Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Tercer curso, segundo intento (Flashofward)(Danny Maxwell)

Invitado el Lun Ago 08, 2016 3:28 pm

Entrado Septiembre, antes de las pruebas de equipo

Acababa de empezar el curso y había decidido después del desastre del curso anterior en el primer partido volver a presentarme a las pruebas de selección para el equipo de quidditch. Sabía que tenía que estar mucho más atenta a las bludger para evitar ser derribada como en el primer partido en el que participé. Un golpe directo a la cabeza que me había dejado inconsciente y sin recordar qué había ocurrido, y después en aquella pequeña aventura recaí en las fiebres de dragón y perdí casi todo el curso, regresando para los exámenes finales y habiendo superado las pruebas por los pelos.

Pero estaba en tercero, en el curso que me tocaba, e iría a clases con Adae y el resto de mis compañeros desde el primer año que nos seleccionó el sombrero. Tenía muchos amigos en el colegio, de diferentes casas, pero en quien realmente confiaba era en Danny, la capitana del equipo de Quidditch de nuestra casa, y en el resto de las chicas. Igual este año entraba alguien más de segundo a formar parte del equipo, porque se habían graduado algunas, y esperaba superar mi miedo a las bludger y poder jugar en la posición de cazadora en vez de suplente de titular.

Para mi era una vergüenza haber sido derribada de la escoba en mi primer partido, pero no sabía si había sido por desastre o por la incapacidad de reaccionar como tocaba en el campo de juego.
Me coloqué el chándal amarillo, cogí mi escoba y salí a paso ligerito hacia el campo de quidditch. Esa tarde el sol arreciaba con fuerza, pero no quedaban demasiadas horas de sol y el campo estaba libre, pues las selecciones aún no habían empezado.

Al llegar al campo dejé mi escoba apoyada contra el poste central y comencé a correr para calentar, dando vueltas alrededor del campo a velocidad media, pero al contar tres vueltas mi temperatura ya se había disparado y creo que tenía los músculos calientes. Cruzaba los dedos para que Danny hubiera recibido mi nota, la había colado por debajo de la puerta de la habitación, de su habitación, la cuál compartía con otras chicas más mayores, las cuáles también conocía, y Rhea era mi amiga también.

En este cole tenía una familia muy grande que me quería, mucho más de lo que me querían en casa. Y me alegraba, porque la mayoría del año lo pasaba aquí, sólo en las vacaciones de verano tenía que volver a casa.
Me subí a la escoba, coloqué los pies sobre los estribos y comencé a volar controlando la velocidad y los giros en el aire inclinando ligeramente el cuerpo hacia los lados, virando simplemente con amplios círculos, y cuando ya estaba bien afianzada sobre la escoba, sujeté el mango con ambas manos y realicé una serie de tirabuzones sin desviarme de la trayectoria.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Mar Ago 09, 2016 11:22 am

Ya empezado mi último curso en Hogwarts, me había propuesto dos objetivos para este año: el primero, ganar la copa de quidditch; el segundo, descubrir mi vocación. La verdad es que creía que sería más fácil lo primero que lo segundo, ya que soy la chica más indecisa del mundo entero y aún no sé qué hacer con mi vida.

Hoy, aún a algunas semanas de hacer las pruebas de quidditch para conformar el equipo de este año, Ziva me había pedido que entrenase con ella ya que quería entrar en el equipo como cazadora oficial en las próximas pruebas. El año pasado estaba en el equipo, pero solo como suplente. Este año, sin embargo, teniendo en cuenta las ganas y lo mucho que había mejorado con el tiempo, era muy probable que fuera de las cazadoras más jóvenes de Hufflepuff, pero prefería no decir nada por el momento para no hacerle ilusiones y así esperar a ver las pruebas que ejecutaba. Además, así seguro que se esforzaba más. A mí me lo hicieron durante tres años hasta que en cuarto entré al equipo como buscadora, así que sé por experiencia que funciona.

Cogí mi Saeta de Fuego y prescindí de las protecciones. Lo único que hice antes de ir al Campo de Quidditch y por lo que tardé más de lo esperado, fue coger el cofre con las cuatro pelotas para poder entrenar con la quaffle con Ziva. Así que unos diez minutos más tarde de lo que Ziva me había dicho, aparecí caminando por el paso principal, con el baúl persiguiéndome mágicamente. Observé como la pequeña hacía unos movimientos muy buenos y, cuando vi que se percató de mi presencia, alcé la mano para saludar y le hice una señal de que viniera a dónde estaba yo. Mientras tanto, abrí el baúl para sacar la quaffle.

Aunque antes de empezar con cualquier entrenamiento, quería ver qué tal le había ido todo, sobre todo en vacaciones. No había tenido la oportunidad de hablar largo y tendido con ella desde que regresamos a Hogwarts. Saludé desde lejos mientras ella se iba acercando.

¡Hola! —saludé animadamente, como siempre hacía—. ¿Qué tal esas vacaciones bien merecidas? —Curvé una sonrisilla, aludiendo al hecho de que la pobre, después de todo lo que le había pasado a finales del año pasado, aún así sacó el curso y ahora está en tercero y no repitió—. Espero que muy buenas para que hayas vuelto con fuerzas.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Mar Ago 09, 2016 5:48 pm

Este año teníamos que ganar la Copa de Quidditch, el equipo se lo merecía, no por mí, sólo era suplente, sino por las que se dejaban la piel en cada partido y lo echaban todo. Además, me ponía triste al pensar que para Danny sería su último año, ¿Con quien iba a hablar yo cuando necesitara hablar con alguien si se iba de Hogwarts? Tendría que estar enviándole lechuzas todas las semanas, y si por un casual el equipo quería que jugara como titular, cuando se graduase tendría que pedirle consejo, pues ella era la mejor capitana de todo Hogwarts. Y una de las personas más divertidas e inteligentes que conocía.

Me había animado muchísimo al final de mayo cuando regresé, me animó a que no me bajara la moral, como habían hecho el resto de mis amigos, pero sí, había logrado sacar el curso, y este año estaba en tercero.

Cuando me cansé de hacer tirabuzones hacia un lado, comencé hacia el otro, sin descontarme de las vueltas para desmarearme, pero si mantenías la vista fija en un punto, no te mareabas. Me gustaba girar, era muy divertido. Y arriesgar, sobre una escoba, no me importaba arriesgar, y así es como me había comido la bludger, por pasar entre las dos golpeadoras del otro equipo. No con chulería, sino para intentar interceptar la quaffle e ir a la par de mis compañeras.

Y cuando recuperé la vertical con la espalda bien recta estiré el brazo, allí estaba Danny con el baúl de las pelotas, ¿Entrenaríamos con todas las pelotas? No me veía con la suficiente fuerza para sostener un bate y hacer de golpeadora, además, las bludger hacían mucho daño cuando impactaban en alguien, no quería hacerle daño a nadie.

- ¡Hola Danny! -estaba emocionada, porque había visto mi nota y había venido. Era muy buena amiga.

Solté un pie del estribo para pasa la pierna por encima del mango y descender con la velocidad controlada, hasta llegar a un metro del suelo, soltar el otro pie y saltar recogiendo la escoba con una mano y corriendo hacia ella, para darle un abrazo de oso. Me encantaban los abrazos- ¿El verano? Bien, tuve una aventura por Londres, mis padres se enfadaron mucho, pero yo no tengo la culpa de que no vean las notas que les dejo, ¿A que no? -porque había avisado dejando una nota en la cocina con los elfos. Si tardaron tanto en verla no era mi culpa- Hice un amigo nuevo, le dijo a un señor que era mi hermano. Ya quisiera Georgie ser como él.

Me separé y miré atenta la quaffle, había crecido unos cuantos centímetros este verano, y la pelota no era en comparación tan grande como el curso anterior- Estar en Hogwarts es estar en casa, Danny. Aquí soy feliz. Vosotros sois mi familia -y esta familia me gustaba, no como la que me había tocado de nacimiento, que sólo me gustaban un par de primos- ¿Qué has hecho tú estas vacaciones? Danny... -suspiré y agaché la cabeza- ojalá no tuvieras que terminar este año. Hufflepuff perderá a la mejor capitana de su historia. ¿No podrías pedir venir para entrenar a los que nos quedemos en el equipo? -aunque no me dejaran jugar de titular, quería ser parte del equipo, y conseguir la Copa.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Jue Ago 11, 2016 4:39 pm

Nada más Ziva pisó tierra firme, me dio un fuerte abrazo, el cual respondí con el mismo cariño. Nunca pensé que iba a tener tanta relación con alguien a quién le sacaba cuatro cursos, pero al fin y al cabo, todos terminamos por crecer y por enseñar a los más peques, como habían hecho muchos conmigo cuando aún estaba en su curso.

En defensa de los receptores de tus cartas he de decir que a veces son un poco difíciles de encontrar, ¿eh? He encontrado la de hoy porque Chewbie se puso a jugar con ella, que si no a lo mejor ni la veo —dije, para que así la próxima vez la pusiera en otro sitio. Es mejor ponerla en la puerta de la habitación que en el suelo, porque entre que la puerta no para de abrirse y hay un montón de mascotas tocapelotas… Más de una vez podrían extraviarse—. ¿Y por qué ese niño le dijo a un señor que era tu hermano? —A simple vista parecía una historia curiosa y, sobre todo, inconclusa. Como que me faltaban datos para poder completar la historia.

Me parecía entrañable y muy adorable que Ziva me tuviera en tan alta estima, sobre todo cuando decía que era la mejor buscadora de Hogwarts o la mejor capitana que Hufflepuff jamás ha tenido. Yo no me lo creía tanto, pero tener a una pequeña admiradora me hacía querer serlo o, por lo menos, aparentarlo.

No creo que mi horario en la universidad ni Dumbledore lo permitan —dije con un tono de voz que daba a entender que lo que pedía era imposible—. Si hubiera sido la mejor capitana que Hufflepuff haya tenido, posiblemente el año pasado hubiéramos ganado a los de Slytherin —contesté, sonriente y optimista—. Pero este es mi último año, así que si entras en el equipo hay que darlo todo, ¿vale? Esa copa tiene que ser nuestra, como hace dos años, para poder graduarme feliz. —Le pasé entonces la quaffle para que la tuviera en la mano. Luego solté aire, haciendo una pausa para rememorar todo lo que hice en vacaciones—. Y en vacaciones lo de siempre, fui un mes a mi país con mis padres y luego en agosto mis padres se vinieron a Londres de vacaciones, para así poder quedar con mis amigos. Fue un verano muy muy guay, me lo pasé genial —le conté a Ziva.

Pero entonces di una palmadita al aire y miré a la pequeña Hufflepuff, dispuesta a entrenar todo lo que hiciera falta hasta que estuviera agotada. Llevaba mucho tiempo sin montarme en escoba y recorrer el estadio, por lo que en cierta manera estaba ansiosa por volver a probar "la droga".

¿Quieres hacer algo en especial en este entrenamiento? ¿Reforzar tus puntos débiles para las pruebas de unas semanas? —pregunté, por si ella quería tocar algunos puntos relevantes y así nos ahorrábamos dar un paso intermedio en cosas que ya se le dan bien—. Dime tú lo que quieras, a ver qué ejercicios se me pueden ocurrir para hacerte trabajar lo que más te urja o con lo que menos cómoda te sientas.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Jue Ago 11, 2016 11:36 pm

- No te preocupes Danny, que Adae sabe que si me meto en algún lío gordo os tiene que avisar a ti o a Rhea, os voy a echar mucho de menos cuando ya no estéis en Hogwarts. Pero iré a veros a la Universidad, tengo que ir a ver a mi primo Robert -me habían contado algo de la ceremonia de fin de curso y cierta pelea entre Robert y Sirius, no entendía porqué ellos dos no se llevaban bien, si eran geniales los dos- De todas maneras, será una fiesta de fin de curso inolvidable para ti, ya lo verás -asentí con la cabeza, yo al menos lo iba a poner todo para que Hufflepuff ganara, y también haría lo posible para que no descontaran puntos en las clases a las cuáles tuviera que asistir.

Me encogí de hombros, no sabía porqué Matt había hecho eso, pero el caso es que lo había hecho.

- Le dijo al tendero que estaba bromeando con él, el tendero preguntó que donde estaba la cámara oculta que como broma había sido genial, pero no era ninguna broma, buscaba los escarabajos azules que le cogí prestados al señor Cosmas en la clase de Pociones el curso pasado -quería devolvérselos, cuando cogías algo prestado había que devolverlo- Matt no es un niño, es más alto que tú, y creo que está en Ravenclaw con Adae.

Matt se había tenido que agachar para quedarse a mi altura y poder mirarlo a los ojos sin que me doliera el cuello- Por cierto, le dije a Adae que este año íbamos a ganar todos los premios, al curso que viene habrá que dejarle ganar algo a Ravenclaw para que no se enfaden, pero este curso, Hogwarts será amarillo. ¿A que si? -el amarillo era un color muy bonito y alegre, y los tejones un animal capaz de ganarle a una serpiente, pero es que en Hogwarts habían muchas serpientes.

Cogí la quaffle y la sujeté debajo del brazo, para subirme a la escoba y empezar el entrenamiento- Que guay, tu familia deja que tengas los amigos que quieras, a mi me dicen con quien debo ir, y los amigos que me eligen son muy sosos, por eso hago escapadas de casa, para poder relacionarme con gente que mis papás no conocen -y en Londres no sabía a quien conocían, en Alemania conocían a todos los magos como ellos. Los vestidos que me hacía gastar mamá en las fiestas parecían de la Edad Media.

Me quedé un momento parada sobre la escoba con la quaffle bajo el brazo, pensativa hasta que asentí con la cabeza- Sí, pero depende en qué posición quieres que juegue en tu equipo, a mi me gustaría de cazadora, pero si crees que puedo servir para cualquier otra, sólo me lo dices y ya, y dentro de cazadora, ¿Qué prefieres? ¿Que sea cazadora en punta ya sea defensa o atacante o media para realizar los pases? Si te parece podemos enfrentarnos a un uno contra uno a lo largo de todo el campo, sino, pues lo que tú veas -en definitiva ella era la capitana y aunque me dejara de suplente, sabría en qué posición me querría- Y también algunas señales, que sólo conozcamos nosotras para poder gastarlas en medio de un partido, para realizar alguna jugada ensayada. ¿Qué te parece?

Me encantaba el quidditch, era mi pasatiempo favorito, y me gustaba más porque a mamá no le gustaba que jugase, pero aunque le hubiera gustado, me seguiría encantando. A Georgie lo habían animado a jugar, pero él nunca se declinó por hacerles caso, salvo en casa, que podía ganarme con facilidad- Hay que contar también con el factor suerte, Danny, no porque no atrapes la snitch significa que no eres mejor buscadora que la Slytherin, sino simplemente que ese día tuviste menos suerte. Y siento muchísimo no haber estado para poder apoyar al equipo aunque hubiera sido desde las gradas. No quiero volver a fallaros -le confesé apenada, era lo que más me pesaba, haber fallado a mis amigos, a quienes siempre me habían apoyado de manera incondicional, aunque fuera por una enfermedad.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Sáb Ago 20, 2016 1:30 am

Me parecía adorable —y muy raro— que alguien como ella me viera a mí como alguien en quién confiar, a quién seguir y en quién buscar referencia. Me hacía pensar que, al fin y al cabo, no lo he hecho tan mal todos estos años, ¿no? Asentí cuando dijo que Adae, que suponía que era su amigo, me llamaría a mí en caso de que ella necesitara algo y no pudo parecerme mejor idea. De alguna manera me sentía una protectora de aquella pequeña cargada de tanta energía y buenas acciones. Me recordaba a mí en mis primeros años, tan ansiosa por entrar al equipo y por ser un pequeño culo inquieto.

¡Eso espero! Aunque me conformo con que sea una despedida buena. ¿Es mucho pedir una copa de las casas y una copa de quidditch antes de graduarme? Yo creo que no. —Sonreí optimista. Demasiado optimista quizás. Iba a tener que aprobar los EXTASIS, currarme mucho el quidditch y darlo todo de mí para poner mi granito de arena en la copa de las casas... y algo me decía que no iba a tener tiempo para todo.

Asentí con lentitud a lo que me contó del tal Matt, un chico de Ravenclaw que se hizo pasar por su hermano para evitar que un muggle —supongo— se quedase flipando porque una niña le está contando cosas de un mundo al que no pertenece. Me recordó a cuando Aladdin se hace pasar por hermano de Jazmin para salvarla de aquel vendedor de frutas.

Qué simpático. Pues no me suena que haya ningún Matt en mi clase, así que supongo que será más pequeño aunque sea más alto que yo. ¿Yo es que me quedé bajita, vale? —Le despeiné el pelo divertida, en broma.

Luego solté una carcajada bastante divertida cuando ella, tan optimista, dijo que íbamos a ganarlo todo. Si todos los Hufflepuff fueran como ella, todos los años ganaríamos todos los premios. Por desgracia, creo que una de las cualidades de los Hufflepuff para caer en esta casa, es ser un gandul. Muy gandul.

Eso está claro. Dile a tu amigo que se guarde sus fuerzas para el próximo año, que este es el año de los tejones. —Sonreí convencida—. ¿Conozco a ese tal Adae? ¿No, verdad? Es que no le pongo cara y por lo que me dices pasa mucho tiempo con él... —Dejé caer, a ver qué me contaba de su amigo. Luego me sentí mal por ella, por el hecho de que sus padres no quisieran que tuviera los amigos que ella misma pudiera elegir. Mis padres jamás habían elegido por mí nada, por lo que me parecía claramente una falta muy grave a la hora de dar libertad a tus propios hijos. Pero tampoco iba a cuestionar algo de lo que no tengo ni idea... Decidí darle un consejo un poco intermedio—. Ya, te entiendo. Pero ten en cuenta que quizás tus padres lo hagan por tu bien... a lo mejor si eliges a tus propias amistades pueden que te lleven por un mal camino mientras que ellos quieren que te juntes con buenas influencias... Pero vamos... mientras estés en Hogwarts, rodéate de aquellos que te hagan feliz, que para eso son tu familia durante casi nueve meses. —Le recomendé, por una parte para que entendiese los motivos de sus padres y, por otra, para que siguiera sus propios impulsos que, al final, es lo mejor que puede hacer.

Este año hacían falta golpeadores en el equipo de Hufflepuff, ya que la gran mayoría, tanto los oficiales como los suplentes, se habían graduado el año pasado. Y urgían buenos golpeadores, golpeadores que se preocupasen, sobre todo, por mantenernos a Rhea y a mí intactas para que ninguna de las dos tuviésemos que preocuparnos por las bludger. Que ella pudiera defender bien los aros y que yo pudiera centrarme totalmente en la snitch. Sin embargo, por lo que había visto jugar a Ziva, se le daba mucho mejor la quaffle, por lo que lo mejor es que siguiera con su intención de ser cazadora.

En el equipo hacen falta golpeadores con urgencia, pero tú eres buena como cazadora y deberías presentarte a las pruebas de eso y no de otra cosa. Quiero golpeadores en Hufflepuff que quieran ser golpeadores, no personas que se presentan a ese puesto por necesidad y no por pasión. —Le expliqué—. Por lo que te he visto jugar creo que dónde mejor encajas en en la posición de ataque, eres rápida y escurridiza y eso te favorece en la delantera. Aunque ahora ya veremos con el entrenamiento y en las pruebas. ¿A ti qué te gustaría ser? ¿Atacante, defensora o ser la de los pases decisivos? En donde más cómoda te sientas, ya que va a ser en dónde mejor juegues. Ya haremos esas señales secretas cuando tengamos el equipo completo y entrenemos todos juntos.

Le quité importancia a lo que estaba diciendo de "habernos fallado". No nos había fallado para nada. Se había enfermado, tenía una excusa perfectamente válida para no asistir. Aunque por molestar un poco...

Seguro que por eso perdimos, porque no viniste. No sentía tu presencia ganadora a mi alrededor y no pude coger la snitch porque me faltaba motivación. ¡Fue por tu culpa! —Bromeé, sonriente—. No te preocupes, en serio. Perdimos porque teníamos que perder y no, no fue suerte ni por tu culpa. Si hubiera sido más rápida, la hubiera cogido yo primero y no fue así. No me gusta echarle la culpa a la mala suerte de mi mala actuación; así me animo a mejorar —dije, sonando bastante tranquila. Ya me había sentido mal por haber perdido, así que lo había pensado mucho.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Sáb Ago 20, 2016 3:11 am

¿Se conformaba con una despedida buena? ¿Por qué no pedía más cosas? Negué con la cabeza, no estaba de acuerdo - No, tú te mereces algo mucho mejor que sólo bueno. Cómo empezaremos la celebración en el Gran Comedor cuando esté toda cubierta de amarillo nos pondremos las botas con los pasteles que hacen los elfos, yo misma les ayudaré, tengo una receta nueva, pero tengo que mejorarla -Danny se merecía un buen pastel de despedida, algo que nadie olvidara de los asistentes y los asistentes iban a ser todos- No será solo para Hufflepuff, invitaremos a todos -yo tenía amigos de otras casas, quería pasar con ellos tiempo, que luego llegaba el verano y ya no encontraba excusa suficiente para no ir a casa. Y Danny era muy conocida y querida por todos- Levantarás la Copa de Quidditch sonriente a final de curso, y harás hasta que el fantasma de Helga llore de emoción.

Avancé con la quaffle debajo del brazo, sin soltarla, no quería que se acercara y me la robara, tenía que llegar a los aros, pero Danny era muy buena y hábil sobre la escoba y consiguió arrancarme una carcajada al despeinarme el pelo, ahora no veía- Vas a hacer que me coma los aros, y no tengo hambre ahora, Danny -bromeé con ella- ¡Oye! ¿Quien es el premio anual este año? -la duda me había saltado de repente.

A veces me pasaba, estaba concentrada en una cosa y de repente en mi cabeza me asaltaban ideas que no tenían nada que ver.

- ¡Oh, ya se lo dije y se enfadó! Pero sigue siendo mi amigo y no como Natasha, que me gritó cosas muy feas en el callejón Knockturn y luego me tropecé con una chica con un niño pequeño en brazos muy amable, que me invitó a cenar y me explicó mucas cosas que yo no sabía. Se llama Elizabeth, fue muy buena conmigo, Danny -ojalá las personas fueran buenas como ella, o como Danny, o como Rhea, que hacían las cosas sin esperar nada a cambio.

Abrí mucho la boca por la sorpresa, y casi pierdo la quaffle- ¿No conoces a Adae? Pues si estamos casi siempre juntos, es rubio, tiene dos madres, lleva gafas y le enseñé una nueva forma de estudiar, ¡Yo! -me señalé con el pulgar manteniendo el equilibrio con las piernas, pues bajo un brazo llevaba la quaffle y con la otra mano había tenido que separarla del mango para poder señalarme- Una Hufflepuff enseñándole algo nuevo a un Ravenclaw, me deberían haber devuelto todos los puntos que me quitó el señor Cosmas en su clase de Pociones el curso anterior.

Eso sería justo, no todo lo que hacía salía mal. A él le había funcionado, y por más que Lily me dijera lo mal que se me iba a dar el examen de Defensa la verdad es que se me dio muy bien, pero había pasado toda la noche estudiando, y luego para Historia no tuve tanta suerte.

No estaba de acuerdo con eso que decía, yo quería a Danny mucho, y le hacía caso en todo lo que podía, pero si seguía su consejo sobre mis padres, ni podría jugar al quidditch ni debería ganar puntos para Hufflepuff- Mis padres odian que esté en Hufflepuff, Danny, tendría que haber quedado en Slytherin para que ellos me trataran bien como tratan bien a Georgie. ¡Toda mi familia ha pertenecido a Slytherin salvo Robert, Anne y yo! -y estar en Hufflepuff era más deshonroso incluso que caer en Gryffindor. Según mis padres no llegaría a nada en la vida- Yo no te veo mala influencia, ellos no quieren que me relacione con nadie de mi casa. Piensan que somos unos perdedores. ¡Pero este curso les demostraremos lo que somos capaces de hacer, a todos y les cerraremos su estúpida boca!

Me sonrojé cuando empezó a decirme todas esas cosas bonitas, me encantaba el quidditch pero que tu capitana te dijera todo eso, sentaba mejor que un pastel de chocolate y cerezas después de un entrenamiento. Me gustaba jugar de cazadora- Ataque, quiero ser la que marque más goles, para que no recaiga todo el peso sobre tus hombros en un partido, Danny, pero también quiero hacer buenos pases, pienso que los cazadores deberíamos jugar más complementados, aunque juegue en punta pudiera ser que otro cazador de mi equipo estuviera mejor posicionado y como soy escurridiza como tu has dicho puedo incluso hacer de señuelo y dejar la quaffle para que marquen los otros mientras me persiguen a mi -aunque había que decir que debería enfrentarme al miedo que le había cogido a las bludger, dolía muchísimo cuando te golpeaban- Tengo que practicar mucho eso de esquivar bludgers.

Asentí convencida, iba a ser algo prioritario.

- ¡Pues no te preocupes, porque no te pienso abandonar nunca más, Danny! -había visto su sonrisa en la mirada pilla, pero me apetecía abrazarla y sin pensármelo dos veces salté de mi escoba a la suya para poder darle un enorme abrazo de oso, sin importar demasiado qué le ocurriera a la vieja escoba. Tarde o temprano tendría que conseguirme otra- Pediré una escoba para Navidad, ¿Tú crees que alguien me la regalará?- volví a negar con sus palabras, volando con ella en su misma escoba, no me gustaba que se dijera cosas así, eso le bajaba el ánimo a cualquiera- No eres mala, Danny, eres la mejor.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Miér Ago 24, 2016 3:07 am

Era motivante ver como una chica de tercer año estaba tan convencida de ganar todo lo que estuviera en mano de los tejones. Tan motivante que hasta me había convencido cuando mi única meta de verdad este año era hacerme con la copa de quidditch. ¿Pero si podíamos, por qué no hacernos con las dos copas, como el año pasado había hecho Slytherin? Sólo hacía falta un poco de iniciativa.

Me gusta tu optimismo —le dije contenta—. A ver si es verdad. Sería un sueño para mí terminar Hogwarts a la vez que levanto la copa de Quidditch. Te doy la misión de motivar a todo Hufflepuff tanto como me has convencido a mí, ¿eh? Que creo que tu capacidad de persuasión y motivación es inigualable —añadí, con una sonrisa.

Nunca había estado muy pendiente de eso de los premios anuales, ya que todos pertenecen a séptimo y rara vez les había hecho caso. Pero este año fue inevitable. Rhea, por primera vez en todos los años había dejado de ser prefecta para convertirse en el Premio Anual de Hufflepuff. ¿Acaso podría estar más orgullosa de mi amiga?

Rhea. —Sonreí ampliamente—. Llevaba dos años consecutivos siendo Prefecta, pero supongo que después de ser la vencedora del Torneo de los Cuatro Magos, se merecía mucho más ser el Premio Anual durante su último año. Es la mejor —dije con total convicción. La tenía en muy alta estima y, sobre todo, una grandísima admiración a mi amiga.

Ziva tenía una capacidad extraordinaria para cambiar de tema a la velocidad de la luz y luego tener una capacidad todavía más grande en volver al tema principal. Yo con su edad como me desviara de un tema, no volvía ni en broma, era como si mi mente lo hubiera borrado por completo. Me habló entonces de su amiga Natasha, que al parecer y por lo que me contaba era una mala pécora y luego me habló de Elizabeth, una chica con un niño. En mi mente no relacioné a dicha chica Elizabeth con mi propia compañera de casa, ya que además de conocerla verdaderamente poco al ser de intercambio, suponía que Ziva quizás la hubiera relacionado con mi compañera de cuarto.

Pues ya sabes, lo que tienes que hacer es ignorar a las personas que te hagan el mal y volcarte en las que te hagan el bien. ¿Vale? Es el mejor consejo que puedo darte. Aquellos que no quieren ser tus amigos... Ellos se los pierden. —Le guiñé un ojo. Cuando me habló de su amigo Adae me quedé igual. Rubio, con gafas... ¿Tiene dos madres? ¡Pero qué clase de referencia es esa! Sonreí mientras negaba con la cabeza, sorprendida—. Dicen que los Ravenclaw son muy inteligentes, pero es imposible que una persona lo sepa todo siempre. Siempre habrá algo que tú sepas y él no, te lo garantizo. —Sonreí al ver su sorpresa por enseñarle algo al Ravenclaw.

El pensamiento popular de que los alumnos de Hufflepuff eran unos inútiles se extendía cada vez más y a los más pequeños, pero no se podía hacer nada cuando eran hijos de una familia retrógrada y subnormal. Porque es lo que eran, lo siento por ellos.

Tu familia no sabe valorar la calidad de las virtudes que te hacen estar en Hufflepuff. Los Slytherin son muy prepotentes y suelen creer que si vales las pena, solo puedes caer en esa casa. Tú no te desanimes y haz todo lo posible por demostrar tu valía. Y así les dejas a todos callados —le animé.

Como capitana (qué bien sonaba eso de ser capitana, llevo ya un año siéndolo y aún no me acostumbro), me pareció perfecta la idea que dio Ziva sobre su papel en los partidos, aprovechando así su potencial, su agilidad y su rapidez siendo de las más pequeñas si conseguía entrar al equipo. Yo asentí convencida mientras le perseguía con la escoba, hasta que de repente no sé que bicho le picó, pero redujo la velocidad hasta ponerse a mi altura para saltar a mi escoba. Casi no me da un infartito ahí mismo. Noté entonces como se ponía por detrás de mí y me abrazaba por detrás para no caerse ni desestabilizar la escoba.

La próxima vez avísame de esto —le pedí con una voz divertida, viendo como su escoba seguía de largo, aumentando la velocidad por culpa de la gravedad—. No le tenías mucho cariño a tu escoba, ¿no? —Pedir una escoba por navidad solía funcionar y suponía que teniendo en cuenta lo purista que eran sus padres, sería de una de esas familias ricas millonarias. Sería como calderilla para sus bolsillos—. ¿Tus padres no crees que te la compren? Si no yo puedo mover unos hilos. Tengo a muchos amigos que se graduaron y ya no la usarán, quizás podría conseguirte una de segunda mano. Pero será una sorpresa... —Giré el rostro lo suficiente como para que me viera sonreír, sobre todo ante lo que dijo de que yo era la mejor, para luego ver como su escoba se chocaba contra la pared de las gradas y se rompía por la mitad—. ¿Y ahora como piensas entrenar conmigo sin escoba, eh, listilla? —le pregunté con diversión—. ¿Alguna vez has probado la velocidad de una Saeta de Fuego? Ya verás... —le pregunté con una pilla sonrisa—. Sujetate bien. —Y rápidamente aceleré, saliendo incluso del terreno de quidditch para sobrevolar los alrededores más alejados de Hogwarts. El viento azotaba en nuestra cara y yo ya me había acostumbrado a la velocidad de esta escoba, pero si jamás habías montado una, se notaba mucho la diferencia. Estaba deseosa por probar las escobas profesionales—. ¿Te gustaría una? ¿O demasiado rápido para ti? —Le grité para que me escuchara, sonriendo como una niña pequeña ante esta sensación que solo un mago podría sentir.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Miér Ago 24, 2016 2:49 pm

Pues si era un sueño para Danny, haría todo lo que estuviera en mi mano para hacerlo realidad. Quería darle la mejor despedida de Hogwarts que nadie hubiera tenido, al curso que viene la iba a echar muchísimo de menos, no verla en Hufflepuff, ni en el comedor, ni en los entrenamientos, ni como capitana como no lograra convencer a Dumbledore. ¿Me atendería Dumbledore para pedirle algo así? Era el director del colegio, y seguro que tenía muchas cosas que hacer, pero es que seguir con ella de capitana era muy importante para Huflepuff, el señor Cosmas no me hizo caso y le bajó un montón de puntos a Hufflepuff en vez de a Slytherin, y eso que le dije que ellos los recuperarían en seguida- ¿Sabes que le devolví ya los escarabajos al señor Cosmas? Me los encontré en una ventana en el callejón Knockturn casi al final de verano, el día que conocí a Elizabeth. ¿Qué es persuasión, Danny? -motivación sí sabía lo que era, tener ganas de hacer algo y hacer todo lo posible para conseguirlo, pero persuasión no lo entendía del todo- ¿Es malo?

¡Rhea! La que me había ayudado a estudiar también, creo que era la mejor amiga de Danny, o al menos se las veía muy bien juntas, y la consideraba mi amiga, ella también terminaría este año, pues ya tenía más peso por hacer una buena fiesta, y James, y Lily, y Sirius, y un montón de gente iba a terminar este año en Hogwarts- Conocí a James Potter en Londres, unos días antes de encontrar los escarabajos, le pedí que me enseñara a volar como él lo hacía, y que me enseñara algunos pases, él es bueno como cazador, ¿Verdad? -a mí me lo parecía, si él me enseñaba algo de quidditch seguro que este año ganábamos los tejones. Con lo que me enseñara él, lo que me enseñara Danny y lo que practicara yo, teníamos la copa de quidditch casi asegurada, bueno, eso si no les daba a los golpeadores por lanzarme todas las bludger a mi, pero si por esas ocurría y podía esquivarlas durante mucho tiempo, ganaríamos todos los partidos segurísimo- Y a final del curso pasado coincidí con Lily en la clase de Defensa, se habían escapado unos Duendecillos. Este año daré ya Cuidado de Criaturas Mágicas, Lily me dijo que los Duendecillos los veríamos en esa asignatura.

Podía contarle tantas cosas a Danny que casi perdía el hilo de la conversación, pero era mejor escuchar sus consejos ahora, por lo que en cuanto me dijo lo de la escoba después de saltar a la suya caí en la cuenta que tendría que jugar con una de la escuela hasta encontrar alguien que me regalara una, porque dudaba mucho que mis padres me fueran a comprar una, y no sabía si tenía suficientes ahorros para poder comprarme una yo sola. Además, tendría que pedir permiso para ir al callejón Diagon a la tienda de quidditch, o pedirle a alguien que me la comprara. ¿Se podría comprar por catálogo?

Negué con la cabeza- Era una escoba vieja de Georgie, a él ya no le servía, nunca la gastó, pero tenía problemas en la cola y perdía mucho la estabilidad por las vibraciones -vamos, que le faltaban la mitad de las ramitas, y en cada viraje perdía unas cuántas más- Pues mueve los hilos, Danny, porque necesito una escoba para jugar en el equipo, aunque entre de suplente -cuando me avisó que me sujetara bien, me agarré con mucha más fuerza, pegando bien mis piernas a las suyas y notando su pelo sacudirse por el viento- ¡SÍIIIIIIIIII! -no pude aguantar las ganas de gritar, aquello era vivir, sentir la velocidad, notaba como el corazón iba muy rápido, pero quería más velocidad- MÁS RÁPIDO, DANNY -si tuviera una escoba como aquella no me alcanzaría ninguna bludger- MÁS ALTO, MÁS ALTO -hasta tocar las nubes- Vamos a ver si las nubes son de algodón como parecen.

Aunque por como escuchaba el viento silbar en mis oídos no sabía si me había escuchado, pero yo sólo quería seguir sintiendo aquella sensación. Me gustaba la velocidad, de normal la gente se movía muy lenta, y no entendía porqué no dejaban correr por en medio del castillo y sus pasillos, siempre y cuando no chocáramos contra nadie, ¿Qué problema había?
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Lun Ago 29, 2016 8:39 pm

No sé qué me preocupó más de lo que acababa de decirme, si el hecho de que hubiera robado esos escarabajos de una ventana que perfectamente podrían haber pertenecido a alguien, que estuviera sola en el Callejón Knockturn o que se hubiera hecho amiga de una mujer que se encontró en el Callejón Knockturn. De verdad, Ziva debía de empezar a ordenar sus prioridades, era una cabeza loca. Una cabeza loca adorable, pero una cabeza loca. Decidí dejar para otro momento la reprimenda de que no entrase al Callejón Knockturn.

No es malo, tranquila, es bueno en realidad. La persuasión es un rasgo de tu personalidad. Una persona puede ser persuasiva o no... Ese rasgo suelen poseerlo las personas que tienen una gran capacidad para convencer a otras personas de algo, con argumentos y razones. Por eso tú eres muy persuasiva y tienes que convencer a todo Hufflepuff de que este es nuestro año, para que todos se pongan a trabajar —le expliqué con tranquilidad, sintiéndome orgullosa de mi propia explicación.

Hablando de Quidditch y de todas las personas que había conocido en verano, salió a la luz James Potter. Ese muchacho era muy amigo de Remus y de Sirius y a pesar de la buena relación que tenía con éstos últimos, con James nunca había tenido especial roce. Aún así, parecía un chico de lo más divertido y ya solo por eso tenía mi aprobación de buena persona.

Sí, es el mejor cazador que tiene Gryffindor. Pero no se lo digas a Sirius, ¿eh? Es nuestro secreto —dije divertida, arrugando ligeramente la nariz. En general Gryffindor este año tenían un equipo muy completo y muy bueno, pero como opinión personal, consideraba que James era mejor cazador que Sirius, aunque ambos juntos eran imparables—. ¿Lily Evans? —pregunté por cerciorarme, aunque creo que no hay muchas más Lily's en mi curso—. Apenas he tenido relación con ella, si te digo la verdad. Y si te dijo eso... será verdad. Yo no recuerdo en qué asignatura los estudié y no es conveniente llevarle la contraria a esa mujer. —Sonreí amistosamente. No tenía relación apenas con Lily Evans, pero estábamos en el mismo curso, por lo que su manera de ser en clase era bastante reveladora. Aún así, se juntaba con Sirius, Remus y Potter, así que seguro que molaba.

Aprovechando que Ziva había destrozado su escoba y ahora estaba sobre la mía, decidí darle una vuelta con la Saeta, una de las mejores escobas que estaban en el mercado y que, evidentemente, era asequibles para estudiantes. Luego estaban las escobas de profesionales... pero costaban un dineral y en partidos en Hogwarts no le sacabas ni de lejos el rendimiento que una escoba así se merece.

Teniendo claro que tenía que mover unos hilos para conseguirle una escoba decente a Ziva, le di caña a la escoba para empezar a volar con verdadera velocidad. Cuando ella me pidió que fuera alto, le hice caso y tiré de la escoba para inclinarla hacia arriba y comenzar a subir. Sólo esperaba que ningún profesor nos viese o nos podía caer una buena... ¿Pero qué más da? Por una vez... la sensación lo merecía. Así que subí y subí hasta llegar a las nubes más bajas y desaparecer entre ellas. Entonces corroboré que Ziva estaba bien agarrada a mí, es decir, con las manos sujetas a mí y las piernas bien posicionadas, y sujeté sus manos antes de hacer que la escoba dejase de subir.

La escoba entonces se paró y hubo un momento en dónde parecía que estuviéramos flotando en medio de las nubes; como una más. Entonces la escoba comenzó caer hacia atrás, por lo que dimos una vuelta en el aire antes de posicionarnos nuevamente en caída libre, una caída libre muy alta y muy peligrosa. Fue entonces cuando yo grité.

¡Woooooooooohoooooooo! —grité mientras caíamos como locas. Cuando estábamos a una distancia prudencial, comencé a tirar de la escoba para controlarla y frenar lentamente mientras llegábamos al suelo. Me había pegado todo mi curso de tercero de Hogwarts controlando la caída libre, ya que como no me aceptaba en el equipo de quidditch, yo seguía entrenando por cuenta propia para intentar entrar al mismo y había conseguido dominar la caída casi a la perfección. De hecho, casi siempre que la hacía conseguía que la escoba terminase a muy poca distancia del suelo... era interesante controlar la caída libre, sobre todo siendo buscadora y teniendo en cuenta lo cabrona que era la snitch y en los aprietos en los que te metía. No obstante, no lo iba a hacer con Ziva a riesgo de que me saliera mal por llevar más peso y más inestabilidad, por lo que fui mucho más suave y controlé perfectamente la escoba—. ¿Te gustó? No lo hagas sola, ¿vale? Como capitana te lo prohíbo —dije aparentando severidad, aunque luego sonreí amitosamente—, no, en serio, no lo hagas, es peligroso si no lo dominas. Yo aprendí caída libre en el lago durante mucho tiempo, cayendo sobre él para evitar matarme. No veas la de veces que me choqué contra el agua y terminé dándome un chapuzón. Cuando tengas una escoba propia, es cuando deberías aprender porque utilizar diferentes escobas influye muchísimo en el manejo —le recomendé—. Así que habrá que conseguirte una pronto —añadí, parando al fin en medio del campo del quidditch, allí en dónde estaba el baúl con las pelotas. Bueno, faltaba la quaffle, pero estaría por ahí tirada en algún lugar.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Mar Ago 30, 2016 12:45 pm

¡Jopelines! Pues sí me acababa de poner un peso sobre los hombros, a mi me gustaba el quidditch, pero quería estar en el equipo también para ayudar a mis amigos y a los de mi casa, incluso con los que apenas había coincidido. ¿Como iba yo a convencer a nadie de hacer algo? Si cuando decía la verdad me miraban raro y no me creían, encima se enfadaban conmigo.

- Pues yo no creo que sea muy persuasiva, Danny, pero...¡Lo intentaré! -le di unas palmaditas en el hombro, aceptando el trato- Con que consiga que no me bajen puntos en las clases y me dejen estar hasta el final, creo que podré sumar bastantes. ¿Tú que crees?

Aquel día en Londres había sido malo, había terminado en el Ministerio y aquella Inspectora de homicidios había llamado a mis padres, los cuáles se habían personado y me habían llevado a casa, sin darme tiempo para poder conseguir los escarabajos, por lo que había tenido que volver a escaparme de casa, y por suerte la espalda ya no dolía, pero se había quedado la marca de la vara cruzándola, y empezaba a preguntarme si alguna vez se iría. Así no podía quitarme la camiseta cuando tenía calor, o todo el mundo preguntaba qué me había pasado.

Negué con la cabeza, con Sirius hacía mucho que no hablaba, como no había estado la mayor parte de segundo, tampoco había habido ocasión- No le diré nada si él no se mete conmigo -porque si se metía conmigo pensaba devolvérsela- Ya... es de las que siempre se sale con la suya poniendo cara de buena, ¿no? ¿Pero cómo lo puede saber todo? Todos tenemos fallos, ¿O no?-yo al menos cometía muchos errores- No me gustó que me acusara de soltar a los Duendecillos, no fui yo. Cuando entré a la clase ya no estaban dentro de la jaula, y luego nos atacaron, y uno me mordió en la rodilla, ella quería que fuera a la enfermería. Pero odio la enfermería, te dan pociones asquerosas y encima te obligan a estar en la cama sin moverte.

Cuando la escoba alcanzó el punto más alto fue el momento más mágico de todo lo que había vivido en mi vida. Allí el viento era muy fuerte, fue apenas un instante, pero me sentía en mi lugar, en lo más alto, sin ya poder divisar siquiera el castillo de lo lejos que estábamos. Y estaba con mi amiga, abrazada a ella. Podía sentir la paz que me envolvía esos instantes, allí estaba segura. Danny no dejaría que me pasara nada malo, sólo me daba buenas experiencias- Ojalá Georgie fuera como tú... -murmuré con la mejilla apoyada en su espalda, contemplando las nubes, no eran algodón, eran agua, y ésta nos envolvía, y hacía frío. Se me erizaron los pelos.

Y al instante la escoba empezó a caer hacia atrás y me agarré con mucha más fuerza a su cintura para no caer desde aquella altura. El mundo se puso boca abajo y de golpe el suelo se acercaba a muchísima velocidad, cada vez haciéndose más visible, viendo las altas torres del castillo, el campo de quidditch a nuestros pies y al abrir la boca sin poder evitar gritar de nuevo porque el estómago se me iba a salir por la boca algo entró en ella muy rápido, y terminé tragándomelo, pero me había picado la lengua, y notaba como palpitaba.

Al detenerse la escoba cerca del campo no podía hablar. Negué con la cabeza, con todo el pelo revolicado, ¡Qué manía tenía Danny de despeinarme, jopeta! Yo prefería esquivar obstáculos a ras del suelo, como árboles, raíces, ramas que se movían... las grandes alturas eran para los buscadores, y yo era cazadora.

Asentí con la cabeza ante la idea de conseguirme una nueva escoba, la necesitaba realmente, y una buena de verdad, no una heredada que volaba porque había sido creada para eso, pero que no controlabas manejar porque ya no servía ni de reliquia.

- Eo e me icó ao -sí, definitivamente me había picado algo en la lengua, porque no se me entendía, hasta yo que sabía lo que había querido decir, no me había entendido.

Me bajé de la escoba y saqué la lengua, bajando la mirada y teniendo que cruzar los ojos para poder ver la punta de la misma, pero nada, la veía igual, aunque me escocía la garganta. Me giré con la boca abierta por si ella veía algo. Debió ser un bicho. Igual estaba allí aún.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Vie Sep 02, 2016 4:50 am

Yo creía firmemente en la persistencia y persuasión de Ziva. Era una niña bastante feliz y motivada y eso, quieras o no, motiva a las demás personas a hacer ciertas cosas. Si por alguna razón inexplicable no puede entrar al equipo de quidditch, la contrato como psicóloga para que suba la moral a todos los del equipo porque seguro que lo consigue.

Claro que sí. Terminar una clase es importante, sí. —Estuve de acuerdo con ella, sonriendo ante lo cómico que sonaba que dijera eso—. Tú intenta pasar desapercibida y contestar sólo a lo que estés segura de que está bien. Así te ahorras problemas con los profesores y con los alumnos... o por lo menos yo siempre he sido así y si he tenido alguna duda de algo, voy personalmente al profesor a preguntarle en privado. No me siento cómoda hablando en clases, llámame rara. —Solté una pequeña risilla y me encogí de hombros, dándole un consejo basado en mi propia experiencia personal, sobre todo para que no la echaran de clase por hablar demasiado, ser muy persistente o hacer cosas que en verdad no debería. Luego había gente que se moría de ganas de hablar en todas las clases para sacar puntos y esas cosas... pero personalmente, eso no va conmigo. No entendía esas ganas insanas de destacar.

Fruncí el ceño divertida cuando dijo que no dirá nada a no ser que Sirius se meta con ella. Sabiendo como es Sirius, está claro que seguramente se fuera a meter con ella, está en su ser interior molestar a la gente, aunque luego sea un ser adorable.

No, aunque te moleste. ¡No se lo digas! —Casi mejor que se lo voy a decir a la cara a Sirius cuando le vea, mejor que lo sepa por mi propia boca a que se lo suelte Ziva sin querer queriendo. Luego me habló de Lily y la verdad es que de esa mujer yo sabía realmente poco... y eso que llevo seis años conviviendo prácticamente en todas las clases con ella—. Claro que todos tenemos fallos, pero hay personas que son más cultas que otras y que se preocupan expresamente en tener siempre la razón. Yo, por ejemplo, no discuto de algo que no sé; a lo mejor ella hace lo mismo y por eso siempre parece que lo sabe todo, ¿sabes? —Intenté adivinar el modo operandi de Lily Evans, pero la verdad es que no tenía ni idea de cómo funcionaba esa Gryffindor—. De todas maneras, no te preocupes por ella Ziva. Es prefecta y Gryffindor y las dos sabemos que los Gryffindor y los prefectos a veces se lo tienen muy creído, ¿vale? Seguro que es una persona muy buena, pero nos ha tocado ver la parte repipi de ella. —Sonreí y le guiñé un ojo, ya que no me gustaba hablar mal de nadie y mucho menos de alguien a quién en realidad no conocía más que lo superficial—. ¿Te mordieron en la rodilla? Que sitio más raro para morderte... —Reprimí una risa para no reírme delante de ella sobre su propia desgracia—. Aunque no te guste la enfermería deberías ir siempre, las pociones son horribles, pero son por tu bien. Yo el año pasado casi me muero por una intoxicación de un panecillo en mal estado y gracias a la enfermera sobreviví.  

Justo después de nuestras charlas, decidí demostrarle lo guay que era una Saeta de Fuego. ¡Y es que ay, era genial! Desde que me la regalaron, era mi bien más preciado, incluso por encima de los Comic's de Star Wars y Marvel. Bueno no, qué herejía acabo de decir... Por orden de preferencia irían los Comic's de Star Wars, luego Saeta de Fuego y luego los de Marvel. Sí. Pero vamos, en definitiva, era como mi droga personal en el mundo mágico. ¿Quién necesitas estimulantes cuando puedes simplemente volar como si fueras libre y enfrentarte a sensaciones extremas? Yo por lo menos no.

Sentí a Ziva bien abrazada a mí y no me preocupé demasiado porque pudiera caerse, por lo que al llegar abajo ambas nos bajamos de la escoba para recuperar al estabilidad del suelo. Esta vez sí que no pude reprimir una sonrisilla cuando Ziva me habló en arameo antiguo mezclado con el idioma de los Uruk Hai del Señor de los Anillos, sacando entonces la lengua. Me agaché para mirar bien la lengua y la tenía roja, con una bolita que parecía un pinchazón justo en la punta, a un lado.

Te picó algo —dije, sin averiguar que había querido decirme eso en su idioma fantástico hace un momento—. ¿Te duele? No deberías mantener la boca abierta mientras vuelas a mucha velocidad —le recomendé, aunque estaba segura que era redundante y que esa misma recomendación ya la había deducido por sí misma—. Sé que no te gusta la enfemería... pero con una pomada o con una poción dejaría de molestarte... —Fruncí los labios y la miré para ver qué opinaba—. Además, no veo rastro del bicho, a lo mejor te lo comiste. —Eso lo dije únicamente para ver su reacción, ya que era igual de probable que hubiera salido lleno de babas al exterior y ahora estuviera ahogándose en algún lugar sin poder volar.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Vie Sep 02, 2016 2:52 pm

- Pero Danny si no estoy segura de nada, ¿Entonces como voy a sumar puntos para Hufflepuff? Si el profe pregunta es porque quiere escuchar respuestas, sino...¿Para qué pregunta? -si no quisiera saber algo el profesor, no preguntaría, que los profesores sabían de todo y mucho más que nosotros. Así que todo lo que preguntaban era porque querían escuchar respuestas, al menos así pensaba yo. Pero algunos profesores les pasaba como a papá y mamá, que hacían una pregunta y si respondías encima se enfadaban, o porque no les había sentado bien la respuesta o porque dudabas al darla- Pues que mal, porque la asignatura que más me gusta es Defensa, y a la que más hora le hecho después del Quidditch, y no me atrevo a ir con el señor Cosmas a preguntarle nada, seguro que se molesta y me arranca la cabeza de cuajo, como si fuera un elfo. Además, no le gustan los niños.- Y yo aún me consideraba una niña, no me había salido el pecho, bueno, empezaba y a veces dolía, pero nada en comparación con las otras chicas. Con la camiseta interior de invierno no se movía nada- Rara.

¡Lo había dicho ella! Me había dicho, llámame rara. Y era la capitana del equipo de quidditch al cuál optaba, así que mejor hacerle caso. Además, si ser rara era tan guay como era Danny, yo también quería ser rara.

- Pues si me molesta no me voy a quedar de brazos cruzados, le pasará como a Neferet, que me dijo cosas malas y yo peores y ahora ya no somos amigas. ¡Y no tengo la culpa que en primero se metieran con ella!¡Yo no me metí con ella, pero es que hablaba como si las veelas fueran superiores a todos los demás, como hablan mis papás de las personas con las que me debería relacionar y que me caen tan mal! Con sus fiestas aburridas y esa manía que tienen de hacerme tocar el violín delante de todos. ¿Por que no puedo tocar la batería, eh? A mi me gusta más - a ver porqué mis papás tenían que decidir todo lo que me gustaba y como debía hacer las cosas. No era ellos, era yo, Ziva.- Pues quería castigarme por entrar al aula de Defensa para entrenar un poquito con la varita la víspera del examen. Yo eso no lo veo bien, podría haberme ayudado a preparar el examen en vez de acusarme de todo lo que me acusó y todo lo que me dijo. Sí, en la rodilla- asentí con la cabeza- me había quedado agachada bajo las mesas, y ¿Sabes lo curioso de todo? Que los duendecillos hacen que la sangre se convierta en cristal, porque cuando fui a la enfermería la enfermera extrajo un trozo de cristal de mi rodilla, justo donde me había mordido.

Y cuando terminamos de hablar y le mostré la lengua me entendió a la primera, y eso que ni yo me había entendido. ¿Veis porqué Danny era la mejor? Siempre me entendía y me trataba bien, y me protegía, y me daba abrazos y besos en la cabeza. Quería mucho a Danny y cuando ya no estuviera en Hogwarts ... ¿Quien me iba a dar esos abrazos que sólo ella sabía dar? Y ella sí que sabía lo que decía, aquel era un gran consejo, mantener la boca cerrada mientras volaba a gran velocidad.

La miré triste y con miedo, tragando aire. Empecé a respirar muy rápido y agaché la vista por si el bicho se movía dentro de mi tripa, levantándome la camiseta, igual quería salir - No ná -no estaba allí, mi pancita estaba igual que siempre, con algún rascón de plantas, algún que otro moratón y por el costado aquella marca de la vara- Na e o e aao -no me había tragado el bicho, se habría escapado volando después de picarme, además, no tenía mal sabor en la boca, y los bichos picaban. Ya los había probado, en una de mis recetas. Lo que sí estaban muy ricos eran unas hormigas grandes y rojas de azúcar.

Señalé hacia el castillo, así no podía seguir, no podía hablar con Danny, aunque ella me entendiera a la perfección, me gustaba oír las palabras. No me gustaba el silencio, cuando todo se quedaba en silencio pasaban cosas malas.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Mar Sep 06, 2016 4:15 pm

No solo contestando puedes ganar puntos para tu casa. Haciendo los deberes, las tareas de clase y ayudando a otras personas también puedes ganar puntos —le expliqué con tranquilidad. Entendía perfectamente el temor que infundía Iorweth, sobre todo a los más pequeños con ese semblante tan serio y lo estricto que era. Hasta a mí me infundía temor y ya tenía diecisiete años... Pero negué con la cabeza ante lo que había dicho—. ¿Arrancar la cabeza a los elfos domésticos? ¡Eso no lo hace nadie! —contesté divertida ante la idea tan descabellada que había tenido—. No es que no le gusten los niños, es así con todo el mundo lo que pasa que con los niños parece tener menos paciencia. —¿Yo defendiendo a Cosmas? ¿Por qué? Pero es que en el fondo tenía que haber algo detrás de ese hombre, no podía ser así de antipático siempre.

La miré divertida cuando me llamó rara. Me ponían un poco nerviosa los niños que aún no pillaban la ironía o la retórica, pero debía de admitir que aún así eran adorables. Y también debo admitir que yo tardé mis años en pillar la ironía y la retórica.

Las dudas y la vida de Ziva era muy complicada, sobre todo cuando te soltaba mil cosas en el mismo monólogo y yo tenía que clasificarlas en mi mente para no saltarme ninguna de ellas. Entendía perfectamente el rollo hater que pudieran llevar algunos niños de primero y segundo que son víctimas del bullying, pero no con gente que solo quiere hacer sonreír a otras personas. Y estoy seguro que Ziva no tiene la mínima intención nunca de ir a hacer daño a nadie.

Pero si Sirius te molesta lo hará en broma. No sé como te habrá molestado Neferet, pero tienes que diferenciar entre la molestia de un enemigo y la de un amigo —le recomendé—. Y no sé quién es Neferet, pero si no quiere ser tu amiga, ella se lo pierde. Las veelas siempre se lo tienen creído. Si has tenido problemas con ella y tampoco te cae tan bien... pues pasa de ella. De verdad, Hogwarts pasa muy rápido... rodeate de gente que te haga el bien y fin —añadí al a recomendación, sintiéndome vieja. ¡Que es mi último año en Hogwarts! ¿Cómo era posible que hubieran pasado tan rápido mis seis años anteriores? No me lo creía—. ¿Tenías permiso para ir al aula de Defensa contra las Artes Oscuras? Podrías haber ido al la sala de duelos, ahí normalmente hay personas dispuestas a ayudar.

Lo malo que tenía Ziva por ahora es que se pensaba que todo el mundo iba con buenas intenciones, pero en realidad Hogwarts está plagado de gente hipócrita, mala y egoísta, lo que pasa que todos sabemos mentir con una cara que agrade a todos hasta que llega la hora de la verdad... Y eso no molaba nada. Pero bueno, es lo que había.

Tras dar la vuelta con la escoba y volver a bajar a tierra firme, Ziva me enseñó su lengua y en ella había claramente una picadura muy rara y rojiza. No lo iba a decir en voz alta, pero a mí también me había pasado. No que me picasen en la lengua, pero sí que me había tragado más de un bicho en todos los años que llevo montando en escoba. ¡Incluso sin escoba! En el mundo muggle domino el skate y también me había comido bichos yendo rápido con eso.

Ante mi broma de saber si se había comido el bicho, ella se levantó la camisa para ver si se le notaba en la barriga, pero evidentemente no había nada. Yo sonreí ante su gesto, pero me puse seria de repente al ver los moratones que tenía y la marca tan fea que tenía en un costado. Fruncí el ceño casi inmediatamente y me arrodillé delante de ella, mirando las marcas.

¿Qué te ha pasado? ¿Te has caído o te lo ha hecho alguien? —pregunté preocupada. Como hubiera sido algún Slytherin, ahora mismo iba a buscarlo para hacérselo pagar. Y no me extrañaría lo más mínimo que hubiera sido un Slytherin, sé de buena mano lo cabrones y lo sádicos que pueden llegar a ser; lo he vivido en mi propia piel. Luego recordé que no podía hablar, por lo que no podría contestarme—. Si te has caído levanta la mano izquierda y si te lo ha hecho alguien levanta la mano derecha —le dije, cogiendo entonces mi Saeta para que ella se sentase detrás mía—. Te voy a llevar a la enfermería, sube.

Lo primero era lo primero: ir a la enfermería. No quería que ese pinchazo en la lengua de a saber qué bicho se pusiera peor y las sanadoras se lo arreglarían en un santiamén. Luego ya le preguntaría por esas marcas, cuando pudiera hablarme, porque no me habían gustado nada. Cierto era que con lo culo inquieto que era Ziva podía simplemente haber sido por una caída, pero después de vivir a algunos Slytherin me era imposible no pensar mal.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Miér Sep 07, 2016 6:55 pm

Me quedé mirando a Danny algo confusa, ¿Por que decía que arrancarle la cabeza a los elfos no lo hacía nadie? Pues yo lo había visto en casa de mis abuelos hacerlo desde pequeña y en mi casa este año. Pero era algo muy desagradable de ver, aunque me obligaran a mirar para que aprendiera como se debía castigar a los seres inferiores. Yo no veía a los elfos seres inferiores, además me caían muy bien, si alguno era un poco gruñón, pues con ese no jugaba, pero con los demás me ayudaban mucho en la cocina.

¿Qué diferencia había? ¿Se referiría a como cuando por ejemplo le hacía una broma a Adae? No iba en mala intención, sólo quería que se riera. Y Sirius seguramente también quería hacerme reír, como ocurrió en el tren. Sirius era bueno, incluso se llevaba bien con algunos Slytherins como había visto en primero, porque el pasado curso no pude ver casi nada, estuve enferma muchos meses. A mi no me caían bien los slytherins, aún no había conocido ni uno solo bueno. Y Georgie, y mamá y papá habían sido slytherins, y no me gustaba como eran tampoco. Cuando querían algo, lo lograban, fuera como fuera que lo consiguieran, tuvieran que hacer lo que fuera necesario.

Cuando se arrodilló de golpe di un paso hacia atrás bajándome la camiseta rápido. Me daba vergüenza que vieran las marcas, no quería preocupar a nadie. Fruncí los labios pero levanté ambas manos, no todos los moratones eran de la paliza de mamá con la vara, o de cuando papá me dio con la correa. Sin saber cómo a veces tenía moratones por el cuerpo, y no recordaba como o cuando me los había hecho, pero el del costado de la izquierda, me había comido el pomo de la puerta por ir sin mirar. Me quedé sin respiración y aún dolía, pero de ese no tenían la culpa mis padres. Y si hiciera caso a mis padres y fuera como ellos querían que fuera, seguramente tampoco me golpearan.

Me subí a la escoba. En Danny podía confiar en que me hubiera dicho la verdad y sólo fuera una pomada para poder volver a hablar- Asia -intenté darle las gracias, pero sonó como un continente.
Anonymous
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.