Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin]

Sam J. Lehmann el Jue Sep 10, 2015 2:54 am

Recuerdo del primer mensaje :

Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 2iixrh3

Hace poco Sam había conseguido una información de vital importancia. Bueno, mejor dejémoslo en simplemente importante. Ella era tan buena en su trabajo como instructora que no solo instruía —válgase la redundancia—, sino que en muchas ocasiones la llamaban del propio departamento para que fuera ella la encargada de leerle la mente a los mortifagos. Utilizar veritaserum era efectivo, pero en la mente había secretos que si no preguntas, jamás sabrías. Ella, experta en legeremancia, acudía a dicho trabajo y firmaba un acuerdo de confidencialidad. Ella no decía nada, pero cuando algo le interesaba, lo utilizaba en su beneficio.

Vio en la mente de ese criminal una relación con un hombre que Sam llevaba buscando bastante tiempo por su cercanía con la familia a la que había jurado odiar. Y evidentemente, teniendo la seguridad de la localización de ese hombre, no iba a desperdiciar la oportunidad aunque corriera riesgo.

El Callejón Knockturn era a menudo un lugar al que gente racional no visitaría caída la noche, pero Sam hacía tiempo que cosas como esas las veía normales. Sabía defenderse de manera convencional, pues la carroña que se escondía en ese callejón no podía precisamente alardear de su maestría con la varita. Así que como en ocasiones anteriores, se vistió de negro, con una capa aterciopelada de color negro por encima que tapaba prácticamente todo su rostro. Su caminar, no obstante, delataba que se trataba de una elegante y esbelta mujer y no una encorvada bruja que no tenía nada que envidiarle a Quasimodo.

Tenía unas botas sin tacón, por lo que su caminar era silencioso. Todo estaba tremendamente oscuro y a pesar de tener la varita en la mano, la tenía apagada y oculta. Se había aprendido los caminos casi de memoria, por lo que tan solo con adaptar su vista a la oscuridad, ya podía andar libremente.

Los pasillos se hacían cada vez más pequeños pero su rostro estaba contento, ya que reconocía aquel lugar perfectamente por haberlo visto en la mente de aquel criminal. Posó su mano suavemente en la puerta resquebrajada de la casa en cuestión en la que, supuestamente, estaba el hombre. Era una casa que parecía querer caerse de lo mal que estaba. Parecía tener humedad en cada rincón, el balcón parecía estar violando todas las leyes de la física y no parecía precisamente sano vivir ahí dentro.

Rodeó la casa, intentando averiguar si realmente allí dentro le esperaba algo de provecho o, si por el contrario, allí ya no había nada. En cierta ocasión, al rodearla, se chocó contra un cubo de basura y un gato salió despavorido de allí, maullando fuertemente—¡Joo...der! —dijo, con el corazón en la boca, intentando no alzar la voz y controlar su vocabulario. Casi le da un infarto de miocardio. ¿He comentado ya que Sam es particularmente propensa a asustarse hasta con el más mínimo e insignificante detalle que no esté en sus planes? Pero en el Callejón Knockturn tenía más enemigos que amigos, por lo que debía de evitarlos a toda costa.

Miró alrededor, intentando asegurarse de que no había llamado la atención de nadie y continuó rodeando la casa, buscando algún rastro de vida, subiéndose a ladrillos y cubos de basura para poder ver mejor el interior de la casa. No pensaba entrar sin ni siquiera haber observado el terreno. No quería meterse en más líos de en los que ya estaba.


Última edición por Sam J. Lehmann el Jue Oct 15, 2015 1:11 pm, editado 1 vez
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Sam J. Lehmann el Lun Sep 14, 2015 12:58 pm

¿Con que con esas tenemos? ¿Qué esperaba el hombre? ¿Un diálogo inútil en dónde la chica expresara su necesidad de seguir viviendo? Estaba demasiado nerviosa como para poder hablar más de la cuenta, además de que estaba demasiado ocupada intentando buscar la manera de librarse de él. Aunque lo que más le preocupaba, por encima de todo, era esa ballesta. Jamás se había enfrentado a una ballesta y la verdad es que no quería sentir como se le clavaba una flecha.

Aprovechando la iniciativa que le otorgó su precavido hábito, alzó la varita para intentar destruirla, pero el hechizo siguió de largo después de que él hiciera un rápido movimiento para esquivársela.

Fue entonces cuando habló. Poseía un rostro que demostraba que no estaba bien de la cabeza, pero sus palabras fueron una confirmación de ello. ¿El juego? ¿Qué narices tenía en mente ese tío? Sam no se detuvo en pensamientos que no le ayudarían en nada y volvió a actuar contra él, moviéndose por el poco sitio que tenía para no quedarse quieta en un sitio y ser un blanco fácil. Era un callejón y no era muy grande, por lo que su máxima prioridad era mantener al hombre alejado de ella lo máximo posible.

Continuó echándole hechizos, pero tenía una movilidad increíble y una rapidez en sus movimientos que Sam nunca había visto antes. Tampoco es que la chica tuviera demasiado repertorio de experiencias como esas, pero aún así, simples movimientos estaban consiguiendo burlar a su magia. De repente, cogió su ballesta y apuntó a la chica con ella. Sam se quedó a cuadros. ¿Iba a disparar? Iba a disparar. Pudo ver cómo aquello sucedía a cámara lenta y escuchar el ruido del mecanismo de la ballesta soltar la flecha, pero lo único que pudo hacer fue girar hacia el lado contrario al que iba la flecha. Iba para su izquierda, por lo que giró hacia la derecha, intentando apartar su cuerpo de la trayectoria.

Cuando quiso darse cuenta, la flecha estaba clavada en el muro de atrás. Con la velocidad a la que iba, ¿le hubiera atravesado de haberle dado? La chica sintió un golpe de adrenalina en su interior  y no tardó en volver a darse la vuelta—¿Estás loco? —le salió del alma preguntarlo aunque no sabía ni para qué lo preguntaba. Le había atacado con una ballesta, dudaba mucho que pudiera atender a razones. Sam, aprovechando que la ballesta no estaba cargada y cargarla supondría perder el tiempo, esta vez le apuntó directamente a él. Necesitaba sacarlo de su camino, por lo que eso intentaría. Apuntó a una gran multitud de cajas que habían apiladas a un lado y con una Bombarda Máxima hizo explotar a las que más abajo estaban. Por una parte habría una explosión a la altura del hombre y, por otra, todas las cajas de arriba caerían por la gravedad.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Maestro de Dados el Lun Sep 14, 2015 12:58 pm

El miembro 'Sam J. Lehmann' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 Sdado18_zps0daa88ff
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Vie Sep 18, 2015 1:10 pm

Off: ¡Qué dadazos! ¿no?
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Vie Sep 18, 2015 1:10 pm

El miembro 'Eric Hume' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 Sdado20
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Lun Sep 21, 2015 11:07 pm

A aquellas alturas Eric estaba más que acostumbrado a enfrentarse a magos como ella. Lo único que tenía que hacer era moverse rápido y asegurarse de que ningún rayo de aquellos impactaba contra él. Había ocasiones en las que el susodicho mago demostraba más habilidad de lo usual y como resultado acababa bastante mal herido, pero nunca había perdido hasta la fecha, es decir, persona a la que había desafiado persona que había encontrado un futuro fatídico tarde o temprano, o al menos había sido así hasta la fecha.

El hombre había pasado gran parte de su vida estudiando a aquel gremio de la sociedad. Le daba importancia absolutamente a todo, desde su historia hasta sus más ínfimos gustos y costumbres. Era importante saber cuáles eran sus hábitos, los sitios que solían visitar, las cosas que odiaban… Todo ello había ido formando en Eirc un conocimiento pleno que posteriormente utilizaría en su propio beneficio en multitud de ocasiones, con el único y final objetivo de matar. Aquello no era una tarea simple, ni mucho menos. Al principio no se podía negar que Hume sentía ciertos remordimientos cuando le arrebataba la vida a alguien, pero con el tiempo se fue adueñando de él su parte sádica, la más cruel y brutal, de modo que poco a poco se fue convirtiendo para él en una práctica usual y más que eso, necesaria. Él sentía que estaba haciendo el bien, independientemente de la sangre que fuera vertida en el proceso. El fin justificaba los medios, sin lugar a dudas.

Y allí se encontraba una vez más, ante una nueva víctima, solo que en aquella ocasión esperaba sacar más beneficio de aquel inesperado pero agradable encuentro.

Eric Hume estaba demostrando que había pasado por un duro y largo entrenamiento hasta llegar allí. La chica acosaba sus movimientos a base de todo tipo de hechizos, pero éste los esquivaba aparentemente sin demasiada dificultad y con una agilidad increíble para tratarse de un mero humano.

Para su sorpresa la chica por su parte fue capaz de burlar su flecha, la cual había sido lanzada con una puntería bastante certera. Eric paró en seco por un momento, visiblemente anonadado, ya que obviamente no esperaba aquella habilidad por parte de la chica. ¿O quizás había sido sólo suerte? Fuera como fuera su sonrisa había desaparecido y ahora reinaba en su rostro una seriedad impenetrable y francamente imponente. Eric no era un sádico que disfrutara de los enfrentamiento complicados y eternos, sino que prefería que sus ataque tuvieran resultados (lógicamente). Sin embargo aquella mujer no parecía estar de acuerdo con su filosofía. ¿Que si estaba loco? Era probable.

De ese modo su contrincante no dudó en aprovechar la mínima oportunidad para atacar, solo que aprendió de sus errores y aquel siguiente hechizo no fue directamente hacia él como en las veces anteriores, sino que fue a parar a una pila de cajas de madera que tenía a su lado. El ruido provocado alertó al hombre, que se había asustado y se movió hacia el lado contrario lo más rápido que pudo. No obstante no puedo evitar del todo las consecuencias del impacto de modo que varios trozos de madera cayeron sobre él, y uno en especial salió despedido en dirección a su cabeza. Eric se tambaleó levemente hacia un lado. Desde luego un golpe como aquel hubiera sido capaz de dejar inconsciente a cualquiera, pero Eric tenía una fortaleza de hierro, curtida desde hacía varios años.

Éste pasó levemente su mano por la zona superior de su cabeza, comprobando que de ésta brotaba un hilillo de sangre que no tardó en manchar su mano. En ese momento Hume reaccionó, tiró la ballesta hacia un lado con fuerza y sacó un cuchillo de la parte alta de su bota derecha y sin previo aviso comenzó a acortar distancia con su rival a una velocidad de vértido, claramente enfurecido. Éste se vio levemente frenado por los incesantes ataques de la chica, así que se movía aún con más maestría, demostrando su experiencia. Así, tras un último salto mortal hacia delante quedó justo frente a ella, de modo que éste la empujó contra la pared, manteniendo el cuchillo afilado a la altura de su terso cuello y agarrándola fuertemente con la otra mano.

Pasaron unos segundos en los cuáles el hombre se acercó muchísimo a ella, de modo que la chica podría notar con facilidad su agitada respiración justo a su rostro. - No quiero hacerte daño… - Su voz había cambiado, sonaba realmente relajado, como si lo que decía fuera cierto. ¿Volvía a apoderarse de él su personalidad tranquila y pacífica?

Sin embargo y de forma inconsciente su mano siguió su curso, presionando la garganta de la chica, y fue cuando comenzó a hacer presión y el cuchillo realizó un pequeño corte en su piel cuando ésta reaccionó, lanzándole fuertemente hacia atrás con un hechizo que había impactado de lleno, cayendo de espaldas. - ¡Joder! - Aquel grito por parte del hombre llenó el ambiente, que volvió a quedar en completo silencio hasta que alzó el cuchillo y lo usó como arma arrojadiza.

Odiaba que le golpearan con aquella magia asquerosa con toda su alma y su cabreo aumentaba a medida que pasaban los segundos. ¿Cómo acabaría todo aquello? Al paso que iban no muy bien, desde luego.
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Lun Sep 21, 2015 11:07 pm

El miembro 'Eric Hume' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 Sdado3_zps453f4354
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Sam J. Lehmann el Lun Sep 21, 2015 11:16 pm

OFF: Dado de defensa.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Maestro de Dados el Lun Sep 21, 2015 11:16 pm

El miembro 'Sam J. Lehmann' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 Sdado17_zpsf70ffe60
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Sam J. Lehmann el Mar Sep 22, 2015 12:53 am

El hechizo que utilizó la chica sirvió, aunque no de la manera en la que ella esperaba. Ella esperaba que explotara aquello de tal manera que el cuerpo de su agresor saliera volando, se chocase contra la pared contraria y se quedase lo suficientemente mal como para que ella pudiera salir corriendo de allí. Pero no. Estaba tan nerviosa que hasta sus propios hechizos le traicionaban. Ella era diestra con la varita, pero sin duda alguna no lo era ante enfrentamientos como aquellos, llenos de pánico y con ese temor interior de poder morir de un momento a otro. Aún no podía dejar de pensar en la ballesta. ¿Y si le hubiera dado la flecha?

El hombre recibió daño, pero ella también tuvo que ocultarse a su propio hechizo para que los restos no le hicieran nada. Cuando volvió a alzar la vista, ahí estaba él, con una mirada seria. Parecía una mirada que parecía inspeccionar hasta el más mínimo hueco de ella. Le daba la impresión de que estaba robando su intimidad. Parecía estar cuestionándola, buscando de manera lenta y totalmente concienzuda cada punto débil de ella. Le ponía nerviosa, extremadamente nerviosa.

No le dio tiempo a reaccionar. El hombre cogió un cuchillo de su bota y salió corriendo hacia ella, acortando en un tiempo récord los metros que le separaban. Cuando Sam intentó elevar la varita para intentar defenderse, la mano del hombre sujetó su muñeca y la empujó hacia atrás. La espalda de la chica se pegó por completo al muro que estaba detrás de ella y el cuerpo del hombre no la dejó moverse. Una de sus manos estaba totalmente inútil intentando zafarse para poder utilizar la varita, mientras que la otra había sujetado la mano que portaba el cuchillo. Un brote de adrenalina, de pura fuerza interior, se le disparó desde lo más profundo de su ser, ya que la fuerza con la que estaba sujetando esa mano para que el cuchillo no llegase a su piel ni ella sabía de dónde salía.

El rostro de la chica estaba envuelto en pánico e incredulidad, sobre todo cuando le escuchó decir que no quería hacerle daño. Podía notar su respiración, su piel pegado a la de él y tenía la sensación de que la fuerza de su mano no podría durante mucho más tiempo con la del hombre. Sin embargo, no sabía si el hombre tenía la indecencia de ponerse a bromear en una situación como esa, o si realmente no quería hacerle daño. ¿¡Entonces qué narices quería de ella!? ¡Le estaba intentando cortar el cuello!

En un momento de debilidad por parte de hombre, Sam consiguió apuntarle con la varita y conjurar un Depulso para alejarlo de ella. Fue un hechizo directo a su vientre y lo lanzó por los aires. Sam lo observó, pero lo primero que hizo fue llevarse la mano al cuello, dónde pudo notar como una fina herida le mojaba el dedo índice con un poco de sangre.

Para cuando escuchó el grito del hombre y alzó la mirada, vio como el cuchillo le llegaba directamente, cortando el aire, por un lateral. Solo se le ocurrió moverse hacia el lado contrario, pero fue muy lenta. De hecho, pudo ver como el cuchillo pasaba a cámara lenta justo rozando su rostro mientras ella se movía al lado contrario. La hoja, extremadamente afilada, le rozó la mejilla, para luego seguir de largo y cortar el cartílago de su oreja. De ambos cortes salió un hilillo de sangre.

Automáticamente, se apoyó en la pared que tenía al lado, con el corazón palpitando de tal manera que parecía que se le iba a salir del pecho. Esta vez no se dedicó a tocarse las heridas, sino que su mirada se quedó fija en el hombre—¿No quieres hacerme daño?—preguntó débilmente, con voz asustada, aparentando enseñar una bandera blanca, pero con la varita en posición ofensiva—Entonces no me hagas daño…

Pero desde que el hombre se movió, ella, por miedo a que le tirase otro cuchillo, sacase esta vez un arco, o se abalanzase contra ella de algún modo totalmente inesperado, conjuró un hechizo que salió de su varita, directo al hombre. No obstante, antes de que nada le diera, el hombre se abalanzó sobre ella. ¡Si es que lo sabía! ¡No podía hacer nada contra él! ¡Era demasiado rápido! Del golpe, Sam perdió la varita, la cual rebotó por varias cajas hasta quedar a dos metros de ella en el encharcado suelo. Intentó liberarse del hombre de todas las maneras posibles, intentando zafarse de sus manos y de la presión de su cuerpo mientras unos sonoros gritos de puro temor salían de sus labios en busca de fuerzas o auxilio. Utilizó su pie para pisar el del hombre y hacer que perdiera un poco las fuerzas, aprovechando ese momento para ir a dónde estaba su varita. Pero no llegó, su agresor le hizo un traspié y cayó al suelo, de tal manera que el hombre sujetó sus piernas para tirar de ella y arrastrarla hacia él para que no llegase a coger la varita. Se puso sobre ella para disminuir sus posibilidades, pero Sam rápidamente cogió una gran piedra que estaba a su lado y la movió rápidamente en dirección a la sien del hombre, con intención de dejarlo K.O. durante el suficiente tiempo como para librarse de sus garras.

Estaba claro que en el arte de la lucha callejera, no era algo en lo que Sam pudiera alardear.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Maestro de Dados el Mar Sep 22, 2015 12:53 am

El miembro 'Sam J. Lehmann' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 Sdado11_zps387cb9b4
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Sáb Sep 26, 2015 3:42 am

Eric esperaba con todas sus esperanzas que aquel cuchillo alcanzara su objetivo, al contrario de lo que había pasado con la flecha de la ballesta, pero no fue así. Sí, ésta al menos había conseguido rozar a la chica, pero ni de lejos había tenido el efecto esperado por el hombre, cuya cara de perplejidad era digna de mención. Rara vez algún mago había logrado zafarse de aquel modo de dos ataques tan certeros por parte del squib, y aquello incomodaba y ponía nervioso a Hume, sin duda alguna. De hecho comenzaba a plantearse la idea de aprovecharse de ella para fines mayores, de lo único que tenía ganas en aquellos momentos era de despedazarla hasta que sólo quedara un trozo de carne de ella, de forma que nadie pudiera reconocerla. Las ganas de tener sexo habían desaparecido casi por completo, dando paso a aquel instinto sangriento y psicópata que rara vez salía a relucir de forma tan clara y palpable.

El hombre se incorporó de un salto hacia delante bastante ágil, estaba a escasos metros de su contrincante y no se distinguía emoción alguna en su rostro. No obstante no pudo contener una risa ahogada tras las palabras de la chica. Era probable que aquellas carcajadas se escucharan desde el otro lado de la calle, pero a esas alturas le daba absolutamente igual. - ¡¿Quién ha dicho que no quiera hacerte daño?! - Exclamó entre risas, mirándola con desdén. Era como si hubiera olvidado por completo las palabras que había pronunciado pocos segundos antes, como si el hombre que había dicho aquello hubiera desaparecido. - ¿Crees que esta es mi forma de saludar? - Las risas cesaron, pero una inestable sonrisa quedó clavada en el rostro del hombre, que ahora la miraba directamente a los ojos.

Éste realizó un minúsculo movimiento con la intención de acercarse un poco más a la chica, que no dudó en atacarle en cuanto se percató de sus intenciones. ¿Aún no había aprendido que los hechizos directos de aquel tipo tenían una probabilidad bastante baja de darle? Al parecer no, así que volviendo a mostrar aquella agilidad increíble tratándose de un mero ser humano se acercó a aquella a toda velocidad. Ni siquiera hizo uso de ningún arma blanca en aquella ocasión, sino que se permitió usar la fuerza bruta para tratar de someterla a su antojo. En un golpe de suerte ésta perdió la varita, que cayó a unos pocos metros de donde estaban, lo que la dejaba aparentemente indefensa. ¿Al fin y al cabo qué era un mago sin su palo de madera? - No lo intentes, no sirve de… - En un rápido movimiento la chica se zafó de las fuertes manos de su captor, pero éste no estaba dispuesto a dejar que volviera a alcanzar su varita con tanta facilidad, así que sin previo aviso le hizo un traspié que provocó su caída inminente, lo cual el hombre aprovechó para ponerse en superioridad de condiciones, recostándose sobre ella para evitar lo máximo posible su movilidad. - Te he dicho que no lo intentes, zorra. - Le repitió. Sin embargo apenas le dio tiempo a hacer nada más, pues una piedra acabó golpeando su cabeza, haciendo que éste se precipitara hacia un lado pegando un grito de dolor y llevándose la mano a la zona donde había sido golpeado. La sangre brotaba de la herida, y un dolor de cabeza insoportable comenzó a turbar sus sentidos.

¿Cuál sería el siguiente movimiento de la chica? Con los ojos cerrados Eric se preguntaba si decidiría huir aprovechando aquel momento de debilidad o por el contrario se atrevería a atacarle. Fuera cual fuera su decisión estaba preparado para ambas, aunque aparentemente estuviera fuera de combate. Aquella chica le había sorprendido hasta el momento, pero aún así no estaba dispuesto a perder por nada del mundo.

Off: ¡Tiro dado!


Última edición por Eric Hume el Lun Sep 28, 2015 10:24 am, editado 1 vez
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Sáb Sep 26, 2015 3:42 am

El miembro 'Eric Hume' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 Sdado9_zps79baf9ba
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Running out of time —Eric Hume/Jayce Corvin] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Sam J. Lehmann el Mar Sep 29, 2015 1:25 pm

“Por favor, por favor, por favor, voy a morir, voy a morir, voy a morir” Era lo único que pasaba por la mente, empapada en pánico, de Sam. Ella nunca había tenido un enfrentamiento real en donde su vida estuviera en peligro. De hecho, podría estar segura de que en el momento en dónde más en peligro estuvo y más miedo pasó fue cuando se partió el brazo con aquella bludger alocada en un partido de Quidditch. Pero aquello era otro nivel. Aquello superaba el límite de peligrosidad establecido por ella misma. ¡Aquello no entraba en sus planes! Aquel maldito psicópata poseía un carácter que intimidaba a la chica, aparte de que porque le estaba intentando matar, porque parecía tener una bipolaridad increíble. ¿Quería matarle? ¿No quería matarle? Porque claramente eso estaba siendo un claro intento de asesinato, lo vieras desde el punto de vista del que lo vieras.

No sabía exactamente a qué, probablemente al efusivo intento del hombre por intentar cortar todas sus posibilidades, aquel intento prehistórico de defensa de usar una piedra como método de ataque, funcionó. La chica sintió como el cuerpo del hombre caía hacia el lado contrario y ella rápidamente salió de debajo de sus garras. Cogió su varita, se levantó y dio un par de saltos en dónde estaba comprobando estar totalmente de una pieza. Y porque estaba demasiado estresada como para pensar con claridad sus movimientos, solo le apetecía dar esos pequeños saltos.

Vio al hombre lamentándose en el suelo por su dolor y vio una oportunidad clara de escape. ¿Debía de pegarle? ¿Aturdirlo? ¿Dejarlo K.O.? Lo único que pasó por su mente, una mente llena de angustia y pánico, fue salir corriendo. Seamos sinceros, había fallado en cada uno de los hechizos que había utilizado. ¿Realmente debía de confiar en ellos una vez más? No, gracias. Prefería correr, que por lo menos sabía que las piernas no le fallarían.

Salió corriendo en dirección a la salida, entendiendo como salida un pequeño recoveco que te hacía salir del callejón para dar lugar a más caminos oscuros y estrechos. Vamos, que tampoco es que dicha salida le solucionara la vida. El hombre apenas le había hecho daño, pero no gracias a él, sino más bien al oculto y desaprovechado arte de Sam que tenía para esquivar objetos punzantes que amenazaban con atravesarla a una velocidad de vértigo. Así que estaba euforicamente histérica, tanto que se tropezó en dos ocasiones, aunque la segunda vez no fue de mantener el equilibrio y cayó al suelo de bruces. ¿Lo curioso? Probablemente se raspó las piernas, las manos y se clavó algunas piedras, pero de los nervios que tenía y la adrenalina a flor de piel no sintió absolutamente nada. Fue como haberse caído sobre una manta de plumas. Se levantó rápidamente de allí y, totalmente desubicada, se vio en medio de ningún sitio. Meditó la opción de desaparecerse, pero la descartó casi al momento al sentir su corazón latiendo tan fuerte que ni ella misma era capaz de controlar el bombeo en su mente. Así que simplemente se escondió detrás de unas cajas, cabizbaja, a la espera poder esconderse, tranquilizarse y poder aparecerse para irse de allí.

Se le ocurrió la brillante idea de crear un hechizo de ocultación, así que alzó la varita y empezó a recrearlo. Momento en el que sintió como una pierna impactaba directamente contra su mano. La varita salió volando y la mano de la chica, del dolor, se la acercó al pecho. Y ahí estaba otra vez… apareciendo de la nada con esa sonrisa sádica y esos ojos de locos. Sam no quería morir y, obviamente, tampoco quería que le hicieran daño. Así que como humano de lógica razón, temerosa y totalmente vulnerable, al sentir como aquel hombre la sacaba a la fuerza, no tuvo otra respuesta posible—Por favor no me hagas daño —le suplicó, porque sin duda alguna, ella era de esas personas que tenían un umbral de dolor muy pequeño. Ella se moría del susto, no del dolor—Por favor, te daré lo que quieras. ¿Qué quieres? Por favor, por favor, déjame irme… —continuó suplicando, notando como la muñeca que le ardía era la misma que el hombre apretaba con fuerza, evitando que pudiera irse a ningún lado.

OFF: Podría haberte atacado, pero teniendo en cuenta como es Sam, creo que lo más lógico es que huyera del peligro. Es una chica pacífica y temerosa, así que estar lejos de Eric es su principal objetivo. Así que si quieres seguir atacando, adelante.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Invitado el Jue Oct 01, 2015 9:39 pm

Toda aquella parafernalia no entraba dentro de los planes del hombre, que ahora se encontraba agachado sobre el frío suelo palpando la herida que aquel impacto por parte de la chica le había causado. Sin duda de haber sabido que le daría tantos problemas se hubiera replanteado seriamente el intentar atacarla. El problema es que había sido como encontrarse con un caramelo dulce y sabroso en mitad de la calle, aquel aspecto inocente y frágil le había empujado a tratar de aprovecharse de ella, pero desde luego aquel caramelo había resultado estar más duro de lo que esperaba y ahora comenzaba a arrepentirse de aquel atrevimiento.

Esperaba que la chica empleara aquella clara disminución de sus defensas para devolverle lo que éste había tratado de hacerle, o al menos de dejarle KO, no obstante al parecer era más importante para ella desaparecer de su vista lo más rápido que pudiera, pues en cuestión de segundos se percató de que su figura ya no se encontraba allí. - Soy un estúpido… - Se dijo a sí mismo, en un susurro casi inaudible. Aún permanecía de rodillas, abatido. - Sí, lo soy. - Volvió a repetir. Era como si de alguna forma se estuviese arrepintiendo de aquel comportamiento, como si sólo hubiera sido un mero desliz. Comenzaba a entrar en razón, a destensarse, a pensar que quizás aquella chica no tenía culpa de nada y debía dejar que siguiera su camino…

“¡LEVÁNTATE IMBÉCIL!”

Él mismo se sobresaltó por aquella inesperada voz interior que le incitaba a no abandonar la mortal persecución. Sin embargo Eric permaneció un momento más en aquella posición, comenzaba a sentirse mareado y bastante confuso. “¡¿ME VAS A HACER REPETIRTELO?! ARRIBA INÚTIL. ¿DESDE CUÁNDO DEJAMOS QUE LOS MAGOS SE ESCAPEN CON VIDA?”

Era cierto. Se puso en pie de un rápido movimiento y salió de aquel callejón en busca de su presa, no sin antes volver a coger la ballesta y cargarla con la flecha que no había dado en el blanco. ¿Dónde se había quedado el Eric Hume arrepentido y tranquilo? Lo único cierto era que ahora estaba más enfurecido que nunca y que de encontrar a la chica no pensaba volver a cometer los mismos errores. La ira se había apoderado de él por completo y en sus ojos azules se adivinaba la furia que le embargaba. Ahora no iba en busca de un mero asesinato más, iba en busca de venganza, y eso cambiaba mucho las cosas.

Caminaba sin un rumbo fijo, ballesta en mano preparado para ser usada en cuanto viera moverse a alguien. Tras unos pocos minutos vio a lo lejos un movimiento que le resultó claramente sospechoso tras una pila de cajas, sólo que desde allí no era capaz de visualizarlo con claridad y como era la única pista que había tenido desde que había comenzado a caminar no dudó en cerciorarse al respecto. A medida que se acercaba se fue dibujando en su rostro aquella sonrisa que por norma general no deparaba nada bueno. ¡Era una varita! No sabía para qué la estaba usando, pero a Eric le había parecido un: “¡eh! ¡estoy aquí! ¡mátame!” Así que sin medir sus decisiones ni pensarlo un segundo se acercó rápidamente y cogió del brazo al susodicho mago, que no podía ser otra que su vieja amiga. - ¿Te ibas a ir sin despedirte?

En otra ocasión quizás las palabras de la chica le hubieran hecho entrar en razón, pero a aquellas alturas el daño estaba hecho y su objetivo estaba claro. - Quiero tener sexo contigo. - Lo dijo sin pensar, probablemente siendo completamente sincero. A lo tonto toda aquella adrenalina se había convertido en deseo carnal. ¿Estaría dispuesta a tener sexo con él con tal de no morir? Era una buena pregunta, que estaba deseando que le contestara. - Si tienes sexo conmigo no te mataré. - Se reafirmó ante sus palabras, esperando una reacción por parte de la rubia. Claramente su futuro estaba más que claro, iba a morir, de un modo u otro. No importaba que cumpliara sus deseos carnales o ni tan siquiera que consiguiera escapar. La buscaría, la perseguiría y la cazaría tarde o temprano, la suerte había sido echada desde el primer momento en que ésta clavó sus ojos en los del hombre. - ¿Cómo te llamas? - Le preguntó, apretando aún más su muñeca apenas sin darse cuenta. Su nombre era lo único que necesitaba.

Anonymous
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Jue Oct 01, 2015 11:19 pm

Como persona que era y asumiendo lo que normalmente quería la gente, se suponía que el hombre querría dinero. Algo que tampoco tiene, ya que Sam tenía poco dinero, pero por lo menos podría mentirle. Pero no, aquel hombre iba mucho más allá de querer una gran cantidad de dinero a cambio de la vida de alguien. Ante la afirmación, la mirada de Sam dejó de ser de súplica y pasó a ser de incredulidad y pánico. ¿Había escuchado bien? El hombre lo repitió. Sí, lo había escuchado perfectamente bien. Incluso había dejado de forcejear, por una parte porque sentía que la muñeca iba a fallarle y, por otra, porque de la petición que le acababa de hacer le había dejado sin palabras—¿Qué?—soltó en un hilo de voz, débil y sumiso. Sin creerse lo que estaba viviendo.

Por una milésima de segundo, su mente sopesó la idea, pero rápidamente la descartó. No se iba a tirar a un hombre en su vida por elección propia, ¿tenía que decir que sí solo para que no la matara? Aquel hombre estaba fatal de la cabeza, era un maldito psicótico, un detestable pervertido, un asqueroso ser que jugaba con las personas y por mucho que dijera, iba a seguir intentando matarla hasta conseguirlo, como había hecho desde un primer momento. La mente de Sam estaba desordenada hasta tal punto que estaba totalmente perdida. No tenía varita. Él tenía la ballesta cargada y claramente más fuerza que ella. Su mente luchaba por buscar una manera de salir de aquello, pero parecía ir rindiéndose a medida que pasaban los segundos.  

Le preguntó por su nombre y Sam fue entonces cuando reaccionó, parpadeando varias veces—No... —dijo, tirando de su mano como acto reflejo a que el hombre siguiese apretando—¡No te voy a decir mi nombre, ni voy a tener sexo contigo! ¡Dios! —gritó, sintiendo como de los nervios, esos nervios que nunca le abandonaban y que en aquel momento eran los encargados de sacar de su interior la adrenalina y esa chispa de esperanza, se apoderaban de ella— ¡Prefiero morir a tener sexo con alguien tan repugnante como tú! —dijo y no le escupió porque de los nervios tenía hasta la boca seca. Aunque en el fondo no sabía si era verdad eso que le había dicho. Temía con toda sus fuerzas morir, sobre todo porque a manos de ese hombre, estaba segura de que le dolería.

Así que, basándose en que no tenía nada que perder, dio todo lo que tenía por zafarse de él. Se puso de pie, empujó al hombre y ambos retrocedieron hasta que la espalda de él chocó contra una pared. Intentó zafarse de su mano, pero no lo consiguió. Así que llevó su boca a la muñeca del hombre y le mordió. Sí, tal cual. Le mordió como buenamente pudo hasta que el hombre la soltó, dándole un fuerte golpe con la rodilla que la hizo caer al suelo. ¿Gritar? Podrían aparecer cosas escalofriantes si gritaba en el Callejón Knockturn, pero en aquel momento lo único que hizo fue arriesgarlo todo—¡Ayuda! —se puso de pie, o más bien a cuatro patas y corrió hacia donde estaba su varita—¡Por favor, ayuda! —volvió a gritar, llegando a su varita y dándose la vuelta, momento en el que sintió que iba a morir, ya que el hombre le estaba apuntando con la ballesta. ¿Y había sido eso el sonido del disparo?
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.