Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Funny games | Bellatrix [Priv]

Invitado el Jue Mar 03, 2016 6:12 am

Recuerdo del primer mensaje :

18:20 pm.

Ted había cerrado la librería más temprano de lo habitual. Necesitaba resolver un par de cuentas, reordenar el inventario, enviar cartas a tres editoriales distintas para que quisieran vender sus libros en Flourish & Blotts, e ir a buscar un encargo especial a Knockturn. Esperaba no terminar demasiado tarde, pues sabía que Andrómeda estaba atareada también con una entrega de pociones para el día siguiente, y la pequeña Nymphadora no daba tregua en ningún momento. Ted llegaría a casa a cuidar de ella, para permitir que su esposa terminara su trabajo con más calma.

Una vez los vendedores y ayudantes se fueron, el muchacho se encerró en su pequeña oficina a organizar todo. Hizo cálculos y sacó el total de galeones que debían pagar de cuentas, que no era tanto. Reordenó las categorías de libros escolares por asignatura, y no por orden alfabético, porque era más enredado. Luego escribió las cartas para las editoriales, todas con pluma, aunque Ted prefería usar bolígrafo. Le era mucho más cómodo, pero sabía que no todos los magos veían bien ese objeto de origen muggle. Se encargó de que su lechuza llevara las tres cartas bien sujetas a sus patas antes de dejarla volar.

Finalmente cerró la tienda, y caminó con rapidez hasta el Callejón Knockturn.

No era su lugar favorito. Siempre lo evitaba, pero en esa ocasión no podía. El día anterior un cliente había consultado por un libro sobre los orígenes de la magia oscura en la cultura celta. Era desconocido, Ted jamás había oído hablar de él. El cliente que lo quería era algo extraño, y le pidió que por favor lo consiguiera con urgencia. Así hizo Ted, y fue a buscarlo a el único lugar donde se le ocurrió que podía estar: Knockturn. Y estaba. Lo halló en una librería de mala muerte, pequeña y polvorienta, atendida por un mago decrépito y huraño. Ted hizo la compra con rapidez, y salió de la oscura librería. Ya se hacía de noche. El callejón estaba prácticamente solitario, de no ser por un par de magos con cara de pocos amigos.

El muchacho caminó con el libro bajo el brazo, y no alcanzó a dar más de cinco pasos cuando su visita a Knockturn dio un giro completamente inesperado. Se abrió la puerta de una tienda que estaba un poco más adelante, y frente a él salió una mujer joven, de cabello oscuro y figura delgada. Apenas la vio, Ted se detuvo. Contuvo la respiración, sorprendido y tenso por el encuentro inesperado. Era Bellatrix. La reconoció enseguida. Pensó a toda velocidad en qué hacer: ¿ignorarla? ¿irse rápidamente? Ninguna era opción válida, ya que la joven lo miró a los pocos segundos de salir de la tienda, y lo reconoció en un dos por tres.

Ted ya no tenía escapatoria, Bellatrix iba hacia él. El muchacho la veía acercarse con el corazón latiendo frenético. Le temía, siempre le había temido, pero también la odiaba y ese odio era más grande que su miedo. No la había visto en años, pero sabía que en algún momento tendrían que verse las caras. No esperaba que fuera tan pronto, pero aún así se preparó para hacerle frente.—Bellatrix—le dijo a modo de saludo. Su cuerpo estaba tenso, su rostro totalmente serio. Apretó el libro en su mano con fuerza. Sus ojos reflejaban todo el remordimiento acumulado hacia ella, un remordimiento que le era imposible ocultar.—Qué gusto verte. Tanto tiempo ¿no? ¿Qué te trae por aquí?—preguntó, mordiendo el sarcasmo de sus palabras. No supo de dónde había sacado ánimos para decirle todo eso. No sabía su reacción. Bellatrix era impredecible, un desequilibrio constante... un peligro en potencia. Ted siempre la había sentido así.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Mayo 14, 2016 11:16 pm

Ted estaba temblando. De tensión, de adrenalina, de miedo. Intentaba controlarse y detener sus músculos, pero le era imposible. ¿Cómo iba a salir de esto ahora? ¿Por qué le había devuelto el ataque a Bellatrix? Meterse con ella era como adentrarse en un laberinto circular, sin fin. Si ya lo odiaba por haberse casado con su hermana, ahora más. Les sería más difícil a él y a Dromeda, si no imposible, quitársela de encima. Estúpido, estúpido, estúpido..., se repetía en su mente. Lo que menos necesitaba su pequeña familia era el hostigamiento de Bellatrix, y él había echado a perder la ya frágil seguridad que los protegía.

Bellatrix avanzó hacia él repentinamente, y Ted esta vez sí retrocedió por reflejo. Miró a su alrededor buscando a alguien, algún mago o bruja que pudiese ayudarle, pero no. A esa hora el callejón estaba vacío y oscuro. Y si alguien aparecía y veía a Bellatrix, sólo haría una cosa: irse lo más rápido de ahí.—Tampoco me sorprende que no lo tengas...—dijo entrecortadamente, respondiendo sin racionalidad alguna.Ni siquiera sabía por qué le había dicho eso. Retrocedió un poco más mientras la escuchaba insultarlo, y aunque quería devolverle todo, ya era momento de parar... o el encuentro terminaría peor de lo que ya estaba.—Bellatrix, ya bast... ¡Protego!

La vio apuntarlo con la varita, y esta vez consiguió repeler el ataque. La miró con los ojos muy abiertos, respirando agitadamente. Una oleada de furia le hizo hervir la sangre. Esta vez fue él quien se acercó a ella.—¿Est... estás loca? ¿Una maldición imperdonable? ¿Qué tienes en la cabeza, en caso que haya algo?—le había lanzado un Crucio. Nunca nadie le había lanzado uno. Siempre supo lo terrible que debía ser sufrir esa maldición, pero jamás le tomó el peso hasta que estuvo a segundos de recibirla. Había estado a punto de retorcerse de dolor... y el peligro no había terminado.—Debería petrificarte o aturdirte ahora mismo y llamar a un auror...—su enojo y agitación no le permitían darse cuenta de lo inocente que estaba siendo al depositar su fe en el Ministerio. Y más inocente aún, pensar que se llevarían a Bellatrix y le impondrían alguna sanción por intentar maldecirlo a él, un cualquiera.

Estaba apuntando a Bellatrix con su varita. La distancia entre ellos era la de unos pocos centímetros.—¡Desmaius!

Llamar a los aurores no serviría de nada. Bellatrix tenía contactos en el Ministerio. Ted debió recordarlo antes de lanzarle ese último hechizo, tratando de hacer justicia con sus propias manos. En vano.

Off:

Dado #1: Protego = Efectivo.
Dadp #2: Desmaius = bajo porcentaje de efectividad lol.


Última edición por Ted Tonks el Sáb Mayo 14, 2016 11:36 pm, editado 3 veces
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Sáb Mayo 14, 2016 11:16 pm

El miembro 'Ted Tonks' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 Sdado12
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Sáb Mayo 14, 2016 11:31 pm

Hechizo #2
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Sáb Mayo 14, 2016 11:31 pm

El miembro 'Ted Tonks' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 Sdado7
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Mar Mayo 31, 2016 6:11 am

Sentía la adrenalina corriendo vertiginosamente dentro de si, entre las pocas cosas que Bellatrix disfrutaba estaba torturar gente y era aun mejor cuando esa gente era objetivo de su odio, Ted Tonks era un excelente candidato para ello por lo que aquel Crucio había sido lanzado con mucha alevosía aunque no con suficiente fuerza pues un simple Protego logró desviarlo.

-¿Ya basta? ¿Me lo dices a mi?

Se burló, haciendo énfasis en sus palabras más de la cuenta que estaban decoradas por su habitual sonrisa retorcida, mostraba las fauces cual fiera analizando su alimento.

-Deja de preguntar cosas evidentes Tonks, tu furia no me espanta y tu miedo me alimenta.

No retrocedió ni un poco cuando el se acercó, contrario a eso se mantuvo firme en su postura y afianzó el agarre de su varita.

-Owww, pobre gusanito... Quiere aturdirme ¡Y llamar a un auror! ¿De verdad no puedes fijarte bien con quien hablas? ¡Lestrange! Eres un inútil.

Ted no tendría porque estar informado pero era un dato muy conocido en el mundo mágico que el esposo de Bella, Rodolphus, era Jefe del Departamento de Entrada en Vigor de la Ley Mágica -con todo y lo irónico que esto resultaba- y que ella era instructora de Oclumancia en el mismo Ministerio. ¿Qué oportunidad tenía un pobre librero contra eso? hiciera lo que hiciera, pudiera o no con ella en esa ocasión, no existía manera de hacerla desaparecer de su vida a menos que la matara.

Momentos después de que el Crucio fuese desviado, a Ted Tonks no se le ocurrió mejor cosa que intentar aturdir a Bellatrix.

-¡Protego!

Que fácil había sido frente a un hechizo tan insignificante, ahora, se le antojaba terminar con todo eso y enviar un mensaje a su querida hermana... Solo una corta advertencia, para que supiera que su pequeña guerra estaba por comenzar.

-Imperio...

FdR: Mi imperio no sirvió ni mierda xD


Última edición por Bellatrix Lestrange el Mar Mayo 31, 2016 6:21 am, editado 2 veces
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Mar Mayo 31, 2016 6:11 am

El miembro 'Bellatrix Lestrange' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 Sdado19
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Mar Mayo 31, 2016 6:20 am

Dado del imperio.
Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Mar Mayo 31, 2016 6:20 am

El miembro 'Bellatrix Lestrange' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 Sdado1a
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Invitado el Vie Jun 10, 2016 3:57 am

"¿Ya basta? ¿Me lo dices a mí?". Tenía razón. Ted sintió una oleada de arrepentimiento y rabia consigo mismo. ¿Por qué había continuado algo que difícilmente podría detener después? ¿Qué se le había metido en la cabeza? Era como jugar con fuego maldito. Tendría que terminar con esto, fuera como fuese. Él solo. Ya no le ayudaría nadie del callejón, ni recibiría ningún enviado milagroso desde el Ministerio.—Bellatrix...—dijo, pero la fuerza de la voz de ella opacó cualquier palabra proferida por Ted. El muchacho no hizo más que quedarse muy quieto, tenso, en guardia, escuchando lo que su nefasta cuñada tenía que decirle. Y, por supuesto, tenía razón. Ella desvió su aturdimiento con facilidad, y también cualquier otra esperanza de derrotarla en ese momento.

Había sido iluso, demasiado iluso. ¿Qué le había hecho pensar que desde el Ministerio harían algo en contra de Bellatrix por ayudarlo? Ella trabajaba ahí, y también Rodolphus. Bastaba con que moviera un dedo para dejarla libre, si la capturaban por cualquier razón. Ted no bajó la guardia, pero sí la sangre abandonó su rostro, sus hombros decayeron y desapareció toda esperanza. ¿Qué había hecho? ¿Empezar una guerra? ¿Y cómo iba a terminar todo?—¡Bellatrix!ya basta. No voy a pedirte disculpas jamás mientras viva, pero sí reconozco que esto fue un error. Un pésimo error—tan pésimo como intentar razonar con ella.

Sentía que no había recepción, que ella no le escuchaba realmente, aunque sabía que sí. La desesperación se hizo de su cuerpo, y comenzó a agitarse más y más su respiración. Ted se sintió enjaulado.—Bellatrix, basta ya. Esto no tiene sentido. Fui estúpido, lo sé, pero ya no tiene sentido seguir con esto—volvió a intentar, pero tuvo la misma sensación de estar atrapado e intentar apagar un incendio con un vaso de agua.—¡Protego!—dijo con rapidez, cuando la vio disparar un nuevo ataque. Su corazón se aceleró más al oír que se trataba de otra maldición imperdonable. Merlín, Merlín... ¿qué hubiera pasado si el Imperio resultase?

La miró, esta vez notándose la desesperación en su voz.—Detente. Ni siquiera piensas en lo que acabas de hacer—o sí lo hacía, que era muchísimo peor. En el fondo Ted sabía que era así. Siguió en guardia, apuntándola con su varita, pero sin atreverse a atacarla ya. Si lo atacaba, ya fuese con magia o de otra forma, hallaría la forma de defenderse y salir de eso. Sin embargo, no se sentía cómodo con la opción de huir... aunque no le quedaba una mejor alternativa a esas alturas.

Dado: Protego.

Anonymous
InvitadoInvitado

Maestro de Dados el Vie Jun 10, 2016 3:57 am

El miembro 'Ted Tonks' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 Sdado4
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : Funny games | Bellatrix [Priv] - Página 2 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.