Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Percances matinales [Priv. Leonardo Lezzo]

Laith Gauthier el Miér Mar 15, 2017 5:26 am

Era temprano por la mañana, el clima aún estaba fresco pero no pensaba que fuera demasiado malo. De hecho, para aquel sanador era varias veces mejor estar en un clima fresco, ya que el ir y venir a lo largo y ancho de todo San Mungo era un deporte olímpico. Y, si no lo era, debería. Por suerte ese día no habían ocurrido muchas emergencias, alguna que otra situación nada más. Un jovencito que se había maldecido a sí mismo al intentar hacer un encantamiento y que resultó bastante mal, una mujer que había llegado en un estado inconveniente pero que fue atendida por igual, y en su zona no había mucho más movimiento.

Últimamente las cosas estaban realmente estresantes, en especial cuando le tocaba recibir a personas hijos de nomajs. Los condenados puristas venían a arrancárselos de las manos para llevarlos a juicio, cosa que frustraba en demasía al canadiense. No podía haber cosa peor en el trabajo que eso, ver cómo alguien inocente era llevado a juzgar por algo como su sangre. Ellos sólo podían mirar impotentes cómo las cosas se desarrollaban si no querían el mismo castigo por traición. Muchos de sus compañeros no lo soportaron y desertaron, otros se marcharon por ser considerados criminales por el nuevo régimen.

Used to be your baby, used to be your lady, thought you were the perfect lover, all the harmony went falling out the key, so now you gotta find another —cantaba en voz baja una canción nomaj mientras caminaba, había sido llamado a atender a un paciente que acababa de llegar a su zona. Además, tenía que actuar con cuidado si no quería que lo escucharan cantando canciones nomajs, que además sería un problema en realidad. Era un problema sobrevivir con su adicción a la música en un mundo purista.

En fin, no había recibido mucha información, parecía ser un universitario descuidado con algún problema. Quizá un hechizo mal hecho, ¿qué sabía él? El punto era encontrar el problema y resolverlo. Localizó la habitación a la que lo habían llevado y entró, sonriendo y preparándose para poder realizar su trabajo de forma tan impecable como siempre.

Buenos días, soy el doctor Gauthier, puedes llamarme Laith si quieres —se presentó, sacando su varita. No le gustaban mucho las formalidades, así que dio la opción a llamarlo por su nombre. Habían rellenado un formulario del joven, tomándolo y leyendo su nombre y apellido antes de que incluso se presentara, observando en la tablilla lo que tenía.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Percances matinales [Priv. Leonardo Lezzo] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Leonardo Lezzo el Lun Mar 20, 2017 11:41 pm

Las cosas en la universidad no estaban del todo bien. Leo quería seguir siendo auror, pero la carrera de auror ya no era lo que solía ser. Las clases de Defensa ya no eran lo mismo, y les obligaban a pelear unos contra otros alegando que era el único modo de hacerse fuertes. Lo cierto es que el chico no era tonto, y se olía que el cambio de rumbo había afectado también a la universidad. No querían aurores que protegiesen a los demás de los mortífagos. Lo que quieren son más y más mortífagos, para apoderarse del mundo muggle. En uno de los ejercicios lo pusieron con un chico grande y experimentado, y dejó a Leo por los suelos. Literalmente. Aquello junto con los duelos que Leo había tenido con algunos seguidores del señor oscuro en las últimas semanas lo terminó de rematar. Era la rodilla izquierda. Aquel mortífago le dio en toda la pierna pero el universitario no hizo nada para curarse, tampoco sabía. Simplemente remedios muggles. A parte de disimular la cojera para que nadie se diese cuenta que en su tiempo libre iba persiguiendo mortífagos.

Pasaron unos días y parecía que la lesión estaba mejorando, pero esta mañana en la clase de Defensa la herida se abrió de nuevo y Leo sintió un dolor terrible. Por eso el profesor le dio permiso para ir a San Mungo, estaba sangrando un poco. La amable recepcionista le indicó que esperase en una habitación vacía de las urgencias, de modo que el chico se dirigió cojeando hasta dicha habitación. Se quedó parado, no iba a acostarse en la camilla como si se estuviese muriendo. Quería aparentar tranquilidad. No tardó en llegar el doctor, un chico joven lleno de tatuajes. Leo, un tanto remilgado, desconfió de que aquel mago pudiese curarle la rodilla y se preguntó si aquello no había sido un error. Lo cierto es que necesitaba el justificante del doctor para no asistir a clase en un par de días. - Encantado doctor Gauthier, yo soy Leo. - El chico no se movió, esperando que el doctor le indicase donde tenía que ponerse. Jamás había sido muy amigo de los médicos, y no le gustaban esas consultas tan impersonales. No dudaba de su experiencia como sanador, pero sabía perfectamente que los doctores suelen ser unos sádicos que encuentran divertido poner una o dos banderillas a un niño de cinco años por un simple resfriado.

Leo era reticente a ser tratado como un enfermo, pues solo tenía una herida en la rodilla y un dolor extremo cada vez que caminaba. Fue su amigo y compañero de piso el que le obligó a hacerlo, a parte del profesor. - He tenido un percance en la clase de Defensa, y parece que se ha abierto una vieja herida. - Esa fue su escueta explicación. No era un hombre de muchas palabras, así que consideró que con aquella explicación el sanador tenía más que suficiente para hacer su trabajo. Con una poción o una pomada podía curarlo sin tener que dar más explicaciones.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 508
Puntos : 232
https://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia https://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo
Leonardo LezzoInactivo

Laith Gauthier el Mar Mar 21, 2017 12:14 am

La tablilla de información decía que tenía una herida en la rodilla izquierda, de acuerdo con lo que su enfermera rellenó. El chico era bastante soso si se lo preguntaban a él, de respuestas secas y bastante escuetas. Aburridas, en su opinión. Necesitaba ver la gravedad de la herida para saber cómo proceder, aunque el chico le parecía mecánico y, por la forma que lo miraba, se dio cuenta de que no pensaba que fuera a ayudarlo como lo haría cualquier otro sanador en sus cuarentas con barba y porte sobrio. El pensamiento lo hizo sonreír.

Siéntate en la camilla, si puedes levantarte el pantalón de modo que pueda ver la herida o puedo dejarte una bata si no se puede —aunque su tono de voz era ameno, tenía una pizca de seriedad que hacía ver que no iba a aceptar un “no” por respuesta. Esperaba que no fuera un paciente difícil y que colaborara. Dependía de la gravedad del asunto si era necesario inmovilizar o con algún remedio sanaba, o bien con un hechizo que tampoco se descartaba.

Laith no era precisamente el arquetipo del médimago ideal, por ello no culpaba a Leonardo de su inicial desconfianza. No le agradaban mucho las abreviaciones, así que prefirió llamarlo por su nombre. El sujeto parecía bastante serio, no le agradaba el lugar y algo orgulloso; si era sincero, el sanador se estaba divirtiendo con aquella consulta. Una vez que le hubiese permitido ver su rodilla, se acercó a hacerlo sin muchos problemas. Parecía tener alguna lesión y encima tenía una herida externa abierta que no era recomendable cerrar hasta ver qué tan seria era la lesión.

Así lo hizo el sanador sin perder la paciencia, viendo que, si bien no era la gran cosa, no había recibido atención en su momento y por ello ahora lo tenía en su habitación de urgencias. — ¿No se te ocurrió ir a revisarte la herida cuando te la hiciste? —no pudo evitar preguntar. Si bien podría haber sido un caso de negligencia del universitario, también podía haber sido una curación mal hecha por un sanador incompetente. No sabía cuál de las dos respuestas quería escuchar.

Tienes dos opciones, puedo realizar un encantamiento para sanar la lesión y otro para cerrar la herida externa curando al instante, o puedo darte un remedio que lo cure en algunos días. La diferencia es que lo primero duele y lo segundo no, pero la poción sabe horrible —le dio al joven la opción de decidir cómo quería ser tratado. En su opinión siempre era mejor lo primero, aunque había personas con nula tolerancia al dolor y era mejor preguntar antes de hacer movimientos inesperados.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Percances matinales [Priv. Leonardo Lezzo] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Leonardo Lezzo el Lun Abr 03, 2017 11:02 pm

El chico sabía que iba a tener que enseñar la rodilla, y aún así no se había puesto pantalones cómodos. Simplemente unos pantalones vaqueros, como todos los días. El joven sanador quería estudiar la herida, así que Leo no tuvo más remedio que quitárselos y dejarlos sobre una silla para luego subirse a la camilla. No le daba vergüenza ni nada parecido, no era más que un chico en calzoncillos. Además estaban limpios. Lo que no le gustaba era notar al médico cerca. En cualquier momento podía tocarle la rodilla u causarle más dolor del que ya tenía, o pincharle algún medicamento. No es que no le gustasen las agujas, es que las odiaba. Principal motivo por el que miraba con tanta curiosidad los tatuajes. ¿Cómo alguien en su sano juicio deja que otro alguien le pinche tinta en al piel? ¡Es de locos!

Cuando el sanador le preguntó si no se le ocurrió revisar la herida cuando se la hizo comprendió que  no podía ocultar que la herida no era reciente. Él ya lo sabía, no tenía porqué mentir. - Lo cierto es que no. Me puse algo de betadine y ya. No quería que me pusieran puntos o algo peor. - En los años que llevaba como mago Leo habría ido a la enfermería de Hogwarts un par de veces. Una contusión jugando al Quidditch, y una fiebre alta por una gripe. Por contra, de niño iba a menudo a la consulta del doctor. Su madre le llevaba a menudo. La más grave que recordaba fue por un golpe de Mael, le pusieron tres puntos en una ceja. Briana le contó al médico que había sido una caída por las escaleras o algo así. Por eso Leo le habló al sanador de puntos, y no de remedios mágicos. Pues poco sabía de medicina mágica.

Nada más ver la herida el sanador ya supo que hacer. A Leo le sorprendía la rapidez con la que se podía curar con magia. Una simple poción o un hechizo podía curar lo que los muggles no pueden. Es algo que se debería implantar en hospitales. Se podría ayudar a más gente. Pero ahora mismo no es muy viable. Lo cierto es que el doctor Gauthier  le daba dos opciones igual de malas. Debía elegir entre dolor o mal sabor. Con el remedio doloroso estaría curado enseguida y con la poción que sabe mal estaría un par de días. - Elijo el dolor. - Dijo muy convencido. Prefería sanar rápido que perder unos días. El dolor es muy jodido, pero te hace sentir que estás vivo. También llevaba sufriendo el dolor unas semanas. Años, en realidad. Por un poco más de dolor no iba a morir. Esperaba que al menos le diese un trozo de paño o una madera para morder, como hacen en las películas de vaqueros cuando van a sacarse una bala. Whisky y un paño, por favor, pensó Leo.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 508
Puntos : 232
https://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia https://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo
Leonardo LezzoInactivo

Laith Gauthier el Lun Abr 03, 2017 11:33 pm

Leonardo no tuvo el menor reparo para quedarse en ropa interior en frente de él, y tampoco es que a Laith le importara de mucho, así que dejó que regresara a sentarse en la camilla para acercarse a revisar. Si bien había tocado la rodilla, lo había hecho con suficiente suavidad como para no hacer aún más daño, no era una película donde el entrenador distrae a su jugador y le acomoda la dislocación de un movimiento bestial.

Laith permanecía tranquilo, notando que el chico lo miraba incesablemente pero sin que eso afectara su rendimiento en lo absoluto. Pero suponía que ellos dos tenían dos vistas muy distintas del dolor: el chico lo había evitado al grado de mantener uno duradero y prolongado mientras que el sanador disfrutaba de ciertas pinceladas de éste, demostrado por un tatuaje en una zona del cuerpo bastante sensible.

¿Puntos? —preguntó, alzando la mirada hasta los ojos de Leonardo, — Estás en un hospital mágico, aquí casi nunca utilizamos puntos —le explicó con amabilidad. Le parecía tanto o más como un niño que mentía al hablar de la cantidad de enfermedad para que no lo llevasen a inyectar. El muchacho parecía haber sido educado en una casa nomaj, por lo que podía interpretar de que no se le hubiese ocurrido que no iban a utilizar puntos con él.

Los sanadores, al menos aquellos dedicados como Laith, conseguían una vista perspicaz que interpretaba rápidamente los problemas. Un poco de tacto, una mirada y ya sabía cómo proceder, siempre cuidando no dañar la zona que estaba tratando. Le puso sobre la mesa sus dos opciones, una que involucraba un dolor más o menos considerable y un rato en reposo para poder vigilar que hubiese salido bien y otra que involucraba más tiempo. Se incorporó para acercarse a la vitrina donde tenía algunas cosas para atender pacientes.

Tenía ahí lo necesario, tanto si le pedía el brebaje o la magia. — Perfecto, buena elección. No te estreses de más, ¿bien? —le sugirió. Tenía un tarro con mordederas de silicona para casos así, pues había oído de veces en las que los pacientes se rompían los dientes al morder si no soportaban bien el dolor, además de una dosis muy pequeña de amapola, su sedante favorito. — Bebe esto, es amapola y te ayudará a relajarte para que no sufras de más. No soy del tipo de sanadores crueles —le confesó como un secreto, dándole el pequeño frasco.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Percances matinales [Priv. Leonardo Lezzo] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Leonardo Lezzo el Vie Abr 07, 2017 3:03 pm

A pesar de su edad y de los sucesos vividos, Leo mostraba una inocencia digna de un niño. Dejó claro que no quería que le pusieran puntos, y por eso no había acudido antes a San Mungo. Lo dijo sin reparar en que podía quedar muy a descubierto que se ha criado como un muggle. Aunque sus abuelos y su madre ya se encargaron de demostrar que el chico no era un hijo de muggles. Como Mael estaba muerto y no podía reclamar nada, Briana alegó que se casó engañada con un muggle, y este la hizo vivir sin magia a ella y a su hijo. Aún así el niño asistió a Hogwarts desde los 11 años. El Tribunal de Wizengamot dio el caso como cerrado, y Leo no era un hijo de muggles. Se había criado como tal, y por eso a veces tenía pequeños despistes como hoy el de los puntos. El sanador fue muy amable, le miró la herida sin hacerle daño y le explicó que allí no iban a usar puntos, todo eso sin enfadar-se. Leo sonrió sin más.

Había dos opciones para curar la rodilla del chico. Ninguna de las dos era fácil. La elección del universitario fue bastante fácil, prefería el dolor a estar más días para recuperarse. El sanador le dijo que no se estresase de más, y le dio algo para beber. Era amapola. Leo lo bebió sin preguntar mucho más, le sonaba que podía ser una especie de sedante. Respiró hondo y esperó en la camilla. Al menos el sanador juraba no ser un cruel. - No se si creerlo. Tengo entendido que los sanadores estudiáis medicina para poder hacer daño a la gente de manera legal. - Si, aquello había sido una broma. O un intento de chiste. A Leo no se le daban muy bien las bromas y mucho menos en una situación tan seria. - Lo siento, es una broma que he escuchado en la universidad. Estoy nervioso. No me gustan los médicos. Suelo ser valiente pero he tenido algunas malas experiencias. - El efecto de droga era tranquilizarle y lo estaba haciendo, al menos los músculos. Leo ya no estaba tan tenso como al principio. Pero su mente continuaba muy despierta, y alerta.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 508
Puntos : 232
https://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia https://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo
Leonardo LezzoInactivo

Laith Gauthier el Vie Abr 07, 2017 9:52 pm

A Laith no le importaba mucho si tenía en su camilla a un hijo de nomajs, uno criado en una casa así, a un mago, a un purista o a un mortífago. Todas eran para él vidas de valor que tenían que cuidarse al mismo grado. Por ello trató con amabilidad al explicarle que no iba a usar puntos con él, sin perder la cabeza en ningún momento; le había pasado en alguna ocasión que trataba con remedios nomaj a algún mago y se escandalizaba, y mucho más ahora que estaban en peligro por traición.

Le dejó sus opciones de curación y cuando eligió una se dispuso a prepararlo para ello, dándole algo de sedante para mantenerlo tranquilo y que el dolor fuera mínimo. — Recuéstate en la camilla mientras hace efecto —le pidió poco antes de voltear a mirarlo cuando le dijo que no sabía si creerse que él no era un sanador cruel, haciendo que el rubio sonriese un poco divertido. La amapola tenía efectos curiosos y, en casos no tan graves, podían ser graciosos si a los pacientes se les soltaba la lengua hablando.

¿Eso dicen? Cuando estudiaba me encontré a algunos así, pero corres la suerte que soy sanador por vocación y no por crueldad disimulada —le guiñó un ojo en un gesto cómplice. Tenía un punto sensible dentro de él para cierto tipo de personas; Leonardo al confesarse cobarde por experiencias pasadas consiguió tocárselo. — ¿Los médicos nomaj tienden mucho a hacer daño por diversión? No es frecuente en el mundo mágico, me alegra decirte, en especial aquí, somos muy profesionales —se dio el lujo de tranquilizarlo un poco.

Todos los sanadores que conocía en San Mungo eran profesionales y muy serios con lo que hacían. Eran incluso amables y a muchos de ellos sino a todos los respetaba bastante. Por ello se permitía poder presumir que en su hospital no solían haber eventos así, aunque siempre ha excepciones, se lamentaba. Cuando pensó que había pasado suficiente tiempo, le dio una mordedera cerrada para que él mismo la abriese y se la colocara.

Puedes morder esto si te duele más de la cuenta, no debe durar más que algunos segundos, es un procedimiento rápido. Luego sólo tendrás que quedarte un par de horas en observación para asegurarme que todo esté bien —le explicó cómo iba a llevar las cosas. Se dudó un par de segundos si la dosis había sido suficiente, pero no preguntó de más y prosiguió a reducir la lesión. Probablemente sintiese algún dolor punzante de moderado a intenso, principalmente porque lo había dejado demasiado tiempo sin atender. No debieron ser más allá de treinta segundos que esperaba hubiesen sido más o menos llevaderos.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Percances matinales [Priv. Leonardo Lezzo] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Leonardo Lezzo el Vie Abr 14, 2017 12:08 pm

Normalmente las elecciones que se toman de manera precipitada son una mala idea, pero Leo lo tenía bastante claro. Elegía el dolor antes que el mal sabor de la poción y tener que estar unos días de reposo. Además estaba seguro de haber hecho una buena elección por más que fuese un dilema grave, pues se trataba de su salud. En la vida, cuando hay más de una opción, eliges la que te parece mejor en ese momento. Después, pasan unos años y piensas que hiciste mal. Es la verdadera esencia de la vida. Leo tomó lo que el sanador le daba para relajarse y se recostó en la camilla como el sanador le había ordenado. No notaba ningún efecto, y por eso se acordó de aquella vez que intentaron hacerle unos análisis de sangre y estaba tan nervioso y tenso que no hubo forma de que la aguja penetrase su piel.

Leo no quería ser antipático, e intentó hacer una broma diciendo que algunos estudian sanación para torturar a la gente. El doctor Gauthier aseguró que lo suyo era vocación, y por alguna extraña razón el universitario se lo creyó y empezó a relajarse. O puede que fuese el efecto de la amapola. - ¿Nomaj? - Leo no llegó a entender el significado de la palabra en un principio, luego asimiló que el chico era de fuera, y así era como denominaban a los muggles. - No dudo de su profesionalidad, doctor Gauthier. La culpa es mía que soy demasiado hipocondríaco, y por suerte he tenido que tratar con pocos médicos. No creo que hagan daño por diversión, pero tienden a usar agujas con demasiada frecuencia. - En una ocasión le tuvieron que dar puntos, dos o tres solamente, y Leo sintió como si le estuvieran cosiendo como si de un trozo de tela se tratase. Fue una sensación extraña y asquerosa.

Cuando el sanador le entregó un trozo duro de plástico o silicona para morder supo que iba a doler más de la cuenta. Cuando Laith empezó a inspeccionarle Leo se puso el mordedor en la boca esperando un dolor inmenso. Al principio no notó nada y dudó si el dolor iba a ser tan fuerte como el sanador dijo. Al instante Le mordió aquel trozo de plástico fuertemente, sin gritar, y sin darse cuenta se agarró fuerte a la camilla. Fue solo un momento, pero el dolor recorrió todo su cuerpo empezando por la rodilla y se instaló en su cerebro. Después de eso ya no dolía tanto, y se quitó el mordedor de la boca antes de empezar a babear como un perro rabioso. - Vale, no ha sido para tanto. ¿Hay algún modo de siempre que tenga un percance me atiendas tu? - Lo cierto es que aquello podía parecer una broma pero no lo era.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 508
Puntos : 232
https://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia https://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo
Leonardo LezzoInactivo

Laith Gauthier el Vie Abr 14, 2017 9:17 pm

Notó que de entre todo lo que había dicho, el cómo se refería a lo que ellos llamaban “muggles” le llamó la atención, ya que se lo había preguntado. Laith asintió con la cabeza. — Sí, es una expresión americana —le dijo. Refiriéndose claro al continente; al menos en Norteamérica se les conocía de esa manera. Siempre se confundía un poco acerca de utilizar la palabra “americano” para América y “americano” para estadounidense. Quizá le daba un poco de molestia que lo usaran para lo segundo, aunque era lamentablemente lo más utilizado.

Aquí casi siempre utilizamos brebajes que saben mal, aunque por suerte para algunos no utilizamos con frecuencia agujas —le dijo encogiéndose de hombros, escuchando de su experiencia con paciencia y sin interrumpirlo. Cuando terminó de hablar, había considerado que había pasado suficiente tiempo como para que el sedante hiciera su efecto, así que le dio algo para morder que él estaba comenzando a implementar dentro de los espacios de medicina mágica.

Tal y como Laith prometió, el dolor había sido bastante tolerable, al menos eso consideró tomando en cuenta la reacción de Leonardo. Tomó con un movimiento despreocupado un pañuelo desechable y se lo tendió cuando lo observó babeando, sin una pizca de disgusto. Sin embargo, lo hizo reír que le preguntara si podría él siempre ser su sanador. Le hacía sentir bastante halagado, si tenía que ser honesto, revisando nuevamente la rodilla para asegurarse que hubiese sanado bien.

Te lo he dicho, todos son igual de profesionales que yo —le dijo con una sonrisa, aunque quizá ninguno se esmeraba tanto en no hacer sentir el dolor. — Pero, si te hace sentir más tranquilo, puedes preguntar por mí para saber si estoy de turno y trataré de, si no puedo curarte, enviar a un buen colega —lo trató de tranquilizar de aquella manera. Para él era significativo dar un seguimiento personalizado a cada paciente que recibía.

Ahora que la lesión parecía haber sido resuelta, le quedaba cerrar la herida abierta, cosa de la que en realidad no había ningún problema. — Bueno, creo que para variar, para cerrar esto utilizaré puntos —se atrevió a bromear un poco con él; si bien profesional, se aburría un poco si las cosas siempre eran serias. Pero simplemente le bastó un hechizo no verbal para que la herida se consumiera en sí misma y cerrara sin más que un poco de ardor que de seguro la amapola había minimizado al punto de ni siquiera sentirse.

Y ya está, ¿ves que no tenías nada de qué preocuparte? —le dijo con un tono comprensivo, haciéndose crujir los dedos de las manos. — Me gustaría que te quedes una hora o dos en observación para asegurarnos que la lesión sanó bien, y si quieres podemos hacerte un justificativo para que te saltes un par de clases —lo último lo decía en tono de broma, porque en realidad no pensaba que fuera necesario ahora que en realidad debería haber sanado por completo.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Percances matinales [Priv. Leonardo Lezzo] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Leonardo Lezzo el Miér Abr 19, 2017 12:08 am

El doctor era americano, y en lugar de decir muggles los llamaba nomajs. A Leo le llamó la atención, siempre pensó que las cosas de la magia estaban reguladas e igualadas en todo el mundo. Pero no era así. Su madre ocultó por tantos años lo que era la magia que ni siquiera tuvo tiempo de enseñarle las cosas más básicas. Además sus abuelos tenían prohibido hablarle de aquello, aunque recordaba libros y cuentos que le leyeron desde pequeño. Briana lo mandó a Hogwarts para protegerlo, pero lo mandó desprotegido. Algunos se rieron de él porque le creían muggle, pero eso nunca le importo al chico. Encontró buenas amistades y aprendió todo lo que pudo. Aún había cosas por aprender, como la palabra nomaj.

Laith le explicó a Leo que al igual que los médicos suelen usar muchas agujas ellos, los sanadores, usan casi siempre brebajes que saben mal. No sé puede comparar. Beber algo que sabe mal es como tomar comida mexicana picante. Luego bebes leche y se quita el mal sabor. El pinchazo duele antes, durante y después. El universitario observó algunos de los tatuajes visibles del sanador. Leo nunca haría algo así en su cuerpo, ni siquiera se agujereó las orejas cuando todos sus amigos empezaron a hacerlo. Todos insistían que con tatuajes o pendientes se liga más, pero eso no le preocupaba ni lo más mínimo. Lo que si le preocupaba era el dolor de la curación, pero no fue para tanto. Se limpió la baba que había surgido al usar el mordedor y luego guardó el papel en su mano pues no sabía donde tirarlo.  

Acostumbrado a recibir palizas de su padre, aquel proceso fue como una de las palizas leves. En una ocasión estuvo ingresado en el hospital con un par de costillas rotas. Todo apuntaba a que se había caído por las escaleras. Y así fue, pero no por torpeza, fue Mael el que lo empujó de malas maneras haciéndole caer. La sanación de hoy había dolido mucho menos que aquello, y estaba agradecido de haberse topado con un sanador tan bueno. - No dudo de la profesionalidad de nadie. No quería decir eso. Pero sería bueno que tu pudieses curarme la próxima vez. - Sonaba mal pero era cierto. - Estudio para auror, habrá próxima vez. - Explicó Leo con total seguridad. - Te agradezco lo que has hecho hoy por mí. Casi no ha dolido. - El chico sonreír y todo una vez pasado el dolor.

Luego continuó con su trabajo para terminar de cerrar la herida y que la rodilla del chico volviese a ser la de un joven atlético. Bromeó con usar puntos esta vez, y antes de pillar la broma Leo puso cara seria. Luego sonrió, pero prestó especial atención a los movimientos del doctor Gauthier. No hizo mucho más, y al rodilla dejó de dolerle poco a poco. El universitario esperaba tener que estar un par de días de reposo, pero bastaban con un par de horas. Aquello le tomó por sorpresa. - Oh, vaya. Que rápido. - En ese momento vio que de nuevo el doctor bromeaba con lo de los justificantes, pero en realidad si que necesitaba algunos. - No quiero saltarme más clases, pero me he saltado las de hoy y  necesito un justificante. El profesor de Defensa es muy desconfiado y podría no creerse mi paso por el hospital. Y eso que me vio sangrando en clase. Así que, necesito un justificante si no es mucha molestia. - Pidió intentando ser amable pero con tono imperativo.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 508
Puntos : 232
https://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia https://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo
Leonardo LezzoInactivo

Laith Gauthier el Miér Abr 19, 2017 5:24 am

Laith había sido criado en esa delgada línea entre el mundo mágico y de aquel que carecía de magia. Pese a tener una educación puramente mágica, había tenido la oportunidad de convivir con nomajs, haciendo cada vez más difusa la línea divisoria hasta que fue invisible para él. Tan cómodo estaba en un mundo como lo estaba en el otro, aunque aquello podría ser motivo de encierro si alguien llegaba a decírselo a las personas cuyos ideales no eran tan flexibles como los de la gente como el sanador. Por ello, ser discreto era la clave de la supervivencia.

Por lo pronto, le explicó intentando apelar a la amabilidad para mantenerlo tranquilo, era agradable tenerlo ahora tan relajado luego de que se encontrase tan tenso al comienzo. Aunque no era soberbio, Gauthier conocía bien sus habilidades. Al ver que guardaba el papel en su mano, tomó el bote de basura del suelo y se lo acercó para que lo depositara ahí para después colocarlo en el lugar en donde se encontraba anteriormente. Le alegraba que se hubiera sentido tan seguro con su trato que incluso le había pedido una atención particular para cualquier percance.

Ya te lo he dicho, si estoy de turno puedo hacerlo sin ningún problema, así que no tienes de qué preocuparte, sólo no olvides mi nombre —le dijo lo evidente; además, escuchó que estaba estudiando para ser auror, motivo por el que seguramente iban a encontrarse debido a que ellos se entrenaban de formas bastante duras. — Esa era la intención, no me hubiera agradado que tu… ¿primera? Experiencia con un sanador fuera traumática —le hizo saber, sonriéndole de regreso mientras se disponía a cerrar la herida.

Bromeó un poco con los puntos, y soltó una risa al verlo tan serio antes de que entendiese que sólo estaba bromeando. La herida se fue consumiendo en sí misma hasta que la piel quedó tersa, había conseguido evitar una cicatriz a pesar de su mal cuidado, lo que era un alivio para el mayor. Asintió cuando se sorprendió de lo rápido que era aquel proceso, haciendo una broma con los justificantes que supuestamente le haría para saltarse clases próximas, sólo para descubrir que en serio necesitaba uno; a pesar de su tono, el rubio le dedicó una sonrisa y se dirigió a un escritorio pequeño cercano a donde estaban las pociones y brebajes

Sin problemas, dame un segundo —le pidió, disponiéndose a hacer un probatorio de su visita a San Mungo. Otra cosa que había que reconocérsele era que no poseía el tipo de letra que se espera de un médico, al menos nomaj, ya que tenía una caligrafía bastante buena, con letras grandes y sin mucho espacio entre ellas. Además de que su firma, nombre y apellido, era bastante legible. Al terminar, le extendió el papel a su paciente. — Te acompañaré a la sala de ingreso, donde podrás esperar a que se te vuelva a revisar y también tendrás la oportunidad de avisar cualquier otra molestia —le sugirió, esperando a que se colocara el pantalón.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Percances matinales [Priv. Leonardo Lezzo] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Leonardo Lezzo el Jue Mayo 04, 2017 11:52 pm

Como la atención había sido tan buena el universitario no desaprovechó la ocasión y preguntó si el doctor Laith podía ser su sanador de cabecera. Por supuesto, eso no podía ser. Se sintió un tanto decepcionado, pues confiaba en toparse con un sanador tan profesional en caso de tener que volver. Leo sabía que lo haría. Estudiar para auror está empezando a ser más peligroso incluso que ser auror titulado. Las clases de Defensa son la guerra. Y al profesor poco le importa si uno de sus alumnos está sangrando o se le ve un hueso. Es un tipo rudo y fuerte que intenta crear tipos rudos y fuertes. Es buen profesor a su manera, o al menos eso era lo que pensaba el chico pues acudía a su clase de manera puntual. Al menos, si debía volver a San Mungo podía preguntar por Laith. En caso de estar disponible le atendería. Leo se quedaba más tranquilo. La cura que le había hecho no había dolido mucho, y no había usado agujas de ninguna clase.  

Claramente las primeras impresiones no siempre son acertadas. Ni por edad, ni por aspecto. Laith no parecía el sanador serio y responsable que en realidad era. Pero en realidad había sido el mejor médico que Leo había tenido nunca. Con total confianza el chico le pidió un justificante para el profesor. Aquel hombre lo había visto sangrando en clase, pero solía exigir los justificantes ya que lo exige la normativa de la universidad. Además de ser duro y serio es fan de las normas. Algo importante para un auror, por supuesto. Aunque Leo duda de que ese hombre sea auror o lo haya sido. No tiene pinta de protector ni defensor de los más débiles.

El doctor le hizo el justificante en un momento, mientras tanto Leo hizo lo posible por incorporarse y ponerse el pantalón. Le costó un poco ya que iba con cuidado de no dañarse de nuevo la rodilla. Por más que sabía que estaba curado, su mente no terminaba de creerse que la magia había cerrado la herida por completo. Comprobó que toda su ropa estuviese en su sitio y se acercó a por el justificante. – Mil gracias por todo, doctor. – Guardó el pergamino en su bolsillo y le siguió hasta la sala donde debía esperar en observación. - ¿Estaría mal si te invito a un trago algún día? De verdad te has portado genial y yo he sido un paciente horrendo. Me gustaría recompensarte. – Leo jamás hablaba con doble intención. No esperaba favores especiales ni nada por el estilo. Solamente invitar al sanador a tomar algo para agradecerle la paciencia que había tenido. Además, el hecho de que no hubiese dado importancia a las referencias de vida muggle que había dado sin querer el universitario le hacían pensar que Laith era parte de los buenos. Siempre va bien contar con alguien que está de tu parte.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 508
Puntos : 232
https://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia https://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo
Leonardo LezzoInactivo

Laith Gauthier el Sáb Mayo 06, 2017 4:29 am

Realmente le hubiese gustado poder prometerle ser su sanador de cabecera, aunque en un hospital tan concurrido como lo era San Mungo aquello era complicado. Lo que sí pudo prometer es que lo atendería siempre que estuviese de turno, que no era complicado cuando apenas y respiraba de su trabajo, doblando turnos a tontas y a locas haciendo que su presencia sea parecida a la del perchero de la sala de espera: natural y constante. Como a veces sucedía con las heridas más serias, seguramente le quedara el fantasma de la herida unos días; sentir que estaba sin que estuviera en realidad, aunque suponía que quizá no le causaría un dolor importante y podría seguir con su rutina usual sin problemas.

No te preocupes, me alegra que estés mejor —le sonrió cálidamente, saliendo de la habitación tras limpiar con un hechizo no verbal mientras lo acompañaba a la habitación de observación, sin esperar que fuese a proponerle invitarlo a beber. Lo miró unos segundos, sin detener sus pasos, antes de sonreír. — No tendría problemas con eso, puedes escribirme una lechuza —a pesar de que no tendía a relacionarse con sus pacientes en su vida personal, le pareció que las intenciones de Leonardo eran puras. Además, comprendía un poco que se sintiese a gusto con su presencia debido a que sus edades no eran muy distintas.

No olvidaba el hecho de que aquel universitario había sido criado en una casa nomaj y ese era otro motivo de peso quizá para querer tenerlo cerca. Era, más o menos, como tener de colega a un activo de valor que podría ponerse de su lado si las cosas se complicaban, o así se lo hacía ver al sanador. Fuese como fuera, dejó abierta la posibilidad de coincidir fuera del trabajo conforme entraban al elevador que los llevó a observación, abriendo una puerta vacía y dejándolo pasar. Leyó la tablilla de Leonardo, la que había llevado consigo para dar instrucciones a la enfermera que lo revisara más tarde, sólo para sonreír orgulloso de sí mismo, pues no esperaba que hubiera mayores complicaciones a partir de ese momento.

Decidió extender su diestra en dirección al muchacho, con aquella sonrisa en el rostro contagiada con un poco de diversión. Le gustaría apostar que aquella había sido la visita más rápida a un consultorio de Leonardo. — Fue un placer atenderte, ¿supongo que nos veremos en otra ocasión? Espero no verte por aquí pronto —se despidió amablemente, animándose a desearle no volver a San Mungo pronto. De ahí lo atenderían los sanadores de esa zona, así que él tendría que volver a la suya, alzando la mano en despedida conforme cruzaba por la puerta, la cual cerró a sus espaldas.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Percances matinales [Priv. Leonardo Lezzo] Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Leonardo Lezzo el Jue Mayo 11, 2017 11:44 pm

No es que Leo sea fácil de engañar, pero si tiene una inocencia muy característica. Es extraño que alguien que ha sufrido una infancia tan dura siga creyendo en la bondad de las personas, pero lo cierto es que lo hace. Por eso hace cosas como invitar a tomar algo a un sanador al que acaba de conocer porque sabe que debe recompensarle por lo pesado que ha sido como paciente. Le dio cierto reparo en cuanto tuvo un momento para pensar. El sanador podía interpretarlo mal, acosarle de acoso laboral o incluso prohibirle la entrada en el hospital mágico. Como siempre, el chico se preocupó demasiado. Laith le tendió la mano y dijo que estaría encantado de recibir una lechuza.

El chico respiró aliviado y siguió al médico hasta la sala de reposo. Mientras bajaban se sintió más seguro. Además su pierna respondía bien y no sentía ningún dolor. Antes de entrar en la sala el sanador se despidió. - Espero que nos veamos lejos del hospital y los dos bien sanos. - Contestó el chico. Luego Laith desapareció y Leo siguió las instrucciones de los sanadores de la área de reposo.  Lo tuvieron un buen rato sentado. De vez en cuando alguien que pasaba le preguntaba si le dolía algo o si se encontraba bien. Él contestaba a todo que sí. Se sentía mucho mejor que antes. De hecho hacía meses que no se sentía tan bien. El dolor de la pierna había sido provocado meses atrás en el ataque de unos mortifagos y hoy tras la clase de Defensa la rodilla no había resistido más. Pero ahora estaba curado, cien por cien recuperado. Tuvo que firmar un par de papeles, escuchar información sobre como actuar en caso de que le doliese la rodilla y luego ya pudo marcharse.

Leo salió a la calle muy animado. No solamente había superado una sanación mágica si no que además había intentando hacerse amigo del sanador y todo. Es como si alguien con miedo a los perros consigue acariciar a un pitbull o un rottweiler sin salir corriendo o sin tener pesadillas con que les van a arrancar un brazo. Para Leo eso era un triunfo, pues debido a su futuro trabajo San Mungo sería su segunda casa, eso lo sabía muy bien.
Leonardo Lezzo
Imagen Personalizada : León enamorado
RP : 8
PB : Jeremy Irvine
Edad del pj : 21
Ocupación : Desempleado
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 19.350
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : -
Mensajes : 508
Puntos : 232
https://www.expectopatronum-rpg.com/t960-leonardo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t974-relaciones-de-leo-lezzo https://www.expectopatronum-rpg.com/t1144-leonardo-lezzo-cronologia https://www.expectopatronum-rpg.com/t985-buzon-de-leo-lezzo
Leonardo LezzoInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.