Situación Actual
5º-11º
10 enero ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

The bonds that tie us {Joshua&Gwen}

Gwendoline Edevane el Vie Nov 29, 2019 11:17 pm

Recuerdo del primer mensaje :

The bonds that tie us {Joshua&Gwen} - Página 2 SrZZqVL
Viernes 29 de noviembre, 2019 || Universidad Mágica, Londres || 17:27 horas || Atuendo

Con motivo de una de las tutorías a las que debía acudir cada mes, a fin de presentar sus progresos y dudas ante el profesorado de la academia de medimagia, Gwendoline se encontraba en el campus universitario.

Normalmente, una vez concluidos sus asuntos allí, se habría marchado a casa, pero estaba esperando a alguien: su primo Joshua.

Con la parka bien abrochada, las manos en los bolsillos para que no se le enfriasen, Gwendoline permanecía de pie en la entrada, aguardando la llegada del joven universitario con quien, en los últimos meses, había estrechado algo su relación. Algo, no demasiado.

Al principio, cuando se había propuesto esperar al chico fuera, a fin de no pedir su consumición y tener que esperarle mientras se quedaba todo frío. Y no es que Joshua llegara con retraso, ni mucho menos; simplemente, ella llevaba allí un buen rato, teniendo en cuenta que sus tutorías habían terminado a las cinco y se había citado con él a las cinco y media.

Empezaba a arrepentirse de su decisión de esperar fuera, pues como era habitual, Londres mostraba su peor cara: un aire gélido descendía sobre los verdes jardines de la universidad, arrastrando consigo la lluvia que descargaba el cielo negro que se extendía por encima de su cabeza. Pronto, su pequeño resguardo bajo la entrada de la cafetería sería totalmente insuficiente.

Mientras esperaba la llegada de Joshua, lo poco que Gwendoline podía hacer era pensar, y como ya era habitual, el Juguetero ocupaba sus pensamientos: Sam y ella, en colaboración con la Orden del Fénix, todavía buscaban averiguar la identidad de aquel salvaje que se había propuesto acabar con los fugitivos de Londres por medio de sus extraños juguetes modificados.

En aquellos momentos, realizaba un proceso mental de criba con respecto a los perfiles de sospechosos que tenía en su poder. Eran muchos, y lógicamente no se los sabía de memoria, pero ya le había echado el ojo a tres o cuatro que le parecían los más probables. Fue enumerando mentalmente todos los datos que conocía acerca de dichos sospechosos, y una vez más, intentó compararlos con todo lo que sabían hasta el momento y con las hipótesis que Orden y Ministerio habían formulado sobre él.

Una vez más, quedó claro que no sería sencillo: si todos aquellos perfiles habían quedado sobre la mesa era porque tenían idénticas posibilidades de ser el correcto.

«No va a ser tan fácil», se dijo a sí misma, y tenía razón: si el Juguetero había permanecido tanto tiempo oculto era porque sabía esconderse. Sólo deseaba que no hubiera que esperar un futuro ataque suyo para conseguir más pistas, y el tiempo seguía corriendo en su contra.

Tratando de alejar esos pensamientos, se concentró en algo más mundano: la compra que haría antes de regresar a casa, por ejemplo, o el temario que tenía que estudiar para su no tan lejanos exámenes parciales. Incluso consultó la hora en su reloj de pulsera, pero nada de eso funcionó.

Sólo había una forma de librarse de aquel tema: averiguando la identidad de ese malnacido y deteniéndolo antes de que causase más daños a inocentes, tarea que para aquel momento se le antojaba totalmente imposible.

«Quizás un poco de charla intrascendente con mi no tan cercano primo ayude», pensó Gwendoline. «Que, por cierto, puedo dar gracias de tratarme con este: es mil veces mejor que ese pelirrojo que trabaja en el Área-M.»

Sabía perfectamente cómo se llamaba —Joshua lo mencionaba bastante a menudo, dándole a Gwendoline una idea bastante clara de lo cercanos que eran—, pero no por ello sentía menos rechazo hacia su persona. Cuanto más lejos de ella, mejor.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The bonds that tie us {Joshua&Gwen} - Página 2 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.586
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1342
Puntos : 891
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Joshua Eckhart el Lun Ene 13, 2020 6:27 am

No pudo evitar sentir una mezcla de empatía, desagrado y sorpresa cuando oyó lo cerca que había estado Gwendoline de formar parte de aquel ataque. Vaya suerte tenían como para formar parte de esos particulares eventos desagradables. Además, lo sucedido… daba mucho en qué pensar. Si bien la manifestación había empezado porque creían que experimentaban con animales y criaturas, había resultado que no. Dados los hechos, parecía que experimentaban con humanos, y de ahí tantos cadáveres luego hechizados con magia negra.

Era hipócrita, tal vez, pensar en eso y luego hacer la vista gorda cuando del Área-M se trataba… pero era escalofriantemente real.

Por suerte, rápidamente cambiaron de tema. Un tema que, si bien más alegre, conllevaba de parte de ambos una enorme cantidad de mentiras. De su parte, bien podría cuestionar la decisión de su prima al respecto; si bien Joshua se enfrentaba al posible rechazo físico, Gwendoline se arriesgaba a un destino encerrada en prisión o incluso la muerte, según quién lo descubriera. Eso era, de lejos, mucho más ilógico y peligroso que una vida de amante.

Sin embargo, muy probablemente los dos darían una misma respuesta: valía la pena. Por sus respectivos amores, valía la pena el riesgo, valía la pena vivir escondiendo su relación en mayor o menor medida. Simplemente, valía la pena.

Habían decidido saltar de un tema a otro, buscando uno que les diese para hablar más que unos cuantos comentarios, y parecía que lo habían encontrado en el grupo que les miraba insistentemente. Algunas veces, entre ellos se incitaban a acercarse a hablarles, pero ninguno reunía suficiente valor como para incordiarles de esa manera. Joshua adivinaba que ese “respeto” lo infundía Gwendoline, antes que él.

No, ya te digo que no —contestó, de acuerdo a su opinión—, luego de las primeras veinte veces te pensarías dos veces esas palabras —le dijo—. En especial porque tienden a tergiversar para oír lo que quieren escuchar —como cualquier reportero amarillista que se precie, por supuesto.

Lo malo no era eso. Lo malo era cuando uno no quería contestar a sus preguntas y, en lugar de marcharse como lo harían las personas razonables, se dedicaban a ser todavía más insistentes al respecto. Les faltaba de tacto lo que les sobraba de cara.

No obstante, ese no fue el tema durante mucho más tiempo, no cuando el cambio climático hizo de la llovizna una tormenta. Joshua había reaccionado de la forma más controlada que pudo, pero no había conseguido gran cosa: era algo que, más que ser un trauma reciente, venía desde su infancia y era agravado por los eventos del presente. La edad y su madurez no bastaban para convencer a su ser de que las tormentas, o cualquier otro sonido igual de fuerte y repentino, no eran precisamente un peligro.

Tanto como para Gwendoline era extraño tratar de darle consuelo, lo era para Joshua recibir sus esfuerzos. No había entre ellos esa confianza, aunque para muchas personas pudiera parecer algo básico o simplemente humano. Ni siquiera había sabido cómo interpretar sus palabras, que ya era bastante malo.

Sólo aparezcamos ahí —le dijo—, no me gustan las apariciones conjuntas —más bien: no le gustaba el contacto físico necesario para hacerlo.

Además, Gwendoline ya era una bruja adulta y había estado antes en su departamento, así que no debería tener ningún problema apareciendo ahí. Se puso de pie y, antes de decir ninguna otra cosa, el cielo se iluminó precediendo un trueno. Joshua apareció de inmediato, dejando atrás hasta el vaso sin un solo sorbo de su bebida.


El suyo era un departamento ubicado no muy lejos del campus universitario: podía ir a pie y volver siempre que quisiera y, de hecho, algunas veces eso hacía. Detrás del complejo se extendía un bosque que eventualmente llegaba a las afueras de Londres.

Nada más llegar a casa, utilizó su varita para insonorizar las paredes. Tenía un buen hechizo insonorizador, pero requería un refuerzo de vez en cuando. Ese día no estaba en lo absoluto de acuerdo con oír al exterior, a juzgar por cómo golpeaba la lluvia sus ventanas.

No había realizado muchos cambios desde la partida de Denzel; la única diferencia era que la primera habitación por el pasillo ahora estaba vacía. Al fondo, y donde se encontraban la mayoría de sus mascotas, seguía estando su propio dormitorio. En la sala de estar estaba Viskars recostado en el sofá, y emitió un maullido perezoso cuando vio a su dueño aparecer.

Esperó a que Gwendoline siguiera su camino.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : The bonds that tie us {Joshua&Gwen} - Página 2 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 17
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 24.760
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1373
Puntos : 1099
http://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart http://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 http://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Gwendoline Edevane Ayer a las 2:00 am

Dedicó una última mirada al grupo de mirones, sin ningún tipo de disimulo en esta ocasión. Los vio, de nuevo, tratando de disimular, fingiendo que los dos primos no habían sido su tema de conversación durante la última media hora y, de cuando en cuando, dedicando una mirada de soslayo para saber si Gwendoline seguía mirándolos.

Finalmente, decidió dejar de prestarles atención y respondió a su primo.

—Ya pueden ir dejando sus currículums en la mesa de Tobías Misslethorpe, pues —murmuró entre dientes, haciendo alusión al editor de la susodicha revista. ¿Quedaba claro que no le gustaba ni una pizca?—. Se han equivocado de carrera, claramente.

La conversación, por desgracia, no continuó mucho más. Tampoco es que se perdiese mucho, pues Gwendoline consideraba que dedicar tiempo a gente así era una pérdida de tiempo, a nivel general. Sin embargo, el motivo de terminar con aquella conversación fue, ni más ni menos, la tormenta eléctrica que se desató y que, para su sorpresa, pareció afectar especialmente a Joshua.

Su primo sugirió marcharse a casa, en busca de “privacidad”.

A ella no le pasó por alto su notoria incomodidad, a pesar de que había hecho su mejor esfuerzo por disimular. Quizás se debiese al hecho de que estaba familiarizada con reacciones así en su propia persona, y había aprendido a identificar los signos, pero el caso es que lo comprendió.

E intentó echarle una mano como buenamente pudo… lo cual no resultó demasiado bien. Supuso que era demasiado pronto para llegar a Joshua de esa manera. ¿Algún día llegarían a ser tan cercanos como para sentirse cómodos hablando, incluso, de eso?

—Está bien —dijo, disimulando lo cortante que le había resultado la respuesta de su primo. Culpa suya por intentarlo—. Vamos.

Tampoco es que la bruja tuviese mucho margen de respuesta, pues antes incluso de que terminase de responder, Joshua ya se había desvanecido en pleno aire, quedando de él nada más que una silla vacía y los restos de una consumición que apenas había tocado.

Gwendoline, por su parte, optó por hacerlo de una manera un tanto menos brusca: se levantó de la silla con calma, echó mano de su bolso y de su abrigo, colgándose ambos del antebrazo, y luego hizo lo propio con el de Joshua, que se había olvidado en sus prisas por marcharse del lugar.

Se disponía a marcharse por la misma vía que su primo cuando, nuevamente, escuchó los cuchicheos procedentes de la mesa de los jóvenes aspirantes a periodistas del corazón. Les dedicó una última mirada, incomodándolos, y sintió deseos de acercarse a ellos para decirles algo.

Tardó un par de segundos en decidir que no merecía la pena, y luego simplemente se desapareció.


***

Como solía ser tradición en ella, en las casas en las que no tenía suficiente confianza, Gwendoline se apareció a la entrada, con la puerta principal del apartamento a sus espaldas. Joshua, por supuesto, ya había llegado, y se encontraba realizando algún hechizo que no identificó.

Lo primero que hizo fue tenderle su abrigo.

—Toma. No sé lo que habrían hecho esos tres si llegas a olvidártelo allí —dijo, con una sonrisa, dispuesta a olvidar el momento incómodo que habían vivido momentos antes en la cafetería—. Quizás lo habrían utilizado como prueba de que… no sé, pero seguro que serían capaces de inventarse algo.

A pesar de que ya había estado allí un par de veces, Gwendoline echó un vistazo a todo lo que tenía al alcance de la vista, pues a pesar de todo, permaneció inmóvil donde estaba. Prefería que la invitasen en lugar de tomarse confianzas indebidas, especialmente al tratar con alguien como Joshua, que no entregaba su confianza ciega a nadie de buenas a primeras.

De hecho, no sabía si había entregado su confianza ciega a nadie, a secas.

—¿Qué tal están tus compañeros de piso? —Se refería, por supuesto, a las mascotas—. Espero que te hayan dicho cosas buenas de la persona que vino a velar por su seguridad hace unos meses...

Era una forma estúpida de intentar romper el hielo, y posiblemente no funcionase. No obstante, decían que a base de intentarlo, se acababa consiguiendo. Quizás se sorprendiese al descubrir que Joshua, algún día, le devolvía la broma, diciendo que se habían quejado de ella y que pretendían presentar algún tipo de reclamación formal, o lo que fuera que se le ocurriese en ese momento.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The bonds that tie us {Joshua&Gwen} - Página 2 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 30
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.586
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1342
Puntos : 891
http://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane http://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline http://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.