Situación Actual
9º a 5º
9 febrero➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Fresas con nata. ―Dyddy.

Dylan G. Blair el Sáb Feb 08, 2020 8:35 pm

Fresas con nata. ―Dyddy. FWTm1li
Caravana de Dylan Blair | Viernes, 08 de febrero del 2020 a las 08:43 horas | Atuendo

Era usual entre Dylan y Theodora quedar cuando tenían la noche libre ―cosa poco habitual teniendo en cuenta sus respectivos trabajos y que ARCANA solía trabajar de noche― por lo que ese viernes ya lo habían hecho de ellos, para su propia satisfacción personal. Y no, no penséis mal: no era dos personas en la treintena de edad que encontrasen en la otra una oportunidad para tener sexo y desfogarse, sino que ambos encontraban en el otro una amistad bastante sincera con la que poder divertirse sin complicaciones.

Desde hacía unos años que Dylan apreciaba mucho ese tipo de relaciones, pues era bastante reacio a relaciones más complicadas, tanto por su pasado como por su enfermedad. ¿Sabéis esa famosa frase de «recibir una noticia como un cubo de agua fría»? Así le había sentado enterarse de su enfermedad, dándole un giro a su vida bastante notorio que lo hizo cambiar de costumbres y de filosofía.

Así que las quedadas de Dylan y Theodora, clasificadas como «satisfacción personal» solían venir de la mano de: cervezas, patatas fritas de bolsa y la Nintendo Switch. Al menos al principio, pues cuando ya habían metido en su cuerpo varias cervezas solían empezar a rajar tanto de los compañeros de ARCANA como de sus propios trabajos. Pasaban de ser dos frikis borrachos a dos marujas del tercero. Todo eso en la caravana de Dylan, que se encontraba, dicho finamente, a tomar por culo. Él nunca había sido una persona que soportase demasiado las obligaciones sociales, motivo por el cual había decidido irse muy lejos a convivir con los mosquitos y una perra.

El hogar del muchacho se componía de una caravana hechizada mágicamente para un mayor espacio interior, la cual tenía en la parte de fuera una mesa, sillones y plantas que él muy cuidadosamente cuidaba de vez en cuando. En realidad no las cuidaba, pero era una zona muy húmeda y se cuidaban solas.

Al estar tan lejos, para que la squib de Teddy no tardase más de tres horas en llegar, Dylan hacía el gran esfuerzo de llevarla en aparición. Por norma general terminaban tan hechos polvos que no podía llevarla de vuelta, pero no pasaba nada: la caravana tenía un sofá muy cómodo en el dormir, aunque no sería la primera vez que Teddy se quedaba en los sillones exteriores durmiendo por no moverse con cuatro mantas por encima.

«Puffff», se escuchó de repente. Eran Dylan y Teddy apareciendo justo en el piso de madera que estaba frente a la caravana.

Un ladrido se escuchó repentinamente y Valentine salió corriendo de su caseta de madera en dirección a los dos humanos, pegando un saltito para recibir a su amor platónico. Estaba clarísimo que Valentine amaba incondicionalmente a Dylan y, para suerte de Teddy, a ella también la soportaba bastante bien después de haber ido en tantas ocasiones.

―Olvídate ―respondió el chico al llegar, en respuesta a la conversación que dejaron a medias en las instalaciones de ARCANA, en donde hace un segundo estaban―. No pienso comprarme una escoba para traerte hasta aquí: son como mínimo dos horas desde Londres y no sabes como te aprieta los cojones estar sentado en esos palos de mierda. Una vez me trillé un huevo y no pienso pasar de nuevo por esa tortura china ―dijo muy seriamente, cogiendo la pelota de la boca de Valentine y tirándosela fuerte por encima de unos arbustos que, de manera indirecta, delimitaban un poco la vivienda de Dylan.

Caminaron hasta los asientos del exterior y se sentaron, eran mullidos y cómodos, de éstos en donde te sientas y parece que el culo se te hunde hasta el inframundo. Lo peor de esos asientos era levantarte cuando te estabas meando, pues era cuando misteriosamente más cómodo estabas, además de que había que hacer un esfuerzo sobrehumano para levantarte de allí estando borracho.

―Hoy he innovado ―dijo con orgullo, pues él era un hombre de costumbres que, si fuera por él, siempre tomaría la misma cerveza hasta que se muriese de cirrosis―. He ido a un supermercado nuevo porque tenía prisa y tenían muchísimas cervezas diferentes. He comprado de todo un poco: de trigo, de éstas de lúpulos, tostadas y negras.

Una vez se sentó, se sacó la varita del bolsillo de trasero de su pantalón ―con muy poca maña― y vino volando del interior de la caravana una nevera con tapa que se puso entre ambas sillas, la cual estaba llena de cervezas. Parecía que en vez de ser dos, serían seis en esa reunión. Tenían por norma que en cada quedada uno ponía las cervezas y, en esa ocasión, le tocaba a él.

―Me dijeron que esas raras de lúpulo están buenas pero no sé yo... ―le ofreció la libertad de coger lo que le diera la gana, dejando sobre la mesa la varita y sacando de su bolsillo delantero su paquete de cigarrillos.
Dylan G. Blair
Imagen Personalizada : Fresas con nata. ―Dyddy. 7eQTWly
RP : 10
PB : Carlos Kerouac
Edad del pj : 32
Ocupación : Traficante de drogas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : ARCANA
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 15
Puntos : 7
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6981-dylan-g-blair http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan G. BlairMiembro ARCANA

Teddy J. Collins el Mar Feb 11, 2020 3:46 am


Las circunstancias eran las que los habían introducido en el mismo grupo, convirtiéndolos en parte de ARCANA, aquella organización que, si bien era ilegal y tenía una moralidad bastante cuestionable, era un refugio y un hogar para las personas que estaban rotas, de una u otra manera.

Decía un dicho popular que “para un roto, hay un descosido”, que era bastante más real de lo que cualquiera pudiera imaginar. No era, como la gente pensaba, sólo el mundo mágico y el mundo sin magia: había, de hecho, submundos que reinaban entre ellos, y, para bien o para mal, no era sencillo mezclar a los habitantes de los mismos.

Había encontrado a uno de sus mejores amigos dentro de ARCANA, en la forma de un cabrón con demasiada cara y muy poca vergüenza. Con el tiempo, se habían vuelto típicas sus salidas para la caravana de Dylan, con cervezas, comida basura y videojuegos para pasar el rato. Sinceramente, Teddy estaba segura que lo que más le gustaba de Dylan era que le parecía una persona transparente, antes que políticamente correcta. Le provocaba un poco de mayor confianza.

Se había acostumbrado a las apariciones después de tantas ocasiones, por lo que se ahorraba un viaje de horas con su compañero yendo a buscarla a las instalaciones de ARCANA del rascacielos de The Gherkin donde ella normalmente se encontraba para llevarla ahí rápidamente, en dos parpadeos, porque no importaba cuánto insistiera, ¡Dylan no la llevaba en una escoba voladora!

Eres una nena, ¿cómo no se quejan los jugadores de Quidditch sentados en ese palo todo el día? ¡Fijo no lo haces porque no vaya a gustarte sentarte en un palo y te vuelvas maricón! —se metió con él y su heterosexualidad, cuando los dos sabían que no tenía, en realidad, ningún problema con la homosexualidad. Ya le valía ser homófoba.

Se dejó caer sobre el asiento de un sillón, que muchas veces le servía como cama, mirando cómo la cola de Valentine se movía tras los arbustos buscando su pelota, antes de que el dueño del animal llamase su atención.

Probamos todas, las que más sepan a mierda las dejamos para el final, que con lo ebrios ni nos daremos cuenta —le propuso la grandiosa idea de borracha para no desperdiciar la gran innovación de Dylan, señalándolo con un dedo como si fuera brillante. Tomó una al azar y se la tendió al mago, tomando a continuación una del mismo tipo—. Brindo porque sepa bien, si no lo hace compraré adulteradas la próxima vez —abrió el botellín con un encendedor.

Además, estiró la mano robándose un cigarro de la cajetilla de Dylan. Ella llevaba los suyos, pero las cosas robadas siempre sabían mejor, encendiéndolo su abrebotellas personal mientras hacía un cuenco con su otra mano para que el aire no se lo apagase.

Déjame ver tu varita.

Una vez relajada, con un cigarro y una cerveza, se estiró para tomar la varita de su amigo. La varita que estaba sobre la mesa, por supuesto. Era una varita preciosa, probablemente de las pocas cosas que le hacían sentir envidia de haber nacido sin magia suficiente como para considerarse una bruja, ¡ella podría tener una varita igual de molona y poder montar en escoba cuando le diese la gana!

Voy a robármela —le dijo, fantaseando con que la varita le pertenecía—. Debería hacer eso: robar varitas y hacer una colección, puedo justificarlo con que estoy amargada de la vida porque no tengo magia —no era la primera vez que consideraba hacerlo, pero al final nunca lo hacía. Era más que nada la decepción del momento—. No es justo que haya tanto imbécil en el Mundo Mágico y yo no tenga una varita que funcione.

A continuación, se la metió en el suéter, aunque sobresalía por el cuello del mismo, como si en realidad pretendiese robársela, fingiendo que Dylan no la había visto “esconderla”.
Teddy J. Collins
Imagen Personalizada : Fresas con nata. ―Dyddy. IwjgNcz
RP : 5
PB : Milla Jovovich
Edad del pj : 31
Ocupación : Miembro ARCANA
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 1.000
Lealtad : ARCANA
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 7
Puntos : 4
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6982-teddy-j-collins#101852 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6985-cronologia-de-teddy-j-collins#101894 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Teddy J. CollinsMiembro ARCANA

Dylan G. Blair el Mar Feb 11, 2020 11:37 pm

Ahí en donde lo veías había tenido muchas proposiciones homosexuales a lo largo de su vida, por lo que no tenía ningún tipo de problema en admitir abiertamente que hasta se lo había pensado. No le daba asco el cuerpo masculino, pero sí que era cierto que no le atraía lo suficiente como para funcionar sexualmente. Pese a que tenía pinta de ser un heterosexual chapado a la antigua, en realidad era muy tolerante con ese tipo de temas.

―Lo dices como si tuviera algún problema con los maricones ―le devolvió, mirándola de reojo―. No tengo certezas pero tampoco dudas de que los jugadores de quidditch tienen que tener algún tipo de truco para no romperse los huevos estando horas sobre la escoba. Y el día que conozca a alguno pretendo preguntarle sólo para que que dejes de cuestionarme, squib de pacotilla ―le aseguró señalándole con el dedo para evidenciar LA SERIEDAD de aquel tema.

Dylan tenía la confianza de meterse con su condición no mágica… bueno, espera: aunque no tuviera la confianza, lo iba a hacer igual.

Le comentó cuál había sido su compra para ese viernes, arriesgada por haberse metido en un supermercado diferente, pero como se trataba de cervezas confiaba en que estuvieran buenas igualmente. Esperaba que no hubiera ningún muggle de concentrar en un mismo supermercado todas las cervezas de peor calidad. Nadie era tan inútil.

―Es cerveza ―dijo como si eso hablase por sí solo―. Tu bebe que aunque no esté buena al final te acostumbras.

Cuando sacó un cigarrillo, se lo metió en la boca y dejó que Teddy le robase su cajetilla de tabaco, para a continuación llevarse las manos divertido a su bragueta cuando dijo que le dejase ver su varita. Ella siempre le pedía “ver su varita” y el rubio siempre bromeaba de la misma manera. Evidentemente ni se bajó la bragueta, sino que metió la mano en sus bolsillos y sacó un paquete de cerillas que dejó sobre la mesa, para entonces robarse el encendedor de Teddy.

El mago siempre había sido un poco pirómano, así que le gustaba mucho jugar con las cerillas. No soportaba quedarse sin gas en los dichosos encendedores y depende de la varita era complicado cuando querías encenderte un cigarrillo en medio de la calle.

Soltó humo por la boca antes de mantener el cigarrillo con sus labios y abrir su cerveza de la misma manera que su amiga.

―Sí, claro: coleccionalas y quizás algún día cuando tengas frío tengas leña suficiente como para hacerte una hoguera. Así conseguirás convertirte en la squib más decepcionante de toda Europa mágica. Y me limito a Europa porque en América seguro que hay alguien que decidió creerse mago haciendo trucos de magia, bueno espera… ―La miró de reojo y tomó una calada de su cigarrillo con una sonrisa ladina―. Creo que ya tienes la edad suficiente para la noticia: las varitas funcionan; eres tú la que no funciona. Está rota, Teddy.

Bebió de la cerveza que le había pasado su compañera, la cual era esa de lúpulo, catalogada como IPA. No era mucho de su agrado, pero tampoco estaba tan mal, por lo que cuando tomó un sorbo, volvió a tomar otro para cerciorarse de su sabor. Con el regusto en los labios, señaló a su amiga con la misma botella como si se acabase de acordar de algo.

―¿Has tenido el placer de conocer a la chica nueva? ―preguntó entonces, pues hacía dos días había llegado Carmen, una chica sudamericana que llevaba años en Londres. La noticia se había expandido, pues cada miembro nuevo de utilidad era recibida por todos, además de que ésta se trataba de una que tenía contactos en sudamérica que iban a ser de mucha ayuda―. La he visto trabajar con la sheriff del condado y… ―Alzó sendas cejas, en señal de: “lo que le espera a la nueva.”

«La sheriff del condado» era uno de los muchísimos apodos que recibía Kim, la mujer que llevaba gran parte de los negocios del mercado negro. Era conocida por su carácter y su liderazgo, por lo que dos hembras alfas en el mismo sitio iba a ser complicado. Dylan, que había tenido la desfachatez de mantener un rollo con ella por más tiempo del que le hubiera gustado, sabía perfectamente qué clase de persona era.
Dylan G. Blair
Imagen Personalizada : Fresas con nata. ―Dyddy. 7eQTWly
RP : 10
PB : Carlos Kerouac
Edad del pj : 32
Ocupación : Traficante de drogas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : ARCANA
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 15
Puntos : 7
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6981-dylan-g-blair http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan G. BlairMiembro ARCANA

Teddy J. Collins el Miér Feb 12, 2020 5:59 pm

¿Y, cuando te digan el secreto milenario para no romperte los huevos en el palo, vas a llevarme en escoba? —alzó las cejas dos veces de forma sugerente con una sonrisa, pues para ella siempre era un placer poder dar un paseo volando. Luego se hacía amiga del tipo que se trillaba los cojones en las escobas, no su mejor elección de amistad, al parecer.

Lo cierto era que le importaba dos pepinos y medio su condición no mágica: ¿qué iba a hacer? ¿No ser no-mágica? ¿Llorar hasta que le saliese magia por los ojos? ¡Pues nada, no había absolutamente nada que ella pudiera hacer al respecto! Era tanto lo mismo que tener los ojos color verde o las tetas pequeñas: no podía cambiarlo, aunque quisiera.

Objetivamente hablando, había cervezas que sabían a pis. Era verdad que, con el alcohol encima, eso eventualmente dejaba de importar, pero sí había de cervezas a cervezas. Así que esperó que, al menos para empezar, les tocase una que supiera bien para entonarse.

Se sonrió divertida cuando, como siempre, amagó a abrirse la bragueta para “dejarla ver su varita”. La primera vez que había sucedido, años atrás, recordaba que su cara habría sido un poema, pero se había convertido en una parte esencial de sus quedadas, aunque nunca realmente se hubiese abierto el pantalón.

Miró a medias ofendida, a medias divertida a Dylan cuando llamó decepcionante a su plan y le decía que estaba rota. Para entonces había recuperado su mechero, así que lo encendió y acercó la varita.

Puedo empezar a hacerme una hoguera con esta misma —le dijo antes de apagar la llama, ya que claramente no iba a quemarla—. Yo qué sé, puede que el viejo decrépito haya decidido que las varitas no funcionen y nada, todas rotas, no es que yo no tenga magia —se hizo la tonta, cuando su hipótesis no tenía ni pies ni cabeza.

Al beber su cerveza, notó de inmediato un fuerte aroma y un sabor muy amargo que le hizo aclarar la garganta nada más pasó el primer trago a través de ella. Al final, dejaba un regusto extraño que casi llamaría dulce. Tenía un sabor raro, pero al menos no era de pis, así que se limitó a dar otro trago antes de ponerse el cigarro en los labios, exhalando el humo por la nariz al mismo tiempo que miraba a Dylan.

Obvio —le contestó respecto a la chica nueva, aunque el nombre no le saliese en ese momento.

Silbó haciendo un gesto de que algo malo iba a suceder cuando le contó con quién trabajaba. Siendo los tres miembros de la organización, ella misma tenía su propia perspectiva de “La sheriff del condado”, más allá de la relación que habían tenido Dylan y ella. De todos modos, no era cosa de ser muy lista para saber que era una mujer con demasiado carácter y con la que mantener las fricciones al mínimo a veces parecía una misión imposible.

Fijo tendrán que dividir responsabilidades por completo para no terminar cogidas de las extensiones —le dijo, tomando entre sus dedos el cigarro para hablar sin que se le cayese y se entendiese al mismo tiempo—. Todavía no supero la pelea entre Ruth y la otra chica que trabaja con el comercio de objetos malditos donde le arrancó la peluca; ahora lleva la calva con orgullo, ¿la has visto?

Ruth y “la calva” trabajaban con transporte de objetos antes de su pelea, donde “la calva” había terminado encargándose de compra-venta y Ruth se quedó como transporte para evitar más conflictos entre ellas. Había muchas versiones del motivo de la pelea, así que al final uno no había sabido más que los hechos de la misma.
Teddy J. Collins
Imagen Personalizada : Fresas con nata. ―Dyddy. IwjgNcz
RP : 5
PB : Milla Jovovich
Edad del pj : 31
Ocupación : Miembro ARCANA
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 1.000
Lealtad : ARCANA
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 7
Puntos : 4
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6982-teddy-j-collins#101852 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6985-cronologia-de-teddy-j-collins#101894 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Teddy J. CollinsMiembro ARCANA

Dylan G. Blair el Vie Feb 14, 2020 11:57 pm

Tras la pregunta de Theodora, el rubio la miró con una sonrisa ladina y arrugó la nariz, sin estar convencido con lo que le pedía.

―No creo ―le contestó, con molestia para picarla―. ¿Acaso no sabes que los squibs no pueden disfrutar de los placeres de los magos? Hazte a la idea de una vez. Conmigo sólo puedes montar UNA escoba y ambos sabemos cuál es.

Dylan no era de esas personas que tuviera prejuicios preconcebidos y, por tanto, tratase mal a cierto sector de la sociedad… no, en absoluto: él trataba mal a todo el mundo porque todos le parecían igual de aburridos. El caso es que no sentía desdén por ningún grupo en especial, ni el pro-muggles, ni los puristas, ni los mortífagos, ni mucho menos a los squibs o, por irnos un poco más lejos, a los homosexuales. Había conocido a pro-muggles que eran odiosos, a mortifagos que eran hasta simpáticos y puristas que no parecían tener ningún cromosoma de más, así que en principio… tampoco tenía ningún problema con los muggles o los squibs.

La única diferencia entre muggles y squibs es que se podía reír más todavía de esos pobres desgraciados que habían nacido sin magia siendo descendientes de magos. Eso sí que era una desgracia.

No es que Dylan apreciara mucho lo afortunado que era ―pues nunca había vivido sin magia y para él era parte de su vida natural―, pero sabía lo increíble que era teniendo en cuenta en la ignorancia en la que vivía los millones de humanos.

Miró a su compañera cuando amenazó con quemar su varita, sabiendo perfectamente que ni en la más profunda borrachera se atrevería a algo así.

―Sigue soñando, Collins ―dijo divertido, llevándose la cerveza a los labios para tomar un trago.

Entonces el rubio sacó el tema de la nueva muchacha del mercado negro, hablando también de Kim, la chica con la que CASI se mete en una relación un tanto problemática. Por suerte, había conseguido huir a tiempo. Dylan no tenía nada en contra de ella en un primer momento, pues le parecía una mujer sexy y encantadora ―a su manera― pero cuando “cortó” con ella ―o más bien cuando evitó empezar― empezó a ver su cara más negra.

―Tiene su punto siendo calva ―reconoció, enarcando una ceja antes de reír, pues la pobre CALVA de Arcana, la cual reconocía todo el mundo, no es que fuese precisamente agraciada. Y ojo, que no tenía nada en contra de las personas sin pelo, pero a Dylan era fan absoluto de las chicas con el pelo largo―. Ruth es una chica con la que no hay que meterse y Kim tampoco, ¿por qué te crees que cada una lleva su propio departamento? Gun las separó a propósito. Él pone la excusa de que ambas tienen madera de líder y sus propios intereses pero todos sabemos que las separó para que no hubiese un asesinato ahí dentro.

Y daba igual lo que dijese Gun, la gente allí dentro destacaba principalmente por tener al menos dos dedos de frente y saber lo que tenía delante.

―Salió ganando Ruth; Kim es una persona insoportable ―dijo antes de llevarse el cigarrillo a la boca.
Dylan G. Blair
Imagen Personalizada : Fresas con nata. ―Dyddy. 7eQTWly
RP : 10
PB : Carlos Kerouac
Edad del pj : 32
Ocupación : Traficante de drogas
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 1.000
Lealtad : ARCANA
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 15
Puntos : 7
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6981-dylan-g-blair http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Dylan G. BlairMiembro ARCANA

Teddy J. Collins el Dom Feb 16, 2020 10:06 am

¿La escoba que usas para barrer? Porque si no, dudo mucho que otra podría darme un buen paseo, demasiado pequeña —hizo con sus dedos una distancia corta entre dedo índice y pulgar, metiéndose con él de la misma forma en que él intentaba picarla.

Lo cierto era que, si le hubieran dado a Teddy elegir, no sabía si hubiese preferido la ignorancia o saber que tenía un padre mágico. Si bien la historia de su nacimiento había resultado increíblemente reveladora para una Teddy adulta con una niña interna herida y confundida, con más preguntas que respuestas… A veces, si se ponía demasiado filosófica, no le gustaban las conclusiones de saber su procedencia.

Al menos se esforzaba en no ponerse filosófica, y no es que le costara, en especial con buena compañía y una cerveza en la mano.

Y su buena compañía y ella, de alguna manera, siempre acababan trayendo a la hipotética mesa las conversaciones sobre sus compañeros, en especial las más salseantes. Un poco cotillas sí que eran, y compartían impresiones al respecto siempre que podían.

Tienes que admitir que son grandiosas en lo suyo cuando canalizan sus esfuerzos al trabajo y no a intentar asesinarse mutuamente, o a cualquiera que intente meterse con su autoridad —le dijo, y luego sonrió pícaramente—. No pensabas que era insoportable antes.

Ella sabía que entre Kim y Dylan había sucedido algo, en el pasado, antes de que todo terminase… de una forma turbulenta, según se había enterado. Por supuesto una persona podía cambiar de opinión sobre otra, pero eso no les exentaba de que sus amigos se metieran con ellos por las decisiones del pasado.

Dio un buen trago a su cerveza, pasándolo rápidamente y tomó una calada. Hizo un círculo con el humo y lo deshizo con la pantalla de humo al exhalar.

¿Te enteraste que los chicos hicieron una plaga de bundimun en el refugio que intentaron hacer en el alcantarillado fuera de la ciudad? —“los chicos” eran, básicamente, jóvenes magos y brujas menores de edad que asistían, antes que poder hacer algo relevante por el Detector que avisaría de su uso de magia al Ministerio, a otros magos que formaban parte de ARCANA—. Estado: inhabitable, toda la infraestructura y los equipamientos corroídos por el ácido —y eso le parecía hilarante, por algún motivo extraño—. Creo que intentaron espantar a uno, pero llamó a sus amigos hongos y escupieron ácido sobre todo lo que había —al menos esa era la versión oficial.

Ya que Teddy literalmente vivía en las entrañas de ARCANA, se enteraba de cosas antes de que los demás lo hicieran, siempre que estas no estuvieran clasificadas como confidenciales por los altos rangos de la organización. Pero en cuestión de cotilleos, era una experta, y sobre todo en marujear con sus compañeros al respecto. En especial con Dylan, que con cervezas y relajado se convertía en una señora cotilleadora experta al lado de Teddy.

No te imaginas la bronca que les montaron; me alegré que yo fui a hacer un trabajo y no fui con ellos, porque la idea inicial era que los acompañase yo —pues, aunque ella no tenía magia, le gustaba pensar que tenía habilidades para hacer frente a los problemas que, si bien un mago o bruja los resolvería más rápido, ella también podía resolver—. Pero nada, me fui porque quiero plata para las nuevas expansiones de Smash, mis juegos y mis DLCs no se compran solos —sonrió divertida, dando un nuevo trago a su cerveza.
Teddy J. Collins
Imagen Personalizada : Fresas con nata. ―Dyddy. IwjgNcz
RP : 5
PB : Milla Jovovich
Edad del pj : 31
Ocupación : Miembro ARCANA
Pureza de sangre : Squib
Galeones : 1.000
Lealtad : ARCANA
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 7
Puntos : 4
http://www.expectopatronum-rpg.com/t6982-teddy-j-collins#101852 http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/t6985-cronologia-de-teddy-j-collins#101894 http://www.expectopatronum-rpg.com/
Teddy J. CollinsMiembro ARCANA

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.