Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Hard Rockin' the Place. —Joahnne.

Z. Ekaterina Ovsianikova el Vie Sep 06, 2019 3:11 am

Recuerdo del primer mensaje :

Hard Rockin' the Place. —Joahnne. - Página 2 MsSICDD
Viernes, 23 de agosto del 2019 | Fabric, discoteca Londres | 01:27 horas | Atuendo

Si podía evitarlo, no se iba a poner tacones nunca.

Sí, le encantaba ponerse para los conciertos, con un traje precioso y elegante, pero para el día a día consideraba que era una tortura, por lo que hasta para salir de fiesta prefería salir en deportivas. Era bajita y a mucha honra, pero no iba a ponerse dichosos tacones o plataformas para ser del agrado de nadie.

—Yo no voy a llevar tacones, tía —le decía por un audio de WhatsApp a su amiga, mientras ya caminaba en su dirección para ir a recogerla.

Se trataba de una amiga de hace mucho tiempo, la cual acababa de dejar al novio y se había acordado de nuevo  de que tenía amigos a los cuáles había dejado abandonados por dedicar el cien por cien de su tiempo a su pareja. Zeta podría haberse mosqueado, pero ella también solía cometer el mismo error, dedicándole más tiempo a su romance que podría ser efímero, que a sus amistades que podrían ser para toda la vida.

—¿Y si no te dejan entrar? —Le devolvió un audio su amiga.

—¿Por no llevar tacones? Tengo veintisiete años, tía, como no me dejen entrar por no llevar tacones pido la hoja de reclamación y los llevo ante un juez. —Exageró divertida, mandándole uno nuevo.


***

El Fabric era la discoteca favorita de su amiga Jennifer, por eso habían decidido ir ahí ese día. Debía de admitir que Zeta era muchísimo más del Ministry of Sound en el caso de querer ir de fiesta de borrachas máximas, pero partiendo del hecho de que esa música no era del todo de su agrado, en realidad le valía cualquier discoteca en donde perder un poco la cabeza, bailar bien hasta abajo y llegar a casa con dolor de cabeza. En ese momento tenía ganas de volver a sentirse una teenager de dieciocho años, pero mañana cuando  tuviera resaca ya se arrepentiría de tanta motivación para un cuerpo que tenía ya una edad.

—¿Y donde está el guapo de tu novio que tiene más tetas que yo? —Preguntó Jennifer, de camino a la discoteca.

Zeta tuvo que reír, pues Dexter tenía unos pectorales que… madre mía.

—Está ocupado, como siempre. Le invité, pero dice que no está ya para estos trotes. Me estoy casando con un viejo, tía. —Exageró divertida.

—¿Y no habías invitado a una amiga?

—Sí, pero tampoco podía. —Le hubiera gustado salir de fiesta con Hester, pero tenía otros compromisos y Zeta le había avisado demasiado tarde.

—Bueno no importa, ¿sabes por qué? ¡Porque hoy volveremos a ser el trío calavera! Verás cuando veas a Giselle. Lleva meses diciéndome de quedar otra vez las tres en plan para emborracharnos de verdad.

Zeta tenía bastante claro que con cómo eran sus amigas, Jennifer terminaría en una farola llorando por su reciente ruptura—aunque hubiese sido culpa de ella—mientras que Giselle contaría la cantidad de hombres con los que se ha enrollado. No eran ni de lejos las mejores amigas de Zeta, pero tuvieron una época en la que eran inseparables y, lejos de sus dramas, eran dos chicas que eran super, super divertidas.


***

Una vez en la discoteca, en donde no le pusieron ninguna pega por ir en deportivas, Zeta fue a hacer cola en la barra mientras Jennifer iba a buscar a Giselle en medio de toda esa muchedumbre. Zeta hacía años había trabajado como barman en el Ministry Of Sound—de ahí su cariño por esa discoteca—por lo que sabía la presión que tenían los camareros las noches de fiestas, siempre ajetreados y sin un segundo de descanso. Debido a su experiencia, era una muchacha muy paciente en la barra, esperando por su turno.

Además de que hacía trampa: se pedía dos bebidas haciendo creer que era para otra persona pero… ¡en realidad las dos eran para ella! Así cuando se le acababa una, tenía la otra y no tenía que volver a hacer la cola tan rápido.

Era el truco definitivo.

Cuando llegó su turno, fue a pedir automáticamente.

—¡Hola! Por favor, ¿me pones un… —Pero entonces la miró y abrió los ojos ampliamente. —¡Oh! ¡Eres tú! —Y sonrió, como si hubiera visto a una vieja conocida.

Recordaba la vez que entró en al tienda de Dexter y que le había mandado un par de lugares en donde mostrar su currículum para ver si la pillaban, pero estaba claro que no le había dicho nada de la Fabric. Había tenido suerte: los barman no cobraban nada mal.

—Sin duda has conseguido un mejor trabajo del que yo te podría haber ayudado a conseguir. ¡Mis felicitaciones! —Hablaba por encima de la música.
Z. Ekaterina Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Músico
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 25.735
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 318
Puntos : 260
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Z. Ekaterina OvsianikovaMuggle

Joahnne Herondale el Mar Ene 14, 2020 8:09 pm

Inquietud. Esa podría ser la palabra para describir a Joahnne en este momento. A pesar de sonar extraño, hablar sobre dónde residía la morena la dejaba en aprietos de una forma un poco grata. No podía mentirle en la cara, sentía que eso estaba bastante feo, pero tampoco se podía permitir contarle un secreto del tamaño de una bomba.

Nadie quiere descubrir que un desconocido es fugitivo de la ley mágica y que quieren su cabeza a todo precio ¿No?

—¿Amy? — preguntó confundida hasta que cayó en cuenta que hablaba de ella. — Claro, A MI me encantaría ser tu socia en la industria, soy una persona sumamente fiable. Mi segundo nombre es “Fidelidad”, Amy “Fidelidad” Pond. — arregló con nerviosismo antes de comer una cucharada de cereales, como si no se hubiese quedado perdida en su nombre falso. Pocas veces ocurría. — Tanto que mi jefa toma en cuenta mi opinión cuando se trata de los novatos que entran a trabajar, ya sabes, pasar la prueba de no alcoholizarse la primera noche solo por ser barman. Aunque no es siempre así, creo que solo es una opinión más y puede ser que sea por estar bastante tiempo en el oficio sin excederme en tragos o en los tratos con los clientes. Vale, puede ser por muchas cosas, se lo tendré que preguntar un día de estos.

El teléfono sonó, ese sonidito característico que le había puesto a las llamadas de Camille. Eran pocos los que tenían un ringtone específico en su lista de contactos, a ellos les contestaba al tiro mientras que a otros era más reservada en devolver la llamada. ¿Estaba siendo paranoica? No, nunca se podía uno confiar demasiado en la bondad de la gente.

Río nerviosa. — Si, sería fascinante poder aparecer y desaparecer, así de sencillo. — las hormigas en su estómago callaron cuando la conversación fue dirigida a ese caso. —Ya le ha pasado a Camille— comentó con cierto gusto ácido. — En aquella ocasión, me llamó un tanto desesperada al ver que ninguno de sus compañeros de piso le levantó la llamada. No salió airosa de ese encuentro casual, lo mismo que ahora. Después de trabajar, divertirse no es un crimen. Solo que no todo fue como debía. — las marcas en la muñeca no habían sido un gesto del cual perdonar, si Camille no se hubiese puesto a llorar de la impotencia probablemente hubiese usado la varita contra el demente que se atrevió a propasarse. — Mientras haya consentimiento de ambas partes, es válido. Cuando eso deja de ser la base… mejor correr. — resolvió con determinación.

—Si, no te preocupes. — la tranquilizó medio mordiéndose la lengua. — Cuando llegue a casa… te aviso. — se llevó a la boca otra cucharada de leche más que de cereales. — Esto está demasiado rico. — dijo totalmente ensoñada con estos minutos libres. — Siempre vuelvo a casa a dormir y mis desayunos son sumamente rápidos. Gracias a la discoteca mi hoja de vida ha crecido y puedo tomar trabajos temporales, aunque no son por mucho tiempo. Sin contar que estoy intentando encontrar un piso o ver qué me gustaría estudiar. — tenía un vacío que se creó cuando abandonó la carrera de medimagia. Tal vez, estudiaría medicina muggle. O educación. — Y con esto mi sueño de tener un lindo novio con el cual casarme joven, así tener hijos se va al traste. — exageró con gracia. — Bueno, no quiero hijos siendo muy joven, prefiero tener el novio y un trabajo decente que me permita pagar un piso bonito en Londres. O mejor mudarme. ¿no? — preguntó con interés. Y ahí vemos a una Joahnne con bastante sueño encima que está perdiendo el hilo de la conversación. — Puede que solo quiera tener sexo, pero no tengo desde la escuela. Creo que me he vuelto virgen.
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : Hard Rockin' the Place. —Joahnne. - Página 2 Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 21
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 5.201
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 205
Puntos : 100
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 https://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale
Joahnne HerondaleInactivo

Z. Ekaterina Ovsianikova el Miér Ene 15, 2020 11:22 pm

Le hacía gracia estar hablando de todo y a la vez de nada mientras tomaban cereales en mitad de su estado de embriaguez. Quizás Amy no estaba borracha porque había estado trabajando, pero después de su experiencia tanto como de barman como de borracha, podía estar bastante segura de que la relación existente entre la borrachera y el cansancio del trabajador era… relativamente similar. Ambas personas ―cansadas y borrachas― no es que pensasen demasiado bien lo que hacían.

Sobre todo le hacía gracia hablar de posibles negocios en conjunto, cuando solo se habían visto dos veces. Eso sí: en ese momento parecía la idea más elaborada y eficaz del mercado… y mañana seguramente ni se acordaría de lo que habían hablado.

Se tomó bastante en serio el tema de su amiga, pues el consentimiento en CUALQUIER COSA era primordial para un acto de dos. Había personas ―tanto mujeres como hombres― que no entendían eso y se dejaban llevar pese a la incomodidad, inseguridad o duda del otro. La verdad es que Zdravka era bastante dura con eso y se aseguraba de estar segura, así como de que su pareja de noche también lo estuviese.

No es que fuese una mujer demasiado suelta, pero cuando no tenía pareja sí que se deleitaba con lo que le gustaba, de manera esporádica y sin ataduras.

―Lo de estudiar es una buena idea. ―Hizo una pausa antes de proseguir, acomodándose sobre la encimera con una de sus manos―: Pero es complicado: parece que te quedas sin vida para vivir entre el trabajo para sobrevivir y el estudio para formarte. Mis primeros años aquí hice eso porque quería tener formación en producción musical y… madre mía, fue horrible. Sentía que no tenía tiempo para nada más que trabajar y estudiar.

Y eso que por aquel entonces solo era repartidora del Telepizza porque todo empezó a salirle mal, pero debía de admitir que los ahorros de ser precavida le salvaron un poquito.

Cuando mencionó a los hijos, Zdravka puso un mohin un tanto desdeñoso, sonriendo divertida. Cualquiera que conociera a la eslovena un poquito sabría que no tenía en mente, en su vida, tener un hijo. Siempre había querido tener un perrito e incluso dos, pero eso de tener un bebé… no entraba en absoluto en sus planes. Por no hablar, por supuesto, de que el hecho de haber tenido un susto y tener que abortar había hecho que le cogiera todavía más tirria al asunto.

―Eres joven, mujer, no te ralles por los niños si quieres tener uno ―le aconsejó antes de continuar―: Fórmate, vive la vida y haz todo lo que te apetezca antes de que vivas demasiado cansada. Los niños ya llegarán si tienen que llegar.

La gente no era consciente de que un niño TE CAMBIA LA VIDA. Que sí, que muchos consideran que te la cambia a mejor, pero eso no quiere decir que el cambio igualmente sea radical: de repente dejas de vivir para ti, para vivir totalmente para el bebé durante al menos dieciocho años. ¡Y si tienes suerte, quizás con quince ya empiece a ser un poquito independiente! Había que tener en cuenta que tu ida cambiaba con un giro de ciento ochenta grados.

Soltó una carcajada al final cuando habló del sexo y que creía que se había vuelto virgen. La verdad es que Zdravka no podía hablar mucho de ese sentimiento pues desde que descubrió el sexo… creía que el máximo tiempo que había pasado sin tener relaciones sexuales, quizás, había sido tres meses, aunque ella era perfectamente autosuficiente.

―La compañía en el sexo está un poco sobrevalorada, ¿tú no te tocas o qué? Cómprate el satisfayer ya ―le dijo con toda la cara, divertidísima―. Sé de una empresa que te lo manda super discreto por correo, por si te da vergüenza ir a comprarlo. Es cierto que el calor humano siempre es agradable, ¿pero qué es eso de que te has vuelto virgen? ¡Anda ya! Masturbarse es super importante; deberías hacerlo todos los días en pos de tu felicidad.

La gente pensaba que no, pero sí: darse amor a sí mismo era importantísimo en esta vida. Mira que Zdravka era sexualmente activa con su pareja pero… ¿os creéis que eso limitaba que ella se tocase en su casa? ¡Por favor! Esa empresa que lo enviaba a su domicilio era una droga, como Aliexpress. Estaba esperando que esa empresa le diese un vale o un regalo por cliente ocasional.

―Y si no te gusta… siempre puedes salir y buscar a una víctima. Todo el mundo está dispuesto aunque se hagan los difíciles ―asintió, como si tuviera mucha experiencia en el tema, cosa que en realidad no era así.

Zdravka podría ser muy amante del sexo, pero por norma general siempre lo hacía con la misma persona y de promiscua tenía poco.
Z. Ekaterina Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Músico
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 25.735
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 318
Puntos : 260
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Z. Ekaterina OvsianikovaMuggle

Joahnne Herondale el Jue Ene 30, 2020 12:46 am

En general, cuando salía más allá de las cuatro paredes del refugio (sin contar la discoteca en la cual trabajaba) era sumamente cuidadosa con lo que decía y hacía, aparentar ser una muggle llevaba todo un proceso que parecía tan ajeno a ella.

Joahnne se había criado en una familia que se había hecho llamar normal sin ninguna pizca de magia alguna, vaya traspié haber confiado plenamente. Pero eso es lo que hacen los hijos ¿no? Entregan toda su confianza en aquellos seres que te alimentan y dan un techo hasta que te independizas y tratas de vivir una vida de adulto responsable siguiendo los consejos de sus padres y evitando cometer los mismos errores.

Volviendo a lo importante, el cansancio en la ex pelirroja le estaba jugando una mala pasada, estaba más lánguida en su desconfianza y había que mencionar que Zeta era bastante amable y risueña que desprendía todo un ambiente cálido en el cual dejarte caer, hablaría por los codos si le seguía la corriente. Y estaba tan cansada de aparentar algo que no era, ¿Cuántas veces se había mostrado la verdadera Joahnne ante otros? Eran contadas las experiencias.

En Hogwarts, de una forma u otra, siendo prefecta restringía su parte más vivaz para que se la tomase en serio al hablar. Era un orgullo portar tal responsabilidad, pero tarde se dio cuenta que no debía formar tal coraza, no era necesario. Solo aspiraba a ser lo mejor y cuánto sacrificio le tomó sentirse a la altura, un ideal estereotipado por ella misma.

Con Rubén, todo había sido lo contrario. Con él había experimentado su mejor parte. La niña que reía con cualquier cosa, que se emborrachaba en secreto con juegos de cartas, compartir las lágrimas y un gran amor no fueron lo suficiente para que confiase en ella, al parecer.

Y ahora, no era ella. ¿Quién era?

Era tantas personas y a la vez ninguna. Conservaba tan poco de si misma que hasta se preguntaba si era inherente a su personalidad o era un instinto que le permitía la supervivencia.

Sonrió ante lo dicho. Ciertamente quería estudiar, tener algo más que cubrir sus huecos de tiempo libre. ― Soy consciente de que es complicado. ― hablo con cierto recelo escondido en su tono. No quería sincerarse y hablar de sus motivos por los cuales le parecía una gran idea no tener tiempo para siquiera respirar. ― Sin embargo, es algo que estoy dándole muchas vueltas. Primero, me gustaría mudarme, aunque sea lo último que haga. ― negó con la cabeza como si algo le divirtiese. ― Es un objetivo de este año. No sé si lo lograré, espero y sí.

A este punto no sabía si eso era algo que deseaba con intensidad o solo había sido una idea impuesta en su momento que aceptó sin rechistar. Ya sabes, cuando dicen que tal es tu destino y te tragas esa bazofia.

Su sonrisa era más una mentira para ella que para Zeta. ― Tampoco es que esté intentando embarazarme a la primera. Juro que tuve un susto hace unos años y no fue para nada bonito despertarme con malestar, planeando como huir del país en busca del futuro y potencial padre. ― no era mentira que había buscado a Rubén por todos los recovecos que conocía que el chico había frecuentado. Para terminar, enterándose que se había rencontrado con su padre y le había parecido fenomenal irse a vaya uno a saber dónde sin avisarle a su mejor amiga con la que tuvo relaciones sin protección y sin un adiós. Joahnne había llorado mares. ― Solo es una idea de futuro que siempre tuve en mente, puede que ni siquiera sea algo que desee. ― bufó resignada. ― Sabes, ¿alguna vez te sentiste confundida con… no sé… todo? ― y decir “confundida” era quedarse corto. A Joahnne le costaba olvidarse de los tiempos dorados y aceptar la idea de que nunca volverían, que debía mantenerse firme y precavida antes de cometer otro desastre revelando su identidad.

Intentó desviar el tema serio a uno más… ¿normal? Estaba fuera de su zona de confort. Siempre había pensado que hablar del sexo entre otras personas era tolerante y hasta emocionando, cuando se trataba de ella el sonrojo coloreaba sus mejillas. ¡Si leía novelas +18! No lo entendía.

Tartamudeó como una niña de trece años. Sí, si que se había tocado entre cojines y sábanas, pero eso no lo podía formular en una oración. ¡Le parecía imposible! ― N-no lo digo por eso… ― tragó audiblemente de forma exagerada. ― Lo hago, lo hago… solo que… ― sus mofletes no podían estar más rojos, le recordaba a su cabello. ― Gracias, pero creo que no necesito nada, me gustaría tener a alguien, eso ocurre. ― admití avergonzada. Se atragantó con su propia saliva. ― Lo dudo, no podría ir cazando víctimas, no soy una clase de … demonio sexual, no puedo. ― se imaginó siendo un poquito como Camille en The Fabric, permitiendo que los chicos pidiesen un trago por ella o invitándola después del trabajo. Abrir esa puerta que siempre tenía una mano golpeándola esperando un consenso de su parte. ―Tampoco quiero. Solo quiero la historia de amor que se ven en las pelis, es ingenuo de mi parte, lo sé, debería dejar de lado la idea tonta del amor a primera vista o que habrá un hombre que entregue la luna cuando la pida. ― exhaló desanimada. ― Parezco una ebria melancólica.
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : Hard Rockin' the Place. —Joahnne. - Página 2 Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 21
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 5.201
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 205
Puntos : 100
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 https://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale
Joahnne HerondaleInactivo

Z. Ekaterina Ovsianikova el Dom Feb 02, 2020 8:46 pm

Amy le recordaba muchísimo a ella, sobre todo en la parte en donde está confundida con todo y, a la vez, parece querer tenerlo todo claro. Zeta había pasado exactamente por lo mismo que ella: ponerse pequeñas metas que mejorasen su calidad de vida, como sería la de mudarse a un sitio mejor al que poder llamar hogar y estar tranquila y feliz.

Sin embargo, lo más parecido entre ellas era esa confusión por todo. Zdravka no se tomó a broma ese “susto” por un casi embarazo y, de hecho, prefirió no preguntar si se había tratado solo de un retraso o si había habido aborto. La eslovena con esos temas era muy delicada desde que le había pasado a ella, por lo que prefería no excavar en las vivencias parecidas de otras personas.

Suspiró cuando le preguntó por la confusión, mirándola con unos ojos divertidos, pues no hay que olvidar que estaba bastante piripi y hablar de esas cosas tan serias le provocaba un choque de entusiasmos en ese momento.

―Siempre ―le confesó con un rostro resignado―. Me vine solo con diecinueve años a Inglaterra a intentar vivir de mi sueño, por lo que he vivido confundida siempre con saber qué pasito es el siguiente, o si lo que estoy haciendo es correcto o no… ―No iba a negarlo: cuando mas segura se sintió fue de la mano de Xenobia, por lo que actualmente también se sentía un poco perdida, aunque indudablemente mucho más segura de sí misma―. Pero es normal, ¿eh? Eres joven, estás empezando con la independencia en un país muy, muy grande… es perfectamente comprensible que te sientas confundida con saber qué es lo correcto, saber qué hacer o si todo lo que estás haciendo sirve para algo. ―Ella podía dar consejos sobre sus propias experiencias y, de hecho, era lo que más le gustaba hacer, aunque por norma general a través de canciones y no precisamente hablando una noche de madrugada con unas cuantas copas encima―. Yo he cometido muchos errores, pero al final lo verdaderamente importante es que te sientas bien contigo misma. Da igual lo que piense el resto: aquí, en tu vida, lo único importante es que tú estés bien  y que hagas lo que haga falta para que seas feliz. Así que si estás confundida entre una cosa que te hace feliz y otra que te hace doblemente feliz… ¡Pues coges la última! ―Rió, risueña y divertida.

Pese a que sonrió como una idiota divertida al escucharla hablar del amor, no pudo evitar mirarla con cierta nostalgia, pues se recordaba a sí misma con diecinueve años en pleno Londres deseando que alguien la quisiera, la cuidara y le ayudase a enfrentarse a un nuevo mundo.

Eso sí, Zeta ya se había dado cuenta ―a palos, muchas veces― que eso del amor a primera vista o que habrá un hombre que te entregue la luna, no existe. Era cierto que en una ocasión sintió eso de “amor a primera vista”, pero la cosa no había sido ni de lejos para toda la vida.

―No lo pareces, lo eres ―le dijo divertida, levantándose de su sitio, sujetando la mano de la muchacha y llevándola al sofá para tirarse como dos borrachas ebrias melancólicas sobre él―. Verás, aunque yo me haya llevado muchos palos, siempre he sido también de esas, ¿sabes? No me va eso de… ir por ahí tirándome a cualquiera todas las noches, sino que me gusta un compromiso y una promesa a futuro con otra persona ―le contó a la morena―: ¿Pero sabes qué? Quizás la historia de amor que buscas existe, pero no va a existir durante toda la vida: la pasión acaba, la ilusión disminuye y al final te tienes que quedar con un compañero con el que quieras compartir tu vida y con el que te sientas cómoda en todos los aspectos de tu vida. Puedes emocionarte como una historia de amor de película, pero eso no dura para siempre ―añadió, en base a su experiencia―. Pero vamos, te hablo desde mis vivencias… ¡a lo mejor he sido tan desgraciada que todavía no he descubierto lo que es el amor de verdad!

Pero realmente no lo creía. Una de las relaciones que ella había tenido en el pasado había sido muy fuerte y, hasta la fecha, consideraba que había sido la única vez en la que se había enamorado. Ahora, con Dexter, sabía que no estaba enamorada, pero veía en él a una de esas personas con las que querer compartirlo todo igualmente. Eso sí, a veces pensaba que eso no era suficiente…

―¿Has estado con muchos chicos? ―preguntó, curiosa―. O chicas, por supuesto… ¿Nunca has sentido nada especial por nadie con lo que hayas dicho: “vaya, ¿y esto?”
Z. Ekaterina Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Músico
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 25.735
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 318
Puntos : 260
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Z. Ekaterina OvsianikovaMuggle

Joahnne Herondale el Jue Feb 13, 2020 8:18 pm

Joahnne había vivido toda su vida haciéndose ilusiones que le quedaban preciosas, no se podía negar aquello, pero solo eran eso: ilusiones. No es como que todo le saliese como un tiro por la culata, eso sería estar exagerando con creces. Sin embargo, no podía negar que muchas cosas la habían decepcionado a lo largo de su corta vida.

Ahora, simplemente quería tener un tiempo reconfortante de tranquilidad. Donde conseguir un amor no fuese causa de un juicio y que tampoco esa persona que la acompañe pueda caer con ella a un infierno inimaginable. Porque era eso: Inimaginable. Podía suponer un millón de cosas sobre lo que ocurriría cuando estuviese bajo las garras de los mortífagos, o del gobierno de turno. Había escuchado un millar de historias sobre lo que ocurría, pero no estaba segura de qué le tocaría a ella por tantas infracciones, por todo. ¡Había matado a uno de ellos! Se había dejado llevar por su instinto más bajo y estaba arrepentida, nunca había asesinado con la ira brotando de su piel. Siempre los noqueaba o los dejaba en un estado en el que la justicia se haría cargo. Claro, eso era hace unos años, ahora simplemente era un ellos o ella.

Por eso, en estos momentos sentir que se podía permitir estar confundida por su futuro, le sentaba bien. Poder ver que hasta los propios muggles luchaban por un trabajo o por encontrar el verdadero amor… cuestiones que, en el mundo mágico, a estas alturas del partido y siendo fugitiva, no podía siquiera vislumbrar la idea de planteárselo. ´
Estaba agradecida por encontrar a Zeta, entre todas las personas. Tenía ese espíritu juguetón que tanto extrañaba en ella, y sin lugar a dudas, podía confiar (medianamente) sus problemas y tendría una perspectiva diferente.
Escuchó cada una de las palabras de la morena, sonrió cuando esta rió divertida. — Entonces haré caso a tu consejo, tomaré la opción que me haga doblemente feliz. — “y que no me lleve a la hoguera” pensó para sí. Joahnne era feliz con muchas, muchas cosas y sabía que si las hacía sería ponerse un letrero sobre su cabeza para llamar la atención y alertar a medio mundo de su existencia.

Se sinceró, Joahnne quería realmente tener a un compañero que pudiese darle esa compañía que tanto anhelaba. ¿Era tan difícil eso? Una vez quiso intentar tener algo de una noche y fue todo un completo fiasco, se sentía nerviosa y con manos sudadas, terminó dándole un cabezazo cuando quiso darle un beso y se dio cuenta que había tirado su trago antes de terminar la primera hora de la cita. Esa noche terminó yéndose con Camille que había servido de chaperona espía puesto que estaba a unos metros y pasaba desapercibida.

Sonrió sonrojada por la honestidad. Se dejó llevar por Zeta hasta el sofá y caer como dos bolsas de papas. —Gracias, por las palabras. — bostezó la oración. El sueño parecía bajar en el cuerpo de la morena, había tenido un día ajetreado y sabía que la cama la esperaba en el mismo lugar en el que la dejó.   — Algunos días siento que soy una niña al quejarme de no encontrar el amor a primera vista o que los mensajes que le mandé a Ethan no sean contestados terminan exasperándome. No está en falta él, sé que está ocupado con sus cosas, tampoco es que hayamos quedado en algo como para enojarme o regañarlo, o lo que sea. Y creo que era el primer chico con el que podía llegar a sentir algo después de tanto tiempo. — bufó por consiguiente, esperando así sentir más despejada su alma. —Tal vez no es nada, y con el tiempo descubra a alguien que me haga sentir cómoda y pueda proyectarme con él.

Y es que hasta extrañaba a Rubén. Su mejor amigo siempre la había acompañado por largo trecho. Toda su vida en Hogwarts tenía los recuerdos impregnados de la presencia de ese chico rubio que la había hecho reír sin parar, que la había apoyado cuando se enlistó para ser prefecta. ¡Fue su primer beso! Quería volver a todo eso, estaba algo más que nostálgica.

Era innegable la necesidad que tenía de retroceder en el tiempo, aprovechar más todo lo que se le había dado.
Hasta se sentía egoísta con Saoirse y William, ellos le habían ayudado en todo momento desde que se toparon. Hacerse cargo de ella cuando todo se fue al traste al acabar con uno de los mortífagos, a pesar de no deberle nada a Joahnne. Ahora, solo rechazaba su cercanía (aunque Saoirse se lo ponía difícil) para que no estuviesen involucrados en futuros escándalos. Porque llamarle sexto sentido, pero presentía que algo iba a ocurrir y si se hacía realidad, no caería más que ella sola. No permitiría que por su culpa terminase arrastrando a gente inocente. Tenía hasta ganas de llorar de la injusticia que estaba ocurriendo.

Era un mar de pensamientos, de recuerdos. Podría hundirse en ese sofá y no levantarse nunca más.

Espabiló ante una pregunta. —Creo poder decir que sí me enamoré, hace unos años de quién fue mi mejor amigo. — con ternura sonrió. — Lo conocí en el internado este en el que estuve, fue un compañero maravilloso para todas las aventuras que viví allí. — le sonó hasta a ella misma un poco raro que hablase con tanto entusiasmo a algo que para otros era una “prisión” llena de profesores y lecciones densas por lo que se corrigió. — Es decir, más allá de las clases existían tiempos libres donde todos hacíamos lo que queríamos sin saltar, obviamente, las normas de la institución. En vacaciones, pasaba mucho tiempo en casa y salía conmigo a fiestas de amigos, pero parece que eso no le llenaba a él y esperaba mucho más…— su mirada se perdió entre las cosas que tenía allí Zeta y sus compañeros. — Al final se mudó a otro lugar con su padre y no lo volví a ver. — se encogió de hombros.

Otra vez sonó su teléfono celular, sin perder más tiempo respondió la llamada. —¿Camille? ¿Qué haces aún despierta? — se podía entrever el tono preocupado con el que contestó la pelirroja. No ocurría normalmente, así las cosas. Camille o disfrutaba de la noche, o volvía sin problema alguno notificándole a alguien que estaba yendo hacia su casa, por si las moscas. Y nunca había pasado nada malo. —Si, sí, estoy despierta, ¿No me escuchas? — ya ahora creía que se había pegado una borrachera por si sola. —Estaba en lo de alguien, pero no tengo problemas en ir a tu casa. Solo si no salimos de ahí… Vale, vale, llevo helado si es que encuentro algo abierto… Que no pesada, no estoy con ningún hombre… Si, si, soy amargada y moriré con mil gatos. No, no, no me enojé, pero no sé que tan sobria estás y eso me preocupa. — reconoció levemente más calma, al parecer estaba en casa. Solo tenía que quedarse allí hasta que le avisase de que estaba en la puerta y así abrirle. — ¡Que sí! — casi que gritó la morena y se disculpó entre gestos con Zeta. Negó un poco más y finalizó con un: — Te quiero, ahí voy.

No sabía en qué momento se había parado y dado vueltas en el lugar. — Bueno, me llamó Camille, mi compañera de trabajo. Al parecer le agarró un momento depresivo de querer ver películas y helado con alguien, y como le faltaba compañía y quién le llevase el helado. ¡Yo gané la lotería! Y hago de las dos cosas. — se rió, estos eran los momentos en los que le gustaba pasar tiempo con Camille, cuando no eran tan impulsiva y terminaba con algún bochorno. — Así que… me iré yendo. En serio, te agradezco por la hospitalidad y por toda la conversación. Me ayudó a despejarme y no tener tanto miedo a cometer errores. Al fin y al cabo, es una la vida ¿no?

Después de las despedidas por parte de ambas, Joahnne se marchó a tomar un Uber puesto que no quería experimentar la reacción de Zeta si le decía que iría caminando. Y como no estaba tan lejos de una tienda de comestibles, bajó en la primera que se cruzaron pagándole al chofer por su servicio. Tomó el tiempo necesario para comprar dos potes de helado, los pagó en la caja y no perdió tiempo en buscar un callejón para hacer uso de la aparición. En un segundo estaba frente a la calle de Camille a quién le tocó el timbre.

Esperaba, con muchas ansías, que todo pudiese mejorar. Tenía mucho por lo cual experimentar y no se negaría a aceptar lo que viniese. Como dicen por ahí, lo que no te mata, te fortalece. A no ser que sea de esas gripes que atacan a medio país y uno teme por las pandemias hasta crear hilos en Twitter hablando de conspiraciones.

—¡Te extrañé! — habló Camille al abrir la puerta de entrada.

— No es que me haya ido indefinidamente, sigo trabajando en la misma discoteca que tú. Además, siempre estaré aquí para ti.
Joahnne Herondale
Imagen Personalizada : Hard Rockin' the Place. —Joahnne. - Página 2 Tumblr_static_amy_pond_-_the_angels_take_manhattan__3_
RP : 8
PB : Karen Gillan.
Edad del pj : 21
Ocupación : Fugitiva.
Pureza de sangre : Mestiza.
Galeones : 5.201
Lealtad : Orden.
Patronus : -
RP Adicional : 000
Mensajes : 205
Puntos : 100
https://www.expectopatronum-rpg.com/t5665-id-joahnne-herondale https://www.expectopatronum-rpg.com/ https://www.expectopatronum-rpg.com/t5675-cronologia-de-joahnne-h#83558 https://www.expectopatronum-rpg.com/t5769-correo-de-joahnne-herondale
Joahnne HerondaleInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.