Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

See you again —Sasha Van Acker

Sam J. Lehmann el Sáb Sep 10, 2016 3:22 am

See you again —Sasha Van Acker TedsE6x

Si tuviéramos que apuntar en una lista de prioridades qué va primero en la vida de Sam, probablemente fueran los amigos. No, no había caído en Hufflepuff ni tampoco sentía un gran acercamiento por nadie en especial, pero teniendo en cuenta que no tenía pareja y que su familia estaba bastante dispersa y distante... sus amigos se habían convertido en ese pilar necesario en la vida de cualquier persona. Con el tiempo había desarrollado un gran acercamiento a dos hombres que conoció hace ya unos años, a Matt Forman, su propio jefe y a Sasha, un sanador de San Mungo que si bien al principio lo veía con admiración, ahora se había convertido tan cercano que podría considerarlo el hermano que nunca tuvo. Aunque no lo supiera porque Sam nunca se lo hubiera dicho, fue un gran apoyo cuando perdió a su mejor amigo Henry nada más terminar la universidad y, en cierta manera, ocupó ese vacío en la vida de Sam.

Ese viernes no tenía planes, por lo que decidió visitar a ese amigo que hacía tiempo que no veía. No tenía ya tiempo de llamarle para ver si tenía planes o no, por lo que aprovechando que ella salía tarde de trabajar y que más o menos tenía calado los turnos de su amigo, se apareció en San Mungo.

Buscó a su amigo por las distintas plantas, ya que si bien se sabía un poco los turnos que solía frecuentar no tenía ni idea en dónde podía encontrárselo. Preguntó en recepción si el Sanador Van Acker estaba hoy trabajando y le dijeron que sí, que estaba en la planta destinada a las urgencias. Así que Sam fue hacia allí con tranquilidad, ya que todavía quedaban ocho minutos para las diez. Además, la zona de urgencias era la zona que más conocía Sam porque era básicamente a dónde siempre iba cuando le pasaba cualquier cosa.

Cuando llegó se dio cuenta de que parecía un viernes tranquilo, ya que no había apenas personas en la sala de urgencias, solo un niño con su madre porque el niño estaba escupiendo algo verde por la boca. No quiso preguntar. Ni tampoco mirar demasiado. Miró hacia la mesa principal y pudo ver detrás de ella a Sasha revisando o leyendo algo que no alcanzaba a ver, por lo que se acercó a él. —Buenas noches, señor Van Acker. —Saludó, llamando su atención con una sonrisa y un tono de lo más afable y dulce. Se apoyó en el mostrador con cercanía, se estiró y le dio un beso fraternal en la mejilla. Luego se retiró y lo miró—. Tranquilo, hoy no he venido cual hipocondríaca a quejarme de cualquier tontería inofensiva... —dijo antes que nada, ligeramente ruborizada—. ¿Sales ahora, verdad? Quería pasar tiempo contigo. Podemos ir a dar una vuelta. ¿O tienes a Zarina hoy? —Sasha sabía lo mucho que Samantha adoraba a los niños y lo mucho que adoraba a su hija, por lo que debía de saber que estar con Zarina y él era incluso mejor que estar a solas con Sasha. No obstante, estaba divorciado y había veces que su hija estaba con su madre en vez de con él. En el caso de que fuera así, mejor, así no tendría que pasar la noche del viernes solo.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Invitado el Dom Sep 11, 2016 10:34 pm

Esta había sido una semana algo pesada para el sanador, aún cuando no tenía tanta carga de trabajo por que habían menos pacientes, algunos si habían sido complicados y además estaba el hecho de que había decidido tomar varios turnos extra, su ex-esposa le dijo que la semana que venía tenía que viajar por cuestiones de trabajo por lo que a él le correspondería quedarse con Zarina por las siguientes 3 semanas, ella era rompedora de maldiciones así que no podía llevar a la pequeña con ella, Zari tenía a penas 3 años y el trabajo de su ex, era algo complicado y prefería no ponerla en ninguna especie de riesgo y claramente Sasha tampoco lo deseaba, así que prefería morir del cansancio la semana en la que su ex-esposa estaría con ella cuidándola a no tener mucho tiempo en las siguientes semanas, en especial los primeros días que serían los mas difíciles para la pequeña, siempre lo eran, el tener que separarse de su madre la ponía bastante irritable, aunque con justa razón, por lo que él procuraría que tuviera los mejores días con él, aunque intentando no malcriarla mucho, algo que era difícil de hacer.

Estaba molido pero al menos ya era viernes y el domingo tendría con él a su pequeña y podría desc... no, decir eso sería una falacia, sin lugar a dudas no podría descansar mucho cuando tuviera a Zarina, al menos no en el día, en la noche puede que si, claro si conseguía que durmiera toda la noche, pero en todo caso ya faltaba menos para que terminara la semana y por ese día estaba por terminar su turno, lo que significaba que al menos dormiría un rato, aunque posiblemente no el suficiente, además que no tendría que estar tomando café y bebidas energéticas como si no hubiera un mañana para permanecer despierto y efectuar un buen trabajo.

Su turno estaba por finalizar por lo que estaba terminando de rellenar los expedientes de sus pacientes para que el sanador del siguiente turno tuviera una idea de lo que habían hecho con los pacientes y pudiera atenderlos acorde a esto y que no pasara algo que pusiera en riesgo la vida de los pacientes, mientras hacía esto escuchó una voz muy conocida para él y muy cerca, por lo que quitó su mirada de lo que hacía para ver a su amiga Samantha cerca de él, ya llevaban un buen tiempo siendo amigos y él la veía casi como una hermana, la hermana que nunca tuvo o tal vez si pero que desconocía, nunca se sabía, tal vez su madre llegó a tener otros hijos, aunque no era algo que fuera al caso.

- Samantha - respondió con una sonrisa, que se ensanchó mas al recibir el beso en su mejilla, quería mucho a esa rubia, era una buena amiga para él, aunque su presencia lo hacía sospechar que aún no se iría a casa por lo que estuvo a punto de preguntarle que le aquejaba ese día pero antes de poder decirlo ella respondió su pregunta no efectuada, al parecer estaba equivocado en que tenía que darse un rato más trabajando, ella no venía para eso, si no para salir un rato con él - Si, ahora salgo y no, Zari está con su mamá esta semana, al menos hasta el domingo que empiezo a cuidarla de nuevo, Sabrina tiene que viajar por el trabajo - explicó, él sabía lo mucho que su amiga quería a los niños y Zari era feliz con ella cuando salían los tres, en cierta forma su ex a veces se ponía algo celosa de eso, pero al final siempre terminaba entendiendo que no le hacía ningún mal a la niña estar con las amistades de Sasha y que Samantha no era una conquista que si no funcionó se iría y afectaría a su hija, era solo una amiga de su ex, ciertamente tardó mucho en entenderlo pero al final lo terminó aceptando.

- Termino de rellenar este expediente y nos vamos - diría el mago mientras terminaba de escribir el último informe y lo firmaba - Por cierto, hoy luces hermosa, aunque siempre lo haces - diría con una sonrisa sincera, mientras se levanta de su silla y colocaba los expedientes donde correspondían, ahora solo le quedaba cambiarse y era libre, no sabría con una túnica verde limón y no era algo que pasaba desapercibido en ningún lugar a menos que fuera Halloween,así que tomó y varita y se apuntó a si mismo para cambiar su vestimenta.

- Y ¿a donde vamos? - le preguntó a la rubia cuando ya estaba listo para salir del hospital con ella.

FdR: Vestimenta
Anonymous
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Miér Sep 14, 2016 12:20 pm

Sam había dado en el clavo con la hora de salida de su amigo, por lo que una miniSam interior saltó de alegría ante su fascinante memoria. Era Ravenclaw, aún no entendía como era posible que dudase de su propia memoria después de todas las evidencias que tenía de que tenía una memoria espléndida. La legeremaga puso un gesto un tanto triste ante la noticia de que Zarina estaba con su madre y se encogió de hombros con resignación.—Bueno, otro día la veré. Tiene que estar grandísima ya, que no la he visto en todo el verano —comentó.

No tenía ninguna prisa, por lo que asintió convencida cuando Sasha le comentó que le faltaba rellenar un documento antes de finalizar. Podía esperar todo lo que hiciera falta, aunque no fue el caso. Sam sonrió ante su amigable halago e hizo una leve reverencia con la cabeza en modo de agradecimiento, acompañándolo de una risueña sonrisa.—Muchas gracias. Eres tú, que me ves con buenos ojos —bromeó, apoyándose en la mesa.

Sasha se cambió de ropa rápidamente haciendo uso de la varita —muy práctico, ciertamente— y le preguntó a Sam que a dónde iban. La rubia, en vez de contestar segura de sus palabras, simplemente se encogió de hombros.—No tengo ni la más mínima idea. Vine aquí porque tenía ganas de verte y de estar contigo, pero como no sabía si tenías a Zarina o no o si tenías ya algún tipo de compromiso, no hice demasiados planes... —Le hizo saber—. Pero no importa, improvisamos. ¿Has tenido un día duro o tranquilo? Para saber si has prefieres cenar e ir a dar un paseo, o cenar e ir a tomar algo. —Barajó opciones, aunque habían montones entre las que podrían optar, sin embargo, era Sasha el que acababa de salir del trabajo, por lo que en cierta manera prefería que guiase él un poco ante lo cansado o no que pudiera estar. Lo menos que quería Sam es que saliera por compromiso.

¡Señor Van Acker! —exclamó una enfermera justo cuando estaba saliendo Sasha. Era una chica morena de pelo corto, con un peinado femenino y un rostro afilado; una mirada rasgada y oscura que denotaba un atractivo indiscutible y, sobre todo, un cuerpo que le gustaría a cualquier hombre. Sam la miró de arriba abajo y antes de alejarse de Sasha para dejarles intimidad laboral, le echó una mirada a su amigo—. Perdón, ya veo que ha terminado su turno, pero me gustaría preguntarle una cosa sobre este paciente antes de que se vaya...

Sam no prestó atención al tema de conversación, sino que solo observó la escena con sumo interés, como si fuera una película de amor no correspondido. Las señales, las miradas, las sonrisas y las sugerencias de la chica denotaban su evidente y totalmente justificada atracción por Sasha... y él, sin embargo, era simplemente Sasha. ¿Se daría cuenta de que estaba intentando ligar con él? Sam era malísima para descubrir cuando ligaban con ella, pero luego veía a la primera cuando otras personas ligaban con sus amigos.

Cuando terminaron de hablar y Sam se volvió a reunir con Sasha, la rubia sonrió. No iba a aludir al tema porque sería muy típico, por lo menos en aquel momento.—¿Cenamos entonces? Te iba a decir de ir al McDonald como gordos, pero he conseguido mi propósito de llevar un mes sin comer carne y creo que por fin he conseguido mi objetivo de convertirme en vegetariana por respeto a mi propio cerdo vietnamita. —Se rió ante el único motivo que tenía para convertirse en vegetariana, dándole a Sasha por fin la noticia de su nueva dieta. Pero es que se sentía fatal comiéndose una hamburguesa en casa delante de su cerdito. Sam llevaba años diciendo que quería hacerse vegetariana, pero la verdad es que no había tenido demasiada fuerza de voluntad para ello. Y últimamente, como comía todavía menos por los nervios y su propio estado anímico, le había resultado hasta fácil cambiar su dieta.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Invitado el Lun Sep 19, 2016 3:01 am

No pudo evitar sonreír con algo de ternura al ver el gesto de Sam al saber que no podría ver a la pequeña Zarina, pero pronto la podría ver si quedaban de hacer planes en esos días, además tendría tres semanas para verla y quien sabe, tal vez podría acompañarlos a alguna de las actividades que había planeado con la pequeña para esos días - Si, está grandisima, pero ya la verás, podemos hacer algo en alguna de esas semanas, después de todo estará tres semanas conmigo y quiero llevarla de paseo algunos de esos días en los que esté conmigo, tal vez te nos puedas unir - diría con una sonrisa, la rubia sería buena compañía para él y para su pequeña y seguro Zarina estaría feliz de ver a Sam, aunque quien sabe, a veces se ponía algo caprichosa por la edad y era un pequeño terremoto, pero seguro estaría feliz de ver a la ex-Ravenclaw.

- No creo ser el único que te vea con "buenos ojos" - diría con una sonrisa en los labios y estaba seguro de sus palabras, aunque a diferencia de los demás él la veía como una hermana, pero estaba seguro que alguno que otro tuvieron que mostrar alguna clase de interés en la rubia, era una mujer atractiva.

Terminó de trabajar y escuchó las opciones de la chica, al parecer no tenía nada planeado aunque sus palabras le parecieron tiernas, el que estuviera ahí solo por que quería verlo, sin lugar a dudas era algo adorable, aunque Sam siempre le había parecido una persona adorable y esta era una de las razones por las que en ese momento estuviera sonriendo - Estoy bastante bien para estar casi toda la semana aquí, ambos me caerían bien, mientras huyamos rápido de este lugar - diría, bromeando con sus últimas palabras, aunque era verdad luego de estar varios días ahí, lo mejor era alejarse de todos los pacientes que habían en el lugar y correr antes de que alguna ayudante de sanador apareciera y le robara su libertad.

Estaba cerca de lograr huir del San Mungo cuando una de las ayudantes de sanador apareció para preguntarle algo sobre unos de sus pacientes, lo cual inevitablemente lo hizo resoplar - Dame un momento - dijo a Sam con algo de pesadumbre, realmente hubiera preferido no tener que interrumpir su salida con ella pero aún no lo dejarían salir, solo esperaba que fuera un problema muy pequeño.

A diferencia de su amiga, él no determinó a la joven, estaba algo cansado de estar en ese lugar y solo quería ir a cenar con su amiga y despejarse, pero no por eso sería descortés así que le sonrió a la joven y escuchó todo lo que tenía que preguntar con respecto al paciente, él creía que había sido bastante claro en sus anotaciones pero al parecer no era así - A ver - diría antes de tomar el expediente y ver que era lo que este decía para poder explicarle mejor, dadas las horas podría equivocarse y no era la idea así que se aseguró que todo estuviera correcto - El señor Williams - diría antes de ir con ella hasta donde estaba el paciente, aunque no sin antes hacerle un gesto a Sam de que no tardaría.

Al llegar con el paciente Sasha alzó un poco la voz para que este pudiera escucharlo bien, dado que era un señor de unos 95 años, de cabellera canosa, ojos cansados, arrugas cubriendo sus rasgos y lo mas relevante era un señor con problemas auditivos - Señor Williams ¿Como se siente? - preguntó Sasha a lo que el señor con voz tartamuda y un ligero temblor por otra afección que tenía le devolvió el saludo aunque este no se llegó a entender bien, aún así ambos hombres se dedicaron una sonrisa - Señor Williams, la señorita Salazar se encargará de usted - diría con lo que el señor alzó una mano, hacia la joven, siendo precisamente la lesionada por lo que Sasha gentilmente tuvo que detenerlo e inmediatamente se volvió hacia la ayudante de sanador para explicarle lo concerniente - El señor Williams fue mordido por una Col Masticadora China hace un par de días pero este no vino a atenderse en el momento si no hasta hace unas horas que uno de sus hijos lo trajo al ver la lesión, él además de la mordedura tiene problemas auditivos como pudiste ver y está en la fase 4 de la Enfermedad de Parkinson, actualmente estamos tratando las implicaciones de ser mordido por la Col, recordemos que esta se alimenta de insectos y por ende transmite enfermedades, actualmente le estamos haciendo algunos exámenes para determinar que tan grave esta su salud, además estamos tratándolo con una poción de amplio espectro, cuando traigan los exámenes él será trasladado a una habitación y se tratará con las pociones concernientes, además estamos curando la herida, como puedes ver esta infectada, ya le aplicamos una poción para que esta se limpie, pero la infección es tan grande que tenemos que estar vigilandolo y repitiendo la aplicación cada 10 minutos, además cada hora tiene que tomar una poción para purificar la sangre y proteger sus órganos de la infección... -explicó todo lo que la joven tenía que saber y respondió un par de preguntas pero en ningún momento notó nada de lo que su amiga había notado, él solo estaba concentrado en el paciente y que tuviera una buena atención y no que estuvieran coqueteando con él, aunque si la chica lo hacía, no era muy buena en eso.

- Bueno si no tienes mas preguntas me están esperando - diría con una última sonrisa antes de volver con la rubia, esperaba que ahora si lo dejaran marchar por que realmente tenía hambre y estaba cansado y solo quería pasar un buen rato con Sam.

- Disculpa el retraso - diría cuando se reunieron para luego escuchar lo que esta tenía para decir - Felicidades y si, es una buena idea no comer carne al frente de tu mascota y menos si es pariente suyo, tal vez por esta razón nunca tendría un cerdito, me gusta mucho la carne. Si gustas vamos a algún restaurante vegano, no me molestas comer en uno de esos lugares - diría con una pequeña sonrisa, no solía comer en restaurantes veganos pero tampoco les hacía la cruz, a veces sus sustitutos de carne eran buenos y fuera de eso tenían buenos platillos, además sería cruel comer carne al frente de alguien que hacía su esfuerzo por evitarla.

- Y cuéntame ¿como has estado? - preguntaría poco después cuando por fin habían terminado de salir del Hospital sin mas interrupciones.
Anonymous
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Jue Sep 22, 2016 11:01 pm

Si un día te apetece y le apetece, podemos llevarla al parque de atracciones. Se lo pasan en grande y a mí me enamora escuchar reír a un niño, de verdad, me pueden —confesó divertida y ofreció la idea. A lo mejor Sasha o la madre del a niña era demasiado sobre protectora como para llevarla a un parque de atracciones con solo tres años, pero Sam no tenía la intención de que se subiera a las montañas rusas, solo a las cosas de su edad. Solo con eso los niños se ponían como locos.

La chica miró a su amigo con una mirada cómplice cuando él aseguró que no era el único que la veía con buenos ojos. ¿Y quiénes eran los demás? ¿Su padre? ¿Su otro amigo Matt? O por lo menos que a ella le importase, ya que verdaderamente nunca se daba cuenta de que cualquier otra persona la veía con esos "buenos ojos" de los que hablaba Sasha.

Estaba a punto de coger a Sasha para irse con él de aquel hospital, pero una enfermera apareció para preguntarle algo sobre un paciente. Tanta fue la duda, que su amigo tuvo que irse pasillo adentro a hacer a saber qué cosa mientras Sam esperaba. A la chica no le importaba lo más mínimo esperar, sobre todo porque sabía que su trabajo era impredecible y que evidentemente era uno de los trabajos en donde más atención y menos dudas había que tener. Así que mientras tanto, Sam se puso a curiosear los perturbadores cuadros de "arte" que había en la sala de espera de San Mungo. Eran realmente perturbadores... así que no quería ponerse a pensar qué clases de alucinaciones o significados podían encontrarle los de la planta psiquiátrica a tremendos cuadros.

No supo exactamente en qué perturbadores pensamientos estuvo divagando mientras observaba un cuadro compuesto por una cabra, un reloj y un pimiento con ojos, que se le pasó el tiempo rápidamente, pues Sasha de repente apareció a su lado pidiéndole disculpas por el retraso. Siempre le había hecho gracia esa expresión... "Perdón por el retraso"... ¿Y por la tardanza, qué? No, en serio, ya Sam tenía una edad como parar reírse de esos chistes de mierda.—No pasa nada. Los pacientes son lo primero. —Le guiñó un ojo, sonriente aún por sus propios pensamientos—. No te preocupes, teniendo en cuenta la sociedad actual hay comida vegetariana en cualquier lugar, así que vamos a algún sitio que te guste que a mí me encanta ir a sitios nuevos. ¿Cuál es tu sitio favorito para comer? —Iba a aportar su lugar favorito para comer, pero aunque sonase contraproducente, era un asadero de pollos y teniendo en cuenta su nueva vida de vegetariana, iba a tener que cambiar ese lugar favorito pronto.

¿Y cómo había estado? Sam se encogió de hombros con la idea de que no tenía ni idea de ninguna de sus nuevas, por lo que decidió dar la respuesta comodín—. Pues genial, la verdad. —Y dentro de lo que cabía, había sido uno de los mejores meses que había tenido desde que se había vuelto la perrito faldero de un mortifago—. No me puedo quejar. Bueno sí, poder puedo quejarme. Me siguen pagando una mierda para lo que me exigen, mi vecina de arriba parece que ha decidido aprender claqué de madrugada y he tenido que cancelar el viaje que tenía para El Cairo para encontrarme con uno de los mejores legeremagos y aprender de él debido a que dicho Legeremago se encontraba "indispuesto". —Se encogió de hombros. En verdad prefería que se hubiera cancelado el viaje porque no le apetecía nada ir sola y su amiga Maryse, la que le iba a acompañar, no podía hacerlo al final—. Pero de verdad, no me quejo. Son nimiedades comparados con las frustraciones de la vida. —Sonrió dulcemente, con esa característica y risueña sonrisa que poseía—. ¿Tú qué tal estás? —Le acarició con ternura el hombro mientras continuaban caminando para salir del Ministerio.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Invitado el Mar Sep 27, 2016 8:24 am

- Creo que me lees la mente, Sam, justo había pensando eso un día el llevarla a un parque de atracciones, también escuché que hay un Zoologico mágico nuevo, era otra de las ideas, pero en definitiva te diré para que vayamos al parque - diría con una sonrisa cálida, entre sus ideas también estaba la de llevar a su pequeña a un parte temático no necesariamente en ese país, pero lo pensaría mas adelante, dado que tenía que ver el mas acorde para ella y lo bueno de ser mago era el no tener que pasar horas de horas en un avión para llevar a su pequeña a otro país o continente a conocer algún parque, pero esto lo pensaría en un momento que estuviera mas tranquilo y pudiera razonar bien los pro y los contras de llevarla a un parque así, aunque tenía ideas.

No pudo evitar reír con la mirada que le dedicó Sam y tuvo que darle un corto abrazo afectivo por lo mismo, aunque creía que estas eran cosas que pasaban con todas o casi todas las mujeres o eran muy arrogantes y egocéntricas y pasaban gritando a los cuatro vientos que tan guapas eran lo fueran o no, o por el contrario no se daban cuenta de su belleza y subestimaban sus encantos, era lo común y a él le daba algo de gracia y no podía evitar sentir algo de ternura por su amiga por lo mismo.

Se sintió un poco mal al tener que dejar a Sam ahí, botada en medio pasillo por una enfermera, él solo quería irse del lugar y claramente no hacerle un desplante a su amiga, aún así respondió claramente las dudas de la joven, era importante, los pacientes esperaban una buena atención y claramente se la daría, le gustaba mucho su trabajo y era alguien fiel al mismo y haría todo lo posible por que sus pacientes tuvieran la mejor atención, aunque esto indicara quedarse un par de minutos mas, pero ese día no quería quedarse mas que ese par de minutos mas, había pasado todo el día, varios días, varios turnos y ya no daba a mas, así que apenas vio que la chica entendió sus palabras se retiró como si su vida dependiera de ello de forma teatral, no era un hombre que se pudiera tomar muy enserio por mas que tuviera sus buenos 35 años.

- Si lo son, pero cuando estás de salida quisieras que no lo fueran - diría con una sonrisa traviesa pero era la verdad en esos momentos esperaba que no dependieran de él, pero era lo que hacía y le gusta y era lo que había, así que solo sonrió, para luego soltar una pequeña carcajada con lo de la comida - Soy Sanador y estudié Enfermería muggle, como cualquier cosa y algunas las comparo con cosas de los pacientes, así que donde vayamos estoy bien - diría con una pequeña sonrisa, ellos estaban acostumbrados a cualquier tipo de cosa y sin asco, así que no tenía ningún problema con la comida pero pensó en un buen lugar - Creo que aquí cerca hay un buen lugar con car... - iba a decir que era un lugar de carnes por pura maldad con su amiga, respetaba lo que quería, su dieta y la apoyaría pero no por eso sería el chico bueno que no se metería con su nueva dieta en juego - Ya en serio, no te llevaré a un lugar de carnes, pero ambos conoceremos este lugar, hace tiempo estoy con que iré a conocerlo pero aún no voy, es un lugar de comida India se llama Sagar, espero que nos guste es vegano - diría, sería la primera vez que lo probaría y esperaba no estar embarcandolos y que la comida fuera horrible - Además yo invito - diría poco después, él fue el que dijo el lugar y no sabía ni como sería la cuenta por ende prefería cantar.

- Escuchando todo lo que dices te propongo algo, no es ir al Cairo para ver al mejor legeremago del mundo, pero si es pasar 3 días con tus personas favoritas en el mundo, o sea mi pequeña Zarina y yo, en Orlando, Florida en tres parques temáticos la otra semana, no puedes decir que no, todo corre por mi cuenta, seguro tienes días libres, así te olvidas un par de días de tu jefa, hasta puede ser fin de semana así solo pides uno, te aseguro que te verás adorable con unas orejas de Minnie Mouse - diría con una media sonrisa, además que todo lo había planeado en cuestión del momento, cierto que ya había pensado en eso antes pero el ir con Sam la otra semana era algo impulsivo, sería algo divertido si aceptaba.

- ¿Yo? veamos... trabajo, trabajo y mas trabajo, creo que mañana invernaré por que no dormiré en tres semanas mas - diría entre risas, tenía una vida tranquila y eso le gustaba aunque a la vez lo volvía loco, le gustaba la aventura y no siempre podría tenerla y era algo molesto sin duda alguna, pero no se quejaba, no mucho. Caminaron hasta salir del San Mungo - Y bien, ¿contemplamos el paisaje mientras le damos trabajo a un taxista muggle? - preguntaría, a él no le molestaba usar el transporte muggle o aparecerse o lo que fuera.
Anonymous
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Jue Sep 29, 2016 6:45 pm

Samantha elevó una ceja divertida ante lo que dijo.—Soy una experta legeremaga. ¿Te sorprende que pueda leerte la mente? —Bromeó sonriente—. Genial, pues avisa para cualquier plan, que aún con veintiséis años me siguen encantando todas esas cosas. —Era divertido, tanto en ambiente como en atracciones, además de que al nuevo zoológico mágico aún no había podido ir y me invadía la curiosidad por saber qué clase de criaturas mágicas habrían.

Sasha no tardó demasiado en volver, por lo que Sam volvió a mostrar todo su interés en él. Se le notaba cansado, no sabía si por el trabajo de ese día o por el trabajo que llevaría haciendo toda la semana, pero lo que sí sabía es que quería hacer que se evadiese todo lo posible, ya que la chica sabía lo mucho que podía pensar en los hombros un trabajo exigente. Sonrió por la broma de las carnes.—Comida india —repitió sorprendida—. Hace años que no como de eso, me parece una buena idea. Desde que me he hecho vegetariana no me ha gustado mucho ningún restaurante de ese estilo, aunque resulte sorprendente, prefiero incluso hacerme la comida de ese estilo yo misma. —Y es que Sam de toda la vida había sido una amante de la carne, por lo que la comida vegana solía resultarle un poco sosa—. Pero la comida india tiene fama de ser sabrosa, así que voy con expectativas. —Añadió, mirándole entonces de reojo, divertida—. Últimamente soy yo la que planea las cosas e invitan a otras persona a sitios, pero luego no sé cómo hacéis para siempre ser yo la que no pague —"se quejó" divertida, ya que no era la primera vez que le pasaba. Aún recordaba cuando invitó a Emily al cine y al final fue la dragonolista la que terminó pagando las entradas.

Sam contestó con sinceridad y tranquilidad a la pregunta de cómo estaba, dándole a entender que estaba totalmente normal. No le había pasado nada relevante en su vida a excepción de sentirse confundida con su propia vida y valores, pero nada que no hubiese asumido ya con el tiempo. Por eso, cuando Sasha le ofreció irse a Orlando con él y Zarina durante unos días, lo miró con una alegría sorprendente.—¿En serio? —preguntó ante la impresión—. ¡Me encantaría! Esos parques temáticos tienen una fama increíble, siempre he querido ir. Creo que podría pedir los días sin problemas, me llevo bien con mi jefe y apenas he pedido días propios en todo lo que llevo de año, no debería haber problema —le comentó a su amigo, visiblemente contenta—. La que se va a ver adorable con las orejas de Minnie Mouse es Zarina —añadió finalmente—. No tenía planeado irme la próxima semana a Orlando. Me gusta quedar contigo, siempre termino haciendo cosas que no pienso de ni lejos hacer. Me haces sacar la vena impulsiva que está escondida en alguna recóndita parte de mi cerebro —agregó con diversión y una sonrisa, y es que Sasha era una persona muy impredecible e impulsiva —en la buena definición de la palabra—, dos características que Sam no tenía ni de lejos.

No entendió muy bien lo que quiso decir, o más bien se había hecho con una idea mental que no tenía muy claro si Sasha se iba de vacaciones o no—. ¿Pero estás de vacaciones ya, no? —¿Por qué si no, como iba a ir a Orlando?—. Mejor cojamos un taxi, que yo por lo menos no sé en dónde está ese restaurante como para poder aparecerme —le dijo, habituándose al transporte muggle más de lo que ella misma hubiera pensado.

Salieron entonces de San Mungo por la entrada muggle, es decir, apareciendo sospechosamente en aquella nave abandonada y caminaron un poco por las calles hasta que un taxi hizo aparición. Era Londres, es decir, si te ponías a contar, cada minuto podías ver perfectamente como un taxi negro pasaba por delante de ti. Alzó la mano rápidamente para parar a un taxi al grito de "taxi" —muy de película— y cuando se paró a un lado de la calzada, Sam sujetó a Sasha delicadamente por el brazo para ir hasta allí antes de que algún londinense quisiese arrebatárselo. Una vez dentro del vehículo, dejó que Sasha dijera la dirección o lo que fuese. Suspiró entonces y se puso el cinturón de seguridad.—¿Sabes conducir? —preguntó a su amigo con muchísima confusión, ya que por lo menos para ella, había muchos magos que no tenían ni idea de cómo conducir el transporte muggle más famoso de todos y la verdad es que no era una pregunta que le hicieras a nadie teniendo en cuenta como se transportaban los magos—. Yo me saqué el carnet cuando cumplí los dieciocho y volví a Alemania con mi padre, pero no he cogido un coche desde entonces. Así que podría decirse que en un pasado supe, pero ahora... —El taxista rió al escuchar mi historia.

Es como montar en bici, eso no se olvida. Y para ser alemana no tiene usted acento... —Se metió en la conversación el taxista.

Demasiado tiempo viviendo en Inglaterra... —dijo Sam.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Invitado el Lun Oct 10, 2016 1:09 am

- Se que eres una excelente legeremaga, pero se que jamás leerías mi mente - diría guiñándole un ojo mientras sonreía - Entonces perfecto, en estos días no ponemos de acuerdo y salimos con Zarina, seguro te diviertes con nosotros - añadió poco después estaba seguro de que pasarían un bueno rato los tres juntos y que su pequeña estaría mas que encantada.

- Es que aún no has conocido un buen restaurante vegano, bueno yo tampoco he comido comida vegetariana aquí, pero recuerdo buenos restaurantes en los otros países que he visitado - explicó, tal vez este de comida India sería un buen lugar para comer y habría algo que le gustara a Sam o al menos eso era lo que él esperaba en todo caso la estaba embarcando y se estaba embarcando en algo que no conocía, pero seguramente era bueno o eso esperaba, ya buscaría en su teléfono la clasificación que tenía en algún momento antes de llegar al mismo, tal vez lo haría, la verdad no estaba segura de hacerlo - Bueno, espero que todo salga bien y cumplir tus expectativas - la verdad no estaba seguro, pero la comida India tenía muy buena fama así que tenía que ser bueno, eso esperaba.

- Eres muy adorable para ser la que invita - diría en broma, pero al menos en este caso él era el que dijo el lugar y además de eso era un caballero de no tan brillante armadura que no dejaría que una de sus amigas pagaran su comida, era contra su código.

Luego de eso le propuso ir con él a Orlando, la verdad fue una decisión bastante impulsiva pero realmente quería hacerlo, quería animarla y si ya había pensado en ir a Orlando por que no ir con ella y por que no hacerlo la otra semana - Si, es en serio - respondió al principio con una sonrisa, entusiasmado de saber que a ella le gustaba la idea y que quería ir con él a esta aventura con su pequeña hija, la verdad era perfecto, tenía los días, estaba dispuesta, así que era prácticamente afinar detalles e irse y le gustaban las cosas cuando eran así - Si se vería adorable, pero creo que mas que de Minnie ella querrá vestirse como alguna de las princesas, ahorita no se cual de todas por que ama a todas - diría con una sonrisa, recordaba que en su momento le gustaba Rapunzel, luego Tiana, Elsa, Sophia y con eso que iban a sacar a una nueva, no sabía a quien quería en ese momento, pero si que amaba a las princesas y como no, si era una pequeña princesita.

Río ante las palabras de Sam y es que era verdad, solía hacerla sacar la vena impulsiva que tenía y que pocas veces mostraba, pero por algo él había sido Gryffindor o ¿no? - Si no la saco yo ¿quien lo hará? - dijo en broma aún riéndose.

- Si, estoy de vacaciones, pero con muchos planes y una pequeña que no me dejará dormir por días de días - diría entre risas, podría estar de vacaciones pero tenía que cuidar a Zarina así que claramente por mas vacaciones que tuviera no es que pudiera solo pasar durmiendo o tirado en el sofá viendo los deportes o jugando a los videojuegos, tenía que cocinar, alistar a la pequeña y pasar tiempo con ella y ella era madrugadora.

Al final tomaron un taxi, realmente era lo mejor y lo más apropiado en esos momentos dado que no estaba seguros de como llegar y no era tan malo el transporte muggle al menos para él no lo era - Buenas noches, ¿nos podría llevar al restaurant Sagar? - preguntó amablemente con lo que el chófer preguntó sobre donde quedaba con lo que el sanador explicó y el taxista emprendió el rumbo hacia el mismo - Si, aprendí a conducir cuando tuve la edad para hacerlo, mi padre siempre pensó que era lo mejor, que no tenía que confiarme de otros medios de transporte, que siempre era necesario saber conducir, en su momento tuve un auto, de hecho cuando Sabrina estaba embarazada lo usábamos mucho, por que era mas seguro para la bebe, luego lo vendí y no he pensando en comprarme otro por el momento - explicó él podía viajar de varias formas y era algo que le parecía bien, no estar solo ateniéndose a la magia, además su padre siempre le dijo que era mejor tener un poco de ambos, era mago pero también podía vivir en el mundo muggle, tenía estudios muggles podía trabajar en algún hospital y movilizarse como un muggle, también tenía dinero muggle aun cuando prefería todo lo mágico siempre se le quedaron las palabras de su padre.

- Yo soy Holandés y tampoco tengo acento - diría antes de inevitablemente reír, con los años que habían pasado en ese país era lógico que ninguno de los dos tuvieran su verdadero acento - Y bueno, con lo del auto es práctica como todo en el vida - diría al final.
Anonymous
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Lun Oct 17, 2016 11:11 am

Solía tomarse demasiado en serio su trabajo, por lo que rara vez utilizaba la legeremagia fuera de allí, mucho menos con sus seres queridos. No obstante, llevaba tanto tiempo ejerciendo como tal, que casi de manera inconsciente era capaz de sentir... en cierta la manera, las emociones y los sentimientos de aquellas personas que realmente eran cercanas a ella.

La idea de ir a un indio le pareció genial, ya que hacía mil que no iba a ninguno.—Seguro que sí, soy de esas que se contentan con poco siempre que estén en buena compañía —dijo con dulzura, dándole un leve apretón en el brazo—. Pues no me gusta ser adorable, me termino sintiendo mal. La próxima vez me verás poniendo como excusa que voy al baño y pagaré la cuenta sin que te des cuenta —añadió con diversión. Ahora Sasha le había invitado y ella aceptaría amablemente la invitación de su amigo, ella lo único que quería era tanto dar como recibir.

Si había que ponerle imagen a la palabra de adorable, estaba claro que justo al lado de dicha palabra estaría la imagen de Zarina, la hija de Sasha. Esa niña era pura energía y tenía un rostro que parecía un ángel. Y claro, imaginándosela con una brillante sonrisa en el rostro mientras se estresa ante la indecisión de si vestirse de Elsa o de Jazmin, le derretía el corazón a la legeremaga. Adoraba a los niños, ¿se notaba?—. Elija la princesa que elija va a estar preciosa. —Sonrió—. Yo con las orejitas de Minnie me conformo. —Admitió finalmente. Luego asintió con algo de resignación, ya que tenía razón. Si Sasha no le sacaba esa vena aventurera, posiblemente no la sacase jamás—. Eso es verdad. A veces necesito que mi mente tan lógica y seria se deje llevar por la aventura y lo impulsivo. ¡Qué haría yo sin ti! —Sonrió risueña.

Al salir de San Mungo ambos se propusieron coger un taxi y como vivían en Londres fue fácil dar con uno libre. Se metieron en el interior y Sam le preguntó a Sasha por el carnet de conducir. Parecía una pregunta un poco insulsa, pero en realidad te sorprendería saber cuántos magos en realidad no saben conducir, porque al fin y al cabo, no hacía falta para nada. Era hasta extraño ver un mago con carnet de conducir.—Pues sí, es verdad, por el bebé. —Dijo sorprendida ante un dato en el que ella no había caído.

¿Y antes iban en moto o algo por el estilo? —preguntó en modo cotilla el taxista.

Emmmm... —Sam sonrió mirando a Sasha y negó con al cabeza—. Sí, tenían una moto. —Mintió la chica.

Con razón, eso es super peligroso para una mujer embarazada... Un coche con cuatro ruedas es mucho mejor. Más difícil de aparcar, pero bueno... —Parecía un taxista simpático, quizás demasiado metomentodo, pero bueno.

Al final tuvieron bastante conversación con el taxista, hasta que llegaron al restaurante indicado. Sam sacó dinero suelto de su monedero para pagar el taxi y no tardó en salir detrás de su amigo, quedándose en frente del restaurante en cuestión. Tenía un elegante revestimiento, por lo que esperaba que la comida estuviera al nivel de su presentación. De hecho, ya se le estaba haciendo la boca a agua. Entraron y en la puerta había una mujer en lo que parecía un atril de madera.

Buenas noches. ¿Mesa para dos? —preguntó amablemente.

Yo asentí y ella nos señaló hacia un lugar para que la siguiésemos.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Invitado el Mar Nov 01, 2016 9:15 pm

No pudo evitar reír pero buscó pensar en un consenso que hiciera que ambos estuvieran conformes con sus salidas y que no se sintieran mal con las mismas, aunque a decir verdad llegó rápido al mismo, había una buena solución para arreglarlo todo y la usaría o bueno, la daría a conocer - Bueno, la verdad podemos llegar a un consenso, que te parece que nos turnemos, hoy escogí yo el lugar y por ende pago, que la próxima salida decidas tu el lugar y la pagues o en algún otra paguemos a medias, en ese caso no te sentirías mal, solo que esto no es valido para el viaje a Orlando, por que ese si lo pago yo - diría en un tono amable, pero que no aceptaba un no por respuesta, pero si que podían debatir, por así decirlo era algo complicado, al menos en cierta forma.

- Buena, pregunta. Seguro tendrías una vida muy aburrida - diría con una sonrisa juguetona en el rostro, la verdad le divertía hacer cosas emocionantes, peligrosas, buscaba la aventura siempre que podía y si bien no podía ir a un lugar riesgoso con su pequeña, le sacaría el jugo a esas vacaciones en los parques temáticos y en cierta forma contribuiría a que su pequeña se sintiera interesada en la aventura y supiera que podía hacer todo lo que quisiera en su vida, como él y como su madre, por que mentiría si dijera que Sabrina es una mujer aburrida.

- Claro, es algo que solemos solicitar, el evitar nuestro medio de transporte convencional, en especial dependiendo de cuan complicado sea el embarazo, pero eso ya lo sabrás mas delante - diría con una sonrisa, estaba seguro que en algún momento la vería como una gran madre, Sam tenía esa apariencia y forma de ser que lo hacía saber que en su momento sería una excelente esposa y una gran madre y si no se casaba, aún así sería una gran madre cuando así lo decidiera.

Claramente no podían decir "No, es que somos magos y usamos la aparición" no, claro que no, eso iba en contra del estatuto de secreto, la idea de la moto era la mas correcta, pero decidió dejar que fuera la rubia quien lo respondiera, aunque parecía que el taxista era bastante converson y simpático.

- Si, pensé lo mismo, por eso terminé cambiándola por el auto, era mas seguro para ellas - diría, al menos por esos momentos, luego regresaron al método de transporte ordinario, bueno cuando la pequeña Zarina era un poco mas grande por que aparecer y la red flú era como muy incómoda para la pequeña, hasta para los adultos a veces lo es y él llegó a ser un padre sobre protector en ese tiempo, así que si estuvieron con el método muggle hasta que lo consideró apropiado.

Aún cuando hubiera preferido ser él quien pagara la tarifa del taxi, dejó que Sam lo hiciera, por lo que solo salió del vehículo y la ayudó a salir cuando esta pagó, el restaurante se veía bastante bien en el exterior, esperaba que en el interior y la comida estuviera mucho mejor - Si - respondió él con lo que la anfitriona los guió.

Al llegar a la mesa como todo un cabellero dejó que ella se sentara primero y la acomodó la silla antes de sentarse al frente de ella y recibir el menú - Gracias - dijo a la chica con una sonrisa para luego volver a ver a su amiga - ¿Como que se te antoja? - preguntaría antes de empezar a ver el menú.
Anonymous
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Jue Nov 03, 2016 2:11 am

Me parece una idea genial —les contestó la rubia ante el trato. Que le hubiese invitado a Orlando con él y su pequeña a ella le parecía fantástico y suponía que si ya lo tenía todo planeado para un adulto y para un niño, añadir un adulto más a la lista tampoco le supondría demasiada subida de precio. Además, era todo un detalle por su parte invitarla, sobre todo cuando sabe lo sola que está. Sam rió ante su afirmación bromista sobre que tendría una vida muy aburrida y la chica asintió con falsa resignación en el rostro—. En el fondo tienes razón. —Lo conocía desde hacía suficiente tiempo como para considerarlo una pieza indispensable en su vida, tanto que lo veía como el hermano que nunca tuvo. Y eso... le gustaba y mucho. Ahora mismo si lo perdía, sin duda lo notaría en su vida.

Cuando Sam cayó en la cuenta de que la aparición no era el mejor método de transporte para una mujer embarazada, fue cuando tuvo que salir del paso con el taxista diciendo no sé qué de una moto. Sin embargo, no pudo evitar sonreír divertida ante la seguridad en las palabras de su amigo; aquellas que dejaban caer que pronto Sam sabría lo que era estar embarazada. La legeremaga adoraba a los niños y tenía un sentido dulce y maternal increíble, pero por mucho que lo desease, no se veía estando embarazada. De hecho, siempre había soñado con adoptar a un negrito, pero también era algo que lo veía verdaderamente lejano. Ahora mismo su vida estaba demasiado patas arribas como para siquiera pensar en la posibilidad de tener una vida normal.

Llegaron al restaurante, entraron al interior y una chica muy simpática les guió hasta una mesa para dos personas, dejándole la carta para que fueran decidiendo en lo que venía un camarero a tomarles nota.—Pues... —Abrió la carta por una página cualquiera y señaló lo primero que vio para luego acercarse y leerlo, ya que no tenía las gafas puestas y le costaba leer de cerca—. Un Kurma Vegetal. Curry cremoso de verduras frescas cocidas en salsa suave con nueces de anacardo. —Leyó, para luego mirar a Sasha con una bonita sonrisa en el rostro—. Soy una chica demasiado indecisa, como me lea toda la carta me puedo pegar media hora intentando decidirme. El azar es mi fiel amigo. ¿Tú por qué te decantarás? —Le devolvió la pregunta.

Como ya ella había decidido, fue hacia el final de la carta para ver los postres, ya que era una golosa y ya sabía que el postre no podía faltar. Sin embargo, antes de poder decidirse, vino el camarero a tomar nota sobre las bebidas. Sam pidió un zumo de melocotón y de paso dijo el plato que quería ante su ardua tarea de decisión. Tras dejar que Sasha pidiese, la legeremaga de apoyó con los brazos en la mesa para hablar con él.—¿De verdad me ves estando embarazada? —preguntó, sacando el tema del taxi que no había continuado en aquel momento porque temía que el taxista se metiese en la conversación y le dijese la frase que siempre le decía su abuela de: "cómo no te des prisa, se te va a pasar el arroz". Ugh, de verdad, esa frase deprimía a cualquiera.—Aunque pueda sonar raro viniendo de mí a pesar de lo mucho que adoro a los niños, jamás me he planteado la idea de quedarme embarazada. Siempre he pensado que si algún día tengo hijos, me gustaría adoptarlos. —La inseminación artificial no era algo que realmente le agradase a la chica.

Porque al contrario que en una pareja convencional, si Sam algún día conseguía pareja estable, jamás iba a suceder un bombo sin querer sino que había que meditarlo con antelación. Lo cual le hizo plantearse una duda que jamás le había preguntado a Sasha.—¿Vosotros buscastéis a Zarina, o vino como un regalo inesperado? —preguntó sonriente.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Invitado el Mar Nov 08, 2016 7:29 am

No pudo evitar abrazarla y darle un beso en el cabello como el que un hermano le daría a una hermana o un padre a un hijo para poder reconfortarlo, porque realmente tenía que hacerlo, sabía que había ido un poco lejos al decirle aburrida, no era algo que pensara realmente, bueno en parte si, pero no era algo que tendría que "gritarle" a su hermanita Sam, pero inevitable, para él los Ravenclaw eran algo aburridos pero sin lugar a dudas muy listos y era algo que siempre le gustó de ellos, su sed de conocimiento y el como sacaban buenas notas y aprendían mucho, a él el colegio le había costado un poco aunque en parte por que siempre fue muy vago, pero de una u otra forma si llegó a ser complejo.

- Si hablamos de indecisos yo soy igual, tardo un montón en decidir que es lo que me gusta de cualquier menú - admitió con una sonrisa traviesa mientras empezaba a revisar el menú a ver que era lo que le gustaba, claramente tardaría su tiempo para leer todo el menú o la mayoría y poder decidir de una mejor manera que era lo que deseaba comer en ese momento.

- Bueno, me gustaría iniciar con unas Samosas y luego creo que lo que mas cumple con mi apetito usual es un Sagar Thali - era una persona de gran comer en especial si veíamos que había estado metido en un hospital trabajando, eral alguien que se iba a pedir algo grande con muchas cosas - Si quieres te convido de todo lo que me van a traer - no era una oferta vacía, sabía que eran muchas cosas y todas diferentes y así ella podría probar mas cosas y si no le gustaba lo que había pedido ella, pues era otra ventaja, por su parte sabía que disfrutaría su comida.

Cuando llegó el mesero pidió la entrada, bebida y claramente su plato fuerte antes de entregar el menú quedándose los dos solamente con el de Sam antes de que el mesero se fuera a preparar sus pedidos y ellos pudieran volver a la conversación del taxi o tal vez iniciar una nueva - Aún tienes tiempo eres joven, pero si tal vez en un futuro te vea embarazada o tal vez no, pero si te veo con hijos y si no los tienes en aún momento sería un desperdicio, realmente eres una mujer muy dulce y serías una madre grandiosa, de eso no hay la menor duda - estaba seguro de sus palabras, ella realmente se veía como una madre dulce y si se llegaba a casar dichoso el marido y si la hacía sufrir, él seguramente le partiría la cara a ese hombre al modo muggle, pero sin lugar a dudas creía que su amiga y casi hermana merecía lo mejor del mundo y mas.

- No lo escucho como algo extraño, para mi es algo tierno, querer darle un hogar a un niño que algún motivo se ve privado de sus padres y que ocupa amor es algo hermoso, no todos tienen esa capacidad de llegar a amar un niño que no vino de ellos y darles una mejor vida y darles una familia, para mi es algo admirable y también me he planteado algo así, el querer darle un hogar a algún niño o adolescente desamparado, entre mas grandes mas cuesta que los adopten, pero también adoptar un bebe es magnifico, eso si, será un proceso largo y puede que complicado tanto para ti como para el niño, algunos llegan a tener dificultades a la hora de estar con una nueva familia y hay que tratarlos con psicólogos pero aún cuando son tan complicados se merecen todo el cariño que se les pueda dar - él amaba los niños y si ella quería tener uno no podía evitar decirlo que pensaba y apoyarla en todo lo que ella quisiera y necesitara aunque de momento no habló del apoyo que le brindaría pero se sabía que ahí estaba y a como la conversación continuara por ese rumbo se lo daría a conocer.

- Creo que Sabrina si llegó a buscarla, pero yo ni enterado, adoro a Sabrina y adoro a mi pequeña Zarina, sin embargo nunca sentí que fuéramos el uno para el otro, por lo que a mi punto de vista todo se estaba mas o menos cayendo y Sabrina salió embarazada y creo que pensó que un hijo arreglaría las cosas, pero las adoro pero no era suficiente para salvar el matrimonio en especial por que nunca estuve realmente enamorado de ella, así que, tu entiendes - Se encogió de hombros por que era la verdad no podía explicarlo de otra forma, las cosas estaban así, el siempre estuvo enamorado de una única mujer y Sabrina por mas que lo intentó no logró que la olvidara y él no quería hacerla sufrir.
Anonymous
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Miér Nov 09, 2016 8:20 am

Sonrió agradecida por las palabras de Sasha sobre que sería una gran madre. Ella se veía con hijos, pero mucho más adelante. Aún le quedaba mucho por hacer con respecto a sus estudios y mejorar en la legeremagia, aunque muchos pensaran que ya ella no podía llegar más lejos. Ella no quería quedarse estancada en el nivel en el que se encontraba, si en un primer momento quiso dedicarse a ésto era porque quería llegar hasta el final; convertirse en la mejor legeremaga del Ministerio Británico o más si era posible.—Gracias, gracias. Es agradable escucharlo. Tus palabras resonarán en mi cabeza el día que esté indecisa por tener o no tener un hijo. Mis padres también opinan que debería tener uno ya para hacerlos abuelos. La presión de ser hija única... —le comentó divertida. Lo gracioso es que sus padres no sabían que quería adoptar y mucho menos su orientación sexual. Bueno, su padre se lo intuía, pero su madre era tan ingenua y de pensamiento prehistórico que lo más seguro es que ni lo sospechase. Y el hecho de que nunca haya tenido novio al parecer no le hace sospechar lo más mínimo.

Su opinión sobre la adopción hizo que Sam se sintiese cómoda al habérselo contado. Ella tenía una opinión similar, aunque a decir verdad su motivo principal por el que querer adoptar era porque no quería bajo ningún concepto quedarse embarazada artificialmente. Bueno, ni naturalmente, porque eso conllevaría a hacer ciertos actos físicos que prefería evitar.—Sería genial... A mí me parece preciosa la oportunidad de darle una nueva vida a un niño que no tiene nada. Supongo que la manera de adaptarse depende mucho de la edad... a los que más les costará adaptarse serán a los más grandes. Entre la incomodidad de tener que adaptarse a una nueva familia, las inseguridades y la maduración en el crecimiento... un niño lo puede pasar mal. Pero entre más pequeño... yo creo que más despreocupado, agradecido y feliz será. Y ya si es un bebé... —En realidad Sam quería un bebé. Ella no quería quedarse embarazada, pero sí que quería vivir la experiencia de criar a un hijo desde su nacimiento.

Atendió con interés lo que le contaba de Sabrina, ya que si bien habían hablado de ella con anterioridad, el tema que estaban tocando ahora era nuevo, puesto que Sam nunca le había preguntado por ello. Se sorprendió ante la sospecha de Sasha y no pudo evitar preguntar sobre ello.—Vaya... entonces crees que se quedó embarazada para intentar salvar vuestro matrimonio... —Repitió ante al sorpresa—. Bueno, aunque el matrimonio no se haya salvado, hay que admitir que de él salió una criatura preciosa, por lo que valió la pena estar casado, ¿no? —preguntó risueña.

Dejó de hablar porque el camarero se acercó a ellos para dejar en la mesa las bebidas y unos pequeños entrantes. Apenas unos segundos después, Sam volvió a apoyarse en la mesa para mirar a su amigo, ya que Sam tenía una gran capacidad de observación y no se le había escapado una matización en su frase.—¿Nunca sentiste que estuvierais hechos el uno para el otro? —Repitió sus propias palabras—. ¿Te casaste con ella aún siendo consciente de que no estabas seguro de que fuera la definitiva? —añadió sorprendida—. Yo creo que jamás podría hacer eso... es decir, si ya me cuesta estar con una persona por la que no tengo las cosas claras... más me costaría dar el paso si tengo dudas... ¿Por qué lo hiciste? —agregó por curiosidad. Esperaba no hacerle preguntas incómodas, de todas maneras Sasha tenía confianza suficiente como para decirle a Sam que no quería hablar del tema. Debía de ser consciente de que Sam era muy preguntona cuando tenía curiosidad.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Invitado el Mar Nov 29, 2016 6:24 pm

- Bueno, tenlo cuando sientas que es el mejor momento no porque tus padres te quieran con uno aunque la verdad entiendo eso, quieren tener nietos y verlos crecer, aunque yo no pasé por eso, cuando mi padre murió aún era muy joven para él, tenía 18 años y claramente este no me quería con hijos en ese momento y que yo sepa solo tengo a mi pequeña Zarina y fuera de él, a mi madre la perdí de muy chico - se encogió de hombros, para él ante todos era huérfano de padre y madre, la verdad era lo mejor, era complicado.

- Supongo que si es desde el nacimiento no tendrá problema, pero según leí en algún lugar ahora no recuerdo un niño puede ser bebe tal vez de unos cuantos meses en algunos caso ya llega a ser complicado para él, por que ya tuvo padres y ya estos lo dejaron en un lugar de crianza que si bien puede ser bueno nos los cuidará como unos padres, para ellos son un niño mas - diría la verdad, sentía que era muy complicado esto de estar en un orfanato, sería complicado para el niño, dichosamente su padre murió cuando ya tenía 18 años y no tuvo que pasar por esto, pero la verdad no le molestaría llegar a tener un hijo adoptivo o algo así, pero eso ya lo vería mas adelante por que era un tema complicado.

- Si, la verdad siempre pensé que Sabrina se embarazó al propio, yo aún no quería hijos pero la verdad no me arrepiento, mi pequeña es un sol y la adoro y no la cambiaría por nada del mundo, así que estoy bien con ella - sonrió, la verdad aún cuando no fuera planeada y al final terminaran divorciándose amaba a su pequeña y eso era lo mas importante para él.

Miró como traían las bebidas por lo que gustó silencio hasta que el mesero se fue y Sam retomó la platica - No, la verdad no, si la quería mucho pero no sentí eso y no, si llegué a pensar que podía ser para siempre que podía enamorarme de ella, la otra es solo un platónico, pero claramente no lo logré y al final las cosas no resultaron entre nosotros, entre los viajes de ella y las cosas sentía que estaba siendo cruel atándola a algo sin futuro y al final hice lo mejor para los dos - respondió, estaba seguro de que lo que había llegado a hacer era lo mas correcto.

- Sabrina era una buena chica, siempre estuvo a mi lado y ciertamente la llegué a querer mucho, ella sabía que estaba enamorado de otra solo que nunca supo de quien solo que era un amor no correspondido, además en el colegio salí con muchas pero Sabrina siempre estuvo a mi lado y aceptó las cosas e insistió al final decidimos hacerlo pero no resulto, creo que ella pensó que podría llegar a sacarme a esta persona de la cabeza y al final sentí que estaba sufriendo así que mejor la dejé - explicó, la verdad era la mejor idea que llegó a tener al final y no le gustaba ver sufrir a personas que quería y menos a una mujer como ella por que él no podía amarla como ella quería y sentía que necesitaba que alguien la amara por completo y no solo a medias.
Anonymous
InvitadoInvitado

Sam J. Lehmann el Miér Dic 07, 2016 2:40 pm

Obviamente Sam no iba a dejar que sus padres decidieran el momento en el que ella iba a ser madre, básicamente porque ahora mismo no se sentía preparada para nada debido a cómo estaban resultando las cosas en su vida y, por otra parte, porque ellos no tenían ni voz ni voto en eso.—Ya... —La legeremante, por profesión y no tanta profesión, era una chica muy empática, pero si había algo que le sobrepasaba era saber cómo reaccionar o qué decir ante el recuerdo de un amigo que te dice que sus padres murieron. Por suerte, Sasha continuó con la conversación rápidamente para hablar sobre la adopción, un tema en el que Sam sí tenía mucho que aportar—. Bueno sí, claro. Pero creo que cualquier niño de menos de un año es bien agradecido cuando una nueva familia le da amor, sobre todo después de estar en un orfanato en dónde simplemente y como bien dices, sólo es uno más. Aunque bueno... yo creo que cualquier niño sin padres y sin hogar, si bien al principio es complicado, luego se convierte en lo mejor para él. Todo es cuestión de tiempo —contestó finalmente, sonriendo ante la idea de lo bonito que sería.

Era un poco... raro tener las sospechas de que tu ex-mujer se embarazó en una decisión que tomó ella sola estando casada. Daba la impresión de que era una mujer egoísta y también que deseaba retener a Sasha con ella gracias a un bebé... Sam no conocía a Sabrina demasiado y no quería juzgarla, pero no le parecía para nada una actitud positiva viniendo de una mujer casada y que supuestamente ama a su pareja. Prefirió no comentar nada sobre el tema por miedo a decir algo fuera de lugar. Lo menos que quería era ofenderle a él y mucho menos a su ex-mujer.

No entendió del todo a Sasha. O más bien sí que le entendió, pero no llegó a comprender sus motivos al cien por cien.—¿Dejaste a tu mujer por un amor platónico? —preguntó confundida—. Según tengo entendido, un amor platónico es un amor inalcanzable y dedicado expresamente a la belleza del alma y el conocimiento de la otra persona. Es decir, algo que está mucho más alejado de lo material; de lo real, por decirlo de alguna manera. La gente lo utiliza en plan que es un amor inalcanzable porque es muy perfecto, pero en realidad no es amor. —Se lió más que una persiana, por lo que zarandeó la mano y lo miró con seriedad—. ¿Dejaste a Sabrina por un amor platónico o por un amor real que no fuiste capaz de enfrentar? —preguntó con seriedad, pero en su tono de voz estaba implícita la jovialidad amistosa que deseaba que Sasha tuviese en cuenta. No era una pregunta para juzgarle, era una pregunta de pura curiosidad entre amigos, lo único que Sam a veces se volvía demasiado técnica.

Continuó escuchando la historia y entonces Sam lo entendió mejor.—¿Sabes? —No iba a comentar nada al respecto, sólo iba a dar su opinión sobre un tema—. A medida que voy madurando cada vez me doy cuenta de que en realidad el amor... no existe. No de la manera en la que nos lo venden, ¿sabes? —Razonó un tanto pensativa, mientras comía algunos entrantes—. No todo es de rositas, felicidad, una bomba en el pecho de alegría y la claridad de que todo saldrá genial con esa persona. ¿Medias naranjas? No, sólo es alguien que soporte tu mala leche. A lo que quiero llegar es que... el amor se cultiva, no aparece de la nada. Si las cosas con Sabrina no funcionaron es porque directamente no estabais hechos para estar juntos, solo servíais juntos para crear a una niña adorable —bromeó eso último—. Y me molesta, ¿sabes? Porque siempre he sido una fiel seguidora del amor y hasta ahora no me he dado cuenta de que en realidad, es más difícil de encontrar de lo que uno cree.

Y se había dado cuenta por su propia experiencia personal, como una persona que no es nada para ti, de repente se convierte en una persona importante de la noche a la mañana, sin que te hayas dado cuenta de lo mucho que ha afectado en tu vida.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.