Situación Actual
5º-11º
12 noviembre ➟ luna llena
Entrevista
Halloween
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Trama MagicLife [Evento de Halloween]

Salazar Slytherin el Sáb Oct 26, 2019 12:42 am

Trama de Halloween

Trama MagicLife [Evento de Halloween] LOCiFTO

El edificio principal de la corporación farmacéutica MagicLife se encontraba en las afueras de Norwich, en una ciudad cuyas casas y negocios eran todos mágicos. Era una zona que los magos se habían adueñado, de tal manera que los muggles seguían de largo y ni se paraban a preguntar qué había en aquella ciudad "tan poco especial" de Norwich, siendo encantados por las propias protecciones mágicas del lugar.

Casi toda Inglaterra mágica se había reunido aquel día treinta y uno de octubre en aquella ciudad de Norwich con un único motivo: celebrar Halloween de la mano de los manifestantes que se quejaban por la falta de moralidad de los científicos farmacéuticos por experimentar con criaturas mágicas.

Nadie tocaba al gobierno inglés y su tan respetada Área-M, pero a la farmacéutica nadie les protegía.

Así que después de toda la organización, aquella manifestación se había convertido en una fiesta. No era una fiesta con motivo de la manifestación, sino más bien una fiesta unida a todo el cúmulo de personas que había allí reunida. No estaba bien utilizar la manifestación como motivo, pero sí que estaba bien aprovecharse de ello y Ten Glenn había sabido utilizarlo a su favor.

La plaza frente al gran edificio de MagicLife estaba abarrotada de gente, desde los manifestantes que llevaban días en la puerta sentados, con banderas y pancartas, a todo tipo de persona disfrazada que se movía por todo el lugar. Ten Glenn había montado incluso un pequeño escenario en donde un grupo tocaba música en directo, por lo que había una gran cantidad de personas bailando y pasándoselo en grande. Eso sí: la bebida no corría a cargo de Ten Glenn, sino que cada uno tenía que llevarse sus propios alijo de alcohol si tenían intención de emborracharse, ¿y quién no tenía intención de emborracharse en Halloween?


***

La única preocupación de ese día era por parte de la farmacéutica y sus colaboradores: ¿y si a algún borracho en busca de aventuras se le ocurría entrar en el interior? Los vigilantes estaban asegurando todas las entradas posibles, además de haber creado hechizos anti-aparición para evitar que pudiesen entrar al interior. Igualmente, esa manifestación repentina frente a sus puertas había sido algo con lo que la farmacéutica no había contado, por lo que ahora mismo estaban bastante agobiados con tanto movimiento frente a ellos.



ACLARACIONES Y NORMAS

  • La duración de la trama tendrá una duración máxima de un mes, con la oportunidad de alargarla durante quince días sólo y exclusivamente si ésta es activa. El admin encargado posteará como máximo cada cinco días, pudiendo postear antes si la ocasión lo merece.
  • Se ruega profesionalidad. Si te apuntas, no dejes tirada la trama. Y si vas a ausentarte también sería recomendable que no te apuntases o que al menos avises.
  • Sed consecuentes con las acciones que suceden onrol.
  • La administración se tomará la libertad de interactuar SIN DADOS con los personajes en caso de considerarlo oportuno.
  • Se recomienda poner al principio de cada post con quién se interactúa para más facilidades a la hora de relacionarse, así como a la hora de postear los post administrativos.


Atte: La administración de Expecto Patronum RPG.
Admin
Expecto Patronum


Salazar Slytherin
Imagen Personalizada : Trama MagicLife [Evento de Halloween] 550KrG1
RP : 0
PB : Tom Hiddleston
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : Serpiente
RP Adicional : -
Mensajes : 1783
Puntos : 72
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Salazar SlytherinAdmin

Sam J. Lehmann el Sáb Oct 26, 2019 3:56 am

Abrió su armario, se agachó para sacar una caja de la parte baja y, del interior, sacó su disfraz de Deadpool. Sí, iba a repetir disfraz por dos razones: la primera, era un disfraz cómodo, calentito y le tapaba la cara; la segunda: era pobre y no quería gastarse el dinero en otro disfraz, por lo que reciclar venía siendo su opción más segura.

Tenía recuerdos de la fiesta a la que había ido vestida de Deadpool, en la Babylon, la discoteca de su querido―nótese la ironía―Matt Forman. Recordaba que el disfraz había sido cómodo, demasiado calentito para un lugar cerrado―menos mal que ahora era un lugar abierto―y que nadie se había percatado de que era Samantha Lehmann, una fugitiva que costaba treinta mil galeones, por lo que en principio, era un disfraz que cumplía. Por lo que ahora mismo aunque no fuese en Londres, tenía claro que iba a usar el mismo.

Y no, Sam no es una masoquista que quisiera ir a una fiesta repleta de magos, ¿vale? Que sí, que quería normalizar su vida e irse de fiesta con su amada Florecilla, pero para ir a un lugar peligroso, se iba a casa de Santi el cual organizaba una fiesta mucho más pequeña, amigable y en donde indudablemente se lo pasaría mejor entre personas que no la juzgarían por su pureza de sangre o su foto en un cartel de Se Busca.

Sin embargo, Caroline llevaba tiempo en aquella manifestación por el honor de las criaturas mágicas y después de hablar con ella, a Sam le quedó claro dos cosas: su entrega por las criaturas mágicas sin duda era fascinante y que necesitaba comida decente si pretendía quedarse más días frente a aquella puerta, a la espera de que esa farmacéutica hiciera algo. Gracias a Merlín estaba siendo una manifestación bastante pacífica y tranquila, pero igualmente Sam no era muy amante de tanto multitud. Que sí, que tenía que ver que era una fugitiva, pero de no serlo seguramente tampoco estaría ahí.

Así que uno de los motivos de Sam y Gwen para ir a la fiesta de Halloween era encontrar a Caroline y entregarle una mochila con muchas cosillas: Sam había metido comida, bebidas, unos antifaces, pañuelos y… no sé, todo lo que se le ocurrió llevarle que pudiera necesitar.

Así que una vez se preparó con el traje, fue hacia donde estaba Gwen y apareció repentinamente por la puerta.

―Soy Pool. ―Hizo una pausa dramática, moviendo la cabeza cómicamente mientras apoyaba su mano en el marco de la puerta y ponía ‘pose sexy’. Gwen se esperaría que hiciera el saludo a lo James Bond como en la película, pero lo cambió―: Sam Pool. ―Y rió bajo la máscara, para entonces darse la vuelta de un saltito―. He engordado, ¿que por qué lo sé? ¡La última vez no me hacía un culito tan respingón! ¡Míralo! ―Y se señaló su propio trasero.

Entonces, divertida, se levantó un poco la máscara, dejando ver sus labios pintados y sus ojos. Eso sí, lo que hizo fue mirar a Gwen de arriba abajo, pues iba con un disfraz ajustado. Era también el mismo que había tenido en la misma fiesta que Sam el de Deadpool, aunque indudablemente ahora lo veía con otros ojos.

―Iba a decir que ibas muy guapa, pero es mentira: vas muy sexy. Demasiado sexy. Si después de darle a Caroline la mochila no te apetece ir a la fiesta de Santi… ―Porque ese era el plan: ir a la fiesta de la manifestación lo justo para buscar a Caroline, darle la mochila y luego irse a la fiesta de Santi, en donde no había riesgo de muerte ni nada de eso― ...No pasa nada, volvemos a casa y hacemos un crossover en donde Deadpool desnuda a Speedy y hacen el amor apasionadamente sobre… ―Pensó en decir algo aleatorio que sonase sexy, pero al final fue más a lo seguro―: la cama.

Se apoyó entonces con el hombro en el marco de la puerta, cruzándose de brazos.

―Te juro que no he bebido, pero el espíritu de Deadpool me atrapa. Es ponerme su disfraz y sentir que puedo hacer cualquier cosa ―dijo divertida―. Pero me falta tener una mente más sucia. En eso ni me acerco.



Norwich | Fiesta de Halloween | Disfraz
Interacción Gwendoline Edevane

Se aparecieron en Norwich a dos manzanas de la fiesta, caminando hacia allí tranquilamente. Ellas iban confiadas: "no habrá tanta gente", pensaban. "Encontrar a Caroline será pan comido".

Sí, ya, claro.

Cuando se iban acercando la música alertaba de que estaban cada vez más cerca, además de que la cantidad de gente iba subiendo por las calles. Sin embargo, cuando llegaron a la gran plaza central, aquello fue una absoluta locura. Vieron a tanta gente que Sam supo claramente que encontrar a Caroline iba a ser una ardua tarea. Bueno, encontrar a Caroline o a cualquiera. Habían avisado a Laith de que irían durante un rato, pero algo le decía que encontrarlo vendría de la mano de una obra milagrosa.

Aún así, había avisado a Laith de que estaban llegando, además de que él sabía que iba de Deadpool.

Sam entonces se acercó a Gwen, sujetándole la mano para no perderla entre la gran multitud.

―¿Por dónde empezamos? ―Le preguntó, mirándola. En realidad también le había sonreído, pero obvio no lo veía.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 30.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1259
Puntos : 1018
http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Gwendoline Edevane el Sáb Oct 26, 2019 2:29 pm

Tenía que reconocerlo: no estaba contenta con lo que tenían que hacer aquella noche.

Suponía un riesgo, por mucho que fueran disfrazadas y prácticamente irreconocibles: estaban a punto de acudir a un lugar público lleno de magos, que si bien estaban preocupados por otros asuntos y posiblemente borrachos, podían perfectamente reconocer a una fugitiva si la tenían delante.

Gwendoline había rechazado la idea desde el principio: no le parecía prudente, de la misma manera que no le había parecido prudente que Caroline incitase a Sam en su momento a acudir a Babylon durante los carnavales del año anterior. Lo había sacado a colación, de hecho. La conversación había sido breve, pues Sam, a pesar de todo, seguía siendo lo bastante prudente como para saber que era una mala idea.

¿Por qué iban, entonces? Pues… por Caroline.

Por lo visto, la bruja llevaba allí unos cuantos días, apoyando la dichosa manifestación a las puertas de esa farmacéutica, como quiera que se llamase. Y había pedido a Sam que le llevase comida, y como Gwendoline no tenía la más mínima intención de dejar que su novia buscada por el Ministerio se metiese allí sola… había terminado de esa guisa: poniéndose el mismo disfraz que para la fiesta en la discoteca del dichoso Forman.

«Sí, hoy todo me molesta», pensó mientras terminaba de maquillarse los ojos con pintura roja, momentos antes de ponerse el antifaz.

No llevaba la capucha puesta, por lo que se podía ver que se había modificado mágicamente el palo para que estuviese mucho más corto, a la imagen de Thea Queen en la serie Arrow. También se había pintado los labios de rojo, igual que ella. El tiempo que había tardado en hacer eso y lo de los ojos dejaba claro, una vez más, lo absurdo que resultaba el concepto de disfrazarse para ir a luchar contra el crimen.

Cuando Sam asomó por la puerta, sorprendió a Gwendoline poniéndose los guantes, el último detalle que le faltaba del vestido. La morena la miró primero a través del espejo, luego volviéndose hacia ella. Una sonrisa resignada que dibujó en sus labios.

Su novia estaba feliz, y no le apetecía ser una aguafiestas. Deseó que su pequeña imitación de James Bond, o James Pool, o la versión de esas dos cosas que había hecho, fuese capaz de arrancarle una sonrisa feliz, pero no era capaz de disimular delante de ella. No del todo, al menos.

También le hubiera gustado entusiasmarse con aquella propuesta sexual, que normalmente la habría encendido hasta el punto de cancelar sus planes.

—Es una idea de lo más tentadora —le dijo, aunque su entusiasmo sonó más bien nulo: no le hacía gracia aquel lío en que se habían metido—, pero creo que tendremos tiempo para todo. Además, después de pasar tanto tiempo rodeada de magos, necesito mi dosis de muggles agradables para desintoxicarme.

De verdad: le encantaría estar emocionada, pero simplemente no podía olvidarse de que iban a meterse en un lugar peligroso. Sabía que había pocas probabilidades de que las reconociesen, pero ¿quién sabía? Últimamente estaban jugando demasiado al filo de la navaja, tomando decisiones… cuestionables, y no se eximía de ningún tipo de culpa.

—Venga, acabemos ya con esto —le dijo, tratando de sonreír un poco. No le salió bien, igual que no le saldría bien durante el resto de la noche.


31 de octubre, 2019 || Norwick, Reino Unido || Disfraz

Interacciones: Sam J. Lehmann.

Después de aparecerse, Gwen caminó junto a Sam en silencio, con la capucha echada sobre la cabeza. Llevaba a la espalda un carcaj con un cargamento de flechas —en este caso, ni siquiera llevaban ventosas: eran meros palos clavados en una esponja con que había rellenado el carcaj— y una espada de juguete, puro atrezzo; el arco, en su mano izquierda.

Secretamente, deseaba que aquello se terminase pronto para poder ir a un sitio en que disfrutasen de verdad. Quería olvidarse del maldito mundo mágico, al menos durante la noche de Halloween.

Lo que en principio parecía un goteo de gente se convirtió en aglomeración, a medida que seguían la música como dos marineras guiadas por el canto de una sirena. Y dicha aglomeración no tardó en convertirse en multitud, y fue en ese momento que Gwendoline lo comprendió: aquello no iba a ser fácil.

Sam y ella se detuvieron, y la morena cerró los dedos en torno a la mano con la que ella sujetó la suya. Su pregunta era buena. Muy buena, de hecho.

—¿Primera línea delante de la farmacéutica? Seguro que la encontramos ahí dándole golpes a una sartén con un palo, o algo parecido. ¿Qué te voy a contar a ti? Ya sabes cómo se apasiona con estas cosas...

Que, como le había dicho a la pelirroja, no le parecía mal que fuese apasionada y que defendiese las causas que le importaban; simplemente, creía que necesitaba reordenar un poco sus prioridades, teniendo en cuenta cómo funcionaba el mundo actualmente.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Trama MagicLife [Evento de Halloween] Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1307
Puntos : 858
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Ian Howells el Sáb Oct 26, 2019 4:47 pm

Interacción con Freya Howll

¿Qué clase de padre responsable lleva a su hijo a una fiesta de Halloween que a su vez es una manifestación? Nadie. Ninguno. Eso era malo, malo, malo. Sin embargo, una cosa estaba clara: Ian tampoco es que fuera un padre modelo, ¿sabes?

Eris había viajado de emergencia por un asunto familiar, mientras que sus padres estaban en otro país por el estreno de una de las películas de su madre, por lo que los abuelos no estaban disponibles. Luego Alexandra trabajaba, no había podido contactar con Stella, su hermana Juliette iba a otra fiesta de Halloween y el resto de personas ni le vinieron a la cabeza. Bueno sí, Laith, pero ése ya debía de estar preparándose el disfraz para ir a la fiesta.

¿Y qué iba a hacer Ian? Lo lógico es que hubiera cancelado todos sus planes para quedarse en casa con Persie, pero… no quería quedarse en casa. Ya le había dicho a Freya de ir a la fiesta, le había dicho a Laith que estaría ahí y, sobre todo: ¡se había comprado el dichoso disfraz! Así que lo que hizo fue someter la decisión a voluntad de su hijo:

―¿Pero tú quieres ir?

―Chi. ―El niño alzó uno de sus deditos, matizando sus condiciones―. Yo quiero un disfraz como papi.

―Pero no te puedes separar de mí, lo sabes, ¿verdad?

―Chi. ―De nuevo, el niño, continuó hablando―: Sólo con amigos… ¿Laith y Freia?

―Muy bien. Freya no sé si irá: me está dando calabazas.

―¿Calabazas? ―A Persie se le iluminó los ojos, pensando que iban a dibujar calabazas.

―¡No, sin calabazas! Freya me está diciendo que no quiere ir. ―Dijo Ian, mirando el móvil.

Tener conversaciones con Perseo se podía, pero todavía no entendía muchas cosas. Solo tenía dos añitos y medio, por lo que estaba en proceso de entender la vida.

―La convencemos ―dijo Persie, sonriendo travieso.

No era la primera vez que Persie e Ian se ponían de acuerdo para convencer a alguien, aunque normalmente esos ‘alguien’ eran o Eris Masbecth o Cassidy Grey, las dos mujeres de la vida de Ian, al menos por el momento. Persie era un niño muy persuasivo, por lo que en realidad su padre sólo tenía que dejarlo actuar. Además, Perseo le había dicho muchas veces que Freya le caía bien, por lo que él también quería que fuera.

―Venga vale: pero vas a tener que ponerte la pulsera.

―¡La pulsera!

“La pulsera” era un artilugio mágico que iba en la muñeca, la cuál le había regalado Juliette a Ian cuando tuvo al bebé. Lo que hacía era que servía de rastreador, además de que la pulsera que le ponía a Perseo estaba conectada a la de Ian. Si Perseo en algún momento se perdía y quería volver con su padre, lo único que tenía que hacer era apretar el botón de la pulsera y, mágicamente, se creaba una atracción casi imantada entre ambas, haciendo que Perseo fuese arrastrado hacia él. Lo mismo en la otra dirección, por supuesto.


***
Casa de Freya
20:30 horas

Un Ian disfrazado junto a un Perseo disfrazado, se aparecieron en la puerta de casa de Freya. Ésta había estado ignorando los mensajes de Ian, pero él no era tonto: sabía que estaba en su casa, desganada por todo y que ese había sido uno de los motivos por los que rechazar el plan de Halloween. ¿Y sabes qué? Ian podría ser un padre con ciertas decisiones extrañas con para su hijo, pero era UN GRAN COLEGA. Y no quería dejar a Freya allí auto-compadeciéndose y muy triste cuando podía sacarla a rastras y distraerle un poco.

Ni siquiera su intención era hacer que se lo pasase bien: con tal de que hiciera algo más que estar ahí encerrada sin hacer nada… le valía.

―FREYA ÁBREME LA PUERTA ―le gritaba Ian amistosamente desde detrás de la puerta―. Venga, que te traigo un aliciente. ―Le hizo una señal a Persie de que era su turno.

Entonces unos golpes más suavecitos sonaron en la puerta y el grito no era de Ian.

―¡FREIAAAAAA!

Después de unos segundos, la puerta se abrió, dejando ver a una Freya en pijama y con cara de zombie.

―¡Pero si ya te has disfrazado de zombie, tía! ¡Muy bien! ―Exclamó Ian, ¿y qué recibió a cambio? Un puñetazo de Freya directo al hombro. Ian sonrió, pues fue totalmente merecido, pero había valido la pena―: Mira, te hemos comprado un disfraz. ―Señaló a Persie, pues era él quién había decidido llevarlo para dárselo a su amiga.

Se puso de puntillas para dárselo.

―Lo elegí yo: es de vampiresa sexy ―le dijo, encogiéndose de hombros―. Pero también está la opción de que te quedes así vestida y vengas cual niña siniestra que será atacada por los dos payasos endemoniados, ¿a que sí, Persie?

Y el niño, obediente…

―¡Chi! ―Perseo se soltó de la mano de Ian y entró a la casa de Freya, con confianza, mientras movía su gran globo rojo de helio.


***
Norwich, fiesta de Halloween
21:40 horas

Trama MagicLife [Evento de Halloween] IIlELNF Trama MagicLife [Evento de Halloween] KhRoRoL

Perseo estaba sujeto con una de sus manos a la mano de Freya, mientras que con la otra se sujetaba a la mano de su padre. Le habían repetido mil quinientas veces que no se separase y que, en el caso de que no los viese, le diese a la pulsera. Perseo, obediente, había asentido porque él era listo y lo entendía todo a la primera. Él era un revoltoso, pero era un revoltoso junto a su padre, por lo que no quería perderse, pues eso le daba miedo. No se iba a soltar de ninguno y si se soltaba de uno, iba a ir rápido a agarrarse al otro.

Ahora mismo Ian estaba mirando a Freya.

―¡Quita esa cara de zanahoria podrida! ―le pidió, para sacar de su mochila un botellín de cerveza y ponérselo a Freya en la mano, recién abierto―. Ahora bebes y te obligas a ti misma a pasártelo aunque sea un poquito bien, ¿vale?

Sacó también de la mochila un zumito de melocotón pequeño, de brick, y se lo dio a su hijo para que bebiese algo. Se soltó de su padre y se quedó sujetado con la mano a Freya mientras sujetaba su zumito con la otra mano. Ian, por su parte, sacó una lata de cocacola. Su moralidad como padre quedaba claramente en evidencia al llevar a su hijo ahí, pero no pensaba perderlo ni nada, por lo que no pensaba probar gotita de alcohol. Iba a pasárselo bien junto a su hijo y a su amiga y punto. Tampoco quería cortar su libertad por tener a su hijo, ¿no? ¡Así se lo pasaba bien!

Verás tú qué risas y qué gritos cuando le diga a Eris a dónde ha llevado al niño.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1014
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Laith Gauthier el Sáb Oct 26, 2019 11:47 pm

Mención a Sam Lehmann, Ryan Goldstein, Gwen Edevane, Ian y Perseo Howells y Stella Thorne.
Interacción con Sam Lehmann y Gwendoline Edevane.

Le provocaba un conflicto de intereses el tema de MagicLife. Por un lado, el científico, Laith reconocía que una farmacéutica tenía que probar sus productos antes de proporcionárselos a humanos y, de hecho, lo prefería en animales antes que en congéneres, pese a saber que ningún avance médico se hizo sin un gran sacrificio. El lado humano y mágico le hacía pensar que era muy triste que se probase en criaturas mágicas el funcionamiento de los medicamentos. Así que, en el fondo… no sabía de qué lado ponerse. El objetivo decía algo, el subjetivo otro, y Laith se quedaba en medio.

Por otro lado, Laith ni siquiera pensaba en asistir a aquella celebración, pues era un día festivo. Todos los sanadores saben que los días festivos son sinónimo de urgencias abarrotadas y poco personal. No todo el mundo quería quedarse y no celebrar, cuando al mismo tiempo era cuando la cantidad de heridos incrementaba exponencialmente.

Había estado hablando con sus amigos sobre ese evento. De nuevo, el sanador se encontraba en la postura de que no era muy bueno aprovecharse de una manifestación para hacer una celebración. Visto de otro modo, era un efecto mediático muy importante de presión el tener más gente, incluso si muchos no sabían el motivo original de la conglomeración.

Asimismo, sus amigos se habían encargado de poner su grano de arena de presión social para convencerlo de salir del hospital para ir con ellos. No le tocaba trabajar, sino que iba a doblar turno voluntariamente… de todos modos, llevaba su comunicador encima, por si el hospital lo necesitaba.

Hasta entonces, llevaba confirmada asistencia de cuatro de ellos. Samantha le había dicho que iría de Deadpool a encontrar una amiga suya, y por defecto asumía que Gwendoline iría con ella, pues, aunque no hablaba personalmente con la segunda por privado, sí habían hecho buenas migas de un tiempo hacia acá. Con Ryan había tenido una extensa discusión sobre disfraces, y estaba convencido de que el rubio había bromeado cuando le dijo que iba a ir en camisa normal al evento. Ian, por otro lado, le había dicho que quizá le tocaba cuidar de Perseo ese día, así que gran parte de su motivación para ir era el de la esperanza de ver al pequeño disfrazado para el evento, con todo el cariño que sentía por él.

Y así, finalmente, el moreno había acabado en ropa interior dentro de su armario literal y no metafórico, mirando su ropa mientras planeaba qué ponerse. Tenía todavía la cabeza de conejo del año pasado guardada, así que podía optar por eso, aunque no quería repetir la experiencia de ser lamido descaradamente como le sucedió entonces.

Al final, hizo lo que cualquier hombre en su situación haría: llamar a una de sus amigas para ver qué carajo hacía.

Cariño, tengo un problema halloweenesco —le dijo nada más contestar. — Me han convencido de ir a la manifestación y no tengo disfraz.

Menos de diez minutos se requirieron para que Stella Thorne apareciera en su departamento, con una mantita sobre los hombros; estaba un poco pálida, con la nariz llena de mocos y los ojos algo llorosos. Se había resfriado ese mismo día y, si bien Laith ya la tenía bajo tratamiento, no se le quitaría del todo de inmediato.

¡Siempre esperé este momento! —dijo sonriente una Stella que se interrumpió a media frase para toser. — ¡Tengo el disfraz perfecto!

***

Una hora más tarde, Stella había mostrado sus habilidades adquiridas en Rupaul. Se había devorado temporadas enteras en su aburrimiento en la zona segura para fugitivos, así que sabía todo lo que tenía que saber para hacer de un hombre una hermosa mujer. Y Laith… él se había dejado, aunque no estaba muy convencido porque luego le dio pena decirle que no a una Stella tan entusiasmada.

Tienes que mandarme muchas fotitos del evento —Stella hablaba mientras le terminaba de aplicar el labial, de un rojo intenso.

A esas alturas Laith se sentía un poco como toda una dama de compañía, pero, cuando menos, lidiaba bien con la vergüenza. Es más, ni siquiera se avergonzaba realmente.

Por supuesto que lo haré, ¿por quién me tomas?

¡No hables, arruinas mi labial! —lo regañó ella. — Tienes cuidado, no bebas mucho, y si algún tipo se mete contigo, tendrás que golpear a ese alguien —canturreó divertida, olvidándose de su malestar físico un momento.

Todo listo, Laith se puso de pie de la cama y se entaconó, unos tacones negros del doce que lo hacían lucir bastante más alto de lo que era normalmente. Y eso, en el fondo, entusiasmó a un Laith no muy alto.

Eres hermoso, si fueras lesbiana saldría contigo —Stella lo miró con ojitos de amor al ver su creación.

Creo que sería una mujer muy heterosexual —le contestó con una sonrisa. No la rechazaba, sino que indicaba su clara preferencia sexual hacia los hombres. — Te debo una; tú también te cuidas, tomas tu medicamento y nada de exponerte al frío —le dio un cariñoso beso en la frente.

***

Había llegado al evento y por un momento se sobresaturó por la cantidad de gente que había. Se dio cuenta de que seguramente encontrar a alguien a esas alturas iba a ser encontrar una aguja en un pajar. Se había cubierto los tatuajes con maquillaje, así que reconocerle a él podría ser todavía más difícil que reconocer a cualquiera de sus amigos. Sus tatuajes eran su marca más personal.

Pero todo estaba bien. Sacó de su bolso, porque, sí, llevaba un bolso porque siempre divo y tenía que combinar todo su “outfit” su teléfono móvil. Tenía un mensaje de Samantha que iba llegando, y lo contestó con un “No vas a reconocerme, suerte con eso”.

Se entretuvo, por aquí y por ahí, hasta el momento en que vio a un Deadpool acompañado de un arquero rojo –sí, no ha visto Arrow-, al que se acercó reconociendo que debía ser el disfraz de Samantha.

Guapa, qué sexy, ¿eres bollo? ¿Nos líamos? —y empujó a Gwendoline al rodear a Deadpool con el brazo, en su mal intento de ligue ignorando al ahora tercero en su historia de amor entre travesti y Deadpool.

Disfraz:
Trama MagicLife [Evento de Halloween] 44569a79c964d70d596dd810eb2cf90a
Trama MagicLife [Evento de Halloween] 81-IA3LdbjL._SR500,500_
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trama MagicLife [Evento de Halloween] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Freya Howll el Lun Oct 28, 2019 5:10 pm

Las nauseas me correen por dentro, arañan mi garganta intentando salir y exclamar como una vez más son dueñas y señoras de mi estado. No importa lo que haga, no importan quién se encuentre a mi lado, seguiré despertando a las altas horas de la madrugada gritando por un dolor pasado que no he superado. El ritmo de las noches es este: despertar jadeando, correr rápidamente al baño y comenzar con las arcadas que en minutos se convierten en un vómito que descompone el alma.

Octubre comenzó y con ello una pesadilla, una historia de terror que no tiene punto final.

Nada tiene valor, todo es un acto automático. Mi vida social se fue al caño, ni siquiera me interesan todas las entrevistas canceladas o los sets fotográficos a los que he renunciado, vaya uno a saber qué dijo Senna para cubrir mis espaldas.

No me importa.

Despierto a las dos de la mañana, he dormido una hora. Las lágrimas descienden por mis mejillas como un pequeño río llevando con su corriente cualquier rastro de alegría. Hace unos días, había pasado un grato momento con Ian y Persie, pero ya no queda vestigio de esa Freya.

En los primeros segundos, al despertar, siento que me falta el aire, los golpes que una vez recibí se perciben a carne viva, mi cuerpo tiene espasmos incontrolables y la cicatriz de la cesárea arde como el infierno. ¿Este es mi infierno? ¿Haber perdido a mi hija y recuperar una hermana que se culpa de nuestra familia rota?

Me observo frente al espejo. Mi rostro parece chupado, no tengo intenciones de levantar mi camiseta, pero sé que he bajado unos kilos. Un mes comiendo migajas, durmiendo unas pocas horas por día —o semana— y rechazando el acercamiento de cualquiera.

En el pasillo, cruzo la mirada con Eric, un Eric preocupado que está unos metros de mí dándome espacio. Le ignoro. Me encierro en mi habitación, vuelvo a la cama para acurrucarme y llorar.

Lloro, lloro por minutos, horas o días.

No quiero dormir, no quiero recordar, no quiero sentir. Lucho para mantenerme en vela. ¿Cuándo terminará este martirio? ¿Esto me merezco por no haberla protegido? ¿Por haber permitido que Skadi sea secuestrada? ¿Por qué?

Sesenta minutos más tarde, vuelvo a abrir los ojos. Mi móvil al lado anuncia que la batería no le durará mucho tiempo más, lo conecto y deliberadamente desconozco los mensajes que iluminan la pantalla. Y así pasan las horas.

Eric se asoma para asegurarse de que estoy bien, alimentarme y acostarse a mi lado acariciando mi cabello. Nos mantenemos en silencio, no encuentro mi voz. Skadi no aparece en la habitación en todo el día, no quiere verme, no quiere ver lo que “ha provocado” y yo no permitiré que se siga echando culpas que no son responsabilidad de ella.

— Cariño, ¿Cómo te encuentras? — Senna, mi abuela, se acerca hacia mi cama y no puedo fingir una sonrisa. — Sin mentiras.

— Estoy bien, creo, ¿No he muerto no? — escucho un jadeo ante mi ironía. Incluso mi voz es rasposa y nasal, mi abuela sabe que no debe hacer hincapié en eso y lo ignora.

— No digas esas barbaridades. — ejerce presión de abuela. — Con tu abuelo y Skadi nos iremos esta noche, ella tiene una fiesta de disfraces por lo que escuché y no importará cuanto se queje, irá. —sentenció. — No puedo hacer mucho contigo, pero con ella sí. Nosotros estaremos en los alrededores, nunca hemos vivido fiestas de adolescentes como abuelos, nunca nos permitiste ese lujo viviendo en Hogwarts.

— ¿Perdón?

— No, cariño, ahora aprovecharemos a Skadi conviviendo con muggles. Será divertido.

Más tarde, se retira, luego de entregarme un té. La taza queda en la mesita de luz, medio llena como cada plato que me han traído.

No sé qué hora es, pero me permito darme una ducha. Tomo mi tiempo para secarme el cabello con una toalla esponjosa, paso por alto el espejo empañado, vuelvo a mi pijama. En el día, recibí mensajes de Ian invitándome a la fiesta de Halloween, los cuales contesté con una negación escueta. Eric, se disculpó, pero Monika estaba esperando esta misma fiesta hace tiempo y no quería faltar. Por supuesto, Monika, su hermana, no tiene noción de que todas las horas de ausencia de él se deben a que pase tiempo conmigo, con una Freya zombie.

Me acurruco entre las sábanas y almohadas esparcidas. Definitivamente, luzco como alguien que no se siente bien y va a morir en cuestión de minutos.

No termino de acomodarme que escucho un timbre seguido de golpes a la puerta de entrada. ¿Ya se habrán ido? Un minuto, dos. Nadie responde al llamado y no queda otra que desperezarme. En el pasillo escucho la voz de un pequeño gritando mi nombre. ¿Persie?

Frunzo el ceño y abro.

Hay dos payasos macabros sonriéndome detrás del umbral de mi casa. —Serás…— murmuro cerrando mi mano en un puño que choca contra su hombro. Suspiro. —No me dejarán tranquila, aunque diga que no. ¿no? — Persie entra e invito a Ian a pasar. —Tienen ahí la televisión, el control está sobre la mesa. Pueden ver televisión hasta que esté, me tomará unos minutos…— añado con voz áspera, sin interesarme en cómo suena. —En la heladera hay chuches por si Persie quiere. Hay helado, pero no te lo recomiendo si quieres que ese maquillaje siga en pie. — esbozo una sonrisa que no se mantiene por mucho. —Estaré en mi habitación, arriba en la primera puerta, por si necesitan algo.


***

Norwich, fiesta de Halloween
21:40 horas

Al final, opté por el disfraz de Ian con unos ciertos cambios. El atuendo de época me quedaba suelto en el pecho, un talle menos me hubiese venido bien, para ahorrar imprevistos opté por un vestido de mi pertenencia, uno negro. La capa roja cubría mis hombros y se unía al frente en un sencillo prendedor. Unas botas, la cartera con un pequeño neceser, si Persie se nos unía estaría muy bien tener unas toallitas húmedas o chuches de los cuales conocemos su procedencia. La última vez, me habían drogado con un trago, lo último que quería es que el niño pasase por lo mismo.

Mi mano izquierda era sujetada por un pequeño payaso que sonreía emocionado por las luces, los demás disfraces y la alegría latente.

Las nauseas no se habían ido. Mi cerebro insistía en torturarme, cómo no podría disfrutar de estas nimiedades con Emma porque ya no estaba, nunca regresaría.

Me sobresalté ante el comentario de Ian. — Es más complicado de lo que parece. — contesté con un peso presionando mi pecho. Me sentía débil. Tomé la botella de cerveza y volví a suspirar. — Vale, vale. — contesto con mala gana, sin cambiar toda mi expresión, la cual iba más allá de mi decisión. —¿La cerveza es solo para mí? — inquiero al verlo tomar una coca cola.

jugueteé con la boquilla de la botella antes de dar el primer sorbo.
¿Te vas a divertir? ¿Ya no te importa Emma? Repetía esas preguntas en mi fuero interno, cerré los ojos intentando tranquilizarme. — No sé si fue buena idea venir. — miro a Ian esperando un “pues vete” de antaño. —Puedo llevarme a Persie, si quieres. Después lo pasas a buscar a casa. — planteé. Otra vez, el deseo egoísta de quedarme con un niño ajeno. ¿La quieres reemplazar? Sentí la bilis subiendo por mi garganta.

DISFRAZ:
Trama MagicLife [Evento de Halloween] 860e3e0d56a6901868d90920bd33fb67Trama MagicLife [Evento de Halloween] 8d2764378649f15e35cef61fa5fa618f
Freya Howll
Imagen Personalizada : Trama MagicLife [Evento de Halloween] Tumblr_pu2y299YQZ1vp9yi0o1_400
RP : 8
PB : Sara Sampaio
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 14.902
Lealtad : -
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 223
Puntos : 110
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5786-freya-d-howll https://i.imgur.com/OZ0DQVO.jpg http://www.expectopatronum-rpg.com/t5789-cronologia-de-freya-howll#85134 http://www.expectopatronum-rpg.com/t5792-correo-de-freya-howll
Freya HowllUniversitarios

Matt Forman el Lun Oct 28, 2019 7:45 pm

De momento, solo
en la soledad
que da estar
en una fiesta multitudinaria.



Me habían hablado del tema en  el Ministerio. Al principio tenía una posición neutral, como en casi todo, pero al final me habían convencido de que hacer pruebas con criaturas mágicas estaba muy mal. Usaban todo tipo de criaturas, sobre todo las más parecidas a nosotros. Al igual que las farmacéuticas muggles suelen usar simios esta gente estaba usando Elfos, Demiguises y demás criaturas mágicas indefensas. El tema era algo muy recurrente. Mi secretaría estaba en contra de esa clase de experimentación y me ponía al día. Es toda una activista, nadie lo diría porque está muy buena la tía. Y no, no me la he follado todavía. Así que cuando me comentó que había una manifestación con fiesta de Halloween no pude más que apuntarme. Si ella va, yo voy.

Estuvimos hablando sobre los disfraces toda la semana. Anastasia, que es como se llama mi secretaria, ha estado buscando disfraces adecuados. Yo lo tuve claro enseguida, quería ir de criatura mágica. La que fuese. Lo mismo un elfo doméstico vestido con un saco. Pero no, eso tiene muy poco glamour. Ella me convenció para disfrazarme de Demiguise. Lo cierto es que nunca he visto uno. Solamente en los libros. Tiene los ojos tristes, son peluditos y escurridizos. Así que me pareció una idea estupenda. Con Anya quedé de vernos allí mismo.

Al parecer, la manifestación había sido multitudinaria. Todavía quedaba gente con carteles. El edificio de MagicLife era imponente. Pero la gente no estaba para nada intimidada. Me paseé entre los asistentes esperando encontrar a mi presa de esta noche. Lo malo es que yo no sabía de qué iba disfrazada ella. Un grave error, sin duda. Algunos me miraban al verme pasar. Era un Demiguise enorme con ojos de humano, con la cara maquillada y el cuerpo lleno de pelo. El disfraz era mullido y calentito. No muy sexy, pero bien práctico para esta época del año. Sin querer iba acariciando a la gente con mi cola mullida. Soy adorable, joder.

Era fácil reconocerme tras la manta de pelo porque no había cubierto mi cara. No hay necesidad. Tampoco iban muy tapadas ciertas jovencitas en edad universitaria. Típicos disfraces de puti-Halloween que tanto me gustan. Iba mirando a todo el mundo en busca de Anya. De no ser por ella, estaría en Babylon pasándolo en grande con la gran fiesta que había organizado este año. No todo el mundo está dispuesto a desplazarse para ir a una fiesta si puedes emborracharte en la misma ciudad. Por suerte, el negocio se lleva solo. Y seguro que Lluna está por allí. La muy perra le ha cogido el gusto a las fiestas. Prefiero mil veces que haga eso a que se encierre en casa para estudiar o vaya por ahí en busca de fugitivos para ganarse su marca. Dichosa marca.


Furro-Matt:
Trama MagicLife [Evento de Halloween] Cb20b3d25b9caa90ddd510e53977a798
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 37
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 24.100
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 647
Puntos : 265
http://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt http://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman http://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanJefe Departamento

Sam J. Lehmann el Mar Oct 29, 2019 3:11 am

Interacción con Gwen y Laith

El cero entusiasmo de Gwendoline cortó un poco el rollo a Sam. Ella también prefería ir a casa de Santiago a reírse de sus tonterías mientras cantaban y bailaban música española que no entendían, pero le habían dicho a Caroline que se pasarían y, literalmente, Samantha tenía un disfraz en el que no se le podía ver ni un milímetro de su piel, ¿de verdad era para ponerse tan molesta por pasar un momento por allí? Si es que hasta se sentía hasta un poquito culpable de haberle hecho el favor a Caroline…

Una vez se aparecieron en la zona y llegaron a la gran multitud, Sam sujetó la mano y se acercó a Gwen para poder escucharla, asintiendo al final. Quizás no se encontrasen a Caroline con una sartén, pero ya Sam se la imaginaba rodeada de muchas pancartas con frases de protección hacia las criaturas mágicas.

―Vale, vamos ―le respondió, tirando suavemente de ella a través de las personas.

No era difícil de identificar cuál era el gran edificio, por lo que empezó a abrirse paso por donde más hueco veía. Gracias a que no estaban cerca de la música había bastante hueco por el que pasar sin que fuese agobiante. La verdad es que si bien el disfraz de Sam era perfecto para la ocasión: no es que viese demasiado bien con esa máscara, por lo que a veces se agobiaba un poco.

Es por eso que cuando aquella especie de SEÑORA se le acercó y se le insinuó, Sam por un momento se sintió atacada y muy confusa: ¿¡cómo podía siquiera ligar con ellas si es que no se le veía nada!? El hecho de que se acercaran a ella de esa manera hasta le asustó. No se dio cuenta del empujón hacia Gwendoline, ya que su visión era limitada con aquello, pero sí que sintió un leve tirón en su mano.

Pero no, cuando enfocó la mirada en su ‘agresor’ con intención de quejarse, sus conexiones mentales hicieron el trabajo necesario para relacionar aspecto maquillado y voz. Sus tatuajes le delataban mucho. Hasta se alivió de reconocerlo debajo de toda esa cantidad de maquillaje porque le había parecido muy fuerte y por la cara que alguien se les acercase de esa manera, básicamente porque era imposible reconocerlas. Menos a él, claro, que sabía de qué iban.

―Qué susto, Laith, ¡no vuelvas a darme estos sustos! ―dijo divertida y aliviada. Soltó la mano de Gwendoline después, sujetando una de las manos de Laith para entonces dar un pasito atrás y poder verlo de arriba abajo, aprovechó que ella era jirafa por excelencia, por mucho que Laith tuviera tacones, para girarlo y poder admirar su gran disfraz―. ¡Estás divina! ―Le reconoció, notándose en la máscara que tenía una gran sonrisa y se estaba riendo―. Ahora en serio: ¿quién te ha convencido para vestirte así? No me creo que esto haya salido de tu cabeza ―añadió―. Y estás demasiado alto para mi gusto, como médico qué eres: ¿por qué atentas contra tu vida con semejantes plataformas? ―Preguntó divertida.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 30.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1259
Puntos : 1018
http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Ian Howells el Mar Oct 29, 2019 3:16 am

Interacción con Freya Howll

Después de ver lo mal que lo estaba pasando Freya, Ian se había puesto otra misión para esa noche: intentar que se lo pasase bien y, al menos, que sonriese un poco. La verdad es que después de la cara tan horrible que tenía―de cansancio y tristeza, no por fea―se conformaba con alegrar un poco esa cara con una sonrisa tonta aunque fuese. Y esperaba que, si él no podía, al menos Persie pudiera arrebatarle alguna.

Ian sabía que no tenía ningún tipo de responsabilidad con Freya, pero había empatizado muchísimo con su situación y quería estar ahí para ayudarla. Después de tantos años dándose por culo, metafóricamente hablando, ahora habían llegado a un punto en donde las diferencias habían quedado atrás y se había convertido en una persona a la que incluso le nacía proteger.

Así que en su lista de misiones para esa noche, se desplegaban las siguientes:
❏ Que Persie no se perdiese.
❏ Que Persie no fuese secuestrado.
❏ Que Persie no fuese morido.
❏ Que Persie siguiese siendo Persie al final de la noche y un una botella de vodka.
❏ No beber alcohol.
❏ No ligar.
❏ Hacer sonreír a Freya.

En principio, parecían fáciles de cumplir, pero tenía miedo de escupir al cielo y que, de repente, las cosas se saliesen de madre y no fuese tan fáciles de cumplir, sobre todo las de Persie, pues sabía que si alguna de las de su hijo no eran cumplidas, probablemente Eris sacase el látigo, en el absoluto y terrible mal sentido de la palabra látigo y sus connotaciones totalmente agresivas para nada sexuales.

―Claro que la cerveza es solo para ti ―le dijo cómo si fuera super obvio―. Yo no puedo beber: ¿no ves que tengo que cuidar de mi hijo? Y yo me vuelvo muy tonto con alcohol en la sangre. He traído un pack de seis cervezas en mi mochila para ti. Quiero que te las bebas todas, ¿eh?

En realidad no hablaba en serio: si se las bebía bien, pero si no le apetecía tampoco le iba a obligar. A Ian le gustaría que motivarse con un poquito de alcohol en las venas, pero sabía que era complicado. De hecho, sabía que el efecto del alcohol podía hacer justamente lo contrario, pero pretendía intentar motivarla y sabía que el alcohol podía distraerla.

Y tampoco quería sacar el tema que la tenía triste, pues sabía que podía ser contraproducente, así que se había obligado a sacar siempre algún tema para mantenerla ocupada.

―Claro que fue una buena idea venir ―le intentó quitar esa idea de la cabeza, para entonces mirarla con reproche―: ¡Claro que no! ¿Te crees que me he currado su disfraz y te he ido a comprar el tuyo para que en dos segundos aceptar que quieras volver a casa? ¡No, no, no! ―Miró a su hijo―. ¡Persie, ni se te ocurra soltarla!

El niño apretó su manita contra la mano de Freya, mirando hacia arriba y sonriendo de manera traviesa.

―¡No!

Y entonces Ian fue sincero, acercándose a ella con su inocente coca-cola en la mano.

―A ver, si te quieres ir vete, ¿vale? ―Le dijo, serio, ya fuera de tonterías―. A mí no me gustaría que te fueses y a Persie ya te digo que tampoco, pues le hace ilusión haber venido contigo. Si tú te vas, yo terminaré yéndome a mi casa porque uno de mis motivos por los que estoy aquí es porque quería sacarte de tu cueva ―le confesó, aunque creía que era obvio―: Si no, obviamente no hubiera traído a mi hijo aquí. De hecho, no tengo intención de ir a ningún lugar concentrado de gente: me vale con dar un paseo por los alrededores libres de secuestradores y… ―Sonrió travieso, para entonces añadir―: Cuando te bebas las seis cervezas, nos podemos ir. ―Le propuso como trato―: Bueno vale, las seis no. ¿Tres, al menos? ―Intentó negociar.

Había puesto carita de niño bueno, pero sabía que con ese maquillaje y ese disfraz era imposible verse como un niño bueno, sino más bien como un ser diabolico con planes malvados.
Ian Howells
Imagen Personalizada : ¿Quieres un besito volaooo?
RP : 8
PB : Trevor Wentworth
Edad del pj : 21
Ocupación : Tatuador
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 16.660
Lealtad : Págame.
Patronus : No tiene
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1014
Puntos : 719
http://www.expectopatronum-rpg.com/t1174-ian-howells http://www.expectopatronum-rpg.com/t1177-what-about-a-drink-ian-s-relathionship http://www.expectopatronum-rpg.com/t1291-ian-howells-s-cr http://www.expectopatronum-rpg.com/t1192-correo-de-ian-howells#22200
Ian HowellsMagos y brujas

Gwendoline Edevane el Mar Oct 29, 2019 3:59 am

Interacciones: Sam J. Lehmann y Laith Gauthier.

Parece ser la norma universal que, el día que una persona tiene un humor peor, en las alturas hay algún tipo de entidad cósmica que no tiene nada mejor que hacer que reírse de ella. Una entidad, posiblemente, con el aspecto de un leprechaun, criatura en la que Gwendoline pensaba cuando de criaturas molestas había que hablar.

Su leprechaun personal tuvo la ocurrencia de enviarle a una Gwendoline con un humor más bien negativo un empujón, y cuando quiso darse cuenta, formaba parte de un grupo de tres: lo que parecía una mujer se había enredado alrededor de Sam, y si el empujón le había parecido mal… eso ya le pareció peor.

Deseó estar borracha y perder alguna de sus inhibiciones, pues lo que dijo fue bastante flojo en comparación con lo que pensó.

—¿No había más gente a la que acercarse? ¿Había que escoger a las dos únicas personas que iban cogidas de la mano? —Sonó un tanto pasivo-agresiva, no lo negaría, mientras alzaba ambas manos aún entrelazadas—. Ah, Hola, Laith. Gracias por empujarme —añadió en cuanto lo reconoció, con un tono de voz inexpresivo y una sonrisa un tanto tensa.

¿Que resultase ser Laith hizo algo en favor de mejorar su ánimo? Pues… no mucho, la verdad. No se sentía precisamente en la cima de sus habilidades sociales, y mucho menos si tenemos en cuenta que entre Laith y Sam había una química que ella no tenía con él. No es que sintiese celos de aquella relación, ni mucho menos, pero sí se sentía un tanto fuera de lugar, como si sobrase.

Y otra cosa: ya podía ir olvidándose de terminar rápido con su pequeña misión.

Les dejó hablar, decidiendo pasar a un discreto segundo plano. Y como no tenía nada mejor que hacer, optó por echar un vistazo alrededor, a ver si era capaz de localizar a Caroline. De buenas a primeras, no tuvo suerte: el montón de gente que había allí parecía no tener fin, y ninguna cabellera pelirroja destacaba por encima del resto.

—No quiero interrumpir vuestra conversación —dijo con sinceridad, volviéndose hacia ellos—, pero ¿podemos caminar y hablar al mismo tiempo? Me gustaría encontrar a Caroline antes de que nos rodee la multitud y sea imposible salir.

De hecho, tal era su nivel de estrés en aquel momento, lo mucho que le desagradaba estar metida con Sam en un lugar así, aún a pesar de sus disfraces, que estuvo a punto de sugerir dejarles allí y encargarse ella misma. El problema era que, de hacer eso, acabarían perdiéndose, y prefería que eso no ocurriese.

Además, seguro que después del encontronazo inicial, acababan tomándoselo a mal.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Trama MagicLife [Evento de Halloween] Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1307
Puntos : 858
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Laith Gauthier el Mar Oct 29, 2019 9:04 am

Interacción con Deadpool y Speedy.

Si bien Laith llevaba los tatuajes del cuello y el pectoral cubiertos con maquillaje, y los de las manos ocultos tras guantes, la verdad es que hacía falta poco para poder reconocerlo. En especial si ese alguien todavía estaba bastante sobrio, como Samantha lo parecía. Misma que pronto lo regañó por haber llegado de esa manera a intentar ligar con ella, haciéndolo reír, pese al enfado de Gwendoline.

¡Vale, lo siento! —le contestó, igual de divertido. Entonces se fijó en la arquera. — Vamos, ¿estás de mal humor? —le preguntó a Gwendoline; tenía un tono de voz apenado, sin intenciones de picarla. — Ven, mira, hasta te invito a nuestro triángulo amoroso —le puso una mano en el hombro, la libre, para acercarla a ellos, aunque esta vez no hizo gran esfuerzo, para dejarla en paz si se resistía.

Se dejó hacer fácilmente por Deadpool para que terminase de mirarle el disfraz, mostrándolo con todo el descaro del mundo, ¿con qué se come la vergüenza?

Lo sé —se jactó sonriente: estaba divina. — Esa es una historia que te contaré en otra ocasión —le guiñó un ojo. Probablemente sólo lo dijera para salir del paso y no iba a decirle que otra fugitiva lo había convencido de vestirse así, pero quedaba mucho menos borde que decirlo directamente. — Porque además de verme alto son armas letales, por si hacen falta… y me hacen ver alto, ¿ya dije eso? Creo que voy a empezar a usar tacones para la vida —porque, ahí donde lo veían… Laith tenía un poco de complejo con su altura.

Vale que no era un elfo doméstico, pero siendo un hombre, su metro sesenta y algo casi setenta no es que fuera algo de lo que fardar. Así que esos centímetros extra le hacían sentir de maravilla en ese momento.

¿Y tú qué? Ya podías haberme pedido algo prestado, ¿dos veces seguidas el mismo disfraz? Eres mejor que eso —usó un tono exagerado, porque en verdad no es que importase realmente eso, pero de todas maneras servía para meterse con Samantha.

Atendió a Gwendoline cuando ella les interrumpió la charla sobre los disfraces para pedirles caminar y hablar a la par. Decidió hacerle caso, simplemente porque parecía tensa y decidió no molestarla más de la cuenta; estaba consciente de que tenía un nivel de emoción un tanto difícil de lidiar, en especial en ese día. Debía ser algo que venía en conjunto con el disfraz.

Vale, ¿conozco a Caroline? ¿Cómo luce? Yo te ayudo a buscarla, ahora puedo ver por encima de las cabezas de la gente —al menos de los que no llevaban sombreros muy extravagantes. Su tono era jocoso, enorgullecido de su altura adquirida. Y, por si alguien se lo pregunta: no conocía a Caroline. — Por cierto, ¿tú desayunas peligro? —eso se lo preguntó directamente a Samantha.

Porque vale que estuviese completamente cubierta y que, técnicamente, nadie debiese saber quién era más que ellos dos y la chica que la pareja buscaba… pero igualmente era meterse a la boca del león en un sitio lleno de magos que querían verla, como poco, tras las rejas. Así que su tono tenía ese regaño casi de hermano mayor preocupado que, si bien se alegraba de verla, también velaba por su bienestar.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Trama MagicLife [Evento de Halloween] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 36.105
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1298
Puntos : 1098
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier http://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Salazar Slytherin el Jue Oct 31, 2019 2:20 am

DENTRO DEL EDIFICIO MAGICLIFE

Ahora mismo habían varias personas en el interior del edificio de MagicLife, pero eran tres los que estaban bastante preocupados por la situación que se estaba creando fuera. Se habían reunido en el despacho del vicepresidente y discutían abiertamente.

Uno de ellos era Harold McKensie, un farmacéutico. Más concretamente EL farmacéutico que llevaba todo el cotarro allí dentro. Otro de ellos era Dario Jenkins, el vicepresidente de la cooporativa y, por último, se encontraba Gunnar Haraldsen que, a simple vista, parecía  por su porte y su elegancia un ex militar.

—No entrarán: tenemos personal en todas las entradas —aseguró Jerkins, confiando en aquellos a quiénes había pagado.

—Como alguien entre... como alguien vea algo de lo que tenemos aquí... Se puede liar una muy gorda, Dario. Deberíamos intentar alguna estrategia que consiga disipar la fiesta que hay ahí fuera lo antes posible. No podemos esperar como idiotas hasta que las cosas se tuerzan —dijo Harold que, con diferencia, era el más miedoso.

No solo se podría perder el progreso, sino que todo lo que había oculto ahí se desmantelaría y eso sería muy, muy peligroso.

—¡He dicho que no entrarán! ¡Confiad!


Entonces Gun Haraldsen dio un paso al frente.

—No quisiera ser yo, señor Jerkins, quién evidencie lo estúpido que suena, pero no podemos confiar en que una panda de magos borrachos no quieran entrar al edificio que ha dado tanto que hablar durante estos días —dijo, con intención de ofender—. No podemos poner en riesgo todo por lo que hemos estado trabajando, así que con vuestro permiso, voy a actuar a mi parecer. —Antes de proseguir se cruzó de brazos—: Hay encantamientos y barreras protectores, además de muchos aurores vigilando, pero no podemos olvidar que somos magos y tenemos magia. Burlar una seguridad así es muy fácil y la mínima brecha que los de ahí arriba puedan tomar por mera diversión a nosotros nos puede costar todo.

Harold y Dario se miraron y éste último suspiró.

—¿De verdad que es necesario?

—No pienso perder todo aquello por lo que llevo años trabajando porque al presidente de esta estúpida compañía se le haya escapado nuestros métodos...

—Déjele ponerse al frente; él sabrá qué hacer —recomendó entonces Harold a Dario, dándole su voto de confianza al ex militar.



FUERA DEL EDIFICO MAGICLIFE

Dos dedos de frente, era todo lo que se necesitaba para saber que el alcohol nunca era buen consejero. Lo peor era juntar a un grupo de magos de una edad relativamente joven —ya que ninguno de este grupo en cuestión superaba los treinta y cinco años—, alcohol y malas decisiones.

¡Hay que colarnos! —era la voz deformada por el alcohol de Jerry, un hombre vestido de minotauro con todo y su hacha doble, que llevaba colgando del hombro por uno de los filos, pues era de plástico. — ¡Descubrir qué esconden y liberar a todas las criaturas que tengan encerradas, esos desgraciados!

Él era uno de los que formaban parte de la línea de fuego de la manifestación; un amante de las criaturas con un interior explosivo cual erumpent. No sólo su interior, sino también su exterior, que era de complexión robusta y musculosa, dando la mejor impresión de su disfraz.

Estaba en compañía de sus más cercanos allegados y más de un entrometido que no ignoraba los gritos que bramaba.

Nelly estaba a su lado, una mujer de largo cabello negro que iba vestida de medusa, con cabellos de serpiente falsos hechizados para que se movieran con independencia, aunque incapaces de hacer nada más que sisear y moverse de aquí para allá. Ella no estaba en un estado tan inconveniente como Jerry, mas no necesitaba estarlo para sentir la misma pasión que él.

¡Si descubrimos criaturas, desmantelaremos todas las instalaciones! ¡No permitiremos que lastimen más criaturas! —su tono de voz y la forma en que alzó su puño daba toda la impresión de que estaba liderando un gran ataque.

Probablemente lo estaba, y más de uno, incluso si nada tenía que ver con la manifestación, tenía intenciones de unirse a su movimiento.




ACLARACIONES Y NORMAS

  • Nuevo post administrativo en cinco días.
  • Si de aquí a allá no entran los personajes que se han apuntado a la trama y no han entrado todavía, recibirán una penalización.


Atte: La administración de Expecto Patronum RPG.
Admin
Expecto Patronum


Salazar Slytherin
Imagen Personalizada : Trama MagicLife [Evento de Halloween] 550KrG1
RP : 0
PB : Tom Hiddleston
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : Serpiente
RP Adicional : -
Mensajes : 1783
Puntos : 72
http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Salazar SlytherinAdmin

Sam J. Lehmann el Jue Oct 31, 2019 2:21 am

Interacción con Gwen y Laith

Ni se había dado cuenta de que Laith había empujado a Gwendoline, por lo que atendió a la conversación sin decir nada. La verdad es que teniendo en cuenta lo desganada y molesta que estaba Gwen, prefería no estar de intermediaria, por no hablar de que la pregunta de Laith de que si estaba de mal humor venía de la mano de su sensación cuando le preguntaban que si estaba enfadada cuando obviamente estaba enfadada. Eso solo la enfadaba más.

Le sonrió frente a su entusiasmo por ser alto, cosa que Samantha no compartía pues desde siempre había sido la más alta del grupo. Al principio no le gustaba, pero debía de admitir que con el tiempo le encantaba ser una jirafita.

―Yo creo que deberías ―le animó con una sonrisa―. Que ojo, mírate como caminas. Tú ya tenías experiencia, a mí no me engañas ―le dijo con respecto a los tacones.

Por norma general las personas que no estaban acostumbradas parecían gelatinas sobre tacones, sobre todo si eran tan altos como los que llevaba Laith en ese momento. Él, sin embargo, se movía hasta con gracia y elegancia. Hacían falta AÑOS de experiencia para moverte así de confiado y Sam lo sabía, que había pasado sus años de universidad mejorando su técnica con tacones.

Sam le había dicho a Laith que repetía disfraz, criticándola por ello. Sabía que estaba de broma.

―Le tengo cariño. ―Y además era pobre y era un disfraz en el que nadie podía reconocerla: no había disfraz mejor para esa ocasión―. ¿Sabías que con estos disfraces Gwendoline me robó nuestro primer beso? La conquisté siendo Deadpool. ―Y miró divertida a Gwen.

Pero Gwen no estaba muy divertida.

Caminaron junto a ella hacia la zona de la farmacéutica mientras continuaban hablando, esta vez sobre Caroline. No le sonaba haber presentado a Caroline y Laith, ¿o sí? Espera, sí.

―En mi cumpleaños del año pasado estaban los dos, ¿no? ―No estaba muy segura, la verdad―. Pero es pelirroja, mi amiga amante de las Criaturas Mágicas; al menos te he hablado de ella. Gwen y yo intuimos que estará en primera fila.

Sabía que ese “¿desayunas peligro?” de Laith no estaba dicho con ninguna mala intención, pero aún así le sentó como una patada, más que nada porque ya bastante había discutido con Gwen al respecto de estar ahí, como para tener que dar más explicaciones. Al final sí que se iba a terminar arrepintiéndose de estar prestándole ayuda a su amiga. La verdad es que era complicado intentar normalizar su propia vida de esa manera, pues cada vez que salías de tu zona de confort ya había alguien recordándote que era peligroso. ¿Cómo si ella no lo supiera, sabes? ¿Quién era la que vivía como fugitiva?

Al menos tenía una máscara y no se le veía la cara de pereza que había puesto en ese momento. Se limitó a encogerse de hombros como respuesta inmediata.

―No nos vamos a quedar ―le explicó a Laith, perdiendo esa diversión―. Vamos a darle la mochila a Caroline y nos vamos a otro sitio.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 30.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1259
Puntos : 1018
http://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann http://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Gwendoline Edevane el Jue Oct 31, 2019 9:04 pm

Interacciones: Sam y Laith.

La respuesta rápida a la pregunta de Laith sería un rotundo sí, sin matices de ningún tipo, y quizás no hiciesen falta. A fin de cuentas, ¿cuánto tiempo llevaba siendo amigo de Sam? ¿Y cuánto tiempo había sido amigo de Beatrice, incluso después de que ésta se convirtiese en fugitiva? No le conocía pareja alguna que fuese fugitivo —no le conocía pareja alguna, mejor dicho—, pero se imaginaba que el sanador sabría muy bien lo que era preocuparse por un ser querido al que podían apresar en cualquier momento, e indirectamente por su propio pellejo al estar en su compañía.

Sin demasiado entusiasmo, se dejó arrastrar por el sanador para formar parte de aquel triángulo. Puso los ojos en blanco, negando con la cabeza, siendo el ejemplo perfecto de la palabra “aguafiestas”.

—Lo siento: este sitio, simplemente, no me gusta —se disculpó. Obviamente, no se refería a Norwich en sí, sino la dichosa fiesta/manifestación/lo-que-fuese aquello.

Deadpool y mujer transexual mantuvieron una breve conversación en la que ella no participó, ni siquiera cuando Sam mencionó el evento ocurrido en la fiesta de Carnaval del año anterior. De hecho, ese día, el acordarse de aquello la enfadaba bastante: no sólo había sido la segunda de tres que habían hecho eso —ese crío, Evans Mitchell, entre ellos—, sino que encima a posteriori había descubierto que Matt Forman era el propietario de aquel sitio. ¡Gran idea meterse allí!

«Cálmate», tuvo que recordarse, y obedecer a regañadientes. «Hemos quedado en que los errores del pasado, ya perdonados, se quedan en el pasado. Y más cuando la culpa la tuvo Caroline por llevar a Sam a esa fiesta a base de alcohol y colocación de un folleto de manera estratégica por toda la casa.»

«¡Dichosa Caroline!», pensó a continuación. La pelirroja parecía ser siempre la mano impulsora que las llevaba a aquel tipo de sitios.

Teniendo en cuenta que parecía que la charla entre ambos se iba a extender un poco, Gwendoline sugirió caminar y hablar al mismo tiempo para localizar a Caroline. Laith, por lo visto, no la recordaba, si es que la había conocido; Sam, por su parte, sugirió la posibilidad de que la pelirroja hubiese estado presente en su cumpleaños.

—No recuerdo que Laith estuviese allí —reconoció, con sinceridad—. ¿Estabas allí? —preguntó al sanador.

Y entonces, Laith hizo precisamente la pregunta que debía haber evitado en compañía de Sam. A Gwendoline no le pasó desapercibida, y enseguida se fijó en la manera en que se tensaba bajo el disfraz. Obviamente, no le vio la cara, pero sí lo notó en la rigidez de sus hombros, y en la respuesta a la defensiva de la rubia.

—¿Llevaba disfraz? —preguntó, intentando distraer su atención del asunto del peligro—. Supongo que no, si lleva aquí tanto tiempo… —Volvió la mirada hacia Laith—. La reconocerás: tiene una melena pelirroja como la de La Sirenita. De la original, no de la nueva versión que pretenden hacer.

De verdad: lo estaba intentando. Estaba intentando ser más amable y estar menos a la defensiva. No obstante, cada vez que se atrevía a echar un vistazo alrededor y veía todos aquellos magos y brujas disfrazados, se ponía tensa. ¿Y si alguno posaba la mirada durante más de dos segundos sobre ellas dos? Ahí sentía deseos de sacar la varita y ponerse a lanzar hechizos, solo por si acaso.

«Ya sé que prometí en las Islas Canarias que no me dejaría guiar por el miedo», se dijo a sí misma. «Pero no puedo, simplemente, meterme en medio de todos estos magos y olvidarme de que estamos en peligro constante.»
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : Trama MagicLife [Evento de Halloween] Giphy
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.186
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1307
Puntos : 858
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Henry Kerr el Jue Oct 31, 2019 11:13 pm

Interacción con Laith y con las "desconocidas" chicas a su lado ;P

Halloween era una de esas fiestas que al bueno de Henry más bien le importaban poco. Prefería otro tipo de festividades, y si estaba por celebrar, prefería participar en algo más cercano a su familia y a su educación y pensar en aquella fecha como Samhain.

Pero joder, una fiesta siempre era una fiesta, porque, no nos engañemos, las celebraciones eran como las pizzas, incluso las malas estaban buenas.

Además, en los últimos tiempos, alejarse de su familia nunca estaba de menos, así que si debía ir a esa evolución del clásico celta, bien que lo iba a hacer. Más aún cuando en esta ocasión podía hacer algo más que celebrar sin más. Esta vez no solo se trataba de meter  en vena todo el whisky y vodka que pudiera, no, en esa noche también podría hacer alguna que otra reivindicación a favor de las criaturas que tanto amaba.

Henry había leído uno de los carteles de la manifestación de Norwich y del particular Halloween que allí se celebraría, mitad reivindicación, mitad fiesta de toda la vida, así pues, con este prólogo era fácil imaginarse a un escocés vestido para la ocasión con ropajes negros, colmillos, capa y un kilo de gomina en el pelo que hasta el mismísimo John Travolta en Grease estaría orgulloso. Y claro, a tal conjunto no le podía faltar vaso de vodka en mano, de una dudosa calidad, dicho sea de paso.

En cualquier caso, después de deambular durante un rato por el lugar, solamente se le venía una frase a la cabeza.

- Henry, ya no estás para putos botellones-, se dijo, mirando aquí y allá, buscando una cara amiga o alguien con pintas de tener un rostro de persona de su edad, una persona con la que poder hablar de algo más allá de chorradas de adolescentes. - Buff, esto parece que está un poco flojo-. Fue lo segundo que se comentó en voz baja el exravenclaw, al fracasar en su intento de encontrar un posible grupo al que unirse y charlar.

Eso provocaba que el rubio, en esa noche moreno por el actual color de su pelo, hilara hacia nuevos pensamientos. Quizás debería haber pasado de ir a aquel lugar, por mucho que la fiesta fuera algo más que una celebración y tuviera una posible causa justa detrás, o al menos, haber invitado a alguien para ir y no encontrarse allí en total y aburrida soledad. Rápidamente se le venía a la mente Caroline, y no sólo porque le gustaba pasar el rato y se lo pasaba bien con ella, sino también porque ella se lanzaría a degüello hacia las puertas de la farmacéutica para defender la vida de sus adoradas criaturas mágicas.

Seguro que la pelirroja no se lo habría pensado dos veces antes de decirdir acompañarla. Pero en fin, nada se podía hacer del pasado salvo aprender de él. Lo hecho, hecho estaba, y la verdad, ahora que conocía un poco mejor a la trabajadora del ministerio, puede que incluso si estuviera por allí por iniciativa propia.

El particular Drácula tomó un nuevo trago de su rancio vodka y en una nueva ojeada a su entono al fin creyó captar el rostro de alguien conocido. O al menos le sonaba de algo.

Henry dio unos dubitativos pasos hacia el chico, aún pensando en si de verdad conocía a ese sujeto y… ¡Entonces se le encendió la bombilla!

- ¡Coño! Ya sé de qué te conozco-, comentó cuando estuvo a un paso del chico vestido de mujer. - Eres el sanador, el que me salvó-, dijo al fin, recordando y señalando al chico con la mano libre en forma de pistola. - Ehhhhmmmmm-, fue lo único que pudo expresar, mientras guiñaba el ojo diestro del esfuerzo por recordar más. - Mierda, soy un pésimo mago salvado. No recuerdo tu nombre-, dijo al final, seguidamente riendo con incomodidad. - Y eso que era Ravenclaw. Si llego a ser Hufflepuff paso de largo y hasta luego chaval.

La verdad, Henry se alegraba de ver una cara conocida de una maldita vez, y además, siendo ese chico en particular, podría conocer un poco más del sanador que le había ayudado en un momento tan fatal.  Eso si no lo mandaba a la mierda por no acordarse de su nombre o porque fuera antiguo alumno de Hufflepuff.

- Oh, lo siento. Perdón por mis modales. El conde Drácula para servirlas-, dijo, haciendo una reverencia en dirección hacia las chicas que estaban al lado del sanador y que no reconoció por sus disfraces.

Disfraz:
Trama MagicLife [Evento de Halloween] Ogjp2aj
Henry Kerr
Imagen Personalizada : Trama MagicLife [Evento de Halloween] NdTTpKx
RP : 10
PB : Dan Stevens
Edad del pj : 28
Ocupación : Dragonolista
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 21.080
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 210
Puntos : 143
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3791-henry-kerr http://www.expectopatronum-rpg.com/t3792-henry-kerr-relaciones http://www.expectopatronum-rpg.com/t4004-henry-kerr-cronologia http://www.expectopatronum-rpg.com/t4005-el-arcon-de-los-recuerdos-de-henry-kerr
Henry KerrMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.