonos un poco. Al reencontrarnos no fue diferente pero tampoco igual al pasado, nunca se había perdido por completo las costumbres de picarnos. Por el contrario, parecía haberse intensificado de una buena manera. Antes era con pizcas de malicia y tensión sexual, ahora era mucho más considerado y relajante. Era tranquilizante saber que existían cosas que no cambiarían a pesar de lo sucedido.

— ¿No seré objetiva? Mírame, obviamente gano en esto. — sonreí abiertamente alzando los brazos en clara apreciación de mi argumento. — Además, si fuese otra persona me elegiría, aunque sea mujer. — mordí mi lengua en implicancia.

No había experimentado con mujeres más allá, como con los hombres. La tensión sexual que había sostenido con unas cuantas no pasó a mayores y no porque no quisiésemos. Recordaba a Stella, en Hogwarts, los roces no habían sido precisamente inocentes. Me pregunto, donde se encontrará, con lo poco que la había conocido daba por hecho de que estaba escondida, huyendo, no se dejaría quebrantar. Deseaba que fuese de ese modo, el poco tiempo con los mortífagos había comprendido la cantidad de conocidos que eran perseguidos, era espeluznante.

—Mira como tiemblo. — murmuré antes de que se fuese. Segundos más tarde me encontraba limpiándole las mejillas a Perseo. Le tendí la toallita húmeda como él me señaló, estaba embelesada viéndolo limpiarse hasta que la corriente de pensamientos deprimentes dominó mi mente. Sentí un revoltijo en el estómago, quitándome el apetito. La culpa volvía, siempre volvía.

Fingiendo, como últimamente me salía tan bien. —Ian, te he visto darle like a la última foto que subí. Me animaría a decir que viste mi directo el otro día, pero tal vez ahí si estoy confundiéndome. Era demasiada gente. — la conversación volvía a un buen punto, alejándome de los pesares que yo misma me imponía. Debía hablar con Dante, me había comentado sobre el estrés y la depresión, aunque esto último me parecía mucho, no creía estar en ese lugar, solo era un mal sabor de boca todo esto. Solo eso.  —Estamos curiosos, hoy. — mencioné divertida antes de comenzar a dar cátedra del modelaje, que parecía una cosa tonta, pero no. — No, no todo es color de rosas. Cuando comencé tuve que hacer muchos castings para campañas de perfumes o para modelar pijamas… — recordé los primeros días. — Fue arduo, aunque no tan costoso como debería. No es que me sentí atraída a la idea del modelaje en un principio, de pura casualidad, y de ahí intenté ser reconocida. Realmente me fichó un hombre un día que estaba con mi abuela recorriendo las calles de Londres. De ahí, me impulsó, aunque tenía intenciones cuestionables por lo que nos separamos y mi abuela comenzó a ser mi representante. — comenté mientras me reacomodaba en el asiento. —El fotógrafo siempre pide mucho, pero en el modelo está el talento de lograrlo. Es como la actuación, también he tomado clases de ello. Uno tiene que fingir una emoción, si justo estás atravesando un momento duro, debes saber fingir que no ha ocurrido nada. — expliqué mientras tomaba segundos. — En muchas ocasiones, me enseñan fotos antiguas para imitarlas o buscan ejemplos de otros modelos. Hay que ser cuidadosos con eso, si modelas lencería o de cierta manera provocativa, todos quieren eso, aunque no quieras hacerlo más, por ejemplo. Si me niego, pueden criticarme, pero es algo lo cual puedo denunciar. — aclaré de prisa. —Si, estuve en pocos desfiles, requiere mucho tiempo, viajar y se interpone con mis estudios. A veces debía decir entre uno o el otro. Algunos me tienen como una profesional difícil. Además, hay que realizar toda una dieta meses antes de los espectáculos, son cosas que todos intentamos cambiar, pero no somos los altos rangos para hacerlo realidad. — me quejé libremente, me gustaba el trabajo, no los estereotipos estipulados.

Escuché atenta a Ian. —¿El negocio fluye normal? O ¿Creció? — cuestioné jugando con la comida, era malo eso, pero inconsciente. —Me gustaría volver a entrenar, hace tiempo lo he dejado y es lo que me libraba de dietas exageradas. Y podía librarme del estrés. Tal vez, todavía puedo patearte el trasero.
Freya Howll
Imagen Personalizada : ¿Quién iba a decirnos qué íbamos a ser amigos? —Freyita. Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.902
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 223
Puntos : 110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Ian Howells Ayer a las 3:28 am

Movió la cabeza de un lado para otro, negando ante su ofrecimiento. No era su intención ligar con nadie. Ahí en donde lo véis, su época de ligoteo sin límites habían terminado y si bien seguía amando a todas las mujeres, sus prioridades eran otras. Ahora mismo Howells se contentaba con tener amigas que viesen en él un mecanismo de placer sexual habitual y la verdad es que solo se molestaba en ligar si la chica en cuestión le había llamado mucho la atención.

Ahora, sin embargo, no tenía intenciones de eso: había quedado con Freya para estar con ella y Perseo, no para estar buscando números de chicas.

―Lo que yo he dicho ―le reconoció cuando apostó por su cuerpo, en vez de por el de Ian. Luego, sin embargo, el chico tuvo que negar cuando dijo que una chica también apostaría por el de ella―. Oye, oye, no te pases, ¿eh? Soy de esos hombres que no entienden cómo es que todas las mujeres no sois lesbianas con lo bonito que es el cuerpo de una chica, pero he de corregirte: sorprendentemente hay mujeres por ahí que no encuentran atractivo alguno en el cuerpo de una mujer, por lo que en esos casos me elegirían a mí porque aunque tú te hagas la difícil: tengo un cuerpo de diez ―dijo, chasqueando los dedos como si fuera una negra del Bronx muy chula y muy digna.

Cuando el muchacho se interesó por el trabajo de Freya, enarcó una ceja divertido cuando le dijo que le había visto darle likes a sus fotos o incluso ver sus directos o historias. Claro que hacía esas cosas a veces, pero no es que estuviese especialmente viciado a Instagram. Tenía que admitir que aunque fuese un milenial, eso de ser mago había hecho que su destreza con los artilugios tecnológicos, así como con las redes sociales, fuese bastante nula. Sabía lo justo y necesario para tener su cuenta de tatuajes bastante al día.

―¿Sabes? ―Hizo una pequeña pausa―. Cuando veas que le doy like a alguna publicación tuya o que he visto uno de esos stories, es que estoy cagando. ―Soltó un bufido, antes de aclarar la situación―: Sólo miro el dichoso instagram cuando estoy en el baño.

Mientras Freya le contaba todo lo del modelaje, el camarero llevó a la mesa toda la comida que habían pedido y mientras le contaba que su abuela era su representante, él comenzó a cortar su gofre con el cuchillo y el tenedor, para comer tranquilamente a la vez que prestaba atención. Fue cuando terminó, que él tragó el bocado que se había llevado a la boca para contestar.

―Qué curioso ―respondió, asintiendo levemente―. ¿Y el tatuaje que te hice no influye negativamente en el trabajo de modelaje? Es decir, a fin de cuentas has “manchado” el lienzo con el que trabajas. Supongo que a la hora de hacerte fotos y eso el photoshop hace milagro, ¿pero a la hora de desfilar o hacer cosas en directo? ¿O vídeos, quizás? ―preguntó por pura curiosidad―. Y en serio, tengo que preguntar esto: ¿tu abuela es tu representante? ―Se rió―. No me estoy riendo por tu abuela: es que me imagino A MI ABUELA siendo mi representante y me parece desternillante, ¿qué es lo que tiene que hacer exactamente?

Cuando le preguntó por “el negocio”, que era básicamente su habitación en casa en donde tatuaba, se encogió de hombros.

―Va bien, en realidad ―le respondió―. No ha crecido, sino que está en la línea. Llevo ya par de meses con lo máximo que puedo soportar a la semana y… la verdad es que está yendo mucho mejor de lo que me esperaba. Hay semanas en donde puedo llegar a hacer hasta diez tatuajes, dos por día y… no sé, échale que cobro mínimo cien libras, pero por norma general la media suelen ser doscientas cincuenta libras por tatuaje. Así que, haciendo cuentas…

No lo dijo en voz alta, pero sí: una MUY BUENA semana podía hacer que ganase hasta casi dos mil quinientas libras. ¡En una semana! Obviamente eso pasaba poco porque nunca solía llegar a los diez tatuajes a la semana y menos de tanto calibre, pero había pasado.

―Tengo ya bastante ahorrado, pero la verdad es que me da miedito dar el gran salto a buscar un local. Creo que sería meterme en un pozo muy negro del que no tengo ni idea… ¿Liderar un estudio de tatuajes? Pff.. no lo sé. Primero tendría que hablar con otros tatuadores… y, no sé. Solo pensar en ello ya me pone nervioso ―admitió, con una sonrisilla nerviosa, aprovechando el tema del kickboxing para cambiar de tema―. ¿Por qué todo el mundo se cree que puede pegarme una paliza?

¡Que Ian llevaba entrenando kickboxing desde que tenía quince años y había participado en varios torneos! Sólo había ganado uno cuando tenía diecisiete años, pero igual, Ian era bastante bueno y aunque él no lo dijera, estaba por encima de la media. Era obvio que si entrenaba con Stella o con Freya, que ambas justamente sabían la misma técnica que él, no iba a dar tampoco el cien por cien. ¡Eran sus amigas! Y no quería hacerles daño.

―Puedes venir un día conmigo al gimnasio ―le ofreció sobre la marcha―. Quizás lo mejor para el estrés sea golpear un saco de boxeo hasta la saciedad, pero si necesitas a un ser humano al que apalizar, prometo ponértelo difícil.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1011
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.