Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Premio al padre del año. [Athena]

Invitado el Sáb Ene 09, 2016 1:42 pm

Fin de semana después de las vacaciones de Navidad.


No es por justificarme, pero no es tan sencillo compaginar la dirección de un departamento como el de Seguridad Mágica con la paternidad y ejercer de ex-marido. Los días siguen teniendo veinticuatro horas para mí, como para el resto de los mortales, y ni siquiera con la ayuda de un giratiempo puedo estar en todo. Y sí, sé que mis hijos deberían ser lo primero. Y sí, también sé que al menos debería haberles hecho una pequeña visita en Navidad, pero el mundo mágico estaba pasando una época demasiado convulsa y prefiero legarles una mundo Mágico seguro para ellos aunque sea a consta de ganarme su desprecio eterno. Hoy me tocaba lidiar con una de las pequeñas, con Athena. Con ella la relación es más difícil, sobre todo al no haber un acuerdo de divorcio que dicte cuando y dónde debo verla.

Habíamos quedado en el salón de té de Hogsmeade, y ya llegaba tarde, para variar. Al menos me había detenido en comprarle un regalo de Navidad. Sí, lo había comprado el mismo día, pero eso ella no tiene por qué saberlo. Me había vestido algo más "informal" para visitar a mi hija en un patético intento de compensar mi aparente desapego con una imagen de padre "guay" y "enrollado" que podría funcionar con alguien de menos edad, pero no con ella a estas alturas. Y aunque lo sé, no puedo evitarlo. Sigo viendo a mi hija como una niña, no como una mujer que ya es consciente de que un padre famoso no compensa que me haya perdido los momentos más importantes de su vida, como el día que se subió por primera vez al Expreso de Hogwarts o su primera función en el colegio.

Al final entro en el local sacudiéndome la nieve de los hombros y con el cabello empapado por el aguanieve con el que habíamos despertado aquel día. Bajo el brazo llevo el regalo, envuelto con muy poca gracia y demasiadas tiras adhesivas. Me quito los guantes de cuero, dejando al descubierto las cicatrices de quemaduras que desfiguran una de mis manos y a las que mi hija está más que acostumbrada. O al menos eso creo. La encuentro sola, esperando en una mesa, jugueteando con uno de esos cacharritos muggles entre las manos y con cara de pocos amigos. Necesito unos segundos para suspirar y acomodarme un mechón de cabello, para hacerle notar mi presencia. – Hola cariño. – Me inclino para besarle la frente, esperando que no me rechace, y dejo el regalo delante de ella. – Feliz Navidad. Siento no haber podido hablar contigo antes. He tenido mucho trabajo. Pero pensaba llamarte.

_______________________________________
Olinthus "de calle".
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Ene 14, 2016 1:14 am

Si había algo bueno en estar de vacaciones, era sin duda el poder ir de compras de navidad por Hogsmeade. Su madre no estaba muy conforme con ello ya que se quejaba constantemente de que "tenía que pasar más tiempo con ella ya que durante el curso estaba fuera de casa y solo podían comunicarse mediante una estúpida lechuza" cosa que tenía algo mosqueada al pobre animal quien, aprovechando que iba a la casa sola, picoteaba todo pastel que encontrase por el lugar, vamos, que el sentimiento de ambas, madre y lechuza era de odio mutuo, aunque podría deberse a que su progenitora se negaba a darle lo que el animal necesitaba, nuevamente le daba más puntuación al animal que al ser humano por muy cruel que sonase contra su madre, la cual desde que entró hacía ya años en Hogwarts estaba más susceptible para con ella cuando iba en las vacaciones, por lo que en más de una ocasión se había escaqueado a algún viaje con sus compañeros al Londres mágico.

Aquella en realidad no era una mera visita para fundirse sus ahorros en Hogsmeade, su padre la había citado allí, cosa que le sorprendía. Sabía que era un hombre ocupado, pero el punto de llegar siempre con retraso a todos sitios, la hacía irritarse con él aunque era un dato que solía tratar de ocultar, evidentemente sin demasiado éxito ya que más de una vez había usado pretextos estúpidos para evitar enviar una contestación hiriente a su padre, al fin y al cabo lo respetaba aunque le molestaran muchas cosas y las palabras cortantes y comportamientos a veces desmedidos salieran de la pelirroja. Sin embargo al ver aquel reloj en el escaparate de una de las tiendas ubicadas en la calle no pudo evitar el entrar para comprarlo para él, al fin y al cabo era navidad y aunque no fuese el mejor padre del mundo ni la relación entre ellos dejase de ser un "poquito" tirante, seguía queriéndolo y quizás era por aquello por lo que los reproches se hacían en más de una ocasión imposibles de callar.

Una vez hubo llegado al lugar donde quedó con su padre, se sentó en una de las mesas dejando las bolsas en una de las sillas sin demasiado cuidado, todo lo que había dentro estaba o bien, bien envuelto, o era ropa que por un golpe no iba a estropearse. Pidió uno de los cafés que tenía la carta del salón, la mujer la miró con una expresión extraña que la pelirroja no advirtió ya que un sonido insistente salió de su bolsillo, haciéndola sacar el teléfono móvil. Apenas lo usaba a decir verdad, pero se quedó mirando las fotos en este ante la ya esperada tardanza del mayor. Chasqueó levemente la lengua al ver una de las fotos tomadas con su ex novio, del cual no guardaba un gran recuerdo, por lo que la borró sin mayor complicación. El sonido de la voz de su padre la hizo elevar la cabeza, sonriendo levemente en un principio al sentir el beso en su frente - Hola papá - Dijo devolviendo el teléfono al bolso que colgaba de su silla - ¿Es para mí? - Elevó las cejas mirando al hombre, inclinándose hacia la bolsa que contenía el reloj - No te preocupes, ya contaba con ello y he aprovechado para hacer unas compras - Se encogió levemente de hombros restándole importancia al asunto con cierto aire de pasotismo.

Anonymous
InvitadoInvitado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.