Situación Actual
10º-19º
24 octubre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Wolfgang R.Mejor PJ ♂
Lluna F.Mejor PJ ♀
Eva W.Mejor User
Melissa M.Mejor roler
Gwen & KyleMejor dúo
Giovanni M.Mejor novato
Niara S.Especial I.
Iris L.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Paseo Fiona y Sirius:

Invitado el Sáb Jul 26, 2014 10:48 pm

Era una de las pocas veces que salía de Grimmauld Place. Se me hacía extraño, desde que me escapé de Azkabán, todo el mundo me persigue y he de andar con sumo cuidado para que no me descubran.
Decido quedar con una antigua amiga, Fiona, quería saber de ella, doce años en Azkabán sin saber nada de tus antiguos amig@s y compañer@s se hacía difícil de asimilar.
Le envíe una carta citándola en las Tres Escobas. Avisé de que iría de incógnito para no llamar la atención, pero de una forma en la que ella pudiera reconocerme fácilmente.
Al llegar el día fui a las Tres Escobas.

avatar
InvitadoInvitado

Fiona T. Shadows el Dom Jul 27, 2014 12:16 am

Hacía un par de días que había recibido una lechuza sin dueño. Un pequeño animal con las plumas destartaladas y en bastante mal estado. De primeras, aquello no le había causado precisamente una buena impresión pero como bien dicen, la curiosidad mató al gato, por lo que acabó cogiendo el pequeño pergamino atado en la pata del animal. Leyó el contenido de aquel pergamino con letras cursivas y quedó sorprendida. No sabía si sorprendida para bien, o quizá para mal. ¿Cuántos años habían pasado? ¿Doce? ¿Trece? Siempre había sido un desastre para las fechas, pero recordaba a la perfección al hombre que había decidido citarla aquella tarde de verano en el pueblo de Hogsmade.

La castaña solo tenía trece años cuando la tragedia de los Potter había tenido lugar. Cuando el conocido como el Señor Tenebroso al que tanto veneraban sus compañeros de Slytherin había caído y desaparecido durante tantos años. Hasta ahora, pues muchos eran los que estaban convencidos de su vuelta, mientras otros tantos simplemente se divertían lanzando maleficios en nombre de un antiguo y desaparecido mal. A fin de cuentas, siempre había subnormales, incluso con trece años lo había pensado y ahora con veinticinco lo seguía haciendo. – Una cerveza de mantequilla. – Dicho esto en la barra esperó a tener su bebida y tomó asiento en una de las mesas más apartadas de la entrada principal. ¿Acaso había hecho bien en aparecer en aquel lugar? Si la información era cierta, estaba ante un preso fugado y su deber sería detenerlo, aunque teniendo en cuenta que nunca le había hecho demasiado caso a aquello del deber relacionado con el Ministerio de Magia, tampoco importaba demasiado.

Observó el local mientras sus ojos se perdían por la gente que allí estaba sentada. Por suerte, el curso ya había acabado y no había demasiada gente por Hogsmade, tan sólo un grupo de hombres jugando a los naipes explosivos a pocos metros de la entrada y un par de personas dispersadas por la sala sin dar demasiada importancia al resto de los allí presentes. Tomó un tragó largo de la bebida y buscó en el interior del bolso un libro con el que entretenerse mientras aguardaba, pues sabía que de aparecer lo haría de un modo difícil de reconocer.  


Patata:

avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 724
Puntos : 546
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows

Invitado el Lun Jul 28, 2014 9:25 pm

-vio como se sentaba y la estuvo contemplando durante bastante tiempo, demasiado para su gusto. Había coincidido con ella tiempo atrás y no se podía creer que aquella muchacha fuera la misma chica de trece años, que había conocido cuando solo tenía veintitantos años.
Miro un pequeño reloj de pared que hay en el establecimiento y decido que ya es hora de aparecer en escena. Estaba oculto tras una capa que me llegaba a los pies, pero sabía que me reconocería en cuanto me acercara a ella.
Comencé a caminar lentamente y me detuve en la mesa en la que se había sentado -Señorita Shadows, que gusto verla de nuevo- dije formando una sonrisa ladeada a pesar de que no podía verla.
La miro pensando qué podría pasar si me sentaba a su lado ¿me escucharía o me detendría? Si optaba por lo segundo, debía despedirme ya de mi libertad y regresar a aquella mugrienta celda de Azkabán. Respiré y lancé un pequeño suspiro. "La suerte está echada" pensé para mí mismo.

[
avatar
InvitadoInvitado

Fiona T. Shadows el Lun Jul 28, 2014 9:59 pm

Leía sin apenas mostrar apenas interés por aquello que leía. La información se agolpaba en su mente y tenía que releer una y otra vez cada párrafo para dotarlo de algún sentido. Estaba distraída, e incluso ella se había dado cuenta de aquello. Levantó la vista del libro sin variar lo más mínimo su postura y buscó entre los presentes rastro alguno de Sirius, pero no encontró lo que buscaba. Volvió a sumergirse una vez más entre aquellas páginas, ya sin ni si quiera leer, sino limitándose a mirar como las letras formaban su propio mural incoloro sobre las páginas. Su mente estaba demasiado pendiente de lo que sucedería en pocos minutos que ni si quiera notó cómo alguien se acercaba a la mesa en la que se encontraba sentada.

La voz de un hombre refiriéndose a ella hizo que sus pulsaciones se aceleraran debido a la sorpresa. Intentó no mostrar nerviosismo alguno en su rostro, pero lo cierto era que tenía las pulsaciones por las nubes debido al susto. Cerró el libro sin si quiera levantar la vista hacia su acompañante. Hurgó en el bolso y volvió a guardar la edición de bolsillo de novela muggle que había intentado leer minutos antes y dejó el bolso sobre la mesa. – Las Tres Escobas es un lugar bastante… Peculiar para alguien como tú. – Dijo la castaña. Teniendo en cuenta que no hacía demasiado tiempo que se había fugado de Azkaban y que todo el Mundo Mágico andaba en su búsqueda, podría resultar peligroso. Sirius no era una persona que considerara  realizar una acción u otra por sus consecuencias, más bien actuaba según creía sin importar su propia suerte. – No muerdo, puedes sentarte. – Añadió antes de dar un sorbo de nuevo a la cerveza de mantequilla.

A decir verdad, todo aquello podría resultar violento. Por mucho que tiempo atrás ambos habían tenido cierta relación de cordialidad, incluso de amistad, ambos sabían que había sido de Sirius en los últimos años. Debido a un incidente causado por el hombre, había pasado los últimos años en Azkaban y ahora no era más que un preso en búsqueda y captura. Fly no debía de haber dudado en ningún momento. Su deber como aurora era arrestarlo y llevarlo al Ministerio de Magia para que fuera devuelto a la prisión de la que nunca debía haber escapado. Pero no, no tenía intención alguna de hacer aquello. La curiosidad… Oh, peligrosa aliada. La curiosidad no le permitía pensar en lo que debía o no debía hacer, sino que favorecía que pasara el resto de su tarde charlando con alguien que formaba parte de un pasado que ahora se veía tan lejano. – Todo el mundo te sigue buscando, ¿Qué te ha hecho salir de tu escondite? – Preguntó con curiosidad. El Mundo Mágico en su totalidad buscaba al preso que, aunque Fly desconocía, era totalmente inocente. No tenía intención de que Sirius supiera que ahora trabajaba para el Ministerio de Magia, ni mucho menos que había acabado como Aurora; al menos no por el momento. Tan sólo quería saber por qué el hombre había decidido dejar el lugar seguro en el que se escondía del mundo y conocer la verdad, o al menos su testimonio, sobre lo que había pasado en aquella noche en la que había sido detenido por participar en el asesinato de los Potter. ¿Acaso creía en la versión oficial? Ni de lejos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 724
Puntos : 546
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows

Invitado el Miér Jul 30, 2014 5:18 pm

Lanzó otro hondo suspiro antes de sentarse y comentó por lo bajo de forma que solo ella pudiera escucharlo -vaya, vaya, no has cambiado nada- formó una pequeña sonrisa a pesar de que no podía verla. -Te estarás preguntando el por qué te he citado aquí- "y la verdad, yo también me lo preguntaría si estuviera en tu lugar" pensó él, aunque obvió decirlo.

Se quedó en silencio pensando cómo podría empezar, mientras notaba que un escalofrío recorría su espalda y pequeñas gotas de sudor le recorrían la frente. Sería la primera vez que contaba la historia de aquella noche a una persona y se estaba preguntando cuál sería su relación. Pensó que si había querido venir hasta allí sería por algo, aunque seguía dudando de cuáles eran las intenciones. ¿Escucharlo o capturarlo? Sin más dilación, a pesar de tener un nudo en la garganta, dijo -dime que quieres saber y yo intentaré responder a cada una de tus preguntas-. Se quedó callado esperando la reacción de ella. Se echó hacia atrás hasta dar con el respaldo de la silla y cruzó tanto piernas como brazos esperando una respuesta por parte de la chica.

avatar
InvitadoInvitado

Fiona T. Shadows el Sáb Ago 09, 2014 12:43 pm

El ambiente en Las Tres Escobas era de lo más relajado, pues la mayoría de los alumnos de Hogwarts dejaban de acercarse a Hogsmade en cuanto el curso escolar acababa. Por su parte, las personas que se encontraban en aquella estancia no parecían demasiado preocupadas por Fly y su acompañante misterioso, pues seguían metidos en sus banales conversaciones y bebiendo de sus copas prácticamente vacías como si no hubiera un mañana. – Es una manera agradable de decirme que sigo siendo enana, gracias. – Bromeó la castaña mientras movía el contenido de su jarra de cristal a medio vaciar.

Las palabras de Sirius no pudieron dar más en el clavo. Claro que se preguntaba por qué alguien como él había decidido citar a una de sus antiguas amigas en aquel lugar, o en cualquier otro teniendo en cuenta el peligro que corría si alguien le identificaba. Habían pasado años desde la última vez que ambos se vieron y en aquella última ocasión Fly tan solo era una niña de trece años curioseando acerca del Mundo Mágico con un desconocido dispuesto a mostrarle toda la magia que podía llegar a hacer. Pero aquello había acabado cuando Sirius había sido llevado a Azkaban por sus crímenes. A pesar de los años que habían pasado, Fly seguía sin creer posible que alguien como era el Sirius que ella conocía fuera capaz de haber traicionado a sus amigos por un poco de poder. Por ser un mortífago más al lado del señor tenebroso. A día de hoy, seguía pensando que aquello no lo podía haber hecho el Sirius que ella había conocido años atrás. – Sí, estaría bien saberlo, para que engañarnos. – Dio un trago a la cerveza de mantequilla y volvió a depositar la jarra sobre la mesa.

Sirius no tardó en tomar asiento a su lado y ella siguió mirando el contenido de su bebida, como si aquello no fuera algo importante. Como si tener al lado al único mago que había sido capaz de fugarse de Azkaban sin necesidad de un ataque a la prisión por parte de los mortífagos no fuera algo que llamara su atención. Como si en aquel momento no estuviera teniendo un conflicto interno entre curiosidad y responsabilidad. Pero aquello no duró demasiado, pues algo que caracterizaba a Fly era la falta de responsabilidad o, más bien, la necesidad de realizar las acciones como ella las creía correctas y no como unas estúpidas leyes dictaban. - ¿Cómo saliste de Azkaban? – Quizá no era la pregunta más acertada. Debería haber comenzado preguntando sobre su inocencia, viendo si Sirius era capaz de defenderse de unas acusaciones que caían sobre él desde hacía más de una década. Pero no lo hizo.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 724
Puntos : 546
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows

Invitado el Sáb Ago 09, 2014 4:56 pm

-se encoge de hombros, no sabía por dónde podría empezar, no le gustaba hablar de cómo escapó de Azkabán, pues eso significaría tener que revelar que era un animago ilegal, así que pensó en alguna forma que podría decir pero que no tendría que ser la de decir su secreto. - Bueno, salí de la celda y luego me tiré al mar - dijo no muy convencido por la respuesta- el cómo, es más bien un secreto- añadió con una sonrisa - Me gustaría contárselo, pero viendo que es Auror, lo más seguro es que me detuviera por ser un fugitivo y por el secreto-dice entre risas-. ¿Alguna cosa más que quiera saber?-preguntó mirándola a los ojos a pesar de que ella no pudiera verlos- Y otra pregunta... ¿cómo es que se ha atrevido a venir sola? Digamos... que podría... haberla herido... -dijo levantando una ceja-. ¿Le pudo la curiosidad? No le haré nada si es lo que se pregunta, pero me gustaría saberlo, solo eso -terminó diciendo sin haber esperado su respuesta. Se inclinó de nuevo en el respaldo y esperó lo que la chica le tenía que decir respecto a la respuesta que él había dado anteriormente-.



avatar
InvitadoInvitado

Fiona T. Shadows el Sáb Ago 16, 2014 6:42 pm

Cada persona puede llegar a esconder miles de secretos en su interior. Nadie está libre, y ningún secreto puede ser guardado eternamente, lo que no quita que las personas luche por mantener su propia Caja de Pandora a buen recaudo para no ser dañados. Nuestros secretos, de algún modo, forman partes de nuestras debilidades. En aquel momento, Sirius había optado por obviar sus cartas y dejarlas bien guardadas en su propia caja, a salvo de las miradas indiscretas y lejos de revelar cómo realmente había salido de Azkaban.

Fly no pudo más que alzar ambas cejas al escuchar su respuesta. Salir de la celda y tirarse al mar, muy inteligente. Negó con la cabeza ante aquella explicación y acabó por encogerse de hombros al escuchar las palabras del que había considerado su amigo tiempo atrás. – Y luego un yate privado te recogió para llevarte al Caribe. – Ironizó mientras movía el contenido amarillento de su jarra por el frío cristal, el cual había comenzado a dejar un cerco de agua en la base de la jarra, mojando así la madera de la mesa. – Si no te he detenido ahora, ¿Por qué piensas que lo haré luego? – Bueno, cierta lógica tenía, pero Fly no era alguien muy lógico, sino más bien que se guiaba por impulsos y luego pensaba si aquello había tenido alguna lógica. – Además, que sea Aurora no significa que esté de servicio. Aunque debería, por eso de estar de servicio las veinticuatro horas del día. Pero por ser tú, te daré el beneficio de la duda.

Fly tomó un sorbo de la bebida mientras escuchaba la pregunta de su acompañante. Era cierto que no era muy inteligente aparecer en aquel lugar sin refuerzos, sin un equipo que apoyara sus movimientos en caso de ser necesario. O mejor aún, que la protegiera en caso de ser necesario. - ¿Quién te ha dicho que he venido sola? – Dejó la jarra sobre la mesa. Obviamente estaba sola, pero eso no tenía porque saberlo él. – Después de años conociéndonos, me sorprendería que me atacaras, además, con todo el Mundo Mágico tras tu pista no sería sensato atacar a alguien en mitad de Las Tres Escobas. – Miró el lugar, no había demasiada gente pero sí la suficiente como para capturarlo sin problemas. Era uno contra más de diez, por muy gran mago que hubiera sido había pasado años alejado de una varita. – Además, no harías daño ni a una mosca. – Negó con la cabeza. Fly y Sirius se habían conocido cuando la castaña aún estudiaba en Hogwarts y en ese mismo periodo de tiempo había sido detenido por, supuestamente, trabajar para Lord Voldemort. Fly no era una persona trabajadora y tendía a no enterarse de la mitad de las cosas que pasaban, pero había indagado en los archivos de aquel caso y no había prueba ni evidencia alguna. Lo único que probaba la culpabilidad de Sirius Black en los crímenes por los cuales había sido acusado, era la falta de otro sospechoso al que poder culpar. – Sigo tan curiosa como siempre. – Acabó el contenido de su vaso. – Y no es para menos cuando, precisamente tú, decides salir de tu escondite para contactar conmigo. Así que dime, ¿Por qué me has hecho venir hasta aquí?
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 724
Puntos : 546
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t517-fiona-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://www.expectopatronum-rpg.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 http://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.