Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice)

Stella Thorne el Mar Mayo 31, 2016 9:00 pm

Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) PiSFBTScvYpBmEs la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) N32UO1ijhIbv2Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) WPpeg0TCno74YEs la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) Tumblr_nwr8aiYh1k1thp8hro1_500
~HORA DEL TÉ~
Tienda de Té de Madame Tudipié
Hogsmeade
.

En este momento de mi vida es dónde más caos tengo en mi cabeza, y cuando tengo caos, a diferencia de la mayoría de las veces en que sólo soy locura, risas, travesuras...soy más bien introspección, frustración, y la reina de los ceños fruncidos. Habían pasado muchas cosas últimamente, que no me permitían poder estar muy atenta o concentrada en las cosas reales que pasaban en mi vida, ya que estaba sumergida 3 metros bajo tierra de mis pensamientos.
Odiaba estar así, odiaba estar tan sumida en mis pensamientos que pasaba por alto muchas cosas.
Sentía que había dejado de lado a muchas de mi amistades estas últimas semanas, no tenía todo el tiempo que me gustaría para poder estar con ellas.

Claro que no había pasado día en que no las saludara en el gran comedor, en las clases o en los pasillos. Bueno en particular nunca había dejado de ir a buscar a  Synnove a su sala común para ir juntas a una clase-era casi un ritual que no rompería por nada ni nadie-  o en otras ocasiones se escapaba de la mesa de los leones para ir a sentarse junto a Synno y Sybill donde los Ravenclaw, pero aún así siempre sumida más en sus pensamientos que cualquier otra cosa. Con Alice era una poco diferente, había estado un poco más alejada, y eso no le gustaba nada, ya que sabía los tiempos difíciles que había pasado este último tiempo la chica. Pero a su vez también sentía que debía darle su espacio y a pesar de no ser las mejores amigas de la vida, tenía una amistad muy fuerte con la Hufflepuff que esperaba con todo mi ser ella lo supiera, cosa de que si la necesitara fuera en su búsqueda sin pensarlo, siempre estaría para ella si es que necesitaba apoyo, consejos o un chocolate para subir los ánimos.

Quería verlas, pero un tiempo largo y tendido, sin tener que pensar en la clase, o los deberes, o cualquier cosa o pensamiento que atravesará mi cabeza. Es por eso que les mande un mensaje a las tres a sus respectivas habitaciones diciéndoles que no importará qué DEBÍAMOS vernos. En un comienzo pensé en una Pijama party en la Sala de menesteres, pero se me había ido el hecho de que las tres chicas o al menos Alice y Synnove no estarían de acuerdo con romper las reglas y estar a deshoras fuera de sus respectivas salas comunes, por lo que pensé otra idea en la cual ellas aceptarían, y recordé que ese fin de semana era de los que nos dejaban ir al pueblo, así que les volví a mandar una lechuza diciéndoles que debíamos  ir juntas a la próxima salida al Hogsmeade, en especial a la Tienda de Té de Madame Tudipié, ya que sabía que las cuatro adorábamos el té y esa tienda tenía mucha variedad y dulces (chocolates, chocolates, chocolates) .
Quería pasar un tiempo agradable con sus amigas, y poder despejar cualquier cosa que la estuviera atormentando en estos momentos.

Había llegado el día, esa mañana no me costó despertarse de hecho desperté antes que sonara la alarma que había dejado la noche anterior, miré la cama de Lily y ya estaba hecha en perfecto estado. Y sonreí de lado no entendía el Don de la pelirroja de despertar antes de que saliera el sol, SIEMPRE, no importa el día o lo muy tarde que se haya acostado la noche anterior, ella siempre se despertaba y estaba lista antes que todas en la habitación y, podría apostar que antes que todos los leones (que cuando despertamos somos muy dinámicos y aventureros, pero cuando LOGRAMOS despertar).
Miré por la ventana a simple vista se veía que sería un día caluroso y con un sol brillante, mis preferidos.
Saqué de mi baúl la ropa que me pondría aquella tarde una cremallera blanca sin mangas, uno jeans negros y mis zapatillas negras que me compré en las últimas vacaciones en una tienda muggle de mi pueblo. Luego me acerqué al velador que se encontraba al lado de mi cama y tomé un gorro rojo y me lo pusé (se preguntarán ¿por qué me pongo un gorro en día de calor? Fácil. No me gusta peinarme, lo encuentro una perdida de tiempo total, me colocó un gorro y ya esta, esta listo) . Para terminar tomé los lentes de sol que había guardado en el segundo cajón del velador. Está por salir cuando recordé que podíamos llegar quizás más tarde de lo previsto  a nuestras habitaciones cuando el sol ya desaparece y el frío comienza a subir, es que recordé que...había muchas que conversar, suspiré. Me devolví y saqué un chaqueta de cuero para guardarla en mi mochila,  me la colge al hombro y salí de la habitación antes de que los carruajes se fueran sin mí y mis amigas.

Llegué a la entrada, todos se veían más felices de costumbre. Era fin de semana y podíamos ir al pueblo, poder alejar un poco los pensamientos de los deberes o los problemas que te están invadiendo en el castillo. Poder pasar tiempo con tus amistades, recobrar energías y airear un poco la cabeza. ¿Cómo no sonreír y estar feliz en un día como hoy?.

Miré alrededor y aún no se veía ni rastro de las chicas, aún quedaban 15 minutos antes de que salieran los grandes carruajes que los llevarían al pueblo. A veces se preguntaba ¿por qué seguían existiendo carruajes? pero luego me respondía enseguida "es jodidamente cool", suspiré sonriente. Me senté en las mini escaleras de la entrada si no lo hacía comenzaría a moverse por todos lados sólo de ansiedad. A cada pasar de los minutos levantaba mi cabeza para ver si no observaba a los lejos alguna cabellera conocida.
¿Por qué cuando uno quiere que pase algo el tiempo avanza tan lento?, suspiré.
- Creo que sólo me queda esperar...- dije en voz baja sin importarme que alguien pasase a mi lado y me mirara como loca por estar hablando sola y más aún estar hablándose a sí misma. En eso apareció una sonrisa en mi cara, y acto seguido saqué una rana de chocolate de la bolsa, ¿qué mejor forma de esperar que comer? ¡ninguna!.
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 23.021
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 891
Puntos : 514
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne https://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne https://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

S. Lyssandra Østberg el Miér Jun 01, 2016 8:55 am

Hacía bastante tiempo -quizá un par de días o una semana- que no tenía contacto con una de sus mejores amigas: Stella. Por algún motivo u otro había estado distanciada y Synnove entendía que seguramente necesitara su espacio para sus cosas. No quiso molestarla y quizá ese fuera el motivo primordial por el que no se sentía tan triste de no hablar con su amiga, porque sabía que no era abandono ni traición sino que simplemente la leona necesitaba su espacio estaría ocupada. No obstante ella siempre trataba de mantener las cercanías con sus amigas cercanas, quizá fuera por eso por lo que trató siempre charlar con Sybill siempre que pudo para evitar caer en malos pensamientos.

Y sorprendentemente le llegó una carta de su querida amiga rojita hablando sobre una quedada para tomar té. Nunca había hecho una quedada y no sabía realmente que se hacía en aquellas ocasiones en las que te reunías con las otras personas. Quizá ese fuera el motivo principal por el que se vio en la obligación de buscar información en la biblioteca, tratando de no mirar aquel desastre que le rodeaba. Siempre que iba a aquel lugar veía algo que estaba fuera de su sitio, desordenado y eso acababa alterando mucho a Synnove. Las ganas que ponía en aguantarse para que no tuviera la necesidad de correr a cambiarlo las sacaba de sitios que no se esperaba con la esperanza de no malgastar tiempo. « Realmente horroroso. ¿Cómo pueden tener esto así? » Cerró los ojos por un momento y se centró en su objetivo. Mas no encontraba ningún libro que le fuera de utilidad, al menos no en aquella biblioteca.

Fue bastante tiempo el que pasó en aquel lugar y lo único que se le había venido a la cabeza había sido, lo que ella consideraba, una tontería. Quería hacer algo especial, más o menos se hacía una idea de a quien pudo haber invitado Stella, claramente a sus amigas y que sabía que Synnove conocería porque conocía que no era de muchas amigas con las que le gustara pasar el tiempo. Al final tuvo que ir a la tienda de Madame, ya que el tiempo se le estaba echando encima rápido. Tenía que tomar todas sus cosas lo antes posible y entre esas cosas se encontraba el libro de Alicia en el País de las Maravillas, a lo que hacía referencia a la idea que se le había venido para aquel evento. Iba a proponer una idea, una locura. Iba a proponer lo que ella consideraba especial y, como esperaba estar en un círculo de confianza, sacaría fuerzas para no avergonzarse de ello, teniendo en cuenta que no tenía porqué fingir tanta voluntad como hacía aparentar normalmente.

No estaba segura si estaba yendo con el grupo, lo cierto es que aquel día no iban a ser las únicas en ir al pueblo y eso estaba bastante a la vista. También era cierto que Synnove se encontraba ensimismada en su lectura y no era capaz de percatarse de otras cosas a su alrededor. Una vez llegó a aquel lugar tan solo tuvo que buscar la tienda de Madame para entrar con suma delicadeza a su interior. Una vez entró buscó con la mirada a su compañeras, ya que todavía solo estaba Stella en aquel lugar, y le saludó con la mano un tanto tímida porque no se atrevía a saludarla tan emotiva tras tanto tiempo, pues así de idiota podría resultar a veces la filandesa y le daba cosa que la otra chica no quisiera porque se consideraba un estorbo a sí misma, a veces.— Hola, leoncita. — Cuando estuvo cerca de ella le removió el cabello de manera cálida para finalmente sentarse junto a ella. — ¿Quién queda por venir? ¿Seremos muchas personas? — Preguntó intentando evitar mostrar la curiosidad y la emoción de aquella idea que había tenido en su cabecita, y la cual estaba deseando comentar..
S. Lyssandra Østberg
Imagen Personalizada : Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) TXWFEzm
RP : 8
PB : Emblu
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.800
Lealtad : Neutral
Patronus : Too Young
RP Adicional : 000
Mensajes : 295
Puntos : 184
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3031-lyssandra-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6591-lyssandra-relaciones#95970 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6594-lyssandra-correo#95988
S. Lyssandra ØstbergInactivo

Invitado el Mar Jun 07, 2016 11:45 pm

Stella, Stellita, le había pedido que se vieran, primero tuvo una absurda idea que claramente la cambiante descartó y ahora se verían para tomar el té. Una parte de ella quería dejarla colgada, no tenía ganas de salir, quería quedarse en su habitación vegetando, aún tenía muchas cosas en la cabeza como su última conversación con Circe, seguía adolorida del partido de Quidditch y seguía abrumada por haber perdido en definitiva no quería ir, además sabía que Stella nunca encontraría su sala común por lo que no tenía nada que perder.

Varias veces pensó en ir pero al final decidió que no, no tenía ganas de ir, no tenía nada de ganas de levantarse de su cómoda cama, pero era su amiga, aún cuando tenían una especie de relación de amor apache, era su amiga y la quería y hace mucho que no se veían ni hablaban, suponía que Sybill tal vez las acompañaría, tampoco había llegado a hablar mucho con ella en ese tiempo y como bien se recordó con la conversación con la Slytherin ella tenía buenas amigas, así que de momento haría lo necesario para no tenerlas abandonadas.

Al último momento se acicaló y se colocó lo primero que encontró en el baúl, un conjunto que posiblemente no combinara, no se le daba bien vestir prendas muggles, pocas veces se podía relacionar con ellos en casa, a menos que su madre la ayudara... su madre, como la extrañaría, ya no tendría forma de... realmente odiaba al responsable y lo haría pagar aunque fuera lo último que hiciera.

Intentó no estar triste y solo se terminó de alistar, usó algo de bisutería, una camisa gris con estampado de letras, una falda con estampado de ensalada de frutas y unos botines azul metálico, el cabello de colores entre rosado y amarillo, además de gafas de sol rojas.

Se vio al espejo no muy convencida y salió rumbo al salón de té "Ali, recuerda lo que te prometiste, tu cabello no cambiará de color por tus emociones e intentarás mantenerlas al mínimo" se dijo, pues era algo con lo que había quedado la última vez que vio a la Slytherin.

Al llegar al lugar sonrió antes de entrar, esperaba lograr y haría todo lo posible por lograr mantener su sonrisa todo el tiempo - Buenas, Stella - diría con una sonrisa antes de darle un beso en la mejilla y de ver a su amiga - Hola, soy Alice Ivanova, mucho gusto - diría como presentación a la chica antes de hacer una pequeña reverencia y un saludo digno de hija de puristas para luego tomar asiento en su lugar con toda la delicadeza del caso, casi nunca actuaba así, bueno si lo hacía dependiendo de la persona, Stella no era el caso, pero hoy le apetecía pasar con una sonrisa radiante aunque no la sintiera y con una postura de señorita, después de todo se reunieron para tomar el té.

- Señorita Thorne, ¿a que debemos el honor de esta reunión, en este agradable lugar? - preguntaría con ese tono algo petulante de señorita de clase alta, algo que claramente había perfeccionado con los años aunque solo lo estaba usando para molestar a su amiga de ser posible.

Outfit:
Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) 1024full-chloe-norgaard
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Jun 18, 2016 11:26 am

El fin del año escolar ya estaba a la vuelta de la esquina y eso podía notarse en el ambiente. Muchos de los alumnos parecían estresados, dándose cuenta recién ahora de que los exámenes se les venían encima, y los que querían obtener buenas calificaciones pasaban buena parte de su tiempo estudiando y poniéndose al día con los deberes. Suponía que ese era uno de los motivos por los cuales no había visto a sus amigas con tanta frecuencia como antes. Al menos a Stella. Aunque… ¿Stella también estudiaba? Le costaba imaginársela sentada tranquila en la biblioteca. Luego estaba Synnove, a quien sí veía con regularidad, pero muchas veces ella estaba demasiado abstraída. A Sybill también le ocurría, así que no había nada que recriminar. Y Alice… Alice había estado un poco alejada desde la muerte de su madre. Imaginaba que habría pasado por unos momentos muy difíciles y realmente lo sentía mucho por su amiga. Recordaba la conversación que habían tenido en invierno, antes de Navidad, acerca de la pesadilla que Sybill había tenido. Ahora todo calzaba, todo tenía sentido. Había sido una premonición fatal y no podía evitar sentirse un poquito culpable.

Pese a todo -o quizás, debido a todo eso- se alegraba muchísimo de tener la oportunidad de reunirse con sus amigas en paz y fuera del colegio, para variar un poco de ambiente. Calculaba que aquella sería una de las últimas salidas a Hogsmeade antes de que salieran de vacaciones, así que quería aprovecharla al máximo. Se había puesto una falda larga hecha de diferentes retazos de tela, como si hubiese sido remendada incontables veces,  y una blusa de color verde musgo. Decoró su cuello con algunos collares de grandes cuentas y rodeó su cabeza con un pañuelo que le cubrió buena parte de la frente. Finalmente se cubrió los hombros con un chal de lana y se calzó unas cómodas botas de cuero. Ya estaba lista para salir. No había visto a Synnove en la sala común, así que supuso que ya se habría adelantado. Sybill tampoco quería llegar tarde, así que tomó su morral y salió tan rápido como pudo. Cuando ya había bajado algunos pisos, se percató de que varios alumnos corrían en dirección contraria por el pasillo. Tenían una expresión de desconcierto y enfado, y todos iban mojados.

-¿Qué ha pasado? -preguntó la Ravenclaw a uno de los chicos que pasaban por allí.
-Peeves está lanzando globos de agua. ¡Ya viene! -el chico se alejó a la velocidad de la luz y a Sybill se le paró el corazón por un segundo. ¡Peeves! Ese era el último encuentro que quería tener ese día. Y desde luego que no quería tener que cambiarse la ropa porque la hubiese mojado. Ya podía escuchar sus carcajadas maliciosas, estaba cada vez más cerca. Impulsivamente Sybill dio un salto hacia una de las armaduras y se ocultó detrás de ella, adoptando su misma posición y quedándose quieta como una estatua. Internamente rogó que el poltergeist no la encontrara. Lo vio pasar frente a ella una, dos, tres veces con esa expresión traviesa que tanto le caracterizaba. Buscaba más víctimas para su travesura pero no parecía darse cuenta de que la Ravenclaw andaba por allí. No supo cuantos minutos tuvo que esperar así, sin moverse y conteniendo la respiración, pero finalmente el pasillo volvió a estar en calma y la chica pudo salir de su escondite. Tuvo que correr el resto del camino para llegar a los carruajes a tiempo, tomando justamente el último que salía.

Cuando llegó a Hogsmeade se dirigió directamente al Salón de té. No se le ocurría un mejor lugar para reunirse, ¡amaba el té! Se moría por un tazón grande en esos momentos. Entró al local y buscó a sus amigas con la mirada, encontrándolas rápidamente. Ya estaban las tres allí. Con paso rápido se acercó a ellas y les dedicó una sonrisa radiante.
-¡Hola chicas! -saludó animadamente mientras tomaba asiento al lado de Synnove.
-Lamento el retraso, he tenido un pequeño contratiempo -dejó el morral en el suelo, a su lado, y apoyó los codos sobre la mesa, inclinándose levemente hacia adelante como si estuviese a punto de hacer un importante anuncio.
-Me encontré con Peeves en uno de los pasillos. Estaba tirando globos de agua a los alumnos -rodó los ojos con fastidio-. Tuve que ocultarme tras una de las armaduras y esperar un buen rato hasta que se fuera. No entiendo por qué sigue en el castillo si no le hace ningún bien a nadie. ¿No podrían llevárselo a un santuario de poltergeists o algo así? -rió entre dientes-. Pero bueno, nada me ha pasado y ya estoy aquí. Me alegro de verlas. ¿Ya han ordenado? -las miró con curiosidad, no quería perderse la oportunidad de pedir su propia taza de té.
Anonymous
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Miér Jun 22, 2016 10:27 pm

Llego un carruaje vacío suspire y me encogí de hombros "ya llegarán allá...espero" pense para mis adentros, me encogí de hombros y me subí al carruaje con una rana de chocolate en mi boca. El camino se me hizo corto, y en apenas un cerrar de ojos ya me encontraba en el pueblo más todos aquellos que a pesar de los exámenes habían decidido cambiar un poco de aires. Me dirigí a pasado decidido adónde Madame Tudipié. Llegué a la tienda, sonreí de lado, seguía tan acogedor como siempre.
Me dirigí hacia una esquina vacía, para mi sorpresa ya que esta tienda siempre solía estar muy llena, más en san valentín. Uní dos mesas para poder estar más cómodas, y me senté allí nuevamente, miré para ambos lados y suspiré ¿no serían capaces de dejarme plantada, verdad? me pregunté a mi misma, pero sacudí mi cabeza para alejar esos pensamientos, sabía que tenía las mejores amigas del planeta, ya llegaran en cualquier momento, lo sé.
Comencé a jugar con una servilleta, intentado hacer una figura, pero sin mucho resultado, era pésima en las manualidades, pero nunca me rendiría, seguiría practicando hasta que de una servilleta me salga un bello cisne, por el momento sólo era... una servilleta arrugada. En eso sentí la campanita de la puerta abrirse, y giré rápidamente mi cabeza hacia la entrada, al ver de quien se trataba sonreí ampliamente.- ¡SYNNO!.- grité emocionada, mientras la chica se acercaba a mí y me desordenaba el cabella, si es que se podía más aún.- Hola aguilita, ¿haz extrañado a esta leona? porque yo si, mucho.- le pregunte mientras ponía una mirada de niña de cinco años que le pregunta a su padre si la quiere, había extrañado a su amiga, mucho.- Dos personas, Sybill y Alice...te caerá genial.- le dije sonriente, Alice y Synno aún no habían tenido la oportunidad de conocerse, o si lo habían hecho no tenía conocimiento de aquello, pero estaba segura, podría poner las manos al fuego al decir que se llevarían muy bien las dos.

Nuevamente sonó la campanilla.- ¡Alice!.- grité nuevamente emocionada sin importarle la mirada de los demás en la tienda que se preguntaban si cada vez que la puerta se abriese iba a gritar como loca. Recibí el beso de la mejilla de Alice con una sonrisa ¡a ella la extrañaba mil! ya que era la que más lejana se había encontrado en estos días, pero aún así la entendía, no había sido para nada buenos momentos por lo que estaba pasando su amiga y lo sabía.- Alice, ella es Synnove, Synnove ella es Alice, de seguro se han visto por el castillo.- les dije en modo de presentación, ya que como era yo quien las conocía a las dos era mi deber presentarlas ¿no? , mire con extrañeza el comportamiento de Alice, pero sólo termine sonriendo, ya vendría después la tanda de preguntas, por ahora sólo quería que llegará Sybill para tenerlas a todas reunidas.

Estaba a punto de contestar a la pregunta de Ali cuando la puerta volvió a sonar, mis ojos brillaron al ver a Sybill, pero Synnove me tomó del brazo y me tiro hacia la silla, negando con la cabeza en modo "no grites más" y recién allí me di cuenta que los demás en la tienda me miraban casi asesinamente a la espera de mi próximo grito.- que seriedad por Merlín.- dije en voz alta a los demás de la tienda que me estaban mirando, pero no me quede prendada a espera de sus respuestas ya que ahora estaba demasiado feliz para concentrarme en ellos,¡estaba con mis personas favoritas de Hogwarts!.- ¡hola Sybi!.- la salude animada, ¡estaba muy feliz! esa era la verdad. Me acerqué a ella en espera de su historia, y al escucharla sólo atine a soltar una leve carcajada.- ¡Sin peeves a veces las tardes serían muy aburridas!, lo bueno es que estas bien, y aquí.- dije con una amplia sonrisa.- Aún no hemos ordenado nada.- le aclaré, y las miré a las tres, todas tan distintas pero tan increíbles, era únicas. Y se reto mentalmente por llegar a pensar que no alcanzarían a llegar, ellas siempre han estado para ella, y viceversa, y esperaba que fuera por muuuuchos años más.

- Antes de pedir, responderé a la pregunta de Ali de ¿ Por qué las reuní a todas aquí? y la verdad por varias razones: Primero quería que todas respiraran aires nuevos, ya que al menos a un par...- dije mirando a Synno y Sybill.- me cuesta mucho sacarlas de ese lugar del mal llamado biblioteca, y otra tejoncita...- dije mirando ahora a Alice.- sacarla de su sala común, que ni siquiera sé su lugar así que no se vale, porque ni siquiera puedo intentar raptarte.- le dije en una especie de reprimenda, pero tendría mucho más efecto si no tuviera esa sonrisa en mi rostro, pero es que ahora junto a ellas no podía borrarla de mi rostro.- Segundo, sé que todas adoran el té, y qué mejor lugar que este.- dije abriendo mis brazos señalando toda la tienda.- y tercero pero no por eso menos importante, las extrañaba...mucho, y ahora soy una leona muy feliz al tenerlas a mi lado.- terminé diciéndoles con una gran sonrisa, en eso mi estómago rugió sonoramente.- también soy una leona hambrienta ¿pidamos?.- les dije a todas, mientras llamaba a una mesera que estaba cerca para pedir.
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 23.021
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 891
Puntos : 514
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne https://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne https://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

S. Lyssandra Østberg el Miér Jul 06, 2016 6:59 pm

Realmente reconocía que había hecho muchísimo de menos a Stella y hacía tiempo que no pasaban un tiempo juntas, lo que podrían conllevar a guardarse Synno tantas cosas como las posibles en su cabeza y repetirlas en la misma para no olvidar las, bien no olvidar contárselas o lo contrario. Sin duda lo que había pasado con aquel chico que daba vueltas por su cabeza era difícil de ocultar, y algo distraída se la podía ver una vez estuvo sentada esperando a las personas que le estaba diciendo que iban a venir, aunque tan solo una no conocía demasiado.— Oh, lo cierto hace tiempo que no coincido con Sybill. No sé que es de ella y ciertamente pensar en ello ahora me preocupa. — Comentaban mientras llegaban una por una sus compañeras de aquella tarde. Aun así confiaba que la otra persona, a la cual si la conocía no se acordaba del todo, le fuera a caer bien, aunque no creía que tanto como podía caerle Stella y Sybill, ya que realmente era algo bastante complicado.

Finalmente llegó la chica que no conocía, antes de Sybill. Aquella chica tenía los pelos de colores, cosa que le sorprendió porque no era algo común en las personas que conocía. Cuando se hubo presentado, y las presentaron, se impactó por la contraria y su tono de voz tan serio, a su ver.— Buenas, soy Synnove Sorensen. El gusto es mío. — Respondió a la presentación de aquella chica arcoíris. Si es que podía llamarla así como modo de distinción. — Y si, bueno. Creo que oí de ella o al menos la vi en por el castillo, me suena los rasgos que perfilan su mandíbula. — Contestó a las palabras de Stella con cierta amabilidad, dispuesta a conocer a la chica ya que conocía los propios defectos y Stella intentaba, seguramente, que se relacionara con otras chicas que no fuera la gryffindor y la ravenclaw. Porque sus relaciones se limitaban a ellas dos básicamente, y una chica que solo coincidía en amistad dentro de la biblioteca.

Cuando Sybill entró por la puerta una gran sonrisa volvería iluminar el rostro de la rubia. — ¿En qué te has metido? — Preguntó como si escondiera una picardía su compañera antes de que le contara lo que había ocurrido.— Si es que... ¡Hogwarts está cada vez más loco! —Bromeó, realmente no era del todo así pero había ciertas ocasiones que le hacía pensar de aquella forma.— Al menos estás aquí sana y salva, ¿no? Porque no vendrás con nada malo en el interior de tu cuerpo. Ningún catarro ni nada, ¿no? —Arqueó una ceja mientras hacía un gesto con las manos como de: no te acerques, sin poder evitar reir ligeramente. — Es decir, ¿te secaste por el camino no te llegó a dar tras la armadura? No creo que no te haya alcanzado. — Continuó bromeando con su amiga hasta que finalmente todas nos centramos en el tema central de aquella tarde: el porqué estábamos todas reunidas allí.

Escuchó a su compañera y entendía verdaderamente porqué las había reunido, suponía que aquella era la mejor ocasión para dar su idea a conocer.— Me parece buena idea pedir, yo con el té estoy servida. —Dijo con una ligera sonrisa mientras sacaba de entre sus pertenencias que llevaba aquel momento con ella su libro de "Alicia en el país de las maravillas" para dejarlo sobre la mesa.— He estado pensando hasta ahora que no hay mejor momento para esto, es decir: estuve dando vueltas a una idea que quizá se pudiera llevar a cabo por diversión. —Comenzó a comentar una vez hubieron pedido todas y estaban esperando a las cosas que iban a tomar.— Quisiera comenzar un grupo de lectura conjunto, un grupo que va más allá de la lectura también. Tengo muchas ideas pero sin personas junto mí no es posible. — Miró a todas las presentes, Alice estaría incluida porque no la iba a dejar a fuera, menos si le caía bien a ambas de sus buenas amigas.— Siempre quise ser Alicia, porque en ella me he refugiado muchos años de mi vida y en su mundo. Ahora trato de encontrar mi mundo y, como Alicia, es junto a sus amigos y un mundo lejos de su realidad. — Comentó mientras abría el libro hasta mostrar a Alicia con sus amigos en un papel antiguo, un dibujado por Synnove cuando era pequeña.— Vosotras entraríais ahí si quisierais. — Miró fijamente a Alice tras eso.— Y tú también si quieres, las amigas de mis grandes amigas no pueden estar excluidas, tampoco quiero obligarte. Está a tú elección. — Sonrió y suspiró un tanto nerviosa por todo lo que les estaba diciendo.— ¿Qué decís?
S. Lyssandra Østberg
Imagen Personalizada : Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) TXWFEzm
RP : 8
PB : Emblu
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.800
Lealtad : Neutral
Patronus : Too Young
RP Adicional : 000
Mensajes : 295
Puntos : 184
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3031-lyssandra-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6591-lyssandra-relaciones#95970 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6594-lyssandra-correo#95988
S. Lyssandra ØstbergInactivo

Invitado el Miér Jul 06, 2016 8:44 pm

No sabía que esperar de esta reunión con Stella ni si sería con otras personas, una parte de ella estaba algo incomoda, no era un buen año en general, aún así se dispuso a sonreír, dejar de lado cualquier cosa que indicara que no era el mejor día, nunca lo era, tenía que dejar de delatarse por su cabellera, realmente necesitaba hacerlo.

Al entrar al lugar no pudo mas que sonreír con la bienvenida de Stella y negar con la cabeza ante el grito de esta para saludarla, sabía que siempre era así, no podía cambiarla y no lo haría, en cierto punto también la extrañaba, extrañaba a sus amigas, tenía muchas cosas guardadas pero en este punto no sabía si tenía la confianza suficiente para contarse lo a ellas, le contó algo de esto a Danny y se sintió algo tonta y ocupaba a alguien que no la hiciera sentir un poco juzgada, por decirlo de alguna forma.

Aún cuando estaba actuando muy formal con Stella no haría lo mismo con la chica nueva - Un placer conocerte - respondería con una sonrisa amigable, aunque seguía estando algo tal vez seria, controlada, una forma no muy de ella.

Se sintió algo incomoda cuando la Ravenclaw en vez de responder de una forma en la que la incluyera a ella o le hablara a ella lo hiciera con Stella como si ella no estuviera presente, sintió como por un instante su mascara casi se le cae y su cabello cambia de la incomodidad, por dicha no pasó se dio cuenta a tiempo y una vez mas se reprendió a si misma - Creo que te he visto algunas veces en clase, tal vez no me reconozcas mucho por que cambio de color de cabello como de lencería y últimamente lo he usado gris - diría, algo así era el dicho, claramente no era así, pero se entendía que era algo que cambiaba muy frecuentemente, también volvería a sonreír y esconder su incomodidad de hace un momento.

Notó la expresión de Stella cuando iba a responder su pregunta, al parecer había llegado alguien mas, por lo que la cambiante se dio media vuelta para ver bien, notando que era Sybill y como al parecer no dejaron a Stella gritar ella tomó su lugar - ¡Sybill! - gritó imitando a Stella, no pudiendo evitar soltar una risa después, para luego saludar a su amiga con un beso en la mejilla, la extrañaba demasiado, casi no la había visto en estos meses, bueno no fuera de clase por lo que la extrañaba demasiado, en especial por que sabía que ella misma era la responsable de alejar a la rubia y a cualquier persona de su lado, pero este no sería el día se acomodó de forma que quedara sentada entre Sybill y Stella, tenía unas muy grandes ganas de abrazar a la Ravenclaw pero no lo hizo.

- Dudo que lo hagan, nadie quiere a Peeves pero no lo quieren echar - era la verdad, nadie lo quería pero el director no lo echaba, así que no se podía hacer nada al respecto. No pudo evitar sonreír con lo de Stella - Creo que esa es la principal razón para refugiarme en dicho lugar - respondería con una pequeña sonrisa, ella no era de pasar en la sala común,al menos no lo era antes de lo de su madre que empezó a distanciarse de todo y todos, algo que al menos Sybill y Stella sabían.

- Lo siento, yo también las extraño - diría sin poder evitar disculparse por que ella misma era la que había distanciado a todos, en especial de ellas y las había hecho extrañarla y no estaba muy bien actuar así como lo había hecho.

A la hora de pedir, solo pediría un té de frutas y algo de comer pequeño que la hizo evitar mirar a sus amigas por si veía alguna especie de interrogatorio o reprimenda o ambos dado que ella sabían que ella no comía tan poco o al menos antes no lo hacía, ahora lo evitaba y solo pidió ese pie para que la vieran comer algo y no le dijeran nada, no por hambre o ganas de comer.

Vio a la otra chica con atención cuando empezó a hablar y en especial cuando mostró el libro de Alice in Wonderland, era uno de sus libros favoritos en especial porque ella se llamaba Alice, siempre se sintió algo relacionada con la protagonista, aunque habían otros personajes del libro que también le gustaban, tuvo que contenerse a tocar el libro ajeno, en especial por que por un instante la puso triste al recordar su ultima interacción con algo referente al mismo, pero una vez mas recurrió a su fuerza de voluntad para no demostrarlo, además no valía la pena en pensar en eso, después de todo la otra involucrada la asqueaba en ese momento - Es uno de mis libros favoritos, siempre me gustó Alice por que ambas compartimos nombre, entre otras cosas - no pudo evitar decir, siempre amó el libro y se sintió relacionada a la protagonista, al menos un poco. Después de decir esto no pudo evitar desviar la mirada con algo de vergüenza por haber interrumpido a Synnove, pero la dejaría seguir hablando, saber que ella también se identificaba con Alice, la hizo sentir extraña, no incomoda o algo así, solo era algo extraño, aunque le gustaba la idea de tener un grupo de lectura, sentía que ocupaba volver al mundo real pero hacerlo con personas de confianza y al menos dos de ellas eran unas amigas a las que quería mucho, además ocupaba construir su propio camino y explorar un nuevo mundo muy contrario al que conocía, sin embargo no estaba muy segura, sentía que la invitaban por obligación mas que nada.

- Me gustaría mucho pertenecer al grupo pero de momento no lo veo factible, lo siento mucho - diría con algo de vergüenza sin saber que excusa poner, pues no le parecía correcto decir que no estaba cómoda o que prefería que se conocieran antes de formar alguna especie de grupo además sentía que tenía que salir del lugar, al menos después de eso si ocupaba hacerlo.

- Creo que me tengo que ir, lo siento - diría mirando por una ventana donde notó a alguien conocido - Realmente lo lamento... - diría dándole el pago de lo que había pedido a Stella con la clara intensión de "Paga por mi" - ... pero tengo que hablar con Zack y si no lo alcanzo no podré y es importante - claramente mintió pues su primo posiblemente ni siquiera en Hogmeade, pero fingió que lo había visto a fuera, ya con eso se podría ir del lugar, solo esperaba no ser vista como alguien descortés. Ya fuera del establecimiento podría irse de regreso al castillo.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Ago 07, 2016 5:05 pm

Se alegró al ver las sonrisas de sus amigas y cómo la llamaban por su nombre. Tal vez Sybill no era la persona más sociable del mundo, pero había sido bendecida con esas chicas a quienes consideraba sus grandes amigas. Sonrió ampliamente ante las palabras de Stella y la miró con ternura.
-Awww, eres adorable -le dijo abiertamente, como si por un momento estuviese hablando con un bebé y no con una adolescente. Luego se volvió hacia Synnove para responder a sus interrogantes, no sin antes haber reído un poco.
-No, tranquila, este cuerpo está más sano que cuando llegó al mundo -bromeó a su vez-. Y sí, aunque cueste creerlo logré zafarme de su jugarreta. No me llegó ni una sola gota de agua -puso los brazos en jarra y sonrió con suficiencia, en pose de superhéroe. Aquello no duró mucho hasta que volvió a reír.

Luego se dispuso a escuchar a Stella nuevamente, poniéndose algo más seria, y se hizo la desentendida cuando mencionó lo de respirar nuevos aires. Miró a su amiga con cara de “¿yo?” aunque sabía que tenía razón. Sybill, al igual que muchos Ravenclaw, pasaba bastante tiempo en la biblioteca. ¡Pero es que ese era el mejor lugar para estudiar! Y debía estudiar si quería tener buenas calificaciones en los exámenes. Y claro que las quería, pues eso aumentaba sus oportunidades de tener un futuro brillante. ¿Y no era un futuro brillante lo que todos deseaban?
-La verdad, creo que has elegido el sitio perfecto para encontrarnos -felicitó a la Gryffindor-. Y sí, pidamos antes de que la leona empiece a comerse la mesa.

Mientras Stella llamaba a una mesera, Synnove sacó de entre sus cosas un libro que Sybill observó con ojos curiosos. Lo reconoció al segundo: ¡era Alicia en el País de las Maravillas! Conocía la historia y le encantaba, se había sentido como en un sueño la primera vez que la había leído. Estaba llena de magia y personajes curiosos. Sonrió y escuchó con interés las ideas de su amiga Ravenclaw, que hacían que su sonrisa se ensanchara cada vez más, y cuando les preguntó qué pensaban al respecto abrió la boca para responder pero Alice se le adelantó. Miró entusiasmada a la tejona, suponiendo que no les diría que no, sobre todo ahora que había dicho que Alicia en el País de las Maravillas era uno de sus libros favoritos.

Pero se llevó una sorpresa ante su negativa. Entre extrañada y preocupada, siguió la mirada de Alice hasta la ventana, pero no le pareció ver a nadie allí. ¿Qué le estaba pasando a Alice?
-Alice… -empezó a decir pero la chica ya se había puesto de pie y se marchaba rápidamente. Tras su salida de escena vino un incómodo silencio en el cual Sybill intentó averiguar qué le ocurría a su amiga, sin poder llegar a ninguna conclusión.
-Vaya, eso fue extraño y repentino -dijo finalmente, torciendo los labios con cierta desilusión-. ¿Sabes qué tiene Alice? -le preguntó a Stella, pues sabía que ella era más cercana a la tejona que Synnove. Era cierto que la Hufflepuff había cambiado desde la muerte de su madre, pero su actitud en ese momento era algo que no podía comprender.

-Hablaré con ella después -les dijo a las chicas dando por zanjado el asunto, aunque no terminaba de convencerle la idea de que Alice tuviese otro compromiso justo en ese preciso momento. ¿No era ese encuentro algo que ya habían planeado? ¿Se habría molestado por algo? ¿Estaría teniendo un mal día? Eran demasiadas preguntas que no iba a poder responder ahora, así que lo mejor sería dejarlas para más adelante.
-Como sea. Me encanta tu idea, Synnove -recuperó su sonrisa y miró a la Ravenclaw.
-Así que cuenta conmigo. Me encanta leer, y más aún si es con mis amigas. ¿Cómo pensabas hacerlo? ¿Leemos un libro distinto cada mes o algo así? -justo entonces apareció la mesera, que se detuvo al lado de la mesa esperando el pedido de las chicas-. Quiero una infusión de canela y miel y… -se lo pensó por un instante-. Un trozo de pie de calabaza, por favor.
Anonymous
InvitadoInvitado

Stella Thorne el Lun Ago 08, 2016 9:18 pm

¡ Por fin ya se encontraban las cuatro reunidas! Había esperado tanto por este momento y realmente la hacía estar muy feliz, poder verlas, conversar, comer ( sí eso también era algo muy importante en mi vida) y simplemente estar lejos del castillo y sus obligaciones que tan alejadas nos habían tenido este último tiempo.

Sonreí tierna al escuchar las palabras de Sibyll refiriéndose a mi como un ser adorable, y sí quizás de lejos ese título no caería muy bien en su persona, ya que la mayoría de las veces la gente me ve como alguien brusca, tosca y algo bruta, pero sus amigas logran sacar el lado más tierno que podía existir dentro de esto que llamaba cuerpo.
Me reí cuando Sybill adoptó una postura de super chica.- "Super S" la chica que ni peeves puede contra ella.- dije divertida con tono de una película de superhéroes. - yo sería tu fan ¿sabes? compraría el albúm coleccionando las láminas y todo.- agregué para reír después, aunque sí realmente lo haría.

Posteriormente entre a explicarles el por qué las había reunido a todas en este lugar, en sencillas palabras les dije que las había extrañado, como la uña al dedo, como la pestaña al ojo y esas cosas. - ¿verdad que si? es hermoso, y delicioso.- dije sonriente ante las palabras de su amiga rav, mientras llevaba mis manos al estómago al decir "delicioso" recordando lo hambrienta que estaba. Esperando que pronto alguien fuera a nuestra mesa para recoger los pedidos, ojalá más temprano que tarde, ¡por favor!.

En eso Synnove tomó la palabra, para poder contarnos una idea que hace un tiempo venía rondando por su cabeza, no se sorprendió al ver el libro que sacaba su amiga, recordando que desde tiempos inmemorables ese libro le hacía recordar a ella. La idea le resultaba muy atrayente, más que nada porque sabía que al lado de las tres chicas que están frente suyo nada malo podría pasar y la diversión era asegurada.

Pero algo que no me esperaba era lo que pasó a continuación, Alice comenzó a accionar de manera extraña, para luego excusarse y decir que por más que le gustará mucho el libro y toda la idea por esta ocasión debía pasar, y yendo detrás de un Zack claramente invisible salió del lugar sin despedirse y tan sólo dejándome el dinero a un lado mío para pagar más tarde.

Mierda, mierda, mierda, pensé mentalmente, quizás había sido mucho después de todo lo sucedido haber citado a la tejona con más personas, no hablaba con ella hace mucho, y quizás esto fue demasiado para ella, debería haberlo pensado mejor y no haberla tenido que hacer vivir esto, ya que sabía muy bien que Ali no le gustaba comportarse así, y eso sólo significaba que algo la había superado.

En eso las palabras de Sybill me despertaron de mi pensamientos y de esa sensación de culpabilidad que se había apoderado de mí.- Creo que quizás fue exigirle mucho después de todo lo sucedido.- dije haciendo una mueca con mi labio con un deje de culpabilidad pero por otro lado no muy segura del todo, tenía que hablar pronto con ella, no le gustaba verla así.- simplemente no fue el mejor momento, pero quizás se nos una más tarde.- dije también al igual que Sybill para zanjar el asunto, sin evitar lanzar una última mirada hacia el ventanal en donde había desaparecido Alice.

Iba a responder que a mi también me había encantado la idea de Synnove pero llegó una persona para tomarnos el pedido, espere que Sybill pidiera el suyo para luego pedir yo.- yo quisiera por favor un trozo del pastel de chocolate, y una taza de chocolate caliente, por favor.- dije sonriendo al pensar ya en lo delicioso que sería todo aquello.- Y sí, me parece una idea fascinante, no soy tan fanática de la lectura como ustedes, pero creo que un libro al mes, si es así la idea de Synnove podría hacerlo, y... ¡Yo quiero ser el sombrerero, por favor!.- les dije a ambas mientras le ponía una carita de gato con botas.
Stella Thorne
Imagen Personalizada : Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) Tenor
RP : 7
PB : Cara delevingne
Edad del pj : 20
Ocupación : Fugitiva
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 23.021
Lealtad : Orden del fénix.
Patronus : Elefante
RP Adicional : +2F
Mensajes : 891
Puntos : 514
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2755-stella-thorne https://www.expectopatronum-rpg.com/t2768-do-you-wanna-know-me-try-it-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t3060-tic-tac-tic-tac-cronologia-stella-thorne https://www.expectopatronum-rpg.com/t5125-chocolat-trunk-stella-thorne
Stella ThorneFugitivos

S. Lyssandra Østberg el Vie Ago 26, 2016 3:42 pm

Estaba feliz de poder pasar un tiempo con sus amigas del corazón, aunque una de ellas no la conociera del todo. Sabía de su gato y poco más, pocas veces se habían cruzado y realmente aquel fue la presentación más formal que habían tenido hasta aquel día. No obstante, su repentina marcha del grupo le preocupó. No porque a Synnove le importase. Synno podría resultar alguien bastante fría, ciertamente, y en situaciones como esa le costaba ocultarlo cuando algo no era de su preocupación. El hecho de que le preocupase a sus otras compañeras era lo que realmente le hacía estar ligeramente mal por la situación. Aun así no era capaz de compadecerse, solo le quedaba fingir que aquello le había causado un mal o algo así. Como si realmente el que se marchase fuera una pena y no un alivio. — Supongo que ese asunto que debe atender es más importante de lo que podamos pensar ahora. — Y tras eso se encogió de hombros porque no tardaría en llegar quien les atendería la mesa.

Esperó a que sus compañeras pidieran lo que iban a tomar pero ella no sabía que tomar, eso la frustraba en cierto modo y le hacía decir lo primero que se le había ocurrido. — Chocolate y té. Cualquier cosa que lleve mucho chocolate y un té especial. Me gustaría no saber de qué es la bebida para así descubrirlo. ¿Podría ser así? — Y fue entonces cuando acabaría por marcharse y una por una iría respondiendo a sus amigas. Con suma tranquilidad ordenó las ideas en la cabeza y entonces fue respondiendo como veía más conveniente. — Son ideas geniales, me agrada que les guste. Creo que teniendo cada una un personaje que nos represente será genial leer. — Por un momento miró a Stella con una sonrisa socarrona. — No sé si un libro al mes será suficiente para calmar mis ansias de lectura... — Acabaría por reír con cariño tratando de no mirar para que no la culpase con la mirada. — Pero suena totalmente perfecto para que lo hagamos. ¿Cual género preferís para el primer mes? — Preguntó mirando a ambas, con bastante curiosidad.

Tras eso se paró por unos segundos a pensar en que innovaciones podrían hacer. — Podríamos reunirnos una vez al mes mínimo para compartir las experiencias con nuestras lecturas y tomar té como si fuéramos nuestros personajes. ¿No? Algo así, para darle emoción. — Propondría mientras veía acercarse la persona con lo que habían pedido, o al menos la primera tanda que resultaba ser la de sus amigas. — Vaya, tiene una pinta deliciosa lo que os habéis pedido. — Cuando se trataba de comida no es que fuera muy original pidiendo, y pudo comprobar eso cuando vino lo que ella había pedido que parecía mucho más simple de lo que el resto pidió, tampoco sabía bien de lo que tenía hambre. — Que aproveche a todas la merienda. Seguro que con el estómago poco a poco más lleno pensaremos mejor, ¿no?— Suspiró mientras se frotaba la tripita y se comía el chocolate con los ojos. — Que hambre, espero no encogerme.
S. Lyssandra Østberg
Imagen Personalizada : Es la hora del té ~ (Synno, Sybill, Alice) TXWFEzm
RP : 8
PB : Emblu
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitaria (Inefable)
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 2.800
Lealtad : Neutral
Patronus : Too Young
RP Adicional : 000
Mensajes : 295
Puntos : 184
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3031-lyssandra-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6591-lyssandra-relaciones#95970 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6594-lyssandra-correo#95988
S. Lyssandra ØstbergInactivo

Invitado el Mar Oct 18, 2016 11:28 pm

La reacción de Alice la había dejado preocupada, no podía negarlo, pero tampoco quería dejar que eso incomodara a sus amigas. Por suerte las palabras siempre tan animadas de Stella hicieron que olvidara aquel detalle y se concentrara nuevamente en las chicas y en la comida.
-Wow, eso suena muy chocolatoso -comentó al escuchar el pedido de la Gryffindor; a Sybill le encantaba el chocolate (¿acaso existía gente a la que no le gustaba?), pero doble chocolate en una sola tarde podía hacer que acabara con hiperactividad o en coma diabético. El pedido de Synnove le pareció original y hasta se anotó la idea mentalmente para hacer lo mismo la próxima vez que saliese a tomar té, después de todo, ¡las sorpresas eran lo más! Podría incluso tratar de adivinar qué le traerían, estaba segura de que con sus talentos sería difícil que se equivocara.

-Un libro al mes entonces -Sybill asintió con la cabeza al ver que habían llegado a un acuerdo en ese punto, pues le parecía algo razonable. Ya podrían ir cambiando la cantidad de libros una vez que tomaran el ritmo.
-Ay, ¡me encanta! -exclamó después dando un pequeño saltito en su asiento a causa de la emoción-. Así podríamos ser personajes nuevos cada mes. Es brillante. Eres brillante, Synnove -añadió dedicándole a su amiga Ravenclaw una mirada cariñosa.
-Y si vamos a tomar personajes del cuento de Alicia para cada una -continuó pasando la mirada a Stella, que había empezado con la idea-, yo me pido a la Liebre de Marzo. Creo que me viene bien, ¿no? -sonrió divertida.

Fue entonces cuando empezaron a llegar sus pedidos, cada uno con mejor pinta que el anterior.
-Mmm… se ve tan rico como huele -dijo tomando rápido el tenedor para pinchar un trozo de pie de calabaza-. Que lo disfruten. Synnove, cuéntanos con qué te sorprendieron -le pidió con curiosidad, tratando de distinguir el té de su amiga por su aroma.
-Para empezar, yo propongo algo de misterio -dijo después, volviendo al tema de los libros-. No sólo porque es uno de mis géneros favoritos, sino porque así estaremos enganchadas desde el principio. ¿Qué dicen?
Continuaron debatiendo y hablando de posibles opciones para leer, compartiendo su entusiasmo y comiendo como si no hubiera un mañana hasta que estuvieron satisfechas con el plan (y listas con el té), justo a tiempo para regresar a Hogwarts.

FdR: Chicas, como habíamos comentado creo que lo podemos terminar aquí. Avísenme por interno si quieren añadir otro post, de lo contrario espero unos días y lo cierro yo Smile
Anonymous
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.