Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

I did... I am... WHAT!? | Elizabeth Bonnefoy (feat Alphaeus Winter)

Invitado el Miér Jul 20, 2016 12:48 am

Paseando que estaba, tomando aire en un día bonito... Vale, no, estaba en San Mungo. No sabía cómo era el día pues llevaba desde la mañana encerrado en el hospital, haciéndome pruebas. Nadie me dijo que estrellarte con una moto llevara tanto ajetreo y problemas. Bueno, por pensar no lo había pensado nunca, y ni siquiera sabía que me pasaría... Hasta que ellos desaparecieron y se me fue.

Me dijeron que había sido una suerte que no me hubiera quedado paralítico. O con un daño neuronal severo por el tiempo en coma - tenía suerte de seguir pudiendo hablar, según dijeron. Sobre todo de seguir vivo. Había tenido una suerte que no veas. Hubiera preferido haberme quedado ahí.

Sin embargo aquí estaba. Pasando otro día más en el hospital. Con problemas de memoria y concentración que a ratos me hacían parecer un arcoiris andante. Las cicatrices ni siquiera me molestaban, pero el haber olvidado a Alice... Desearía haber olvidado otras cosas, pero no a mi prima. Solo Merlín sabe qué más. ¿Qué más habría pasado en el verano de aquel año? Nadie quería decirme nada, cada vez que sacaba el tema lo cambiaban.

Me dijeron que a Alice había sido posible olvidarla por haber recuperado el recuerdo de ella durante el accidente, porque no habría otra forma más razonable de explicarlo. Y el resto era por la duración del coma. Jaj.

El caso es, iba a apuntarme para la universidad y quería saber si podría aplicar para dragonolista. Consultarlo con el sanador y esas cosas, para no estar perdiendo el tiempo en vano. Y ya que estaba hacerme las pruebas de evolución de las secuelas, que iban a mejor.

Con estos pensamientos rondándome la cabeza iba bajando por los pasillos del hospital mágico, hasta que escuché a un bebé llorando en la habitación que acababa de pasar. Un paso hacia atrás - los impulsos me podían, y la curiosidad más aún, - y atisbé a un pequeño llorando solito en la cama. Sus padres probablemente habrían salido a buscar al sanador de turno o algo.

No podía dejarlo solito, así que me metí a la habitación. Solía caerle bien a los niños. Sobre todo cuando usaba mi metamorfomagia. Los desconcentraba y les sacaba unas sonrisas, al menos.

Luego me acerqué a la cama y me asomé por encima del pequeño. Era muy bonito, me recordaba a alguien pero no sabría decir a quién. Con la voz más dulce que pude dije:

Hola pequeñín, ¿qué haces aquí? - y me di cuenta que no iba a responderme, pero aún así seguí hablándole. - ¿Dónde están tus papás?

Era un chavalito bonito, e imagino estaría más bonito si no estuviera rojo y llorando. Probablemente tendría problemas con los dientes o habría pillado alguna gripe o algo. El clima de Gran Bretaña era malo para la salud de los bebés.

Le acaricié la barriguita por unos momentos y luego tuve la necesidad de cogerlo en brazos.

- ¿Te vienes con el tío Tenney? - lo abracé. - Shh, todo estará bien pequeño - lo comencé a mecer ligeramente, sin resultado aparente. El bebé no quería calmarse. ¿Qué edad tendría? Probablemente no más de año y medio. Pobrecito, estar malito tenía que apestar mucho. Me dolía hasta a mi verlo mal, tan pequeñito y malito.

Pero tenía un as en la manga, como ya dije antes, que les encantaba a todos los niños.

- Hey, mira - le saqué la lengua a medida que me dejaba el pelo más esponjoso y colorido. Iba haciendo cambios graduales poco a poco hasta que por fin lo conseguí! El bebé dejó de llorar y hasta sonrió. - Bieeeen - sonreí también. Me caía bien. Quizá hasta tendríamos la misma edad mental.

FdR: Ah, sí, el pequeño es: 
Alphaeus Winter:
I did... I am... WHAT!? | Elizabeth Bonnefoy (feat Alphaeus Winter)  13413204_1360411110641566_888055921_n.jpg?ig_cache_key=MTI3NzQ3NDYwMzg4NDgyOTAzNA%3D%3D.2
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Miér Jul 20, 2016 2:46 am

Había sido una semana terrible para la rubia, hace 3 semanas estaba feliz, intentando hacer las pases con su hermano, contándole lo feliz que estaba, lo ilusionada que estaba, hace 9 días seguía estando feliz e ilusionada, pensando en el futuro, teniendo la absurda idea de terminar sus estudios, esmerarse en ser animaga y luego irse con July y Alphaeus, a algún país que le permitiera a ellas casarse, tener una vida tranquila, tal vez ser sanadora. Hace 8 días que todo se desmoronó, primero la discusión con Damien, luego la aparición de ese muggle y la muerte de Jul, ella sabía que no tenía que relacionarse con muggles ni acercarse a ello ni a ningún lugar con ellos, pero se dejó convencer de su pareja y que pasó, todos sus sueño fueron destrozados.

No podía ni sabía como superarlo, como superar que Juliette ya no estaba en este mundo, que la había perdido, que había fallecido hace una semana, tampoco el descaro de Damian o como lo justificaron, como intentaron reñirle por preferir a su hermana, se hubiera ido ese mismo día pero no podía, tuvo que esperar tres largos días para irse, tres días que para ella fueron infinitos y que llegaron a asquearla de tal manera que al final terminó tomando sus cosas y a Alphaeus, no lo resistió mas y actuó sin pensar, tal vez si lo pensó pero no todas las implicaciones que traería que ella se mudara.

Tres días era lo que llevaba en el país y ya se sentía ahogada, su padre la dejó marchar con la promesa de desheredarla aunque para ella no es problema nunca le interesó todo lo que a su padre o los vienes familiares en especial si eso significaba tener que perder su libertad, lo que no se imaginó fue lo difícil que serían las cosas siempre los tuvo a ellos, mínimo a su hermana y a Jul cuando estuvo en África, pero ahí estaba ahorita completamente sola, aún sin decidirse que hacer si ir a buscar a su familia y buscar su apoyo o si ir a buscar ayuda donde alguna de sus amistades, sintiéndose incómoda, molesta e impotente al no poder cuidar a su hijo como hubiera querido, claramente que lo cuidaba y se preocupaba de él y de Nikolai que era una gran niñera aún siendo un gato, pero no por eso se sentía bien al saber que en la noche no era mas que una ciega que no podía hacer nada por cuidar bien a su pequeño, sin contar el no poder dormir bien por las recurrentes pesadillas por la muerte de su amada.

Este día en especial se sentía realmente como una mala madre, su pequeño estaba enfermo y ella no podía ni sabía que hacer para poder ayudarlo y esto era algo que la estresaba y la desesperaba, aún cuando se llevara mal con Úrsula y se detestaran esta era sanadora y la había llegado a ayudar algunas veces y ahora no tenía a nadie. Claramente tuvo que ir a San Mungo, no dejaría a su pequeño llorar todo el día además dudaba que en su alojamiento les gustara tener a un niño llorando todo el día, eso no importaba pero si la salud de su pequeño.

Al llegar a San Mungo la pasaron a una habitación, donde tendría que esperar al Sanador, pero pasaban los minutos y este no llegaba lo que llevó a la joven madre cometer una irresponsabilidad debido a su inexperiencia, la rubia dejó al pequeño unos segundos en la camilla para ir a buscar al sanador por que el pequeño no dejaba de llorar, al menos en este momento y antes de que el niño llegara a hacer algo que lo llegara a caerse llegó el metamorfomago a interactuar con el mismo, aunque ninguno de los dos se topó en ese momento, si no unos minutos después cuando Elizabeth regresaba luego de recibir un regaño y susto por parte del sanador quien le dijo que ya iría con ella, pero que se adelantara.

Ella podría calcular que fueron menos de 5 minutos los que estuvo lejos del pequeño cuando ingresó, su pequeño estaba con otra persona al parecer un payaso, claramente la idea de ver a su pequeño con un extraño la preocupó, no sabía las intensiones de este y estaba por cuestionarlas cuando escuchó su voz. El corazón empezó a latirle fuerte. No, no podía ser él, sería demasiada coincidencia, además no sabía que ella estaba ahí y si no se preocupó por su hijo todo ese tiempo por que lo haría ahora.

Una parte de ella quería preguntar si era él y otra solo alejar a su pequeño de ahí y una mas le decía que estaba paranoica, aún así con algo de temor preguntó - ¿Tenney? - rogaba por que le dijera que no, que ella estuviera equivocada, de ser él no sabía como reaccionaría, posiblemente lo haría mal, por Merlín que solo fuera alguien con su misma voz, recordaba que él era metamorfomago, pero esperaba que este chico no fuera él que solo fuera alguien con un aspecto gracioso.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Vie Ago 19, 2016 5:22 pm

Decir que no me asusté sería abusar de nuestra confianza. Pero ya que aquí estamos solo tú y yo: No me asusté. El brinco que pegué fue acto reflejo de mis músculos, que necesitaron estirar, así de repente y justo cuando aquella voz tan atractiva (no sé porqué, me pareció tan atractiva que si no fuera por el susto la repentina decisión de algunos músculos míos de estirar, habría tenido un problema duro de solucionar) pronunció mi nombre. Aún con el bebé en manos me giré a ver a quien me había llamado. 

Juraría que no conozco a nadie con esa voz, aunque en sí me parecía conocida. Hmm. 

Me giré entero, soy de esa gente que no puede girar solo la cabeza cuando tiene que responder. Además sujetaba al pequeño y no quería peligrar de ninguna forma su bienestar. Obviamente. ¿Qué clase de gente perversa y maligna querría el mal a una criatura tan preciosa? 

- Así me lla... - comencé a responder mientras me giraba, pero cuando vi a la chica que me había llamado - porque era una persona que tendría mi edad aproximadamente, quizá sería la hermana del niño, - me quedé embobado. Era bastante guapa, y me sonaba muchísimo pero no creo haberla conocido en algún momento de mi vida. - Hola - le sonreí, ruborizándome ligeramente. 

"Por eso no tienes pareja Enguerrand", casi que me chilló una voz en mi cabeza, esa misma que ayudaba a recomponerme cuando... Bueno, esto pasaba. 

Era malo ligando, no creo haber tenido estable en la vida, nunca he estado con una chica y... Probablemente todo esto se deba a mi forma tan gilipollas de ser en estas ocasiones. Quizá demasiado adolescente para el gusto de las chicas. O quizá torpe. Parecía que me faltaba autoestima, y de eso solía sobrarme. 

Malditas y sensuales hormonas de la pubertad. 

Carraspeé, concentrado en controlar mi alocado pelo. Viendo las cosas por el lado positivo, al niño le gustaría. 

- ¿Nos conocemos? - pregunté. Tenía que dejar de ver películas muggles para aprender a ligar, porque la siguiente frase que se me vino a la cabeza fue: ¿Vienes mucho por aquí? EN UN MALDITO HOSPITAL. 

"Sí, Tenney, cariño, sigue así y llegarás lejos", me apremió, sarcástica, la misma voz de antes. 

- ¿Eres la hermana de este pequeño príncipe? - en este momento no sabía en la que me estaba metiendo al preguntarlo, pero luego me daría cuenta de que en definitiva: calladito estaba muchíísimo más guapo. Calladito y haciendo el baile del cangrejo, huyendo antes de que me avadeen el trasero.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Ago 20, 2016 7:16 am

Al parecer había asustado a la persona que estaba con su hijo pero la verdad no era algo que le molestaba en ese momento lo quería era estar con el mismo en espera de que llegara el doctor y le dijera que era lo que tenía y le diera el tratamiento además para ese momento ya había llegado a la conclusión que iría a casa de su tía a buscar ayuda, al final si la necesitaba a ella y a Esteph aún cuando por un momento decidió hacer las cosas sola por la molestia que sentía con todos.

Lo malo con el hombre con su niño a quien acaba de asustar es que tenía la voz de una de sus mayores preocupaciones y a quien no quería volver a ver por mas que hubiera decidido irse a ese país, realmente no quería saber nada de él y aún así estaba ahí o eso parecía, realmente esperaba que no lo fuera que estuviera equivocada pero algo le decía que no y realmente la molestaba y estresaba y frustraba a niveles monumentales.

Preguntó si era quien creía que era y aún cuando no terminó la frase le hizo saber que si era él, se sintió dolida, traicionada y sumamente molesta, no entendía que era lo que hacía ese hombre ahí con su hijo, pero realmente no lo quería cerca del mismo y menos en ese momento.

Ella caminó hasta él y le arrebató a su niño de sus brazos realmente no quería que estuviera cerca de ese hombre aunque no fue muy buena idea, su pequeño nuevamente se puso a llorar por el susto que le dio su madre algo que la hizo sentir terrible pero intentó consolarlo - Tenney, largate de aquí - diría con una voz que intentaba sonar calmada aunque ella claramente no se sentía tranquila en esos momentos.

El pequeño quería volver con el chico por que lo divertía y tal vez por que "la sangre llamaba" pero a Elizabeth le valía un pepino ese llamado, solo quería que Tenney se fuera, pero no lo que hizo antes de irse fue algo que llegó a ser la gota que derramó ese vaso que desde hace mucho estaba lleno - ¿Nos conocemos? ¿Soy la hermana de este pequeño? - repitió ambas preguntas con la voz algo temblorosa.

- No, no soy la hermana de este pequeño si haces cálculos deberías deducir que soy su madre y que si nos conocemos, wow no esperaba esa pregunta, aunque no se por que esperaba algo diferente de ti si fuiste tan descarado de olvidarte de mi e ignorar mis cartas cuando te dije que estaba embarazada - su expresión y la forma en la que se mordía el labio inferior además el intento de sonrisa que mostraba entre otras cosas denotaba lo incrédula, molesta y conmocionada que estaba. Respiró hondo, realmente estaba luchando por no gritarle, tener a su pequeño inquieto era mas que suficiente para también asustarlo - Realmente no creí que fueras tan descarado de decirme en mi cara "¿Nos conocemos?" hasta la reacción cobarde de huir hubiera sido mejor que esta, realmente te desprecio Tenney Enguerrand, no se que haces aquí o como te enteraste que estábamos aquí o que pretendes con este juego ¿Humillarme? No se, pero quiero que salgas por donde entraste y no te vuelvas a acercar a nosotros, jamás - su tono era gélido al igual que su mirada, nunca creyó sentirse así, aunque bueno eran dos años de resentimientos los que se encontraron en ese lugar y momento.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Ago 28, 2016 12:26 am

¿Qué cojones?

Pero… Yo… No la conocía. Me sonaba haberla visto, pero por la edad es probable haberla visto por Hogwarts, ¿no? No parecía ni mayor ni menor que yo… Asumí que… podría conocerla de ahí…

La miré, perlejo.

Todo ese… odio… No dejaba de pronunciar mi nombre pero… No había hecho nada… No la conocía siquiera, joder, ¿cómo iba a hacerle nada para que me tratara así? No tenía de costumbre humillar a nadie - y menos a… ¿Ella?

Bum-bum, bum-bum.

¿Olvidarme de ella? ¿De otra persona más?

Me sentí algo mareado. Toda esta información me estaba dejando fuera de combate - y menos mal que ella había cogido al niño porque si no es probable que se me hubiera caído. Me sentí obligado por la debilidad de mi cuerpo a medio apoyarme en la camilla.

Niño, ella, cartas… Las palabras iban a tal velocidad por mi cabeza que hasta podía escucharlos, como si de carrera de coches muggles se tratase. Un gato me había tragado la lengua - probablemente el león de mi camiseta.

¿Cómo? ¿Como a Alice? Me había olvidado de mi prima, quizás era capaz de olvidar a más gente… Fuck.

Yo… Sigo virgen… Creo… Creía… — balbuceé, sin sentido.

Tenney estaba pálido, ausente. Toda su confusión se reflejaba en su pelo que no dejaba de ir de un color a otro - sobre todo tonos morados. Seguía sin poder controlar su poder cuando sus emociones le inundaban. Sus pupilas estaban dilatadas, su cuerpo ligeramente tembloroso. El chico se hallaba incrédulo. Quizá no tanto por toda la información que le había dado Elizabeth, como por el hecho de verse capaz de tales cosas.

Fruncí el ceño. No, yo no era así y nunca lo he sido. Pero es cierto que no recuerdo muchas cosas… Igual que Alice…

¿Cuándo fue?

Si fue aquel verano la llevaba clara.

“Tenías que ser el gilipollas que se olvida de todo lo importante, ¿hm?”, y la voz ni siquiera era sarcástica.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Ago 28, 2016 3:33 am

Al escuchar sus siguientes palabras una carcajada sonora salió de sus labios, no se sabía si era una carcajada histérica o sarcástica o simplemente burlándose de él, solo se sabía que fue inevitable, como no reírse de él cuando venía diciendo tal cosa, ¿se burlaba de ella? siguió riendo un poco mas, era mejor reír que llorar ¿no? sin embargo sus ojos poco a poco se empañaban aunque ella hizo todo lo posible para que no pasara, pero era complicado cuando tu hijo tampoco colaboraba y empezaba a llorar una vez mas por lo incomodo que estaba.

Intentó tranquilizarlo mientras intentaba controlar las ganas de llorar y reír, tardó un poco pero al final lo logró - ¿Tu? ¿Virgen? Entonces las semana que pasamos no fueron nada para ti, el que tus padres y abuelos que casualmente fueron ese día a tu casa nos encontraran en la cama nunca pasó, menos la charla de sexualidad que nos dieron tus padres y la mala cara de tus abuelos y el que ese día me presentara como tu novia - diría mientras pestañeaba muchas veces para no llorar, se sentía realmente ofendida y triste, sintió como se una vez mas se abriera una herida que había tardado mucho en cicatrizar, lo peor es que no era solo una herida, eran dos, no eran tres heridas las que tendría abiertas en ese momento, la traición de su mellizo, la muerte de su amada y ahora la que volvía a abrir el cambiante, sentía que se estaba desquebrajando por dentro, pero claramente no era algo que quisiera demostrar delante de él lo odiaba, se había convencido de que lo odiaba y lo odiaba.

Lo peor es que el pequeño no se calmaba y no sabía que hacer para calmarlo, tal vez el ver el cambio de tonalidad de cabello de Tenney la ayudaría a que el pequeño se relajara pero no, se negaba a dejar que su niño viera a su padre, que se tranquilizaba por ver sus cambios, no quería nada con él, no quería que tuviera nada con alguien tan infame.

- Si vas a seguir fingiendo que no sabes de que te hablan que no pasó nada que no sabes cuando salimos mejor vete y déjanos no ocupo que tu regreses a mi vida, pero si quieres saber fue hace dos veranos - diría con la voz entre cortada, le costaba respirar un poco por las ganas de llorar que sentía, nunca creyó que pudiera ser una persona tan despreciable pero lo era, que engañada estuvo al creer que era una buena persona, al creer en sus palabras, al creer por un momento que la podría querer, al creer que quería ayudarla, estaba equivocada, era igual o peor que Damien, al menos el francés por mas desgraciado que era siempre se mostró como era, un hijo de su madre y no como Tenney que la enredó con sus palabras bonitas y cuando mas lo necesitó desapareció.

FdR: Todo lo dice con un muy marcado acento francés.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Oct 30, 2016 6:13 pm

Por más que la mirara totalmente desconcertado, seguía sin tener ni puñetera idea de que cojones estaba pasando. ¿En qué me he metido? ¿Soy así? ¿De verdad tan soy tan hijo de p.? - Yo... no... - abrí la boca, para comenzar a hablar, para ver si acaso me salía algo coherente, pero no era capaz de conseguirlo. Mi mirada bailaba entre la chica y el bebé. Mi cerebro a punto de explotar.

Yo no fingía. No mentía. No tenía ni el más jodidamente remoto recuerdo de ella. Ni de nada. No la conocía, me sonaba, pero como me sonaría un chaval de otro curso del colegio, al que solo he visto por los pasillos o lo que sea. Nada más.

Pero venía a decirme que no era virgen. Que ella y yo habíamos... hecho cosas. De las que yo no me acordaba. Y entonces mencionó el verano. Aquel verano. Automáticamente tras un click surgió en mi cabeza. ¿Soy malo? No... ¿Verdad? No lo soy... Soy el que siempre ayuda si ve a alguien en apuro... Y... No dejo a las chicas embarazadas y me voy. No soy así. No soy capaz... Además, estaría encantado de tener a un hijo. Y dos, y tres, y ¡siete! Quiero tener siete hijos (e hijas), para que puedan formar su propio equipo de quidditch y para que cuiden los unos de los otros. No quiero que mis hijos sean hijos únicos, quiero que tengan con quien aprender a compartir y a ser responsables...

- ¿Antepasado? ¿El del 2014? - la pregunté para asegurarme, mientras todo comenzaba a cobrar un poco más de sentido.

Una sombra apareció encima mía. Una que me recordó que ellos ya no estaban, que estaba en este hospital porque ellos desaparecieron, yo fui gilipollas y temerario, porque quise morir al no tenerlos. Ellos estaban muertos... No quería aferrarme a una ilusión sin fundamento. - Ellos no están - mi voz salió más rota de lo que habría querido mostrar, pero no podía controlarla. - Ese verano desaparecieron. Probablemente estén muertos. El ministerio dejó de buscar.

Inspiré. No llores, controla tus cambios, me dije. Cuéntale, cuéntale lo que pasó, demuéstrale que no fuiste un capullo...

- Tuve un accidente... - me llevé la mano inconscientemente a la cabeza, donde las cicatrices seguían en mi frente, al lado de mi pelo negro cual el fondo de un pozo. - Hay muchos recuerdos que soy incapaz de recuperar por mucho que lo intente... - quise explicar. - Yo... No soy de estos chicos, no dejo a nadie embarazada y luego me voy... Lo siento... - No podía culpar las circunstancias. Me había subido a aquella moto sabiendo mucho, no había pensado en mi yo futuro, no había sopesado las consecuencias de mis actos. Solo lo había hecho y ya. Y me había dejado tonto.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Nov 07, 2016 11:49 pm

Estaba molesta, muy molesta y algo histérica, a decir verdad muy histérica y su pequeño incómodo por la enfermedad, llorando y ella sin lograr calmarlo, sintiéndose una mala madre y realmente tenía mala suerte para que las cosas estuvieran de esta forma - Si, en el 2014 - rodó los ojos con algo de fastidio, realmente buscaba molestarla y sacarla de quicio o al menos eso era lo que ella creía en ese momento, estaba segura de esto y era algo que de alguna forma le estaba permitiendo.

No supo como responder a esas palabras, a saber que tal vez los señores Enguerrand estaban muertos, a ella le caían muy bien, mucho mejor que los abuelos del cambiante pero no dijo nada al respecto, no podía ni quería hacerlo, era algo incómodo y conflictivo y además ¿eso que tenía que ver con este jueguito? si buscaba hacerla sentir lastima por él no lo lograría, ella también había perdido a uno de sus padres y estuvo en problemas todo ese tiempo y no, la verdad no iba a estar de acuerdo con él ni iba a creer tanto en sus palabras, no podía, ni quería.

- No me importa, vete de aquí y déjanos en paz, no te necesitamos, si no estuviste en ese momento ahora no queremos nada de ti - estaba llorando e intentando calmar a su pequeño pero no lo lograba, lo intentaba pero le era imposible conseguirlo y menos en el estado en que ella estaba, no entendía por que estaba ahí, por que no simplemente desaparecía de su vida como hacía dos años, aunque si, fue ella quien desapareció en primero lugar pero, quería que se fuera.
Anonymous
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.