Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

The face of evil PT. I - Hello, Mr. Kant // [PRIV.] Sam J. Lehmann

Gwendoline Edevane Jue Feb 15, 2018 8:38 pm

Recuerdo del primer mensaje :

The face of evil PT. I - Hello, Mr. Kant // [PRIV.] Sam J. Lehmann - Página 3 2aj7s53
Jueves 15 de febrero, 2018 || Kennington Lane Café, cerca de la residencia de Ulises Kant || 20:30 horas

Las calles de Londres mostraban su aspecto más apacible esa tarde que ya empezaba a convertirse en noche. La gente corriente volvía a sus casas, terminada la rutina diaria. Seguramente cenarían viendo algún programa de televisión, y se irían a dormir temprano a fin de rendir al máximo posible al día siguiente.
Yo no tenía pensado acostarme temprano. No aquella noche. Me había citado con Sam, la primera vez que la veía después de aquella locura de fiesta de carnaval en la discoteca Babylon. Aquella fiesta que tan borrosa—creo que por suerte—estaba en mi mente. Y mentiría si dijese que no me hacía horriblemente feliz volver a verla, volver a estar con ella.
Pero el motivo de la cita no era una reunión de amigas. No. Había llegado la hora de entregarle toda la información que había logrado recabar acerca de Ulises Kant, su actual problema número uno. Me gustaría decir que también había obtenido algo de información acerca de la tal "Grulla", pero no: ese personaje misterioso era, en pocas palabras, un fantasma. Nadie parecía saber nada de ella, y con solo ese mote no podía encontrar nada.
¿Cual era el resumen de todo esto? Que la única forma de saber algo sobre Grulla era preguntar directamente al señor Kant. De él sí tenía mucha información, a decir verdad, y no había escogido al azar aquella cafetería para citar a Sam: se encontraba muy cerca de la casa del hombre que las ponía en peligro a ella y a Caroline.
Llegué caminando cerca de las ocho y media, bajo una lluvia fina. Llevaba puesta la misma ropa que durante mi encuentro con la Ministra hacía apenas tres días, a excepción del gorro de lana y la bufanda que había añadido para protegerme del frío... y para ocultar un poco mi identidad. Me protegía bajo un paraguas azul.
Al llegar a la cafetería, dejé el paraguas en el paragüero de la entrada y escogí la mesa más retirada de la amplia cristalera que pude encontrar. Resultó ser, por fortuna, la de la misma esquina, cerca de una máquina expendedora de tabaco. Tomé asiento en el lado más próximo a la cristalera, dejándole libre a Sam la silla del rincón para una mayor privacidad.
Me aflojé un poco la bufanda, que hasta entonces cubría la mitad inferior de mi rostro, y mientras me acomodaba. una camarera muggle de cabellos rubios y una edad cercana a la de Dorcas Medowes se me acercó. Con una sonrisa me preguntó qué deseaba tomar.

—Buenas noches.—La saludé con educación y una leve sonrisa.—Me tomaré un café solo. ¿Y puede preparar también un chocolate caliente? El más grande que tenga.

Por supuesto, el chocolate era para Sam. Ella no llegaría tarde, y lo sabía. Es más, pondría la mano en el fuego por su puntualidad, y estoy segura de que no me quemaría. Las bebidas no iban a tener tiempo de enfriarse.
Mientras esperaba, saqué del interior de mi chaqueta el motivo de aquella reunión: una carpeta llena cosas acerca del señor Kant. Había querido ser exhaustiva en aquella investigación. De hecho, todavía me sentía mal por no haber sido capaz de encontrar nada referente a Grulla.
Me convencí de que no importaba. De que todas las respuestas estarían, si no en el apartamento, en la cabeza del señor Kant. Y Sam tendría formas de extraer dicha información.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The face of evil PT. I - Hello, Mr. Kant // [PRIV.] Sam J. Lehmann - Página 3 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 31
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.286
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1438
Puntos : 978
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Gwendoline Edevane Jue Mar 15, 2018 4:42 pm

No quise presionarla. Cuando le preguntaba por su antigua varita, esa que llevaba cuando nos conocimos, su respuesta siempre era la misma: la había perdido. ¿Y sabéis lo mejor de ese tipo de respuestas? Que son tan vagas y genéricas que pueden hacer alusión casi a cualquier cosa sin ser mentira. Puedes perder algo mientras haces ejercicio, mientras paseas, cuando te lo roban... o cosas peores.
Pero no iba a presionarla, ni mucho menos. Asentí con suavidad ante su respuesta, conforme. Yo misma también tenía cosas que no le estaba contando. Algún día las sabría, y Sam tendría derecho a enfadarse conmigo. Solo esperaba que se enterase de esas cosas por mí, y no al ver mi cara en El Profeta, cuando alguna misión saliese mal y se descubriese mi implicación en el grupo conocido cómo la Orden del Fénix.

—Cuando estés preparada.—Asentí con la cabeza, quitándole de encima toda la presión. Faltaban todavía algunas horas para que supiese algún detalle acerca de aquella varita, antes de que conociese por primera vez el apellido Crowley.

Sabía que me arrepentiría de decir lo que dije cuando Sam intentó disuadirme de ir a estos lugares que servían cómo refugio y cómo centro neurálgico del tráfico de información para fugitivos y cazarrecompensas. En el momento en que Sam respondió a lo que dije, ya me estaba arrepintiendo de haber dicho aquello.

—No estoy enferma, pero ya empiezo a arrepentirme de ello...—Respondí, pero pude componer una leve sonrisa, a pesar del peligro al que Sam se iba a exponer ella sola.—Es una cuestión práctica, realmente.—Me llevé las manos a la cabeza, frotándome las sienes con los dedos índices de cada mano, cómo si de repente sufriese un dolor de cabeza.—La información que consigo del Ministerio es muy valiosa para ti, y no puedo arriesgarme a que pierdas dicha fuente de información.—Eso sin mencionar a la Orden, claro. No tenía pensado cortarles a ellos el suministro de información, tampoco. Pero bueno, Sam me prometió tener mucho cuidado.—Me aseguraré bien de que sea un lugar poco vigilado, o nada vigilado. Ya sabes, siempre se escuchan rumores... Pero tú, si algo te huele mal, ni se te ocurra entrar. Y antes de que hagas la broma, no, no me refiero a si alguien se tira un pedo.—Dije aquello de forma severa, pero hasta yo misma me di cuenta de lo ridículo que sonaba el último extracto de conversación. ¿Un pedo? Madre mía, menuda seriedad...

Debo reconocer que sufrí una inyección de alegría con todo lo relacionado con mi cumpleaño. ¿Sabéis esa sonrisa tonta que se te queda cuando alguien te sorprende? Pues... esa misma se me quedó a mí. Tras no celebrar mi cumpleaños en casi dos años, recibí aquella felicitación con auténtica alegría.
¡Y no solo eso! ¡Me iban a conceder todos mis caprichos! ¿Cómo no ponerme un poco "juguetona" con todo eso? Cuando hice mi "proposición indecente", la respuesta de Sam hizo que fuese incapaz de seguir conteniendo la risa. ¿Proposiciones indecentes, yo? Eso sería nuevo.

—Totalmente indecente.—Intenté volver a asumir esa actitud "sugerente" de antes, con bastante desacierto.—Tú, yo, una manta, un sofá, un televisor... ¿Sabes lo que podría pasar? Por supuesto, estás pensando bien: que acabaremos llorando cómo magdalenas cuando Johnny y Sara tengan que despedirse porque Johnny se va a la guerra, y después lloraremos cómo magdalenas cuando Johnny y Sara se abracen y besen con la puesta de sol de fondo, reunidos finalmente.—Y dicho eso no pude evitar volver a reírme, a pesar de que era francamente posible que sucediese algo de ese calibre.

Empecé a hacer zapping cuando Sam me entregó el mando a distancia. Mientras ella enviaba un mensaje a Caroline para que no se preocupase, yo iba pasando de canal en canal con el ceño fruncido. Un hombre en blanco y negro, vestido cómo un mafioso de los años veinte—posiblemente porque era un mafioso de los años veinte—me aseguró que me haría una oferta que no podría rechazar, apuntándome con una ametralladora; luego una voz francamente anodina mencionó los ritos de apareamiento de una manada de leones mientras mostraban a cachorros de león jugando juntos bajo la aburrida mirada de un león macho; un tipo apareció después intentando cortar una sandía con el cuchillo al revés, para dejar paso a un producto revolucionario, un cuchillo de doble filo para que los idiotas no se equivocasen a la hora de cortar...
Entonces, de reojo vi cómo Sam se ponía sus gafas, y tuve que parar de hacer zapping. Mi rostro adquirió la expresión que adquiriría al ver a un hermoso cachorro juguetón en una tienda.

—¡Oh, por favor! ¡Estás preciosa y adorable con esas gafas!—Le dije, e iba en serio. No pretendía burlarme ni mucho menos. De repente, parecía una estudiante aplicada.

Retomé la labor de buscar entretenimiento televisivo nocturno, cuando Sam vio algo que le gustó, y acepté el plan por lo entusiasmada que se puso. Nos acurrucamos bajo la manta que Sam nos echó por encima. Sam propuso entonces traer palomitas y chocolate, a lo cual dije que sí, por supuesto. ¿Palomitas mojadas en chocolate? ¡Reto aceptado!
No puedo ni describir lo feliz que me encontraba en esos momentos, junto a mi mejor amiga, mi "persona especial". No entendía mis sentimientos hacia ella, no del todo... pero en ese momento me daba exactamente lo mismo. Estaba bien, estaba perfectamente con ella, y así quería seguir.


A la mañana siguiente...


No podría decir en qué momento nos dormimos, ni quién de las dos se durmió primero. Lo único que sé es que mi reloj biológico me hizo despertarme a las 7:30 de la mañana. Abrí los ojos poco a poco, sin saber dónde estaba en principio. El televisor estaba encendido, mostrando el noticiero de la mañana, y sobre la mesita de café del salón, un bol a medio comer de palomitas y dos tazones de chocolate vacíos.
Sam estaba recostada contra mí, todavía dormida, y yo misma estaba recostada contra ella. Habíamos dormido en una posición no del todo cómoda, medio sentadas, medio tumbadas, y seguro que nos pasaría factura el día que comenzaba. Sin embargo... yo me sentía descansada y tranquila.
Me levanté con mucho cuidado, asegurándome de no despertarla. No quería, por nada del mundo, que se despertase, pues parecía un angel.
Eso sí, lo que si hice fue quitarle las gafas y dejarlas sobre la mesita, aprovechando también para apagar el televisor y recoger los restos de aquella "cena" de la noche anterior.
Tenía que trabajar, esa era la horrible realidad, y mientras Sam dormía, intentando hacer el menor ruido posible, me duché, me vestí, y tomé una taza de café por todo desayuno. Tenía que pasarme por el Callejón Diagón antes de ir al trabajo para comprarme una varita, así que no tenía mucho tiempo.
Me detuve ante la puerta, y antes de salir, me volví hacia Sam, que seguía dormida en el sofá. Me acerqué a ella y me arrodillé delante del sofá, a la altura de su rostro. Le aparté con delicadeza un par de mechones de pelo de la cara, y entonces le di un tierno y cálido beso en la frente.
¿Que por qué hice algo así? No lo sé, pero me salió natural. Lo necesitaba.

—Nos vemos más tarde.—Le dije, y entonces salí de casa, recordando la promesa que me había hecho mi amiga. Traería a Caroline y a todas sus mascotas, y celebraríamos una pequeña fiesta de cumpleaños. No podría hacerme más ilusión.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : The face of evil PT. I - Hello, Mr. Kant // [PRIV.] Sam J. Lehmann - Página 3 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 31
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.286
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1438
Puntos : 978
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.