Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV]

Drake Ulrich el Mar Oct 13, 2015 9:03 pm

Callejón Knockturn, 20:58 pm.
Drake & Fly / Bellatrix & Rodolphus

Demasiado estrés en mi vida. Mira que yo siempre había sido un hombre sencillo, con una vida sencilla, con gustos sencillos, con personalidad sencilla… Y claro, me vienen cosas complicadas y a mi cerebro le da una embolia y mi cuerpo se estresa. Entre la preocupación de mantener a todos mis seres queridos a salvo (que oye, después de que se me hayan muerto mis dos compañeras de piso (Alice y Katerina), mi mejor amiga de la infancia (Willow) y ahora un auror muy amigo mío, uno ya empieza a preocuparse), tener en mente no morir en mis misiones de auror que son arriesgadas (que soy Hufflepuff y como tal Fly me ha recomendado que tenga un plus de precaución por si las moscas), no cortarme con el papel en la oficina (pues mis dedos son bastantes sensibles) y estar reconcomiéndome la cabeza con esa proposición matrimonial que he estado sopesando durante el último mes, pues claro, tengo la cabeza hecha un lío. Demasiadas preocupaciones, pensamientos y trabajo. Mi padre seguro que no murió por un mortifago, llegó el segundo hijo y dijo: “Demasiado estrés para mi body de auror” y se suicidó. Porque es que esto no era normal.

Pero bueno, había decidido quitarme peso de encima, por lo que como soy un cagado de la vida, había estado posponiendo la proposición matrimonial en vez de sacar par de huevos y hacerlo como Dios manda. Pero no importa. No había prisa, ¿no? Fly no iba a dejarme. Yo no iba a dejarla. Y todo bien.

Así que hoy estaba menos estresado porque además de no preocuparme porque ningún ser querido muriese (ya que Sven estaba en Hogwarts y supuestamente es un lugar bastante seguro (AUNQUE LUEGO MIRA COMO SE LES CUELAN LOS BASILISCOS), Emily era una vampiresa y no podía morir y Fly estaba conmigo), tampoco me tenía que preocupar por morir yo porque era una misión bastante tranquila en donde no había papel de por medio y en dónde técnicamente nada atenta contra nuestra integridad física.

No parece sospechoso, lleva entrando en tiendas toda la tarde comprando material para su hijo en Hogwarts —le dije a Fly mientras giraban en una esquina en el Callejón Diagón para continuar siguiendo a aquel individuo, el cual se metió en el Emporio de la Lechuza.

Mientras tanto, Fly y yo nos quedamos a una distancia prudencial para que ni reparase en nosotros ni ser cantosos cuando saliera y volviéramos a seguirle. Me apoyé en la pared y miré a Fly con el ceño fruncido.

Cuando al jefe le dan los trabes raros, le dan bien fuerte. ¿Por qué sospecha exactamente de ese tío? ¿No es más fácil acercarnos a él y pedirle por favor que nos muestre su antebrazo izquierdo? Hacemos que aparezca lo que tenga que aparecer si tiene la marca y… ¡Voilá! —dije, malhumorado. Aquel momento sería perfecto para estar en otro lado con ella mientras en mi cabeza sopeso el momento adecuado para pedirle que se case conmigo. ¡Pero no! Allí estábamos—Sé que no es muy ético ir preguntando a la gente que nos enseñe su antebrazo izquierdo. ¡Pero tampoco les estamos preguntando que si se pueden bajar los pantalones! —me defendí a lo que probablemente sería el punto más flaco de mi plan—¡Además, todo lo que ha hecho es de persona normal! —volví a añadir, ofuscado, mirando al cielo, el cual estaba ahora anaranjado pues estaba anocheciendo—. ¡Y es tarde! Quiero irme a casa. Nos vamos a perder la peli de hoy y luego Stella nos la spoilerá la muy perra. Siempre hace lo mismo...

Pero el tío, sin comprar nada en el Emporio de la Lechuza volvió a salir de allí para que el dueño de la tienda cerrase tras su ida. Se metió por un callejón por el que no solía meterse mucha gente. Fruncí el ceño y cuando desapareció de nuestra vista, fuimos hacia allí y le vimos coger un desvió hacia el Callejón Knockturn.

¿Por qué habré hablado? —dije, preguntándole más bien al ente divino que tenía como arte hacer lo contrario a lo que el comentarista decía—Eso no es de persona normal, vamos —dije claramente, metiéndome con Fly por los callejones por dónde se había ido aquel hombre. Por definición: persona que se mete en el Callejón Knockturn, persona que esconde algo.
Drake Ulrich
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] XYKl26n
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 492
Puntos : 377
http://expectropatronum.foroactivo.com/t419-drake-ulrich http://expectropatronum.foroactivo.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://expectropatronum.foroactivo.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich https://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Fiona T. Shadows el Sáb Oct 17, 2015 11:39 am

“Trabajar en el Ministerio de Magia es lo más apasionante del mundo. Puedes pasar las mejores horas de tu vida entre sus muros y no querer salir de allí jamás” – Nadie, nunca.

Por suerte aquel día el plan no era pasarse las horas en uno de los amplios despachos del Ministerio ordenando informes según la fecha en la que fueron emitidos. O según las iniciales de las personas que los enviaron. O por temáticas. O por colores de la pluma por la que fueron escritos. Y es que el trabajo como Auror a veces dejaba mucho que desear. Pues, cuando Fly había decidido ser Auror, siempre había imaginado correr tras los Mortífagos, adentrarse en edificios abandonados y una infinidad de duelos un día sí y otro también. Pero esas cosas solo tenían lugar días contados. Uno de cada mes, o dos como mucho. Pues el resto lo pasaban entre informes, lo que había hecho que todos los Aurores irresponsables se volvieran maestros en el noble y ancestral arte de la papiroflexia.

Habían salido del Ministerio de Magia hacía un par de horas y no habían parado a tomar un café o algo, y eso era raro en ellos. Digamos que si había que buscar a dos Aurores que no era buena idea para emparejar para hacer trabajos eran a Fly y Drake. Fly era irresponsable por naturaleza y Drake… Bueno, con ser Hufflepuff ya tenía excusa suficiente para no saber ni contar hasta patata. – Querido diario, el hombre de los ojos muy juntos va de tienda en tienda. No sé si es que es un indeciso a la hora de comprar material escolar o simplemente es gilipollas y tiene mucho tiempo libre. ¿Será culpa de la crisis por no darle horas de trabajo? – Tomó nota en el aire de lo que iba diciendo, como si fuese un verdadero diario y escupiendo las palabras con una voz angelical digna de una niña de quince años contándole sus primeros romances a una hoja de papel.

Llevaban horas mirando cómo aquel hombre entraba a una tienda. Pasaba dentro cinco minutos mirando por los estantes. Hablaba con el dueño de la tienda o el pobre hombre al que le había tocado trabajar aquel día. Y se iba. Parecía que no le gustaba nada en las tiendas, aunque de vez en cuando compraba algún que otro objeto en las tiendas de material escolar. Y por su aspecto, no tenía pinta de que el material fuera para él.

- Eh… - Sacó una hoja de papel arrugada de la parte trasera de su pantalón y leyó rápidamente lo que ponía en esta. – Ah, sí. – Sí, se había apuntado la información ahí. Como para perder aquel “informe” en algún lugar y que cualquiera lo encontrase. Lo que yo decía, la irresponsabilidad personificada. – Su familia es conocida por encubrir crímenes de los Mortífagos y esconderlos de las autoridades. Han sido detenidos en varias ocasiones, pero nunca dicen nada. Sigo diciendo que si se pudiesen usar maldiciones imperdonables en los interrogatorios las cosas serían más fáciles… - Rodó los ojos. – Pero al tema, que tiene un soplón cerca que ha avisado al Ministerio de que no sólo protege a los Mortífagos, sino que es uno de ellos. – Se encogió de hombros. Eso en el colegio era motivo de paliza. ¿Soplón? Por favor, que ella había pertenecido a Slytheirn, la casa donde el nivel de alumnos que hacen bullying es tan elevado que no puede ni contarse.

- Ya, bueno, y si no la tiene, los cargos te los comes tú, ¿Te parece? – Sonrió de manera irónica mirando a Drake antes de rodar los ojos. Pobrecito, si es que era Hufflepuff, no podía decir cosas coherentes y respirar al mismo tiempo. Eso era demasiado esfuerzo incluso para él que había conseguido un puesto de Auror. Nadie sabe cómo, pero lo había conseguido. – No puedes ir por ahí acusando a todo el mundo de Mortífagos, si te equivocas acabarás sancionado y posiblemente ante el tribunal, especialmente porque la familia de este tipo tiene muchos amigos importantes. Y tú… Bueno, ¿Tú madre en qué trabajaba? – Preguntó con cierta ironía, porque precisamente la madre de Drake no tenía un cargo en el Ministerio de Magia ni en la prensa, algo que siempre venía bien.

Soltó una pequeña carcajada al escuchar el comentario sobre Stella y negó con la cabeza. Sí, era verdad que Stella siempre hacía lo mismo, pero lo cierto es que le resultaba incluso divertido. – Eso nos pasa por tener trabajo, no como ella, que dice que trabaja pero se pasa el día sin hacer nada. ¿Por qué nos metimos a Aurores? Da demasiado trabajo. – La pregunta iba medio en serio medio en broma. Medio en serio porque era cierto que daba mucho trabajo, que se pasaban el día de arriba abajo aunque fuese para cambiar los informes de planta. Y medio en broma porque ambos estaban más que cómodos con su trabajo y era lo que les gustaba. Aunque la mitad de sus compañeros muriesen.

Siguieron mirando a aquel hombre con cierto aburrimiento hasta que la situación se torció. O más bien se torció el rumbo de aquel hombre, pues giró en una intersección y desapareció en la oscuridad hacia el Callejón Knockturn, el cual no se caracterizaba precisamente por vender arco iris y unicornios. Bueno, unicornios  a lo mejor sí, o más bien su sangre. Porque la gente en el Mundo Mágico está muy loca.

- Ay, que pereza. Estaba cómoda aquí. – Dijo arrastrando las palabras y, arrastrándose a sí misma hasta que Drake tomó la voz cantante y tiró de ella hacia el interior del callejón. La calle principal estaba desierta y tuvieron que acelerar para encontrar al hombre en uno de los callejones colindantes, hasta que atravesó el recoveco de una pared y desapareció de su vista. – Ay, que pereza. – Repitió, pero esta vez se movió más rápidamente junto con Drake en dirección al hueco por el que el hombre había desaparecido.

Había unas escalinatas que se adentraban en la oscuridad hacia vete tú a saber dónde. No había luz alguna que les señalase hacia donde iban pero a fin de cuentas, aquello ya era motivo para perseguir a aquel hombre y ver lo que tramaba. – Las damas primero. – Se apartó del camino y dejó que Drake pasase primero. En ese momento una luz salió del interior de la oscuridad en dirección a ambos, pero por suerte ninguno fue golpeado por aquel rayo de luz. – Mira, esto tenía que estar mejor pagado. Y ese hombre ya no me cae bien. – Invocó un lumus con su varita y ambos se adentraron en la oscuridad en busca de aquel hombre, el cual corría por el interior de los pasadizos en los que estaban a punto de introducirse sin saberlo. Un puto jodido laberinto.
Fiona T. Shadows
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] U19vxBN
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 711
Puntos : 546
http://expectropatronum.foroactivo.com/t517-fiona-t-shadows http://expectropatronum.foroactivo.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://expectropatronum.foroactivo.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 https://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows
Fiona T. ShadowsInactivo

Invitado el Mar Oct 20, 2015 11:29 am

Pon un poco de tocino en una trampa y las ratas acudirán en manada. Y Bellatrix era única bailando entre las ratas, los gusanos y los despojos. No había más que chasquear los dedos y ser prolija a la hora de dejar caer unas cuantas monedas y, al suave tintineo del metal, cientos de alimañas te besan los pies y comen de tu mano. Muchos de sus estirados amiguitos, compañeros de armas, hermanos de sangre, cometían el error de creerse que su posición se basa en no bajar nunca del pedestal. Bella tenía claro que el verdadero estatus es el que te permite sobresalir y brillar aún cuando has descendido a los infiernos y tienes los pies manchados de barro. Ella era elitista como la que más, purista hasta la médula, pero era consciente que las alcantarillas, los húmedos callejones, los portales oscuros y cada rincón maloliente del mundo mágico tiene ojos, oídos, y lenguas sueltas que se vuelven terriblemente elocuentes si se lubrican con los estímulos adecuados.

Nada nunca se mueve sin que ella lo sepa.

Por desgracia, las ratas conviven entre los humanos, se alimentan de sus desechos y contaminan hasta los más ilustres palacios. Ella no va a caer en el error de pensar que entre sus filas no hay manzanas podridas. Claro que las hay, y es su trabajo el encontrarlas y asegurarse de que no van a contaminar el resto del cesto. Y cuando se descubre una infestación, la mejor forma de librarse de ella es erradicarla. Por eso, hace unos días, Bella y su marido habían invitado a cenar a un antiguo conocido, un miembro de una ilustre familia con importantes cargos en el ministerio. Un hombre con contactos, poder, influencia y que, más de una vez, se había comprometido por la Causa protegiendo y ocultando las huellas de alguno de sus hermanos más... descuidados a la hora de trabajar. La velada había sido apacible, incluso entretenida. Habían honrado el sacrificio y el ego de semejante mirlo blanco con los mejores vinos, los mejores manjares y, a la hora de los postres, el matrimonio le había hecho partícipe de una importante misión que el mismísimo Señor Oscuro debía depositar sobre sus hombros. Con el orgullo henchido como un pavo real, habían cerrado el acuerdo con una cacería al más puro estilo Lestrange.

El hombre solo tenía que acudir, a una hora y en un día determinados, a un determinado punto del callejón Knockturn al que Bella gustaba de llamar cariñosamente "La Ratonera".

– Pobre, pobre gusanito, ufano y sonriente retorciéndose en el sedal...

Canturrea Bella junto a su marido, jugando con la varita, el rostro oculto tras la máscara y el cuerpo envuelto en una túnica negra como la boca del infierno. Ambos tenían razones más que suficientes para saber que su benefactor estaba comprometido, que había alguien de su círculo informando de sus pasos al cuerpo de aurores. Ambos se habían asegurado que la "supuesta misión" que se le había encomendado tuviera un aspecto tan jugoso que el hombre no podría evitar vanagloriarse de ella. Y en el momento en que comprobaran que eso había puesto sobre aviso al cuerpo de aurores, tendrían la prueba definitiva de que el brazo estaba gangrenado y había que apuntarlo antes de que pudiera contaminar y podrir el resto de organismo. – Una pena por el gusanito, interpretaba bien su papel. – Ninguno de los dos tenía el más mínimo interés en ponerse a investigar quién de su círculo era el espía. Les daba igual. Él ya estaba señalado y, muerto el perro, se acabó la rabia. – Oh, querido, la noche promete ser mucho mejor de lo que imaginaba. – Dice Bella mientras observa en lo que parece ser una esfera de cristal la entrada del callejón y el rostro de la hermosa y dulce auror aparece en la superficie, con la distorsión propia de un cristal con esa geometría. – Romeo y Julieta vienen a jugar con nosotros. ¿No es romántico? Nunca hemos tenido una cita de parejitas.

La mortífaga se levanta y hace desaparecer el cristal con un golpe de varita. La paciencia no es su principal virtud, y se ha cansado de esperar. Un rayo ilumina uno de los corredores y eso sirve de pistoletazo de salida al matrimonio. – El gusanito ya se ha dado cuenta de que los dos atunes quieren devorarlo, amor mío. Tendremos que socorrerle...  – No puede verla tras la máscara, pero Bella está convencida de que él puede imaginar la sonrisa torcida y cruel que le curva los labios bajo el frío y ornamentado metal. Se desaparece del lugar para aparecer a la espalda de los aurores, en la boca de callejón. Un golpe de varita y los ladrillos parecen cobrar vida, cerrando la salida y cortando la posibilidad de cualquier escapatoria. – ¡Bu! – Antes de que quieran darse cuenta para mirar a su espalda, la bruja a desaparecido. Una risa femenina, escalofriante y distorsionada, recorrer los túneles y pasadizos. Por el efecto del eco, parece llegar de todas partes a la vez y de ninguna en concreto. La maravilla de aquellas máscaras no era solo ocultar su identidad, también el distorsionar la voz hasta hacerlas irreconocibles y, desde luego, más peligrosas.

– ¿Buscáis esto? – Bella vuelve a aparecer delante de la pareja de aurores, con el gancho al que estaban persiguiendo flotando apenas un metro por delante de ella y a otro metro y medio del suelo. Tiene el cuello estirado y la cabeza hacía atrás, como si una enorme mano lo estuviera estrangulando. La mano izquierda de la bruja tiene una posición complementaria, apuntando hacía arriba y con los dedos crispados, como si apretase una garganta imaginaria. El hombre boquea, patalea y se lleva las manos al cuello, como si quisiera liberarse de aquel agarre invisible. – Todo vuestro. Está roto. Ya no lo quiero. – De un movimiento brusco el cuerpo sale despedido hacía la pareja de aurores. En el breve lapso que dura su vuelo, Bella apunta y, sin mediar palabra, un rayo verde e intenso brota de la varita e impacta en el cuerpo del hombre, que cuando quiere caer sobre los aurores, ya es un saco inerte, pesado y muerto. – Nunca me duran mucho los juguetes. ¿Por qué será?
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Dic 10, 2015 5:01 am

”La Ratonera” uno de los lugares favoritos de Bellatrix y también suyo. La conocían como la palma de su mano, cada rincón y recoveco, pues podían llegar a recorrerla a ojos cerrados, encontrando en cada esquina alguna historia sanguinaria de tortura y destrucción que para ellos se antojaba más que divertida. Ahí esperaban, pacientemente, aún cuando a Rodolphus ya comenzaban a picarle las manos por conjurar con su varita o enredarlas a la garganta de “gusanito”.

Bella, por su parte, parecía más divertida que impaciente y aquello de cierta forma le relajaba y hacía que la espera no fuese tan desesperante. Después de todo, ambos eran diferentes, sin embargo lograban complementar la mayor parte del tiempo y por eso es que podían llegar a ser tan buenos camaradas. No obstante Rodolphus aún mantenía sus dudas respecto a cuan poco podría seguir haciendo el soplón si dejaba de contar con la descuidada información de “gusanito”, mas estaba seguro de que aquel estúpido había hablado ya con tanta gente que no sabría quien podía ser dicho informante y por tanto sólo quedaba la opción de torturar a los mismos aurores hasta obtener un nombre, pero los aurores eran a veces tan nobles y duros de roer que no valía la pena hacerse de esperanzas. Entonces quizás Bella tenía razón y la rabia se acabaría matando al perro, pero —aún así— habría tortura.

Sonrió ansioso, sintiéndose casi como un perro juguetón al que enseñan la pelotita, cuando su esposa vio entrar a los aurores a través de su bola de cristal.

—Entonces tal vez debamos probar jugar a un intercambio.

Sugirió con una sonrisa ladina, luego de que ella mencionara la posibilidad de una cita de parejitas. La idea no era mala, el jugaría con Julieta y su esposa con Romeo, aunque sin dudas sería más divertido hacerlo juntos. Siempre lo era.

Siguió a su mujer por entre los pasillos y desapareció tras ella, sabía exactamente a donde iba, pero no le seguiría. Tomó otra ruta y apareció por delante de aquel compañero de armas, cuya gran bocota estaba apunto de costarle la vida.

—Rodolphus… —le reconoció el hombre.

Su voz sonaba fatalmente aliviada por encontrar una mascara amiga al saberse ya seguido por una pareja de aurores. Había tenido la intención de pedir su ayuda, el mortifago pudo verlo en el brillo de sus ojos, mas éste no le dejó hablar y con un movimiento de varita le desarmó arrojándole contra una de las murallas, dejándole a completa disposición de su mujer, quien sólo apareció junto a él para llevárselo de regalo a la pareja de aurores.

El Lestrange sonrió aún a sabiendas de que ese juguetito les duraría poco, mas no le importaba mientras tuviese a los aurores con quien divertirse por un rato más largo. Eso le hacía mantener la sonrisa en sus labios, sonrisa que estaba seguro también compartía con Bella, por lo que se apresuró en alcanzarla y no perderse un segundo más de diversión.

Apareció junto a su esposa justo en el momento que su antiguo colega salía nuevamente expedido por los aires, esta vez para encontrarse con la muerte y caer completamente inerte sobre la joven pareja de inexpertos aurores a la cual derribó.

Rodolphus ladeó la cabeza, cual pintor observa una pieza de arte a la que finalmente cree necesitar ponerle el último de los toques. Pues así, con simple movimiento de varita lanzó un “Reducto” directamente a la cabeza del cadáver conocido y ésta reventó sobre los mismos jóvenes, obsequiándoles un baño gratuito de sangre y sesos.
Anonymous
InvitadoInvitado

Drake Ulrich el Vie Ene 08, 2016 12:38 am

Quería irme a casa a ver la película, ponerme el pijama y comer mierdas mientras me tiro en el sofá con mi amorsín y le doy amor. Pero no, el Ministerio se había empeñado en que persiguiéramos a un subnormal que parecía no tener nada que esconder. O por lo menos es la sensación que me daba a mí. En fin, el caso es que cuando por fin tenía el pensamiento de que el hombre iba a decidir irse para casa —y por tanto yo podría irme para la mía—, decidió que era buena idea meterse en el Callejón Knockturn y correr de manera sospechosa.

¿Pero por qué?

Obviamente le perseguimos porque éramos la seguridad mágica y ese hombre había adoptado una actitud SOSPECHOSA ante nosotros, por lo que nuestro deber era perseguirlo, atraparlo y preguntarle educadamente por qué había hecho eso antes de enviarlo a la prisión del Ministerio para que fuera interrogado.

Fue confuso y un infortunio cuando de repente, en un callejón, nos vimos acorralados. Perdimos de vista a nuestra “presa” mientras que de repente nosotros mismos parecíamos habernos convertido en unas. Me paré de golpe para observar la situación, dándome la vuelta rápidamente al ver aparecer a un mortifago detrás nuestra, el cual consiguió cortar totalmente el paso. Desapareció y volvió a aparecer delante de nosotros, con el hombre con el que estábamos persiguiendo. No estaba sola la figura enmascarada, sino que tenía a un compañero.

La verdad es que el hombre ya no me interesaba. Si los de ellos estaban haciéndole daño, es que no era de ellos y si tampoco era de los nuestros, ¿de qué cojones de bando era y por qué cojones huía? Y no estaba yo en esos momentos como para ponerme a pensar demasiado.

Em, sí —contesté ante la pregunta de la figura femenina. Sí qué buscábamos eso, sí, pero por mí que se lo quedara.

Pero no duró mucho. La mujer lo lanzó contra nosotros, matándolo por el camino y haciendo que su cuerpo chocase tanto contra Fly como contra mí. Me puse las manos delante pero aun así me caí hacia atrás, apartándome lo más rápido posible del cadáver que, segundos después, explotó. Bueno, más bien su cabeza explotó delante de nosotros, manchándonos de arriba abajo de sangre y cesos. Qué asco, de verdad. Qué puto asco. ¿Qué necesidad había de esto, eh? ¿QUÉ NECESIDAD? Me abstuve de mirar el cuerpo sin cabeza y me quité la sangre de la cara con la mano, mirando cabreado a los dos enmascarados. En  verdad no iba a negarlo, cada vez que me encontraba con mortifagos, me acojonaba un poco.

Sujeté entonces la varita con fuerza con una mano, poniéndome serio. ¿Eran cosas mías o todavía no había asimilado tanta información en tan poco tiempo? Lo que tenía claro es que estaba en peligro y que aquellas dos figuras no tenían intención de irse. No me gustaba la ironía de la figura femenina, ¿qué por qué será que no te duran? Retrasada, si los matas pues ya no sirven. De verdad, los mortifagos poéticos filosóficos metafóricos de la vida me tocaban las narices. Gente cruel con filosofía para sentirse menos imbéciles y justificar sus actos. No, no los soportaba.

Algo me decía que en ese enfrentamiento visual alguien debía de dar el primer paso. Por un momento mi instinto pacifista me animaba a dialogar para salir bien, ya que al ser “emboscados” me sentía un poco indefenso. No obstante, como autoridad mágica debía de coger a esos dos mortifagos y meterlos en Azkaban hasta el fin de sus días. Y, bueno, eso me motivaba mucho más.

Alcé la varita.

¡Veamos cuánto duras tú!

OFF: ¿Os parece si tiramos los 4 iniciativa y nos separamos dependiendo de los números? Los dos más alto pelean entre sí y los dos más bajo también. Luego ya nos vamos intercambiando o como quieran.
Drake Ulrich
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] XYKl26n
RP : 10
PB : Josh Hartnett
Edad del pj : 29
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 000
Lealtad : Albus Dumbledore
Patronus : Mono capuchino (Parl
RP Adicional : 000
Mensajes : 492
Puntos : 377
http://expectropatronum.foroactivo.com/t419-drake-ulrich http://expectropatronum.foroactivo.com/t423-relaciones-de-drake-ulrich http://expectropatronum.foroactivo.com/t3175-cronologia-de-drake-ulrich https://www.expectopatronum-rpg.com/t614-correspondencia-de-drake-ulrich#9979
Drake UlrichInactivo

Maestro de Dados el Vie Ene 08, 2016 12:38 am

El miembro 'Drake Ulrich' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] Sdado15_zps936b6302
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Fiona T. Shadows el Sáb Ene 09, 2016 11:51 am

Fly no entendía la necesidad de hacer una pausa en su ajetreada vida para interrogar a aquel hombre que, claramente, no estaba haciendo las cosas bien. ¿Qué más pruebas necesitaban para saber que no era sospechoso, sino también culpable? ¡Por las barbas de Merlín, si les estaba conduciendo a una maldita trampa! Pero no, tenían que capturarlo, llevarlo ante el Ministerio de Magia y proporcionarle un juicio justo donde, lo más posible, es que acabase suelto a los dos días por falta de pruebas suficientes. ¡Tonterías! Fly sabía de sobra que era culpable. Drake lo sabía. Y todo el maldito Ministerio de Magia, ¿Por qué no podían simplemente lanzarle un hechizo por la espalda y sacarlo de ahí lo antes posible para irse a casa? Quería tirarse en el sofá con una mantita y ver una película hasta quedarse dormida. Porque Drake tenía un gusto horrible en lo referente a películas y lo más seguro es que se acabase queriendo morir del aburrimiento.

No tardaron ni dos minutos en avanzar por aquella cueva de la que desconocían la profundidad y encontrarse con dos Mortífagos. Uno no, dos. Así, sin vaselina de buenas a primeras. Fly rodó los ojos en una mueca de asco nada más los vio aparecer. ¿Qué pasa? ¿Qué esa gente no tiene un trabajo o que Lord Voldemort les paga? Es que no tiene lógica, se pasan el día que si matando, torturando o secuestrando y encima tienen tiempo para vivir, ¿Acaso ser Mortífago está pagado? Porque ser de la Orden del Fénix no lo estaba y por eso tenía que seguir trabajando para el maldito Ministerio de Magia. – Llámame loca, pero creo que nos hemos metido solitos en la boca del lobo. – Susurró para que solo Drake pudiese escuchar lo que decía.

Por su parte, la mujer parecía recién sacada del psiquiátrico y, tan rápido como apareció ante sus ojos, desapareció para volver a aparecer acompañada de una segunda figura, claramente masculina. Que pereza. Esa era la única frase que se repetía en la cabeza de Fly. ¿Por qué tenían que hacer cosas? Pero al menos luchar contra Mortífagos era mil veces más divertidos que perseguir a un hombre por los callejones hasta una cueva.

Fly se indignó. Pero se indignó mucho. Vamos a ver, mujer, alma de cántaro, mortífaga con mascara porque posiblemente te tiraron ácido en la cara… ¿Qué haces? ¿No te das cuenta que acabas de matar el trabajo ajeno? Luego los muggles por ahí quejándose de la situación económica de su país, la crisis y el paro. Pero en el Mundo Mágico tu sueldo puede esfumarse porque una pareja de Mortífagos decida matar a la persona que tienes que llevar ante el Ministerio de Magia. Pues hija de puta, no lo matas, se lo llevan los dos aurores y, tan ricamente, vuelven a pelear contigo. ¡Pero no mates al pobre hombre con el que iban a ganarse el sueldo!  - Oh, venga ya. – Su culo hacía tiempo que había acabado en el suelo al ser golpeados con el cuerpo del hombre, pero nada más levantarse los sesos de aquel hombre acabaron manchando su ropa. Por suerte, Drake ocupaba más y, por suerte, eso sirvió para que él acabase con más restos humanos cubriendo su ropa. ¡AJÁ! Punto a favor del hobbit.

Seguro que si contestaba acababa enfadando más a Drake que a los dos Mortífagos. ¿Por qué? Porque a un Mortífago le importa una mierda enfrentarse a un Auror toca pelotas incapaz de no soltar burradas, pero a Drake no le gustaba que su novia se dedicase a enfadar más a los Mortífagos de lo que ya podían estar. Y claro, normalmente en las misiones les tocaba separados y Fly podía tocar los huevos abiertamente y con toda la tranquilidad del mundo pero en esa situación… No, mejor no. Que no quería tener discusión luego en casa o que Drake muriese odiándola por toca pelotas. Porque estaba claro que si moría alguno de los dos era él, que por eso era Hufflepuff, no te jode.

Alzó la varita y, situándose al lado de Drake, no dudó a la hora de enfrentarse a aquellos dos Mortífagos que, posiblemente, acababan de afectar sin darse cuenta a su sueldo de fin de mes. Claro, es que sólo piensan en sí mismos. Panda de egoístas.

OFF: Al que le toque conmigo seguro que gana PORQUE LOS DADOS ME ODIAN <33
Fiona T. Shadows
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] U19vxBN
RP : 10
PB : Ellen Page.
Edad del pj : 29
Ocupación : Auror
Pureza de sangre : Sangre limpia.
Galeones : 23.430
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Erizo (Parlante)
RP Adicional : +1H
Mensajes : 711
Puntos : 546
http://expectropatronum.foroactivo.com/t517-fiona-t-shadows http://expectropatronum.foroactivo.com/t519-relaciones-de-fly-t-shadows http://expectropatronum.foroactivo.com/t518-fly-shadows-timeline#8464 https://www.expectopatronum-rpg.com/t520-lechuceria-de-fly-t-shadows
Fiona T. ShadowsInactivo

Maestro de Dados el Sáb Ene 09, 2016 11:51 am

El miembro 'Fiona T. Shadows' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] Sdado9_zps79baf9ba
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Dom Ene 17, 2016 1:56 am

El resultado de su obra fue épico. No sólo había bañado a ambos aurores con una mezcla de sangre y sesos, sino que además había transformado sus rostros desde una expresión de sorpresa a una de completo asco y también hastío. Ambos se habían cabreado hasta los mismos cojones y Rodolphus lo sabía y disfrutaba. Pero no habían sido ellos los únicos en poner alguna de esas caras, el mayor de los Lestrange lo sabía, pues a pesar de no poder ver el rostro de su mujer a causa de su mascara, sabía que a ésta no le había agradado para nada la escena. La conocía lo suficientemente bien para saberlo.

Vio como el muchacho se limpiaba el rostro con su propia mano, dejando su piel aún cubierta con tono rojizo de la sangre o era que quizás la rabia le hubiese hecho arder hasta la cabeza y aquella sangre viniese por dentro. La chica, no obstante, había sufrido mejor fortuna que él y algo había alcanzado a cubrirse con el mismo cuerpo de su acompañante. Algo que lamentablemente Rodolphus había experimentado también en alguna ocasión y no precisamente con sangre y es que él también abarcaba más superficie que su esposa, Bellatrix.

Entonces el rostro de ambos se le hicieron familiar y es que los aurores no eran realmente un grupo muy numeroso. Además, como si la ironía fuese poca, Rodolphus acababa de comenzar a trabajar como Jefe del Departamento de Entrada en Vigor de la Ley Mágica, el cuál tenía precisamente en su interior a la Oficina de Aurores, por lo que tenía libre acceso a todos sus expedientes con un simple movimiento de varita y sin tener que pedir autorización a nadie, ya que el encargado de dichos permisos era él mismo.

Ella se llamaba Fiona Tatiana Shadows, había egresado de la distinguida Casa de Salazar Slytherin y era hermana gemela de Mathew Shadows, un antiguo mortífago. Él, por su parte, era Drake Ulrich Migliori, egresado sorprendentemente de la casa de Helga Hufflepuff y su padre fue una de las primeras víctimas del grupo enmascarado. Los que en un principio le habían parecido inexpertos resultaban no ser tan novatos y ambos, incluso el Hufflepuff, prometían ser aurores de cuidado. Como había dicho Bellatrix, la tarde prometía y esperaba que su esposa, esta vez, estuviera por la labor de hacerlos durar.

La pareja de aurores se puso de pie casi al mismo tiempo, como si limpiarse un poco la sangre de sus rostros fuese suficiente tregua permitida, por lo que Rodolphus sonrió detrás de su mascara, preparándose para ese enfrentamiento que tanto deseaba y del cual esperaba salir victorioso y con un par de cabezas para colgar de su muralla a menos que cambiase de opinión y determinara que podían serle mas útiles si seguían con vida, después de todo ¿era realmente el hombre que había asesinado Bellatrix un soplón? Quizás por su parte él intentase interrogarles… o quizás no. Ya vería como se iban desarrollando los hechos, pues al menos su esposa no tenía demasiada paciencia para ese tipo de cosas.

—¡Veamos cuánto duras tú! —sentenció el auror.

¿Qué cuanto duraba? Aquella pregunta no podía haber sido dirigida para otra persona que no fuese Bellatrix, pero el muchacho parecía haberles confundido de lugar o estar utilizando una táctica de distracción, ya que el mortifago pudo adivinar a través de su mirada que el hechizo sería dirigido a él, por lo que no dudó en alzar la varita para cortar cualquiera fuera el casteo que amenazaba salir de la punta de la varita del joven. Entonces sonrió.

—¿Cómo está papi?

Preguntó con ironía antes de desaparecer y aparecer sólo unos cuantos metros más atrás, lo suficiente para llevar el enfrentamiento lejos de Bella y la otra mujer y así evitar estorbarse.

—¡Imperio!

Si su hechizo daba en el blanco, su primera orden sería que comenzar a aporrearse la cabeza contra la muralla...

Off y Offes: Perdón la demora, pero estaba esperando que posteara Bella, pero ya me cansé de esperar, la paciencia no es mi fuerte XD
Y... se me ha hecho extraño hacer un post de relleno sólo para ver con quien peleo, pero de verdad, si nos vamos a duelo con dados, que sepan a mi también me odian XD
Y vale, edito porque ESTA VEZ no me odiaron XD así que por obviedad ya sé que me toca Drake, pues nadie puede sacar un número más alto.


Última edición por Rodolphus Lestrange el Dom Ene 17, 2016 2:22 am, editado 1 vez
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Dom Ene 17, 2016 1:56 am

El miembro 'Rodolphus Lestrange' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] Sdado20
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Jue Ene 28, 2016 11:17 am

Rodolphus había acertado, sin lugar a dudas, la expresión de Bella bajo la máscara era del más puro y absoluto desagrado. No sería la primera vez que presenciaba algo del estilo. La sangre, las vísceras, la visión de la muerte, no era algo que la incomodasen, ni mucho menos la escandalizasen a esas alturas. pero ella tenía otro estilo más... ¿Elegante? Y no le desagradaba la escena en sí, sino el modo de producirse, como si su marido fuera un niño travieso jugando a meterle un bicho por la ropa a una niñita histérica en el patio del colegio. Tentada estuvo de lanzarle un hechizo a él también, solo para que se tomase en serio aquel juego. Para la mujer no era una guerra de bolas de barro, era una cacería. Y en toda cacería hay un punto de riesgo. La presa puede revolver, y a Bella no le gustaría quedar en evidencia porque su esposo cometiera el error de subestimar a sus rivales. Ella tenía claro que no eran unos principiantes. Habían coincidido con ambos en Hogwarts, en especial con Fiona, compañera de casa aunque unos años mayor que ellos.

Las posiciones estaban claras. Rodolphus actuó primero, reclamando para sí al varón y apartándose de la escena para desafiarle a un duelo. – ¿Chicos con chicos y chicas con chicas? ¿No es un poco aburrido, encanto? – Se dirige a su marido, alzando la voz para que le escuche desde su nueva posición. Sonríe bajo la máscara, y la sonrisa se revela en el modo en que sus ojos claros brillan en la penumbra. – ¿O acaso has elegido al hurón porque te da miedo que la mujer pueda dejarte en evidencia? – Aunque no iba a ser tan tonta como para descuidarse dando por hecho por hecho que el Hufflepuff iba a ser un inepto, que no lo era si había llegado a aquel departamento del Ministerio, sí que en su cabeza ponía a la slytherin en la posición de un rival más digno, y más exigente. También su experiencia le decía que las mujeres solían ser más peligrosas, más imaginativas y más pérfidas a la hora de combatir. Los hombres, para todo, eran simples, brutos e impulsivos. Actuaban por instinto y por rabia, embistiendo como animales. Las mujeres sabían ser más sibilinas,

Bueno, querida, tú también servirás. No tengo inconveniente en bailar con una mujer... – Ronronea, melosa, casi seductora, mientras la rodea como un depredador a su presa, dándole tiempo a levantarse del suelo y limpiarse los pocos restos del cadáver que su pareja no había logrado parapetar. Bella se movía con la varita en la mano, deslizándose como si se tratara de una serpiente, con la mano que no iba armada extendida, como si tratara de mantener una posición más estable u ofrecerle al rival una diana más clara, a sabiendas que no iba a poder derribarla. – Fiona, Fiona, Fiona... ¿Qué te llevó a traicionar la noble casa de Salazar Slytherin? ¿Realmente ese fantoche merece tanto la pena? ¿O acaso tenías miedo de las comparaciones con tu hermano y no poder llegar nunca tan lejos como él llegó? – A fin de cuentas, nadie mejor que Bella sabía lo que es odiar a un hermano hasta el punto de repudiar el compartir su misma sangre. – ¿Empezamos, querida? ¿O prefieres que sigamos cotorreando como buenas amigas? – Bellatrix señala al cuerpo de Fiona, sobre las costillas. – ¡Moveo Ossis!


Última edición por Bellatrix Lestrange el Jue Ene 28, 2016 11:19 am, editado 1 vez
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Jue Ene 28, 2016 11:17 am

El miembro 'Bellatrix Lestrange' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] Sdado18_zps0daa88ff
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Jue Ene 28, 2016 11:21 am

EDITO para añadir el hechizo y perdón por el doble post, pero me parecía muy absurdo hacer que Fiona metiera otro post de relleno sin atacar cuando llevo yo la iniciativa y todos sabemos que ni puede ni quiere huir del duelo. xD

¡Tirada para el hechizo entonces!

PD: Vaya mierda de dados xDDDDDDD


Última edición por Bellatrix Lestrange el Jue Ene 28, 2016 11:21 am, editado 1 vez
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Jue Ene 28, 2016 11:21 am

El miembro 'Bellatrix Lestrange' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados

'Dado de 20' :
Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] Sdado3_zps453f4354
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Albus Dumbledore el Mar Feb 09, 2016 5:54 am

De pronto, cuando nada parecía anticipar lo que estaba a punto de suceder, un fuerte aleteo se escuchó llegar repentinamente junto a los aurores y mortifagos. Cuando ellos alzaron la cabeza vieron inmediatamente a una especie de enanos alados en pañales que detuvieron su mirada en dos de los presentes antes de afinarse la garganta y comenzar a cantar.

Frente a Drake Ulrich

Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] S5Pzf51

Hufflepuff inútil y bueno para nada
tu cerebro tiene menos neuronas que una almohada
pero te quiero a pesar de todo
que si no eres tú, es la mano y ni mooooodo...


Frente a Fiona Shadows

Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] S5Pzf51

Me fascina que seas tan bajita que parezcas una pulga
y tu humor negro que es más extraño que político que comulga
Sabes que eres especial por ser la única a la que dejo que me moleste
porque decirte que te calles es casi como mandarte la peste.


Cuando la canción acabó, ambos querubines hicieron una orgullosa reverencia, como si un grupo de fans los aplaudiera, y entonces se marcharon.



Nota: Querubin enviado a través del Evento de —Evento de San Valentín—.
Moderador
Expecto Patronum


Albus Dumbledore
Imagen Personalizada : Heavy dirty soul [Fly, Bellatrix, Rodolphus] [PRIV] HgfJCp2
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 484
Puntos : 16
Albus DumbledoreModerador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.