Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Devil Inside. {Laith Gauthier}

Stella Moon el Vie Sep 01, 2017 8:41 am

Algo estaba muy, muy mal en mi cabeza.

Eso era algo que había sabido toda la vida, no era una gran novedad. ¿Qué persona cuerda disfrutaría haciendo las cosas que yo disfruto? Ninguna. Pero no era mi psicopatía lo que me preocupaba de mi salud mental, sino que era otra cosa, algo que no sabía lo que era todavía pero de lo que ya me había hartado y de lo que quería librarme.

Llevaba meses teniendo lagunas en mi memoria. Todo había ocurrido después de la tortura mental a la que había sido sometida durante el ataque a Hogwarts el pasado diciembre, y tras aquello había sufrido periódicamente de pérdidas de memoria. A veces me ocurría durante simplemente unos minutos, a veces era durante horas, y a veces días, aunque en pocas ocasiones. Volvía en mí estando en sitios a los que no recordaba haber ido, en medio de conversaciones de las que no recordaba nada, charlando con personas con las que no recordaba haberme encontrado. ¿Lo más raro de todo esto? Nadie había notado nada raro en mí. Durante los periodos de tiempo que desaparecían de mis recuerdos, nadie notaba una diferencia, un cambio de actitud, algo que les hiciese pensar que me ocurría algo, por lo que supuse que simplemente se trata de pérdidas de memoria y ya está, aunque me extrañaban algunas de las cosas que descubría que había estado haciendo durante mis periodos en blanco.

Nunca había tenido un problema con estar mal de la cabeza en el sentido macabro. Pero estar mal de la cabeza porque algo le ocurría a mi mente y no funcionaba bien era algo completamente distinto, era algo muy serio y no tenía la intención de dejar que fuera lo que fuese que estaba ocurriendo siguiese avanzando hasta volverse un asunto grave. Por eso me había puesto en contacto con el hospital San Mungo, para que enviasen a mi casa a uno de sus mejores sanadores. Podría haber ido yo misma al hospital mágico para ser examinada, pero acababa de perder casi una semana de memoria, y no me sentía cómoda saliendo de casa hasta saber qué era lo que ocurría salvo cuando era estrictamente necesario.

Estaba sola en el amplio piso duplex. Edward estaba trabajando, y yo no tenía que ir al Ministerio hoy, por lo que esperaba mi visita con calma mientras miraba a través de la ventana. Tenía el cabello largo y oscuro cayendo sobre mi espalda y torso en una cascada de rizos, e iba vestida completamente de negro, como me gustaba hacer, sexy y elegante a todas horas.

Miré el reloj. Cinco minutos tarde. Que un mago, teniendo la capacidad de aparecerse, llegue tarde me fascinaba.
Stella Moon
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} 1b65fJX
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 261
Stella MoonInactivo

Laith Gauthier el Miér Sep 20, 2017 10:32 pm

No acostumbraba a llegar tarde al trabajo, pero justamente el día que llegaba tarde todo tenía cara de complicarse. Comenzando por el principio, había despertado media hora después de lo habitual cuando su teléfono lo traicionó y se apagó por falta de batería a mitad de la noche. Uno creería que el sanador lo cargaba todas las noches, y era cierto, pero esa en lo particular se había desconectado accidentalmente del enchufe y no tomó corriente durante horas. Cuando llegó a San Mungo tuvo otra inesperada sorpresa, se suponía que tendría que ir personalmente a ver a una paciente en su casa, ¿qué sería tan complicado para no querer ir ella misma al hospital?

Laith y su imperturbable buen ánimo habían aceptado de buena gana, tomó sus cosas entre las prisas y se marchó casi corriendo. Podría aparecer, claro, pero no daría una buena impresión. El motivo era bastante simple, pues el médimago no sabía aparecer, si lo intentaba en el mejor de los casos iba a quedar mareado y con vértigo durante un desagradable rato. No tenía otra opción que llegar por su propia cuenta al lugar. El reloj de su muñeca derecha decía que iba muy justo en tiempo, lo que significaba que debía apurarse. El resultado fue llegar exactamente siete minutos tarde a la cita, tocando la puerta del piso con una exhalación pesada.

El canadiense era uno de los mejores sanadores del hospital por la entrega y devoción a su oficio, era uno de los mejor preparados y con aspiración de llegar a ser el encargado de planta de San Mungo. Debido a su edad le era un poco complicado escalar escalones de jerarquía, pero eso no limitaba su optimista visión a futuro. No era de los que se complicaban la existencia y menos de los que se amargaban, llegar tarde no era la gran cosa, por ello no se le veía estresado en lo absoluto, como si hubiese llegado justo a tiempo, la actitud con la que se afrontaba una situación muchas veces jugaba un papel más importante que la propia situación.

Se tiró el rubio cabello hacia atrás, cerrando los ojos unos segundos. Se acomodó las ropas, la blanca bata del hospital, su zurda llevaba el maletín con cosas que podría necesitar. Todo resultaba ser demasiado agitado, no parecía que hace una hora todavía estaba en la cama. Al menos Laith trabajaba bien bajo presión y parecía completamente fresco, ni un cabello fuera de su lugar, planificando la disculpa por la demora mientras esperaba que abriesen la puerta. Era correcto asumir que no se había dado tiempo de leer nada en lo absoluto, con suerte sabía el nombre de la paciente y eso porque se lo había dicho la recepcionista, pero iba a descubrir el problema, eso esperaba.

Disculpe la demora, soy el sanador Gauthier, para servirle, ¿se encuentra la señorita Moon? —le preguntó a la persona que abrió, una mujer muy elegante que probablemente era la que estaba buscando él. A primera vista no parecía tener un aspecto demacrado, pero ya se metería de lleno en la examinación cuando pudiese empezar a hablar con ella. Tenía bajo la manga un par de excusas por si le cuestionaba la llegada tardía, aunque no las daría si no había un verdadero problema debido a ello.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Stella Moon el Dom Oct 29, 2017 8:28 pm

Cuando por fin escuché que llamaban a la puerta, unos minutos más tarde de la hora a la que se supone que tenía la cita médica con el sanador que me habían prometido que llegaría desde San Mungo, caminé hacia la puerta y la abrí. Se oyeron mis pasos fuertes por el suelo debido a mi taconeo, incluso en casa me gustaba llevar calzado aunque fuese un poco alto, no era una mujer que caminase por casa llevando pantuflas.

Al abrir encontré ante mí a un hombre joven, y muy atractivo. Mientras que tal vez en otra época hubiese comenzado a pensar que me no estaría nada mal jugar a los médicos con aquel apuesto hombre, hoy no estaba de humor ni siquiera como para que semejante idea se me pasase por la cabeza. Mi cabeza no estaba del todo bien, después de todo.

Así, es, soy yo —dije cuando el hombre se presentó como el sanador Gauthier. Tenía acento norteamericano, lo cual durante un instante me agradó. Hacía tiempo que estaba rodeada de gente que hablaba con pomposos acentos británicos, acento que nunca había adoptado a pesar de todo el tiempo que había vivido aquí. Me hice a un lado para dejarle pasar y el hombre entró en mi casa. Cerré la puerta detrás de él y le di la mano con firmeza. —Stella Moon. Por favor, tome asiento.

Teníamos que hablar, por supuesto, para que él comprendiese mis síntomas y me dijese qué me ocurría, porque yo no lo entendía. Ni siquiera me quejé por los minutos de demora a pesar de que era inaceptable que un mago llegase tarde a cualquier lugar, la magia hacía que la puntualidad fuese completamente posible todos los días. Supuse que lo mejor era tener la fiesta en paz con la persona que esperaba que me arreglase la cabeza, a pesar de que yo estaba al borde de un ataque de nervios. Me mantuve calmada de todas formas, o al menos tan calmada como pude mientras nos sentábamos en mi salón. Mi aspecto era impoluto, aunque cualquiera que me conociese bien o una persona observadora se daría cuenta de pequeños detalles. La tensión en mis hombros y manos, la expresión demasiado intensa de mi mirada, mi respiración forzosamente controlada.

Dígame, sanador Gauthier, ¿qué experiencia tiene usted tratando males de la mente? —comencé a entrevistarle para asegurarme de que no me habían enviado al inútil de turno. No quería quedarme idiota por su culpa. —Entenderá que si busco tratamiento para cualquier agravio, busco el mejor. Nada menos.
Stella Moon
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} 1b65fJX
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 261
Stella MoonInactivo

Laith Gauthier el Dom Nov 19, 2017 10:26 pm

Escuchó el zapateo de unos tacones acercándose a la puerta, esperando pacientemente mientras la abrían. Se encontró con una mujer muy pronto, se presentó y dio sus motivos para encontrarse ahí en ese preciso instante, descubriendo que, tal como sospechó, estaba ante la mujer que tenía que atender. Entró en su casa con una ligera inclinación para pedir permiso sin hablar, respondiendo a su mano con firmeza cuando se presentó con él. Era inusual ir a una visita de ese tipo, era mucho menos profesional que trabajar en San Mungo, pero no por ello debía tratarse con ligereza.

Laith no tardó en tomar asiento en un cómodo sofá del salón a donde ella lo había dirigido. Había cierta tensión en el ambiente, no le costaba mucho adivinar que la mujer, Stella, no estaba precisamente tranquila. Ella le cuestionó sobre su experiencia, él juntó sus dedos tocando sus yemas sobre el maletín que se había dejado en el regazo, comprendiendo naturalmente que se trataba de un mal más bien relacionado con la psique. Eso lo dejaba en una posición comprometedora con el nuevo régimen.

No puedo jactarme de ser el mejor, señorita Moon —le sonrió, a pesar de ser tan orgulloso, la verdad era que era un joven bastante humilde. — Pero puedo asegurarle que mi experiencia en la materia no es poca, en ocasiones trabajo en el esta área en el hospital y considero que tengo suficiente capacitación como para ayudarla con su mal —no tardó en exponer que no estaba precisamente caminando a tientas en aquella área. Comenzaba a comprender un poco a qué se debía que él, precisamente él, tuviese que ir a esa cita.

No mostró preocupación al respecto, la medicina era una ciencia que precisaba de mucho estoicismo. Nadie querría confiar en alguien inseguro de sus habilidades, ¿por qué pondrían su vida en las manos de alguien que no apostaba por sí mismo? En especial si era algo tan delicado como la mente, el cuerpo era fácilmente modificable, pero la mente no. No se había oído todavía de un trasplante de cerebro humano exitoso totalmente verídico, por ejemplo, mientras que casi todos los órganos del cuerpo podían ser cambiados.

Así que cuénteme qué es lo que la aqueja para que podamos encontrar una solución juntos, si quiere incluso podría ir por algún té si la ayuda a relajarse —le ofreció, precisaba de su completa comodidad para que pudiese hablarle de su problema. Contaba con el punto a favor de que estaban en el terreno de Stella, un sitio donde podría sentirse cómoda más que en un frío hospital, poco a poco todo iba cogiendo sentido.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Stella Moon el Mar Nov 28, 2017 4:15 am

Escuché atentamente las palabras del hombre. Pude notar que era modesto, se notaba en su expresión y en cómo hablaba, mas su pose era tranquila y su todo seguro, dándome a entender que realmente era bueno con lo que hacía y San Mungo no me había enviado al matado de turno.

Espero que así sea —dije cuando él aseguró que tenía capacitación para sanar mi mal. Puede que tuviese razón, y que pronto yo estuviese libre de esta locura que me estaba impidiendo poder dormir algunas noches en las que pensaba que me perdería dentro de mi propia mente.

Pero primero había que identificar cuál era exactamente el problema. Eso era lo que el sanador quería hacer en este momento, pues me pidió que le contase qué era lo que me aquejaba. ¿Qué era, exactamente, cómo explicarlo? Sería mucho más fácil si la gente de mi entorno supiese describirme alguna diferencia en mi comportamiento durante aquellos largos periodos en los que tenía lagunas en la memoria, en las que absolutamente ningún recuerdo existía. Pero aunque había preguntado, nadie era capaz de decirme absolutamente nada.

Estaba a punto de contestar cuando el sanador Gauthier se ofreció a preparar un té para relajarme.

Estoy bien, gracias —rechacé educadamente con una sonrisa, aunque esta fue un poco fría. —¿Pero desea tomar algo usted, cualquier cosa? —Me iba a tratar, después de todo. No podía no ser hospitalaria con él.

Carraspeé entonces, antes de comenzar a hablar para contarle mi peculiar problema.

Desde hace ya algunos meses tengo unas, eh… Laguna terribles en mi memoria —comencé a explicar. Pensé rápidamente en si había información que debería guardarme para mí misma, pero llegué a la conclusión de que no, de que a un sanador se le contaba todo. —Estoy bien y de repente… De repente despierto horas más tarde, o días más tarde incluso una semana más tarde, y no recuerdo nada de lo que he hecho en todo ese tiempo desde que todo se puso en negro. Pero nadie más lo nota, todos se sorprenden cuando me escuchan decirlo. A veces ya ni lo digo, ni siquiera reacciono, me he acostumbrado tanto a estos “saltos temporales”, por decirlo de alguna manera… —Tomé aire entonces, poniéndome incluso más seria. —Me preocupa, porque durante años he sido víctima de un hechizo de la memoria particularmente poderoso. Todavía estoy bajo su influencia, los ocho años de recuerdos que me fueron cambiados… Sigo teniendo los recuerdos falsos, aunque sé que son mentira, pero se sienten como la más pura realidad. Y ahora me está pasando esto, y no puedo evitar preguntarme si mi mente ha sido dañada hasta el punto en el que lo perderé… todo.
Stella Moon
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} 1b65fJX
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 261
Stella MoonInactivo

Laith Gauthier el Miér Nov 29, 2017 7:12 am

Quería que la mujer estuviese relajada para poder hacer su trabajo correctamente, tenía que escuchar todo lo que dijera y de ahí sacar una conclusión basada en mi experiencia. Le sonrió, haciendo una leve negación cuando le ofreció algo para beber. Ya habría tiempo para encargarse de ello más tarde, por el momento buscó un pequeño cuaderno y un bolígrafo, pues la tinta y pluma es horriblemente incómoda para escribir, para poder escribir los síntomas que ella le diese y así no pasar nada por alto, mirándola con atención hasta que comenzó a hablarle sobre su problema. Anotaba palabras clave, así que en pocas ocasiones perdía la mirada del rubio.

Algo le hizo ruido de lo que escuchaba: lagunas. No pudo evitar recordar un caso parecido del que había escuchado antes, pero no quiso atribuirlo inmediatamente ni asemejarlo, cada caso es totalmente individual y así debe ser tratado. Pero mientras ella más hablaba, más le recordaba a lo que escuchaba de Jason, lo que en parte le facilitaba y le complicaba el trabajo. Asentía con interés mientras tomaba apuntes, hubo algo muy importante de todo aquello, la manipulación de su memoria podía ser un gran motivo. No era raro que una manipulación derivase en un problema mental por una mala ejecución, así que primero quiso abordar ese tema.

Hábleme sobre este hechizo, la modificación de su memoria… Si ha sido víctima de dicho hechizo por años y este problema viene de meses atrás, no podemos descartar que sea una secuela tardía, ¿hay algún otro síntoma que le parezca importante señalar? —le preguntó. Podría hacer una poción anti-dementsiya durante algún tiempo para ver si su estado mental mejoraba, aunque nunca eran buenas noticias pérdidas de memoria y menos cuando existían dichos lapsos entre laguna y laguna, más que una pérdida gradual.

Otra cosa que lo tenía contrariado era el tema de su círculo cercano, ¿de verdad nadie notaba ninguna diferencia? Era otro detalle que estaba haciéndole ruido. Podría llegar a pensar que era un caso de personalidad dividida, pero si no existía una aparente segunda personalidad era más complicado. Le entorpecía un poco el diagnóstico aquel tema. Miró sus apuntes e hizo otros en unos segundos de silencio, buscando conexiones posibles que precisasen de más rigurosos estudios para ver cuál era la solución más probable.

Aquí tenemos dos escenarios, señorita Moon —le explicó, alzando su mirada de sus letras hasta los ojos de la dama. — Podríamos definir el mal como una consecuencia de una modificación de memoria mal ejecutada o podemos definirla como un síntoma de una enfermedad primaria —seguía dándole vueltas al caso de Jason, tan escalofriantemente parecido que parecía mentira que fuesen tan cercanos temporalmente y ambos a su cuidado. — Existe una poción que podemos probar que mejora el estado mental producido por pociones, traumas o trastornos mentales, pero me temo que si esto viene del hechizo habrá que hacer una nueva revisión —le explicó a la brevedad.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Stella Moon el Miér Nov 29, 2017 9:07 am

El sanador me pidió que le hablase sobre el hechizo y la modificación de mi memoria, pensando que mi problema podía ser tal vez un efecto secundario de ello. No era mi tema favorito a tratar, pero dadas las circunstancias no quedaba más remedio.

Mi madre… —Tuve que hacer un esfuerzo para no sonreír al recordar la venganza que había tenido contra ella meses atrás. Mientras que le agradecía que me hubiese devuelto a una vida de retorcida maldad, jamás había perdonado que me manipulase como lo había hecho. Y había pagado caro por ello. —No aprobaba ciertas cosas en mi vida. Muchas cosas, en realidad. Así que un día borró ocho años de mi vida sin mi permiso. Me hizo olvidar a mi pareja, mi hija, la muerte de mi hermano, mi casa… Todas las cosas que hacían que yo me hubiese convertido en una persona completamente distinta a como había sido a mis años adolescentes, una persona con la que ella no compartía opiniones —resumí. —Así que modificó completamente mi personalidad. Esto ocurrió hace ya cuatro años. Me enteré el año pasado. Nunca había tenido ningún problema de memoria antes. En enero de este año es cuando empezaron los problemas de memoria.

Me preguntó sobre algún otro síntoma, y pensé apenas unos segundos. Había uno. Esa pequeña hemorragia de la nariz que ocurría, y antes de que me diese cuenta estaba en otro lugar y había pasado el tiempo y no recordaba nada de lo que había hecho desde que las gotas de sangre caían por mi nariz.

Abrí la boca para hablar y contarle al sanador sobre este síntoma, cuando de repente comenzó. Sentí la humedad en mi nariz y gracias a mis rapidísimos reflejos detuve la sangre con mi mano antes de que esta cayera y manchara mi ropa. Ni siquiera me dio tiempo a maldecir.

Vaya, disculpe —dijo la verdadera Stella en cuanto tomó posesión de su cuerpo, enterrando a la loca en lo más profundo de su ser. Actuó como si aquel hubiese sido un imprevisto accidente y se levantó a por un pañuelo para limpiarse la sangre. Se lavó las manos en el baño y regresó al salón con el sanador. —Los cambios bruscos de temperatura, ya sabe… —comentó casualmente, como si aquel fuese un mero caso de presión arterial y venillas débiles. —No, no hay otros síntomas. No que yo sepa.

Le preocupaba que la otra Stella se hubiese dado ya cuenta de que algo iba mal, tanto como para buscar ayuda médica y que aparentemente era competente. No podía dejar que la descubriese, si lo hacía tendría severos problemas. La otra se cuidaría las espaldas todo el tiempo… Aunque no podría hacer mucho, en realidad. La verdadera lo recordaba todo, ella nada. Perdía completamente el control de todo cuando la verdadera resurgía, mientras que la loca no tenía poder alguno.

Y si fuese del hechizo… —comenzó a decir tras oírle hablar de una segunda revisión. —¿Existiría alguna manera de, digamos, revertirlo? ¿Regresar a los recuerdos originales y, por tanto, a la personalidad original?

Le miró con esperanza. Fallo suyo, no debería haberlo hecho. Esperaba recibir una respuesta positiva, algo que le hiciese creer por fin que todo estaría bien, que recuperaría el control de su vida al cien por cien. No podía continuar así. Tener dos personalidades era un peligro, y no quería que la otra siguiese andando a sus anchas cuando…


¡Maldita sea! —exclamé fastidiada en cuanto volví en mí y me di cuenta de que mi postura sobre la silla había cambiado, que mi nariz y mi mano estaba limpia, y que algo de tiempo había pasado sin que yo me diese cuenta de absolutamente nada. Había vuelto a suceder, aunque con menos gravedad que otras ocasiones. —¿Qué me he perdido?
Stella Moon
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} 1b65fJX
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 261
Stella MoonInactivo

Laith Gauthier el Jue Nov 30, 2017 7:56 am

Laith escuchó con atención cada detalle de su historia, anotando lo que encontraba relevante. Algunos detalles que le habían llamado particularmente la atención, como el hecho de que la madre de su paciente quisiese hacerla olvidar todo lo que originalmente era y tantas cosas que, perdiendo profesionalismo, Laith se aterrorizó de pensar que podía existir una persona así sólo por manipular a alguien y que compartiese sus mismos ideales. Eso, por supuesto, no lo mostró en su rostro, quizá sólo durante algunos minutos pudo haberse reflejado en su mirada, siempre tan transparente que muchas veces le imposibilitaba esconder sus emociones.

Sin embargo, luego de otra de sus preguntas, vio cómo de la nariz de la mujer salía sangre y la siguió con la mirada cuando se levantó para limpiarse, mirándola inquisitivo. El entonces rubio no hablaba, sólo miraba en silencio como si estuviese frente a la respuesta a todo, un cambio de actitud que aunque sutil no iba a pasar desapercibido para él. Los engranajes de su mente comenzaron a girar mientras trataba de seguir la conversación como si nada. De pronto ella le hizo una pregunta más bien incómoda, se removió un poco en su asiento antes de hablar.

Todos le van a decir que no —le dijo con total honestidad, — pero la hay. Es poco ortodoxa y nadie la recomienda —le explicó, mirándola directamente a los ojos. ¿Cuándo habían hablado ellos de “personalidades”? — Hay que pagar el precio de sangre, sólo la tortura desata una mente de una desmemorización, nadie lo recomienda porque no está garantizado y no es seguro, pero… —su explicación quedó cortada nada más ella exclamó enfadada de pronto una maldición. El caso ya tenía una respuesta, pero no una solución.

El sanador supo que estaba tratando con un caso de identidad disociativa, donde una de las personalidades tenía el total conocimiento de la existencia de la segunda. Al parecer, esta no tenía el mismo conocimiento. No había podido guardarse ese detalle del precio que hay que pagar por recuperar su memoria. Era uno de sus peores temores, que alguien jugase con su mente, le había hecho a Lindsay jurarle que si llegaba a descubrir que lo habían hecho con la de él, lo torturaría hasta desatar su mente y sus recuerdos originales. Y tanto como a él lo aterrorizaba la idea, sintió empatía por la pobre mujer que ahora preguntaba en qué se habían quedado. Supo también por qué todos le ocultaban la información, no era esa personalidad con la que debía hablar si quería obtener una solución.

Me estaba hablando sobre su madre, señorita Moon, y sobre otros síntomas que la afecten —le respondió con calma y sin aparentar que estaba ocultando datos. Creyó sospechar que se había disociado su identidad cuando su madre la obligó a dejar lo que ella era por ser lo que la mujer quería ver. Y eso le dolió a un nivel personal. — Entonces, ¿hay otros síntomas que puedan decirnos algo más sobre su malestar? —volvió a preguntar. Era como armar un rompecabezas del que ya tenía muchas piezas, pero podían acabar por no encajar en el diseño final.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Stella Moon el Dom Dic 24, 2017 12:14 am

Una sonrisa irónica se dibujó en su rostro cuando escuchó la respuesta del sanador a su pregunta que buscaba averiguar si había alguna forma de revertir de una vez por todas todo el daño que su madre le había hecho años atrás, que le había arrebatado la vida entera y que a día de hoy continuaba haciéndola sufrir obligándola a ser la mayor parte del tiempo una persona que no deseaba ser.

Sí, conozco bien ese método “poco ortodoxo”… —murmuró mientras recordaba esa noche. La noche que había estado a punto de asesinar a Albus Dumbledore y cuyo fracaso en su misión había llevado, dados los hechos que ocurrieron por consecuencia de ello, a que yo ahora tuviese su mente dividida en dos. —Fui expuesta extensamente a los efectos de la maldición Cruciatus… Fue como —buscó las palabras correctas —una llave que abrió un candado en mi memoria. Ese candado guardaba una sección secreta a la que hasta entonces no había tenido acceso. Y ahora a veces la puerta se abre, y a veces se cierra…

La loca no tenía idea de que eso había ocurrido esa noche. Recordaba la tortura, sí, pero no sus efectos. Era mejor así, aunque no lograría mantener a su otro yo en la ignorancia durante mucho más tiempo, y temía que ese día estuviese a la vuelta de la esquina. Tal vez el reloj hubiese marcado ya la hora.

Iba a preguntar si el sanador consideraba que una segunda sesión de tortura podría llegar a completar el trabajo, a abrir del todo la puerta y hacer que nunca jamás volviera a cerrarse para sí poder volver a ser ella, pero el destino volvió a jugarle una mala pasada devolviéndole el control de su cuerpo al lado más oscuro de su personalidad.


Mi madre, sí… —murmuré, todavía algo desconcertada por el salto temporal que acababa de experimentar, aunque había sido mínimo, de apenas unos minutos y no más, por lo que parecía. Odiaba que cosas así ocurriesen, tanto cuando eran pérdidas de memoria leves como cuando eran más grandes, de horas o días. No estaba en control cuando aquello sucedía, y odiaba no tener el control. Lo odiaba a muerte, sentía ganas de agarrar mi varita o mis garras de plata y matar a todo el mundo solo para poder desquitarme con algo que no fuera un mueble.

¿Más síntomas? Ya le había dicho todo.

A veces tengo… estas estúpidas hemorragias justo antes de que pierda la memoria y esté en otro sitio o haciendo otra cosa de repente —dije. Me toqué el rostro para comprobar si había sangre, pero estaba limpia. Debía haberme lavado durante el rato que había olvidado. ¿Seguro que no había dicho nada más desde que le hablé de mi madre?

Creo que está claro que esto se debe al hechizo —dije entonces, queriendo ir directa al grano. No tenía tiempo que perder, ni la paciencia para ello. —Y usted ha mencionado revisiones, pero no… ¡no tengo tiempo para revisiones! —Por primera vez su perfecta fachada de calma y compostura se rajó, aunque respiró profundamente y no miró al sanador con la misma indolencia con la que solía mirar a todo el mundo, sobre todo cuando estaba irritada. —¿Cree que hay algo que se pueda hacer aquí? ¿Ahora? ¿Qué me ocurre? ¿Me estoy volviendo loca?

Qué pregunta más irónica. Todos ya estábamos de acuerdo en que lo estaba casi desde niña, pero ahora puede que tuviese el pack completo de locura.
Stella Moon
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} 1b65fJX
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 261
Stella MoonInactivo

Laith Gauthier el Vie Dic 29, 2017 5:07 am

La señorita Moon no estaba en completa oscuridad respecto a aquel raro método que podía usarse para liberar una mente. Cuando se quiebra, también se rompen los barrotes de su jaula, se liberan las cadenas. Es un precio muy alto que para la gente como él, que vive de recuerdos, no es muy caro. Cuando la gente atesora memorias hermosas al grado de la enfermedad, perder la memoria no es una opción, así que uno hará lo que haga falta para conseguir recuperar todos y cada uno de sus recuerdos.

Yo creo que… —iba a darle su humilde opinión respecto a si ella debía, o no, hacer una nueva sesión de tortura. Si ella tenía ese problema significaba que no había sido suficientemente fuerte ni suficientemente prolongada, pero los efectos secundarios a la salud mental, física y emocional de una persona podían ser irreparables. Además, necesitaba a una persona algo cruel y fuerte emocionalmente en la que ella confiase su vida. Nunca iba a terminar de agradecerle a Lindsay que ella no se detuviera antes de tiempo y que atendiese sus heridas después. Necesitaba una persona igual en la que confiar su tortura.

Ella volvió en sí. O salió de sí. No estaba seguro de cómo decirlo ni cómo expresarse con esa personalidad dividida. El caso es que fingió que nada había pasado, convirtiéndose en uno de esos tantos que habían formado la mentira alrededor de la señorita, que no ocurría nada en esos pequeños intervalos sin consciencia. Se mantuvo tranquilo, como si nada pudiese perturbarlo, mientras esperaba oír otros detalles importantes. Quería investigar sobre esas hemorragias y buscar el modo de que la señorita Moon anterior supiese de sus intenciones, pero no había modo de comunicarse con ella sin que la actual lo supiera.

Señorita Moon, usted entenderá que la cabeza es muy delicada y no podemos tomar decisiones extremistas en el momento, entiendo que usted crea que es debido a ese hechizo pero no sabemos si ha habido daños colaterales dentro de su cabeza que puedan propiciarlo, proceder en un terreno desconocido puede ser contraproducente —no perdía la calma, esperando que regresase la faceta calmada de la mujer con la que realmente presentía que debía lidiar. — No creo que deba referirse a sí misma como “loca”, es una afección comprensible que posiblemente tenga su tratamiento —incluso para trastornos psicológicos existían métodos de curarlos.

Él no podría ayudarla en ese caso. Realmente no tenía el corazón ni las tripas para torturar a una persona y menos al grado que parecía necesitarlo. Él no era su hombre. Necesitaba a otra persona más confiable y con más agallas que él, que era tan blando que posiblemente quedaría en fracaso su intento. Quizá debería escribirle alguna cosa que sólo pudiese encontrar aquella mujer, la que él pensaba que era la original. Por algo tenía que mantener esos recuerdos por un lado y por el otro tener lagunas mentales.

Necesito hacer chequeos más delicados en San Mungo, revisar las zonas de actividad mental para asegurarnos de que no haya ningún problema antes de proceder —le pidió para que no insistiera. ¿Por qué siempre él acababa metido en esos líos? ¡Es que era demasiado dedicado a su trabajo que no sabía lavarse las manos simplemente, no, tenía que encontrar soluciones para sus pacientes! Ojalá fuese así de comprometido consigo mismo.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Stella Moon el Vie Dic 29, 2017 3:40 pm

A medida que los segundos pasaban me daban ganas de coger mi varita y lanzarle una maldición Cruciatus a ese sanador. El hombre no había hecho nada más que cumplir con su trabajo como debía, y era lo que continuaba haciendo, pero yo estaba irritada por esta situación y aquello hacía que mi paciencia saliese volando por la ventana. Cuando me volvía impaciente me convertía en una mujer muy violenta, no era algo que nos conviniese a ninguno de los dos. A mí porque me quedaría sin tratamiento por el momento y tendría que pedir a otro sanador, y a él porque acabaría ocupando una de las salas de su querido hospital o, si se me iba la mano, una caja de pino.

¡No puedo permitirme seguir así! Tengo cosas muy importantes que hacer, cosas muy delicadas… ¡No puedo ponerlo todo en riesgo por culpa de no recordar dónde he estado o qué he estado haciendo durante las últimas horas, o incluso días! ¿Tiene idea de lo peligroso que es eso?

¿Y si el Señor Tenebroso me encomendaba una misión durante el periodo que no recordaba después y “despertaba” antes de completar mi trabajo? ¿Y si vuelvo en mí en medio de una reunión? ¡Pareceré idiota! ¿Y si de repente me encuentro en medio de un duelo? Tantas cosas podían salir mal, tantas cosas… No podía permitirme tardar más tiempo.

Tal vez podría lanzarle un Imperio al sanador para obligarle a tratarme ahora, sin más demora y sin tener que realizar estúpidas pruebas que no me dirían nada nuevo seguramente. Agarré mi varita y me levanté del sillón rápidamente, de manera amenazadora y con expresión dura.

¡No tengo tiempo, necesito arreglarlo ahor-!

La hemorragia marcó la súbita transición entre una consciencia y la otra antes de que la otra Stella llegase a hacer nada. Stella guardó silencio en medio de la frase, bajó la varita y con gesto calmado miró al sanador. Casi ni se dio cuenta de las gotas de sangre que resbalaban por su rostro, pues esta ocasión fue más tensa que la anterior y su concentración estaba puesta en otra cosa.

Ella no puede saber nada de mí —dijo entonces, con voz tranquila al contrario que la otra. —Si lo sabe querrá destruirme, lo sé.

No iba a pretender ser la misma persona que la otra. Tenía bastante claro que el sanador ya se había dado cuenta de lo que le ocurría y no podía negarlo.
Stella Moon
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} 1b65fJX
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 261
Stella MoonInactivo

Laith Gauthier el Jue Ene 04, 2018 2:26 am

Estoy consciente del peligro que está corriendo, señorita Moon, pero eso no significa que podemos dejar de ir con pies de plomo, tanto como sus delicadas cosas que atender su salud es un asunto delicado con el que tratar —a pesar de que sabía que estaba perdiendo la compostura, él no perdió los papeles de la situación, no parecía ni más ni menos alterado con que ella estuviese claramente más alterada. — Señorita Moon, vamos a encontrar una solución para su mal, pero tenemos que ser cuidadosos, necesitamos tiempo —subrayó con voz conciliadora.

Con su mano sujetando su varita, miró con atención a la dama, totalmente dispuesto a defenderse si tuviese que hacerlo. Estuvo a punto, ¡a punto! De atacar a la mujer de regreso antes de que ella le hiciera algo, pero entonces algo cambió, una nueva hemorragia de su nariz, otra vez había cambiado de personalidad. El sanador sacó un pañuelo de su bolsillo y se acercó a ella, limpiándole la sangre con un gesto cuidadoso, apretándole el puente de la nariz despacio para evitar el excesivo sangrado de su nariz.

Señorita Moon, como ya sabrá es una situación delicada de la que no podemos fiarnos… Es poco profesional recomendarle esto, pero falta a mis principios éticos no hacerlo, así que realmente creo que debería encontrar a alguien que la ayude a… recuperar sus recuerdos. Pagar el precio de sangre significa tener al menos una sesión de tortura suficientemente prolongada y suficientemente dolorosa como para quebrar la mente y “liberar” aquel cerrojo que usted cree que está abierto, con efectos secundarios irreparables físicos, mentales y emocionales… Es… delicado, pero es la única manera —le explicó rápidamente y sin perder ni un segundo más. — Tiene que encontrar a alguien emocionalmente estable en quien usted pueda confiar su vida. Si se detiene a medio camino no habrá servido de nada.

Probablemente fuera la única ocasión que tuviese para explicarle el procedimiento, así que no perdió ni un segundo en hacerlo, en decirle todo al respecto para que pudiera ella misma realizarlo. Se sentía, de algún modo, comprometido. Él era de esos que odiaban pensar que olvidaban y si él era así, no se imaginaba cuán frustrada debería estar la mujer sabiendo realmente que habían manipulado sus recuerdos. Laith mismo a veces se sorprendía irritado por el pensamiento de saber que aún había una puerta que no conseguía abrir dentro de su cabeza.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Stella Moon el Mar Ene 30, 2018 9:01 am

Tenía la varita en la mano cuando volvió a cambiar de personalidad, justo a tiempo antes de que la loca perdiese los papeles y atacase al sanador que era inocente y lo único que quería era hacer su trabajo. A la loca no le importaba la inocencia de las personas, ella hacía y deshacía a su antojo, sin sufrir consecuencias por sus actos. ¿Qué consecuencias iba a sufrir en un mundo en el que ahora reinaban los mortífagos, imponiendo la injusticia sobre la moral?

Agradeció silenciosamente la ayuda del sanador cuando este se acercó con un pañuelo para ayudarla con la hemorragia de su nariz. No era excesiva, apenas unas gotas que siempre se le escapaban cuando se producía el cambio de una personalidad a otra. Stella maldecía aquel síntoma, pues sólo ocurría cuando ella tomaba el mando y ponía a la otra sobre aviso, mientras que no se notaba apenas cuando ella dejaba de existir salvo por las maldiciones y quejas de la otra. Sabía que en algún momento esas quejas dejarían de suceder y la otra se volvería mucho más sutil, aprovechando esos cambios para conseguir información a su alrededor. Ocurriría, lo sabía. Ambas eran la misma persona después de todo, la verdadera Stella sabía cómo funcionaba la mente de la malvada por ella había sido así una vez, en el pasado. Hasta que todo cambió. Ojalá nunca hubiese caído presa de la trampa que le tendieron.

Entiendo lo que me dice, pero yo ya pagué ese precio —expliqué mientras me paseaba de un lado a otro de la sala, frustrada, como una leona enjaulada. —La maldición Cruciatus con la que fui torturaba esa noche fue... brutal. —Jamás nadie me había atacado con tanto odio, con tanta sed de sangre. Había sido una maldiciendo perfecta, y yo sabía mucho de maldiciones imperdonables, siempre me enorgullecí de manejarlas con perfección. Incluso con esta personalidad sería capaz de manejarlas con una maestría envidiable, pues albergaba el odio y la oscuridad necesaria en mi interior. —He recuperado mis recuerdos, míreme, aquí estoy. Pero de repente ella vuelve. Somos dos personas habitando un mismo cuerpo, ¿de veras cree que una segunda sesión de tortura serviría para destruirla? En cualquier caso, encontrar a esa persona parece imposible. Estoy rodeada de gente demasiado débil, demasiado emocional para la tarea, o que me matarían inmediatamente en caso de tener éxito. Entenderá por qué eso puede resultar ser un problema.

Se detuvo delante de la gran ventana, cruzándose de brazos mientras suspiraba y miraba al edificio vecino sin fijarse en nada. A veces le gustaba espiar a los vecinos, le gustaba imaginarse como serían las vidas de las personas anónimas que veía en otras ventanas y balcones. La otra Stella hacía lo mismo, pero con otros propósitos. Ella escogía víctimas para satisfacer sus antojos macabros y obscenos. Meneando ligeramente la cabeza al recordar aquello, Stella se giró y se apoyó de espaldas contra la ventana mientras miraba de nuevo al sanador.

¿Ha oído alguna vez de casos similares? —pregunté entonces. Tal vez investigando podría averiguar si otras personas habían resuelto el problema que yo tenía entre manos... o si estaba condenada a vivir con esa maldición de por vida.
Stella Moon
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} 1b65fJX
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 261
Stella MoonInactivo

Laith Gauthier el Jue Feb 01, 2018 10:44 pm

Tras haberle explicado cuál era, en su opinión, la más viable forma de deshacerse de “la otra” señorita Moon, sonrió conciliador cuando ella le dijo que ya había pagado ese precio, sin interrumpirla y dejando que ella le explicara. — Respóndame una cosa: si usted cree que esa maldición fue suficiente, ¿por qué ocurre esta división? Es… difícil creerlo. En todo caso, puedo explicarlo como si su mente se hubiese dañado más de la cuenta, pero… Verá, imagine que su mente fue encerrada en una caja —hizo con sus manos la forma de la caja, pequeña y con fines explicativos. — Piense en sus memorias como granos de arena. Ahora imagine que esta maldición la ha lastimado, la rompió, supongamos que la ha roto y hay grietas por todas partes, la arena se ha escapado y ha vuelto a su lugar original, pero me atrevo a sugerir que si está sufriendo esta… personalidad dividida, se debe a que en algún lugar todavía está esa caja, y no está rota del todo. No es fácil romper la caja.

Se había quedado de pie, su varita en la zurda preparada para defenderse de un posible segundo arranque de ira, pero sin por ello mostrarse amenazante, sino tranquilo. Él había pasado por esa situación, de cierta manera, así que comprendía un poco mejor la situación en que la mujer se encontraba. Eso no significaba sin embargo que sus circunstancias hubiesen sido iguales, así que se temía que estaba en un terreno todavía inexplorado. No podía evitar pensar en otra persona mientras hablaba con ella.

Me temo que no, ya he mencionado que es un poco tabú dentro de la comunidad médica así que no hay un abordaje médico registrado, pero puedo investigar en otras fuentes por alguna respuesta —no iba a hablar de su experiencia personal en una consulta profesional, pero supuso que podría haber algún escrito escondido en lo profundo de las bibliotecas, fuese la de San Mungo o la de la universidad, donde les enseñaran al respecto, al menos una mención de algún modo. — Imagino que no está en pro de hacer una visita al departamento de desmemorizadores —algo comprensible dada la situación, pero no por eso más conveniente.

Estaba totalmente en pro de ayudarla, aunque un sentido un poco más racional dentro de él le hacía saber que realmente estaba jugando con fuego. Tendría que aprender medidas para controlar a la “otra” Stella, cuando ya había intentado atacarlo. Casi era como cooperar con un león sabiendo que podría pegarle un bocado pero la vida de dicha bestia estuviese comprometida. Él no podría ser la persona de la mujer, así que estaban en un aprieto al momento de decidir que quería volver a intentarlo. Él sabía que una sesión de tortura no basta, que el ingenio le gana a una maldición bien ejecutada.

Es una situación delicada, lo entiendo, pero quiero intentar algo, si usted me permite —le indicó, de pronto teniendo una idea más bien curiosa, pero no por ello inútil. Buscó su maletín para abrirlo y sacar de éste un caldero de cobre. — Esta poción debería en teoría ayudar si esto ha comenzado por un trauma o daño, pero si no lo hace sabremos que sólo hay otra opción, es más un diagnóstico por descarte —le explicó, buscando en el maletín los ingredientes tras haber engrandecido el caldero para poder utilizarlo. Deseaba que aquello funcionara, de verdad que lo deseaba. — Son dosis diarias durante al menos un mes —le hizo saber.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Stella Moon el Mar Feb 27, 2018 7:00 am

Entendía que ese tipo de “tratamientos” fuese tabú. Era una maldición ilegal después de todo, no iban a utilizarla libremente como les diese la gana aunque fuese para ayudar a pacientes con el problema de Stella, sobre todo cuando las posibles consecuencias podían dejarles peor incluso que como ya estaban. Esa maldición rompía la mente, después de todo. Stella la había utilizado contra muchas víctimas con ese propósito, volverles locos. Lo había disfrutado, al menos cuando era “la otra”. Se reía mientras les veía perderse en sí mismos en medio del dolor, mientras todo lo que ellos eran se volvía cenizas esparcidas en el viento. La verdadera Stella, la que tenía control de su cuerpo en aquellos momentos, había tenido que hacerlo mientras fingía ser la otra para mantener la fachada frente a otros mortífagos y mantenerse a salvo, aparentando ser leal. Lo había hecho sin dificultad, aunque había sentido vergüenza de sus acciones. No le había temblado el pulso.

No, no puedo ir con ellos, verían cosas que prefiero que no vean. —El sanador tenía razón, no podía ir con los desmemorizadores a pesar de que ellos deberían ser los más adecuados para lidiar con su problema después de todo. Pero casi todos eran mortífagos, por no hablar de su jefe. Quien, además, odiaba a Stella. Usaría todo en su contra si averiguaba lo que ella escondía, sería su ruina. Sin embargo, pensar en los desmemorizadores le dio una idea. —¿Y no sería posible borrarle la memoria a la otra? ¿Quitar esa personalidad de en medio, eliminarla y dejarme solo a mí?

Sabía que el sanador diría que probablemente ambas personalidades seguirían existiendo y que una estaría prácticamente zombie, como una niña pequeña sin recuerdos como les pasaba a algunas personas víctimas de hechizos desmemorizadores. Pero estaba desesperada, no podía seguir así.

¡O no sé! ¡Tal vez borrarle los recuerdos falsos y modificarle la memoria para que recordase lo mismo que yo? ¿Sería eso posible? —Se aferraba a todas las esperanzas como a un clavo ardiendo.

El sanador le dio unas pastillas con instrucciones de tomarlas durante un mes.

Va a tener que explicarle lo mismo a la otra. Yo recuerdo todo lo que pasa mientras ella tiene el control, pero ella no —dijo, aunque el sanador ya se había dado cuenta de eso antes. —Y yo a veces tardo días o semanas en aparecer. Aunque creo que es mejor que se lo deje escrito en una receta y se vaya. Se estaba enfadando muchísimo, no puedo garantizar su seguridad si está aquí más tiempo.

La hizo caso y comenzó a escribir la receta rápidamente para dejársela a Stella y marcharse. Sin embargo, no tuvo suerte; no fue suficientemente rápido.


***

Me di cuenta de que había vuelto a suceder cuando en un segundo había estado a punto de lanzarle un Crucio y al siguiente estaba calmada, sin la varita en mano, y el sanador estaba tan tranquilo en una mesa escribiendo algo en un papel.

Podría haber pensando que todo estaba bien, que simplemente había pasado tiempo y ya está. Pero algo no tenía sentido. Estaba furiosa, casi histérica, y aparentemente habíamos estado como si nada hubiese sucedido. Miré el reloj; apenas habían pasado un par de minutos. No era suficiente tiempo como para calmarme. No había ninguna señal de conflicto.

Siempre había pensado que mis lagunas eran solo eso, lagunas. Que perdía recuerdos de cosas que hacía, nada más. Pero ahora sospechaba que había mucho más detrás de esas lagunas. Un cambio de actitud radical. Un cambio de actitud suficientemente fuerte como para no atacar a alguien cuando deseaba arrancarle la cabeza, como para estar bien con él.

No era yo.

Eso solo me hizo estar más furiosa que antes, pero me contuve por el momento. Mientras el sanador escribía yo muy disimuladamente volví a coger mi varita, sin que se notase movimiento alguno, era una maestra del sigilo. Hablé cuando ya la tenía bien sujeta, lista para atacar rápidamente.

Soy otra persona durante las lagunas, ¿verdad?

Ni siquiera había acabado la frase cuando ya estaba apuntándole con la varita y lanzándole un Expulso no verbal. ¿Por qué le atacaba? Porque pretendía ocultármelo.
Stella Moon
Imagen Personalizada : Devil Inside. {Laith Gauthier} 1b65fJX
RP : 10
PB : Nina Dobrev
Edad del pj : 29
Ocupación : Departamento de transport
Pureza de sangre : Limpia
Galeones : 15.510
Lealtad : Lord Voldemort
RP Adicional : +2F
Mensajes : 333
Puntos : 261
Stella MoonInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.