Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane]

Joshua Eckhart el Vie Ene 17, 2020 7:22 am

Recuerdo del primer mensaje :

Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 ZvGdk7a
Gracias a A.J Seward por la cabecera ♡

Aquel día había sido el más duro de su vida en los últimos meses. No recordaba cuándo había sido la última vez que había llorado, probablemente siendo sólo un niño, cuando su padre le decía que los varones no lloraban y le enseñaba a contener todas sus emociones para mantener el pesar dentro; ese día le había llorado un río entero, sentado contra una pared en el pasillo de su apartamento, a medio camino para llegar a su habitación.

Sabía que no podía borrar diecinueve años de amistad en un solo día, sabía que no es que no fueran nada a partir de entonces y que, incluso así, se necesitaban en sus vidas. Había visto el dolor en su primo al decirle aquellas palabras, ese tinte de miedo de haberlo arruinado todo, no lo había ignorado.

Sin embargo… ¿qué hacía, cuando cada vez que pensaba en él sollozaba y las lágrimas volvían a caer en su rostro? Había llorado tanto que le había dolido la cabeza, y escuchaba en el fondo de su cabeza la voz de su padre intentando, sin éxito, acallarlo.

Empeoró cuando entró en su habitación, y los recuerdos de todas las cosas que habían pasado ahí se le vinieron encima en una estampida que volvió a romperlo. Las risas, los besos, bromeando y jugando, y sólo sentía que quería borrar los últimos minutos. Quería despertar de lo que parecía una pesadilla que sólo continuaba.

Diciembre 30, 2019.

Finalmente se había sentido con valor de hacer algo. Primero, escribió a su tía expresando sus deseos de visitarla en su casa; ella había respondido durante el transcurso del día con la ubicación del traslador que lo llevaría a su ciudad y prometió su cena favorita cuando llegase, durante aquella noche.

Consiguió un maletín extensible donde preparó en la habitación que esta contenía ropa y a sus mascotas, pues no pretendía volver diariamente para alimentarlas. De esa manera las llevaría con él y podría ir con ellas siempre que lo deseara, así que en realidad no fue un gran problema.

El problema fue escribir una carta más. Escribió a Ayax prometiéndole que volverían a ser amigos cuando él estuviese listo, y disculpándose por no poder estarlo de inmediato. No ignoraba que lo que había pasado entre ellos era real e iba a dolerles a ambos, pero tal como su primo había tomado la opción que le beneficiaba a él, Joshua tenía que optar por la que le haría mejor a su bienestar mental y emocional. Había dado especificaciones sobre el viaje que había preparado, con toda la información y boletos que Ayax necesitase, pidiéndole no desperdiciarlo incluso si él no se sentía preparado para acompañarlo.

Francia lo recibió con 4ºC y ligera llovizna. Con un francés de decente para abajo, logró ubicar la mansión de su tía-abuela y llegó a ella en un taxi. Una mansión preciosa, pero triste. Estaba seguro que lo triste era el paño que cubría sus ojos y que lo hacía verlo todo de otro color y no la mansión en sí misma.

Estaba ahí su abuela junto con su “amiga” Brooke.

Había una disimulada comprensión entre tía y sobrino que Brooke observó. Se miraron, y sin decir absolutamente nada Emma lo había abrazado con fuerza. Joshua había cerrado los ojos y se había dejado hacer, sintiendo por primera vez en días que respiraba. Había sido un abrazo corto pero significativo.

Sólo necesitaba tiempo para desconectar —les había explicado durante la cena—, las cosas no han sido fáciles desde lo que pasó.

“Lo que pasó” seguía siendo el tema del secuestro, y aunque Emma sospechó que mentía, no lo interrogó.

Hay una habitación en la que puedes quedarte, hijo —lo había invitado la mujer—, estarás tranquilo ahí, yo me aseguraré que Brooke no te moleste con sus cosas de nerd —le sonrió.

Gracias, pero conseguí alojamiento cerca de aquí —señaló con su pulgar a sus espaldas, en el recibidor, mientras se despedía— ¿Vendré quizá, a cenar? ¿Por el año nuevo? —aunque no tenía ganas de celebrar nada.

¿Avisaste a tu padre que no irás con ellos? —Brooke intervino, pues ya había empezado a entender cómo funcionaban los Eckhart.

Yo hablaré con Francis, no te preocupes —Emma lo tranquilizó.


Enero 5, 2020.
Vestimenta.
14:15 pm.

Desde el primero de enero hasta el cinco, había pasado la mitad del día en su habitación de hotel y el resto paseando aislado. No hablaba con nadie, no iba a tiendas, simplemente caminaba. Muchas veces podía caminar solo y no sentirse solo; esos días era diferente. Por las noches miraba el techo en silencio, preso del insomnio, mientras intentaba frenar los recuerdos de días preciosos, ahora tan lejanos.

Todos los días hacía el esfuerzo consciente de ignorarlo, de dejar de sentir tanto dolor. Fantaseaba con el momento en que se apersonara frente a Ayax y pudiera decirle que podían volver a la normalidad, que ya no sentía nada. Entonces se preguntaba si alguna vez “no sintió nada”, por lo que no podía sino preguntarse si en algún momento sus emociones estarían suficientemente frías como para no arderle cual fuego.

Lo que más dolía, de lejos, era pensar que la única forma en que Ayax se sintiera fiel a sí mismo y a sus principios era alejándose del desastre que habían causado. Él quería ver a su primo feliz, pero costaba más que un simple esfuerzo entender que su felicidad estaba con su familia y él quedaba relegado al puesto de mejor amigo. Era su mano derecha, sí, mas lo consumía por dentro saber que había sido mucho más.

Eran sus más profundos pensamientos. Una pena que llevaba a solas porque nadie más podía saberlo.

Su ausencia se había notado en la reunión de Año Nuevo de los Edevane-Eckhart. La familia estaba acostumbrada a la ausencia de Emmaline, pero no de Joshua. Francis hijo había informado a quien estuviese interesado del paradero de su hijo, y no había perdido oportunidad de escribir una carta a su hijo cuestionando su decisión de no asistir.

No había sido el único en ponerse en contacto con él: sabiendo dónde estaba, había establecido una conversación vía lechuza con su prima Angie y habían acordado aquel viernes almorzar juntos en su casa. No sabía si su marido estaría ahí, o si era siquiera una buena idea, pero el tiempo en confinamiento solitario empezaba a pasarle factura a su nivel de socialización.

Así que ese día decidió salir: pasó a comprar galletas para no llegar con las manos vacías y se aventuró hasta la casa de Angelica y Mysha. Tocó la puerta y esperó fuera, cobijándose del frío en su chaqueta.


Última edición por Joshua Eckhart el Jue Feb 13, 2020 8:14 am, editado 2 veces
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Joshua Eckhart el Jue Abr 16, 2020 8:39 am

Quería a su padre y, en algún momento de su vida, se habría hasta alegrado de que quisiera tenerlo a su lado con tanto ahínco durante las fiestas. En ese momento, le sabía a pura hipocresía, quizá porque él mismo no estaba bien del todo. Estaba seguro que no afectaba en absolutamente nada que Joshua fuera quien se saltara una celebración, cuando su padre lo hacía con relativa frecuencia.

Le daba gracia cómo su primo se jactaba del amor incondicional que le profesaba su madre. Estaba claro que uno de los tres hermanos era el favorito, y no era precisamente ninguna de sus primas, sino el pelirrojo que tenía al lado. Para que luego los padres intenten decir que no tienen favoritos…

Pero lo que más le daba gracia era la discusión de nunca acabar de la fractura en su brazo durante el colegio. La tenían con frecuencia y el tema se concentraba en ver quién tenía más culpa de lo sucedido, cuando era claro que los dos tenían una buena parte de culpa casi equivalente.

Tú tienes más culpa por confiar en tus NULAS habilidades de entonces y pedirme que confiara en ti, ¡yo siempre confiaba en ti! —aquello no era mentira, no del todo por lo menos. Desde que tenía uso de razón le había profesado confianza ciega a su primo, aunque conforme se hizo mayor su mente lógica empezó a aprender a reconsiderar las cosas dos veces.

Al menos ya tenía habilidades médicas, lo que era un alivio. No se olvidaba de la cantidad de veces en la actualidad que había recurrido a él por auxilio sanador, como su médico de mayor confianza. Claro que antes de eso había existido un pequeño lapso de tiempo de razonable desconfianza antes de volver a convertirse en su conejillo de indias personal.

Enarcó una ceja divertido por cómo Maille se había enterado tras el baile que él había sido la mente perversa del cambio de corbata de su hijito. Ni siquiera podía enfadarse, pues podía imaginar a su tía enfadada porque él era un mal primo que hizo que las fotos del novio se arruinaran. Joshua era tan malvado que si llega a planearlo ni siquiera le hubiera resultado bien.

Entraron a la tienda; Joshua se sintió un poco desconcertado un momento, mientras su primo se comunicaba con el dependiente para pasar con las bebidas, hasta acercarse a la zona de la ropa que tenían que ver.

¿Todas estas? —preguntó, con honesta sorpresa—. Bueno, tendremos que empezar antes si quieres terminar de verlas antes que cierren la tienda —se acercó a la percha y la miró con particular detenimiento hasta sacar una de estampado lila y azul. Estaba seguro que era la que Maille no le había permitido comprar, así que se la aproximó a Ayax, tomando asiento en un banquillo—. Venga, empieza a modelarme.

Él no tenía intenciones de comprar nada, así que iba a servir sólo de ojo juzgador para ver si su primo lucía bien o no con las chaquetas que quería probarse. Tres chaquetas después, se había puesto de pie para seleccionar las que mejor creía que iban a quedarle, haciendo más dinámica la idea de comprar aquellas prendas.

También deberías comprar algunas corbatas que vayan a juego, ¿no crees? Para que no utilices color naranja radioactivo —le dijo, y luego se giró hacia él—. Yo sé que no te gusta usar corbatas, pero hay veces que necesitas usarlas —le habló con ese tono de “voz de la razón” que tenía que usar cuando sentía que debía convencer a su primo—. Puedes llamarme para que te las ate; sé por experiencia que tienes tendencias suicidas al amarrar telas a tu cuello —le sonrió a medio lado, divertido.

Tomó tres corbatas del aparador, una verde brillante, una amarilla y una azul rey, probándoselas a Ayax con la chaqueta que tenía en ese momento puesta. Nunca se había caracterizado por ser un entendido de moda, pero eligió la que mejor le pareció que quedaba, la verde, y las otras dos las enrolló para dejarlas en su lugar.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Mar Abr 21, 2020 12:11 am

Después del pequeño paseo por Camden Town llegaron la tienda en donde Ayax había visto esa ropa tan chula. Cabe añadir que al final no se compró en esa tienda su traje nupcial, pues obviamente allí no había nada de ese "calibre" tan correcto y aburrido propio de la familia Edevane. La tienda se notaba que estaba hecha por un muggle con un estilo poco convencional en el mundo actualmente, algo excéntrico y gótico.

El pelirrojo no tenía vergüenza en reconocer que eso le gustaba, pues de hecho consideraba que lo hacía más especial.

Joshua fue bastante observador cogiendo precisamente la chaqueta de estampado lila y azul, que era la que había mencionado el día de su boda, descontento por no haber ido como él quería sino como quería su madre. La cogió con sendas manos, mirándola con ojitos de: "pero qué bonita qué es mi futura chaqueta". Cuando su primo se sentó, el pelirrojo le tendió su taza de chocolate para que la mantuviese y así él poder tranquilamente probarse las cosas.

Se quitó su gran chaquetón, su suéter interior y finalmente se quedó con una camiseta básica de color blanco que parecía estar hecha a su justa medida, pues no le quedaba ni muy floja ni muy ceñida. La chaqueta esa le quedó perfecta A LA PRIMERA, cosa que hizo que la apartase a un lado, probándose las siguientes. Mientras lo hacía, su comentario sobre las corbatas hizo que sonriera, ladeando una pequeña sonrisa cómplice y culpable: era cierto, las odiaba y encima no sabía atárselas a favor de su nuez.

—Puedo comprarme alguna que otra corbata, que todas las que tengo han sido regalos porque como no me gustan, no me compro y como lo que me regalan no me gustan pues tampoco me las pongo —afirmó divertido la lógica de las corbatas de su cajón—. Pero... sigo prefiriendo las pajaritas. Además de que me parecen estéticamente más bonitas, las que vienen sin necesidad de hacer nudo son muy fáciles de usar.

Una vez se colocó la chaqueta, se observó al espejo y vio como quedaba con la corbata verde que había seleccionado Joshua. Ahí habían algunos fallos.

—Vale, necesito una camisa para poder probarme esto con propiedad —sentenció.

El dependiente, que lo había escuchado a la perfección, salió a salvar la situación, sacando una de las camisas blancas que tenía de prueba para dársela y que así pudiera probársela. Realmente le dio la blanca porque era la más común, pero le dijo claramente que si quería algún que otro color, que lo cogiera sin problema de la mesa de las camisas. Además, Ayax le pidió una talla menos de la chaqueta, pues esa le quedaba demasiado holgada de hombros.

—¿Una talla menos de esta tiene? —preguntó al dependiente.

Se la quitó y se la cedió al dependiente, para mientras coger la camisa que le había tendido y quitarse su camiseta para cambiársela. En ese momento se pudo ver que el pobrecito tenía también la espalda quemada y su piel estaba mudando. Definitivamente él no era un ser lugares cálidos.

—Me gusta como queda esa corbata con esta chaqueta pero... ¿no la habrá en modo pajarita? —insistió divertido mientras se abotonaba la camisa.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Mar Abr 21, 2020 1:53 am

Le dio gracia ver a su primo mirar con tanto amor la chaqueta que le había sido injustamente negada el día que compró su traje para la boda. Inevitablemente, sintió de nuevo esa complicidad que existía entre ellos y se sintió un tanto realizado por el logro: después de aquellos meses sintiéndose apartados y distantes, finalmente le daba la impresión de que podría todo retomar su estabilidad.

Razonó que igual y su primo necesitaba corbatas luego del suceso ocurrido en su boda. Que, para todo esto, Joshua todavía no sabía cómo sentirse respecto a ella: sentía, de algún modo, que había ido a la boda de otra persona y no a la de su primo. La realidad no le había golpeado del todo. Así que, mientras lo convencía de ello, seleccionó algunas corbatas para probarle por encima de la ropa, sólo para contrastar colores, hasta que su primo decidió que necesitaba una camisa.

No le gustaba cuando los dependientes escuchaban por encima las conversaciones, pero no podían culpar a aquel sujeto: no había literalmente nadie más en su tienda, y Ayax tenía intenciones de comprarle toda una sección, así que mejor era tener a sus clientes bien atendidos.

Eres una iguana cambiando de piel —se metió con su primo al verlo quitarse la camisa y ver su espalda quemada, con piel en proceso de desprenderse. Había refrenado apenas el impulso de tocarle la piel, no sólo porque era un acto de maldad tocarle cuando seguramente le escocía, sino porque le pareció impropio e inadecuado.

Lo cual era, de hecho, irónico si sólo consideraba que hace relativamente poco tiempo había hecho mucho más que simplemente tocarlo. Por suerte, la pregunta de su primo le hizo distraerse de aquellos pensamientos.

Sólo buscaré la pajarita si también llevas la corbata —le propuso, ya que la idea original era convencerlo de llevar las segundas—. Personalmente, me gustan más las corbatas, así que te intento seducir al retorcido mundo de las corbatas —confesó, acercándose de nuevo al aparador con las mismas seleccionando otro trío para verificarlas con las chaquetas que eligiera Ayax.

Luego, buscó la pajarita con el color que tenía la corbata verde. Y luego de eso, tomó la que ya tenía el nudo hecho y sólo se ataba, pues su primo le acababa de decir que eran las más fáciles de usar. Lo dejó en la zona de “cosas que Ayax va a comprar, para seguir jugando con los colores y combinaciones de corbatas.

Al menos tienes un nuevo armario grande que llenar con ropa, así que puedes comprar todo lo que quieras —bromeó con él, pues no eran precisamente pocas las chaquetas que acababan de agradarle al pelirrojo—. Esa no te queda bien, no te pases tampoco —le dijo al voltear a verlo probándose una chaqueta que, más que excéntrica, ya rallaba lo horroroso.

Quien, de lejos, más feliz estaba… era el dependiente con la cantidad de ropa que estaba seleccionada para compra, que para ese momento se había dispuesto a ayudar al pelirrojo a encontrar la ropa de su medida para probarla. No todos los días, siendo una tienda tan particular, tenía a un cliente con tanta disposición de compra.

Luego se acercó a un aparador de cristal—. Hay unas mancuernillas de piezas de ajedrez. Debería regalártelas para que me recuerdes, porque siempre te gano —se metió con su primo, aunque eso no había demostrado la última vez que jugaron. En su defensa, ahora entendía a qué se debía tamaña distracción aquel día.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Sáb Abr 25, 2020 1:06 am

En su mente resonó un divertido: "isí qui ti intinti sidicir il ritircidi mindi di lis quirbitis" cuando habló de su misión malvada de meterlo en el horrible mundo de las corbatas. Era cierto que a nivel de uso eran prácticamente lo mismo y también a nivel apretamiento de nuez, pero estéticamente a Ayax le parecían infinitamente más bonitas y elegantes la parajitas.

En cuanto a tener "un armario grande" no era lo importante, pues lo podía encantar con magia para que fuera TODAVÍA más grande y que cupieran más chaquetas horteras, sino que se las podía permitir porque era asquerosamente millonario. Está claro que solo un millonario se compraría aquellas horteras. Nadie excéntrico, con el dinero justo, se gastaría el dinero en esas cosas pero seguro.

―¿No? ―Cuestionó mirándose al espejo―. No es de las que más me gustan, puedo prescindir de ella ―dijo divertido después, quitándosela hacia atrás.

El dependiente debería de estar pensando en ese momento que esa era su ocasión de hora para hacer la caja de febrero, marzo, abril y mayo. Todas juntas. Las chaquetas de ese estilo no eran precisamente baratas debido al trabajo que había atrás, además de lo especial que eran. Estaba claro que era muy poco probable que una persona que se comprase eso fuese a coincidir con otro igual en cualquier sitio.

Cuando mencionó los broches de las mangas de ajedrez, lo miró con una ceja alzada, interesado. Sabiendo como era Ayax, por supuesto LE ENCANTÓ la idea de que fueran figuras de ajedrez, sobre todo si éstas eran de las piezas mágicas, por supuesto. No entendía las formas de las figuras del ajedrez muggle, básicamente porque no se había criado con ellos.

―¿Perdona? ―preguntó con descaro y cierta falsa prepotencia―. Quizás puedas tener la inteligencia para hacerme estrategias magnificas, pero piensas demasiado. ―Se acercó entonces a él, haciendo una especie de onda zig zag con las manos dando a entender "un juego sucio que le cogía por la espalda"―. Mi astucia de Slytherin siempre termina encontrando tu punto flaco. ―Y una de sus manos terminó por golpear de manera cariñosa la barbilla de Joshua, como si estuviera "despistándole" con una mano mientras le golpeó con la otra.

Finalmente Ayax vio sobre una de las mesas las cosas que había elegido. En total eran seis chaquetas, habían cuatro corbatas ―por desgracia― y tres pajaritas. No había ninguna camisa porque Ayax estaba sobradísimo de éstas, prácticamente de todos los colores, por lo que tenía para combinar de sobra.

―¿Podría ir haciéndome el pago de todo eso, Señor Dependiente? ―Se dirigió a él con tranquilidad, quitándose la corbata que tenía puesto―. Voy a dejar de mirar solo para evitar llevarme más cosas ―admitió, mirando de reojo a Joshua para echarle una suspicaz mirada―. Sácame de aquí antes de que me deje el sueldo de tres meses. ―Exageró con un guiño, pues obviamente el cambio de moneda de galeones a libra era demasiado generoso como para preocuparse por algo así.


***
Una semana después
Área-M | 12:35 horas

El pelirrojo se encontraba trabajando en su puesto de trabajo. Ahora que era Extirpador ya hacía cosas de manera independiente y, debido a la puerta de Aurore, prácticamente se había quedado con la gran mayoría de su trabajo a medias, ya que era su "becario" y, por tanto, tenía conocimientos de prácticamente todo lo que hacía. Era curioso y... extraño que por su culpa hubieran matado a esa mujer y, de manera totalmente inconsciente, hubiera terminado quedándose con su trabajo.

No era su intención. Ni siquiera le gustaba su trabajo.

Pero le habían dicho que terminase los estudios antes de empezar con los suyos propios y, sinceramente, en honor a una muerte totalmente injusta... qué menos que terminar sus obras que en vida quedaron a medias. Ayax estaba agradecido de que se muriese ella y no él, pero sabía reconocer objetivamente que quién se merecía la muerte por la venganza de Níobe era él.

Caminaba por los pasillos del Área-M y, cuando fue a coger una de las esquinas, despistado leyendo un informe urgente, se chocó de frente con Hunter Biersack.

Ni le dio tiempo a darse cuenta de quién era, pues el informe se le estampó en la cara y, automáticamente, eso hizo que le molestase mucho haber ido despistado y ser tan subnormal como para chocarse. Sin embargo, cuando por fin pudo ver, peor se quedó al ver a ese imbécil frente a él.

―Biersack ―saludó.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Sáb Abr 25, 2020 9:22 am

Obviamente, al ser una tienda muggle, las mancuernas tenían piezas muggle: un peón y un caballo. No perdió la oportunidad de meterse con su primo, sonriendo a medio lado con una pequeña sensación competitiva mientras Ayax se metía con sus habilidades de jugador de ajedrez. Entonces recibió el golpe en su barbilla, cuando había mirado la mano que hacía movimientos para despistarle.

Ya, no podrías vencer mis estrategias por más que trates de confundirme y lo sabes —le contestó, mirando todas las prendas que su primo iba a comprar. Chaquetas, corbatas y pajaritas—. Es el momento de que sólo mires a la caja hasta que te marches, y cierres los ojos hasta que cruces la puerta —le colocó las manos a los lados de la cabeza desde la espalda, de manera que sólo viera al frente como si llevase viseras de caballo.

***

Con los resultados de un análisis recién salido del horno, se dirigía a su propio sitio de estudio para compararlo con las muestras. Dentro de la mente de Hunter Biersack cruzaban hipótesis e ideas de lo que encontraría; uno diría que era trabajo de becario, pero estaba metido en un estudio del que era receloso y prefería no compartirlo con nadie, no como el resto de sus investigaciones del que delegaba a diestra y siniestra entre los rangos inferiores. En este caso, él era el único a la altura.

Por ello es que, si bien metido en sus propios asuntos, no estaba distraído como otros extirpadores. Alcanzó a frenar cuando vio a alguien venir por la misma esquina que él, pero el despistado pelirrojo acabó contra él porque no hizo lo mismo.

Al verlo, no pudo evitar sentirse jocoso: durante meses había sentido un profundo desagrado por Ayax Edevane, producto de su interferencia en su vida personal, pero en esta ocasión no. De nuevo, se veía a sí mismo como el vencedor de una inexistente competencia que, de hecho, el alemán consideraba muchas ligas por debajo.

Edevane —contestó—, fíjate por donde caminas: la próxima vez podría ser un becario con un bisturí en tu dirección —y sonrió a medio lado, como si se lo acabase de imaginar y lo encontrase profundamente divertido.

Pretendió pasar de largo y continuar en sus propios asuntos… pero, algo más fuerte que él lo detuvo. Lo miró, con una ceja enarcada y expresión de autosuficiencia.

¿Has vuelto de las Bahamas tan pronto? —preguntó, con un tono distendido. Lo cierto era que no recordaba a dónde iría a pasar su luna de miel, tras su boda hace un par de semanas—. Creo que mi invitación debió perderse en la mensajería; igual no habría podido ir a tu boda, estuve ocupado esa noche —y no, no le importaba una mierda porque, de hecho, nadie le había invitado y él era plenamente consciente de ello—. Tenía planes con tu primo, ¿te lo dijo?

Ahí había una mitad mentira y una mitad verdad. La parte verdadera era que aquella noche se había encontrado con Joshua Eckhart; la parte mentira era que, en realidad, no era un plan: había recibido una visita a mitad de la noche, y lo que había ocurrido durante la misma era historia.

Tenían que agradecer que Hunter se caracterizara por ser un hombre tan lleno de sí mismo, que se le escapaba la empatía de percatarse de lo que realmente había afectado a Joshua aquella noche. De lo contrario, probablemente tendría preguntas que contestar sería comprometedor para aquel secreto que los primos guardaban.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Dom Abr 26, 2020 1:40 am

Encontrarse con Biersack era una mierda.

A Ayax la única emoción que eso le generaba era pura desconfianza y molestia. Le encantaría decir que lo que le transmitía era INDIFERENCIA pero por desgracia no era así. No podía evitarlo pero siempre que lo veía sólo tenía ganas de dos cosas: humillarlo en primera parte y, en muchas ocasiones, hasta de golpearlo. De todas maneras sabía que esa última opción era totalmente inviable, pues sería rebajarse a ser un imbécil, cosa que él no era. No al menos siempre.

Sin embargo, no soportaba que hubiese estado con Joshua ni mucho menos que se lo recordase siempre que tuviera oportunidad. Simplemente no soportaba imaginarse a Joshua con otra persona que no fuera él, mucho menos Biersack que le parecía de lo más despreciable y siempre había intentando humillarlo, no solo a nivel personal con lo de su primo, sino a nivel profesional. Dudaba mucho que Joshua hubiera dicho algo a Biersack de lo que hubo entre ellos, ni él mismo sabría nada, pero aún así no podía evitar que todo lo que decía iba de la mano de joderlo de esa manera.

De hecho, no se sorprendió que sacase a Joshua en al conversación, aunque sí es cierto que no se esperó para nada lo que dijo. ¿En serio le estaba diciendo que cuando Joshua se fue de su boda fue para irse con Hunter Biersack? ¿Había preferido irse con ese imbécil a quedarse en su boda? ¿Se había ido para...? ¿En serio se había ido para eso?

De repente se sintió mal. Mal porque Joshua se hubiera ido de su boda, mal porque Joshua volviera a estar con Hunter y mal porque... ese imbécil se merecía ser al que le clavaran ese bisturí por accidente, directamente en el ojo.

—Tailandia —corrigió a lo que no era importante.

Sabía que no debía de entrar al trapo con lo de Joshua, pero no pudo evitarlo.

—Una pena que Joshua no te invitase a la boda como acompañante —le devolvió, dejándole claro que sabía la relación que tenía—. Mejor solo que mal acompañado, dicen.

Joshua sabía que Ayax NO SOPORTABA a Hunter Biersack por muchas razones, eso estaba clarísimo, sin embargo, el propio Biersack no sabía que el motivo de que Joshua no lo invitase fuera "porque a Ayax le cae mal" sino que evidentemente jamás se atrevería a invitar a su amante homosexual con el que tiene una relación. Un poco su comentario iba por ahí, para que supiera cual era su posición, un mero juguete de Joshua que no iba a ser nunca más que eso.

—Y de todas maneras no te lo hubieras pasado bien mi boda... Te hubieras sentido... —Lo miró de arriba a abajo, cuestionando su nivel o reputación—. Fuera de lugar.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Dom Abr 26, 2020 9:36 am

Giró los ojos y exhaló sonoramente por la nariz, en su lenguaje no verbal de: “Sí, lo que sea, para lo que me importa”, cuando le corrigió el lugar donde había pasado sus vacaciones. Lo único relevante de aquellos días era que no había estado ese cabeza de fósforo era que Hunter no había podido regodearse antes de su victoria, en lo que a su conocido en común. Más que conocido, aunque eso Hunter no lo supiera: su amante en común.

Seguramente Ayax no lo supiera, pero aquella victoria no era para menos: lo cierto era que Joshua y Hunter habían roto todo contacto durante los últimos meses, desde la desastrosa velada en el restaurante. Hunter había ignorado cartas y visitas hasta que dejaron de suceder, y no se molestó en ser él quien intentase establecer contacto hasta aquella noche.

Frunció ligeramente el entrecejo con una sonrisa que no deparaba nada bueno en cuanto Ayax hizo aquel lamentable esfuerzo por intentar degradarlo, “mal acompañado”, decía. No podía sino darle gracia.

No creo que esté tan mal acompañado en mi presencia —su tono de voz aparentaba simpleza e inocencia, disfrazando así la verdadera superioridad que tintineaba en él—, no cuando la última vez que lo vi fue esta mañana en mi cama.

A Hunter no le gustaba ventilar su vida privada, mucho menos en el trabajo, pero le causaba una fascinación perversa, sabiendo lo homófobo que era Ayax Edevane de boca de Joshua, de evocar en su mente la imagen de su mejor amigo, de su familia, en la cama con otro hombre. Más que eso: con él.

No se sentía socavado con los intentos del Edevane de tratar de menospreciarlo. Dentro de la cabeza del extirpador, sólo él era más que todo el mundo y, además, estaba plenamente convencido de que él no era el juguete de nadie. Si eso, era al revés. Su ego y narcicismo no le daban para pensar en ninguna otra posibilidad.

Es verdad —le dio la razón—, a veces tengo que juntarme con la gentuza, pero estoy seguro que no habría valido la pena ir a un evento rebosante de gente de… tu categoría —lo había dicho con tanta prepotencia, que era imposible no percatarse de que estaba cambiando sus lugares para ponerse él por encima, siempre por encima.

Tenía algo catártico poner la basura en su lugar, lo ponía hasta de buen humor. Daba por hecho que, en cualquier discusión que tuviese con Ayax Edevane, él siempre salía bien parado de todas y cada una de ellas.

Y deja de perder el tiempo en los pasillos si no quieres volver a ser un recadero de nuevo, no estás en posición de descuidar tu trabajo —y entonces fingió percatarse de algo—, mejor dicho: del trabajo de Aurore, que no tienes siquiera investigaciones propias —y continuó su camino.

Literalmente, comenzó a caminar, dispuesto a pasarle por encima a Ayax si no se apartaba de su camino.

Febrero 21, 2020.
15:27 pm.
Apartamento de Joshua.
Mentiría si dijera que no estaba inquieto. Era la primera vez que se encontraban en su apartamento desde lo que había ocurrido en diciembre, por lo que era normal que lo estuviera. Estaba convencido de que podrían refrenar cualquier impulso que se alejara de lo que habían deseado establecer, pero de todas maneras no podía evitar la incertidumbre.

Había gastado el tiempo desde que llegó a casa en la cocina: estaba, como no será difícil imaginar, preparando algún dulce de limón con el que almorzar. En cuanto terminó, se sentó en el sofá con un libro y Edevy en el regazo pidiendo cariños, como la zarigüeya mimosa que era, haciendo competencia a su gato que también buscaba la atención de su dueño.

Al final había terminado por desaparecer casi por completo el desagrado infinito a su sitio, por lo que ya no estaba buscando opciones de mudanza. Lo que todavía no superaba del todo era un sitio en particular: su habitación, motivo por el que el sofá estaba adornado con una almohada sobre una manta perfectamente doblada en una esquina.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Dom Abr 26, 2020 10:22 pm

Que conste en acta que Ayax podría haber sido perfectamente capaz, a nivel de dialecto e ingenio, de contestar con algo astuto a Biersack en ese momento, pero lo único que hizo que su mente se apagase en ese momento fue la frase tan ofensiva de que esa misma mañana Joshua había estado en su cama. Por desgracia, la mente del pelirrojo era demasiado avispada como para poder parar a tiempo la imagen que le llegó a la cabeza, tan desagradable y dolorosa.

Sólo por eso, se quedó callado y con el ceño fruncido, sintiéndose el perdedor.

No el perdedor de “esa batalla verbal” que rozaba el símil de ver simplemente quién tenía la polla más grande, sino el perdedor general, el que había perdido lo realmente importante ahí. El pelirrojo sintió unos celos terribles en ese momento.

Y ya no solo porque fuese Biersack ―que sí, que eso empeoraba CON CRECES sus cantidades de celos, sino simplemente porque Joshua hubiese… pasado página. Sí, era como lo más egoísta que ahora mismo podía pasar por su cabeza, pero no soportaba la idea de que su primo estuviera con otro hombre que no fuera él.

Despertó de ese sentimiento con la siguiente conversación.

―Nunca lo sabrás, Biersack ―le respondió cuando intentó dejarlo por debajo―. Por mucho que lo intentes, no pertenecemos al mismo mundo.

Todavía con la imagen en su cabeza, Hunter continuó para proceder con la despedida, algo que le pelirrojo agradeció enormemente aunque le hubiera soltado ese zasca con respecto a las investigaciones de Aurore. Realmente a eso no supo qué contestar en ese momento, pues estaba demasiado ocupado intentando no crear toxicidad en su propio cerebro, por lo que se apartó cuando Hunter quiso pasar.

―Todavía ―murmuró a lo de las investigaciones, casi para él.

Le echó una mirada de desprecio, antes de continuar su camino en dirección contraria.

«No debo ser la única a la que le dan ganas de encerrarlo con uno de nuestros licántropos en Luna Llena, ¿verdad? ―resonó en su cabeza―, ¿cómo de psicópata sería matar al amante de nuestro ex amante?»

Ayax puso los ojos en blanco, entrando en el que ahora era su despacho.


***
Febrero 21, 2020
15:27pm ― Apartamento de Joshua Eckhart

Ayax no había dicho nada de que sabía lo de Hunter Biersack y Joshua. ¿De qué le serviría? Él no podía exigirle nada al moreno pues ahora mismo no eran nada. Que él se sintiera como un imbécil desgraciado no era culpa de su primo ni de que intentase continuar con su vida, como se supone que lo estaba haciendo el pelirrojo.

Pero igualmente no podía evitarlo.

Era llegar a casa, que Gabriella le saludase con un beso y pensar que el imbécil de Biersack estaba haciendo lo mismo con Joshua, que realmente era lo que Ayax deseaba. Para colmo, veía la barriga de Gabriella, cada vez más notable y… se sentía como un miserable viviendo una mentira.

Ese día iban a almorzar juntos en el departamento de Joshua y Ayax temía las consecuencias. Hacía tiempo que había evitado ir allí a consciencia sabiendo lo que evocaba ese lugar, pero sabía que si quería intentar, al menos, normalizar la situación, tenía que hacer cosas normales. ¿Pero sabéis lo que le enfermaba pensar que lo que hacía allí con Joshua ahora lo hacía con Biersack? No le extrañaba lo más mínimo que Olivia últimamente estuviera más presente que nunca.

Como siempre, se apareció directamente en el salón de Joshua.

―Hola ―saludó, elevando la bolsa de papel que tenía entre los brazos, pues había ido a pillar la comida en un tailandés que siempre les había gustado―. Yo traigo tailandés y… huelo desde aquí mi postre de limón. ―Ladeó una sonrisa acostumbrada.

Realmente estaba triste.

Ya no solo los celos, sino el silencio de Joshua también le dolía. No le había dicho nada y, pese a que una parte de él entendía el por qué, consideraba que escondérselo daba muchísimo más de que hablar en esta situación.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Lun Abr 27, 2020 8:23 am

Su lectura no había logrado atraparlo del todo por una razón muy sencilla: estaba expectante. Estaba en el momento en que su mente había entrado en espera, y se limitaba a intentar que el tiempo pasara más rápido mientras sucedía lo que tenía que suceder. Por ello, inmediatamente apartó la mirada de las letras en cuanto sintió el movimiento a unos metros de él, en el mismo salón donde él leía en compañía de sus mascotas.

Notó el desánimo de su primo, por debajo de su sonrisa, pero decidió no entrometerse. Creyó que Ayax se lo diría en algún momento, o bien que no fuera un hecho externo, sino que tenía que ver con lo mismo que a él le preocupaba de aquel encuentro.

No hay almuerzo sin un buen postre —le devolvió la sonrisa, levantándose no sin antes dejar a Edevy en el suelo. La zarigüeya era mimosa, mas no precisamente lista, y estaba seguro que se daría en la cabeza si le dejaba sobre el sofá.

A veces, inevitablemente, se le cruzaba por la cabeza todos los planes que habían tenido antes de que todo sucediera. Por ejemplo, el mero hecho de que su primo estuviera independizado había traído ideas sobre visitas y quedadas en su casa nueva, con su mujer. Actualmente, lo cierto era que no le daba ninguna gana visitarle o interactuar siquiera con su esposa. No quería verla y notar cómo crecía su cuerpo, ni el tiempo que pasaba antes de conocer al hijo de Ayax. Hijo sobre el que habían bromeado en infinitas ocasiones, que ahora le provocaba desprecio a Joshua cuando ni siquiera había dado su primer respiro.

No podía evitarlo: su relación había cambiado su mundo y la manera en que se sentía, en especial cuando se encontraba cerca del pelirrojo. Había partes inexploradas de sí mismo que ahora sabía que existían y que no iban a ser descubiertas ni pronto ni probablemente luego.

Caminó hasta la cocina, que había limpiado antes de sentarse en el sofá. Había una tetera que humeaba, pero Joshua se dirigió hacia el refrigerador. El postre, una tarta de limón, estaba dispuesto como centro de mesa.

¿Zumo de naranja o de mango? —preguntó con intención de sacar la respectiva jarra y servir un vaso—. También tengo té de lavanda —ofreció, aunque consideró que era una opción menos probable.

Él sí que se sirvió de la tetera en una bonita taza que había encontrado en una de sus cacerías a comprar cosas tontas para Ayax. Era su taza favorita básicamente porque le gustaba la frase y le gustaban las manzanas, no había más que decir al respecto. Una vez que tenían las bebidas listas, era simplemente cuestión de comenzar a comer, así que se sentó a la mesa.

¿Cómo te fue en el trabajo hoy? —comenzó la conversación, queriendo escucharlo, aunque matizando que lo que quería era oír de su trabajo. Quería un respiro más antes de que la conversación se volviera personal, pues, aunque era natural y debían actuar de esa forma, todavía no estaba listo para escuchar de Gabriella, que era quien pasaba más tiempo con Ayax y de quien más tuviera que hablar.

Por otro lado, lo cierto era que, como era lógico, no sabía del trabajo de Ayax por otro que no fuera su primo. Mantenía la regla simple de no hablar con Hunter de él, como no hablaba con el pelirrojo de Biersack.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Vie Mayo 01, 2020 12:34 am

«Teniendo en cuenta en donde vamos a almorzar, ¿de verdad cree que el postre que nos interesa es la tarta de limón. ―Se escuchó en su cabeza―. Sigo pensando que es una pésima idea comer en este sitio».

Y en eso le iba a dar toda la razón. Se limitó a sonreír con lo del “buen postre”, asumiendo que se referiría a algún tipo de tarta de limón. No sabía si la mítica y favorita de Ayax o si habría optado por algún otro tipo de repostería. Eso sí: dudaba que hubiera cambiado de ingredientes sabiendo lo aficionado y tiquismiquis que era Ayax con todo lo que no era de limón y lo “ofendido” que se ponía cuando no hacía algo de limón cuando todo lo que hacía de limón siempre le salía tan bueno.

Era como una especie de ofensa al limón no hacer cosas de limón.

Mientras Joshua se fue a la cocina, él puso la bolsa en la mesa del salón, quitándose la chaqueta para luego sentarse en el sofá.

―Naranja ―respondió a su pregunta, pensando que era obvio.

Naranja > Mango > Cualquier cosa > Té de lavanda.

Se encontraba… incómodo.

Por una parte le molestaba la naturalidad de Joshua cuando se estaba tirando a Biersack. Que debía de haber naturalidad, en realidad, pero le molestaba que él estuviera tan normal y tranquilo tirándose a otro hombre que no fuese él. ¿Ya lo había superado, acaso? ¿Él era el único IDIOTA que seguía pensando en abalanzarse sobre el otro y en dejar en segundo lugar a la tarta de limón como postre estrella?

Por otra parte le molestaba…

Le molestaba todo, joder. Es que no había nada que poder rescatar en la normalidad.
Una vez sentados, Ayax separó los envases de sus respectivas comidas, dejando el plato favorito de éste Tailandés de Joshua delante de su primo.

«Es que es TU PRIMO ―le recordó la voz―. ¿Quieres dejar de pensar en lo que estás pensando? ¡Ya has experimentado suficiente con TU PRIMO para toda la vida!».

La voz parecía que, en realidad, sólo intentaba confundirlo. En ocasiones le decía que lo dejase todo para vivir la mejor vivencia de su vida, por otra parte era la voz de la responsabilidad y ahora, al parecer, le preocupaba el incesto. Claro, como si eso hubiese preocupado mucho hace unos meses.

Ayax estaba enrollando unos tallarines cuando cayó en que Joshua le había preguntado por el trabajo.

―Pues bien ―respondió con simpleza―. Estoy terminando los estudios que Aurore dejó a medias, ya que yo era su becario y quién más conocimiento tenía de todo. Por suerte estoy a punto de terminarlos pero… hace tiempo que quiero ponerme con lo mío. ―Seguía enrollando tallarines―. Tanto tiempo deseando ser extirpador y para nada, porque cuando lo soy sigo trabajando en las ideas de otro ―dijo con cierto rencor.

Al menos tenía sentido que “el estar tan raro” se debiera a eso. Joshua sabía cómo era Ayax en términos profesionales y lo mucho que quería convertirse en alguien importante, por lo que haciendo el trabajo de otros no lo iba a conseguir.

―Pero supongo que bien ―dijo finalmente con la mirada en los tallarines―. ¿Y tú? ¿Cómo llevas con el plan del 100% magizoología en tu vida? ―Esbozó una pequeña sonrisa sin mirarlo demasiado, intentando que pareciese natural. A fin de cuentas era una pregunta "graciosa", por ese plan que él mismo negó que fuese a funcionar.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Vie Mayo 01, 2020 12:29 pm

Sabía que la respuesta normal era que querría jugo de naranja, pero a veces tenía un razonable nivel de duda: después de todo, a veces su primo cambiaba de sabor de licuado cuando el de plátano era el mejor del mundo, ¿por qué no cambiaría su bebida cítrica por algo distinto? Tal vez simplemente en ocasiones lo pensaba demasiado.

Se limitó a servir lo que le había pedido sin decir nada más, sabiendo que era lo esperable viniendo de Ayax, ignorante de los pensamientos de su primo. Los cuales, si ambos no fueran tan piedras como para dejar de evitar al elefante en la habitación, se daría cuenta que estaban completamente equivocados.

Así, sin hablar de lo importante, Joshua se contenía como bien podía. Después de todo, él no había sido quien pidió frenar el abalanzarse sobre el otro en cuanto estaban a solas, o quien decidió por los dos que lo que hacían estaba mal. O quien creyó que sería feliz negándose a lo más sincero que había en sus vidas. Sí era, por otro lado, el que se engañaba intentando creer que no echaba tanto de menos estar tan cerca del pelirrojo y el que pensaba que podía ocupar su lugar con alguien que no tenía intención de amar.

Se sentaron juntos para comer, mientras él tomaba su propio envase de salteado de fideos fritos y lo abría. El silencio se extendió; normalmente no le sucedía, pero lo encontró sumamente incómodo. Removiendo su comida, se percató de que el silencio con su primo era hasta agradable la mayoría de las ocasiones, sólo para no soportarlo ese día.

Decidió romperlo hablando de trabajo.

Una parte de él se decepcionó, para ser honestos, de notar que parte de su desánimo podría deberse a aquella frustración profesional. Como la piedra para expresarse que era, sólo pudo interiorizar sus pensamientos de que quizá era sólo él quien estaba preocupándose por lo que había sucedido o lo que estaba negando que sucediera de nuevo.

Después de todo, lo sabía, maldita sea. Lo sabía. Sabía que Gabriella podría convertirse en exactamente el tipo de Ayax: era una mujer decidida, que sabía lo que quería y le había encontrado el modo a su primo; bromeaban juntos, se tenían confianza… encima, llevaba en su vientre a su primogénito y la familia la adoraba, ¿cómo no sentirse a comparación una maraña de problemas que traería más penas que alegrías?

Le trajo a la realidad volver a concentrarse en la conversación, cuando Ayax resolvió decir que “suponía” que todo iba bien, más allá de aquel asunto con los asuntos pendientes de su vida de becario.

Antes de que lo notes ya estarás con tus propias investigaciones, y con el tiempo ni te acordarás de que se retrasó tu gran comienzo por terminar de atar cabos sueltos —lo tranquilizó como pudo, comprensivo por más que detestaba los pensamientos que, tal como una enredadera, se apoderaban de su mente—. Será cuestión de tiempo —acercó su mano, en un gesto dirigido a hacer un cariño a su primo… justo cuando se dio cuenta que no debía ser así y disimuló como buenamente pudo, tomando una servilleta desechable que estaba cerca del brazo del otro.

Hizo una pausa, limpiando su boca con la servilleta antes de un bocado de fideos mientras pensaba en qué contestar. Podría empezar a hablar, improvisando; sabía que a Ayax no le importaba cuando su mente empezaba a ir más rápido que su boca y empezaba a tropezar verbalmente, lo que sucedía cuando se entusiasmaba con algo. Pero, en realidad… no tenía muchas ganas de entusiasmarse. Lo tenía sentado al alcance de la mano, y aun así lo sentía tan lejos. Creyó que habían superado esa fase con las salidas públicas; probablemente, como siempre, se equivocó.

Va bastante bien, de hecho —dijo una vez que tuvo la boca vacía de nuevo—. Algo cansado, supongo, pero no está tan mal… Todavía no me harto de ello como predijiste que sucedería —trató de bromear con él… y sólo corroboró que pretender, con Ayax al frente, no era lo suyo—. ¿Sabías que Astreia tiene thestrales? —trató de ir por un camino que le gustase para hablar, con un resultado bastante semejante a lo anterior.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Sáb Mayo 02, 2020 10:54 pm

Sí, sí... todo era siempre cuestión de tiempo. Superar a una persona, superar tu depresión en el trabajo, acostumbrarte a tu matrimonio que no te gusta, tener esa vida con la que no estás cien por cien contento... ¡Todo era cuestión de tiempo! ¡Pues Ayax consideraba que el tiempo no estaba haciendo su labor correctamente y que iba muy lento! ¡Estaba harto de tener que esperar a que pasase tiempo para que las cosas funcionasen bien en su vida!

No comentó nada al respecto, pues lo mismo estando tan cabreado le salía una contestación hostil que no se merecía en absoluto. Podría estar enfadado y ser un imbécil, pero con Joshua ni le salía enfadarse demasiado, ni mucho menos ser un imbécil.

Al menos conscientemente, pues su actitud con su primo evidentemente era de imbécil.

Cuando cambiaron de tema a la criaturas mágicas, su contestación fue bastante correcta. El pelirrojo se esperaba algo más emocionante, pues vivir rodeado de bichos mágicos podría decirse que era el sueño de vida de Joshua, al cual no solo le encantaban de manera profesional, sino que podría decirse que literalmente era uno de ellos. ¿Vendría de ahí su gusto excesivo por las criaturas mágicas? ¿El sentirse parte del colectivo?

No preguntó eso, por supuesto, le parecía un poco de mal gusto juntarlo con las acromántulas, los diricawl o los insoportables jarveys.

—No lo sabía —respondió a su última pregunta—. Igual llevas poco tiempo como para "hartarte"...

«Creo que nos consta que no dedicabas las 24h del día a estar con criaturas mágicas, a menos que cataloguemos a Biersack como dementor chupa-pollas en vez de chupa-almas»

Su pensamiento más sarcástico no pudo evitar aparecer, transformado en aquello que nunca quería tener presente. Sin embargo, no pudo estar más de acuerdo con ello: al fin y al cabo, era él.

—De todas maneras, no te veo especialmente motivado con la idea. —Se conocían lo suficiente para hacer ese tipo de afirmación—. ¿Todo bien en la granja de Astreia? No sé, me imaginaba que llegado el momento me echarías en cara lo encantado que estás de pasar todo el rato al lado de criaturas mágicas para intentar demostrarme lo equivocado que estaba.

Mostró una sonrisa triste.

Normalmente no discutían para hacer entrar en razón al otro, pero recordaba perfectamente esos piques entre ellos. Esos piques que se volvían juegos que terminaban con uno encima del otro. En ese momento desvió la mirada de Joshua, pues bien empezó a recordar la última vez que tuvieron una conversación parecida, en ese piso y la cosa terminó muy diferente a cómo terminaría ese día.

—¿Es difícil trabajar en la granja de Astreia, o se porta? Siempre he tenido cierto recelo con juntar las labores profesionales con las familiares. Y precisamente me he visto involucrado un poco en ese sentido. —No era un secreto para nadie que Lamia, la ex mujer de Duncan, estaba en el Área-M y, por tanto, él debía de saber algo. Pese a mencionar algo en momentos concretos, había decidido intentar enterrar ese tema.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Dom Mayo 03, 2020 1:41 pm

Era… honestamente extraña su nueva relación con su primo. Antes de aquellos duros meses, le habría contado felizmente todo lo que conllevaba su nuevo quehacer, más allá de ser una ocupación de un tiempo con el que no contaba realmente. O le habría podido contar, en la medida de su baja comprensión de las emociones humanas, en especial de las propias, que llevaba semanas sintiéndose entumido, de nuevo.

Claro que no lo haría, pues no era idiota: sabía que el causante de que se sintiera así era nadie menos que Ayax, y no podía ventilar de él con él sin iniciar una discusión. Tampoco podía hablar con nadie de lo que había vivido o siquiera intentar desahogarse, así que se lo guardaba para sí mismo, viendo cómo mutaba su embrollo emocional.

Qué difícil era que la única persona que podía consolarle era precisamente la que le había lastimado en primer lugar.

Todo va bien, en serio —repitió cuando su primo lo puso en duda, por la forma tan apática en que se expresaba de la vivencia—. Es… interesante, relajante hasta cierto punto, y es académicamente desafiante —y por esas y otras razones más, lo frustraba no ser capaz de realmente disfrutar la oportunidad—. Quizá es demasiado pronto todavía… —¿para demostrarle que estaba equivocado? ¿Para motivarse? ¿O para hablar como solían hacerlo?

Apartó la mirada, él porque no quería mirar la sonrisa decaída que tenía el pelirrojo. También era duro verlo mal y querer hacer cualquier cosa por hacer que su humor mejorase, pero saber que ninguna opción era realmente buena. En especial cuando no podía lidiar con la sensación de querer acercarse a él, pero se lo impidiese el miedo al rechazo o, peor, a la decepción de Ayax si sucediese algo que él había querido frenar haciéndolo metafóricamente a un lado.

Quería dormirse y despertar dentro de unos años, cuando pudieran estar juntos y bromear felices como si ese episodio no hubiese sucedido. Como si nunca le hubiese confesado lo que sentía por él, y como si nunca hubiesen estado en la misma cama.

No hablamos de ti, si es lo que te preocupa —le dijo, antes de darse cuenta de que estaba siendo desagradable con él, otra vez—, me refiero… Realmente, no es que hablemos mucho: me dice si hay algo que hacer, le rindo cuentas, pero normalmente me manejo con sus elfos… A veces me da la impresión de que no la convence mucho que esté ahí —le confesó, esta vez seguro que no era su baja autoestima al habla, sino una verdadera impresión—. Aunque sabe que puede decirme que no me quiere ahí y me voy, sin problemas.

Joshua no era muy avispado leyendo el ambiente o las emociones de los demás, pero sí lo era para darse cuenta cuando estorbaba. Él no lo sabía todavía, pero gran parte del motivo de su puesto ahí había sido cosa de Gwendoline creyendo que a él le haría bien el trabajo y a su abuela le vendría bien la ayuda dada su edad.

Por cierto —habló de repente, dando la impresión –y con razón– de que estaba evadiendo el tema anterior—, ¿no puedes terminar un estudio de Aurore, empezar uno tuyo, terminar otro de ella, avanzar con uno tuyo o iniciar otro…? No creo que ahí te obliguen a enfocarte en uno solo, y así te motivarías para terminar lo pendiente y empezar lo tuyo antes de que detestes el lugar que no te deja crecer profesionalmente… —le sugirió desde la ignorancia del cómo se manejaban en el Área-M, pero suponiendo que podría ser un consuelo para la frustración laboral de su primo—. Esa frustración puede afectar negativamente tu rendimiento con los estudios que no te pertenecen…

Que no es que él fuera un experto, pero era un dos más dos: si se frustraba por trabajar en eso, iba a disgustarle y hacerlo de mala gana, no importaba cuán profesional Ayax fuera ni cuánto creyera que no afectaba en sus tareas.

No sé, podrías sugerirlo… No creo que te digan que no si te comprometes a terminar lo que debes y no dejarlo de lado por lo nuevo —se encogió de hombros, callándose para dar un pequeño sorbo a su taza, que más que sorbo fue simplemente tocarlo con los labios y decidir que todavía estaba muy caliente, dejando de nuevo la taza sobre la mesa.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Ayax Edevane el Lun Mayo 04, 2020 10:59 pm

No supo con qué intenciones había dicho Joshua lo de que era demasiado pronto, pero el pelirrojo las interpretó como creyó más considerado su mente. «Sin duda es demasiado pronto», en relación a… TODO. Básicamente con estar allí, en ese sofá en donde tantas veces habían hecho el amor juntos, intentando comer con tanta tranquilidad. Es que Ayax no podía: ahora mismo tenía el estómago tan cerrado de la incomodidad que no tenía ganas ni de la tarta de limón que había hecho Joshua.

El pelirrojo tenía que estar MUY MAL como para no querer la tarta de limón de su primo, catalogada por sí mismo como la mejor tarta de limón del mundo.

—Claramente es demasiado pronto para cansarte —respondió entonces, mirándole a los ojos—. No llevas demasiado. Evidentemente me refería a largo plazo, ya que a corto plazo estás motivado por la idea que es tu pasión. No queramos volver al mismo debate… —Y medio sonrió, de lado, echándole una suspicaz mirada antes de bajar la mirada a su plato.

Enarcó una ceja cuando le echó en cara que no hablaban de él. ¡Y menos mal! ¿Por qué narices iban Astreia y su primo a hablar de Ayax? Tampoco entendió esa manera de decirle las cosas, ¿en qué momento él había sugerido lo contrario?

No dijo nada al respecto, sino que atendió a su explicación. Por lo que decía Astreia no parecía tener demasiado contacto con Joshua y… eso era raro. A fin de cuentas, ya que un familiar estaba en su granja, estudiando y ofreciendo trabajo gratuitamente, qué menos que atenderlo personalmente. Además, le pareció raro porque siempre había visto a Astreia como una persona bastante amable.

—Curioso, no me imaginaba esa actitud de su parte —admitió—. Si sientes que estorbas, lo mejor es que lo hables directamente con ella. Si realmente le estorbas, te agradecerá que te vayas y si realmente no estorbas, te quedarás más tranquilo. Siempre he considerado a esa mujer una gran mujer con la que poder hablar, no le tengas miedo —le recomendó de manera amable con un consejo que él mismo seguiría.

Claro que el pelirrojo no tenía problema normalmente a soltar lo que pensaba, independientemente de las consecuencias. Y digo «normalmente» porque claramente la situación con Joshua era la excepción que cumplía la regla.

Él también había pensado en la solución del moreno con respecto a sus estudios y los de Aurore, pero había muchos factores que no reconocía en voz alta: por una parte estaba la obligación profesional y, por otra, la moral. Esa mujer había muerto por un crimen que no había cometido, cuando realmente quién debía de haber muerto para pagar justamente por lo hecho debía de haber sido él. Casi que… le debía la vida de que fuera más inútil dejándose atrapar.

—Sí, lo sé… Lo he pensado —le dijo tras tragar algunos de sus tallarines—. Debería intentar sugerir algo así.

Aunque sinceramente… ahora mismo no se veía con demasiada cabeza como para soportar estudios que no eran de él, los que sí eran de él y… todo lo que estaba fuera del trabajo. ¿Cómo podía su vida de adulto haberse complicado tanto en tan poco tiempo? Se sentía estresado con prácticamente todos los ámbitos de su vida: era agobiante.

—La verdad es que no sabría ni por donde empezar, pero al menos el tener la sensación de libertad de poder tocar mis propios proyectos me daría la falsa sensación de control que necesito para no tirarme de los pelos allí dentro —confesó, llevándose una de sus manos a la cabeza y rascando el cuero cabelludo.

Se había tranquilizado un poco con sus pensamientos tan tóxicos, pero realmente se sentía extraño el ambiente. No sabía ni de qué hablar, pues consideraba que todos los temas parecían tabúes. Decidió optar por un tema neutral

—Hay una ponencia el próximo fin de semana sobre Salud Mental y la Medicina Mágica. Es en Escocia, ¿te hace una vuelta para acompañarme? —Obviamente había pensado en decírselo a Gabriella, pero prefería tratar esos temas con Joshua, que sabía que le interesaban de verdad. Gabriella claramente lo hacía por compromiso, pues ese tipo de eventos le dormían.
Ayax Edevane
Imagen Personalizada : Te guiño un ojo.
RP : 10
PB : Cameron Monaghan
Edad del pj : 23
Ocupación : Extirpador del Área-M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 10.974
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : No
RP Adicional : 000
Mensajes : 512
Puntos : 418
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6060-ficha-de-ayax-edevane https://www.expectopatronum-rpg.com/t6074-relaciones-de-ayax-edevane#89254 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6070-cronologia-de-ayax-edevane#89221 https://www.expectopatronum-rpg.com/t6069-correo-de-ayax-edevane#89220
Ayax EdevaneExtirpador

Joshua Eckhart el Mar Mayo 05, 2020 1:20 pm

Los dos sabemos que tengo razón —le dijo con simpleza, y luego lo miró de reojo con una pequeña sonrisa de lado, en respuesta a que “no quería volver al mismo debate”. La verdad, Joshua mismo no sabía cómo iba a resultar todo al largo plazo, si ahora mismo el corto plazo parecía tan pantanoso que no estaba seguro de cuál sería su próximo paso, como para estar pensando tan a futuro.

También le hacía pensar que era su propia actitud la distancia entre él o Astreia, algunas veces. Su ayuda en la granja –que era remunerada, pues, en palabras de la mujer: “no le gustaba la caridad”– le ayudaba a olvidarse un poco de los congéneres humanos. Apartó la mirada de su comida para ver a su primo cuando le dio aquel consejo que, sin duda alguna, parecía bastante simple… en palabras del pelirrojo.

Admiro lo directo que eres —le confesó, casi con asombro. No porque Ayax fuera directo, que lo conocía bastante bien como para saberlo, sino porque la solución parecía tan… sencilla—. He llegado a considerar seriamente pretender que me he quedado mudo para no tener que hablar con nadie —exhaló despacio, devolviendo la mirada a su comida—. Sí, supongo que debería hablar con ella.

Esperaba que ese “debería” no quedase como la conversación que “debería” tener con su padre respecto a su integración en las filas de los Mortífagos que, adivina qué, todavía no tenía, tantos meses más tarde.

Con su milenaria estrategia de cambiar de tema cuando éste comenzaba a ponerse incómodo, retomó las investigaciones de Ayax sugiriéndole hacer sus estudios con los estudios que tenía pendientes, compaginándolos y que así el deseo de ver sus ideas desarrollarse no terminasen de mermar el entusiasmo por lo que había antes de su puesto como extirpador.

Encontró casi hasta gracioso que ese “debería” sonó igual que su “debería”: improbable de primera mano.

Creo que te sentaría bien —opinó—, de Slytherin lo que tienes es que te gusta el verde: a ti lo que te motiva son los retos académicos —bromeó con su primo, pues los dos sabían que bastantes características de su casa tenía, por más que fuera un entusiasta del conocimiento.

Bromear se sentía tan extraño, como si estuviera mal que intentasen acercarse. Joshua no pudo evitar imaginar al pelirrojo a su lado como un sol, y no porque tuviera el pelo naranja: si intentaba acercarse, se haría daño, pero sin él cerca no podía ver nada. No estaba dispuesto a la oscuridad con que vivió diciembre y enero; simplemente, no podía vivir así.

Lo cierto fue que lo sorprendió que lo invitase a un evento, y un segundo más tarde pensó que no sabía por qué lo sorprendía. Era su mejor amigo, y su compañero fiel en aquel tipo de exposiciones: no importaba que no fuera la rama de mayor interés de Joshua, siempre había sabido entusiasmarse junto al pelirrojo sobre esas cosas que a Ayax sí que le gustaban.

Por supuesto, ¿el próximo fin de semana? —corroboró el dato, por si acaso—. Puedo acompañarte, sin problema —no recordaba en ese momento que tuviera la fecha ocupada, bien consciente de que tampoco importaba mucho. Si estaba ocupado, ya haría tiempo en su agenda para ir, como siempre lo hacía.

Y un nuevo bajón llegó, en la montaña rusa emocional que estaba siendo ese encuentro, más que cualquiera que hubieran tenido recientemente. ¿Por qué él siempre hacía tiempo para Ayax, por qué no le importaba lo que tuviera que hacer a un lado para estar con él un rato siquiera, y Ayax, por el contrario, tenía literalmente una vida que se interponía entre los dos? Sabía que Edevane lo necesitaba, pero no dejaba de tener la sensación de que él le necesitaba más de lo que el pelirrojo a él, lo cual era triste, por más que intentase convencerse que debía estar feliz porque iba a ir él y no Gabriella.

Alguien que conozco me sugirió ir a alguna ponencia sobre la licantropía —comentó, dejando los tallarines un momento sobre la mesa y recargándose en el sofá—. Pienso que es una mala idea a niveles estratosféricos… pero también podría dar un poco de luz sobre algunas… cuestiones —lo cierto era que no planeaba mucho hacerlo a corto plazo, por lo que sólo lo estaba comentando. Quizá, si las cosas volvían a empeorar, lo consideraría mejor.
Joshua Eckhart
Imagen Personalizada : Rewrite the stars [Priv. Ayax Edevane] - Página 5 M4aPt2T
RP : 8
PB : Maxence Danet-Fauvel
Edad del pj : 20
Ocupación : Universitario
Pureza de sangre : ``Pura´´
Galeones : 23.160
Lealtad : Ambivalente
Patronus : Ninguno aún
Mensajes : 1445
Puntos : 1169
https://www.expectopatronum-rpg.com/t3912-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4022-relaciones-de-joshua-eckhart https://www.expectopatronum-rpg.com/t4061-cronologia-de-joshua-eckhart#65414 https://www.expectopatronum-rpg.com/t4023-correo-de-joshua-eckhart
Joshua EckhartUniversitarios

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.