Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane]

Joshua Eckhart el Vie Ene 17, 2020 7:22 am

Recuerdo del primer mensaje :

Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 ZvGdk7a
Gracias a A.J Seward por la cabecera ♡

Aquel día había sido el más duro de su vida en los últimos meses. No recordaba cuándo había sido la última vez que había llorado, probablemente siendo sólo un niño, cuando su padre le decía que los varones no lloraban y le enseñaba a contener todas sus emociones para mantener el pesar dentro; ese día le había llorado un río entero, sentado contra una pared en el pasillo de su apartamento, a medio camino para llegar a su habitación.

Sabía que no podía borrar diecinueve años de amistad en un solo día, sabía que no es que no fueran nada a partir de entonces y que, incluso así, se necesitaban en sus vidas. Había visto el dolor en su primo al decirle aquellas palabras, ese tinte de miedo de haberlo arruinado todo, no lo había ignorado.

Sin embargo… ¿qué hacía, cuando cada vez que pensaba en él sollozaba y las lágrimas volvían a caer en su rostro? Había llorado tanto que le había dolido la cabeza, y escuchaba en el fondo de su cabeza la voz de su padre intentando, sin éxito, acallarlo.

Empeoró cuando entró en su habitación, y los recuerdos de todas las cosas que habían pasado ahí se le vinieron encima en una estampida que volvió a romperlo. Las risas, los besos, bromeando y jugando, y sólo sentía que quería borrar los últimos minutos. Quería despertar de lo que parecía una pesadilla que sólo continuaba.

Diciembre 30, 2019.

Finalmente se había sentido con valor de hacer algo. Primero, escribió a su tía expresando sus deseos de visitarla en su casa; ella había respondido durante el transcurso del día con la ubicación del traslador que lo llevaría a su ciudad y prometió su cena favorita cuando llegase, durante aquella noche.

Consiguió un maletín extensible donde preparó en la habitación que esta contenía ropa y a sus mascotas, pues no pretendía volver diariamente para alimentarlas. De esa manera las llevaría con él y podría ir con ellas siempre que lo deseara, así que en realidad no fue un gran problema.

El problema fue escribir una carta más. Escribió a Ayax prometiéndole que volverían a ser amigos cuando él estuviese listo, y disculpándose por no poder estarlo de inmediato. No ignoraba que lo que había pasado entre ellos era real e iba a dolerles a ambos, pero tal como su primo había tomado la opción que le beneficiaba a él, Joshua tenía que optar por la que le haría mejor a su bienestar mental y emocional. Había dado especificaciones sobre el viaje que había preparado, con toda la información y boletos que Ayax necesitase, pidiéndole no desperdiciarlo incluso si él no se sentía preparado para acompañarlo.

Francia lo recibió con 4ºC y ligera llovizna. Con un francés de decente para abajo, logró ubicar la mansión de su tía-abuela y llegó a ella en un taxi. Una mansión preciosa, pero triste. Estaba seguro que lo triste era el paño que cubría sus ojos y que lo hacía verlo todo de otro color y no la mansión en sí misma.

Estaba ahí su abuela junto con su “amiga” Brooke.

Había una disimulada comprensión entre tía y sobrino que Brooke observó. Se miraron, y sin decir absolutamente nada Emma lo había abrazado con fuerza. Joshua había cerrado los ojos y se había dejado hacer, sintiendo por primera vez en días que respiraba. Había sido un abrazo corto pero significativo.

Sólo necesitaba tiempo para desconectar —les había explicado durante la cena—, las cosas no han sido fáciles desde lo que pasó.

“Lo que pasó” seguía siendo el tema del secuestro, y aunque Emma sospechó que mentía, no lo interrogó.

Hay una habitación en la que puedes quedarte, hijo —lo había invitado la mujer—, estarás tranquilo ahí, yo me aseguraré que Brooke no te moleste con sus cosas de nerd —le sonrió.

Gracias, pero conseguí alojamiento cerca de aquí —señaló con su pulgar a sus espaldas, en el recibidor, mientras se despedía— ¿Vendré quizá, a cenar? ¿Por el año nuevo? —aunque no tenía ganas de celebrar nada.

¿Avisaste a tu padre que no irás con ellos? —Brooke intervino, pues ya había empezado a entender cómo funcionaban los Eckhart.

Yo hablaré con Francis, no te preocupes —Emma lo tranquilizó.


Enero 5, 2020.
Vestimenta.
14:15 pm.

Desde el primero de enero hasta el cinco, había pasado la mitad del día en su habitación de hotel y el resto paseando aislado. No hablaba con nadie, no iba a tiendas, simplemente caminaba. Muchas veces podía caminar solo y no sentirse solo; esos días era diferente. Por las noches miraba el techo en silencio, preso del insomnio, mientras intentaba frenar los recuerdos de días preciosos, ahora tan lejanos.

Todos los días hacía el esfuerzo consciente de ignorarlo, de dejar de sentir tanto dolor. Fantaseaba con el momento en que se apersonara frente a Ayax y pudiera decirle que podían volver a la normalidad, que ya no sentía nada. Entonces se preguntaba si alguna vez “no sintió nada”, por lo que no podía sino preguntarse si en algún momento sus emociones estarían suficientemente frías como para no arderle cual fuego.

Lo que más dolía, de lejos, era pensar que la única forma en que Ayax se sintiera fiel a sí mismo y a sus principios era alejándose del desastre que habían causado. Él quería ver a su primo feliz, pero costaba más que un simple esfuerzo entender que su felicidad estaba con su familia y él quedaba relegado al puesto de mejor amigo. Era su mano derecha, sí, mas lo consumía por dentro saber que había sido mucho más.

Eran sus más profundos pensamientos. Una pena que llevaba a solas porque nadie más podía saberlo.

Su ausencia se había notado en la reunión de Año Nuevo de los Edevane-Eckhart. La familia estaba acostumbrada a la ausencia de Emmaline, pero no de Joshua. Francis hijo había informado a quien estuviese interesado del paradero de su hijo, y no había perdido oportunidad de escribir una carta a su hijo cuestionando su decisión de no asistir.

No había sido el único en ponerse en contacto con él: sabiendo dónde estaba, había establecido una conversación vía lechuza con su prima Angie y habían acordado aquel viernes almorzar juntos en su casa. No sabía si su marido estaría ahí, o si era siquiera una buena idea, pero el tiempo en confinamiento solitario empezaba a pasarle factura a su nivel de socialización.

Así que ese día decidió salir: pasó a comprar galletas para no llegar con las manos vacías y se aventuró hasta la casa de Angelica y Mysha. Tocó la puerta y esperó fuera, cobijándose del frío en su chaqueta.


Última edición por Joshua Eckhart el Jue Feb 13, 2020 8:14 am, editado 2 veces
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Joshua Eckhart el Vie Mar 13, 2020 6:57 am

Se pensó durante un momento las palabras de su primo. Se habían enfrascado en aquel debate que ni siquiera se dio cuenta de que, de hecho, poco a poco la incomodidad entre los dos iba desapareciendo. De todos modos, seguía considerando que su primo no estaba en lo correcto, y era uno de esos temas donde no le importaba rebatir su argumento.

No porque sea un mal día o algo te salga mal relacionado con el tema significa que tengas que hartarte y repudiarlo; entonces nunca habrá sido una pasión en realidad, sino algo parecido, pero mucho menos trascendente —fue su respuesta—. Además, no lo digas como si cosas como la magizoología fueran estáticas y sólo tuvieran una dimensión… Míralo como comer pollo: puedes comer pollo al horno, sopa de pollo, fajitas de pollo, pollo a la naranja, y no te aburrirás porque, aunque sea la misma proteína, son diferentes presentaciones —enumeró los tipos de platillo con sus dedos, para matizar que eran muchos y variados.

Al menos eso era lo que pensaba el Joshua del presente, y ya tenía experiencia con los Joshua del futuro queriendo dar bofellas a los Joshua del pasado. Esperaba que esta no fuera una de esas ocasiones, o que, al menos, supiera reconocer que se había equivocado antes de que fuera demasiado tarde y realmente perdiese la pasión, como Ayax lo decía.

En el grupo de “lobitos solitos”, Joshua no lo había pasado precisamente bien, simplemente porque el lobo que llevaba adentro era demasiado irracional y emocional. Se alimentó de lo que tenía adentro, embotellado, para esforzarse en ser incontrolable, pasando por encima de todos los avances que había tenido con Ayax durante aquel año. Tal y como su varita, su inestabilidad interna lo condenaba a la pérdida de control.

Sé que lo hacías por mí y porque te lo pedí —aclaró desde el vamos—. No quiero ponerte en una situación complicada con ella ni con tus obligaciones, así que… supongo que es lo más inteligente —aceptó, aunque, si era honesto… no le gustaba nada. No le gustaba, porque sentía que se estaban alejando—. Te buscaré si necesito tu ayuda, ¿bien?

Esa voz de inseguridad en su interior preguntó en voz baja si realmente iba a hacerlo. Si no querría, en cambio, esmerarse en hacerlo solo simplemente porque no quería que la gente que quería tener cerca se cansara de él, como había estado haciendo. Le sacudió el pensamiento la pregunta de Ayax sobre el grupo del que había hablado.

Joshua deshizo su barco de papel y lo transformó en un triste avión, pues dada la textura de la servilleta, esta no sostenía ni un poco el peso de las supuestas alas en reposo.

No, no está sólo él… No los conté, pero debe haber alrededor de… ¿veinte personas? —claramente no tenía tiempo ni ganas de contarlos la tarde antes de una luna llena—. Hay un refugio que utiliza un mecanismo de alta seguridad, con sus celdas y todo… Y se dividen por nivel de agresión y grado de raciocinio; no necesita el mismo cuidado alguno que es parcialmente humano que… alguien que no lo es en lo absoluto —y eso lo hizo bajar la mirada. Estaba seguro que, con ese dato, Ayax ya adivinaría dónde estuvo.

Hizo una pausa en lo que la camarera apareció para entregar el zumo de naranja y la botella con agua a los comensales. Tan pronto se retiró, la abrió y le dio un sorbo, ¿siempre había tenido la garganta así de seca?

Te decía: se dividen en grupos de humanos según la necesidad de atención de cada grupo de… “custodiados” —usó una palabra bonita, porque no se sentía cómodo llamándoles como lo que eran en público, por mucho que fueran muggles teóricamente—. Y así, la misma historia de cada noche: uno no sabe si termina así de mal por lo que sucede o por cómo le controlan —aclaró a grandes rasgos que, básicamente, se usaba una técnica de control a base de violencia. Si bien ya era mucho cambiar cada espacio de su anatomía para volverse un animal irascible, recibir ese doloroso trato no ayudaba en lo absoluto a no sentirse tan mal.

Tenía sentido, no lo negaba. Y no iba a decir que preferiría otra cosa, cuando bien sabía que estaban poniendo en riesgo a tantas personas. No intentaba quedar como una víctima, por lo que no vio necesario dar más detalles, cuando su primo estaba tan familiarizado con cómo evitar que el licántropo se escapara de su encierro.

Luego de eso me resfrié, supongo que me dejó las defensas muy bajas todo el cambio —¿no tenía nada que ver que se quedó hasta las tantas en la nieve conversando con Bodhi? Nada de eso.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Lun Mar 16, 2020 12:55 am

―No me seas extremista literal, hombre ―se quejó cuando defendió su argumento.

Entendía totalmente el punto de su primo, pero no se podía comparar a lo que estaba intentando decir él. En ese momento él también se abstrajo bastante de la incomodidad del principio, pues habían entrado en una de esas dinámicas que tanto le gustaban a ambos; un debate en donde ambos tenían puntos de vista distintos.

Ayax había llegado a sentir pesadez por cosas que le encantaban debido al estrés y a la repetición continua, así que sabía de lo que hablaba.

―No hablo solo de UN mal día, digo que tu motivación e interés en algo se ve condicionado por tu estado anímico, por lo que si tienes un día malo y dicho día estás todo el rato con lo mismo, de manera totalmente inconsciente tu cabeza empieza a relacionar cosas. No hay nada que te haga cien por cien feliz el cien por cien del tiempo, por mucha pasión que puedas tener por ello ―respondió de nuevo, continuando con su perspectiva―. Entiendo el punto de que la magizoología tiene muchas dimensiones, pero la psicología y la medicina también lo tienen y, poniéndome a mí de ejemplo, hay veces que voy al trabajo sin ganas de trabajar y eso no quiere decir que deje de sentir pasión o amor por mi profesión. Sin embargo, es algo ya estudiado: todo en abuso es malo.  

El pelirrojo asintió cuando Joshua dejó claro dos cosas: que no se había olvidado de la ayuda que le prestaba su primo y, sobre todo, que si lo necesitaba le pediría ayuda. No iba a negar que tenía su incomodidad detrás de la oreja sobre la honestidad de su primo ―pues lo conocía demasiado bien―, sobre avisarle, pero igualmente tampoco podía obligarlo.

Así que un poco en el mismo tema, preguntó por ese grupo, el cual a primera instancia parecía muy raro. Le parecía curioso, además, que se hubiera unido a un grupo de licántropos cuando tenía tanta ansia en ocultar lo que era. Ayax se suponía que la gran mayoría de los licántropos estaban registrados por el Ministerio de Magia y que lo suyo era algo poco habitual, por lo que si se relacionaba con el resto, que seguían las normas legales, podía llegar a saberse a mayor escala que un Edevane era un licántropo. Sólo esperaba que si Joshua había entrado ahí era porque confiaba en todos sus componentes.

Ante su explicación, asintió con la cabeza, convencido con el método.

―¿Y… teniendo en cuenta la experiencia de todos ellos, nadie supo decirte por qué no te afecta como debería la poción para la luna llena? ―Sabía que no le gustaba que la llamasen «Matalobos», por lo que respetó su petición de aquella vez cuando se lo dijo.

Ayax no había podido averiguar por qué y quería pensar que si no lo había conseguido era porque Joshua sencillamente repelía los efectos de la poción Matalobos por un motivo que él no llegaba a comprender.

Atendió y volvió a asentir varias veces, encogiéndose de hombros.

―Y al final nunca lo sabrás, da igual si es por lo que sucede o por cómo te controlan: al final es exactamente lo mismo pues una cosa lleva a la otra ―le contestó, pues él había estado en ese papel y sabía lo que sucedía. Él, al final, si le hacía daño a Joshua era para poder evitar que él se liberase o se hiciese más daño y podría considerarse por “causa mayor”.

Sonrió de medio lado cuando dijo que se había resfriado, pues le hacía gracia que un bicharraco como era un licántropo, pudiera tener luego las defensas tan bajas como humano como para resfriar por pasar unas horas a la intemperie después de volver a ser humano. Era biológicamente lógico, pero no le dejaba de hacer gracia lo hija de puta que era la maldición de la licantropía.

―Es normal ―le hizo saber, quitándole importancia―. Tu organismo es de los más poderosos durante la luna llena, pero justo cuando vuelves a ser humano estás en un momento muy delicado. ―Hablaba en voz baja, pues obviamente era una conversación de dos. Por suerte, en el restaurante había suficiente personas como para que hubiera un bullicio general que opacaba sus voces y, obviamente, todos estaban demasiado a lo suyo como para prestar atención a la conversación de dos chicos―. Pues me alegra saber que has encontrado un sitio de confianza para todo esto. ¿Entiendo que todos son como tú, en el sentido que no han sido remitidos y aceptados como licántropos en el Ministerio de Magia? ¿O algunos sí que lo son? De hecho, la manera en la que están organizados sería una buena iniciativa para hacerla oficial, sino fuera porque ahora mismo en el Ministerio no se le presta demasiada atención a este tipo de situaciones… lo cual me parece bastante irresponsable.

Llegó la muchacha con las bebidas y, sin decir nada, las dejó sobre las mesas y volvió a irse a hacer sus quehaceres. Ayax batió su zumo dándole un par de golpecitos por la parte trasera antes de abrir el bote de cristal y verterlo en el vaso.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Lun Mar 16, 2020 5:15 am

Su cabeza se eclipsó con una de las oraciones de su primo: “no hay nada que te haga cien por cien feliz el cien por cien del tiempo”. Le costó regresar a la realidad, percatándose de que realmente, en ese punto, tenía su punto de razón… Y por supuesto que Joshua podía aceptar que se había equivocado y recapacitar, pero no creía que, en esencia, tuviese del todo la razón.

Eso no significa que una falta de motivación e interés pasajero esté correlacionado con hacer algo por mucho tiempo —repuso entonces—. Puede que tu estado anímico no sea el óptimo y que algún día no tengas ganas de trabajar, pero tú mismo lo acabas de decir: no vas a dejar de sentir amor o pasión por lo que estás haciendo, ¿verdad? Acabas de aceptar mi punto —señaló con una pequeña sonrisa, casi victoriosa—. Aburrirte o no tener ganas no significa que te hartarás y ya no querrás hacerlo nunca en tu vida.

Joshua mismo se había sorprendido con su decisión de ir con Bodhi cuando lo necesitó durante aquella noche. Había tenido pocas opciones, pero sí tenía otras a la que recurrir: podría, por ejemplo, tragarse el miedo a que la alteración de su estado arruinase lo que quedaba con Ayax si le veía. Estaba seguro que no hubiese podido refrenar nada que tuviera que decir como lo había hecho la noche que se separaron. También pudo haber buscado a otro, del escaso grupo que sabía su secreto. Al final, no lo hizo.

La verdad es que no hablé con nadie sobre eso —fue sincero con él—. Estaba… susceptible, desde que había despertado, y no me apeteció empezar un conflicto antes de que siquiera anocheciese —se encogió de hombros.

Ayax debía saberlo: había días donde estaba más “susceptible” que otros. Lo que era lo mismo: más nervioso y agresivo. Para él era una ruleta rusa donde nunca sabía qué tipo de noche tendría hasta que la tenía, pues era algo ajeno a su raciocinio. Había días donde casi lo perdía por completo.

Realmente apesta —exhaló con un deje de pesadez y frustración. No era nada agradable vivir con el esfuerzo del cuerpo de recomponerse después del subidón de literalmente todo para volver a estabilizarse, y perderlo apenas semanas luego otra vez—. Pero todo estuvo bien —resumió.

Atendió las palabras de su primo haciendo una pausa larga. Su expresión no cambió en el sentido de parecer que hacía memoria. Más bien parecía sopesar si era una buena idea mencionarlo, o todo lo contrario. Era raro que eso sucediera con Ayax; era, más bien, una pausa que usaba para ver si valía la pena o si era inteligente decir algo en particular que usaba con gente en la que no confiaba.

Varía —dijo en cuanto se decidió—, hay gente registrada y gente que no, pero son personas discretas, es la regla más importante. Algunos de ellos se encuentran durante todo el mes, otros sólo cuando es necesario, pero saben que no está en ellos revelar el “secreto” de ninguno —ese era el dato que más relevancia tenía, en el sentido de su imagen pública—. Por lo que vi, tampoco hay nadie muy conocido, la mayoría son… marginados, y otros que lo ocultan como pueden para preservar su vida en el Mundo Mágico.

Recordó otros eventos. El día en que había conocido a Bodhi, o con A. J. Seward, por ejemplo. En ningún momento a él se le había cruzado por la cabeza revelar al mundo quiénes y qué eran, y suponía que muchos otros tenían la misma perspectiva.

Creo que es una regla implícita —admitió, dando un trago a su botella antes de continuar—: durante las lunas llenas… No pienso que realmente nos importe el conflicto legal, el gobierno o siquiera la reputación… Hay algo que nos hace iguales y que va más allá de todo eso, porque no importa quién gobierne o el clima sociopolítico, seguiremos siendo lo que somos —pues era una enfermedad, una maldición que se curaría sólo con sus muertes—. Así que no me parece que sea muy importante acusarnos los unos a los otros o desbaratar coartadas… Recuerda que el gobierno y la sociedad nos dio la espalda primero —y se incluía como licántropo, aunque no hubiera vivido una experiencia tal todavía.

No se refería a que quería marcharse a vivir una vida de lobo salvaje o que confiaba en cualquiera por el mero hecho de que fuera licántropo, pero era innegable que había una suerte de comunidad ahí, para bien o para mal. Era claro que muchos licántropos eran rastreros y que había quiénes no dudarían en empujarle a la boca del lobo por unos cuantos galeones de recompensa. Casi todos, en principio, habían sido afectados por el miedo y el rechazo social.

Sabía que en cuanto su condición se supiera, se enfrentaría a ello también. A la falta de oportunidades porque nadie quiere a un licántropo cerca, a la desventaja que le causaba el miedo por ser diferente, por ser un monstruo unos días al mes. Porque Joshua lo sabía: no necesitaba transformarse para sentirse así.

Era tan incomprendido para los propios padecientes de la maldición, que era imposible pedirle a alguien que no la tenía que lo entendiera.

Creo que a lo que quiero llegar es que… dudo que lleguen a ventilar que estoy ahí sólo porque les parece un interesante cotilleo; han hecho una especie de zona de tregua, ni siquiera preguntan más que el nombre, o a veces ni eso, y no es "abierto al público" como para que se cuele alguien que no es de fiar —sintetizó con una exhalación—. Los humanos que están ahí… son para algunos los “tú” para mí, su persona de más confianza, algunos son especialistas en… este tipo de criaturas —lo tranquilizó, de alguna manera, haciéndole saber que realmente estaba en buenas manos.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Mar Mar 17, 2020 12:39 am

―Por un día no, Joshua ―le respondió entonces ante su insistencia en su punto―. Por un solo día malo no te vas a hartar para toda la vida. Pero la probabilidad sin duda acompaña al hecho de que tengas malos días e influya en tu amor por la magizoología porque vas a estar absolutamente todos los días, en estudios y trabajo, tratando el mismo tema.  

Que tampoco le estaba diciendo nada malo. Si él consideraba que no se iba a cansar NUNCA EN SU VIDA de la magizoología, pues bien por él. Ayax solo le estaba advirtiendo de cómo funcionaba el cuerpo humano, el aprendizaje y las experiencias. Por algo había estudiado eso. Sin embargo, no iba a ser él quién le obligase a dejar de hacer lo que le gustaba las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana.

―Pero que si tú eres feliz haciendo eso, está bien. Solo te advierto de lo que te puede ocurrir, seas consciente o no, o creas en ello o no ―dijo al final, para darle a entender que tampoco lo estaba intentando convencer.

Cada uno hace lo que consideraba conveniente, haciendo caso ―o no― a las recomendaciones ajenas. Ayax no se iba a enfadar si quería seguir con su idea inicial.

Le pareció una tontería que, teniendo en cuenta sus limitaciones, no fuese capaz de preguntar si alguien había tenido la misma experiencia como él de que no le funcionase la poción matalobos, sobre todo porque eso podría arreglarle la experiencia por completo de las noches de luna llena. Ayax no había sido nunca licántropo ―¡y esperaba no serlo!― y por ello no concebía el hecho de que uno no quisiera tomarse esa poción. ¿No era acaso mejor salvaguardar la identidad de uno mismo?

Pero no le dijo nada porque él era el que tenía que vivir sufriendo todas las lunas llenas y él no era quién para hacerle cambiar de opinión.

Frunció el ceño, sin embargo, cuando mencionó que en ese grupito no importaba el gobierno, el conflicto legal o la reputación. Si decía lo de que no le importaba nada de eso, ¿quería decir que podía haber cualquier tipo de persona? ¿Incluso un fugitivo?

―Pero… ―Tuvo que decir, bebiendo un poco de su zumo de naranja―. ¿No importa quién sea el gobierno? ¿Acaso hay en ese grupo personas que puedan ser… enemigas del gobierno? ―Enarcó una de sus cejas, mirando a su primo con un gesto serio―. Me ha sonado raro.

Él ya le había dicho en un momento que había tenido relación con un fugitivo, por lo que no le extrañaría y, sinceramente, no le hacía ningún tipo de gracia que su primo se relacionase con enemigos del gobierno, sobre todo porque no era estrictamente necesario por mucho que hablase de manera maravillosa de lo mucho que les unía un vínculo maldito de ser licántropos.

La opinión final hizo que Ayax asintiese con la cabeza, manteniéndose en silencio pues la misma muchacha que los atendió llevó los nachos con queso que Ayax había pedido para picotear, así como los aros de cebolla. Antes de decir nada, esperó a que se fuera y tomó un nacho, mojándolo en el queso. Le gustó mucho el sabor, diferente a cómo se lo esperaba teniendo en cuenta todo lo que había escuchado de los nachos con queso y que nunca los había probado.

―Está bueno ―dijo sorprendido, moviendo los nachos hacia Joshua para que cogiese también, pues había pedido lo que a él le apetecía pero obviamente para compartir―. Bueno, entonces supongo que todo bien con el grupo. Ya me dirás como van las siguientes sesiones e, insisto… para cualquier cosa, ya sabes.

Entendía, por lo que había dicho, que si no preguntaban ni por el nombre a veces, no tendría muchos detalles de nada, así que preguntar más sería un poco tontería. Sopesó preguntarle quién era la persona que se encargaba expresamente de su experiencia nocturna, pero sabía que en realidad tampoco era un dato muy relevante.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Mar Mar 17, 2020 11:34 pm

Ya lo veremos en un tiempo, podemos tomarlo como un experimento y ver qué sucede —le dijo entonces—. Sé que vas a decirme que no lo necesitas porque ya hay estudios al respecto… pero siempre es mejor una prueba más —y aquello era particularmente interesante.

Joshua no sentía una gran afición hacia la psicología, pero tenía madera de Ravenclaw. Así que cualquier cosa que pudiera corroborar por sus propios medios era muy bien recibida, incluso si se trataba de algo que ya tenía estudios al respecto. Por lo demás, le parecía hasta un incentivo para llevar a cabo la idea que había presentado como una posibilidad más que como un hecho. Al final, podría dejar aquel trabajo si llegaba a realmente necesitar hacerlo.

Miró a su primo cuando éste sugirió que podría haber un fugitivo en el grupo donde estaba… y un Joshua del pasado habría tenido una respuesta y opinión completamente diferente a la que tenía hoy en día. Porque el Joshua del pasado no tenía nada contra los fugitivos, cosa que en el presente había adquirido.

Casi me ofende tu pregunta —le contestó con una exhalación lenta. No, no se ofendía en realidad, pero casi, básicamente porque Ayax, siendo su confidente, tenía que ser el que mejor supiera cuán mal lo pasaba con su paranoia desde lo ocurrido el año pasado. Tanto que había acabado metiendo a todos los fugitivos en el mismo despreciable costal—. Bodhi me aseguró que no, yo no reconocí a ninguno, ¿quieres ir y comprobarlo? —preguntó entonces con un tono resuelto, no pasivo-agresivo. En circunstancias normales, si quisiera proteger a alguien del pelirrojo, ni siquiera pensaría en osar sugerirlo—. Me estaba refiriendo al hecho de estar o no reconocido por el Ministerio como... criatura.

El licántropo sabía que, dada su condición, se arriesgaba a cada momento a una cuantiosa multa como poco o hasta tiempo en la prisión por haberse saltado aquellos lineamientos de seguridad que imponía el gobierno. Por no mencionar que básicamente lo patearían al mundo como lo que veían en él: una bestia sin escrúpulos como para revelarse peligrosa ante la sociedad.

Había tenido relación con fugitivos en el pasado. Uno de ellos había secuestrado a su prima y atentado contra la seguridad de su familia. El otro había sido testigo de lo que había pasado en semanas de encierro. Tenía suficiente de intentar fraternizar fugitivos para toda una vida. No porque fueran enemigos del gobierno, sino que, al final, habían acabado siendo enemigos a nivel personal… y eso era más serio todavía.

La muchacha volvió a interrumpirlos, esta vez con los aperitivos, pero él no tomó uno de inmediato. La miró marcharse, con su mirada fija en ella, pero perdida en un punto imaginario, antes de regresar la atención a la mesa, nada más Ayax acercó el plato hacia su lado de la mesa, por lo que acercó su mano y remojó un nacho en el queso para probarlo. Le dio su aprobación con un asentimiento de cabeza.

Es verdad: está bueno —respondió.

Había dejado una puerta abierta a su primo, quien debería ser consciente de que Joshua nunca lo hacía a menos que estuviera consciente y dispuesto a cumplirlo si decidían tomarle la palabra. Así, si Ayax realmente estaba inquieto sobre quiénes eran o cómo trabajaban, podía verlo con sus propios ojos. Sobre todo, con ojos no sesgados por un animal intentando salir de su interior, que se entendía y relacionaba con los animales interiores de otro puñado de personas.

Admito que tenía mis dudas —comenzó a hablar, aunque al final tomó un camino diferente—, sobre el mexicano, no suelo ir a este tipo de restaurantes —comentó, y evidenció que hablaba sobre que la comida estaba buena por cómo tomaba nachos y algunos aros de cebolla—. Ahora hay que ver si ese burrito está bueno.

Y ahí estaba, otra vez sintiéndose en un callejón sin salida. Esta vez no lo presionó y dejó pasar el silencio como si no lo estuviera sintiendo incómodo. Daba pequeños sorbos ocasionales a su botella de agua cada vez que iba a decir algo sin pensar, refrenando una respuesta física que lo pusiera en evidencia.

También hablé con Denzel, hace unas semanas —dijo cuando se dio cuenta que ese era un buen tema para tocar—. No lo… sé, creo que… Pasaron muchas cosas, pero hablamos, que es lo importante —pues desde hace meses ni siquiera se miraban por los pasillos—. Parecía no pasarlo bien, pero… No sé, ¿es la temporada? ¿La depresión de invierno? —se lo intentó tomar con humor dando una explicación ilógica. Era obvio que había verdaderos motivos para que ambos, en su momento, lo hubiesen estado pasando mal, pero prefirió no mencionarlo realmente.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Sáb Mar 21, 2020 2:21 am

―No quiero ir y comprobarlo ―respondió cuando su primo le contestó de esa manera.

Era una contestación totalmente coherente teniendo en cuenta que Ayax había dudado de la legalidad de todo eso e incluso sugerido, indirectamente, que pudiera ser un lugar en donde también se reuniesen fugitivos o traidores a la sangre, algo verdaderamente malo si así fuera. Sin embargo, confiaba en su primo y en que ―como le dijo aquella vez― le dijera si habían ilegales inmiscuidos en todas esas cosas.

Podía entender también la inseguridad a la hora de decírselo a Ayax, por eso de que era muy correcto y purista y, por tanto, estaba dentro de su obligaciones como ciudadano ejemplar. Sin embargo, era bastante permisivo con su primo, sobre todo si esa organización facilitaba y aseguraba sus lunas llenas como licántropo.

Siendo sinceros, no sabría qué haría si hubiera sabido que habían ilegales: ¿chivarse y así seguir siendo él quién ayudase a su primo? Quizás, pero no estaba tan seguro.

―Yo también tenía mis dudas ―reconoció, pues obviamente si nunca antes habían ido a un mexicano es porque a ninguno de los dos le llamaba especialmente la comida.

No es que Ayax fuese racista ―que sí―, pero los mexicanos tenían algo… No sabía exactamente, pero eran demasiado latinos para su gusto. Y un acento molesto.

Cuando mencionó a su ex compañero de piso, el pelirrojo supo qué esperaba exactamente de Ayax. Lo único que podía hacer su primo en ese momento era hacer un estudio muy rápido de por qué su amigo estaba raro en base a la ignorancia suprema de su relación, pues nunca había tenido gran interés por conocer ―ni directa ni indirectamente― al compañero de piso de Joshua. Bueno, ex compañero.

Así que cuando le explicó, Ayax se limitó a asentir y pensar en un plan rápido. Una hipótesis.

―El invierno es complicado…

¿«El invierno es complicado»? A ver, Ayax lo había pasado mal en diciembre y parte de enero por culpa de la falta de su primo, amante y persona favorita, pero DUDABA MUCHO que Denzel tuviera EL MISMO PROBLEMA.

―¿No te dijo por qué no lo estaba pasando bien o directamente lo notaste raro y distante? Quizás no está bien contigo; o quizás tú no tiene nada que ver. Ya sabes que mi nivel de entendimiento humano es lo que he estudiado en la carrera ―dijo, ladeando una sonrisa―. De todas maneras… no habéis terminado muy bien, ¿no cabe la posibilidad de que directamente no confíe mucho en ti o prefiera mantener las distancias?

Ayax nunca había tenido problema con Denzel, sólo desinterés. Es cierto que cuando Joshua y él empezaron a tener encuentros más íntimos… pues obviamente agradecía que no estuviera el compañero pululando por la casa.

Sin embargo, como ahora ya eso no ocurría y sabía que su primo tampoco es que pudiese ir alardeando de amistades y lo mismo ahora le hacía falta una para que no estuviera las veinticuatro horas del día tratando animales teórica y prácticamente.

―¿No tienes intención… de volver a acercarte a él y volver a estar unidos? ¿No crees que te vendría bien volver a tener compañero de piso o… No lo sé. ―Hizo a una pausa―. No sé si te apetece vivir solo o con gente. Yo es que nunca he vivido solo, pero siempre he tenido la sensación de que me gustaría.

Desgraciadamente, no ha tenido la oportunidad. Vivió con sus padres hasta que vivió con su prometida; definitivamente no iba a saber qué era lo que era vivir solo. Siempre vio innencesario irse de su casa cuando era estudiante pese a tener dinero de sobra pues, realmente, vivir con sus padres que eran independientes no le parecía una molestia. Tenían una casa suficientemente grande como para que cada uno tuviera su propio espacio.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Sáb Mar 21, 2020 8:39 am

Le dio gracia que, siendo Ayax quien era, apoyara su hipótesis de “la depresión de invierno”. Lo había imaginado perfectamente diciendo que no podía culpar a una estación de eso, o fundamentar cómo la falta de luz solar y calor realmente podía llegar a tener efectos en la mente de una persona… pero una respuesta mucho más científica que un “el invierno es complicado”.

Estábamos en la universidad y él se acercó a mí —dijo, y mintió por omisión. No pretendía decir que él estaba en la Academia de Inefables porque no tenía ganas de explicar qué hacía ahí en primer lugar—. En verdad, lo traté algo mal al principio… y él… Él insistió en hablar conmigo, y hablamos un poco, pero se notaba la diferencia —no pretendía excusarse, pero a apenas un día de haberse transformado… era entendible que su comunicación fuera algo turbulenta.

Sabía que probablemente no fuera del interés de Ayax, dado que tenía claro que al pelirrojo no le interesaba mucho su excompañero de piso. Además, sabía que a su primo no le había agradado cómo le había contado la experiencia: en su momento, con el calor del momento, Joshua sólo había dicho lo que Denzel hizo con él. No mencionó que tampoco había sido precisamente un buen amigo, en lo que pensó eventualmente, con la cabeza más fría. Por ello es que realmente lo sorprendió la duda de volver a acercarse y vivir juntos.

No me lo había planteado —admitió—, pero… lo dudo. No sé, puede que hablemos de nuevo, si él quiere, pero… no lo veo viviendo bajo mi mismo techo de nuevo —no necesitaba dedicarle mucha introspección para llegar a esa conclusión—. Es lo mejor; hay… momentos, donde prefiero no estar con nadie, y sería una presión extra que esté alguien en esas ocasiones.

Esos momentos englobaban que no le gustaba que nadie soportase su mal humor cuando la luna llena se iba acercando y cambiaba su estado de ánimo a uno más agresivo y hostil, y los momentos donde el mundo se le caía encima, en los que no le daba la gana que nadie viese lo débil que podía llegar a ser en ocasiones. Todavía no llegaba al punto de quiebre de buscar ayuda profesional que no fuera su primo, pero a veces se percataba que no era precisamente sano que su calma la proveyese un frasco de medicamentos.

Había hablado sobre la medicación con su primo cuando los periodos de ansiedad y crisis de pánico empezaron a interponerse en sus estudios. Sin embargo… eventualmente la prescripción médica había cambiado.

Creo que te perdiste una parte importante de tu vida sin vivir solo un tiempo, ¿sabes? —le dijo, ya que su primo sacaba el tema—. Tiene… algo, aprender a sobrevivir por tu cuenta sin que haya nadie alrededor; eso incluye no depender de elfos domésticos, aunque sé que es difícil pedirte eso —se metió un poquito con su primo—. Probablemente llames a Freddie tan pronto te des cuenta que necesites hacer la compra.

Uno adquiría cierta responsabilidad manteniendo una casa por su cuenta. Como hacer las compras, ver los precios de todo, encargarse que el lugar no fuera un desastre, hacer las comidas y todo eso. Podía parecer fácil, pero llevaba un tiempo de adaptación importante… A Joshua le había gustado el resultado, si bien tenía claro que Ayax tendría muchas más dificultades, y hasta lo rechazaría de poder hacerlo.

Bueno, supongo que no tendrás que lidiar con eso de ahora en adelante —tomó otro nacho y lo remojó en queso—, imagino que llevarán algo… tradicional; tú proveyendo, ella encargándose de la casa, ¿no? ¿Dejará su trabajo? —preguntó, y se comió el nacho. No estaba mirando a Ayax a los ojos, sino que desvió su mirada a través de aquel lugar, viendo al resto de comensales.

No quería hablar de eso, pero lo sentía casi necesario. Obligarse a recordar que no había ninguna oportunidad, que Ayax había elegido su vida soñada y a su prometida. No era fácil aceptar que había otra persona que podía hacerlo feliz sin condenarlo a la culpa constante, que podía darle la vida que quería, pero por algo tenía que empezar: por darle su lugar y asimilarla como la futura esposa de Ayax.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Dom Mar 22, 2020 3:34 am

Lo entendía: tenía que ser terrible volver a intentar vivir con una persona con la que no funcionó. Era como las rupturas de pareja: ¿en qué cabeza cabía volver a intentarlo? Si la cosa se jodió, lo lógico es que la misma unión de el mismo resultado. Nadie cambia TANTO.

Esa misma reflexión era lo que hacía que Ayax tuviera claro que lo de Joshua y él no se iba a repetir. Sin embargo, otra cosa estaba clara: lo de Joshua y Ayax había terminado porque sólo uno de la ecuación lo había querido por responsabilidad, que no por falta de deseo y, precisamente Ayax, era muy dado a caer en las tentaciones que se le ponía delante. Quizás por eso estaba “tranquilo” cuando Joshua no estaba cerca, porque la única tentación que había tenido en años no estaba frente a él.

―Ya, yo tampoco creo que os funcione ―le fue sincero, pese a haber sugerido la idea―. Si salió mal una vez, las probabilidades de que vuelva a suceder están ahí. Y no es por condicionarte a nada, pero siempre te he visto muy solitario como para compartir tu hogar con nadie.

«Con nadie que no fue yo», se calló para sí mismo, pues obviamente sabía identificar que no era el momento para decirlo.

Él también reconocía haber errado un poco en esa parte de su vida: muchas veces sopesó la idea de irse a vivir solo, pero como estaba bien en casa… consideró que apartarse tan pronto de sus padres tampoco era del todo necesario. No obstante, pensaba igual que él: le hubiera enseñado muchas cosas, le hubiera dado nuevas perspectivas de ver la vida y… ahora no sería tan inútil para algunas cosas de la casa. Por suerte, podía contar con elfos domésticos pero… no era lo mismo. Ya era cuestión de orgullo y supervivencia el saber hacer ciertas cosas. Y claro, ya no solo eso: Ayax, al igual que Joshua, era una persona solitaria, acostumbrada a vivir en absoluta soledad y ser más feliz de esa manera.

Estaba bastante seguro de que le hubiera flipado vivir solo una temporada, pero no fue lo bastante rápido en decidirlo y Gabriella y sus compromisos llegaron demasiado pronto.

―¿Verdad? Yo también lo pienso. ―Y luego rió―: ¿No te dije ya que está en mi casa? Cuando lo comenté en casa, el elfo se emocionó de que me lo quisiera llevar y mis padres no tuvieron problemas, pues sabes que en casa tenemos de sobra más elfos de los que en realidad necesitamos.

La familia Edevane podría tener un pasado muy turbio y unos ideales puristas un tanto feos, pero los elfos domésticos siempre habían sido como mascotas; nunca sirvientes. Se les trataba muy bien, por eso para Freddie poder ir a casa de Ayax y continuar con las generaciones de los Edevane era todo un regalo.

A Ayax también le hacía ilusión tener en su casa en donde pasaría el resto de sus días a su elfo de confianza con el que siempre había estado.

―¿Tú crees que en mi casa lo tradicional es que el varón provea y la mujer se encargue de la casa? ―Precisamente en la casa de los Edevane, tanto Bruno como Maille eran ambos grandes magizoologos con sus respectivas carreras y trabajos bien posicionados. No es que fuesen los mejores, pero sí que tenían grandes responsabilidades―. En principio no tenemos intención ninguna de que sea de esa manera. Ella tiene el sueño de convertirse en una buena redactora y tener su propia editorial, así que conservará su trabajo en el Profeta a ver si puede ir escalando puestos.

La pareció bien sacar el tema de Gabriella, pues al fin y al cabo ignorarlo iba a ser… complicado, ya que ahora mismo era la otra mitad de Ayax, aunque esa frase siempre le hubiera sonado extraña. Para el pelirrojo claramente su alma gemela era Joshua, ¿acaso hacía falta algún tipo de test para que fuese más obvio? ¡Si es que se complementaban en todo! Menos con el hecho de ser primos, quizás.

Era gracioso que, siendo totalmente técnicos, por línea Ayax y Joshua no compartían ni la más mínima sangre, pues no era hijo biológico de Bruno Edevane. Así que esa tontería de que fuera “incesto” o cualquier mierda… ¡estaba totalmente justificada! ¡Realmente no eran familia! Eran algo así como… primos segundos adoptados.

―Ya cuando nazca Ayrton o… Ayrtona… ―Soltó una risa divertida al decir esa gilipollez; una risa natural y casi burlona, como las que soltaba cuando reía de verdad―. Ya veremos qué hacemos cuando ambos tengamos que trabajar. A mí personalmente… no me molesta que trabaje: me críe en una casa en donde era lo normal.

Además, de toda la vida Ayax siempre había tenido la espinilla de escribir… Así que en cierta manera tener a su mujer trabajando y luchando por eso, le gustaba.

―Que haga lo que quiera, la verdad ―dijo al final, callándose momentáneamente al ver llegar a la muchacha con ambos burritos. Dejó cada uno frente al que lo había pedido y se fue tras desearles buen provecho y que si necesitaban cualquier cosa, la llamasen. Antes de empezar a comer, continuó hablando―. Me da igual que siga trabajando o prefiera quedarse en casa. Por suerte tenemos la oportunidad de hacer lo que queramos.

Sabiendo lo machista y retrógrado que era Ayax, uno podría pensar que iba a ser muy obvio que Gabriella no iba a estar a SU ALTURA en cuanto a trabajo ni que iba a meter dinero en casa, sino que eso sería responsabilidad de él… Pero para nada. A Ayax realmente le daba igual lo que hiciera Gabriella y él tampoco tenía la necesidad de “proveerla” pues ella era más que capaz. No era como Amalthea, que desde el principio le pareció una inútil; a esa seguro que sí que hubiera tenido que mantenerla mientras ella se iba a curar fugitivitos…

En ese momento, declarando lo “igual” que le daba lo que hiciera Gabriella, se dio cuenta de la gran diferencia: no le daba igual lo que hiciera Joshua. Con él si tenía la necesidad de verlo feliz, de hacerlo feliz, de pensar lo mejor para él, de cuidarlo…

Obviamente no dijo nada de eso en alto, sino que se limitó en coger su burrito con una servilleta ―pues se veía aceitoso― y probarlo.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Lun Mar 23, 2020 3:28 am

Sólo hacía falta pensarlo un poco y tener sentido común para adivinar que no importaba si volvían a intentarlo, estaba destinado a fracasar porque ya una vez había fracasado. No era ningún experimento donde el resultado podía o no variar, sino que era casi un hecho. Estarían bien un tiempo de consciente esfuerzo, pero, luego… Lo más seguro era que volvieran al punto de partida otra vez. Gastaba energía y fuerza que últimamente no tenía.

Inevitablemente, se alegró cuando supo que Freddie ya estaba con Ayax. No sabía si se le había olvidado o si era al pelirrojo a quien se le olvidó comentarlo, pero entendía la conexión que había entre elfo y humano: podía verlo perfectamente emocionado con la idea de ir con el muchacho a vivir en su nueva casa con su nueva familia…

Joshua no tenía en gran estima la parte doméstica de los elfos, pero no tenía problema cuando familias los tenían y les trataban con ese mínimo respeto que requerían. Usarlos como herramientas o, peor, como esclavos, era ruin y casi salvaje, de acuerdo con su punto de vista.

Lo tradicional culturalmente hablando es, o había sido hasta tiempos recientes, que el varón provea y la mujer se encargue de la casa —contestó, pues su máxima referencia en una pareja eran sus abuelos y así era como ellos se manejaban—. Luego están mujeres como tu madre que decidieron empezar a romper esquemas y desarrollar una carrera profesional durante su matrimonio —y ese era su punto de vista, desde su puesto de hombre que ni siquiera tuvo madre.

Un Joshua interno no podía sino pensar que realmente ni le iba ni le venía ese tema, y se recordó en el pasado, donde tampoco le importaba, pero lo preguntaba porque sabía que era importante para Ayax. Internamente le provocó gracia y un pequeño alivio: podía volver a hacer eso, y eventualmente dejaría de sentir esa punzada en el pecho que le incomodaba al escucharlo hablar sobre su mujer. Tenía que fingirlo hasta que lo lograra.

Merlín proteja a tu hija de que tú tengas que nombrarla —contestó al oírlo decir “Ayrtona” para referirse al bebé en caso de ser niña—. Puede trabajar y encargarse de la familia; o dejarle con Freddie mientras está en horario laboral… ¿no hay opciones también de trabajar desde casa?

No mucho tiempo luego llegaron los burritos, y no le molestó en lo absoluto cerrar el tema. Miró su plato como se mira un objeto extraño y pidió cubiertos a la camarera antes de que se marchase, sacándolos de su delantal envueltos en una servilleta. Como el raro que era, empezó a cortar el burrito con cuchillo y tenedor, teniendo cuidado de que no se desparramara el interior de la tortilla.

No estaba mal. No era su cosa favorita en el mundo, pero… no estaba mal. Aprovechó que comía para dejar pasar el tema anterior, cortando en varias partes su burrito para facilitarse comerlo mientras pensaba en pedir un pastel como postre al momento en que la camarera les levantase los platos.

Por cierto, si pretendes que me encargue de algo como tu padrino el día de tu boda, tienes que decírmelo con antelación —le dijo después de limpiarse la boca con la servilleta—. Sé que puede parecer tentador patearme de la ecuación, pero la familia haría preguntas y sería sospechoso —pues para entonces sabían que él ocuparía el puesto.

Si lo decía, era porque él había sopesado la posibilidad de salir de la ecuación. Sin embargo, ya empezaba a planear ese día, tenía que mentalizarse. Estaba seguro que aplicaría la Gran Emmaline y se marcharía apenas alguien le quitase la vista de encima.

También entiendo que hasta ahora haya sido un desastre en ese papel… pero lo haré bien, ya verás —porque… ¿qué clase de padrino se interponía en la boda acostándose con el novio? Y tampoco había sido muy bueno al no ir a la despedida de soltero de Ayax… y sí lo pensaba suficiente se daría cuenta que era una tontería, pero se esmeraba en no pensarlo lo suficiente.


Última edición por Joshua Eckhart el Mar Mar 24, 2020 2:14 am, editado 1 vez
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Lun Mar 23, 2020 10:19 pm

―Claro, ya lo sé ―le respondió cuando le dio clases de historia tradicional.

Pese a no tener una familia "tradicional" había vivido en una familia cuyos abuelos sí lo eran en lo absoluto, así que había crecido con comentarios muy machistas en donde cuestionaban el hecho de que precisamente Maille también trabajase y, no solo eso, sino que en muchos casos pudiera parecer que tuviera más rango ―pues trabajaban de lo mismo― que el hombre de la casa.

Sin embargo, Bruno siempre había estado perdidamente enamorado de Maille y, para más inri, siempre había sido la inteligente de la casa, por lo que más que "perder honorabilidad" por tener a una mujer mejor que él, se sentía orgulloso y afortunado.  

―Sé cómo es culturalmente, venimos de una familia un poco estricta en ese aspecto, sólo digo que pese a todo eso no me veo en la necesidad de decirle a mi futura mujer que deje de trabajar. Me parece bien que lo haga. ―Además, no quería sonar egoísta, pero estaba bien que ambos trabajasen. Ayax tenía pensamiento de, en un futuro, cuando estuviese mejor formado, poder dedicar un tiempo a escribir sobre sus estudios y pensamientos, por lo que para eso tendría que tomarse ―como dirían mucho― un tiempo sabático en el que poder escribir. Y ahí mejor que siguiera entrando economía en la casa―. Sí supongo que encontraremos soluciones sea cual sea la situación que tengamos delante. Ya se verá. Lo importante es que Ayrtona tenga una buena vida ―continuó con la broma.

El pelirrojo intuía que el burrito se comía con las manos, pero aprovechó que Joshua se pedía unos cubiertos para pedirse él también unos y ser los raritos del mexicano. La verdad es que por lo que veía, no tenía ganas de morder la parte de delante del burrito y que ABSOLUTAMENTE TODO se escurriese por la parte de atrás.  

Le gustó lo que probó, aunque lo notó un poco picante. No le desagradaba pero… esperaba que no se volviese extremadamente picante en cuestión de segundos.

Se sorprendió de que sacar el tema del padrino de boda, pero se alegró internamente bastante. No quería ser él quién sacase ese tema tan delicado, ya que decirle a tu amante, que a la vez es tu primo, y con el que acabas de cortar, que todavía tiene que ser el padrino de tu boda, pues era… era… A ver, no os voy a engañar: era una absoluta putada, pero era lo que había. Y tal y como lo decía Joshua, si no lo era iban a haber muchísimas preguntas.

Lo último que dijo le hizo gracia y, en otra ocasión, probablemente hubiese dicho algún tipo de comentario de ánimo en el cual Ayax valoraba absolutamente todo lo que hacía por él, diciéndole que él ahora mismo era su prioridad. Pero… ahora mismo no podía decir nada de eso, sino enfocarse en la realidad.

―Además de lo de la despedida de soltero… entiendo que lo único que tiene que hacer el padrino es llevar la alianza y dármela en el momento adecuado de la ceremonia. Quizás también tendrías cabida en la organización de la post-ceremonia, pero hemos contratado a personas para que se encarguen de eso para que todos los invitados se puedan divertir. ―Partió otro trozo de su burrito, pero antes de llevárselo a la boca añadió―: También deberías de encargarte de los caballeros de honor, pero obviamente no tengo. Visualmente va ser un poco triste: Gabriella tiene a cinco damas de honor y por mi parte sólo vas a estar tú.

Sólo de imaginárselo le hacía gracia; la mitad de la iglesia muy petada de chicas emocionadas y por el otro lado dos palos con el grado emocional de una piedra seca del Sáhara.

Se le hacía muy raro hablar del tema con normalidad, sobre todo porque ni siquiera cuando estaban juntos lo trataban con demasiada normalidad, sino que preferían omitirlo de su conversación, como si nunca fuese a ocurrir.

―Supongo que también tendrías la tarea de evitar que el novio termine tirándose a la piscina después de una gran borrachera de celebración pero… ―Picó con el tenedor el trocito que había recién partido―. Ni bebo, ni creo que haya demasiado ímpetu de celebración. ―Lo miró momentáneamente, carraspeando levemente antes de llevarse el trozo a la boca.

Ayax no hablaba con ilusión de la boda entre Gabriella y él. Era cierto que de Ayrton ―o Ayrtona― sí hablaba con ilusión porque era su hijo y, de toda la vida, él había querido ser padre. Sin embargo, la unión de él con la Crowley era esperada e iba a ser concebida por responsabilidad, pero no le hacía feliz. El pelirrojo tenía la costumbre de unir compromisos con realización personal, pero dicha realización personal no eran más que palmaditas que él mismo se daba a la espalda cuando veía que uno de sus objetivos de vida se había cumplido, pero no era ni de lejos una representación de lo que le hacía feliz.

Obviamente cumplir con sus objetivos, teniendo en cuenta su ambición, era motivo de ponerse contento, pero de nada valía si lo que te hacía plenamente feliz estaba en otro lado, no te hablaba o tenía pensamiento de dedicarle más tiempo a los dichosos bichos mágicos que a ti, con tal de olvidarte.

―En fin, toda esta movida de la boda me estresa bastante. Quiero que llegue ya el día y que pase. Además, la expectación de la gente es lo que más me agobia. ―Se refería a sus familiares, por supuesto.

Que si su madre con el vestido de madrina, su hermana menor, su abuela… Era una locura. Recibía lechuza todos los días de su abuela con respecto al dichoso menú y que si iban a haber almejas. ¡Qué más da si habían almejas!
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Mar Mar 24, 2020 11:16 am

Sabiendo cómo era la familia de ambos en un todo y lo machista que era Ayax, uno no se sorprendería de saber que no estaba interesado en que su mujer trabajara. Por ello es que era de cierto modo una sorpresa que su primo le contestara así, dándole tanta libertad a su futura mujer, y dejando el futuro en un “veremos” en lugar de un plan establecido como los que el pelirrojo siempre hacía. No estaba seguro de qué mosca le había picado para tomarlo de esa manera tan ajena a él.

No dijo nada, básicamente porque no era su tema para tratar. Era la pareja la que tenía que decidir cómo iban a manejarse y cómo sería para ellos la llegada de su descendencia.

El tema de la boda de Ayax era un enorme elefante en la habitación que amenazaba con pisarlos, por lo que debían tratarlo en algún momento. Sentía, de alguna forma, el deber moral de ser él quien sacara el tema, porque probablemente su primo pensara que era demasiado incómodo tocarlo considerando la situación de la que acababan de salir… así que se sentía con la necesidad de hacerle saber que, en teoría, estaba todo bien. Sólo en la teoría.

Entonces sólo las alianzas —le dijo, confirmándolo—. Aún estás a tiempo para invitar a Xerox a ser tu caballero de honor, sé que le haría ilusión —y usó un tono monótono que disfrazó un poco su burla. Seguro que Xerox arrugaría la cara como si hubiese chupado un limón podrido si Ayax le pidiese semejante cosa, o pensaría que es el plan siniestro de para deshacerse de él sin evidencia.

No veía a su primo tirándose a la piscina con una gran borrachera. Tampoco imaginaba que iba él mismo a tener que evitar tirarse a una piscina metafórica y que iba a fallar estrepitosamente con la “celebración”. Una cosa era cierta y no había demasiado ímpetu de celebración, al menos no de parte de ellos dos, para los que la boda y aquella unión significaba estar separados cuando todo único que querían era estar juntos.

Yo también quiero que pase ya —admitió, aunque estaba seguro que sus razones no eran las mismas—. Lo harás bien, siempre lo haces bien… Y cuando lo hagas bien, te darás cuenta que todo el mundo tiene quejas sobre lo sucedido, así que no las escuches mucho —le aconsejó con un suspiro resignado; era más o menos pan de cada día en eventos grandes. Siempre había alguien a quien no le gustaba lo que se hacía, aunque fuera lo mejor del mundo. O ganas de quejarse. Era parte del comportamiento humano.

Sus motivos para querer que pasara era simplemente porque, una vez hecho, podría olvidarse un poco de Gabriella; tomar su propia distancia. No necesitaba ver su cara todo el tiempo o pensar en su boda repetidamente. Era claro que no podría borrarla de su mente por completo, mas sí espaciar el tiempo que permanecía dentro de su cerebro.

Quizá no estaba siendo justo; tal vez tenía que seguirse convenciendo que la culpa la tenía él para no tener a nadie más a quién culpar. No podía evitar ver a Ayax, pensar en su boda, en la vida donde sus responsabilidades se adueñaban de él hasta que le dejase de lado y no sentirse… desplazado, por decir lo menos. En unos años, esos meses intensos, tan sinceros que habían vivido serían un recuerdo del que se acordarían ocasionalmente y, quizá, les sacaría una sonrisa.

¿Qué hay sobre ti? ¿Sucedió algo nuevo recientemente? —decidió preguntarle, pues él lo había puesto bastante al día con todo lo que había sucedido durante aquel mes sin hablar con él.

Se dio cuenta de que probablemente no lo había preguntado porque… no tenía ganas de escuchar sobre cómo había sido ese mes para él, ya asumiendo que iba a estar muy involucrada su futura mujer y su futura descendencia en aquella conversación. Pero, habiendo tomado al dragón por los cuernos, se sentía más preparado para escuchar lo que quisiera contarle.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Mar Mar 24, 2020 11:38 pm

Que fuesen capaz de bromear con las cosas que siempre habían utilizado para bromear lo hacía feliz, muy feliz. ¿Y sabéis qué más le hacía feliz? Meterse con Xerox, Serinda y toda su estampa y descendencia. Sus padres eran personas gratas para Ayax, pero no sabía como de personas tan políticamente correctas y agradables podían haber salido esos dos engendros.

—¿Tú crees? Teniendo en cuenta la cara de imbécil desganado que tendrá a tu lado como caballero de honor, lo mismo no desentona tanto con el asocial número uno —señaló a Joshua, para luego señalarse a sí mismo— y el asocial número dos. —Serían una estampa ridícula, la verdad. Además de que partía de la base de que Xerox y Serinda irían a su boda obligados, pues de toda la vida habían tenido una rivalidad terrible.

Serinda porque sabía que tenía pocas posibilidades de sobrepasar a Ayax sencillamente por tener vagina y Xerox porque era el tonto y encima el que iba varios pasos por detrás de Ayax. La única satisfacción que tenía el pelirrojo era que iban a poder disfrutar de su pedazo de boda con una actitud de mierda. ¿Sabéis ese momento en donde quieres ir a pasártelo mal pero en realidad te lo estás pasando bien? Así iba a ser.

Lo que decía Joshua tenía toda la razón: Ayax no debía de rallarse por si las cosas salían mal o bien, pues quejas habrían igualmente. Como le decían sus familiares, lo importante de ese día era declararse amor eterno y pasárselo muy bien, pero el pelirrojo sabía que no se lo iba a pasar todo lo bien que debería, pues su máximo pilar no es que estuviera en su mejor momento, ni él tampoco. Estaba bastante seguro que aunque Joshua aceptase ser su padrino, la situación sería incómoda. ¿Cómo iban, alguno de los dos, a celebrar algo así con sinceridad? Ayax creía que era totalmente imposible y, lo cierto, es que no tenía ni esperanzas.

—Ya, ya veremos, la verdad es que no tengo muchas expectativas de ese día —le reconoció—, ¿sabes eso que dicen que hay que ir con pocas expectativas para pasártelo bien, porque si te haces demasiadas al final te decepcionas? Todo el mundo me lo está poniendo tan grandioso que… no, no me lo termino de creer —añadió, sincerándose después de muchas semanas sin poder hablar de ese tema con nadie. No habló directamente de Gabriella, pero se entendía, ¿no?—. Te echaba de menos la verdad. No tenía a nadie con quién hablar de esto porque todos están más emocionados que yo con la boda.

Y es que en casa de Ayax NO SE HABLABA de otra cosa. Boda, boda, boda y… ah, sí, qué para cuando el bebé. Menos mal que no sabían nada o entonces sí que lo iban a volver loco. Y la verdad es que menos mal que no sabían nada o también perdería hasta la ilusión por eso. El pelirrojo estaba acostumbrado a la presión de toda la vida pero… nada de nada a tanta pesadez familiar.

Continuó cortando el burrito y llevándose los trozos a la boca. Si bien no estaba nada mal la comida, le pasó desapercibido, no sabía si por la situación o porque realmente la comida no era tampoco demasiado de su gusto. Aquello no sabía a limón y él había pedido una salsa con limón.

—Pues nada especialmente —le respondió con sinceridad—. He tenido un enero bastante movido si obviamos los estreses ocasionados por la boda. En el trabajo todo bien y… no sé, todo bastante aburrido. Eso de ir a comprarme la ropa, elegir los detalles de la boda y toda esa vaina… no es que me genere demasiada ilusión.

En un principio sí y eso debía de ser consciente para Joshua. Ayax agradecía que Gabriella le hubiera añadido en todas las decisiones precisamente porque quería elegir cosas para así evitarse el TOC en su propia boda. Ahora mismo, sabiendo que Gabriella le conocía y él conocía a Gabriella, sabía que era una mujer que no iba a hacer nada descabellado.


***
1 de febrero del 2020
Mansión Crowley, Noruega ― Boda de Ayax Edevane y Gabriella Crowley
Atuendo

Era el día de la boda.

De hecho, la boda estaba a escasos minutos de comenzar y Ayax se encontraba en una habitación en la que se sentía muy incómodo, sintiéndose terriblemente agobiado con la dichosa corbata esa de las narices. Sentía que le estaba apretando la nuez y no hay nada más incómodo que el hecho de que parezca que una corbata puede asfixiarte.

Se miraba al espejo, de pie, con duda. En principio estaba solo, pero había echado a su padre de manera un poco bruta y sabía que llamaría a Joshua para tranquilizarlo. ¿Joshua, para tranquilizarlo? ¿Acaso quería que saliera ahí fuera con todavía más dudas y recuerdos?

Pero suspiró porque realmente necesitaba a Joshua.

Sabía que no ocurriría, pero necesitaba a su primo mirándole a los ojos y diciéndole: “Todo está bien”, porque al final sabía que no estaba bien. Él sabía perfectamente que las cosas no estaban bien, que él no estaba bien y que Joshua tampoco estaba bien.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Miér Mar 25, 2020 1:31 am

Imaginarse a Ayax y a él, con todo lo que llevarían encima ese día, y encima a Xerox con su cara de moco desabrido… sí, iba a ser el lado del novio más deprimente que existía, al lado de un conjunto de señoritas emocionadas y felices. Tenía su gracia, por supuesto, darse cuenta de que había tanta diferencia entre marido y mujer, y al mismo tiempo lo desalentaba.

No podrás decir que no combina —le contestó.

Intentó calmar a su primo respecto a su boda: si bien sabía que Ayax siempre quería que todo fuera perfecto, no iba a conseguirlo en algo tan grande y con tanto margen de error e interpretación personal. Lo mismo a la abuela de Ayax le gustaba que hubiera manteles hueso, pero Popheg pensaría que se veían mejor en coral. Y era eso por decir algo pequeño, porque con cosas más grandes habría diferencias, como los platos o el lugar. Tratar de complacer a todos era simplemente imposible.

Lo importante es que tú estés bien ese día, primo, todos los demás no importamos realmente —fue claro con él, pues era la verdad. Sobre todo, quiso matizar que él no lo hacía, no por su propia autoestima en el suelo, sino porque sabía que iba a sentirse mal por él y eso afectaría su propio disfrute de su boda—. Para ellos es “el gran evento”… pero es “su” gran evento, no el de ellos —lo tranquilizó.

Le dedicó una breve sonrisa cuando le dijo que lo echaba de menos. Al menos podía acompañarlo y hablar sobre su boda con esa poca ilusión que sentía al respecto, porque sabía que todavía menos ilusión tenía Joshua, a diferencia de cualquiera que le rodease en ese momento. Y esa intimidad, esa facilidad de ser honestos con el otro… Eso, esperaba que Gabriella nunca se lo quitara.

Encontró gracioso que él había cambiado tantas cosas en apenas un mes que, a diferencia de su primo, quedaba un poco demasiado, pues el Edevane no había tenido gran movimiento más allá de sus nuevas obligaciones y las cosas que debía atender, como alistarse para los detalles de la boda, una boda que ahora no lo ilusionaba. Y eso, lejos de hacerlo sentir culpable… le parecía bien.


Febrero 1, 2020.
Mansión Crowley, Noruega.
Vestimenta.

Estaba siendo más difícil de lo que esperaba. Desde el momento en que despertó hasta el de transportarse hasta Noruega… se estaba volviendo un verdadero problema. Tres dosis no eran un antídoto para silenciar todas las palabras que llenaban su cabeza, sólo habían conseguido hacerlo sentir mentalmente nublado. Todavía estaba bien, o eso quería pensar.

Bruno lo encontró hablando con Francis hijo, cuestionando sus decisiones tomadas hasta el momento. Desde la última vez que se vieron en diciembre hasta su elección de faltar a la etiqueta moral de vestimenta ese día. Joshua sólo oía, aunque no escuchaba. No quería escuchar sus palabras, porque eran conversaciones que tenía todos los días consigo mismo. Palabras tan vacías como llenas de reproche, si eso tenía sentido alguno.

Joshua, ¿te importaría ayudar a Ayax a calmarse un poco? —Bruno llamó la atención de padre e hijo, señalando hacia sus espaldas con el pulgar hacia donde se encontraba la habitación donde su propio hijo se alistaba.

Continuaremos esta conversación más tarde —Francis colocó una mano sobre el hombro de Joshua, quien retrocedió un paso. No pudo disimular lo desdeñoso del gesto, pero no dio tiempo a reclamo antes de empezar a caminar.

No tenía ganas de que nadie lo tocara o que nadie realmente le hablara ese día, aunque no lo demostrase completamente. Pretendía que era un día como cualquier otro, con su asocialidad usual y sus ganas de no hablar o interactuar más de la cuenta típicas. No cualquiera sería capaz de decir que estaba inquieto, y menos todavía entenderían que realmente se sentía en la mierda.

Se detuvo frente a la puerta unos segundos, tomando valor. Sabía que su primo lo necesitaba, por lo que tuvo que juntar todo su esfuerzo en convertirse en el primo comprensivo que había sido siempre, en el que apoyaba. Se prometió a sí mismo no hablar absolutamente nada de él y dedicarse por entero a que Ayax saliera de ahí listo para llevar a cabo su boda.

No tocó la puerta—: Voy a entrar —fue el único aviso que el pelirrojo hubo recibido antes de que abriese la puerta y pasara a través de ella, cerrando a sus espaldas.

Creyó erróneamente que lo había superado, que podría lidiar con ver a Ayax tan elegante y no quedarse embelesado por unos segundos de su apariencia. El gris le sentaba bien, por mucho que le diese la impresión de que la corbata lo estaba ahorcando. Eso lo hizo sonreír: su primo estaba eternamente peleado con las corbatas.

¿Por qué tanta demora, señor Edevane? —le preguntó, empezando a caminar hacia él. Encontró agotador el esfuerzo consciente de ocultar todo lo que quería hacer y decir que no tuviera que ver con apoyar a ese pelirrojo—. Necesitas apretar más la corbata si pretendes suicidarte con ella —se metió con él.

Colocó su dedo entre su cuello y el nudo, y un flash apareció ante sus ojos, mostrándole un trocito de verdad entre mil mentiras. Esas ocasiones que había hecho eso mismo, tirar del nudo hasta desabrocharla, con toda la intención de arrancarle cada prenda del cuerpo y… Inhaló profundamente, deshaciendo el nudo de la corbata y levantándole el cuello de la camisa. Se la anudó dejando tres dedos en la nuca de soltura, de modo que no estuviese apretada y no se notara que no lo estaba. Le acomodó el cuello de la camisa después.

¿Cómo te sientes? ¿Estás listo?

Se sentía frío y mecánico, pero lo prefería. Era cien veces mejor antes que dejar que sus emociones salieran a flor de piel y lo arruinaran todo. Así que embotellaba lo que sentía e ignoraba con toda la fuerza de su ser cuando sentía que empezaba a quedarse sin aire. Sólo duraría un rato.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Jue Mar 26, 2020 9:42 pm

Exigir que Joshua estuviera allí "intentando subirle la moral" y esperando inútilmente que dijera algo que obviamente no iba a decir, era de ser iluso y egoísta. Muy egoísta. Bastante estaría pasando él como para estarse preocupando por los sentimientos y emociones de Ayax. Si el pelirrojo se preocupaba por los de su primo, ¿por qué debería él preocuparse por los suyos? Lo peor, lo peor de todo es que él era totalmente consciente de lo que estaba haciendo, de que su coherencia racional estaba muy por debajo de sus sentimientos y de que sus exigencias ahora mismo no eran justas.

No podía ser... justo, en realidad. ¿Qué hacía si tenía que casarse con Gabriella pero él quería estar con Joshua? No podía sencillamente apagarse, no ahora que se había encendido. Quizás hace un año podía hacer gala de un Ayax sin sentimientos, frío y distante, pero ahora mismo ya no podía.

Eso era el noventa por ciento de los motivos de por qué estaba tan nervioso ahora, pero claramente el diez por ciento restante era que se iba a casar y las expectativas estaban muy altas, por no hablar de que ahí fuera habrían casi doscientas cincuenta personas invitadas por Gabriella de las que no sabía absolutamente nada y si bien "las personas" en sí le daban igual, tanta multitud social en ese momento tan incómodo le generaba estrés adicional.

―No me apetece salir ―confesó ante la pregunta de Joshua, mirándose aún en el espejo y dándose la vuelta para quedar frente a él.

Dejó con naturalidad que le desbrochase la corbata que él, más tenso que una cometa, se había abrochado como si estuviera intentando suicidarse o algo. Le gustó la sensación de tenerlo cerca, aunque él se viera distante y frío. Sabía que no podía reprocharle nada, pero igualmente tenía sentimientos encontrados con todo eso.

―Me siento presionado, nervioso y con ganas de ir a casa, meterme bajo las mantas y ponerme a leer un libro ―le contestó de nuevo con sinceridad mientras le colocaba el cuello de la camisa. Le encantaba que sus dedos, suavemente, rozaran la piel de su cuello, aunque eso conllevase a que se le pusiera la piel de gallina―. Solo de pensar en los compromisos sociales que tengo que pasar durante la ceremonia y la fiesta… tengo pereza.

Ayax no solía caracterizarse precisamente por ser un chico perezoso, sino todo lo contrario. Tampoco se caracterizaba por ser una persona que rehusase los compromisos sociales. Era cierto que no le gustaban las personas, pero lo bueno de que las cosas sean “compromisos sociales” es que la gente sólo espera de ti lo mínimo viable para no parecer descortés y eso no le importaba dárselo a la gente sólo por mantener una imagen. Ahora, sin embargo, no tenía ganas de nada y eso que era su boda.

Miró a Joshua a los ojos, todavía bien de cerquita y esbozó una pequeña sonrisa. Al verlo allí y sentirlo tan distante pese a estar tan cerca, entendió que no podía esperar lo que quería. Él la había cagado estrepitosamente y ahora mismo estaba frente al claro ejemplo de: «Te comes lo que siembras». Él había sembrado con su primo una relación demasiado intensa e íntima y luego lo había decidido aparcar por una responsabilidad social y familiar. Y pese a que fuera “una responsabildiad social”, había sido su decisión y no podía echarle la culpa a su familia, ni a sus compromisos.

La culpa era de él y ya.

Entendiendo eso en ese momento en el que sabía que él no era el único en pasarlo mal, elevó una de sus manos y la colocó a la altura en donde se dan las bofellas, mirándole a los ojos.

―En fin, lo superaré ―le dijo, sin querer menospreciar su intento―. Sé que a ti tampoco te apetece estar aquí así que no te voy a estresar con estos temas. ―Y, tras una última mirada, separó sus manos de su rostro y se alejó unos pasos, volviéndose a mirar en el espejo―. Me veo poco yo.

Que no Pocoyo, sino “poco él”.

―Mi madre y Eva fueron conmigo a elegir el dichoso traje y creo que me dejé convencer demasiado por algo que no era cómo me hubiera gustado. ―Intentó cambiar de tema, aunque se le notaba todavía nervioso―. Debería de haberme comprado aquella chaqueta de estampado lila y azul… ―Y miró a Joshua, esbozando una sonrisa de: «Sí, ya sé, hortera hasta la muerte, pero al menos hortera yo.»

Toda la familia Edevane sabía el gusto pésimo ―aunque a Ayax le gustaba decir que sólo era refinado y diferente― del pelirrojo, por lo que suponía que Maille y Eva habían intentado evitar que desentonase demasiado frente a Gabriella y toda su familia.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Vie Mar 27, 2020 10:05 am

Exhaló suavemente cuando oyó el motivo por el que su primo no se apresuraba para salir. Si era honesto, él tampoco quería que saliera, pero era lo que había: no había llegado tan lejos para acobardarse en el último segundo. Eso no era para nada el estilo de Ayax. Escuchó sus quejas con calma y con un oído atento mientras abrochaba su corbata otra vez, esta vez siendo amable con su cuello sin intenciones de ahorcarlo, como al principio parecía.

Debes calmarte: lo harás bien… Mañana podrás estar bajo las mantas con un libro todo el día, si quieres —trató de animarlo, aunque estaba seguro de que no le había salido muy bien.

No se apartó cuando sintió la mano de Ayax en aquella parte de su cuello, pues no sintió la punzada de desagrado que había tenido cuando su padre había tocado su hombro. Con ese pelirrojo nunca sentía esa punzada de disgusto, no portaba cuánto o dónde le tocase; lo que sintió, sin embargo, en ese momento, fue un vuelco en el pecho sucedido por una opresión.

Yo no soy el novio —dijo con un tono de obviedad—, puedo salir de los reflectores cuando me dé mi gana, tú no —se explicó, con el fin de justificar que su primo ventilase con él—. Piensa que esto es… lo que has querido desde que eras un niño, unirte con alguien digna y preservar el apellido… Sé que estás nervioso ahora, pero… si no das lo mejor de ti, probablemente te arrepientas después.

Cada palabra que decía pasaba por diez filtros en su cabeza antes de salir por su boca, con el fin de decir lo más adecuado para la situación. No era lo que pensaba o lo que quería, pero sí lo que su primo tenía que escuchar, y eso le bastaba para decírselo.

Miró a su primo a través del reflejo por encima de su hombro, todavía a sus espaldas. Se fijó un segundo en sí mismo: encontró sus ojos grises, probablemente a falta de algún brillo que los ayudara a lucir tan azules como eran. Regresó su mirada al pelirrojo inmediatamente luego.

Sabes que siempre apoyo tus decisiones en gustos… —le dijo dejando un momento de suspenso—, pero, creo que te ves fantástico con este traje —fue completamente honesto con él, aunque no era “fantástico” la palabra que precisamente quería usar—. Podemos ir durante la semana por esa chaqueta lila y azul y la usas en el cumpleaños de tu madre —le propuso, queriendo vengarse de la mujer que le había negado el uso de aquella chaqueta en su evento.

Le estaba costando mucho más de lo que debería mantener su distancia, así que retrocedió unos pasos, pretendiendo mirar la habitación donde se encontraban. En verdad quería abrazarlo y no soltarlo, pedirle que le diera la oportunidad de intentar cambiar su opinión respecto a aquel evento. Luego, pensaba en el rechazo que seguramente recibiría, y eso terminaría de pisotear la escasa calma que había encontrado para mantenerse firme en aquella situación, una que de todos modos tendría que enfrentar.

Sacó su reloj de su bolsillo y miró la hora, para verificar cuánto tiempo todavía podían perder antes de que fuera necesario sacar al pelirrojo de ahí y empezar a movilizar a la masa para que tomara sus lugares—. No queda mucho tiempo, Ayax —lo avisó, cerrando su reloj y guardándolo en su bolsillo de nuevo.

Inhaló profundamente, acomodó sus hombros logrando que dos de sus vertebras se acomodasen en su lugar y crujieran, y exhaló mientras volvía a aproximarse al pelirrojo. Tocó su hombro para llamar su atención, para sonreír en cuanto sus ojos se fijaron en él.

Aquí estoy, ¿de acuerdo? —lo tranquilizó—. Así que sácate de adentro todo lo que puedas para que salgas lo más relajado posible, no quieres tratar bruscamente a tus invitados, así que… aquí estoy —insistió, dándole a entender que estaba dispuesto a ser su basurero emocional con tal de que cuando saliera estuviese bien.

Joshua no era estúpido. Sabía que gran parte del problema de Ayax en ese momento era él, lo que habían vivido y lo que seguían sintiendo; era del tipo de cosas que no quería escuchar. Pero el resto, sobre sus inquietudes de la boda, o sus invitados, era lo que podía tomar en ese momento. Al final, el Edevane había tomado su decisión hace mes y medio, la de continuar con sus compromisos sin ningún tipo de obstáculo o distracción.

Yo voy a estar bien, ¿sabes? —le dijo, como un resumen a cualquier preocupación que pudiera tener sobre su persona. No “bien” como se decía “bien”, sino como se decía “no te tienes que preocupar por mí”.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 3 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.