Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen}

Gwendoline Edevane el Sáb Nov 03, 2018 4:07 am

Recuerdo del primer mensaje :

What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 LvxzAzY
Miércoles 31 de octubre, 2018 || Apartamento de Caroline Shepard y Samantha Lehmann || 23:09 horas || Atuendo de la intrusa

Miércoles 31 de octubre, 2018 - 22:35 horas
Uno de los pisos francos de Artemis Hemsley

Artemis Hemsley cruzó la pierna derecha por encima de la izquierda, al tiempo que dejaba escapar un prolongado bostezo. Se la notaba cansada, casi como una persona normal que había salido tarde del trabajo, o que llevaba haciendo horas extras toda la semana. Nada más lejos de la realidad con aquella mujer.

Gwendoline, una muñeca inerte con la mirada perdida, permanecía sentada en una silla, frente a la cama de Artemis. La mortífaga, casi como si ignorase la presencia de la desmemorizadora, o como si para ella no fuese más que un objeto inanimado, continuó maquillándose frente al espejo de su tocador. ¡Oh, sí! Y estaba totalmente desnuda, como si no tuviese ninguna invitada o no le preocupase lo que ésta pudiese ver. A tal nivel había llegado su confianza con Gwendoline Edevane.

Repítelo.Dijo Artemis, observando el resultado de su pequeña sesión de maquillaje en el espejo. Estaba casi satisfecha, pero ese lápiz de ojos… no acababa de convencerla.

—Caroline va a una fiesta de Halloween hoy. Estará fuera gran parte de la noche.—La voz de Gwendoline sonaba monótona, casi como una voz muerta. No existía emoción alguna en su entonación. Se limitaba a obedecer cada orden que Hemsley, su titiritera, le daba.—Sam está trabajando. Al ser noche de Halloween, también volverá tarde a casa...

Artemis asintió con la cabeza, al tiempo que se retocaba las pestañas con un poco de máscara. Cuando estuvo satisfecha con el resultado, se puso en pie y caminó por la estancia hasta llegar a la cama. Una vez allí, se sentó frente a Gwendoline. En su rostro aparecía una sonrisa enorme, que algunos podrían confundir con una agradable, pero que no lo era: Hemsley escondía sus dientes debajo de aquella sonrisa.

Lo has hecho muy bien, mi pequeña Gwendoline.Felicitó, risueña, la mortífaga. Entonces, su rostro se puso triste.Pero me has fallado: no me has traído la información que te pedí. Sigo sin saber una mierda sobre Allistar.Artemis apretó el puño, y su rostro se tiñó de ira. Gwendoline se puso visiblemente tensa, pero no alteró la posición en la silla. Lo tenía prohibido. La mortífaga la perforó con los ojos durante unos segundos más, antes de suavizar un poco su expresión.Tranquila, muñequita. Soy buena persona, y voy a darte una última oportunidad de redención.Y compuso una sonrisa que, de lo amplia y fingida amable que era, provocaba escalofríos.

Artemis se puso en pie y, haciendo gala de su dominio sobre la magia no verbal sin varita, con un simple gesto hizo aparecer ropa sobre su desnudo cuerpo de ébano. Se trataba de un disfraz de gata, mayormente de cuero. Se dio una vuelta delante de Gwendoline, como una niña orgullosa de su traje de graduación el día del baile.

¿Qué pinta tengo? ¿Estoy irresistible o no?Por supuesto, Gwendoline no respondió. No tenía tal capacidad: en aquel estado, sólo podía obedecer órdenes directas.Voy a una fiesta de Halloween, y después quizás tenga algo más de diversión.Hemsley sonrió de forma traviesa e hizo aparecer un látigo en sus manos, azotando el suelo con él a continuación. Gwendoline permaneció impasible.Pero no te preocupes: para ti también hay disfraz. No pensarías que iba a ser yo la única que disfrutaría de Halloween, ¿no?Y, con una risita, Hemsley hizo un nuevo movimiento de manos, esta vez en dirección a Gwendoline.

La ropa de la joven cambió: ahora, vestía totalmente de cuero negro, con una chaqueta con capucha reluciente. Ésta caía sobre los hombros de la mujer blanca, y la mujer negra la tomó, poniéndosela por encima de la cabeza con delicadeza. La miró como quien mira a una hija antes de ese hipotético baile de fin de curso, a fin de comprobar que todo esté en orden con el vestuario y el peinado.

Sammy tiene algo muy importante. Ha puesto sus sucias manos de ladrona de magia sobre mi espejo. Y tú, mi querida Alice, vas a recuperarlo.Artemis sonrió como una niña buena, y sin perder esa sonrisa, añadió:Esta vez, no admito fallos: como no cumplas la misión, te prometo, mi niña, que vas a saber lo que es el dolor. Y esas cosas que he visto en tu cabeza, eso de los hermanos Crowley, me ha dado muchas ideas. Créeme...

Gwendoline Edevane tenía miedo. Quizás la maldición Imperius no le permitiese mostrarlo, pero lo tenía. Y sabía que Hemsley hablaba en serio: el fracaso no estaba permitido, o pagaría las consecuencias.

***

Una figura femenina envuelta vestida de negro hizo su aparición en plena calle, enfrente de la vivienda que Caroline Shepard compartía con la fugitiva Samantha Lehmann. El cuero negro la ayudaba a pasar desapercibida en la noche. Observó la vivienda durante unos cuantos segundos, evaluando cualquier tipo de riesgo, y cuando estuvo segura de que no había ninguno, la mujer avanzó con paso decidido, cruzando la calle.

Se detuvo apenas unos instantes ante la puerta, sacando la varita de la manga de su chaqueta. La empuñó con una mano enguantada en cuero negro y la apuntó hacia la cerradura. Un hechizo Alohomora no verbal destrabó la cerradura con un chasquido metálico. La mujer apoyó su otra mano, la zurda, sobre la puerta, y empujó suavemente. Ésta se abrió apenas unos centímetros, lo justo para que la mujer echase un breve vistazo a la penumbra que reinaba en el interior.

Conjuró entonces un hechizo Echoes, el cual reveló la presencia de algunos seres vivos en el interior: los animales de la sangre sucia, seguramente. Ningún ser humano se encontraba en aquella casa, y la mujer de la capucha supo que era el momento perfecto para entrar. Nada más hacerlo, cerró la puerta tras de sí, y con un nuevo hechizo, sus ojos comenzaron a ver en la oscuridad.

Sobre la mesa, cerca de la entrada, se encontraba el gato de Lehmann. Éste, nada más ver a la desconocida, se puso en pie, curvó su espalda, y empezó a gruñir a la recién llegada. El pelo de su lomo se había erizado, y había adoptado una actitud hostil.

—Shhhh...—La mujer se llevó el dedo índice izquierdo al lugar donde estarían sus labios. En su lugar, estaba la máscara.

El gato, por supuesto, no obedeció a su educada solicitud de silencio, y la mujer tuvo que dejarlo dormido con un Leniendo no verbal. El animal cayó desplomado, sobre la mesa, durmiendo plácidamente.

***

La enmascarada cruzó el umbral la puerta abierta del cuarto de Lehmann. Nada más hacerlo, se encontró con los otros dos animales sobre la cama de la sangre sucia. No dormían, ni mucho menos: el cerdito había alzado la cabeza con curiosidad, mientras que la perrita observaba a la desconocida, confundida; movía y dejaba de mover la cola de manera intermitente, como si no fuese capaz de comprender lo que veía.

La mujer no perdió el tiempo: también durmió a aquellos dos.

Con los animales fuera de combate, y la vivienda a su total disposición, pudo finalmente quitarse la máscara. Era útil para ocultar su identidad, pero limitaba un montón su campo de visión. La dejó sobre la cama de Lehmann y entonces, en la oscuridad, se puso a buscar el objeto que Hemsley le había ordenado recuperar: el espejo. Mientras tanto, la puerta del cuarto de Lehmann permanecía abierta.

La máscara:
What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 RCN9Rx9


Última edición por Gwendoline Edevane el Mar Nov 27, 2018 4:55 am, editado 2 veces
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 31
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.286
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1438
Puntos : 978
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Sam J. Lehmann el Sáb Dic 01, 2018 3:41 am

El hechizo le había conseguido entrar sin que pudiera oponer ningún tipo de resistencia y Sam pudo ver cómo el cuerpo de Gwen era víctima de nada más ni nada menos que una sensación mental que la hacía creer que estaba en terreno inestable. Y no simplemente un desnivel que le producía la sensación de mareo, sino que era una visión de pura irrealidad que te hacía ver todo con una terrible sensación de vértigo. Lo difícil, con ese hechizo en tu mente, era ser capaz de mantenerte en pie cuando la realidad que vivía tu mente incitaba a hacer totalmente lo contrario. Había aprendido ese hechizo en la universidad mientras cursaba legeremancia, pero por aquel entonces la sensación de vértigo era simple y sin muchas facilidades en mitad de un duelo, sin embargo, tanto la maestría como el dominio de la legeremancia en Sam habían cambiado después de tanto tiempo, así como el efecto de ese hechizo.

Pudo ver cómo el cuerpo de Gwendoline intentaba encontrar su punto de gravedad, pero le era imposible. Mientras que Sam veía aquella escena igual de estática que siempre, se podía hacer una idea de cómo debía de estar sintiéndola en la cabeza ajena. La varita que portaba se le escapó de entre los dedos tras el golpe contra el escritorio y Sam no dudó ni un segundo en apartarla todavía más con un sencillo hechizo.

Se acercó a ella, decidida, mientras todavía la observaba sobre aquel escritorio. Nunca había sido partícipe de ningún tipo de situación similar en donde tuviera que ayudar a que una persona saliese de esa sumisión mental, pero con la teoría que bien tenía empapada al respecto, había ido allí con una idea sobre cómo conseguir que Gwen ganase aquella batalla. Porque a fin de cuentas, aquello no era más que una batalla de Gwendoline contra Artemis, una batalla mental en donde Gwen tenía que sacar todo de sí para aplastar el poder de Hemsley en su interior. La legeremante, que la conocía desde hace tantísimo tiempo, estaba segurísima que de ser consciente de lo que le pasaba, Gwen sacaría de su interior todo su poder y sería capaz de sacarla de su interior, luchando por lo que era suyo; por el control de sí misma. Sin embargo, una de las muchas ventajas que te da ser un legeremante y, además, tener tan nivel de inmoralidad como para poder hacer un Imperius, es que haces tu rastro irrastreable. Y para Gwen, seguramente, darse cuenta de que estaba siendo víctima de un Imperius todavía no era ni una opción para ella. Es por eso que sólo se le ocurría una manera de ayudarla, porque una cosa estaba clara: la única que tenía la decisión en aquella situación era Gwen y nadie más, pero Sam iba a hacer lo posible por alentar su consciencia y su voluntad.

A unos pasos del escritorio, la apuntó con la varita y cuando la mirada de aquella Gwen se unió con la de ella, conjuró un hechizo legeremens. Sus miradas parecían haberse tirado a la deriva de una aventura conjunta a medio de ningún sitio. Como si de una experiencia virtual se tratara, Sam sentía que se había mentido en el interior de su cabeza entrando a través de sus ojos y que ahora se encontraba en un vacío que, ni de lejos, se le antojaba como la mente de Gwen. Era la primera vez que entraba en la mente de su amiga, pero ni de lejos se sentía como si estuviese en una mente como la de Gwendoline Edevane, una mente que se atrevía a decir que por mucho que no la visitase con frecuencia, la conocía bien.

Ahora tenía dos opciones: buscar recuerdos de Gwen y alzarlos en mitad de su consciencia para que supiese muy bien quién era y por qué debía luchar, o enviárselos de su propia cosecha. Lo que tenía claro era una cosa: entrar en la mente de ella, estando tan manipulada, probablemente pudiera causar más estragos que ayudarla. ¿Tres consciencia distintas ahí dentro, intentando luchar por una? No quería romper a su amiga, por lo que optó por la primera opción. Durante un milisegundo de aquel momento sopesó en la opción más adecuada: quizás algo relacionado con ambas… pero al final se decantó por lo que ahora mismo necesitaba Gwen: un chute de confianza, algo que le dejara claro que era capaz de vencer a Artemis y que merecía la pena luchar. Le intentó meter en su cabeza el recuerdo que Sam tenía de Gwen apuñalando en la pierna a Artemis a traición, así como haciéndole frente con aquel hechizo tan chulo con el que Sam se había quedado boquiabierta, esquivando sus golpes físicos con la katana. Ese momento en el que ambas, cooperando, como siempre hacían, habían conseguido echar a la amenaza.

Y sí, en aquel momento, una frente a la otra mientras Sam le apuntaba con la varita, en una situación que cualquiera diría que eran enemigas, no era más que un momento más en sus vidas en donde ambas luchaban contra una misma enemiga. Y al igual que en su momento Sam le agradeció por estar siempre ahí, para tenderle una mano cada vez que caía en el pozo, Sam también estaría ahí para sacarla a ella aunque se hundiera bien profundo.

Tiro dado para ver el poder de Sam en la mente de Gwen.
Si ganas la tirada damos por hecho de Gwen Imperius gana, ya que evita que Gwen vea/tenga en cuenta el recuerdo que Sam mete. Si pierdes la tirada, damos pro hecho de que Gwen ve el recuerdo y reacciona.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Maestro de Dados el Sáb Dic 01, 2018 3:41 am

El miembro 'Sam J. Lehmann' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 HzPCSSJ
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Gwendoline Edevane el Sáb Dic 01, 2018 2:14 pm

El mundo se sacudía de manera salvaje ante sus ojos. El escritorio viejo había adquirido para la marioneta la misma importancia que un tablón de madera para un náufrago. Se aferraba con ambas manos al otrora elemento de oficina como si de un fragmento de su barco hecho pedazos se tratara, pero nada parecía poder detener aquella tempestad embravecida. La marioneta de Hemsley empezaba a sentir una frustración terrible, y con más razón, teniendo en cuenta la lucha que estaba teniendo lugar en su interior.

Tan desconcertada como estaba, paseó una vista temblorosa por la estancia, y fue en ese momento en que se encontró con los ojos de la legeremante. Trató de concentrar su mirada en ella, utilizarla como punto de referencia aunque todo alrededor siguiera agitándose. Aquel fue el error que cometió la marioneta de Hemsley, pues en ese momento la legeremante aprovechó para alzar su varita e introducirse en su mente.

En aquel estado, no pudo ofrecer resistencia alguna. Tampoco es que Artemis hubiera entrenado a su ‘muñequita’ para resistir intrusiones mentales. ¿De qué iba a servirle aquello a la mortífaga, si precisamente lo que ella quería era total y libre acceso al interior de su cabeza? Así que Lehmann lo tuvo muy sencillo en ese aspecto. Sin embargo, la marioneta no iba a rendirse sin luchar.

***

Estaba perdida. Perdida en aquel mar oscuro, buscando una salida, cuando lo único que podía ver a mi alrededor era oscuridad. Flotaba en aquella inmensidad, buscando una luz que me guiara hacia Sam. Su voz todavía resonaba en mi memoria, pero ya no era capaz de encontrarla.
Por mucho que me movía, por mucho que nadaba en ese mar, no sentía que me moviera hacia ninguna parte. De cuando en cuando me detenía a mirar, pero nada cambiaba: oscuridad, negrura, vacío… ¿Dónde estaba y qué hacía allí?
Poco a poco fui consciente de la realidad: no estaba perdida en un mar oscuro, sino encerrada en el vacío. Y ese vacío era una criatura viva que no tenía pensado dejarme escapar. Alguien se había tomado muchas molestias para que aquel lugar fuera inaccesible para cualquiera.
Para cualquiera, no, pensé de repente, y fue extraño: dicho pensamiento pareció retumbar todo alrededor, como si estuviera dentro de… Sí, dentro de tu propia cabeza, repitió mi voz, reverberando en aquel lugar oscuro como si de una cueva se tratara. Y entonces llegaron las imágenes.


***

Volvía a encontrarme en aquella sala decorada con motivos japoneses, prisionera de Artemis Hemsley. La mortífaga aplicaba sobre mí aquel doloroso hechizo que parecía a punto de despedazar mi cerebro, y entonces repentinamente la apuñalaba en la pierna con la navaja de Sam. Volví a sentir la sangre de Hemsley empapando mi mano, y esa sensación de triunfo cuando la mortífaga me soltó.

Entonces las imágenes cambiaron, dejando paso al enfrentamiento que Sam y yo habíamos mantenido con Hemsley. Sentí el miedo y la adrenalina mientras, haciendo uso del hechizo que Drake Ulrich me había enseñado, paraba los golpes de Grulla. Y no solo sentí miedo y adrenalina: me sentí viva.

Por último, Sam y yo haciendo equipo para derrotarla. Sam, mi amiga, mi persona especial, la que jamás me había abandonado. Ella y yo, que podíamos hacerle frente a cualquier cosa, luchando codo con codo contra aquella mujer que nos superaba en poder.

Sam. Mi Sam.


***

¡Sam!Pronuncié en voz alta, regresando a aquel vacío en que me encontraba momentos antes. Ante mis ojos había un punto de luz, brillante, y supe que era ese punto al que debía dirigirme.

Así que nadé… o corrí… o volé… o todo ello a la vez, pues la percepción de las cosas era muy extraña allí dentro, en dirección a ese punto de luz. Si lo alcanzaba, sería libre, yo lo sabía. Y volvería con ella.
Sin embargo, alguien poderoso sabía esto, y ese alguien estaba dentro de mí. Escuché su rugido procedente de la negrura por debajo de mí, y no tardé mucho en sentir cómo desplegaba una vez más sus tentáculos. Como voraces serpientes que hubieran avistado una presa, los tentáculos de Artemis Hemsley emergieron hacia mí y lograron atraparme.
Sin embargo, en esta ocasión, luché con todas mis fuerzas en un intento de liberarme. No podía dejar que aquello me impidiera volver con ella.


***

En el exterior, en el mundo real, la marioneta de Artemis Hemsley se dio cuenta de lo que estaba ocurriendo, de lo que Lehmann estaba haciendo. La sensación de vértigo quedó a un lado, y la marioneta comenzó un pulso mental con Lehmann. ¿Su objetivo? Expulsarla del interior de una cabeza que no era suya. La legeremante, sin embargo, tenía tanto poder como Artemis Hemsley en ese campo. No iba a ser una batalla sencilla.

Sus esfuerzos se tradujeron en contracciones involuntarias de su rostro, que mutó de la confusión inicial por el hechizo que le había causado el vértigo, a una mezcla de furia y dolor. Expulsar a la legeremante iba a requerir de todas sus fuerzas...
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 31
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.286
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1438
Puntos : 978
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Maestro de Dados el Sáb Dic 01, 2018 2:14 pm

El miembro 'Gwendoline Edevane' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 2j0NWDH
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Sam J. Lehmann el Lun Dic 03, 2018 3:59 am

Había funcionado.

Y sabía que había funcionado porque la Gwen que tenía delante no había conseguido resistirse. Aquel recuerdo volvió a hacer partícipe a su amiga de lo que había pasado y hasta la propia legeremante sintió esa inestabilidad en la mente ajena, una clara lucha por saber quién tenía allí dentro el poder. Y era curioso cómo, de normal, era la legeremante quién intentaba buscar el liderazgo en la mente contraria en pos de controlarlo todo, pero en este momento su papel se estaba limitando a apoyar a una de las partes mientras veía como las murallas de cada bando caían frente al más fuerte.

Por un momento había pensado que Artemis conseguiría hacer infranqueable la mente de Gwen para así asegurarse de que su lealtad era inquebrantable, pero eso al final solo sería un arma de doble filo que no le convenía en absoluto. Y ahora que estaba en la mente dividida de Gwen se daba cuenta de que no era más que una capa, una barrera de la que debía liberarse, traspasarla y destruirla. Hemsley había cogido su auténtica voluntad, la había hecho una bola totalmente despreciable y la había encerrado en lo más profundo; bajo capas y capas de una voluntad conveniente con sus deseos. Pero a Sam no le cabía ningún tipo de duda: quizás en su momento habían sido dos niñas débiles, dos ratillas de bibliotecas de las que cualquiera podía reírse y señalar como delicadas, pero la Gwen que conocía actualmente distaba muchísimo de eso. Y nadie la iba a retener en su cuerpo en contra de su voluntad.

Una vez en el interior de la mente contraria y con cierta seguridad frente a ella, Sam bajó la varita y caminó lentamente hacia donde se encontraba la Gwen ‘enemiga’, luchando por sacar a Sam de su mente. Por mucho que ambas estuviesen físicamente una enfrente de la otra, ahora mismo lo único que importaba era lo que se producía en un plano mental. Otra de las cosas buenas de que la conciencia de Artemis estuviese muy ocupada sacando a Sam de allí, es que Gwen lo iba a tener mucho más fácil para ganarle, por lo que la legeremante se lo iba a poner muchísimo más difícil. Así que acercándose a ella, sólo por si la conexión se perdía tenerla cerca, continuó incidiendo. Ahora que ya estaba dentro no iba a andarse con boberías e iba a intentar traspasar una de las muchas barreras que había entra ella y su amiga.

Así que aprovechándose del esfuerzo de esa voluntad impostora, Sam se abrió paso a través de los recuerdos de Gwen sin que nadie se lo impidiese. No al menos todavía. Así que en un intento de frustrar a aquella consciencia, creó en su interior un torbellino de recuerdos que aparecían constantemente, uno detrás de otro. Le daba igual el recuerdo, el momento o la situación, pues lo único que quería es que esa invasión se viese superada por todo lo que no entendía. Ahora mismo aquello que se interponía entre Gwen y su propio control tenía que lidiar con muchas cosas.

Apareció una Sam en la cocina de Gwen, devolviéndole la varita a Gwendoline después de aquel duelo con Ullises Kant. Gwen cogió la varita y se acercó a su amiga, teniendo bien claro sus deseos aquel día.

—¿Sabes? Iba en serio lo que dije antes. Quiero que te la quedes. ¿Y sabes por qué te ofrezco algo que es tan valioso para mí? Porque tú eres muy valiosa para mí…

Aparecieron Sam y Gwen sentadas en el sofá de la casa de Gwendoline, mientras ambas se abrazaban y lloraban después de que su amiga hubiera descubierto todo lo de Sebastian Crowley. Sam se quitaba las lágrimas de sus ojos después de haber descargado con ella sólo un poco de todo lo que guarda dentro. Sonreía a su amiga, en realidad alegre de haber vuelto a conseguir lo que creía perdido.

Creo que serías incapaz de hacer nada malo como para que yo decidiera apartarme de ti. —Y apoyó su cabeza en el hombro de Gwen, en un abrazo. —Nunca sabré si hice bien en apartaros o no de mí, pero lo que sí sé es que lo mejor que hice fue volver y recuperarte. No sabes lo mucho que te eché de menos.

De repente otra imagen recogía a Sam y Gwendoline en mitad de una pista de patinaje de hielo, riéndose a carcajada limpia, con lagrimas en los ojos de alegría y dolor en los mofletes de aquella risa incontrolable. Se acababan de caer, o más bien Gwen se había creído una patinadora profesional y había colisionado con Sam hasta el punto de que ambas habían hecho el ridículo más ridículo. Ni aquellos dos niños tan simpáticos pudieron hacer nada por evitar que demostrasen lo horrible que eran sobre ruedas. ¿Pero sabéis lo mejor? Que en aquel momento les dio todo igual. Sólo reían porque eran felices.

Saltó a otra imagen, en donde Sam y Gwen se encontraban en el pasillo de un hotel y, fruto del susto de ambas por estar en terreno desconocido y no tener ni idea de a quiénes se enfrentaban, Gwendoline cortó las distancias con Sam y la besó. No fue un beso cualquiera, sino el beso que derritió parte del hielo que envolvía el corazón de la rubia. La besó con esa pasión en la que piensas: ‘¿en serio tu amiga es capaz de hacerte sentir esto?’ '¿En serio tu amiga es quien te hace sentir esto?'

Aparecieron saltando en mitad del concierto de Michael Jackson. Luego caminando mientras reían y hablaban por todo el mercado de aquel espléndido festival. Luego despertándose juntas en aquella cama minúscula de la tienda de campaña con solo ganas de beber agua para la resaca. Luego haciendo malvaviscos junto a Andy. Y, por último, en la piscina del Magicland, hablando y riendo. Se vio ese momento en el que Sam le sujetó de la mano y la abrazó bajo las suaves ondas del agua, apoyando su cabeza en su hombro y dándole un beso en la mejilla, prometiéndole que en algún momento, cuando pudieran respirar sin ser objetivos de nadie, le llevaría bajo las estrellas.

La única diferencia entre la Sam de ese último recuerdo y la que ahora mismo estaba frente a Gwen, es que eso de besarla bajo las estrellas le parecía la mejor idea que se podía imaginar ahora mismo. No lo veía como una idea descabellada, ni incorrecta, sino que lo deseaba de verdad. Verla en aquella situación solo le hacía pensar en que debería de haberlo hecho antes. Y después de ser partícipe de todos esos flashes de recuerdo, tuvo clara una cosa: ella ya no era sólo una amiga.

Así que de nuevo, sólo quedaba ver una cosa: quién iba a ganar aquella batalla. Una Gwen y una Sam, de nuevo con las manos unidas, o aquella influencia de Artemis sobre ella. Una cosa estaba clara: Sam no se iba a ir de allí sin Gwen, fuera como fuese.  

OFFROL:
Lo mismo que antes. Tiro dado, si gana Sam pues Gwen ganaría también, pero si Sam pierde, la Imperius pues gana fuerza.
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Maestro de Dados el Lun Dic 03, 2018 3:59 am

El miembro 'Sam J. Lehmann' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 02FnvzK
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Gwendoline Edevane el Lun Dic 03, 2018 2:13 pm

Los tentáculos aflojaron la presión sobre mis extremidades, como perdiendo fuerzas repentinamente. Y aquel punto de luz, que hasta ese momento parecía alejarse, se quedó estático. Supe entonces que era mi oportunidad de seguir adelante, de salir de aquella negrura, y no perdí el tiempo: me zafé de los tentáculos y eché a correr, nadar, volar o todo al mismo tiempo. Allí dentro, todo tenía sentido.
El paisaje mutó a mi alrededor, y lo que antes era un un vacío sin forma definida, casi como lo más profundo del océano, dejó paso a lo que parecía ser un bosque en plena noche cerrada. Grandes árboles se alzaban a ambos lados de un camino a través del cual yo corría, huyendo de Hemsley. ¿La luz que perseguía? Un luminoso faro que se alzaba al final de aquel camino que parecía eterno, por encima de la línea de árboles.
Corría con pies descalzos, y a pesar de ello no sentía absolutamente nada cada vez que pisaba. Aquel era un mundo extraño que no comprendía—lo cual resultaba irónico, teniendo en cuenta que se encontraba dentro de mi cabeza—y que parecía cambiar conforme a los deseos de aquella que me perseguía. Parecía construído como una especie de prisión de varios niveles, a través de los cuales debía moverme si quería ser libre. Había dejado atrás la oscuridad más negra, y ante mí se extendía el segundo nivel: los bosques.
Puedo hacerlo, pensé, y mi voz nuevamente pareció salir de todas partes a la vez, un eco en el mismo bosque que estaba recorriendo.
Podía hacerlo. Y por si mi fuerza no fuera suficiente, no estaba sola. Ella estaba conmigo, y cada vez la sentía más cerca. No necesité más que ver los recuerdos que empezaron a aparecer, como imágenes en una pantalla de cine, ocupando parte del escenario por delante de mí. Allí dónde estaba la luz.


***

Primero, Sam había traído a mi mente aquellos momentos, esos en que había hecho frente a Artemis a su lado. Me había enviado ese pequeño impulso para que fuera consciente de que era capaz de luchar, de hacerle frente a Hemsley.
Ma había traído fuerza.
Ahora, en un intento de debilitar aún más a la marioneta de Grulla, me trajo aquello que la mortífaga jamás comprendería: el amor, el cariño y la confianza.
Aquel momento especial, aquel en que había cedido a Sam la misma varita que llevaba yo el día que nos conocimos, yo con doce años, ella con once, en la biblioteca de Hogwarts. Mis palabras, cuando insistía en que se la quedara tras haber perdido la suya frente a los hermanos Crowley, resonaron todo alrededor, igual que la voz de mis pensamientos.
No obstante, y aunque ese recuerdo me dio fuerzas, también trajo de vuelta la sombra de los Crowley.
Lo cual también sucedió con el siguiente recuerdo que apareció ‘proyectado’ ante mí: Sam y yo abrazándonos y compartiendo el llanto, después de que ella me revelara las cosas horribles por las que había pasado desde nuestra separación hacía dos años. Esta vez fueron sus palabras las que reverberaban en el bosque todo a mi alrededor.
Mi voluntad flaqueó entonces un poco, y no pude evitar detenerme allí mismo.

Malditos Crowley.Dije con total claridad.No teníais ningún derecho...


***

En el mundo real, dos lágrimas solitarias brotaron de los ojos de Gwendoline Edevane, muy en contra de los deseos de Artemis Hemsley. Esto sucedía mientras, en el interior de su mente, la bruja contemplaba las imágenes de aquellos momentos que tenían relación con Sebastian, Vladimir y Zed Crowley, y su impacto en la vida de las dos amigas.

Mucho era el miedo y el odio que despertaba en Gwendoline el recuerdo de los hermanos Crowley. El día que había descubierto lo que esos desgraciados habían hecho a su mejor amiga, a la persona que descubrió que amaba, había nacido dentro de ella una oscuridad que jamás se había marchado. Había empezado a coquetear con ideas como desear que no estuvieran muertos solo para poder matarlos ella misma, lentamente, como habían pretendido hacer con Samantha.

Quizás aquella rabia pareciera una señal de humanidad y de fuerza. Pero si algo entendía Artemis Hemsley, ese algo era la oscuridad. Había mucha en su alma, y sabía aprovechar esos momentos en su favor.

***

Repentinamente, el bosque cobró vida a mi alrededor: lo que antes eran árboles se tornaron tentáculos, y una risa siniestra emergió de las profundidades, a mi espalda.
Supe lo que ocurría, y no pude más que sentir pánico al respecto: Hemsley ganaba fuerzas, y pronto caería sobre mí.
Los tentáculos serpenteaban a mi alrededor, y entonces, varios de ellos emergieron del lugar del que procedía la risa. Solo que no eran tentáculos: más bien, parecían cuerdas elaboradas con algún tipo de sustancia viscosa y negra que se adhería a mí, allá donde tocaba. Sentía cómo la sustancia poco a poco cubría mi piel, y cómo al mismo tiempo los filamentos tiraban de mí hacia atrás, alejándome del faro luminoso y de las imágenes que transcurrían ante mis ojos.
Imágenes que cambiaron en ese momento.


***

Las imágenes que siguieron nos mostraban a las dos, Sam y Gwen, en una pista de hielo durante un invierno que, por fortuna, había durado lo suficiente como para que tuviera lugar aquella escena.
Ambas reíamos tras haber acabado en el suelo, tras una acrobacia mía en un intento de acabar con la incomodidad de un momento anterior.
Pese a la fuerza de los filamentos viscosos que tiraban de mí hacia atrás, logré resistir, y sonreír. Un pequeño impulso que me hizo recuperar las ganas de luchar.
Y entonces… entonces ese otro momento.
Sam y yo, en los pasillos de aquel edificio de apartamentos al que habíamos ido para encontrar a Hemsley, enredadas en un beso. No se me había olvidado aquella sensación, pero el revivir aquel recuerdo me la trajo de vuelta con más intensidad todavía. Aquellos sentimientos eran reales, y si bien aquel beso había ocurrido sin que yo fuera consciente de ello, había sido honesto y real. Una declaración de lo mucho que amaba a Samantha Lehmann.
Las imágenes del Magicland siguieron a aquel recuerdo. Primero Michael Jackson y su regreso, y después… la piscina. Nosotras dos, abrazadas de una forma que otros interpretarían como de algo más que amigas, que yo deseaba que fuera como de algo más que amigas. Sam hablaba de las estrellas, y yo recordaba aquella primera conversación que habíamos tenido después de mucho tiempo.

Tienes que llevarme a ver esas estrellas… y besarme bajo la luz de la luna llena.Pronuncié, y con aquellas renovadas fuerzas… empecé a tirar, en un intento de liberarme de los filamentos que me ataban.

No obstante, pese a aquella renovada fe y energía… muchas sombras planeaban a mi alrededor, y no iba a ser una batalla fácil.


Recuento:

Gwen - 2 toques || Sam - 1 toque

Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 31
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.286
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1438
Puntos : 978
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Maestro de Dados el Lun Dic 03, 2018 2:13 pm

El miembro 'Gwendoline Edevane' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 X8PWFNn
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Gwendoline Edevane el Lun Dic 03, 2018 2:26 pm

Los filamentos no aflojaron su presión ni un poco. La sustancia viscosa comenzó a envolverme, brazos y piernas, de una manera similar a un denso petróleo que envolvía mis extremidades con la fuerza de garras férreas. Igual que si de la cuerda de un arpón se tratara, los duros filamentos comenzaron a tirar de mí hacia atrás, a atraerme hacia la oscura boca de Artemis, que esperaba al final del recorrido.
Hice todo lo posible por mantener los pies pegados al suelo, pero finalmente no lo conseguí, y empecé a ser arrastrada contra mi voluntad. Al final del camino, yo lo sabía, esperaba Artemis Hemsley. Pero no solo ella.
Allí estaba Zed Crowley, cruzado de brazos y con una media sonrisa en los labios, esperando pacientemente.
Allí estaba también Vladimir Crowley, con una copa en la mano izquierda y un látigo bañado en la sangre de mi amiga en la derecha, sonriendo también.
Y allí estaba también Sebastian Crowley, cuya mirada y media sonrisa eran más que suficientes para hacer temblar a cualquiera.
Todos ellos estaban en calidad de observadores, demonios que se habían instalado en la oscuridad de mi mente, y cuyo único interés era verme caer. Quizás no fueran reales, solo algo de lo que Artemis se había aprovechado, pero el desprecio que sentían por mí era real.


***

En el mundo real, la marioneta de Hemsley se vio privada de muchas de las dudas que anidaban en la mente de Gwendoline Edevane. Si bien todavía tenía a la legeremante dentro de su mente, la resistencia de la marioneta se volvió mucho mayor.

Con todas sus fuerzas, y profiriendo un grito desesperado, la marioneta de Artemis Hemsley empezó a ofrecer resistencia, a empujar a Samantha Lehmann fuera de su cabeza.

Su grito fue escuchado desde los pisos más bajos del edificio, donde un grupo de indigentes muggles permanecía totalmente alerta a lo que ocurría pisos más arriba. Primero aquella especie de explosión tan fuerte, ahora un grito aparentemente de mujer. De no ser porque vivían con lo justo, y por el hecho de que su estancia en aquel lugar no era del todo legal, alguno de ellos ya habría buscado una cabina telefónica para llamar a la policía.

Este dado que tiro es para ver si Gwen Imperius consigue expulsar a Sam de su mente. Se rige por la misma regla de la legeremancia: como Gwen no es oclumante, está en desventaja frente a Sam, que es legeremante.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 31
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.286
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1438
Puntos : 978
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Maestro de Dados el Lun Dic 03, 2018 2:26 pm

El miembro 'Gwendoline Edevane' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 XrSvvfG
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Sam J. Lehmann el Mar Dic 04, 2018 4:48 am

No fue una sorpresa para ella trastabillar en aquel intento con sus propios pensamientos y emociones. Si algo tenía Sam que distaba mucho de los legeremantes más expertos es que era terriblemente emocional y, por tanto, todo lo que solía ver en las mentes ajenas sí que tenía efecto en ella, un efecto que por norma general solía acarrear con picos en sus sentimientos que le afectaban de una manera u otra. Era por eso que desde que era fugitiva le había cogido asco a lo que siempre había amado, pues había visto cosas que la habían hecho reflexionar muchísimo. Ahora, sin embargo, no se había tratado de una reacción por algo que había visto, ya que todas las escenas que había elegido, para que fuesen más fácil de seleccionar en aquel momento de nervios y estrés, habían sido junto a ella; sino que se trataba de una reacción por algo que había sentido, de un pensamiento totalmente inconsciente que embriagó toda su cabeza.

En realidad Sam era consciente de sus sentimientos pero lo difícil para ella no era descubrirlos, sino aceptarlos, por lo que cuando se te ponían delante de tus narices con tantísima evidencia y tú te dabas cuenta de la innegable realidad, quieras o no, supone un fuerte golpe, así de repente, sin poder negártelo a ti misma ni a nadie a tu alrededor. Así que ahí la tenías, viéndose arremetida por sus propios sentimientos y haciendo que éstos fuesen más un impedimento que un soplo de aire fresco.

Así que cuando sintió esa presión de que la estaban echando, se dejó de tonterías. No podía flaquear en aquellos momentos, ¿en qué narices estaba pensando? ¡No era momento para una introspección de sentimientos! ¡Era el maldito peor momento del mundo! Lo peor de todo es que pese a que ella tenía claro que había posibilidades de que aquello estuviese ayudando y alentando a Gwen a recuperar el dominio de su cuerpo, había que reconocer que estaba siendo más difícil de lo que se esperaba. Pero bueno, una de las muchas cosas que venía de fábrica en una amistad de años es que la confianza era sumamente ciega.

Así que a riesgo de entrar en conflicto con su amiga, decidió incidir más en la mente, sin hacer daño, tras ganar aquella batalla en la que había intentando echarla de su mente. Pero hoy no iba a ser ese día. A contrario de lo que pudiera creer Artemis Hemsley y su obsesiva necesidad de creerse por encima de todos en cuanto a poder y secretos en la magia, Sam sí que sabía cómo incidir daños en la mente ajena, sólo que siempre evitaba hacerlo porque como es evidente no encontraba ni satisfacción ni ningún tipo de uso útil en eso: lo único que podía acarrear una invasión tan destructiva era daños y Sam nunca quería hacer daño. No hacía falta ser un legeremante con ideas perversas como para conocer los puntos más dolorosos de un arte como ese, sobre todo cuando te lo habías estudiado todo tan bien como para encontrarle el truco a todo y darle la vuelta a tu beneficio. Y quizás no había contado con eso, pero Sam también era legeremante y sabía los trucos más terribles que podían usar contra las personas, por lo que teniendo en cuenta lo que veía en la mente de su amiga, se hacía una idea de lo que había hecho Artemis. Así que Sam continuó entrando sin hacer daño, por una puerta trasera que solo buscaba crear la presión necesaria para que ella no fuese capaz de continuar luchando con ambas a la vez. Sólo quería eso. Si luchaba contra Sam no iba a poder luchar contra Gwen.

Corrió por un pasillo oscuro, levemente iluminado allá por donde pasaba. A sus laterales se alzaban grandes torres cargadas de libros, como si se tratase de una biblioteca infinita hacia todas las direcciones. Todo lo que había allí eran recuerdos y más recuerdos. Y sí, Artemis habrá hecho un gran trabajo hundiendo a Gwen en lo más profundo de su conciencia, pero su mente seguía siendo un abanico abierto para una legeremante, por lo que ahora mismo estaba expuesta a ello. Así que siguió corriendo, haciendo que todos aquellos libros se desplegasen y cayeran, ocultándose detrás de aquella sobrecarga en la mente.

Por su parte, el cuerpo físico de Samantha había caminado lentamente hacia allí y se había quedado al otro lado del escritorio en dónde se apoyaba el cuerpo de Gwendoline, quién ya no le mantenía la mirada. Ella, sin embargo, no había apartado la mirada de su amiga. Si una cosa había aprendido siendo legeremante tanto tiempo es que nunca debía de perder de vista a su objetivo.

OffRol:
Como me defiendo automáticamente, ataco directamente.
Sam está agobiando y presionando a la Imperius para que Gwen pueda salir, ¡así que lo de siempre! :aw:
Sam J. Lehmann
Imagen Personalizada : Es un lindo cerditooooooo
RP : 10
PB : Taylor Swift
Edad del pj : 28
Ocupación : Camarera
Pureza de sangre : Sucia
Galeones : 35.046
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 1376
Puntos : 1131
https://www.expectopatronum-rpg.com/t2138-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2143-sam-j-lehmann-relaciones https://www.expectopatronum-rpg.com/t2182-cronologia-de-sam-j-lehmann https://www.expectopatronum-rpg.com/t2181-buzon-de-sam-j-lehmann#39778
Sam J. LehmannFugitivos

Maestro de Dados el Mar Dic 04, 2018 4:48 am

El miembro 'Sam J. Lehmann' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 HzPCSSJ
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Gwendoline Edevane el Mar Dic 04, 2018 2:38 pm

Frente al desarrollado poder mental de la legeremante, los esfuerzos de la marioneta de Artemis Hemsley para expulsar a Lehmann de su mente fueron equiparables a la fuerza que puede ejercer un bebé al intentar empujar un armario: una resistencia tan débil que la sangre sucia fue capaz de atravesarla con facilidad, como un cuchillo incandescente cortando un bloque de mantequilla.

El plan de Artemis Hemsley no era infalible, ni mucho menos: en su afán por tener una marioneta controlable, que no le supusiera ningún tipo de problema, no se había preocupado en blindar la mente de Gwendoline frente a la posible intrusión de otros legeremantes. Y sabiendo que ella y Lehmann eran amigas, hubiera sido una buena idea hacerlo.

La realidad era que aquella mente ni siquiera estaba preparada para hacer frente a una legeremante, y ni siquiera sabía cómo hacerlo. A consecuencia, Lehmann permaneció dentro de su mente, y por lo visto, no tenía intención de marcharse.

***

Los filamentos tiraban de mí con gran fuerza, y por mucho que ponía todo el esfuerzo que estaba en mi mano en mantenerme firmemente en el lugar en que me encontraba, la realidad es que cada vez era más difícil: no tenía suficiente fuerza como para resistir el poder de Artemis Hemsley en una batalla que no se desarrollaba en el plano físico, sino en el plano mental. Mi mente no se había preparado nunca para algo como aquello, a diferencia de Artemis Hemsley.
Y sin embargo, me prometí a mí misma que, si aquello era el final, si lo que me esperaba era la oscuridad eterna de la que había emergido apenas unos momentos antes, no pensaba rendirme sin pelear. Y es por eso que cuando los filamentos viscosos terminaron enviándome al suelo, y mis pies ya no me sujetaban, me aferré con los dedos de las manos a la dura tierra que no existía. Aquello era un intento desesperado y yo lo sabía, pero aún así, no le iba a dar la satisfacción de rendirme.
Se produjo entonces lo que parecía un terremoto que sacudió todo el bosque de tentáculos. La imagen se desenfocó, y por un momento todo se conviritó en un borrón negro a excepción de la luz del faro que se encontraba por delante de mí, a kilómetros de distancia.
Entonces, empezaron a aparecer recuerdos en medio de la negrura, sin un orden lógico que seguir. En mi caso, no me confundieron: eran mis recuerdos, después de todo. Sin embargo, Artemis Hemsley empezó a perder fuerza...


***

Una concatenación de recuerdos inconexos comenzó a desfilar de manera desordenada por delante de mí, y a pesar de la situación en que me encontraba, no pude evitar fijarme en ellos.
Beatrice Bennington y yo contemplando los unicornios en el bosque prohibido, cuando tenía quince años.
Henry Kerr, Sam y yo, en una de esas escasas fiestas de universidad a las que solía acudir; Henry gritaba ‘¡Por Escocia!’ antes de beberse su copa de un trago, mientras Sam ponía los ojos en blanco, para luego reír los tres juntos.
Caroline y yo en aquel lago, en diciembre del año pasado, luchando contra unos Grindylows. Mi madre, al volante del coche que actualmente era mío, cantando a pleno pulmón ‘You give love a bad name’ mientras conducía.
Chess, la primera vez que había puesto un pie en casa, tras semanas de maullar ante mi ventana.
El abrazo que Sam y yo compartimos cuando regresó a mi vida, después de dos años lejos.
La vez que nos conocimos, en la biblioteca de Hogwarts, cuando terminamos leyendo aquel libro juntas...


***

Igual que si se tratara de cuerdas de guitarra que se tensan demasiado mientras se trata de afinar el instrumento, los filamentos que me sostenían comenzaron a romperse. Clack, clack, clack…, sonaba a medida que iban rompiéndose.
Aquella tormenta de pensamientos había confundido la conciencia ajena a mí, la influencia de Artemis anidada en mis pensamientos. El mundo a mi alrededor volvía a ser un bosque, y los tentáculos volvían a ser árboles; el faro estaba más cerca que nunca, casi al alcance de mi mano.
Así que, con un último esfuerzo, y luchando contra mi propio cuerpo, me puse en pie para la carrera final. Solamente tenía que alcanzar la luz y sería libre.
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 31
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.286
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1438
Puntos : 978
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Maestro de Dados el Mar Dic 04, 2018 2:38 pm

El miembro 'Gwendoline Edevane' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Dado de 20' :
What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 GFSqkHr
Maestro de Dados
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 1ggcHSD
RP : 0
Mensajes : 3787
Puntos : 1720
Maestro de DadosModerador

Gwendoline Edevane el Mar Dic 04, 2018 3:00 pm

Sin embargo, la libertad parecía querer escapárseme entre los dedos, pues cuando estaba a punto de alcanzar el faro, la puerta de éste, y asir el pomo con mi mano, repentinamente se alejó. Como si la construcción onírica estuviera colocada sobre una cinta transportadora, se alejó de mí a toda velocidad, amenazando con perderse en la distancia.
La desesperación se adueñó de mí. A mis espaldas, empezó a soplar un furibundo viento que azotaba las ramas de los árboles, arrancándoles sus hojas sin piedad. Y algo, una oscura bestia cuadrúpeda, galopaba en mi dirección.
No quería mirar atrás. Solo quería huir. Si aquella bestia me cogía, lo sabía, estaría perdida. Me devolvería a aquel lugar oscuro. Y no quería volver allí.
Así que corrí. Corrí con todas mis fuerzas, y por mucho que corría, el faro parecía seguir alejándose cada vez más. Su luz poco a poco disminuía de tamaño, hasta un punto en que se convirtió prácticamente en un punto difuso en el horizonte. El bosque se oscureció, y la sombra del monstruo se cernía sobre mí, cada vez más grande.
Un rugido salvaje llegó desde algún punto a mis espaldas, tronando sobre el bosque. Sabía que era Artemis, y sabía que no estaba contenta conmigo. El miedo empezó a adueñarse de mí...


***

El torrente de pensamientos confundió a la marioneta de Hemsley, permitiendo que la legeremante se escondiera en el interior de su mente. De aquella manera, jamás podría expulsarla, pues una no puede expulsar aquello que no puede ver. La frustración de una criatura que no era real más allá de la voluntad de su maestra podía sentirse en el interior de la mente de Gwendoline Edevane.

¿Cómo podía liberarse de ella? ¿Cómo podía sacarla?

La respuesta a aquella pregunta llegó por medio de la voz de su maestra: Si no puedes expulsarla… haz que desee marcharse. Enséñale aquello que más teme.

Los ojos de la marioneta se abrieron repentinamente, comprendiéndolo, y se giró hacia Lehmann para volver a establecer contacto visual con ella. En medio del torrente de pensamientos y recuerdos desatado por la legeremante, buscó uno concreto. Uno que no pertenecía a Gwendoline, sino a la legeremante. Se concentró en encontrarlo y mandarlo a todas partes de su mente.

Ese recuerdo era el de los hermanos Crowley.

Pues eso, este dado va como el de antes, con la diferencia de que si gano la tirada, Sam ve los recuerdos de los Crowley y le afectan negativamente. ¡Vamos allá!
Gwendoline Edevane
Imagen Personalizada : What lies beneath the surface {Carol, Sam & Gwen} - Página 4 9guYyyq
RP : 10
PB : Elizabeth Olsen
Edad del pj : 31
Ocupación : Jefa de Desmemorizadores
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 6.286
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : Tortuga marina
RP Adicional : ---
Mensajes : 1438
Puntos : 978
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5349-gwendoline-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t5353-relaciones-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5368-cronologia-de-gwendoline https://www.expectopatronum-rpg.com/t5354-correspondencia-de-gwendoline
Gwendoline EdevaneDesmemorizador

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.