Situación Actual
7º a 10º
2 marzo ➟ luna llena
Administración
Moderadores
Últimos Mensajes
¿Sabías que...?
Redes Sociales
2añosonline
Discord oficial

Unstoppable {Hester}

Milo S. Pope el Jue Mar 19, 2020 7:27 pm

Unstoppable {Hester} 666ed1f46ac33a8aed872bc4e8bda83c
Salón de Té de Madame Tudipié // Hester A. Marlowe // Sábado 21 de marzo, 17:00h


Había sido una semana intensa de clase. Al principio, por la influencia del coronavirus, el pánico cundió en casi todo el colegio. Alumnos con guantes, mascarillas y hasta con encantamientos casco-burbuja en clase para no respirar el mismo aire contaminado de sus compañeros. Y hasta geles con alcohol de manos para desinfectar, algo tan muggle y tan atípico en esta sociedad mágica actual, eran vistos en clase. Algunos profesores los confiscaron, pero yo hacía la vista gorda. ¿Cómo iba a confiscar algo que iba a ayudar a su salud y que además yo también tenía? Pero claro... apariencias.

Luego el miércoles, El Profeta publicó que el coronavirus no podía ser padecido por magos y ya todo el mundo se deshizo de las mascarillas y demás productos. Lo cual era un atraso, porque vale que los magos no contraían la enfermedad... ¿pero y los magos con familia muggle? Al final es como la genética de los guisantes, Aa, aa o AA. ¿Y si, por ejemplo, tu madre era muggle? ¿Podías seguir padeciendo la enfermedad? Pues ni idea, porque a El Profeta no le interesan los muggles. Y entre medias prepara clases y aguanta a los alumnos y a los otros profesores. Los segundos son mucho peor que los primeros, que a fin de cuentas son niños.

Fue un alivio que llegara el fin de semana. Además, para celebrar nuestra recién eliminada cuarentena mágica, la dueña de Madame Tudipié me había mandado una lechuza el jueves por la noche para ver si el sábado por la tarde podía tocar unas cancioncillas en el salón, para animar el ambiente después de estos días de nerviosismo. Y obviamente dije que sí, después de limpiar mi escritorio con alcohol sanitario y de desinfectarme las manos. Y allí estaba el sábado de camino, con la guitarra colgada a las espaldas, saludando con una sonrisa a los alumnos que me cruzaba por el camino. Muchos se me quedaban mirando con cara de sorpresa y miraban con escepticismo la guitarra. Alumnos que nunca me han oído tocar, seguro. Otros tan contentos me saludaban, o negociaban la nota de los deberes que aún no me habían entregado. Me encantan, son unos malditos descarados.

Entré en el local y enseguida vino la propietaria en mi búsqueda, frotándose las manos nerviosa sobre el delantal blanco que cubría su cintura, y me llevó a un rincón del local donde solo había un taburete y un micrófono; con una sacudida de varita, unas velas flotantes acudieron a mi rincón de la fama y se quedaron flotando alrededor del taburete. Le di las gracias a la mujer y me dirigí hacia allí, con una sonrisa en la cara. Mi vista estaba fija en el micrófono y mi mente estaba fija en mi guitarra: mis dos únicos amores.

Con calma, me senté en el taburete y saqué la guitarra de su funda, que una vez vacía terminó en el suelo, arrugada sin mucha contemplación. Tomé aire y afiné la guitarra mientras hacía un último repaso mental al repertorio de esa tarde.

—Buenas tardes a todos. Esta canción está dedicada a todas esas personas que te hacen sentir que perteneces a un hogar. Padres, hermanos, amigos,... o profesores.— entre el público se escucharon un par de risitas de un grupo de las primeras filas; giré la cabeza hacia ellos y les reconocí como unos de mis alumnos de séptimo. Les sonreí antes de volver a mirar al resto del público. —Se llama "To Build a Home".

Los murmullos del público se apagaron; aquella fue la señal de empezar a cantar.  

atuendo:

Unstoppable {Hester} Casual-Mens-Dark-Blue-Jean-Jacket-Outfit
Milo S. Pope
Imagen Personalizada : Unstoppable {Hester} Tumblr_p16unuxiJm1tpzc2co5_250
RP : 10
PB : Shawn Mendes
Edad del pj : 23
Ocupación : Profesor Historia de la M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 750
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : Quokka
RP Adicional : 000
Mensajes : 22
Puntos : 8
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6998-milo-s-pope#102108 https://www.expectopatronum-rpg.com/t7003-milo-s-rs#102162 https://www.expectopatronum-rpg.com/t7002-milo-s-crono#102161 https://www.expectopatronum-rpg.com/t7004-milo-s-letterbox
Milo S. PopeInactivo

Hester A. Marlowe el Sáb Mar 21, 2020 3:06 pm

No podía creerse cómo se habían desarrollado los acontecimientos en las últimas semanas, ni cómo la situación había escalado desde que, en diciembre del año pasado, la ciudad china de Wuhan reportara el primer caso del dichoso coronavirus.

En el país oriental había cundido el pánico y reinado el caos, pero el resto del mundo parecía estar relativamente tranquilo. La gente había hecho chistes, bromas y demás estupideces típicas del ser humano y, al final, entre tanto chiste y tanto meme, el dichoso virus se había esparcido por todo el globo.

A Inglaterra llegaban noticias de espectáculos cancelados, países cuyos habitantes estaban confinados en sus casas, muertes y contagios por doquier… Y Hester, que no era lo que se decía una valiente, se había asustado. En su caso, además, tenía muy buenas razones para ello: mantenía una relación sentimental con una muggle, y dicha muggle tenía un hermano. Habida cuenta que los magos no mostraban síntomas, pero perfectamente podían contraer y contagiar el virus, sobra decir que su miedo era más que justificado.

Y lo de Boris Johnson era estupidez en estado puro. ¡Pero aleluya, por fin había reculado, y desde el día anterior se había decretado que cerrasen los bares! Tarde y mal, como siempre.

El mundo mágico había seguido adelante con relativa normalidad, y desde luego que su economía no amenazaba con desplomarse. De hecho, eran muchos los magos que reían ante la desgracia del mundo muggle. ¿Sería este el principio del fin para aquella sociedad que tantos odiaban?

Por su parte, ella estaba triste, y tenía miedo: no había ley mágica que la obligase a quedarse en casa ni mucho menos, y tampoco corría riesgo de morir, pero sus seres queridos más cercanos sí podían enfermar, y le daba miedo ser ella la responsable. Por eso mismo seguía extremando las medidas de precaución: llevaba consigo un frasco de desinfectante potente, elaborado a base de sangre de dragón, así como guantes de látex y mascarilla. Y de esa guisa se presentó en el salón de té.

No solía frecuentar aquel lugar, pues Hogsmeade le quedaba totalmente a desmano, pero había ido un par de veces con Dylan, su mejor amigo desaparecido, y se había aficionado a las pastas de té que servían allí. Y como necesitaba algo para animarse, allí que fue.

Le sorprendió encontrarse con un pequeño concierto montado, pero siendo todo lo despistada que era, ni se fijó en quién estaba en el escenario. De hecho, a su entrada en el local estaba demasiado preocupada por no entrar en contacto con nadie. Cuando llegó junto al mostrador, echó mano de su aliado el desinfectante y un pañuelo de papel desechable, y se afanó en limpiar bien tanto el taburete vacío que iba a ocupar como todo lo que pudo de mostrador.

—No hay de qué preocuparse, cariño: ese virus no se transmite a los magos —le dijo la camarera, divertida ante su actitud. Hester no le veía la gracia, pero disimuló.

—Ya. ¿Me puede servir una docena de pastas de té variadas? —Su voz sonaba opacada por el tejido de la mascarilla, además de apremiante.

—Enseguida. —La bruja detrás del mostrador se puso a ello.

En lo que esperaba, Hester se dio la vuelta —al final, había prescindido de sentarse en el taburete, por pura manía— y se permitió contemplar al cantante. Y fue en ese momento que reconoció a uno de sus antiguos compañeros de la casa Hufflepuff, Milo. Era él, ni más ni menos, quien estaba ahí arriba, dándolo todo e interpretando una canción con una hermosa y melodiosa voz.

A pesar de su estado ya habitual de pánico y desazón, Hester logró sonreír bajo la mascarilla. Levantó una de sus manos enguantadas y, en un momento en que el chico miró en su dirección, la agitó en su dirección a modo de saludo.

Atuendo:
Unstoppable {Hester} Uysd7p5
Con mascarilla y guantes de látex.
Hester A. Marlowe
Imagen Personalizada : Unstoppable {Hester} 54FaudG
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 27
Ocupación : Profesora Universidad
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.042
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 368
Puntos : 281
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6384-hester-s-id-ficha-de-hester-marlowe https://www.expectopatronum-rpg.com/t6387-relaciones-de-hester-marlowe https://www.expectopatronum-rpg.com/t6386-cronologia-de-hester-marlowe https://www.expectopatronum-rpg.com/t6499-hester-s-mailbox
Hester A. MarloweMagos y brujas

Milo S. Pope el Lun Mar 23, 2020 6:25 pm

Había sido un alivio que El Profeta publicara aquella noticia el pasado miércoles. De la noche a la mañana, gracias a ella, la actitud de la sociedad mágica había dado un giro en menos de 24 horas. De paranoicos con mascarillas, la gente había decidido deshacerse de ellas a la mañana siguiente y volver a seguir tocando todo con sus sucias manos, y a dejar sus bacterias en la piel de sus círculos más cercanos. Y la verdad, estaba muy bien saber que la próxima vez que vea a papá, o a Chris, nos podemos dar un abrazo y unas palmadas en la espalda. Pero la noticia se había olvidado de explicar una nimiedad: ¿qué pasaba entonces con los hijos de muggles? Porque al parecer, como los muggles no importan ahora, no merecía la pena explicar qué podía pasar con ellos. Pero entonces no tengo ni la más remota idea de si debo usar mascarilla y alcohol de manos.

Debía ser el único a mi alrededor al que le preocupara eso, porque cuando llegué ese sábado a Madame Tudipié la gente había seguido con sus vidas como si nada, sin guantes y sin mascarillas y dando abrazos a todo el mundo. Y si no, que se lo digan a Molly Reghan y Daniel Jones, que se están comiendo los morros en el rincón más oscuro del salón. Pero yo seguí a lo mío, me senté en el taburete del “escenario”, mi pequeño rincón de gloria como lo solía llamar, y empecé a cantar. El público se deshizo en aplausos y vítores cuando terminé y no pude evitar sonreír y asentir con la cabeza a modo de agradecimiento.

Al mirar al público, encontré un rostro familiar, cubierto parcialmente con una mascarilla. Hester A. Marlowe. Sonreí y le devolví el saludo alzando una mano, mientras seguía dando las gracias al público. Hester y yo éramos viejos conocidos de Hogwarts; ambos habíamos sido compañeros de Hufflepuff, aunque ella me sacaba tres años. Los dos habíamos compartido momentos de estrés en época de exámenes, y alguna que otra partida de ajedrez mágico y gobstones. Hacía tiempo que no sabía de ella, pero era una buena tipa. ¿Pero qué le habría traído aquella tarde al salón? ¿Quizá alguna cita? Miré alrededor, pero no encontré a nadie poniéndole ojitos a la chica...

No me distraje más con eso, pues el público pronto dejó de aplaudir y me miraba expectante. Son como niños, les das un dulce y no se contentan, necesitan más y más. Y más canciones es justo lo que necesito para que me den publicidad y mi música llegue a más y más gente, porque en el día a día, como no dé las clases cantando como si fuera un musical, poca música podía difundir. Aunque ahora que lo pienso eso del musical no era mala idea... pero dudo que los alumnos fueran a participar.

Y así, continué con la segunda, la tercera, la cuarta y la quinta canción. Y, para cuando terminé la sexta, me estaba meando como si me hubiera tomado un litro de té yo solo. Menos mal que mi música no es tanto de bailar como de levantar las varitas siguiendo el ritmo lento de la música, porque me lo hago aquí mismo. Sonriente, agradecí los aplausos del público y les dejé aplaudir un rato, pero después apoyé la guitarra en el suelo con mucha delicadeza y me dirigí a mi apasionada audiencia con los brazos en alto, pidiendo silencio.

―Gracias, gracias a todos.― les dije sin dejar de sonreír. Esto le levanta los ánimos hasta a un muerto. ―Con vuestro permiso, voy a tomarme un descanso de unos minutos. Vaciar la vejiga, refrescar la garganta, calentar la voz... todo eso.― Sobre todo lo primero ―Enseguida volvemos.― dije con mi mejor imitación del presentador de televisión de turno antes de irse a la publicidad.

En mi camino al baño, pasé por delante de Hester. Sin pararme, señalé al baño y me mordí el labio.

―Ahora te veo, que me estoy meando.― Milo Sullivan Pope, profesor de Historia de la Magia y cultivador de conocimiento en las jóvenes mentes de los magos.

Y cuando por fin llegué, y el líquido ámbar fluía de mis entrañas como si fuera una fuente, sentí que era capaz hasta de ponerme a cantar La Traviata. Y desde luego, me hubiera dado tiempo de cantar por lo menos la mitad, porque me tiré tres horas meando. Es decir, más de un minuto. Lástima que la ópera no sea mi registro.

Salí del baño después de haberme lavado las manos a conciencia, sintiéndome flotar entre las nubes, y me acerqué a Hester. La amenaza del coronavirus y la incertidumbre de si los magos de familia muggle nos podíamos ver afectados por el virus me impidieron saludar a la joven con una palmada en la espalda.

―¡Cuánto tiempo sin verte, Hester! ¿Qué te trae por aquí?
Milo S. Pope
Imagen Personalizada : Unstoppable {Hester} Tumblr_p16unuxiJm1tpzc2co5_250
RP : 10
PB : Shawn Mendes
Edad del pj : 23
Ocupación : Profesor Historia de la M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 750
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : Quokka
RP Adicional : 000
Mensajes : 22
Puntos : 8
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6998-milo-s-pope#102108 https://www.expectopatronum-rpg.com/t7003-milo-s-rs#102162 https://www.expectopatronum-rpg.com/t7002-milo-s-crono#102161 https://www.expectopatronum-rpg.com/t7004-milo-s-letterbox
Milo S. PopeInactivo

Hester A. Marlowe el Mar Mar 24, 2020 9:09 pm

Hacía tanto tiempo que no veía a Milo —igual que a muchas otras personas que pertenecían al mundo mágico, desde que había dado comienzo esa otra pandemia llamada “gobierno purista”— que, a pesar de que las pastas de té ya se encontraban en su poder, en una bolsa de papel, al final optó por quedarse a escuchar.

Fueron unas cuantas canciones más, y a pesar de su aversión actual a ese dichoso virus, al final la bruja tuvo que tomar asiento en el taburete. ¿La parte positiva de todo aquello? Que la música de su amigo la ayudó a olvidarse durante un buen rato de los problemas de su vida: ni pensó en el virus, ni en la posibilidad de enfermar a Zdravka y Aleksej con él, ni en el calor que le daba esa dichosa mascarilla, ni en lo sudoroso de sus manos dentro de los guantes de látex… Fue un pequeño paréntesis en su actual estado de pánico que agradeció, sinceramente.

Cuando llegó el momento de la pausa, y el nutrido público consistente casi exclusivamente en alumnos aplaudía y silbaba al joven músico, Hester se les unió. Como seña de su torpeza, que no se perdiese, estuvo a punto de dejar caer las pastas de té cuando las soltó, pero fue capaz de atrapar la bolsa a tiempo y afirmarla sobre sus muslos, antes de continuar con el aplauso.

¿Y cuáles fueron las primeras palabras que el joven le dirigió después de tanto tiempo sin verse? Efectivamente: una declaración de necesidades fisiológicas básicas. Hester tuvo que reírse, levantando un pulgar como señal de afirmación.

Mientras esperaba allí sentada, la mitad inferior de su rostro oculta tras la mascarilla, no pudo evitar reparar en lo tranquila que parecía la comunidad mágica. Todos parecían despreocupados, e incluso a algunos se les veía extremadamente felices. ¿Se sentían así porque habían esquivado una peligrosa bala? ¿Algunos podían haber llegado a pensar que morirían, y después de esto se sentían tan aliviados que parecían eufóricos?

Quizás. No lo sabía, pues ella seguía teniendo miedo. Ya no por ella, sino por las personas que más le importaban en aquellos momentos, y que curiosamente formaban parte del mundo muggle.

Dándole vueltas a este asunto se encontraba cuando Milo regresó de su necesaria visita al cuarto de baño. El joven parecía tan alegre como todos aquellos jóvenes, lo cual sumado a su sonrisa naturalmente amplia, llevaba a creer que no pasaba nada, que el mundo seguía siendo un lugar armónico y tranquilo, sin ningún enemigo invisible en el horizonte.

—Eres todo un artista. Le caerías bien a alguien que conozco y que adora la música —le dijo, sonriendo bajo la mascarilla—. Me he pasado a por unas pastas de té. —Alzó la bolsa que tenía apoyada en las piernas—, pero al verte y escucharte en el escenario, no he podido evitar quedarme un rato más. No tenía ni idea de que te dedicabas a la música.

Por no tener, no tenía ni idea de que se dedicaba a la enseñanza, tampoco. Había pasado tanto tiempo alejada de todo lo que tenía que ver con Hogwarts que no sabía quién formaba parte de su profesorado y quién no. Las últimas noticias que tenía al respecto era que los Lestrange habían sido asesinados por los radicales, y que un tal Higgins había asumido el puesto de director del colegio. O algo así.

Con respecto al lo demás, la bruja estaba a oscuras. No sabía qué pasaba o qué dejaba de pasar en aquel sitio. Casi que mejor para su salud mental.
Hester A. Marlowe
Imagen Personalizada : Unstoppable {Hester} 54FaudG
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 27
Ocupación : Profesora Universidad
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.042
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 368
Puntos : 281
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6384-hester-s-id-ficha-de-hester-marlowe https://www.expectopatronum-rpg.com/t6387-relaciones-de-hester-marlowe https://www.expectopatronum-rpg.com/t6386-cronologia-de-hester-marlowe https://www.expectopatronum-rpg.com/t6499-hester-s-mailbox
Hester A. MarloweMagos y brujas

Milo S. Pope el Sáb Mar 28, 2020 9:14 am

Me hacía ilusión haberme encontrado a Hester en el salón... o que ella me hubiera encontrado a mí. Hacía mucho que no hablábamos; desde que ella se había graduado, habíamos empezado a hablar menos al no vernos prácticamente todos los días, y todo eso se enfatizó con el cambio de régimen. Siempre que pensaba en "el principio del fin" me venía mi padre a la mente, y en cómo ese verano me había animado a hacer un viaje yo solo. Que iba a aprender mucho más que yendo con ningún amigo, que necesitaba hacer ese viaje yo solo... y que si hacía tiempo que no viajaba a Italia, cuando prácticamente nunca mencionaba a mi madre ni directa ni indirectamente. Pues hombre, el mismo tiempo que papá había estado sin ir. Aquel viaje había sido una experiencia increíble; papá había tenido razón, aprendí mucho sobre mí mismo y a desplegar las alas sin miedo. Pero a mi vuelta, papá: "quizá deberías mantenerte al margen de los locales muggles hasta que todo se calme". Y nunca se calmó.

Por suerte, los vídeos de YouTube seguían donde estaban, y también mi audiencia en el mundo mágico. Debería informarme sobre cómo abrir mi propio canal en Spotify y subir alguna canción... pero principalmente canto covers de otros artistas. Y además, ¿dónde las grabo? En Hogwarts tengo espacio pero no quiero arriesgarme a ser demasiado muggle ante tantos ojos desconocidos. Y en casa de mi padre... bueno, digamos que a él no le haría gracia. Así que aquí estoy, cantando de cuando en cuando en locales del mundo mágico. Pero no es suficiente.

Aun así, ver a Hester me hizo sentir como si volviéramos a tener 14 y 17 años y estuviéramos pasando la noche del sábado charlando animadamente frente a la chimenea de la sala común.

―Me halagas.― respondí con una sonrisa cuando me llamó artista. Sentí curiosidad cuando mencionó a su conocido fan de la música. ―¿Quién es? ¿Nos conocemos?― pregunté. ¿Quizá se tratara de algún noviete que le hubiera llevado a estar en el salón esa tarde? No, porque dijo que se había pasado solo a por pastas. Pues vaya, yo quería salseo. ―Has hecho bien.― sonreí cuando dijo que al escucharme había decidido quedarse un ratito más. ―Y si te animas, a la vuelta al escenario podemos cantar un dúo. Es broma. ¡O no! Depende. ¿Te gustaría?― Nunca había oído cantar a Hester, pero conocía algunas canciones que a dos voces... digamos que les podíamos hacer estallar la cabeza a los oyentes, en el buen sentido.

Al parecer, Hester no sabía que me dedicaba a la música. Sonreí con picardía. Ay chiquilla, no sabes lo que acabas de decir.

―Ay Hester, Hester... No es que me dedique a la música per se.― comencé, muy misterioso yo. ―La verdad es que la música no me da de comer, me da de comer la enseñanza. Soy profesor de Hogwarts. A ver si adivinas de qué, dale a esas neuronas.― dije en tono de broma, dándole un golpe suave con un dedo en el centro de la frente cuando articulé la palabra "neuronas". ―Pero la música siempre me ha gustado. No sé, me aburría y me ponía a cantar. Y todo eso ha evolucionado en... bueno, esto.― señalé con la cabeza hacia el escenario que me había montado en el salón. ―Llevo años tocando en locales del mundo mágico... y también he tocado en locales muggles hasta que, ya sabes.― dije con voz más baja la segunda parte de la frase y me encogí de hombros al final. No tenía que explicar hasta cuándo había estado tocando en locales muggles, creo que se lo puede imaginar. ―Busca Rossi Trenta en YouTube, es mi nombre artístico.

Dicho así, parece que tengo una vida del nivel de Superman. Profesor de día, músico por la tarde. Pero a fin y de cuentas soy alguien normal y corriente, no sé.

―Y bueno, ¿qué hay de ti?― le pregunté a Hester. ―¿Qué de es tu vida? ¿De qué trabajas? Anda, cuenta, cuenta. Me tienes que poner al día, estoy muy desactualizado.
Milo S. Pope
Imagen Personalizada : Unstoppable {Hester} Tumblr_p16unuxiJm1tpzc2co5_250
RP : 10
PB : Shawn Mendes
Edad del pj : 23
Ocupación : Profesor Historia de la M
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 750
Lealtad : Orden del fénix
Patronus : Quokka
RP Adicional : 000
Mensajes : 22
Puntos : 8
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6998-milo-s-pope#102108 https://www.expectopatronum-rpg.com/t7003-milo-s-rs#102162 https://www.expectopatronum-rpg.com/t7002-milo-s-crono#102161 https://www.expectopatronum-rpg.com/t7004-milo-s-letterbox
Milo S. PopeInactivo

Hester A. Marlowe el Dom Mar 29, 2020 11:50 pm

Aquel que la conocía sabía que Hester era una bruja dada al parloteo, a que su lengua la traicionara cuando menos convenía. Aquella faceta suya nunca la había metido en ningún apuro serio, aunque sí en apuros menores que habían llevado a enfados de sus amigos o miradas raras. Sin embargo, el miedo la había enseñado a ser cauta, a no decir absolutamente nada que pudiera entrañar algún peligro.

Quizás su compañero de casa y antiguo amigo fuera una persona de fiar, no lo descartaba directamente. Pero, llevando la vida que llevaba ella, más le valía ser cauta. No iba a revelar el nombre de Zdravka así como así.

—No lo creo. Es una amiga extranjera que tengo —respondió rápidamente. No se le ocurrió ninguna mentira, así que dijo una verdad a la que le faltaban muchísimos datos.

Cuando le dijo que se había quedado un poco prendada de su actuación —lo suficiente como para sentarse en aquel taburete, al menos—, lo que menos se imaginó que recibiría sería una invitación a subir al escenario. Frunció el ceño, y sus ojos reflejaron incertidumbre. ¿Le había visto cara de cantante? No recordaba si su amigo la había escuchado cantar alguna vez, en la sala común —harto probable que sí, pues a veces se distraía leyendo y empezaba a tararear—, pero ella nunca afirmaría que se le daba bien cantar.

Y bueno, no tendía pensado quitarse la dichosa mascarilla, por molesta que fuera a veces. La salud de Zdravka dependía enteramente de que ella —y cualquier otro mago que pudiera acercársele— tomara las debidas precauciones para evitar contagios.

—No se me ocurriría arruinar tu actuación con mis gallos. Creo que el rol de espectadora me sienta mucho mejor —le dijo, amagando una sonrisa que, de todos modos, no se vio a través de la mascarilla.

Al verlo allí era natural que se hubiera imaginado que se ganaba la vida con aquello, ¿no? Tanto él como el público parecían demasiado entregados como para que aquello fuese un espectáculo cortesía de la casa. Como si hubieran pagado una entrada, es decir.

Pero, al parecer, no era así: Milo se dedicaba a la enseñanza —«¡Qué pequeño es el mundo!», pensó—, aunque a diferencia de ella, trabajaba en Hogwarts. Eso explicaba en gran medida por qué estaba tocando y cantando allí en lugar de en el Callejón Diagón, por ejemplo, pero no se lo habría imaginado ni en un millón de años.

Cuando le dio ese toquecito con el dedo en la frente, Hester cerró los ojos y dio un respingo. Se dijo que debía acordarse de lavarse bien la cara una vez en casa, aunque ya lo iba a hacer de todos modos.

—¿Rossi Trenta? ¿Cómo se escribe? ¿Con una ese o con dos? —le preguntó, con intención de buscarlo cuando llegase a casa. Se lo podía mostrar a Zdravka, para que conociera de primera mano a un músico y cantante mago—. ¿De dónde sale ese nombre? Es interesante.

Con respecto a la materia que impartía en Hogwarts, la bruja estaba totalmente en blanco. Se quedó pensando en las cosas que le gustaban, y llegó a la conclusión de que ninguna de ellas se impartía en el colegio mágico, que ella supiera.

—No sé… ¿Vuelo? —Lo dijo por decir, aventurando—. No tengo la más mínima idea. —Tuvo que reír, sintiéndose un poco avergonzada por ser incapaz de sacar una conclusión acertada. ¿Era de ser muy mala amiga el no saberlo?

Hablar de sí misma con respecto al mundo mágico era sencillo: no hacía demasiada vida allí, más allá de trabajar. Nuevamente, a pesar de no descartar la idea de que Milo fuese buena persona y no creyese en todos aquellos principios retrógrados que ahora estaban tan bien vistos en la sociedad mágica, no iba a incidir en el aspecto más muggle de su vida, y menos aún en su relación con una de ellos.

Pero sí podía hablarle de su carrera profesional, que tampoco había sido tan larga, en realidad.

—Pues también soy profesora, aunque suene extraño —le confesó, divertida a pesar de las circunstancias actuales—. Estudié Oclumancia en la universidad, ya sabes, por aquello de mis visiones. —Se llevó un dedo a la sien, con intención de tocarse, pero se dio cuenta a tiempo de que no debía hacerlo. Menos mal—. Te puedo decir que, si alguna vez te conviertes en clarividente y crees que la oclumancia puede solucionar algo, te ahorres el esfuerzo: no funciona. —Se encogió de hombros, resignada—. Cuando me gradué, pasé varios años trabajando como instructora en el Ministerio de Magia, pero lo dejé hace unos meses. Ahora soy suplente en la Universidad Mágica. Cobro menos, pero… es más tranquilo.

«¡Y tan tranquilo!», pensó, recordando el incidente que la había llevado a abandonar el Ministerio. «Allí no tienes que ver cómo una pareja de aurores se lleva a una compañera de departamento para “hacerle unas preguntas”, para luego no volver a verla nunca más...»
Hester A. Marlowe
Imagen Personalizada : Unstoppable {Hester} 54FaudG
RP : 10
PB : Alycia Debnam-Carey
Edad del pj : 27
Ocupación : Profesora Universidad
Pureza de sangre : Mestiza
Galeones : 5.042
Lealtad : Pro-muggles
Patronus : No tiene
RP Adicional : 000
Mensajes : 368
Puntos : 281
https://www.expectopatronum-rpg.com/t6384-hester-s-id-ficha-de-hester-marlowe https://www.expectopatronum-rpg.com/t6387-relaciones-de-hester-marlowe https://www.expectopatronum-rpg.com/t6386-cronologia-de-hester-marlowe https://www.expectopatronum-rpg.com/t6499-hester-s-mailbox
Hester A. MarloweMagos y brujas

Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.