Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Something just like this [Lily J. Evans]

Invitado el Miér Jul 05, 2017 11:09 pm

5 de Julio de 2017, 13:17.
Vale de Godric.
21º, parcialmente nublado.

Aquella iba a ser la primera vez que Keith fuera al valle de Godric después de que el nuevo régimen llegara al poder, y es que con aquel hecho las vida que hasta ese momento llevaba el castaño se vio cortada en seco, obligándole a deshacerse de cualquier conexión con el mundo mágico, su antiguo trabajo y con sus pocos amigos y el resto de compañeros con los que no compartía más que un par de saludos y conversaciones cortas y por pura cortesía, aunque esto último tampoco le resultó muy complicado de llevar, ya que Keith no era una persona que depositaba su confianza y amistad en cualquiera que le preguntase como le iba el día o simplemente le sonreía, prefería mantenerse distante, con una relación que hiciera llevadera su vida en el trabajo, pero sin estrechar lazos con nadie de forma que luego su perdida pudiera ser significante en su vida, ya había tenido varias relaciones así, y con el tiempo uno se vuelve más precavido en ese aspecto.

Llegó al valle en un abrir y cerrar de ojos, apareciéndose desde un lugar seguro de Londres, ajetreado, lleno de transeúntes y lejos de donde vivía para no levantar sospechas, aunque en aquella ciudad las distancias eran bastante relativas. Y el motivo porque el que había decidido correr aquel riesgo es que habían llegado rumores a sus oídos, el cuento de que un grupo de magos u brujas rebelde y volver a poner orden el mundo mágico se estaba formando, un rumor que había encendido una pequeña llama en el espíritu del chico, haciéndole creer que no todo estaba perdido, y aunque durante bastante tiempo pensó que se trataba de una trama por parte del nuevo régimen para capturar a los más insensatos, quien le había ido con el cuento había sido alguien que había perdido bastante desde el golpe de estado, un squib con el que en sus buenos momentos como auror le proporcionaba información bastante valioso.

Así que allí estaba caminando por las calles del pequeño pueblo viendo el ambiente tan lamentable en el que había quedado el lugar, las tiendas que antes estaban siempre a rebozar de clientes de todas partes de la comunidad mágica londinense, estaban la mayoría cerradas, y las que aún quedaban abiertas, solo eran visitados por carroñeros y magos de mala reputación, en busca de objetos para algún tipo de mágica oscura o simplemente para cobrar el pago por dejarles tranquilos y proporcionarles, protección, obviamente era protección de ellos mismos.

Entró en una tienda a la que solía ir mucho cuando aún podía permitírselo, en parte por el dueño era un hombre agradable y algo granuja de vez en cuando, un desvergonzado de los de antes que intentaba inflar el precio a los turistas y dejaba desatendidos al resto de clientes cuando entraba una chica joven y atractiva, y en parte porque aquel hombre era un anticuario que traía objetos mágicos de todas partes del mundo, la mayoría eran inofensivos, por no decir todos, pero eran especiales y con historias asombrosas de las cuales a veces dudaba, pero que de todos modos eran agradables de escuchar.

Cuando entró la tienda estaba vacía, lo que antes eran estanterías de cajas y cosas extrañas con etiquetas a veces inteligibles, ahora eran espacios rellenos solo por polvo, telarañas, y algún roedor que optaba por comerse los bichos antes la penuria que. Habían algunos individuos rondando por el lugar, pero se notaba que eran personas que habían ido allí sin ninguna intenciones, solo a pasar el rato.

El sonido del cristal al estallarse contra el suelo llenó la sala, haciendo que incluso una pequeña reverberación se hiciera con el protagonismo en la tienda, -Maldita sea niña, eso era un objeto valiosísimo, era la mismísima profecía de uno de los aprendices de Merlin, el primero de sus aprendices y que al final nunca consiguió cumplir su misión.¿Como pretendes pagarlo?- le preguntó alzando la voz algo irritado.
Anonymous
InvitadoInvitado

Invitado el Lun Jul 10, 2017 1:02 pm

Había pasado un tiempo desde la última charla con su querido hermano, Jason. Fue una larga charla donde encontró tranquilidad, la suficiente para no perder la determinación en su vida. Tenía muchos por los que luchar y nada la iba a derrumbar. Por suerte, su único trabajo, de momento, era bastante fácil para ella. No permitir a los niños utilizar magia era más fácil de lo que imaginó, si los entretenía leyéndoles cuentos e historias. Algo era algo, además de uqe podía ponerse a leer a su vez. Sin olvidar que los niños eran realmente agradecidos cuando hacías algo por ellos, y les gustaba. Tan sólo le quedaba tener ciertas personas junto a ella y entonces ya sería completamente feliz, dentro de los límites que le ponía el nuevo régimen al que se oponía por obvias razones. No hay muchos que explicar de esta parte, ¿no?

Aquel día era un día de descanso, le habían permitido poder tomarse un rato para sí misma y ella prefirió ir a por juguetes para los niños, o cosas con las que poder distraerlos. No tenía mucho más que hacer, a parte de preocuparse y tratar de enterarse de las cosas que le pudieran beneficiar para encontrar a el resto de seres queridos que no estaban con ella. Igualmente, su destino aquel día era el Valle de Godric, donde encontraría una de sus tiendas favoritas en la que sentirse acogida y protegida. ¿Por qué protegida? Conocía al hombre que lo atendía, y a pesar de su carácter poco delicado, era un hombre de buen corazón. O al menos, así lo veía ella. Sabía que no estaba alineado con el nuevo Gobierno, pero que se dejaba llevar por la situación para sobrevivir. ¿Quién no iba a hacerlo? Lily es que no tenía ni motivos ni posibilidades para hacerlo. Poco a poco, todo aquel caos le iba arrebatando más de sí misma, era cuestión de tiempo que la consumiera si no acababan con la desdicha.

Fue entrar en la tienda y comprobar que las cosas también habían cambiado ahí, que se apreciaba mucho más vacía de lo que solía estar. Muchas personas igual andaban por ahí como si nada hubiera cambiado en este tiempo, muchos simplemente turistas, como solía verse por aquel valle. Lily iba con una gorra oscura y de un equipo de quidditch para ocultar su rostro y, debajo del mismo, su característica cabellera roja. El resto de su vestimenta era de colores oscuros,pero no por ello negros. Iba con sumo cuidado por las salas, como siempre, mientras miraba cada una de las estanterías sin perder ojo de nada de lo que pudiera llevarse. Sin robar, claro. Fue entonces, mientras cogía un objeto, que escuchó al hombre de la tienda gritar a modo de regaño. Tuvo que girarse para observar que era lo que estaba ocurriendo y comprobar que se había roto un objeto muy valioso y la causante de aquello fue una joven turista, la cual casi se echó a llorar. Esto no era nada bueno para ir encubierta, llamaba la atención, aunque al menos la atención no era para ella.

Entonces caminó un poco, quedando cerca un hombre, cuyo rostro era bastante familiar. — Seguro que ha sido un descuido, ¿no fue un poco duro? — Comentó algo apenada mientras veía aquella situación con preocupación. No tenía muchas posibilidades de actuar, aunque al menos no se generaba tanta expectación. —¿Dónde están los padres de la joven? — Se preguntó aquello en voz alta y para sí misma,sin ser un comentario que retumbase en toda la sala sino más bien en un tono más bien algo bajo para los que no estuvieran cerca.
Anonymous
InvitadoInvitado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.