Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Maybe I, Maybe you. ―Edward.

Z. Ekaterina Ovsianikova el Lun Sep 23, 2019 9:20 pm

Maybe I, Maybe you. ―Edward. 5cbt6bi
Casa de Edward Westenberg & Stella Moon | 27/09/2019 | 17:02h | Atuendo

Hacía poco que un grupo de blues había contactado con Zeta para que fuera su cantante en un concierto próximo. Ella aceptó, claramente, pues le encantaba colaborar con distintos grupos y estilos musicales, pero a última hora dijeron que no podían porque les había fallado el bajo eléctrico y que no tenían sustituto. Fue en ese momento en donde Zeta ya se había hecho ilusiones, que se acordó del bajista que conoció en Camden Town, le seguía en Instagram y que una vez incluso había ido con su pareja a verla en concierto.

Les había dicho al grupo de blues que hablaría con el bajista lo antes posibles para ver si estaba disponible y quería, para así poder hacer un par de sesiones de ensayo antes del concierto, que era el cuatro de octubre.

“¡Edward!” Escribió a través de Instagram, pues no se tenían al WhatsApp y utilizaban Instagram como chat habitual cada vez que tenían que decirse algo. “Tengo una oferta que no podrás rechazar. Me han ofrecido a cantar junto a un grupo de blues que versionan canciones clásicas, pero estamos un poco jodidos porque el bajo del grupo tiene que viajar en la fecha del concierto, que es el día cuatro. ¿Te molaría sustituirlo?” Sabía que quizás estaba siendo un poco directa, por lo que decidió aprovechó el momento para dar un poco de relajación al asunto. “Podríamos quedar un día para ensayar tú y yo antes de quedar con ellos por primera vez y así vemos cómo se nos dan las canciones. El primer ensayo es este sábado veintiocho, así que podríamos quedar el viernes.”

No le escribió más nada, sino que lo dejó así para que cuando pudiese leerlo, le contestase a todo lo que le había dicho. Le contestó media hora después, aproximadamente, diciendo que sí sin ningún tipo de dudas, de hecho hasta ofreció su propia casa como lugar en donde ensayar el viernes. La verdad es que a Zeta le venía genial porque prefería no ensayar en su casa teniendo cuatro compañeros de pisos a los que podría molestar. De hecho, en una primera instancia hasta había pensado en llevarlo al estudio de Alpha, en donde había tantas cosas de Alpha como de Zeta, pese a que fuera en el garaje de su amigo.

Así que llegado el día, Zeta fue directamente a casa de Edward después de haber tenido una mañana cargada de clases particulares: su señor de setenta años al que enseñaba piano, la mujer a la que enseñaba guitarra y el joven que estaba aprendiendo también con la guitarra. Así que después de haber almorzado rápidamente en un McDonalds―pues le encantaba el McDonalds, qué le iba a hacer―fue a hacer unos recados burocráticos y terminó poniendo la ubicación de la casa de Edward en el móvil, para que el buen Google Maps le chivase qué autobús o línea de metro coger para optimizar su tiempo.

A las cinco tocó en la puerta que creía que era de Edward y, sobre la marcha le mandó un mensaje por Instagram: “He tocado, creo, si no me has escuchado avísame porque eso es que me he equivocado.”

Pero no, sobre la marcha Edward le contestó al telefonillo y entró a su casa. Cuando le abrió la puerta, ya con más confianza de la primera vez que se vieron hace ya nueve meses, le dio dos besos en la mejilla.

―Cuánto tiempo, ¿eh? ―le dijo como saludo, pues no le veía desde que había ido a verle al concierto con su novia.

Aprovechó que Edward fue un buen anfitrión y que le sujetó la funda de su guitarra para quitarse la chaqueta que llevaba y colgarla en el perchero de la entrada junto a su bolso. Se aseguró de meterse el móvil en el bolsillo pues le haría falta para grabarse y otras cosas, antes de coger de nuevo la funda de su guitarra. En el interior de la funda había un tarifario en donde había impreso todas las canciones que iban a tocar con el grupo, con los acordes de guitarra y bajo para poder tocar mientras ella cantaba.

―Tío, ¿qué casote, no? ―Alucinó, notándose muy impresionada. ―¡Que eres un niño y vives en una casa así, que yo tengo ahora mismo veintiocho años y comparto casa con cuatro personas! ¿Eres rico? ―Entrecerró los ojos, para entonces mirarle sospechosamente. ―¿Vendes droga? ¿Cuál es tu truco? ¡Yo quiero!
Z. Ekaterina Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Músico
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 25.735
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 318
Puntos : 260
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Z. Ekaterina OvsianikovaMuggle

Edward Westenberg el Vie Mar 20, 2020 12:05 am

Abrió los ojos pesadamente, giró sobre su cuerpo hasta quedar sobre la cama de espalda, llevó sus manos al rostro y en un largo suspiro refregó su rostro para despertarse del todo. Había llegado a casa a eso de las once de la mañana tras la única clase que tenía el viernes en la universidad, se apareció en su habitación, lanzó a un lado su mochila y se dejó caer en su cama. De eso, al mirar el reloj que se encontraba sobre la mesa del costado el castaño se dió cuenta que había pasado ya cuatro horas. Aquel dato fue como un balde de agua fría e hizo que se sentara de sopetón con los ojos bien abiertos, ya que ese día iría Zeta a visitarlo y él no había preparado absolutamente nada, su pieza era un caos al igual que su cabeza, pero eso ya es otro tema.

Es que para Edward esa semana había sido desastrosa, le dolía el cuerpo, le costaba montón concentrarse, y la persona que se topase con él se podía dar cuenta que era lo más parecido a un alma en pena. Tanto así que hasta Stella se comenzó a preocupar cuando descubrió que el castaño, o más conocido como el saco sin fondo a la hora de comer, no se había comido ni un cuarto del refrigerado a mitad de semana, algo muy pero muy extraño en él, y a eso sumarle que se ponía gruñón cuando no comía, o como le molestaba Stella se ponía  muy "malaspulgas".

¿La razón? el lunes de esa misma semana había terminado su relación con Danny Maxwell y por más que suene cliché, Edward tenía el corazón en mil pedacitos, y físicamente sentía como un dolor, justo ahí en ese lado del pecho y por más que hacía cosas para evitarlo no, no se iba. Tenía pena mucha pena, y a eso sumarle que la extrañaba montón. La rubia ya se había mudado a Alemania y por más que el castaño se moría de ganas de textearle para saber cada detalle de esa nueva aventura, se contenía porque pensaba que mantener la distancias era lo mejor por el momento,  y eso le ponía malito, sintiéndose como engripado pero sin estarlo.

Se miró al espejo y soltó una risa al ver el estado deplorable que proyectaba, un baño eso es lo que necesita, pensó para su adentros para mirar una vez más la hora y dirigirse a darse una buena ducha.

Media hora después se encontraba como nuevo, olorosito y con el cabello que por más que tenía vida propia siempre le relucía. Se miró nuevamente al espejo y sonrió de lado, ahora sí que sí Edward se sentía listo para recibir a la agradable muggle que había conocido hace ya hace un buen tiempo.

Zeta, que bonita es Zeta.
Pensó el castaño para sus adentros mientras se dirigía hacia la cocina, es que para el licántropo la muggle había sido como una especie de salvavidas en medio de una tormenta. Ya que la vida siempre tan curiosa, el mismo día que Edward tuvo su ruptura la castaña le envía un mensaje preguntándole si se animaba a tocar el bajo junto a uno amigos que tenían una banda de blues, el mago no lo dudo ni dos veces y aceptó la propuesta. Ya que para seguir con los clichés, como muchos músicos, durante una pena de amor Edward se entregó de lleno a la música. En estos días que había pasado desde la ruptura se había puesto a practicar el doble el bajo, adelantó lecturas de la Universidad, grabó un par de canciones y escribió muchas más, estaba tristemente inspirado, pero inspirado de todas formas.

Miró el reloj  y puso una mueca, debía en media hora ordenar su pieza e ir a comprar cosas para comer y beber junto a Zeta. Al llegar a la cocina se dirigió al refrigerador iba abrirlo pero se pilló una nota en la puerta de este que le hizo sonreír sinceramente, como no lo hacía en días. Stella le escribía que le había dejado comida y bebestibles en el refrigerador y la alacena para su invitada, y una bandeja de lasaña que la licántropa textualmente señaló: "Sé que no has comido bien en días, así que si esta bandeja no esta vacía hasta la mitad cuando llegue verás mi verdadera furia. Y sí, es una amenaza Edward Westenberg ¡Come!" Amor del duro, pero amor al fin y al cabo es lo que los dos se tienen, una amor de hermanos que el castaño le ha ayudado mucho durante todos estos años, y en esta etapa al parecer no será la excepción.

Y en media hora no solo logró ordenar su pieza y preparar comidas ricas para Zeta sino que también, como un lobito obediente se comió un buen trozo de lasaña que hizo que su ánimo subiera considerablemente. Tanto así que cuando Ed recibió el mensaje de que la castaña había llegado, se sentía increíblemente bien.

Le abrió la puerta, le saludó y como siempre le ha gustado ser buen anfitrión (aunque no siempre le resulte) Edward le ayudó con sus cosas para que se sintiera lo más cómoda posible en su hogar. ―Mucho.― asintió reconociendo todo el tiempo que había pasado desde la última vez que se habían visto, y de paso recordó esa última vez,  sintiendo una sabor amargo que se fue en una sacudida fugaz de cabeza para alejar esos pensamientos. No quería fallarle por nada del mundo a Zeta, por lo que toda su energía estaba puesta en dar todo de sí en ese encuentro y no dejar que otros pensamientos le bajaran el ánimo.

Soltó una risa al escuchar las palabras de la muggle y negó con la cabeza divertido, siempre le ha causado gracia la reacción de las personas al conocer su hogar, y más gracia le causaba que creyeran que era rico, Stella quizás pero él siempre ha trabajado para tener sus humildes moneditas. ― ¡Joder, me has pillado! Soy Edward o más conocido como "El lobo" , el dealer nocturno más cotizado de Londres.― dijo todo serio para luego poner una pose de "malote" que solo consiguió hacerlo reír y negar nuevamente con la cabeza. ― No, no soy rico. Pero tengo una hermana que tiene muy buenos contactos y me salva el pellejo siempre dejándome vivir con ella. Mis padres viven en un pueblo pequeño, por lo que desde que salí de la escuela, viví un año solo (un muy duro año) y ya después me vine a vivir con ella. Me ama mucho aunque sea todo el tiempo un gran grano en el culo.― terminó por decir divertido encogiéndose de hombros. Le había mentido, aunque solo un poquito, ya que Stella no era su hermana pero Edward la sentía como tal, así que eso también vale.

¿Tienes hambre?― le preguntó sonriente.― Tengo muchas cosas ricas para comer, ¿te he dicho que me gusta cocinar? Pues bueno que no me ha alcanzando el tiempo para cocinar mucho pero sí un par de  hummus y salsas, que sé que viene de cerca la recomendación pero igual así lo digo: están deliciosas. Y combinadas con papas o galletas...― hizo una pausa para llevarse la mano a la boca, en plan "Están como para saborearse los dedos".― También hay cosas dulces...y para beber, tenemos jugo, agua, bebida, y cerveza...― la miró esperando su respuesta y saber que servirle.

Se sentía al menos momentáneamente muy contento, como inyectado de energía es que a Edward la música le hace muy bien y mucho mejor si es junto a tan agradable compañía.
Edward Westenberg
Imagen Personalizada : Maybe I, Maybe you. ―Edward. Tumblr_n1gy0wYx8a1qk8r8go2_250
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 13.971
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 405
Puntos : 262
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg https://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg https://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg https://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergUniversitarios

Z. Ekaterina Ovsianikova el Jue Mar 26, 2020 9:43 pm

Rió cuando le dijo lo del dealer nocturno, pero mira que lo conocía poco y aún así sabía que mentía: Edward era un muchacho demasiado agradable como para vender droga. Eso sí, su hermana quizás… ¡es que era una casa muy grande como para ser solo de dos personas, eso era totalmente injusto! Zeta vivía en una casa grande, sí, ¡pero eran cinco dichosas personas allí dentro y encima todas desconocidas! ¡No es como si fuera tu hermana que podías ir en pelotas por la casa sin que nada ocurriese!

La vida ―y el dinero― están mal repartidos en este mundo. Y las casas, las casas también están mal repartidas.

―Bueno es normal si es tu hermana que te acoja y te de cobijo hasta que seas un hombre fuerte e independiente… ―Y entonces venía la broma―: Aunque como quieras ser fuerte e independiente viviendo de la música, lo mismo dejas la casa de tu hermana dentro de cincuenta años, pero dicen que más vale tarde que nunca, ¿no? ―Y rió, sonriendo de medio lado.

Obviamente Zeta no sabía que la muchacha con la que vivía no era su hermana de verdad, sino que por lo que había dicho casi que parecía que así era. De hecho le dio un poco de envidia sana: a Zeta le encantaría vivir con su hermano, pues sería increíble.

Como buen anfitrión que se precie, no solo aportó comida, sino también bebidas. Zeta quizás había sido un poco caradura, que no llevó nada, pero tampoco le importaba pues era la invitada y se lo podía permitir. La única pena que le dio es que hacía poco había comido en el McDonalds, por lo que no tenía tanta hambre. Sin embargo…

―Bueno, dejemos ese hummus y esas salsas con papas y galletas para la merienda, ¿te parece? Aunque esa cerveza sí que te la voy a aceptar ahora ―le dijo, guiñándole un ojo con simpatía.

Se tomó la libertad de ir hacia el interior, sentándose en el sofá y poniendo su guitarra sobre su regazo, abriendo la funda. Su guitarra ―de nombre Mushu porque era roja― electroacústica era como su segundo amor, pues ahora mismo se suponía que el primero era Dexter. Sin embargo, Zeta estaba bastante segura de que en ese momento de su vida, en donde Dexter parecía estar más pendiente de las moscas que de ella, tenía más sentimientos positivos por la guitarra que por su propio novio.

La guitarra no le iba a hacer el vacío nunca. ¡Dexter sí!

Pero sin rencores ni malas vibras, Zdravka había aceptado ir a casa de Edward ―cosa que no solía hacer por si la gente era una psicópata o algo― para hacer música y pegarse tooooda la tarde haciéndo y tocando música. ¿Acaso había algo mejor que eso? Sí, hacerlo con cerveza. ¡Y Edward tenía cerveza!

Para tocar música había que desihinbirse y no tener vergüenza, por lo que un poco de alcohol siempre era la solución más fácil para la timidez del principio. Aunque algo le decía que precisamente a Edward ni a ella le iba a hacer falta eso, de base.

―¡Gracias! ―dijo cuando aceptó la cerveza, ya abierta. Se la puesto en un vaso muy amablemente, aunque ella era tan cutre que solía beberla directamente de la botella―. Toda quedada es mejor con una cerveza en la mano, ¿no? ―Brindó entonces en el aire, mirándole a los ojos―. Por la música y… por conseguir hacer algo decente hoy, ¿te parece un buen brindis? ―Ladeó una sonrisa antes de beber.
Z. Ekaterina Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Músico
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 25.735
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 318
Puntos : 260
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Z. Ekaterina OvsianikovaMuggle

Edward Westenberg el Dom Abr 26, 2020 5:55 pm

Soltó una carcajada.― Sí, sí, sí. Más vale tarde que nunca, seré un cincuentón muy pero muy feliz, te invitaré a la inauguración, en un par de año más te llegará, tú espera.― bromeó y se encogió de hombros suspirando. Ya que por más que se lo tomará con gracia era muy consciente del camino difícil que había tomado ya que creció viendo a su madre luchar incansablemente contra la incertidumbre que a veces le producía ser artista, pero al menos un consuelo le quedaba a Edward y era que sentía que su madre le había heredado su pasión y testarudez, así que aunque costara no iba a perder sin antes haber luchado con uñas y dientes por lo que le gusta y ama hacer.

Luego como buen anfitrión le mostró todas las cosas que tenía para ofrecerle y asintió cuando sonriente.― Debo confesar que me comí un gran pedazote de lasagna minutos antes de que llegarás, así que me parece una estupenda idea dejar la comida para después.― dijo divertido, mientras iba por un par de cervezas y las servía en vasos.― ¡Mishu, tanto tiempo! Tan guapa como siempre.― exclamó al regresar junto a la castaña y ver su guitarra junto a ella, le tendió su vaso.

Sonrió― Todo― le respondió corroborando sus palabras, imitó a la muggle y elevó su vaso a modo de brindis.― Excelente.― le respondió para luego acercar su vaso al de ella.― Y para que no nos falten risas y si bemoles el día de hoy.― agregó sonriente al chocar sus vasos y luego tomar un gran sorbo.― Ñam, esta heladita.―señaló saboreando los labios.

Miró para todos lados y frunció el ceño al darse cuenta que entre tantas cosa no había bajado su bajo y sus cuadernos de anotaciones y partituras.― Voy en busca de mi bajo, vuelvo en un minuto.― dijo para levantarse rápidamente, dejar el vaso sobre la mesa de estar y subir a zancadas las escaleras. Volvió en menos del tiempo pensando, con su bajo Los presento: Yellow, ellas son Zeta y Mishu. Zeta y Mishu este es Yellow,  y hoy tendremos todos una gran fiesta musical.― terminó diciendo haciendo unos pasos graciosos.

Se dejó caer sobre un sillón dejando el bajo sobre su regazo.― Vale, ya estoy listo. Cuéntamelo todo, soy todo oídos y manos.― dijo sonriente, mientras comenzaba articular sus muñecas y manos, como siempre hacía antes de comenzar una larga tanda de ensayos.― Y no es que no haya hecho mi tarea, eh. Que he estado escuchando el listado de canciones, las he ido repasando, y algunas las tengo más dominadas que otras, pero creo que de todas podré llegar con ensayo muy bien. Es que la Universidad me ha ayudado mucho ¿sabes? que llevo poquito pero creo que he ido avanzando a pasos agigantados, porque cuando estoy ahí ya no hay distracciones y puedo pasar horas y horas en algo, y no sé...me ha ayudado bastante .― terminó por decir desordenando el cabello por inercia.

Imprimí las partituras...― hizo una pausa para sacarlas del interior del cuaderno y tenderlas sobre la mesa, las esparció para que se pudiera ver el título de todas las canciones, sonrío ampliamente.― Sendos temas, eh. Que emoción...― dijo admirando todas las partituras que se encontraban frente a sus ojos para luego clavar su mirada en la castaña e inspirar profundamente.― Muchas gracias por la confianza, Zeta. De verdad, esto me emociona mucho. Prometo no defraudarte.

Y no mentía, ese evento en particular había llegado en el mejor momento para el castaño, ya que le había demostrado que pese a que la vida le había hecho perder cosas este último tiempo, también le venía a entregar cosas nuevas. Y eso le reconfortaba y más aún si era junto a la muggle, de quién desde el primer momento quedo prendado de su talento y simpatía.
Edward Westenberg
Imagen Personalizada : Maybe I, Maybe you. ―Edward. Tumblr_n1gy0wYx8a1qk8r8go2_250
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 13.971
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 405
Puntos : 262
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg https://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg https://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg https://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergUniversitarios

Z. Ekaterina Ovsianikova el Dom Abr 26, 2020 10:24 pm

Pese a que Zeta en ese momento le estuviera dando a Edward una oportunidad importante en la que poder tocar con un grupo, la eslovena casi que lo veía al revés: él era el único bajo disponible que conocía ahora mismo, por lo que realmente era un gran favor que accediera a hacer aquello de manera desinteresada, pues claramente los pocos beneficios que daría aquel concierto serían repartidos equitativamente, pero sería tan poco que era prácticamente una cantidad simbólica. No podía considerarse una remuneración como tal.

Tras el brindis, Zdravka esperó a que Edward fuese a buscar su bajo, momento en el cual volvió a admitir la pedazo de casa que tenía el tío. Que vale que no era propiamente de él, pero igualmente le parecía increíble que esa casa fuera sólo para él y su hermana.

Una vez abajo, la muchacha sonrió ante las presentaciones de los instrumentos, sin entender por qué su bajo se llamaba Yellow si no era amarillo, pero lo mismo era daltónico y preguntar se volvería un poco incómodo. Eso o es un antisistema que llama Amarillo a un bajo rojo. Todo era posible en este mundo.

—No te pongas nervioso que no son demasiado complicadas y estoy seguro que podrás —le tranquilizó, dejando su cerveza a un lado del sofá, en el suelo, para así evitar golpearla con los instrumentos y tirarla sobre las partituras—. Además, si he contactado contigo es porque confío, faltaría menos. —Le miró para guiñarle un ojo.

Zeta había echado un ojo a las canciones antes de contactar con Edward, dándose cuenta de que el nivel del bajo tampoco era tan exageradamente elevado. Era cierto que había algunas canciones en las que sí tenía un nivel de relevancia alto, pero tampoco exagerado. Zeta sabía tocar el bajo, pero lo justo y necesario para su propio uso y producción, por lo que no diría que es su mejor instrumento.

El que mejor se le daba la guitarra, luego el ukelele y, por último, el piano. Sin duda además de ser sus favoritos, eran los que mejor se le daban.

—De nada, de nada —añadió al final cuando le agradeció, negando con la cabeza por su emoción.

No iba a negar que le emocionaba hacerle sentir tan emocionado, ya que era su primera oportunidad y Zeta sabía cómo uno se sentía habiéndose sentido reconocido para una primera oportunidad. Además de que le encantaba compartir la pasión por la música con gente con tanto ímpetu.

—Vamos a ver, empecemos… ¡Por esta, que me encanta!



Zeta la buscó en el spotify para ponerla y poder escucharla al completo.

Ella en realidad iba a ensayar el canto, pues obviamente ella iba a cantar en el concierto, pero acompañaría a Edward musicalmente con la guitarra para una mayor armonía. Por suerte llevaba mucho tiempo ensayando en el mundo de la música para no tener ningún tipo de problema en cantar y tocar a la vez. Aunque precisamente en esa canción, poco apoyo pues casi todo era bajo.

—Mola, ¿no? Se nota que es un grupo de blues —comentó divertida, ojeando la partitura de «I'm a woman»—. Encima en esta prácticamente seremos lo protagonista: hay mucha voz y el bajo es el elemento principal.

Ya se lo estaba imaginando: ella super sexy en el escenario, con un foco sobre ella y otro sobre el bajo, tocando aquella canción de la manera más sensual posible.
Z. Ekaterina Ovsianikova
Imagen Personalizada : Z-Kaeka, disponible en Spotify
RP : 5
PB : Úrsula Corberó
Edad del pj : 28
Ocupación : Músico
Pureza de sangre : SuperMuggle
Galeones : 25.735
Lealtad : Pro-Morti no te jode
Patronus : Me lo comí
RP Adicional : 000
Mensajes : 318
Puntos : 260
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6545-zdravka-e-ovsianikova#95216 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6582-baul-de-zdravka-ovsianikova#95859 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6581-cronologia-de-zdravka-ovsianikova#95858 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6583-movil-de-zdravka-ovsianikova#95861
Z. Ekaterina OvsianikovaMuggle

Edward Westenberg el Sáb Mayo 09, 2020 11:57 pm

Edward le dedicó una sonrisa encantadora, las palabras de la muggle habían sido como un bálsamo para su corazón musical, es que siempre es bonito cuando alguien dice que confía en uno, y mucho mejor cuando ese sentimiento es mutuo y haciendo algo que realmente te gusta y apasiona. Juntó sus manos a la altura de su cabeza e hizo una mini-reverencia hacia la chica en modo de agradecimiento, una vez más.

El bajo para el castaño es casi una parte más de él, su primer acercamiento hacia ese instrumento se remotan cuando el mago tan solo tenía ocho años, sus padres tenían una fiesta con sus amigos en el piso de abajo, él como pequeño debía a esas horas estar dormido, pero no el curioso de Edward, quien sigiloso fue a la escalera y se escondió entre las rejillas de la barandilla para ver si podía entrever algo, pues no pudo hacerlo, pero si pudo escuchar, y sentir el bajo vibrar por todo su cuerpo, desde adentro hacia afuera. Su madre junto a unos amigos habían comenzado a tocar en vivo, escuchar ese instrumento en vivo fue amor a primer nota, o algo así. Y hasta el día de hoy mantiene una relación muy estrecha con el, ha sido un buen acompañante a lo largo de su vida.

Espero expectante la canción que escogería Zeta para comenzar, todas le daban ilusión, pero había unas más que otras. Sonrió tan grande que llegó achinar sus ojos cuando escuchó las primeras notas—Peggy Lee...—mencionó emocionado, le encantaba la voz de esa mujer, y la sensación que le producía al escuchar esas notas bajas que la acompañaban y que solo te invitaban a querer cerrar los ojos y dejarte llevar por la música.

Sus dedos revoltosos y deseosos se fueron acomodando en su bajo para ir siguiendo la canción, de manera bajita para no interrumpir mucho el sonido. Asintió divertido cuando escuchó las palabras de la castaña, imaginándose esa escena perfectamente, sintió un cosquilleo en el estomago, ansioso de que llegase ese momento. — Te saldrá magnifico.— dijo sincero, pensando que esa canción le caía perfecto a la voz de la chica. En eso pegó un pequeño salto.— Nos saldrá magnifico.— se corrigió sonriente, recordando que él también sería parte. Que bonito se escuchó eso, pensó.  Es que Edward no había tenido muchos acercamientos u oportunidades de sentirse parte de una banda, más que esas travesuras en navidades o cumpleaños con sus primos y amigos, o en los sueños que tenía antes de irse a dormir. Y ahora eso, que se veía tan lejano estaba ahí, a unos días de él. Simplemente lo tenía en las nubes.

Mola montón, la verdad. Hay grandes temones, ese por ejemplo.— apuntó el móvil donde se escuchaba la canción. Abrió los ojos y se llevó la mano al rostro, dándose cuenta que aún andaba algo distraido.— Joder, que estamos escuchando la canción por el móvil, teniendo al lado nuestro este sendo equipo, espera...— apuntó dejando a un lado su bajo, se levantó del sillón para acercarse al mueble donde se encontraba un gran televisor junto a un equipo, tomó un control para luego acercarse al móvil de la muggle y en un click la canción se podía escuchar por toda la casa, de manera agradable, y apreciándose mucho mejor todo sus detalles musicales. Edward sonrió.— Ahí sí, mucho mejor.

Al terminar la canción el licántropo ya se encontraba nuevamente en su puesto, y había revisado con la mirada una vez más la notas musicales, grabándolas rápidamente en su disco duro gracias a su memoria fotográfica. Se sentía más que listo para comenzar a sonar, y construir su propia versión. Eso es lo que más le emocionaba, cómo de  a poco iban a ir haciendo cada vez más suya la canción.

Empecemos entonces, mientras más la practiquemos, mucho mejor ¿no?— dijo sonriente, reconociendo las palabras que una y otra vez le decían sus profesores en la Universidad. Recordó en particular al de Introducción a la Interpretación: "Una vez vi a Arrau estudiar incesantemente una partitura sabida de memora para liberarse en el momento de la interpretación". A Edward esas palabras siempre le han hecho muchos sentido, ya que de pecho vió a su madre trabajar incansablemente, Zeta también se le comentó, luego sus profesores, y ahora él empezaba ese camino, el de trabajar incansablemente para esos minutos de liberación.

Ambos se dispusieron para comenzar a cantar y tocar la canción, Edward conectó su bajo a una amplificador, probó nuevamente un par de notas hasta sentirse completamente listo y satisfecho con el sonido que proyectaba, empezó a llevar la cuenta del ritmo con su pie derecho. — Un, dos, tres y...— susurró bajito, era una manía, le gustaba empezar así la primera vez que tocaba una canción.  

Y empezó la magia.

Edward tocaba realmente bien el bajo, no de muchas cosas él se jactaría de ser realmente bueno, de hecho solo de tres: Tocar el bajo, memorizar cosas, y comer. Quizás también correr, pero desde que había entrado a la Universidad lo había abandonado un poco.

La primera vez la hicieron de corrido para luego comentar sus apreciaciones, la segunda fue con detenciones para ir afinando detalles e ir comentando arreglos, la tercera fue para pasar todos los arreglos y comentarlos, la cuarta fue para mejorar las cosas que vieron que debían modificar, les gusto esa versión. La quinta fue para ensayar esa versión, les volvió a gustar. Y la sexta, fue lejos la mejor pasada, la canción había quedado "redondita", sonaba realmente bien.

Jolines, que bonito hemos sonado.— exclamó animado cuando la última nota dejó de resonar en el aire.— Esta canción nos ha quedado finísima, eh. Un muy buen comienzo — agregó con un subidón de aquellos. — Me ha entrado el hambre.— confesó llevando una mano a la panza. Sí, había dicho que acababa de comer hace poco, pero Edward es así, un saco sin fondo. Y ahora que volvía a sentirse feliz, aunque sea por una fracción de tiempo, las ganas de comer habían regresado.— ¿Quieres algo? ¿Más cerveza? — le preguntó al percatarse que el vaso de la castaña estaba vacío, para luego levantarse e ir a la cocina.— Vuelvo en unos segundos.— exclamó antes de desaparecer en la cocina.

Ya dentro comenzó arreglar las cosas para llevarlas nuevamente al living, mientras lo hacía se dio cuenta de algo.— Zeta, con la emoción que tenía de empezar a tocar ya, no te he preguntado cómo estas, eh. ¿Cómo va la vida?— le gritó desde la cocina.— Bueno, que no me respondas ahora, que sino iremos a puros gritos....— agregó divertido.— ...ya me respondes cuando vaya, que ya voy, voy....— volvió a gritar divertido, mientras golosamente sacaba una cucharada de miel.
Edward Westenberg
Imagen Personalizada : Maybe I, Maybe you. ―Edward. Tumblr_n1gy0wYx8a1qk8r8go2_250
RP : 8
PB : Andrew Garfield.
Edad del pj : 21
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : Mestizo.
Galeones : 13.971
Lealtad : not found.
Patronus : -
RP Adicional : +2F
Mensajes : 405
Puntos : 262
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg https://www.expectopatronum-rpg.com/t3035-relaciones-edward-westenberg https://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg https://www.expectopatronum-rpg.com/t3014-edward-s-westenberg
Edward WestenbergUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.