Situación Actual
5º-11º
10 enero ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

The day I met the other Miss purple {Artemisia}

Casiopea Purplestone el Miér Dic 25, 2019 7:59 am

Aquella tarde había salido de casa y puesto que sus niños estaban en el colegio, no tenía ningún húerfano menor de once años al que atender y tenía el dia libre en el trabajo. Casiopea decidió desplazarse a Hogsmeade, le encantaba visitar aquel pueblito en cuanto podía y además tenía pensado comprar algunas cosas en Honeyducks para sus niños, para celebrar la Navidad, aunque desde luego sabía que sería triste, cuando llegaran del colegio y se encontrasen con que no estaba Rob, ni Tobias, ni Alicia, ni Brittany y ni siquiera el pequeño Nícolas de apenas un mes, todos aquellos niños eran hijos de muggles o mestizos cuyos padres habían sido asesinados, había tenido que llevarlos urgentemente, tras meses escondidos en la casa, al escondite secreto de la Orden tras haber notado cierto movimiento en su busqueda por parte del Ministerio. Corrían peligro allí. No podía ocultarlos más tiempo.

Lo que más lamentaba Casiopea era haber perdido a aquel pequeñin, aquel bebé, pues hacía mucho que no tenía uno en sus brazos, tan chiquito, su corazón aún dolía, a pesar de que sabía que estarían a salvo, pero cada vez que le sucedía algo así la animaga sentía de nuevo la pérdida de su propia hija. Sin embargo sabía que obraba por un bien, por mucho que le doliera, alguien debía proteger a esas criaturas.

Casiopea llevaba un vestido de color malva y un abrigo de corte años 50 de un color morado oscuro, llevaba un cinturón que parecía estrechar más aún su estrecha cintura, lo que le daba una apariencia más de vestido que de abrigo en si. era su favorito, al igual que el banco donde estaba sentada en aquel momento, junto al árbol donde solía posarse en su forma animal, aunque hacía unos dias había pasado un susto terrible cuando aquel gavilán la atacó repentinamente haciéndola caer del árbol, la verdad es que lo más probable fuera que el gavilán se asustara al verla llegar y solo quisiera defenderse, dado que las lechuzas suelen ser uno de sus mayores depredadores.

Se acomodó en el banco, se mesó un poco el cabello gris asegurandose que su recogido estaba perfecto y sacó de su pequeño bolso una gafas de lectura y un libro, hacía frío, pero un tímido sol acariciaba el lugar donde se encontraba por lo que se sentía a gusto, colocó su sombrilla cerca de ella y se dispuso a leer abriendo su libro por el lugar marcado comenzando a enfrascarse en la lectura
Casiopea Purplestone
Imagen Personalizada : The day I met the other Miss purple {Artemisia} Cate-blanchett-julian-rosefeldt-manifesto-hero-256x256
RP : 10
PB : Cate Blanchett
Edad del pj : 50
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : -700
Lealtad : Orden
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 12
Puntos : 7
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6960-casiopea-purplestone#101447 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Casiopea PurplestoneTrabajador Ministerio

Artemisia Madigan el Dom Dic 29, 2019 12:10 am

El frío no detenía a los lobos a la hora de cazar ni a los niños a la hora de hacerse con sus delicias navideñas, y ciertamente no la iba a detener a ella misma. A una persona con menos determinación desde luego que sí, incluso quizás a ella también sin la motivación adecuada, pero la lógica no era del todo confiable cuando una idea se le metía entre ceja y ceja a Artemisia Madigan.

Normalmente Artemisia no pasaba por la molestia de caminar desde la entrada del pueblito; viajaba al lugar haciendo uso de su característico ‘Aurorium’, descendía en un lugar lo más alejado de las miradas posibles, resolvía rápidamente su asunto y antes de poder atraer muchos ojos curiosos. Aquel día, sin embargo, no había procedido de la manera usual, sino que tras llegar a la entrada del pueblito había comenzado su camino, palabras familiares resonándole en la memoria mientras sujetaba con fuerza su bastón y miraba al frente, irritada pero ante todo digna. Sólo un salvaje se materializa en su destino exacto, era una de las primeras enseñanzas que su abuela le había dado durante su crianza. Te moleste o no, te miren o no.

Artemisia era así pues una delgada figura vestida de negro, cuya elección cromática no quedaba claro si era por gusto propio o por el luto que, se decía, aún continuaba haciendo por su madre. De cualquier forma, un único color resaltaba del riguroso negro: el púrpura de sus aretes, un intrincado trabajo de plata con dos pequeñas amatistas engarzadas que destellaban levemente gracias al tímido sol de la tarde. No que ella lo notara sin embargo, porque sus ojos estaban ocupados escaneando sus alrededores en busca de algo.

Pero, ¿en busca de qué?

Habían pasado ya varios días desde aquel curioso hallazgo: una lechuza nival adulta al pie de uno de los árboles de la plazoleta central de Hogsmeade, aparentemente con un ala herida. Artemisia la había descubierto y tras una rápida inspección había decidido marcharse en busca de los elementos adecuados -una manta o capa cualquiera, una jaula para transportarla como preocaución ante lo nervioso que el animal parecía. Eso no fue pan comido pero tampoco imposible. La parte más complicada, sin embargo, sería el intentar transportarla luego imaginaba, jaula en una mano y bastón en otra, a paso de hombre, hasta el dichoso castillo.

Bueno, pues nunca se enteró de cuán complicado sería aquello, porque para cuando regresó al punto exacto el animal había desaparecido. Artemisia había revisado los alrededores temiendo que la lechuza se hubiera arrastrado miserablemente, pero a fin de cuentas no encontró nada. Cuando aquella tarde, días después, decidió chequear el punto exacto a la espera de que a lo mejor, corroboró que tener semejantes esperanzas en la mayoría de las ocasiones era ridículo; no había rastro de la lechuza -en el más realista de los casos ya debería de haber muerto de hambre o frío, se figuraba. De hecho, el ser vivo más cercano en aquel lugar era aquella bruja ocupada en su lectura no muy lejos de donde ella estaba de pie. Artemisia no le dirigió ningún tipo de saludo ni nada más que una mirada rápida de soslayo, antes de volver a enfocarse en el árbol. Hay que decirlo, ¡le dio la vuelta a la plaza dos malditas veces, hasta llegar al maldito árbol de nuevo! Nada, sin embargo, ni siquiera un cadáver, y finalmente Artemisia tuvo que resignarse. Nunca le gustó hacer el ridículo, y sentía que proseguir buscando algo que claramente allí no estaba -y encima a la vista de una desconocida, aunque esperaba que estuviera concentrada en su libro- era simplemente incurrir en ese error.

Al final, sólo quedaba una manera de endulzar su amarga tarde: Honeydukes, aunque luego de terminar con sus recados. Así pues, sin mirar a la mujer retomó su camino, en dirección a la mayor tienda de suplementos para mascotas del pueblito, que si bien quizás no le hacía sombra a las que podían encontrarse en el famoso Callejón Diagón, compensaba su humildad con eficiencia.
Artemisia Madigan
Imagen Personalizada : The day I met the other Miss purple {Artemisia} Tumblr_pf1u4ohONB1tc5gvpo5_250
RP : 10
PB : Sarah Paulson
Edad del pj : 37
Ocupación : Profesora CCM
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.061
Lealtad : Neutral
Patronus : Halcón Peregrino
RP Adicional : 000
Mensajes : 42
Puntos : 9
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6439-artemisia-madigan http://www.expectopatronum-rpg.com/t6477-can-t-be-loved-relaciones-de-a-madigan#93839 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6460-correspondencia-de-a-madigan#93674
Artemisia MadiganInactivo

Casiopea Purplestone el Mar Dic 31, 2019 11:44 am

Casiopea se encontraba profundamente enfrascada en la lectura, solo la sacaba de ella la ligera molestia que aún tenía en el hombro cuando lo movía, a pesar de habérselo curado se le había quedado una pequeña cicatriz, como un recordatorio del ataque del maldito gavilán. Por suerte la herida no había sido tan grave como para no volver a su forma humana, eso habría sido su fin y entonces, como si aquel dolor hubiera sido una llamada de aviso, Casiopea levantaria la cabeza para encontrar a una mujer a la que reconoció al instante, como por arte de magia, la mujer que la había recogido del suelo y le había desplegado las alas para comprobar su estado, estaba allí, cerca de ella, ella era quien la había sostenido y había conseguido que sus ojos volvieran a abrirse, que volviera en si tras la caída, su mirada y su suave voz habían sido díficiles de olvidar al igual que su vestimenta, tan parecida a su propio estilo, nunca había visto una mujer igual, en aquel momento, la observó con sus grandes y lechuciles ojos azules, ahora la admiraba con más detenimiento, con unos fulgurantes ojos que reflejaban una luz de un tono lila intenso.

Casiopea volvió la vista al libro en el mismo instante que la mujer volvía la vista hacia ella, la animaga simuló estar metida en su lectura, la mujer volvió a pasar por allí y luego se alejó, cuando le volvió la espalda Casiopea la siguió con la mirada para poco después guadar su libro y seguirla a cierta distancia con una enorme curiosidad en su interior.

Quería saber quien era esa mujer. Más que querer, lo necesitaba.

Aquella mujer atravesó la puerta de una tienda de artículos y alimentos para mascotas, Casiopea aguardó unos minutos para después traspasar la puerta, no es que hubiera mucha gente allí, aunque si unos cuantos jóvenes comprando galletitas para sus mascoto y un nombre, algo más anciano que le preguntaba a su lechuza que chuches le gustaban más.

Casiopea pasó por detrás de un estante, observando a la misteriosa mujer, la comenzó a seguir, escondida entre los estantes, viéndola a través de ellos, asomando sus ojos entre los huecos de los frascos y cajas, hasta que, en un momento dado Casiopea decidió intervenir, acercandose sigilosamente  a uno de los pequeños pasillos de la tienda, los pasillos eran estrechos y caminando con sombrilla en mano cual Mary Poppins, se topó con la mujer - Oh Disculpe - Se disculpó con los modales propios de una dama - ¿Me permite Madame? Necesito acceder a aquella parte del estante - Comentó señalando un poco más allá con su propia sombrilla y pasó poco después, rozándola ligeramente a conciencia - Disculpe, esto es demasiado estrecho para nuestro buen gusto en cuestión de vestimenta ¿No cree? - Casiopea miró a la mujer de nuevo, esta vez con una de sus sonrisas más seductoras para luego girarse hacia los productos del estante y observarla de soslayo, no esperaba una respuesta, pero esa mujer le parecía sumamente intrigante, fue entonces, al volver a mirarla que se dio cuenta de sus aretes - Oh... Que maravilla... ¿Me permite? - Apenas le dio tiempo a Artemisia a reaccionar cuando Casiopea ya había llevado su mano a uno de sus aretes, aunque teniendo la delicadeza de no tocar la piedra para no mancharla, a pesar de llevar guantes de cuero lila - Es un trabajo increible... Que bello engarzado y le sienta muy bien a su largo cuello, se ve hermosa con ellos - Le dijo a la mujer y lo soltó - Casi parece que hiciera juego con mi reloj de bolsillo - Casiopea sacó su reloj del bolsillo de su abrigo y se lo mostró, aquella bella pieza de plata, engarzada con una amatista en el centro, que había sido un regalo de su padre, la esfera tenía pequeñas amatistas en cada número y en la cara interior del cierre podía leerse una dedicatoria de su padre - Lo fabricó mi padre - Le comentó a la mujer con orgullo y una pizca de nostalgia
Casiopea Purplestone
Imagen Personalizada : The day I met the other Miss purple {Artemisia} Cate-blanchett-julian-rosefeldt-manifesto-hero-256x256
RP : 10
PB : Cate Blanchett
Edad del pj : 50
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : -700
Lealtad : Orden
Patronus : Patronus
RP Adicional : 000
Mensajes : 12
Puntos : 7
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6960-casiopea-purplestone#101447 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Casiopea PurplestoneTrabajador Ministerio

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.