Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Have you ever seen blood in the moonlight? [Mina Harlow - Matt Forman]

Matt Forman el Mar Feb 25, 2020 11:26 pm

Las buenas costumbres no deberían perderse nunca. Tampoco tengo ningún motivo para dejar de hacer lo que me gusta. De modo que hoy, como cada viernes, saldré. Había terminado de trabajar ya e iba de camino a casa. Siempre cojo la misma ruta, sin prisas. Las noches que acierto yendo a un buen local lo paso genial. Si no, siempre puedo ir a ver como marcha todo por Babylon. Después de cenar algo rápido me di una buena ducha y luego me puse guapo. Es muy difícil seguir la moda de hoy en día. Hemos llegado a un punto en el que todo el mundo se viste como más le gusta sin mirar modas. Siempre vemos algún complemento que se repite en la gente, pero en general cada cual viste como quiere. Lo mismo que llevo años haciendo yo. Mis trajes son parte de mi familia, pero he aprendido a prescindir de ellos y usarlos solamente en eventos más serios y en el trabajo. Así que, he tenido que comprar zapatos que son medio deportivos y dejar a un lado las corbatas.

Me dirigía al centro de Londres. Iba a estar cerca de Babylon pero en la parte más comercial. Está de moda por todos los locales baratos que hay para comer. Lo que ocurre que eso que hacen ahí no se debería llamar comida. La gente sale, come algo rápido, y se cuela en los bares y en los pubs. Ya sea para encontrarse con amigos, conocer gente o ligar. Yo vengo a cualquier cosa que surja, como siempre. Nunca descarto un buen polvo como tampoco nunca reniego de una buena conversación. Lo peor es que se mezclan magos con muggles. Lo bueno es que siempre nos hemos sabido distinguir muy bien de unos a otros.

Elegí un local con ambiente movidito. Música latina que tan de moda está hoy en día con gente bailando y gente mirando desde la barra. Al adentrarme en el antro descubrí que había una pista de baile en el centro y varias parejas estaban dándolo todo a ritmo de la música. Lástima no tener acompañante para eso. Con lo que me gusta exhibirme. Pedí un whisky. Muggle por supuesto. Es bastante más flojo que nuestro Whisky de fuego. A falta de pan… Me deleitaba mirando a las parejas y buscando un alma solitaria dispuesta a pasar un rato divertido.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 37
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 27.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 697
Puntos : 310
https://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt https://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanInactivo

Wilhelmina Harlow el Sáb Feb 29, 2020 2:54 pm

Noche de cacería.

Quizás existiese un término mejor para referirse a aquellas pequeñas excursiones que llevaban a Wilhelmina Harlow a abandonar su mansión, pero el término le gustaba.

A fin de cuentas, eso era lo que hacía.

Alimentarse se había convertido, para cualquier criatura de la noche que fuese mínimamente inteligente, en una labor insultantemente sencilla: los seres humanos en aquel siglo eran más crédulos y confiados de lo que parecía, en especial los hombres.

Había escuchado en alguna ocasión que los hombre pensaban con cierta parte de su anatomía, con su masculinidad, en lugar que con su cerebro, y en su mayoría así lo hacían. No todos, por supuesto, pero sí la mayoría. Especialmente los que frecuentaban lugares como aquel.

Por supuesto, no era estúpida, y no solía repetir un mismo lugar. Tarde o temprano, los rumores corrían, y los rumores eran malos para su pequeña actividad. En aquella ocasión, había escogido uno de esos locales de ambiente en que sonaba música latina, con sus pegadizos ritmos que en lo personal no le gustaban en lo más mínimo. Como siempre, había escogido un asiento en la barra, procurando alejarse de cualquier superficie reflectante, y había pedido una copa que no tenía intención de beberse.

Desde entonces, esperaba. Esa era su estrategia, precisamente: esperar a que una incauta víctima se acercase, cuán mosca se posa sobre la venus atrapamoscas. No solía tardar demasiado.

Aquella noche, los jóvenes sedientos de un poco de amor se estaban haciendo de rogar. Empezaba a pensar que tendría que cambiar de local, cosa que rara vez ocurría. Sería una pena, desde luego: había puesto muchas esperanzas en aquel lugar.

¿Quizás su actitud empezaba a delatarla? No lo creía, pues era la misma que utilizaba más de un siglo atrás, cuando pretendía seducir clientes en los callejones de Whitechapel.

«Sé paciente», se dijo a sí misma mientras, de manera totalmente natural, finalmente decidía probar su copa. Nada más atractivo que una mujer bebiendo sola. «Después de todo, puedes permitirte tener paciencia: tienes al tiempo de tu lado.»

Eso era cierto. Casi le daban ganas de brindar por esa afirmación.

Atuendo:
Have you ever seen blood in the moonlight? [Mina Harlow - Matt Forman] NFFFxDp
Wilhelmina Harlow
Imagen Personalizada : Have you ever seen blood in the moonlight? [Mina Harlow - Matt Forman] 4LjVo2t
RP : 5
PB : Dianna Agron
Edad del pj : 159
Ocupación : Dueña de museo
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.000
Lealtad : Neutral
Patronus : Not found
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 80
Puntos : 56
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6911-wilhelmina-harlow-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6920-mina-s-relationships https://www.expectopatronum-rpg.com/t6914-cronologia-de-mina https://www.expectopatronum-rpg.com/t6921-mina-s-mailbox
Wilhelmina HarlowVampiro

Matt Forman el Miér Mar 04, 2020 12:01 am

Sin prisas pero sin detenimiento posaba mi mirada en la gente más divertida. Es decir, la gente que estaba bailando y pasándolo bien. Tengo una teoría sobre baile y sexo bastante corroborada. De modo que mis primeras miradas se dirigen a las parejas de baile. La pena es que suelen ser eso, parejas. Ya no estoy yo como para meterme en tanto lío. Prefiero que mi anzuelo coja un solo pez. Así que tras observar un rato a los más bailarines me fijo en la gente qué, como yo, están acompañados solamente de su bebida. En el fondo del local había una mujer morena observando, al igual que yo. Sus ojos gritaban con desesperación que alguien la sacase a bailar. No es más que una vulgar muggle que ha venido a este local para celebrar un reciente divorcio o algo así. No me interesa.

Casi al ritmo de la música sigo observando a las presas más lejanas. Cerca de mi ya he visto que el ganado está todo vendido, o tiene defectos. Me cuesta unos segundo asimilar que la rubia del otro lado es nada más y nada menos que la señora Harlow. La vampiresa imponente a la que recientemente visité por asuntos de trabajo. Estaba sola, muy arreglada, con aspecto de querer cazar como yo. Bueno, yo no pretendo que haya sangre de por medio. En su rostro se dibuja indiferencia. La típica mujer, aunque tenga mil años, que espera que su presa se acerque para negarse. ¿Cómo lo hará? ¿Jugará lo bastante con ellos como para beber sin que se den cuenta? ¿Le van los tíos o las tías? Quizás todo. He leído algunas cosas sobre la bisexualidad de los vampiros, si es que se le puede llamar así. Dudo que puedan tener sexo. No pretendo probarlo. Eso tiene que estar más seco que una mojama. Rozando la necrofilia. No aspiro a eso, desde luego, pero me parece muy grosero no ir a saludar. ¿Con qué intención? Molestarla un poco, sin duda.

Crucé la pista de baila sin prisa, deleitándome en los movimientos de cadera de unos y otros. Dándole tiempo a la señora Harlow a verme venir. Podía huir si quería. Perderse entre el gentío de la calle y pretender que no nos habíamos visto. Pero ya nos habíamos visto. Mi altura sobrepasaba la de todos los muggles de la pista, me había tenido que ver. Mi mirada estaba centrada en ella. Me acerqué sonriente y seguro. Su look negro de mujer fatal le sentaba divinamente.

- Buenas noches, señora Harlow. Espero que perdone mi atrevimiento. La he visto desde la barra y debía saludarla. No me gusta ser descortés. ¿Ha podido solucionar toda la burocracia al fin?

Sabía muy bien que la licencia de su museo estaba concedida, pero no es que haya mucho más de lo  que pueda hablar con ella. Me guardo el tema de la niña fantasma en la recamara, por si surje la ocasión. De desconocer su naturaleza vampírica le ofrecería invitarla a otra copa. Sé que ni siquiera va a beberse la que tiene en la mano. Y tampoco quiero que crea que le estoy ofreciendo mi cuello. Tengo gustos extraños, pero quiero pensar que no tanto.  
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 37
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 27.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 697
Puntos : 310
https://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt https://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanInactivo

Wilhelmina Harlow el Jue Mar 05, 2020 2:48 am

Todo había cambiado drásticamente, no sabía si para peor o para mejor, en los últimos tiempos. En ocasiones solía pensar que para peor, que el mundo era un tren fuera de control, marchando a toda velocidad rumbo a un descarrilamiento inminente, y que inevitablemente todos a bordo terminarían muy mal. Se podía sentir la decrepitud, la podredumbre en aquel sistema imperfecto que era la sociedad del siglo veintiuno, por muy irónico que pudiese resultar viniendo de una criatura como ella.

Contemplar a todos aquellos jóvenes, que movían el cuerpo al ritmo de música de calidad cuestionable, si es que acaso se la podía llamar música, la hacía sentir como quien contempla a un ejército de no muertos. No como lo era ella, por supuesto, sino más bien como los de las películas. Esos que respondían al nombre “zombie” y que no eran más que descerebrados hambrientos que se movían por puro instinto, mientras su cuerpo se gangrenaba y pudría.

Por supuesto, ninguno de aquellos seres humanos sufría del mal de la podredumbre, pero parecían hipnotizados por aquel ritmo simple y pegadizo. O por el magnetismo que les unía los unos con los otros.

O quizás por ambos factores.

Aquellos lugares le recordaban que vivía un tiempo prestado, que no debería formar parte de aquel siglo. Solía tomárselo con filosofía, recordándose que estaba allí con una única misión: asegurarse su sustento de sangre. Después, regresaría a su pequeña cueva y podría olvidarse durante algún tiempo de aquel maldito siglo.

Se encontraba pensando en todas estas cosas, esperando a que algún incauto mordiese el anzuelo, cuando divisó entre la multitud a alguien que no le costó reconocer: Forman, el empleado del Ministerio de Magia que había acudido a examinar su colección de objetos mágicos.

Se lo quedó mirando mientras se dirigía hacia ella, sin saber muy bien qué esperar de aquel encuentro. Tampoco es que esperase ver a un mago frecuentando lugares tan poco mágicos como aquel. Y menos, vestido mejor que cualquiera de los presentes.

—¡Señor Forman! —respondió, sin esconder demasiado la sorpresa que le producía el encuentro—. Debo decir que este es el último lugar en que esperaría encontrarle. —Dejó a un lado aquella copa, atrezzo que únicamente servía para atraer a hombres desprevenidos—. No he tenido problemas con la burocracia, y seguro que su intervención ha tenido bastante que ver. Sin embargo, al museo todavía le faltan preparativos antes de poder abrir sus puertas. Ya puede imaginarse que las obras de construcción no son demasiado rápidas.

«Y menos cuando deben realizarse sin magia de por medio», añadió en pensamientos.

—¿Qué le trae por aquí? No puede decirse que este lugar sea demasiado... —Mina miró a su alrededor, buscando una palabra apropiada. Encontró tres, en realidad—… de su estilo. En varios sentidos.

Quizás se hubiera equivocado con sus suposiciones iniciales, pero había tenido la impresión de que Forman era el tipo de caballero que disfrutaba de un buen vino y, quizás, un puro. Tal vez su visión estuviese un tanto limitada por su avanzada edad, y no tuviera ni la menor idea de lo que realmente gustaba a los hombres de aquel sitio.

De todas formas, según había escuchado, en aquel lugar faltaba algo muy importante en los días que corrían en el mundo mágico: gente con el don de la magia. Todos los que los rodeaban eran igual de no mágicos que ella.
Wilhelmina Harlow
Imagen Personalizada : Have you ever seen blood in the moonlight? [Mina Harlow - Matt Forman] 4LjVo2t
RP : 5
PB : Dianna Agron
Edad del pj : 159
Ocupación : Dueña de museo
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.000
Lealtad : Neutral
Patronus : Not found
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 80
Puntos : 56
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6911-wilhelmina-harlow-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6920-mina-s-relationships https://www.expectopatronum-rpg.com/t6914-cronologia-de-mina https://www.expectopatronum-rpg.com/t6921-mina-s-mailbox
Wilhelmina HarlowVampiro

Matt Forman el Mar Mar 10, 2020 12:27 am

Hay tantos tipos de locales como dueños. Los que solo quieren ganas dinero se decantan por poner la música más comercial, camareros guapos y chupitos a precio más bajo que el local de al lado. Luego estamos los dueños implicados en el proyecto que es nuestro sueño hecho realidad. Unos ponen la música que a ellos les gusta y disfrutan con ello, viendo que la gente que va también disfruta. El dueño de este local podría ser perfectamente el pincha discos. Yo prefiero que la gente sea la protagonista de su noche. De modo que hay días en que ponemos algunas temáticas, noches de karaoke, bailes de disfraces, noches queer, … Para todos los públicos. Siempre y cuando se trate de magos y brujas. Esa es la mayor virtud de mi local. Y hasta que abre Babylon, todo el mundo sale por esta zona.

Lo que no esperaba era toparme con la recatada vampiresa a la que no hace mucho tiempo estaba visitando en su mansión por asuntos del Ministerio. Si no fuera por su naturaleza vampírica, sería una simple muggle, como todos los demás. Bueno, seguramente estaría ya muerta de hace muchos años. Pero aquí esta. Hermosa. Exhibiéndose para que alguna presa se aproxime. Y yo lo hago, aunque no me considero una presa. Solo estoy siendo amable.

- Tampoco yo esperaba encontrarla en un local como este. Ahora es cuando me dice que siente pasión por la música latina y viene todos los días a bailar.

Estaba bromeando, obviamente. Esta música no puede gustarle a alguien como ella con tantos años, aunque de cara parezca una jovencita. No quise decirle si mi intervención había ayudado al informe positivo o no porque tampoco lo sabía. Yo me ceñí a mi trabajo. Por lo que pude ver en la mansión todos sus trofeos son dignos de exposición y no tiene porqué causar problemas. Dudo que a ella le interese tener al Ministerio siempre encima. Lo que desconocía es que el museo todavía estaba en construcción. Y si va a tardar es que se trata de una construcción al modo muggle. Antes de qué yo preguntase nada más ella se adelantó. Le sorprendía verme en un local como este. Es que no me conoce para nada.

- El whisky muggle no sabe tan bien como el whisky de fuego al que estoy acostumbrado. Pero la música tiene un ritmo que invita a vivir, a beber y a bailar. - tres cosas de las que claramente ella no disfrutaba. -  Poseo una discoteca aquí cerca que abre en una hora. Exclusiva para magos y brujas, por supuesto. Así que hago tiempo viendo como funcionan otros tipos de negocio. Siempre suelo encontrar a alguien interesante. Tampoco parece que este local sea de su estilo. ¿Puedo preguntar qué le trae por aquí?

Seguía de pie, junto a su mesa. Ella no me había invitado a sentarme y yo no iba a tomarme esa confianza. Tampoco esperaba pasar con ella mucho tiempo. Poco tenemos de qué hablar, y dudo que haya nada en común. Seguro que ella tiene mejores cosas que hacer que hablar con un empleado del Ministerio. En ese momento una muchacha esbelta pasó por mi lado, me miró directamente y me dijo algo que no logré comprender del todo. Era un español con un acento diferente al que estoy acostumbrado a escuchar. Algo sobre bailar luego entendí. Sonreí simplemente, dejando entender que no había entendido nada. Me sale muy bien el papel de guiri tonto que no se entera.

- No la he entendido muy bien. Creo que hablaba español.

Confesé a la señora Harlow. No es extraño que las mujeres me miren o me pidan bailar. Otra cosa es que yo lo acepte. A menos que “papito” signifique que sabe que soy un mago o que ella es bruja, que no me espere porque no bailaremos.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 37
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 27.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 697
Puntos : 310
https://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt https://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanInactivo

Wilhelmina Harlow el Sáb Mar 14, 2020 10:25 pm

«Pasión por la música latina», pensó Mina con cierto sarcasmo. No podía imaginarse a sí misma moviendo las caderas, o ninguna parte de su cuerpo, al ritmo de semejante aberración de tiempos modernos. Suponía que una parte fundamental de la experiencia era esa mareante sensación de embriaguez que venía con el consumo de alcohol, y que ella llevaba sin experimentar más de un siglo, por lo que se imaginó que no sería una opción en su caso.

No. Para ella, aquello era lo que para todos aquellos muggles suponía una visita al supermercado.

—Desgraciadamente para los compositores de... —Alzó ambas manos, señalando el local en general—... de lo que sea esto que se escucha, no soy su más acérrima admiradora. Me resulta incomprensible que alguien sea capaz de disfrutar de esto.

Supuso que aquella respuesta, más que responder, planteaba muchas más preguntas. No hizo gran cosa por responderlas, en un principio; nunca había sido lo que se decía una mujer abierta con sus secretos.

Por lo visto, había juzgado erróneamente al señor Forman: le había dado la impresión equivocada de que aquel no era un lugar en que encajase. Por lo visto, el mago disfrutaba de beber, vivir, y bailar. Tan serio y trajeado como lo había visto durante la visita a su hogar, le habría costado imaginarse que frecuentaba lugares así.

De nuevo, su mentalidad anticuada le jugaba una mala pasada.

No se hizo una idea de cuán equivocada había estado hasta la mención de la discoteca. Una discoteca para magos y brujas, cabía señalar, en la que no había cabida para gente como ella. Definitivamente, aquel hombre disfrutaba de los festejos de aquel decadente siglo, siempre y cuando los no mágicos no enturbiasen el ambiente.

Abrió la boca para responder a la pregunta de Forman, cuando una mujer de rasgos hispanos —o latinos— pasó cerca de él, llamando su atención. Interpretó sus palabras en español como un cortejo bastante descarado, aunque el mago no respondió. ¿Poco mágica para su gusto, aquella joven?

—Hablaba español, de hecho. Creo que usted ha llamado su atención —le dijo. Había pasado un tiempo en España en el pasado, empapándose en la lengua materna de aquel lugar—. Supongo que busca lo que todos buscamos aquí, de una manera u otra, ¿no le parece?

En realidad, Mina no buscaba un encuentro amoroso sin compromisos con alguno de los borrachos de aquel lugar, pero resultaba mucho más sencillo fingir ser una damisela sedienta de sexo que confesar su auténtico propósito. ¿Cómo iba a responder un empleado del Ministerio de Magia ante semejante conducta por parte de una “criatura”? ¿La considerarían un peligro para la sociedad, a pesar de que jamás asesinaba a sus presas?

Lo mejor era seguir con aquello, así que se recostó de manera casual sobre la barra, apoyando ambos codos y curvando una leve sonrisa.

—Incluso las criaturas centenarias como yo tenemos necesidades, por muy poco elegante que quede decirlo —concretó, para entonces dedicar una mirada de arriba abajo al hombre.

Ahora que lo miraba fuera de un entorno hostil, como había sido aquella visita, Mina debía reconocer lo apuesto de Forman. No es que tuviese interés alguno en tener un encuentro de aquella naturaleza con él, pero tenía que reconocerle eso.

De todas formas, suponía que su declaración de intenciones no le interesaría lo más mínimo. No lo veía interesándose por intimar con una criatura como ella, indigna para los magos, y seguramente terminaría excusándose y marchándose.

Y ella podría seguir con su cacería.
Wilhelmina Harlow
Imagen Personalizada : Have you ever seen blood in the moonlight? [Mina Harlow - Matt Forman] 4LjVo2t
RP : 5
PB : Dianna Agron
Edad del pj : 159
Ocupación : Dueña de museo
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.000
Lealtad : Neutral
Patronus : Not found
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 80
Puntos : 56
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6911-wilhelmina-harlow-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6920-mina-s-relationships https://www.expectopatronum-rpg.com/t6914-cronologia-de-mina https://www.expectopatronum-rpg.com/t6921-mina-s-mailbox
Wilhelmina HarlowVampiro

Matt Forman el Mar Mar 17, 2020 12:01 am

No es la mejor música del mundo, sin duda. Aunque ayuda a mover las caderas. Eso es sexy. La gente se pone muy a tono con ese baile. Por eso debe ser tan popular. La vampiresa dejó claro que ella no era admiradora de la música latina. Le resultaba incomprensible que la gente disfrutase con ello, pero lo hacían. No había más que mirar la pista de baile para ver que estaba llena. El local gozaba de cierta fama y todo. A mi no me disgusta. Es divertido ver los bailes. Soy incapaz de reproducirlos. Mi cadera se mueve bastante bien, creo. Imposible moverla a ese ritmo y tanto rato sin razón de peso, mucho menos bajando hasta el piso y volviendo a subir. Estoy viejo ya para tanto. Si fuese capaz de comprender la letra me disgustaría más, sin duda. No dicen nada interesante.

En estos locales casi todo el mundo busca lo mismo. Poca gente viene solamente a disfrutar de la música y el baile. El ser humano es sociable, busca compañía. Por eso una latina bastante hermosa se me acercó pero hice caso omiso. Dudo que sea una bruja. Requisito indispensable para mi. La señora Harlow sí pareció entenderla. Quizás hable español. Tiempo ha tenido para aprender. Años, diría yo.

- Dudo que todos busquemos lo mismo...

Que sí, que todo se resume en follar. Pero no vale todo. Yo no quiero una mujer latina fogosa en mi cama así sin más. Eso ya no me atrae. La magia es un requisito indispensable. Ya no me vale mentir. No quiero tener que mentir. No pasa nada si me voy a casa solo esta noche. No sería la primera vez. También tengo siempre un plan B. Y es muy posible que yo sea el plan B de alguien. Es lo bueno de tener una discoteca exclusiva. Si la vampiresa intentaba hacerme creer que era sexo lo que necesitaba es que me cree más estúpido de lo que soy. A mi me mueven el sexo, el dinero y la magia. A ella le mueve la sangre. Ese es su motivo principal para estar en un sitio que detesta, con música que odia y rodeada de gente insulsa. Está sedienta. Es sexy a la par que peligroso, sin duda. Se insinuó de manera clara, mirándome de arriba a abajo. Sonreí. ¿Está ligando conmigo? Está buscando que huya despavorido. No lo va a conseguir.

- Me tomaré la libertad de ser poco elegante también. - dibujé mi habitual sonrisa juguetona. - Es usted preciosa. Mucho. Estoy seguro que cuando le concedieron el don de la sangre lo tuvieron en cuenta. Los rasgos de su cara, la mirada, … le debe ser muy fácil engatusar a cualquier hombre o mujer para obtener lo que quiere. Pero no me hará creer que es sexo lo que necesita. Porque no me lo voy a creer.

Tomé un trago del amargo whisky muggle. Sin duda la calidad de la bebida de Babylon hace que la gente lo prefiera por encima de locales como este. Mañana me va a doler el hígado como a un universitario. Me acerqué un poco a la mujer. ¿Podrá oler mi sangre? ¿Debe oler bien? Reconoceré que me gusta tentar a las criaturas mágicas. De Arabella me enamoré antes de saber lo que era. Jugaba con desventaja aquella vez.

- ¿Cómo lo hace? ¿Dando un pequeño sorbo que sacia su sed de sangre? ¿O no puede resistirse a quitar una vida? Es mera curiosidad. No es el señor Forman trabajador del Ministerio el que lo pregunta. Hoy soy solo Matt. Matt el curioso.

No intentaba darle confianza para que me lo contase y luego poder incriminarla. Dudo que al Gobierno ahora mismo le interesa mucho si hay una vampiresa bebiendo la sangre de los muggles hasta dejarlos secos. Puede que incluso le concedan un premio. Yo no la juzgo. Son muggles, no es más que ganado. Seguro que ella piensa igual. Los termine matando o no, son sus sustento.  
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 37
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 27.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 697
Puntos : 310
https://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt https://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanInactivo

Wilhelmina Harlow el Mar Mar 17, 2020 10:01 pm

Que el mago que tenía ante ella y la muggle que había intentado seducirlo buscaban lo mismo, era evidente. La diferencia básica y esencial radicaba en que, mientras la una estaba dispuesta a encontrarlo en brazos del apuesto caballero que había llamado su interés, el otro únicamente se fijaría en ella si podía llevar a cabo artificios con una varita mágica.

Esa era su impresión, y si todo lo que contaban del nuevo gobierno mágico era cierto, no creía estar equivocada.

Sin embargo, no pudo evitar encontrar absurdos aquellos prejuicios. Juzgar el valor de un ser en base a su capacidad para hacer magia… Ridículo. Tampoco sería ella quien lo señalase.

Alzó levemente las cejas con curiosidad cuando, después de declarar abiertamente sus intenciones —falsas, eso sí—, se encontró con la incredulidad de Forman. Poco a poco asomó a sus labios una sonrisa, francamente divertida, y que quería indicar que no pensaba abandonar el juego tan rápido. Había sido prostituta en un pasado remoto, y si bien casi siempre lo había tomado como una mera fuente de ingresos, en ocasiones había disfrutado plenamente del acto sexual. Sabía cómo manejar la situación.

—Es usted muy osado al suponer que no es eso lo que busco —le respondió, manteniendo la sonrisa—. ¿Qué le hace pensar que en ocasiones no siento el fuego ardiente del deseo en mi interior? ¿Qué le hace pensar que no lo siento en este mismo momento? —Lentamente, cruzó una pierna sobre la otra, francamente divertida—. Hay muchas cosas de mí que desconoce, mi buen señor.

Forman quería saber cómo hacía para alimentarse. Se sintió tentada a jugar la carta de la vampiresa ofendida, esa en que mencionaba lo corto de miras que era el suponer que sólo porque era una criatura que se alimentaba de sangre ya la estaba buscando en todo momento. No tardó mucho en descartar esa idea.

En su lugar, optó por seguir con el juego. Por hacerse la inocente.

—No sé de qué me está hablando —le dijo, con un tono de voz fingidamente dulce y fingidamente inocente—. Pero si lo que siente es curiosidad hacia mí… ¿por qué no se sienta conmigo e intenta convencerme para que me sincere? Le costará un poco, le advierto.

Con elegancia, dio un par de palmadas en el asiento del taburete vacío que tenía a su izquierda. Seguía sonriendo, divertida con la situación. Le gustaba hacerse la difícil, especialmente sabiendo que Forman no tendría interés en mantener relaciones sexuales con una criatura “indigna” como ella.

Pero ¿y si el caballero llegase a mostrar interés por ella? ¿Seguiría con aquello hasta las últimas consecuencias, o simplemente le dejaría a medias?

«Dudo que suceda», pensó mientras esperaba a que se sentase. «Para ellos, que me consideran una “criatura”, no debe ser muy distinto a aparearse con un animal.»
Wilhelmina Harlow
Imagen Personalizada : Have you ever seen blood in the moonlight? [Mina Harlow - Matt Forman] 4LjVo2t
RP : 5
PB : Dianna Agron
Edad del pj : 159
Ocupación : Dueña de museo
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.000
Lealtad : Neutral
Patronus : Not found
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 80
Puntos : 56
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6911-wilhelmina-harlow-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6920-mina-s-relationships https://www.expectopatronum-rpg.com/t6914-cronologia-de-mina https://www.expectopatronum-rpg.com/t6921-mina-s-mailbox
Wilhelmina HarlowVampiro

Matt Forman el Jue Mar 19, 2020 1:13 am

Viéndola allí sentada, en un ambiente tan distendido y cálido, con su bebida y su bonito vestido daba la impresión de ser lo que no era. Solo yo en aquella sala sabía lo que realmente escondía la bella mujer. Es una criatura mágica peligrosa. Si bien fue humana, hace tanto tiempo que ni siquiera debe acordarse de como se sentía al respirar. Sonríe y se muestra coqueta. ¿Se cree que caeré en sus redes? Para ella debe ser divertido convencerme de que solo busca sexo y diversión. Pero yo conozco la verdad. Está de caza, debe necesitar sangre.

Ahora mismo me odio por no saber más acerca de ese tipo de criaturas. Tampoco sabía nada sobre Arpías y me tocó aprender a base de golpes. Espero no aprender del mismo modo. Esta vez al menos conozco su naturaleza con antelación. Por suerte para mí, suelo ser desconfiado. De nuevo intentó hacerme crees que estaba en busca de diversión. Fuego ardiente de deseo. Que bonita manera de describir las ganas de follar. Muy poético. Sigo sin creérmelo. Es posible que, como humana que fue, tenga algunas necesidades. Está muerta. Le puede satisfacer tener un ser vivo en su cama, cálido, húmedo y vivo.

- Lo desconozco casi todo, y es una pena. Me gustaría haberme documentado más acerca de su naturaleza. Estoy más que seguro de que en este momento me vendría muy bien. Así que no hago afirmaciones, son simples cavilaciones mías. No me parece que pueda haber fuego ardiente en su interior...

Si, la estaba retando. Que lo demuestre. Las palabras se las lleva el viento. Si de verdad es sexo lo que busca se afanaría a encontrar la manera de acercarse a los hombres y mujeres de la sala, y no esperaría sentada como una mojigata. Con sus años... Yo habría aprendido a bailar salsa si eso me hubiese ayudado a ligar. Quiero decir, cuando te arde dentro el fuego del deseo de follar aprendes a bailar, otros idiomas o a imitar el canto tirolés si es necesario. Y no la veo con esa intención. Más bien espera.

- O es que es tímida y espera que se le acerquen. Muy pocos podemos presumir de ese don.

Sonreí divertido. Seguro que ella posee ese don. Más que seguro. Es perfecta físicamente. Como esculpida en mármol. Sin imperfecciones. Con una sonrisa ideal. Y esa mirada. La más hermosa del lugar. Me tomé la libertad de preguntarle como se alimenta. He leído sobre ello. Posiblemente hace ya muchos años. Poseo los conocimientos básicos sobre vampiros. Lo que todo el mundo sabe tras superar los ÉXTASIS. Pero mi mente criminal va más allá. Ella no iba a hablar de ello tan fácilmente. Contaba con ello. Me pidió que me sentase e intentase convencerla. Me acerqué, pero guardando una distancia prudencial.

- Me sentaré. Seguramente soy la persona más interesante en la sala. Conozco su secreto, y no la juzgo. Pero antes, debería usted prometer que no intentará sobrepasarse conmigo. - fingí todavía más inocencia de la que estaba fingiendo ella, pero sin poder aguantar la risa. - No estoy interesado en ser donante de sangre.

Las cosas se tienen que dejar claras desde un principio para que no den lugar a malentendidos. Es algo primordial. La sinceridad y el mutuo acuerdo son las bases de todo tipo de relación. Ya sea laboral, amistosa, sexual...
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 37
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 27.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 697
Puntos : 310
https://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt https://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanInactivo

Wilhelmina Harlow el Jue Mar 19, 2020 4:29 pm

Efectivamente, el mago desconocía casi todo lo que la vampiresa ocultaba detrás de aquella sobrenaturalmente hermosa fachada. Podía hacer suposiciones e, incluso, recurrir a mitos, leyendas y literatura para formarse una idea bastante cercana a la realidad, pero jamás conocería todos los entresijos de su alma. Ni siquiera ella misma lo hacía.

Por ejemplo: ¿podía imaginarse Forman que, ahí donde se la veía, la criatura inmortal temía a la muerte más que a cualquier otra cosa? Seguro que no, pues para los mortales, un ser como ella, que a no ser que ocurriese algún tipo de catástrofe, tendría toda una eternidad a su disposición, no podía temer algo tan trivial y mundano como el propio fallecimiento.

Pero así era. La muerte era su mayor miedo, y ese miedo era su mayor secreto.

—Puede haber dicho fuego, se lo aseguro —respondió, con la misma actitud seductora y misteriosa de antes—. Simplemente, son pocos los hombres que han logrado prenderlo. Quizás encuentre al apropiado esta noche, o quizás no lo encuentre.

Si Mina permanecía allí sentada, esperando a que algún incauto cayese en sus redes, sin mover un solo dedo para ello, era porque no necesitaba que fuese de otra forma: una dama solitaria, tarde o temprano, atraía la curiosidad de los hombres.

A veces, también de las mujeres.

Sumado a este hecho estaba su encanto sobrenatural, algo propio de los de su especie. Se trataba de un engaño, una pantomima, una herramienta más para la cacería… y funcionaba muy bien. Muchos y muchas matarían o morirían por semejante don.

—No soy tímida, se lo aseguro. —Negó suavemente con la cabeza—. Simplemente, lo único que he de hacer es esperar.

Su interlocutor aseguraba que lo que le motivaba a formular aquellas preguntas era la curiosidad, una fuerza poderosa donde las hubiese. Ella no acababa de tragárselo, y temía con razón que el empleado del Ministerio fuese a delatarla. A fin de cuentas, a una criatura descontrolada debían ponerle freno, ¿no era así?

Para ganar tiempo, siguió con aquellas insinuaciones. Sobre todo, pretendía espantar al mago lo suficiente como para que se marchase… pero no lo consiguió. Por lo visto, el señor Forman gustaba de jugar con fuego, pues aceptó su invitación a sentarse.

Con una condición, eso sí. Mina no pudo evitar soltar una breve carcajada, sumamente divertida.

—He vivido más de ciento cincuenta años. ¿Cree que, después de todo ese tiempo, he desarrollado una actitud suicida? —Volvió a palmear suavemente el asiento vacío—. No muerdo, señor Forman, por extraño que parezca. Y menos a los de su clase.

«Bueno. A veces sí lo hago», pensó Mina, recordando a aquellos cazarrecompensas que habían allanado su mansión en busca de un fugitivo. «Pero, si puedo evitarlo, lo evitaré.»

—Como veo que tiene mucha curiosidad, le ofreceré un poco de información gratuita. O más bien, una pregunta para reflexionar. —Mina se irguió un poco en la silla, recuperando una postura más elegante. Se giró un poco en dirección al asiento que ocuparía Forman, volvió a cruzar las piernas y posó ambas manos sobre la rodilla—. ¿Ha llegado a sus oídos algún rumor que involucre muertes misteriosas que, de alguna forma, puedan encajar con el modus operandi de los de mi especie?

Por lo que a ella respectaba, sí, bien podría haber habido casos similares. Ahora bien, teniendo en cuenta que ella no asesinaba a sus presas, limitándose únicamente a tomar de ellas lo necesario para su supervivencia, cualquier caso de ese tipo no tendría nada que ver con ella.

De hecho, si se enteraba de algo semejante, abandonaría de inmediato aquella zona de caza.
Wilhelmina Harlow
Imagen Personalizada : Have you ever seen blood in the moonlight? [Mina Harlow - Matt Forman] 4LjVo2t
RP : 5
PB : Dianna Agron
Edad del pj : 159
Ocupación : Dueña de museo
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.000
Lealtad : Neutral
Patronus : Not found
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 80
Puntos : 56
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6911-wilhelmina-harlow-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6920-mina-s-relationships https://www.expectopatronum-rpg.com/t6914-cronologia-de-mina https://www.expectopatronum-rpg.com/t6921-mina-s-mailbox
Wilhelmina HarlowVampiro

Matt Forman el Dom Mar 22, 2020 6:33 pm

La naturaleza de la mujer vampiro debe ser más parecida a la de un animal que a la de un humano. Doy por hecho que sus instintos básicos también. Es decir, hambre, sexo y muerte. Y en ocasiones deben ir los tres unidos. Yo intentaba retarla. Le hacía creer que para mi era impensable que una criatura como ella tuviese deseo sexual. Pero ella, que me doblaba en edad y en pillería, contestó que pocos hombres han logrado prender ese fuego. Eso para mí ha sonado como un reto. Pero no, no. Es una vampiresa. Lo que menos necesito ahora mismo es meterme en líos. Aunque me gustaría saber qué tipo de hombres le suelen interesar.

Según ella, solo he hacía falta esperar. Eso no voy a ponerlo en duda. Yo sería el primero que me acercaría si no conociese ya sus defectos de antemano. Me invitó a sentarme. Puede ser interesante. Antes bromeé sobre que no quería ser donante de sangre. Ella respondió seria. ¿Ha dicho 150 años? Debió ser coetánea de mi tata tata tatarabuelo Forman. Allá por 1870. Ha llovido bastante desde entonces. La sociedad era diferente entonces. Ella se habrá ido adaptando con el paso de los años. No sería de extrañar que usase tecnologías muggles a la perfección.

- Después de todos estos años lo que habrá desarrollado seguro es un modus operandi casi imperceptible. ¿A los de mi clase? ¿Quiere decir que los muggles saben más rico? Por eso frecuenta estos antros... No se lo reprocho. Es más, estoy seguro que el actual gobierno no le ve inconvenientes a su alimentación.

Quise incluir que los muggles son poco más que ganado, pero me callé a tiempo. Al fin y al cabo ella era muggle. Pero, estuvo casada con un mago. Algo de bueno debe ver en nosotros. Como notaba tanta curiosidad en mí quiso contare algo. Me senté a su lado guardando las distancias entre una dama y un caballero. Ella se giró para hablarme directamente, como si lo que estuviese a punto de decir fuese algo secreto. Su pregunta quería hacerme reflexionar. Mi mente, acostumbrada a hacer cavilaciones rápidas sacó una conclusión rápidamente. Sonreí antes de contestar.

- Querida señora Harlow, en estos tiempos que corren le debería ser más fácil cazar que nunca. ¿Sabe como están las cosas en el Ministerio? Una horda de mortífagos anda suelta buscando fugitivos. Miles de fugitivos que se esconden como ratas porque saben que el Ministerio les encerraría en Azkaban por traidores. ¿Sabe quién los echaría de menos? Sus amigos o familiares. ¿Sabe quién denunciaría la desaparición de un fugitivo ante las autoridades? Nadie. Pero, bueno, es solo un pensamiento mío. No para que lo tome como idea.

No resultaba mala idea. La vampiresa que se alimenta de fugitivos no es un peligro para nuestro gobierno. Nadie denuncia la desaparición de un fugitivo. Dan por hecho que están muertos, en Azkaban, o en el área M. Es mucho más difícil hacer desaparecer a un mago o bruja decentes. O eso quiero pensar. Aunque también existen los radicales, que no dudan en secuestrar y torturar a quien sea. Como le pasó a Lluna. Por suerte lograron escapar. Sin duda, el gobierno pondría ma´s atención a la desaparición de una bruja de bien que de nadie.

- A su pregunta diré que no. Hace mucho tiempo que no se escucha hablar de vampiros. El Ministerio cree tenerlos todos controlados. Hace muchísimos años no dudaban en aplicar penas de muerte a los que asesinaban magos y brujas. Creo que eso yo no lo llegué a ver. Así que puede estar tranquila aquí. Con su futuro museo. Y la niña fantasma. ¿Cómo le va con la niña?

Se trataba de un fantasma que habitaba en la mansión de la vampiresa. Yo le preguntaba sobre ella como si se tratase de una niña de carne y hueso a la que educar y consentir. Es la impresión que me dieron. La niña quería una madre, gente que la comprendiera. Como todos los fantasmas que he conocido. Y la señora Harlow está muy sola en esa mansión. Seguro que no le viene mal algo de compañía. Y si, estoy pensando en ellas con ternura. Este whisky muggle es más malo de lo que recordaba. Aquí debí pedir ron.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 37
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 27.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 697
Puntos : 310
https://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt https://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanInactivo

Wilhelmina Harlow el Jue Mar 26, 2020 11:58 pm

No dejaba de sorprenderla la manera en que Forman, consciente o no de ello, despreciaba el intelecto de aquellos que no habían nacido con el mal llamado don de la magia: poco más que debía verlos como ineptos incapaces de encontrar sus propias narices en sus rostros.

Podría haberse molestado en recomendarle que saliese más a visitar aquel mundo, que conociese un poco más a aquellos que consideraba inferiores, a fin de darse cuenta de que los no mágicos tenían mucho que enseñarle, pero no lo hizo. ¿De qué iba a servir? Si, de todos modos, ella no había acudido a aquel local a aleccionar a nadie.

Cada quien que fuese responsable de su propio aprendizaje acerca del mundo que le rodeaba.

—Precisamente por la poca tolerancia que tiene su gobierno hacia criaturas como yo, prefiero mantenerme alejada de sus pescuezos —le dijo, con una media sonrisa sarcástica, como si aquello fuera un mal chiste.

En realidad, de chiste no tenía nada.

Había sido testigo, en primera persona, de cómo trabajaban los magos al servicio de ese “nuevo gobierno” del que tan bien hablaban los puristas. Había derramado sangre de esos magos, por supuesto, pero no iba a decírselo a su interlocutor. Y como bien éste señalaba, seguramente hasta les haría un enorme favor acabando con aquellos a los que llamaban “criminales”. Desde su experiencia personal, los únicos criminales eran los propios hombres del Ministerio de Magia, pero estaba claro que Forman no lo veía igual.

—Con eso quiere decir que es usted de esos que opinan que está bien asesinar a personas que, desde mi punto de vista, no ha cometido mayor delito que existir, ¿no es así? —comentó, con cierta ligereza. Mientras no atentase públicamente contra el Ministerio de Magia y respetase sus normas, nadie podía impedirle dar una opinión. Aquel no era su mundo, después de todo—. Supongo que es una forma muy válida de ver el mundo.

Se encogió de hombros. No se consideraba una abogada de pleitos pobres, ni mucho menos, y no iba a derramar lágrimas por personas a las que ni siquiera conocía. Emitir juicios era gratis, desde luego, pero las guerras entre magos no eran su problema. Si su existencia dependía de ello, se congraciaría con cualquiera que estuviera en el poder.

—Prefiero no meterme en los asuntos de los magos. Es más seguro para mí —concluyó.

La pregunta que le planteó pretendía ser una pista: no, no podía haber escuchado noticias sobre cadáveres cuyas circunstancias de muerte fueran sospechosas, principalmente, porque ella no dejaba cadáveres tras de sí. ¿De qué le serviría aquello? Por no cometer errores, ni siquiera mordía directamente a sus víctimas.

No a todas, por lo menos.

«El Ministerio cree muchas cosas», pensó Mina. «Casi todas ellas, equivocadas. Su sistema de creencias actual se ve directamente contradicho, cada día, por la mismísima naturaleza. Pero ¿qué sabré yo? Sólo soy una prostituta inmortal sin poderes mágicos.»

—Se encuentra bien. Ha encontrado en mi vieja y enorme casa un montón de distracciones, y es una gran ajedrecista —le comentó con una sonrisa. Sonaba extraño, pero aquella muchacha y ella habían aprendido a llevarse bien. Largas habían sido sus conversaciones acerca de la muerte, la inmortalidad, y sus propias diferencias—. Pero no puedo decir que esté ansiosa por irse con usted al Ministerio. No desea abandonar la casa.

Paseó la vista una vez más por el local, tratando de localizar aquello que había ido a buscar. Se dio cuenta de que algunas miradas, tanto de hombres como de mujeres, se posaban sobre ella, pero nadie se atrevía a acercarse. Supuso que se debía en gran medida al hombre que tenía al lado. Después de todo, ¿para qué acercarse a una mujer que ya tiene compañía? Una pérdida de tiempo, y en algunos caso, confrontación física asegurada.

Tendría que cambiar de planes, o librarse de Forman. Alimentarse de él quedaba descartado.

—Ha mencionado usted que el Ministerio cree tener controlados a todos los de mi especie, además de que tengo un modus operandi. Y por supuesto que lo tengo —le explicó, inclinándose un poco hacia él para poder hablar algo más bajo—. Pero hay otros de los que tengo que preocuparme, pues a diferencia de ustedes, los magos, no puedo hacer desaparecer permanentemente ningún cuerpo. Y es por ese motivo que no dejo cuerpos sin vida tras de mí.

No resultaba tan entretenido desvelarle el secreto como esperar a que él mismo lo descubriera, por supuesto. Se sentía igual que debía sentirse un mago, uno de esos que hace trucos en cumpleaños infantiles muggles, cuando debe desvelar el secreto de uno de sus trucos estrella.

—Deles un poco más de crédito a los muggles, señor Forman: si voy dejando cadáveres tras de mí, por bien que los esconda, su policía terminará dando con ellos. O terminará habiendo denuncias al respecto, y pronto se me relacionaría con todo —prosiguió, evocando inevitablemente los viejos tiempos en Whitechapel—. ¿Le he contado alguna vez que fui prostituta antes de morir? Seguramente no, pues no me parece algo elegante a recalcar ante un respetable empleado del Ministerio de Magia que está de servicio.

No pudo evitar reír, divertida. Fue una carcajada sonora, dulce, que pocos esperarían que brotara de los labios de una criatura tan peligrosa como ella.

—El caso es que trabajaba en las calles de Whitechapel. Seguro que ha escuchado la historia antes: hubo una serie de asesinatos de mujeres que se dedicaban a lo mismo que yo, perpetrados por un tal “Jack el destripador”. —Sonaba casi a fantasía, pero lo más triste de todo era que lo había vivido—. Entonces, la prostitución estaba mucho más estigmatizada que ahora, con lo que las muertes de unas cuantas rameras no preocupaban demasiado al mundo en general. Con todo y con esas, la policía de Scotland Yard no ignoró aquellos casos. Si los agentes de policía muggle han mejorado tanto como se dice, estoy segura de que podrían dar con los cuerpos de mis víctimas, en caso de haberlos. Y me metería en un gran problema, tanto con los muggles como con ustedes.

Supuso que confesar su pasado como prostituta no habría hecho mucho por mejorar el interés de Forman por ella a nivel sexual. O quizás sí, había de todo en aquel mundo. Sin embargo, no era eso lo que buscaba con él.

¿Y si llegaba a mostrar interés por ella? ¿Sería capaz aquel mago de encender su llama?

Atractivo era, desde luego, pero ¿tanto como para mantener relaciones carnales sin ningún tipo de compromiso, seguramente solo por aquella noche? No lo sabía, igual que no sabía qué repercusiones podría tener un encuentro así para ambos. Ya no se estilaban los matrimonios tan extraños como el suyo con Percival...

—Discúlpeme. Hablo demasiado —se excusó—. ¿Qué me puede contar de usted? ¿Qué espera encontrar en un antro como este?
Wilhelmina Harlow
Imagen Personalizada : Have you ever seen blood in the moonlight? [Mina Harlow - Matt Forman] 4LjVo2t
RP : 5
PB : Dianna Agron
Edad del pj : 159
Ocupación : Dueña de museo
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.000
Lealtad : Neutral
Patronus : Not found
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 80
Puntos : 56
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6911-wilhelmina-harlow-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6920-mina-s-relationships https://www.expectopatronum-rpg.com/t6914-cronologia-de-mina https://www.expectopatronum-rpg.com/t6921-mina-s-mailbox
Wilhelmina HarlowVampiro

Matt Forman el Sáb Mar 28, 2020 7:13 pm

Filósofos y sabios discutieron, y discuten todavía hoy en día, sobre el significado de la moralidad. ¿Cómo debería ser? Cada cual opina cosas distintas, por supuesto. Mi opinión la tengo clara, aunque a veces me cueste defenderla ante los demás. No se puede discutir que un mago es superior a un muggle en todos los aspectos. La magia es un don que muy pocos tienen. Es algo grande. No digo que los muggles no hagan cosas bien. Como la tecnología o la medicina. Pero en casi todo les superamos. Es algo que la gente nunca logrará entender. Ni siquiera ella, la vampiresa, que posee la inmortalidad, sabrá nunca las ventajas de tener magia. Tampoco creo que el actual gobierno tenga poca tolerancia a las criaturas como ella. A pesar de qué nació muggle, los poderes que la sangre le concedió la hacen casi igual de temible que un mago.

Le expliqué que en los tiempos que corren le sería más fácil cazar que nunca. Con los fugitivos, por ejemplo. Nadie va a denunciar su desaparición. Pero era una vampiresa con ética y con moral. Solo me falta que crea en dioses.

- No digo que esté bien asesinar, solo digo que el gobierno no va a investigar sus muertes. - no iba a quedar yo como un loco sin escrúpulos. No soy tan malo. - Siempre es mejor no meterse en ciertos asuntos, desde luego. Pero hay ocasiones en las que no queda más remedio.

Si no cambia nada, pronto podría haber una revolución. Y será de las grandes. Los magos puristas en el poder por un lado. También los fugitivos, hijos de muggles o no, que han podido organizarse. Y por último los radicales. Que no sabría decir si irán junto a los miserables de la farmacéutica que experimentaba con animales o a parte. Se puede liar una buena. Y al final hay que elegir un bando, aunque sea el que tiene las de perder.

Tampoco sería de extrañar que el señor Tenebroso la llamase a sus filas a cambio de  cosas buenas para ella. Pero, ¿qué sabré yo? Prefiero no saberlo. La señora Harlow podía estar tranquila, no había indicios de que ningún vampiros estuviese cazando por estas zonas. Aproveché para preguntar por su museo y la niña fantasma. Es lo poco que sabía sobre ella. Me alegra saber que hayan conectado y puedan pasar los ratos muertos divertidas. Los ratos muertos que deben ser todo el rato.

- Si no desea abandonar la casa y a usted no le supone ninguna molestia, no tiene porque irse. Me gustaría poder estudiarla y hacerle preguntas, lo confieso. Al fin y al cabo ese es mi trabajo. Pero no se puede obligar a nadie. Me consta que muchas casas mantienen fantasmas viviendo en ellas. Nosotros solo podemos actuar si causan molestias. Sobre todo si son vistos por muggles. Se considera una falta grave por el secreto. Supongo que usted ya sabe sobre el secreto.

Por aburrimiento o por puro placer la vampiresa me contó como hacía para alimentarse. Su método me desanimó. No dejaba cuerpos sin vida, es decir, no mataba. Todo por temor a que los muggles la acusaran de asesinato. ¿Qué harían? Son unos palurdos que solo creen en lo que ellos ven. De modo que la acusarían de asesinato pero ni de lejos adivinarían su naturaleza. Ella podría escapar de la prisión de muchas maneras. La más divertida, haciéndose la muerta. Así ya no la buscarían más. Me temo que me encuentro ante una vampiresa remilgada sin inclinaciones asesinas. Qué decepción. Mi interés creció al escuchar que fue prostituta en sus tiempos.

- Seguramente estando de servicio hubiese tenido que reaccionar de otro modo, más recatado. Hoy, como estoy de fiesta, reaccionaré de un modo más natural. Cuénteme más.

Una sonrisa se dibujó en mi rostro. Su vida empezaba a parecerme mucho más divertida. No había dedicado tiempo a hacer cábalas sobre su anterior vida. Así que me pilló realmente por sorpresa. Su historia no era para nada divertida. Fue coetánea del mayor asesino que ha habido en Londres. Todo el mundo ha escuchado sus historias. Pensé que iba a contarme alguna anécdota de prostituta. Debió ser un trabajo entretenido, sin duda. Aunque pensándolo bien... ¿Si el cliente en cuestión era un tipo asqueroso pero con el suficiente dinero para pagar el servicio le tenía que atender igualmente? Quizás no es tan buen trabajo como podía parecerme. Por no hablar de tener que follar sin ganas. Aunque claro, eso a mí ni se me pasa por la mente.

- Terrible historia. ¿Fue ese asesino el que acabo con su vida? No tiene que responderme si no quiere. Es pura curiosidad. Creí que iba a contarme alguna historia divertida. Eso fue una atrocidad, sin duda. No solamente por los asesinatos, si no por la forma de perpetrarlos. La policía muggle es muy buena en su trabajo, pero hay cosas que se les escapan. ¿Cree que el Ministerio no habla con el gobierno muggle? Saben lo que ocurre. Hay muchas muertes y desapariciones que no contarán con un final. Que no serán investigados. Es drástico, sí. Así son las guerras.

La mujer dijo que hablaba demasiado y que le contase yo algo. Quería saber de mí lo mismo que yo de ella, qué me había traído a este antro. Ya le había hablado de mi discoteca. No había mucho más que añadir. También ha podido darse cuenta de qué no soy el serio señor Forman del Departamento de Misterios todo el rato.

- Suelo pasarme por los locales muggles cercanos a mi discoteca para ver el ambiente. Y porque todavía falta un rato para nuestra hora de abrir. No espero encontrar nada demasiado interesante en estos sitios. La música no siempre es buena, ni está a un volumen adecuado. Las copas dejan mucho que desear. - zarandeé mi vaso casi vació. - Pero si que le puedo contar cosas sobre mí. Ha podido comprobar que no es lo mismo encontrarme en un encargo de trabajo que en un ambiente distendido. Imagínese cuando estoy de fiesta con mi gente... Me gusta la diversión. Me gustan las mujeres. Me gustan los hombres. Me gusta bailar. También me gusta el rock and roll. Eso si que no se lo esperaba. ¿Verdad?

Alcancé a divisar un reloj encima de la estantería de las bebidas. Faltaba poco para la hora en que solemos abrir Babylon. Nunca se forman colas y la gente entra ordenadamente. Ya se desordenan una vez dentro. Son las consignas de seguridad. Dejé el vaso vacío sobre la barra y pedí un ron con refresco. Espero que sepa mejor que su whisky. Ya que ahora estoy entretenido no vaya a ser que se me seque la garganta.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 37
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 27.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 697
Puntos : 310
https://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt https://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanInactivo

Wilhelmina Harlow el Sáb Abr 04, 2020 9:59 pm

No podía culpar a Forman por ofrecer una respuesta tan “cauta” con respecto al tema en cuestión. Era simple naturaleza humana, después de todo: a no ser que la persona tenga una mentalidad totalmente deformada, una visión de las cosas y del mundo obnubilada por problemas psicológicos graves, a nadie le gusta que le tachen de asesino. O, como era el caso, de tolerante para con los asesinos.

«Que nadie vaya a investigarlo es sinónimo de que está permitido», se dijo, pero ni se molestó en responder. ¿Iba a cambiar las creencias de aquel hombre en una sola conversación? No, ni por asomo. Tampoco iba a conseguir cambiar su mundo ni las creencias de sus gobernantes.

—Desde luego —coincidió con su última frase, asintiendo con la cabeza—. Por eso me considero afortunada de no tener que participar en los asuntos de los magos.

En cierto modo, no le quedaba más remedio que permanecer bajo la lupa del Ministerio de Magia. Los magos, desde tiempos inmemoriales, habían decidido convertirse en amos y señores de todo lo que podía considerarse “mágico”, y como tal, pretendían mantenerlo bajo su control. Al menos esto no podía atribuirse únicamente a los puristas, pues aquel control venía de lejos, pero… el ego mágico venía de largo, de mucho antes de la época de Grindelwald.

Con respecto a la niña fantasma, Mina fue sincera: no tenía interés en irse con ellos para que la estudiaran. Prefería quedarse en un hogar del que no la iban a expulsar.

Forman pareció estar de acuerdo con esto, aunque aprovechó la ocasión para recordarle lo peligroso de tener a un ser sobrenatural en su casa: si los muggles presenciaban algún evento relacionado con ella, se metería en problemas. De nuevo Mina se preguntaba por qué demonios los magos tenían esa tendencia a poner todo bajo su control, incluso los espectros pertenecientes a seres no mágicos, pero de nuevo, se guardó su curiosidad.

No iba a sacar nada en claro.

—No creo que tengamos que preocuparnos por eso: mi vivienda a duras penas se puede ver desde la calle más cercana —respondió, haciendo alusión a las hectáreas de terreno que rodeaban la propiedad—. Me gusta tener mi privacidad, como ya se habrá imaginado.

Quizás su pensamiento fuera un tanto sesgado en lo que a la mayoría de hombres respectaba, pero se imaginaba que llamaría la atención de Forman con su pasado como prostituta. Siempre solía ser así, aunque no solía airear demasiado ese secreto.

Como se imaginaba, el hombre se mostró inmediatamente interesado, y mentiría si dijera que no le divirtió. Compuso una sonrisa divertida, casi cómplice, cuando le pidió que le contase más, y a ello procedió.

Desde luego, no le contó la historia que el mago esperaba, pero así era la vida: haber vivido como una prostituta en los barrios bajos de la Londres de finales del siglo diecinueve no era, ni por asomo, algo fácil. Si las mujeres creían tener miedo en el presente, quizás deberían probar a vivir un tiempo en el pasado.

—No, no fue él, hasta donde yo sé —respondió, con cierto desinterés. Había pasado tanto tiempo que no le resultaba traumático evocar aquel recuerdo—. Se trataba de una escoria callejera que mi primer marido contrató para matarme y poder convertirme en lo que soy. —La explicación había sido tan rápida, tan a la ligera, que seguramente Forman tendría más preguntas que otra cosa—. ¿Qué más da? Al primero lo desangré y lo arrojé al Támesis, y al segundo lo reduje a cenizas. Que Dios los tenga en su gloria, o lo que sea que digan los religiosos en estos casos.

Si en el pasado se había arrepentido de algo, desde luego, no había sido de dar muerte a aquellos dos. Había sido la muerte de su primer marido lo que le había permitido, irónicamente, tomar las riendas de su propio destino. Pocas personas podían decir que habían conseguido algo así después de morir.

Con respecto a los tejemanejes que tenían lugar entre magos y muggles, no tenía mucha idea. No conocía gran cosa acerca del Ministerio desde de la muerte de Percival, pues era él quien la mantenía informada. Aparte de rumores y habladurías, no sabía gran cosa acerca del funcionamiento interno del mundo mágico. Le habían contado que se mantenía más o menos igual que antes, y no tenía razón alguna para no creerlo.

—No tengo ni idea de cómo se organizan sus gobernantes, señor Forman. No es que nadie se vaya a poner a explicármelo a mí, una criatura —le respondió, encogiéndose de hombros—. Pero tendrá usted razón, supongo: si los magos pretenden ocultar algo, tendrán muchísimas formas de hacerlo. Con respecto a mí...

Se encogió de hombros, como queriendo decir que ella poco o nada les importaba a los magos. ¿Que cometía un error? ¿Que se volvía un problema? Vendrían directamente a por ella y la borrarían de la existencia, lo sabía. Por eso pretendía mantenerse al margen de los problemas de los magos.

A no ser que éstos apareciesen llamando a su puerta, claro.

Quiso saber qué había traído a Forman a un lugar como aquel, en el cual no encajaba demasiado, a su juicio. Escuchó con atención su respuesta, asintiendo con la cabeza a medida que hablaba para darle a entender que le escuchaba. Tal y cómo ella lo entendió, se debía más que nada a una forma de entender qué tal funcionaban las cosas con la competencia.

Lo interesante, realmente, vino cuando le contó algunas cosas sobre sí mismo.

—Puedo decir que no me esperaba lo de los hombres —le respondió con sinceridad—. Soy consciente de que en la actualidad no es extraño, pero comprenda que he crecido en una época muy diferente. Y si bien en mi antiguo empleo he visto cosas… curiosas… en ciertas cosas tengo una mentalidad bastante anticuada. —Se encogió de hombros, sin darle demasiada importancia—. Pero me alegra que sea una persona que se divierte y que goza de los placeres de las cosas más sencillas de la vida.

Lo decía totalmente en serio, pues podría decirse que ella hacía tiempo que no disfrutaba realmente de nada. Ni siquiera de las cosas más sencillas de la vida, como podían ser disfrutar una copa o comer algo delicioso. Las pocas cosas que realmente aún podía disfrutar eran la sangre y, si encontraba un candidato adecuado, el sexo.

Sobra decir que no encontraba demasiados candidatos adecuados.

—Siguiendo con lo indiscreto de esta conversación, ¿le parecería un atrevimiento si le pregunto acerca de sus preferencias sexuales? —le preguntó, como si tal cosa—. No me refiero a hombres o mujeres, pues ya me lo ha dejado claro usted. Me refiero más bien a si alguna vez ha mantenido relaciones sexuales con no mágicos… o con criaturas como yo. ¿Ha sido así?

Había perdido bastante el decoro, teniendo en cuenta la situación en que estaban. Su curiosidad podía más en aquellos momentos.
Wilhelmina Harlow
Imagen Personalizada : Have you ever seen blood in the moonlight? [Mina Harlow - Matt Forman] 4LjVo2t
RP : 5
PB : Dianna Agron
Edad del pj : 159
Ocupación : Dueña de museo
Pureza de sangre : Muggle
Galeones : 8.000
Lealtad : Neutral
Patronus : Not found
RP Adicional : +2(F)
Mensajes : 80
Puntos : 56
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6911-wilhelmina-harlow-id https://www.expectopatronum-rpg.com/t6920-mina-s-relationships https://www.expectopatronum-rpg.com/t6914-cronologia-de-mina https://www.expectopatronum-rpg.com/t6921-mina-s-mailbox
Wilhelmina HarlowVampiro

Matt Forman el Vie Abr 10, 2020 7:35 pm

La vampiresa decía estar contenta por no tener que involucrarse en los asuntos de los magos. Tampoco yo lo haría de estar en su posición. O me vendería al mejor postor. También es verdad que se vive mucho mejor yendo por libre. Es lo que he intentado yo toda mi vida. En plena adolescencia tuve la idea de ser mortífago pero no se me da bien acatar ordenes de entes superiores que son superiores porqué sí. No negaré que la magia del señor Oscuro es inmensa. Lo es. Lo que ocurre es que no me gusta ser un simple peón. Ni entiendo que nadie quiera serlo. Por eso me ofusca tanto que Lluna quiera ser una más. Al final nos tocará elegir bando, eso lo sé. Siempre he hecho lo que más me ha convenido en cada momento. Llegará el día en que eso no será suficiente. No podré proteger a toda la gente que me importa, y deberé escoger un bando.

Pregunté a la señora Harlow por su niña fantasma. El Ministerio no puede obligarla a dejar la casa y mucho menos a ser estudiada. No sabría decir en qué apartado de la ley mágica lo prohíbe, pero lo pone. Los no-seres también tienen derechos. A menos que haga travesuras y sea vista por muggles no podemos actuar. Me da rabia no poder estudiar un fantasma como ella, que murió tan pequeña. Estoy seguro de que ella no diría mentiras. Dudo que ningún muggle visite la mansión de la vampiresa. Así que el secreto está a salvo y la niña fantasmal también.

- Entiendo que la privacidad es una prioridad para usted. Tanto o más mantener corridas las cortinas. - me atreví a bromear. - Me alegra mucho saberlo, de verdad. Yo no le deseo ningún mal a la niña fantasma. Es curiosidad académica.

La historia de su vida no era precisamente bonita. Habiendo sido prostituta imaginaba un sinfín de historias divertidas y que harían sonrojar incluso a alguien como yo. Me equivocaba totalmente. No era eso lo que ella quería contarme. Conocía el nombre del asesino que ella decía. Debió ser duro vivir aquellos días, saliendo a la calle sabiendo que aquel hombre mataba a las prostitutas. Comprensivo y bocazas, como siempre, pregunté si aquel asesino la había convertido en vampiresa. Fue su primer marido el que le hizo aquello. A ambos los mató ella. A su marido y al que le hizo aquello. No a Jack el destripador.

- Bien hecho. ¿Qué clase de marido quiere que su mujer se convierta en vampiresa? - pregunté sin pensar demasiado. Luego puse cara de preocupación. - Es decir... No pretendía ofenderla. No hay nada de malo. Solo digo que es algo que yo no desearía para un ser querido... Vale, no sé como arreglarlo. Mejor me callo.

Impertinente. Esa es la palabra que mejor me describe. La mayor parte del tiempo lo hago queriendo. Me gusta sacar de quicio a la gente y ver sus reacciones. Pero a veces me sale sin querer, como ahora. Mi intención no es hacer enfadar a la señora Harlow. Al menos no por el momento. Me gustaría poder disfrutar de una noche de música y diversión. Juraría que el nuevo camarero de Babylon quiere bailar conmigo.

Le expliqué a la vampiresa que el Ministerio mantiene el contacto con los gobernantes muggles. Es primordial para el secreto. De modo que el mundo mágico se encarga cuando hay algún asunto oscuro que los muggles no pueden descifrar. Ahora mismo deben saber que hay multitud de desapariciones que no hace falta que investiguen. Sobre todo si se trata de fugitivos. Quizás el gobierno muggle no entiende porque nuestro gobierno los considera fugitivos, solo acatan órdenes. Saben que somos poderosos. Y si se les exige algo es por su propio bien. Ella no entendía muy bien como se organizan los gobernantes, nadie le lo ha explicado. Ni siquiera su último marido, que si era un mago.

- Al igual que le exigen que muestre sus objetos si quiere abrir un museo, deberían informarla de como se organiza nuestro gobierno. Si quieren que acate nuestras normas debería conocerlas un poco... ¿No? Supongo que nos organizamos como ellos. Hay un Ministro que da la cara cuando ocurren cosas. En nuestro caso ahora es una mujer. Luego hay consejeros. También gente que se ocupa de que las leyes se cumplan, y un tribunal que decide si debes ir a la cárcel o no. Y algunos departamentos más que, como el mío, se dedican a las cosas más extraordinarias.  

De modo que si, no les sería fácil deshacerse de una criatura como ella. Pero no se lo quise decir. Siempre que esté dentro de nuestras normas no tiene porqué haber ningún problema. Dejamos atrás temas tan serios y ella me planteó una pregunta mucho más divertida. Es justo que ella quiera saber qué hago yo aquí cuando hace nada le he preguntado lo mismo. Así que le comenté el porqué y le conté algunas cosas sobre mí que estoy seguro que le pueden sorprender. Su mentalidad era más antigua y no esperaba que yo comentase que me gustan los hombres. Entiendo que sus ideas respecto al sexo entre personas del mismo sexo puede ser parecida a la que tiene mi querida madre. Aprovechando nuestro juego de preguntas quiso saber mis preferencias sexuales. Sonreí. Dejé mi copa sobre la barra y la miré a los ojos. Mi intención era decirle que me suelen gustar todas las mujeres, y solo los hombres más atractivos. Pero no, ella no quería saber eso.

- Con criaturas como usted yo diría que no. Y si lo he hecho juro por Merlín que me engañaron muy bien. Aunque mantuve relaciones sexuales con una... especie de arpía. Incluso me enamoré de ella. En mi defensa diré que yo no conocía su naturaleza. Me engañó muy bien. Era atractiva y cariñosa, realmente parecía una persona normal. Tampoco me preocupó demasiado cuando me enteré. Y con no mágicos... - miré a la gente de alrededor. - Si, también. Incluso a sabiendas. Desde mi juventud he sido terriblemente afectuoso.

No quería pensar que su pregunta era para investigar sobre sus posibilidades conmigo. No voy a ser tan creído. Está muy buena. En su juventud debió ser la prostituta más cotizada. Con esa cara de chica buena y ese cuerpazo. Pero a día de hoy no es más que un cadáver frío. Bonito, pero carente de calor. Dejé la copa ya medio vacía sobre la barra. De perdidos al río.

- Que me dice de usted. ¿Qué ve en ellos? ¿Realmente le interesaría tener sexo con ellos? Es más, seré todavía más indiscreto. ¿Llega a sentir algún placer sexual? Ya sabe, como cuando estaba viva.

Esta vez estaba siendo impertinente totalmente a sabiendas y con una clara intención de saciar mi curiosidad. Lo que no tengo tan claro es que vaya a contestarme. Follar con humanos no está mal visto para ellos supongo.
Matt Forman
Imagen Personalizada : Todo se reduce al placer.
RP : 10
PB : Matt Bomer
Edad del pj : 37
Ocupación : Inefable
Pureza de sangre : Sangre limpia
Galeones : 27.900
Lealtad : Lord Voldemort
Patronus : Ninguno
Mensajes : 697
Puntos : 310
https://www.expectopatronum-rpg.com/t271-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t297p30-relaciones-de-matt https://www.expectopatronum-rpg.com/t861-cronologia-de-matt-forman https://www.expectopatronum-rpg.com/t384-lechucheria-de-matt-forman
Matt FormanInactivo

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.