Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Hielo [Priv] || Danny

Maverick O'Connor el Mar Ene 02, 2018 8:16 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Hielo [Priv] || Danny  - Página 2 O5jMYu4
2 de Enero de 2018 || 12:32H || -6ºC || Zona Segura para Fugitivos, Sede de la Orden del Fénix


Tosió.

Ni quince segundos aguantó tras abrir la puerta de casa antes de sufrir un estridente ataque de tos. A pesar de haber tomado una poción revitalizadora  de propia preparación el día anterior - y valga decir que las pociones no eran ni mucho menos lo suyo - su cuerpo seguía pagando los excesos que se había pegado durante la noche de fin de año. Llevaba tanto tiempo sin emborracharse ni correrse una juerga de verdad que prácticamente había olvidado lo que suponía una terrible resaca. ¿O es que se estaba haciendo viejo? Alguna cana rubia peinaba ya su a veces tan frondosa barba, pero en cualquier caso, Mavs se negaría a admitir dicha realidad mientras tuviese un lugar en el que empinar el codo como era el Excalibur.

No estaba de buen humor aquella mañana. O quizá fuese más adecuado decir que no había empezado en absoluto de buen humor el año. ¿Es que había estado de buen humor acaso durante los últimos diez años? Tal vez tan sólo cuando conseguía estar lo suficientemente ebrio como para obviar esa última y trágica década que se había pegado deambulando en busca de un fantasma que nunca aparecería. ¿O más bien había perdido ese buen humor con el paso del tiempo? Bueno, por lo menos seguía divirtiéndose consumiendo las tragicomedias con las que le obsequiaba Netflix...

Se había pasado la primera noche del año sentado en su butaca frente al televisor, echando mano de las muchas películas que le presentaba el catálogo de la plataforma muggle de películas y series online. Terminó roncando a pierna suelta mientras de fondo se reproducía una comedia muggle que protagonizaba ese actor que tanto había tardado en conseguir la estatuilla dorada esa que daban en Hollywood. Atrápame si puedes, se llamaba el filme, y dicho título le hizo tener pesadillas esa misma noche en las que trataba de capturar, sin éxito, al igual que en la vida real, al asesino de su familia.

Despertó parcialmente sobresaltado al escuchar el ruido de una de sus ventanas al romperse. Parcialmente, sí, porque Maverick era de esa clase de personas que tardan lo suyo en pasar de zombi a humano. Tardó unos minutos en desperezarse allí en su particular sofá y comprobar que no habían venido los mortífagos a su encuentro ni tampoco unos vándalos londinenses habían decidido romper su ventana. La culpable era una pequeña lechuza que bien podría haber pasado por snitch de no tener el plumaje plateado la cual había dejado caer una pequeña nota a su lado.

La letra de Albus Dumbledore era indistinguible.

Sede de la Orden, 12:00 pm.

Feliz año nuevo.



Quiso pensar que se trataba de una broma de mal gusto. Se asomó a la ventana rota, notando la fría ráfaga de viento que se colaba por esta. Tomó a la pequeña lechuza entre sus manos, para ayudarla a salir por el mismo sitio que se había colado. Fugaz, desapareció entre las nubes de nieve londinense tan pronto como había aparecido. - Reparo. - conjuró de mala gana, arreglando el cristal mientras asimilaba y maldecía su mala suerte en aquella mañana de Enero.

¿Que querría de él el maldito viejo para hacerle salir en medio de la nevada? Porque para el colmo, ni siquiera podía aparecerse hasta la zona segura del Refugio. No. Tenía que cruzar toda la maldita ciudad para utilizar alguno de los absurdos métodos que utilizaban los miembros de la renombrada organización de rebeldes para llegar hasta su cuartel general. ¿Meterse en un retrete? ¿Lanzarse a las vías del tren, en serio? Sabía que al nuevo gobierno no le importaba en absoluto que los muggles pudiesen ser conscientes de la existencia de la magia pero por lo menos ellos, que se suponía que eran el bando de los buenos, podían esforzarse más en preservar el secreto.

Atravesó la fría capa de hielo y nieve que le separaba de su parada de metro más cercana y tomó la línea siete que le conduciría hasta Chinatown. Era común ver a gente de lo más pintoresca montando en el monoraíl que recorría la ciudad, y esa mañana no sería una excepción. Un vagabundo con el pelo verde no dejó de observarle fijamente durante todo el viaje mientras tocaba su armónica a precio de coste. Algún muggle que se montaba le dejaba unas monedas que este agradecía con un rápido solo de las cuatro únicas notas que sabía tocar. Cuando estuvo a punto de llegar al final de trayecto, Maverick le dedicó unas palabras. - No por tirarte todo el viaje mirándome vas a conseguir que te dé unas libras. Y no por ser un desgraciado, unas monedas van a arreglar tu vida. - el hombre frunció el ceño, antes de que Mavs abandonase el vagón en dirección al restaurante chino.

Una vez en Soho, saludó a los chinos encargados del restaurante, en el que aparte de servirle como salvoconducto para llegar al refugio también frecuentaba de vez en cuando para ir a comer. Esperó durante unos minutos a que estos estuviesen distraídos - y mira que era difícil que esas personas no estuviesen atentos a su trabajo - antes de colarse a una de las habitaciones traseras, cruzando en el camino las cocinas. Aquella estancia debía servir como almacén de productos congelados, porque hacía un frío del demonio y un olor a pescado que echaba para atrás. Abrió la puerta de uno de los congeladores del fondo, adentrándose en él. Sus dientes rechinaron durante unos segundos, antes de desaparecer como si de un armario evanescente se tratase, abriendo de nuevo la puerta y encontrándose en el patio principal de la Zona Segura del refugio.

No había nadie allí esperándole, ni merodeando por los alrededores. Las últimas veces que había acudido a la zona de fugitivos cada vez se topaba con menos gente. Caminó por la zona de los subterráneos antes de abrir las puertas de la sede de reuniones de la Orden.

Distinguió la figura de Albus Dumbledore con los brazos en jarra, dándole la espalda mientras observaba una pintura - o charlaba, no sabía - de cierto mago del año de catapúm. Unos pasos más allá estaba una chica rubia joven con la que debía haber coincidido en alguna reunión, pero cuyo nombre desconocía.

- Llegas tarde, Maverick. - empezó el anciano, sin necesidad de volverse para comprobar quién había aparecido por la puerta. -  Ven aquí, quiero presentarte a alguien...
Maverick O'Connor
Imagen Personalizada : Hielo [Priv] || Danny  - Página 2 Tumblr_inline_n7mk4zd91t1ssoiqt
RP : 10
PB : Chris Evans
Edad del pj : 36
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 6.700
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Leprechaun
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 32
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5438-maverick-o-connor#80350 https://www.expectopatronum-rpg.com/t5467-maverick-o-connor-relationships#80708 https://www.expectopatronum-rpg.com/t5469-las-cronicas-de-maverick https://www.expectopatronum-rpg.com/
Maverick O'ConnorInactivo

Maverick O'Connor el Mar Feb 06, 2018 1:29 pm

Puso los ojos en blanco, llevándose una mano al rostro en cuanto su aprendiz cayó inmovilizada al suelo al primer Petrificus Totalus que le había lanzado dándole un margen más que de sobra a la posible reacción. ¡Que bien pintaba todo aquello si su alumna no era siquiera capaz de esquivar hechizos que podría realizar cualquier alumno de primer curso! Añadió mentalmente la falta de reflejos a la lista de innumerables defectos (más que virtudes) que ella misma se había encargado de enumerar instantes antes y dio un par de pasos hasta donde había quedado su cuerpo, inmobil de manos y piernas. Hablar podía seguir hablando, pero Maverick O’Connor no quería escuchar disculpas por su torpeza. Quería que dejase de ser torpe, pero parecía que conseguir aquello podía llevarle muuuuuuuucho tiempo.

La apuntó con su varita.

- Finite. – conjuró, sin brindarle una mano para que se incorporase ni aceptando sus disculpas. – ¿También piensas pedirle perdón al primer mortífago que te acierte con una maldición ahí fuera? No suelen ser lo que se dice amables, precisamente. – rodó los ojos, cruzándose de brazos. – Venga, en pie.incorporarse se le da bien, por lo menos. Obviamente él también había sido víctima del impacto de maldiciones y hechizos en los muchos duelos que le había deparado primero su etapa como auror en el MACUSA y luego la vida de fugitivo en Londres y, sin duda alguna, el saber levantarse e iniciar una retirada a tiempo era un punto que le había salvado el pellejo en infinidad de ocasiones.

Lejos de estar contrariada por la pifia inicial, Danielle parecía totalmente dispuesta a redimirse. Una vez más, empezó dándole cierto margen de reacción, consiguiendo que así esquivase sus primeros hechizos sin aparente esfuerzo… Obviamente, solo fue condescendiente al principio, pues, a medida que avanzaban los minutos la dificultad del ejercicio iba tornándose más compleja por momentos. Empezó a lanzar maleficios más rápidamente, ya no tan sólo conjurando hechizos de inmobilizamiento si no también aturdidores. Para su sorpresa, estaba demostrando una agilidad que desde luego, no se correspondía con la torpeza que podía esperar en un inicio. No lo estaba haciendo nada mal…

Si no teníamos en cuena que no estaba dirigiéndole hechizos complejos que la pusiesen en verdadero riesgo. Así que se decidió a jugar con el entorno, dirigiendo un bombarda directamente a sus pies, haciendo saltar por los aires el suelo que pisaba y el que le rodeaba, dejándole desde luego en una complicada situación: ¿Cómo esquivabas si no tenías suelo en el que moverte? Naturalmente, por razones de la física (?) se precipitó unos metros hacia atrás, cayendo de culo allá donde todavía había suelo. A pesar de reventar el piso a su alrededor, se cercioró de que ninguna de las piedrecitas de éste le alcanzase dejándola tuerta de un ojo o algo.

Avanzó rápidamente hasta ella, sin darle tregua ni opción a incorporarse mientras seguía apuntándola con la varita.

- Y ahora, indefensa en el suelo, desarmada, con un mago sin escrúpulos y despiadado que te apunta con la varita dispuesta a terminar con tu vida… ¿Cuál es tu plan? – tampoco le dio opción a responder, porque la vida ahí fuera no le daría segundas oportunidades. Tenía que empezar a aprender a lo que se exponía si estaba dispuesta a combatir a las fuerzas oscuras saliendo de la madriguera en la que se había convertido el refugio. – ¡Animabilis! – un rayo plateado con ciertos tonos de turquesa surgió de su varita y de repente, allí donde había una joven universitaria, hubo una ardilla bastante confusa con lo que acababa de suceder.

Maverick O'Connor
Imagen Personalizada : Hielo [Priv] || Danny  - Página 2 Tumblr_inline_n7mk4zd91t1ssoiqt
RP : 10
PB : Chris Evans
Edad del pj : 36
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 6.700
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Leprechaun
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 32
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5438-maverick-o-connor#80350 https://www.expectopatronum-rpg.com/t5467-maverick-o-connor-relationships#80708 https://www.expectopatronum-rpg.com/t5469-las-cronicas-de-maverick https://www.expectopatronum-rpg.com/
Maverick O'ConnorInactivo

Danielle J. Maxwell el Miér Feb 07, 2018 9:26 pm

¿Timbien piinsis pidirli pirdin il primir mirtifigi qui ti iciierti cin ini mildiciion ihí fiiri? pensé, acordándome perfectamente de un trozo de Friends que revelaba muy bien ahora mismo a mi Danny interior intentando gobernar mi cuerpo. No soportaba ese tono altanero que intentaba recordarme lo inútil que era yo en correlación con lo excesivamente pro que eran los malos. Era molesto, ¿vale? Yo ya sé que soy inútil. ¡Soy Hufflepuff! ¡Se encargan de recordárnoslo los siete años que pasamos en Hogwarts!

Con la segunda oportunidad, lo hice relativamente mejor. Me alejé varios pasos de él para tener mayor tiempo de reacción y... vaya por Dios, me sentía como hace unos años en Hogwarts cuando los Slytherin jugaban a hacerme bailar mientras esquivaba un hechizo tras otro. Nada fue más efectivo nunca para hacerme bailar, en serio.

Sin embargo, pese a que me estaba saliendo bastante guay, Maverick hizo trampas y en vez de lanzarme un hechizo que me inmovilizaba, me lanzó un Bombarda, rompiendo el suelo de las instalaciones. ¿Eso estaba permitido? Porque a mí no me sonaba que eso estuviese permitido. Eso era atentar contra el servicio común, ¿o no? Seguro que Dumbledore se siente contrariado. Eso sí, fuesen las que fuesen las consecuencias sociales de eso, yo salí volando para atrás como consecuencia normal de un Bombarda que prácticamente estalla a tus pies y tú intentas saltar para no quedarte cual tronco sin extremidades inferiores.

Caí de culo y mi coxis—para los de la LOGSE: hueso del culo—lo sufrió por mí. Para cuando quise darme cuenta, Maverick estaba delante mía apuntándome con su varita, haciéndome una pregunta un tanto... trampa. No valía dar por hecho que estaba desarmada. ¡Me había quitado la varita a traición!

No me parece justo que esté desarmada, normalmente es muy difícil desarmarme —dije con una evidente queja, para entonces fruncir el ceño. Era difícil desarmarme porque siempre intento esconder la mano de la varita, era mi gran truco. —Pero... dadas las circunstancias en las que me pones... ¿supongo que sería el momento de pedir clemencia por mi vida y... —conseguir tiempo hasta que vengas a salvarme?, no me dio tiempo de decir.

Pero de repente, me lanzó un hechizo y yo solo pude ver cómo este impactaba en mí. Noté como mis piernas—lo único que veía delante de mí al estar en el suelo tirada—se iban haciendo cada vez más pequeñas hasta desaparecer, así como mis ojos comenzaron a ver cada vez más grande a Maverick, ya que parecía que se había echado a él mismo un hechizo de hacerse un gigante. Pero no. Era yo, que me estaba haciendo una maldita ardilla bajita, diminuta e idiota. Para cuando quise darme cuenta de lo ocurrido—pues esa transformación normalmente te confunde durante unos segundos—, me miré mi propio cuerpo, antes de mirar a Maverick otra vez y volver a fruncir el ceño, aunque esta vez está claro que con el rostro de una ardilla una no profesa el mismo respeto frunciendo el ceño. Comencé a saltar como una ardilla convencional, ya que era la manera más fácil que tenía de moverme si no quería experimentar una caída tras otra—pues, dato curioso, nunca antes en mi vida he sido ardilla—y llegué de un salto a Mavs, mordiéndole un pie. Más concretamente, el dedo gordo de uno de sus pies a través de sus deportivas.

Era mi venganza.

Pero de repente él hizo el hechizo que me volvió a convertir en humana, haciendo que me levantase rápidamente de allí como si nada hubiera pasado y yo jamás le hubiera dado un mordisco en el pie. En realidad había sido un mordisco de nada, ya me dirás qué clase de daño puede hacer una ardillita a través de un zapato en el dedo gordo. Que si se llama 'gordo' no es precisamente porque sea débil y esmirriado.

Quedaba menos humillante cuando era una ardilla... —confesé, para entonces curvar una sonrisa, carraspeando. —¿Vas por ahí convirtiendo a tus enemigos en batalla en animales inofensivos? ¿Es esa tu técnica no mortal contra el nuevo gobierno? ¿Luego los vendes a los chinos, que éstos hacen comida con cualquier carne animal y te deshaces de los cuerpos transformados de los enemigos? Es eso, ¿verdad? Es tu gran técnica. Es una técnica muy gore y sucia, pero me gusta, lo admito. Es inteligente. —añadí, poniendo la mano con la palma hacia arriba para que me diese mi varita. —La próxima vez con varita. Y no te tomes personal lo del mordisco, pero como bien has dicho, no hay que darse por vencido nunca. Tienes suerte de no haberme convertido en una mofeta o esto hubiera sido todo un despropósito.

Y antes de que pudiera decir mucho más, ya que yo estaba hablando por los codos SÓLO Y EXCLUSIVAMENTE para que no me dijese nada sobre ese mordisco, tuve que añadir una duda existencial que yo tenía.

El hechizo que has usado, ¿te permite convertirme en el animal que quieras? ¿Es más difícil entre más complejo sea el animal o algo así? —pregunté con verdadera curiosidad. —En realidad es un hechizo super útil no sólo como defensa o para dejar al enemigo en forma inofensiva, ¿no? Es decir, imagínate que yo estoy en apuros, sin varita, como en este momento y un mortífago en vez de convertirme en ardilla, va a lanzarme un Avada Kedavra. Si tú me ves y me conviertes en... cocodrilo o en un león, podría tener oportunidad de conseguir defenderme e incluso salir airosa, ¿no? A falta de ser demasiado inteligente para ser animago, a buen uso está el animabilis. —Reí ante mi idea.

Quizás yo estaba fantaseando un poco, ¿pero no sería jodidamente épico utilizar eso como ataque sorpresa? Obviamente habría que practicar siendo cocodrilo, león—o cualquier otro animal que te apetezca—para ser competente estando transformado. Y era verdad que con un simple Finite Incatatem podían cortarte el rollo pero... ¿quién sabía en realidad quién era animago y quién era sólo una farsa?
Danielle J. Maxwell
Imagen Personalizada : Holaaaaa, tonto quién lo leaaaaaa
RP : 8
PB : Chloë Grace Moretz
Edad del pj : 20
Ocupación : Desempleada
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 500
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Ninguno
RP Adicional : 000
Mensajes : 1668
Puntos : 1025
https://www.expectopatronum-rpg.com/t60-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t66-pequena-y-rebelde-huffle-relaciones-de-danny https://www.expectopatronum-rpg.com/t84-cronologia-de-danny-maxwell https://www.expectopatronum-rpg.com/t3751-correo-de-danny-maxwell#61243
Danielle J. MaxwellInactivo

Maverick O'Connor el Jue Feb 15, 2018 10:16 pm

La confusión de la ardilla tan sólo duró unos segundos. ¿Un mínimo instante en la vida de un humano suponía una eternidad en tiempo de ardilla? No tenía la menor idea de por qué una pregunta tan estúpida había acudido hasta sus pensamientos pero consiguió sacarle una leve carcajada interior. El tiempo suficiente para que la Danny ardilla reaccionase tras la transformación y brincase varias veces hasta caer en su pie, tratando de morderle el dedo. Algo que, naturalmente, teniendo en cuenta el grosor de sus zapatos, fue inútil. Aún así, el norteamericano valoró que no se quedase quieta y, aún siendo una inofensiva ardilla, tratase de hacer algo. Dudaba realmente sobre qué habría hecho él de verse convertido en roedor.

Podría haberla dejado convertida en ardilla durante otro largo rato. Por lo menos así no podía hablar, ni replicar. Mas por el momento, ya habían tenido suficiente. Apuntó de nuevo con la varita, en esa ocasión a su pie.

- Finite.– fue un momento bastante cómico el ver como la pequeña ardilla iba creciendo progresivamente hasta convertirse de nuevo en su joven aprendiz. A efectos prácticos, no es que fuese muy diferente a una ardilla, si obviábamos, por supuesto, su afición por hablar hasta por los codos. Frunció los labios y alzó las cejas, escuchando su retaíla de preguntas absurdas – o no tan absurdas, en el fondo podían llegar a tener cierto sentido… De no haber estado planteadas por ella. – No. – contestó, característicamente tajante. – No suelo tener tanta clemencia ahí fuera. Naturalmente, no voy a usar encantamientos finalizadores contigo.o me habría quedado sin alumna hace un buen rato. Aunque no te voy a negar que sí es un hechizo realmente eficaz. En caso de enfrentarte con solo un enemigo, puedes dejarle fuera de juego sin que llegue a esperarlo. Pocos magos reparan en los los hechizos de transformación… Y menos los mortífagos. Es más probable que traten de sacarte las tripas, así que… Sí, convertirles en hurón puede serte bastante útil en ese caso. Podría enseñártelo algún día, sí. – terminó afirmando, como si tuviese que autoconvencerse a sí mismo de ello.

Dio una vuelta a la varita entre sus dedos, antes de devolvérsela cuando esta le tendió la mano. No había demostrado unas extraodinarias capacidades esquivando hechizos estando desarmada, pero tampoco había sido el completo desastre que él esperaba. – No eres tan terrible esquivando hechizos como pareció al primer Petrificus Totalus. – apreció en voz alta, como si estuviese valorando sus aptitudes o felicitándola por ello. Francamente y por el momento, esas palabras eran lo más cercano a una felicitación que recibiría por parte de su mentor. Llevó sus ojos hasta su muñeca, donde las agujas de su reloj muggle marcaban las seis de la tarde ya pasadas. Con razón empezaban a rugirle las tripas… ¡Se acercaba la hora de la merienda y él perdiendo el tiempo en el refugio! – Por hoy, es suficiente. Debes estar cansada de tanto brinco. – repuso, mirándola de arriba abajo. No se podía negar que era una joven enérgica, pero… - Si no controlas esa hiperactividad terminarás por quedarte en los huesos. Ve a comer algo, anda.mandó, como si de su hija se tratara… Señaló su tabla de patinaje con el dedo índice. – Mañana, a la misma hora. Vente sin el skate. – y dicho aquello, se dio media vuelta, caminó unos pasos… ¿Espera? ¿Qué sentido tenía caminar unos pasos cuando iba a desaparecerse igual? Y puff.
Maverick O'Connor
Imagen Personalizada : Hielo [Priv] || Danny  - Página 2 Tumblr_inline_n7mk4zd91t1ssoiqt
RP : 10
PB : Chris Evans
Edad del pj : 36
Ocupación : Fugitivo
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 6.700
Lealtad : Orden del Fénix
Patronus : Leprechaun
RP Adicional : 000
Mensajes : 79
Puntos : 32
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5438-maverick-o-connor#80350 https://www.expectopatronum-rpg.com/t5467-maverick-o-connor-relationships#80708 https://www.expectopatronum-rpg.com/t5469-las-cronicas-de-maverick https://www.expectopatronum-rpg.com/
Maverick O'ConnorInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.