Situación Actual
19º-23º
25 septiembre -> luna llena
Entrevista
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
Awards
Nathaniel B.Mejor PJ ♂
Claryssa O.Mejor PJ ♀
Bianca V.Mejor User
Samantha L.Mejor roler
Danny & EdwardMejor dúo
Ryan G.Especial I
Samantha L.Especial II.
S. Rox J.Premio Admin
Redes Sociales
2añosonline

Just Another Girl [Rhea Jackson]

Circe A. Masbecth el Lun Sep 22, 2014 3:40 pm

Just Another Girl

▲Biblioteca de Hogwarts. ▲Viernes, ocho y media de la tarde. ▲Rhea Jackson ▲


Apenas hacía una hora que había salido de pociones cuando decidió subir a la Biblioteca. La Sala Común estaba a rebosar aquella tarde, pues todos los Slytherin parecían haberse puesto de acuerdo para no tener nada que hacer con sus vidas en dicho momento. Cansada de los gritos de unos y las tonterías de otros, se había encerrado en su dormitorio, de tal forma que la puerta no podía abrirse por fuera. Sus compañeras no habían tardado en subir a su habitación para arreglarse para la cena y habían acabado golpeando la puerta como si de una manada de leones hambrientos se trataran.

Los golpes y gritos provenientes de las escaleras habían hecho que la rubia saltara de la cama sobre la que se encontraba leyendo y abriera la puerta de par en par. – No puedes hacer eso. – Había dicho una de ellas. – Ese dormitorio es de todas y no puedes… - Circe ni si quiera se había parado a escuchar aquellas voces diciendo sandeces similares a las que los críos de primer año decían. Había salido y sin si quiera dedicarles una corta mirada, había pasado golpeándolas a todas con los hombros y bajando las escaleras hasta el comedor principal de la Sala Común. - ¡Circe! – La voz de aquella joven lo único que hacía era despertar en la rubia ganas de arrancarle las cuerdas vocales como si de simples hilos se tratara.

No dijo nada a nadie. Ni un saludo ni una despedida. Atravesó el salón principal bajo la mirada atenta de todos los que estaban allí, como si de un bicho raro se tratara. Se giró para mirar a un grupo de alumnos de cuarto curso que cuchicheaban con cara de pocos amigos. - ¿Y a ti que te pasa, imbécil? – Pasó entre ellos, golpeándolos al pasar y salió de la Sala Común, sin darle ninguna importancia a lo que había dejado atrás. Añoraba su casa. Añoraba poder estar tranquila en su habitación con la única compañía de aquel pequeño gato negro que sus padres le habían regalado por Navidad años atrás, como al resto de sus hermanos. Añoraba encontrarse por el pasillo a Selina y que esta ni si quiera se dignara a dirigirle la mirada. Añoraba el olor a marihuana y vaca mojada que inundaba la casa cuando Odiseo iba a pasar el día sin que sus padres se enteraran. Añoraba entrar al dormitorio de Ulises sin avisar y toparse con el joven mirándose en el espejo y cambiando sus rasgos a su antojo. Incluso añoraba a Draken, quizá al que más de ellos.

Subió las escaleras a regañadientes sin ni si quiera saber a dónde dirigirse. Podía ir a cualquier lugar del castillo, ni si quiera tenía hambre aquella noche. No pensaba bajar a cenar, ya tendría tiempo para toparse con sus compañeras de dormitorio horas después, o con suerte evitarlas durante lo que quedaba de curso si era posible. Pero como si se tratara de un camino previamente premeditado, sus pasos fueron en la dirección que más frecuentaban tomar: la biblioteca.

Aquellas escaleras que se movían de un lado a otro a su antojo la condujeron al cuarto piso, a pocos metros de la puerta secundaria de la Biblioteca. Tan rápido como abrió la puerta, la cerró tras de sí, encaminándose a una zona que solía estar poco transitada. En sí, la Biblioteca estaba prácticamente vacía cuando aún no habían empezado los exámenes, especialmente las zonas dedicadas a los libros y no al estudio. Circe había perfeccionado a lo largo de los años el lugar perfecto en el que situarse y no ser molestada. A nadie le gustaba la Historia de la Magia, y aquella sección estaría vacía de no ser por ella en aquel momento.

Se subió con cuidado a un taburete y buscó a tientas uno de los libros que andaba buscando. No tardó mucho en dar con él y tomó asiento en el suelo, en un pequeño espacio que había entre dos estanterías y un escritorio. Perfecto para que nadie la molestara y, mejor, para que nadie pudiera verla.


Spoiler:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.270
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1335
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Rhea Jackson el Miér Sep 24, 2014 12:23 am

Yo no soy de esas personas a las que les gusta más el verano que la época escolar. Tampoco de esos que opinan lo contrario, pero si era cierto que el verano estaba empezando a ser ligeramente tedioso para mi. Y eso que me habían pasado bastantes cosas, como que había dado mi primer beso o que casi me atracan y me salvé por un pelo. Aun así, tenía ya ganas de empezar. Con lo que no contaba es con que una de mis primeras clases fuese historia de la magia. ¿A quien se le ocurre? No se puede empezar tan fuerte porque dejas a los alumnos confusos. Además nos habían puesto un montón de deberes con la escusa de que teníamos que espabilar al volver de vacaciones. Me daba pereza solo de pensarlo, pero prefería sacarme los deberes de encima cuanto antes y terminar sumergiéndome en mis cosas y en un buen libro justo al terminarlos. No es como si no tuviera cosas en las que pensar...como en Fren. Maldita sea, no entiendo nada.

En mi afán por no pensar y terminar pronto mis deberes, decidí pasar de la cena y dedicarme a mis deberes. Lo cierto era que solo de pensar en cenar se me revolvía el estómago. Supongo que estaba nerviosa, y supongo que de esos nervios derivaban las ganas de pelea que tenía últimamente, aunque por suerte había podido controlarlas.

Me fui a la biblioteca sin pararme mucho por el camino. No era una chica popular así que tampoco es que tuviera un ejército de fans buscando mi atención. Era más bien invisible en general y era una cualidad que a veces disfrutaba explotando, por eso me fui a la biblioteca y me perdí entre las estanterías buscando el libro adecuado para mis deberes y el sitio silencioso correcto para llevarlos a cabo. No tardé en encontrar un sitio perfecto cerca del libro que necesitaba así que, en aquel rincón oscuro de la biblioteca, cogí mi libro y me senté en el único escritorio que había dispuesta a hacer mis deberes. Pero nada más sentarme vi algo rubio y con vida sentado en el suelo a lo que había ignorado hasta ese momento. No tardé mucho en reconocer a la persona. Era esa chica prepotente que se había enfadado un día que me escuchó llamar a mi lechuza. No entendía del todo el porqué de su enfado pero desde entonces me había estado tratando como la mierda.

Dejé caer la cabeza hacia atrás con desgana y resoplé al verla, pero no me moví de mi sitio. Ella no me iba a mover de mi sitio, pero me preguntaba que haría allí, lejos de toda la atención que tanto parecía querer, y de los focos y los chicos y esas cosas que supongo que preocupan a las chicas "monas" como ella.


off:
Perdón por la tardanza! Embarassed
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Circe A. Masbecth el Miér Sep 24, 2014 3:32 pm

Pasó un par de páginas sin encontrar el capítulo que andaba buscando. Alguien había tenido la magnífica idea de  arrancar el índice de aquel libro y no estaba cien por cien segura de si aquella información estaba en ese libro. Pasaron cinco minutos y otras tantas páginas, pero no encontraba nada. Rodó los ojos y apoyó la cabeza contra la madera del mueble, cansada de buscar y no encontrar. Era una persona que cuando quería algo lo quería en aquel preciso instante. No tenía razones por las cuales estar esperando a que llegara algo cuando ella lo quería en aquel momento. Era caprichosa. Oh, Circe Masbecth era la más caprichosa de los cinco hermanos, y la que más se enfadaba cuando no lograba aquello que conseguía. No conocía lo que era la paciencia en muchos aspectos, y ese era uno de ellos.

Colocó la túnica cubriendo el uniforme que ni si quiera había tenido tiempo para quitarse y  se levantó con ayuda de su mano libre. Seguiría buscando por aquellos estantes el libro que el curso pasado había dejado a medio leer. Por fuera todos resultaban ser iguales, cuando por dentro no podían ser más diferentes. Lo mismo pasaba con la joven que se encontró nada más levantarse. A simple vista Rhea podía parecer una persona más, incluso una que mereciera su atención. A Circe no le importaba en absoluto aquella estúpida separación entre casas. Le daba igual que sus amigos estuvieran en Ravenclaw que en Slytherin, pero había algo que sí consideraba que debía ser separado del resto, y eran aquellos cuyo linaje no procedía de magos. Circe no entendía cómo la magia podía aparecer en personas nacidas de muggles y la única explicación posible era el robo de magia, o eso decían en su familia. Nunca lo había creído, pues robar magia era algo totalmente imposible. Un muggle con varita puede hacer magia, claro que puede, pero nunca al nivel de un mago, aunque este sea de baja categoría. No tenía explicación para aquella magia que surgía de personas cuya procedencia era muggle, pero alguna tenía que haber, y no podía ser ninguna buena.

Cogió impulso hasta apoyar ambas rodillas en el mueble en el que se encontraba la chica, sin preocuparse por si molestaba. Miró entre los títulos pasando el dedo índice por cada uno de los libros y dejó el que llevaba entre sus manos en uno de los huecos vacíos. Siguió leyendo y cogió otro situado a pocos espacios de diferencia. ¿Cómo no podía haberse dado cuenta de que había cogido la segunda parte del libro y no la primera? Se quedó en aquella posición, pasando las páginas del libro hasta dar con el capítulo que andaba buscando. Una sonrisa se dibujó en sus labios al dar con él y esta vez se sentó, apoyando la espalda en las estanterías y a escasos centímetros de la chica que intentaba hacer sus deberes. Circe no era una persona empática, no pensaba cómo sentarían sus actos o comentarios a los demás, y aquello parecía no cambiar con el paso de los años. - ¿A los de tu clase también les mandan estudiar Historia de la Magia? Y yo pensando que vosotros solo estudiaríais las estúpidas guerras entre muggles y supuestos descubrimientos de lugares que ya existían… - Ironizó la rubia mientras estiraba ambas piernas para, finalmente, bajar de aquel lugar.

Apoyó el libro en el canto de una de las estanterías y lo dejó reposando ahí, mientras se cruzaba de hombros y miraba a la joven. Ni si quiera conocía su nombre, tan sólo sabía que era hija de muggles y que su lechuza se llamaba Circe. La rubia solía tener controlada a la gente con la que podía juntarse y con la que no una vez les veía la cara, y aquella chica se había llevado su atención al llamar un día a su lechuza. No había tardado demasiado en enterarse que era hija de muggles y había decidido que si de por sí ya le caía mal por tener una lechuza con su nombre, a partir de ese momento sería peor por su procedencia.

OFF: ¿Dos días? JAJAJAJA Eso no es tardar D:
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.270
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1335
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Rhea Jackson el Miér Oct 01, 2014 7:32 pm

Intenté con todas mis fuerzas ignorar a la persona rubia que estaba a mi lado y que por algún motivo había decidido odiarme desde la primera vez que me vio. Supongo que siempre hay gente que te cruza porque sí, porque les gusta cruzar a la gente aleatoriamente. O no le gustaba mi uniforme, o mi casta o mi cara. La verdad es que había dejado de importarme en el momento en el que un día por los pasillos colmó mi paciencia tras muchos y variados comentarios. Supongo que simplemente me pilló de malas, pero hasta yo tengo un límite. Límite que se vio de nuevo sobrepasado cuando al levantarse movió toda la mesa en la que yo estaba, haciendo que mi pluma rasgase el pergamino de una manera muy poco apropiada para unos deberes y obligándome a volver a empezar. Giré los ojos y apreté los dientes, aguantándome las ganas de ponerle las cosas en su sitio de una vez por todo a la muñeca de porcelana del demonio.

Se movió, buscando otro libro supongo, y mi mente se esforzó por olvidarla y concentrarme en mi tarea para poder hacerla con cierta tranquilidad. Sin embargo, me duró poco, porque en cuanto se cansó decidió hablarme. ¿Qué le pasaba? ¿No tenía nada mejor que hacer? ¿Ningún espejo que romper de tanto mirarse? ¿Ninguna bombilla que afeitar? No estaba muy segura de si su cerebro daría para algo tan complicado como afeitar bombillas, pero en ese momento prefería que se largase a averiguarlo antes de tener que soportarla y liberar toda la santa ira que llevaba dentro. Respiré profundamente antes de contestar.

- Los de mi clase tenemos cerebro suficiente para estudiar las dos historias. Algo que parece no poder decirse de los de la tuya, o al menos de ti- dije sin mirarla pero con un claro tono de desprecio en la voz. Me resultaba patético. Todo aquel que juzgase a otro por lo que fuesen sus padres me parecía patético, ya fuese mago o muggle. Estaba segura de que en un duelo en igualdad de condiciones, la nena esta no me daría precisamente una paliza.- Aunque por lo que yo sé, a ti también te gustan...ciertos vicios de los de mi clase- dije girándome lentamente saboreando el momento. La miré como si acabase de hacer la jugada maestra para dominar el mundo y al mismo tiempo estando totalmente convencida de que acababa de decir algo que desataría una pequeña catástrofe. Aun así, me dió igual. Sonreí mientras la miraba con esa mirada tan clara de: BAZINGA!

Lo más triste de todo es que si su cabeza daba para leer historia de la magia a solas y comprenderla e ir al cine con tranquilidad, toda esa fachada suya no era más que eso. Así que básicamente era una persona triste que lo único que quería era parecer una niña mimada y borde mientras probablemente por las noches lloraba desconsolada abrazada a su osito de peluche, llamado Esponjoso, y pidiendo ver de nuevo a su mamá.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Circe A. Masbecth el Jue Oct 02, 2014 7:36 pm

Su espalda permanecía apoyada contra las estanterías, lo cual había dejado de ser cómodo en el mismo instante en el que se posó contra ellas. Movió su cuerpo ligeramente hacia delante y finalmente abandonó aquella posición sobre el escritorio, dando por sentado que si quedaba en una nueva posición estaría más cómoda. Pero no lo estaba. Circe era un culo inquieto por naturaleza. Una persona que se cansa de cualquier cosa en el momento que la tiene y que no sabe que es la paciencia para esperar a que llegue el siguiente evento. Ahora ansiaba ver la reacción de aquella chiquilla, como si fuera un tipo de experimento social y Rhea fuera su particular ratón de laboratorio.

Movió los dedos bajo la túnica, la cual llegaba a cubrir sus manos de lo larga que era. Por alguna razón siempre había preferido la ropa grande a la pequeña, y en cuanto a su túnica, ni si quiera era la suya. Si no recordaba mal, era la de Edward, quien la había dejado sobre uno de los sillones de la Sala Común y había tenido la mala suerte de que una de sus compañeras cuya diversión era molestarlo, la había cogido para usarla por no tener que ir a su dormitorio en busca de la propia. Por suerte, Edward no olía precisamente mal y tenía la mala costumbre de no llevar toda su ropa encima, por lo que quizá tardaría en notar más de la cuenta que su túnica no estaba donde la había dejado. De ese modo tenía dos razones para tener que verle y que este no pudiera salir corriendo como acostumbraba a hacer. Tenía su túnica y tenía que ponerle las pelotas de pajarita por haberse atrevido a acercarse a ella en el tren.

La respuesta de la chica no tardó. Quizá llegó demasiado tarde para una persona como Circe, pero ni si quiera habían pasado veinte segundos cuando la voz de Rhea rompió el silencio reinante en la biblioteca durante aquella noche. La mayor parte de los alumnos estaban en la cena, por lo que si de por sí aquel lugar solía estar vacío, en aquel momento eran las dos únicas personas en la sección de historia. - ¿Ciertos vicios de los de tu clase? – Circe había reparado en los encuentros casuales que se habían producido entre ambas, pero optó por borrar ese mal recuerdo de su mente y se limitó a actuar como si no supiese de que estaba hablando la chica. Dejó una de sus manos al lado de su cara, estirando uno de sus dedos como si realmente estuviera pensando acerca de lo que decía la chica, mientras que sus ojos habían ido a parar al techo. – No sé de qué me hablas, los de tu clase tenéis vicios muy extraños. – Bajó la vista de nuevo a la chica y en aquel momento una bombilla imaginaria se encendió en su cabeza.

Abrió la boca como si la idea golpease el interior de su cabeza y bajó la mano, volviendo a cruzarse de brazos manteniendo su postura inicial. - ¿Te refieres a darnos el lote entre hermanos o a besar a alguien y que este salga corriendo? – Negó con la cabeza, como si realmente creyera alguna de las palabras que acababan de salir por su boca. Ella misma había aparecido en Corazón de Bruja aquel mismo mes por haber acabado en el armario de las escobas con un alumno que ni si quiera conocía, por lo no creía que Rhea y aquel chico fueran hermanos o que si quiera se hubieran besado.

Cambió de nuevo de posición, esta vez reclinándose sobre el escritorio y apoyando ambos codos sobre este, sujetando a su vez su cabeza entre las manos. Miró a Rhea, quien ahora se encontraba casi a su altura y sonrió. - Rhea, ¿Verdad? – Preguntó. Jamás habían cruzado palabra alguna salvo para que algún que otro comentario ofensivo y no había tenido la necesidad de conocer su nombre, pero gracias a aquel artículo ahora lo conocía. - Seguro que no tienes precisamente muchas amigas a las que contarles esa experiencia y no tengo intención de ser una de ellas, pero, ¿No me vas a decir cómo fue ese primer beso? – Alzó ambas cejas y una sonrisa surgió en su rostro. No le interesaba lo más mínimo la respuesta de la chica, lo único que buscaba era divertirse y acabar saliendo de la biblioteca sin parecer tener relación alguna con aquellos libros que inundaban sus estanterías. - ¿Tan malo fue como para que tu amiguito saliera corriendo? - Se mordió el labio inferior divertida.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.270
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1335
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Rhea Jackson el Jue Oct 09, 2014 8:22 pm

Que ella se hiciese la loca sobre temas que ambas conocíamos me hizo sentir que había conseguido una pequeña victoria. Mi sonrisa se amplió por motivos que no me hacen sentir orgullosa generalmente y por eso, decidí darme la vuelta y seguir con mis deberes antes de seguirle más el rollo a la serpiente que me tenía en aquel momento como entretenimiento. Sin embargo, nada más girarme dijo algo que hizo que, de un modo inconsciente, toda la sangre desapareciese de mi cara para volver segundos después agolpada a mis mejillas, haciendo que yo pareciese más una hortaliza madura que una persona.

- Lo de los besos entre hermanos seguro que no es desconocido para ti, si tu sangre es tan limpia como comentas a gritos por los pasillos a todo aquel que quiera oírlo- dije con cierto odio y sin pensar demasiado tiempo si lo que decía era verdad o estaba exagerando como una loca. Había tocado el tema del momento y aun necesitaba digerirlo para afrontar cosas como los comentarios de Circe, pero ella parecía saberlo y no tenía intención de parar de meterse conmigo.

Oír mi nombre en sus labios me resultó extraño y desagradable. En general, no me gusta que la gente desagradable diga mi nombre porque me parece que lo escupen o algo así y con ella...esa sensación se incrementaba mucho.

- Uff...Fue terrible, ¿sabes? Estaba deseando contárselo a alguien- dije totalmente sobre actuada como una niña pija y repipí- ¿A quién podría gustarle besar a alguien como él? -dije haciéndome la asqueada de una manera totalmente irrisoria. "Viva el sarcasmo" era lo que pasaba por mi mente en ese momento- Pero me han dicho que se tiró a otra en el armario de las escobas y que si nuestro beso fue horrible, ese momento para él fue traumático, tia. Como si se estuviese masturbando con dos piedras de lo sosa, quieta e insípida que era la chica- dije como si le estuviera contando un cotilleo. No sabía si la historia era verdad o no, pero no me importaba lo más mínimo, el tema ahora era que ella pretendía hacerme sentir mal, pero cuando alguien pelea conmigo tiene que tener en cuenta que antes de morir me llevaré alguna parte de mi adversario conmigo, probablemente una oreja. Levanté las cejas y la miré con la cabeza ladeada- ¿Era eso lo que querías oír? ¿Ya eres feliz? Espero que sí, para que te vayas de una vez antes de que alguien más te vea por aquí y descubra que eres tan triste que finges ser estúpida para que te acepten un rebaño de ovejas disléxicas- Dije justo antes de dar un golpe seco con la cabeza y dedicarme de nuevo a mis deberes.

- Ahora, ¿por qué no le haces un favor al mundo y te vas un rato al infierno?- dije sin volver a mirarla mientras me ponía a escribir una vez más. Estaba deseando terminar los deberes, el día se me estaba antojando demasiado largo y el uniforme ya empezaba a molestarme con sus enormes mangas y su corbata y falda. Además estaba molesta por haber salido en esa revista, aunque la mitad de lo que dijesen fuese mentira. A mi me gustaba pasar desapercibida y lo de salir en los medios conseguía exactamente el efecto contrario. Era agotador para mi.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Circe A. Masbecth el Dom Oct 12, 2014 11:47 am

No existía una familia sangre limpia cuyo linaje no tuviera una unión entre hermanos, y Circe era consciente de aquello. Lo cierto es que no le importaba lo más mínimo con quien se acostaban o dejaban de acostarse sus antepasados, pues por suerte sus padres no eran hermanos y ninguno de sus hermanos había salido retrasado. Sin contar a Odiseo, que era un caso aparte con su vaca y con sus porros.

Mantuvo la mirada clavada en la chica mientras permanecía con los brazos cruzados y apoyando su espalda en las estanterías del lado opuesto. Una sonrisa amplia e irónica se dibujó en su rostro al oír las palabras de la chica, como si realmente aquello le importara lo más mínimo. – La diferencia es que nosotros sabemos que somos hermanos. – Abrió los ojos algo más alzando así las cejas, como si aquello fuera cierto. – Otros tienen que enterarse por revistas del corazón. Que inocentes, ¿No crees? – Añadió sin apartar la vista de la chica. Circe era ese tipo de personas que no se cortaba a la hora de mirar a las personas, bien fuera en momentos como aquello o en otros más incómodos como podía tratarse una clase. Si algo merecía su atención en aquel momento, la tenía toda. Y Rhea en aquel preciso momento tenía toda la atención de la rubia.

Circe dudaba que las personas con las que Rhea se relacionaba pudieran considerarse amigos. Suponía que en su grupo podría estar Danny, una sangre limpia que alardeaba de estar orgullosa de ser Hufflepuff (algo que a Circe le importaba menos que la vida sexual de Albus Dumbledore) y de juntarse con aquel tipo de calaña. Además, tenía el don de sacar de quicio a Circe con sólo abrir la boca. Y luego estaría Luke, quien parecía ser el amigo que se dedicaba a lamerle el culo a Danny. Lo más posible era que en aquel grupo de Hufflepuff’s hubiera algún miembro más, pero ni lo sabía ni le importaba. El caso era que si sus amigos eran aquellos, era mejor no tenerlos.

Escuchó el resto de las palabras de la chica mientras había quedado reclinada sobre el escritorio, quedando así en el punto de mira de la chica por mucho que esta volviera a sus asuntos de pergaminos y plumas. Se mordió la lengua para no ironizar sobre aquel beso entre ambos, pues de querer continuar con la farsa que alguien había decidido mandar a Corazón de Bruja sobre el cuarto de las escobas, no sería adecuado mostrar la verdad de un modo tan evidente. Por lo que prefirió escuchar como la boca de su acompañante se llenaba de sarcasmos e insultos indirectos, lo cual hizo que su sonrisa se agrandara. Había conseguido lo que quería, hacer que alguien que supuestamente era el bien personificado, se mostrara tan rastrero como los Slytherin a los que tanto asco tenían. – ¿Verdad? Aunque eso no es lo que yo tengo entendido. Parece que la sangre sucia nunca fue de su agrado y quería probar con alguien con más… Nivel. – Se encogió de hombros ignorando toda aquella palabrería. Lo gracioso de la situación, es que no tenía ni la más remota idea de quién narices era Fren Mathis.

Se mantuvo en aquella posición mientras que su acompañante ya había pasado a algo de mayor interés como podía ser copiar palabras sin sentido alguno en un pergamino. – Estoy en éxtasis. – Ironizó entrecerrando los ojos. - ¿Ovejas disléxicas? Yo los veía más como animales irracionales en celo, pero no es una mala comparación. – Añadió sin dejar de recostarse sobre la mesa y mirando cómo la chica seguía enfrascada en la tarea.

Cambió de nuevo de posición, esta vez colocando ambas manos sobre el escritorio y usándolo como impulso para sentarse en aquel lugar. Cruzó las piernas y miró hacia la estantería opuesta mientras seguía hablando. Ahora sí que no tenía intención alguna de irse de allí. – Estar compartiendo oxígeno con una sangre sucia ya es bastante infierno. – Rodó los ojos mientras se colocaba la corbata con el emblema de Slytherin. – ¿Dónde te dejaste al eyaculador precoz de tu novio? – Preguntó mientras cogía otro libro de la estantería en la que estaba apoyada y pasaba las páginas sin si quiera leer lo que había en ellas.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.270
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1335
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Rhea Jackson el Dom Oct 12, 2014 6:03 pm

Ese tipo de personas que sacaban de mi lo peor de mi personalidad me agotaban. Una vez mi depósito de paciencia explotaba, no había vuelta atrás, pero por suerte, muy poca gente conocía ese aspecto de mi. Solo habían visto la cara amable. Por eso y a pesar de todo, seguía yo allí escuchando a esa rubia estúpida que no tenía nada que aportarle a mi existencia salvo un rato de odio, pero tal y como me sentía, quizás discutir con una persona que solo parecía buscar que la insultaran era justo lo que necesitaba.

Mientras habláblamos de hermanos besándose y demás incestos varios, yo le sostenía la mirada. Si algo tenía que reconocerle es que miraba a la gente a los ojos sin ningún miedo, pero también había una cantidad insólita de arrogancia y rabia en sus ojos, aunque eso a mi no me amilanaba. Sin embargo, lo que dijo de los hermanos me hizo cambiar radicamente de expresión a una de extrañeza- ¿Desde qué perverso punto de vista esta mejor saber que una persona es tu hermano cuando te lias con él?- dije totalmente sorprendida y con una ceja levantada. Esto ya no era una cosa de no compartir opinión, era una cosa que iba en contra de la naturaleza- Si te enrollas con tu hermano sabiendo con tu hermano es que hay algo muy torcido dentro de tu alma, y además, si te llega a dejar embarazada probablemente saliese con un cerebro más pequeño de lo habitual o con alguna malformación.- Dije casi adoptando una expresión de asco- Pero claro, supongo que para alguien de sangre limpia como tú eso de la biologia, la evolución y la genética serán patrañas de feriantes o algo así.-dije mirándola como si estuviese viéndo a un mono intentando conectar un ordenador. Me resulta terrible ver como algunos magos son tan cerrados a todo lo que los muggles les pueden ofrecer, y ella probablemente fuese una de esas.

Como ella parecía querer seguir con el tema de mi idilio con Fren, yo le solté una retahíla de sarcasmos muy poco propia de mi en situaciones normales. Su comentario sobre que el chico buscaba a alguien de más nivel me hizo levantar una ceja y reírme ligeramente pero con ganas- Pues creo que fue a dar con la chica equivocada, a no ser que también sea tu hermano, que parece que eso es lo que a ti te va.- dije aun riéndome- Pobre chico. Pero bueno, dicen que a la tercera va la vencida. Después de su hermana secreta y una chica que pasea su entrepierna por los armarios de las escobas con un cartel de "Pasen y vean" solo puede mejorar- dije asintiendo ligeramente con la cabeza.

Aun así, no tenía ganas de parar ahí, así que después de soltar todo lo que se me ocurrió, volví a mi tarea y la mande al infierno. Pero para eso también tenía ella réplica. Odiaba profundamente a la gente que no se iba al infierno cuando la mandaba alli, o la gente que al mandarla a la mierda te tocan el brazo y te dicen cosas como: ya llegué. ¿Qué tienen, 5 años? Esa gente me daba ganas de meterle la varita por el ojo e irme tan ancha cantando la melodia del Mago de Oz. En serio, me dan ganas de marcarme un Patrick Bateman con una sierra mecánica con esa gente. Y ella era de ese tipo de gente.- No es mi novio, es mi hermano, ¿recuerdas? y a mi no me va ese rollo. Pero si no está eyaculando sobre ti, y yo que tu me aseguraría porque comentan que es algo rutinario ya para ti- dije sin mirarla e intentando no equivocarme con mis deberes- no tengo ni idea de donde puede estar.- dije finalmente.- Ah, y por si tu cerebro de mosquito no lo captó, no tengo el más mínimo interés en compartir ni mi oxígeno ni mi tiempo contigo así que, si no te importa, o aunque te importe, a partir de ahora, ya que no quieres irte, voy a hacer como si no estuvieras aquí.- dije mirándola al final y dirigiendole una fria sonrisa antes de volver una vez más a mis cosas.

Sentía una exasperación enorme. Ya no solo porque me estuviese molestando, si no porque me estaba molestando todo el rato con el mismo tema. ¿En serio se le podía sacar tanta punta al asunto? Si, oh, besé a mi hermano desconocido. Si, oh, luego se tiró a otra. Ya está, tema acabado. Si iba a seguir insultándome que al menos le echase algo de imaginación. Eso sí, había aguantado dos Sangre sucia, al tercero no respondía de mis actos.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Circe A. Masbecth el Dom Oct 12, 2014 7:18 pm

Si algo divertía especialmente a la rubia era sacar lo peor de las personas, y al parecer con Rhea era posible y quizá por eso mismo, no despertaba en ella tanto asco como podían hacerlo los que eran como ella. Rhea, a pesar de resumirse como una hija de muggles, era diferente al resto de nacidos de muggles, pues no se echaba para atrás cuando alguien se lo decía, sino que atacaba con garras y dientes si era preciso, lo cual hacía de la escena algo mucho más divertido.

Escuchó las palabras de la chica como si realmente aquello fuera posible. ¿Liarse con alguno de sus hermanos? En primer lugar estaba Odiseo, un hombre al que habían creado un puesto nuevo en el Ministerio de Magia debido a lo inútil que resultaba ser en todos los ámbitos mágicos, además de tener una vaca como mascota y usarla como abono natural para la droga que se dedicaba a producir. Seguidamente, Draken, quien era más raro que un perro verde y con unas tendencias homicidas que resultaban incómodas en más de una ocasión. En tercer puesto estaba Ulises, o Sia, según el cambio de sexo que tuviera en aquel momento, otro espectáculo con patas. Y finalmente Selina, quien parecía que en cualquier momento sacaría unas tijeras del bolsillo y se rebanaría el cuello para no seguir viviendo. Una familia digna de mantener un incesto, cuanto menos. Con aquel panorama en casa, la idea de seguirle el juego a su curiosa compañía era más que una opción. – Entonces, ¿En Hufflepuff casi todos deben apellidarse igual no? – Preguntó con fingida curiosidad, como si realmente todos los de esa casa estuvieran emparentados. – Ya decía yo que esas caras y ese modo de hablar tan lento y lento… Ahora mi vida tiene sentido. – Ironizó como si hubiera descubierto un nuevo continente.

Circe rodó los ojos al oír las palabras de Rhea y respondió con el mismo tono de voz que ella había utilizado. – Entonces para los de tu especie eso de los calderos, los unicornios y los duendes no serán más que cuentos de hadas infantiles. - Ironizó sin apartar la vista de la chica. – Al parecer el retraso mental viene unido al color de pelo y somos igual de estúpidas. – Sabía perfectamente que Rhea no era tonta, ni mucho menos. Y por esa misma razón, sabía que no era como el resto, que se creían cualquier tontería bien maquillada. - Quién sabe, al paso que va esto de estar emparentados quizá seamos primas y tengas un padre mago por algún lado. ¿Tu  novio es mestizo verdad? Ahí debe estar nuestra relación entonces. – Obviamente no. Conocía su árbol genealógico como si se tratara de la palma de su mano y sabía que no había ningún mago en su familia que hubiera decidido juntarse con muggles. Hasta Odiseo, quien era un caso aparte digno de estudio.

La sonrisa de Circe creció al ver como la reacción de Rhea era cada vez más exagerada. Todo lo que la rubia había dicho no era más que una sarta de mentiras sin sentido, pero al parecer no parecían terminar de gustar a Rhea. –  Sí, mi afición favorita es pasarme por la piedra a todos mis hermanos. Total, tengo cuatro donde elegir, o cinco. O quizá más. – Añadió siguiendo aquel juego. Tampoco es que tuviera mucho que perder si alguien pensaba que se acostaba con alguno de sus hermanos, no le importaba ni lo más mínimo. – Le falta una mestiza para acabar la colección. O a lo mejor va probando de casa en casa, y ya lleva dos. – Mordió su labio inferior fingiendo cierta preocupación. - Parece que no tiene frenos. Has despertado al monstruo. – Abrió más los ojos y soltó una risita al final.

- Novio, hermano, para el caso es lo mismo. – Movió una de sus manos haciendo varios círculos con ella mientras pasaba las páginas de aquel libro sin prestar atención alguna a las palabras escritas en este. – Seguro que está en el Gran Comedor alardeando sobre cómo te robó tu primer beso. Debe sentirse orgulloso por aquello, ya que por fin se ha acercado a una mujer. – Cerró el libro. - ¿Por qué no pensarás en serio que me acostaría con él? – Rió y dejó el libro nuevamente donde le correspondía. – Al principio pensaba que lo del beso entre ambos era una mentira de esa revista pero viendo tu reacción… Rhea, Rhea, no sé por qué esperaba que aún siendo Hufflepuff tuvieras más categoría. – Eso era cierto. Por alguna razón que no llegaba a comprender, esperaba que Rhea no fuera como aquellos sangre sucia que tendían a juntarse entre ellos. Al parecer, los prejuicios existentes entre magos también existían entre muggles. – Tu amigo debe estar que no cabe en sí de alegría. Dudo que alguna vez llegara a pensar que besaría a una chica, y menos a una que es medianamente mona.

La chica volvió la vista a sus deberes y del mismo modo Circe bajó del escritorio, cruzando sus brazos y mirando la cabeza de su acompañante, quien ya había parecido sumirse en la lectura de aquel pergamino. Giró sobre sí misma y ladeó la cabeza volviendo la vista a las estanterías. Su dedo índice pasó por el torso de un par de libros y luego frenó en seco. Clavó la vista en la estantería, pero su voz iba en la dirección opuesta, hacia la chica que ahora se sumía en sus deberes. – Entonces harás como si no estuviera aquí… - Como si se tratara de un pensamiento, lo dijo en voz alta. – Eso significa que sí te pregunto sobre la fascinante vida de los muggles no me contestarías. – Ironizó. Esa vida no podía ser fascinante ni aunque les pagaran por intentarlo. - O sí pregunto sobre vuestra medicina, o vuestro lento método para viajar de un lugar a otro. O quizá de vuestra literatura, o el cine, o la fotografía. O… ¿Te molesta que hable? La gente suele guardar silencio en las bibliotecas pero puesto que – Miró de un lado a otro. – Sólo estamos tú y yo, puedo hablar en voz alta, ya que no me escuchas. – Realmente se comportaba como si Rhea fuera sorda, y como la capacidad de Circe para salirse de las conversaciones era infinita, no resultaba muy complicado.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.270
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1335
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Rhea Jackson el Lun Oct 27, 2014 7:08 pm

En serio, ¿cómo es posible que alguien le de tantas vueltas al mismo tema en una sola conversación? Acaba agotando a su interlocutor y este termina por optar por darle una colleja solo para callarlo. No sabía si Circe se había visto en esa situación en algún momento, pero secretamente esperaba que sí, y si no era el caso, poder ser yo la que la desvirgara en ese sentido. Se lo estaba ganando a pulso.

- Me alegro de que al menos alguien esté sacando algo de provecho de esta conversación- dije cuando comentó que había encontrado el sentido de la vida al descubrir que todos los Hufflepuff estábamos emparentados. No me molesté ni en replicar, estaba claro que solo la alentaba a continuar metiéndose conmigo, pero tampoco me iba a callar cuando tuviera algo que decir. En mi desvarío sobre genética osé decir que eso de la biología y la genética era leyendas urbanas para los magos como ella, a lo que me respondió que igual que para los muggles lo eran algunas cosas con las que los magos estaban más que familiarizados. Asentí con la cabeza- Sí, exacto, un mago de sangre limpia es igual que un muggle escéptico y de derechas- dije totalmente en serio sin pararme a pesar sobre si estaba siendo irónica o no. No me importaba, lo que le decía era un prejuicio real. No dudaba de que había muggles de sangre limpia a los que la pureza de su sangre se la traía floja, ni que hubiera conservadores muggles que creyesen en los unicornios, pero los que preferían tirarse a sus hermanos sabiendo que son sus hermanos formaban parte de ese grupo que alimentaba el prejuicio.

El tema desvarió un poco más hacia que ella y yo éramos igual de tontas e igual familiares. No pude evitar levantar una ceja con solo pensarlo. Soy una hija de muggles orgullosa de sus orígenes, pero aunque fuese hija de una largo linaje de magos, tenerla en mi familia sería demasiado frustrante y agotador como para no haberlo sabido desde el principio. Las malas noticias siempre llegan primero y esa habría sido una de las que más rápido habría llegado a mi conocimiento.- No me gustaría manchar el impecable delantal que cubre tu linaje con mi presencia. Tan solo suponerlo debe de estar haciendo arder tu cerebro- dije sin más.

Notaba el sarcasmo en sus palabras cada vez que hablaba de tirarse a sus hermanos pero me daba igual.- Admiro profundamente la elasticidad de la vagina de tu madre- dije con sinceridad. Cuatro hijos pueden dejar a cualquier mujer hecha polvo ahí abajo y de la cabeza mejor ni hablar. Pero a juzgar por como era Circe y lo que se comentaba por ahí, esa familia había crecido por vicio y de la educación se habían encargado otros, como las niñeras y cosas así. Cosas de gente rica o simples rumores.

Si Fren estaba cerca debían de estar reventándole los tímpanos de toda la conversación que la Slytherin y yo estábamos teniendo.- Me encanta ir por la vida abriendo cajas de Pandora. Es uno de mis muchos hobbies- dije casi con desgana. No quería que viera lo que me afectaba el tema. No quería que viera que me dolía pensar en Fren besando a otras chicas o acostándose con ella. No tenía ningún derecho a sentirme dolida después de un simple beso y huida, pero así me sentía porque era humana aunque a veces lo odiase. A pesar de todo, cuando dijo que el chico estaría en el Gran Comedor fardando de como me había robado mi primer beso, solté una risa escéptica. No me imaginaba a nadie fardando de un beso conmigo, no tenía ninguna lógica sobre todo teniendo en cuenta que la mitad del Gran Comedor ni siquiera sabría quien era yo hasta el número de Corazón de Bruja.- Por favor, Circe, no me digas esas cosas que voy a pensar que tú también quieres tema conmigo- dije con una sonrisilla a la que siguió el mandarle un aéreo beso que pretendió ser pícaro. Después mi cara acabó con la broma, pasando del besito al asco y hastió que ya estaba muy presente en mi personalidad en ese momento.

Y como ya me había cansado de hablar de hermanos, sexo y rock and roll, sobre todo teniendo que terminar mis deberes, la informé oficialmente de que tenía pensado pasar de su culo hasta que se cansase y se fuese. Oí como cambiaba de libro y como pasaba las páginas con desinterés mientras me seguía hablando y yo intentaba no escucharla. Echaba profundamente de menos mis cascos cuando estas cosas pasaban. Por suerte no era algo asiduo, pero preferiría estar escuchando música, aunque fuera de la peor clase, que estar escuchándola a ella, aun. Sin embargo, mi cerebro no parecía querer desconectar de su voz de niña pija. Sus palabras martilleaban mi psique evitando que me concentrara, así que hice lo que siempre hago cuando mis hermanos se proponen tocarme la moral en casa: tirar de mi repertorio mental de bandas sonoras. La del día era la de Desafío Total, quizás porque prefería imaginarme a Schwarzenegger entrando en la biblioteca y reventándola que seguir aguantando el tema de mis líos de faldas, aunque...¿líos de faldas? No sé si esa expresión se puede usar también correctamente por mujeres, pero sería gracioso ver a Fren con falda, quizás de ese modo Circe y yo dejásemos de meternos la una con la otra y nos riésemos juntas como dos personas de aficiones similares que parece que somos. Seguía pareciéndome triste que una persona tan culta e inteligente como ella se fuese de niña relamía, fácil y repelente, habría supuesto una gran compañía para mi si no fuera por esa fachada....Pero pensarlo mientras sonaba en mi cabeza la banda sonora ya había conseguido distraerme de lo que ella estuviese diciendo en aquel momento, hasta el mundo de que mi pie seguía el ritmo de la música que sonaba en mi cabeza.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Circe A. Masbecth el Mar Oct 28, 2014 7:47 pm

Entre aquellas cuatro paredes y rodeadas por los libros las cosas no podían ser más diferentes de lo esperado. Uno va a la biblioteca con la intención de leer o quizá estudiar. De adelantar esa pila de deberes que se acumulan sobre el escritorio para que el día del examen no tengas que pasarte la noche entera con palillos en los ojos evitando así que los párpados se cierren a causa del sueño. En el caso de Circe y Rhea la tranquilidad de los libros parecía no aparecer por ninguna parte. Ninguna tenía intención de dejar que la otra fuera la encargada de decir la última palabra, como si dos sustancias excesivamente densas entraran en contacto y comenzaran una lucha en el interior del vaso de precipitado para mostrar quién quedaba por encima de quién. Si una de las dos callaba era por el choque de ironías y no porque la conversación hubiera terminado. De morderse la lengua en aquel momento, incluso Rhea hubiera acabado por envenenarse, y por eso Circe seguía en aquel lugar. No conocía a la chica como para poder opinar sobre cómo era o dejaba de ser, pero sus cortos encontronazos habían mostrado que no era tan simple como podía parecer a simple vista o cómo se esperaría que fuera. No era una sangre sucia que escondiera la cabeza entre las patas y saliera despavorida ante el peligro, sino que sacaba lo peor de sí para contraatacar contra su enemigo. Y eso era lo más divertido de todo.

Ladeó la cabeza sin borrar la sonrisa del rostro. No era una persona que fuera de infeliz por la vida, sino todo lo contrario. Podía parecer la persona más despreocupada del mundo por el simple hecho de no borrar la sonrisa del rostro, pero en ese caso realmente le divertía la situación. – Tranquila, mi cerebro lleva ardiendo desde que he visto que sabes leer. – Afirmó sin darle mayor importancia a sus palabras.

En el momento en el que leyó el artículo de Corazón de Bruja no había sentido interés si quiera por saber quién era el tal Fren, pero desde que aquella conversación había comenzado quería cruzarse con él para ver si realmente era tan imbécil como aparentaba serlo en las palabras de ambas.
 
Alzó ambas cejas ante el comentario de Rhea mientras la rubia se comportaba como buena rubia que era. Ambas podían ser tremendamente inteligentes, pero en aquel momento parecían medio retrasadas tocando temas sin mera importancia y metiéndose la una con la otra de los peores modos posibles. – Así tendré un nuevo rumor y acabaré siendo famosa por acostarme con Hufflepuffs. Al menos de ti puedo decir que te conozco, no como de tu novio. – Contestó mientras se encogía de hombros. No era algo que le preocupara ni lo más mínimo, además, estaba claro que ella era mil veces mejor que aquel Hufflepuff, lo que no quería decir que se fuera a juntar con sangre sucias. No. Circe no era la típica Slytherin que sentía repulsión por los tejones, ni mucho menos, pero sí lo hacía ante la gente como Rhea. Por cuestiones relacionadas con su educación, primordialmente, se había criado en un ambiente donde se mostraba al muggle como una criatura simple, estúpida e indefensa frente al poder de un mago. Quizá Circe no acababa de verlos así, pero eso no quería decir que no creyera firmemente que sería adecuado hacer una distinción entre personas que se han criado en un ambienta mágico y personas que no. Si se hubiera criado con aquella familia que era realmente la suya y que desconocía, era posible que no hubiera desarrollado aquel pensamiento. Pero lo que era cierto, era que sin importar el ambiente que había hecho que madurada de un modo u otro, Circe se divertía de ese modo. Si lo pensaba razonadamente, le importaba una mierda, literalmente, la sangre de las personas, tan sólo utilizaba aquello como pretexto para meterse con ellos. Del mismo modo que con cualquier sangre limpia buscaba otro pretexto.

Rhea comenzó a perderse en sus pensamientos mientras Circe seguía con su monólogo. Al parecer lo de ignorar por completo su presencia se lo había tomado realmente en serio y ahora optaba por apagar el interruptor. Su vista seguía clavada en la estantería formada por libros de Historia de la Magia. De haber sido otra persona lo más probable es que hubiera cogido uno de aquellos libros y hubiera seguido leyéndolo como si tal cosa hasta que se cansara. Otras personas hubieran optado por coger el mismo libro y golpear a la rubia hasta la muerte por ignorar a la chica que ahora hablaba consigo misma en voz alta. Pero Circe no era un tipo de persona ni otro.

No cogió ningún libro, sino que viró sobre sí misma y volvió a cruzarse de brazos. Frunció levemente el ceño mirando la figura encorvada de la chica que seguía escribiendo en su pergamino y dio un corto pisotón en el suelo, haciendo que aquello resonara en la biblioteca prácticamente vacía a aquellas horas. - Venga Rhea, ¿Vas a fingir de verdad que no me escuchas? – Rodó los ojos y colocó una mueca de pena fingida y totalmente falsa a simple vista en su rostro. – Si sabes que te encanta conversar con personas que te ven como un ser inferior que no merece estar estudiando entre magos, pero claro, no te lo tomes como algo personas, es culpa de tus padres por tenerte.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.270
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1335
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Rhea Jackson el Lun Nov 03, 2014 10:32 pm

Es increíble como dos personas de una inteligencia respetable pueden conversar sobre cualquier tema trivial mientras se meten la una con la otra y acabar pareciendo dos monos discutiendo por quien tira su caca más lejos. Desconocía que era lo que movía a Circe a meterse conmigo o por qué mi presencia la molestaba, pero era algo que se había ganado a pulso la rubia que no despertase en mi ni la más mínima curiosidad. Y cuando todo continuó girando sobre el eje de mis relaciones amorosas y la procedencia de mi sangre y la suya acabé optando por dejar de prestar atención a toda su palabrería y estupideces. Mis deberes tenían prioridad, pero también tenía muy claro que Circe estaba muy cerca de hacer saltar ese resorte que salta cuando estoy enfadada y muestro una parte de mi muy poco dada a arreglar las cosas con palabras.

En general, soy una persona pacífica con mucha paciencia con la gente. Soy de esas que entiende que todos somos humanos, pero claro, hay humanos y luego personas, y hay ciertos tipos de humanos que me cuesta mucho aguantar. Estaba claro que esta chica era de esa clase. Supongo que no aguanto a la gente como ella porque no estoy preparada para entender su comportamiento su forma de pensar. No soy capaz de ver el mundo como ellos, no me generan ningún tipo de empatía porque no puedo meterme con otros gratuitamente ni juzgarlos por su procedencia. Nunca podré comprender a la gente así, por lo que mientras que pueda se me verá peleando con ellos de una manera u otra. No porque quiera cambiarlos, sino porque parece que tengo un imán y vienen todos a mi. Nunca he sabido el motivo. El problema de mi personalidad, es que cuando mi paciencia se acaba del todo no respondo demasiado bien cuando se dirigen a mi este tipo de personas. Empieza con palabras, pero si terminan con la reserva de mi depósito, las cosas pueden ponerse ligeramente crudas a pesar de lo poco que yo levante del suelo. Trato de no llegar jamás a ese punto, sin embargo, es posible terminar con mi autocontrol y ella estaba a un "sangre sucia" de conseguirlo.

Mi estrategia cambió de insultarla a ignorarla por el bien de las dos, pero eso pareció ponerla todavía más nerviosa por lo bien que se me daba pasar de sus palabras y su presencia. Parecía que le encantaba ser el centro de atención, pero a mi me daba igual lo que a ella le gustase, solo quería que me dejase en paz porque el tiempo de desahogar mi ira con otro ya no me satisfacía. Conseguí aislarme casi totalmente de su voz gracias a la banda sonora de Desafío total sonando en mi cabeza y a base de imaginarme a un austriaco gigantesco entrando en la biblioteca y destrozándola. Pero como siempre acaba pasando hasta en los mejores guiones, la rubia dijo las palabras mágicas.No fue un sangre sucia directo, pero fue lo bastante contundente como para sacarme de mi ensimismamiento. Tengo que reconocer que ya estaba peligrosamente de mi límite y cualquier alusión a mis padres o familia que saliese de su boca provocaría en mi la misma reacción.

Tras sus palabras, levanté la mirada de mis deberes y miré al techo con una inconsciente sonrisa dibujada en el rostro. Sin llegar a cerrar los ojos recordé a mis hermanos en el patio de atrás de la casa de mis abuelos. A mi padre contándome historias de su juventud mientras mi madre se reía con cariño y a mi abuelo contando historias de alguna guerra que había vivido. Esta claro que todo abuelo ha vivido alguna guerra en los tiempos que corren... Cerré mis deberes en silencio y recogí con calma, dejándolo todo dentro de la mochila y a buen recaudo sin cruzar palabra con la rubia. Esto era algo que merecía esa paciencia que ella me había arrebatado. Me giré hacia ella y sonreí como si me acabase de hacer un regalo con las palabras que había dicho segundos antes...

Pero era tiempo de expresar lo que ocultaba esa calma. Mi sonrisa se transformó en una mueca. Mi hombro derecho se echó hacia atrás tal y como hacía mi hermano mayor cuando intentaba enseñarle al otro. Tal como mi padre había acabado con aquel que intento robarle a mi madre, tal como mi abuelo había echo tantas veces según sus historias. Mi brazo adoptó la posición correcta y en menos de un segundo desde el inicio del movimiento, los nudillos de mi mano derecha cerrada se precipitaban sobre la parte izquierda de la cara de Circe sin que yo hiciese nada por pararlos y con toda la fuerza de mi cuerpo y la velocidad que llevaba. El puñetazo llegó a la cara de la muñeca repollo con odio e ira. Era casi terapéutico. Pude sentir su piel suave en mis nudillos y el hueso de su pómulo debajo y me daba igual si al día siguiente me dolía a mi más la mano que a ella la cara, me habría encargado de dejarle un recordatorio- No vuelvas a llamarme sangre sucia o a mencionar a mi familia- dije con cierta tranquilidad y cara de asco una vez mi brazo había vuelto a su posición habitual. Suponía que las cosas no quedaría así, pero estaba lista para lo que viniese.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Circe A. Masbecth el Mar Nov 04, 2014 9:34 pm

La capacidad de Circe para decir cualquier tipo de tontería que cruzara por su mente en aquel preciso instante era algo fuera de lo común. Por regla general era una persona callada en las clases y que apenas llamaba la atención, pero fuera del aula, era todo lo contrario. Era raro ver su boca cerrada y la mayoría de cosas que salían de ella iban dirigidas a molestar a cualquier persona que se encontrara a su alrededor. No importaba ni el cómo ni el porqué, pero sí podía, aprovechaba cualquier situación posible para humillar a cualquiera. Incluso en su propia Sala Común había tenido más de una disputa por su curiosa forma de ser, y el círculo de personas a las que realmente consideraba sus amigos era más bien limitado. Apenas había personas a las que pudiera llamar “amigo” o apreciar realmente, aunque eso no hacía que su lengua bífida decidiera moverse como si tuviera vida propia.

Sus ojos rodaron más de una vez al sentir cómo Rhea la ignoraba. Era una persona que estaba acostumbrada al protagonismo, al interés por parte de todos, y aquella situación que salía fuera de su comodidad habitual hacía que su paciencia se acabara con facilidad. Estaba acostumbrada a ser la pequeña de una familia numerosa, la niña mimada de todos y cada uno de sus hermanos. Estaba acostumbrada a ser el ojo derecho de su grupo de amigos, esa persona de vital importancia y a la que todos prestan suma atención en todo momento. Y quizá por eso su carácter se había desarrollado de aquel modo. Quizá y sólo quizá, por eso tenía la manía de comportarse como si cientos de personas girasen a su alrededor, como si en todo momento hubiera ojos clavados en su silueta observando con detenimiento cada uno de sus movimientos. Las apariencias eran algo característico de Circe, algo que le importaba tanto como ella misma.

Como cabía de esperar, no sólo la paciencia efímera de Circe acabó por desaparecer por la falta de interés de su acompañante. Sino que Rhea y su paciencia parecían estar en la misma situación, sólo que con algo más de molestia por el asunto que Circe había sacado a relucir. Circe se cruzó de brazos y dio dos cortas pisadas al suelo impaciente. - ¿Te comió la lengua el gato o tus neuronas no pueden estar a dos cosas a la vez? – Volvió a preguntar con una voz cargada de egocentrismo y con un toque sumamente repelente. Podía ser la persona más agradable del mundo, claro que podía. Pero prefería no serlo, como en aquel momento. – La verdad es que tus padres deberían haberte dejado en algún contenedor al ver que eras un bicho raro como nosotros. Porque eso somos para los de tu especie, ¿No? – Alzó una ceja mientras observaba cada movimiento de la rubia, quien parecía haber decidido que era el momento adecuado para dejar la Biblioteca y buscar un lugar más tranquilo donde acabar su tarea. Cuan equivocada estaba Circe en aquel momento.

Sin si quiera mediar palabra. Sin recibir contestación alguna. Sin más que una mirada por parte de Rhea, el brazo de la chica se movió hacia atrás y sin que Circe pudiera si quiera parpadear, el puño de la chica golpeó su pómulo izquierdo. Escuchó el propio sonido del golpe tan cerca de sus oídos que parecía que el golpe se hubiera producido aún más cerca de estos. No sintió dolor hasta que la mano de la chica se apartó de su cara, la cual había quedado ligeramente reclinada hacia el lado opuesto al que había recibido el golpe. Posó ambas manos, una sobre otra, en el lugar donde había colisionado el puño de la chica. Ahora sí dolía, y aunque no había sido un golpe capaz de dejar una gran marca, debido a la palidez de su piel, sería más que probable que ahora tuviera la zona roja.

Apretó los labios con fuerza haciendo que estos quedaran totalmente blancos, contrastando ahora con el tono rojizo de su pómulo izquierdo. Aún con la cabeza ligeramente ladeada movió los ojos hasta fijarse en los de Rhea. Y sin pensarlo dos veces, bajó las manos, situando una sobre el hombro de la chica y otra tras su pelo, del que tiró hacia atrás obligando a que ambas cayesen contra el suelo.

El trasero de Rhea llegó al suelo y Circe ejerció fuerza para que también lo hiciera su espalda, colocando sendas rodillas clavadas a ambos lados de la cintura de la chica. Soltó levemente el pelo de la chica antes de propiciarle un tortazo para no acabar por hacerse daño en la muñeca. Sujetó la cara de la chica con la mano libre mientras que la otra estaba situada sobre el suelo, impidiendo así que su cuerpo venciera hacia delante. – Vuelves a tocarme la cara, y será lo último que vuelves a tocar en tu vida. – Alzó ambas cejas aún con el pómulo totalmente colorado. - ¿Ha quedado claro o quieres tomarte la sopa con pajita lo que queda de curso? – Dejó de presionar en el rostro de la chica pero sin soltarlo y acercó ligeramente los labios a los suyos. No estuvo demasiado con los labios sobre los de la chica, pero sí el suficiente para que el beso fuera medianamente largo.

Sin decir nada usó el impulso de la mano apoyada sobre el suelo para ponerse en pie y colocó levemente las tablas de la falda que habían quedado descolocadas por el cambio de posición. Colocó la totalidad de su pelo sobre el hombro izquierdo, cubriendo levemente la zona roja de su rostro y volvió a su búsqueda entre los libros. – Ahora podrás decir que la segunda experiencia fue más divertida que la primera. Y de mejor calidad. – Sacó un libro de la estantería y comenzó a andar en dirección a la salida de la Biblioteca.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 8
PB : Kristina Bazan.
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Medimagia)
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 22.270
Lealtad : Lord Voldemort.
Patronus : -
RP Adicional : +1H /+2F
Mensajes : 1335
Puntos : 1033
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t908-circe-a-masbecth http://www.expectopatronum-rpg.com/t911-at-this-moment-you-mean-everything-circe-s-rs http://www.expectopatronum-rpg.com/t910-it-s-time-to-begin-isn-t-it-circe-s-cronos http://www.expectopatronum-rpg.com/t909-correspondencia-de-circe-a-masbecth
Circe A. MasbecthUniversitarios

Rhea Jackson el Mar Nov 18, 2014 11:18 pm

Puff...Pufff...que de tiempo hacía que no le metía un puñetazo a alguien. Ahora me parecía que todos los puñetazos y golpes que había dado en mi vida eran mucho menos justificados que el que acaba de darle a la maldita rubia de los huevos. Lo que ella había dicho era una de esas pocas cosas que me sacan de mis casillas. Había aguantado 2 alusiones despectivas a mi familia, pero a la tercera, las armas se cargan. Podía considerarme una pequeña Vito Corleone o algo así, pero nadie se mete con la familia. Punto. Y una de las mejores partes fue sentir la electricidad recorriendo mis venas cuando mi brazo volvió a su lugar, y sentir como una tranquilidad extraña se apoderaba de mi. En ese momento no pensé en que ella pudiese devolverme el golpe o algo así, con semejante golpe que le acababa de meter ¿cómo se iba a atrever? Si yo tengo una fuerza sobrehumana casi. Fue un subidón ver como se llevaba las dos manos a la cara, tapándose la zona dañada mientras que yo veia con satisfacción como su pálida y perfecta piel se ponía más roja por momentos. Ojalá se pusiese morada. Ojalá. Ya me había llevado al punto de los malos deseos incluso, maldita. Pero ojalá la cara se le hinchase y se pusiese morada, para que empezase a ver el mundo no como la niña perfecta que ella cree que es, si no como "una chica más", con problemas y a la que le van a partir la cara si se mete con quien no debe.

Sin embargo, y aunque dicen que lo bueno, si es breve, es dos veces bueno, mi felicidad por pegarle duró lo que ella estuvo sorprendida de mi reacción, porque cuando se le pasó, la ira que a mi me inundaba pareció trasladarse a su cuerpo y tomó cartas en su venganza. Sin dejar de pensar que estaba plenamente orgullosa de haber provocado un enfado tal como para que apretase los labios hasta quedarse sin circulación, me agarró de un hombro y del pelo nada más soltar su propia cara e intentó hacer que yo cayese de culo para atrás. En un primer momento me resistí, echando una pierna hacia atrás para hacerme de soporte, pero no me duró mucho el aguante, porque mi pierna cedió por la fuerza que ella hacía y terminé cayendo de culo de todas maneras. Sabía que en cuanto me librase de aquel amarre, el culo me iba a doler como nunca pero ahora ya no me quedaba otra opción que aguantarme. Se colocó de manera que mi espalda tocase el suelo también y yo tuviera muy difícil el moverme. Con los brazos hacía fuerza para mantenerla lejos de mí mientras movía las piernas en un intento desesperado de desestailizarla que parecía no funcionar en absoluto. Cuando me soltó el hombro y me metió un tortazo, mis dos manos dejaron de hacer fuerza para alejarla y fueron directamente a mi cara. Un puñetazo dolería más, pero un tortazo siempre era humillante, sobre todo si te lo daba alguien como Circe. Después de sus palabras, mi ira volvió a crecer y de lo único que tenía ganas era de escupirle en la cara y decirle: "No tienes lo que hay que tener, zorra". Pero teniendo en cuenta que estaba puesta sobre mi, me contuve porque en el caso de no darle mi escupitajo caería directamente sobre mi cara haciendo el tema todavía más humillante para mi. Sin embargo, lo que hizo si que no me lo esperaba en absoluto: Me besó. Me quedé más o menos igual que cuando Fren me había besado pero sintiéndome de manera totalmente diferente. Me quedé allí en el suelo, con los ojos abiertos mientras mis extremidades parecían haberse quedado congeladas de la impresión. Tenía los labios terriblemente suaves y lejos de chocar su mandíbula con la mia, era un beso beso.

Cuando el beso se acabó y ella se levantó yo me quedé en exactamente la misma postura que había estado hasta el momento. Tiesa como si me hubieran echado un petrificus totalus, allí en el suelo, rígida pero terriblemente indefensa. Ella se colocó y se fue con una frase llena de ego- Y también que me dió ganas de vomitar- le grité mientras se alejaba hacia la salida de la biblioteca llevándose con ella lo que pudiese quedar de mi orgullo. Un orgullo que no tenía ganas en ese momento de recuperar. Estaba demasiado estupefacta, ¿quién se dedica a besar a esa persona que odia después de una pelea? ¿Está loca? Lo mejor es que consiguió dejarme tan patidifusa que ni reaccionar pude...

Después de un rato de pensamientos aleatorios en el suelo me levanté tomando la firme decisión de olvidar ese beso y todos los matices físicos que había percibido de él, como el dulce olor de Circe, y no decírselo nunca a nadie. Actuar como si nada hubiese pasado allí. Al fin y al cabo, no creo que ella fuese fardando por ahí de haber besado a una sangre sucia como yo. Cogí mis cosas y salí de la biblioteca notando una neblina en mi cerebro, algo que me pasaba cada vez que me negaba algo a mi misma.
avatar
Imagen Personalizada :
RP : 7
PB : Imogen Poots
Edad del pj : 16
Ocupación : Empleada del cine
Pureza de sangre : Hija de muggles
Galeones : 8.310
Lealtad : Dumbledore
Patronus : No tiene todavia
Mensajes : 489
Puntos : 69
Ver perfil de usuario http://www.expectopatronum-rpg.com/t799-rhea-jackson http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/ http://www.expectopatronum-rpg.com/
Rhea JacksonInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.