Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Sombras tapando el sol (Trama - Leo )

Invitado el Lun Sep 21, 2015 12:32 am

Recuerdo del primer mensaje :

Un nuevo día y yo ya estaba levantado, a las dos de la tarde en domingo. Si, los fines de semana me gusta pasarlos en cama durante las mañanas ya que no tengo que madrugar. Me di cuenta que mi amigo no estaba en la suya así que supuse estaría con alguna chica tonteando, no lo iba a molestar yo había quedado con un ex alumno que se graduó el año pasado. Nos habíamos hecho amigos justo el curso anterior y aunque no nos veíamos más tuvimos un pretexto para hacerlo ese día para ponernos al corriente, así que me levante de la cama y me di un baño con agua caliente y enseguida estuve listo para ir a Hogsmeade, tenía el permiso firmado y todo. Ni siquiera había desayunado y ya era hora de la comida, me dije que comería algo en alguna de las tabernas ya que no me daba tiempo de hacerlo en el gran comedor pues iba un tanto tarde. Corrí por los pasillos sorteando a algunos alumnos hasta que me tropecé con un Slytherin que parecía querer soltar un maleficio sobre mí por lo cual me disculpe y corría hasta la entrada del castillo donde el siempre simpático y agradable Argus Filch abrazando a su igualmente adorable minino. — Hola sr Filch, aquí tiene mi permiso tengo que llegar rápido o me ganan las mejores golosinas por favor no me entretenga — le miré con cara divertida esperando su respuesta pero él solo hizo una mueca de asco y tras leer el pergamino hizo un gesto enfadado y me dejo ir.

Salí corriendo a pesar de que el sol pegaba en mi rostro pero me di cuenta que llegaría súper cansado así que tuve que irme en uno de los transportes escolares, como ya no era ruta oficial por ser tarde necesite pagar extra y aunque no me pesaba el dinero si se sentía raro. En el camino estaba algo desesperado porque no me gusta llegar tarde a ningún lado pero me entretuvo ver como unos niños regresaban cargados de bolsas con golosinas e incluso se les salían de los bolsillos. El olor a comida inundó mis narices conforme íbamos llegando a la pequeña aldea y entonces el coche mágico se detuvo. — Muchas gracias señor del carruaje — le pagué y entonces corrí dentro del establecimiento. La fachada tenía literal una cabeza de puerco salvaje bastante grotesco, no sé porque había escogido ese sitio para vernos.

— ¡Leonardo Da Vinci! — nada más entrar lo localicé en una de las mesas más alejadas y grité para hacer notar mi presencia, los pocos clientes que estaban ahí me miraron feo pero me importo poco y camine entre las mesas hasta llegar a donde el chico para saludarlo con un fuerte apretón de manos — ¿Cómo te trata la vida universitaria? Ya estás viejo — le di unas palmadas en la espalda y me senté en una de esas sillas que rechinaban — que lugar tan interesante, creo que aquí se muere una persona diario, ¿no? qué bonito — no me daba buena espina la taberna pero pues ya estábamos ahí. La mujer que nos atendió parecía enojada o algo así que le pedí una cerveza de mantequilla y una hamburguesa con patatas fritas porque no había probado bocado en todo el día, cuando ella se fue pude volver a hablar libremente — Bueno, espero que nos pongamos al día, ¿qué crees? Que este chico se ha convertido en un hombre en estas vacaciones y con una de dieciocho — le confesó en voz baja mientras pasaban unos señores a su lado y mantuvo la sonrisa picarona en sus labios — ¿y a ti como te va en ese tema? ¿Muchas pretendientes? cuenta que tenemos toda la tarde — si las personas son serias conmigo yo hago que hablen, no sé como pero inspiro confianza y puedo hacer que un ermitaño se ponga a bailar conmigo, esperaba que lo mismo pasara con Leo, lo conocía poco pero sabía que podía tener una conversación agradable. En resumen me gusta romper el hielo.
Anonymous
InvitadoInvitado

Leonardo Lezzo el Lun Oct 19, 2015 9:28 pm

Los dos hombres arrestaron a los mortifagos y desaparecieron con ellos. Los chicos se quedaron con Jack. No era muy hablador pero les respondía a todas las preguntas aunque fuese con un “no puedo hablar de ello”. Los chicos sentían curiosidad pero se sentían agradecidos por la milagrosa aparición de los aurores. Leo se imaginaba contándole a Esther lo que había sucedido, aunque después descartaba la idea porque ella no lo tomaría en serio, pero quería hacerlo para que empezara a tomarlo en serio. Jack los acompañó por el bosque, y dijo que acompañaría a Connor hasta Hogwarts para poder explicarle al director lo que había pasado. Leo, aunque quería, no podía entrar en Hogwarts. Además, no había resultado herido de gravedad. Connor insistía en que también quería testificar, y que la culpa era suya. - Ambos podemos ir. Somos igual de culpables. Tu has salido corriendo pero yo pensaba lo mismo. - Llegaron a Hogsmeade para coger el transporte desde allí. Todo el mundo sabe que en Hogwarts nadie puede aparecerse. - Estoy estudiando para ser auror, - Soltó Leo antes de despedirse. - le sobran facultades para ello. - Quería que Jack, siendo auror, diese su opinión sobre aquello. Connor podía ser muy bueno en ello, aunque quizás un tanto impulsivo.

Leo le dio un pequeño abrazo a su amigo con cuidado de no dañarle más el brazo herido. - Espero que se te quede una buena cicatriz, dicen que a las chicas les encantan. - Leo le guiñó el ojo, bromeando un poco para quitar hierro al asunto. - Nada más salgas de la enfermería me mandas una lechuza. Quiero cerciorarme de que estás bien. Nos vemos pronto. -Jack y Connor subieron al tren y Leo se quedó en el andén hasta que desapareció de su vista. Quería volver a casa y tumbarse en la cama, pero al mismo tiempo no tenía ganas de moverse de allí. Se habían librado de una muerte segura. En ese momento pensó que si quería mandarle una carta a Esther y hacerle saber que se había enfrentado junto con Connor a dos mortífagos y un antiano monstruoso. De camino a casa Leo se tomó un chocolate caliente para templar los nervios. Esa noche durmió mejor que en su vida.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 508
Puntos : 232
https://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia https://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo
Leonardo LezzoInactivo

Invitado el Lun Oct 19, 2015 11:56 pm

Íbamos a subir al carruaje pero Leo no pareció hacerlo. — ¿Te vas ya? Tienen que revisarte también — comente algo preocupado porque no sólo fui yo el que atacaron los mortifagos y ese anciano arpía o lo que fuera. Jack dijo que no era prudente que eso solo traería más problemas ya que él ahora era un egresado y se necesita permiso especial. Le devolví el abrazo con fuerza a mi igual quejándome un poco por la quemadura — Espero que sigamos en contacto y no te de miedo de juntarte conmigo tras esta experiencia. Que te vaya bien en la universidad y no te olvides de escribir — lo despedí con la mano y me subí al carruaje. Jack me acompaña y no habla demasiado por más que intento de sacarle conversación parece obstinado a no querer pronunciar palabra alguna. — Al menos podría abrir la ventana ¿por favor? Tengo calor o será la quemadura no se yo pero me derrito — y dicho esto me recargue sobre la ventanilla mientras los caballos tiraban galopando rumbo al castillo..

Estas que ardes muchacho, tienes fiebre, conductor dese prisa — y el conductor lo hizo pues me tambalee casi saliendo del asiento pero me sostuve. — Creo que me voy a echar un sueño — y no tardé medio minuto cuando me quede dormido. No supe si fue desmayo o del cansancio pero perdí el conocimiento. Jack intentaba despertarme pero yo no lo hacía. Al llegar al castillo me cargo en el hombro como si fuera un costal de papas y así entramos a los jardines donde los alumnos murmuraron al vernos, hasta que el autor los quitó del camino, para ese entonces la enfermera salió corriendo y entre ambos me condujeron hasta la enfermería y yo seguía inconsciente. Fui acostado en una de las camas mientras el auror le decía todo lo ocurrido para que ella tuviese un poco de contexto. — Deberíamos avisar a su jefe de casa y a algunos de sus amigos para que lo vean cuando este mejor — la enfermera dijo mientras el autor asintió saliendo de la enfermería rumbo al despacho del jefe de la casa Gryffindor.
Anonymous
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.