Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Tercer curso, segundo intento (Flashofward)(Danny Maxwell)

Invitado el Lun Ago 08, 2016 3:28 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Entrado Septiembre, antes de las pruebas de equipo

Acababa de empezar el curso y había decidido después del desastre del curso anterior en el primer partido volver a presentarme a las pruebas de selección para el equipo de quidditch. Sabía que tenía que estar mucho más atenta a las bludger para evitar ser derribada como en el primer partido en el que participé. Un golpe directo a la cabeza que me había dejado inconsciente y sin recordar qué había ocurrido, y después en aquella pequeña aventura recaí en las fiebres de dragón y perdí casi todo el curso, regresando para los exámenes finales y habiendo superado las pruebas por los pelos.

Pero estaba en tercero, en el curso que me tocaba, e iría a clases con Adae y el resto de mis compañeros desde el primer año que nos seleccionó el sombrero. Tenía muchos amigos en el colegio, de diferentes casas, pero en quien realmente confiaba era en Danny, la capitana del equipo de Quidditch de nuestra casa, y en el resto de las chicas. Igual este año entraba alguien más de segundo a formar parte del equipo, porque se habían graduado algunas, y esperaba superar mi miedo a las bludger y poder jugar en la posición de cazadora en vez de suplente de titular.

Para mi era una vergüenza haber sido derribada de la escoba en mi primer partido, pero no sabía si había sido por desastre o por la incapacidad de reaccionar como tocaba en el campo de juego.
Me coloqué el chándal amarillo, cogí mi escoba y salí a paso ligerito hacia el campo de quidditch. Esa tarde el sol arreciaba con fuerza, pero no quedaban demasiadas horas de sol y el campo estaba libre, pues las selecciones aún no habían empezado.

Al llegar al campo dejé mi escoba apoyada contra el poste central y comencé a correr para calentar, dando vueltas alrededor del campo a velocidad media, pero al contar tres vueltas mi temperatura ya se había disparado y creo que tenía los músculos calientes. Cruzaba los dedos para que Danny hubiera recibido mi nota, la había colado por debajo de la puerta de la habitación, de su habitación, la cuál compartía con otras chicas más mayores, las cuáles también conocía, y Rhea era mi amiga también.

En este cole tenía una familia muy grande que me quería, mucho más de lo que me querían en casa. Y me alegraba, porque la mayoría del año lo pasaba aquí, sólo en las vacaciones de verano tenía que volver a casa.
Me subí a la escoba, coloqué los pies sobre los estribos y comencé a volar controlando la velocidad y los giros en el aire inclinando ligeramente el cuerpo hacia los lados, virando simplemente con amplios círculos, y cuando ya estaba bien afianzada sobre la escoba, sujeté el mango con ambas manos y realicé una serie de tirabuzones sin desviarme de la trayectoria.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Dom Sep 11, 2016 4:16 am

Alcé el vuelo con Ziva detrás de mí en dirección al castillo, observando antes de dejar el campo de quidditch en dónde había caído la quaffle para luego venir rápido y recogerlo todo antes de volver a la sala común. Sobrevolamos los alrededores de Hogwarts rápidamente hasta el castillo y si bien tenía pensado saltarme la norma y sobrevolar el interior directamente hasta el tercer piso, ya vi en la puerta del castillo a un profesor haciéndome señales para que me bajase cuanto antes de la escoba. Puse los ojos ligeramente en blanco y descendí justo en la puerta de Hogwarts, dejando que Ziva se bajase primero para guiarla hasta el interior del castillo.

Vamos, corre —le insté a Ziva con una mano en su espalda, mientras que con la otra sujetaba mi saeta, ignorando al profesor que me miraba con mala cara.

Subimos rápidamente las escaleras hasta la enfermería y, como era normal, no había mucha gente. Solo un alumno en una cama en un profundo sueño (estaba roncando) y otro al fondo vomitando algo muy raro en un cubo... era muy desagradable, así que decidí omitir ese detalle y directamente le señalé una camilla a Ziva para que se sentase, mientras que yo iba a buscar a la enfermera.

Hey, sanadora, ¿está por ahí? —pregunté, metiendo un poco las narices en la habitación de la sanadora que se encontraba a un lado de la enfermería.

¿Danny? —preguntó por detrás la enfermera, que había ido al baño al parecer—. ¿Qué te pasa? ¿Está bien? ¿Otra vez te has metido en líos?

La miré con los ojos entrecerrados.

¿Hace cuánto que no me ves por aquí por haberme metido en líos? Que ya tengo una edad... —Me hice falsamente la indignada, señalando entonces a Ziva—. Te he traído a Ziva, que estábamos volando en el campo de quidditch y le ha picado un bicho en la lengua. Se le ha hinchado y no puede hablar —le expliqué a la enfermera, ya que Ziva no creo que estuviera muy en condiciones de dar explicaciones coherentes con esa lengua hinchada—. ¿Te duele? —le pregunté a Ziva como dato extra mientras me sentaba a su lado, una pregunta fácil qué podía hacer afirmando o negando con la cabeza.

¿Vieron al bicho? —preguntó la enfermera mientras le sujetaba el mentón a Ziva—. Abre la boca y saca la lengua —le pidió la sanadora, colocándose las gafas con la otra mano para examinar la picadura.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Lun Sep 12, 2016 1:00 am

¿Que había de malo en volar dentro del colegio? Había muchas normas que no entendía, porque si se tenía cuidado no hacía falta llevarse a nadie por delante, pero se podía llegar más rápido a los sitios. Claro que ahora yo ya no tenía escoba, esperaba que Danny hablara con quien tuviera que hablar para poder conseguir una escoba nueva buena, dudaba mucho que mis padres me compraran una escoba, volar no era cosa de señoritas, ni tocar la batería, era mejor el violín o el piano.

Me dio risa que la sanadora le dijera todo eso a Danny y comencé a reír, eso me ayudaba a no querer estar en la enfermería, era un mal lugar. Cuando me cogió de la barbilla después de sentarme sobre la cama que me había indicado mi capitana de quidditch hice caso, esperando que llegara la poción para bajar la hinchazón, pero eché el cuerpo hacia atrás y negué con la cabeza cuando quiso meter su varita dentro de mi boca- Nu... -murmuré haciendo fuerza hacia atrás, pero no sabía qué comían los mayores, me estaba haciendo daño incluso sujetándome la barbilla, aunque lo que sentía era miedo. Miedo a que hiciera algo que me doliera con su varita dentro de mi boca, igual me hacía sangrar, como había hecho el medimago para quitarme la enfermedad de la sangre.

¿Por que no me daba la poción que me había dicho Danny y ya? Me la iba a tomar sin rechistar, aunque tuviera mal sabor.

Ahora sólo deseaba salir de la enfermería, pero de seguir así me daba miedo que Danny pensara que era una cobardica, tragué saliva, volví a echarme hacia adelante y abrí la boca. La sanadora pasó la varita sobre la lengua y se me cayeron las lágrimas, ahora sí me dolía, no cuando me había preguntado mi amiga, y notaba el sabor óxido dentro de la boca.

La sanadora sacó la varita y se dio la vuelta. Miré a Danny con los ojos llorosos- Me hizo daño, lo siento -agaché la mirada hacia los pies avergonzada por estar llorando y no ser fuerte y valiente como ella. Pero al menos ya podía hablar y no notaba eso que había comenzado a pinchar en la lengua, ni tan dura.
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Miér Sep 21, 2016 2:28 am

No sabía cuál era el fin de la enfermera, pero a Ziva parecía dolerle. Yo me quedé a su lado observando el proceso y al parecer la sanadora no tenía intención alguna de darle una pomada o una poción, sino que con la misma varita hizo algo raro que hizo sangrar a la pequeña y, por lo que se veía, también le había hecho bastante daño. Cuando terminó y se dio la vuelta a saber para qué, Ziva, con los ojos llorosos, se disculpó por llorar. La miré sorprendida, no porque estuviera llorando, sino porque se disculpara por estar llorando. ¿Acaso llorar es algo malo?

No tienes que disculparte por llorar; no es nada malo —le dejé claro a mi amiga—. Es simplemente una manera que tiene tu cuerpo para soportar el dolor y eso no te hace débil, ni tampoco es algo que esconder o evitar —añadí, porque no quería que pensase que llorar delante de la gente era malo o algo así.  

La había entendido a la perfección, por lo que suponía que ya podía hablar, por lo menos mejor que hace unos segundos en dónde no podía ni pronunciar bien una simple palabra. La sanadora volvió, con un vaso de agua y una pequeña palangana.

¿Te duele todavía, pequeña? Es que era un buen pinchazo —dijo afablemente—. Bebe un poco de agua, haz gárgaras y suéltalo aquí en el cubo. Luego bébete el resto del agua para que se te vaya el sabor a sangre que supongo que tienes —le aconsejó, dejando ambas cosas al lado de ella en la cama para seguir de largo hacia el chico que vomitaba en el fondo de la enfermería.

Yo miré hacia allí, poniendo un gesto asqueado al ver nuevamente aquel vómito tan desagradable y luego volví a mirar a Ziva.

Yo lloro mucho, ¿sabes? —dije mientras, encogiéndome ligeramente de hombros mientras ponía la Saeta apoyada a la camilla—. Lloro cuando una bludger me da, lloro cuando veo una película bonita de amor o drama, lloro de felicidad... —Enumeré pasivamente—. Y me encanta llorar, ¿sabes? Es una emoción bonita y cuando viene a raíz de algún dolor, suele aliviar —añadí, dándole a entender que no era nada malo—. Pero si no te gusta llorar porque se te queda la cara muy roja y te salen mocos, lo entiendo. Eso sí es desagradable —bromeé entonces, quitándole una lagrimita de la mejilla.

Yo lloraba como una almendra por películas, series e incluso libros o cómics bonitos, pero podía llegar a entender a Ziva. A mí tampoco me gustaba llorar delante de la gente cuando es por dolor o impotencia, pues, en cierta manera, te sientes inevitablemente débil aunque no lo seas.

¿Ya estás bien? —pregunté en relación con su lengua, el hinchazón y el dolor.
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Miér Sep 21, 2016 4:06 pm

- Mi madre no opina lo mismo, ellos nunca quieren que demuestre mis sentimientos en público -pero cuando solté la primera palabra unas gotas de sangre salieron disparadas desde mis labios, tenía toda la boca completamente llena de líquido de sabor óxido- ni mi padre, ni mi hermano, ni mis abuelos, ni el hermano de Robert. Este verano fui a buscar a Robert, pero no lo encontré.

Lo echaba de menos, me llevaba muy bien con él, esperaba con Anne coincidir en alguna clase este curso, pero de momento no había coincidido en ninguna.

Levanté la cabeza cuando escuché los pasos de la sanadora, ¿Ahora qué quería? Ya me había hecho daño, empezaba a odiar a los sanadores, nunca hacían nada agradable. Pero la señora se acercaba con un cubo y un vaso, ¿Sería aquello lo que le había dado al chico que no dejaba de vomitar en ese otro cubo? Porque era muy extraño, parecía que estuviera devolviendo sus propias entrañas de los ruidos que salían desde el otro lado de la enfermería.

- No sabía que tú llorases, no te he visto llorar nunca Danny. Yo lloro, pero no mucho y sólo cuando nadie me ve, me da vergüenza, y así evito que los slytherins me llamen niña llorona, débil, inútil, aunque eso en casa, mis padres y mi hermano son slytherins. Yo no sé porqué terminé en Hufflepuff, se suponía que tendría que haber seguido el legado familiar, ahora soy una deshonra para mi familia. Si hubiera caído en Ravenclaw -tomé un sorbo del vaso de agua, esperando que no fuera lo mismo que le habían dado a aquel chico del fondo, me enjuagué la boca y escupí metiendo la cabeza dentro del cubo- o incluso Gryffindor -el sonido de mi voz salió como con eco al tener el cubo las paredes metálicas y saqué la cabeza para dar otro sorbo y seguir enjuagándome, pues la sangre no paraba de salir- creo que lo hubieran aguantado un poquito, pero no Hufflepuff. Estar en casa es como perderse a mitad de curso por las mazmorras, Danny, siempre a la espera de que lluevan los palos.

Bueno yo había aprendido a llorar sin que se me pusiera la cara muy roja, salvo cuando era castigada en casa, pero es que la vara o la correa dolía muchísimo, y siempre dejaba marcas, y esas marcas tampoco me gustaba que las vieran, nadie. Me daban vergüenza, porque yo quería ser buena, pero cada vez que las veía me hacían recordar que no era buena persona y que me las había ganado como castigo a mi mal comportamiento.

- ¿Donde vas a ver las películas, Danny? Yo quiero ver alguna algún día. ¿Tú también ves series de Pikachu? Mi amigo Adae las ve, y un chico de séptimo creo tiene un Pikachu -volví a enjuagarme la boca y escupir en el cubo, tragándome el resto del agua como había dicho la sanadora.

Asentí con la cabeza, ya estaba mucho mejor, ni siquiera salía tanta sangre- Sí, mucho mejor, ¿Nos vamos de aquí?
Anonymous
InvitadoInvitado

Danielle J. Maxwell el Lun Sep 26, 2016 12:22 am

Menuda madre más tonta tenía Ziva. Quise poner los ojos en blanco ante lo que dijo de su familia, pero lo evité porque yo no era quién para cuestionar las enseñanzas de nadie. Me podían parecer una mierda, sí, pero al fin y al cabo, si ellos consideraban que eso era bueno para el aprendizaje de Ziva... yo no podía decir nada. Bueno sí, podía decir mi opinión, pero dudaba mucho que Ziva la tuviera en cuenta teniendo en cuenta que toda su familia piensa igual y le habían inculcado eso.

No sé qué tiene de malo demostrar tus sentimientos. —Me encogí de hombros, sin comprenderlo del todo.

Habían personas que decían que demostrar tus sentimientos te hacía débil, pero yo consideraba que ser sincero contigo mismo y de cara a los demás, te volvía más fuerte que nadie.

Claro que lloro, todo el mundo llora y por esa misma razón no debe ser algo que te avergüence. Todo el mundo lo hace —le dije a Ziva para que dejase de tomarse tan radicalmente lo de llorar. Entonces solté un ligero bufido ante la típica historia de persona que no sigue el legado familiar purista y, entonces, se vuelve una deshora para la familia. Siempre que escuchaba la palabra "deshora" venía a mi mente la escena de Mulán de "deshonra sobre toda tu familia, deshonra sobre ti, deshonra sobre tu vaca..." y no podía tomármelo en serio—. No pueden pretender que todas las personas de una misma familia salgan exactamente iguales, Ziva. Puedes tener mucho de Slytherin, pero al final, tus virtudes, aquellas que te caracterizan como Hufflepuff, son las que más resaltan en ti. No dejes que una casa haga que tu familia te desanime —le aconsejé amigablemente, sin decir nada en contra de ninguna de las casas. Sí, yo defendía a muerte la mía y consideraba que la escoria del colegio estaba en Slytherin, pero era una opinión basada en mi propia experiencia.

Me puse de pie delante de la camilla y, por tanto, delante de Ziva y la escuché preguntarme sobre las películas, los Pikachus y algo sobre que alguien tenía un Pikachu. ¿Cómo es posible que haya metido en una simple frase casi cuatro temas diferentes?

Las veo en mi casa, en la televisión o en el ordenador —dije como si fuera lo más lógico del universo, tanto como que el cielo es azul—. La serie no se llama Pikachu, la serie se llama Pokémon. Y sí, la veía, aunque Pikachu no era mi Pokemon favorito. —Siempre ha sido y siempre será Squirtle. No pregunté nada sobre el chico de séptimo que tenía un Pikachu porque suponía que se habría confundido... Yo estaba en séptimo y no había visto nunca a ningún chico con un Pikachu—. Vamos —añadí sonriente cuando ella, ya mejor, propuso irnos de allí.

Cogí mi Saeta de Fuego y caminé hasta la puerta con ella en la mano, estirándome una vez salí de la enfermería. No sabía cómo podía estar cansada si en realidad no he hecho nada útil ese día. Es que soy tan vaga que yo vivo cansada, de verdad... Bajé la mirada para mirar a Ziva y esbocé una sonrisa.

No tienes escoba, así que no creo que volver para entrenar sea una opción. Vas a tener que cuidar más las escobas del colegio, ¿eh? Que aunque sean una mierda, funcionan. Esta vez será nuestro pequeño secreto... —Curvé una sonrisilla en señal de que no iba a decir nada por esa escoba rota—. Voy a volver al campo de quidditch a recoger las pelotas, pero ahora mismo será la cena, ¿tiras tú para el gran comedor y me guardas un sitio? —pregunté dulcemente mientras caminaba con ella escaleras abajo.

OFF: ¿Cerramos ya? :3
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Invitado el Lun Sep 26, 2016 7:23 am

Pasar el tiempo con Danny siempre era genial, porque aprendía un montón de cosas, era mi heroína, cuando fuese mayor yo quería ser como ella. Aunque nunca sería rubia, a mi me gustaba mi color de pelo. Pero podía ser como ella y no ser rubia, ¿verdad?

El pelo de Danny era muy bonito, era como espigas de trigo en verano, resplandecientes. Y ella también brillaba, allá donde fuera dejaba siempre un cálido recuerdo. Yo la quería mucho, muchísimo, y eso que sólo había pasado primero, un poco de segundo e iba a pasar tercero con ella. Luego ella se iría de Hogwarts, porque era muy lista y seguro pasaba los EXTASIS con muy buenas notas. Se iría a la Universidad y ya no la podría ver todos los días, como ahora, así que este año tenía que aprovechar.

Por lo visto la serie no se llamaba Pikachu sino Pokemon. Le di la mano y bajé de un salto de la camilla, sonriente. Me iba con Danny donde ella quisiera, siempre le haría caso, porque ella siempre me ayudaba y me gustaba darle abrazos y beso en la mejilla. Y me gustaba hacerle pastelitos de chocolate- ¡Tengo que hacer muffins y devolvérselos a los del tren! No sé a quien se le ocurrió meter un montón de muffins en una caja de cartón que se aplastaba, y me senté encima, cuando Sirius me dijo que la protegiera con mi vida, para que no me la quitaran los abusones ni la vieran en caso de entrar al compartimento del tren y se aplastaron todos. Así que voy a hacer muffins para todos.¡Serán de chocolate con sorpresa!- me encantaba cocinar, en casa me pasaba mucho tiempo en las cocinas con los elfos.

Asentí con la cabeza, si ella no decía nada de lo que le había ocurrido a la escoba, yo tampoco, esperaba acordarme de no decir nada- Yo también intentaré conseguir una, ¿vale? -a fin de cuentas, la escoba era para mí, si ella hacía un poquito solo, bastaría.

La vi estirarse, ¿Estaba cansada? Pues si sólo era media tarde, quedaban muchas horas hasta el toque de queda, pero me sorprendió que dijera que ya era la hora de la cena- ¡Qué rápido ha pasado el tiempo! -ni siquiera me había dado cuenta, pero mirando por el tragaluz de al lado de la enfermería, sí, estaba ya anocheciendo- Ten cuidado, yo te guardo un sitio en el comedor, pero si no regresas pronto montaré una partida de búsqueda para ir a por ti, por si algún grupo de abusones se está metiendo, como el grupito que se metió el curso pasado con Adae y conmigo cuando encontramos aquel elfo medio muerto en los invernaderos- no quería que le pasara nada malo a Danny, mucho menos siendo la capitana del equipo de Quidditch, con ella nos íbamos a llevar la copa este año. Estaba segurísima, y así tendría su plaquita en la vitrina para el resto de la eternidad. Danny haría historia.

Tiré de su mano para que se agachara, le planté un beso en la mejilla, me solté y corriendo me subí al pasamanos de la escalera para poder bajar más rápido hasta el vestíbulo y poder guardarle a Danny el mejor sitio de toda la mesa del Hufflepuff en el Gran Comedor.
Off: Sí, lo mando a cerrar ya. Gracias por rolear. Ha sido genial.
Anonymous
InvitadoInvitado

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.