Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix}

Albus Dumbledore el Miér Feb 08, 2017 9:23 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Mas de un mes había pasado desde el día en que Lord Voldemort tomó el poder del Mundo Mágico en Gran Bretaña, había sido el comienzo de una época oscura y difícil. El Ministerio y Hogwarts estaban en las manos de Tom Riddle, quien comenzaba a convertirse, sin duda alguna, en uno de los magos más tenebrosos de todos los tiempos. Sólo algunos se habían atrevido a hacerle frente y muchos de ellos lo habían pagado demasiado caro. Varios de los miembros de la Orden del Fénix habían perecido aquel día, 19 de Diciembre.

La gran mayoría de los miembros habían escapado y convertido en fugitivos de la ley y su nuevo gobierno. Nadie les había advertido, a todos les había tomado de sorpresa y por eso es que no contaban con ningún plan de emergencia o reubicación que les ayudase a reagruparse.

Albus Dumbledore había abandonado Hogwarts en compañía de Antoline Cosmas, quien en ese momento ni siquiera tenía conocimiento alguno de aquella organización, sin embargo no dudó en entregar su ayuda en todo lo que le fue posible, pasando a convertirse en miembro inmediato de la Orden. A la mañana siguiente, aun en medio de la confusión, la primera en contactarse con Albus fue Fiona Shadows, quien había recibido la poco grata noticia de que Drake Ulrich había acabado en Azkaban. Días después, probablemente después de haberse recuperado un poco de su pérdida, la antigua profesora Myrtle Brandford se comunicó también, lo que hizo un pequeño pero eficiente grupo de magos, quienes comenzaron a darse la tarea de encontrar un lugar seguro al cual podrían utilizar de refugio para acoger a quienes necesitaban un lugar en donde huir.

No fue tarea fácil, con la mayoría de los rostros en los carteles de “Se Busca” del Ministerio no era cosa de llegar y salir a la calle en busca de un lugar apropiado, por lo que la tarea terminó alargándose demasiado, hasta que finalmente el día llegó y el lugar perfecto fue encontrado. Albus, Antoline, Fiona y Felicia se pusieron inmediatamente a la tarea de construir un lugar acogedor y sumamente seguro, en el subterráneo de un edificio abandonado, al cual se le asignaron varias entradas secretas y todas protegidas con magia:
  • El probador 03 de la parte femenina de la tienda H&M en un centro comercial en el centro de Londres. El espejo se abre después de hacer un sonido musical a base de golpecitos de varita sobre el cristal y es una puerta que da directa al patio principal de la Zona Segura.
  • El aseo masculino del restaurante Wetherspoon en Oxford Street. Por el retrete. Asqueroso, típico, pero funcional.
  • En la cabina número 03 del London Eye, en donde debes dirigirte al panel digital y escribir en ruso la palabra “ensaladilla”. Automáticamente la noria sufrirá un temblor y tú desaparecerás en dirección al patio principal de la Zona Segura.  
  • En el metro de Cadem Town. En dicha estación las luces parpadean siempre que el tren pasa en dirección a centro de Londres. Cuando eso ocurre y el tren está en marcha, con tirarte a la vía después de que el tren pase, automáticamente sufrirás la aparición hacia el patio principal de la Zona Segura.
  • En la biblioteca general. En la sección de recetas culinarias, el único libro de color rosa que hay es el que hay que mover para sufrir la aparición hacia el patio principal de la Zona Segura.
  • En el National Gallery de Trafalgar Square. Tirarse en un cuadro de un lago en la zona renacentista, como en el Andén 9 y ¾.
  • En la zona china de Londres, más comúnmente llamada Soho. En el interior del restaurante chino llamado Hakkasan Hanway, en las cocinas del mismo hay que meterse por el congelador que está en una habitación trasera. Automáticamente desaparecerás hacia el patio principal de la Zona Segura.


Una vez que la nueva zona protegida estuvo lista, comenzó inmediatamente la búsqueda del resto de los miembros y Jason Poulter no tardó en responder, por lo que Dumbledore decidió que ya era hora de realizar una reunión oficial en donde todos los miembros más cercanos y aquellos aprendices más entusiastas pudiesen por fin verse las caras y despejar un poco la nebulosa en la que todos estaban metidos.

Eran las 17:30 horas del primer domingo de Febrero, cuando Albus Dumbledore hizo su entrada a la sala de reuniones ubicada dentro del nuevo cuartel, mientras revolvía afanadamente un chocolate caliente —cortesía de Antoline— y se sentaba a esperar a los primeros miembros en llegar, pensando aún en las palabras de Iorwerth Cosmas y en si Odiseo Masbecth habría recibido ya su mensaje.
Moderador
Expecto Patronum


Albus Dumbledore
Imagen Personalizada : Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix} - Página 2 HgfJCp2
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 484
Puntos : 16
Albus DumbledoreModerador

Invitado el Miér Feb 22, 2017 8:16 pm

''Niñata engreída... ¿de verdad te crees que soy tan fácil de engañar? Bocazas...'' Pensé cabizbaja con la mirada clavada en el suelo de aquella sala de reuniones. Sabía que aquella historia tenía lagunas, muchas lagunas y por eso sería difícil de encajar con los miembros de la Orden, no obstante esperaba que el primero en darse cuenta, en hablar, fuese el mismísimo Albus. Mis piernas y mis manos comenzaron a temblar mas reaccioné a tiempo logrando controlarlo antes de que alguien pudiera darse cuenta. Mi interior se inundó de rabia, todo mi ser deseaba lanzarse contra aquella sabelotodo, no obstante no era prudente, ademas... tenía razón, Riza era mortífaga por decisión... ¿por decisión propia? Está claro que nadie le había obligado apuntándola con la varita, sin embargo ¿que otra cosa debía hacer cuando sus abuelos eran pro-mortífagos y todo apuntaba a que fueron ellos los culpables de la muerte de su madre por no compartir ideales? Su tío era su única familia, quería protegerlo a toda costa y también debía proteger su propia vida.

De repente intervino Albus a favor de la joven, algo lógico y normal, todos los allí presentes, aunque no dijeran nada, estaban con ella. Aquello me molestó aún más, sobretodo cuando nos recordó que debíamos andarnos con pies de plomo y con mil ojos dada la desastrosa e inestables situación en la que nos encontrábamos. Me hizo sentir estúpida. A continuación intervino Fiona con ese grotesco y maleducado comentario. En aquel momento recordé lo poco que me gustaban las reuniones de la Orden.

Muchas fueron las fuerzas que hice para mantener la boca cerrada y esperar a que todos los presentes se marchasen para poder hablar a solas con Albus, a él le contaría toda la verdad, no obstante no pude, Jane había tirado por tierra a Riza y eso no podía consentirlo ya que a pesar de haber hecho cosas... terribles, en el fondo seguía siendo esa niña dulce que me regalaba una sonrisa aún después de golpearle en la cabeza con una de mis bolas de cristal. -Lo siento Albus, compañeros, Jane tiene razón, Riza tiene la marca tenebrosa en su brazo, es... era mortífaga. ¿Alguien sabe la historia de esa joven? Sus abuelos eran pro-mortífagos y todo apunta a que fueron los culpables de la muerte de su madre a la que no conoció, a ninguno de sus padres. Supongo que esto no será nada nuevo para quien fue su mejor amiga, ¿no es así Jane? Ellos y su tío eran la única familia que tenía por lo que quedó al cuidado del segundo que al tiempo cayó enfermo, lo bastante como para no poder defenderse ni a sí mismo. Riza entró en los mortífagos para proteger a la única persona a la que podía llamar familia y a sí misma. ¿Acaso no es esa una decisión lógica que mucha gente toma? Puedes llamarla traidora, asesina, como tu quieras pero... ¿quien de aquí no lo es? Yo maté a mi propia hija y ¿para que? ¿Para protegerla a ella? ¿A mi? Riza tuvo la oportunidad de matarme días después de aquella noche de Diciembre, me desarmó, me dejó indefensa y aún así aquí estoy, no solo con palabras, sino con pruebas-. Dije golpeando suavemente una de mis sienes con mi dedo indice derecho. Todo estaba en mi cabeza, en los recuerdos que podía mostrarles a los allí presentes usando el pensadero que había comprado para recordar día tras día a mi hija. -Riza me pidió ayuda, su tío ha muerto, ya no tiene motivos para seguir con esa... farsa. Albus, ha habido muchos antes que ella que han cambiado de bando de verdad-. Caminé hacia el quedando a pocos pasos. -Ella estaba dispuesta a demostrarnos a todo que sus palabras y sus intenciones son verdaderas y yo estoy dispuesta a darle una oportunidad aunque eso suponga tener que alejarme un tiempo de la Orden... no voy a dejarla sola, no ahora cuando lo que más necesita es una familia-. Miré de reojo a Jane para después volver a mirar a Albus.
Anonymous
InvitadoInvitado

Jason Poulter el Jue Feb 23, 2017 12:31 am

-Así es-Le aseguré al Gryffindor.-Un poco de ambas-Reí un poco ante la pequeña broma que había hecho.-¿Cómo esta todo en Hogwarts?-Inquirí curioso, aunque seguramente no estaría muy errado por lo que ejercerían su poder como pensaba que lo estaban haciendo, es decir poniendo a los puristas por delante y haciendo cualquier barbaridad contra los hijos de muggles, mestizos o traidores a la sangre.

Terminé de contar mi historia y dije que estaba totalmente dispuesto a realizar cualquier cosa para ayudar a la Orden y a la comunidad mágica por lo que me dispuse a aclarar que con esto además también me había ofrecido para brindar mis conocimientos del mundo muggle a quienes lo necesitasen y también que no tendría ningún tipo de problema de estar un cierto tiempo viviendo de nómada si la misión y la Orden lo requería, ya que no me molestaría para nada hacerlo porque ya lo había hecho antes y era bueno para aquello. Una vez que terminé de decir todo aquello, la persona que tomo la palabra fue la profesora Brandford. La cual que al igual que algunos de nosotros se explayó acerca de lo sucedido aquel 19 de diciembre.

Tenía que reconocer que me sorprendí mucho cuando me enteré de la boca de la profesora que Riza es o era parte de las filas de Lord Voldemort, sinceramente no podía creer que aquella mujer con la que había compartido tantos años de amistad y con la que incluso me había sentido atraído de joven era una mortífaga activa. Quería creer que ella tenía que tener una muy buena razón para estar allí, ya que aunque tenía ciertos ideales puristas nunca había demostrado ser muy fiel a esos ideales, es decir que no los defendía como veía que otro seguidores lo hacían. Quizás se había visto en vuelta en eso por su familia y estaba con ellos por obligación.

También presentía que la razón que había dado la ex profesora de adivinación era algo floja, ya que Voldemort no era un chiquillo ingenuo al que se le podía engañar fácilmente, si hubiese estado bajo la maldición imperio él se hubiese dado cuenta y no la hubiese aceptado en sus filas, no por nada ahora tenia el control del mundo mágico. Cuando Jane y el profesor Dumbledore hablaron no podía estar en desacuerdo, ya que era lo que más o menos pensaba pero no podíamos no darle una oportunidad a Riza solo por el hecho de haber pertenecido a los mortífagos, no decía que la aceptáramos de repente ni que le brindáramos toda la información que teníamos ni nuestros nombres pero podría hacer algunas misiones para nosotros y podríamos poner a prueba su verdadera lealtad y ver si de verdad quería cambiar, además confiaba en el juicio de la profesora.

-Yo también conozco a Riza y tengo que reconocer que me sorprende el hecho de que sea una mortífaga y estoy de acuerdo en algunas cosas con Jane y el profesor Dumbledore pero también creo que la gente puede cambiar y que debemos de darle una segunda oportunidad, la oportunidad de cambiar y que quede claro que con esto no digo que le brindemos toda nuestra información, nuestros y tampoco pretendo que se lleven todos bien con ella-Dije esto último mirando hacía la dirección de Jane.-Pero podríamos darle algunas misiones pequeñas para que de a poco valla demostrando si de verdad quiere cambiar, sé que eso no cambiará lo que hizo pero si de verdad lo hizo solo para proteger a su única familia yo la comprendo, porque siendo sinceros, ¿Quién de todos nosotros no sería capaz de todo por su familia?, creo que en su lugar hubiese hecho lo mismo, eso no justifica las torturas y muertes que seguro causó pero esta demostrando que quiere cambiar y hay que darle una oportunidad y sí tal vez esta la posibilidad de que nos traicione pero si y pero también esta la posibilidad de que no y que sinceramente quiere cambiar, estaríamos dejando de lado a una persona con verdaderas intenciones de cambiar y eso no es lo que nos caracteriza, por lo que de mi parte tiene mi apoyo-Dije mirando a todos los presentes pero en especial al profesor Dumbledore y a la profesora Brandford, estaba dejando a la luz mis opiniones sobre aquello, no podía negar que me sentía traicionado pero no por ello iba a dejar que pasase una injusticia. Seguramente algunos no estarían de acuerdo conmigo pero era comprensible y también esperaba que algunos sí lo estuviesen.
Jason Poulter
Imagen Personalizada : Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix} - Página 2 1ED9x1s
RP : 10
PB : Lucas Till
Edad del pj : 23
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.770
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Perro beagle (Habla)
Mensajes : 256
Puntos : 109
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3766-jason-poulter https://www.expectopatronum-rpg.com/t3767-relaciones-de-jason-poulter https://www.expectopatronum-rpg.com/t3881-oceano-de-recuerdos-jason-poulter https://www.expectopatronum-rpg.com/t4608-arcon-de-jason-poulter#71415
Jason PoulterInactivo

Odiseo Masbecth el Jue Feb 23, 2017 12:52 am

Sí, sí había recibido el mensaje.

Le había llegado cuando estaba en la India, en su reparador retiro. Impulsado por Boo, por Mildred y por la firme noción de que si la Orden necesitaba de su ayuda entonces estaba en profundos problemas, Odi partió hacia allí. Algunos hasta dirían que de forma responsable, pero seguramente esos algunos no lo conocían muy bien. Esperaba que al menos tuviesen comida.


Escogió la forma más divertida de entrar, como no. La idea de darse un chapuzón en un antiquisimo cuadro era demasiado irresistible para ser verdad. Esa siempre había sido su parte favorita de ir a Hogwarts, estrellarse contra la pared del andén. Así que fue a darse un chapuzón ninja en un cuadro. A pesar de todo lo que había pasado, Odi seguía siendo, en líneas bases, el mismo Odi. Juguetón y sonriente que siempre tenia una broma y un disparate en los labios. Por eso el aplastante ambiente que lo recibió no le pareció tan grave. Tarareo algo mientras se colaba con cuanto sigilo podía entre las personas. Cosa que era, en realidad, nulo ¿Como podía ser sigiloso entre tan pocas personas presentes?

- ¡HE LLEGADO!- anunció sonrientemente, solo para dejarlo bien claro antes de hacer una pequeña reverencia y seguir su camino como si tal cosa. Sí, tal vez había interrumpido algo importante pero bleh. Se limitó a sonreír y abrirse paso hasta Fiona porque era la cara más conocida de entre los presentes… Y porque estaba más cerca del chocolate, que se veía increíblemente tentador.

Después de sacar su propia taza (roja, lo mas de bonita) y llenarla a rebosar de chocolate y malvaviscos, se acercó a Fiona. Dejó su taza junto a la de ella, se agachó y depositó un suave beso en su frente. Sí, podía ser efusivo pero no quería ser invasivo, sabia lo de Drake y solo quería que la mujer supiera que estaba allí para apoyarla. Se sentó a su lado y dejó que la gente jugara al yo me llamo, sin prestarles verdaderamente atención. Sí, era parte de la Orden, y sí, estaba dispuesto a ayudar en lo que quisiera, pero sí, seguía siendo Odi y eso de prestar atención no era lo suyo. Sin embargo algunas cosas si llegaron a sus oídos. Pérdidas, muertos, nombres. Poco a poco con aquellas palabras los tan temidos recuerdos de esa noche volvieron a llenar su mente.

El chico y su horrible muerte ¿Cuál era su nombre? Ni siquiera lo sabía. Hizo una mueca dolorosa antes de darle un sorbo a su chocolate, buscando algo que le quitase el mal sabor que traía el recuerdo. Su hermana, cayendo demasiado bajo para ser posible. Aquel chocolate necesitaba algo más fuerte si quería sobrevivir a esta conversación. Sus ojos se posaron en Myrtle y le dedicó una cálida sonrisa. Era bueno saber que estaba viva, aunque a ojos vista saltará que no especialmente bien. Toda la gente estaba así, medio zombie, como si algo hubiese muerto dentro de ellos. Rebusco entre sus bolsillos y encontró un pequeño potecito que tras olerlo ligeramente vació en su taza. Eso era lo que necesitaba ahora, decidió tras un sorbo. Dejaría que los demás se fueran presentando antes de decidir qué era lo que podía decir. No tenía ningún deseo de hablar… De escuchar tampoco, pero no tenía demasiadas opciones.

¡Por Merlín, como le gustaba hablar a la gente! Pensó mientras miraba como Dumbledore hablaba y hablaba. Dio otro sorbo a su chocolate. Ojalá estuviese Mildred aquí, al menos ella podría servirle de com…

- ¡MILDRED!- gritó de pronto, lanzando su taza por los aires, derramando todo el líquido que había en su interior. Con la velocidad de un guepardo en patines, Odiseo sacó su varita del bolsillo y con una floritura de esta, su taza roja dejó de ser una taza roja lo mas de bonita a una vaca pelirroja toda manchada de chocolate. Definitivamente, Odi sabía hacer una entrada dramática. Es que olvidar que habías colado a tu vaca como una taza… Habrase visto.
Odiseo Masbecth
Imagen Personalizada : Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix} - Página 2 ECm6X1dl
RP : 10
PB : Lee Pace
Edad del pj : 30
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 20.950
Lealtad : A Mildred
Patronus : Lombriz de tierra
Mensajes : 220
Puntos : 78
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3068-odiseo-masbecth https://www.expectopatronum-rpg.com/t3083-i-know-just-what-you-need https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/
Odiseo MasbecthInactivo

Invitado el Miér Mar 01, 2017 9:19 pm

Sirius inmediatamente rió cuando Jason dijo que Drake le había contado tanto cosas buenas como malas de él, porque joder, su padrino le conocía ya demasiadas cosas como para incluso poder llegar a hacerle sentir un poco de vergüenza si acaso llegaba a abrir la boca. Pero no fue hasta la pregunta del ex-auror, que el Gryffindor alzó ambas cejas sin saber que responder.

—Eeeh… es complicado.

Dijo con una sonrisa de circunstancias, ya que había demasiado que contar y el antiguo Director de Hogwarts se estaba poniendo de pi para comenzar la reunión, así que Sirius simplemente hizo un movimiento de cabeza para despedirse de Jason y fue a sentarse al lado de Fiona, quien era en realidad la persona más cercana y representativa de Drake en esos momentos.

Por supuesto, comenzaron a hablar en parte de las pérdidas sufrida, lo maravilloso del chocolate caliente, el ofrecimiento de las pociones Multijugos del señor Antoline, y luego… quejas, mentiras y traiciones, por lo que Sirius simplemente miraba de un lado a otro, mientras los mayores discutían, hasta que Fiona le susurró bajito que “Ahora va a resultar que Voldemort es gilipollas” por lo que ojigris rió despacio y se mordió los labios para no hacerlo más fuerte.

—Ojalá así fuera… Eso nos daría muchas oportunidades —le sonrió.

Pero no, todos sabían, aún cuando ni lo conocieran, que Voldemort no era precisamente un gilipollas y por eso es que había llegado hasta donde lo había hecho y eran ellos los que se tenían que esconder.

Volvió a hacer una mueca de incomodidad ante la confesión de Dumbledore de su intento de asesinato. La verdad es que él ni siquiera había conocido a Stella Moon, la verdad es no conocía ni siquiera a la mitad de los que estaban en esa habitación; sólo a Fiona y un poco de vista a los profesores Dumbledore y Brandford, y a nadie más, por lo que se sentía incapaz de juzgar a nadie. Sin embargo la historia de la profesora seguía sonándole demasiado confusa.

—¿Por qué está cambiando de versiones de esa manera? —preguntó a Fiona en voz baja, ya que no estaba seguro si como aún aspirante a miembro podía opinar delante de todos —Yo también crecí en una familia de puristas y eso no significa que sea mortífago.

Se llevó un codo a la mesa para descansar ahí la cabeza mientras miraba a la vaca de Odiseo, que de un momento a otro, Mildred se le antojaba la persona más cuerda, por lo que no fue sino hasta que Fiona sacó la voz para decir que ella jamás volvería a cruzar palabras con esa tal Stella Moon y que la mortífaga había pagado un precio demasiado bajo por semejante traición, que Sirius también habló a su lado.

—¿Qué más podríamos hacer? —preguntó mirando a Fiona —Ya no tenemos ni siquiera un Ministerio en donde juzgar o Azkaban en donde encerrar gente. Realmente entiendo tu punto de vista, no creas que no, pero… ¿qué más podemos hacer? ¿matar?… Yo no sé si pueda hacerlo —se cuestionó a sí mismo bajando la mirada, antes de alzarla otra vez, esta vez en dirección a Myrtle —¿Y sabe qué? Yo también me he encontrado cara a cara con un mortífago que ha decidido no matarme, porque me conoce, pero eso no quita que esta persona no mate al resto a destajo.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Jue Mar 02, 2017 7:50 pm

Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix} - Página 2 Sei5Ad3

Antoline se sintió orgulloso de poder servir a la Orden de la manera que mejor sabía y es que las pociones siempre habían sido su pasión y las mejores calificaciones que había tenido en Hogwarts. Habían sido las pociones también el motivo por el cual pudo volverse más cercano con Felicia y romper las barreras de la sangre. Por un momento, ambos pensaron que Iorwerth estaría también destinado a convertirse en pocionista, y aunque el pequeño creció entre ellas y las aprendió con la misma dedicación que ellos mostraban, estaba realmente destinado a volar aún más alto. Por fortuna.

—¿Rodolphus es el nuevo director de Hogwarts, no? —tuvo que preguntar a Jane por la curiosidad, cuando Myrtle lo culpó de todas las desgracias que había pasado aquella noche —Fue el mismo que llegó a nuestra casa a secuestrarnos a Felicia y a mi para obligarnos a atacar personalmente a nuestro hijo.

Y aquella había sido también la última vez que había podido abrazar a su amada Felicia. Aquel mortífago era un hombre de temer, sí, y podía decir que por su culpa había perdido una de las personas que más amaba en esta vida, pero aún así se sentía incapaz de odiarlo. Antoline, lamentablemente, siempre se había caracterizado por intentar ver el mejor lado de las personas, y buscar bondad en ellas aún cuando tuviesen un corazón peludo. Para él, la muerte de Felicia no había sido una asesinato, sino un sacrificio por la vida de hijo, una verdadera muestra de bondad.

Si bien es cierto, Antoline apenas había comenzado a adentrarse al desconocido mundo en el que se relacionaba su hijo, había al menos tenido tiempo de charlar con él respecto a lo ocurrido con su novia, pero aún no sabía demasiado al respecto de los mortífagos, por lo que por un momento pareció ser el único que se creyó lo que Myrtle decía respecto a esa joven Riza y su afiliación a los mortifagos a causa de la maldición Imperio, así que asintió con la cabeza, hasta que Jane saltó a contradecirla.

Oh, así que ella había sido la que había hecho daño a mi querida Jane.

Apretó el cierre de su mano alrededor de la oreja de su taza y dejó que Jane se desahogara, antes de tomar su mano con aquella que tenia libre, para llamar su atención y dedicarle una sonrisa amiga que decía claramente que ella no estaba sola y que al menos él no le traicionaría.

Y entonces se armó un pequeño debate en torno a esa chiquilla desconocida, si bien es cierto, le parecía muy extraño que Myrtle cambiase de versión como cambiaba de ropa, no pudo evitar sentirse nuevamente sobrecogido por la historia y las posteriores palabras de Jason, a las que respondió:

—Mi corazón desea creer que tienes la razón. Sin embargo, en las condiciones que nos encontramos, los pocos que quedamos, no nos podemos dar la libertad de aguantar una nueva traición. Somos demasiado pocos y aún hay muchos allá afuera sin aún haber encontrado protección. Traerla aquí, mostrarle este refugio, sería quizás demasiado arriesgado.
Anonymous
InvitadoInvitado

Albus Dumbledore el Jue Mar 02, 2017 8:31 pm

No había juzgado a Myrtle, la conocía desde hacía muchos años para hacerlo, y aún cuando fuese una desconocida, él siempre había creído en la ideología de “Inocente hasta que se pruebe lo contrario” y por ello es que prefirió pensar que había sido la joven Riza quien le había mentido a ella, y no era Myrtle quien le estaba mintiendo a él. Por ello es que le sugirió cautela, y pensó que el tema quedaría hasta ahí, pero Mytle volvió a insistir, esta vez contando una nueva versión de los hechos, que por lo visto sorprendió a varios tanto como a él.

Nuevamente en su historia habían cabos sueltos ¿Por qué aquel tío debía de protegerse de los mortífagos, si sus propios padres no lo habían asesinado tal y como habían hecho con su hermana? Esa historia le sonaba aún más incoherente que la primera y eso le dio a pensar que Myrtle sólo intentaba protegerla ¿Por qué? Sintió curiosidad.

—Lamento mucho la muerte de tu hija, Myrtle, pero el que tú hayas tenido que cargar con su muerte no significa que aquí seamos todos unos traidores y asesinos, como nos has llamado, ni tampoco tú. La muerte de Cordelia fue, lamentablemente, un hecho inevitable y desafortunado, responsabilizarte por su muerte sólo te traerá sufrimiento. En cuanto a la joven Beckett, todos tienen parte de razón; nadie le dejará sola, pero tampoco es prudente traerla a este refugio, ni revelarle nada de lo que aquí se converse, nuestros nombres o cualquier otra información importante. Debemos ser precavidos.

Intentó concluir el tema con voz reconciliadora, lo que menos necesitaban en ese momento era crear brechas de desconfianza dentro de la Orden del Fénix. Antoline tenía razón, aún estaban débiles y aún había muchos allá fuera buscando por un poco de esperanza.

—Lo entiendo perfectamente, Fiona —asintió hacia la joven auror —. Pero Sirius tiene razón, no hay mucho más que podamos hacer en este momento. No es mi intención fomentar el asesinato entre los magos, ni entre los muggles, pues estamos aquí precisamente para protegerles. Tal y como ha dicho Antoline, aún hay muchos allá afuera que necesitan nuestra ayuda y realmente me gustaría contar con vuestro apoyo, el de todos, para brindarles refugio.

La zona protegida apenas había comenzado a funcionar y a brindar protección a magos desamparados y fugitivos del nuevo orden, pero muy pocos de ellos habían llegado aún, por lo que sus ojos se posaron esta vez sobre el joven Jason.

—Has dicho que has estado viviendo como nómade, si aquello te acomoda, veo en ti una posibilidad de ampliar nuestros rangos de búsqueda —hizo su pequeña petición formal con un breve movimiento de cabeza —. Y esto me recuerda… A todos aquellos que se encuentren con la oportunidad de traer a alguien más a este refugio, por favor, conserven siempre la precaución de no hablar de la existencia de la Orden del Fénix a menos que tengan la confianza necesaria para hacerlo y vean en el otro a un posible nuevo recluta. Necesitamos nuevas fuerzas, sí, pero también necesitamos actuar con precaución —apoyó ambas manos sobre la mesa y juntó las yemas de sus dedos sobre ésta —¿Alguien más tiene algo que desee compartir? ¿Alguna idea? ¿Una pregunta que os inquiete? ¿Lo que esperan de aquí en adelante?
Moderador
Expecto Patronum


Albus Dumbledore
Imagen Personalizada : Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix} - Página 2 HgfJCp2
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 484
Puntos : 16
Albus DumbledoreModerador

Jason Poulter el Sáb Mar 04, 2017 6:50 am

La respuesta de Sirius no me satisfacía del todo pero a la vez con esas pocas palabras pude entender mejor lo que debería estar pasando en Hogwarts y también confirmaba de cierta manera lo que yo estaba pensando, es decir que al Hogwarts ser dominado por los mortífagos los blancos de torturas y de más situaciones desagradables seguramente serían todo aquel que estuviese en contra de los ideales mortífagos, algo que no estaba muy alejado de la realidad que estábamos viviendo fuera de Hogwarts. Nadie sabía cuanto podría durar todo esto pero esperaba que no lo suficiente como para que todo rastro de esperanza desaparezca, aunque yo creía que asi muriesemos todos los miembros de la Orden aún quedarían personas muy dispuestas a cambiar la situación actual y derrotar a Voldemort, por lo que lo más sensato era juntarnos todos nosotros y unir fuerzas para lograr nuestro objetivo en común.

Sin duda había varios cabos sueltos en aquellas historias de Riza y no sabía bien cual era la verdadera o si alguna lo era, confiaba tanto en ella como en Myrtle pero ahora estaba confundido y no sabía que pensar acerca de todo eso pero lo más sensato era esperar y ver si la profesora o la misma Riza me explicarían las cosas y estaría dispuesto a ayudarla si sus intenciones eran sinceras, cosa que esperaba de todo corazón que lo fuesen. Enterarme de que Riza pertenecía a los mortífagos me dolía un poco por el hecho de que si de verdad lo hacía por su tío no me lo hubiese dicho a mí, así como lo hizo con Myrtle y además Jane también parecía saber aquello por lo que no me había gustado ser el último que se enterase pero de todas formas no tiraría a la mierda tantos años de amistad por eso y la ayudaría en todo lo que pudiese aunque solo si de verdad se quería redimir.

Esperaba que el intento de redención de Riza se concretara, que se uniera a nuestro bando y causa, ella era una gran bruja por lo que sería una buena incorporación, además sabía que este era el bando correcto y quería que ella lo eligiera por que de verdad la apreciaba mucho y esperaba que todo esto no la haya cambiado mucho y que sea la Riza que siempre he conocido, mi Riza. Aunque últimamente creía que todos habíamos cambiado por lo menos un poco, cosa que no era para extrañarse, ya que la mayoría había perdidos gente querida y amada además de sufrir en carne propia todo aquello. Lo que había dicho el profesor Dumbledore me había satisfacía, ya que aunque no daría a Riza ningún tipo de conocimiento acerca de la Orden, sus miembros y demás, cosa que era totalmente entendible y estaba de acuerdo con ello, tampoco le soltaríamos la mano por lo que la podríamos ayudar en su intención de redención, por lo que en ese momento solo asentí con la cabeza en demostración que estaba totalmente de acuerdo y que no tenía nada que objetar.

Mientras oía hablar al profesor Dumbledore con Fiona, no pude evitar pensar en Drake y lo que debería estar viviendo en Azkaban, seguramente no estaba pasando una estancia muy agradable allí y nadie lo estaría pasando bien si tuvieras a dementores a diestra y siniestra. Poco después de que me había enterado de la situación de Drake me puse a pensar en algo que sería totalmente loco y arriesgado pero sabía que por Drake daría hasta mi propia vida, ya que era mi mejor amigo y lo conocía muy bien y desde hace varios años, por lo que habíamos compartido muchas cosas juntos, así que veía posible esa idea que tenía y además seguramente tendría la ayuda incondicional de una persona para planear aquello, eso si ya no lo tenía todo planeado. Una vez que Dumbledore terminó de hablar con Fiona, la miré por unos segundos para transmitirle con la mirada de que después quería hablar con ella sobre algo, seguramente ella sabría leer mi mirada y también sabría sobre qué o quién le quería hablar.

Me sentía orgulloso de que el profesor Dumbledore me tuviera en cuenta por que sabía que era joven y no hacía mucho tiempo había sido nombrado miembro oficial, por lo que era algo gratificante que un gran mago como Dumbledore me encargara algo él mismo.-Estoy totalmente dispuesto a hacer lo que me pida, profesor-Le respondí a la vez que lo miraba a los ojos. Eso era la pura verdad, haría lo que fuese para ayudar a la causa pero eso de estar de nómade me parecía bien por que me sentía cómodo haciéndolo y más si tenía un lugar en donde podría encontrar provisiones si se me acababan, no como antes que debía buscarmelas por mi propia cuenta.-Como era vigilante para proporcionar acerca de quien podía ser mortífago ahora puedo serlo pero para determinar quien puede venir aquí o si pueden participar para algo de la Orden, además tengo una cierta facilidad para vivir del modo que usted dice por lo que no me molestaría hacerlo, así que si usted me permite yo estaría dispuesto a empezar pasado mañana, entre hoy y mañana me encargaría de preparar lo necesario para las búsquedas-Dije totalmente dispuesto y optimista, ya que esperaba que en el tiempo que durara mi búsqueda pudiera encontrar mucha gente dispuesta a colaborar con la Orden o que simplemente necesitara un refugio. En tiempos como estos teníamos que darnos las manos entre todos y ayudarnos, ya que la mayoría habíamos pasado por lo mismo o queremos lo mismo, terminar con Voldemort y sus servidores para siempre y poder tener mucho tiempo de paz, ya sea para nosotros mismos o para las generaciones futuras.-Si todos lo creen correcto en la búsqueda también podría ubicar a Riza y hablar con ella, somos amigos o lo eramos desde Hogwarts por lo que no creería que me capture a la primera y si es cierto que quiere redimirse no lo hará, por lo que podré escuchar de su boca la verdad de los hechos, aunque seguramente será la versión que nos dio la profesora Myrtle-Comenté mirando a todos a la cara pero especialmente al profesor Dumbledore y a la profesora Myrtle, esperaba la aprobación del profesor y también que la profesora no interpretara mal mis palabras creyendo que no le creía, por que aunque tenía mis reservas acerca de aquello, confiaba en la profesora Myrtle y en su propio juicio hacia las personas.

-También estaba pensando que los magos que nos manejamos perfectamente en el mundo muggle podríamos enseñarles a hacerlo a los que no, sería mucho más fácil si todos nos mezclaramos mejor con los muggles y pasaríamos más desapercibidos por si hay algún auror o mortífago cerca, llamaríamos menos la atención-Comenté proponiendo algo que yo veía que era algo que les podía beneficiar para poder moverse mejor y así no levantar sospechas, tanto para los muggles como para los magos que nos querían dar caza.

Jason Poulter
Imagen Personalizada : Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix} - Página 2 1ED9x1s
RP : 10
PB : Lucas Till
Edad del pj : 23
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 3.770
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Perro beagle (Habla)
Mensajes : 256
Puntos : 109
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3766-jason-poulter https://www.expectopatronum-rpg.com/t3767-relaciones-de-jason-poulter https://www.expectopatronum-rpg.com/t3881-oceano-de-recuerdos-jason-poulter https://www.expectopatronum-rpg.com/t4608-arcon-de-jason-poulter#71415
Jason PoulterInactivo

Invitado el Dom Mar 05, 2017 8:41 pm

Un atisbo de esperanza empezaba a crecer en el interior del chico, después de no solo encontrara Fiona con vida, si no de enterarse de que algo se estaba llevando a cabo, y aunque no supo que se trataba de algo como un grupo de defensores como aquel que se había formado, hasta que su mentora lo empujó al probar de H&M apareciendo en el refugio de la nueva orden, sabía que si Fiona seguía viva y sin estar colgada por todas partes como una traidora a la sangre y al nuevo régimen era porque al igual que él se había sometido pero no por miedo o resignación, si no para ganar tiempo, lo sabía, o al menos esperaba que fuera así, porque de no serlo no le cabía en la cabeza que una de las personas a las que más admiraba se escondiera con el rabo entre las piernas, después de todo lo que había pasado, de lo que había perdido.

No hizo mucho barullo por allí, siguió a su amiga y mentora hasta donde se suponía que todos se reunirían, saludando como era propio a todos, con un gesto con la cabeza sin mediar mucha palabra con nadie, presentándose con una leve sonrisa a Sirius como él había hecho y del que tanto había odio hablar, para luego sentarse cerca de Fiona, con el chocolate que el que parecía ser el mas anciano de la sala, hasta que Dumbledore apareció, le había ofrecido, -Muchas gracias- contestó sin mantener mucho contacto visual. Estaba nervioso en parte porque aquello claramente era una reunión secreta a espaldas del nuevo gobierno que había, arrestado, torturado y matado a muchos de sus amigos y conocidos, a muchos compañeros de armas, pero sobre todo porque no conocía a casi nadie de los que estaban allí, al menos en profundidad, tal vez supiera sus nombres e incluso de algunos la profesión pero no sabían que papel habían desempeñado por la causa, y después de todo el blondo había a prendido, por las malas sin duda, que las apariencias engañan, cosa que se corroboró a medida que la conversación iba avanzado, Stella los había traicionado, Riza al parecer no era Mortífaga por propia voluntad, y aunque no la conocía y antes de que Jane empezara a hablar ya le había sonado raro la excusa que la profesora Brandford había puesto en su defensa, algo trillada y típica, ¿Cuántos habrán dicho lo mismo cuando se veían con el agua hasta el cuello? se preguntaba el rubio en silencio con la taza en las manos, sin entrar en la disputa de la sala, escuchando todas las versiones, los puntos de vista sintiéndose identificado con algunos pero comprendiendo a la perfección el resto, recordando momentos de aquel fatídico día.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Dom Mar 05, 2017 11:58 pm

Sirius no era de las personas que se sonrojaba con facilidad, la verdad, es que casi nunca lo hacía, pero cuando el profesor Dumbledore —un mago a quien admiraba— le mencionó diciendo que tenía razón, no pudo evitar sentirse un poco avergonzado, por lo que bajó la mirada y se mordió los dientes con algo de nerviosismo. Era la primera vez que estaba entre magos de ese rango; Dumbledore, aurores, profesores, una vaca y él sentado como un igual. Obviamente se sentía bastante halagado, eso no lo podría negar.

Respiró profundo, pues sabía que tenía que hablar en algún momento, pero no quiso hacerlo hasta que el tema de Riza y Stella estuviese concluido, y por ello se mantuvo como niño bueno, pegado a su chocolate caliente, al menos hasta los humos se hubieron calmado y que también Jason dio sus ideas, ante las que él también asintió como una pequeña muestra de apoyo.

Así que sólo una vez el silencio se hubo apoderado de la sala, él —bastante acostumbrado a las clases— alzó una de sus manos para pedir la palabra, mientras respiraba profundamente, para calmar los nervios de tener que hablar delante de tanta gente PRO.

—En Hogwarts, como ya supongo que todos imaginan, las cosas han estado algo complicadas. Entre los alumnos logra sentirse el miedo y es que Rodolphus ha logrado manejarlo como un verdadero maestro del mal, la última vez que un alumno se atrevió a contradecirlo, mandó a llamar a todos los estudiantes al Gran Comedor y ahí, delante de todos, le cortó la lengua —frunció un poco el ceño y apretó los labios antes de seguir —. Mis amigos y yo, conocemos un modo para entrar y salir del Castillo, y en realidad no sabemos hasta cuando podamos contar con él, pero estamos planeando escapar y ver si podemos sacar a los hijos de muggle junto con nosotros. Y no, no es una misión a tontas y a locas porque será llevada por adolescentes, creanme que sabemos muy bien lo que estamos haciendo y también estamos teniendo un poco de ayuda, no estamos solos.

Sí, sabía que todos los presentes eran gente muy PRO, pero tampoco deseaba que se entrometieran en medio, precisamente porque muchas veces NO sabían lo que estaban haciendo y eran unos irresponsables y arriesgados, pero oye ¡tenían suerte! Y hasta ahora podían contar con un promedio de menos del 10% de las travesuras que terminaban en detenciones, y eso a Sirius le valía bastante. Las estadísticas hablaban por si solas.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Mar 11, 2017 10:58 pm

Observó a Myrtle con los ojos entrecerrados, comprendiendo el sentido detrás de sus palabras, y aunque le hubiese gustado refutar algunas de las cosas que decía, esta vez hizo un esfuerzo por morderse la lengua y guardar silencio. En otra ocasión ella también hubiese defendido a Riza con garras y dientes, al fin y al cabo, la había querido como a una hermana, pero después de todo lo que había pasado no podía hacerlo. Sin embargo, reconocía que la insistencia de Myrtle, aunque no le parecía del todo lógica, sí resultaba admirable. Y eso le hizo pensar que debía tener un muy buen motivo para poner las manos al fuego por Riza.

¿Sería capaz de redimirse realmente? No era algo en lo que se hubiese detenido a pensar demasiado, principalmente porque se lo había prohibido a sí misma. Había decidido que lo más sano sería no volver a entrar en contacto con Riza por un buen tiempo, al menos hasta que sus emociones se hubiesen apaciguado. Por supuesto que le habían quedado un montón de dudas luego de su último encuentro con la ex-Slytherin, pero había terminado por aceptar que serían preguntas que tal vez jamás lograría responder. Lo que ahora decía Myrtle había hecho despertar su curiosidad nuevamente y no pudo evitar preguntarse cómo se encontraría Riza.

Las palabras de Jason también le hicieron reflexionar, pues una cosa era cierta: Riza podría haber entregado a Jane el día en que había ido a buscar refugio en su casa, y no lo había hecho. También podría haber entregado a su familia, pues conocía a su madre y a su hermano, pero ellos también seguían sanos y salvos. Eso no dejaba de ser algo que considerar, pero tampoco significaba que merecía una segunda oportunidad… ¿o sí? Asintió ante la pregunta de Antoline sobre quién era el director de Hogwarts, y fue su agarre momentos después lo que hizo que se tranquilizara e intentara apartar sus dudas e inquietudes respecto a Riza por un momento. Le sonrió de vuelta y susurró un “gracias”, pues realmente se sentía afortunada de tener a Antoline a su lado en esos momentos.

La discusión en torno a Riza se expandió al tema de la confianza y Jane estuvo de acuerdo con la mayoría en que dadas las condiciones en las que se encontraban, la precaución nunca era demasiada. La vida de todos los que se encontraban allí y de quienes acudiesen al nuevo refugio en un futuro pendería siempre de un hilo. Debían actuar con la cautela necesaria acorde a la situación. Verles el lado bueno a las personas podía ser tan bueno como malo, en esos casos uno siempre tenía el 50% de probabilidades de salir bien, como de salir mal. Y habían llegado al punto en que esa pequeña diferencia podía ser de vida o muerte.

-Supongo que cada caso de aspirantes a la Orden tendrá que ser analizado individualmente. Sé que no puedo decir mucho pues yo misma soy nueva en esto de la Orden, pero imagino que lo más prudente será consultar cualquier opción de nuevos reclutas con los miembros más antiguos -dijo mirando a Dumbledore-, o directamente llevarlo a una votación.
Sabía que aquel iba a ser un tema complicado, pero confiaba en que con el tiempo ganarían experiencia en saber aceptar sólo a las personas que realmente valiesen la pena (y el riesgo). -Tal vez podría usarse un juramento inquebrantable como última medida… -dejó aquella idea en el aire sin estar del todo convencida, pues sabía que había traidores que estarían dispuestos a morir por su propia causa.

Era bueno saber que todos estaban dispuestos a aportar con lo que podían, y aunque estaban pasando por un periodo oscuro, personas como Jason significaban un gran aporte con aquel entusiasmo y disposición. Jane no pudo evitar sonreír. Sin embargo, aquel gesto no duró mucho, pues cuando Sirius empezó a relatar brevemente cómo estaban las cosas en Hogwarts, un escalofrío recorrió su cuerpo. Le costaba imaginar que aquello estaba ocurriendo en el sitio que durante tanto tiempo había considerado su segundo hogar. Creía que abandonar el colegio en esa situación era algo sumamente arriesgado, pero Sirius parecía saber lo que hacía.

-Sería bueno que tú y tus amigos sigan entrenándose en el uso de la magia como lo harían en Hogwarts, incluso si las cosas aquí sean un poco diferentes- le dijo luego de que terminara de hablar, pues consideraba que, si iban a llegar alumnos al refugio, sería necesario que estuviesen tan bien preparados como fuese posible-. Si quieren practicar algunos hechizos o aprender unos nuevos, pueden contar conmigo -se ofreció sin pensarlo demasiado, pues imaginaba que para muchos de los chicos, si es que no todos, toda aquella experiencia debía haber sido bastante traumática y que les vendría bien tener una mano amiga en aquel nuevo ambiente al que llegarían.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Sáb Mar 18, 2017 5:02 pm

Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix} - Página 2 Sei5Ad3

Sonrió aún más dulcemente cuando Jane le murmuró su agradecimiento, realmente sentía mucho cariño por aquella niña y aún cuando lo que sentía por ella, no se comparaba a lo que sentía por su propio hijo, podía decirse que era un cariño similar; totalmente desinteresado y al mismo tiempo protector. Lamentablemente, jamás había llegado a sentir lo mismo por Ella y es que esa chiquilla era tan agria con todo el mundo que hasta el día de hoy se sorprendía de que su hijo la hubiese elegido como su esposa y, aunque le llamasen arcaico, no podía evitar pensar que le agradaba mucho más la época en la que eran los padres quienes elegían la pareja de sus hijos y es que Iorwerth parecía tener realmente un pésimo acierto cuando de parejas se trataba y es que era sólo cosa de ver a la agria de Ella y la traidora de Stella ¡Lo único que faltaba es que ahora se hiciera homosexual para enrollarse con Rodolphus Lestrange! o peor… Lord Voldemort.

Escuchó atentamente las palabras de Dumbledore y asintió suavemente con la cabeza dándole toda su aprobación ¡le gustaban los viejos! Sí, así mismito como él y es que mientras más edad tenían, mas sabían lo que hacían, ya que precisamente la voz de la experiencia no había sido gratuita.

Volvió a sorbetear de su taza de chocolate caliente y dio una pequeña palmadita sobre la muñeca de Jane, antes de alejar su brazo definitivamente y agarrar su tazón con las dos manos, mientras escuchaba el entusiasmo de Jason, quien una vez más volvía a sacar el tema de Riza.

—No es que quiera ser un desconfiado, pero he conocido señoritas que han engañado a mentes mucho más brillantes que la tuya, jovencito. Ya el mismo Albus os ha comentado respecto a lo que pasó con Stella Moon, por lo que si en verdad quieres llegar al fondo de la verdad, más que palabras, sugiero una pequeña prueba, algo que verdaderamente le resulte tentador, muy tentador. Que si Stella nos ha traicionado significa que Voldemort sabe ya de la existencia de la Orden del Fénix y no me sorprendería que la misión de la joven Riza fuese precisamente infiltrarse en la misma.

Escuchó también las palabras de Jane y luego miró instintivamente a Dumbledore, cundo ésta mencionó lo del Juramento Inquebrantable como última medida.

—Yo sé que el Veritaserum está prohibido para muchas cosas, pero al menos podría ser una medida un poco menos extrema. Yo como pocionista, no tengo problemas en hacer unas cuantas dosis si lo crees conveniente, Albus. Y en cuanto a la idea de Jane de que los alumnos sigan practicando hechizos tal como si estuviesen en la escuela, podríamos aquí llevar una entre nosotros, para lo cual, una vez más, ofrezco mis servicios para enseñar pociones si acaso os hace falta.
Anonymous
InvitadoInvitado

Albus Dumbledore el Sáb Mar 18, 2017 5:44 pm

El silencio de Myrtle y de Fiona le hizo suponer que aceptaban sus palabras, lo que le hizo sentirse un poco más tranquilo, por lo que prosiguió con el resto de la reunión, escuchando propuestas y nuevas ideas, y es que eso era lo que realmente necesitaban en aquellos momentos; ideas que los ayudaran a salir adelante y no que les hicieran pelear entre ellos, por lo que el tema de la joven Riza, lamentablemente, era complicado.

Eso sería de mucha ayuda, gracias Jasondijo al ex-auror cuando éste propuso buscar gente que necesitara refugio, hasta que escuchó a Antoline advertirle que no se creyera mucho de sus palabras, por lo que Dumbledore alzó una de sus manos para pedir a todos un poco de silencio —. Como es usual, Antoline tiene razón. Sin embargo, confío plenamente en que tú, Jason, sabrás hacer lo apropiado.

Asintió levemente con la cabeza y luego de ello, sus ojos se posaron sobre Jane, quien proponía una revisión más exhaustiva de los nuevos reclutas, llegando incluso a utilizar las medidas de un Juramente Inquebrantable, a lo que se sumó Antoline con una idea un poco menos extrema, pero aún un tanto fuerte y es que Dumbledore creía que aquellas medidas probablemente más espantarían que lo que atraerían nuevos reclutas y en esos momentos lo que más necesitaban eran nuevas fuerzas.

Agradezco a ambos por sus sugerencias. Las tendré en cuentarespondió con amabilidad, ya que era realmente algo que se tendría que pensar.

Luego Sirius alzó una mano para hablar finalmente ante todos y hacer un muy breve resumen de lo que estaba ocurriendo en Hogwarts, que —según él sabía, precisamente gracias a Iorwerth— las cosas estaban incluso un poco más complicadas que eso, pero también sabía que era el mismo ex-auror quien les estaba ayudando, por lo que confiaba bastante en su plan, que lo que lo hiciera si acaso este fuese llevado sólo por adolescentes.

Estoy al tanto de la situaciónvolvió a asentir , y confío plenamente en que aquel plan dará resultado. Sin embargo, tendré a un pequeño grupo congregado aquí el día que deseen escapar para atender cualquier herido que pudiese aparecer o como apoyo mismo en caso de ser necesario. Muchas gracias Sirius.

Sonrió al muchacho y sus ojos volvieron a posarse sobre Jane y Antoline, quienes proponían la administración de clases para los recién llegados, por lo que él nuevamente asintió con la cabeza, ya que eso era algo que también tenía contemplado.

Habrán clases, sí. Ninguno de ustedes se quedará sin educación y de eso podéis estar seguros. Ya ven como aquí tenemos incluso dos profesores voluntarios y estoy seguro que llegarán muchos más, incluso yo mismo podría impartir algunas clases de ser necesario.

Hacía muchos años que no enseñaba, pero dudaba que estuviese tan oxidado. Había sido en mismo Hogwarts donde había empezado su carrera docente como profesor de Transformación antes de ser ascendido a Director y haber tenido que buscar reemplazo en la profesora McGonagall quien para entonces trabajaba en el Ministerio de la Magia.

Bueno, si eso es todo, y creo que lo es, podéis marchar a vuestro quehaceres. Recordad que lo más importante en estos momentos es llegar a quienes necesitan de nuestro ayuda y reclutar más miembros. No podemos luchar aún, ya que somos demasiado pocos y no estoy a favor de dirigir una masacre. La lucha vendrá después, pues siempre es sabio para el guerrero el recuperarse de sus heridas primero. Muchas gracias por asistir y seguir a mi lado.

Se despidió finalmente, antes de ponerse de pie y abandonar la sala de reunión.


——————————————————————
Off; Muchas gracias por vuestra asistencia, en breves entregaré pequeñas recompensas. Saludos.
Moderador
Expecto Patronum


Albus Dumbledore
Imagen Personalizada : Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix} - Página 2 HgfJCp2
RP : 17
PB : Michael Gambon.
Edad del pj :
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Lealtad : Orden del Fénix.
Patronus : Fénix (Parlante)
Mensajes : 484
Puntos : 16
Albus DumbledoreModerador

Godric Gryffindor el Sáb Mar 18, 2017 5:54 pm

¡Gracias a todos por vuestra participación en esta trama!
Por ello, se asignarán 200 galeones a cada uno de los participantes en esta. A su vez, se otorgarán 100 galeones a partir del segundo post hecho por cada uno.

Iorwerth Cosmas - 500 galeones (4 post)
Fiona T. Shadows - 300 galeones (2 post)
Jason Poulter - 500 galeones (4 post)
Myrtle Brandford - 400 galoenes (3 post)
Sirius O. Black - 500 galeones (4 post)
Jane L. Penderwick - 400 galeones (3 post)
Odiseo Masbecth - 200 galeones (1 post)
Luke Simmons - 200 galeones (1 post)
Albus Dumbledore - Tú no cobras... Je
Admin
Expecto Patronum


Godric Gryffindor
Imagen Personalizada : Un llamado de esperanza {Miembros de la Orden del Fénix} - Página 2 FNWiK73
RP : 0
PB : Nikolaj Coster-Waldau
Edad del pj :
Ocupación : Fundador de Hogwarts
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones :
Lealtad : Hogwarts
Patronus : León
RP Adicional : -
Mensajes : 664
Puntos : 27
https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/
Godric GryffindorAdmin

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.