Situación Actual
21º-14º // 3 diciembre luna llena
Entrevista
Administración
Últimos Mensajes
Awards
Einar G.Mejor PJ ♂
Coraline M.Mejor PJ ♀
Katherine M.Mejor User
Circe M.Mejor roler
Seth B.Estrambótico
Edgar B.PJ REVELACIÓN
Ash & CirceMejor dúo
Valarr K.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Vagón 2º

Lord Voldemort el Miér Sep 04, 2013 4:00 pm

Recuerdo del primer mensaje :



En tren está dividido en varios vagones,  y en cada vagón hay cinco habitaciones estrechas en donde poder descansar o hablar con tus compañeros. Búscate un sitio en una habitación y empieza a rolear, ¿quién sabe? A lo mejor te toca compartir habitación con tu mejor amigo... o con tu némesis.

OFF: Se roleará por vagones, dando por hecho de que algunas personas pueden estar en el pasillo y otros en habitaciones, así que leed los post de los anteriores para no crear bucles espacio-temporales extraños. Así pues, este es el tema para el vagón II, y para no perdernos con las habitaciones, llamémosla habitación I, habitación II, III, IV y V.
Señor Tenebroso
Expecto Patronum


avatar
Imagen Personalizada :
RP : 17
PB : Ralph Fiennes
Edad del pj : -
Ocupación : Señor Tenebroso
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : -
Lealtad : A mí mismo
Mensajes : 727
Puntos : 3
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com http://www.expectopatronum-rpg.com
Lord VoldemortSeñor Tenebroso

Invitado el Lun Sep 29, 2014 6:54 pm

Se dibujaba una sonrisa socarrona en mi rostro ante aquella cómica situación. Un tejón siendo apaleado por un par de serpientes, completamente indefenso, aunque no de manera directa. Estabamos actuando como verdaderos cazadores, poner nerviosa a la presa era nuestra especialidad y nada me motivaba más que dichas presas fueran personas que lo merecían. No sólo odiaba a Everdeen por el hecho de ser Hufflepuff, que ya era bastante desgracia, sino que además su altivez y superioridad ante mí le había hecho conseguir todas las papeletas para ser un digno y valioso oponente. Aunque patético, eso sí, pero digno al fin y al cabo. Para lo que había últimamente...

- No es mala idea, aunque se me ocurren cosas mejores. - Bromeé, mirando a Edward con diversión y luego a Luke, que permanecía en una esquina del camarote.

En todo caso, Circe sí que tenía la lengua bífida como una serpiente real. No me hubiera gustado ser Edward en aquellos momentos. El sólo hecho de imaginarme a Circe como una enemiga real conseguía ponerme nervioso. No era fácil contestarle a una mujer como ella y menos cuando le caías mal de verdad. Le deseaba suerte a Edward, de corazón. - Venga mujer, deja al muchacho. - Intenté convencerla en parte de que era de nuestro bando, pero tampoco insistiría demasiado, si estaba en sus días podía odiarme a mí también en cuestión de segundos. Ese carácter suyo no era normal. - O no. - Dije, levantando ambas manos al ver su cara y considerándome inocente de todo acto, aunque aún con la sonrisa en los labios. No obstante, me atreví a hacerle una carantoña a mi compañero de casa, como dándole a entender que era especialita, mientras me encogía de hombros y volvía a mirar al frente, donde se acababa de sentir Circe junto a Luke. Yo que ella tendría cuidado de lo que pudiera pegarle. - Exacto, él es mi querido amigo Luke. - Afirmé, volviendo a mirar al susodicho y relajando la cara. - Venga hombre, creo que hoy estás a salvo. - Hablé dejando constancia del "creo", para darle emoción al asunto. - Yo por lo menos soy inofensivo hoy, ahora éste de aquí no estaría tan seguro... - Le dije, dándole un golpecito en el hombro a Edward, que al parecer estaba disfrutando más aún que yo de la escena. - ¿Qué tal el verano Circe? - Le pregunté apaciguadamente, consciente de que apenas había dado señales de vida en todo el verano por motivos personales que ya le explicaría cuando estuvieramos a solas. - ¿Has atormentado a mucha gente? - Bromeé, girando mi vista hacia el exterior por un momento para visualizar por dónde íbamos más o menos. - ¿Y tú Everdeen? - "Aún queda un poco de tiempo para divertirnos, veamos si el tejón no me decepciona" Pensé con diversión, esperando que soltara cualquier patujada que pudiera darme pie a meterme un poco con él. Mi intención aquel día no era buscar problemas porque sí (que a decir verdad era lo que solía hacer) sino que esperaría al momento idóneo para hacerlo, como un buen profesional de la tortura y el bullying. Además así era más divertido, todo sea dicho.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Mar Sep 30, 2014 1:36 pm

Como era de esperar Circe no tardo en quejarse de la postura que habia adoptado con ella, zafándose de mi brazo y sentándose al lado del Hufflepuff para poner distancia entre nosotros, tal vez para poder ver mejor mi torso desnudo para el cual habia notado que se le escapaba alguna mirada de vez en cuando desde que entré en el vagón. Tal vez por mucho que dijese lo contrario no se podía resistir a mis encantos.

Al sentarse al lado del Hufflepuff lo habíamos encerrado en una esquina teniendo que pasar entre tres Slytherin para poder salir del compartimento, la verdad que sentía lastima por él aunque sin lugar a dudas era su día de suerte, Damon era también conocido por su trato amable con todos los miembros de la casa de Helga, pero hoy al parecer no tenia ganas de juerga al menos no en el tren. Solo se dedicaba a seguirme el juego y asi asustar un poco mas al chico.

-La verdad Damon, es que hoy estoy de mal humor, y no me importaría apaciguarlo con algún saco de boxeo…. O a unas malas, algún saco de carne al que golpear.-comente mirando a Luke fijamente, cuando Damon dijo que yo no era tan inofensivo.-También ayuda que la pijita no pare de dar la brasa.-dije señalando a Circe.

-Pero bueno creo que va siendo hora de irse, el ambiente está algo cargado aqui -dije mientras me incorporaba decidido a dejar ya el compartimento, ya no aguantaba mas ahí metido, iria a que me diese un poco el aire y aprovecharía para cambiarme, así no habría nadie que se quejase de no llevar camiseta.

-Pero bueno antes de abandonar…-comence a decir cuando entonces le lancce un rápido golpe a la cara del chico Hufflepuff, deteniendo el puño justo antes de llegar a golpearlo; una simple finta para que se asustase un poco.-definitivamente es tu día de suerte chico, te voy a librar de estar tan rodeado de serpientes, solo te dejo con dos.

Me di la vuelta y me encaminé hacia la puerta del compartimento, y entonces se me ocurrió algo que podría ser divertido de verdad, me acerqué rápidamente a Circe, le sujete la cara con dos dedos para que no la volviese y le plante un beso en sus labios, eran algo dulces pero no podía estar mucho tiempo besándola, ya que si alargaba dicho beso acabaría mordiéndome por pura rabia de haberle hecho eso.

-No está mal, rubita, ya repetiremos cuando haya menos publico; tenlo claro.-susurre mientras me separaba de sus labios.-Bueno chicos, nos vemos en la sala común.-dije saliendo finalmente del compartimento antes de que Circe pudiese golpearme y esperando oir desde fuera un grito de odio.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 03, 2014 12:13 am

La mente del chico se desvaneció de la conversación que estaban teniendo los otros tres del compartimento, preocupado por su cuello, notó como un aire frío le recorría todo el cuerpo aún después de haber escuchado las palabras de Damon de que por su parte no tendría problemas ese día, el rubio no pudo evitar dudar de él ya que no era normal en el Slytherin dejar pasar una oportunidad tan buena como esa de hacerle alguna jugarreta sucia por el simple echo de odiarlo sin razón justificada desde el punto de vista del Hufflpeuff y encima estaba el echo de que sus dos compañeros de casa tampoco presentaban mucha amistad hacía él, aunque Circe no entraba en alguien peligroso o con malas intenciones, al menos a primera vista, cuando supo que era amigo de Danny, Luke notó que la actitud de la chica cambió interesándose más en él, pareciendo que dicho interés no albergaba buenas intenciones y en cuando a Edward, bueno a ese era para darle de comer a parte.

Damon al fin intervino preguntándole que qué tal el verano, con una sonrisa maliciosa en el gesto, seguramente esperando cualquier desliz del rubio para meterse con él o incluso cambiar de ideas en cuanto a no darle problemas, -Pues muy bien Harrelson, nada novedoso- dijo sin dar muchos detalles al castaño para no proporcionarle un amplio abanico de comentarios sarcásticos aunque poco elaborados que podría decirle el chico, -¿Y tú, qué tal?- preguntó sin ningún interés en saber, intentando ganar más tiempo con aquella atmósfera cargada de irascibilidad aunque tranquila.

Con los ojos como platos abiertos y aspirando una fuerte bocada de aire por la impresión de ver el puño de Edwrad tan cerca de su cara, supo que la situación se estaba poniendo cada vez más peliaguda, "Definitivamente de esta no voy a salir bien parado" pensó cuando el castaño descamisado se levanto de su asiento afirmando que tenía mucha suerte, al menos esta vez "Me parto y me mondo contigo majo" y al acercarse a Circe la cogió de la cara para plantarle un beso, acción de la cual el rubio estaba seguro que no tendría buenas consecuencias para el chulo-playa, y cuando abrió la puerta del compartimento supo que esa era su oportunidad de escapar.

-Bueno, ha sido un placer el haber podido hablar con vosotros pero creo que yo también me voy- comenzó diciendo con las manos en las rodillas apresurándose a levantarse y cogiendo la jaula con su lechuza aún dormida dentro intentando no armar mucho revuelo y mucho menos dar sin querer a cualquiera de los allí presentes, llegando a al puerta sin problemas girándose de nuevo hacía dentro del compartimento, -Ha sido un placer conocerte Circe, estoy seguro que no es reciproco pero no te preocupes, estoy acostumbrado- dijo mirando hacía ella cambiando la mirada ahora fija en Damon, aquel chico le parecía extremadamente atractivo aunque su personalidad le lanzará bombas nucleares, "Una pena que sea tan capullo" pensó justo antes de despedirse con cordialidad, dándose la vuelta encontrándose de frente con Edward, -Deberías ponerte una camisa, empezar el curso malo no es bueno- le dijo haciéndose huevo entre su fornido cuerpo y lo que este no abarcaba del pasillo para irse con paso ligero sin mirar atrás, respirando así tranquilo, -Sigo intacto..., a ver cuanto duro- se dijo en voz baja mientras pasaba delante de más compartimentos abarrotados, mirando el reloj, justo a tiempo para cambiarse.
avatar
InvitadoInvitado

Circe A. Masbecth el Vie Oct 03, 2014 1:33 am

Lo que había empezado como un viaje en el que poder leer tranquilamente durante la totalidad del trayecto sin preocuparse lo más mínimo por nada ni por nadie había acabado en una reunión de Slytherins junto con un tejón que no parecía precisamente sentirse cómodo entre tanta víbora. Por parte de la rubia, no tenía intención alguna de molestar a Luke, pues lo poco que sabía de él no era desagradable, ya que con saber que no era un sangre sucia podía despertar cierta simpatía en la chica. Las cosas fueron cambiando según la conversación avanzaba y cuando Circe reconoció a Luke como aquel chico que se había convertido en un blanco fácil para las bromas de Damon, el respeto que podía haber inspirado el chico desapareció por completo. Dejó de ser Luke el que no es sangre sucia y parece simpático al idiota que se junta con Maxwell y que es más estúpido de lo que aparenta.

No pudo evitar soltar una risita divertida cuando Damon afirmó que era su amigo, irónicamente, claro. Damon tenía un concepto extraño de la amistad, pero no tanto como para juntarse con alumnos de otras casas inferiores. Mientras que Circe se limitaba a andar con aquellos cuya sangre era pura, Damon lo hacía con aquellos cuyo uniforme portaba una serpiente en su emblema. – Si tuviera algo de dignidad y no se dedicara a pasearse medio desnudo por el tren cual indigente, quizá no me metería tanto con él. – Sólo a Edward se le ocurría ir con una sudadera abierta y nada debajo en mitad del tren, y más meterse en el compartimento con una persona que aprovechaba cualquier cosa en contra de los demás. Quizá Damon se salvaba de aquella particular purga por parte de Circe por ser su mejor amigo, pero era cierto que más de una vez acababan molestándose de tal modo que era mejor no estar cerca si no querías acabar salpicado por sus palabras hirientes.

Apoyó la espalda contra el respaldo y miró hacia donde estaba Damon, quien ahora había resultado ser la única persona que merecía algo de simpatía en aquel vagón. Entre el estúpido que intentaba dárselas de ser superior enseñando lo que parecía un intento de musculatura y el que parecía una persona normal y no era más que otro alumno insufrible más, Damon se había convertido en el único punto de interés, por lo que no dudó a la hora de contestarle. – Bastante bien. Mis padres no querían salir de Londres este verano por temas de trabajo, así que acabé yéndome con mi hermano mayor a Austria. Hace casi peor tiempo que aquí, pero me lo pasé bien. – Se encogió de hombros. Mejor no decir que Odiseo quería ir a Austria para que Mildred hiciera amigos y no tuviera una depresión. – Un verano tranquilo, nada del otro mundo. – Afirmó antes de sacarle la lengua ante su inquisitiva, como si siempre tuviera la necesidad de molestar a los demás. En cierto modo era cierto, Circe sentía la necesidad de soltar todo lo que pasase por su cabeza sin tener en cuenta las consecuencias de sus actos. Y Damon lo sabía mejor que nadie. - ¿Yo? ¿Por quién me tomas? Por favor, si soy la amabilidad y el encanto personificados, Damon. – Estaba claro que no lo era, ni mucho menos.

Por su parte Circe se limitó a ignorar la presencia de los otros dos, sin darle la mayor importancia a la voz estridente e insoportable de Edward, que parecía intentar taladrar sus oídos con palabras que no le importaban a nadie ni lo más mínimo. Cuando este se despidió, la chica se limitó a mirar a Luke, quien no parecía precisamente cómo en aquella situación. Aunque todo cambió instantes después, cuando Edward no sólo hizo un intento de amenaza contra Luke, sino que se plantó a escasos centímetros de Circe y sin que esta tuviera tiempo para apartarse, le plantó un beso en los labios. No dijo nada, sino que se limitó a mirarle con cara de pocos amigos mientras se iba antes de poner una mueca de asco mirando a Damon. – Creo que ahora tengo más ganas de vomitar. El Sombrero Seleccionador está perdiendo facultades metiendo a subnormales como ese en Slytherin. – Afirmó antes de apartar las piernas para dejar paso a Luke, quien aprovechó la salida de Edward para librarse de la presencia del resto de los Slytherin.

Levanto la cabeza a forma de despedida cuando Luke habló. Lo cierto es que no podía negarle que había sido un placer conocerle, pues ahora le ponía cara a uno de los enemigos públicos de Damon. La puerta se cerró a la salida de ambos y Circe se encogió de hombros. – Voy a seguir el ejemplo del nudista e irme a poner el uniforme. No es que me importe que me veas en ropa interior, pero las puertas y sus cristales no son de mi agrado. – Añadió antes de levantarse y darle un beso en la mejilla a Damon. – Ya nos vemos en el castillo y me cuentas cómo ha ido tu apasionante verano en el que no has tenido tiempo ni para mandarme una triste carta, mal amigo. – Ironizó. Ella era la primera que no mandaba cartas por su odio hacia las lechuzas.

Abrió la puerta y por suerte no se topó con Edward en el camino. Pero sí, pagaría por lo que había hecho. Las acciones tenían consecuencias y más cuando se trataba de una persona que se tomaba las venganzas como algo más que personal, como una afición.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 19
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 14.400
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1288
Puntos : 992
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t914-a-box-of-sharp-objects-circe-s-box
Circe A. MasbecthUniversitarios

Invitado el Dom Oct 05, 2014 12:13 am

Me rompía el corazón discutir con Danny, porque al fin y al cabo ella era MI Danny. En el colegio eramos inseparables, y jamás se me habría ocurrido pensar que una maldita revista del corazón podría separarnos de aquella manera. ¡Porque si la culpa fuese mia, pues vale! ¡¡PERO ES QUE ENCIMA NO HABÍA TENIDO NADA QUE VER!! me molestaba mucho que las acciones de otros repercutiesen sobre mi. Negativamente, claro. Si lo que pasaba era que me ponían un 10 porque alguien ponía mi nombre en su examen, pues de fruta madre. Pero no, eso nunca pasaba, siempre me tenía que joder con los errores de otros. Yo quería partirle la cara tanto como Danny al que hubiese escrito aquello. No había persona más amable que ella, y si encima alguien se metía con ella... ¡ES QUE IBAN A RODAR CABEZAS! Como me enterase, tomaría medidas. Medidas explosivas.

Pero por mucho que trataba de justificarme, Danny no me creía. Por un lado la entendía, era normal que desconfiase. ¡Pero me dolía tanto en la patata que no creyese en mi palabra! Yo jamás la había mentido en nada, y ahora desconfiaba en mi, como si tanto tiempo de complicidad desapareciese de la nada. Sabía que en algún momento su cabezita loca recapacitaría y todo aquello acabaría en un abrazo amoroso. ¡¿Pero no podía ser ese momento ya?! Necesitaba un abrazo de mi rubia loca preferida. Sin ella era como...medio yo. Un yo sin sentido, solo por la escuela recibiendo sola todas las putadas de las víboras con uniforme que rondaban los pasillos.

Después de un rato intentando hacerla recapacitar, Danny se fue. Así, sin más. Dijo "Pues vale", como si fuese la respuesta más adecuada y se piró. Me quedé con los ojos llorosos y ganas de golpear a las puertas o a los sillones. Y de comer porquerías, también de eso. Pero me resigné y me senté, esperando a que el tren llegase a su destino para poder evadirme de toda aquella mierda.

Finalmente el tren llegó, y como siempre toda la gente empezó a correr para llegar la primera a las puertas de la escuela, como si dieran un premio por ello. Yo me quedé rezagada, sola con mis cosas. Aquel año no empezaba tan bien como esperaba.
avatar
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Oct 10, 2014 2:04 pm

Así que había pasado casi todo el verano en Austria… sonaba bien. Ahora que lo pensaba me arrepentía un poco de no haber intentado contactar con ella durante todas las vacaciones. No es que fuera una persona que se preocupase demasiado por nadie en concreto, pero Circe merecía un poquito más que la mayoría de ellos. Sin embargo, ella me conocía bien, por lo que no se molestó en enfadarse ni en ni siquiera decirme nada, aunque sabía que en el fondo lo pensaba. Ella también era una persona independiente e incluso algo pasota, por lo que no era raro que lo entendiera tan fácilmente. Sobraban palabras entre nosotros en muchas ocasiones, por lo que ni siquiera me molesté en pedir disculpas. – Claro… Santa Circe. – Alcé una ceja y la miré incrédulo, con una media sonrisa en los labios. Era cierto que la rubia tenía sus momentos de amabilidad y podía llegar a ser una de las chicas más encantadoras de Hogwarts si se lo proponía. Lo “malo” era que esa faceta sólo la conocía unos pocos de su alrededor. De hecho siempre había estado seguro de que si nos llevábamos tan bien era porque por casualidades de la vida habíamos coincidido en primer año y habíamos hecho buenas migas desde el principio, porque si no igual me machacaría como hacía con Edward. Al fin y al cabo no me alejaba demasiado de aquel chico, excepto porque desde mi punto de vista yo tenía un poco más de presencia y dos dedos de frente, pero por lo demás éramos bastante parecidos.

Entonces llegó uno de los momentos que recordaría durante mínimo el resto del curso. Edward decidió irse, parecía incómodo (NORMAL, teniendo en cuenta cómo lo estaba apaleando Circe), pero sus intenciones no eran irse sin más. El beso que le plantó a mi amiga hizo que comenzara a reírme como si no hubiera un mañana. Aquel épico momento mezclado con la cara que se le había quedado a mi amiga había sido fascinante. Ni siquiera la cara de póker de Circe hizo que contuviera las lágrimas, cosa que en ocasiones me hacía recatarme un poco. – El chico tiene agallas, tienes que admitirlo. – Dije entre risas, admirando la reacción de la Slytherin. Podía ser que fuera demasiado impulsivo para mi gusto y que le faltara inteligencia en muchas ocasiones, pero aún así se había convertido en mi héroe de aquel curso.

Yo me lo estaba pasando pipa, sin embargo, parecía el único, ya que nuestro amigo tejón (en un desde mi punto de vista sabio movimiento) decidió salir de allí pitando. “Un chico listo, después de todo” Circe se limitó a alzar la cabeza a modo de despedida, pero yo, como buen “tocapelotas” que era, no pude evitar soltar una pulla. – Nos vemos, Everdeen. – Claramente ese “nos vemos” iba con intenciones, y no precisamente buenas. - ¿Tú también te vas?  ¿Por qué a todos os ha dado por largaros? ¿Huelo mal o algo? – Pregunté haciendo como que me olía a mí mismo y encogiéndome de hombros. – A mi Axe nunca me abandona. – Bromeé, dejándole paso a Circe para que pudiera salir. – Ya, ya… Soy un desastre. – Admití, ya que al final me había soltado lo de la carta. Y tenía razón, por lo que no iba a discutírselo. – Hasta luego rubia.“En fin… Me echaré un rato, entonces” Caí rendido minutos después, esperando que aquel curso me esperara algo grandioso, porque si no iba a aburrirme del todo de aquel estúpido Colegio y no era plan, así que a ver si la suerte me sonreía y algo emocionante daba vida a todo aquel muermo.
avatar
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.