Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier

S. Rox Jensen el Jue Mayo 16, 2019 11:46 am

Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier CWp3ipN
Jueves 16 de mayo de 2019 | Urgencias Mágicas del Hospital San Mungo | 22:01 pm. | Atuendo.


Iba tarareando una canción mientras bajaba las escaleras, de regreso a las urgencias mágicas de San Mungo. Aquella noche le tocaba guardia y, por suerte para ella, tenía buena compañía: Laith. ¡Al fin les había tocado un turno de noche juntos! Hacía ya mucho que no coincidían y, aunque siempre era mejor pasar tiempo juntos fuera del hospital, cuando se te presenta una larga noche de trabajo por delante mejor pasarla con tu mejor amigo al lado, ¿no? Así pensaba Roxanne al menos.

Llevaba dos vasos de café humeante en sus manos, se los habían servido de milagro momentos antes de que la cafetería cerrase y Rox había tenido que emplear su mejor carita de perro abandonado para que se los preparasen porque, aunque la cafetera que tenían los sanadores en la sala de personal hacía un buen café, lo cierto era que no se podía comparar con el que servían en la cafetería del último piso del hospital.

Nos espera una larga noche —dijo nada más entrar en la pequeña sala de descanso que había en urgencias para cuando los sanadores no tenían pacientes.— Así que mejor si la pasamos con café calentito, ¿no? Traído directamente de la cafetería —le pasó el recipiente caliente a Laith.— Estaban a punto de cerrar y he tenido que vender a mi primogénito para que me los pusieran —bromeó.

Se sacó del bolsillo de la bata unos sobres de azúcar y bastoncillos de plástico para remover el café, y los dejó encima de la mesa para que Laith pudiera coger lo que quisiera. Prepararse el café al gusto de cada uno era casi como un ritual para Rox, a ella por ejemplo le gustaba con solo medio sobre de azúcar.

Sé que la salud de nuestros pacientes es lo más importante y no hay que hacer bromas con eso, pero —comentó mientras le quitaba la tapa al vaso del café y vertía el azúcar— dime que has visto al paciente que ha llegado esta tarde, el que se ha caído de la escoba y está ingresado en la primera planta. O sea, si no lo has visto ya estás tardando en ir, yo me he dejado caer como quien no quiere la cosa cuando una de las enfermeras me lo ha contado, pensaba que exageraba pero no —relató para que su amigo se ubicara. Puso una sonrisa pícara antes de añadir: — ¡Madre mía como está! Dicen que es jugador de Quidditch de nosequé equipo, sabes que no soy muy fanática de ese deporte, pero no me importaría montarme en su escoba —dijo con un evidente doble sentido y sin retener una pequeña risa. — Se lo han asignado a Donovan pero no me importaría curarlo con mi amor, seguro que se curaba antes que viéndole la cara a ese idiota.

Donovan era un sanador mayor, arrugado y amargado que no se merecía a aquel bomboncito. La vida era taaaaan injusta. Quizá influyera el hecho de que Roxanne le tenía manía al veterano sanador, que había sido su tutor de prácticas mientras cursaba la carrera de medimagia y que había aprovechado para ningunearla todo lo que había querido y más. Por suerte Rox se crecía ante la adversidad y acabó por demostrarle a aquel vejestorio de la época del pleistoceno que era una excelente sanadora.

Bueno, mejor no vayas a verlo —se corrigió en cuanto lo pensó un poco más detenidamente. Su amigo era un ligón, si iba a verlo seguro que se caería en sus redes.— Que con el peligro que tienes tú seguro que acabas quedándotelo para ti.
S. Rox Jensen
Imagen Personalizada : Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier S0WJx4j
RP : 10
PB : Blanca Suárez
Edad del pj : 29
Ocupación : Sanadora
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Mariposa
RP Adicional : 000
Mensajes : 139
Puntos : 72
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5479-s-rox-jensen-id#80844 https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/
S. Rox JensenInactivo

Laith Gauthier el Sáb Mayo 18, 2019 9:28 pm

El sanador había decidido escaparse diez minutos a hacer una llamada y fumar un cigarro antes de verse encerrado en urgencias hasta nuevo aviso. Al menos le tocaba cubrirlo con Roxanne, porque siempre era mejor compartir las noches duras de trabajo con alguien de sangre liviana con quien poder conversar, y siempre era un placer estar con sus amigas más cercanas.

Sentado en una silla de la sala de descanso, con los lentes sobre la cara y leyendo una tablilla de información, volvió su mirada a Roxanne cuando ella irrumpió en la sala con tanto ánimo que no parecía que iban a quedarse despiertos toda la noche cuidando de sus pacientes. En la habitación también estaba Joseline, una joven practicante que tenía el radar gay muy averiado y se le notaba un fortísimo crush con su superior.

Revisa las vitales cada hora y media y cada visita administra cinco gotas de reabastecedora de sangre vía oral, si está dormido despiértalo con mucho cuidado y amablemente, cualquier cambio me llamas —terminó de darle instrucciones de cómo vigilar a sus pacientes mientras él estaba ahí en urgencias.

Joseline asintió tímidamente. — Por supuesto, con permiso —hizo una educada reverencia y miró a Roxanne a su salida. — Sanadora Jensen —se despidió también de la mujer antes de salir de la sala.

Tú eres la persona que más me quiere, podría proponerte matrimonio, seríamos una feliz pareja con café de cafetería de por medio —exageró su agradecimiento, tomando con cuidado el vaso y besándole la mejilla a modo de saludo. — Yo estaba pensando en ir a poner la triste cafetera que hay en la sala de sanadores —dramatizó, con una mano en el pecho y abriendo la tapa de su café.

Laith no tenía muchas preferencias en café, dependía más bien de su humor y de sus ganas. Tenía la costumbre de ponerle dos de azúcar, siempre el medio sobre que Roxanne dejaba, aunque a veces ni siquiera tenía tiempo de ponerle nada de azúcar.

El café me gusta como el sexo —le dijo como si fuera un dato milenario: — fuerte, caliente y diario —se sonrió divertido.

Estaba mezclando el azúcar con el líquido mientras su amiga empezó a hablarle sobre uno de sus pacientes, mirándola con curiosidad. Había colocado un codo sobre la mesa, su mano sirviéndole de apoyo a su cabeza, la silla girada en dirección a Roxanne y su mano libre removiendo su café, con toda su atención dedicada a ella.

Ya que no había visto al paciente en cuestión, Laith estaba imaginando algún tipo de broma de mal gusto respecto a su aspecto físico en un mal sentido, por la manera en que su amiga lo había introducido a su conversación. Se extendió una sonrisa en sus labios tan pronto supo que todo el revuelo provenía a que el hombre del que hablaban era muy atractivo físicamente hablando, un jugador de Quidditch.

A mí tampoco me gusta mucho el Quidditch —le recordó, — es aburrido si no explota nada —como lo hacía en el Quodpot. — ¿Tanto así? Pues podría ir a echarle un vistazo, a ver si me apetece montarme en su escoba también —sonrió divertido.

Le colocó la tapa a su vaso para evitar que se derramase, usando las dos manos porque los vasos eran unos traidores y a veces se abrían solos. A nadie le gustaba quemarse con café hirviendo nada más comenzar una guardia, por mucho que el hospital estuviese muy cerca. Demasiado cerca.

Bufó divertido cuando Roxanne le dijo que no fuera a verlo. — Oh, pero qué mala persona, ¿y si es el amor de mi vida y me quieres separar de él? —volvió a dramatizar. — Además tenemos un cincuenta-cincuenta, si es gay me lo quedaría, si es hetero es para ti, y si es bisexual… que gane el mejor —le tendió la mano en un gesto competitivo.

En verdad, para él, lo más que podría tener era una noche de pasión. Ya exagerando, un amigo con derechos. ¿Eso importaba para discutir con Roxanne por un hombre? En lo absoluto.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

S. Rox Jensen el Vie Mayo 31, 2019 9:38 pm

Se despidió de Joseline con un leve asentimiento de cabeza cuando ésta pasó por su lado y salió de la sala, dejándola sola con Laith. Sonrió de manera mucho más confiada cuando estuvo a solas con su amigo, que aseguro que ella era la persona que más lo quería.

Haríamos una pareja fantástica, pero a la pobre Joseline se le rompería el corazón. Me he fijado en cómo te mira, como si fueras una estrella del rock —bromeó mientras tomaba asiento. — Queda mucha noche por delante, no descartes darle uso a esa cafetera del demonio, pero mientras tanto he pensado que podemos disfrutar de buen café —se encogió de hombros.

Se echó el medio sobre de azúcar y lo dejó encima de la mesa, sabiendo que Laith solía terminárselo. Una risa se escapó de sus labios cuando su amigo comparó el sexo con el café.

Eres de lo que no hay, ¿lo sabías? —le respondió sonriéndole.

Entonces empezó a contarle sobre el paciente nuevo que había ingresado, y que para el gusto de Roxanne estaba para comérselo y repetir. Y todo ese revuelo no es porque llevase desde vete tú a saber cuándo sin acostarse con nadie, no, no era eso. Para nada.

La francesa no era muy forofa de los deportes, a excepción del fútbol europeo muggle, que había descubierto gracias a un antiguo novio que era nacido de muggles y que la llevó a ver un partido del que acabaría siendo su equipo preferido, el Manchester City. Pero en cuanto a los deportes mágicos, digamos que ni el Quidditch ni el Quodpot, del que hablaba Laith, eran su primera opción para pasar la tarde.

No puede ser el amor de tu vida, Laith —lo contradijo como si fuese algo demasiado obvio, para luego añadir: — porque es el amor de la mía —dramatizó para acabar riéndose luego. Muy probablemente no fuese el amor de la vida de ninguno, pero pelear con Laith por chicos guapos era una de sus actividades preferidas. Miró la mano que le tendía con los ojos entrecerrados, sopesando qué hacer. Finalmente la estrechó. — Pero hagámoslo interesante, apostémonos algo. El perdedor le cubrirá el turno al ganador para que pueda salir con el bomboncito en una cita sin preocuparse por el trabajo, ¿qué te parece?

Claro, que no contaban con que quizá el objeto de aquella apuesta, o sea el atractivo jugador de Quidditch, pudiera no estar interesado en ellos. Quizá estaba felizmente casado, quizá era asexual, o vete tú a saber qué.

Si me termino casando con él no pienso invitarte a la boda, que lo sepas —y le sacó la lengua a su amigo, como si tuviese cinco años. Después de su terrible y falsa amenaza le dio un trago al café despreocupadamente, quemándose la lengua. — AH JODER ARDE. ARDE. ARDE. —dejó el café encima de la mesa y sacó la lengua, como si así fuese a enfriarse antes. — ¿Con qué han hecho el puto café, con aliento de dragón? Se me va a caer la lengua a cachos y así no voy a poder hacer feliz al jugador de Quidditch —bromeó aunque en realidad le hormigueaba toda la lengua. — Primera urgencia de la noche, sanadora torpe se calcina la lengua bebiendo lo que se suponía era café pero resultó ser pis de dragón. Mi vida es una tragedia griega.
S. Rox Jensen
Imagen Personalizada : Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier S0WJx4j
RP : 10
PB : Blanca Suárez
Edad del pj : 29
Ocupación : Sanadora
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Mariposa
RP Adicional : 000
Mensajes : 139
Puntos : 72
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5479-s-rox-jensen-id#80844 https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/
S. Rox JensenInactivo

Laith Gauthier el Lun Jun 03, 2019 7:28 am

Cariño, creo que no te has dado cuenta, pero soy una estrella del rock —se llevó una mano al pecho, señalándose a sí mismo en un gesto por demás exagerado. — Primero me malacostumbras a buen café y después quieres enviarme a poner la cafetera, qué feo que seas así —se quejó, aunque la verdad estaba bromeando. El café no era tan malo, pero el de cafetería era mejor.

Se sonrió como un niño cuando le dijo que “era de lo que no había”, sabiendo que aquello era una suerte de halago, pese al tema. No todos tenían tan buen ánimo cuando sabían que iban a pasar una noche en el hospital en vela, pero ellos lo tenían.

Pues yo digo que… Ya vuelvo que voy a poner la cafetera y a pasarme por la habitación de nuestro jugador —le guiñó el ojo, amagando marcharse, aunque en realidad no lo hizo. Sabían dentro de ellos que quizá el otro ni siquiera se interesase en ninguno, ¿es que eso era un impedimento para discutir? No, en lo absoluto. Era lo que tenía ser ellos, que siempre podían discutir y picarse mutuamente, fuese cual fuese la excusa. — Ni siquiera tú te crees eso, sabes que yo seré tu padrino de bodas no importa quién sea el novio —se jactó de ser su mejor amigo, sonriéndole travieso.

Se colocó las gafas como diadema cuando dio el primer sorbo a su café, pues estas se empañarían con el contraste del frío con el vapor de la bebida caliente. Bebió con miedo, apenas tanteando la temperatura con los labios sin dar un trago a traición… justo como Roxanne lo hizo, sobresaltándolo ligeramente con el grito.

¿Ves? Eso es karma —la señaló divertido, dejando su vaso sobre el escritorio. — No le podemos dar servicio médico a esa sanadora, envíenla de vuelta a casa —hizo un ademán con su mano para restarle importancia, antes de mostrar su verdadera preocupación. — ¿Arde mucho? ¿Quieres que vaya a la máquina por una botella de agua? —esta vez sí que se puso de pie, dispuesto a ir si ella lo consideraba necesario.

Después de todo, independientemente de si fue o no por la botella de agua, acabó recargado encima del escritorio de la sala de descanso. Había un cristal que dejaba ver el exterior, la sala de urgencias vacía por completo, cada camilla perfectamente tendida y dos enfermeras en recepción que conversaban con la misma tranquilidad con que lo hacían los sanadores. Se sentía una atmósfera inquietante de saber vacío un lugar usualmente lleno.

Me siento optimista hoy, te apuesto el desayuno de mañana que recibimos menos de cinco pacientes —le dijo con una sonrisa, aunque sin mirarla. — Es el ambiente perfecto para contar historias de hospitales y fantasmas, aunque… en realidad es triste porque siendo magos sabemos que los fantasmas existen y no son como los de los cuentos, ¿hospitales y poltergeist? —le preguntó, tratando de ver si eso arreglaba un poco el ambiente tétrico. — Aunque nadie contaba historias como Beatrice… Quitando el hecho de que le ganaba la risa, en realidad tenía esa imaginación nomaj, era divertido.

A veces al sanador se le daba por recordar a sus amigos, esos que había tenido y ya no estaban. Si hablaban de Beatrice, Laith no tenía dentro de él más que preocupación respecto a ella, y esperaba de todo corazón que hubiese encontrado una buena vida, lejos de todos los problemas del mundo mágico. Se sintió, en su momento, un poco abandonado de no tener una despedida, pero… en el fondo, esperaba que estuviese bien y nada más.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

S. Rox Jensen el Miér Jun 19, 2019 12:57 pm

Roxanne se rió, sin negar pero tampoco confirmar que su amigo fuese una estrella del rock. Bien mirado podría serlo, era endiabladamente guapo, tenía tatuajes e iba de cama en cama, sí, Laith sería una gran estrella de rock.

Puede que sí vayas a ser mi padrino de bodas, pero como levantes el culo de esa silla tendrás que ir a la boda sentado en ella porque pienso pegártelo con el pegamento mágico más fuerte que exista —lo amenazó en broma cuando hizo el amago de levantarse. Incluso lo apuntó con el dedo índice como para darle énfasis a sus palabras.

Era una broma pero si se paraba a imaginarlo la verdad es que era una escena de lo más cómica, ver a Laith frente al altar sentado en una incómoda silla de San Mungo porque no era capaz de levantarse. En el lado oscuro de su mente una pequeña Roxanne malvada se reía con la imaginaria escena.

Como si tuviese la capacidad de leer sus pensamientos, Laith acusó al karma de lo que le había ocurrido con el café. ¡No era justo! Odiaba a ese tal karma y su empeño por arruinarle la vida. Bueno, quizá estaba siendo un poco exagerada con eso de arruinarle la vida, pero es que le quemaba mucho, ¿vale?

Eso, enviadme a casa. En estas condiciones yo no puedo trabajar —dramatizó haciéndose la muerta sobre la silla. No le salió tan serio como pensaba debido a que hablaba un poco raro a causa del hormigueo que sentía en la lengua, pero que poco a poco se iba pasando. Tampoco es como si se hubiese dado un morreo con un dragón. Sobreviviría.— No, no te preocupes. No hace falta, si ya casi no siento la lengua —dijo como si aquello fuera algo bueno.

Laith siempre era así de generoso y amable, daba igual el momento, si algo ocurría y él podía ayudar siempre se ofrecía desinteresadamente. En aquel momento no hacía falta que fuese a por la botella de agua, pero Rox le agradeció de igual manera el bonito gesto.

Acepto la apuesta, me encanta desayunar gratis —se jactó de saberse ganadora, como si pudiese ver el futuro. No podía ver el futuro pero confiaba en que aquella calma fuese pasajera, al fin y al cabo estaban en urgencias, y a la gente parecía que le encantaba acudir allí aunque no tuviese nada grave.— No, nada de poltergeist, que me ponen los pelos de punta —le respondió negando con la cabeza. Además los poltergeist eran peores que las ladillas, increíblemente molestos y difícil de deshacerse de ellos. Pero eh, que eso ella lo sabía porque era medimaga no porque hubiese tenido ladillas, que conste.

Suspiró cuando Laith mencionó a Beatrice, que se había marchado hacía ya un tiempo y sin dar explicaciones. En cierta manera Rox sentía como que era un tema tabú, al menos para ella, ya que no sabía muy bien como sentirse al respecto. Por una parte entendía que hubiese huido, sobre todo después de lo de su hermano, pero por otra parte también podría haber dejado una nota o algo.

Beatrice siempre era divertida —asintió estando de acuerdo con la última afirmación de su amigo.— Le ponía tanto énfasis a las cosas que contaba que era como si las estuvieses viviendo tú también —recordó con cierta nostalgia.— ¿No has sabido nada de ella, no? —preguntó por si acaso, pero en realidad sabía la respuesta. Imaginaba que si su amigo hubiese tenido noticias de su rubia amiga se lo habría dicho, para dejarla más tranquilla a ella también.— Sigo sin saber muy bien cómo sentirme al respecto —se sinceró, porque si con alguien podía ser sincera era con Laith.— Por un lado intento entenderla y me preocupo por ella, pero por otro no puedo evitar estar un poco enfadada.
S. Rox Jensen
Imagen Personalizada : Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier S0WJx4j
RP : 10
PB : Blanca Suárez
Edad del pj : 29
Ocupación : Sanadora
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Mariposa
RP Adicional : 000
Mensajes : 139
Puntos : 72
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5479-s-rox-jensen-id#80844 https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/
S. Rox JensenInactivo

Laith Gauthier el Lun Jun 24, 2019 5:01 am

Atrévete, te apuesto a que impongo moda y después de tu boda todo el mundo empezará a llevar una silla pegada al culo —se jactó con una sonrisa traviesa, muy seguro de sí mismo y de su posición social como para ser quien marcase una tendencia. Quizá eso no sucediera, y definitivamente no tendría una silla pegada al culo, por mucho que la miniRoxanne de la cabeza de su amiga riera malévolamente por lo contrario.

Se divirtió con la exageración de la sanadora por su quemadura de lengua, haciéndose la muerta en la silla mientras hablaba gracioso por su lengua adormecida. Cuando pasó el momento de bromas, Laith se ofreció a ir a conseguirle algo frío para aliviar el ardor, aunque su amiga le dijo que no era necesario, pues su lengua en ese momento ya no sentiría ningún tipo de alivio. Él sonrió resignado.

Había noches que daban la sensación de que algo estaba mal, y en esas noches era cuando generalmente más pacientes había. Luego otras, como esa, que dejaban creer que todo estaría tan tranquilo como entonces hasta el fin del turno. Confiando en ello, Laith se atrevió a apostar a favor de la calma, mientras que a Roxanne le tocaba pensar que habría más pacientes que los que el otro esperaba.

Qué cobarde eres —él sonrió travieso, negando con la cabeza, ya que a él al menos los poltergeist no le molestaban… o eso decía hasta que a alguno le diese por tocarle las narices recientemente, así que, ¡mejor tocar madera!

Cambiaron el tema casi por accidente al de Beatrice, quien muchas noches había pasado junto con ellos en vela en esa misma habitación, esperando a que hubiese algún caso o paciente que ir a mirar. Roxanne le recordó cómo Beatrice usaba el énfasis para atraparlos en sus historias, con alteraciones de tono de voz y gestos faciales junto con motores, y el recuerdo lo hizo sonreír, tan sólo brevemente antes que el viento se llevase su sonrisa.

No, no lo he hecho —le respondió, encogiéndose de hombros, aunque sospechaba que su amiga ya lo sabía. — Es normal —susurró. Laith a veces trataba de normalizar las emociones en especial negativas, presuntamente por sus estudios en psicología, cuando los suprimía de sí mismo. — Yo intento pensar que… sea donde sea que esté, ella está bien y está teniendo una buena vida, me calma al menos —aunque, siendo honestos, era improbable considerando la situación político-social actual.

Miró a su amiga con un gesto abnegado y una sonrisa resignada. Pensar bien era lo único que lo podía ayudar por poco que fuera, más allá de sus propios sentimientos de abandono. Él, por suerte, no había tenido que enfrentarse a esa situación, pero no necesitaba hacerlo para saber que era horrible.

Recuerda que perdió a su hermano —había empezado a hablar en francés, porque ese idioma lo sabían los dos y hacía más discreta su conversación que podía ser tomada con pinzas por otra persona. — Yo sé que salimos los tres después de eso, y que todo estuvo bien un tiempo, pero… su situación era bastante difícil, yo no la culparía por querer alejarse y empezar de cero —le explicó su forma de entender el asunto para volverlo más digerible.

El propio Laith había sufrido un horror cuando Steven fue atrapado y encerrado en Azkaban por su sangre. Fue Roxanne quien lo apoyó y consoló como bien pudo en medio de su dolor, ya que se sentía directamente culpable, tanto como seguramente Beatrice se sintió en su momento. ¿Cómo se supone que una persona viva sabiendo que su hermano estaba encerrado y seguramente siendo maltratado todos los días? Rechazó el pensamiento de Beatrice intentando ayudarlo, no porque fuera imposible… sino porque era demasiado para él.

Bufó, pateando una roca imaginaria en el suelo. — Sabes que no me gusta la incertidumbre, así que… por eso trato de inventarme finales, los más felices que pueda, para hacer contraste con mi mente catastrófica —masculló como un niño enfurruñado, ya que sabía que era capaz de torturarse hasta perder la cordura con su propio cerebro. Lo suyo no era un encéfalo común y corriente, sino una granada de mano dispuesta a estallar y destruir el cuerpo por entero en cualquier momento.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

S. Rox Jensen el Mar Jul 16, 2019 1:03 pm

¡Pero bueno! ¡Habrase visto tamaña ofensa! Ella no era ninguna cobarde, es solo que los poltergeist son muy molestos y deshacerse de ellos es muy complicado. En todo caso era práctica, no cobarde. Bueno, puede que también le diesen un poquitín de miedo, pero muy poco. Cuanto apenas. Pero cuanto más lejos mejor.

De manera totalmente inesperada para la sanadora, que no era muy dada a hablar de aquello, el tema de Beatrice salió a colación. ¿Por qué no le gustaba hablar de su perdida amiga? Muy sencillo, porque todavía no sabía bien como sentirse al respecto. Y precisamente aquello fue lo que le dijo a Laith, sabiendo que su amigo no la juzgaría por decir lo que pensaba.

Asintió cuando el sanador le confirmó sus sospechas de que seguía sin noticias de la fugitiva.

Escuchó al moreno en silencio, dándole vueltas al café más por hacer algo que por otra cosa. La francesa tenía los labios fruncidos, sabiendo que en parte su amigo tenía razón, pero no podía evitar estar molesta por el hecho de que se hubiese marchado sin confiar en ellos lo suficiente como para decirles a dónde o por qué.

Sí, sé que tienes razón, pero no puedo evitarlo —le contestó siguiendo la conversación en francés. Rox ni siquiera se extrañó cuando cambiaron de idioma. Para ella era tan natural hablar tanto en francés como en inglés que, muchas veces, sobre todo cuando hablaba con Laith, que sabía que la entendía de ambas maneras, cambiaba de uno a otro.— Yo no la culpo por irse, es más, la entiendo. Y eso es lo que me frustra, que la entiendo pero también me enfada la manera en la que lo hizo. No dijo nada. Siento como si no confiase en nosotros, como si no le importásemos —intentó poner en palabras sus sentimientos. Algo que no era fácil, porque como bien había dicho, ella entendía que Beatrice hubiese querido irse y la apoyaba y echaba de menos, pero al mismo la enfadaba. No era sencillo de explicar.— No sé, Laith. Sabes como están las cosas, lo vemos a diario aquí, y en vez de decirnos algo, cualquier cosa, para dejarnos tranquilos y saber que se iba por propia voluntad… se fue sin más. No digo que nos dijera el sitio dónde se iba, pero al menos avisarnos para no ponernos en lo peor.

Suspiró, presionándose el tabique nasal con los dedos pulgar e índice. Todo aquel tema era un quebradero de cabeza, que por mucho que lo discutiesen no les iba a llevar a ningún sitio. La realidad era que Beatrice se había ido, y ellos no podían hacer nada.

Rox escuchó como su amigo prefería inventar finales felices para no pensar en lo peor y le sonrió con cariño. Efectivamente, lo sabía muy bien y entendía que lo hiciese. Como había dicho antes, era mejor pensar que Bea estaba en un lugar lejano siendo feliz y llevando una buena vida.

Se levantó de la silla para ir junto a su amigo, al que le dio un cariñoso beso en la mejilla, y un sentido abrazo. Quizá ese abrazo lo necesitase más ella que él, o muy probablemente lo necesitasen ambos. Al menos se tenían el uno al otro, pensó Rox. De eso estaba segura, pasase lo que pasase, siempre se tendían el uno al otro.

Una de las enfermeras interrumpió el emotivo momento, avisandoles de que había llegado una mujer embarazada que decía estar de parto. Bueno, parecía que la tranquilidad había acabado de momento.

Está bien, Elise —le dijo a la enfermera después de separarse de Laith.— Llevadla a la consulta uno y en seguida vamos.

La mujer asintió y se fue de allí, dejándolos solos de nuevo.

Bueno, ya hay una paciente. Quedan cuatro y mañana me pagarás el desayuno.
S. Rox Jensen
Imagen Personalizada : Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier S0WJx4j
RP : 10
PB : Blanca Suárez
Edad del pj : 29
Ocupación : Sanadora
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 0
Lealtad : Neutral
Patronus : Mariposa
RP Adicional : 000
Mensajes : 139
Puntos : 72
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5479-s-rox-jensen-id#80844 https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/
S. Rox JensenInactivo

Laith Gauthier el Vie Jul 19, 2019 10:19 pm

Hablar sobre Beatrice era, cuanto menos, desalentador. Ninguno de los dos sabía qué había pasado, y entendía los sentimientos de abandono de Roxanne, pero no los compartía. Le dijo su punto de vista, y entonces la dejó contestarle, siguiendo la conversación en el idioma materno de ambos, aunque con sus claras diferencias regionales, como el acento y algunas palabras que, con el tiempo, ambos habían aprendido a distinguir bien.

No quiero pensar así, y lo sabes —introdujo, bajando la mirada un segundo antes de devolverla a sus ojos. — Creo, sin embargo, que estás quitándole mucho crédito en realidad… ¿Qué pasa si no nos lo dijo no porque no quisiera o porque no importásemos, sino porque realmente no se fue por su propia voluntad? Los dos pensamos que “se fue” porque la alternativa es… la alternativa es horrible, cariño —porque no había otra opción: o estaba muerta o estaba encerrada. Ni siquiera sabía decir cuál era peor. — Y lo peor es que ni siquiera podríamos hacer nada, porque: a) no sabemos dónde estuvo por última vez; b) no tenemos acceso a la prisión; c) no podemos arriesgarnos a colarnos a prisión por nada.

La mente del sanador, realista y a veces hasta catastrófica, pensaba frecuentemente en esas opciones, e intentaba bloquear sus pensamientos con ideas de Beatrice estando bien. De lo contrario, la impotencia podría devorarlo por completo. Por eso era que necesitaba finales felices, para que su mente dejara de pensar en todo lo malo que podía haber sucedido.

Roxanne comprendió su estrategia y la vio sonreír, recibiendo el beso y abrazándola con fuerza. Uno de esos abrazos que ayudaban a unir las piezas de uno mismo desperdigadas por el suelo. Se alivió con su presencia y con el amor que siempre se tenían; un amor familiar que había nacido hace mucho tiempo.

Elise no tuvo impedimentos en interrumpirles el momento, pues el deber llamaba. Los dos sanadores pronto estaban listos para ir a consulta uno para revisar su estado y que todo estuviera bien a la hora del parto.

Más bien pienso que será nuestra única paciente de la noche —le susurró al oído, bajando del escritorio para caminar con dirección a la sala en urgencias donde atenderían a la mujer.

Laith buscó unos guantes al paso y se los colocó rápidamente antes de entrar a la consulta, colocándose en el rostro su mejor sonrisa. Ahí dentro se encontró con una pareja joven que no debían ser mayores a los veinticinco años, y no estaba seguro si estaba más angustiada la embarazada o su potencial pareja.

Buenas noches —saludó, — nosotros vamos a asistirte con el embarazo, así que no tienes nada que temer —lo primero que hizo fue tranquilizar a la embarazada, y a su pareja de paso. — Necesitamos relajarnos, ¿está bien? Así que vamos a respirar despacio, inhala… exhala… —todo eso lo iba diciendo Laith mientras ayudaba a ultimar detalles con la bata de la mujer.

Ya viene —se quejó ella, una mujer joven que, tanto como el otro, había estado vestida ya con sus pijamas al momento de llegar, aunque ahora tenía la bata del hospital.

El sanador le dirigió una mirada a Roxanne mientras sacaba su varita para instalar las pierneras en la camilla y permitirles una exposición más cómoda de la mujer, además de colocar el monitor especializado para asegurarse del bienestar del bebé.

Yo… yo voy a esperar afuera, ¿bien, Katty? —le preguntó el joven que la acompañaba.

¡No te atrevas a irte de mi lado! —Katherine le contestó molesta, frunciendo el entrecejo. — ¡Nunca te perdonaré ser un mal hermano y dejarme sola! —y ahí estaba la respuesta: ¡no era el novio, sino su hermano!

Ya está, vamos a colocar las piernas aquí arriba para revisar la dilatación y ver que todo esté bien, ¿de acuerdo? —interrumpió el “emotivo momento familiar” mientras ayudaba a la embarazada a posicionarse sobre la camilla.

Le faltaban todavía un par de centímetros de dilatación, pero ella tenía razón, faltaba muy poco para que el bebé viniera. Tenían que revisar si la posición del bebé era adecuada para salir, y otra serie de procedimientos para asegurarse de la salud de madre e hijo.

Tenemos suficiente tiempo para trasladarla de forma segura a la sala de partos.
Laith Gauthier
Imagen Personalizada : Who cares if one more light goes out? — Laith Gauthier Jb1010
RP : 10
PB : Jake Bass
Edad del pj : 27
Ocupación : Sanador
Pureza de sangre : Mestizo
Galeones : 40.305
Lealtad : Neutral (Promuggles)
Patronus : Colibrí
RP Adicional : +2F
Mensajes : 1372
Puntos : 1167
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3957-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4024-relaciones-de-laith-gauthier https://www.expectopatronum-rpg.com/t4062-cronologia-de-laith-gauthier#65418 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4025-correo-de-laith-gauthier
Laith GauthierMedimago

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.